Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Dos semanas en Indonesia por nuestra cuenta y riesgo :-) -Diarios de Viajes de Indonesia- Dserarols
Indice
Indice
Diarios más leidos
Diarios más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Diarios más Votados
Diarios más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: Dos semanas en Indonesia por nuestra cuenta y riesgo :-)  -  Localización:  Indonesia  Indonesia
Descripción: Dos semanas recorriendo Borneo con sus oranguntanes, la isla de Java con templos y volcanes y Bali para ver más templos y arrozales.
Dserarols  Autor:    Fecha creación:  Compartir este diario: 


Etapas 1 a 3,  total 4
 1  2  siguiente siguiente



Etapa: Introducción y preparativos  -  Localización:  Indonesia Indonesia
Descripción: Describimos los pasos previos para preparar el viaje y algunas notas importantes a tener en cuenta sobretodo si se es novato en el rollo de los viajes con mochila.
Fecha creación: 06/08/2017 16:17   Compartir esta etapa: 

Aviso previo:
Realizamos este viaje en julio de 2015, pero por razones que no vienen al caso, hasta ahora no he podido publicar el diario. Dos veranos es mucho tiempo y soy consciente que habrá cosas que han cambiado; aún así estoy seguro que la gran parte de la información seguirá siendo útil. Para cualquier duda, quedo a vuestra disposición.


Introducción y preparativos

Guardábamos un gran recuerdo de nuestro último gran viaje, Vietnam y Camboya (http://www.losviajeros.com/Blogs.php?b=11523), así que intentamos buscar algo de sabor parecido…esto es sureste asiático. Leyendo comentarios y hablando con conocidos nuestros nos decidimos por Indonesia.

Indonesia es un país transcontinental a caballo entre Asia y Oceanía, con gran diversidad cultural y natural. Tiene nada más y nada menos que 260 millones de habitantes, siendo la mayoría de ellos musulmanes, aunque en función de la isla el porcentaje varía mucho. En Bali por ejemplo, la mayoría de habitantes son hinduistas. En un principio tuvimos alguna preocupación por coincidir nuestro viaje de pleno con el Ramadán. Habíamos leído que en algunas zonas rurales y aisladas el Ramadán para del todo la actividad, siendo complicado encontrar sitios para comer o para gestionar excursiones. Nada de eso ocurrió, salvo alguna anécdota que se contará más adelante.

Se trata además de un país de los llamados emergentes, que ha gozado de un buen impulso económico los últimos años debidos al petróleo y a una democracia joven y en progreso tras la caída de Suharto en 1998. Las desigualdades existen, sí, y el país tiene carencias de todo tipo, pero por lo que vimos la gente vive dignamente bien vestida, alimentada, con su moto y su teléfono móvil. Subrayo, al menos por lo que vimos y por lo que hablamos con los locales.

Indonesia es un país enorme formado por unas 17000 islas, aunque sólo pretendíamos recorrer algunas de ellas Muy feliz . Bromas aparte, lo que implica tanta isla y en un país como Indonesia es que se pierde mucho tiempo en los desplazamientos, ya sean en avión, barco o por tierra. Ya que el viaje sería de dos semanas, tuvimos que reducir lo que nos hubiera gustado hacer:

-Borneo: recorrido en barco a través del río Sekonyer que se adentra en el Parque Nacional de Tanjung Puting (https://es.wikipedia.org/wiki/Parque_nacional_de_Tanjung_Puting), donde se pueden ver orangutanes.
-Java: Isla donde se encuentra la prescindible capital, Yakarta, pero con un montón de sitios interesantes que ver. Ahí estaríamos en Yogyakarta (la capital cultural) para ver los templos de Prambanan y Borodubur así como los volcanes Bromo y Kawah Ijen.
-Bali: Evitando zonas turísticas como Kuta o Seminyak, nos centraríamos en Ubud desde donde visitaríamos templos y arrozales.

En un principio nos reservamos la posibilidad de alterar nuestra estancia en Bali y desde ahí ir a Labuan Bajo en Flores para visitar el Parque de Komodo, pero al final lo descartamos por ser demasiado apretado en la agenda.

Para ahorrarnos un desplazamiento interno nos decidimos por el recorrido Barcelona-Yakarta y la vuelta Bali-Barcelona. Por la buena experiencia que tuvimos con Qatar Airways y ya que la escala es más lógica geográficamente que Frankfurt o Amsterdam buscamos los vuelos en Qatar de nuevo, aunque al final nos decidimos por Emirates. El precio de los vuelos comprados a principios de abril fue de unos 600 EUR por cabeza, nada mal. La escala en Dubai, de 4 horas en la ida y 3 en la vuelta, sin ser perfecta era correcta.

Para visitar Indonesia no hace falta visado. Simplemente se requiere un pasaporte con validez mínima de seis meses y a la llegada a un aeropuerto principal se gestiona el llamado Visa on arrival: se paga 35 USD o el equivalente en EUR en función del cambio y listos. En el aeropuerto de Yakarta se puede pagar con tarjeta; nosotros no lo sabíamos y cambiamos unos USD sólo para este propósito, perdiendo algo en la operación. Así que la recomendación es que paguéis con Visa/Mastercard.

En relación a las vacunas recomendadas, tras la visita al CAP nos confirmaron que es necesaria la hepatitis A y B, la fiebre tifoidea y la antitetánica. Todas ellas ya las teníamos y la única que nos faltaba era la profilaxis contra la malaria. No es necesaria para toda Indonesia, pero para Borneo o Gili sí, así que nos recetaron Lariam.

En estos momentos hay dos opciones como profilaxis contra la malaria: Malarone y Lariam. La primera de ellas es más común y utilizada, se trata de una pastilla diaria empezando una semana antes de entrar en la zona de riesgo y acabando una semana después de salir. Lariam es una pastilla semanal empezando una semana antes y acabando cuatro semanas después. Ojo con la malaria porque es una cosa seria, así que seguid las instrucciones y no abandonéis las pastillas. La malaria o paludismo es una enfermedad MORTAL (si no hay tratamiento) transmitida por el mosquito anopheles que habita en zonas tropicales. A parte del fármaco conviene ir vestido con prendas largas de colores claros (pantalón y camiseta), no usar perfumes y rociarse con repelentes.

El botiquín

Nos llevamos: antidiarreico, analgésicos, antibiótico, suero, vendas, esparadrapo, tiritas, y líquido limpiamanos para poder limpiarnos si no teníamos acceso a un baño. Crema solar y repelente de mosquitos también imprescindible. Compramos también un citrobiótico de extracto de semilla de pomelo que nos tomábamos cada día mezclado con agua como prevención de la diarrea. Entre esto y la dieta de arroz, verduras y pescado no tuvimos ningún problema estomacal. Eso sí, el agua toda embotellada, incluso para lavarse los dientes, nada de hielo en las bebidas y la fruta y la verdura toda pelada o cocida.

Material

En un viaje tan largo y desconociendo si era posible adquirir según qué, nos pensamos muy bien lo que llevaríamos y lo que no. Finalmente optamos por dos mochilas grandes y dos medianas. Descartamos las maletas con ruedas porque el suelo no siempre es el más adecuado para rodar y en según qué transportes (por ejemplo un minibús) es mejor una mochila. Las mochilas pequeñas van bien para el día a día y para meter ropa de emergencia por si se pierde alguna maleta en los trayectos con avión.

Más cosas: el contenido. No sé vosotros, pero yo no tengo ropa para dos semanas, o al menos el tipo de ropa que queríamos llevar, así que optamos para llevar ropa para más o menos una semana y usar las lavanderías. Y además, llevamos ropa a la que teníamos un aprecio medio, por si se perdía o se estropeaba. Así que la maleta estaba formada por camisetas, pantalón largo, pantalón corto, un jersey y un chubasquero. El calzado, uno de trekking, otro abierto pero sujeto para poder caminar cómodo y chanclas. Para hacer las maletas, Laura y yo cruzamos algo de equipaje con la idea que si se perdía alguna maleta en los aviones (llegamos a coger hasta seis), al menos tendríamos algo de repuesto.

En Bali me hubiera gustado ir menos mochilero, al menos para ir a cenar en Ubud…pero todo no se puede tener y el espacio en las mochilas es oro. No tanto el peso, ya que con el tipo de ropa ni de lejos llegamos a los 18 quilos que permite Emirates. Tirando largo, nos quedamos en unos 11 quilos por mochila facturada.

Más cosas (moneda o gadgets)

Hicimos un presupuesto del efectivo que deberíamos llevar y lo llevamos en EUR repartido entre los dos, un total de 1000 EUR, que podríamos cambiar fácilmente en multitud de sitios. Es más o menos habitual poder pagar con Visa, pero no siempre, y cuando se puede se suele añadir un recargo de entre 1 y el 3%, que no es mucho pero todo suma.

Los enchufes son igual que los que usamos en España, así que no hacen falta adaptadores. Para las comunicaciones, buscamos hoteles con WiFi y casi todos los restaurantes tienen también, así que si no sois capaces desengancharos del mundo, no tendréis problemas. Finalmente no compramos ninguna SIM, aunque vimos buenas ofertas por si tenéis un móvil libre: si no me falla la memoria, se podían comprar SIM con 10 GB de datos por unas 20000 IDR (poco más de 1 EUR). Eso sí, lo que no sé es como era de buena la cobertura.

Por cierto, el seguro de viaje. No tenemos seguro privado (creo que según qué seguros médicos privados te dan algunas coberturas cuando estás fuera), así que sobra decir que para ir a según qué sitios un seguro de viaje es imprescindible. Hablo por supuesto de coberturas médicas y ya que estamos puestos, alguna que otra de viaje. En España estamos muy bien acostumbrados a que si nos pasa algo te vas a tu CAP o a Urgencias (en función de lo que pase) y ahí te atienden estupendamente, pero si estás en otro país….ya podéis ir preparando la Visa por un simple yeso de una pierna rota. Y si es algo peor como por ejemplo una lesión ocular o una apendicitis ni os cuento (ya no vale la pena hablar de repatriación de cadáver o lesión grave). Otras cosas más mundanas pero molestas como robo o pérdida de equipaje también pueden pasar. Encontraos una buena cobertura por unos 40 EUR que cubrían más o menos lo típico. En Internet hay buenos buscadores y comparadores, y si no, seguro que otros foreros os podrán ayudar.

Hoteles, transporte y desplazamientos

Nos movimos por tierra, mar y aire. Hay que tener en cuenta que Indonesia no tiene los mismos estándares que los países europeos, así que hay que estar prevenido cuando se calculan los tiempos necesarios para según qué desplazamientos. A modo de ejemplo, desde Yogyakarta hasta Probolingo (unos 360 quilómetros), estuvimos 13 horas en la carretera.

Sólo cogimos un avión, el que iba de Java a Borneo y volvía, y lo hicimos con Trigana Airlines. Habíamos oído cosas espeluznantes de las líneas aéreas indonesias y que ninguna de ellas superaría los controles europeos, pero salvo los retrasos tolerables en los dos trayectos (unos 40 minutos), nada más pasó. Como comentario, el único modo de comprar los billetes fue a través de http://ticketindonesia.info , que es un buscador tipo Atrápalo. En las webs de las compañías no se puede pagar con tarjetas emitidas en bancos europeos, así que hay que usar el portal mencionado.

Hay que acostumbrarse también a la informalidad de según qué transporte público. Salvo en los buses urbanos de Yogyakarta, nunca supimos cuál era el precio de un trayecto y tuvimos que creernos lo que nos decía un amable señor sin ningún distintivo que nos cobraba en efectivo dentro del bus y no nos daba ningún recibo. Ya hablaremos de eso más adelante.
Ver Etapa: Introducción y preparativos



Etapa: Borneo  -  Localización:  Indonesia Indonesia
Descripción: Parque Nacional de Tanjung Puting en Borneo. La escapada a la isla sólo tenía como propósito el crucero por el río con sus correspondientes paradas para ver los orangutanes.
Fecha creación: 06/08/2017 16:26   Compartir esta etapa: 

Lunes 6 de julio

Teníamos el vuelo al aeropuerto de Pangkalan Bun el dia 7 de julio a primera hora. Como habíamos llegado justo el día antes a Jakarta procedentes de Barcelona, reservamos un hotel al lado mismo del aeropuerto, el Swiss Belinn. Estaba bien de precio (39 EUR) y disponía de transporte gratuito (del hotel al aeropuerto, no al revés); nos iría genial para el día siguiente.

Aterrizamos, hicimos la cola para pagar el visado (35 USD por persona), luego una segunda cola para que con el recibo nos estamparan el sello en el pasaporte y después nos fuimos a por las maletas. Por cierto, este Visa on arrival se puede usar dos veces: es decir que si tenéis previsto volver a Indonesia en pocos meses (no recuerdo cuantos), no hay que pagar de nuevo.

Ya con las maletas, cambiamos moneda (cambiamos 600 EUR en total, lo que ilusos de nosotros creíamos que sería todo lo que necesitaríamos para las dos semanas). Conseguimos un cambio de 1 EUR=14.400 IDR y ahora tocaba buscar taxi; no teníamos ninguna referencia de lo que nos podía costar, aunque sabíamos que estaba a unos 10 minutos como mucho; así que nos propusimos un precio e intentamos conseguirlo. Después de regatear un poco y rechazar el primer taxista conseguimos un taxi por 100.000 IDR; creíamos haberlo hecho bien, pero en recepción del hotel nos dijeron que el máximo hubiera sido justo la mitad: 50.000 IDR (tres EUR y poco).

Así que poco más quedaba por hacer aparte de ir a dormir. Al día siguiente teníamos el vuelo a Pangkalan Bun.

Martes 7 de julio

El hotel tenía un servicio de shuttle gratuito, así que subimos y el conductor nos preguntó a qué terminal íbamos. El fantástico Google Now nos informaba que nuestro vuelo con Trigana salía de la Terminal 3 y así se lo dijimos. Pasamos por la uno, la dos y cuando llegamos a la tres no quedaba nadie en el minibús, qué raro. Cuando nos disponíamos a entrar en la terminal, un policía nos pidió los billetes y puso una cara rara…entró y en pocos segundos salió y nos dijo que Trigana no volaba en la T3, los vuelos nacionales de Trigana eran siempre desde la T1…¡vaya! Pues nada, a coger un taxi y a la T1, y sin regatear mucho porque había prisa (50.000 IDR).

Llegamos a la T1 rezando para que el aeropuerto estuviera ordenadito y sin muchas colas, no nos quitábamos de la cabeza las dos horas de cola que hicimos en El Cairo sólo para poder facturar. Pero afortunadamente, entramos y justo enfrente ya teníamos el mostrador de Trigana; facturamos en un momento y en nada ya estábamos en la puerta de embarque. ¡¡Ufff!!

Ahora que estábamos más relajados pudimos apreciar lo bonita que era la T3. Pequeña, pero rodeada de vegetación tipo tropical y con una arquitectura más oriental, nada que ver con la T1 de Barcelona o la T4 de Madrid. Así que nos relajamos y con 40 minutos de retraso embarcamos…tanta prisa para nada. Mirad los pasillos de la terminal, con su vegetación y luz natural...igualito igualito que Dubai o Doha Muy feliz


En una hora aterrizamos y no cambiamos la hora. Al contrario que lo que habíamos leído, en la provincia de Kalimantán Sur es la misma hora que en Java. Digo yo que quizás recientemente han cambiado el huso horario, porque lo habíamos leído en varios blogs.

Borneo es la tercera isla más grande del mundo (tras Groenlandia y Nueva Guinea). En Borneo conviven tres países: parte de Malasia, el Sultanato de Brunei y la provincia indonesia del Kalimantán. La mayoria de población es musulmana.

Recogimos las maletas y al salir ya teníamos ahí a Ambo y a Roy. ¡Eso está bien! Se nos presentaron y subimos al coche. Pagamos el precio pactado (5.000.000 IDR) y pasamos por un quiosco para fotocopiar los pasaportes, trámite necesario para los papeles del Parque de Tanjung Puting. Dicho eso, en ningún momento tuvimos que preocuparnos por los documentos, Roy se encargaba de todo.

Nos decidimos por Ambo tras leer buenos comentarios en los blogs, aunque también teníamos buenas referencias de Jenie Subaru. Los precios eran más o menos iguales.

En un momento estábamos en el puerto de Kumai, donde el río Sekonyer desemboca en el mar y se adentra en la selva. El plan era el siguiente: nuestro barco, el clotoc, haría tres paradas para ver orangutanes. Una esa misma tarde, la segunda al día siguiente por la mañana y la última también el día siguiente por la tarde. El jueves 8 ya nos despertaríamos navegando de vuelta al puerto de Kumai.
Nuestro barco, el clotoc, era un barco de dos cubiertas. La superior al aire libre era para Laura y para mi: ahí tendríamos la mesa para comer, un par de sillas en la proa para ver la navegación y las camas para dormir. En la cubierta inferior había un baño para nosotros y el resto de habitaciones (cocina, sala de máquinas, espacio para la tripulación). Además de nosotros dos estábamos el guía (Roy), el capitán, el cocinero y un asistente-chico-para-todo. De ellos sólo Roy hablaba inglés, así que no pudimos relacionarnos mucho con el resto. Por cierto, en el clotoc no había ni electricidad ni agua corriente…avisados estáis. Nosotros nos proveímos de toallitas y tuvimos la precaución de apagar los móviles (o dejarlos en modo avión). En la selva, salvo para hacer fotos, tampoco servirían de nada.

Aquí tenéis una imagen del barco:


Empezamos a navegar y vimos que el agua era marrón, como la que vimos en el Mekong. No es que esté sucia, nuestra hipótesis es que tanta vegetación dentro del agua acababa pudriéndose y dando ese color, como podéis ver en la foto:


Poco antes de las 15h hicimos la primera parada. Roy nos guió a través de caminos (unos quince minutos) hasta llegar a un claro donde había unos bancos y a unos veinte metros se distinguía una plataforma de madera. Al cabo de poco rato empezaron a llegar más turistas con sus guías. Para el recorrido, os recomiendo calzado de caminar y aunque hace calor, pantalón largo. Además del obligatorio repelente de mosquitos. A mi no me pican, pero además de transmitir la malaria, existe la molestia de la picadura.

Y puntuales a las 15h, los rangers (guardabosques) aparecieron con sus mochilas repletas de bananas. Las dejaron en la plataforma y en nada aparecieron los orangutanes. La emoción nos pudo y a pesar de estar lejos y con árboles en medio, empezamos a disparar fotos. El espectáculo duró algo más de una hora, aunque para nosotros hubiera bastado con menos. Como estábamos perdiendo el interés, empezamos a charlar con dos españoles que teníamos al lado: Paco y Lucía. Vivían en Weisbaden, en Alemania, y así pasamos el último rato.

Volvimos al clotoc y en nada (las 19h menos algo) ya teníamos la cena servida. Hay que tener en cuenta que en esas latitudes, el sol sale muy pronto (alrededor de las 5:30h) y se pone también pronto (a las 19h ya está todo oscuro). Así que cenamos y como no había luz y estábamos rotos, a las 19:30h ya estábamos en la cama con nuestra mosquitera. ¡¡Si hay días que a esa hora no estoy ni en casa!!

Aquí tenéis una selección de los platos que tuvimos el placer de degustar durante el crucero. De lo mejorcito del viaje:





Dormimos, pero al cabo de unas pocas horas ya estábamos despiertos de nuevo. El jaleo de la tripulación nos había despertado. Eran musulmanes y estando en pleno Ramadán, comían y charlaban cuando se ponía el sol. Costó un poco pero nos dormimos de nuevo.

Miércoles 8 de julio

Nos despertamos con las primeras luces y a las 6:30h y poco ¡ya estábamos en pie! Más que suficiente y había que aprovechar el día. Teníamos un increíble desayuno a punto que devoramos con avidez y a las 8h ya estábamos en la segunda parada.

Aquí tenéis una del trillón de fotos que hicimos de los orangutanes. Sólo para que os hagáis una idea, porque pudimos hacerlas desde todas las perspectivas y ángulos...aunque para no aburriros bastará con una. Si queréis más, Discovery Channel, La 2 o Google Muy feliz


Ahí conocimos a dos parejas de españoles más: a Ricardo y Mar y a Gerardo y a Marina, todos de luna de miel, aunque cada pareja por separado Muy feliz . Charlamos un rato y cuando empezó la fiesta vimos que sería mucho más interesante: la plataforma estaba a penas a dos metros y los orangutanes estaban más juguetones. Más fotos, y al acabar vimos de nuevo a Paco y a Lucía, con quien hablamos un rato más.

Aquí podéis ver parte del recorrido entre la parada del barco y la zona de la plataforma de orangutanes. La mini caminada por la selva, por si sola, ya vale la pena.


A las 11h y poco ya comíamos y en nada hacíamos la tercera y última parada: Camp Leakey. Antes de llegar pasamos por una especie de museo-exposición con fotos y documentos sobre los orangutanes.

Otra vez teníamos la plataforma cerca y en esa parada hicieron presencia unos monos más pequeños, los gibbons. Los gibbons tenían cierto respeto a los orangutanes, pero también hambre, así que vimos como hacían incursiones para robarles las bananas. Los gibbons son pequeños y tremendamente ágiles, así que con un poco de paciencia conseguían su trofeo; por lo que vimos, los orangutanes pasaban bastante y casi que les daba igual.

¡A la vuelta pudimos ducharnos! Tras dos días enteros de sudar, de crema solar y de repelente nos apetecía un montón. La ducha consistía en una bomba que sacaba agua del río y la llevaba al baño, donde salía por…una ducha. Si el día antes no la habíamos podido usar era porque el agua del río estaba contaminada por el mercurio de las minas de oro. En el tramo donde estábamos ahora sí se podía, o al menos eso nos dijeron. Ciertamente, el agua era de otro color.

Tras la ducha y el relax correspondiente, cenamos y en un rato vimos las famosas luciérnagas de Borneo. El barco paró a un lado, Roy hico un par de ráfagas con una linterna contra la vegetación y ahí teníamos a centenares de luciérnagas iluminándonos. Esa imagen sumada al montón de estrellas perfectamente visibles fue de lo más impactante del viaje.

Jueves 9 de julio

A las 8h, ya desayunados, habíamos llegado a la desembocadura del río y ya veíamos a lo lejos el puerto de Kumai. Tras amarrar el barco y despedirnos de la tripulación, Ambo nos llevó al aeropuerto y durante el trayecto aprovechamos para charlar un rato. Nos dijo que estábamos en plena temporada y que algunos turistas bajaban del avión sin nada contratado; en esas condiciones no encontrarían nada, a lo sumo un viaje de un solo día sin pasar la noche y mucho más caro. En temporada baja sí es una opción, pero en verano ni de coña.

Así que llegamos al aeropuerto y en nada estábamos en la única puerta de embarque. Como curiosidad, todos los que esperábamos un avión estábamos ahí. Los aviones paraban justo en frente y si era el tuyo ya podías subir, previa comprobación del billete, claro. Nos llamó mucho la atención la cantidad de niños que había ahí. Sin duda, la pirámide de edades de Indonesia no es para nada como las europeas….esa gente no tendrá problemas con las pensiones. Con una hora de retraso, subimos al avión rumbo a Semarang, en Java.
Ver Etapa: Borneo



Etapa: Java  -  Localización:  Indonesia Indonesia
Descripción: En la isla de Java obviamos Yakarta y nos centramos en la capital cultural, Yogyakarta. Desde ahí visitamos los templos de Prambanan y Borobudur para después hacer ruta a los volcanes Bromo y Kawah Ijen.
Fecha creación: 06/08/2017 16:28   Compartir esta etapa: 
Aterrizamos en Semarang, al norte de Java, y fuimos a la recogida de maletas. En ese aeropuerto, la cinta de maletas no es circular; esto significa que se arrojan las maletas a una cinta recta y cuando la maleta llega al final, cae al suelo. Con las que no recoge nadie y llegan al final los empleados las recogen y a grito preguntan de quien es cada una…y así nos pasó con una de las nuestras. Cuando ya pensábamos que no saldría y nos veíamos llenando papelotes de reclamación, la descubrimos al final de la cinta en el suelo.

Bueno, ahora teníamos que ir por carretera a Yogyakarta, apenas unos 130 quilómetros pero con un tiempo estimado de tres horas y media. Primero teníamos que coger un taxi para ir a la estación de autobuses de Joglosemar, una de las empresas que hace este trayecto. Ahí coger el bus hasta Yogyakarta y una vez ahí, otro transporte (ya veríamos cual) para ir a nuestro hotel. Así que nuestra misión era encontrar a alguna pareja de turistas para compartir taxi y ahorrarnos algo al menos para ir a Joglosemar.

Así que fuimos a por una pareja que estaba saliendo, pero nos dijeron que su hotel en Yogyakartya les enviaba un taxi para recogerlos. Igualmente se ofrecieron a compartirlo pagando a medias, y ahí nos pudo la comodidad. Subimos con ellos y compartimos el total (Philip había pagado 1.100.000 IDR así que nos salió el transporte por 550.000 IDR, mucho más caro que nuestro plan inicial, pero nos ahorramos buscar el bus a Yogya y el riesgo que no hubiera plazas o que el bus saliera mucho más tarde. Nos interesaba llegar a Yogyakarta a una hora decente para buscar agencias de viajes y lavanderías). Mochileros 0, turista-acomodado 1 Avergonzado

La verdad es que el viaje fue muy agradable. Philip es alemán y su pareja, Esmanyul, mejicana pero con abuelos libaneses y japoneses. Un buen cóctel…y muy divertido escuchar a Philip hablar español con acento alemán y con mucha fonética mejicana. El viaje pasó volando y en tres horas y media estábamos en el hotel de Philip y Esmanyul. Ahí nos tocó buscar un taxi que nos llevara al nuestro, y tras regatear un poco lo conseguimos por 60.000 IDR.

Yogya tiene dos zonas turísticas interesantes para nosotros. Esto es: en el centro, bien comunicadas y repletas de restaurantes, agencias de viajes, lavanderías y puestos de cambio de moneda. Por un lado está la Calle Malioboro y por otro Prawirotaman. El hotel que nos gustó estaba en esta última zona y acertamos de lleno. El ambiente nos recordaba mucho el Old Quarter de Hanoi y eso estaba bien.

El Hotel se llamaba Aloha y nos salió por 55 EUR las tres noches. Estaba regentado por Juan Pablo García García de Soriano; un francés que había vivido muchos años en Mojácar y que después de haber vivido en Gili ahora estaba en Yogya. Un elemento muy interesante y agradable….suponemos que le gustó tener a hispanohablantes por ahí y poder hablar con ellos porque hablamos un buen rato y a los siguientes días siempre se acercaba y nos saludaba.

Fuimos a cenar al K'meals a cinco minutos del hotel, e hicimos una pausa en la dieta oriental. Un par de paninis y unos coulands de postre; todo esto y la bebida por unos 190.000 IDR (poco más de 10 EUR).

Viernes 10 de julio

Nos despertamos pronto y nos zampamos un desayuno correcto. Una rebanada de pan de molde, mantequilla, mermelada, una tortilla y la delicatesen del día, que justamente era distinta cada día.

Íbamos a los Templos de Prambanan (https://es.wikipedia.org/wiki/Prambanan). Se trata de un montón de templos hindúes del sigo IX, unos 200, que guardan cierto parecido con Angkor y que son visita obligatoria. Estuvo oculto hasta el siglo XIX, y en ese momento los holandeses lo restauraron parcialmente. Para ir ahí hicimos lo que nos gusta, que es usar los medios de transporte que usan los locales. Ya habíamos estudiado la ruta, así que cogimos el bus A3 (el billete nos costó 3600 IDR por cabeza) y en JEC (Jogja Expo Center) cambiamos al A1. La verdad es que los empleados del bus y los viajeros fueron en general muy amables y nos ayudaron a identificar donde teníamos que bajar. En total era un viaje de unos 16 quilómetros. Las paradas de autobús son un tanto curiosas: son unas marquesinas en las que se accede por un lateral; ahí compras el billete y pasas un torno como el del metro, y a continuación accedes a una parte donde puedes sentarte, que es justamente por donde se accede al bus cuando llega o a donde bajan los viajeros. Vaya, al menos yo nunca había visto ese tipo de paradas.

La alternativa es comprar la excursión en cualquiera de las agencias que hay en Malioboro o Prawirotoman: te pasaran a buscar por el hotel, te dejarán en el templo y te dirán la hora de recogida. Hay varias opciones, como ir al templo sin más o ir ahí a ver salida/puesta de sol. Óbviamente saldrá mucho más caro y os perderéis las aventuras que ocurren en los transportes locales, pero es una opción tan legítima como cualquier otra.

Una vez en la ahí compramos una entrada combinada para Prambanan y Borobudur por 525.000 IDR. Cuando lleguéis al ticket office, veréis que hay dos colas: una para lugareños y otra para turistas; la entrada para lugareños es de unas diez veces menos. ¡Sobra decir que es inútil intentar hacer trampa! Además, a los turistas nos hacen cubrirnos las piernas con un pañuelo grandote –un sarong-, que te dejan en la entrada y que tienes que devolver a la salida. El complejo es espectacular y estuvimos ahí unas tres horas, hasta que derrotados por el calor decidimos que habíamos visto lo suficiente. Una lástima, porque es un sitio donde perderte durante horas y poder apreciar así todo su esplendor.

Cogimos el bus de vuelta haciendo el recorrido inverso y bajamos en Malioboro para comer algo y ver el Kraton (el Palacio del Sultán). ¡Qué lástima que estuviera cerrado...aunque ya nos habían avisado que no valía gran cosa! Comimos en el Popeye Chicken Express, un sitio de comida rápido frecuentado por locales. Pagamos unos 20.000 IDR los dos para algo parecido a unos Nuggets y dos tés que creíamos helados pero estaban tibios.

Ahí tenéis una vista de uno de los templos, y después otra donde aparezco yo haciendo el payaso:



Para volver al hotel, hicimos la turistada que alquilar un bacac. Un bacac no es más que un artilugio a ruedas (como una bici) en el que un ciclista empuja una estructura donde van dos personas (o una) sentada. Nos dejamos 25.000 IDR pero nos ahorramos el cansancio de la caminata de vuelta.

Descansamos un buen rato en el hotel y después fuimos a dejar ropa en la lavandería. En ese momento nos enteramos que una erupción volcánica había afectado todos los aeropuertos del este de Java y los de Bali…¡no se podía volar! Bueno, volvíamos el día 19, así que quizás la ceniza se habría dispersado.

Antes de volver al hotel preguntamos a varias agencias y finalmente atamos la excursión al Bromo y al Kawah Ijen. En los alrededores nuestro hotel había un montón de agencias de viaje, quizás las más famosas son Losari y Via Via, pero al final todas ofrecen más o menos lo mismo por más o menos el mismo precio. Tenéis que tener en cuenta que en Asia los tratos son muy flexibles y nada es cuadriculado. Por ejemplo, la excursión típica es ir en minibús de Yogyakarta al Bromo, al dia siguiente al Kawah Ijen y después te dejaban en Ketapang para coger el ferry hasta Gilmanuk, en Bali. Pues nosotros no queríamos hacer esto, lo que queríamos era que nos dejaran en Banyuwangi, en un hotelito muy mono donde queríamos recuperarnos antes de saltar a Bali. Pues nada, eso lo dices en la agencia, te lo apuntan en un papel arrugado y ya está….puedes estar seguro que el conductor del minibús que cogerás en tres días lo sabrá.

También aprovechamos para llevar nuestra ropa sucia a la lavandería; tras casi una semana de viaje nos estábamos quedando sin prendas limpias.
Después cenamos en el Pokaribs, donde una simpática camarera en la entrada decía a cada transeúnte que pasaba “Welcome to Pokaribs!”, ¿cómo no ir?

Sábado 11 de julio

El plan del sábado no era muy distinto al del día antes: iríamos a otro complejo de templos, pero esta vez a Borobudur (https://es.wikipedia.org/wiki/Borobudur). En este caso se trata de unos templos budistas construidos en los siglos VIII y IX y abandonados en el siglo XIV tras la conversión de la mayor parte de la población al islamismo. Como los templos de Prambanan también fueron restaurados y son de las atracciones más visitadas en Java.

Ahí la aventura era un poco más complicada. Los templos de Borobudur están más lejos, a 40 quilómetros. No basta con coger dos buses urbanos. Como el día anterior empezábamos con el bus A3, pero en JEC teníamos que subir a un bus interurbano que iba a Borobudur pasando por Muntilan. Así que subimos a un bus roñoso y al cabo de un rato vimos que el revisor nos pedía 30000 IDR cuando todo el mundo le estaba dando 10000. Sintiéndonos estafados por ser turistas, nos negamos a pagar y llegó un momento que el revisor nos dijo que nos haría bajar. Al final, llegamos a un paco y pagamos 20000 IDR. Aquí podéis ver lo bonito que era el bus:


En un par de horas nos plantamos en el templo.

La entrada del complejo es una auténtica ratonera llena de vendedores y tenderetes donde te acosan para venderte cosas o para ofrecerse como guías. Sorteada la entrada pudimos apreciar la majestuosidad de los templos. Se trata de un espectáculo impresionante, aunque con mucha mucha gente. Borobudur es un imprescindible, pero hacía un montón de calor, así que al cabo de un rato nos rendimos. Dando un paseo topamos de casualidad con Paola y Federica, dos italianas muy viajeras con las que compartimos un buen rato charlando.

Aquí tenéis una bonita foto del templo, al que hay que subir por unas escaleras que se hacen muy pesadas por el calor, y después a mi contento de mi hazaña y luciendo -como no- un típico sarong.



Así que con poco más, salimos de los templos sorteando otra vez la ratonera de tenderetes y tuvimos la enorme suerte de subir al bus que volvía a Yogya en dos minutos! Ahí la curiosidad me pudo y hablando con una holandesa descubrimos que pagó ¡¡50000 IDR para el viaje de ida!! Bueno, al final no nos faltaba razón al sospechar del engaño.

Bueno, de vuelta a la ciudad fuimos a un Indomaret, una cadena de supermercados muy limpita y arregladita donde compramos algo para la merienda. Nos duchamos y descansamos un poco y después fuimos a cambiar moneda para pagar las 700.000 IDR que habíamos quedado a deber en la agencia de viajes.

Para la cena del sábado nos apetecía pizza, así que fuimos al Aglioo para zamparnos una peperoni y una aussi. Cuando ya teníamos entre ceja y ceja un espectacular postre llamado Chocolate Lava, la camarera nos dijo que ya no podíamos pedir nada más, porque ya cerraban. ¡Incluso nos había traído la cuenta! ¡ERAN LAS 21:45 DE UN SÁBADO! Vaya decepción… Trist Trist Trist Trist

Domingo 12 de julio

Nos esperaban 14 horas de carretera hasta nuestro destino, Cemoro Lawang, pero aún no lo sabíamos. Salimos a las 7:30 de Yogyakarta cuando el minibús nos pasó a buscar e hizo ruta por algunos hoteles más para recoger el resto de viajeros. Viajábamos con cuatro chicas belgas, dos francesas y dos holandesas. No pudimos interactuar mucho ya que la incomodidad del viaje no prestaba a hablar entre nosotros.

Las carreteras en Indonesia dejan mucho que desear. Para empezar, las ciudades son muy muy extensas, de modo que gran parte del viaje se hace en ciudad con la lentitud que esto representa. Las carreteras tienen un solo carril por sentido, y eso no tiene porqué significar que en un momento dado tengamos un coche por carril. Cuando ves que en sentido contrario hay un adelantamiento, simplemente los dos vehículos de los extremos se apartan un poco y por el medio pasa el tercero. ¿Veis que fácil? El minibús hizo una parada para comer y otras a demanda cuando pedíamos estirar la piernas o ir al WC. Ahí todo es muy flexible, así que sólo hay que sacudirse la timidez y pedir.

Paramos en Probolingo, donde la agencia local nos explicó qué haríamos en el Bromo y pagamos la entrada del parque. En función del hotel elegido el minibús nos dejaba en uno o en otro...en la agencia te venden que hay distintas categorías, pero a la práctica todo es igual de roñoso. No perdáis mucho tiempo en elegir.

En la agencia trataron de convencernos de no ir al Bromo Permai. El caso es que éramos los únicos que nos alojábamos ahí y nosotros creemos que les interesaba juntarnos con otros viajeros para que el minibús no tuviera que hacer tantas vueltas. Pero no lo plantearon así: nos decían que el otro hotel (no recuerdo el nombre) tenía piscina y que era mucho mucho mejor. Si hubieran ido de cara....quizás lo pensamos, pero como así no se hacen las cosas, nos mantuvimos firmes y pedimos ir al Bromo Permei (al día siguiente preguntamos a nuestros compañeros y ni había piscina ni su hotel era muy distinto al nuestro...¡habrase visto!)

Justo antes de llegar al parque nos paramos en un control muy raro y el conductor nos dijo que había que pagar una “entrada extra” para acceder. Nos pedían 10000 IDR a cada uno y nos pareció tan raro e inexplicable que sospechamos que esa gente quería cobrar una propina extra. Nadie nos había avisado de ello, y ¡ya habíamos pagado la entrada! Así que nos negamos y tras insistir un poco, nos dejaron pasar.

A las 21:30h llegamos al Bromo Permai, nuestro hotel. Bueno, hotel es por ponerle un nombre porque se trata de un conjunto de casitas adosadas tipo cámping, chinches en las sábanas y agua caliente a unos 15º como mucho. Total sólo íbamos a dormir ahí unas horas porque a las 4h habíamos quedado con el conductor. Nos preparamos unos bocadillos con pan que habíamos comprado y embutido que llevábamos envasado al vacío y a dormir.

Dicho esto, no hay alternativa. Las excursiones que se contratan en Yogyakarta usan los hoteles que están más próximos a los volcanes y éstos son terribles. ¿Para qué ser buenos si no hay competencia? Cuando planificamos la excursión buscamos alternativas, pero ES QUE NO LAS HAY. La única opción es alojarse en hoteles más o menos lejanos y contratar la excursión desde ese hotel. El precio es otro y te pasas mucho más rato en la carretera.

Lunes 13 de julio

El volcán Bromo (https://es.wikipedia.org/wiki/Monte_Bromo) es uno de los volcanes activos de la isla de Java y uno de los destinos más habituales para los viajeros. Está situado sobre una gran llanura de arena y es muy típico ver el amanecer desde el monte Penanjakan, que es justo donde nos llevó el minibús.

La vista resultó ser…decepcionante. El mirador estaba lleno de gente, era como estar en las Ramblas de Barcelona. En la foto siguiente lo podéis ver; así que ni vistas, ni fotos. Vimos de nuevo a Federica y Paola y hablamos con ellas un rato.


A las 6h habíamos quedado con el conductor. Esta parte del viaje la haríamos en jeep, y la verdad es que los había a montones y todos eran iguales. En la foto siguiente podéis ver la caravana de jeeps; afortunadamente se nos ocurrió hacer una foto de la matrícula para reconocerlo luego. Llegamos poco antes de la hora acordada y la verdad es que hacía bastante bastante frío, así que no dudamos en acercarnos a una hoguera que habían hecho algunos conductores cuando nos invitaron al vernos tiritando. Avisaos estáis, para esta parte del viaje hay que llevar algo de abrigo.


El siguiente punto era el monte Bromo. El jeep recorrió la distancia de 8 quilómetros hasta la base del monte, donde nos dejó. Desde ahí hay que subir a pie hasta el cráter; el ascenso no es largo ni cansado, pero todo el suelo está formado por arena volcánica más o menos blanda y eso hace que sea como caminar en la playa. Para los más perezosos hay caballos que te acercan un poco, justo hasta unas escaleras que sí que hay que subir a pie. Eso provoca que se levante mucho polvo negro.

Llegamos al cráter, donde pudimos ver el humo que sale del cráter. Como comentaba, se trata de un volcán todavía activo. Nada, unas fotos, bajamos y al jeep otra vez. El jeep nos devovió al hotel, donde tras una ducha nos zampamos un muy buen desayuno.

Ahí podéis ver un par de imágenes del mar de arena primero conmigo de primer plano y del cráter humeante del Bromo después.



Check out y de vuelta al minibús.

Volvimos a Probolingo, donde un par de belgas nos dejaron para ir a Surabaya y coger un avión y el resto continuamos hasta Sempol Village, punto de partida para el Kawah Ijen. Nosotros nos alojábamos en el Arabica Homestay, muy del estilo del Bromo Permai: roñoso, frío y en condiciones lamentables. Aprovechamos para hacer unas fotos del polvo de la erupción del volcán Raung, que tanto hacía la puñeta a los viajeros del este de Java y de Bali al tener cerrados los aeropuertos. Se veía perfectamente el volcán con una buena humareda.

Estábamos hechos polvo, así que a las 20h nos fuimos a dormir. A pesar de no tener que levantarnos a la 1:30h por no ir a ver el Blue Fire, la alarma sonaría a las 3:30h. EL Blue Fire es un efecto propio del azufre en el cráter; para verlo hay que bajar con máscaras adecuadas y el guía de turno prende fuego que resulta ser una bonita llama azul muy vistosa. Nos gustaba la idea, pero estábamos muy rotos para aguantar otro día sin casi dormir.

Antes, hicimos unas fotos del hotel. Se llamaba Arabica Homestay porque antes era una plantación de café con todas sus instalaciones. Y por esa razón parte de la decoración hace referencia justamente al café, como ésta:



Martes 14 de julio

Habíamos quedado con el conductor a las 4h frente a la recepción del Arabica. Así que madrugamos un montón un día más y ahí estábamos esperando el minibús. A las 4h no había nadie, ni a las 4:30, ni a las 5h. Ya pensábamos que había habido un malentendido y que nos habíamos quedado sin Kawah Ijen cuando apareció el vehículo…¡el conductor se había dormido!

Llegamos a la base, a Paltidung, en cuarenta minutos y empezamos el ascenso. Ya era tarde y a medida que subíamos veíamos a viajeros bajando, que ya habían visto la salida del sol en el cráter Ahí estaban Inga y Nicole, nuestras compañeras de viaje alemanas, bajando. ¡Y nosotros nos lo habíamos perdido! También veíamos mineros con azufre, que extraían del cráter. Ahí tenéis a uno de ellos:


Algunos de los mineros intentaban venderte figuritas hechas con azufre.

Algunos iban con carretillas, otros con cesta y otros con dos cestas unidas con un palo y apoyadas en la espalda. La subida duraba una hora y media pero a la mitad ya se notaban los olores. En muchos blogs habíamos leído que se recomendaba llevar máscara anti partículas, y así lo habíamos hecho. Llevábamos varias máscaras HEPA; pensamos que tras la excursión quizás las podíamos regalar a los mineros, ya que la mayoría no llevaban y al menos estarían algo mejor. La sorpresa fue que casi todos ellos la rechazaban. En esta foto aparezco luciendo mi flamante máscara:


Así que llegamos al cráter, pero de tanto polvo como se había empezado a levantar con la actividad humana del día, el lago azul del fondo ya no se veía, como se aprecia en la foto. ¡Una lástima!


Bajamos de nuevo (por cierto, a mitad del camino hay un bar donde comprar comida y bebida…ante todo el negocio) y a las 9h ya estábamos en el aparcamiento. Una vez todo el grupillo se hubo reunido subimos al minibús que nos llevaría al puerto de Ketapang, para subir al ferry para Bali. ¿Todos? ¡No! Nosotros no, nosotros haríamos un día de relax en un bonito y lujoso hotel en Banyuwangi, el Bangsring Breeze, antes de subir al ferry.

Cuando ya faltaba muy poco, el conductor paró el minibús y dijo “ohhhh, it’s broken”. Y empezó a salir humo del motor. Nos hizo salir a todos y empezó a pedirnos agua como un loco. Nada, refrigeramos el motor con nuestra preciada agua y más de un compañero empezó a mirar el reloj con miedo a perder el ferry…en poco rato el minibús arrancó de nuevo llegando felizmente a sus destino.

El Bangsring Breeze es fantástico. Tras un montón de horas en la carretera y dos hoteles infernales lo merecíamos. Dedicamos el resto del día a comer bien, a la piscina de horizonte infinito con vistas a la isla de Bali y al relax. Nos pareció un paraíso en la tierra, muy muy recomendable. Lástima que las constantes oraciones del ramadán que se propagaban por algún tipo de megafonía no pararon en todo el día…pero no todo puede ser perfecto.

Todo el hotel era muy bonito, aquí podéis ver un detalle del jardín:


Y aquí a mi dándome un chapuzón en la piscina:


Miércoles 15 de julio

Nos despertamos a una hora normal, a las 8h. Nuestros amables amfitriones, Nina y Aji nos habían propuesto un taxi desde su hotel a nuestro hotel en Ubud, incluyendo el ferry. Una muestra más que en Asia todo es posible si tienes pasta. Tentador, pero lo rechazamos amablemente porque no queríamos gastarnos tanto dinero y además preferíamos usar el ferry y el bus. ¡Para eso hacíamos el viaje en plan mochilero! (Mochileros 1 - Turistas-acomodados 1). Eso sí, el hotel nos facilitó transporte hasta el ferry en Ketapang. Ahí compramos dos billetes por 15000 IDR y cruzamos hasta Gilimanuk, en Bali.

El ferry era…un ferry. Subían coches, autobuses y gente a pie, turistas y lugareños. En una cubierta intermedia había un montón de asientos y durante el trayecto, de poco más de una hora, vimos una teletienda en vivo donde un montón de vendedores te intentaban colocar de todo aprovechándose que la audiencia estaba sentada en los asientos sin posibilidad de huir…a no ser que te tiraras al mar Muy feliz
Ver Etapa: Java



Etapas 1 a 3,  total 4
 1  2  siguiente siguiente



Votaciones al diario
  Puntos Votos Media
Mes actual 19 4
Mes anterior 0 0
Total 19 4
Votos
3 Votos
1 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 0 Visitas mes actual: 825 Total visitas: 825

  Últimos comentarios al diario  Dos semanas en Indonesia por nuestra cuenta y riesgo :-)
Total comentarios 4  Visualizar todos los comentarios

Nachingo  Nachingo  08/08/2017 09:40   
Buen diario, muy completo.
A mí me pilló el volcán, tenía que ir a Bali y me desviaron a Yakarta. Tuve suerte y solo perdí un día... Tuvimos que coincidir luego en Bali, por lo menos en fechas...
Te dejo tus merecidas estrellas.

dserarols  dserarols  08/08/2017 10:15   
Mala suerte con lo del volcán, al menos no os fastidió demasiado Sonriente
¡Gracias por las estrellas y el comentario!

marimerpa  marimerpa  11/08/2017 06:51   
Te está quedando muy bien el diario, a pesar de tener dos años (nunca es tarde si el diario es bueno). Gracias por compartirlo, te dejo 5 estrellas.

dserarols  dserarols  11/08/2017 08:11   
¡Muchas gracias, mariperpa!

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ

Foros de Viajes
Pais Tema: Recorrer Indonesia: Java, Lombok, Sumatra, Sulawesi...
Foro Sudeste Asiático Foro Sudeste Asiático: Vietnam, Camboya, Laos, Myanmar, Indonesia, Malasia, Filipinas... y resto de Sudeste Asiático excepto Thailandia
Ultimos 5 Mensajes de 1073
832055 Lecturas
AutorMensaje
mazaruela
mazaruela
Super Expert
Super Expert
Dic 01, 2013
Mensajes: 386

Fecha: Mie Ago 09, 2017 08:09 am    Título: Re: Recorrer Indonesia: Java, Lombok, Sumatra, Sulawesi...

Bunaken es muy tranquilo, eso si no hay nada, pequeños resort por llamarlo de alguna manera y relax la gente que va allí suele ir a bucear, pero mucha gente se queda en Manado y bucean desde allí, un pequeño poblado y un cementerio curioso poco turismo de masas. Cuéntame algo de las islas de banda igual voy al año que viene
raiser1969
raiser1969
Indiana Jones
Indiana Jones
Ene 25, 2015
Mensajes: 1569

Fecha: Mie Ago 09, 2017 09:29 am    Título: Re: Recorrer Indonesia: Java, Lombok, Sumatra, Sulawesi...

Hola, Tangkoko justo lo miré a noche y creo que iremos,aunque ya he visto los Tarsieros en Filipinas no me importa volver a verlos.!Son tan bonicos ¡ En Bunaken tengo controlados un par de hotelitos que se acoplan a mi presupuesto y tiene muchos números para que vayamos. Como hasta finales de diciembre o principios de enero no nos vamos ,seguiremos buscando y preguntando,gracias por la información. Hice un diario de mi último viaje a Banda y Raja ampat , con bastante información básica y sobre todo precios, nada de que si me levanto a las 9 y me tomo un café me ducho a las 10 y me voy a...  Leer más ...
mazaruela
mazaruela
Super Expert
Super Expert
Dic 01, 2013
Mensajes: 386

Fecha: Mie Ago 09, 2017 04:01 pm    Título: Re: Recorrer Indonesia: Java, Lombok, Sumatra, Sulawesi...

Ok leeré los diarios, si necesitas algo que pueda ayudarte, ya sabes.... En Bunaken estuve en cakalang échale un ojo
Carol_Viajera
Carol_Viajera
Expert
Expert
Mar 27, 2011
Mensajes: 119

Fecha: Jue Ago 10, 2017 11:29 am    Título: Re: Recorrer Indonesia: Java, Lombok, Sumatra, Sulawesi...

¡Gracias de nuevo!! Guiño ¿Marisco con mosquitos? ¿Tantos hay en Jimbaran mientras cenas? ¡No me asustes!! jaja Con lo propensa que soy yo a las picaduras de mosquito... Ojos que se mueven Ok, voy a revisar lo de las 2 noches en Amed. Me gustaría mucho hacer iniciación a Buceo, es algo que siempre he querido hacer, y con dos días creo que sería posible. A ver si encuentro una buena agencia para ello. Y estaría bien poder ir desde Amed a Gili T., y volver desde Gili Air a Padang Bai... Lo que pasa que al ser un desplazamiento multitrayecto no sé qué opciones encontraré, ni precios. Por lo que vi...  Leer más ...
raiser1969
raiser1969
Indiana Jones
Indiana Jones
Ene 25, 2015
Mensajes: 1569

Fecha: Vie Ago 11, 2017 09:36 am    Título: Re: Recorrer Indonesia: Java, Lombok, Sumatra, Sulawesi...

Hola buenos días , lo de los mosquitos es broma Mr. Green , alguno habrá supongo , en las fechas que vas suelen haber pocos o mejor dicho menos , vas en estación supuestamente seca , Jimbaran ,kuta,y Seminyak son zonas urbanas donde siempre hay menos. En Amed encontrarás varios centros de buceo que casi todos están gestionados por franceses y algunos hablan un español aceptable,sino tienen por allí algún español trabajando. Con los trayectos a las Gili no los compraría desde aquí ,cómpralos in situ ,te saldrá más barato y aunque sea combinado la diferencia no será muy grande , no lo sé...  Leer más ...
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ




All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Google + Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad