Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


Diez días por Dinamarca: un tranquilo no parar -Diarios de Viajes de Dinamarca- Troyanazaret
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: Diez días por Dinamarca: un tranquilo no parar  -  Localización:  Dinamarca  Dinamarca
Descripción: Recorrido por libre y en familia por Copenhague, el norte de Selandia, Odense, el sur de Jutlandia y la isla de Mon.
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:


Etapas 1 a 3,  total 10
 1  2  3  4  siguiente siguiente



Etapa: Día 1- Un recorrido Typical Copenhague  -  Localización:  Dinamarca Dinamarca
Fecha creación: 30/08/2017 16:38  
Compartir: 
Compartir:
Salimos de una Sevilla a cuarentaytantos grados, cruzamos medio mapa entre tierras ya secas, atendemos compromisos en Ciudad Real y entramos en la caótica Madrid. Sufrimos el estrés del tráfico y de esas miles de circunvalaciones que siempre nos hacen equivocarnos, nos recogen el coche en la misma puerta de “salidas” de la T4 entre taxistas malhumorados y personas arrastrando maletas, aguantamos la interminable cola de facturación y conseguimos montarnos en el avión con el tiempo justo… y llegamos a Dinamarca, y de pronto estamos en otro mundo.

Después de tomar el tren que nos dejaría en Copenhague en quince minutos, y después del jaleo del aeropuerto y de la (preciosa) Estación Central, salimos a la calle y nos recibe un bonito día con una ligera llovizna y una temperatura de 16º. La primera sensación que recibimos, después del día de estrés, va a ser la constante del viaje: tranquilidad. Orden y limpieza, poco ruido, tráfico pausado, muchas bicis...

Hacemos nuestro camino hasta el Danhostel Copenhague (a unos diez minutos andando) por dos avenidas grandes que alternan preciosos edificios históricos como la Glyptoteka de Carslberg o el propio Tívoli con edificaciones modernas y atrevidas de acero y cristal, equilibrando tradición y actualidad.
El Danhostel resulta enorme, con liosos ascensores y una habitación pequeña, pero con una ubicación excelente. Soltamos las maletas, comemos algo y a las cuatro nos vamos a la calle, armados de un buen mapa, chubasqueros y mi inseparable guía personal.

No sabía si el itinerario escogido para este primer día de llegada iba a resultar excesivo, y la verdad es que revisando las fotos me doy cuenta de lo ambicioso que fue, pero realmente nos dio tiempo a verlo y disfrutarlo todo. Copenhague es una ciudad muy manejable y nosotros, que somos bastante incansables todo hay que decirlo, no necesitamos coger ni bus ni metro.

Recorrido Typical Copenhague

Es muy bonito andar por Copenhague. Estuvimos andando un buen rato bajo la lluvia. A nadie parece importarle que llueva, la vida sigue su curso igual. Nos llaman la atención la cantidad de bicis, que en la zona del centro van a velocidades impensables en Sevilla gracias a los estupendos carriles-bici de esta ciudad. Todo se lleva en bici, así que muchas de ellas arrastran carritos de todos los tamaños y modelos y en ellos llevan desde niños hasta mercancía variada.

Al poco de dejar el hotel, cruzamos un pequeño canal, y llegamos a la pequeña isla de Slostholme, la cuna de la ciudad. El castillo de Christiansborg nos gusta mucho, serio e imponente, y vemos el edificio de la Bolsa, con su torre de cola de dragones. El entorno de la Iglesia de San Nicolás nos resulta precioso, rodeado de casas de ladrillo. En las terrazas de los restaurantes las estufas están encendidas ¡y apetece!


Edificio de la bolsa
Iglesia de San Nicolás
Estufitas encendidas en julio ¡¡¡¡!!!!

La Plaza de Nytorv está en obras por el metro, lo que sólo nos permite ir viendo sin mucha perspectiva los bonitos edificios que la rodean. Nos gusta el del Teatro, con su artesanado dorado de arriba.
El viejo Puerto de Nyhavn resulta muy bonito a esta hora porque el sol, a partir de la media tarde, aunque aún está muy alto, tiene una aire de atardecer y las nubes empiezan a despejarse. Las sombrillas de los restaurantes no dejan ver los mil detalles de las casitas de colores, pero se disfruta igual. Es una especie de puerto-museo, por lo que los barcos antiguos se alternan con los barcos turísticos.


Matamos el hambre en un puestecillo callejero y, aunque en principio no estaba en los planes, cogemos un barquito para dar un paseo por los canales. Contra lo que había supuesto, la experiencia resulta muy agradable porque se van viendo los diferentes barrios de la ciudad, con una forma de vida tan diferente. No hay cortinas, la vida se ve desde fuera. Los puentes de los canales suelen ser de muy poca altura y casi hacen agachar la cabeza. Los barcos privados atracados en los muelles son preciosos, algunos de ellos reconvertidos en viviendas. Vemos la Sirenita, al final del canal grande entre un grupillo de gente. Parecía desde la calle que el agua se movía mucho por este canal, con los bajitos que son los barcos, pero va tranquilo, resulta divertido.


El nuevo edificio de la Ópera
La Biblioteca Nacional, "el Diamante Negro"

Después de casi hora y media que se nos fue volando, y habiendo repuesto fuerzas por estar sentados, vamos andando desde el Puerto Nyhavn hasta la Sirenita. Es un paseo muy hermoso. Los pequeños jardines del Palacio de Amalienborg son perfectos y la plaza resulta enorme, con la Marmorkirken a un lado y la nueva Ópera al otro, pasando el canal. De pura casualidad vemos el cambio de la Guardia Real. Son muchachos muy jóvenes, con grandes sombreros peludos. Con sus caras casi imberbes resulta un poco ridículo ese empaque militar, esas voces que se dan, que vayan siguiendo un carril invisible... no podemos evitar reírnos un poco.

Palacio de Amalienborg
Guardia Real

Llegamos hasta los jardines del Kastellet, muy bucólicos y románticos, con grandes nenúfares de flores amarillas y árboles con las ramas en el agua. Y todo tan verde. La fuente de Gefión es espectacular, e investigar todo el jardín hubiera llevado horas, pero no podemos recorrerlo entero porque ya se acerca la noche. Bajamos a ver la Sirenita. A esa hora hay muy poca gente, así que podemos hacer fotos con tranquilidad y disfrutarla. Es pequeñita y bella. Desvalida.


Fuente de Gefion
Jardines del Kastellet

Se hace tarde, son ya las diez, así que cogemos las bicis eléctricas hasta el Puerto Nyhavn. Son rápidas pero muy poco manejables por su peso, por lo que no nos atrevemos a meternos con ellas por los carriles de las calles centrales con tanto tráfico ciclista.
Así que desde allí andamos, ya cansados, hasta el hotel, pero pasando por una calle Stroget desierta, nos da tiempo a ver la preciosa placita de la fuente de las garzas.


Cosillas prácticas:
- El vuelo tuvo que ser desde Madrid para cogerlo a buen precio, volamos con Iberia a 75€ i/v cada uno, maletas facturadas y elección de asientos incluidos. De todos modos, en las compañías de bajo coste se pueden encontrar vuelos a Dinamarca a buen precio pillándolos con antelación.

- Hay un tren que conecta directamente el aeropuerto (la estación está bajando unas escaleras en la misma terminal) y llega a la Estación Central de Copenhague. Muy cómodo y puntual, como todo en este país. Los billetes se compran en máquinas expendedoras en la terminal (se puede pagar con tarjeta). El precio fue de unos 15€, dos adultos y dos niños.

- No os puedo hablar mucho del cambio: no quisimos cambiar en el aeropuerto y luego fue prácticamente imposible dar con un banco en nuestros recorridos por Copenhague. Terminamos cambiando en una casa de cambio al mismo precio que si hubiésemos sacado en cajero, y mucho más incómodo. Cajeros sí que hay y admiten tarjetas para todo y aunque cobran un plus por su uso, llegué a la conclusión de que es en realidad lo más cómodo. Ojos que se mueven

- Una cosa que nos resultó un poco rara en un país tan ordenado es que los monumentos y otros lugares de interés no están demasiado señalizados, ni siquiera hay demasiada cartelería en la carretera!!! A pesar del GPS, eso "obliga" en más de una ocasión a preguntar a la gente ¡y todo el mundo es amabilísimo! en inglés (aunque sin gesticular mucho, un pequeño problema para los que llevamos un inglés tarzánico) indican y realmente se interesan por hacer que te sientas bien.

- El alojamiento en Dinamarca en general y en Copenhague en particular no tiene los estándares españoles ni mucho menos. Cuesta encontrar habitaciones con baño propio a un precio razonable. Es de las cosas que hay que mirar con bastante tiempo. Las mejores opciones: los hostel y los apartamentos o casas privadas. El nuestro, el Danhostel Copenhague, tiene habitaciones minúsculas, es correcto, sin más; pero su ubicación resulta magnífica, lo que nos permitió no tener que tomar trasporte público.

- Hay muchas compañías que ofrecen recorridos en barco por Copenhague, todas muy similares. Salen del Puerto de Nyhavn y no hace falta reservar. El precio es de unos 25€ dos adultos y dos niños. Hay también un barco-bus que permite ir bajando en los lugares más emblemáticos, pero el servicio termina a las 18:30, por lo que creo que no merece mucho la pena.

- Se pueden alquilar bicicletas en cualquier lugar, incluso en los propios hoteles. Es una ciudad muy llana y preparada para bicis, por tanto es una opción ideal. No hay peligro de robo. La opción más económica es alquilar a través del propio servicio de bicis de la ciudad: ofrece muchas opciones de precio y de tiempo, ya que sólo registrándose una persona se pueden sacar dos o cuatro bicis, según la opción elegida. Luego es muy fácil darse de baja. Merece la pena. La única pega es que son bicis eléctricas, estupendas para los que no estamos acostumbrados al pedaleo, pero muy pesadas y poco manejables, por lo que la verdad es que se quitan un poco las ganas de usarlas. Trist
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Día 1- Un recorrido Typical Copenhague



Etapa: Día 2: Paseando por la historia de Copenhague  -  Localización:  Dinamarca Dinamarca
Fecha creación: 30/08/2017 21:10  
Compartir: 
Compartir:
Hoy nos aguardaba un día en el que saltaríamos desde el origen histórico de Copenhague, en la pequeña isla de Slostholmen, hasta la parte más actual, en el moderno barrio de Christianshavn.
Este es nuestro primer recorrido.


Comenzamos con una visita “de interior” en el cercano Palacio de Christianborg. Son varios los palacios que se pueden visitar en la ciudad de Copenhague, elegimos este por la importante carga histórica que tiene, tanto pasada como actual, al ser sede del Parlamento Danés. Y porque nos hemos visto la serie Borgen enterita, todo hay que decirlo.

Exterior del palacio de Christianborg

La verdad es que la entrada resulta cara para lo que ofrecen dentro porque, aunque tiene salas muy bonitas, no llega a ser tan llamativo y espectacular como los palacios europeos que hemos visto hasta ahora (y creo que esta es una constante en Dinamarca). Llaman la atención las grandes arañas de cristal, la sala con decoraciones de dibujos de insectos, pájaros y mamíferos en paredes, sillas y puertas y los horrorosos tapices de estridentes colores de la historia danesa. Toque afrancesado en toda la decoración, escaso historicismo y nada de mitos nórdicos. Resulta curiosa, eso sí, la historia del palacio y sus ruinas.


Al salir, pasamos por un bellísimo jardín entre el Palacio y la antigua Biblioteca Nacional.


Unos jardines preciosos y tranquilos

A posteriori, creemos que nos hubiése merecido más la pena entrar en el Museo Nacional, que también lo teníamos al lado. Es una de las cosas que me quedan pendientes.
De allí, vamos al Lapidarium. Un pequeño museo que recoge en un edificio histórico las esculturas deterioradas y los moldes de estatuas de toda la ciudad. Es rápido de visitar y bastante curioso, sobre todo las figuras de “gente corriente” y los grandes moldes de yeso de las estatuas a caballo.
Nuestra siguiente parada es en la Biblioteca Nacional, pero en el nuevo edificio: el Diamante Negro. Nos gusta muchísimo su extraña arquitectura, y ese negro pulido que refleja cielo y agua. Por dentro, desde la escalera ofrece una bonita perspectiva del canal. Nos quedamos un rato por allí, disfrutándolo.



Saliendo ya de la histórica isla, cruzamos un pequeño canal y seguimos hasta la Glyptoteka Carslberg. El magnate de la cerveza era un aficionado a las obras de arte y reunión una colección impresionante. Si sois mínimamente amantes del arte no os va a defraudar. Le dedicamos más tiempo a la parte egipcia, muy completa y bien expuesta. Pero la colección de Grecia y Roma también es amplísima. En el patio romano un coro magnífico está ensayando, para deleite de todos los que estamos allí. Con pena no nos da tiempo a ver las salas dedicadas a la pintura, se nos hace muy tarde y estamos muy cansados.



Comemos comida comprada en el Netto y descansamos un ratito en el hotel, ventajas de alojarnos en el centro. Y bien repuestos, seguimos camino.



Habíamos pensado dedicar la tarde a la famosa Ciudad Libre de Christiania, al otro lado del canal. De camino subimos a la torre de la Iglesia de San Salvador (en danés Vol Frelsers Kirke). La arquitectura de la iglesia es magnífica, con una torre que llama mucho la atención porque en su último tramo va por fuera. La subida del interior ya es bastante larga de por sí, pero las vistas cuando se llega arriba merecen la pena cien por cien, ya que se ve toda la ciudad, el puente que va hacia Malmö y la costa de Suecia. Al subir se ven detalles de lo que suponemos que es una leyenda: la cama de una niña, alas de ángel y montones de tacitas… no he conseguido encontrar información de qué va, así que me quedo con la intriga. Hace tanto viento que finalmente no subimos por las escaleras exteriores, ya tenemos bastante con las vistas desde la terraza.



Sí, lo dorado que rodea el pináculo de la torre es la escalera exterior
Suponemos que una triste leyenda, ¿alguien puede contármela, por favor?

Llegamos a Christiana. Yo sabía bien a lo que iba, pero me imaginaba un lugar undergroud, con pintadas fantásticas, originalidad y mucha creatividad. No hay fotos y eso ayuda a que la imaginación se dispare. Pues nada de eso: escasos grafitis que merezcan la pena, nada que pueda calificarse de arte, poco incluso de artesanal y mucha, muchísima marihuana y gente malencarada. No hay sensación de peligro, pero sí una tensión que no llegamos a sentir en ningún otro lugar de Dinamarca. No pongo en duda que fuese algo alternativo en su momento, pero ahora desde luego parece formar parte de un mercado más.



Con todo esto, el paseo por Christiana, que iba a ser para toda la tarde, apenas dura una hora. Rodeamos el bucólico lago y salimos.
Y el caso es que salimos a una serie de calles con arquitectura realmente alternativa que sí que nos encandiló: soluciones increíbles para viviendas hechas con contenedores, modernas unifamiliares de vivos colores y pequeños canales y jardines por todos lados. ¡Qué lujo de lugar!



El camino nos lleva directos hacia nuestro último objetivo del día, un sitio que al contrario de la falsa alternativa de Christiania, no lleva ningún maquillaje: el Papiroen. Es una enorme nave industrial en la que se encuentran puestos de comida de todos los países, en plan street food. Superanimado y divertido. Aquí sí que encontramos buen rollo y creatividad. Se come además estupendamente. Y se está genial luego viendo el atardecer al pie del canal en las hamacas que están dispersas por allí.



Volvemos paseando por la orilla del barrio de Christianshavn. Es uno de los recuerdos más bonitos que tengo de Copenhague, junto con la tarde de ayer. Es un barrio precioso, limpio y cuidado. La arquitectura actual destaca de manera fantástica entre los viejos edificios industriales. Disfrutamos mucho de cada edificio, mientras el cielo va cambiando de color al ponerse el sol.



Y después de dos días en esta hermosa ciudad, una reflexión. Se compara Copenhague con Ámsterdam, o incluso con Venecia! como he leído en algún sitio. Es absurdo, Copenhague es lo que es y no se pone máscaras ni intenta parecerse a nada. Nos gusta mucho esa sinceridad. Se ve una ciudad llena de vida y actual, con canales transitados y edificios vividos, bien reformados o bien de nueva e interesante arquitectura.

Cosillas útiles:
- Había leído mucho sobre las ventajas de comprar la Copenhague Card. Bajo mi punto de vista, antes de adquirirla hay que hacer bien las cuentas. A pesar de todas las horas de luz que hay en verano, en Copenhague todos los sitios en los que se puede ver el interior abren tarde y cierran muy pronto, por lo tanto en un mismo día se puede entrar en dos lugares, tres a lo sumo, si se quieren disfrutar bien. Si, como ha sido nuestro caso, no se toma trasporte público, realmente no resulta ningún ahorro, ¡y eso que las entradas son todas muy caras!

- Comer de restaurantes en Dinamarca es caro, pero hay opciones muy buenas a un precio razonable: son muy frecuentes los puestecillos de comida callejeros, con buen precio y bien de calidad. Lugares como el Papiroen, que he descrito en esta etapa, ofrecen aún más calidad y un ambiente relajado y muy agradable; de ese estilo es también el mercado de Torvehallerne, cercano al Palacio de Rosenborg. Nosotros nos alojamos en sitios con cocina (son muchos los hoteles que ofrecen esa opción) y compramos en los supermercados Netto y, con mejor precio aún, en Aldi.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Día 2: Paseando por la historia de Copenhague



Etapa: Día 3: El día de los jardines: de Rosenborg al Tívoli.  -  Localización:  Dinamarca Dinamarca
Fecha creación: 31/08/2017 09:21  
Compartir: 
Compartir:
Intentamos hacer una mañana más tranquila para disfrutar por la tarde del Tívoli. Aunque nuestros recorridos tranquilos…..



Nos acercamos hasta el Palacio de Roserborg. De camino pasamos por la Plaza del Ayuntamiento (que también está en obras por la ampliación del metro) y vemos todo lo que ofrece, que es mucho: la chica del paragüas, bonitos edificios y el propio Ayuntamiento. Es un edificio precioso, merece la pena dedicarle un rato y entrar a ver el curiosísimo reloj astronómico.



Subimos por Stroget que esta vez le hace honor a su fama y nos movemos entre mucha gente, está muy animada.



La famosa Torre Redonda, Rundetaarn, en Stroget. Desde ella se tienen unas bonitas vistas de la ciudad.

En Roserborg también encontramos hoy más gente que el resto de los días, quizás por la hora, no hay que olvidar que Copenhague es parada de cruceros. Lo vemos sólo por fuera, nos resulta muy bonito, pequeño, con una bella arquitectura de ladrillo rojo. Los jardines son preciosos, tipo bosque romántico. Es muy agradable dar un paseo por ellos.



Subimos hasta el Jardín Botánico, que está muy cerca. Es muy curioso el invernadero, en el que llegamos a pasar auténtica calor. Las disposiciones de las plantas y el bosque con el lago, forman un bonito conjunto, que nos permite relajarnos.
Hay una preciosa y tranquila zona de picnic, muy agradable, donde comemos y descansamos un rato.



El invernadero del Jardín Botánico

Volvemos a bajar por Stroget y, sobre las 16:00, entramos en el Tívoli. Llevamos las entradas compradas con antelación, por lo que no tenemos que esperar nada. Optamos por coger las entradas básicas, ya que sólo a dos de nosotros nos gusta el cacharreo. Así, aunque nos montamos en muchas cosas, nos salió bien de precio (para estar donde estamos, claro).
La verdad es que incluso yendo con los niños, con medio día da tiempo de sobra a verlo todo y recrearse bien. Aunque es un parque bonito con su aire antiguo y romántico, al estar dentro de la ciudad no ha podido expandirse en terreno, pero sí que han ido actualizándolo con nuevas atracciones. El resultado es un poco agobiante, con elementos que casi se superponen unos con otros, muchos cacharritos y muchos restaurantes, osea que o te montas en algo o comes, pero lo que es el paseo por los famosos jardines en sí, en una hora está hecho.
Si se viene sin niños, creo que lo ideal es dedicarle un par de horas o así al final del día: montarse en alguna de las atracciones, comer y esperar a que se haga de noche, porque iluminado resulta muy bonito.
Lo que sí es altamente recomendable es ir un día que haya fuegos artificiales (en verano, los miércoles y los sábados). Son realmente espectaculares.



Y ese fue el final de Copenhague: tendidos en los jardines del Tívoli viendo inundarse el cielo de colores y estrellas.


Cosillas útiles:
- La entrada al Parque de Atracciones Tívoli está muy bien de precio, pero luego para cada atracción hay que comprar tiquets en máquinas expendedoras que están repartidas por todo el parque. Según la atracción, se puede necesitar uno, dos o tres tiquets. Y ahí es donde se encarece todo, claro. Hay entradas más caras, que permiten el acceso libre a las atracciones, pero para rentabilizarlas hay que montarse en todo. Algunas atracciones tienen cola, pero no mucha, y van rápidos ya que los "paseos" duran muy poco.
El Parque de Atracciones Tívoli de Málaga es una filial de este de Copenhague, y es exactamente, exactamente igual.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Día 3: El día de los jardines: de Rosenborg al Tívoli.

Etapas 1 a 3,  total 10
 1  2  3  4  siguiente siguiente



Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 35 7
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 270 Visitas mes actual: 236 Total visitas: 1439

  Últimos comentarios al diario  Diez días por Dinamarca: un tranquilo no parar
Total comentarios 11  Visualizar todos los comentarios

troyanazaret  troyanazaret  31/08/2017 17:12   
Comentario sobre la etapa: Día 5: De castillo en castillo por el norte de Selandia
Muchas gracias Luchino, me sacas los colores...
A los precios en estos países es para temerles un poco la verdad. Se va mucho presupuesto en las visitas, por eso, si te fijas, elegimos bien qué lugar ver por dentro. Y la comida, más allá del street foud y de la compra en el supermercado, también es cara. Sin embargo, el alquiler de coche y la gasolina, está a un precio parecido al de aquí. En fin, es otro nivel, pero merece la pena.

Airamana  Airamana  31/08/2017 21:51
Hola Troyanazaret!
En el 2011 estuvimos en Copenhague tres o cuatro días y la verdad que iba sin muchas esperanzas pero nos sorprendió gratamente. Me encantan tus fotografías y el relato. Te dejo mis 5*

marimerpa  marimerpa  01/09/2017 18:40   
¡Qué bien te está quedando el diario! Muy útil, con datos prácticos y consejos, y muy bien ilustrado. Te dejo 5 estrellas.

troyanazaret  troyanazaret  02/09/2017 09:07   
Muchas gracias por vuestros comentarios y vuestras estrellitas.

Salodari  Salodari  04/09/2017 16:31   
¡Qué viaje tan chulo! No conozco los países nórdicos y les tengo ganas. Gracias por compartir tus vivencias con nosotros. Un diario muy ameno y lleno de detallitos útiles. 5*****

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

Foros de Viajes
Pais Tema: Dinamarca: Consejos
Foro Europa Escandinava Foro Europa Escandinava: Mensajes de viajeros y viajes por Dinamarca, Suecia, Noruega y Finlandia. Escandinavia y paises de la zona.
Ultimos 5 Mensajes de 377
176750 Lecturas
AutorMensaje
mithcc
mithcc
Indiana Jones
Indiana Jones
Oct 01, 2011
Mensajes: 1186

Fecha: Mar Nov 14, 2017 10:37 am    Título: Re: Dinamarca: Consejos

Gracias por tu respuesta thorbender.

Pues hemos mirando entrar por Copenhague y salir por Billund, porque esta combinación de vuelos nos salr por 104€ en total, y por el contrario, y cogemos vuelos de ida y vuelta a Copenhague, salen por 154€, bastante más caros la verdad.
thorbender
thorbender
Indiana Jones
Indiana Jones
Oct 21, 2008
Mensajes: 2642

Fecha: Mar Nov 14, 2017 11:25 am    Título: Re: Dinamarca: Consejos

Has mirado el precio del transporte de Copenhague a Billund? Porque igual lo que te ahorras del vuelo, te lo gastas en el tren...
mithcc
mithcc
Indiana Jones
Indiana Jones
Oct 01, 2011
Mensajes: 1186

Fecha: Mar Nov 14, 2017 12:15 pm    Título: Re: Dinamarca: Consejos

Pues también es verdad...

En realidad, lo ideal es quedarse todos las noches Copenhague, y dedicar todos los días a ésta ciudad y a los alrededores si ya sobrase tiempo Mr. Green

Creo que haremos eso, aunque los vuelos sean más caros, pero ese incremento es el mismo que los trenes a Odense y desde aqui a Billund..

Por cierto, qué tal 3 noches (3 días enteros) para ver Copenhague y algo de los alrededores? Es muy poco tiempo?
Maya8100
Maya8100
Travel Adict
Travel Adict
Jul 11, 2016
Mensajes: 97

Fecha: Mar Nov 14, 2017 11:12 pm    Título: Re: Dinamarca: Consejos

Hola!
Dónde me recomendáis cambiar euros por corona danesa en mi banco o en el aeropuerto de Copenhague??

Muchas gracias
Brigantina
Brigantina
Moderador de Zona
Moderador de Zona
May 09, 2009
Mensajes: 23266

Fecha: Mar Nov 14, 2017 11:21 pm    Título: Re: Dinamarca: Consejos

Maya8100 Escribio:
Hola!
Dónde me recomendáis cambiar euros por corona danesa en mi banco o en el aeropuerto de Copenhague??

Muchas gracias

Maya8100 échale un vistazo al hilo específico sobre cambio:

Cambio moneda, Tarjetas Débito/Crédito en Copenhague (DK)


Un saludo.
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ




All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Google + Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad