Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


Only Sintra -Diarios de Viajes de Portugal- Troyanazaret
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: Only Sintra  -  Localización:  Portugal  Portugal
Descripción: La escapada del año.
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:

Índice del Diario: Only Sintra


Etapa: La decisión, la casa, el viaje y la costa.  -  Localización:  Portugal Portugal
Fecha creación: 11/05/2009 00:09  
Compartir: 
Compartir:
Sintra tiene una desventaja: está muy cerca de una ciudad como Lisboa, apenas a una veintena de kilómetros por buenas carreteras. El resultado es que se convierte, si acaso, en una excursión desde una ciudad que ya de por sí tiene mucho de destino mítico.
Sin embargo, una vez que se la conoce es difícil concebirla como un anexo. La magia que desprende abre las ganas de vivirla en exclusiva, de perderse más en ella. Con este diario lo que quiero es reivindicar su carácter único, ajeno a la capital que tiene cerca.
La idea de la escapada empezó con el curso (tengo la suerte de seguir contando años escolares), a ver, a ver, ¿dónde hay un buen puente?. Sintra no nos pilla ni cerca ni lejos, ni cerca como para poder ir un fin de semana, ni lejos como para que sea "el viaje". Ya parecía que este año no podría ser cuando ¡oh, sorpresa! la feria en Sevilla. Una ventaja tiene para los que la padecemos: unimos varios días de vacaciones, y este año con el puente de mayo ¡fantástico!

El alojamiento lo cogí con tiempo, pero esta vez no acerté mucho. No recordaba que en Portugal los pueblos tienen un marcado carácter de freguesías o concelhos, es decir, que el nombre del núcleo de población principal recoge todo el municipio, en muchos casos con bastantes caseríos y aldeas.
Así que nos encontramos con una casita un poco más alejada de lo que en principio creíamos, un poquillo más cutre de lo que pensamos que podría ser una casa rural a buen precio en Portugal (si en la foto no sale el baño, sospechad, sospechad) y un poco más rural de todo lo rural que pensábamos que sería (¡qué decir del maravilloso olor a establo que la inundaba en ocasiones!). Pero bueno, en realidad ¿algún problema? ninguno. Los niños (que es lo que siempre nos preocupa en estos casos) estaban encantadísimos, la dueña de la casa vivía al lado y era una mujer muy amable, y les estuvo enseñando los caballos, perros, gallinas… La casa tenía además un buen jardín con balancín y hermosas vistas (a los animalitos y el huerto) que los entretuvo todo el tiempo que pasamos allí, así que cubierto el tema niños, cubierto todo.
Vimos sin embargo que realmente es una buena opción alquilar casa y que hay poblaciones a tener en cuenta: Colares (aunque es una freguesía bastante grande, está justo entre Sintra y la playa así que la buena situación está garantizada, claro que son casas más exclusivas y caras, casi todas con piscina), Azoia (la población justo al lado del Cabo da Roca, aislada, tranquila, sin tiempo) y Azenhas do Mar (que tiene al lado la playa que más nos gustó, con saborcillo a pueblo de playa pero no tan abarrotado como otros).

El jueves por la mañana salimos, dejando dos o tres coches peleando por el aparcamiento que liberábamos (¡qué bonita Sevilla en feria!), y en un tranquilo pero largo viaje de casi cinco horas llegamos a San Joao das Lampas, mejor dicho, a la aldea de Assafora (pero fora, fora), y después de encontrar la casa que ya he comentado, y de que los niños se lo pasaran bomba entre caballos, gallinas y perros, decidimos que no nos apetecía volver a Sintra y meternos en barullo, así que pusimos rumbo a la costa.

El primer sitio al que fuimos, y al que seguimos volviendo en los días posteriores, fue a Azenhas do Mar. Podría considerarse un pueblo de playa, pero en Portugal nada es tan simple. La calle principal está bordeada de preciosas casonas (casonas que, por otro lado, salpican todo el paisaje de la comarca de Sintra), quintas como las llaman allí, con unos paneles de azulejos increíbles haciendo alusión en muchos casos a la propia comarca. Como pasa mucho en Portugal, muchas de estas quintas estaban abandonadas, y su estado triste hacía soñar con lo que pudo ser aquel pueblo, con las casas asomadas al acantilado y el mar, muy bravo en aquella zona, con ese increíble color de pleno atlántico, batiendo a los pies.
!




Avanzando un poco más se llega al pueblo más nuevo y a la praia das Maças, muy bien preparada en cuanto a instalaciones, restaurantes y zona de juegos para niños. Esta playa es una cala de arena fina rodeada por acantilados a la que desemboca un pequeño riachuelo que, antiguamente, se llenaba de las manzanas de los huertos que cruzaba, y de ahí tomó el nombre la playa. Es muy conocida porque en ella es donde muere el tranvía de Sintra a la costa, que funciona todavía hoy. ¡Qué sitio para los niños! Frente a la fuerza del mar (llegamos a contar hasta cinco rompeolas) el arroyo de Maças era ideal para jugar con la arena e, independientemente de que el tiempo acompañara o no, darse un remojón con calcetines y todo (a ver, cuatro años recién cumplidos y cinco años no permiten mucha contención ante una tentación como aquella).!


Cuando ya no nos quedaban más pañuelos para los moquillos que inevitablemente brotaban y brotaban, decidimos cambiar de sitio y continuar hasta el cercano Cabo da Roca. Si, el lugar más al oeste del continente europeo, el más cercano a América. ¡Cómo no soñar allí! Y no es sólo su lugar en el mapa, es el aire que desprende: el suelo, que baja hasta las rocas del alto acantilado, tapizado por mil flores amarillas, rosáceas, el faro, resaltando en rojo y blanco que le dan al ambiente un color irreal, el mar rompiendo abajo batiendo en rocas de extrañas formas. !




Dimos un paseo, nos hubiera gustado ver la puesta de sol como alguna vez hemos hecho, ver subir la niebla y la oscuridad, pero los niños, los niños… ¡bueno, a dormir!



Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: La decisión, la casa, el viaje y la costa.



Etapa: La Mágica Sierra Mística  -  Localización:  Portugal Portugal
Fecha creación: 12/05/2009 23:45  
Compartir: 
Compartir:

Empezamos el día temprano, más temprano aún si consideramos que no habíamos cambiado los relojes (en Portugal es una hora menos), con lo cual después del preceptivo saludo al perro Pirata, a la gallina de cuello desplumado y a los caballos, fuimos tranquilamente hasta Sintra y llegamos tan pronto que pudimos aparcar en la misma puerta de la Quinta da Regaleira. Para que os hagáis una idea con el polémico tema del aparcamiento en Sintra, llegamos sobre las nueve (hora local) y no tuvimos ningún problema, aunque sí es verdad que a las diez apenas había sitio.
Desde luego merece la pena madrugar, nos permitimos darnos un paseo en solitario rodeando la Quinta, por callejones de altas tapias que guardan jardines de hermosos palacetes entrevistos entre rejas y a través de mil detalles: unas hermosas lámparas orientales colgadas de los árboles de un jardín, un balcón en el que parecían asomarse las esculturas clásicas de la fachada, el olor a vegetación y humedad, el frescor, el silencio entre sonidos que venían de más lejos. Rodeando la enorme Quinta, llegamos hasta el Palacio de Seteais (convertido en hotel de lujo) más por los recuerdos que nos traían que por el lugar en sí, aunque su “Puerta al Cielo” bien podría ser una metáfora de lo que es Sintra.
.


Fue un acierto escoger esta quinta en primer lugar, con los niños descansados y dispuestos a todo porque hay mucho que recorrer. A ver, os paso primero la información práctica: la quinta abre todos los días en horario de 10:00 a 20:00 durante el verano (cierre de taquillas a las 19:00), y organizan visitas guiadas a determinadas horas. La entrada cuesta 6 €, con ella dan un mapa estupendo con todo el recorrido muy bien señalado lo que facilita mucho la visita y la comprensión de lo que se ve. Tienen también audioguías que supongo que deben ser muy interesantes porque esta quinta tiene mucho transfondo, pero con los niños no nos pareció la mejor opción y no la cogimos.
La Quinta, tal como la conocemos hoy, fue diseñada por un escenógrafo de ópera, con eso os lo digo todo, y es obra de las ensoñaciones esotéricas de un rico indiano culto y místico, entre el siglo XIX y el XX. Todo el recorrido es una completa referencia a la religión, la mitología y el viaje desde mundo de las sombras (representado por largos recorridos en paralelo bajo túneles subterráneos) hacia la luz, a través de los preciosos pozos. Es tan fantástico que os paso el enlace del blog con el que terminé de decidirme a visitarla: skyzosenlared.blogspot... vodka.html, lo cuenta tan bien que hay que leerlo.
.


¿Cómo digieren los niños tanto misticismo? de maravilla. Para empezar, el plano que dan marca el mejor camino siguiendo el alfabeto: A B C… así que les hacía una ilusión tremenda encontrar las letras en el suelo e ir siguiendo el mapa. Todo está lleno de pequeñas esculturas de caracoles, tortugas… sobre las que llamar su atención, y los recorridos por los túneles subterráneos (NO OLVIDÉIS LLEVAR UNA LINTERNA, realmente no se ve nada) son divertidísimos para ellos, continuamente hay torreones salpicados a los que subir por pequeñas escaleras en plan princesa prisionera y el pozo iniciático con su larga escalera de caracol. Hay un pequeño lago con toda una superficie verde que se pasaba por un caminito de piedras que les gustó mucho (¡mami mira un suelo verde! ¡plaf!) ...





El interior del palacio es una especie de centro de interpretación del lugar, aunque aún conservan pinturas, relieves… que hacen pensar en lo que fue.
La quinta tiene, en uno de los laterales del jardín, un bar con terraza, es caro y no ofrecen nada especial, pero para tomar un café haciendo un descansito del paseo, está genial.

Salimos a la hora de comer y ya se notaba el ambiente abarrotado de gente desde la misma puerta de la mística quinta.

Fuimos bordeando el río, con unas vistas preciosas de toda la ciudad de Sintra, con sus casas de colores, el Palacio Nacional, con sus inconfundibles chimeneas, y una colección de escultura al aire libre (que se mantendrá hasta principios del verano) bastante interesante.
.


Dimos un paseo por la parte más céntrica. No se cabía. Se veían restaurantes con un aire algo más exclusivo un poco alejados del centro, y luego montones de bares con menús a buenos precios, pero lleníííísimos, con las mesas pegadas unas con otras, que agobio. Con niños impensable. Pero, para los que seáis amantes de los pic-nic como nosotros, encontramos en ese camino que bordeaba el río un lugar genial. El Paseo de los Castaños. Cruzando la carretera, se ve un sombreado lugar con mesas habilitadas para la comida, servicios, y un pequeño bar donde pedir la bebida, estupendo. Fue una comida de lo más agradable. La gente que estaba allí era toda portuguesa (preferían el pic-nic a los bares abarrotados, buena señal esa ¿no?) e iba preparadísimas, con manteles, neveras… Es fácil de encontrar, entre el Ayuntamiento y el Parque da Libertade. Realmente un descanso.
Seguimos andando un rato más porque por aquella parte tienes unas fotos de la ciudad de postal, y entramos un rato en el Parque da Libertade, que coge toda una colina para que los niños jugaran entre enormes figuras de papel maché de animales de una exposición para niños que había allí. Proseguimos luego con idea de entrar en el Museo del Juguete, pero lo encontramos cerrado por ser día festivo (cierra lunes y festivo), nos dio pena, pero de todos modos los niños se lo pasaron de lo lindo en un pequeño parque de columpios que hay al lado.

Volvimos al coche y salimos de Sintra en dirección al Palacio de Monserrate. Una paradita para la información práctica: abre todos los días de 9:30 a 19:00. Hay una fantástica entrada de los cuatro parques (Monserrate, Mouros, Pena y el Monasterio de los Capuchos) que, incluso aunque no se visiten las cuatro cosas trae cuenta adquirir, cuesta 16 € por adulto, se puede adquirir a la entrada de cualquiera de los cuatro parques sin problemas. Han unificado también los horarios de acceso a cada uno de estos cuatro sitios: de 9:30 a 20:00 en verano (cierre de taquillas a las 19:00). En la entrada de Monserrate hay un aparcamiento (llegamos sobre las cuatro y aparcamos sin problemas), con una zona de merenderos arriba, también muy sombreada.
En Monserrate también dan un mapa con recorrido y es conveniente seguirlo porque te va dejando ver cada zona en su justo momento. El parque es muy diferente al que habíamos visitado por la mañana. Resulta muy alegre, las camelias y otras flores ponen notas de color por todo el recorrido, las fuentes y cascadas canturrean, y, siguiendo el recorrido, se ve el palacio desde una perspectiva fantástica en lo alto de una enorme loma enteramente verde, salpicada de enormes árboles exóticos, la cuesta era tan empinada que si te tirabas hacia atrás caías sobre la hierba casi sin notarlo. El momento pasado allí, tendida al sol en la hierba, a mis espaldas un loco palacete arabesco como sólo puede haberlos en Sintra y enfrente millones de matices de verde de los distintos árboles. El único pero era el miedo a que uno de los niños se nos fuera rodando ladera abajo, aunque la verdad es que daban ganas de hacerlo.
.


El final del recorrido era el palacio, está aún a medio restaurar, pero han terminado ya varias salas y también merece la pena ver las que están en restauración. Es una maravilla, unos juegos de luces entre los paneles de yeso con motivos árabes… Mi hija, con su casi recién estrenada letra, dejó su firma en el libro de visitas, lo que la hizo sentirse enormemente importante..




Se recorre pronto Monserrate, así que al salir aún nos quedaba tiempo para otra visita más: el Monasterio de los Capuchos. Es un sitio que suele recibir pocas visitas, y sin embargo, a nosotros es un lugar que nos gusta porque se muestra lo quel quizás fue el origen de Sintra. Quiero decir, Sintra parece a simple vista que toma su encanto de sus bosques exóticos creados artificialmente y sus excéntricos palacetes, pero no, en este monasterio, mucho más salvaje, más original, se palpa que en esta comarca hay algo que llena y tranquiliza al tiempo que es capaz de sumergirte en leyendas y misterios. Sin esa esencia del espíritu de Sintra, que aquí es algo casi sólido, no existiría nada más o, en el caso de que alguien se hubiera empeñado en que así fuera, tendría ese aire ridículo de las cosas fuera de su sitio. Así, si en la Quinta de la Regaleira el misterio fue buscado, aquí se ofrece de manera natural. Por ello, desde que se entra por la disimulada doble escalera, y se pasa, haciendo el recorrido por el monasterio, hasta la zona más alta, desde la que incluso se ve el mar, y se sienta uno en la antiguas piedras y respira, hay algo que pone paz dentro.
Todo el párrafo anterior vale para los adultos, para los niños fue la cosa más graciosa del mundo andar por dentro del monasterio, metiéndose en todas y cada una de las angostas celdas de los monjes y sentándose en los escuetos bancos del refectorio. Las piedras del promontorio donde se respira paz a ellos le sirvieron de rampa para tirar los coches… De cualquier modo, estoy segura de que algo les queda dentro
¿o no?

Regresamos por la carretera de Azenhas, somos conscientes de que dábamos rodeos considerables, pero nos gustaba pasar por allí. Además, ¡sorpresa! En un cruce de carreteras (bueno en realidad de calles, con sus rótulos y todo allí en mitad del campo) había un mercadillo de frutas, verduras… Compramos un pan con chorizo para caerse de espaldas y la fruta daba ganas de comprarlas todas, nos decidimos por una lechuga que evidentemente estaba recién cogida del huerto de al lado, dulce, tierna… paraos si véis un mercadillo así, merece la pena.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: La Mágica Sierra Mística



Etapa: Visita Obligada.  -  Localización:  Portugal Portugal
Fecha creación: 13/05/2009 23:07  
Compartir: 
Compartir:
Después del día anterior, tan cargado de cosas y de caminatas no podíamos darle a los niños otra paliza (tampoco ellos se hubieran dejado, claro), así que fuimos a los lugares que ya conocíamos de otras veces por si acaso el día se presentaba complicado.

Por la mañana, directos al Palacio da Pena.
Subimos hasta el último de los aparcamientos habilitados y, como el día anterior, encontramos sitio sin problema (llegamos un poco antes de las diez), eso nos ahorró la tremenda cola que había luego para coger el autobús a Sintra; tened en cuenta que era el sábado de un puente, allí estaba casi toda Portugal y media España.
Este palacio tiene dos entradas, la de más abajo, en el parque, o la de arriba, que llega más directa al propio palacio. Se puede optar por entrar y salir por un sitio o por otro indistintamente (siempre que paguéis la entrada conjunta palacio-parque o, como en nuestro caso, el ticket de “los cuatro parques”). Yo creo que lo mejor es visitar primero el palacio, ya que luego se hace más agradable el paseo del parque cuesta abajo. Un apunte más: para subir el pequeño tramo que separa la entrada del palacio (que está justo encima de una peña, de ahí su nombre), hay un autobús travestido de tranvía, que vale 2 € por persona; tal como yo lo ví, a no ser que tengáis algún problema que os impida subir una cuesta, no vale la pena. Así que, aguantando la llantina del pequeño porque se quería subir (realmente era un autobús atractivo) subimos una cuesta empinada pero en un entorno muy agradable y llegamos a la puerta del palacio a la vez que el autobús, a pesar de ir tranquilos y con niños.
Es un poco difícil contar algo del Palacio para alguien que no lo haya visto. Es una excentricidad de los últimos reyes de Portugal, así que imaginaos un exint-castillos en technicolor hecho por un niño fantasioso: puentes levadizos, torreones, castilletes, almenas, cúpulas bulbosas, terminaciones flamígeas color amarillo, color terracota, color rosa; figuras monstruosas, figuras clásicas…. ¿un horror? Pues no, tiene algo armónico o fantástico o divertido ¡qué se yo!
.



Conserva todo el mobiliario, así que es muy interesante curiosear por las habitaciones de caprichosos reyes que lo tenían todo y que transformaron maderas y metales nobles en muebles y objetos increíbles. El Palacio da Pena hay que verlo con ojos de niño, y para eso nada mejor que dejarse acompañar por los niños.
Y las vistas desde las terrazas son preciosas, en un día claro como el que nos tocó a nosotros se ve toda la sierra y el mar. Claro que para las fotos hay que ir por turnos, hay muchísima gente siempre visitándolo porque es parada obligada de tour operadores.
Después hicimos un recorrido de bajada por el parque muy agradable. Aunque tiene pequeñas zonas ajardinadas y enormes estanques con cisnes y patos, el parque está formado por un bosque de altísimos árboles exóticos de todos los lugares del mundo, merece la pena irse fijando en los carteles explicativos y mirar cada uno de ellos.
Nos hubiera gustado hacer un recorrido mayor por el parque, e incluso subir a la Cruz Alta, todo está muy bien indicado en los planitos que dan, pero bueno cuando los niños sean grandes.

Segunda parada: el Castelo dos Mouros. Hay un pequeño caminito que va desde la salida del parque al Castelo y que permite ir por plena naturaleza en vez de por una carretera, a estas horas, llena de coches.
El castelo son unas ruinas románticas de lo que fue una fortaleza medieval. Lo único que mantuvieron son sus murallas, pero como todo en Sintra, merece una visita.
Comimos por allí, a la sombra de unos grandes árboles (aunque no había nada habilitado, tampoco despegábamos) y luego recorrimos una buena parte de la muralla que tiene unas vistas espectaculares y te llena de vuelo, claro que agarrábamos a los niños que yo creo que se les quedó la señal para varios días.
.


Esta visita es corta y, después de pensar un poco qué hacer con el resto de la tarde, nos decidimos por algo relajado. Cogimos el coche camino a Cascais (queda cerca), para ver cerca de allí la Boca do Inferno, una abertura rocosa en la playa bajo la que el mar bate … No encontramos ningún cartel indicativo y, la verdad, como los niños se habían dormido un rato, tampoco buscamos mucho. Nos limitamos a hacer un recorrido en coche por el litoral, desde la alegre Cascais, las amplias playas de Guincho y otras hasta que la carretera se aleja del mar pasando, sin transición, a zonas de huerto, para un poco más tarde volver a retomar la costa cerca de Azoia. El tráfico era muy intenso cerca de Cascais, así que suponemos que en verano será insufible. Nos dio pena perdernos también en Praia Maior unas pisadas fósiles de dinosaurio que, a los niños les habría hecho ilusión, pero bueno… siempre hay que dejar cosas para otra vez.
Llegamos a nuestra Praia das Maças, y esta vez sí que íbamos preparados con bañadores y toalles, así que al río manzanas a disfrutar y a terminar un hermoso viaje cerca del mar, relajados en la arena..
.


La vuelta fue tranquila, habíamos pensado ver el Oceanarium de Lisboa, pero al pasar no está indicado, y cuando nos dimos cuenta estábamos cruzando el Puente 25 de Abril, cosas de no llevar GPS. Tampoco nos apenamos demasiado, era domingo y al día siguiente había cole y demás, así que seguimos camino, hicimos una parada para comer un estupendo bacalao en Vilaviçosa (precioso pueblo del Alentejo, comarca que, por cierto, también merece otra ruta de escapada) y a casa.

No soy capaz de hacer una conclusión del viaje, sólo sé que me dio fuerzas para continuar otro poco más de vida diaria y real (¿o la real es esta?), aunque si tuviera la puerta mágica de Doraimon, y pudiera escaparme cada vez que quisiera, volvería a Sintra en este instante.
.

.......the end
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Visita Obligada.


Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 51 11
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 36 Visitas mes actual: 47 Total visitas: 8394

  Últimos comentarios al diario  Only Sintra
Total comentarios 5  Visualizar todos los comentarios

universo18  universo18  21/06/2009 23:12   
Me ha gustado mucho, a mi Sintra tambien me encanto y mi hijo de 11 años tiene muy buen recuerdo del año pasado, es como una ciudad magica con tantos castillos. Te doy mis estrellas. Un saludo

agg76  agg76  12/08/2009 10:16   
Gracias troyanazaret, al leer tu diario me acabo de dar cuenta que necesitaría más de un día para visitar Sintra y alrededores. Me ha encantado la forma de narrar la visita, tomo buena nota de los lugares aunque a todos no podría ir si decido ir a Sintra. Te dejo unas merecidas estrellas. Un Saludo.

ROSAANA  ROSAANA  18/09/2009 17:54
Hola, me ha encantado tu relato, nosotros iremos a Sintra el 31 de diciembre, no es buen dia pero... es lo que hay como tu.. aprovechamos la vacaiones de los niños. me gustaría ver el palacio de Pena , el de los mouros y la quinta regaleria, es mucho para un dia?Queria ir a hasta Cascais sobre las 15.35 en tren, así que sólo dispongo de 5 horas, o sea... imposible. Tengo que dejarme algo verdad'???

susanaquin  susanaquin  09/12/2009 16:15
Un relato precioso. Sosegado. Acabo de llegar de Lisboa y he visitado Sintra demasiado deprisa para mi gusto. Tu relato me hace tener mas ganas, si cabe, de volver.

troyanazaret  troyanazaret  10/12/2009 23:27   
Gracias por los comentarios. Sí, realmente Sintra merece tiempo y tranquilidad, y devuelve el sosiego que se le ofrezca duplicado, os lo aseguro.

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

Foros de Viajes
Ciudad Tema: Sintra: Qué ver, transporte -Portugal
Foro Portugal Foro Portugal: Foro de viajes por Portugal: Lisboa, Oporto, Evora, Braganza, Faro, Estoril, Sintra, Coimbra, Algarbe, Alentejo, Madeira...
Ultimos 5 Mensajes de 960
410613 Lecturas
AutorMensaje
chamiceru
chamiceru
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Feb 05, 2009
Mensajes: 29696

Fecha: Lun Oct 02, 2017 04:21 pm    Título: Re: Quinta (Palacio) da Regaleira en Sintra (Portugal

Hola
Paso aquí un par de mensajes que estaban en el hilo de la Quinta da Regaleira Guiño
Saludos
Edenia
Edenia
Travel Adict
Travel Adict
Sep 15, 2013
Mensajes: 25

Fecha: Lun Oct 02, 2017 07:13 pm    Título: Re: Sintra: Qué ver, transporte -Portugal

Yo para Sintra y quinta da regaleira cogi una excursión con " guías nómadas " y así ves todo sin preocuparte del transporte ya que te llevan en coches desde tu hotel hasta allí y la visita a quinta es guiada. Claro que yo solo tenía un día para ver Sintra y La Quinta, para mí creo que en un día no es suficiente si quieres entretenerte en los detalles del lugar, pero para visitar todo en un par de horas cada lugar o un poco más la excursión está bien.
HelenaJustina
HelenaJustina
Travel Adict
Travel Adict
Abr 17, 2010
Mensajes: 68

Fecha: Sab Oct 07, 2017 09:09 pm    Título: Re: Sintra: Qué ver, transporte -Portugal

Hola! La semana que viene voy a Lisboa y, uno de los días, seguramente el viernes, nos acercaremos a Sintra. La idea es ir en coche, llegando sobre las 9:30 h., hora de Portugal, para poder aparcar cerca del Castelo dos Mouros ó del Palacio Nacional da Pena ( en el foro del Palacio da Pena, he preguntado si me aconsejan seguir comprando la entrada al Palacio, porque hay muchas zonas de su interior con acceso limitado ), visitarlos con Parque incluído. Posteriormente, bajar a Sintra, visitarla y comer, para posteriormente, andando acercarnos a Quinta da Regaleira, y posteriormente, ya de...  Leer más ...
gasolines
gasolines
Dr. Livingstone
Dr. Livingstone
Ago 15, 2007
Mensajes: 9232

Fecha: Sab Oct 07, 2017 09:29 pm    Título: Re: Sintra: Qué ver, transporte -Portugal

Yo lo veo un poco apretado aunque dependera de lo que te entretengas viendo el resto de cosas ya que el Palacio da Pena y el parque te pueden llevar varias horas, asi como tambien la Quinta en la que tambien puedes tirar otro par de horas si lo visitas todo.


Saludos
HelenaJustina
HelenaJustina
Travel Adict
Travel Adict
Abr 17, 2010
Mensajes: 68

Fecha: Sab Oct 07, 2017 10:35 pm    Título: Re: Sintra: Qué ver, transporte -Portugal

gasolines Escribio:
Yo lo veo un poco apretado aunque dependera de lo que te entretengas viendo el resto de cosas ya que el Palacio da Pena y el parque te pueden llevar varias horas, asi como tambien la Quinta en la que tambien puedes tirar otro par de horas si lo visitas todo.


Saludos

Gracias gasolines, pues nos dejaremos llevar y hasta donde lleguemos. Aplauso
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ




All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Google + Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad