Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
TURQUÍA&TURQUÍA : Estambul, Capadocia, Éfeso, Pammukale y Dalyan -Diarios de Viajes de Turquia- Isla74
Indice
Indice
Diarios más leidos
Diarios más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Diarios más Votados
Diarios más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: TURQUÍA&TURQUÍA : Estambul, Capadocia, Éfeso, Pammukale y Dalyan  -  Localización:  Turquia  Turquia
Descripción: Esta es la historia de un viaje a un hospitalario país que esconde mil y una mezquitas, historia, arqueología, geología, tesoros, mares turquesas, perros, gatos, compras, ventas, colores, palacios, contrastes, rincones, atardeceres… mil y una noches… Este es el diario de nuestro viaje en primavera por Turquía visitando Estambul, Éfeso, Pammukale, Dalyan y Capadocia.
Isla74  Autor:    Fecha creación:  Compartir este diario: 



Etapa: PREPARATIVOS TURQUÍA por libre  -  Localización:  Turquia Turquia
Fecha creación: 07/07/2015 10:45   Compartir esta etapa: 
En abril tenía previsto un congreso en Dalaman y conseguimos arañar unos días extras que nos permitieron conocer algo del país. Fueron apenas cuatro días mal contados… pero fue tiempo suficiente para sentir un flechazo y desear volver a conocer más... Lo que no imaginaba era que, gracias a una oportuna oferta de Turkish, regresaría tan tan tan pronto.

Antes de nada quiero dar un GRACIAS mayúsculo y especial a ANGEMI por su enorme labor en el foro, por su fantástica ayuda y su infinita paciencia… Gracias Muchas!!! Por tus aportaciones, tu tiempo/dedicación, tus envíos, por guiarme, …. Por todo!!



(Viaje I) Viaje realizado con una amiga. Abril 2015
(Viaje II) Viaje realizado en pareja. Mayo 2015

VIAJE I:


Día 16 de abril: Llegada a Estambul. Vuelo a Izmir
Día 17 de abril: Izmir - Selçuk (Éfeso)
Día 18 de abril: Pammukale
Día 19 abril: Dalyan
Del 20 abril al 24 abril congreso internacional en Sarigerme (Dalaman)
Día 25 abril: Estambul
Día 26 abril: Regreso. Fin

VIAJE II:

Día 26 mayo: Llegada a Estambul
Día 27 de mayo: Estambul
Día 28 mayo: Vuelo Estambul (Atatürk) – Kayseri. Cappadocia
Día 29 mayo: Cappadocia
Día 30 mayo: Cappadocia
Día 31 mayo: Cappadocia
Día 1 de junio: Regreso. FIN

Comienzo con alguna información general pero sin entrar en muchos detalles pues de este destino hay muchísima info en el foro y en los muchos diarios.

- A fecha de abril 2015 no es necesario pasaporte para entrar en el país. Suficiente con el DNI en vigor.

- SÍ se necesita visado. En nuestras fechas era ligeramente más económico tramitarlo por internet en vez de pagarlo allí. Poner precios en los diarios no me convence mucho, se desactualiza rápido... Pero por si sirve de referencia, en abril 2015, eran 19 $ más unos céntimos por los trámites.

- Moneda (Lira turca): Para realizar los primeros cambios en el aeropuerto un buen lugar es en la Post Office. Quizás podría ser algo más alto pero la comisión es la mitad y al final pagas menos.

- Alojamientos: Tampoco me gusta dar mucha info sobre este tema porque a) se des actualiza rápido tanto los precios como los propios locales b) es muy personal pues cada viajero es un mundo… Pero por si sirve de referencia nosotros nos quedamos en:

Nazar Hotel (Selçuk)
Hotel Venus (Pammukale)
Kano Hotel (Dalyan)
Congreso: Hilton Dalaman Resort & Spa (Sarigerme). IMPUESTO
Hotel fair suites airport (Estambul, próx. Aeropuerto Atatürk)
Panoramic cave hotel (Goremë)
Ibis hotel (Kayseri)

Todos los alojamientos geniales. Todos fueron un acierto, elegidos basándome en opiniones del foro, en las críticas de Tripadvisor y fueron reservados con Booking. Aprox. todos rondaron los 35-50€ para una doble con baño, wifi gratis y rico desayuno incluido. Algunos ofrecen bajo pedido servicio de transfer al/desde el aeropuerto.

El Hilton es otra historia. Impuesto por necesidades del guión, más caro, es el que menos me gustó y en el que menos cómoda estuve... Paradojas de la vida, hay viajeros para todo Guiño …y yo me chuchurro en estos lugares sintéticos-confinados-aislados-rodeados de buffets. Prefiero mil veces los pequeños hoteles, que allí llaman boutiques hotels, coquetos alojamientos con pocas habitaciones… mucho mas bonitos, íntimos, que un impersonal Hilton o un clónico Ibis.

Transportes:

-Los vuelos internos con Turkish, o con aerolíneas turcas low cost como Pegasus…tienen precios muy muy interesantes. Se pueden conseguir billetes de ida y vuelta por 30-40-50-70€. Recuerda que en Estambul hay dos aeropuertos (Atatürk y Sabiha Gokçen) y puede haber diferencias de precio si se sale/llega a uno u otro.

-Existe una red de buses muy ok, “actuales”, con pantalla individual, precios económicos, horarios diurnos y nocturnos, cómodos,… incluso tienen azafatos que reparten galletitas y bebidas.

-Las dolmus: Son pequeñas furgonetas colectivas que llegan a donde no llegan los autobuses (a la puerta de Éfeso, a Pammukale,…), son económicas (1-2-3… liras).

-En Estambul: Tranvía, metro, taxis y barco (y teleférico). Existe una tarjeta de transporte, Istanbul card, con la que sale más económico cada trayecto (incluye ferrys locales). Si no vas a pasar mucho tiempo, y no te compensa, tendrás que comprar en una máquina expendedora, jetones, una especie de ficha válida para un trayecto.

- Llegar a Cappadocia: Vía terrestre hay buses y trenes desde distintos puntos. Vía aérea: Hay dos aeropuertos: Kayseri y Nevsehir. El primero a aprox. 70 km de Goremë y el segundo a aprox 40. Para cubrir esta distancia, las opciones dependerán sobre todo del horario de llegada; bus o transfer (preguntar hotel). También existe la opción de alquilar coche.

-Transporte en Cappadocia: Se puede alquilar sin problema un coche y moverte a tu ritmo por la zona. Sin duda lo recomiendo para llegar y poder recorrer los distintos valles a tu aire. Los precios asequibles, quizás los modelos diesel son ligeramente más caros pero el precio de la gasolina lo compensa. Nosotros fuimos sin GPS y sin mapa porque no tenían en ese momento. Alquilamos con Fox rentacar, contratado a través de rental cars. Con la señalización nos movimos y orientamos bastante bien.
También es posible y frecuente alquilar moto para llegar a los valles, y también se pueden alquilar bicicletas, quads,… excursiones a caballo, y contratar tours organizados que te llevan/te traen/te cronometran… ¿la elección?; cuestión de gustos y/o bolsillos.

- Visitas: Istanbul museum card es una tarjeta que te puede ayudar a ahorrar liras y a evitar las largas colas que puedes encontrar en algunos de los lugares de interés (mezquitas, palacios…). Nosotros compramos la Museum card válida para 72h en Cappadocia. Más info aquí : www.muze.gov.tr

- Compras: Este destino debe ser un paraíso para los amantes de las compras… creo que estas personas pueden llegar a sufrir un shock anafiláctico o una sobredosis endorfínica ante tantísimo estímulo y buenos precios… seguro que existe el nombre de un síndrome para ello similar al de Sthendal y si no,… ya existirá.

Encontrarás de todo para casi todos, falsificaciones a cascoporro pero con materias primas excelentes (piel y algodón),…zapatos, bolsos, carteras, lámparas, relojes, joyas,…telas…dulces….te,… Eso sí, regateo casi obligatorio.
Las tiendas de los alrededores del Gran Bazar y del bazar de las especias son más baratas que el propio bazar. Además suelen tener precios fijos (aunque pueden hacer descuentos/rebajas cuando llevas varios artículos).

Seguridad: En ningún momento nos sentimos inseguros. Totalmente recomendado viajar por libre.

Fin de los preliminares… ¿Nos movemos? Guiño
Ver Etapa: PREPARATIVOS TURQUÍA por libre



Etapa: Éfeso, Pammukale, Dalyan, Estambul. Abril 2015 VIAJE I  -  Localización:  Turquia Turquia
Fecha creación: 07/07/2015 12:06   Compartir esta etapa: 
Día 1:

Llegamos a Estambul con vuelo directo a una hora decente. En el aeropuerto tendríamos que esperar a la media noche para volar a Izmir donde llegaríamos a una hora más bien intempestiva. Por ello, por mail, habíamos quedado con el propietario del Nazar hotel para que nos recogiera.

Nos esperaba cartelito en mano y nos llevó hasta Selçuk donde estaba el alojamiento. Aprovechamos los 60 km de trayecto para preguntar por horarios, buses, distancias, precios…
Hicimos un checking rápido y silencioso con esa curiosa sensación que da el llegar a un lugar nuevo de madrugada… de no saber muy bien dónde estás, que día es, que hora... Y cansaditas nos fuimos directas a la cómoda cama.
El Nazar hotel, todo bien. Desayuno incluido y wifi gratis. Calidad/precio muy ok.

Día 2:

Amanece en una calle cualquiera de Selçuk. Me da mucha curiosidad saber donde estamos y ver donde está escondido el coqueto hotel. Con las legañas puestas y la cámara en mano abro el pequeño balcón, salgo y me ubico, … Me gusta el cotidiano rincón, veo las murallas de la Gran Fortaleza.


Y despierta la vida en la calle,… se compra el pan...



Legañas fuera, desayuno rico y tremendamente mediterráneo en la terraza/azotea del hotel. Decidimos comenzar la mañana comprando un billete de bus para nuestro siguiente destino y visitando Éfeso. Pedimos por favor que nos guarden las maletas en el hotel y nos ponemos en marcha. Estamos muy cerca de la estación.

Cuando preguntamos en la ventanilla nos ofrecen distintos horarios a los que entendimos la noche anterior a nuestro anfitrión y nos hacen dudar. Finalmente, aunque no muy convencidas, compramos los billetes para primera hora de la tarde. Y allí mismo tomamos una furgoneta colectiva, dolmus, que por una lira nos lleva a una de las dos entradas del yacimiento de Éfeso.

Una mañana radiante de primavera absoluta en la provincia de Esmirna y ante nosotras el imponente esqueleto de una increíble ciudad que un día estuvo a orillas del Egeo… Se despliegan los verdes, los lirios, los árboles en flor… y me alegro de que mi visita coincida con la fotogénica estación.


Fue una de las doce ciudades jónicas más importantes. Hasta que la suma de los godos, dos terremotos y la sedimentación de un puerto -que dificultaba cada vez mas las entradas y salidas de los barcos- hicieron enfermar y decaer a la ciudad hasta que poco a poco murió… Y hoy, pese a ser temprano, los turistas llenamos de vidas pasajeras la esquelética ciudad. Quizás demasiada vida, quizás demasiados guiris… pero es lo que le suele pasar en los Patrimonios de la Humanidad; que todos queremos verlo.


Caminamos entre columnatas, ágoras, circos, avenidas, restos de altas paredes, desembocamos en la fachada de la biblioteca de Celso… y yo me teletransporto, me resulta fácil imaginar el edificio en pie, fácil imaginar doce mil volúmenes en sus estanterías, fácil imaginar...


Es un yacimiento aún “interactivo” pues los turistas nos desparramamos por las calles y avenidas y aún se permite sentarse en los circos, teatros, anfiteatros, odeón… pero cuando ves paredes arañadas con ataques de ego “Fulanito estuvo aquí”, “John ama a Jenny forever and ever you stay in my heart”… GRRRRRRgrrrr… y grrrrrr... una entiende que algún día se prohíba el pasear, el divagar, pisar, entre y sobre las milenarias piedras.

Tumbas licias,… casas… calles…


Algunos paneles interpretativos, posibilidad de audio guías. Paseamos, divagamos… a veces esperábamos a que las manadas de orientales no identificados se dispersaran detrás del paraguas de su guía, mirábamos todo …



Remirábamos todo….


Los orientales no identificados parecían reproducirse allí mismo, nacían de la barriga de autobuses y nos invadían por momentos,… evaluamos la situación y recalculamos. Aquel contacto con la ciudad hitita grecorromana nos fue suficiente y aunque íbamos muy muy justas de tiempo intentaríamos cambiar el billete y tomar el bus que salía casi ya para Pammukale, nuestro siguiente destino.

El cambio de planes implicó alguna aventurita porque el bus puntual ya había salido a su hora y no llegamos a tiempo… Pero con la disponibilidad y amabilidad turca, y la ayuda de los móviles y de un taxi, pronto abordamos a nuestro autobús en mitad de alguna parte donde un amable azafato nos recibió a bordo con refrescos, snacks y galletitas…

Por delante nos esperaban casi cuatro horas de trayecto con algunas breves paradas. Por la ventana pasa Turquía… aldeas, pueblos, poblados, huertos, alguna cumbre nevada… cementerios, …y mezquitas, of course.


Muchas mezquitas… mínimo una en cada diminuta aldea, pueblo, poblado… mudas tras los cristales y fotogénicas.


A ratos pasa la primavera en tecnicolor…


La vida, real, instantánea y cotidiana que me gusta…


Disfruté mucho congelando mezquitas, primaveras y vida desde la ventana… el largo trayecto se me hizo corto. En una estación de autobuses, otogar, de Denizli hicimos un cambio del bus a una dolmus que nos llevaría a Pammukale por dos o tres liras.


Lo primero fue instalarnos en el boutique hotel Venus tan recomendado en el foro. El hotel genial, la relación calidad/precio muy ok, incluía desayuno y wifi, la ubicación muy buena, el personal amable. Tomamos algo rápido en el agradable porche y nos pusimos en marcha. El dueño se ofreció a acercarnos hasta la entrada de las cercanas terrazas para evitarnos el subir la cuesta.

Te recibe de nuevo el esqueleto de la que tuvo que ser la ciudad balneario mas bonita del mundo mundial; Hiérapolis. Las ruinas de sus termas, gimnasio, circo, teatro, canalizaciones,… salpican todo el recorrido…


A estribor la ciudad esquelética y a babor el “castillo de algodón” que es lo que significa el nombre de Pammukale. Había leído tantas opiniones negativas sobre su importante falta de agua, que sinceramente no esperaba nada y quizás por ello me sorprendió. El problema son las expectativas, si las tienes… y además son altas puede que el lugar no las cumpla… Si no tienes expectativas o son bajas pues… mucho mejor Guiño

Debido al maltrato turístico sufrido durante décadas, y a las actuales medidas de conservación, es cierto que hay poca agua,… pero también es cierto que, con agua o sin ella, es un lugar casi único… inolvidable.


La extraña geología del lugar, carbonato cálcico a cascoporro, travertinos, estalactitas,… sin duda, muy especial, a ratos parece nieve, a ratos mármol,… Me recuerdan a las terrazas de Mammoth (Yellowstone (USA)).


Las hipnóticas piscinas con forma de media luna, mi lucha con la cámara y la difícil luz de los blancos relucientes… el perro turco feliz …


De nuevo muchos turistas guirizando y coloreando el lugar… a ratos le quitan encanto, a ratos se lo dan Guiño






A los pies del surrealista y blanco castillo el pequeño pueblo…



Poco a poco va cambiando la luz y ahora relucen tibias las piedras, las cataratas congeladas… El sol se va… se apaga el día, … y soy consciente de mi suerte al poder disfrutar de unas inolvidables vistas en este paraíso geológico. Sin duda la mejor hora para visitar el lugar…


De nuevo el teletransporte, me imagino la vida allí, en la idílica ciudad balneario pero pronto las luces artificiales me traen a la realidad. Se ilumina el yacimiento y parte de las piscinas. Para salir hay que bajar atravesando descalzos las blancas terrazas,… hay quien se apaña con el móvil, hay quien se apaña con linterna, pero a nosotras los focos del lugar y algo de luna nos fueron suficientes. Molaba bajar por allí, meter los pies en las cálidas aguas, sentir la suave piedra…
sospecho que algún día esas sensaciones no podrán experimentarse porque acabarán prohibiendo definitivamente el paso sobre la formación.

Callejeamos por el setentero y turístico pueblo buscando nuestro alojamiento. Al llegar, desde nuestra habitación, escuchamos por primera vez al muladí llamando a la oración… y a mi no se me ocurre ninguna banda sonora mejor para acabar el día.

Día 3:

Amanece. Mientras espero a la compañera, callejeo, y hago algunas fotos… Me gusta el despertar de los lugares.


Mis vecinas,…



Tras el rico desayuno buffet mediterráneo tomamos una dolmus que nos llevó a la misma estación de autobuses del día anterior, Denizli, donde cogimos nuestro siguiente bus rumbo a Dalyan.

Aprovecho el largo trayecto, otras casi cuatro horas, para disfrutar de nuevo de Turquía pasando tras los cristales. Paisajes, gente,… aumento mi colección de fotos de mezquitas itinerantes…


Y de vida cotidiana…


Recuerdo que una parada al bajarnos a estirar las piernas y todo el lugar, todo el pueblo, olía a un riquísimo azahar de una forma embriagadora, desmesurada,… Ese rico olor dulzón envolvía todo y provenía de la destilación de la flor para obtener el agua de azahar. Después del bus, una dolmus y llegamos a la hora prevista al hotel Kano. Tiene una ubicación privilegiada y un trato excelente, wifi y desayuno incluido, relación calidad precio muy ok, totalmente recomendado.

Con estas vistas de lujo frente a nosotras, el amable y sereno anfitrión nos ayuda a optimizar la tarde…



Como queríamos dar un paseo por el canal, con una rápida llamada localizó a un amigo que nos recogió en el pantalán del hotel, y por unos 20€ aprox. nos llevó de excursión por el río. Íbamos solas e incluso pudimos pilotar la barca Guiño



El trayecto finaliza en el sencillo embarcadero de la playa Iztuzu, una playa especial por ser lugar de nidificación de tortugas marinas (especie: tortuga boba ; fecha: de mayo a octubre).



Paseamos por la playa, nos sentamos en la arena, había un chiringo, hicimos algunas fotos y regresamos… Disfrutando de las muchas aves, del paseo de vuelta, del cambio de luz…



Luego nos dio tiempo de pasear un ratito por el pueblo tortuguero donde aprovechamos para hacer unas compras superbaratitas.



Terminamos el día con una rica cena en el coqueto patio de nuestro alojamiento a base de productos locales… acompañadas de gatos turcos y con unas vistas espectaculares a las tumbas licias iluminadas. Muy recomendable.

Día 4: CONGRESO

Como saldríamos temprano sin tiempo para desayunar nuestro amable anfitrión nos preparó unos sándwiches y unos zumos para llevar. Unas últimas fotos de las preciosas tumbas de los reyes antes de que un puntual taxi viniera a por nosotras para llevarnos al congreso en Sarigerme.



Del alojamiento donde se celebraba el congreso ya habéis leído que este tipo de resorts no son mi mejor hábitat … pero bueno. Por si a alguien le interesa intentaré ser objetiva. Es un Hilton pero creo que es; un quiero y no puedo. Un Hilton a la turca Guiño . Ante desbordamientos no parecen funcionar muy bien así que evitaría las temporadas muy altas o coincidir con un congreso o similar Guiño

Por lo demás puesss… un resort con su playa y sus varias piscinas, bares, buffet repetitivo como todos cuando ya llevas una semana, spa con sauna, hamman, piscina climatizada, jacuzzis… un mini parque acuático… en fin… otra forma de hacer turismo.

Era complicado por tiempo y distancias salir de allí, estábamos algo confinados, aislados…así que resignada a mi reclusión me quedé intentado adaptarme al medio… y paseando por la playa cuando tenía algún ratito o probando el hamman.



Último día: ESTAMBUL

Acaba el congreso y llegó el día de la partida. Muy temprano volábamos desde Dalaman a Estambul. Llegábamos al aeropuerto asiático de Sabiha G. y habíamos buscado un hotel cerca del aeropuerto europeo de Atatürk desde donde volaríamos de regreso a casa al día siguiente.

Llegar del aeropuerto al hotel tuvo un par de momentos Pekín exprés; que si bus, que si taxi, que si espera, …que si cuanto... Al final tomamos un bus hasta las proximidades de una plaza donde paró cuyo nombre no recuerdo, donde tendríamos que esperar quince minutos a otro bus… No nos convenció la idea de esperar… decidimos improvisar y preguntamos a un taxi que, por pocas liras, nos llevó al hotel.

A ras de suelo aparece el verdadero caos circulatorio de la ciudad… y ante mi atónita mirada se despliega la moderna Constantinopla y sus contrastes… desde el taxi congelo instantes de la zona asiática...



El Estambul que no imaginas… Actual, moderno, europeo,…



Y esa mezcla y contrastes, …que tanto me gusta…



Historia in every where… el acueducto, murallas…


Entre oriente y occidente… Más fe.



Asoma la primavera también en la ciudad…


Llegamos al hotel ubicado en un barrio muy local y tranquilo. Pese a que está bien comunicado aceptamos la oferta del taxista para llevarnos a Sultanhamet. Y así, a media mañana, comenzaba nuestro paseo por la capital que nos recibió “on flower” ¡sorpresa total! ¡¡VIVA la feria de los tulipanes que no me la esperaba!!!... Un despliegue de flores coloreaban la ya bella ciudad que lucía preciosa, radiante y espectacular.



Y así nos recibe el corazón de la ciudad, pletórico,…con su flor nacional irisando todos los rincones…y con la alfombra de tulipanes mas grande del mundo mundial… o al menos eso ponía.



No olvidar que los tulipanes no son de Holanda,…tienen un origen turco.



Antes de viajar ya sabíamos que habría colas por todas partes y ya habíamos descartado la idea de visitar el interior de palacios, torres, mezquitas. Teníamos lo que quedaba de día y decidimos callejear, pasear, divagar… y disfrutar de las ciudad con el modo primavera ON.



¡Que bonito todo!...

Las calles y plazas muy ambientadas, turistas muchos, ...oriente y occidente …Eurasia coloreada por tulipanes…



Los contrastes, la agradable temperatura, la amabilidad, el ameno ajetreo, el comercial pulso y biorritmo de la cosmopolita ciudad,…



Los muchos detalles….


Hora de comer. Un döner para llevar. Mientras esperábamos a que lo prepararan nos invitaron al turístico te de manzana que nos tomamos viendo más vida pasar…



Comimos haciendo la fotosíntesis, en la calle, y ahora tocaba algo de compras.
La antigua Constantinopla sin duda fue y es mercader, la compra/venta, el consumo, la amplia y variada oferta se respira en casi todas sus calles… talleres, ferreterías, cachivacherías, fruterías, pastelerías, perfumerías…muchas oficinas de cambio…peluquerías y barberías abiertas hasta media noche…



…Y porteadores, muchos porteadores, …tantos que incluso vimos una merecida estatua dedicada a ellos…



Entramos en el gran bazar, y paseamos por sus económicas calles aledañas…
No soy una apasionada de las compras, quizás por eso me gustó a) que los vendedores no agobian y b) que existan en los alrededores tiendas con precios fijos para los que no somos “regateadores”, …Pero sí me gustó el bazar en sí; el laberinto de sus calles ordenadas por gremios, las pequeñas bóvedas con restos de viejas pinturas, lo pulcro del lugar, los cientos de colores de las flores, lámparas, telas…



Salimos del agujero de gusano en potencia, ¡cuidado! pues puede el bazar ser un auténtico bucle espacio temporal para los aficionados a las compras… Queda poco para que comience a caer la tarde, callejeamos de nuevo entre tulipanes y ahora por la Avda Kennedy paseamos hasta Eminonü buscando el sol poniente. Aparece el Estrecho de nuevo, un antiguo faro, los barcos, la torre Gálata…



Frente a nosotras, la silueta de la ciudad,… el skyline inconfundible de Estambul salpicado de minaretes y de naranja…



El día llega casi a su fin. Una cena en un bar local al pie de la mezquita Nueva iluminada y regresamos al hotel… Recuerdo que en el trayecto me despedí de la ciudad con un “hasta luego” sabiendo que algún día regresaría con maridito a este hermoso país Guiño
Ver Etapa: Éfeso, Pammukale, Dalyan, Estambul. Abril 2015 VIAJE I



Etapa: Estambul – Capadocia. Mayo 2015 VIAJE II  -  Localización:  Turquia Turquia
Fecha creación: 07/07/2015 13:37   Compartir esta etapa: 
…Y regresé!! Aunque nunca imaginé que fuera a hacerlo tan tan pronto. Lo que os comentaba al principio,… una oportuna oferta de Turkish airlines tuvo la culpa Guiño

Reconozco que nos gustan las ciudades pero confieso que somos más de naturaleza, paisaje, geología,… y los muchos encantos de la Cappadocia nos esperaban. De nuevo, por falta de tiempo, solo habría lugar para un breve contacto con Estambul.

Día 1:

Volamos directo desde Málaga y aterrizamos en Atatürk a última hora de la tarde.
Control de pasaporte/visado, recoger equipaje, cambiar algo de dinero en la Post office, y hacer una rápida cola para tomar un taxi,… y en menos de diez minutos de trayecto estábamos en el hotel. Por logística elegimos el alojamiento cerca del aeropuerto y por no complicarnos, tener buen precio y haberme gustado en la visita anterior, elegimos de nuevo el hotel Tempo fair suite airport.

Tras dejar las maletas, nos ponemos en marcha. Compramos jetones en las máquinas expendedoras y usamos metro y tranvía para llegar a Sultanhamet. Un paseo por la Estambul iluminada, la de las mil y un neones,… envolvente, exótica, milenaria… Llaman a la oración en la mezquita azul… y me ubico, me pellizco, me parece mentira estar otra vez allí.

Damos un paseo por el tranquilo “patio” de la mezquita, por sus jardines y alrededores, saludamos a la dormida Aya Sofia, callejeamos sin rumbo y antes de que cierren las cocinas cenamos en el agradable Enjoyer tan recomendado en el foro. Todo muy ok. Ya tarde y cansados del largo día deshicimos el camino en tranvía y metro hasta nuestro hotel.

Día 2:

Madrugamos para que nos cundiera la nublada mañana. En la cercana parada tomamos el metro, enlazamos con el tranvía y de nuevo estábamos en el viejo corazón de la ciudad. Comenzamos paseando por Sultanhamet, disfrutando de sus vistas, de sus mezquitas, de las calles que comienzan a palpitar.


Paseamos por el hipódromo, por los jardines y alrededores de la mezquita y comenzamos a divagar sin rumbo por las preciosas calles, pendiente de todo…



Gatos felices y perros felices forman parte del callejero de Estambul, entre todos los cuidan y ellos contentos están por todas partes,…

Nos vamos fijando en las bonitas casas otomanas…



Sabíamos que no teníamos tiempo para hacer cola ni para largas visitas …así que nos conformamos con pasear por los jardines del palacio de Topkapi.
Y aprovechando que apenas había cola para visitar la Cisterna decidimos entrar. Antiguamente al parecer se visitaba en barca, ahora vamos por cómodas pero menos románticas, pasarelas. El lugar me gustó, tiene su encanto, pero sobran los gritos de los muchos turistas,… tanto barullo que apenas se escuchaba el ninonino de la música ambiente… intenté concentrarme en el ninonino y mirar y remirar…


Curioso ingenio subterráneo,… las altas bóvedas, cada columna de su padre y de su madre... y cuando el grueso de los turistas orientales no identificados se dispersaron nos acercamos a ver las columnas mas diferentes de todas, las mas legendarias… las Medusas…



Cuando subimos del inframundo caían cuatro gotas literales que hizo que se disolviera la pequeña cola de entrada Aya Sofia… aprovechamos y entramos casi sin esperar.



En el interior una sobredosis de estímulos…


Cúpulas mágicas, estucos con palidolias de rostros, vidrieras, mosaicos bizantinos, mármoles, rituales …columnas, pasillos, suelos desgatados, inmensas puertas…



Oportunas ventanas…



Una mezcla de iglesia, mezquita, museo que, pese a tener reformas, andamios, y demasiados turistas desperdigados,… no deja indiferente.



Tras la salida, de nuevo paseamos y callejeamos y desembocamos en el bazar de las especias donde se concentran todos los aromas y sabores de Estambul. Mi memoria me lleva a Marruecos. Salimos e hicimos una compra rápida en la ya famosa tienda del foro, atravesamos de nuevo la barriga del bazar y comimos en un bar local frente a Eminonü. Nos llega la música desde una cercana plaza, a los pies de la Mezquita Nueva, donde dos partidos políticos en campaña compiten en decibelios para obtener mas votos.

Nos acercamos a Gálata con sus perennes pescadores y los pintorescos barcos de venta de bocadillos de pescado…



Cruzamos el puente y lo sentimos vibrar bajo nuestros pies cada vez que pasa un automóvil…disfrutamos de las panorámicas…


Ya en la otra orilla del Cuerno de Oro, nos dejamos llevar y después de mil y una ferreterías enfilamos la torre Gálata.



No subimos a la torre, preferimos pasear y buscar el café Konak. Nos perdemos un poco pero no nos importa, el lugar está lleno de tiendecitas, realidad, ajetreo…



Aprovechamos para tomar un zumo…



Ya reorientados, encontramos el edificio en cuya terraza se encuentra el café y subimos a tomar un te y disfrutar de las preciosas aunque nubladas vistas.

Como el atardecer no prometía volvimos a callejear, las cuestas ahora bajan… cruzamos de nuevo el cordón umbilical con vistas panorámicas y buscamos una antigua pastelería para comprar lokums … son un clásico en la repostería turca…y mmmmmm el de pistacho está riquísimo mmmm.
Poco a poco fuimos dirigiendo nuestros pasos hacia las proximidades del Hotel Orient express para ir a cenar al Imbat donde habíamos reservado siguiendo las recomendaciones del foro. La cena estuvo muy bien; muy rica la comida, genial el servicio y las vistas molan. Con ella acabamos el día y rozando la media noche regresamos al hotel.

Día 3:

Rumbo a la Cappadocia. Sobre las nueve y media salía nuestro vuelo desde Estambul (Atatürk) a Kayseri. Despegamos con algo de retraso y en poco mas de una hora estamos en “la tierra de los bellos caballos” que es al parecer lo que significa Cappadocia.

Pequeño aeropuerto que se traduce en recogida rápida de equipaje y de coche.
Alquilamos con Fox rentacar un Polo de gasoil. Todo ok aunque quizás estaba algo mayor o perjudicado y la cuarta era una especie de velocidad fantasma… casi como si no existiera.

No nos dieron mapa, y no llevábamos GPS… solo la ayuda puntual del móvil… así que lo primero era salir indemnes, ilesos y pronto de un Kayseri con grandes obras, con caos circulatorio, pasos a nivel, avenidas, cruces… Por suerte sabíamos que estábamos cerca de la autovía, buscamos y encontramos rápido la primera salida.

Por delante unos setenta kilómetros hasta Goremë el pueblo que usaríamos como base para los cuatro días. La señalización mas o menos ok, el firme por ahora aceptable, carriles suficientes, muy poco tráfico. En el verde paisaje a veces vemos algún cono volcánico… zonas de cultivos, pocos pueblecitos y por tanto pocas mezquitas salpicando el camino…


En apenas una hora llegamos a Goremë. Es un pequeño pueblo muy turístico donde creo que el número de alojamientos cuevas, bares, tiendas, locales, supera al de hogares… Pero creo que posee ciertas ventajas que lo hacen un lugar cómodo para establecer el campamento base. Cerca de todo, tranquilo, tamaño manejable a pie, amplia oferta, horarios turísticos, excursiones… Es quizás como una mezcla encantadora de derrubios naturales, construcciones, obras y renacimiento, enredado en un puñado de pequeñas, empinadas y estrechas calles, con algo de cuento…



Hicimos una rápida parada en un supermercado para compras básicas de avituallamiento, tomamos algo para ubicarnos y fuimos a regístranos al Panoramic cave hotel.

Se había ido la luz y como no podíamos hacer el checking nos pusimos en marcha para visitar el museo al aire libre de Goremë. Pagamos el parking y en la entrada compramos la museum pass que durante 72h permite visitar la mayoría de los lugares de interés ahorrando unas liras/eurillos.

Entramos en el valle y ante nuestros ojos las primeras formaciones, las primeras oquedades… primeras casas cuevas, primeras iglesias, primeras chimeneas,... nuestro primer contacto con la geología de la Capadocia ¡¡encantada de conocerte!!



Las primeras vistas de un valle impresionante... quizás el valle mas civilizado (vigilantes, pasarelas, escaleras…) y ocupado por turistas.


Por suerte no coincidimos con ninguna marabunta de orientales no identificados. Incluso pudimos ver sin prisas las diminutas iglesias, sin barullos y con cierta tranquilidad… Son varias, y la de la Herradura y la Oscura son las mas imperdibles debido al buen estado de conservación.
Lástima que no se puedan hacer fotos, pero da igual porque esa policromía mate no se olvida… como tampoco se olvidan las huellas dejadas por los iconoclastas… me dolía ver esas figuras con los ojos arañados hasta eliminar la pintura, hasta ser borrados…

No tenemos prisa. Paseamos. El día está radiante, azul Windows con alguna decorativa nube, hace calor y se agradece el frescor de las cuevas, y las sombras de la primavera…



Cruzamos la carretera, cotilleamos las formaciones del otro lado y volvemos al coche. Buscamos un lugar con vistas para comer y cerca del valle Rosa preparamos nuestro ligero picnic. Tras el picoteo nos adentramos por el valle para avanzar hasta donde nos diera tiempo.

La tarde la dedicamos a caminar sin prisas por el valle de las Espadas y por el valle Rosa-Rojo… Ojipláticos, hicimos muchísimas fotos de las surrealistas formaciones… algunas muy Gaudí…



Aparecemos entre altas espadas, flechas que apuntan al cielo, estratos desnudos, duros y blandos, formas caprichosas en los distintos estados de erosión de la piedra de origen volcánico llamada toba.



Del valle me gusta todo, las texturas, los dibujos desdibujados, las ventanas, los recovecos, las puertas, …imaginarme el valle habitado, el valle con vida… inventar significado de los símbolos…



Poco a poco cae el sol y envuelve el valle en una bonita luz lateral,…los colores de las piedras se iluminan… vemos caer la tarde y regresamos al alojamiento.



El Panoramic cave hotel se encuentra en una de las partes altas del pueblo, no lejos de la mezquita principal, con unas vistas geniales, unas terrazas fantásticas y en general se puede decir que bastante ok.

Pero sí es cierto que le encontramos algunos peros o pequeños contras: el primero que estaba en obras/reformas; lo segundo la wifi que solo iba bien en las zonas comunes pese a que insistían a que iba genial en la habitación; el personal depende; un turno ok y otro no tan ok; la habitación no la hacían todos los días completa…; el primer día no había papel, después no repusieron nada y limpiaron muy regular…; faltaba mobiliario en la habitación la cual además se notaba que había estado recientemente en obras… Pero bueno todo esto es con el modo tikismikis ON, porque sino el hotel está ok.

Cenamos en el centro del pueblo en la terracita de un restaurante local y dimos por acabado nuestro primer día “capadócico”.

Día 4:

Tras el desayuno el día comienza con un trail por Pasabag (Valley of the Monks). Me gustan sus formaciones, su suaves curvas, sus escenarios lunares cuasi galácticos…



Pero… de nuevo…cuando se coincide con los guiris-buses llega la marabunta y una diáspora multiétnica, con ese claro predominio oriental no identificado, se desparrama entre las formaciones.



Así que buscamos senderos menos transitados. Por suerte es fácil perderse, alejarse, y dejar atrás al grueso de la marabunta.


El lugar es pequeño y no tarda mucho en recorrerse, tras el paseo regresamos al coche y nos ponemos rumbo al museo al aire libre de Zelve. Allí estuvimos prácticamente solos y ya solo por ello nos gustó mucho aquel valle.



Diferente al amarillento museo al aire libre de Goremë. Zelve es una sucesión de tres valles encajonados y es más rojo, casi marciano… y aunque sus iglesias están peor conservadas las vistas, lo solitario del lugar, el silencio absoluto, aquella tranquilidad le daban al lugar mucha magia y mucho encanto.



No hay poli cromáticas pinturas, solo sencilla simbología de trazos ocres y alguna cruz en relieve… pero hay un molino, un básico lagar, una mezquita de sus últimos habitantes…algún palomar, algún túnel, ….



Y cientos de casas… pues la población del valle de Zelve llegó a alcanzar los miles de habitantes…y estuvo habitado hasta los años 60… Me impresiona imaginar allí el latir de una ciudad, el bullicio en aquel encajonado valle, el vivir en la clandestinidad, siempre ocultos… imaginaba los duros inviernos, la nieve… los tórridos veranos…
Hoy: muchas flores, cuatro gotas, algunas palomas y una tortuga nos acompañan por los tranquilos, civilizados y callados senderos.

Cuando terminamos el recorrido decidimos acercarnos al valle del amor. Las nubes engordaban por momentos, nos adentramos en el valle pero iríamos despacio… amenazaba tormenta y el sentido común nos decía que no deberíamos adentrarnos demasiado.



Un jardín de pitos y tetas nos da la bienvenida, pero la tormenta ya suena… se acerca… Avanzamos poco a poco, sabíamos que si se ponía a llover siempre podíamos meternos a esperar que escampara en cualquier agujero horadado en la piedra… pero de repente encontramos una tienda/pequeño bar en mitad de aquella erótica festiva nada… y viendo que comenzaban a caer las primeras gotas allí nos resguardamos…



Aquella parada se convirtió en una de las pequeñas anécdotas del viaje al estar allí mas de una hora al aguardo, tomando tés, algún rico zumo, charlando con otros turistas accidentales, cotilleando los viejos suvenires de la tienda, …se nos chafó un poco el paseo pero la charla estuvo entretenida.



Cuando escampó regresamos. No nos atrevimos a continuar pues se veían pequeños cauces y regueros en los caminos que a nuestra ida estaban vacíos y tras el chaparrón iban llenos… Volvimos al coche y acercamos a los guiris hasta Goremë.

Escapando de las nubes llegamos a los pies de Uchisar. Estuvimos haciendo fotos a los alrededores…




Después subimos al castillo. Una enorme mole de piedra taladrada, como un termitero fosilizado, galerías, pasillos, escaleras que ascienden hasta una panorámica cima desde la que se otean numerosos valles, llanos, el enorme estrato-volcán nevado de Erciyes (3.900m),…y el horizonte…Subidos a su corona disfrutamos de sus 360º de vistas…



… Y del atardecer iluminando los valles.

La luz, las llanuras verdes, las ocres elevaciones, … a veces nos parecía una estampa africana, quizás era un poco Serengueti, esas planicies con aquella neblinosa luz difusa nos inspiraba a hacer cientos de fotos más mientras caía el sol poniendo casi fin al tercer día.

Cenamos en el turístico pueblo base, Goremë, donde los horarios se adaptan a nosotros, los precios incluso los menús, …la oferta es amplia. Elegimos la terraza de uno de los muchos restaurantes. Cenamos rico y barato, y con un te de postre pusimos fin al día.

Día 5:

Queríamos hacer el vuelo en globo y estábamos pendientes del mail pues el dueño del Nazar Hotel de Selçuk me estaba ayudando a contratarlo por 100€ por persona. También estábamos pendientes de la meteorología. Ayer no salieron, pero hoy una especie de ajetreo acallado nos decía que sí… y a eso de las cuatro y media de la mañana nos levantamos y nos pusimos en marcha. Sabíamos donde preparaban los globos y desde donde despegaban… y allí que nos fuimos con las legañas puestas, of course, y las cámaras al cuello.



Para nosotros todo era nuevo. El sonido de los quemadores, el resplandor del fuego, los cientos de colores, las sedosas telas… Casi en sincronía, y poco a poco, decenas de globos nacen como suaves burbujas tibias y comienzan a elevarse desde las entrañas del valle casi dormido…



Como champiñones psicodélicos motean el cielo que comienza a despertar…



La luz hace aparecer y brillar los colores, se transparentan las finas telas, reluce el cielo, los valles,…



En el cielo la bandada de globos, en tierra una diáspora de pickups y furgonetas en una especie de casi safari sincronizadas de acá para allá para ayudar al aterrizaje y recoger a los turistas. Nosotros perseguimos a la bandada, disfrutamos mucho del espectáculo y del momento fotos.



Después de que aterrizaran regresamos al hotel pero de camino decidimos parar en Urgüp ballons, la empresa con la que mi contacto estaba tramitando nuestro vuelo, para ver si me podían dar ya alguna confirmación. Y así fue. Me dijo que finalmente había plazas y que podríamos volar… ya solo dependía de la meteorología. Muy feliz salí de las oficinas y fuimos a desayunar al hotel.

Ya sin legañas nos volvemos a poner en marcha rumbo a Urgüp…


Paramos en las cercanas chimeneas de las hadas…



Urgüp es un pueblo algo mas grande que el diminuto Goremë, y aunque también tiene un halo turístico en el hay mucha más vida turca. Además es sábado y hay mercado, sus calles palpitan agradable cotidianidad y ajetreo, compra, vende, vas, vienes, te llevo, espera, un té, otro té, un tractor, una moto, ningún intermitente,…



Continuamos rumbo a Derinkuyu. Usamos nuestra tarjeta y nos introducimos en el “pozo profundo” que es lo que significa el nombre de esta ciudad subterránea descubierta hace tan solo unos 40-50 años. En ella vivían más de 10.000 habitantes en 20 niveles que descienden a modo de laberinto 90 metros.



Pasamos por túneles, galerías, amplias salas, escaleras, puentes diminutos, …Te agachas, te vuelves a agachar, te encoges, te doblas,… dejas pasar, te dejan pasar… Por el camino complejos sistemas de ventilación, de aguas y de seguridad, … Allí vivían, guardaban su ganado y sus víveres, prensaban uvas, bautizaban a sus hijos,… Y yo no podía dejar de pensar en la enorme capacidad de adaptación del ser humano.

A la salida entramos en una tienda repleta de cachivaches varios sin intención de comprar. El anciano turco hispanoparlante, viéndome interesada en lo que me parecía mas viejuno, interpretó que me gustaban las antigüedades y se dispuso a abrir su caja fuerte y a enseñarme auténticos tesoros romanos, hititas, bizantinos… Auténticas monedas, pulseras, abalorios, figuritas,… todo era escandalosamente curioso y precioso, ojiplática miraba aquel despliegue de historia sobre el mostrador. El vendedor incluso nos enseñó unos documentos que, se supone, le permiten la venta legal de auténticos tesoros arqueológicos. Obviamente no compramos nada pero nos gustó ver las curiosidades escondidas en aquella abarrotada tienda.



Paseamos un poco por el pueblo. Hacíamos fotos para nuestra colección de “coches en peligro de extinción”, cuando una abuela y su nieta nos pidieron que le hiciéramos una foto… Era una Abuela Abuela que me recordó a la mía, sus muchas arrugas en su oscura piel curtida como un pergamino de vida, los ojos sabios y caídos de tanto ver y mirar, su cuerpo menudo… La chica nos daba las gracias y se despedía en un correcto inglés de escuela. Nosotros se las dábamos a ellas mientras le enseñábamos los resultados en la pantalla de la cámara.


Las nubes se oscurecían y ahora nos tocaba decidir si avanzar hacia el valle de Ihlara como era el plan o retroceder. Elegimos continuar… pero pronto tuvimos que dar la vuelta… la lluvia dio paso al diluvio y este dio paso a una granizada. Los arcenes de las carreteras turcas parece que se desmoronan con el agua, en algunos tramos llega barro, en otros hay baches, cada vez hay más grava suelta… Apenas se veía nada bajo aquella espesa cortina y no quisimos tentar la suerte, nos alejaríamos de aquella nube negra que tenía pinta del día del fin del mundo. Aunque aquella decisión supusiera olvidarnos en este viaje de visitar el valle de Ihlara y de lo que mas pena me daba, el monasterio de Selime.

Pero viajar tiene estas cosas, y simplemente nos adaptamos al medio, … es lo que toca. Retrocedimos y volvimos a pasar por Uchisar parando en algunos miradores…


Por aquí también había llovido…Entramos en el valle de las palomas para ver su estado tras la lluvia… y de nuevo avanzamos hasta donde el sentido común nos decía.



Había subidas y bajadas resbaladizas, seguía habiendo nubes y decidimos dar la vuelta. Nos conformaríamos con las vistas desde el mirador donde nos dio tiempo a hacer algunas fotos antes de que comenzara el chaparrón.



Desde el coche vimos a una feliz novia posar junto al árbol de los deseos del mirador… radiante pese a la lluvia…



Por suerte los chaparrones no solían durar mucho, y la tarde la pudimos dedicar a pasear por los solitarios senderos de Zemi Valley. De nuevo formaciones grotescas, formaciones suaves, el contraste con el verde…



Por el camino unos tenderetes cerrados con juguetones espejos…


Buscamos allí mismo un lugar para ver el atardecer, rodeados de primavera, algún pequeño viñedo, las piedras curvas sinuosas, rectas y afiladas..



Regresamos al hotel y esa noche cenamos en el Cappadocia Pide House, la pizza hecha en horno de leña riquísima, el precio genial y el camarero muy simpático/agradable. Muy recomendable.

Día 6:

¡¡Había llegado el día del vuelo en globo!!... ¡¡y la meteorología acompañaba!!
Las muchas ganas y la mucha emoción me quitaron el mucho sueño. Tempranísimo nos recogen en el hotel y nos llevan a la oficina para abonar el tour y tomar un desayuno ligero.

Y por fin nos ponemos en marcha. Vamos al descampado donde la mañana anterior nos volvimos locos haciendo fotos a los preparativos de los globos… y menos mal porque esa mañana tal y como llegamos embarcamos… el globo estaba casi listo para el despegue.

Subimos en la rectangular cesta y nos dan unas breves instrucciones para el aterrizaje. Nos recolocamos y preparamos las cámaras. A ratos sentimos el calor del quemador y a veces caen pequeñas partículas de hollín. Algunos aún embarcan, otros se preparan… otros comienzan su vuelo…



¡Y nosotros nos elevamos!! ... Al principio como subidos en un lento ascensor… pero cuando el quemador se calla y se hace el silencio total el ascenso se asemeja al de una sigilosa alfombra voladora, suave, ligera, leve, etérea,… Una sensación nueva, fantástica, acompañada de unas espectaculares vistas de los valles explayándose bajo nuestros pies y ante nuestros felices ojos…


Panorámicas increíbles, cuasi lunares, marcianas,…


Inolvidable amanecer rodeado de globos por todas partes…



La tierra a vista de pájaro… nuevas perspectivas



Nos gustó todo, desde los preparativos que vimos mejor el día anterior, el despegue, el vuelo, el original aterrizaje… hasta cuando el globo se deshincha y cientos de metros de tela colorida y sedosa caen desde el cielo.



Experiencias algo caras, pero realmente no se nos ocurre ningún lugar mas panorámico para volar en globo… son oportunidades quizás irrepetibles y sin ninguna duda son recuerdos inmortales.

Respecto a la seguridad, supongo que dependerá de la compañía elegida. Para ello también hay opiniones en tripadvisor. Pero en general tienen precios similares, paquetes similares,… A nosotros nos parecieron profesionales y serios y nos sentimos seguros durante toda la actividad.

Bajamos de nuestra alfombra mágica y después del momento guiri final (champan, flores silvestre y diploma) volvimos al hotel a preparar las maletas y a desayunar. No suelo poner fotos de los alojamientos, pero por si es de utilidad…

Perfectas terrazas para desayunar…


Las vistas desde el Panoramic cave hotel…


Tras el desayuno, hicimos el checkout y nos pusimos en marcha. Pasaríamos la mañana por la zona y al medio día nos dirigiríamos a Kayseri para dormir cerca del aeropuerto. Primero pusimos rumbo al valle de la Imaginación o valle de Devrent. Por el paseamos. Inevitable no buscar parecidos, similitudes, en las formaciones… algunas clásicas como el “manío” camello…


Después de ver “monos” por todas partes nos movemos intentando buscar un claro entre las nubes. Y así acabamos de nuevo en Urgüp donde aprovechamos para hacer las penúltimas compras y dar un último paseo por las tranquilas calles del pueblo…



Las nubes nos hacían dudar mucho. Decidimos no alejarnos y como premio de compensación la primavera nos regaló un campo de amapolas con Uchisar al fondo. Estuvimos allí un rato con la fotogénicas flores.


Unos últimos miradores, y comenzó a llover. Nos refugiamos en las tiendas de Goremë haciendo unas últimas compras …



Y viendo que no escampaba… decidimos ponernos en marcha rumbo a Kayseri para no llegar muy tarde.
La vuelta la hicimos tranquilos y apenas sin contratiempos, el único fue que entramos antes de tiempo a Kayseri en lugar de circunvalar… y con la ciudad en obras y su tráfico del infierno, …se hizo eterno encontrar el Ibis.

El viaje llegaba a su fin. En nosotros una agradable sensación, un montón de imágenes inolvidables, recuerdos… Un país agradable, cómodo, fácil, lleno de encantos, rincones, amabilidad, historia,… Un país para volver Guiño
Y aunque nos hubiera gustado algo de menos lluvia… sabemos que para que haya flores debe llover… Guiño



FIN
Ver Etapa: Estambul – Capadocia. Mayo 2015 VIAJE II


Votaciones al diario
  Puntos Votos Media
Mes actual 0 0
Mes anterior 0 0
Total 84 17
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 69 Visitas mes actual: 44 Total visitas: 3740

  Últimos comentarios al diario  TURQUÍA&TURQUÍA : Estambul, Capadocia, Éfeso, Pammukale y Dalyan
Total comentarios 19  Visualizar todos los comentarios

Isla74  Isla74  15/07/2015 18:28   
Muchas gracias Marimer por tu tiempo, letras y estrellitas. Me alegro que te haya gustado el paseito por Turquía.
Tailandia es uno de los mis destinos pendientes...así que espero con ganas tu diario Guiño .
Un abrazo!

artabra  artabra  30/07/2015 08:00   
5 estrellas para un diario mágico. Transmites los sabores, los colores, las sensaciones y nos transportas en la alfombra mágica a cada uno de los lugares que describes a través de tus bellas palabras y emocionantes fotografías. Enhorabuena!

Isla74  Isla74  30/07/2015 13:49   
...Solo puedo darte las gracias por tu visita, lectura, estrellas y por tus oportunas letras ... y decirte Avergonzado Avergonzado
Besito y abrazo grande!! ... ¡ánimo! ya te queda menos para ponerte a full con tus fotos Guiño

JK7777  JK7777  19/07/2016 19:13
De nuevo te felicito por el diario y por supuesto con las fotos. Me has hecho recordar el viaje que hicimos hace dos años a este maravilloso país.

Isla74  Isla74  19/07/2016 19:29   
Gracias Jk7777 nos seguimos los pasos viajeros, parece que tenemos gustos similares Sonriente !!! Me alegra que te haya gustado y te haya traído recuerdos. A ver si la situación en el país se estabiliza...porque sin duda es un país para volver.
Un abrazo!

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ

Foros de Viajes
Sombrero_Por_Libre Tema: Viajar a Turquía por libre
Foro Oriente Próximo y Asia Central Foro Oriente Próximo y Asia Central: Jordania, Siria, Líbano, Israel, Turquía, Irán, Yemen y las Repúblicas de Asia Central (Uzbekistán, Kirguistan, Turkmenistán, Kazajistán, Tajikistán) e informacion general sobre el mundo islámico
Ultimos 5 Mensajes de 656
524328 Lecturas
AutorMensaje
traveller3
traveller3
Dr. Livingstone
Dr. Livingstone
Abr 20, 2013
Mensajes: 7996

Fecha: Dom Jul 16, 2017 05:02 pm    Título: Re: Viajar a Turquía por libre

En las zonas turisticas com lo es Pamukale es bastante facil encontrarse con personas que hablen ingles.

En estambul, en el gran bazar si es sencillo que encuentres personas que hablen español o incluso catalan y vasco jejejeje
Crispula12
Crispula12
New Traveller
New Traveller
Jun 26, 2017
Mensajes: 7

Fecha: Jue Jul 20, 2017 07:30 pm    Título: Re: Viajar a Turquía por libre

Por favor, me puede decir alguien cómo es de seguro viajar a Estambul a primeros de Septiembre 2017. He leído en algún periódico que el gobierno alemán está advirtiendo a sus ciudadanos y empresas que no están seguros en Turquía. Estoy muy preocupada. Gracias.
xico_nomada
xico_nomada
Indiana Jones
Indiana Jones
Feb 18, 2016
Mensajes: 2194

Fecha: Jue Jul 20, 2017 07:39 pm    Título: Re: Viajar a Turquía por libre

Yo voy en Octubre,e consultado en google la noticia que haces referencia y creo que como siempre es algo politico,no se si viene a consecuencia de que se detubieron unos activistas en Estambul y Alemania esta echando el grito al cielo..
Yo cojo este tipo de noticias con pinzas pues tiene mucho de politica y muy poco de vida real a pier de calle,mi ultimo viaje fuera de España fue en Rusia,un pais muy criticado por Europa y la union Europea y que se portaron como en ningun otro lado conmigo y me senti totalmente seguro.
Crispula12
Crispula12
New Traveller
New Traveller
Jun 26, 2017
Mensajes: 7

Fecha: Jue Jul 20, 2017 07:46 pm    Título: Re: Viajar a Turquía por libre



Gracias por tu respuesta (xico_nomada). Sí, es esa noticia de la que hablas a la que me refiero. Estaré al tanto de los acontecimientos. Espero mejore la situación política y se pueda conocer Estambul con tranquilidad.
antonperez
antonperez
New Traveller
New Traveller
Ago 09, 2017
Mensajes: 2

Fecha: Mie Ago 09, 2017 07:28 pm    Título: Re: Viajar a Turquía por libre

Hola, yo me voy a Turquía el día 14 de noviembre y regreso el día 23. Yo cogí los vuelos por libre con Pegasus, ida desde barcelona y vuelta a Madrid nos ha salido unos 160€ cada uno. Estoy recogiendo información sobre el viaje y a mi novia tiene muchas ganas de ir Capadocia y Pamukkale y a mi me gustaría añadir Efeso. Pues bien, como disponemos de "pocos días" mi idea era hacer cuatro días de ruta y cinco en estambul o al revés. Lo bueno es que el mismo día que llegamos a Estambul (aeropuerto de Gotçen) tenemos un vuelo con Pegasus a Kayseri por 18€ ida y vuelta para ir a Capadocia....  Leer más ...
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ




All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Google + Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad