Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Seleccionar Idioma
English Español
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
CHINA 2011, 15 días recorriendo el Imperio del Sol -Diarios de Viajes de China- Jmviajero
Indice
Indice
Diarios más leidos
Diarios más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Diarios más Votados
Diarios más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace
Localización: China China [Asia]
Jmviajero  Autor:    Fecha creación:  Compartir este diario: 
Descripción: Beijing, Datong, Pingyao, Xian, Guilin, Xinping y Shanghai en dos semanas agotadoras

Índice de Etapas del Diario: CHINA 2011, 15 días recorriendo el Imperio del Sol





Total comentarios: 26  Visualizar todos los comentarios Comenzar a leer Comenzar a leer

Etapas 1 a 3,  total 5
 1  2  siguiente siguiente


Localización: China China
    Etapa:  Beijing, la puerta del Imperio del Sol      
Hola viajero,

Gracias por estar leyendo este diario, espero de veras que pueda ayudar a alguien a organizar su viaje, aunque te confieso que la mayor satisfacción esta en el viaje en sí mismo y en la posibilidad de revivirlo esforzandote por recordar cada detalle. Voy a tratar de reflejar en este diario mis totalmente subjetivas opiniones sobre lugares, gente, comidas, restaurantes, atracciones, monumentos...en fin sobre todo lo que pudimos ver y disfrutar en la otra punta del mundo.

Como dice el proverbio chino: "Un viaje de mil millas comienza con el primer paso", asi que con el primer paso voy a empezar...

¿Cómo decidimos viajar a China? Por casualidad, casi casi por obligación, sin demasiada convicción y lo peor de todo…sin demasiado tiempo para gestiones y preparativos.

Teníamos reservado nuestro vuelo a Japón, algunos hostales, estábamos apurando para la compra del JRP y teníamos las etapas perfectamente preparadas, en gran medida gracias a este foro. Pero como todos sabéis, ocurrió el desastre del terremoto, el tsunami y los problemas con Fukushima y los otros reactores nucleares, así que después de 10 días de espera para ver como evolucionaba el problema, y muy a nuestro pesar, tuvimos que cambiar de idea. La compañía aérea nos dio facilidades para cambiar los billetes a China.

Así que sin demasiada información al respecto…!China iba a ser nuestro destino! Aplausos

¿Qué se necesita para viajar a China? Hacen falta visados, nosotros lo gestionamos desde una agencia, que nos cobro 75€ por cada visado, el tramite tardo algo más de una semana.
Nos vacunamos para la hepatitis A, lo recomiendan si se visita el sur de China, aunque no es imprescindible.

Decidimos el itinerario, después de muchas dudas y comprobaciones sobre horarios y transportes, porque nos apetecía ir a un montón de sitios, y al final lo comprimimos lo mejor que pudimos para visitar estas ciudades:

Beijing – 4 días
Datong – 1 día
Pingyao – 1 día
Xian – 2 días
Guilin – 2 días
Xinping – 2 días
Shanghai – 3 días


Reservamos los vuelos internos con ctrip.com (Xian-Guilin y Guilin-Shanghai), es muy fácil, os recomiendo hacerlo cuanto antes, por que las plazas en los vuelos más baratos se agotan. Los pagamos con Paypal.

Viajábamos la primera semana de mayo, fiesta nacional en China (justo la semana en la que desaconsejan viajar a China, 1000 millones de personas viajando a la vez no es una experiencia muy recomendable… Chocado ), y queríamos hacer varios traslados en tren (Beijing-Datong; Datong-Pingyao y Pingyao-Xian), así que para evitar problemas con la falta de billetes, decidimos comprarlos a traves de una agencia China, con la que también contratamos una excursión. Fue caro, pero nos evito problemas.


Solicitamos planos e información de los sitios a visitar a la embajada China en España a través de e-mail, nos enviaron planos de las ciudades, algunos incluso en castellano, que nos fueron bastante útiles, y también algo de información.

Nos empollamos la Lonely Planet de China, y para no cargar con ella 15 días, nos hicimos fotocopias de las páginas que nos interesaban.

Día 1

Susana y yo salimos en coche desde Jaca a las 8:30 del 29 de abril, sin desayunar apenas nada y con los nervios característicos de quien se marcha a la otra punta del planeta. La primera parada es en Huesca, donde recogemos a nuestros compañeros de viaje, Lucia y Ángel, y sin perder ni un segundo, rumbo a Madrid, llegamos a la Terminal 4 de Barajas con 2 horas y media de tiempo, ya esta abierto el mostrador de facturación así que perfecto, embarcamos las maletas y a tomar el último mini de jamón en muchos días. Muy feliz
El vuelo transcurre con normalidad, volamos con Fly Emirates y son, con holgada diferencia, los mejores aviones en los que he viajado, un gran servicio y muy confortables, lo recomiendo totalmente.

Tras dos vuelos de más de 7 horas y una escala de 4 más en Dubai llegamos al aeropuerto de Beijing a las 15:00, hora local (hay 6 horas de diferencia con España), día despejado y ligeramente fresco, nada más bajarnos del avión nos llama la atención la visible contaminación que le da un tono gris al cielo de Beijing, y como comprobaremos después, al resto de China.

En el mismo aeropuerto cambiamos nuestros primeros remimbis, el cambio es 1 € por 8,85 RMB.

Decidimos ir al hotel en taxi, nos cuesta 100 RMB y ha sido un trayecto de más de media hora…nos quedó bastante claro que nuestro medio de transporte iba a ser el taxi, siempre que los taxistas nos dejasen...esos marditos taxistas chinos!!!

El Hotel esta muy bien, a menos de 10 minutos de la Ciudad Prohibida y la plaza de Tiannanmen. Precisamente allí nos dirigimos para tomar contacto con China.

La plaza esta repleta de gente, y os aseguro que el significado de repleta no es el mismo en China que en el resto del mundo, ¡la plaza estaba abarrotá! estaban haciendo una especie de desfile militar…y otro desfile paralelo de barrenderos…o al menos, eso parecía…


En seguida nos da la impresión de que somos una de las principales atracciones de la plaza más grande del mundo, pero nuestras sospechas se confirman cuando los primeros valientes se acercan para hacerse fotos con nosotros…o directamente nos colocan a los niños delante y ala, ¡Picture, picture! Pasamos un buen rato haciendo fotos hasta que conseguimos cruzar la plaza.

Recorrimos la plaza de Norte a Sur, desde la inconfundible estampa de Mao presidiendo la entrada a la ciudad prohibida, hasta las torres del Tambor y la Campana, solo las vimos por fuera, para terminar en la preciosa calle Quianmen, presidida por una triple puerta de madera muy colorida.

La calle es muy bonita repleta de tiendas, y los alrededores, de mercadillos y puestos callejeros, a esa hora, las 20:00, había bastante ambiente. Aquí llego la primera sorpresa, primer día en China, en el centro de una ciudad con más de 20 millones de habitantes y nos encontramos de frente con una amiga de Jaca :shock:, Jara, que lleva un tiempo trabajando en China…el mundo es un pañuelo, no se puede negar… ¡qué ilusión!

Cenamos en un restaurante de la calle Quianmen, arroces, pollo, algo de verdura, la verdad es que muy rico, y todo por 30 RMB cada uno en una de las calles más turísticas de Beijing…me gusta China. Desde alli volvimos paseando al hotel en 20 minutos. Tomamos un malísimo y carísimo café en el bar del hotel, y corriendo a la cama…que estamos muertos de sueño.

Día 2

¡Buenos días Beijing!

Nos levantamos a las 8 y bajamos al buffet a tragar como locos durante 30 minutos (como me gustan los desayunos buffet). El día es soleado y parece que va a hacer calor…aunque el cielo mantiene su tono gris tan particular.

Os informo del siguiente dato, es 1 de mayo, fiesta nacional en China, y además es domingo, y nosotros vamos a visitar la Ciudad Prohibida… ¿hace falta decir algo más?

Nos fuimos paseando hacia la Ciudad Prohibida y ya notamos que había mucha gente por la calle…pero al llegar a la entrada fue increíble. Literalmente un rio de gente que se perdia bajo el retrato de Mao que vigila la puerta sur de la Ciudad…no tengo ni idea de cuanta gente podía haber allí. Una vez dentro fuimos cruzando puertas hasta llegar a la inconfundible fila de las entradas…tengo que reconocer que para la cantidad de gente que había las colas avanzaban muy rápido, no creo que nos costase más de 30 minutos llegar a la taquilla, donde adquirimos nuestras entradas por 65 RMB cada uno.




La Ciudad Prohibida es simplemente grandiosa, espectacular, según algunos rankings esta considerada la 8ª maravilla del mundo, desde luego podría serlo.




Recorrimos la Ciudad y sus templos, Palacios, Salones, Jardines y Plazas durante 3 horas, y no tuvimos sensación de agobio pese a la gran cantidad de gente que había circulando por allí. Visitar estos sitios te transporta a otro mundo.





Salimos de la ciudad por la puerta norte y tras cruzar el puente sobre el foso que bordea la muralla, nos encontramos con la colina del carbón, o Parque Jingshan (entrada 5 RMB). Esta colina esta formada por la tierra y piedras que sacaron para crear el foso de la Ciudad Prohibida.



Subimos hasta lo más alto en unos 20 minutos y desde luego…merece muchísimo la pena el esfuerzo. Las vistas sobre la Ciudad Prohibida y sobre el resto de Beijing son muy buenas. También aquí había bastante gente, pero conseguimos hacernos algún hueco para sacar fotos mientras visitábamos las págodas que coronan el parque. También tuvimos tiempo para hacer la risa vistiendonos de emperadores y cortesanas… ¡vaya estampa! Después trataron de timarnos cobrándonos más por hacer dos fotos…pero es la tónica general en China, todos los chinos van a intentar timarte, pero tanto si lo consiguen como sino: ¡tan amigos! Muy feliz


Salimos del Parque Jingshan por su puerta Este, que nada más cruzar la calle te deja en la entrada al Parque Beihao (entrada 20 RMB).


Ni que decir tiene que a estas horas (14:00) ya estábamos empezando a sentir el cansancio, y el hambre hacia estragos en la moral de la tropa, así que localizamos la zona de restaurantes en el mapa del parque y nos fuimos directos a ellos por el camino más corto, que como no podía ser de otra manera incluía cruzar la colina que preside la isla central del parqué, atravesando un templo, varios miradores, y la famosa Dagoda blanca, de estilo tibetano, que corona la isla central.

Por fin llegamos a la zona de restaurantes y nos sentamos a comer en una mesita junto al lago, comimos bastante bien, aunque algunos platos eran muy picantes…nos esta gustando la comida china de China, nada que ver con los restaurantes chinos que he visitado en España. Les echan cacahuetes a muchos platos y les da un sabor muy bueno y nos ha encantado el revuelto de huevos con tomate.

Después del descanso visitamos el jardín de bonsáis que hay en el parque, algunos son realmente bonitos. Dedicamos un rato más a pasear junto al lago y finalmente salimos del parque para intentar tomar un taxi al hotel.

No tuvimos existo en la misión “parar un taxi y que nos lleve al hotel” así que, una vez resignados a dar un largo paseo, decidimos aprovecharlo, y nos metimos en alguno de los hutongs (barrios tradicionales) que rodean la Ciudad Prohibida, son sitios realmente curiosos, la mayoría de casas no tienen baño, usan unos comunes para el barrio, y muchas de ellas tampoco tienen cocina, cocinan en algunos patios, para varias familias...son laberintos de callecitas estrechas pero estan llenos de vida.

También paramos en un hostal (Forbidden City) para reservar la excursión a la Muralla de mañana, que nos cuesta 240 RMB a cada uno, con el transporte, las entradas y el almuerzo, es un poco caro, pero en el hotel lo era más y no queríamos recorrer Beijing buscando gangas.

Después del largo paseo y de la merecida ducha decidimos ir a cenar a la famosa calle Wangfujing, entramos por una calle lateral y nos topamos de frente con el famoso mercado de pinchos…increíble lo que venden allí, pinchos de todo, serpiente, escarabajo, gusanos y mil cosas más. También venden cosas normales, pero lo más asqueroso de este mercado es el olor nauseabundo que te sorprende en algunos puestos, realmente desagradable.


Yo probé los escorpiones y la verdad, no estaban mal, también comimos una especie de kebab de “vayausteasaberque”, unos pinchos de tentáculos de calamar unas brochetas de frutas…desde luego no le van a dar una estrella Michelín. Avergonzado

Continuamos el paseo por la calle Wangfujing, totalmente iluminada y plagada de centros comerciales y tiendas, se nos estaba haciendo tarde para cenar (nos paso lo mismo un día tras otro…) asi que entramos a uno de los centros comerciales y cenamos unos arroces y unas pizzas por 40 RMB cada uno, acompañados de unas cervecitas (la TsingTao esta bastante buena).

Continuamos el paseo para volver al hotel por unos callejones muy autenticos, plagados de farolillos rojos, de puestecitos de recuerdos, comida y más pichitos guarros.

…Un día agotador…y mañana…

Día 3

El despertador suena a las 6:30…que horror. Nos ponemos lo más cómodos posible y después de desayunar nos dirigimos al Forbidden city para coger el transporte. A las 7:45 salimos del hostal, tardamos más o menos 3 horas en llegar al pueblo que hace de base para ascender a la Gran Muralla, al tramo de Mutianyu.

Compramos tikets en el telesilla para subir a la muralla, y para bajar por el tobogán (65 RMB)… ¡a por ella!. Nuestro plan era recorrer desde la torre 6, que es donde te deja el telesilla, hasta la torre 20, y si nos daba tiempo, seguir un poco más, pero había que guardar tiempo para la vuelta, ya que se baja de nuevo desde la torre 6.




La muralla es INCREIBLE, se puede ver por donde va por las torres, que se divisan a mucha distancia, y cruza unas montañas muy altas y escarpadas, es alucinante lo que construyeron allí, con constantes subidas y bajadas, algunas de ellas muy empinadas, y tramos en los que prácticamente había que trepar. Todas las torres estan a la misma distancia, exactamente dos tiradas de flecha, de esta forma, los arqueros que vigilaban desde las torres tenian cubierta toda la muralla en caso de ataque.




Fuimos parando bastante para hacer fotos, admirar el paisajazo que teníamos alrededor y…también para coger aire, ménuda caminata.
Al final llegamos hasta la torre 23, y fue una suerte, porque desde la 20 esta sin restaurar y puedes pasear sobre la muralla tal y como la ha dejado el tiempo, semidestruida y cargada de vegetación.

En los primeros tramos había bastante gente, pero conforme nos alejábamos nos íbamos quedando más solos, hasta que prácticamente no había nadie.

Nos encanto el trekking por la muralla, y como soy un friki no pude resistirme y me compre la camiseta (20 RMB) típica de “yo subí la Gran Muralla”…

Comimos en un restaurante en el pueblo, donde habíamos quedado con el resto del grupo y ¡sorpresa! Comimos de muerte…pusieron un montón de platos diferentes y todos estaban buenísimos, nos pusimos morados, pero vaya, lo teníamos bien ganado…

Teníamos 3 horas de furgoneta por delante y mis compañeros, como ocurriría durante todo el viaje, aprovecharon para echar una cucadeta y descansar…

Llegamos al hotel y después de ducharnos nos dirigimos a un salón de masajes Dragonfly muy cercano, mis compañeros se dieron un masaje de cuerpo chino y yo un masaje de pies, costaba 168 RMB y duraba una hora.

La verdad es que el sitio era muy chulo y se lo curraban mucho, pero aquella chinita tan simpática me dio un sobo que aun me duele…vaya fuerza tenía la tía…me veía sufrir como una rata, se partía de risa, y vuelta a la paliza.

Tengo que decir que el masaje me sentó bien…pero los efectos tardaron en llegar, y estuve un buen rato pensando que no llegarían.

Después de la muralla y el masaje estábamos literalmente muertos, pero nos quedaban muchas cosas por ver y teníamos poco tiempo en Beijing, así que cogimos un taxi y nos fuimos a ver la zona Olímpica.




Nos costo más de media hora llegar en taxi (30 RMB) pero la verdad es que la zona merece una visita. El Nido de Pájaro es espectacular, sobretodo con la iluminación de la noche, y el Cubo de Agua es también muy chulo.

No entramos en ninguno de los dos porque ya era muy tarde, así que nos dedicamos a pasear por la zona, había animación, pero creo que éramos los únicos occidentales que circulaban por allí, entramos en una carpa donde había un montón de puestos de comida y…no pudimos resistirnos al puesto de churros ni al de crepes…que ricos.

Después del paseo otro taxi (37 RMB) y a cenar cerca del hotel, que corríamos serio peligro de caer dormidos en cualquier parte.

Día 4

Amanece temprano en Beijing, es nuestro último día aquí así que habrá que apurarlo, por mucho que lo hemos intentando ni el templo de los Lamas ni el de Confucio nos han encajado hasta ahora, y hoy parece que tampoco vamos a poder verlos, así que son los sacrificados de Beijing.

Hace un día muy bueno, así que tras desayunar y dejar las maletas en consigna nos cogemos un taxi (30 RMB) hacia el Templo del Cielo.
Las entradas nos costaron 35 RMB por persona. Nada más entrar nos encontramos con muchos abuelotes chinos haciendo tai-chi…pero un poco más adelante… ¡tela marinera!
Toda la chavalerria de Beijing dale que te pego al baile…pero muy motivados, algunos hacían espectáculos para que el resto los vieran, increíble, fue un rato muy divertido, no tienen ni pizca de vergüenza.

También vimos otra zona donde jugaban una especie de foot volley con unas plumas tipo badminton, nos estuvieron explicando como se jugaba, veías a los abuelos como le pegaban y te quedabas en el sitio, tienen una agilidad y una elasticidad increíbles, incluso vimos a algunos que se sentaban en el suelo y se levantaban como si nada.


Nos gusto lo de la pelotita con plumas y nos compramos un par, nos fue bien porque nos entretuvo algún que otro rato tonto durante el viaje. (1 RMB dos plumas)

Continuamos por el parque y llegamos al templo del Cielo. Es muy bonito, lo rodeamos dos veces, no podíamos dejar de mirarlo, brillando bajo el sol con todo un abanico de colores en sus tejas, paredes, y sobretodo en el interior de madera. Realmente bonito.


Continuamos cruzando el parque para salir por la puerta sur, alli tomamos otro taxi hacia el Palacio de Verano (67 RMB) otro de los monumentos que no queríamos perdernos en Beijing.

Había mucha gente en la plaza que da acceso al recinto, pero dentro no se notaba, el lugar es espectacular, un lago enorme, rodeado de templos, págodas, puentes… Chocado


Vimos los barquitos y nos apeteció dar una vuelta…nos costo 40 RMB una hora. Estuvo bien, por ver los templos desde el lago, y es bastante refrescante (hacia mucho calor), pero nos dimos un sobete bueno de pedalear…que el laguito engaña…y menos mal que no le hicimos caso a Ángel, que quería cruzar por Gibraltar y volver por Panamá.

Al terminar con el barco nos dirigimos hacia el templo principal, la torre de Buda, atravesando el precioso y largísimo paseo cubierto, cada puerta tiene dibujos diferentes, y todos estan hechos con un detalle y un colorido alucinantes…¡un trabajo de chinos!

El hambre estaba empezando a despolarizarnos, y optamos por comprar unos cubiletes de los que toman ellos, de fideos, para engañar el estomago, pero… ¡buaj! estaban malísimos, asi que nos comimos unos helados y seguimos con el paseo. Me hacia especial gracia ver el barco de mármol, asi que fuimos hasta el final del paseo y allí estaba, es realmente bonito, vaya emperadores extravagantes que tuvieron estos chinos.


Regresamos por el paseo hacia el templo central, y visitamos la sala de la Hermosura Preservada, no se si os lo había dicho, me encantan los nombres que les ponen los chinos a los sitios…

Subimos hasta lo alto del templo, desde abajo todas las vistas son espectaculares, pero cuando llegas arriba es genial, las vistas del templo, el lago, los puentes, un paisaje de sueño.


Decidimos regresar por el camino del Oeste, y después de atravesar el parque llegamos al Jardín de las Petunias (es la flor nacional china) estaba casi vacío y es un rincón muy bonito, estuvimos un buen rato allí.

Salimos del Palacio y cogimos taxi hasta el Mercado de la Seda (67 RMB), comimos en un Subway que hay justo al lado unos bocatas por 20 RMB cada uno. En el Mercado de la Seda fue, con mucha diferencia, el lugar de Beijing donde más turistas vimos, y muchos de ellos españoles. La verdad es que se puede comprar de todo, y es cierto que muy barato, pero es agotador…se pasan las horas volando.

Nosotros, como teníamos que seguir el viaje no compramos mucho, yo me compre una mochila para sustituir la que lleve, y Lucia se compro alguna camiseta, Susana y Ángel no estaban con ganas de que les pegasen y les gritaran ¡tú tacaño! ¡Tú loco!

A las 20h cogimos un taxi al hotel (20 RMB) y cenamos en un restaurante próximo, muy pequeñito, por 75 RMB los cuatro.

A las 22h nos fuimos para la estación de tren, hoy cogemos nuestro primer tren cama, destino Datong.

La estación de Beijing (la central, que es la que vimos, hay 4) es muy grande, pero muy ordenada, los billetes, la agencia con la que los compramos nos los envió al hotel, y alli nos los entregaron, al parecer, los billetes de tren solo se pueden comprar en la estación donde se coge cada tren, así que iríamos recogiendo el resto de billetes por el camino.

El tren llego con 15 minutos de retraso y cuando abrieron las puertas 1000 chinos y 4 españoles corrieron y se empujaron sin cuartel para llegar hasta el andén. No intentéis hacer cola con los chinos, no funcionará.

El tren estaba bastante bien, las sábanas daban un poco de asquito pero las camas eran cómodas, y como teníamos un compartimiento para los 4 solos, íbamos bastante cómodos.

Asi que con el traqueteo del tren…a dormir…
Ver Etapa: Beijing, la puerta del Imperio del Sol


Localización: China China
Día 5

El tren llego puntual a Datong a las 6:25, media hora antes el revisor nos llamo para que estuviéramos listos. Aprovechamos para desayunar unas latas y unos bollos que habíamos comprado.

Bajamos del tren y al salir de la estación estaba esperando nuestra guía para hoy, se presento como Ana, por supuesto es china, y nos habla en inglés.

La excursión de hoy la contratamos con la misma agencia que los billetes de tren, desde España, y nos incluye las visitas y los traslados al Monasterio Colgante de Heng Shang y las Cuevas de Yungyang, además del almuerzo.

Esperamos un rato para que Ana y el conductor desayunasen, y partimos hacia el Monasterio, esta a 1h30´ en coche en dirección sur.

Al llegar Ana nos advierte que hará frío, y vaya si lo hace, la temperatura ha descendido más de 15 grados con respecto a Datong. Confundido
Nos abrigamos bien y entramos los primeros a visitar el espectacular monasterio Patrimonio de la Humanidad.



Esta literalmente colgado en la roca, y apoyado en pilares de madera sobre la montaña, recorrer sus balcones es impresionante y poco recomendable si se padece de vértigo.


Ana nos explico muchas cosas sobre la religión china, lo que simboliza cada animal y sobre la historia del templo. Personalmente fue uno de los lugares que más me sorprendió, estuvimos una hora recorriéndolo, pese a ser realmente pequeño.

Nos metimos de nuevo en la furgo y rumbo a Datong, recogimos nuestros billetes de tren para hoy y salimos de la ciudad hacia el Este para dirigirnos a las Cuevas de Yungyang.

El complejo que rodea las cuevas es nuevo, de 2008, y esta realmente bien, las cuevas son Patrimonio de la Humanidad y han construido una infraestructura imponente para ponerlas en el mapa.


Paseamos un rato hasta llegar a las cuevas, hay muchísimas, completamente cubiertas de tallas, relieves, algunas estan completamente pintadas, unas son enormes, otras del tamaño de una persona, pero el conjunto resulta abrumador. A la altura de las mejores atracciones de China. Aplausos



Hay varias cuevas que contienen budas de más de 15 metros de altura, y para finalizar el enorme buda sentado. Es alucinante, y no solo es mi impresión, los 4 acabamos fascinados aquella visita. Lástima que de repente se hizo de noche y descargo una tormenta tropical en un minuto que nos hizo salir corriendo de allí, y gracias que no salimos nadando.

Nos empapamos y tuvimos que salir sin pasar por las tiendecitas que han construido a la salida del recinto, imitando un pueblecito tradicional, era muy bonito, pero lo pasamos corriendo para resguardarnos de la lluvia.

Nos metimos de nuevo en la furgo y fuimos a comer a un restaurante muy grande, en un salón contiguo estaban celebrando una boda, y estaba todo lleno de globos rosas, y de fotos y dibujos de los novios.

Como estábamos empapados, le preguntamos a Ana si conoce algún hostal donde podamos piyar habitación barata para ducharnos por la tarde, antes de coger el tren. Nos lleva hasta un hotel junto a la estación y nos ayuda a pactar el precio, 120 RMB por 4 horas de habitación.


Nos vamos a dar una vuelta por el maravilloso pueblo de Datong, de 4 millones de habitantes, vemos las murallas que son bien bonitas, y paseamos por los alrededores del Monasterio Huayan y el Muro de los 9 Dragones. Continuamos paseando por Datong, que es bastante feo, hasta que el cielo decide que nos vayamos al hotel, ha empezado a llover de nuevo, asi que cogemos un taxi (15 RMB) que nos deja en el hotel.

El hotel es…un poquito raro, hay locales en la planta baja de los que sale gente dando voces y tumbos, fumando y abrazándose a los demás, y pasean por el hall unas señoritas con un vestido rojo abierto hasta donde las nalgas empiezan a ser culo, que entran y salen de unas habitaciones que hay en esa misma planta, y que tienen una numeración diferente…sospechamos que el hotel ofrece servicios extra… Chocado

Aprovechamos bien la habitación (aunque sin servicios extra), dormimos un poco, nos duchamos y nos cambiamos de ropa. A las 21:30 cuando bajamos para cruzar la calle e ir a la estación encontramos que Ana esta esperándonos, nos alegramos, nos ha caído muy bien, además, nos ayuda con el hotel, que quieren cobrarnos de más por que dicen que nos hemos pasado de la hora, tras mucho discutir nos acaban cobrando lo pactado. Ya os había dicho que todos los chinos van a intentar timarte.

Vamos a la estación, Ana nos acompaña hasta la sala de espera de nuestro tren, y pregunta a la gente que hay esperando, al parecer le pide a un señor que va con su hija, y que viajaba en el mismo tren que nosotros, que nos indique cual es nuestro andén.

Ha sido muy atenta, le hemos pedido que nos escriba un montón de cosas en chino (sin picante, agua, estación de autobús…). Todo esto nos sería muy útil después.

El tren llega a la hora prevista, el amable señor que Ana nos ha buscado como guía nos indica muy orgulloso por donde debemos ir, y sin más problemas nos acomodamos en nuestro cuchitril para volver a pasar la noche en el tren, tan cansados como siempre…

Día 6

¡Buenos días Pingyao!, el revisor nos despierta a las 6:00, y en 20 minutos el tren para en Pingyao. Tenemos reservada una habitación en el “Harmony Guesthouse” para uso diurno, y al salir de la estación, un señor que conduce un motocarro nos dice que nos espera para ir al hostal…que esta incluido en el precio, pues nada, otro medio de transporte para añadir a la lista.

Si circular en coche da bastante miedo en China, circular en motocarro es la leche. En diez minutos llegamos el hotel tras muchos pitidos y curvas imposibles, los dueños del hostal son muy amables y hablan ingles, ¡bien! Guiño

No podemos resistirnos, la habitación tiene unas camas tan cómodas que nos atrapan irremediablemente, nos dormimos hasta las 9:30h, salimos a desayunar, huevos, pan tostado…ñam ñam. Preguntamos sitios para ver y nos recomiendan el Castillo subterráneo Chang.

Un taxi viene al hostal en 15 minutos, andamos un poco para cogerlo, por que no pueden circular coches por el casco antiguo de Pingyao.


El trayecto dura 1h, mis colegas aprovechan para echar una cabezada mientras yo disfruto que entusiasmo de las proezas de nuestro conductor…vaya fenómeno, que adelantamientos…un temerario de la vida.


La visita al pueblo y los túneles dura 1h30´, tenemos una guía en inglés, tiene un acento difícil y me canso de esforzarme por entenderla, así que desconecto bastante de las explicaciones. El sitio me gusta, es muy diferente de todo lo demás que hemos visto, y el pueblo, muy autentico, con sus calles de tierra, sus patios con gallinas.
Lo que viene siendo un pueblo, en China y en cualquier parte.

Además no vimos ni un turista, y eso siempre hace que la experiencia sea mejor.

Regresamos a Pingyao y recorremos las calles principales para ver donde comemos. Esta lleno de restaurantes, y todos tienen muy buena pinta, al final comimos en la misma calle del hostal, muy bien, por 100 RMB los 4. Nos sobro mucha comida.

Por la tarde recorremos toda la zona intramuros de Pingyao, que es realmente bonita, merece la pena hacer esta parada antes de Xian. Las casas guardan su apariencia original, muchas de ellas se pueden visitar, ver los patios, algunas estancias.


Sacamos el ticket que permite visitar casi todos los monumentos de la ciudad, cuesta 150 RMB, pero presentando nuestros DNI y diciendo que son student cards conseguimos que nos hagan un descuento del 50%, no esta mal, esta misma treta volveremos a usarla en algún otro sitio.

Subimos a la muralla, visitamos el Banco Rinchengchang y varias residencias, acabamos visitando el templo de Confucio, que dentro tiene un teatro muy chulo. Andamos muchísimo en Pingyao, como no podía ser de otra manera.


Volvimos al hostal para cambiarnos y cenar, y nos dio mucha pena tener que irnos, por que al caer la noche el pueblo estaba precioso, iluminado tan solo por los farolillos rojos que cuelgan de las fachadas de los edificios. Una imagen muy relajante y placentera.

Tras volver a la realidad, me escape a comprar unas latas de café (estoy enganchadísimo) a una tienda cercana, hasta que escuche unos gritos “¡Cheeeeeemmaaa, vaamooos!”, que risa, era la señora del Harmony que había oído a mis amigos llamarme y les había copiado... (allí me entere de que mi nombre significa “por favor” en chino).

Pagamos en el Hostal 480 RMB, por todo, los desayunos, la habitación, la excursión y la cena de los 4, ¿había dicho que me gusta China? Muy feliz

El chinito del motocarro nos llevo a la estación de trenes de nuevo a las 21h, el tren solo para en Pingyao 3 minutos, así que no podíamos llegar tarde.

Lo cogimos sin problemas, y el revisor nos canjeo las fotocopias del billete que Ana nos dio en Datong por lo billetes originales. Todo muy fácil.

Como ya tenemos la rutina, nos metemos en nuestro compartimento para sardinas viajeras marca ACME, y a dormir, que mañana llegamos a Xian.

Día 7

El tren llega a Xian a las 6:55 sin retrasos. Cogemos un taxi en la estación de tren que nos lleva al hotel, muy cerca de la Torre de la Campana. Las habitaciones no están listas, así que aprovechamos para desayunar, y nos damos un paseo hasta la plaza de la campana, donde reservamos una excursión para las 9:00 para ir a ver los Guerreros de Terracota (300 RMB cada uno).

Volvemos al hotel y ya tenemos las habitaciones, nos damos una ducha y a la furgo.

Lo primero que visitamos es el museo Ban-Po (1 hora), esta entretenido. Nuestra guía nos da bastantes explicaciones. Lo que se visita son los restos de un pueblo nómada que vivió en la zona de la actual Xian hace miles de años.

Después nos dirigimos a un taller de cerámica, me da mala espina, porque pienso que será una tienda de recuerdos disfrazada, pero no.
La parada esta muy bien, nos explican como trabajan la terracota, las diferencias entre los guerreros, y nos hacemos las típicas fotos con el cuerpo hueco de unos guerreros.

Al salir nos llevan a un restaurante donde comemos regular, las raciones son enormes pero no muy buenas. Tuvimos que esperar allí un ratito mientras el resto del grupo iba a visitar unas aguas termales muy conocidas en Xian, nos dijeron que la visita era flojita.

Aprovechamos para entrar en un taller de seda, donde vimos los gusanos, y el proceso que llevan a cabo para transformarla en mil cosas diferentes. Se nos paso el rato volando.

Cogimos de nuevo la furgo y a por el plato fuerte del día, por fín ibamos a ver los famosisimos Guerreros de Terracota que custodian la tumba del emperador Qin. Es uno de los sitios más visitados de China, así que, esperar poder verlo tranquilo es una utopía.

Atravesamos andando la zona de tiendecitas que hay antes de llegar al yacimiento, hay un buen paseo. Al parecer toda esta zona, repleta de pequeños comercios y residencias, es un regalo del estado a los antiguos habitantes de esta zona, que fueron expropiados para realizar las obras de recuperación de los guerreros.

Visitamos el yacimiento en este orden: Museo, Fosa 3, Fosa 2 y Fosa 1.
Nos pareció muy acertado, ya que lo más espectacular esta en la fosa 1, donde están todos los guerreros desenterrados y restaurados.


La visita es super interesante, ver lo que hay impresiona, pero lo que queda por desenterrar impresiona mucha más. Recomiendo a todo el mundo que vaya a China que no se pierda este sitio. Muy feliz


Nos costo 2h visitarlo, con bastante tiempo para fotos, y muchas explicaciones, sobretodo en los pabellones 3 y 2.

Ha la salida aprovechamos para comprar unas figuras, nos costaron 100 RMB cada una, de un tamaño bastante bueno y aparentemente de buena calidad.

Volvimos al hotel cansados, pero queríamos ver Xian, así que salimos a dar una vuelta por el barrio musulmán. Es un barrio muy peculiar, no hemos visto nada parecido en el resto de China. Hay una mezcla de culturas y costumbres muy curiosa, los carteles de las tiendas están en chino y árabe, mucha gente viste túnicas y pañuelos en la cabeza, venden alimentos típicos chinos y también muchos dulces típicos del norte de África…
Dimos un paseo muy entretenido, intentamos cenar cerca de la torre del Tambor, pero el restaurante que elegí no gusto mucho a mis compañeros, la verdad es que tenía más mierda que el palo de un gallinero y el arroz que pedí, aunque estaba muy bueno, picaba como si lo hubiesen cocinado en el mismo infierno, por suerte la única bebida que servían, una especie de ¿zumo de uva? Calmaba bastante el picor…la verdad es que no estuve muy fino eligiendo.

Acabamos cenando en un fast food de la plaza de la Campana, y de allí nos fuimos paseando al hotel, que de nuevo el día ha sido largo, y el cansancio empieza a acumularse.

Día 8

Tregua por fin…bandera blanca y agarraditos al colchón. Mr. Green

Hoy nos hemos acordado de que estamos de vacaciones, y aprovechando que el hotel esta muy bien, hemos decidido darnos un pequeño homenaje…nos levantamos a las 11h.

Después de dejar las mochilas en consigna hemos bajado a comer a un restaurante coreano que hay muy cerca del hotel. La comida fue buenísima, especialidades chinas y también algo de sushi por 120 RMB los 4.

Para completar la comilona hemos tomado unas copas de helado en otro restaurante cercano…chocolate con chocolote y brownie de chocolate…

Tenemos un rato hasta que tengamos que ir al aeropuerto, así que vamos a visitar la Pagoda del gran Ganso Salvaje, ya os he dicho lo mucho que me gustan estos nombres, ¿verdad?


Tomamos un taxi (16 RMB) frente al hotel, que en 25 minutos nos deja frente a la entrada del recinto. Nos aplican el descuento de estudiantes, así que la entrada nos cuesta 30 RMB. La zona es muy bonita, y todas las vistas están presididas por la pagoda.
Recorremos los jardines y el templo con calma y resguardándonos del fuerte sol siempre que podemos. Nos llama la atención que hay pájaros en los árboles, pero están en jaulas, ya hemos visto muchos puestos callejeros que venden pájaros, y también gente que lleva su pájaro, con jaula y todo al parque, dicen que es para que escuchen a otros pájaros y aprendan a cantar.

El templo es muy chulo, pero ya hemos visto unos cuantos y lo recorremos sin poner mucha atención, vemos varios monjes por allí.

Al salir cruzamos la calle y damos una vuelta por la zona comercial que lo rodea, construida en estilo clásico chino, hay muchas tiendas outlet de ropa deportiva. Aprovechamos para comprar alguna camiseta. Hemos tenido un imprevisto, teníamos planeado lavar la ropa en el hotel, pero nos han dicho que no podían, después de haberlo metido todo en las bolsas, así que estamos agotando existencias.

A las 18:30 tomamos otro taxi (20 RMB) hacia el hotel, donde recogemos las mochilas y esperamos para poder coger otro al aeropuerto (los 4 billetes de autobús cuestan casi lo mismo que el taxi (130 RMB), así que preferimos no cargar con las mochilas por la calurosa Xian). Todos los recepciones y botones del hotel salen a ayudarnos a coger un taxi, creo que se sienten un poquito mal porque no hablaban ni papa de inglés y no han podido ayudarnos mucho durante la estancia. Son muy majos, le damos al botones una postal de los Pirineos y nos lo agradece mucho. Muy feliz

Es nuestro primer vuelo interno en China, los reservamos por Internet y no encontramos ningún problema, el aeropuerto no es muy grande, y esta bien indicado así que facturamos las mochilas y aprovechamos para comer algo antes del vuelo. Somos unos huevones, y apurando el café casi perdemos el avión, embarcamos en el último minuto de la última llamada, ¡por los pelos!

Volamos con China Eastern, los aviones están bastante bien, sacan un snack muy bueno durante el trayecto, que es corto, 1:30 más o menos.

Llegamos tarde a Guilin y nada más aterrizar notamos la humedad increíble que hay, no se puede parar de sudar, buf, ¡como nos lo vamos a pasar!

Cogimos un taxi al hostal, precio estándar 100 RMB, y en 45-60 minutos estábamos allí, las habitaciones son amplias, están muy bien y el recepcionista es muy simpático y atento, decidimos que mañana iremos a ver los arrozales de Ping´am. Es casi la 1:30 así que…la cama es la única opción que contemplamos para hoy.

Buenas noches Guilin…
Ver Etapa: Datong-Pingyao y Xian, los restos del gran imperio


Localización: China China
    Etapa:  Guilin y Xinping, paisajes de acuarela      
Día 9

Buenos días Guilin, aunque no tienen nada de buenos…¡¡¡llueve!!!

Nos levantamos a las 7:30 y bajamos a desayunar unos huevos con tostadas…son lentísimos preparando incluso café, que desesperación.

Hoy vamos a ver las terrazas de arroz del Espinazo del Dragón, uno de los paisajes que más nos atraían del viaje, y por fin ha llegado el día de disfrutarlo. Aplausos

Nos recogen en el hostal a las 7:30 y vamos en furgo hasta la estación, donde nos unimos a un autobús lleno de chinos.

Durante el trayecto la guía iba dando explicaciones sobre lo que íbamos a ver en perfecto chino mandarín, hasta cantaba para ilustrar sus explicaciones. A continuación hacía un pequeño resumen en chininglish.

La guía no nos cayó nada bien. Se enfado con nosotros porque no quisimos pagar 60 RMB para ver el espectáculo de las mujeres Yao, las mujeres con el pelo más largo del mundo…y tuvimos que estar todo el rato pendientes de por donde iba nuestro grupo, porque parabas en varios sitios y nunca nos decía ni a que hora ni donde salía el bus…

Finalmente llegamos a Ping´am muy tarde, y directamente nos llevaron a comer…buena idea, antes de dar una caminata, un buen plato de arroz…Por cierto fue el día que peor comimos, arroz bambú y chicken bambú. No os lo recomiendo, las partes del pollo que echaban a ese arroz en mi pueblo se las daban a los perros.

Después de comer la guía nos dijo que a las 15h en el bus, y que nos buscáramos la vida hasta esa hora.


No perdimos tiempo, porque el día se estaba poniendo muy gris y emprendimos la subida hacia el primer mirador: “7 estrellas con la luna”, el paisaje es espectacular, estaba muy verde y con las terrazas de arroz inundadas, era precioso ver todos los bancales cubriendo las montañas y el viento moviendo el agua que los inunda. Precioso.
Mi idea era llegar hasta el siguiente mirador “9 dragones y 5 tigres”, pero cuando estábamos de camino empezó a chispear ligeramente y pensamos que no nos daba tiempo, por que ya eran las 14h pasadas.


Tomamos una vía alternativa para bajar al aparcamiento, no había nadie circulando por ese camino, y se alejaba bastante del pueblo…cuando más desorientados estábamos y siguiendo fielmente los preceptos de la ley de Murphy, empezó a jarrear como para que el arroz se pusiera de 2 metros, así que a correr camino abajo…¡Qué suerte!
En 10 minutos de carrera llegamos al puente (cubierto) que conduce al aparcamiento. Nada más cobijarnos en el puente paro de llover.

Pese a las incidencias, las vistas de los arrozales merecen muchísimo la pena, y recomiendo a todo el mundo que vaya, pero no contratéis esta excursión, es preferible aprovechar el tiempo en los arrozales que en espectáculos folklóricos y en comer.

Cogimos el bus y volvimos a Guilin en 2h30´.

La misión de hoy: “Lavar la ropa sí o sí”. Primera mala noticia, en el hostal no hay secadora y el tiempo esta…ligeramente húmedo y algo lluvioso, vamos que la ropa seca aparecía mojada, ¡como para secar nada!

Pedimos ayuda a los chicos del hostal y nos acompañaron a una lavandería cercana, a la dueña le apareció en las pupilas el símbolo del dólar girando como en una tragaperras cuando le dijimos todo lo que queríamos lavar…en total nos iba a cobrar 270 RMB y lo tendría listo al mediodía de mañana. Aceptamos y cruzamos los dedos para que sea cierto. Llegar a este acuerdo nos llevo más de 30 minutos, en China, cerrar cualquier compra es bastante cansado…

Por fin nos duchamos y nos ponemos ropa sequita. Es bastante tarde así que salimos a buscar un sitio para cenar. Al final, como siempre, nos liamos a andar, rodeamos un lago y vimos las pagodas del Sol y la Luna iluminadas, que son muy bonitas. Acabamos cenando en el primer restaurante que encontramos abierto, olía un poco mal, pero comimos de maravilla y muy barato.

Después entramos en otro bar, en un segundo piso frente al lago de las pagodas, con piano en directo y un servicio impecable, creo que nos costo 40 RMB cada copa de helado, y parecía muy lujoso.

Desde allí volvemos en taxi (8 RMB) al hostal. Conocemos a los dueños y nos hacen unas fotos jugando al billar para colgar en su web, son muy majetes.[/align]

Día 10

Nos levantamos a las 8 con la esperanza de que la previsión del tiempo haya fallado…y no. Han acertado de pleno, el día esta gris y con lluvias intermitentes. ¡Pues vaya!

Después de desayunar la vida se ve de otra manera: algo habrá que hacer, tenemos ganas de ver pandas así que vamos a intentar visitar el parque de las 7 estrellas.

Es un parque enorme, completamente cubierto de vegetación y muy cuidado, la entrada cuesta 35 RMB. Paseamos por allí entre chaparrón y chaparrón durante más de 2 horas, pudimos ver los monos, que campan a sus anchas por todo el parque, buenas panorámicas de la colina del Camello y muchos lagos y rincones preciosos con cascadas y esculturas. Un paseo muy entretenido. Muy feliz
Al final tuvimos que preguntar por donde accedíamos al recinto donde están los osos panda, hay que recorrer un sendero que se adentra en un bosque muy espeso, y al final aparece la entrada al mini zoo. Hay que pagar de nuevo, 32 RMB, los ciudadanos chinos solo 2 RMB.

Vimos tres pandas rojos que podríamos definir como “súper-cuquis”. Daban ganas de llevártelos a tu casa, que bichote más majo. Estuvimos un buen rato asistiendo a sus travesuras.

Después fuimos a ver a sus hermanos mayores, vimos dos osos panda, bastante grandes, aunque no destacaban precisamente por su vibrante actividad, ¡vaya par de vagos! Las 12 de la mañana ya es hora de levantarse de la cama, ¿verdad?

Bueno por lo menos conseguimos ver pandas…también vimos muchos más animales por allí, canguros, monos, elefantes y muchos pájaros.

Aguantamos un rato cobijándonos de árbol en árbol, pero al final nos rendimos y decidimos hacernos fuertes en el hostal y aguantar el agua bajo techo, como unos valientes.

Habíamos quedado en recoger la ropa de la lavandería a las 13:00, así que para allá que fuimos, la señora tenía hoy 4 ayudantes plegando nuestra ropa… ¡vaya clavada que nos debía estar metiendo!

Al menos conseguimos que nos regalase cuatro helados de la congeladora que tenía colocada en la entrada.

Preparamos las mochilas por enésima vez en 10 días y bajamos a la cafetería a comer. Las pizzas estaban buenas, pero tras esperar una hora y cuarto, ya podían haber sacado una mariscada y un solomillo al oporto que mi cabreo ya no tenía remedio…

Paramos un taxi y le indicamos en perfecto chino mandarín (señalando en nuestro cuaderno) que nos lleve a la estación de autobús. Llegamos en seguida, nos dirigimos a las taquillas y preguntamos por el siguiente bus a Yangshuo, estaba a punto de salir. Los billetes nos costaron 18 RMB a cada uno. No hagáis caso de la gente que os llame alrededor de la estación, te ofrecen billetes de autobús más caros haciéndose pasar por el conductor. Vamos, que intentan timarte, como todos los demás chinos de China.

Después de una hora y 45 minutos llegamos a Yangshuo y preguntamos para ir a Xinping. En la taquilla nos señalan el autobús y compramos el ticket dentro (7 RMB). De nuevo hay gente que intenta timarnos cobrándonos 30 RMB… ¡qué morro que tienen! ¡No se puede ser más descarado!

45 minutos de autobús y llegamos a Xinping. Hay muy pocos hostales y no resulta difícil encontrar el nuestro, “This Old Place”. Esta justo al final del pueblo, muy cerca del embarcadero. Las habitaciones están muy bien, una tiene vistas al río, y la otra a los montes que hay detrás.

Nos duchamos y bajamos a cenar, hacen unas pizzas en horno de leña buenísimas, aunque también son bastante lentos. Pagamos 130 RMB por la cena y unas cervezas.

Buenas noches Xinping.

Día 11

Creo que hoy es martes…bueno, no se. Me encanta no saber que día de la semana es: ¡vivan las vacaciones!

Ayer compramos unos bollos en una pastelería del pueblo, y unas latas de nescafe, así que desayunamos esto. Los bollos estaban impresionantes, y nada de sabores raros, todos dulcecitos y esponsojos.

Tenemos muchas ganas de hacer el crucero por el río, pero en el hotel nos piden 150 RMB por persona, así que decidimos bajar el embarcadero y preguntar. En seguida se nos acerca gente, todo mujeres, a ofrecernos diferentes cruceros. El río baja bastante fuerte con las últimas lluvias y surge el temor entre la tropa sobre la flotabilidad de los bambu raft, hay un momento de duda, y al final, pagamos algo más y cogemos un barco más grande y cubierto. 450 RMB por los cuatro, un trayecto de Xinping a Longji (muy cerca de Yangdi) que según dicen es la zona más bonita del río Li.
Andamos durante más de 10 minutos hasta otro embarcadero, pasando por varios miradores donde te puedes retratar con el paisaje que aparece en los billetes de 20 RMB. Finalmente llegamos a un embarcadero muy pequeñito, ¡creo que nos vamos con los piratas!
El barco estaba muy bien, podrían haber viajado con nosotros 15 personas más sin problemas.

El recorrido es precioso. Es un paisaje de ensueño, diferente a todo, cargado de vegetación, que nace incluso entre las rocas de los paredones que encierran el río. Realmente indescriptible.

Pasamos un momento de apuro cuando nuestro capitán pirata decidió parar el barco en la parte resguardada de unos bambúes, parecía nervioso y no paraba de hablar por el móvil…uyuyuyyyy…

Os podéis imaginar que no estábamos nada tranquilos, creo que estuvimos parados alrededor de 15 minutos, intentábamos que nos explicará porque, o que nos señalara en el mapa donde estábamos y no había manera… Avergonzado

Al final, sin más explicación, quito el palo que hace las veces de ancla, y continuamos el retorno a Xinping. Según parece la policía del río estaba haciendo un control un poco más abajo, así que efectivamente, ¡el chinito era un pirata!

Bajamos del barco y nos fuimos pitando de allí…habíamos disfrutado mucho el paisaje, pero, vaya susto nos dio el tío.


Volvimos al pueblo a comer, dimos un paseo por las calles más animadas y comimos en un pequeño restaurante. Las ya clásicas raciones de arroz y noodles, y también tomamos pato a la naranja, muy bueno. De postre tomamos unos crepes de chocolate, en total pagamos 140 RMB.

Volvimos al hostal y mientras los demás subían a la habitación, yo me quede sentado en las mecedoras de la entrada, se estaba de maravilla, y de paso, les di un poco la brasa a las chicas del hostal sobre la posibilidad de ir a Yangshuo a ver el espectáculo Impresión Sanjie Liu o a la pesca con Cormorán, no podíamos ir a ver ninguna de las dos cosas por el elevado caudal del río.

Susana baja en 15 minutos, y tras esperar un rato supusimos que Lucia y Ángel se habrían quedado echando la siesta, así que nos fuimos a dar un paseo por los alrededores del pueblo y aprovechamos que había salido el sol para hacer algunas buenas fotos del paisaje.

Nos reunimos de nuevo en el hostal y decidimos subir al pico Laozhai para ver el panorama desde allí. El camino parte prácticamente frente al hostal, y la subida es bastante dura, sobretodo por el calor y la humedad (¡qué manera de sudar!), y al final tiene un par de pasos poco recomendables si tienes algo de vértigo.
Al llegar arriba te conviertes en espectador de lujo de uno de los paisajes más bonitos del mundo, las vistas son impresionantes mires a donde mires, en primer lugar el río, y detrás picos y más picos cubiertos por completo de vegetación, la unión de los ríos Yulong y Li y los pueblitos que se asientan en sus orillas. Estuvimos en la cima al menos 1 hora, hasta que la falta de luz hizo más que aconsejable descender. Llegamos al hostal empapados y algo embarrados, pero muy contentos por el paisaje que acabábamos de ver, me sentí un autentico privilegiado estando allá arriba. Muy feliz


Hicimos un intento de cenar en el pueblo pero, a las 20:30 estaba todo cerrado, así que no nos quedo más remedio que repetir en el “pizza expres” del hostal.

Nos fuimos a dormir prontito y quedamos para desayunar a las 8:30, Ángel y Lucia querían llevarnos a un sitio “especial” (¡qué miedo!)

Día 12

Nos despertamos y subimos a la habitación de nuestros compañeros, nos guiaron hasta el ático del hostal, había una terraza con unas vistas increíbles de los picos y del río, desde luego fue un sitio muy especial.

Teníamos más bollos y café, así que nos dimos un autentico festín en un sitio maravilloso.

Después de desayunar, a cerrar de nuevo las mochilas (he perdido la cuenta de las veces que hemos hecho la mochila), los dichosos guerreros de terracota ya están empezando a incordiar bastante entre mi equipaje…

Habíamos pensado hacer rafting, pero finalmente, en chanclas y pantalón corto, decidimos cambiar de idea y visitar la cueva de los nenúfares. Muy feliz
Esta a 3 Km. de Xinping, las entradas y el motocarro de ida y vuelta nos costaron 180 RMB. El trayecto hasta la cueva fue entretenido, entre huertos y campos de arroz, había mucha gente trabajando, la mayoría muy mayores.

Al llegar a la cueva nos dieron unos cascos y nos indicaron el camino hacia la entrada, allí esperamos 5 minutos a la chica que iba a abrir la cueva para nosotros (¡genial! Otro sitio que vamos a visitar solitos).

La cueva tiene muy poca iluminación, salvo las formaciones rocosas más espectaculares, donde han colocado luces de neón de diferentes colores, pensé que iba a ser una horterada, pero quedaba muy chulo.
La cueva era muy bonita, y había muchos murciélagos que nos daban unos buenos sustos, en la parte interior había algunos grandes como águilas.

Al final, ves la sala de los nenúfares, es una gruta preciosa, y aquí si que la iluminación ayuda mucho al efecto.

Nos fuimos de la cueva con la convicción de que habíamos acertado con la visita.


Se me ocurrió, que, ya que teníamos que bajar a Yangshuo, porque no lo hacíamos en barco, tuvimos algunas discrepancias, pero finalmente decidimos negociar el precio de un bambu raft a Yangshuo, lo apalabramos en 180 RMB por casi dos horas de crucero.

Fuimos a por las mochilas, les pusimos las fundas de lluvia y las colocamos lo mejor que pudimos en la bambú. La primera parte del recorrido es tan bonita como la que hicimos hacia Yangdi, después, los picos van desapareciendo y el paisaje no es tan espectacular.
No vimos ni una sola bambú raft bajando hacia Yangshuo, y eso nos metió un poco de miedo…aunque más miedo nos metió una zona en la que el agua bajaba bastante brava, las olas chocaban contra el barquito y nos chipiaban bastante, en que se nos paso el miedo al naufragio, disfrutamos un montón de la experiencia.

Llegamos a Yangshuo sin tener que nadar, y como es costumbre el chino del barco nos pidió más pasta de la acordada…que pesadetes que son, no falla ni uno.

Llegamos al muelle para barcos chinos, al parecer éramos el último barco que llegaba porque estaban recogiendo todos los chiringuitos…

Cogimos una especie de carrito de golf que hacia las veces de taxi, que por 60 RMB nos llevo a nosotros y a nuestros equipajes hasta la estación de autobús.

Se estaba haciendo tarde, así que decidimos ir a comer por allí, nos metimos en un restaurante-vivienda, la niña estaba jugando al ordenador al fondo, y un señor echando la siesta detrás de nosotros. La verdad es que comimos muy bien, uno de los mejores arroces que recuerdo, ¡por 53 RMB!

Después de comer fuimos hasta un cajero del ICB a sacar algo de dinero para Shanghai.

El Autobús tardo casi dos horas en llegar a Guilin, nos sentamos en primera fila y el conductor no decepciono a su público, vaya repertorio de maniobras suicidas y de cruces imposibles, y qué decir del concierto de bocina… ¡menudo festival!

Después de besar el suelo de Guilin nos ponemos a buscar un taxi para el aeropuerto, cuando estábamos entrando en Guilin me di cuenta de que el vuelo salia una hora antes de lo que pensábamos, así que... !no tenemos tiempo que perder…!

Pactamos 90 RMB con una taxista muy simpática que no hace nada más que reírse y decir que somos muy altos, ¡qué salada la jodia!
A mitad de camino paró, y nos cambiamos al taxi de su hermano, aún no se muy bien porque…el caso es que nos llevo al aeropuerto sin problemas. Por supuesto al llegar nos pidió 20 RMB más por la autopista, los cuales nosotros, muy agradecidos, nos negamos a pagarle, y tan amigos.

Llegamos al aeropuerto bien de tiempo, al final el vuelo se había retrasado un poquito. Aprovechamos para cenar en un restaurante que tenia muy buena pinta, y para ser un aeropuerto no era muy caro. Probamos las lenguas de pato, que para los chinos son un manjar y…buaj, eran malísimas. Tienen una textura fibrosa y no saben a nada, para rematar la faena, se habían quedado a gusto con el picante.

Aterrizamos en Shanghai Pudong a las 0:00, y tardamos una hora en taxi en llegar al hotel, los 250 RMB que nos cobro el taxista nos dejaron claro que Shanghai iba a ser otra cosa en cuanto a precios.

Llegamos a nuestro hotel muy cansados y un poco adormilados del vuelo y el taxi.

Buenas noches Shanghai, mañana te haré más caso, lo prometo.
Ver Etapa: Guilin y Xinping, paisajes de acuarela



Etapas 1 a 3,  total 5
 1  2  siguiente siguiente



Votaciones al diario
  Puntos Votos Media
Mes actual 0 0
Mes anterior 0 0
Total 151 31
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 591 Visitas mes actual: 405 Total visitas: 38845

  Últimos comentarios al diario  CHINA 2011, 15 días recorriendo el Imperio del Sol
Total comentarios 26  Visualizar todos los comentarios

pitufacs  pitufacs  17/05/2013 20:45
El comentario ha sido movido al foro. Pulse aquí para ver el mensaje: http://www.losviajeros.com/foros.php?p=3857560#3857560

reydmus  reydmus  13/01/2015 02:00   
Gracias por el diario. Hace tiempo vi el vuestro de Jordania y cuando empeze con este dije "Esta chica me suena".

jmviajero  jmviajero  22/01/2015 20:18   
De nada poty13 y reydmus, es una forma genial de recordar estos viajes tan increíbles, espero que os sirva!!!

antxon  antxon  04/01/2017 14:30   
Comentario sobre la etapa: Beijing, la puerta del Imperio del Sol
El comentario ha sido movido al foro. Pulse aquí para ver el mensaje: http://www.losviajeros.com/foros.php?p=5429171#5429171

dpalacios  dpalacios  16/01/2017 21:09   
Comentario sobre la etapa: Consejillos para viajar a China
¡Muchas gracias por el diario! ¡Me apunto los consejos!

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ

Foros de Viajes
Pais Tema: Viajar a China: dudas, consejos
Foro China, Taiwan y Mongolia Foro China, Taiwan y Mongolia: Foro de viajes a China, Taiwan, Tibet y Mongolia. Beijing, Pekin, Shanghai, Hong Kong, Xian, Guilin, Chengdu...
Ultimos 5 Mensajes de 1107
503290 Lecturas
AutorMensaje
Conchi1982
Conchi1982
Travel Adict
Travel Adict
Feb 08, 2016
Mensajes: 78

Fecha: Lun Feb 13, 2017 11:28 pm    Título: Re: Viajar a China: dudas, consejos

Piensa en las dimensiones de China: al norte tiene frontera con Mongolia,Rusia Tíbet...y al sur estan los trópicos...no puedes buscar el mismo tiempo en todo el pais,es imposible. Valora tu ruta,los monzones y tus prioridades ( en nuestro caso ,que somos apasionados de la fotógrafia ,deseábamos ver los arrozales con la coloración amarilla al igual que la vegetación que rodea la muralla y poder ver las montañas de colores de Zhangye con más viveza, lo que ocurre en otoño). Mira bien tu ruta,infórmate de las temperaturas en cada lugar,las épocas de menor turismo interno, xq llegas a...  Leer más ...
Malaga3000
Malaga3000
Travel Adict
Travel Adict
Feb 02, 2012
Mensajes: 61

Fecha: Mie Feb 15, 2017 08:43 pm    Título: Re: Viajar a China: dudas, consejos

En el tiempo que yo estuve, abril y mayo, hacía muy buen tiempo, puedes ver la foto con un polo de manga larga. Piensa lo que te comenta "Conchi1982" es un país muy grande, yo pasé calor húmedo. Lo mejor vestirte por capas, los senderistas decimos capas como las cebollas, que una sola prenda no sea todo tu abrigo. Por poner un ejemplo si llevas un chaquetón muy grueso puedes pasar calor y cuando te lo quitas pasas frío, por eso es mejor varias capas y te las vas quitando. Yo hice todo el viaje con polos y una chaqueta militar que no me importaba quitármela y llevarla doblada en la...  Leer más ...
kaloa
kaloa
Indiana Jones
Indiana Jones
Feb 13, 2007
Mensajes: 1278

Fecha: Jue Feb 16, 2017 07:07 pm    Título: Re: Viajar a China: dudas, consejos

Os hizo falta llevar cargador para la camara fotos etc?
Leo que los Hoteles estan preparados a nuestro voltaje, imagino que los de categoria superior y lujo fijo..
Malaga3000
Malaga3000
Travel Adict
Travel Adict
Feb 02, 2012
Mensajes: 61

Fecha: Jue Feb 16, 2017 07:21 pm    Título: Re: Viajar a China: dudas, consejos

En todos los sitios que yo estuve, y me alojé en hostel's, tenían 220V y clavija como la española. Hay hostel's de muy buena calidad y a muy buen precio. OJO CON LOS BILLETES Sobre todo con los de 100 Yuan, que para los turistas es el más usado al cambiar en los bancos. Cuidado con algunos listos que hacen amistad y después con cualquier excusa intentan que les cambies Yuan por Euros. Hay montones de billetes falsos corriendo por China y la pena por falsificación de moneda es grande. Así que cambia en los bancos o saca dinero en los cajeros. A mi me quiso engañar un español que vivía...  Leer más ...
kaloa
kaloa
Indiana Jones
Indiana Jones
Feb 13, 2007
Mensajes: 1278

Fecha: Vie Feb 17, 2017 02:36 pm    Título: Re: Viajar a China: dudas, consejos

Gracias por los consejos Guiño
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ




All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Google + Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad