Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Cuadernos Nipones (2007) -Diarios de Viajes de Japon- Thisboy
Indice
Indice
Diarios más leidos
Diarios más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Diarios más Votados
Diarios más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace
Localización: Japon Japon [Asia]
 Diario:  Cuadernos Nipones (2007)   
Thisboy  Autor:    Fecha creación:  Compartir este diario: 
Descripción: Esta es la historia de nuestro viaje de novios por este maravilloso país. Fue en 2007 y dejó en mi mente un recuerdo imborrable.

Índice de Etapas del Diario: Cuadernos Nipones (2007)







  Comenzar a leer Comenzar a leer

Etapas 1 a 3,  total 7
 1  2  3  siguiente siguiente


Localización: Japon Japon
    Etapa:  Etapa 0 – Preparación del Viaje      
Haciendo limpieza en las estanterías he encontrado mi diario de viaje que hicimos 2007 a Japón (es lo que tienen las reformas, que al hacer y deshacer cajas descubres cosas que no sabías que tenías, jeje).
Cuando decidimos casarnos mi mujer y yo, y fijamos como destino Japón, me pareció que sería el mejor sitio donde nunca iba a estar. Si bien es uno de mis destinos preferidos de todo el mundo, luego descubrí que nací para ser Neozelandés, jeje. Pero ese viaje lo podéis encontrar en este otro diario: link de diario de NZ.
En fin, lo que voy a contar aquí es el maravilloso viaje de novios que disfrutamos mi mujer Lourdes y yo durante dos escasas semanas (se me hizo cortísimo y me hubiera estado tres meses jeje).
Como preparación estuvimos consultando el foro de viajeros.com. Creo que era la primera vez que lo usábamos, y luego ya pasó a ser nuestra primera (y a veces única) referencia a la hora de preparar cualquier viaje (y no han sido pocos: Japón y China, Tailandia, Nueva Zelanda, Estados Unidos, Escocia, Sicilia, etc).
Aparte de eso, hicimos un cursillo de “Japonés para el Viajero” en la Casa Elizalde en Barcelona, que nos pareció bastante curioso (no sé si muy útil o no, pero por lo menos aprendimos palabras básicas y costumbres que pudimos usar alguna vez).
Como dije en el diario de la West Coast de EEUU, en esa época no había tripadvisor (o no estaba extendido aquí) y no había los smartphones con wifi, gps, etc, que son tan comunes hoy. Así que aparte de la documentación imprimida y una guía de Lonely Planet de Japón, poco más teníamos. Por eso la preparación del viaje es más importante aún que hoy en día, que tienes internet en casi cualquier lugar.

Por último, comentar que los precios son de ese momento, y la equivalencia de euros vs yenes también. Ahora supongo que estará todo un poco más caro, sobre todo porque el cambio de moneda es bastante peor. En el 2007 100 yenes eran aproximadamente 100 pesetas, es decir, unos 0,60€, y comer y todo el general nos salió bastante bien de precio.

Aquí está el diario. Espero que os guste.

NOTA --- En cuanto pueda subo las fotos. Las tengo que buscar y seleccionar.
Ver Etapa: Etapa 0 – Preparación del Viaje


Localización: Japon Japon
Día 0 (Martes 4 de Septiembre)

Son las 12.05h y estamos en el Prat esperando a coger el avión para Milán. Vamos con un poco de retraso (media hora), pero nos dicen que cogeremos el enlace sin problemas.
Pues coger lo cogemos, pero por los pelos (15 minutos hemos tenido en Milán entre salir de un avión en vuelos nacionales y entrar en otro en internacionales, teniendo que cruzar toda la terminal y unos pasillos interminables). Hemos corrido como nunca, pero hemos entrado en el avión jeje.


Día 1 (Miércoles 5 de Septiembre)

Se nos pasa el día volando (literalmente jaja), y llegamos a Japón a la hora prevista, sin más complicaciones.

La peor suerte de ese transbordo maldito en Milán la han tenido nuestras maletas. Así que a la llegada a Tokio Narita nos pasamos media hora en las oficinas de Aliatalia reclamando. Se supone que llegan al día siguiente. Por lo demás el viaje bastante cansado (NOTA - era el primer viaje intercontinental que hacía) .

En fin, al cabo de un rato vamos a la estación de tren de la Japan Railway , activamos la Japan Rail Pass) , cogemos un tren hasta Tokyo Station y otro de la línea Yamanote (de la JR), la línea circular que te lleva a casi todas partes. Nos bajamos en Ochanumizu. Vamos muy ligeros (lo único bueno de que hayan perdido tus maletas, jeje). El metro es para dedicarle una mención muy especial. Esa publicidad, ese colorido y cartelacos por todas partes, y la gente con sus móviles viendo pelis, o la TV, mientras yo no puedo ni pillar cobertura. Los anuncios de las paradas de metro, que se pasan un ratazo hablando por los altavoces. Me paso todo el viaje con la boca abierta jaja.

Salimos a la calle y sigo estupefacto. Todo está súper-limpio, las calles sin un papel de plata ni de cualquier tipo, ni un mínimo boquete, con las líneas perfectamente pintadas, como si las acabaran de asfaltar.

Nos fijamos en la cantidad de máquinas expendedoras de bebidas que hay por la calle (ya lo había leído, pero es una pasada).

Evidentemente como siempre que llegas a un ciudad nueva, nos perdemos un poco. Pero enseguida se acerca un chico muy amable que nos ofrece acompañarnos hasta nuestro destino, el Hotel Edoya. Explicamos como podemos a la recepcionista que nos han perdido las maletas y que nos las traerán directamente al hotel (les hemos dado la dirección en Alitalia). El sitio es muy chulo. Está en el barrio de Ueno, que aunque no es el centro, está bastante cerca y tiene conexión con las principales líneas de JR y de metro. Nuestra habitación es estilo Ryokan (habitación tradicional con cama futón estilo japonés), y es súper grande, con tatamis por doquier, y una mesita baja de comedor, con té incluido. Te dejan en la habitación zapatillas y yukata (para el hombre) y kimono (para la mujer). En el precio entra el desayuno que es buffet con cosas tanto japonesas como occidentales. Incluso enfrente de recepción hay un PC con conexión gratis a internet.

Una vez descargados con las poquísimas pertenencias que llevamos, (NOTA - no habíamos metido ni una muda de emergencia en el equipaje de mano, ya que nunca nos había pasado esto y éramos un poco Newbies en esto de viajar por el mundo; aunque nunca nos ha vuelto a pasar. Un par de mudas mínimo siempre en la mochila jaja) , volvemos a la calle. Vamos a comer al primer sitio que vemos abierto, comida rápida japonesa. Nos pedimos un menú que tiene sopa de miso, una especie de Oyakodon con arroz, cebolla, carne de ternera con salsa, huevo duro, etc, acompañado de té verde. Lourdes se pide un estofado de cerdo con arroz. Nos está todo buenísimo, y encima salimos a 800 y pico yenes (NOTA – como he dicho en la introducción, en 2007 la equivalencia era 100 Yenes casi 100 pesetas, así que os podéis imaginar que barato nos salía todo) .

Salimos de nuevo a la calle y vemos que el cielo está muy encapotado. De hecho, al día siguiente hay previsto que pase un tifón y por eso nos hemos cambiado la visita a Nikko para el sábado. Al cabo de un rato se pone a llover, pero podemos visitar algunas cosas.

Primero de todo vamos al barrio de Asakusa, y nos acercamos al templo de Sensoji, y la calle tapada de tiendecitas estilo mercadillo donde puedes comprar de todo. El resto del barrio nos parece más normalillo, sin grandes edificios.

Luego nos acercamos a Ginza, que me parece espectacular (NOTA – era la primera vez que veía rascacielos y flipé) . El centro económico y comercial de Tokyo (y de Japón!!). Edificios gigantescos con grandes almacenes, carteles por todas partes, anuncios que son inmensos, neones por doquier. Me recuerda al genial manga de Akira (y la peli). Entre toda esta “contaminación” lumínica encontramos también el Waco (una “clock tower” bastante antigua) y el Kabukichiro, el teatro Kabuki más famoso de Tokyo.

Entre tanto rascacielos entramos en el edificio de la Sony, donde se puede tocar tecnología, ver demos, y probar productos de los más avanzados que hay en el mercado (y bastante más avanzado que en Barcelona jeje).

También entramos luego en la tienda Apple (NOTA – Aún no había en Barcelona ninguna por aquella fecha) . Está llenísima, con todo el mundo comprando sin parar.
Después de dar una vuelta por Ginza, nos vamos hacia Akiba (Akihabara), el Electric Town de Tokyo. Aún lo flipo más allí: edificios de siete plantas dedicados por entero al ocio, grandes almacenes de productos electrónicos, luces y más luces…

A la salida de la estación de la Yamanote vemos unas cuantas chicas vestidas de rosa vendiendo algo, y un hombre cartel anuncio; no doy abasto con tantos estímulos visuales. Entramos en unos grandes almacenes de electrónica, electrodomésticos, etc solo por dar una vuelta, y luego nos vamos por una calle repleta de minibazares (estilo mercadillo también) donde venden desde enchufes, ladrones, cables, hasta portátiles, cámaras de fotos, miniTVs, reproductores de DVDs,…

Acabamos nuestros pasos en un centro recreativo, también de 7 plantas, donde sigo alucinando. Hay una planta entera de juegos de lucha (Dead or Alive, Street Figher, y muchos más). Otra planta de simuladores: coches, motos, futbol. En otra hay unas cápsulas de unos juegos que a las que no entré. Luego hay como una planta y media de máquinas tragaperras de los tipos más curiosos, e incluso máquinas de poker, de blackjack, cuanta ludopatía.

Pero la mejor planta es la cuarta, donde hay un Guitar Hero, cuatro máquinas en paralelo de Winning Eleven (en Europa llamado Pro Evolution), y dos pistas de DDR (el típico juego de baile en una plataforma de flechas). Aquí me echo una partidita y no lo hago muy mal, ya que en casa tengo una alfombra de esas de baile para PC. También hay otra recreativa de estilo DJ donde hay un tío encorbatado jugando y haciéndolo muy bien. En fin, los Japos son unos viciados.

Cuando nos cansamos de dar vueltas nos volvemos a Ueno Station y bajamos hacia nuestro hotel. De camino compramos un poco de comida para llevar (obentos varios) y un pastelito.

Cenamos en nuestra mesita de la habitación, con los batines puestos, y viendo programas súper-cutres en la TV. Como en la habitación hay termo, podemos calentar la comida y cenar tan ricamente. Y al rato a estrenar nuestro futón. Se duerme de lujo, es tremendamente cómodo.


Día 2 (Jueves 6 de Septiembre)

Como suele pasar cuando tienes mucha prisa y pones un despertador, es que no suena, así que nos hemos dormido. Lo había puesto a las 7.15h, pero el móvil (que aquí realmente es un troncomóvil y no sirve para nada más que para hacer de reloj) lo tenía con la hora europea, y las 9h nos despertamos habiendo dormido genial.

En fin, bajamos a desayunar, poniéndonos hasta el ojo de todo (salchichas, huevos, etc, de momento no me he atrevido con el desayuno estilo japonés), y luego cogemos JR más un tren de la Rainbow Line (que tiene un ventanal gigante en la parte de delante y va sin conductor, por lo que todos los turistas se ponen delante del todo para ver el paisaje, que es increíble, ya que los raíles van muy por encima del suelo, entre los grandes rascacielos de la capital nipona). Nuestro destino, Odaiba, una isla artificial creada hace dos siglos como fortificación y que está llena de lugares de ocio.

Como predecía el parte meteorológico, hoy ha llegado el tifón, así que lluvia y viento (sobre todo) a tope. Por suerte, por la mañana aún nos respeta un poco el tiempo. Nos acercamos a la Estatua de la Libertad que tienen aquí (mucho más pequeña) y hacemos unas fotos. Luego nos vamos a ver dos grandes almacenes: el Aquacity y el Docks, ambos de 7 u 8 plantas, abarrotados de ropa, juegos, etc. Cientos de japoneses curiosean por sus tiendas. De ahí nos vamos a refugiar al edificio de Fuji TV, que ofrece una parte de sus instalaciones al público. Pagando 500 yenes se puede subir a un observatorio en la planta 25 usando un ascensor de cristal ultra-rápido que te deja sin respiración cuando luego bajamos. Las vistas arriba son impresionantes. El observatorio tiene forma de esfera y es bastante chulo.
De allí nos vamos a otro centro comercial gigante, llamado Palette Town, que tiene dentro a su vez varios centros comerciales. Nos llama la atención uno de ellos llamado Venus Fort que tiene dentro un montón de tiendas con estética del siglo XVIII, casi todas de artículos para las chicas. En el pasillo central entre tiendas encontramos una exposición de muñecas Blythe, todas vestidas de mil maneras. Impresionante. Nos gusta tanto que nos compramos un libro de fotografías de las muñequitas esas jaja.

En estos centros comerciales nos dedicamos a comprar un poco de ropa, ya que las mochilas aún no nos han llegado. Lo bueno es que por una vez en la vida habíamos contratado un seguro de viaje, y luego pasamos las facturas de todas estas prendas de ropa y nos devolvieron el dinero.

Para comer encontramos un restaurante dentro del mismo Venus Fort y comemos Gyozas, Yakisoba y birras por menos 20€.

Cogemos de nuevo la Rainbow Line y nos vamos a Shinjuku. Llueve bastante pero por suerte alterna lluvia con momentos de sequía, aunque el viento es cada vez más fuerte (es lo que tiene un tifón).

Decir que la estación de Shinjuku tienes más salidas de las que he visto nunca en mi vida. Pero por suerte cogemos la correcta.

Este barrio es mágico. Llegamos sobre las 16.30h y empezamos un recorrido que sale en la Lonely Planet. Y aunque nos perdemos por el camino al final vemos todos los puntos que destacan. La visita empieza en la Torre Alta, lugar de reunión de multitud de jóvenes. Se trata de un centro comercial con una mega pantalla impresionante en lo alto de la entrada principal.

Luego seguimos por una calle muy ancha que cruza una zona de grandes almacenes (Isetan a la izquierda y Mitsukoji a la derecha). Rodeando Isetan nos metemos por las callejuelas del Golden Gai, llenas de pubs y locales de mala reputación. De aquí vamos al Kabuki-Cho, el barrio rojo, lleno de salas de fiesta, clubs XXX, pubs, etc. En medio hay unos mega cines (sala Kowa). Vamos callejeando pero no para de llover y cada vez hace más viento, por lo que nos metemos en una cafetería a tomar una especie de frappé y observar a la gente pasar (deporte nacional aquí en Tokyo). Como curiosidad, en esta calle hay un restaurante con una máquina expendedora en la que metes dinero, seleccionas los platos y te sale un papel con el menú elegido para que te vayas a tu mesa a que te sirvan la comida (todo es muy moderno y extraño aquí).

Después de descansar un rato y ver que llueve menos seguimos paseando y entonces nos cae el diluvio. Vamos de portal en portal hasta llegar al restaurante Tsunahachi, situado detrás de las galerías Mitsukoshi. Tremendísimo, súper-recomendable. El sitio es muy bonito, nos sentamos en un tatami en el suelo. El personal muy atento y educado. Incluso nos traen una anguila para que le hagamos fotos. Explican cada plato que traen. Y la comida brutal, el menú que pedimos consta de un tazón de sopa de miso, siete piezas de tempura y té, por supuesto. Y la cervecita que nos pedimos. Todo por 4000 y yenes los dos (menos de 30€!!!).

A la vuelta de cenar saliendo de la línea JR Chobu en Ochanumizu nos encontramos de lleno de nuevo con el tifón. El puente de Hijiri-Bashi es terminal para mi paraguas de los chinos (traído de Santa Coloma). Prácticamente se desintegra. Mientras, al de Lourdes comprado aquí en Tokyo se le rompe sólo una varilla. Ni que decir tiene que acabamos de agua hasta en el carné de identidad. Pero no hay nada que no arregle una buena ducha.


Día 3 (Viernes 7 de Septiembre)

Hoy cogemos un tren con destino Yokohama. El viaje se nos hace eterno, ya que los trenes se retrasan mucho (debido al tifón). Primero hemos ido a Yamashita-Koen (un parque situado al lado del mar, bastante normalito). Hemos visto de lejos el Hikawa-Maru, un antiguo buque que se puede visitar, aunque nosotros hemos decidido ir a ver Chinatown. Son varias callejuelas llenas de restaurantes y tiendas de souvenirs, no tiene mucho más. El templo chino de Kantei-Byo ha sido lo más interesante. Después nos hemos acercado al Yokohama Daisekai que lo vendían como un museo de cultura pero hacían pagar para ver según qué zonas. Así que hemos pasado. De allí nos vamos al Minato Mirai 21, una zona de edificios impresionantemente altos. Hemos visitado los Grandes Almacenes del edificio Landmark, el más alto de Japón, pero no hemos subido al mirador porque hacía muchísimo viento.

Visitado Yokohama nos volvemos a Tokyo, más concretamente al barrio de Shibuya. Parecido a Shinjuku pero con menos marcha: mega centros comerciales, muchos restaurantes, aunque nada a destacar (todo muy occidental). Hemos probado uno de los restaurantes con máquina expendedora. Por 400 yenes hemos comido 2 tipos diferentes de Gyoza elegidas obviamente al azar. Estaban muy buenas.
A destacar la pequeña colina donde están situados los Love-Hotels. Nos hemos quedado con muchas ganas de probar uno.

Aunque lo mejor de este barrio es el Scramble Koutasen, es decir, el mega cruce de calles en la salida Hachikō de la Estación de Shibuya, en el que cada vez que se pone el semáforo de peatones en verde (los cuatro sentidos se ponen en stop) pueden pasar cienes y cienes de personas. ¡¡Una pasada!!

Después de voltear por aquí un rato, como estamos muy cansados, nos vamos hacia el hotel, y a la 23h ya estamos durmiendo.


Día 4 (Sábado 8 de Septiembre)

Nos hemos levantado temprano (7h) para ir hacia Nikko. A las 8.14h salía el tren y hemos llegado por los pelos. De hecho nos teníamos que subir en el vagón 12 y nos hemos subido en el 4; y como eran dos trenes juntos hemos pasado la mitad del viaje en el vagón de primera clase. Hemos cogido nuestro primer Shinkansen (tren bala) y la verdad es que es muy cómodo, y súper-rápido.
Cuando hemos llegado a Nikko nos hemos encontrado con Cristian y Rosa, una pareja de Berga (Barcelona) con la que conocimos el primer día cuando nos perdieron el equipaje, aunque no nos habíamos vuelto a ver (como es pequeño Tokyo jaja). Nos pasamos todo el día de Nikko juntos.
El pueblo está en medio de las montañas, rodeadas de bosques, y es famosa por sus templos y algunos onsen (aguas termales). Así que hemos comprado un pase combinado para ver cinco templos y nos hemos puesto a caminar.

Hay que decir que todo es precioso, súper bien conservado, y hay un montón de explicaciones (en japonés). Al ser sábado, todos los japoneses se han decidido a hacer turismo también, por lo que todo está a tope. A pesar de ello, la visita ha sido muy interesante y nos ha gustado mucho.
También es un must see (aunque tienes que pasar por ahí por huevos) el puente rojo de Shinkyo, que cruza el río Daiya y que es una reconstrucción de uno original del s. XVII. Es el típico que sale en las fotos de todas las guías.

Después de caminar muchas horas, nos vamos a comer al Hippari Dako (recomendado en la Lonely), un lugar genial, con dos abuelas camarera/cocinera/dueña que son muy simpáticas. La decoración es muy curiosa, ya que en todas las paredes (e incluso el techo) hay miles de dedicatorias de la gente que ha comido allí: tarjetas de visita, billetes de moneda de todos los países (euros, dollares, yuanes chinos, liras, etc), notas de agradecimiento, incluso un boleto de lotería primitiva. Yo, para no ser menos friky, he enganchado dos tickets 2x1 del Tibidabo jeje. La comida (que es lo más importante) pues genial. Las especialidades de la casa: gyoza, yakitori y yakisoba. Decidimos pedirnos una de cada. También pedimos yaki-udon (fideos gordos a la plancha con verduras y gambitas muy pequeñas). Aparte una cerveza, como no. Salimos a 2250 yenes por pareja. Baratísimo.

La verdad es que la relación calidad/precio de la comida en Japón es brutal. Comida barata y de buena calidad y con unas raciones grandísimas.

Después de comer volvemos a cruzar el puente para ir a dar una vuelta por la zona del abismo de Gamman-ga-fuchi, un paseo del 20 minutos por el bosque rodeado de multitud de estatuas Jizo (se supone que son protectoras de viajeros y niños). Como está un poco apartado estamos casi solos, y se respira una calma y tranquilidad tremendas. Al final de este paseo, subiendo por unas escaleras, nos encontramos un cementerio japonés en medio del bosque. Es muy chulo.
Cuando hemos acabado el paseíllo hemos vuelto caminando hacia la estación de Nikko de JR (20 minutos des del puente). Antes de coger el tren nos hemos tomado un capuccino y unos pastelitos en un sitio al lado de la estación.

Llegados a nuestra parada de metro por la tarde (JR Ochanomizu) visitamos un poco nuestro barrio. A 100 metros de la salida, al otro lado del puente, hay una iglesia cristiana llamada Nicholai-do muy curiosa (hay libertad de culto pero no se ven muchas por Japón). Y subiendo hacia el Hotel Edoya hay dos santuarios: el primero Yushima Seido que está cerrado por obras (NOTA – el diario es del 2007, supongo que ahora ya será visitable) ; pero el segundo sí que está abierto, el Kanda Myojin. Se trata de un par de templos muy chulos en una plaza que está al lado de un parking, bastante escondidos. Uno de los templos tiene una escultura de madera de un tsunami y en el centro un monje, muy curioso. Es la típica imagen que tiene mucha gente en cuadros, se llama “la Gran Ola de Kanagawa”).

La verdad es que el barrio que hemos elegido es muy tranquilo y está muy céntrico y bien conectado.
Por la noche nos vamos en metro al barrio de Roppongi, y se supone que habíamos quedado con estos chicos de Berga por la noche a las 21.30h en un restaurante, que cuando llegamos nosotros vemos que ya no existe (preguntamos y nos entendemos como podemos). Esperamos a la pareja hasta las 22h, pero como no aparecen (NOTA- ahora en el 2016 esto no pasaría con los móviles nuevos y las redes sociales jaja, pero en 2007 sin móvil no nada la cosa era diferente) , nos vamos a cenar cerca de allí, en un local llamado Sushizanmai. Nos sentamos en la barra y pedimos un combinado especial y otro especial Deluxe, y son tremendos. Aparte de las piezas de nigiri y maki que nos ponen (entre 10 y 15 cada uno, de salmón, atún, sepia, gambas, anguila, etc), también incluye sopa de miso, una pequeña ensalada, una especie de sopa a base de gelatina de tofu con verduras (que está como sólido, parece un flan) y una bola de helado de mandarina de postre. Y té verde gratis, como siempre. Y encima te van preparando las piezas de nigiri y maki al momento. Todo por 5400 yenes (unos 30 y poco euros, muy muy bien).

Un detalle curioso; uno de los nigiris que me han puesto, de gambas, estaba tan fresco que cuando me lo he metido en la boca he notado como un temblorcillo del cuerpo de la gamba; vamos, recién cogida de la pecera.

Luego, aprovechando que estamos en Roppongi, la zona más occidental y fiestera de Tokyo, decidimos vivir “un poco” de la noche nipona. Hay extranjeros por todas partes, todo abarrotado de pubs, discos, etc. Como no tenemos mucho rato (son las 23h y las 0.03h pasa el último metro, luego ya sólo hay taxis y son carísimos) nos metemos en un karaoke que vemos al lado, un edificio de varias plantas.
En nuestro caso nos vamos a la planta 7. No nos sale muy caro (nos cuesta 1020 yenes por persona y hora). Nos dan la sala 708, entramos y lo que vemos es una habitación pequeña con una TV enorme, unos micrófonos inalámbricos y un espejo detrás de la TV que ocupa casi toda la pared. También hay un aparato/mando que nos cuesta 15 minutos descifrar como va. Una vez descubierto, nos ponemos a cantar. La biblioteca musical es bastante divertida (Elton John, ACQUA, Beyonce, Madonna, etc).
A las 23.55h salimos de allí corriendo hacia el metro, y vemos lo peor de occidente en Tokyo: dos guiris borrachos semi-comatosos en el suelo, un chaval japonés con un pañuelo en la nariz y las manos llenas de sangre, etc. Vamos lo opuesto totalmente a lo que hemos visto hasta ahora en Tokyo. Donde hay occidentales se lía parda jajaja.

Volvemos a la “seguridad” de nuestro tranquilo barrio y sobre las 2h de la mañana a dormir.


Día 5 (Domingo 9 de Septiembre)

Y llegamos al último día de Tokyo. Esta mañana nos levantamos relajadamente (a las 9h) y después del desayuno completísimo tiramos hacia el barrio de Yanaka, al norte de Ueno. Es una zona muy tranquila, que tiene un cementerio inmenso. Esta zona es muy poco turística por lo que se respira calma por todas partes. Y como todo cementerio japonés, está rodeado de casas por todas partes, ya que la muerte en la cultura japonesa se trata de forma muy diferente, con mucho menos miedo, y la gente no huye de estos lugares.

Este barrio de Yanaka está lleno de casas tradicionales muy bonitas, y junto con el cementerio hacen un conjunto muy curioso, como transportándote a otra época, para nada se parece al resto de Tokyo.

Después de dar un buen paseo, nos volvemos a Shinjuku para coger la Chuo Line dirección Mitaka. Próxima parada: Museo Ghibli. Este museo está dedicado única y exclusivamente al gran Hayao Miyazaki; sus películas, sus dibujos, etc.

El museo es una pasada. Para empezar, coges un autobús en JR Mitaka que está hecho como un Neko-bus (ver la película “Mi Vecino Totoro”). Luego, entras allí y te imbuyes de la saga del genio Miyazaki. Todo está muy conseguido. Hay salas con todo tipo de detalle: figuritas de Totoro, de Porco Rosso, Nausica, etc; fragmentos de películas por aquí y por allá; máquinas de filmar antiguas, proyectores de cine. Hay alguna sala en la que explican el proceso de la creación del manga al estilo tradicional. Una sala imita el estudio de Hayao en su casa. Encuentras storyboards de algunas pelis, bocetos, maquetas; en fin, de todo. Incluso había un Neko-bus gigante de peluche (3 o 4 metros) para que los niños puedan entrar y jugar. Dentro está lleno de pulguitas de peluche (las motas de polvo aquellas de la peli de Totoro) pero sólo dejan entrar a los niños, jeje. También hay unas escaleras que dan a un patio súperior, donde se puede ver y tocar un “Gigante de Hierro” de cuatro metros y pico de altura (es genial). Luego hay algunas tiendas de merchandising, y claro, caes siempre. Nosotros nos hemos comprado un par de peluches varios.

A la salida del museo, en la que puedes encontrarte a un Totoro gigante, hemos ido paseando hacia la estación de tren de Mitaka y hemos comido en la misma estación, en un sitio en el que se usa la máquina esa de seleccionar los platos y recoger un ticket que llevas a la barra de la cocina. Nos hemos comido un gran bol de ramen exquisito. Aquí se come genial incluso en los chiringuitos de las estaciones de metro y de tren. Es una maravilla.

Una vez comidos hemos vuelto a Tokyo, concretamente al puente de Harajuku, siguiendo con el día manga-friky, con la misión de ver todo ese mundo del Cosplay (NOTA – en 2007 en España aún no era tan conocido todo el movimiento este del disfraz de personajes de series de animación japonesa). Hemos llegado sobre las 16h y está lleno de chicas disfrazadas de todo lo imaginable: góticas (vestidas totalmente de negro, con parches, cadenas, etc), señoritas del siglo XVIII estilo inglés (con parasol a juego y todo), personajes de series ánimes desconocidas por mí; incluso hay un tío disfrazado de sirvienta, y un abuelo disfrazado de mujer con dos pendientes que son dos minipeceras, con peces dentro y todo. En fin, una tribu muy especial. Nos hemos hecho fotos con bastantes de ellos/ellas.
Luego hemos ido a dar una vuelta al Yoyogi Park y al templo Meiji, donde hemos podido presenciar una boda tradicional, y nos hemos hinchado a hacer fotos. Nos hemos quedado fascinados con los vestidos tradicionales de la novia y de todos los familiares. Luego hemos vuelto al puente y hemos hecho más fotos de chicas Cosplay jeje.

Hemos cruzado el puente para meternos en el barrio de Harayuku (calle Omotesando) y hemos entrado en una tienda de juguetes de 5 plantas. Está lleno de peluches de todos los tamaños. Acabamos comprando más muñequitos de pelis de Hayao :P.

Para acabar el día manga nos vamos a Akihabara y entramos en la tienda Animate donde venden cientos de cosas relacionadas con el Anime y el Manga. Vamos con la intención de comprar figuritas de Bleach, Naruto o Death Note, pero están todas agotadas, así que para saciar mi frikismo me tengo que comprar el volumen número 1 de Bleach en japonés (por cierto, 400 yenes, al cambio 2,5€ o así, mientras que en BCN me cuesta cada uno 7,5€ WTF!!!!).

Para cenar nos vamos a un McDonnalds (hay que probarlo todo, jeje), que para variar es también más barato que en Barcelona (dos menús con patatas grandes por menos de 7€ (1100 yenes). Hay que decir que aquí los McDonnalds son mucho mejores, con camareros, todo súper limpio, la comida más buena, y como siempre, seguridad absoluta. Vemos un chico con un portátil que de repente se levanta y se va al lavabo, dejando el ordenador allí mismo en la mesa. Vuelve al cabo de un rato, y su portátil allí sigue. Haz eso en España.

En fin, después de cenar de vuelta al hotel para recoger las maletas, hacer una colada (tenemos lavadora y secadora en el hotel que va con moneditas) y a dormir. Mañana toca Kamakura (y abandonamos Tokyo con un gran pesar en mi corazón).

Por cierto, en el vagón de metro en el que íbamos hoy había unos carteles en los que ponía que de lunes a viernes de 7.30h a 9.30h eran exclusivos para mujeres (joder, como están de salidos en Tokyo para que tengan que separar a las chicas para no ser toqueteadas). Algo había leído, pero verlo en directo es más heavy.
Ver Etapa: Etapa 1 – Vuelo de Ida, Tokyo y alrededores


Localización: Japon Japon
    Etapa:  Etapa 2 – Kamakura      
Día 6 (Lunes 10 de Septiembre)

Nos hemos levantado y comprobado que está lloviendo otra vez. Hemos desayunado otra vez como si no hubiera un mañana, hemos recogido el equipaje y hemos tirado para Kamakura. En una hora estábamos allí. El pueblo es bonito, pero es un poco “guirilandia”. Todo está orientado hacia el turismo. Eso sí, es súper verde. Hemos salido de la “urbanidad” de Tokyo y esto es otro mundo. Todo son casitas de una planta (o dos como máximo) de madera, con árboles y plantas por doquier. Muy bonito.
Lo más interesante de aquí son los templos, así que hemos empezado por el Jochi-ji que es precioso e inmenso (los jardines son espectaculares). Pero como sigue lloviendo no podemos acabar de disfrutar todo lo que queríamos. Luego, ya sin lluvia, visitamos el Engaku-ji, que también mola mucho. Estos dos primeros están en la zona de Kita-Kamakura, que es la parada anterior del JR antes de llegar a Kamakura.

Luego volvemos con el tren a Kamakura y visitamos el Tsurugaoka Hachimangü, que tampoco está mal. Para finalizar cogemos un bus desde la estación de tren de Kamajura y vamos a ver el gran buda Daibutsu (14,4mts y 850 toneladas de cobre), una pasada (y dicen que el de Nara aún es más grande, vamos a flipar!!). Incluso hay dos sandalias de esparto del buda colgadas de una pared (tamaño gigante, claro está). Este buda está al aire libre. La historia cuenta que en 1495 hubo un tsunami que arrasó el edificio en donde estaba metido este buda, pero que la escultura se salvó. Acabada esta visita no hemos tenido tiempo para más, ya que el buda cerraba a las 18h, y el resto de sitios entre 16h y 16.30h (en Japón hay que ir siempre temprano a los sitios, sino no ves nada).

Volvemos caminando hacia el hotel y vivimos uno de los momentos que te dejan claro que la cultura japonesa es totalmente distinta a las otras. Vamos a un cruce de calles, y vemos que este cruce tiene un semáforo que actualmente está rojo para los peatones. Pues bien, los peatones (todos de allí) están haciendo una cola perfecta uno tras otro esperando que se ponga el semáforo en verde, a pesar de que hay como un kilómetro de visibilidad y no se ve ni un coche. Nosotros, evidentemente, gentuza occidental, cruzamos sin esperar al cambio de semáforo jeje.

Pues lo dicho, volvemos hacia el hotel (llamado New Kamakura), que no está mal (aunque el Edoya de Tokyo estaba muchísimo mejor), y descansamos un rato para ir luego a cenar. La verdad es que si volviéramos a hacer el viaje de nuevo a Japón no nos hubiéramos quedado a dormir en esta ciudad, ya que a partir de las 18h está muerta, no hay ni una alma por la calle. Mucho mejor es dormir en Tokyo y hacer un ida-vuelta a Kamakura. Pero si alguien quiere hacer noche aquí, pues este hotel está bastante bien también, y está al lado de la estación.

En fin, mientras estamos en la habitación nos dedicamos a empaparnos un poco de la cultura nipona, y que mejor modo de hacerlo que ver un rato la TV. Hemos visto un par de capítulos de una serie de anime de unos chicos que con magia encierran a unas bestias en unos cubos de cristal o algo así, muy curioso todo, pero claro sin entender japonés difícil enterarse de nada, juas.

A las 20.30h aprox nos vamos a intentar cenar algo, pero como digo antes, está todo muerto, así que acabamos en un supermercado Tokyu comprando comida para llevar. Aprovechamos que a última hora bajan los precios de los artículos frescos que no se han vendido, y compramos un pack de sushi al 50% (unos 380 yenes), unos tempuras de gambas y unos yakitoris. Nos lo hemos cenado en la habitación del hotel la mar de bien, viendo programas frikys, y luego a dormir.
Ver Etapa: Etapa 2 – Kamakura



Etapas 1 a 3,  total 7
 1  2  3  siguiente siguiente



Votaciones al diario
  Puntos Votos Media
Mes actual 0 0
Mes anterior 0 0
Total 5 1
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 102 Visitas mes actual: 90 Total visitas: 1043

Foros de Viajes
Pais Tema: Viaje a Japón: consultas generales
Foro Japon y Corea Foro Japon y Corea: Foro de viajes a Japon y Corea. Viajes a Japon: Tokio, Kyoto, Nikko, Nara, Osaka, Shirakawago, Monte Fuji, Hakone, Takayama, Hiroshima, Nagoya... Viajes a Corea: Seul, Busanz...
Ultimos 5 Mensajes de 1450
700400 Lecturas
AutorMensaje
erika2525
erika2525
Indiana Jones
Indiana Jones
Ene 15, 2014
Mensajes: 2619

Fecha: Dom May 21, 2017 12:13 pm    Título: Re: Viaje a Japón: consultas generales

Hola a todos
Estamos pensando en Japon para 2018...lp primero que queria consultaros..que epoca es mejor para viajar?? Preferimos que coincida con epoca de calor,pocas lluvias...

Tambien me ha surgudo una gran duda..con que zona lo combinariais de playa??? No se si en japon hay olayas que merezcan la pena tipo tailandia...sino quiza mejir trasladarnos a otra zona??? Filipinas se me ocurre..como lo veis??

Serian unos 16 dias en total...que zona debolaya me recomendais para combinar???
xansolo
xansolo
Indiana Jones
Indiana Jones
Sep 25, 2014
Mensajes: 1244

Fecha: Dom May 21, 2017 08:55 pm    Título: Re: Viaje a Japón: consultas generales

Eso ya son gustos personales de cada uno... yo personalmente no mezclaría... De los 16 días totales te quedarán 14 días para ver Japón... ya es lo justito para ver Tokio, Kioto y sus excursiones típicas... de hecho ni siquiera "perdería" el tiempo en playas (salvo una parada rápida si "tiene que ser" XD) ya que hay mucho que ver y el tiempo es limitado. En verano dicen que no es lo ideal (mucho calor, con humedad)... yo personalmente, si teneis libertad de elección, optaría por ir en primavera: entre los últimos días de marzo y primera quincena de abril, ya que es una de las épocas más...  Leer más ...
erika2525
erika2525
Indiana Jones
Indiana Jones
Ene 15, 2014
Mensajes: 2619

Fecha: Dom May 21, 2017 08:57 pm    Título: Re: Viaje a Japón: consultas generales

Hay alguna epoca de monzones??
Preferimos pasar calor e intentar evitar las lluvias.
La verdad que siempre intentamos tener unos dias de playa en nuestros viajes..asi qme gustaria tambien en este jjejej pero tengo q verlo con mas detenimiento
nari85
nari85
Zone Moderator
Zone Moderator
Ago 15, 2010
Mensajes: 23055

Fecha: Dom May 21, 2017 09:04 pm    Título: Re: Viaje a Japón: consultas generales

Recordad que pAra dl clima tenemos
www.losviajeros.com/fo... hp?t=86515

Y para playas
www.losviajeros.com/fo... hp?t=87476

Y

www.losviajeros.com/fo... hp?t=90532

Por favor utilizar los hilos específicos
Orbatos
Orbatos
Indiana Jones
Indiana Jones
Abr 25, 2013
Mensajes: 2154

Fecha: Dom May 21, 2017 09:06 pm    Título: Re: Viaje a Japón: consultas generales

Hay dos temporadas, una es el "Tsuyu" que es "la temporada de las lluvias" que suele ser en la zona de Tokyo en Junio /Julio, un poco entre uno y otro. Obviamente eso son fechas aproximadas, pero mas o menos por esas fechas. Agosto suele ser mas seco, pero con un calor tremendo y humedad bastante elevada. Luego en Septiembre tienes la temporada de tifones y no es raro que llueva. Tampoco es que caiga un tifon diario, la mayoría ni siquiera tocan Japón pero pasa, y cuando pasa se paran hasta los trenes mientras ocurre.
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ




All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Google + Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad