Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


Praga en tres días y medio -Diarios de Viajes de Checa Rep.- Mint787
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: Praga en tres días y medio  -  Localización:  Checa Rep.  Checa Rep.
Descripción: Un viaje para descubrir lo que nos ofrece la capital checa
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:


Etapas 1 a 3,  total 9
 1  2  3  siguiente siguiente



Etapa: Cruzando un puente lleno de historias y misterios  -  Localización:  Checa Rep. Checa Rep.
Fecha creación: 26/07/2016 16:09  
Compartir: 
Compartir:

Con toda la belleza acumulada todavía fresca en la retina, se hace muy difícil empezar. Praga impacta, y mucho. La han llamado Praga la dorada, Roma del Norte, Corazón de Europa y sea cual sea el sobrenombre, seguro que ninguno le hará justicia.

Cuando algo se hace difícil, lo mejor es empezar por el principio. Aterrizamos en el aeropuerto Vaclav Havel pocos minutos después de las 10 de la mañana de un caluroso lunes de finales de junio.

Sin ninguna corona checa en el bolsillo, el primer reto es conseguir llegar a la ciudad de una forma sencilla y barata. Fácil, muy fácil, sobre todo si cuentas con la inestimable ayuda de Janek, un simpático joven checo que en su canal de youtube va publicando pequeños vídeos, ninguno de más de cinco minutos, con guías y consejos para hacer mucho más fácil tu visita a Praga.

Siguiendo su consejo, nos dirigimos a la salida D frente a la cual se encuentra la parada del autobús 112 que nos llevará al centro de la ciudad. En la misma parada hay tres máquinas para sacar el billete, dos pequeñas y una grande. Es la grande la que permite pagar con tarjeta de crédito. Seleccionamos el inglés (a no ser que sepamos checo) y compramos el billete de cuatro zonas y 90 minutos que nos costará 32 coronas checas, poco más de un euro.

En unos 15-20 minutos llegaremos a Nádrazi Veleslavín donde bajaremos (nosotros y mucha otra gente con maletas) para tomar la línea A del metro en dirección Depo Hostivar –por supuesto con el mismo billete- hasta Mustek, que es la parada del centro de Praga y también la más próxima a nuestro hotel.

Poco más de 30 minutos después de dejar el aeropuerto nos encontramos ya a la puerta de nuestro hotel. Se trata del Jungmann, un pequeño establecimiento –tan solo 12 habitaciones- perfectamente situado en la encrucijada entre la ciudad vieja y la ciudad nueva, justo al inicio de la plaza Wenceslao.

El hotel tiene excelentes críticas tanto en Booking como en Tripadvisor, y la verdad, son merecidas, no defrauda. Una ubicación excelente, una habitación limpia, cómoda, espaciosa y silenciosa, un personal atento y colaborador y un desayuno estupendo, lo hacen altamente recomendable.

Una vez descargado el equipaje en la habitación, nos dirigimos a cambiar moneda. Vamos a la oficina de cambio EXCHANGE, situada en el cruce de las calles Kaprova y Maiselova.

Es la recomendación tanto de Janek como la mayoritaria del Foro. Vamos con el cupón de promoción que nos garantiza un mejor cambio.

Ya con el dinero en el bolsillo, nos disponemos a iniciar en serio nuestra visita a Praga.

De camino a la oficina de cambio hemos tenido ocasión de ver la plaza de la ciudad vieja y el famoso reloj astronómico, pero ya los disfrutaremos con calma más adelante. Ahora nos dirigimos al puente de Carlos con la idea de pasear por Malá Strana.

El hambre aprieta, es hora de comer y nos decidimos por Lokal, una tradicional cervecería / local de comidas checo. La comida buena, la cerveza mejor, el precio excelente y, la primera de las sorpresas, el servicio impecable.

Hemos de confesar que íbamos un tanto expectantes y con prejuicios sobre la fama de los camareros y camareras checas, pero, la verdad, nuestra experiencia en este y en todos los lugares donde fuimos fue perfecta. Rápidos, atentos y correctos, no sé qué más se puede pedir.

En Lokal, un escalope de cerdo rebozado (smažený vepřový řízek) acompañado de puré de patatas (Brambor Kase), un gulasch con su guarnición de pan, dos cervezas de medio litro (un tercio de lager, un tercio de negra y un tercio de espuma), nos costó 484 coronas en total.

En los restaurantes checos el servicio no está incluido y es lo normal dejar un 10% sobre el precio para el servicio. La costumbre es decir que lo añadan a la cuenta. Como no sabemos checo, es muy útil llevar algo para escribir y apuntar el total que queremos que cobren en la misma cuenta o en una libretita aparte.


Con el estómago reconfortado nos dirigimos al Museo Franz Kafka, apenas a unos minutos de donde nos encontramos. No tenemos intención de entrar, es un museo recomendable para seguidores del escritor, pero no es nuestro caso, lo que queremos ver es la fuente de David Černý que se encuentra en su exterior. Un curioso montaje de dos personas orinando sobre el mapa de la República Checa. No es ni la única ni la más extravagante de las obras de Černý que tendremos ocasión de conocer durante nuestra estancia en Praga.

Saliendo del museo aprovechamos para ver una de las curiosidades de la ciudad, la calle más estrecha de Praga, apenas unas escaleras que unen la calle U Luzickeho semiare con el río. Como no caben dos personas han tenido que poner semáforos para regular la circulación por las escaleras. La calle desemboca en la terraza del restaurante Certovka.

Ahora nos acercamos al puente que cruzamos por debajo para dirigirnos al Muro de John Lennon, un atronador bombardeo de colores.


John Lennon nunca estuvo en Praga, pero desde su muerte ha sido una presencia constante en la ciudad. Pocas horas después de conocerse su asesinato, este pequeño espacio de Malá Strana apareció pintado con su imagen, alrededor de la cual empezaron a proliferar textos reivindicativos, frases de sus canciones y consignas políticas de rechazo al régimen. Las autoridades pintaron varias veces el muro de blanco y llegaron a instalar cámaras de seguridad, pero siempre volvía a aparecer completamente pintado. Al final se rindieron, teniendo que aceptar estos pocos metros cuadrados como un espacio de libertad de expresión dentro de un régimen que consideraba la música de los Beatles como subversiva.

Dejando atrás el Muro de John Lennon recorrimos de nuevo el puente para llegar a la calle Karlova y llegarnos al Klementinum.

En el lugar que ocupa hoy el puente de Carlos se encontraba un antiguo puente de piedra conocido como el Puente de Judit que fue destruido por una inundación en 1342. El rey Carlos IV decidió construir un nuevo puente, la primera piedra del cual se colocó el año 1357, el día 9 de julio, a las 5 horas y 31 minutos, o lo que es lo mismo 1-3-5-7-9-5-3-1, una sucesión nada casual en un rey en extremo aficionado a todo lo sobrenatural.

El hecho de que todas las cifras del nacimiento del puente sean impares es porque se consideraban mucho más favorables, el día elegido tampoco es casual, el 9 de julio de 1357 se produjo una extraordinaria conjunción del Sol con Saturno algo que decidió al rey.

Carlos IV no solamente era amante de lo sobrenatural, también era en extremo místico y muchos detalles del puente lo son en función de su devoción y para nada fruto del azar.

Así, el día del solsticio de verano desde la torre de la Ciudad Vieja se puede ver como el sol se pone exactamente sobre el lugar donde reposa San Vito en la catedral que lleva su nombre. Un espectáculo único en la Europa medieval que atraía a cientos de personas.


No es este el único fenómeno que tiene que ver con la luz y el sol. El mismo día del solsticio de verano, al mediodía, la sombra del pedestal del león de la esfera de la torre de la Ciudad Vieja toca ligeramente el extremo derecho del águila de San Wenceslao lo que se conoce como el "beso de la sombra”.

El puente y las torres continúan guardando muchos misterios, algunos de los cuales se descubren con el tiempo. En 1978, con ocasión de una obras menores aparecieron debajo del techo de la torre dos frases en latín escritas sin espacios entre las palabras Signate, signate, mere me tangis et angis y Roma, tibi subito motibus ibit amor, ambas frase son palíndromos, se leen indistintamente de derecha a izquierda y viceversa. A pesar de no tener sentido se dice que en ellas se oculta una fórmula de poder, lo que se conoce como la Trampa mágica, un conjuro para proteger a la torre, al puente y a la ciudad. Inscripciones de este tipo eran comunes en edificios religiosos de diferentes partes de la Europa medieval.

Con tanto misterio no podía faltar un fantasma que recorriera el puente, se trata de la mujer del maestro de obras. La leyenda cuenta que lo que los hombres construían durante el día, el diablo lo destruía por la noche. Harto de ello, el maestro de obras pactó con el demonio que, a cambio de dejarle construir el puente, el diablo se llevaría el alma de la primera persona que cruzara el puente. El maestro de obras trató de engañar al diablo pero éste fue más listo y consiguió que la primera persona que cruzara el puente fuese la esposa del maestro.

Desde aquel día el fantasma de la mujer del maestro de obras recorría a medianoche el puente en forma de Dama Blanca, figura muy querida en las leyendas checas, hasta que un día un campesino se apiadó de las quejas del fantasma y le dijo: "¡Que Dios te ayude, almita, y que te dé la paz eterna!" con lo que consiguió que el fantasma encontrará definitivamente la paz.

Paz no es precisamente lo que se tiene al cruzar el puente junto a cientos de personas, pero no hay otra. Somos muchos los que queremos disfrutar de la ciudad.

Una vez pasado el puente tomamos la calle Karlova para llegarnos al Klementinum. A pesar de ser uno de los lugares más abigarrados de Praga, con un poco de paciencia podemos disfrutar de los lugares que esconde, así en el número 2 encontramos el Palacio Colloredo-Mansfeld, con un portal muy bonito. En el número 4, el Museo Johannes Kepler, en la casa donde vivió el astrónomo. En el número 3, el Hotel U Zlaté Studny, un edificio histórico del siglo XVI con la fachada decorada con santos de Bohemia. En el número 18, la Casa de la Serpiente Dorada, donde en 1713 se instaló el primer café de la ciudad. Y finalmente, en la fachada del número 22, está la figura modernista de la princesa Libussa, legendaria fundadora de Praga.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Cruzando un puente lleno de historias y misterios



Etapa: La belleza está en el interior  -  Localización:  Checa Rep. Checa Rep.
Fecha creación: 26/07/2016 16:49  
Compartir: 
Compartir:

Praga es una ciudad sumamente hermosa por fuera, pero por dentro es todavía mejor si cabe. Hay visitas obligadas y el Klementinum es una de ellas. Desafortunadamente, para aquellos que nos gusta disfrutar de las cosas con calma, la visita solo puede ser en grupo. Sale una cada hora en punto y dura unos 50 minutos.

Actualmente el Klementinum es la sede de la Biblioteca Nacional, pero en tiempos albergó un seminario jesuita, una gran Universidad y hasta la sede de la Inquisición. Fue un importante centro de poder de los jesuitas y está estrechamente ligado a la historia y a la cultura de Praga.

Mientras se espera que empiece la hora de la visita, un buen entretenimiento consiste en localizar los 15 relojes de sol que están distribuidos por los cinco patios del Klementinum. Nosotros aprovechamos para dejarnos llevar por lo que parece un reclamo para turistas teniendo en cuenta la proliferación de paraditas que hay por toda la ciudad: degustar un trdlo.

El trdlo es una masa de harina de forma cilíndrica y hueca en su interior, aromatizada con canela, que se asa en las brasas. Se puede comer sin otro aditamento o bien con un relleno de fruta o de helado. Será un reclamo turístico, pero la verdad es que está bueno y después de las caminatas interminables, el calor, el madrugón y el largo viaje, se agradece infinitamente el chute de azúcar.

Tres son los lugares imprescindibles a visitar, la Capilla de los Espejos, la Torre Astronómica y la Biblioteca Barroca. Para nuestra desgracia, la Capilla no era accesible el día de nuestra visita y nos tuvimos que conformar con las otras dos.


Es muy difícil describir la sensación que experimentas cuando se abren las luces y aparece ante ti la Biblioteca. Un ohhh profundo sale de las gargantas de todos los reunidos ante un espectáculo de tanta belleza. Si bien todo son inconvenientes, no se puede fotografiar, no se puede entrar y se ha de ver desde un extremo y con poco tiempo, no por ellos deja de impresionar. Es un lugar único y excepcional: las estanterías, los libros, los globos terráqueos, los frescos de Jan Hiebl… todo forma un conjunto único y perfecto.

La Torre Astronómica tiene unos 70 metros pero la subida se hace por etapas y con tranquilidad, está al alcance de cualquiera. Una vez arriba, la vista sobre el castillo y la Ciudad Vieja merece mucho la pena.


A la salida del Klementinum giramos por la calle Husova para acercarnos a otra de las curiosas obras de David Černý, la del Colgado. Sigmund Freud sujetándose para no caer al vacío. La escultura, en palabras del autor, “representa las necesidades del hombre de decidir conscientemente entre vivir o rendirse”.

De camino a la plaza de la ciudad vieja pasamos por la plaza Malé (Malé Namesti), un precioso rincón que ha perdido todo su encanto al estar completamente ocupado por las terrazas de los bares que la pueblan. Se hace difícil encontrar el pozo y la rejilla que lo protege y que teóricamente presiden el centro la plaza, pero aún y así merece la pena verlo.

Llegados a la plaza de la ciudad vieja nos encaminamos al ayuntamiento. Son dos las cosas que queremos visitar, el subterráneo y la torre. Para el subterráneo no tenemos tiempo, se ha acabado el horario de visitas (quedará pendiente para otro día), afortunadamente todavía podemos subir a la torre.

A la torre se accede por el edificio del ayuntamiento en la entrada donde está la oficina de información turística. Allá podemos tomar un ascensor que nos llevará al tercer piso donde comprar le entrada a la torre y tomar otro ascensor que nos llevará al mirador de la parte superior. Una vez allá las vistas sobre la plaza y sus diferentes edificios son magníficas. Empezamos ya a identificar y familiarizarnos con algunos de los edificios que imprimen un carácter único a la ciudad. Observamos la silueta de la Torre Astronómica, que acabábamos de visitar, la magnífica iglesia de Tyn, la Torre de la Pólvora, el imponente complejo del castillo con la catedral de San Vito emergiendo majestuosa de entre sus muros, el Teatro Nacional…

De regreso a la plaza es hora de ver el reloj astronómico en funcionamiento.


El Staromestský Orloj, el reloj astronómico de Praga, construido en el siglo XV, es probablemente uno de los objetos más misteriosos diseñados por el hombre. Es el único sobre la tierra que mide la hora babilónica, importante para la magia y la alquimia. También mide otros dos tipos de hora, el cuadrante astronómico, con forma de astrolabio, indica la hora solar y las posiciones del sol, la luna y Venus, y la esfera con números romanos indica la hora de la Europa central.

Parte de su leyenda radica también en el empeño que pusieron los nazis en querer destruirlo en los que fueron los últimos días de la segunda guerra mundial. Nazis y esoterismo es una suma que siempre da como resultado una enigmática leyenda, pero en este caso la realidad siempre es mucho más prosaica. En los subterráneos del ayuntamiento estaba instalado un hospital de campaña y un centro de dirección de la resistencia checa que sublevó Praga en los últimos días de la II Guerra Mundial, de ahí los bombardeos sobre el ayuntamiento que prácticamente destruyeron el reloj.

A pesar de ser uno de los mecanismos más extraños y complejos de la tierra, los secretos de su funcionamiento no están escritos. El conocimiento de sus engranajes se transmite de generación en generación. De maestro relojero a maestro relojero. Otakar Zámecník, el encargado actual, necesitó cinco años para estudiar todas las piezas y convertirse en 1994 en el decimosexto relojero. Su antecesor, Josef Valasek, fue el encargado de repararlo al acabar la guerra mundial.

A cada hora en punto comienza el mecanismo de las figuras: La muerte tira de una cuerda, las dos ventanas se abren y comienza el paseo de los doce apóstoles encabezados por San Pedro que lleva una llave dorada y terminando por San Pablo que lleva una espada y un libro. Junto a la muerte, tres estatuas que simbolizan los pecados medievales: la vanidad (un hombre con un espejo), la avaricia (un judío con una bolsa de dinero) y la lujuria (un turco con una mandolina) niegan con la cabeza, mientras la muerte asiente, reafirmando que nadie se libra de ella. Cuando todo ha terminado, canta un gallo y suenan las campanas.

La verdad, se tarda más tiempo en explicarlo que en verlo, pero no deja de ser un espectáculo curioso. Al finalizar, incluso la gente aplaude. A tener en cuenta que debido al gran número de personas que se concentran cada hora para verlo, es también el lugar donde más carteristas se reúnen para trabajar, hay que tener mucho cuidado con las pertenencias.

Sabemos que invariablemente regresaremos en más de una ocasión a la plaza pero no por ello dejamos de dar un sencillo paseo para admirar todo lo que nos ofrece.


A la derecha de la entrada al Ayuntamiento está la casa U Minuty, decorada con unos impresionantes esgrafiados, y morada del omnipresente Kafka durante su infancia.

Medio escondida detrás de las casas que rodean la plaza está la Iglesia de Nuestra Señora de Tyn, con sus espectaculares torres. Queremos visitarla, pero hoy es lunes y cierra todos los lunes, tendremos que volver otro día.

Es prácticamente imposible hacer un recorrido por todos los edificios que rodean la plaza y que merecen verse con detenimiento: el Palacio Golz-Kinsky, la Casa de la campana de piedra, la Iglesia de San Nicolás de la Ciudad Vieja, la Casa del unicornio blanco, la Casa Storch, la Casa del carnero de piedra… los mejor es dejarse llevar y disfrutarlos poco a poco.

Por la calle Celetná nos acercamos a la Torre de la Pólvora. Hay numerosas cosas a observar en la calle Celetná y para mí, sobre todo, la Casa de la Virgen Negra, uno de los pocos edificios cubistas del mundo. Unos metros más allá, se alza la Casa Municipal, la obra cumbre del modernismo checo. Habrá tiempo de hacer una visita con más detenimiento, ahora prácticamente solo estamos paseando de regreso al hotel para descansar un poco antes de salir a cenar.

Por suerte para nosotros, a 50 metros del hotel está U Pinkasu, la primera cervecería que sirvió Pilsner Urquell. Cenamos un filete de carne de cerdo ahumada (uzená krkovice), un solomillo en salsa de crema (Svíčková) y dos cervezas de medio litro por 478 coronas.


A lado de U Pinkasu está la única farola cubista del mundo. Obra del arquitecto Emil Zajícek es una curiosidad ineludible. Vale la pena verla tanto de día como de noche.

Al salir nos acercamos dando un paseo por el río hasta la Casa Danzante, la obra de Frank Gehry y V. Milunic inspirada en Ginger Rogers y Fred Astaire, que se ha convertido en un moderno icono de Praga. No tiene término medio, o la aborreces o te encanta. A nosotros nos encantó.


Pasamos también delante del edificio del Banco Checo General de Reaseguros y que actualmente es la sede del Instituto Goethe, con una impresionante fachada modernista.

De regreso al hotel pusimos fin a lo que fue nuestra primera y densa jornada en Praga.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: La belleza está en el interior



Etapa: El Castillo que todo lo ha visto y todo lo ve  -  Localización:  Checa Rep. Checa Rep.
Fecha creación: 26/07/2016 18:52  
Compartir: 
Compartir:

Después de un sueño reparador y un reconfortante desayuno, tomamos la línea A del metro en Mustek, dirección Nemonice Motol, y bajamos en la estación de Malostranska donde tomamos el tranvía 22 para bajar en Pražský hrad. Nos encontramos ya frente a una de las entradas al recinto del castillo.

Por 250 coronas compramos la entrada del circuito B, la que nos permitirá visitar la Catedral de San Vito, el antiguo Palacio Real, la Basílica de San Jorge y el Callejón del Oro. En el momento de abonar la entrada, nos informan que, con motivo de una ceremonia litúrgica, la catedral no será accesible hasta la 1 del mediodía, demasiado tarde para nuestros planes, así que aprovechando que la entrada es válida para dos días decidimos visitar el resto del castillo y regresar mañana a primera hora para la visita de la Catedral.


Poco después de nuestra llegada comienza una de las ceremonias de cambio de guardia en el patio que hay entre la fachada del antiguo Palacio Real y la magnífica Catedral de San Vito, que domina todo el recinto y nos parece absolutamente espléndida. El cambio de guardia más espectacular del día es el de las 12 del mediodía, frente a la puerta principal del castillo, pero el que se despliega ante nosotros –son la 10 de la mañana- no está nada mal.

Por mucho que los uniformes de la guardia sean los que encargó el presidente y autor de teatro Vaclav Havel al diseñador de vestuario de la película Amadeus, no dejan de ser bastante vulgares. Son mucho más interesantes los del trío que va a caballo y que corresponden al antiguo imperio austro-húngaro.

Dejamos los desfiles y las fanfarrias y entramos en el antiguo Palacio Real donde está una de las joyas del recinto del Castillo, la bóveda gótica del Salón Vladislav.


Fue la sala no religiosa más grande de la Praga medieval. Se utilizaba para bailes y festejos, mercado e incluso torneos de caballeros. Actualmente es el lugar donde prestan juramento los presidentes de la República checa.

Desde el salón se puede salir a la terraza exterior con unas magníficas vistas sobre Malá Strana. Por una esquina se accede también al ala Ludwig, importante porque fue aquí donde se produjo la Defenestración de Praga en 1618, cuando los gobernadores católicos fueron arrojados por la ventana por los protestantes dando así inicio a la Guerra de los Treinta Años.

Afortunadamente para ellos, los arrojados por la ventana sobrevivieron al caer sobre un montón de estiércol, aunque prefiero no imaginarme en qué estado quedaron.

Continuamos nuestra visita al castillo por la románica Basílica de San Jorge, que pese al colorido de su fachada tiene un interior sumamente austero. Es el edificio religioso más antiguo del castillo.

A continuación nos dirigimos al Callejón del Oro, una pequeña calle flanqueada por diminutas viviendas de estilo manierista que fueron construidas para alojar a los guardias del emperador Rodolfo II y sus familias. Más tarde se instalaron un buen número de orfebres que fueron quienes le dieron el nombre por el que lo conocemos hoy.


Es recomendable entrar en todas las casitas que se pueda, pero hay que fijarse especialmente en tres.

En la número 22 vivía Ottilie, hermana de Kafka, quien se alojó aquí durante un año, en 1916, para que su hermana lo cuidara de la tuberculosis que padecía.


El número 14 fue la residencia de Matylda Průšová, más conocida como Madame de Thebes, la más famosa de las videntes de Praga. Fue torturada y ejecutada por la Gestapo por predecir la muerte de Hitler y la derrota de Alemania. En la reproducción de su casa se puede ver el salón donde leía las cartas.

Finalmente, en el número 12 vivió Josef Kazda, un historiador y amante del cine que durante la ocupación nazi escondió en su casa cientos de rollos de películas checas impidiendo así su destrucción. Las paredes de su casa están decoradas por carteles de cine y, como no podía ser de otra manera, los rollos se amontonan por toda la casa.

Hace un día espléndido y eso, para visitar el Callejón del Oro, es una mala noticia. Si la niebla hubiese hecho acto de presencia tal vez, y solo tal vez, hubiéramos podido ver la casa del callejón que, según la leyenda, solo se aparece los días de niebla y únicamente pueden ver las personas nacidas en domingo. Esa aparición tiene lugar en lo que se conoce como "El muro de la última farola" y es una preciosa leyenda que aparece en la novela de Gustav Meyrink, El Golem. Un personaje que volveremos a evocar en la visita al barrio judío.

Salimos del callejón y nos dirigimos al Palacio Lobkowicz, no para visitar su colección de pintura, sino para disfrutar paseando por su magníficos jardines que son una terraza excepcional sobre la ciudad.

Por las escaleras del interior del Palacio Lobkowicz regresamos a los patios del Castillo y nos dirigimos ya a la salida de la puerta principal para encaminarnos a la iglesia de Nuestra Señora de Loreto y al Monasterio de Strahov.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: El Castillo que todo lo ha visto y todo lo ve

Etapas 1 a 3,  total 9
 1  2  3  siguiente siguiente



Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 56 12
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 377 Visitas mes actual: 229 Total visitas: 6093

  Últimos comentarios al diario  Praga en tres días y medio
Total comentarios 10  Visualizar todos los comentarios

mint787  mint787  25/08/2016 15:28   
Muchísimas gracias Chary40 por tus palabras, la verdad es que es una ciudad que se disfruta mucho y te deja con ganas de más. Espero volver y volver a contarlo y que también lo paséis muy bien en vuestra visita.

ssuuss  ssuuss  04/11/2016 16:21   
Pedazo de diario!!!! Me ha encantado!! Lo utilizaré para preparar mi viaje a Praga. 5* para ti!

licantropo  licantropo  12/03/2017 19:06
¡Lástima que no encuentro el emoticono del aplauso! Una maravilla de diario. Me va a ayudar muchísimo en mi viaje. Lo que me parece es que andáis muchísimo! Estoy cansada nada más que de leerlo, uf! Te dejo todas las estrellas

mint787  mint787  13/03/2017 16:07   
Lo siento ssuuss, se me pasó tu comentario. Gracias por tus palabras, espero que te fuera muy bien el viaje a Praga.

mint787  mint787  13/03/2017 16:08   
Muchas gracias licantropo, es cierto que nos gusta caminar, pero tampoco es para tanto, la ciudad tiene muchos rincones para descansar un ratito y hay que aprovechar. Disfrutar de la ciudad que merece la pena.

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

Foros de Viajes
Ciudad Tema: Viajar a Praga: Dudas, qué ver, vsitas, información
Foro Europa del Este Foro Europa del Este: Foro de viajes a Rep. Checa, Hungria, Polonia, Rumanía, Eslovaquia... Praga, Budapest, Varsovia, Cracovia, Bratislava, Bucarest.
Ultimos 5 Mensajes de 967
851791 Lecturas
AutorMensaje
fergon1
fergon1
Super Expert
Super Expert
Sep 13, 2009
Mensajes: 526

Fecha: Lun Oct 16, 2017 02:39 pm    Título: Re: Viajar a Praga: Dudas, qué ver, vsitas, información

Tanto como recomendable tampoco, solo os servirá para ir al castillo o a la iglesia del niño Jesus de Praga.
Pero el resto lo tendreis que ver a pié, en travia no.
Y peligroso tampoco, salvo que los niños se van a aburrir de tanto tranvia.
peonia
peonia
Super Expert
Super Expert
Jul 19, 2007
Mensajes: 825

Fecha: Mar Oct 17, 2017 09:30 am    Título: Re: Viajar a Praga: Dudas, qué ver, vsitas, información

caiman01 Escribio:
hola a todos,

he leido por ahi que el tranvia numero 22, nos hace una ruta por todo lo mas importante de praga y q es recomendable tomarlo???

lo veis peligroso para ir con dos niños de 11 y 14 años???

gracias por vuestro tiempo.

Nosotros nos hemos movido por Praga con dos niños de 6 y 9 años y no hemos sentido inseguridad en ningún momento. En Praga no cogimos ningún transporte, excepto el de ir del aeropuerto al centro que cogimos autobus y tranvía y todo perfecto!!
chamiceru
chamiceru
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Feb 05, 2009
Mensajes: 29696

Fecha: Mar Oct 17, 2017 10:21 am    Título: Re: Viajar a Praga: Dudas, qué ver, vsitas, información

caiman01 Escribio:
hola a todos,

he leido por ahi que el tranvia numero 22, nos hace una ruta por todo lo mas importante de praga y q es recomendable tomarlo???

lo veis peligroso para ir con dos niños de 11 y 14 años???

gracias por vuestro tiempo.

Hola
Echa un vistazo al hilo de Transportes: Guiño
Transportes públicos en Praga
Saludos
Magpie
Magpie
Willy Fog
Willy Fog
Mar 29, 2010
Mensajes: 16761

Fecha: Mar Oct 17, 2017 10:31 am    Título: Re: Viajar a Praga: Dudas, qué ver, vsitas, información

Praga no tiene nada de peligroso, yo llegue sola de noche y estaba un poco preocupada pero luego vi que no tenia ningun motivo, es una ciudad muy segura. Ningun problema en absoluto para ir con los niños en el tranvia.
Zepequeño
Zepequeño
Travel Adict
Travel Adict
Abr 06, 2016
Mensajes: 43

Fecha: Mar Oct 17, 2017 01:43 pm    Título: Re: Viajar a Praga: Dudas, qué ver, vsitas, información

fergon1 Escribio:
Los que a mi me gustan más (voy todos los años) son el de la plaza del Reloj (Staromestske namesty, 2/12 a 6/1, suele tener espectáculos en vivo por las tardes) y Namesti Miru (20/11 a 24/12).
Gracias tomo nota, lo dejaré para noviembre 26, o inclusl pera ir el 2 de diciembre, creo que puede merecer la pena, a pesar de que haga mas frío, y así al menos aun tengo posibilidad de que no nos llueva. Muy feliz Confundido
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ




All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Google + Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad