Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
3 días en Singapur -Diarios de Viajes de Singapur- Jmambroa
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: 3 días en Singapur  -  Localización:  Singapur  Singapur
Descripción: Durante nuestra ruta por Malasia pasamos 3 días en Singapur
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:

Índice del Diario: 3 días en Singapur
01: Singapur



Etapa: Singapur  -  Localización:  Singapur Singapur
Fecha creación: 15/05/2013 22:03  
Compartir: 
Compartir:
Nuestra escapada a la ciudad-estado de Singapur no estaba en el guión. Estábamos haciendo una ruta en coche por Malasia peninsular que nos llevó menos tiempo de lo esperado, y dada la cercanía, decidimos acercarnos unos días a Singapur. Teníamos intención de ir en el propio coche de alquiler, pero como no sabíamos si estaba permitido, nos pusimos en contacto con la oficina principal de Europcar (la cual nos había alquilado el coche) en Malasia. Nos informaron de que no podíamos pasar a Singapur, pero nos ofrecieron que dejásemos el coche en el aparcamiento de la compañía en Johor Bahru, ciudad fronteriza entre ambos países, y allí pasáramos en taxi o autobús. Así que eso hicimos. Llegamos hasta la oficina de Europcar en Johor Bahru, que milagrosamente encontramos enseguida, y dejamos el coche en el aparcamiento. Nos dijeron que nos quedásemos con las llaves, así podríamos recoger el coche en cualquier momento sin necesidad de que hubiese nadie en la oficina. La amable dependienta de Europcar también nos comentó que la manera más cómoda y rápida era pasar en taxi. Nos explicó cómo llegar hasta la estación de autobuses, que era desde donde partían los taxis a Singapur, cómo funcionaba el sistema, y el precio que deberíamos pagar. El sistema era simple: atravesar la frontera y llegar a la estación de autobuses de Singapur en taxi costaba 60 ringits (que es la moneda malaya). Como en el taxi pueden ir hasta cuatro pasajeros, lo habitual era compartir taxi entre cuatro y pagar así 15 cada uno, pero evidentemente, también podíamos tomar un taxi solo para nosotros y pagar los 60 ringits. Una vez llegamos a la estación, que estaba al lado de la oficina de Europcar, nos pusimos a la cola para esperar a que otras dos personas se sumaran a nuestro taxi y así compartir gastos. No tuvimos que esperar mucho: enseguida apareció un singapurense; un momento después, un malayo. Así los cuatro, junto con el taxista, fuimos hasta la frontera de Malasia, donde tuvimos que pasar el preceptivo control de aduanas. Atravesamos el puente que separa ambos países, pasamos por el control de aduanas de la frontera de Singapur (bastante más exhaustivo que su homónimo malayo), y una vez terminados todos los trámites burocráticos, enfilamos hacia Singapur.
Después de pasar doce días en Malasia, donde pagamos una media de 10 euros por comida y 30 euros por alojamiento, llegar a Singapur fue todo un shock. Reservamos en el hotel Ibis Singapur en Bencoolen: muy bien situado para recorrer caminando los principales lugares turísticos de Singapur, y con la garantía que supone alojarse en un Ibis. Pero pagamos 140 euros por noche. Estaba claro que todo lo que nos habíamos ahorrado en doce días en Malasia nos lo íbamos a gastar en 3 en Singapur.
Comenzamos nuestra visita a esta curiosa ciudad-estado recorriendo Orchard Road: se trata de una de las calles con más tiendas y centros comerciales que hemos visto nunca. Y todo lleno de tiendas de marca de alta gama (o altísima, de esas que solamente se pueden ver a través del cristal del escaparate). Al principio de esta avenida encontramos una zona residencial y muy tranquila llamada Peranakan Place: se trata de una serie de casas adosadas de dos pisos, pintadas de diferentes colores, con puertas y contraventanas de madera.




Continuamos recorriendo Orchard Road mientras iba anocheciendo y se iban encendiendo las luces de las tiendas. Una vez llegamos hasta el final de la calle, iniciamos nuestra vuelta caminando hacia el hotel.
Comenzamos la mañana siguiente pasando por Chijmes, un curioso complejo que alberga una majestuosa iglesia rodeada de tiendas y restaurantes. Las tiendas todavía no habían abierto y los restaurantes (y sus respectivas terrazas) mostraban todavía los restos de la noche anterior.
En la guía leímos que justo al lado se encontraba el Swissôtel The Stamford, en cuyos últimos pisos había varios restaurantes con magníficas vistas de la ciudad. El edificio era una torre muy alta, así que decidimos entrar a ver. En recepción nos indicaron que teníamos que tomar un ascensor especial, pues los restaurantes que ocupan las últimas plantas operan de manera independiente al hotel. Durante nuestro vertiginoso ascenso a los últimos vimos que disponían, además de varios restaurantes, de varias salas privadas. Al abrirse las puertas nos topamos con un guardia de seguridad que nos dijo que los restaurantes estaban cerrados. Le comentamos que no teníamos intención de comer y le intentamos convencer de que nos dejara ver las vistas, pero se negó en rotundo. Justo cuando nos estaba obligando a entrar de nuevo en el ascensor ocurrió algo que no olvidaremos jamás. Apareció un chico alto y nos dijo: venid conmigo. Como vimos que el guardia de seguridad se apartaba y nos dejaba pasar, no lo dudamos dos veces y nos fuimos detrás del desconocido. Resultó ser un simpático francés que era ni más ni menos que el manager de los restaurantes de las últimas plantas. Y como si fuésemos amigos de toda la vida, nos dio una vuelta por la zona y nos fue explicando los edificios que íbamos viendo. Así pues, pudimos ver Singapur desde lo alto sin necesidad de comer en uno de los carísimos restaurantes.





Cuando llevábamos un rato recibió una llamada y se excusó diciendo que tenía que irse, no sin antes comentarnos dos cosas: la primera, que podíamos deambular libremente por ahí cuanto quisiéramos para hacer fotos; y la segunda, que esa tarde abrían la terraza superior del hotel y nos invitaba a que nos pasáramos. Dicha terraza es un helipuerto, pero como parece que en Singapur no dan licencias para estos aparatos, el hotel la abre al público una vez al mes durante dos horas (de ocho a diez de la noche). Y resulta que esa vez al mes era esa noche. Nos recomendó que fuéramos muy puntuales si queríamos ir. Por supuesto, no íbamos a perdernos el panorama.
Cuando hubimos acabado de hacer unas cuantas fotos, volvimos al ascensor y nos despedimos muy amablemente del guardia de seguridad.
Una vez en la calle cruzamos para visitar el vecino Raffles Hotel, de marcado estilo colonial y declarado monumento nacional. Al interior solamente pueden acceder los huéspedes, pero se puede pasear libremente por los jardines y las terrazas.
Seguimos caminando por la zona colonial, soportando a duras penas el calor húmedo que lo inundaba todo, y llegamos a la zona de Arab Street, donde se encuentra la mezquita del Sultán.


De ahí continuamos nuestro camino hasta Little India, donde aprovechamos para comer. En el trayecto visitamos unos cuantos templos budistas e hinduistas.
Por la tarde, mientras esperábamos a que llegara el momento de volver al Swissôtel, recorrimos la zona del Quay y disfrutamos de las vistas de los diferentes edificios que bordean el río Singapur. Atravesamos algunos de los numerosos puentes que lo cruzan y admiramos los rascacielos del distrito financiero y las primeras luces de la tarde.



Tras eso, nos fuimos al hotel donde volvimos a tomar el ascensor a lo más alto. Una vez allí, nos situamos en la inmensa cola de gente que ya estaba esperando a que abrieran las escaleras que conducían al exterior. En eso estábamos, cuando volvió a aparecer nuestro nuevo amigo, quien nos sacó de la cola, nos metió por una puerta trasera que daba a las cocinas y nos subió a la terraza. Llegamos allí cuando todavía estaban montando las mesas con las bebidas. Nos dijo que aprovechásemos para hacer fotos, porque en cuanto abrieran las puertas, eso se iba a llenar de gente. Después de agradecerle mil y una veces lo que había hecho por nosotros aquel día, nos dedicamos a disfrutar de la inmensa vista que ofrecía la terraza de Singapur “by night”. Como bien dijo el manager, enseguida se fue llenando de gente ávida de contemplar la panorámica de la ciudad.





A la mañana siguiente fuimos directos hasta la bahía. La noche anterior habíamos visto el famoso Marina Bay Sands desde lo alto, y teníamos ganas de ver el nuevo icono de la ciudad a nivel del mar. Nuestro primer acercamiento a la bahía fue desde el Esplanade, curioso edificio doble en forma de durian (famoso fruto oloroso de la zona) que alberga una serie de teatros y un centro comercial (obviamente). Delante de este edificio hay unas escaleras que llegan hasta el agua y desde donde se obtiene una magnífica vista de la bahía; aunque es cierto que desde cualquier punto que rodea la misma se tiene una panorámica magnífica.



Continuamos caminando hasta llegar al Merlion, figura mitad león, mitad sirena, que expulsa un potente chorro de agua por su boca y que al parecer es muy popular en la ciudad.





Una vez hubimos hecho cientos de fotos, caminamos hasta el distrito financiero, donde estuvimos paseando contemplando los rascacielos que abarrotan la zona. Aprovechamos para acercarnos a la vecina Chinatown, donde comimos en un restaurante coreano. El barrio de Chinatown de Singapur es el barrio chino más descafeinado de cuantos hemos visto, y sobre todo de los que acabábamos de ver en diversas ciudades malayas. Claro que también es el más limpio. Y es que Singapur es una de las ciudades más impolutas que hemos visitado nunca. Conocido es el hecho de que hace unos años entró en vigor una ley que prohíbe mascar chicle, con el pretexto de que cuando la gente se cansa de mascarlo lo pega en cualquier sitio. Y al parecer las multas por cometer semejante infracción pueden llevar a penas de hasta dos años de cárcel. Así que viendo cómo se las gasta el gobierno singapurense, es comprensible que la población se esmere en tener una ciudad limpia. Pero en cuanto a Chinatown, que es a lo que estábamos, tanta limpieza le resta un tanto de ambiente.
Una vez visitado el barrio chino nos quedaba una última cosa por hacer en Singapur: subir a lo alto del Marina Sands Bay. Fuimos caminando hasta allí, volviendo a pasar por los Quay que bordean el río. Al llegar a la bahía decidimos ir hasta el edificio por la zona del Esplanade: así pasamos por delante del campo de fútbol que han construido sobre el agua, y por la zona por la que pasan los coches de Fórmula 1 en el Gran Premio de Singapur.




Cruzamos el puente y subimos hasta la terraza. Ésta se encuentra en lo que sería la proa del triple edificio con forma de barco; el resto de la zona superior es una piscina al aire libre a la que solamente pueden acceder los huéspedes alojados en el hotel. Desde arriba se ve una magnífica vista de los Gardens by the Bay y de todo el resto de la bahía, especialmente del distrito financiero. A lo lejos se puede contemplar también el puerto de Singapur, uno de los más activos del mundo. Estuvimos un buen rato deleitándonos con la vista que se ofrecía ante nuestros ojos.






Una vez tuvimos los pies nuevamente sobre la tierra, continuamos hasta los Gardens by the Bay. Aunque lo de poner los pies en la tierra es relativo: Singapur es uno de esos pocos países del mundo cuya superficie aumenta cada año sin necesidad de litigar con terceros: no paran de ganarle terreno al mar. De hecho, toda la zona donde se encuentra el Marina Sands Bay y los Gardens by the Bay, hace no mucho tiempo era mar abierto.
Sea como fuere, llegamos hasta los jardines y nos acercamos hasta el Supertree Grove, que es una pasarela que une una especie de enormes setas fotovoltaicas, y desde donde se puede apreciar todos los jardines y la parte trasera del Marina Sands Bay.



Después de recorrer la pasarela en las alturas, volvimos al complejo del Marina Bay, donde tuvimos que esperar porque se puso a diluviar. Aprovechamos para dar una vuelta por el centro comercial y para autoafirmarnos de que el deporte nacional en Singapur es comprar.
Cuando cesó la lluvia, había anochecido. Aprovechamos para pasear de nuevo por la bahía, esa vez en el otro sentido, y hacer así las últimas fotos de nuestro viaje.



Pudimos contemplar el espectáculo de luz y sonido que ofrecen por las noches desde todo el complejo del Marina Bay, y con eso dimos por finalizada nuestra visita a Singapur.


A la mañana siguiente volvimos hasta la terminal donde parten los taxis hacia la ciudad malaya de Johror Bahru. Allí volvimos a compartir un taxi, en esta ocasión con una simpática pareja de singapurenses. Recogimos nuestro coche de alquiler del aparcamiento de Europcar donde lo habíamos dejado y nos volvimos a Kuala Lumpur.

TODOS NUESTROS VIAJES EN NUESTRA PÁGINA WEB
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Singapur



Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 35 7
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 308 Visitas mes actual: 114 Total visitas: 12222

  Últimos comentarios al diario  3 días en Singapur
Total comentarios 2  Visualizar todos los comentarios

lmballesteros  lmballesteros  16/05/2013 19:41   
Tienes mis 5 estrellas, lo leere y cuando tenga dudas te pregunta. Saludos

Yennefer  Yennefer  22/05/2013 18:07   
Preciosas fotos y bien aprovechados los 3 dias en Singapur. Que suerte encontrar al manager que os facilitó la entrada. Te dejo unas estrellas.

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

Foros de Viajes
Pais Tema: Viajar a Singapur: que Ver, que Hacer, que Visitar...
Foro Sudeste Asiático Foro Sudeste Asiático: Vietnam, Camboya, Laos, Myanmar, Indonesia, Malasia, Filipinas... y resto de Sudeste Asiático excepto Thailandia
Ultimos 5 Mensajes de 959
504804 Lecturas
AutorMensaje
viruss
viruss
Admin
Admin
Ago 07, 2005
Mensajes: 26088

Fecha: Mar Sep 05, 2017 02:02 pm    Título: Re: Viajar a Singapur: que Ver, que Hacer, que Visitar...

alexredo Escribio:
Hola,

Una preguntilla sobre Singapur, los que habéis estado, ¿creéis que es una ciudad que se pueda visitar en bicicleta?

Vamos a estar 2 días y medio y con la bicicleta creo que nos podríamos mover más rápido para ir de un sitio o otro, pero si la ciudad no está adaptada a la bicicleta o es peligroso, no es una opción.

Gracias de antemano a todos.

Un saludo.

No es una ciudad adaptada para moverse en bicicleta en las zonas turísticas. Usa el metro.

Saludos.
kileann
kileann
Super Expert
Super Expert
Sep 20, 2007
Mensajes: 892

Fecha: Mar Sep 05, 2017 02:14 pm    Título: Re: Viajar a Singapur: que Ver, que Hacer, que Visitar...

alexredo Escribio:
Hola,

Una preguntilla sobre Singapur, los que habéis estado, ¿creéis que es una ciudad que se pueda visitar en bicicleta?

Un saludo.

Hola

Ojo también con el calor y la humedad. Puede ser agotador ver la ciudad en bici, en especial por la humedad

La verdad es que bicis no recuerdo ver por las calles.
alexredo
alexredo
Travel Adict
Travel Adict
Ago 02, 2010
Mensajes: 88

Fecha: Mar Sep 05, 2017 07:21 pm    Título: Re: Viajar a Singapur: que Ver, que Hacer, que Visitar...

OK, gracias por vuestras respuestas. Descartada la bici.
rodei
rodei
Willy Fog
Willy Fog
Sep 07, 2010
Mensajes: 23088

Fecha: Mie Sep 06, 2017 12:48 pm    Título: Re: Viajar a Singapur: que Ver, que Hacer, que Visitar...

Estuvimos 2 dias y medio en Singapur y para mi fue mas que suficiente. Incluso creo que con 2 dias completos hubieramos tenido suficiente. La ciudad no esta mal, es interesante, pero tampoco me parecio que fuera de las mejores que he visto por esa zona. Personalmente me gusta mucho mas Bangkok o ciudades como Hanoi, pero esta claro que es cuestión de gustos. Lo mas destacado para mi fueron los barrios etnicos, aunque por ejemplo Kampong Glam son solo dos calles, y Little India tampoco es que sea nada de otro mundo... Chinatown lo mismo, son tres calles y en 1h ya te lo has recorrido. La...  Leer más ...
Sandra987
Sandra987
Experto
Experto
Ago 07, 2013
Mensajes: 132

Fecha: Lun Sep 11, 2017 07:20 am    Título: Re: Viajar a Singapur: que Ver, que Hacer, que Visitar...

Hola compañeros!! Estuve un día en Singapur al volver de Australia para no hacer tan largo el viaje, estuvimos en el hotel One Farrer que esta muy bien, cenamos en Lau Pau Sat carrot cake y noodles buenisimos sobre todo la carrot cake black, luego dimos una vuelta por Marina Bay hasta el hotel Raffles, y entramos al salon tan bonito del Fullerton, fuimos y volvimos en taxi al no tener tiempo y son baratos, unos 10 dolares por carrera, un saludo!!
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ




All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Google + Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad