Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


ESCAPADA A CÓRDOBA CAPITAL CON EXCURSIÓN A MEDINA AZAHARA. -Diarios de Viajes de España- Artemisa23
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: ESCAPADA A CÓRDOBA CAPITAL CON EXCURSIÓN A MEDINA AZAHARA.  -  Localización:  España  España
Descripción: Viaje de fin de semana largo a Córdoba capital y Medina Azahra. Desplazamiento en AVE desde Madrid.
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:



Etapa: JUDERÍA, ALCÁZAR DE LOS REYES CRISTIANOS Y CALLEJEO.  -  Localización:  España España
Fecha creación: 22/03/2013 21:01  
Compartir: 
Compartir:
Me he decidido a hacer este pequeño diario por si resulta de utilidad a algún futuro viajero, ya que las visitas a Córdoba en fin de semana es mejor llevarlas un poco planificadas para no encontrarse con sorpresas debido a los horarios de acceso a algunos monumentos que cierran los sábados y domingos por la tarde y el lunes todo el día. Si se estudia con un poquito de antelación, casi siempre se puede cuadrar. De martes a viernes los horarios son mucho más amplios y bastantes monumentos tienen visita gratuita, así que quien pueda ir entre semana (lunes, no), que se lo piense porque puede ahorrar un buen dinerito y el viaje le cundirá mucho más. No era nuestro caso pues no queríamos perder días de vacaciones que nos harán falta posteriormente, así que aprovechamos que en Madrid se pasó al lunes la fiesta del 19 de marzo, San José, y así nos encontramos con un fin de semana de tres días.

PREPARATIVOS.

Habían pasado bastante años desde nuestra primera visita a Córdoba, a la vuelta de unas vacaciones de verano en Punta Umbría. Entonces sólo pudimos visitar la Mezquita y dar un pequeño paseo por los alrededores con 40 grados a la sombra, ¡casi na! Así que nos apetecía mucho volver para visitar la ciudad más detenidamente. Teníamos muy claro que el coche se quedaba en casa y que iríamos en el AVE. Además, el viaje coincidió con una rebaja en los precios del tren de alta velocidad, y con un mes de antelación encontré unas tarifas “promo” por 18 euros en horario de mediodía, lo cual suponía casi un 70 por 100 de ahorro respecto de la tarifa normal.

Para organizar las visitas y los itinerarios, consulté el foro y varios foreros resolvieron mis dudas y me aconsejaron divinamente, como siempre. También miré la página web de turismo de Córdoba, que me pareció muy útil pues ofrece horarios, precios, lugares para visitar, itinerarios y la posibilidad de hacer reservas on line. La dirección es esta www.turismodecordoba.org

Los hoteles en el centro de Córdoba son caros, pero merece mucho la pena disponer de alojamiento en el centro histórico para moverse caminando por los lugares más interesantes. Así que a través de booking reservé dos noches en el hotel Conde de Cárdenas, de dos estrellas. Pese a los 70 euros por noche sin desayuno, resultó una buena elección pues al estar en una calle peatonal es muy tranquilo, pero al tiempo se encuentra a unos metros del Ayuntamiento y el templo romano, lo que supone casi el centro de un hipotético círculo que incluye los lugares más representativos y a los que se puede ir caminando en no más de quince minutos. Es un hotel nuevo en un edificio antiguo rehabilitado con un pequeño patio muy agradable. La única pega es que no tiene ascensor, aunque eso no fue problema porque estuvimos en la planta baja.

TARDE DE SÁBADO: JUDERÍA, ALCÁZAR DE LOS REYES CRISTIANOS Y CALLEJEO.

Llegamos a Córdoba a las 14:20 (qué rápido y cómodo el AVE, una maravilla) y fuimos al hotel en un taxi (7 euros). Después de registrarnos, salimos a comer o a intentarlo ya que la ciudad estaba a tope de turistas. En los alrededores del hotel ya vemos la Plaza de la Compañía y la calle Claudio Marcelo, con el Ayuntamiento y los restos del Templo romano:

Plaza de la Compañía.

Restos del templo romano.

Por recomendaciones, teníamos pensado ir a la Taberna Salinas, muy cerquita del hotel, pero fue imposible, había cola hasta la puerta, así que nos acercamos a la Plaza de la Corredera, sus terrazas repletas de gente comiendo al sol.


En el restaurante La Paloma, quedaba una mesita libre en el interior, así no nos lo pensamos e hicimos honor a la cocina típica cordobesa como no podía ser menos: salmorejo, berenjenas a la miel, rabo de toro, flamenquín y de postre tarta de manzana casera y cafés. Estaba todo muy bueno y nos sirvieron bien y rápido. Precios medios. Moraleja: en fin de semana, mejor reservar restaurante, sobre todo si se quiere uno en concreto.


Cuando terminamos de comer, bajamos caminando hacia el río, pasando por la bonita plaza del Potro, que debe su nombre a la fuente renacentista presidida por la figura de un potro. Allí también se encuentra la famosa posada cervantina, que estaba cerrada, y el Museo del pintor Julio Romero de Torres, que no pudimos visitar porque nos fue imposible cuadrar el horario. ¡Qué rabia!


El Guadalquivir bajaba de color marrón y con mucha corriente por las lluvias de los últimos días aunque ya había pasado el peligro de desbordamiento e inundaciones que existió al comienzo de la semana. Fuimos caminando por el Paseo de la Ribera y la Ronda de Isasa hasta el famoso Puente Romano del Siglo I pero con muchas remodelaciones posteriores. Con sus 16 arcos, representa una de las imágenes más conocidas y bellas de la ciudad. Ahora es peatonal, recordamos haberlo cruzado en coche durante nuestra anterior visita hace ya unos cuantos años. Fuimos hasta la Torre de Calahorra, que mandó construir Enrique II de Trastamara en el Siglo XII y actualmente alberga un museo y un mirador. Da gusto contemplar la hermosa vista que ofrece Córdoba desde allí.


Contemplamos también los antiguos molinos en el río, la estatua de San Rafael del Siglo XVI, obra de Bernabé Gómez del Río y la Puerta del Puente.


Y ya nos encontramos de frente con el edificio imponente de la Mezquita-Catedral y, a la izquierda, con el más vistoso de los Triunfos de San Rafael, realizado en el Siglo XVIII por Miguel de Verdiguer. Estas estatuas, de las que hay varias en la ciudad, responden a la devolución popular por el Arcángel San Rafael.





Seguimos caminamos tranquilamente, bordeando la Mezquita-Catedral, frente a la cual nos encontramos también con el Palacio de Congresos, antiguo Hospital de San Sebastián:




A la izquierda, portada antiguo Hospital S. Sebastián; a la derecha, Mezquita, Puerta del Perdón.

Nos encaminamos hacia la Judería ya que queríamos ver la Sinagoga antes de la hora de cierre, a las 17:30. Caminamos entre las estrechas callejuelas, encontrando preciosos rincones de casas blancas con ventanas enrejadas cubiertas de flores y cenefas y zócalos principalmente de color ocre-amarillo, pero también rojo y azul.



Llevábamos un planito sacado de Internet y otro que nos dieron en el hotel, pero no eran muy detallados e, inevitablemente, terminamos perdidos entre los laberintos de la Judería, lo cual tampoco es ningún desastre sino todo lo contrario porque se sale de las zonas más concurridas para encontrar encantadores rincones casi solitarios, que se disfrutan de modo especial.




Aparecimos en la Plaza Tiberiades, con el monumento a Maimónides, gran pensador y médico judío.


Sin saber cómo ni por qué, salimos de la Judería y acabamos en la calle Cairuán, junto a la muralla que circundaba la antigua Medina. Nos saluda la estatua de Averroes.


Ya que estábamos allí decidimos recorrerla hasta la Puerta de Almodóvar, junto a la que se encuentra la escultura dedicada a Séneca. Muy bonito el paseo con sus albercas y canalillos.


Nada más cruzar la Puerta de Almodóvar, por fin localizamos a la derecha la calle Judíos, donde encontramos la Sinagoga, construida entre 1313 y 1315, y que es la tercera mejor conservada de España. Llegamos a tiempo de entrar, se ve enseguida.


Muy cerca está el Museo Taurino y el Zoco Municipal, con un bonito patio que vale la pena visitar:


Y también la Capilla Mudéjar de San Bartolomé. Merece la pena verla, se tarda muy poquito.


Paseos para arriba y paseos para abajo, después de varios intentos vanos por encontrar la calleja de las Flores, decidimos que era hora de ir al Alcázar de los Reyes Cristianos. Según los horarios oficiales, está cerrado los sábados y domingos por la tarde y los lunes todo el día. Sin embargo, no es del todo cierto puesto que se puede visitar si se adquiere el ticket del espectáculo nocturno. Tampoco es muy gravoso porque la entrada normal son 4,50 euros y la que incluye el espectáculo 6,80 euros. En cualquier caso, como no había otra opción, reservé por internet para el pase de las 20:00 del sábado. Se podía visitar desde las 16:30 hasta las 19:30. Luego desalojan hasta el comienzo de los pases del espectáculo de luz y sonido.


El Alcázar alberga restos romanos, visigodos y árabes. Cuando Fernando III El Santo conquistó Córdoba en 1236, el edificio califal estaba casi derruido, y fue Alfonso X el Sabio quien comenzó su restauración, terminada por Alfonso XI. Se ven unas hermosas vistas desde las almenas y, sobre todo, desde la Torre de Homenaje, la más alta de las cuatro torres del Alcázar.




Patio Mudéjar desde la Torre (arriba) y desde el mismo patio (abajo)


Los Jardines son muy bonitos y resultaba muy agradable pasear por ellos, aunque no precisamente con tranquilidad ya que había bastante gente.





Terminamos de ver el Alcázar a poco más de las siete y como el espectáculo no empezaba hasta las ocho, nos dio tiempo de acercarnos a las Caballerizas Reales, que están en un edificio al lado, donde también se realizan exhibiciones ecuestres. Las mandó construir Felipe II en 1570 para su proyecto de crear el caballo de pura raza español. Se ven muy rápidamente y todavía pudimos descansar un ratito tomando un café tranquilamente.

Así se ven desde la Torre del Alcázar los jardines y las Caballerizas Reales.

las 20:00 volvimos al Alcázar para el espectáculo de luz, agua y sonido. Primero nos reunieron en el Patio, donde hacen unas proyecciones, contando un poco la historia de Córdoba.


Lo más interesante llegó después, con los juegos de luces de las fuentes, acompasados con música y el sonido del agua. Muy bonito realmente. Merece la pena pagar el par de euros extra por verlo. Dura una hora más o menos. En general, la visita al Alcázar está bastante bien, pero que nadie espere vr algo similar a la Alhambra de Granada o los Reales Alcázares de Sevilla.




Al salir, volvimos a la Judería a cenar de raciones y tapas. Estaba todo a tope y se olvidan las recomendaciones de ir aquí o allá, lo que quieres es encontrar un rinconcito guapo para sentarte a descansar y tomar algo rico. Encontramos mesa libre en una taberna llamada El Toreo y en uno de sus patios tomamos crema de queso azul (aperitivo gratis), salmorejo, gambas rebozadas, ensaladilla, croquetas de espinacas, bacalao y pasas (riquísimas)… y algo más que no recuerdo, ¡ay qué cabeza! Estaba todo muy bueno, además, a esa hora y después de tanto caminar, no era cuestión de remilgos.

Para bajar la cena, regresamos al Puente Romano e hicimos varias fotos con iluminación nocturna. La estampa era bonita, pero… no sé… parece que le falta luz a la zona de la Mezquita, mejor dicho de la Catedral, y el mismo comentario escuchamos a otros turistas, a nuestro alrededor. Lo confirmamos viendo algunas postales en un quiosco. ¿La menor iluminación es consecuencia de los recortes?


De regreso al hotel, recordé el consejo de Rhazes (muchas gracias), y nos acercamos hasta la Plaza de los Capuchinos para ver el Cristo de los Faroles de noche. Ciertamente, sobrecoge contemplarlo con una luz tan tenue.

Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: JUDERÍA, ALCÁZAR DE LOS REYES CRISTIANOS Y CALLEJEO.



Etapa: EXCURSIÓN A MEDINA AZAHARA.  -  Localización:  España España
Fecha creación: 22/03/2013 23:27  
Compartir: 
Compartir:
Teníamos muchas ganas de visitar Medina Azahara, pero pese a que sólo está a 7 Km, del centro de la capital, no resulta fácil acoplar la visita en fin de semana con los peculiares horarios y la limitada forma de acceso que existe si no llevas coche. Cierra los domingos por la tarde y los lunes todo el día.

Existen unos autobuses específicos con plazas limitadas que hay que reservar con antelación. La ventaja es que se puede hacer por internet con un pequeño descuento del 5 por 100. Cuesta 7,60 euros e incluye la lanzadera que lleva desde el museo al yacimiento, que también hay que utilizar obligatoriamente aunque se vaya en coche particular (cuesta 2,10 euros). El acceso al museo y al yacimiento es gratis para los ciudadanos de la Unión Europea.

Los domingos hay dos autobuses: uno a las 09:30 y otro a las 10:15, y regresan a las 13:00 y a las 13:45, respectivamente (otros días hay otros horarios y los lunes está cerrado, por eso hay que consultar). Si se va en el autobús de las 09:30 hay que volver a las 13:00 y no a las 13:45, vamos, cada cual en su autobús. Yo reservé para el de las 09:30 a fin de aprovechar el tiempo al máximo. El autobús sale del Paseo de la Victoria, frente al mausoleo romano (hay otro punto de salida junto al Hospital de la Cruz Roja). Nos venía mejor el primero, un cuarto de hora andando desde el hotel. Cruzamos la Plaza de las Tendillas y llegamos con tiempo suficiente para desayunar en una cafetería. Y todavía nos sobraron algunos minutos para echar un vistazo al mausoleo romano, construcción funeraria del siglo I d.C. Lo encontré un poco descuidado, con pintadas en sus muros, una lástima, la verdad.


Poco antes de las 10.00 el autobús nos dejó en la puerta del museo, donde vimos una película documental sobre Medina Azahara, con recreación virtual de cómo era realmente la ciudad. Está bastante bien y ayuda a hacerse una idea de lo que se verá después. En el autobús va un guía turístico que nos ofreció sus servicios con un coste de 6 euros por persona. Nosotros preferimos ir por libre. El documental y el folleto con plano e itinerario que te entregan nos pareció suficiente; pero ésta es una decisión de cada cual.

Desde el mismo aparcamiento, entre la arbolada sierra cordobesa, se distingue perfectamente la imponente silueta del Monasterio San Jerónimo de Valparaíso, construcción del Siglo XV. Lástima no haber podido visitarlo.


Hay que distribuir bien el tiempo, que no sobra en absoluto como pudimos comprobar después. Las lanzaderas salen a intervalos de 15 a 20 minutos y el yacimiento es grande y lleva su tiempo verlo. Además, hay que estar a la hora de salida en el aparcamiento porque si pierdes el autobús de regreso a Córdoba, la única solución sería pedir un taxi. Consecuencia: después de la película, apenas tuvimos tiempo de ver el museo. Cogimos la lanzadera y subimos al yacimiento donde se encuentran las ruinas de Madinat al-Zahra, que fue capital de los Omeyas de Occidente durante buena parte del Siglo X. El califa Abderramán III la mandó construir sin escatimar medios ni materiales, una “ciudad ideal” que, sin embargo, sólo perduró 70 años ya que casi quedó destruida por una sucesión de guerras y, finalmente, cayó en el olvido
.


Nos gustó mucho lo que vimos. Claro que somos unos enamorados de las “piedras” y le echamos muchísima imaginación al tiempo que procuramos evocar su historia; además, el escenario ayudaba un montón, con el campo cordobés muy verde por las últimas lluvias; además, la mañana era estupenda, con bastante luz pero sin demasiado sol, que invitaba a pasear tranquilamente por el yacimiento. La visita se inicia desde la parte más elevada, el paseo de ronda de la muralla norte, que ofrece unas seductoras vistas panorámicas del conjunto.



Después se va descendiendo para visitar los restos de los diferentes complejos residenciales y administrativos. Son ruinas, que nadie espere suntuosos palacios de las mil y una noches (es que había que oír cada cosa…), pero tienen un gran encanto.

CASA DE YAFAR.


ZONAS RESIDENCIALES:



EDIFICIO BASILICAL SUPERIOR







PÓRTICO SUR Y RESTO DE LA MEZQUITA.



Lástima que el salón de Abderramán III estuviera cerrado por restauración, cosa que ya sabíamos; sólo era posible ver el exterior de lejos, pero aun así mereció muchísimo la pena el desplazamiento.




[align=justify]En un momento, el cielo se despejó y empezó a atizar el sol con fuerza. ¡Qué calor! Madre mía, lo que tiene que ser aquello en pleno verano con las pocas sombras que hay. Se nos pasó el tiempo volando y cuando fuimos a coger la lanzadera para bajar al aparcamiento, había una cola tremenda. Nos quedamos a las puertas de coger la primera lanzadera que llegó y pensamos que íbamos a perder el autobús de regreso a Córdoba. Menos mal que inmediatamente llegó otra, debieron de poner algún refuerzo por la cantidad de gente que había allí arriba.. Así que hay que tener cuidado con los horarios si se va en autobús.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: EXCURSIÓN A MEDINA AZAHARA.



Etapa: PALACIO DE VIANA, MEZQUITA, PASEO POR EL RÍO Y CALLEJEO.  -  Localización:  España España
Fecha creación: 23/03/2013 20:41  
Compartir: 
Compartir:
A las 13:20, de regreso de Medina Azahraa, el autobús nos dejó de nuevo en el Paseo de la Victoria. Desde allí, fuimos hasta la plaza.de las Tendillas, donde me acerqué a la Oficina de Turismo para pedir un mapa turístico de la ciudad en condiciones porque los que teníamos nos estaban volviendo locos. Por fortuna, me dieron uno muy chulo, con el cual nos manejamos perfectamente en lo sucesivo. Así que consejillo: en cuanto lleguéis, id a una Oficina de Turismo (están en la Pza. de las Tendillas, en la Estación de Renfe y frente al Alcázar) para que os den uno de sus planos detallados (como anécdota, contar que a un inglés le gustó y me paró en plena calle para preguntarme dónde lo había conseguido, jeje).[/align]

Apretamos el paso para llegar a la visita del Palacio de Viana, que no podíamos encajar en ningún otro momento. También lo había reservado por internet. Nos dieron hora para el pase de las 14:00, ya que para ver el interior del Palacio hay que ir con visita guiada, que se agradece realmente, dura unos 35 minutos y no se hace nada pesada. Mientras tanto, dimos una vuelta por los patios (se va por libre) que son realmente bonitos, aunque en primavera deben lucir infinitamente más. La visita completa cuesta 8 euros; los patios solos, creo recordar que era 5 euros.
Exterior del Palacio de Viana:

El edificio se levanta en torno a 12 patios y un jardín. Su origen es medieval, del Siglo XV, y desde su construcción ha tenido 18 propietarios diferentes pertenecientes a importantes familias nobiliarias y ha sufrido diferentes transformaciones y ampliaciones. La última la llevó a cabo el duque de Rivas, que cuando se trasladó de Madrid a Córdoba, copió el trazado de su casa en Madrid, el Palacio de Viana (donde se ubica actualmente una parte del Ministerio de Asuntos Exteriores) para acomodar muebles, utensilios y obras de arte, de modo que quedase una réplica perfecta del palacio madrileño. El interior es bastante interesante y cuenta con importantes colecciones de pintura, tapices, alfombras, azulejos… Sobre todo me gustó ver unos libros enormes de canto gregoriano del S.XV, y breviarios de la misma época, que conservan sus bellísimos colores originales, incluso sin restaurar. No se puede hacer fotos en el interior del Palacio, sí en los patios. Si no os interesa o no os cuadra la visita del Palacio, intentad por lo menos ver los patios: merece la pena. Y si es en primavera, debe ser una gozada.






Como pone en el folleto que dan a la entrada, no hay que olvidar asomarse a la fachada del Palacio que da a la calle de las Rejas de Don Gome para ver el patio desde el exterior.


Salimos del Palacio a las 15:00 y fuimos hasta la calle Romero, donde teníamos reservada mesa en Casa Pepe de la Judería. Y menos mal porque estaba también a tope, como la mayoría de los restaurantes. Pedimos salmorejo, ensalada de bacalao con vinagreta de anchoas, lomo de atún con verduritas y muslo de pato con peras al Pedro Ximénez; de postre, espuma de gachas con helado de anís. La comida bastante rica, el precio sobre 35 euros por persona, a la carta.

Cuando terminamos, ¡horror!: se cumplían las pesimistas previsiones meteorológicas y llovía a cántaros. Menos mal que el tiempo nos había respetado la visita a Media Azahara. Como el callejeo previsto en un principio para la tarde del domingo se presentaba imposible, cambiamos de planes y decidimos hacer la visita de la Mezquita/Catedral aunque tuviéramos que pagar los 8 euros de la entrada (el lunes quizás hubiésemos entrado gratis, y digo quizás, porque ya no está claro si se puede permanecer en el interior después del horario de misas).




La Mezquita de Córdoba está catalogada por la UNESCO como Patrimonio Nacional de la Humanidad desde 1984. Su construcción la inició Abderramán I en el año 785 sobre una antigua basílica visigoda y fue ampliada posteriormente por Abderramán II, Al-Hakam II y Almanzor. El Alminar se construyó en tiempos de Abderramán III y convertido (forrado) en Torre barroca a fines del Siglo XVI. El Patio de los Naranjos se puede visitar sin pagar entrada.



El salón de oración, compuesto por un conjunto de columnas y arcadas dobles, la inferior con arco de herradura, influencia del arte visigodo, y la superior de medio punto, y se sustentan en columnas de mármol, jasque y granito, de variada procedencia, romana, bizantina y visigótica, Su aspecto bicolor se obtuvo por la utilización de la alternancia de piedra y ladrillo. Posteriormente se fueron añadiendo elementos más ricos y refinados según fue creciendo la importancia y esplendor del califato cordobés.









En 1236, tras la conquista de Córdoba por Fernando III, la Mezquita se convierte en Catedral, adicionando a lo largo del tiempo capillas y otros elementos cristianos. Pero hasta el Siglo XVI no se inició la construcción del Altar Mayor de la Catedral dentro de las naves de la Mezquita, que afectó principalmente a las zonas edificadas por Abderramán II y Almanzor. Las obras, muy polémicas, se prorrogaron hasta 1766 y la edificación final es una suma de estilos gótico, plateresco, renacentista y barroco.

Altar Mayor

Coro y crucero.

El interior se apreciaba más oscuro que la otra vez que la visitamos, debido a la menor cantidad de luz que se filtraba desde el exterior; pero tenía un encanto especial al cobrar más importancia la delicada luz de las lámparas y las decenas de figuras humanas desdibujadas entre las arcadas, que le otorgaban un aspecto como de mayor recogimiento, que parecía acallar incluso las voces a simples murmullos. Al final, dejando aparte la obra que se destruyó de un lado para construir de otro, perdura una sorprendente simbiosis entre lo musulmán y lo cristiano:





Cuando salimos, seguía lloviendo. Así que decidimos ir al hotel a descansar. El día había sido agotador y las previsiones meteorológicas apuntaban que el lunes estaría despejado, con lo cual podríamos madrugar y aprovechar para visitar lo que no habíamos visto todavía. A las 22:00 dejó de llover y salimos a cenar, en un bar cercano al hotel, en la calle Claudio Marcelo (Capitone): con la bebida entra una tapa y el resto de tapas, a 1,20 euros/unidad. Nos pusimos como el tío quico: salmorejo, ensaladilla, tortilla, patatas alí-oli, bacalao, magra, tosta de anchoa con puré de tomate… y cervecitas: todo,12 euros.

Nos acercamos a la Plaza de la Compañía, junto a nuestro hotel, y sacamos esta foto nocturna con la fachada del Colegio Iglesia de Santa Victoria.



El día siguiente, lunes, amaneció espléndido, con sol y con una temperatura de 17 grados. Fuimos a desayunar al bar donde cenamos la noche anterior. En el precio del desayuno incluyen zumo de naranja natural y un botellín de agua mineral (café con leche, bollo y media barrita con tomate y jamón serrano, zumos y aguas, 9 euros).

La mañana se presentaba de callejeo, sin horarios hasta la salida del tren, ¡qué bien! Bajamos por la Calle San Fernando (también llamada calle de la Feria) hasta el río y contemplamos el Puente Romano desde el Puente de Miraflores.


Cruzamos el Puente de Miraflores y por el otro lado del río, el parque de Miraflores, fuimos paseando hasta la Torre de Calahorra. Desde esta zona se obtienen unas preciosas vistas del río, la Mezquita y el casco antiguo de Córdoba. Es un paseo realmente agradable, lo recomiendo.


Cruzamos el Puente Romano hasta la Puerta del Puente, y seguimos hacia la izquierda, por la Avenida del Alcázar, contemplando el rápido curso del Guadalquivir y el antiguo molino de la Albolafía. Una zona muy bonita también.


Subiendo por la Avenida del Corregidor, nos encontramos con otro tramo de la muralla cristiana del Siglo XIV, que seguimos hasta la llamada Puerta de Sevilla, el acceso principal al popular barrio de San Basilio.


Paseamos por sus pulcras y encantadoras calles, las aceras flanqueadas con grandes maceteros con flores, muy solitarias a esa hora de la mañana. Nos dirigimos a la famosa Casa Patio de la calle San Basilio 50, pero estaba cerrada, vaya decepción. Me había confundido al mirar el horario, no abre a las 10:00, sino a las 10:30 y eran las 10:10. No podíamos esperar tanto tiempo, así que lamentándolo un montón, nos quedamos sin ver el patio, pero vale la pena acercarse simplemente para caminar por sus calles.


Volvimos por los alrededores del Alcázar y bordeamos la Mezquita: el sol lucía en todo su esplendor y me entretuve haciendo unas cuantas fotos. Qué bonita estaba la ciudad con esta luz y los naranjos cargados de frutos… ¿Qué harán con tantas naranjas? ¿Son comestibles o serán una especie de naranja silvestre? Pido disculpas a los cordobeses por mi ignorancia, pero me llamó la atención tantísimas naranjas y tan grandes en los arbolitos, ni siquiera en Valencia creo haber visto tal cantidad.


Por fin encontramos la Calleja de las Flores, no hay que explicar el por qué de su nombre, claro. Sin embargo, aparte de la foto mil veces vista, también es muy bonita la plaza, con su fuente.



También descubrimos la Calle del Pañuelo, muy pintoresca con su naranjo al fondo y tan pequeñita que cabe en un pañuelo, de ahí su nombre. Y muy bonita me pareció ésta otra, creo que es la calle Ahumadas.


Misión cumplida, no podíamos marcharnos de Córdoba sin verlas.

Al salir de un callejón nos encontramos con el Alminar de San Juan, que conserva su fisonomía árabe del Siglo X, aunque después pasó a formar parte de la iglesia de San Juan, en la plaza del mismo nombre.


He dejado para el final las Iglesias Fernandinas, que en realidad fuimos viendo poco a poco, conforme recorríamos las diferentes plazas en las que se encuentran. Se denominan iglesias fernandinas porque las mandó construir Fernando III el Santo tras la conquista de Córdoba en 1236. Muchas de ellas se erigieron sobre antiguas mezquitas, para confirmar la supremacía cristiana. En ellas, el estilo románico se entrelaza con el gótico y el mudéjar. De algunas de estas iglesias sólo pude ver las fachadas, ya que estaban cerradas a la hora en que pasé por allí. Recuerdo que sí pude entrar a la de San Miguel, que tiene un bello retablo, y, sobre todo, a la de San Lorenzo, con sus frescos restaurados y una impresionante talla del Cristo de las Ánimas.

Fachada e interior de la Iglesia de San Lorenzo:

También me gustó mucho la Iglesia de San Agustín, con su colorido campanario. Muy bonita la vista desde la calle de las Rejas de Don Gome, junto a los balcones del Palacio de Viana.


Esta la Iglesia de San Rafael, y una bonita fuente en la Pza. de su nombre:


Vimos de pasada, la plaza de Colón y su parque, el llamativo edificio de la Diputación Provincial y muy cerquita de allí, la Torre de la Malmuerta, del Siglo XV, cuyo nombre dicen que recuerda a una dama cordobesa, a la que su marido mató por celos.


Volvimos a la plaza de los Capuchinos para ver el Cristo de los Faroles de día:


Ya de retirada, aún nos encontramos con otros hermosos rincones:
La Casa de los Luna - el Palacio de los Villalones


y la Iglesia Conventual de San Pablo:


Y tras comprar unos típicos pastelones cordobeses en una confitería (bollo de hojaldre relleno de cabello de ángel, que también puede llevar jamón serrano), se acabó la escapada. La verdad, quedamos muy satisfechos. Córdoba nos gustó mucho, lo pasamos muy bien en todos los sentidos (visitas a monumentos, paseos, gastronomía…). Nos cundió bastante, pero salvo en la visita al Palacio de Viana, en ningún momento tuvimos la sensación de ir agobiados, ya que a casi todos sitios se puede ir andando. También llevábamos preparadas las visitas que requerían horario. Había leído bastantes comentarios de foreros sobre este problema y me estudié bien el recorrido previamente. Nos faltaron cosas, naturalmente, como la Casa de Sefarad, la Posada de la plaza del Potro o el Museo de Julio Romero de Torres, pero es bueno dejar algo pendiente para una futura ocasión, que debería ser en un mes de mayo para que coincida con la Feria de los Patios.

Repito las gracias al foro y a los foreros que con sus comentarios me ayudaron a planificar esta estupenda escapada. Espero no haberme equivocado en las localizaciones, que os guste el diario y que alguien pueda encontrarlo de utilidad: mi intención ha sido sobre todo animar a los que no la conozcan a ir a esta preciosa ciudad.
Hasta siempre, Córdoba.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: PALACIO DE VIANA, MEZQUITA, PASEO POR EL RÍO Y CALLEJEO.


Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 5 1
Total 25 5
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 274 Visitas mes actual: 113 Total visitas: 17648

  Últimos comentarios al diario  ESCAPADA A CÓRDOBA CAPITAL CON EXCURSIÓN A MEDINA AZAHARA.
Total comentarios 6  Visualizar todos los comentarios

Artemisa23  artemisa23  23/03/2013 14:05   
Pues sí, Yennefer, una ciudad encantadora. Me gustó muchísimo. A ver si puedo volver el año que viene, en mayo, para la Feria de los Patios. Por cierto, muchas gracias por tu diario. Me ayudó un montón en mi viaje. Saludos.

Sayuri135  sayuri135  25/03/2013 11:49
Enhorabuena por tu diario!!!! Me ha encantado y con el he vuelto a la idea de visitar Córdoba muy pronto! Me ha parecido una preciosidad de ciudad!

Artemisa23  artemisa23  25/03/2013 20:40   
Muchas gracias, sayuri135. Pues sí, Córdoba es una ciudad muy bonita, me ha gustado muchísimo. Hay que volver.

Rhazes  Rhazes  23/05/2013 12:33
No me había dado cuenta de tu maravilloso diario hasta hoy! Me alegro de que disfrutases de Córdoba...
Las naranjas de los arbolitos las recolectan todos los años y, puesto que no son comestibles, les dan utilidad "industrial". Lo bueno de tantos naranjos es que, además dan azahar...el aroma en el casco antiguo los primeros días de la primavera es una maravilla....

Saludos

Artemisa23  artemisa23  23/05/2013 21:10   
Gracias Rhazes. Mira que tenía yo curiosidad por saber que hacen con tantas naranjas en Córdoba... Qué ciudad más bonita, me encantó.

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

Foros de Viajes
Ciudad Tema: Córdoba Capital: Visitas y datos prácticos
Foro Andalucia, Extremadura y Murcia Foro Andalucia, Extremadura y Murcia: Foro para compartir temas de Viajes por el Sur de España: Andalucia, Extremadura, Murcia, Ceuta y Melilla
Ultimos 5 Mensajes de 1085
442478 Lecturas
AutorMensaje
charucag
Charucag
Dr. Livingstone
Dr. Livingstone
Jun 19, 2009
Mensajes: 6218

Fecha: Mar Jun 27, 2017 10:42 am    Título: Re: Córdoba Capital: Visitas y datos prácticos

muchas gracias, buena informacion
tirolina2
Tirolina2
Experto
Experto
Oct 05, 2009
Mensajes: 185

Fecha: Lun Oct 16, 2017 01:51 pm    Título: Re: Córdoba Capital: Visitas y datos prácticos

hola. Tengo una duda la sociedad de plateros de María Auxiliadora y de la C/ san Francisco es lo mismo? . me gustaría saber si es mejor ir a comer o a cenar y si hay que reservar. . o alguna otra recomendación , para cenar sentados, es que a mi gente no le gusta comer de pie... en fin si tenéis alguna idea buena acepto ... muchas gracias
jufranli
Jufranli
New Traveller
New Traveller
Oct 08, 2014
Mensajes: 6

Fecha: Lun Oct 16, 2017 09:52 pm    Título: Re: Córdoba Capital: Visitas y datos prácticos

tirolina2 Escribio:
hola. Tengo una duda la sociedad de plateros de María Auxiliadora y de la C/ san Francisco es lo mismo? . me gustaría saber si es mejor ir a comer o a cenar y si hay que reservar. . o alguna otra recomendación , para cenar sentados, es que a mi gente no le gusta comer de pie... en fin si tenéis alguna idea buena acepto ... muchas gracias

No, no son lo mismo. A mi personalmente me gusta más la de María Auxiliadora.

Para ir sobre seguro lo mejor es reservar, y son validas tanto para comer como para cenar.
alfrito.alfrito
Alfrito.alfrito
Dr. Livingstone
Dr. Livingstone
Jul 26, 2010
Mensajes: 8500

Fecha: Lun Oct 16, 2017 11:03 pm    Título: Re: Córdoba Capital: Visitas y datos prácticos

tirolina2 Escribio:
hola. Tengo una duda la sociedad de plateros de María Auxiliadora y de la C/ san Francisco es lo mismo? . me gustaría saber si es mejor ir a comer o a cenar y si hay que reservar. . o alguna otra recomendación , para cenar sentados, es que a mi gente no le gusta comer de pie... en fin si tenéis alguna idea buena acepto ... muchas gracias

Hola. Te pongo algunas opciones en el hilo de restaurantes post
krentzien
Krentzien
Travel Adict
Travel Adict
May 29, 2007
Mensajes: 94

Fecha: Mie Nov 01, 2017 08:06 pm    Título: Re: Córdoba Capital: Visitas y datos prácticos

Buenas tardes viajeros.
Hago una visita a esta ciudad durante 5 dias desde el próximo viernes. Luego a Granada 5 dias mas...
Sé que tengo suficiente, pero busco tranquilidad, evadirme del estrés y recargar pilas.
Aparte de lo típico de la ciudad ( mezquita, alcazar,juderia...), alguna recomendación? Me encanta pasear... Alguna rutilla o pueblo que merezca la pena visitar y se pueda acceder en transporte público??

Habia pensado tb hacer rutas a pie de éstas que son gratuitas (ya hechas por Europa, pero no aquí) . Alguna recomendación? ?

Muchas gracias de antemano.
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ




All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Google + Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad