Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Grecia continental y Rodas -Diarios de Viajes de Grecia- Miguelang031075
Indice
Indice
Diarios más leidos
Diarios más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Diarios más Votados
Diarios más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace
Localización: Grecia Grecia [Europa]
 Diario:  Grecia continental y Rodas   
Miguelang031075  Autor:    Fecha creación:  Compartir este diario: 
Descripción: Viaje de 12 días por Grecia, visitando Atenas, Delfos, Meteora, Epidauro, Micenas, Rodas y Symi.

Índice de Etapas del Diario: Grecia continental y Rodas








Total comentarios: 11  Visualizar todos los comentarios Comenzar a leer Comenzar a leer

Etapas 1 a 3,  total 8
 1  2  3  siguiente siguiente


Localización: Grecia Grecia
    Etapa:  Introducción del viaje a Grecia      
Grecia, con lugares como la Acrópolis de Atenas, el santuario de Delfos, los monasterios de Meteora, Delfos, las islas Cícladas, el Peloponeso, etc... , siempre me ha llamado la atención y ha sido de los lugares que he querido visitar por diversos motivos: los paisajes, la arqueología, la cultura y ciencia de la Grecia clásica (al fin y al cabo, cuántas veces hemos podido estudiar en el colegio y el instituto arte clásico, obras de filósofos griegos o múltiples teoremas matemáticos) y también como no la gastronomía griega, con su influencia mediterránea, turca,.... Me llamaba la atención en particular realizar un combinado de la Grecia continental con algunas islas. A pesar de todo, por relativa cercanía y por tener siempre una larga lista de destinos a los que viajar, no había podido ir a este país, aparte de que al querer evitar las fechas de altas temperaturas en verano.

Este año, por circunstancias personales no había podido gastar la mayor parte de los días de vacaciones en el año natural correspondiente y el mes de marzo, con la proximidad de la Semana Santa me parecía buena fecha. Entre los países europeos que no conocía y teniendo en cuenta que iba a viajar probablemente solo (como al final fue) con mi propia compañía, Grecia cobró bastante fuerza, a pesar del hándicap que pudiese suponer para personas con algún grado de discapacidad física. No es un destino fácil, desde luego.

Finalmente, 3 meses antes de la fecha del viaje aproximadamente, compré el billete de avión Madrid-Atenas para viajar del 12 al 24 de marzo. De entre las líneas aéreas con vuelo directo, Aegean Airlines e Iberia, según los días. Elegí Iberia porque tuve muchos problemas con el pago con tarjeta en la página web de Aegean (no me funcionaba con ninguna tarjeta y no tenía la cuenta bancaria estaba en números rojos). El vuelo me costó unos 194€ en total. También adquirí un seguro de viaje por 17€, creo que con Europ Assistance. Lo siguiente fue el itinerario: Atenas, Delfos, alguna excursión por el Peloponeso y Meteora, eran fijos.




La zona norte del país, por los alrededores de Salónica, la descarté, porque por fechas no iba a poder realizar algunas excursiones, como el paseo en barco cerca del monte Athos. Y luego, como no, la isla. Miré que si Corfú, Samos, Santorini... Me hubiese gustado ir a ésta, pero por fechas tampoco había excursiones y no fui capaz de encontrar que hubiese autobuses que llevasen a los principales pueblos (que sí los hay, pero lo descubrí después de volver del viaje). Al final, mirando fotos y leyendo opiniones en el foro, decidí seleccionar Rodas y quizás hacer alguna excursión a la cercana isla de Symi. Compré el vuelo ida y vuelta Atenas-Rodas con Ryanair, por sólo 34 €.

Al final, así quedaría mi itinerario:

Días 12-17 marzo: Atenas, con 2 días para hacer excursiones al Peloponeso y a Delfos.
Días 17-21 marzo: Rodas, con posible excursión a Symi.
Días 22-23 marzo: Meteora.
Día 24 marzo: Atenas y regreso a España

Lo siguiente y casi lo más difícil del viaje fue el alojamiento, buscando el equilibrio entre el precio, ubicación práctica y digamos el encanto del alojamiento.

Alojamiento:


En Atenas, casi descarté desde el principio el barrio de Omonia y la zona en torno a la ladera sur de la Acrópolis, el primero por el tipo de ambiente que me podía encontrar y la otra zona porque no me pareció tan práctica como alojarse en el eje Syntagma-Monastiraki, así que por ahí reservé un montón de hoteles (Amalia, Central, Hermes, Plaka y alguno más que no recuerdo). Por precio, ubicación y buenas opiniones tanto en Booking como en Tripadvisor, me quedé con el hotel Plaka, que reservé para 7 noches: 5 durante la estancia inicial en Atenas y luego 2 noches separadas para la transición entre Rodas y Kalambaka (Meteora) y entre Kalambaka y regresar a España. El precio fue de 314 € para las 5 primeras noches en modo AD y luego 58 € para cada una de las otras dos noches también en AD.

En Rodas la cuestión estaba entre alojarse en uno de los alojamientos con encanto o más personales de la ciudad medieval, o bien en alguno de los hoteles de la ciudad moderna, más feos por lo general. Seleccioné el Nikos Takis, cerca del Palacio del Gran Maestre, así como el Best Western Plaza, relativamente cerca de la estación de autobuses. Como tenía intención de hacer varias excursiones en autobús y una en barco a Symi, me pareció que sería más cómodo alojarse en el Best Western Plaza. También influyó el precio: 176€ 4 noches en AD. El Nikos Takis más del doble y sin desayuno.




Por último, el alojamiento en los alrededores de los monasterios de Meteora fue el que más trabajo me costó elegir. Reservé y cancelé un montón tanto en Kalambaka como en Kastraki. Al principio me pareció más práctico estar en Kalambaka, pero no me terminó de convencer ningún alojamiento, bien por ubicación o bien por comentarios. Además de que parecía más feo ese pueblo. Como Kastraki tenía aspecto de ser más típico, tranquilo y ofrecer mejores panorámicas, decidí buscar allí, pero para variar, tuve muchas dudas y durante más de un mes me pasé sin saber si elegir Doupiani House, Archontiko Mesohori y Plakias Guesthouse. Los dos primeros más rústicos y con mejores vistas (de los de quedarse un buen rato en la terraza contemplando el paisaje), pero también más aislados (dependiendo de taxi) y en la zona alta de Kastraki. El otro, en pleno centro de Kastraki y al lado de restaurantes, pero con peores vistas probablemente. Después de mucho deshojar la margarita y como no podía estar en los tres, me quedé con Plakias Guesthouse y dejar las vistas panorámicas para las excursiones. El precio: 40 € sin desayuno.


Excursiones organizadas:

En Atenas, de las excursiones típicas que se suelen hacer en un día, como Delfos, las islas del Sarónico y la Argólida, contraté con Astoria Tours la de la Argólida, que incluía visita al teatro de Epidauro, Napflio y Micenas. El precio inicial por el que la contraté fue de 56 €, en inglés. Delfos lo tuve en duda hasta unos días antes del viaje, pero decidí que si iba sería por mi cuenta, puesto que la de las agencias me parecían demasiado cortas (1 hora de visita en Delfos y otra hora en el museo arqueológico).

En cuanto a la visita de los monasterios de Meteora, fue más fácil. En marzo no había autobuses para ir a los monasterios, por lo que era o hacer la ruta en taxi o contratar una excursión organizada con Visit Meteora Travel, que era la única o casi única opción. Contraté un sunset tour por 35 € y un half-day tour por 30 €.


Teniendo hechas todas las reservas necesarias para el viaje, ya sólo quedaba aguardar al comienzo del viaje.

En las próximas etapas del diario, lo relataré por lugares visitados en vez de por días, ya que tuve algún percance y no me quedó más remedio que tomarme de descanso las mañanas de los días que volvía de Rodas a Atenas y de Atenas a España.
Ver Etapa: Introducción del viaje a Grecia


Localización: Grecia Grecia
    Etapa:  Tesoros arqueológicos de Atenas      
El vuelo salía a las 11:30 y transcurrió con total normalidad, entre lectura de información sobre Grecia. Sólo me sorprendió que para ser un vuelo de aproximadamente 4 horas, no incluyese la comida a bordo. Me parece que a día de hoy, Iberia debe ser de las pocas (si no la única) compañías aéreas que tienen esta política en vuelos europeos de cierta duración y no es muy barata que digamos.

Al llegar al aeropuerto, decidí coger un taxi para ir hasta el hotel Plaka, por no cansarme desde el primer momento, ya que cuando se necesitan 2 muletas para caminar, no es muy cómodo tener que ir por el metro o por las calles de una ciudad arrastrando una maleta. El precio desde el aeropuerto es fijo, de 38 €, como así lo indica un panel que hay justo en la parada de taxis.

Llegando al hotel, ya podía ver el ajetreo y bullicio de Monastiraki. La situación del hotel Plaka es estupenda, porque está en la calle Mitropoleos, que va de la plaza Monastiraki (a apenas 3 minutos de ésta) a la plaza Syntagma. Además, es que hay restaurantes, cafeterías y todo tipo de comercios en las calles circundantes, incluido un supermercado Bazaar en la calle Mitropoleos, a apenas 20 ó 30 metros del hotel. Hablando del hotel, a primera vista me pareció que era un tanto antiguo, aunque limpio, eso sí. Me dieron una habitación en la última planta (la 6ª), que aunque no tenía una vista especial por la orientación que tenía, en cuanto salías de la habitación a 2 metros se veía por una ventana la Acrópolis. La primera imagen del viaje. No era muy grande y disponía de armario grande, TV (sin canales en español), escritorio, soporte para maletas y sillón. En cuanto al cuarto de baño sí que noté un poco de olor a humedad. El plato de la ducha era el propio suelo, aunque al tener una mampara y un ligero desnivel con respecto al resto del cuarto de baño, no se inundaba todo el suelo.

Otro aspecto que me gustó de las instalaciones del hotel es que tiene terraza en el ático, desde la que se puede contemplar una excelente panorámica de la Acrópolis, el Ágora Antigua, el Ágora Romana y la colina Licabeto, por poner algunos ejemplos. Está accesible de 17:30 a 23:30 y hay un bar, aunque siempre lo vi cerrado. Quizás es que sólo esté operativo durante los meses de verano. Por otra parte, en el restaurante del desayuno se pueden tomar pastas, té y café hasta las 17:00 0 17:30. El hotel también dispone de un par de ordenadores con impresora y conexión wi-fi gratuita a Internet.



Salí del hotel dispuesto a dar un paseo por Monastiraki, previa parada en la pastelería/panadería Attika Aptonoieia, situada en la calle Ermou enfrente de la iglesia bizantina de Kapnikarea. En esta pastelería estuve varias veces porque tienen bastantes dulces, hojaldres, etc... Me compré un hojaldre de espinacas buenísimo por 1'90 €. Me dirigí por la calle Mitropoleos hasta la plaza de igual nombre, donde se encuentran tanto la Catedral Metropolinana de Atenas (sede de la Iglesia ortodoxa griega) como la Pequeña Metrópolis (iglesia del siglo XII). De la catedral no pude apreciar demasiado detalle, al estar cubierta de andamios tanto en el exterior como en el interior.


Callejeando un poco llegué hasta la Torre de los Vientos y el Ágora Romana, que no podría visitar durante el viaje al estar cerrados (supongo que por mantenimiento) durante los meses de febrero y marzo. En cualquier caso, desde el exterior se aprecian bastante bien las distintas edificaciones. La Torre de los Vientos es un curioso edificio de forma octogonal construido en el siglo I a.c, que desempeñó funciones de reloj de sol, reloj de agua, veleta y brújula. Cada lado representa un punto cardinal y en la parte superior se puede ver un relieve representando un viento asociado a ese punto cardinal (viento del sur, viento del oeste, etc...), que se aprecia bastante bien. Del Ágora Romana, centro civil de la vida romana en el primer siglo, no se puede decir que quede mucho, más allá de unas cuantas columnas.


Un poco más abajo, casi en la plaza de Monastiraki, pude contemplar los restos de la Biblioteca de Adriano, uno de los edificios públicos más lujosos de la época, de la que se conservan varias columnas corintias y un muro. Fue destruida en el último tercio del siglo III, durante una invasión bárbara de la ciudad.


Monastiraki también me sorprendió por el ambiente que había a media tarde, por la panorámica de la Acrópolis y también por la iglesia ortodoxa y el Museo de Arte Popular Griego que hay en una mezquita. Las calles peatonales de los alrededores y sus travesías estaban repletas de tiendas. Me pareció como un zoco o un bazar. Creo que fue por esta zona donde vi algún niño pequeño tocando el acordeón, supongo que a la espera de algunas monedas. No me esperaba casos de mendicidad infantil.



Un rato más tarde, para cenar, fui al café Avyssinia, en Kynetou 7, por las cercanías de la plaza Monastiraki. Lo había elegido porque ponía en mi guía de viaje que tenía buenas vistas a la Acrópolis, música en directo el fin de semana y comida griega regional. En relación a la comida, no me pareció gran cosa el plato que pedí, que consistió en un plato de pollo con arroz basmati y salsa de tomate y comino. No es que estuviera malo, pero me pareció caro para la originalidad del mismo (más de 14 euros). La cuenta fue de 18 euros con la bebida. Creo que fue el restaurante en el que pagué más y comí menos de todo el viaje. El personal tampoco me dio la sensación de ser especialmente agradable. En cuanto a las vistas, supongo que la terraza estaba completamente reservada y de música, nada de nada a la hora a la que fui. En resumen, que fue el restaurante que menos me gustó.

www.facebook.com/Cafe-... 708012224/

Al día siguiente comencé la jornada bien pronto, aprovechando que amanecía sobre las 6:30 y que el horario del desayuno era desde las 7:00 (hasta las 10:00). El buffet me gustó bastante para ser un hotel de 3*: embutidos y queso, ensalada griega, bollería y dulces, hojaldres de espinacas, fruta en almíbar, manzanas y naranjas preparadas con canela, huevos, mermelada y mantequilla, pan, yogur griego con miel, ... Las manzanas con canela, hojaldres de espinacas y croissants no faltaron en mi dieta todos los días. ¡Qué buenos!. Por otra parte, me sorprendió que todas las mañanas, hubiese una chica de las de recepción que, además de pedir el número de habitación, preguntase por los planes que tuviésemos los huéspedes para ese día y diese consejos. Conmigo estuvo hablando más de 10 minutos. Realmente de este hotel me gustó todo: la ubicación, las vistas, la habitación y la cordialidad del personal, entre los que por cierto, había 2 personas que hablaban español.

Ese día no sabía si desplazarme por la ciudad en metro y autobús para visitar los lugares que tenía previsto o si por el contrario comprar el billete de autobús turístico. A pesar de ser bastante más caro, 16 €, me decidí por esta opción porque paraba más cerca de algunos monumentos y museos que no tenían una parada de metro cercana. Adicionalmente me comentaron que servía para 2 días.

En primer lugar fui a la Acrópolis. Desde el punto más cercano en el que puede dejarte cualquier transporte hasta la oficina de venta de entradas hay unos 5 minutos a pie. El precio en esta fecha (13 de marzo de 2016) el precio de la entrada combinada que permitía entrar a varios sitios arqueológicos de Atenas, tenía un precio máximo de 12 €, incluyendo Acrópolis, Teatro de Dionisio, Olympeion (Templo de Zeus Olímpico), Ágora Romana, Ágora Antigua y Keramikos.

Actualización: A partir del 1 de abril de 2016 la entrada combinada pasa a costar 30 € y tiene una validez de 5 días.

odysseus.culture.gr/h/... bj_id=2384

Para personas con alguna discapacidad física la entrada es gratuita. Además, hay un ascensor para evitar el tramo de subida con escaleras desde la entrada hasta los Propileos. Para ello hay que dirigirse a la puerta de salida del sitio arqueológico, que se encuentra justo a la izquierda de la oficina de venta de entradas. Si el ascensor está operativo, uno de los vigilantes que hay allí te acompaña durante unos 300 metros hasta la base donde está el ascensor. Es necesario subir unos 30 escalones, pero hay un salvaescaleras para aquellas personas que vayan en silla de ruedas. El ascensor no inspira mucha confianza, todo sea dicho, así que no me extraña que no esté operativo cuando haga mal tiempo.

Accesibilidad de personas con una discapacidad a la Acrópolis de Atenas

En esta otra página se puede ojear un croquis de la Acrópolis y el camino que está adaptado para personas con discapacidades físicas.

www.accessibletourism.... opolis.pdf

Desde la colina de la Acrópolis no me esperaba la panorámica que se puede observar de la ciudad ni la extensión de ésta. Dónde quiera que mirase la vista se perdía al fondo y sólo se veían edificios y más edificios. También, como no, las colinas de Licabeto, Filopapos, Ninfas,..., el Olympeion, el Ágora Antigua con el Templo de Hefesto, el Odeón de Herodes, el Teatro de Dionisio, etc...



Los edificios que había en la Acrópolis a principios del siglo VI a.c fueron destruidos por los persas en las vísperas de la batalla de Salamis, en el 480 a.c. Pericles inició a continuación un ambicioso programa de reconstrucción convirtiendo la Acrópolis en una ciudad de templos.

Las dimensiones del Partenón, templo dedicado a Atenea Partenos (diosa que representa la riqueza y poder de Atenas) y terminado de construir en 438 a.c, sorprenden, con sus 8 columnas dóricas en cada extremo y otras 17 columnas dóricas en cada lado, como también lo hace por la cantidad de andamios que tiene, sobre todo en el extremo visible desde los Propileos. Y es que el monumento ha sufrido unos cuantos incidentes, de destrozos y expolios. A finales del siglo XVII, en el que la ciudad estaba bajo dominio del imperio turco, los venecianos asediaron la ciudad y bombardearon la Acrópolis. Como los turcos habían tenido la idea de almacenar pólvora en el Partenón, éste saltó por los aires, destrozando el interior y el techo. El monumento que se contempla hoy en día es resultado en parte de aquella explosión. Vale la pena pararse a leer los paneles informativos que hay alrededor del Partenón y que, hacen referencia parcialmente a las rehabilitaciones a las que se ha sometido y fotografías de la evolución. Desde mediados del siglo XIX ha estado sometido, con cierta continuidad, a diferentes etapas de rehabilitación, no siempre afortunadas por las técnicas y materiales utilizados. El programa de rehabilitación que hay está dividido en 12 sub-proyectos independientes.


El Erecteión también llama la atención no menos que el Partenón. Santuario finalizado a finales del siglo V a.c y consagrado a Atenea, Poseidón y Erecteio, impresiona no sólo por sus dimensiones, sino también por las 6 columnas con las esculturas femeninas de las Cariátides esculpidas. Son reproducciones, cuyos originales están en el Museo de la Acrópolis (5 de las columnas) y en el Museo Británico en Londres (1 de las columnas).


Iba a bajar de la Acrópolis por la entrada monumental de los Propileos, pero cuando vi todas las escaleras que había decidí bajar en el ascensor. Estuve como una hora y pico en total.

Cogí nuevamente el autobús turístico y me bajé en la parada más cercana al Arco de Adriano y el Templo de Zeus. El Templo de Zeus se empezó a construir en el siglo VI a.c y lo terminó Adriano en el siglo II d.c, o sea más de 700 años. Se supone que llegó a ser el templo más grande de Grecia y de sus 104 columnas corintias, conserva hoy día sólo 15. Si alguien no quiere entrar (porque no haya comprado la entrada combinada) o no le da tiempo, tampoco se perderá algo especial, puesto que lo que se ve desde la calle es lo que se ve al acceder al sitio arqueológico. Se puede observar una panorámica del lado sur de la Acrópolis, no obstante.



Después de esta visita regresé hacia la avenida Dyonisiou Areopagitou para ver el Teatro de Dioniso. En el siglo VI a.c se comenzó a celebrar en Atenas el culto a Dioniso, en cuyo honor tenían lugar las Grandes Dionisiacas, en las que se realizaban representaciones y escenas de mimos, danzas, al principio de la primavera. Puede considerarse el origen del teatro. El Teatro de Dioniso que se ve, data del siglo IV a.c. Se conservan principalmente las gradas de la cávea donde se sentaban los asistentes al espectáculo y algunos relieves de la escena.



Se iba acercando la hora de la comida y me dirigí a la calle Makrygianni, donde hay bastantes restaurantes con sus correspondientes capta clientes. Supongo que no habrá mucha diferencia de unos a otros, pero yo elegí el restaurante Arkadia, porque me había parecido que tenía buenos comentarios en Tripadvisor. Está en el número 27 de la calle, a la altura de la parada de metro Acrópolis. Fue mi primer contacto con la comida típica griega y con algunos sabores a los que no estoy acostumbrado. Entre lo que pedí:

- Albóndigas de ternera con hierbas aromáticas, que yo diría que se trataba de menta.

- Gemistá: Se trata de un tomate y un pimiento asados al horno y rellenos de arroz y especias, acompañado de patatas fritas.

Para terminar, no me esperaba que me pusieran un pequeño postre como obsequio, consistente en un bizcocho.

Al final comí bastante bien y la cuenta fue ligeramente inferior a los 16€ (15'80€). El camarero que me atendió fue amable y se interesó por el viaje que estaba realizando por Grecia.

www.greektaverna.gr/index_en.htm

Como en ese momento comenzaba a llover, era el momento oportuno para iniciar la visita al Museo de la Acrópolis. La entrada es gratuita para personas con discapacidades físicas y según me informé tienen préstamo de sillas de ruedas tanto manuales como eléctricas. La exposición del museo está organizada de la siguiente manera:

- Planta baja: Aquí se pueden contemplar objetos cotidianos hallados en los asentamientos de la colina de la Acrópolis y objetos de los santuarios existentes en las laderas de la colina.

- Primera planta: Esculturas de la Acrópolis correspondientes al período Arcaico (comprendido entre el siglo VII a.c y el final de las guerras Persas (480 a.c). Se pueden ver las esculturas originales correspondientes a las Cariátides del Erecteion.



- Tercera planta: Es la sala del Partenón. Se muestran los relieves del friso del Partenón, representando las fiestas Panateneas. Estas fiestas en honor a la diosa Atenea se celebraban anualmente. Cada 4 años se celebraban las Grandes Panateneas, en las que se realizaba un desfile procesional entre el Cerámico y el Partenón, pasando por el Ágora Antigua. Tenían un nivel de importancia equivalente a los Juegos Olímpicos. En esta planta también se puede ver un audiovisual de unos 15 minutos sobre el Partenón, aunque no puedo decir que me enterase mucho, porque me entró sueño.

En cuanto a la realización de fotos, está prohibido tanto en la colección de la planta baja como en la galería Arcaica, a excepción de las Cariátides.

Cogí de nuevo el autobús turístico para ir hasta el Estadio Panatenaico. La entrada es gratuita para personas con discapacidades físicas. Está localizado sobre un antiguo estadio que se empezó a construir en el siglo IV, en el que se realizaban competiciones atléticas durante la celebración de las Grandes Panateneas. Con la legalización del cristianismo y la abolición de espectáculos y competiciones relacionadas con ritos paganos, el estadio quedó en desuso. A finales del siglo XIX se iniciaron labores de reconstrucción con el objetivo de que se celebrasen los primeros Juegos Olímpicos de la era moderna en 1896. No cumple los estándares necesarios para que se lleven a cabo actualmente competiciones deportivas, por lo que es como una especie de museo de tradición olímpica.



Como se puso a llover más fuerte en ese momento, di una vuelta en el autobús turístico para acabar en Monastiraki. Me llamaron la atención varios edificios que hay en la calle que comunica la plaza Syntagma con la plaza Omonia: la Academia de las Ciencias, que es un templo con columnas jónicas y un frontón con un grupo de esculturas que representa el nacimiento de Atenea; la Universidad, que tiene frescos en el pórtico; la Biblioteca Nacional, que también parece como un templo al que se accede por una escalera en espiral a cada lado. Pensaba dejarme la visita más calmada de estos edificios para mi último día de estancia en Atenas al final del viaje, pero finalmente no fue posible.

También pasamos por la plaza Omonia y calles adyacentes de camino a Monastiraki. La zona no me transmitió nada en absoluto y no me gustó, aunque tampoco es que viera mal ambiente. Supongo que eso será por la noche. Ciertas zonas están bastante deterioradas y llenas de pintadas en los edificios, aunque como en otras partes de la ciudad, a decir verdad.

Tras pasar un rato por el hotel fui a buscar un restaurante para cenar. Me quedé en la taberna Thanasis, porque la noche anterior había visto que había bastante gente. La taberna está en la calle Mitropoleos, 69, de camino a la plaza Monastiraki. Es comida tradicional, sencilla y sin florituras, donde los platos que tienen principalmente son souvlakis y gyros de distintos tipos de carne, ensalada griega, mousaka, tzatziki,... Los precios son bastante baratos. Yo pedí un souvlaki de pollo (que es una brocheta) acompañado de ensalada y patatas fritas. La cuenta fue de 9'70€.

othanasis.com/en

Al día siguiente, lunes 14 de marzo, se celebraba en Atenas el día de la Gran Cuaresma, que marca en la iglesia ortodoxa el período de reflexión previo a la Pascua, que se extiende durante 40 días, hasta el sábado previo al Domingo de Ramos. En principio, según me informé, no habría cambios en los horarios de los monumentos, es decir, que estarían cerrados sólo los lugares de interés que habitualmente lo están los lunes y los horarios serían los mismos. En primer lugar tenía previsto visitar el Ágora Antigua, los Jardines Nacionales y después de comer el Museo Arqueológico.

La mañana había comenzado lluviosa y cuando llegué al Ágora Antigua se puso a llover más intensamente. Un incordio teniendo en cuenta que la mayor parte de la visita se hace a la intemperie. La entrada para personas con discapacidades físicas es gratuita. Lo que más destaca del Ágora Antigua es el Templo de Hefesto, la Estoa de Átalo (donde se ubica el Museo del Ágora Antigua) y las vistas a la colina de la Acrópolis. Para lo demás hay que hacer un esfuerzo importante de imaginación y si no fuera por los paneles explicativos que hay en los puntos destacados, no se sabría ni lo que se está contemplando. Dado el estado de conservación, el folleto con mapa que dan a la entrada tampoco es que sirva para mucho.

De lo primero que se ve al entrar al sitio arqueológico es el Templo de Ares, o más bien, los cimientos y alguna columna. En dirección hacia el Templo de Hefesto se ven cimientos de algunos templos más, como el de Apolo Patróos, destruido por los persas y reconstruido a finales del siglo IV a.c. El de Hefesto, probablemente fue el templo griego mejor conservado que vi en Grecia y a falta de una parte del frontón que se observa desde la entrada al recinto, parece conservar todo el resto de estructuras. Dedicado a Hefesto (Vulcano) y Atenea, fue construido a mediados del siglo V a.c. por orden de Pericles. Es un templo dórico con 6 columnas en los extremos y 13 en los laterales. El templo está en la cima de una pequeña colina, así que también se puede contemplar una estupenda panorámica del lado norte de la colina de la Acrópolis y de todo el Ágora Antigua. El paisaje es bastante agradable, por la cantidad de vegetación que hay.



Siguiendo el recorrido pude ver la acequia de la gran cloaca, construida en el siglo V a.c para drenar el agua que venía de la colina del Areópago. Al otro lado de la calle, los restos del recinto de los héroes epónimos, en el que había una estatua dedicada a cada una de las 10 tribus del Ática, o los restos del altar de Zeus Agoráios, trasladado por los romanos desde la colina de Pnyx.



Al final del recinto, la iglesia bizantina de los Ágii Apóstoli. Es del siglo XI y hay frescos en su interior, aunque no pude entrar a verla y tampoco sé si está abierta en alguna ocasión.

En medio del yacimiento, están el Tholos y la Estoa del medio, haciendo mucho esfuerzo de imaginación, claro está. Del Tholos, edificio de base circular en el que se reunían los magistrados, quedan los cimientos.

Por último, me dirigi a la Estoa de Atalo, galería porticada con funciones comerciales, construida a mediados del siglo II a.c por el rey Átalo II de Pérgamo. Tiene una hilera de 45 columnas, de arquitectura dórica en la planta inferior y arquitectura jónica en la superior. En las habitaciones en las que se encontraban los diferentes puestos de venta hoy día está el Museo del Ágora, en el que se exponen piezas halladas en el yacimiento, fundamentalmente de cerámica.


Después de ver el museo estuve haciendo un poco de tiempo contemplando el paisaje y esperando a ver si la lluvia daba un poco de tregua.



Me fui hacia Monastiraki de nuevo, para coger allí el autobús turístico e ir al Museo Arqueológico. Con la lluvia se retrasó y como eran las 12 y pico decidí bajarme en la plaza Syntagma e ir a comer al restaurante Tzitzikas & Mermigas, en la calle Mitropoleos, pero debido al día festivo estaba cerrado.




Como no me apetecía ir a buscar otro y tampoco se veía demasiada actividad por la zona, me volví a la parada del autobús para esta vez sí ir al museo. Con lo que no contaba era con que hubiese un desfile militar frente al Parlamento y que estuviese cortada la avenida. Por suerte, una chica de City Sightseeing que había en la parada, me informó de que creía que no tardarían en abrir la calle al tráfico y de la hora a la que debía pasar el autobús. Al final sólo fue media hora. En ese rato de espera, la banda musical militar empezó a desfilar y se paró justo donde estaba yo, de frente a mí. ¡Qué vergüenza pasé!.

Cuando llegué al Museo Arqueológico, a la 1 y pico, resulta que el horario no era el esperado. Se suponía que debía ser de 13:00 a 20:00, pero tratándose del día que era, había abierto a las 9 de la mañana y cerraba a las 16:00.

Respecto a la entrada, personas con discapacidades físicas no tienen que pagar nada. El precio es de 10€ y hay que tener en cuenta que al menos el 50% del museo, si no más, está cerrado al público y no por ello hacen descuento. Las colecciones que hay accesibles al público merecen la pena, pero ya que cada cual decida si le interesa.



Según se entra, de frente, se puede ver la colección micénica, en la que se exponen los objetos hallados en el Tesoro de los Atreos, en Micenas, así como de otras tumbas de la necrópolis, como por ejemplo la de Clitemnestra, la que según la mitología griega fuese esposa del rey Agamenón. Uno de los objetos más famosos de la colección, es la denominada Máscara de Agamenón, del siglo XVI a.c. Hay también joyas, estatuillas, copas de oro, cerámica pictórica. La colección cicládica, por ejemplo, estaba cerrada al público. No sé si periódicamente irán rotando las salas que son visitables y las que no.




La siguiente colección que vi fue la de "Kuros" y "Korai". Son esculturas de la época arcaica griega (más o menos entre los siglos VIII a.c y VI a.c) que representan a hombres y mujeres respectivamente. Por ejemplo, una escultura de mármol datada aproximadamente en el 650 a.c en Delos, en el santuario de Artemis, dedicada probablemente a esta diosa. O una escultura masculina datada sobre el 600 a.c dedicada a Poseidón, que se encontró frente al templo dedicado a este dios en el cabo Sunion.


Se sigue por varias salas en las que se exponen esculturas de tumbas, abarcando desde el período clásico hasta el período romano.


O la escultura en bronce de un joven hockey a caballo, llamada el Hockey de Artemisio. Probablemente mantenía las riendas con el brazo izquierdo y un látigo con el derecho.


En la segunda planta sólo estaba abierta la sala con la colección de la cultura minoica, formada por frescos y cerámicas, del yacimiento arqueológico de Akrotiri, en la isla de Santorini. Como ejemplo, pude ver el fresco de los niños boxeando, del siglo XVI a.c, el fresco de los antílopes o el fresco dedicado a la primavera, que representa el paisaje de Santorini antes de la erupción volcánica.


Visto el museo a la carrera, bajé a la cafetería y me pedí un hojaldre de espinacas (spanakopita) y un par de botellas de agua. Almuerzo de lo más económico, por sólo 3'70€. No había muchas opciones donde elegir.

Después de salir del Museo Arqueológico y de camino hacia Monastiraki, se puso a llover un poco más fuerte, por lo que hice una pausa para descansar en el hotel. Cuando se pasó un poco, me fui a dar una vuelta por el barrio de Plaka. Subiendo de frente por donde está la Torre de los Vientos, me metí por la calle Lisiou. Enseguida se ve un ambiente diferente al de otras zonas del centro de Atenas, llena de tabernas en algunas de las cuales se puede escuchar música en vivo y con casas que mantienen una arquitectura más típica. Por esta calle, haciendo esquina con Minisikleous, entré en una taberna en la que estaban cantando rebético. Este estilo musical tiene su origen en la música del siglo XIX de ciudades de la costa occidental de Turquía y se puede comparar con estilos como el fado o el blues, por la temática relacionada con amores trágicos y la vida marginal. Me pareció una música que llega a emocionar bastante. Estuve cerca de una hora escuchando a los diferentes cantantes (que creo que eran improvisaciones, por parte de gente que estaba comiendo en la taberna), hasta que me empezó a agobiar el ambiente cargado de humo. Por tomar algo el rato que estuve, pedí un té (nada del otro mundo) por 3€.

Continuando mi paseo por Plaka, pasé junto a iglesias bizantinas como la de Nikolaos Ragkavas. Como curiosidad, esta iglesia del siglo XII fue la primera de Atenas en tener una campana después de la Guerra de la Independencia en el siglo XIX y también la primera que sonó tras la liberación en la Segunda Guerra Mundial.




Casi sin proponérmelo (porque iba un poco desorientado) llegué a la Linterna de Lisícrates, templete cilíndrico sobre un pedestal, construido sobre el 334 a.c para conmemorar el primer premio obtenido con un coro de hombres en el Teatro de Dionisio.


Muy cerca se encuentra la iglesia bizantina Agia Ekaterini de los siglos XI-XII. Se puso a llover de nuevo y entre eso, que las calles de este barrio son un poco laberínticas y que no distingo mucho las calles de noche, digamos que me desorienté un poco y podría haber estado dando vueltas en círculo o caminando alejándome del centro si no llego a preguntar por dónde se iba a la plaza Syntagma.



Una vez que me situé, fui a cenar a una taberna que se llama Paradosiako, en la calle Voulis 44, una travesía de la calle Mitropoleos cercana a Syntagma. El sitio es bastante pequeño, tanto que dentro sólo cabe un par de mesas y la mayoría están en la calle. Deben tener al lado otro salón más acogedor y grande, porque a los 5 minutos la gente que había en 2 ó 3 mesas se levantó y entraron en otro local al lado. En esta taberna pedí una ensalada griega y pulpo a la plancha y para finalizar me sirvieron como "atención de la casa" una pequeña porción de bizcocho. La comida estaba buena y el servicio fue rápido. La cuenta fue de unos 19'50€.

www.tripadvisor.es/Res... ttica.html

Después de la cena me fui derecho al hotel a descansar, puesto que al día siguiente tenía que madrugar para la excursión del teatro de Epidauro, Napflia y Micenas.

Excursión por la Argólida

Una vez en Atenas, en la plaza Syntagma, me acerqué hasta el Palacio del Parlamento, edificio de estilo neoclásico de mediados del siglo XIX. Delante, se halla el Monumento al Soldado Desconocido, del que realizan su custodia los soldados de la guardia presidencial (evzones). A diario a las horas en punto se hace el cambio de guardia. Los domingos a las 11 de la mañana hay un poco más de espectáculo, puesto que se organiza también un desfile. En la ceremonia del cambio de guardia toman parte 5 soldados: los 2 que van a ser relevados, los 2 que se incorporan y otro que es el que coordina. Lo peculiar de este cambio de guardia se debe principalmente a:

- Los movimientos un tanto extraños, rígidos y lentos que hacen los soldados.

- El uniforme que llevan los soldados. Se basa en el uniforme que llevaban los rebeldes griegos durante la Guerra de Independencia contra el dominio turco en el siglo XIX. Consta de una falda con 400 pliegues, uno por cada año de dominación turca; unos zapatos con un pompón negro en el extremo y una placa metálica en la suela; una gorra roja con una borla negra; unas medias largas, etc...

El cambio de guardia dura aproximadamente unos 10 minutos.



Después de esto fui a cenar al restaurante Tzitzikas & Mermigas, en Mitropoleos 12. Es un local con una decoración más moderna, aunque la comida que sirven es típica griega igualmente. Nada más sentarme me pusieron un licor y unas aceitunas. Luego pedí lo siguiente:

- Soutzoukakia al grill: Se trata de unas albóndigas de ternera con salsa de tomate y yogur. El acompañamiento eran patatas paja. Me pareció un plato delicioso.

- Mejillones al vapor con una salsa de vino blanco, ajo y hierbas aromáticas: La fuente llevaba un montón de mejillones y de la salsa di buena cuenta con el pan.

Al final casi que no pude acabar con la comida. El servicio fue bastante rápido en general y la cuenta fue de prácticamente 18€. Me hubiese encantado repetir en este restaurante otro día, pero al final no se dieron las circunstancias necesarias.

www.tzitzikasmermigas.gr/en/

El siguiente día era el turno de la excursión a Delfos y tocaba darse otro madrugón.

El Oráculo de Delfos

Después de regresar y pasar por el hotel, me acerqué a un restaurante muy cercano a la iglesia Kapnikareas de la calle Ermou: la taberna Filema Mezedopoleio, en la calle Ronvis 16. Pedí lo siguiente:

- Zucchini balls: Unas albóndigas rellenas de calabacín y acompañadas de ensalada. Estaba buenísimo, pero tratándose de un rebozado y de la cena, bastante contundente. Con éste me quedé casi sin hambre.

- Calamar grande a la plancha acompañado de más ensalada.

Estaba para reventar y entonces, que no podía comer ni un gramo más, me llevaron gratuitamente un postre de la casa. No sé cómo se llamaba, pero era parecido a un pudding y estaba delicioso, así que no me quedó más remedio que sufrir un poco más y comérmelo. La cuenta fue de unos 16€ y el servicio fue rápido.

Al margen de la comida, comentar que en otra mesa había un grupo de griegos, que al ritmo de una guitarra estaban cantando rebético. Tenían muy buena voz (especialmente las mujeres) y de hecho hubo aplausos en varias ocasiones. Me hubiese quedado más rato escuchando, pero no podía estirar más el tiempo de cena y por otro lado estaban cantando espontáneamente, o sea que lo mismo seguían que no.

www.tofilema.gr/

Jueves 17: último día en Atenas antes de salir hacia Rodas. Tenía disponible sólo la mañana y decidí ir en primer lugar al Keramikos y después dar otro paseo más por el barrio de Plaka. Pero primero era despedirse a lo grande del buffet desayuno y darse un homenaje. El horario era de 8:00 a 15:00, así que no me demoré mucho y cogí el metro hasta Thissio. Desde allí, caminando por la calle Ermou hacia la izquierda se llega al Keramikos en 5 minutos. No es igual que entrar, pero si alguien quiere ahorrarse la entrada, desde la calle puede apreciar la necrópolis en su conjunto.



La entrada para la necrópolis y el museo no me costó tampoco ningún dinero. El Keramikos era el barrio donde vivían los alfareros y artesanos que tenían allí su taller, así como el lugar del cementerio de las importantes familias atenienses a partir del siglo IX a.c.

Recorriendo la Vía Lateral, me paré frente a la tumba de Demetria y Pamfilia, con un relieve en el que se representa al fallecido entre familiares y columnas conmemorativas.

Al llegar a la Vía del Oeste o Vía de las Tumbas, vi la tumba de Lisanias, con un bajorrelieve de Dexíleos, que murió en la guerra contra Corinto en el año 394 a.c. En el bajorrelieve se observa al guerrero a caballo alzando su espada contra el enemigo.




Más adelante vi la tumba del tesorero Dionisio de Cólitos, en la que hay un toro de mármol realizado en la segunda mitad del siglo IV a.c.

En el cruce con la Vía Sacra se encuentra la estela de Pitágoras. Al final de la Vía Sacra, la Puerta. Estaba fortificada por 2 torreones y por un muro que separaba la Vía Sacra del curso del río Erídano.

Por otra parte, la Vía de la Academia, denominada así porque era la carretera que conducía hasta la Academia de Platón, atravesaba la parte exterior del Kerameikos desde la puerta Dypilon (la principal puerta de entrada). A lo largo de su casi 1'5 km estaba flanqueada a los lados por tumbas de personajes ilustres, que eran construidas por el Estado. Junto a la puerta Dypilon estaba el Pompeion, que era el recinto en el que se hacían los preparativos de las Grandes Panateneas, que desde el Kerameikos se dirigían al Partenón. Fue construido en el siglo V a.c.


Vista la necrópolis me fui al museo, en el que se exponen piezas halladas en el Kerameikos. Entre ellas están por ejemplo los relieves originales de la tumba de Demetria y Pamfilia, la tumba de Lisanias o el toro de la tumba de Dionisio de Cólitos.



El Kerameikos se encuentra casi al lado del barrio de Gazi, que en otra época fue la zona industrial de Atenas y estaba bastante contaminada. Con el cierre de las fábricas en la década de los años 80 sufrió un proceso de reconversión y actualmente es una zona cultural con centros de exposiciones, restaurantes y zonas de copas. Una de los centros de exposiciones es Tecnópolis.

Sin perder tiempo volví hacia Plaka y fui a visitar en primer lugar el Museo de Instrumentos Populares, que está en una casa antigua enfrente de la Torre de los Vientos. La visita no se hace larga y pienso que es interesante con niños. De hecho había un grupo escolar de niños de 4-5 años aproximadamente en el rato que estuve allí. En los distintos expositores que hay, se muestran distintos tipos de instrumentos musicales. Además, hay unos auriculares en cada vitrina, con los que puedes escuchar el sonido típico de alguno de esos instrumentos.

Luego me fui caminando por Plaka siguiendo un recorrido similar al que hice el día del Museo Arqueológico, aunque en esta ocasión luciendo un sol espléndido.



Entré a la iglesia Agia Ekaterini y cerca de la plaza Syntagma a la iglesia bizantina de Sotira Lykodomou (o iglesia rusa). La iglesia tiene forma octogonal y uno de los aspectos por los que destaca es por su campanario, que está separado del resto de la iglesia.


Estuve chafardeando un rato por la plaza Syntagma y por la calle Ermou, pensando a ver dónde iba a comer, pero como eran las 12 y pico y me parecía demasiado temprano para comer, me volví hacia el hotel y me compré un hojaldre relleno de verduras en la pastelería Attika Aptonoieia, enfrente de la iglesia de Kapnikareas. Esperé un ratillo en el hotel antes de coger las cosas para ir hacia Rodas.
Ver Etapa: Tesoros arqueológicos de Atenas


Localización: Grecia Grecia
    Etapa:  Excursión por la Argólida      
Martes 15: La excursión del día iba a transcurrir por la Argólida, una de las regiones o provincias en las que se organiza la península del Peloponeso, unida al continente por el istmo de Corinto. Me dirigí hacia el hotel Arethusa, que era donde estaba el punto de encuentro a las 8:10. Allí, la persona de contacto de la agencia me llevó hasta el autobús que tenía que coger en la plaza de Syntagma. Se trataba de una furgoneta de unas 14 plazas bastante nueva y lujosilla, por lo que pensé que la excursión iba a ser realmente cómoda. Pero no, a los 5 minutos de salir volvió a parar un poco más abajo del Parlamento y resulta que la furgoneta en mi caso era sólo como lugar de espera del autobús en el que iba a hacer la excursión. La furgoneta en cuestión debía ser para un tour privado. Cuando llegó el autobús, éste era de Go Tours, así que supongo que la agencia Astoria Tours no es más que una mera intermediaria, por lo menos con las excursiones que no son privadas. El guía tenía un acento bastante marcado hablando inglés, pero por suerte se le entendía bastante bien en general.

Salimos dirección oeste por la costa, pasando por una zona de puerto bastante industrial y divisando el relieve montañoso de la parte norte de la península del Peloponeso. Al cabo de poco más de una hora hicimos una parada en un área de servicio y me extrañó, porque el guía había comentado que haríamos una parada para ver el Canal de Corinto. En realidad me despisté, porque con sólo caminar unos 300 metros o menos hubiese podido verlo, así que en ese momento me tuve que conformar con observarlo desde el autobús. Tras cruzar el Canal de Corinto ya estábamos en el Peloponeso, más concretamente en la Argólida, de camino a Epidauro. Durante parte de este trayecto se podía ver el golfo Sarónico (entre Atenas y el este del Peloponeso) y algunas de las islas que hay en él. Traté de hacer algunas fotos desde el autobús, pero fue casi misión imposible entre los bosques y las curvas de la carretera. Aparte del paisaje, me llamó la atención la cantidad de iglesias a escala muy pequeña situadas sobre postes en los arcenes de la carretera, sin duda para señalar puntos donde había ocurrido algún accidente. No había pocas, desde luego.

A Epidauro llegamos aproximadamente como en una hora más. El precio que había pagado por la excursión, 56€, no incluía comida ni el precio de la entradas. Pensaba que por discapacidad física no tendría que comprar la entrada, pero el guía me dijo que no, que eso sólo era posible para personas en silla de ruedas. Total, que tuve que pagar los 6€ que costaba y el guía me compró la entrada. Hubiese preferido ir yo directamente a la oficina de venta de entradas para ver si tenía que pagar o no. En el recinto se encuentra el santuario de Asclepio, construido inicialmente para honrar al dios de la Medicina. Acabó convirtiéndose en un lugar de peregrinación de enfermos, por las propiedades del agua con la que los sacerdotes los curaban. Los tratamientos, aparte de la purificación con el agua sagrada, consistían en la interpretación de los sueños de los pacientes, en base a los cuales los sacerdotes "recetaban" actividades para la sanación, como paseos, otras actividades físicas y pasatiempos. Por este motivo se construyeron edificios adicionales como el gimnasio y el teatro.

La parte del yacimiento correspondiente al santuario, el templo de Artemisa o el gimnasio, no la vimos y fuimos directamente al teatro. Fue construido en el siglo IV a.c, con gradas de 54 filas y una capacidad de hasta 14000 personas. En el centro se encontraba el altar dedicado a Dionisio. La acústica del teatro era excelente, en especial en 3 puntos equidistantes del altar, en el que se situaban los actores. Es debido a esa acústica y al estado de conservación con el que ha llegado a la actualidad, que todavía se celebran espectáculos en él.


Después de la correspondiente explicación del guía fuimos a hacer una breve visita del museo, en el que se encuentran diversos objetos del yacimiento. Llama la atención la colección de objetos quirúrgicos que hay en una de las salas.


Abandonamos Epidauro y atravesando la Argólida hacia el sur, llegamos al golfo de Navplio, donde íbamos a hacer una "visita breve" de la localidad de Navplio. ¡Y tan breve! Sólo consistió en una parada de 15 minutos junto a un descampado para hacer una foto panorámica de los castillos que hay en la localidad. O sea, que ni siquiera estuvimos en la misma Navplio. Importante centro turístico, no fue importante en la antigüedad, si bien es cierto que desde la Edad Media fue objeto de disputas entre venecianos y turcos, a cuyos imperios perteneció en diversos momentos. En cuanto a los castillos:

- El castillo de Pasqualigo en la isla de Bourtzi, construido en el siglo XV durante el dominio veneciano para proteger el puerto. Posteriormente fue fortalecido por los turcos. Actualmente se celebran eventos durante el Festival de Música del verano.


- Palamidi: Sobre esta colina situada a más de 200 m de altitud sobre el nivel del mar, hay una fortaleza veneciana construida a principios del siglo XVIII. Está conectada con Navplio por una escalera en zig zag de más de 800 escalones, aunque también hay carretera.

- Acronavplio: Colina bajo la que se extiende la ciudad y en la que hay varios castillos. El castillo de los Francos (siglo XIII); el castillo del Toro (siglo XV), que alberga actualmente un hotel: el castillo de los Griegos, construido durante la época bizantina (siglos XII y XIII).


Y llegaba el turno de Micenas. Llegamos con el tiempo un poco ajustado, teniendo en cuenta que en invierno el horario de cierre es a las 3 de la tarde. Como en Epidauro, me tocó comprar otra entrada, de 8€ en esta ocasión. Incluía la visita de la acrópolis y del Tesoro de Atreo, en la necrópolis. En el foro había leído que no es una visita que merezca la pena, debido al estado de conservación. Y es verdad. Tiene el interés histórico, se puede poner en contexto la visita al Museo Arqueológico y el paisaje es agradable, por lo menos en marzo, cuando todo está bastante verde, pero no mucho más. Desde la entrada se pueden observar los restos de los muros de la Acrópolis, pero una vez en lo más alto, no se puede decir que se vea algo interesante.


Según la leyenda, Micenas ya estaba habitada durante los milenios IV-III a.c, si bien adquirió más importancia durante el dominio de los aqueos en torno a los siglos XVI-XIII a.c. Durante el siglo XIV a.c se construyeron tanto el palacio como la muralla y fue la época de mayor riqueza. Según la Orestíada (trilogía clásica), cuando el rey Agamenón regresó a Micenas después de la guerra de Troya, fue asesinado por su esposa Clitemnestra y por su amante Egisto. Como venganza, el hijo de Agamenón, Orestes, mató a ambos, ganándose la ira de las Erinias (personajes mitológicos femeninos, personificación de la venganza, que perseguían a aquellos culpables de cometer crímenes), hasta que obtuvo del perdón de los dioses. No está comprobada la existencia verídica de este personaje.

La subida hasta el "palacio", en lo alto de la acrópolis, se realiza por un camino en zig-zag empedrado en ciertos tramos. Como estaba lloviznando había que ir con cuidado para no resbalar. Lo más significativo de este camino es la entrada a la ciudad por la Puerta de los Leones, llamada así porque en la parte superior está coronada por un bloque de piedra triangular en el que hay un relieve que representa dos leones sin cabeza.



Data de aproximadamente el 1250 a.c. Es a partir de esta fecha que la ciudad entra en decadencia, supuestamente por la invasión (no comprobada históricamente) del pueblo de los dorios.


A continuación, bajamos nuevamente hasta el parking y nos acercamos hasta la tumba de Atreo. Se accede a ella por un pasillo y tras atravesar la puerta, se accede a una cámara circular. Hay otra estancia más pequeña en la que se encontró el tesoro, renombrado como tesoro de Agamenón, cuyos objetos están expuestos en el Museo Arqueológico. La visita no fue muy cómoda que digamos, porque había un grupo enorme de estudiantes en el interior, bastante gritón por cierto. En cuanto a la estancia anexa del tesoro, no pude percibir apenas nada, salvo cuando alguien hizo una foto con flash.


Acabado el programa turístico del día, fuimos a comer a un restaurante del pueblo de Micenas. El grupito de personas que no habíamos contratado el almuerzo nos sentamos en una mesa aparte para comernos nuestra comida y estuvimos hablando de lo que habíamos visto y nos quedaba por ver en nuestros respectivos viajes por Grecia. Del menú turístico que estaban sirviendo, me alegro de no haberlo pedido. Creo que no era gran cosa.

Iniciamos la vuelta ya a Atenas, aunque por el camino hicimos otra breve parada de 10 minutos para que los despistados que no habíamos visto el Canal de Corinto por la mañana, lo hiciésemos ahora. Esta vez no se me escapó. El Canal de Corinto, permite el tránsito del tráfico marítimo entre el golfo Sarónico (Atenas) y el golfo de Corinto, dando un acceso más rápido al mar Jónico. En tiempos de Alejandro Magno primero y de Nerón más tarde, se quiso abordar un proyecto de construcción del canal, pero no fue hasta la década de 1880 que se llevó a cabo. Esta obra de ingeniería está excavada a lo largo de más de 6 km, con una anchura aproximadamente de 25 metros y una profundidad de 8 metros.


Llegamos a Atenas, a la plaza Syntagma después de las 6 de la tarde.
Ver Etapa: Excursión por la Argólida



Etapas 1 a 3,  total 8
 1  2  3  siguiente siguiente



Votaciones al diario
  Puntos Votos Media
Mes actual 0 0
Mes anterior 0 0
Total 65 13
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 189 Visitas mes actual: 185 Total visitas: 3838

  Últimos comentarios al diario  Grecia continental y Rodas
Total comentarios 11  Visualizar todos los comentarios

meha  meha  06/07/2016 20:59   
Un viaje muy interesante y muy bien narrado, con todo detalle. Recuerdo el atardecer en el Cabo Sunion como un momento sublime

miguelang031075  miguelang031075  06/07/2016 21:37   
Gracias por los comentarios. Todas las expectativas que llevaba con Grecia se han cumplido y me ha gustado prácticamente todo lo que he visto (y eso que durante muchos años me dio pereza viajar a este país) y la gastronomía. A ver si repito en alguna ocasión. Merece la pena.

Arkita  Arkita  07/07/2016 12:40   
Comentario sobre la etapa: Regreso a España y conclusiones
Me ha gustado mucho tu diario, es un viaje q tengo pendiente y tambien tengo minusvalia fisica asi que me a sido d gran ayuda tu diario, te lo dejo estrellado. Gracias por compartirlo

Brigantina  Brigantina  09/07/2016 00:07   
Estupendo diario!! Muy ameno de leer y con mucha información útil para futuros viajeros (entre los que espero encontrarme porque es un destino al que le tengo ganas)... qué mas se puede pedir!! Cinco estrellas muy merecidas!

ssusana  ssusana  13/07/2016 08:09   
Como buena enamorada de Grecia que soy...me ha encantado tu diario!!
En mi opinión has hecho un viaje muy completo, visitando lo más auténtico del país.
Gracias por compartir la experiencia, especialmente por los comentarios al respecto de las minusvalías que serán muy apreciados por la gente que los necesita

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ

Foros de Viajes
Pais Tema: Viaje a Grecia - Consejos, información, dudas, opiniones
Foro Atenas, Grecia y Balcanes Foro Atenas, Grecia y Balcanes: Foro de Grecia: Atenas, Atica, Peloponeso, islas Cicladas, Egeo, Creta, Rodas y Chipre. Balcanes: Bulgaria, Albania, Antigua Yugoslavia: Croacia, Serbia, Macedonia, Montenegro, Bosnia y Eslovenia.
Ultimos 5 Mensajes de 540
710395 Lecturas
AutorMensaje
Maitepanh
Maitepanh
Travel Adict
Travel Adict
Abr 19, 2014
Mensajes: 69

Fecha: Lun Jun 05, 2017 07:11 pm    Título: Re: Viaje a Grecia - Consejos, información, dudas,...

Hola a todos. Quería dejaros una consulta en relación con las formas de pago en Grecia. Estamos haciendo cálculos sobre el dinero que llevaremos en efectivo y tenemos.dudas. Iremos a Atenas (el hotel ya esta pagado), varios ferries (ya pagados). En las islas (mico nos, paros, naxos y santo) tenemos reservados alojamientos en pequeños hoteles y apartamentos. (Los alojamientos sin pagar). Algunos alojamientos parecen aceptar tarjetas pero en comentarios vemos que alguno solo acepta efectivo. Para el resto de gastos (algún alquiler de coches, comidas, visitas, compras...) no sabemos cuanto...  Leer más ...
Indialuna
Indialuna
Zone Moderator
Zone Moderator
Ene 20, 2008
Mensajes: 14310

Fecha: Lun Jun 05, 2017 11:19 pm    Título: Re: Viaje a Grecia - Consejos, información, dudas,...

Hola
Aunque los hoteles acepten tarjeta, muchos si aceptan, suelen preferir efectivo, incluso lo comentan, ya sea por mail o allí.

En tabernas si aceptan tarjeta en muchas, supers igual. No es un país que yo suela pagar con tarjeta mucho, es ya costumbre, en cambio en otros países casi todo
becaira
becaira
Indiana Jones
Indiana Jones
Jul 16, 2010
Mensajes: 2873

Fecha: Mar Jun 06, 2017 09:20 am    Título: Re: Viaje a Grecia - Consejos, información, dudas,...

Coincido con Indialuna. Siempre he pagado con tarjeta los alojamientos, al igual que los alquileres de coches y en gasolineras y no he tenido problemas. Pero también es cierto que compruebo que acepten tarjeta antes de ir si no lo pone claramente en la web de reservas (un simple e-mail es suficiente para asegurarte). En muchas tabernas aceptan tarjetas y en supers grandes también (en las pequeñas tiendas de barrio ya es más difícil), aunque yo para esos gastos prefiero ir con efectivo. Vas a islas muy turísticas así que no creo que tengas problemas para usar la tarjeta en muchos...  Leer más ...
Indialuna
Indialuna
Zone Moderator
Zone Moderator
Ene 20, 2008
Mensajes: 14310

Fecha: Mar Jun 06, 2017 10:01 am    Título: Re: Viaje a Grecia - Consejos, información, dudas,...

El año pasado pregunté a todos los alojamientos por la forma de pago
Uno me hacia descuento por pagar en efectivo
Otro me pidió que mejor efectivo, aunque tarjeta tienen
Y otros dos que como yo quisiera
Maitepanh
Maitepanh
Travel Adict
Travel Adict
Abr 19, 2014
Mensajes: 69

Fecha: Mar Jun 06, 2017 10:37 am    Título: Re: Viaje a Grecia - Consejos, información, dudas,...

muchas gracias, confirmáis la impresión que teníamos. contactaremos con los alojamientos para hacernos una previsión un poco más realista.
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ




All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Google + Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad