Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


Viena: 3 días por la capital austríaca -Diarios de Viajes de Austria- Lídia.yeca
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: Viena: 3 días por la capital austríaca  -  Localización:  Austria  Austria
Descripción: Visita a el Holfburg, el Shönbrunn, el palacio Belvedere, la Catedral (Stephansdom), el Ayuntamiento (Rathaus) y el Parlamento, la Ópera, el Burgtheater, el Prater y la Hundertwasser House.
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:


Etapas 1 a 3,  total 4
 1  2  siguiente siguiente



Etapa: Día 1: Hofburg y barrio judío  -  Localización:  Austria Austria
Fecha creación: 01/09/2017 18:16  
Compartir: 
Compartir:
Viena es la capital de Austria y una de las más antiguas de Europa, una ciudad con encanto que te transporta a otro momento histórico, al de Sissí la emperatriz con sus palacios barrocos y sus jardines cuidados. Paseando por la ciudad una tiene la sensación de estar un poco dentro de un decorado de una obra de teatro clásica: todo bien puesto, todo limpio, todo bonito y delicado…es una ciudad que te dice “se mira, pero no se toca”.

Aunque Viena no es una ciudad pequeña (viven casi dos millones de personas) la mayoría de los lugares turísticos a visitar quedan bastante cerca, por lo que no necesitas mucho tiempo para ver lo más importante de la ciudad. Lo ideal para ir tranquilos me parece que son 3 días. Si sois muy amantes del arte o tenéis especial interés en el imperio Austro-húngaro y queréis visitar todos los palacios y museos en profundidad, entonces necesitareis un poco más de tiempo.

Aquí va una propuesta de lo que podéis ver en la ciudad en tres días:

DÍA 1

Una cosa que hay que tener en cuenta son los horarios de los palacios o las iglesias. La mayoría cierran entre las 17h y las 18h de la tarde por lo que conviene ir por la mañana y visitarlos tranquilamente y dejar para la tarde las zonas de exterior que no requieran entrada.

Para empezar pues, proponemos el Palacio Imperial Hofburg de los más antiguos de la ciudad, antigua residencia de los Habsburgo y actual residencia del presidente austriaco. En realidad, más que un palacio es un conjunto de palacios y construcciones rodeadas de jardines y patios. Uno de sus principales atractivos es el museo de la popular Sissí, dónde podemos ver algunas de sus joyas.

El precio de la entrada va desde los 13,9€ para la visita más sencilla, a los 29,9€ si se quiere visitar todo el conjunto e incluye una audio guía (también existen otras entradas que combinan otros palacios como el Shönbrunn, que depende de vuestro plan os puede convenir). El tiempo de visita dependerá de lo que queráis ver, pero guardaros una mañana completa para ir tranquilos.

Es muy típico por toda esta zona ver carros tirados por caballos que te llevan a dar una vuelta por la ciudad (no sé cuánto valen porque no lo hicimos).

El Hofburg se encuentra en pleno centro de Viena por lo que es muy fácil llegar. La estación de metro más cercana es la “Herrengasse” de la U3 o la “Stephansplatz” (la plaza de la Catedral que visitaremos más adelante). De hecho en esta zona (que es lo que sería el centro), todo queda muy cerca para dar un agradable paseo a pie.

Delante de la puerta principal del Hofburg está la Michaelerplatz dónde podeis ver unos restos romanos. En esta plaza vemos un enorme edificio de piedra verde llamado Looshaus, sede de un banco, que en su momento fue muy polémico por romper con la armonía arquitectónica del resto de la plaza.

Desde esta plaza tomamos la calle Kholmark, una de las más famosas y céntricas de la ciudad. Personalmente toda esta zona me gustó mucho. A pocos metros nos topamos con el Café Demel, uno de los más antiguos de la ciudad dónde podéis comprar chocolate o pasteles típicos como la Sacher Torte (aunque hay muchas otras). Si entráis podréis ver el interior de la cocina y ver como preparan algo.

Seguimos la calle Kholmart hasta cruzarnos con la calle Graben otra imprescindible. Además de las cuidadas fachadas y las tiendas caras, en esta calle encontramos la Pestsäule, un monumento barroco que conmemora a las víctimas de la gran peste que sufrió Viena en 1679.

Si seguimos recto nos encontraremos con la Peterskirche, una iglesia barroca del siglo XVIII, aunque se dice que previamente había en su lugar otra iglesia que podría ser la más antigua de la ciudad. La Peterskirche está inspirada en la basílica de San Pedro en el Vaticano y vale la pena verla por dentro.

A pocos metros de allí ya se vislumbra la magnífica catedral, la Stephansdom. La entrada es gratuita aunque para subir a una torre con vistas de la ciudad hay que abonar una pequeña entrada (no es obligatorio).

A pocos minutos de allí vemos la Mozarthaus, una de las casas donde vivió Mozart en la calle Domgasse. Mozart empezó a tocar nada más ni nada menos que a los tres años y fue contratado por la corte austriaca muy joven. Encontramos multitud de referencias al célebre músico por toda la ciudad. Alrededor de la plaza de la Catedral, y en otros sitios turísticos, está lleno de gente vestida de época que venden tickets para conciertos de música clásica (me parece que todo es bastante guiri, pero no puedo dar más información porque no fuimos a ninguno).

Seguimos a pie y nos alejamos un poquito del centro de la ciudad para visitar el barrio Judio. A pocos minutos llegamos a la plaza Hoher Markt, la más antigua de Viena, dónde se encuentra el precioso reloj Anker un reclamo turístico. Al mediodía salen unas figuritas del reloj mientras suena música clásica vienesa.

Seguimos paseando por las bonitas calles de Viena y en cinco minutos nos plantamos a la Judenplatz, dónde además del museo de los judíos, hay dos esculturas: una al poeta alemán Gotthold Ephraim Lessing y otra, más llamativa, a las víctimas del holocausto. Un gran bloque de cemento que simboliza el atrapamiento de miles de judíos en los campos de exterminio nazis. Sin duda, vale la pena pasarse por allí.

Nuestro itinerario sigue hasta la Plaza Am Hof, la más grande de Viena, donde además actuó por primera vez Mozart al aire libre con 6 añitos.

Terminamos este intenso día en una de las paradas obligadas a cualquier visita que se precie de Viena: el Café Central, un hermoso café que data del 1860. Muy muy recomendable. Nos tomamos una clásica tarta Sacher y probamos otro pastel de mazapán y naranja que estaba muy bueno.

Por la noche podéis volver andando a las calles más céntricas alrededor de la Catedral y cenar por ahí.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Día 1: Hofburg y barrio judío



Etapa: Día 2: Shönbrunn, Ópera y alrededores y Prater.  -  Localización:  Austria Austria
Fecha creación: 01/09/2017 18:19  
Compartir: 
Compartir:
DÍA 2

Seguimos con la misma estrategia que el día anterior y aprovechamos la mañana para visitar otro de los palacios imperiales que no te puedes perder de Viena, el Shönbrunn, residencia de verano de los Habsburgo.

El Shönbrunn se encuentra un poco más alejado del centro por lo que no puedes llegar andando, pero en unos veinte minutos llegaras cómodamente en metro (la estación lleva el mismo nombre y es de la línea U4).

El palacio es gigantesco con más de 1000 habitaciones, con su respectiva decoración rococó y está rodeado de unos jardines inmensos. Los jardines están abiertos al público, pero para entrar al palacio hay distintos tipos de entradas. Nosotros hicimos la visita más corta que incluye 22 habitaciones (entre las cuales la de Sissí y la del que fue su marido, el emperador Francisco José I, así como algunos de los salones principales como la sala del baile) y dura una hora más o menos. El ticket vale 14’20€ y a mí personalmente me gustó mucho y además incluía la audio guía que daba mucha información interesante.

Si os sabe a poco y queréis visitar más habitaciones o algunas de las construcciones que van aparte, hay otras opciones (podéis consultar toda la información aquí). Aunque hagáis el tour más corto, y teniendo en cuenta la inmensidad de los jardines, la visita al Shönbrunn os llevará toda la mañana.

Otro de los atractivos del palacio es que se obtienen unas fantásticas vistas de la ciudad desde lo alto de sus jardines.

Al mediodía volvemos a coger el metro para plantarnos a una de las plazas principales de Viena: la Karlsplatz. Allí encontramos una de las iglesias más importantes de la ciudad, la Karlskirche. La Karlskirche fue construida por el emperador Carlos VI quien prometió la construcción de esta iglesia cuando la peste de 1713 hubiese finalizado. Aunque la iglesia tardó un poco más, 25 años más tarde quedó terminada.

Además de la cúpula, llaman la atención las dos columnas trajanas en honor a San Carlos Borromeo (patrono de la lucha contra la peste).

Justo enfrente hay un pequeño estanque y una escultura fantástica de Henry Moore.

A escasos metros andando encontramos el Musikverein, sede del conocidísimo concierto de año nuevo. Sin embargo cuando fuimos estaba cerrado y desde fuera no tiene mucho de especial.

Si es un día entre semana podéis acercaros al Naschmarkt, el mercado más grande de la ciudad. Allí podéis encontrar comida, ropa y souvenirs, pero los fines de semana está cerrado por lo que no pudimos verlo.

En dirección opuesta, pero también muy cerca de allí, encontramos la famosísima y majestuosa Ópera de Viena (Wiener Staatsoper). Un edificio imponente. No sé si es necesario sacar las entradas con anticipación para ver algún espectáculo, pero si no tenéis intención de entrar, cuando hay ópera se puede ver desde el exterior ya que se retransmite mediante unas pantallas. También hay tours guiados, pero me parece que hay que hacer bastante cola para conseguir un ticket.

Finalizamos el día en uno de mis lugares favoritos de la ciudad: el parque de atracciones más antiguo de europa, el Prater. Un encantador y bucólico parque de atracciones que te transporta a una película de los años 30. Es un sitio muy recomendable, ya sea para pasear, tomar algo o cenar o, porque no, subirte a alguna atracción.

Además de la distinguida noria (dónde además por cierto puedes tener una cena romántica) hay muchas otras atracciones: desde montañas rusas a casas del terror pasando por las sillitas voladoras más altas de europa (nada más ni nada menos que 117 metros de altura, y ¡nos subimos! Un poco de yuyu, ¡pero tienes vistas de toda la ciudad!).

Cerca de allí os podéis acercar a ver el Danuvio, aunque a mí esa zona no me pareció especialmente relevante.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Día 2: Shönbrunn, Ópera y alrededores y Prater.



Etapa: Día 3: Palacio Belvedere, Ringstrasse y Hundertwasser House.  -  Localización:  Austria Austria
Fecha creación: 01/09/2017 18:23  
Compartir: 
Compartir:
DÍA 3

Último día en Viena. Para la mañana proponemos visitar el último de los palacios barrocos más importantes de la ciudad: el Palacio Belvedere. Antigua residencia de verano de Eugenio de Savoya es actualmente un museo de pintura. Para llegar creo que es mejor ir andando desde la estación de metro “Taubstummengasse” (línea U1) unos 10 minutos, ya que la alternativa es coger un bus o el tranvía y es más lioso.

Su reclamo principal es una extensa colección del pintor austríaco Gustav Klimt, autor del conocidísimo “El beso”, emblema de la ciudad. Vale muchísimo la pena (a mí me fascinó el cuadro de “Judith”). Los cuadros de Klimt pierden una barbaridad en foto o en réplica ya que usa la técnica collage de distintos materiales, así que no os lo perdáis en directo.

Además pero, el museo me sorprendió gratamente por su colección de obras impresionistas (uno de mis estilos favoritos) con pinturas de Monet, Manet, Renoir e incluso hay un Van Gogh. También hay cuadros de estilo barroco y medieval.

En realidad el Palacio Belvedere se divide en dos: el Alto Belvedere (dónde está el museo recientemente explicado) y el Bajo Belvedere (dónde hay una colección de arte barroco austríaco, pero no entré). El ticket para visitar ambos es de 20€ y de 15€ si sólo se visita el Alto Belvedere. La audio guía va aparte (3€) pero la verdad es que la recomiendo.

Entre ambos se encuentran, como no, unos cuidados jardines.

Si bajáis por el Bajo Belvedere, a pocos metros os encontrareis la Schwarzenbergplatz, el monumento a los Héroes del Ejército Rojo, quienes en 1945 liberaron la ciudad de los nazis. Tal y como ocurre en Berlín, el interés por menospreciar el papel que jugó la URSS en la derrota del nazismo en Europa, hace que la información de este monumento sea difícil de encontrar. Para más épica, justo dimos con el día de la Victoria (9 de Mayo) y había gente cantando himnos soviéticos, aunque la lluvia nos impidió quedarnos mucho rato.

Por la tarde podemos visitar lo que nos queda del centro: la parte del Ringstrasse (aunque si vais apurados de tiempo se puede ver todo el día anterior ya que queda bastante cerca).

Antes de empezar el recorrido por la Ringstrasse también podemos hacer una breve visita a la Museums Quartier, una plaza que alberga diferentes museos de arte contemporáneo y exposiciones temporales, una peculiar plaza que entremezcla arquitectura moderna con las típicas fachadas neoclásicas de la ciudad.

Muy cerca de allí hay una zona peatonal llamada Spittelberg dónde, además de ser una zona muy bonita, hay muchos bares y restaurantes. Uno de los más famosos es el “Centimeter” una taberna al más puro estilo austriaco dónde se come bien tradicional y a buen precio.

Seguimos por la Ringstrasse, una avenida en forma de anillo o circunvalación que alberga algunos de los edificios más importantes de la ciudad como son la Maria-Theresien platz (donde se encuentra el museo de Historia Natural), el Parlamento (de estilo neoclásico), el Ayuntamiento (Rauthaus en alemán, de estilo neogótico, uno de los edificios más impresionantes de la capital), el Burgtheater (el teatro nacional, justo enfrente del Ayuntamiento), la Universidad o la Votivkirche, una bella iglesia barroca.

Podemos ir andando de uno a otro. Si nos animamos, cerca de allí se encuentra la casa museo de Sigmund Freud, el famoso psicoanalista (aunque más famoso en Argentina que en Austria, todo hay que decirlo).

Más o menos con esto habremos visto lo más relevante de la capital austriaca. Solo me queda una recomendación que es ver la Hundertwasser House, una colorida casa diseñada por el arquitecto Friedrich Stowasser en los años 90. Lo particular de sus formas, los colores vistosos y lo llamativo del conjunto hacen de esta casa una digna visita. No lo he incluido en el itinerario porque queda un poco apartado de todo (para llegar hay que bajarse en la estación Wien Mitte de la línea U3 o U4 y andar unos minutos) así que se trata de buscar un huequecito en algún momento que os quede un rato libre.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Día 3: Palacio Belvedere, Ringstrasse y Hundertwasser House.

Etapas 1 a 3,  total 4
 1  2  siguiente siguiente



Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 5 1
Total 5 1
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 442 Visitas mes actual: 138 Total visitas: 580

Foros de Viajes
Ciudad Tema: Viena: Consejos, visitas, transporte - Austria
Foro Alemania, Austria, Suiza Foro Alemania, Austria, Suiza: Viajeros y viajes por Europa Central: Alemania, Austria, Suiza y Liechtenstein... Consejos e información sobre Viena, Munich, Berlin, Alpes, Tirol.
Ultimos 5 Mensajes de 1207
374483 Lecturas
AutorMensaje
Alexandra1986
Alexandra1986
Silver Traveller
Silver Traveller
Nov 14, 2015
Mensajes: 11

Fecha: Dom Sep 17, 2017 10:47 pm    Título: Re: Viena: Consejos, visitas, transporte - Austria

Hola!no he encontrado dónde ubicar esta pregunta ni en Viena ni en Budapest...tengo intención de viajar a Budapest pero por horarios de vuelo me es casi imposible viajar directamente alli.He pensado tomar un vuelo desde Madrid a Viena y alli coger el tren rápido a Budapest,mi duda llega en saber las paradas del tren...quiero saber si se coge en el aeropuerto o tengo que dirigirme a la estación central o existe algún otro aunque no sea rápido a Budapest.Gracias!!y perdón si esto no es aqui
speto76
speto76
Experto
Experto
Abr 28, 2009
Mensajes: 245

Fecha: Lun Sep 18, 2017 08:05 am    Título: Re: Viena: Consejos, visitas, transporte - Austria

Tambien puedes probar desde Bratislava .

Solo tienes que buscar en google , o en alguna aplicación tipo "GOeuro" , para buscar trenes entre ciudades.

Desde Viena a Budapest tienes que salir desde la estación central de Viena, no desde el aeropuerto.

Sonriente
zitarrosa
zitarrosa
New Traveller
New Traveller
Ago 15, 2017
Mensajes: 1

Fecha: Lun Sep 18, 2017 12:47 pm    Título: Re: Viena: Consejos, visitas, transporte - Austria

Hola! Quería compartir con vosotros nuestra experiencia sobre la manera de movernos en Viena. Como ya sabéis Viena es una ciudad algo cara, los transportes también lo son, eso sí hay una importante red de tranvías y metro por toda la ciudad por lo que es sencillo desplazarse por ella. Nosotros utilizamos los tranvías para desplazarnos desde la estación Central a nuestro hotel y viceversa. El resto de los días alquilamos unas bicicletas públicas que nos hicieron un servicio extraordinario, super económico, y del que apenas había logrado información en la web. Aquí podéis ver su página web...  Leer más ...
SEVITO
SEVITO
New Traveller
New Traveller
Feb 29, 2016
Mensajes: 6

Fecha: Lun Sep 18, 2017 07:17 pm    Título: Re: Viena: Consejos, visitas, transporte - Austria

Buenas. Nosotros vamos el viernes a Viena y luego, desde allí, a Budapest en tren.
No hay problema (espero); hemos comprado los billetes en la web oficial de ferrocarriles austríacos www.oebb.at/en/ . Te registras, eliges dia y hora (incluso asiento si quieres) y te descargas los billetes.
Se sale de la estación central de viena (Wien Hauptbahnhof, abreviado Wien Hbf) y se llega en poco más de dos horas y pico a la Estación Keleti de Budapest.
rabis
rabis
Super Expert
Super Expert
Jul 23, 2007
Mensajes: 297

Fecha: Dom Sep 24, 2017 09:18 pm    Título: Re: Viena: Consejos, visitas, transporte - Austria

Hola,

Yo volé de Madrid a Viena. En el aeropuerto compras el billete a Budapest, pero tienes que ir del aeropuerto de Viena a la estación central de Viena, cambiar de andén, y coger el tren a Budapeste. Hay muchos y no es nada difícil.

CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ




All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Google + Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad