Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Seleccionar Idioma
English Español
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
JAPÓN EN FAMILIA 2013 -Diarios de Viajes de Japon- Donni
Indice
Indice
Diarios más leidos
Diarios más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Diarios más Votados
Diarios más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace
Localización: Japon Japon [Asia]
 Diario:  JAPÓN EN FAMILIA 2013   
Donni  Autor:    Fecha creación:  Compartir este diario: 
Descripción: Diario de nuestro viaje a Japon del 26 de junio al 11 de julio de 2013

Índice de Etapas del Diario: JAPÓN EN FAMILIA 2013

















Total comentarios: 58  Visualizar todos los comentarios Comenzar a leer Comenzar a leer

Etapas 1 a 3,  total 17
 1  2  3  ..  6  siguiente siguiente


Localización: Japon Japon
    Etapa:  INTRODUCCIÓN I      
Esta es la crónica del viaje de 16 días que hicimos a Japón con nuestro hijo Alejandro de 8 años desde el 26 de junio al 11 de julio de 2013.

Nuestro itinerario fue el siguiente:

Dia 1: Vuelo Madrid-Osaka
Dias 2-3-4-5: Kyoto
Dia 6: Excursión a Nara
Dia 7: Kyoto (Arashiyama)
Dia 8: Hiroshima y Miyajima
Dias 9-10: Tokio
Dia 11: Excursión a Kamakura y Yokohama
Dia 12: Tokio
Dia 13: Excursión a Nikko
Dia 14: Tokio: Disneyland Tokio
Dia 15: Osaka
Dia 16: Vuelo Osaka-Madrid

Decidimos no hacer la variante Kanazawa-Shirakawago-Takayama para no sobrecargar el viaje
Tampoco fuimos a Himeji porque el castillo está en restauración hasta el año 2015. Creo que acertamos porque nos encontramos con unos compatriotas que nos dijeron que la visita había sido muy decepcionante.


LOS JAPONESES
Es imposible llegar a conocer a un pueblo en 15 días, especialmente al japonés. Sin embargo sí te puedes llegar a hacer una idea aproximada. Estas son nuestras impresiones (probablemente equivocadas) de los nipones.
Los japoneses son muy diferentes a los europeos en general y muy particularmente a los españoles. Conocer su cultura y su forma de ser ha sido de lejos lo más interesante del viaje.


Según mi mujer los japoneses no son guapos. Los chicos son morenos y tienen los rasgos muy marcados, ojos grandes y saltones, pomulos salientes y son bastante imberbes. No son muy altos pero la mayoría está en buena forma física. A mi ellas me parecen más guapas, de rasgos delicados, aspecto frágil y aire de inocencia. Muchas se tiñen de castaño o rubio. Sin embargo son de baja estatura y nada exhuberantes. Para mi en conjunto resultan menos atractivas que las occidentales, pero eso es muy personal.


Es curioso que en Japón apenas hay gordos (salvo los luchadores de sumo, ya lo sé). Los japoneses son todos delgados pero nadie parece anoréxico. Y eso que da la impresión de que están comiendo a todas horas, los restaurantes no cierran y están llenos siempre y todo el día están sacando bebidas de máquinas expendedoras. Sin embargo su dieta incluye mucho pescado y arroz, sus platos no llevan salsas pesadas ni grasas y sus dulces son ligeros. Tampoco se ve ni bollería industrial ni tiendas de chuches ni cosas así. Da la impresión de que es el resultado de la combinación de una genética agraciada que no favorece la obesidad y de una dieta muy sana.



Tambien llama la atención su elegancia. Se cuidan mucho tanto ellos como ellas, el pelo siempre impecablemente cortado o trabajosamente recogido, el maquillaje perfecto (aunque tienen un preocupante tendencia a usar pestañar postizas), la manicura correcta, la ropa impoluta y perfectamente planchada. En las aglomeraciones de metro nunca huele a humanidad pero tampoco a colonia cargante. Cuidan mucho la ropa. No se ve como en España esos chonismos de ir en chándal con chanclas, esas camisetas de tirantes de mercadillo o esas exhibiciones de ropa interior. Incluso en verano ellas llevan chaquetas, leggins o medias debajo de las minifaldas, ropa de marca de colores suaves, con frecuencia guantes, siempre zapatos de tacón y elegantes bolsos de mano. Ellos van a trabajar con camisa clara, pantalon oscuro y zapatos de vestir pero cuando van de ocio van impecables con ropa de diseño moderna y elegante.


Con respecto a su forma de ser, lo primero que te llama la atención es que son extremadamente limpios y ordenados. Tienen una verdadera fobia a la suciedad, a contaminarse. Los japoneses evitan el contacto físico. Muchos llevan guantes incluso en pleno verano. El saludo habitual es una inclinación de cabeza en lugar de nuestro apretón de manos o por supuesto dar dos besos. Las parejas no van de la mano ni se dan besos en público. Sin embargo luego en el metro a la hora de coger sitio se pegan unos empujones formidables.

Los japoneses son muy discretos y silenciosos. Hablan muy bajo, no se les ve discutir, no parecen enfadarse nunca, etc. La mayoría llevan el telefono en silencio. Creo que no oimos un timbre de telefono en todo el viaje... Sin embargo las ciudades son muy ruidosas con tenderos voceando las bondades de sus productos, música ambiental atronadora, tráfico intenso, escandalosas sirenas de ambulancias, etc.


Son amables de una manera desmesurada y muy respetuosos con los demás. Si te ven perdido se ofrecerán a ayudarte, si les preguntas una dirección querrán acompañarte. Te harán regalos espontáneamente y sin esperar nada a cambio, etc. En los restaurantes, hoteles, sitios turísticos te saludaran con varios irasshaimase (bienvenido) y se despedirán con el arigato gozaimasu(muchas gracias) varias veces con repetidas inclinaciones de cabeza y te atenderán de una manera que en Occidente sin duda calificaríamos de servil. Japón es el único sitio que conozco en el que la máxima "el cliente siempre tiene la razón" no es simplemente retórica. Aunque te equivoques tú al pedir algo, se disculparán ellos. Si no pueden proporcionar algo te pedirán perdón con tanta vehemencia y pondrán tal cara de pena que te entrarán ganas de llorar.


El respeto por los demás es fundamental en su cultura y se enseña en las escuelas desde muy pequeños. Nadie te mira directamente a la cara aunque se mueran de curiosidad. En el metro todo el mundo lleva el móvil en silencio y siempre escuchan música con auriculares (nada de raeggeton en el metro, como en Madrid, gracias a Dios). Si están acatarrados saldrán a la calle con una mascarilla quirúrgica para no contagiarte. Sin embargo luego en el autobus nos chocó que no todos cedían el asiento a los ancianos, especialmente los jóvenes. Eso sí, cuando te levantabas para dejar sentar a una abuela te llevabas 15 reverencias y arigatos.


En el trabajo son muy diligentes. Se esfuerzan por hacer las cosas bien y rápido. Y si no lo consiguen se ponen muy nerviosos. No importa lo desagradable o repetitivo que sea su trabajo. Lo harán siempre igual sin desgana y habitualmente con una sonrisa en la boca. Por ejemplo, el trabajador que controla la salida del tren en las estaciones, cada vez que sale un tren recorre con el brazo extendido todo el tren de cabecera a fin comprobando que no hay problemas antes de dar la salida. Y eso lo repite cientos de veces al día. Y siempre hace el mismo gesto. ¿Os imaginais a un hispano haciendo lo mismo? A los 15 minutos ni se levanta de la silla...


Tambien es cierto que es imposible que en Japón haya paro porque nos parecía que en comparación hay más gente para hacer el mismo trabajo. En un tienda, uno te atiende, otro te cobra y otro más te envuelve el regalo. En los hoteles y en las oficinas de atención al público siempre hay mucho personal. No esperas nunca por nada. Tambien hay trabajos que en occidente no existen, como los empujadores de metro. Y hacen las cosas con un celo que a nuestro ojos es imposible. En los parques los jardineros retiran las malas hierbas una a una con los dedos y limpian las piedras una a una con un cepillo. Os lo juro.

Otra cosa curiosa es que la negación es algo muy mal visto, hasta el punto de que procuran evitar pronunciar la palabra “no”. Esto a veces provoca situaciones curiosas. Es muy típico que si preguntas por algo en una tienda y no lo tienen o haces algo que está prohibido, crucen los brazos en forma de aspa, al tiempo que te hacen varias reverencias y te sueltan un rollo interminable con cara de pena infinita hasta que te das cuenta de que te están diciendo que te pires.


También son honrados hasta extremos patológicos según los estándares hispanos. La mitad de las tiendas no sobrevivirían ni una semana en España. Los negocios habituamente tienen mucha mercancía expuesta en el exterior sin alarmas ni vigilancia. Nunca te intentarán engañar y nunca sentirás sensación de peligro incluso paseando por la noche por sitios solitarios. Y eso que apenas hay policía por las calles y por supuesto tampoco ejército. Y si te olvidas algo, por insignificante que sea, ten por seguro que cuando vuelvas a por ello aunque sea 3 días más tarde, te lo habrán recogido y guardado.

También respetan las normas a ultranza. Nadie se cuela en una cola. Nadie se salta un semáforo o toma un giro indebido. Todo el mundo cruza la calle por los pasos de cebra y se esperan para cruzar al semáforo en verde aunque no venga nadie. Por supuesto no fuman en la calle y no tiran nada al suelo porque está prohibido.


Pero no todo es positivo. También dan la impresión de ser muy fríos y un punto deshumanizados. Es inquietante ver a la salida de una estación hordas de trabajadores vestidos de manera uniforme dirigiéndose hacia su trabajo en silencio y en solitario sin formar grupos. O cómo en el metro van todos enfrascados en su móvil o dormitando sin establecer contacto visual ni entablar una charla casual. A veces dan la impresión de estar en el 1984 de Orwell vigilados por el Gran Hermano. Pero es cierto que en sitios de ocio se ven grupos de japoneses, principalmente jóvenes, hablando, riendo, gritando y disfrutando de la vida como en cualquier ciudad española (sin tocarse, eso sí) lo que te deja un poco más tranquilo.



Tambien son muy poco flexibles. Si alguien les pide que cambien sus rutinas o el protocolo habitual de su trabajo, se quedarán desconcertados vacilando entre su tendencia natural a agradar al cliente y la necesidad subconsciene que tienen de seguir siempre las normas. Y al final, prevalecerá esto último. De nuevo, el autómata japonés.

Y por último, toda esta represión del comportamiento autoimpuesta tiene que desbordarse por algún lado. Este lado oscuro japonés se intuye en detalles como en la existencia de vagones solo para mujeres para evitar abusos en el tren/metro, el éxito de negocios tan inquietantes como los maid cafes en los que pagas para que unas chicas vestidas de doncellas te atiendan y te obedezcan, la cantidad de frikis pasados de rosca que ves por las calles (los kawaii, los otaku, etc), su adicción al pachinko, la alarmante cantidad de niños pequeños que van y vienen solos del colegio, etc

Cartel de vagón sólo para mujeres



ENTENDERSE EN JAPÓN
El japonés es muy difícil y aunque la pronunciación es muy fonética y sencilla, la verdad es que, salvo los términos gastronómicos, apenas aprendimos unas cuantas palabras sueltas:

• KONICHIWA = HOLA
• IRASSHAIMASE = BIENVENIDO (est olo oirás hasta la saciedad)
• ARIGATO GOZAIMASU = GRACIAS (esto tambien lo oirás 200 veces al día, como pa olvidarlo…)
• SUMIMASEN = LO SIENTO
• ONEGAI SHIMASU = POR FAVOR
• HAI = SI
• MIZU = AGUA
• BIRU= CERVEZA
• OHAYO = BUENOS DIAS
• OYASUMI = BUENAS NOCHES
• TOIRE = CUARTO DE BAÑO

Esta es la palabra salida. Nosotros en broma para salir de las estaciones decíamos ¿dónde estará "el ciervo cuadrado"?
Esta hay que aprendersela...


Los japoneses hablan inglés poco y mal. Peor incluso que en España. Eso sube la moral… Es raro encontrar alguien con un inglés fluído salvo en los hoteles y los sitios muy turísticos. Y cuando lo hablan, lo pronuncian tan mal que no te enteras hasta la tercera vez que lo repiten cuando ya has echado a volar tu imaginación. Sin embargo como son tan amables se esforzarán por entenderse con paciencia infinita y si no lo consiguen siempre te darán la mejor de sus sonrisas. En los taxis es mejor llevar la dirección escrita en japonés o el teléfono del sitio al que vas para que lo metan en el gps.


LAS CIUDADES JAPONESAS
Japon tiene 127 millones de habitantes en una superficie que es dos tercios la de España. Consecuencia: los japoneses están amontonados. El Japón que nosotros vimos desde el tren es una interminable y continua conurbación de tal forma que es prácticamente imposible ver un paisaje sin viviendas.

Una de las grandes desilusiones del viaje fue comprobar que las ciudades japonesas, salvo las zonas muy turísticas, son en general muy feas. En primer lugar tienen un urbanismo caótico. Las calles y las carreteras discurren sin un claro orden ni simetría. El tráfico y el transporte público son prioritarios. Hay grandes avenidas construídas para los coches con aceras muy estrechas invadidas por bicicletas. Apenas hay plazas o espacios públicos para la reunión y hay muy pocos monumentos públicos. Tampoco tienen un centro bien definido. La vida se articula en torno a varios centros de comercio o de negocios comunicados por cientos de lineas de tren y metro. En definitiva, son radicalmente distintas de nuestras bellas y armónicas ciudades europeas, mucho más vivibles.


En cuanto sales del centro de las ciudades te encuentras con miles de casas unifamiliares de dos plantas estrechas adosadas unas a otras, sin jardín, bastante cutres, separadas por callejuelas sin una planificación clara, como amontonadas y prácticamente pegadas a las vías del tren y entre ellas mini campos de arroz en plan huerto. Sorprendente para la idea de Japón supertecnológico que llevábamos.

Japón desde el tren


Por otra parte, los edificios de viviendas son muy impersonales, de aspecto “barato”, de arquitectura setentuna y vocación provisional (hasta el próximo terremoto, supongo). Incluso los rascacielos de las ciudades adolecen de la originalidad y espectacularidad de la construcción de altura de los ultimos años en el resto del mundo.

Sorprende el gran número de pequeños comercios tradicionales que perviven por todo Japón. También hay muchos pequeños supermercados y tiendas de conveniencia tipo 7 eleven que se llaman konbinis por doquier donde los japoneses hacen la compra diaria.

Acostumbrados a que en Europa en general, los bajos de los edificios se utilicen para negocios y que el resto de los pisos sean viviendas, sorprende que en Japón sea habitual que haya tiendas y restaurantes en cualquier piso de los edificios, especialmente en las zonas más comerciales. Como tienen que hacerse ver, las fachadas de los edificios estan llenas de anuncios y luminosos lo que da a sus calles un aspecto muy peculiar, muy barroco y recargado.



Otra cosa que afea el paisaje urbano es que todo el cableado de luz y teléfono va por el aire por postes cruzando calles y avenidas y ofreciendo una imagen bastante tercermundista. He leído que es por los terremotos ya que parece que es más barato volver a levantar postes que reparar cables subterráneos destrozados por un seísmo. En todo caso, es muy feo.

Otro dato curioso es que todos los edificios de cierta altura están separados unos centímetros unos de otros suponemos que para aumentar la seguridad en caso de terremoto.

Para un español acostumbrado a ver como el suelo de nuestras ciudades es una inmensa papelera, ver una ciudad nipona es una experiencia mística. No hay nada tirado por la calle. Y cuando digo nada, es nada de nada. No hay papeles ni chicles ni colillas. Pero lo más interesante es que apenas hay papeleras y no hay barrenderos. ¿Como se consigue esto? Para empezar está prohibido y por el suelo hay carteles que te lo recuerdan.


El secreto de la limpieza viaria japonesa es muy sencillo: cuando tienes que tirar algo, TE LO GUARDAS EN EL BOLSO HASTA LLEGAR A CASA. Esta sencilla maniobra, tan difícil de realizar para mentes no entrenadas, garantiza ciudades impolutas. En España incluso sería más fácil: solo habría que LLEVARLA A LA PAPELERA. Este es el primer paso para alcanzar el nirvana de la limpieza urbana. Dominarlo lleva años de duro entrenamiento pero una vez conseguido, se puede intentar al segundo paso y convertirse en japonés!

Calle de Kyoto sin aceras (pero sin papeles)


Dicho esto, Tokio y Kyoto son muy diferentes. Se puede decir que Kyoto mira al pasado y Tokio esta volcado al futuro, Kyoto es tradición y Tokio modernidad.

Kyoto es una ciudad mediana de apenas millón y medio de habitantes. Fue capital del Japón durante siglos y esa historia ha dejado su huella en todos sus barrios. Además, apenas fue afectada por los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial por lo que es una ciudad con barrios antiguos bien conservados, calles peatonales, cientos de templos y edificios en general de poca altura.

Calle tradicional de Kyoto


Vista de Kyoto


Por el contrario Tokio es una megaurbe de 9 millones de habitantes. Esta superpoblación condiciona su urbanismo. Grandes rascacielos agrupados alrededor de enormes estaciones de tren, anchas avenidas de tráfico caótico, gigantescas zonas comerciales y de ocio con edificios con fachadas literalmente cubiertas de luces de neón y todo ello surcado por autopistas elevadas y trenes sobre plataformas que conectan las decenas de estaciones de tren de la ciudad para comunicar este inmenso hormiguero.
Osaka es más parecida a Tokio pero menos masiva.

Avenida en Tokio


Chuo-dori, Tokio


Tokio, especialmente de noche, recuerda un poco a Blade Runner. Esa mezcla de grandes rascacielos profusamente decorados con neones y luminosos junto con otras zonas cutres, de callejuelas estrechas, pequeños puestos de comida, ambiente cargado y aspecto tercermundista. Y gente, mucha gente, siempre gente mires donde mires, que te envuelve y te arrastra en los pasos de cebra, en las estaciones, en los templos... Y entre la multitud que se mueve al ritmo como autómatas, jovenes postmodernos, raros, incluso estrafalarios, como directamente sacados de una pelicula futurista. Si ademas llueve y la gente saca los paraguas transparentes, no puedes evitar sentir que en cualquier momento va a aparecer Harrison Ford persiguiendo a un replicante.
Y no soy el único que lo piensa:




COMIDA
La comida japonesa es muy variada y muy sabrosa, mucho más de lo que puedes probar en un restaurante japones medio en España. A modo de resúmen:

Entrantes/comida rápida:
Takoyaki: pequeñas bolas de una especie de bechamel típicamente con trozos de pulpo en su interior aunque pueden llevan otro relleno y que se fríen en una plancha para darles un color dorado y se sirven con salsa Worcester. Son típicas de Osaka.

Takoyaki


Yakitori: pequeñas brochetas de carne, vegetales o pescado que se hacen a la plancha y se sirven con salsa yakitori. Nosotros probamos un surtido que llevaba además diferentes tipos de casquería: corazón, riñones y lengua (de vaca?) así que estómagos pusilánimes, absténganse si no están seguros de lo que se pide.
Kushiage o Kushikatsu: bronchetas de carne, pescado, vegetales rebozados y servidos con varias salsas.

Comida para llevar:
- Onigiri: bola o triangulo de arroz con un centro relleno de una pasta que le da sabor y envuelta en una tira de alga nori. Es el “bocata” japones pero para mi gusto es muy insípido.

Onigiri


- Bento: son una cajas rectangulares habitualmente de madera con varios compartimentos que contienen diferentes alimentos: arroz, tempura, sushi, un pescado o una carne, encurtidos, etc.. y que vienen con unos palillos. Las venden en los supermercados y quioscos de comida por todas partes. Fenomenal para comer en el tren o en un parque cuando vas de excursión.

Bento


Sushi y tempura:
A pesar de ideas preconcebidas no todo es sushi y tempura en Japón. Hay restaurantes de sushi y sashimi pero menos abundantes de lo que pensamos antes del viaje. Acostumbrados al sushi y sashimi de aquí, el japonés nos pareció más “difícil” ya que las piezas son más grandes y el pescado está cortado más grueso. El pescado era bueno pero tampoco encontré una diferencia de calidad abismal. La tempura es similar.

Platos con fideos:
Son el plato rápido japonés por excelencia. Los fideos pueden ser finos (soba) o gruesos (udon) y van acompañados de carne, pescado, marisco o verduras, frecuentemente rebozados. Si se sirven con caldo se llaman ramen aunque también se pueden servir los fideos fritos con salsas. Hay infinidad de combinaciones y sabores. Por todas partes se ven bares de ramen que únicamente sirven este tipo de comida.

Platos de arroz:
Son otros platos ubicuos. Los domburi son cuencos con una base de arroz que encima llevan cerdo rebozado (tonkatsu), huevo, anguila, vegetales, pollo, gambas, etc.

Cerdo rebozado (tonkatsu)


Comida a la plancha:
- Okonomiyaki: Es una especie de tortilla típica de la región de Hiroshima que consiste en una base de harina y huevo junto con ingredientes que varían al gusto: cebolla, carne, marisco, vegetales, queso, etc. El okonomiyaki se sirve cubierto por una salsa semidulce. Es la pizza japonesa pero para mi gusto en sabor se queda muy lejos de la italiana…

Okonomiyaki


- Teppanyaki: son los alimentos que se preparan sobre una plancha habitualmente frente a la barra donde se sienta el cliente y que se sirven con una salsa.

Teppanyaki


- Yakiniku: En un restaurante yakiniku, los clientes piden varios tipos de ingredientes crudos (principalmente carnes y mucha casquería pero también vegetales) que son cocinados por los comensales en una parrilla en la propia mesa. Los ingredientes se remojan entonces en salsas antes de comerse.

Yakiniku


Namebono:
Son los platos japoneses de cazuela. Se sirven en ollas de ballo o hierro fundido que se colocan en el centro de la mesa y se comparten entre todos. Pueden ser de carne estofada, pescado con vegetales, etc y habitualmente son servidos en un caldo.

Namebono


Tambien es habitual cocinar sopas en la misma mesa echando los ingredientes a un cuenco que se calienta con una pequeña llama.

Sopa de verduras y albondigas


Dulces:
La pastelería japonesa no conoce términos medios: o te encanta o la odias. Los ingredientes principales son la harina de arroz dulce (mochi) y la pasta de judía roja dulce (anko) a la que se le pueden dar varios sabores. Así las variedades son infinitas:
- Dango: pequeñas bolas de mochi ensartadas en forma de brocheta, hechas a la plancha y cubiertas de salsas o pastas de diferentes sabores.
- Yatsuhashi: Los pasteles japoneses más ubicuos son una especie de empañadillas triangulares de mochi rellenas de anko con diferentes sabores: te verde, chocolate, limón, etc.
- Taiyaki: pasteles en forma de pez hechos con pasta de gofre y rellenos de anko.
Hay poco chocolate pero desde luego apenas hay nata ni cremas ni merengues ni esas cosas tan ricas que tanto engordan...

Yatsuhashi


En Japón hay muchos restaurantes pero la mayoría son pequeños y sin pretensiones. Los japoneses comen fuera de casa y muy rápido por lo que hay muchos negocios de comida sencilla (ramen o noodles).

Restaurante de ramen


En estos restaurantes se pide un plato principal que habitualmente viene servido con un cuenco de sopa de miso, un bol de arroz blanco muy pegajoso (que es el equivalente japonés a nuestro pan) y varios cuenquitos con acompañamientos como encurtidos, cebolleta, empanadillas, tofu, gelatinas, etc.


Normalmente te ponen palillos pero si lo pides suelen tener cubiertos occidentales. También es habitual que nada mas sentarte te pongan una botella de agua del grifo fría y té sin cargo.
En algunos restaurantes hay menú en inglés pero en la mayoría tienen reproducidos en plástico los platos del menú en vitrinas fuera del restaurante así que no hay más que señalar lo que quieres.
En los restaurantes japoneses se puede fumar. No hay zonas reservadas para no fumadores. Sorprendente porque no se puede fumar en la calle. Además, despues de varios años de prohibición en España, ver fumar en los restaurantes se ve antiguo.
Habitualmente tras pedir la cuenta se paga a la salida. La mayoría de los lugares en los que comimos eran sencillos pero en general nos pareció que comer en Japón era bastante más barato que en Madrid. Una comida para 3 nos venía costando unos 4000-6000 yenes (35-50 euros). Ojo porque en los negocios más modestos habitualmente no aceptan tarjetas. Incluso hay establecimientos en los que se elige lo que quieres en unas máquinas que tras el pago, expenden un ticket que entregas al camarero.
Ver Etapa: INTRODUCCIÓN I


Localización: Japon Japon
    Etapa:  INTRODUCCIÓN II      
RELIGION Y TEMPLOS
La religión mayoritaria en Japón es el budismo y la segunda más practicada es el sintoísmo. La mayoría de los templos que se visitan son de estas dos creencias. Muchos de los hitos turisticos de Japón, especialmente en Kioto, son templos. Por eso, en el viaje se visitan muchos templos quieras o no. Quizá demasiados.


El budismo es una religión no teista que busca la superación personal por la eliminación de anhelos no cumplidos que producen infelicidad a través de la meditación. ¡Toma ya! La corriente budista más popular en Japón es el budismo zen.
Los templos budistas (terminados en -ji o -dera) son complejos de edificios de madera de varios pisos, un salón principal u honden y una sala de estudio además de otras salas menores. En el honden se suelen mostrar estatuas del Buda. Los templos más grandes tambien tienen estatuas de demonios, reyes protectores y otras divinidades.

Templo budista Kofuku-ji en Nara


Ceremonia budista


El sintoísmo es la religión primitiva de Japón y se identifica históricamente con el estado. Es una religión politeísta animista que admite como dioses a muchos elementos de la naturaleza: sol, estrellas, montañas, ríos, animales, etc. El emperador es un Dios viviente para el sintoísmo. En los templos sintoístas (llamados -jinjas) predomina el color rojo. A ellos siempre se entra por una puerta con dintel ligeramente curvo llamada torii que marca el paso a la zona sagrada. En los templo suele haber muchas estatuas de animales. En el recinto tambien es frecuente encontrar un templete cubierto destinado a realizar danzas rituales frente al honden.

Templo sintoista de Fushimi-Inari con torii de entrada


Ceremonia sintoista


A la entrada de todos los templos japoneses hay siempre un manantial o fuente con estatuas de dragones para purificarse, lavándose primero la mano izquierda, luego la otra y finalmente enjuagándose la boca.

Purificandose en el templo de Kiyomizu-dera, Kyoto


Para entrar en el honden hay que descalzarse. Se dejan los zapatos en las escaleras de entrada. Algunos templos tienen casilleros para guardarlos y en otros te dan una bolsa de plástico para que los lleves contigo.


Frente al honden los fieles rezan siguiendo un ritual: primero se hace una ofrenda de dinero, luego en los templos budistas agitan una gran soga que tiene un sonoro cascabel en lo alto, a continuación dan unas palmadas y rezan juntando las manos.


La mayoría de los templos son abiertos y ruidosos. El ambiente que se respira es poco espiritual comparado con nuestras iglesias, incluso poco respetuoso. Además llama la atención la enorme cantidad de objetos que venden los monjes en puestos incluso dentro del honden, especialmente en los grandes templos: tablillas de madera para hacer peticiones, barritas de incienso para hacer ofrendas, amuletos, papeles con horóscopos, souvenirs turisticos, etc. Da la impresión de que la recaudación es más importante que la devoción...

Tabllillas con peticiones en la entrada de un templo



CLIMA EN JULIO
En Japón desde mediados de junio hasta mediados de julio es temporada de lluvias. Por lo que habíamos leído es una muy mala época para viajar a Japón pero no podíamos cambiar fechas así que nos arriesgamos. Durante los 14 días de estancia en Japón nos llovió 3 días pero torrencialmente hasta decir basta. El resto nos hizo un sol espléndido y un calor húmedo sofocante de hasta 38ºC. En 15 días no use pantalones largos ni prendas de manga larga y no necesité chaqueta nunca aunque sí chubasquero. Sin embargo hay que decir que el aire acondicionado de los locales cerrados es potentísimo y la diferencia con el exterior a veces es brutal y en ocasiones se echa de menos la chaqueta.


ASEOS
Hay multitud de aseos públicos por todas partes, todos son gratuitos, estarán limpios y en ninguno faltará nunca papel higiénico y jabón. Todos los grifos son automáticos para no tener que tocar nada y los secadores de manos son de aire de esos modernos tipo Dyson que metes las manos en un receptáculo y varios chorros te secan en segundos. Yo me imagino a un japonés entrando en un servicio de gasolinera española y sufriendo un soponcio de libro.
En los aseos públicos es muy típico encontrar retretes de estilo japonés (o sea un agujero en el suelo) junto con la opción minoritaria de retrete occidental. Sin embargo en la mayoría de los hoteles y restaurantes son de tipo occidental y automatizados. El más básico tendrá opción de calentar la tapa (que se suele subir sola cuando entras al baño), chorro para la limpieza posterior, chorro tipo bidet (ambos con potencia de chorro regulable) perfumador en caso de emergencia olfativa y posibilidad de emisión de sonidos (música o sonido de agua) para disimular ruidos fisiológicos. Habitualmente se tira de la cadena pasando la mano por un sensor de la pared. Tampoco hay escobilla para el baño así hay que tener puntería y confiar en la potencia acuática de arrastre. Como veis, todo preparado para no contaminarse...



DINERO

En junio de 2013 el cambio estaba a 1 euro = 130 yenes. Con este cambio y contrariamente a lo que habíamos oído la impresión que nos llevamos es que Japón es incluso más barato que Madrid para la vida diaria. Comer es mucho más barato, los hoteles a igualdad de categoría también son baratos (aunque el desayuno es más caro) y los precios del trasporte y la ropa son similares.
Las monedas son de 1, 5, 10, 50, 100 y 500 yenes (las de 1 y 5 yenes no sirven de mucho) y los billetes son de 1.000, 5.000 y 10.000 yenes.
La mayoría de los cajeros de bancos no aceptan las tarjetas de crédito extranjeras para sacar dinero. Para ello hay que ir a las oficinas de correos (pero son difíciles de identificar) o como hicimos nosotros, ir a un 7 eleven y sacar en sus cajeros-ATMs. Los hay por todas partes y los ATMs están en inglés.
En tiendas y restaurantes se deja el dinero en un plato o bandeja, nunca se entrega en mano. Con la vuelta pasa lo mismo. Otro ejemplo de la aversión de los japoneses al contacto físico.
Tampoco se deja propina en ningun sitio. De hecho está mal visto y es un signo de mala educación. Es otro motivo más para amar a este país.



ELECTRICIDAD

El voltaje en Japón es de 110V, la mitad que en Europa (220V). Los enchufes son distintos. Tienen dos patillas planas idénticas a los enchufes americanos. La mayoría de los cargadores de móvil, maquinillas de afeitar y demás aparatos de viaje modernos son de doble voltaje y funcionan sin problemas en Japón pero se necesita un adaptador de enchufe (1€ en eBay).


TRANSPORTES

Autobus
Se utiliza sobre todo en Kyoto. En Kyoto el transporte es un gran problema. Los atractivos turísticos están muy alejados entre sí y solo hay dos lineas de metro así que hay que moverse en autobus. Y, siendo indulgentes, el sistema de autobuses es cuando menos "diferente".
Para empezar se entra por la puerta de atrás y se sale por la puerta del conductor. Sobre el conductor hay una pantalla donde va apareciendo el nombre de la parada tanto en japonés como en inglés. En algunos buses tambien lo dicen por megafonía.


Cuando quieres bajar hay que solicitar la parada apretando el botón como en España.
Al salir hay que enfrentarse con la maquina cobradora, un aparato con muchas ranuras y ninguna instrucción. Básicamente, hay que echar las monedas por el agujero grande con forma de embudo, saludar y salir. Si echas de más, devuelve el cambio por abajo. Si usas un pase diario también hay otra ranura para meterlo.

Si no tienes suelto, hay otra ranura para meter un billete, salen las monedas por otro sitio y luego hay que meterlas en el embudo para pagar. El cambio lo puedes hacer antes en cualquier momento del trayecto, no hace falta hacerlo al salir. Pero hay que saber que ranura es la buena. Yo en el primer viaje intenté pagar por la ranura de cambio. El conductor hizo un sonoro jaaaaaarrrrhhhh y él mismo cogio el cambio y lo metió en el sitio correcto y por supuesto me pidió perdon por ser yo un megatorpe. Cosas del Japón.


Pero en Japón nada es sencillo. La mayoría de los buses del centro de Kyoto tienen un precio fijo de 220¥ (110¥ niños). Sin embargo, en algunas lineas largas que salen de esta zona de "tarifa plana", cuando montas hay que coger un ticket en el que pone un número (en este caso el 3):


Este ticket sólo es orientativo. En la pantalla sobre el conductor tienes que buscar tu numero. A cada número le corresponde un precio de billete. A medida que el trayecto se va alargando tu precio va subiendo desde la tarifa standard hasta un máximo (creo recordar que 260¥ pero sólo usamos este sistema en un solo trayecto). Así sabes cuanto tienes que pagar cuando te toque bajar. No obstante nadie lo comprueba porque se fían de tí, así que si pagas lo mínimo tampoco pasa nada. La diferencia entre el mínimo y el máximo es pequeña así que personalmente creo que montan mucho lío para poco beneficio pero es que a los japoneses len encanta lo retorcido. Aquí explican el procedimiento con fotos.

En Kyoto hay unos pases diarios por 500¥ que convienen si vas a hacer más de 2 viajes en el día. Nosotros los compramos en la oficina que hay nada más salir de la estacion de tren de Kyoto. Se valida en el primer viaje en la ranura verde y luego sólo hay que enseñarla al salir.

Pases de un día en el autobus de Kyoto


En esa misma oficina conseguimos el plano de los autobuses que es IMPRESCINDIBLE aunque tratar de descifralo consumirá media hora de tu vida (de nuevo la sencillez nipona). Se puede descargar aquí para ir estudiandolo (luego allí lo agradecerás).


Metro
En Kyoto solo hay dos lineas de metro que se cruzan pero en Tokio hay decenas de líneas y de diferentes redes tanto públicas como privadas, cada una de las cuales necesita su propio billete. Si tienes JRPass, en Tokio hay una linea de tren circular llamada Yamanote con la que se llega a casi todos los sitios turísticos pero algún metro tendrás que coger. En Osaka también hay una linea circular de la JR (Loop Line) que es suficiente.

Metro de Kyoto


Si no vas preparado, la primera vez que te acercas a una máquina expendedora de billetes te llevas un susto importante. Varias decenas de botones y todo en japonés. Hay un boton de cambio de idioma a inglés (si lo encuentras) con el que pasas de no entender nada en japonés a no entender nada en inglés. A esas alturas ya estarás formando una cola interesante pero aunque tengan la casa en llamas, nadie te va a increpar ni a agobiar para que saques el billete pronto. Igualito que en España. Gracias a Dios siempre hay personal del metro o amables ciudadanos que acuden al rescate al verte la cara desencajada.

Primero tienes que saber la estacion a la que vas: la buscas en el panel con el mapa y allí te pondrá el precio que te va a costar (distinto según destino, seguimos con las complicaciones, en Kyoto oscila entre 210¥ y 340¥). Luego marcas el precio y el número y tipo de viajeros (adulto o niño) y pagas y te vas con la sensación de que la mitad de los botones están de adorno. Sinceramente no recuerdo qué botones había que apretar pero os dejo una foto de la de Kyoto para que los vayais estudiando:

Máquina infernal con...¡42 botones!


Para entrar al metro se valida el billete en los tornos. Hay que conservarlo todo el viaje y volverlo a meter en el torno para salir. Una vez dentro, el deporte nacional es echarse un sueñecito en las posturas más insospechadas. Y no sé cómo lo hacen pero en la parada que les toca bajarse, se despiertan automáticamente.

Postura raruna para sobar


Si te has equivocado y has pagado de menos, a la salida de todas las estaciones hay máquinas de ajuste de tarifa (Fare adjustement).


Tren
El tren es el medio de transporte por excelencia en Japón. Hay muchos, muy frecuentes y a todos los destinos. Por ejemplo entre Tokio y Kyoto hay un tren bala casi cada 5 minutos. Más frecuente que el metro. Es rápido, limpio, eficiente y puntual.

En un viaje a Japón, conviene comprar el Japan Rail Pass, un documento que permite usar todos los trenes de la empresa estatal Japan Railways (JR) durante 7, 14 o 21 días. Este documento sólo se vende fuera de Japón y luego hay que activarlo al llegar allí. Después de buscar mucho en la red los dos sitios más baratos que encontramos fueron Japan Experience y Marco&Polo. Nosotros lo compramos en la segunda. Se paga con Visa y en 48 h lo teniamos en casa por correo urgente y certificado.

El JRPass se puede usar hasta las doce de la noche del último día válido. Hay que tener en cuenta que puedes usar todos los trenes incluidos los shinkansen (alta velocidad) excepto los trenes de alta velocidad premium (Nozomi). Aquí y aquí se explica su uso.

Tren shinkansen


Tren local en Tokio


Luego solo hay que mostarlo tanto a la entrada como a la salida de la zona de embarque y montarse en los vagones sin reserva que tiene cada tren. No obstante, para viajes largos, aconsejo reservar el billete en cualquier oficina de JR. El procedimiento es gratuito y lleva 5 minutos y te garantiza asientos libres contiguos.

Billete de tren


Los trenes estan muy limpios, bien cuidados, sin pintadas ni desperfectos, pero son algo más cutres que los nuestros y con un puntito hortera en decoración y tapizados. Tampoco les debe importar mucho, porque en cuanto los japoneses entran a un medio de transporte, se quedan dormidos. En Japón no se puede fumar en la calle pero llama mucho la atención que todavía hay vagones para fumadores.

Interior de un shinkansen con perfume de Valium


Para planificar los viajes es imprescindible usar Hyperdia, una página que te ofrece las diferentes alternativas de trasporte entre dos puntos en la fecha y hora que le indiques. Absolutamente exacta y fiable. Aquí se explica cómo usarlo. Vital para planificar el viaje.

Las estaciones de tren japonesas, especialmente en Tokio, son monstruosas, laberínticas y muy estresantes. Hay multitud de niveles, pasillos y escaleras que se entrecruzan y todos están llenos de gente con prisa. Aunque hay muchas indicaciones tanto en inglés como en japonés (quizá demasiadas), llegar a tu andén siempre supone cierto desgaste neuronal. Echo en falta un poco de minimalismo zen (que lo inventaron ellos...) en la arquitectura de estos grandes hormigueros.

En cada andén hay luminosos con el nombre del tren que afortunadamente alternan entre japonés e inglés y tienen marcadas en el suelo la posición de parada de cada vagón y de sus puertas y los japoneses se colocan disciplinadamente en cola detrás de cada marca esperando la llegada del tren aunque no haya nadie más. Esto es muy útil cuando el ánden está abarrotado. La primera vez no lo sabíamos y nos colamos los primeros en plan hispánico. Los japoneses de la cola nos miraron con indulgencia y nadie nos dijo nada. ¿Os imaginais si pasa aquí?

Luminosos en el andén en japonés y en cristiano


Haciendo cola en las marcas del suelo


Los transportes que se pueden utilizar con el Japan Rail Pass son: Todas las líneas del Japan Railways Group (JR) incluidos los trenes de alta velocidad, HIKARI/KODAMA, los trenes expresos, NARITA EXPRESS (Aeropuerto de tokyo Narita-Tokyo), HARUKA (Aeropuerto de Osaka Kansai-Shin Osaka-Kyoto), los autobuses de líneas JR, el Ferry Miyajima-Miyajimaguchi, las líneas de tren circular dentro de la ciudad de Tokyo YAMANOTE LINE y de Osaka KANJYOSEN O LOOP LINE.

Estacion de la Yamanote en Tokio


Los transportes que NO se pueden utilizar con el Japan Rail Pass son: El tren bala NOZOMI, el ferry BEETLE II (Hakata-Pusan), los metros de las ciudades y las líneas ferroviarias privadas.

Mapas de estaciones de JREast (Tokio)
Mapas de estaciones de JR Central (Kyoto)


Taxi
Habíamos leído que los taxis en Japón son caros y realmente son algo más caros que en Madrid pero totalmente asequibles, y teniendo en cuenta lo complicado del transporte público japonés y las grandes distancias que hay que cubrir, a veces sale a cuenta. La tarifa minima son 2 km (500¥) y luego va subiendo. Lo malo es que hay muchos atascos y si pillas uno, la broma puede ser importante.
Los taxis son para verlos. Muchos son coches japoneses muy grandes de aspecto robusto y anticuado (tipo Cadillac) pero tambien hay mucho Toyota Prius ecológico. La puerta de atrás se abre sola y si intentas abrirla el taxista te echa lo más parecido a una bronca que puede que es poca cosa, la verdad. Los taxistas suelen llevar guantes blancos y gorra. Dentro todos están superlimpios. La primera impresión es que entras en el dormitorio de tu abuela porque curiosamente todos tienen tapetitos de encaje cubriendo reposacabezas, reposabrazos y en general todas las zonas de roce. El volante a la derecha, taximetro, gps, cámara de seguridad grabando y mampara de seguridad completan el panorama. Tampoco se deja propina. No hicimos fotos pero os pongo una que encontré en internet para haceros una idea:



Bicicleta
Los japoneses utilizan la bicicleta para desplazarse a diario y en muchas ciudades existe la posibilidad de alquilarlas por horas o días. En Japón han descubierto como compaginar el tráfico rodado con el uso masivo de bicicletas sin necesidad de "molestos" carriles-bici. Es muy sencillo: las bicis no van por la carretera y se permite que vayan por las aceras sorteando peatones. Y para hacerlo más emocionante parece que les obligan a ir a toda velocidad. La consecuencia es que ser peatón en Japón es una profesión de riesgo. Avisados quedais.


JAPON PARA NIÑOS

Hay muchas cosas que hacen que un viaje a Japón sea atractivo a los niños:

- A los japoneses les encantan los niños y son muy amables con ellos (especialmente si son extranjeros y rubios como Alejandro) y les harán regalos espontaneamente o te pedirán hacerse fotos con tus hijos o incluso con toda la familia. Hay muchas excursiones de colegiales que intentarán practicar su inglés contigo y con tu hijo.
- En todos los templos y atracciones turísticas hay la posibilidad de poner un sello conmemorativo con un tampón de tinta o de que te pinten a mano con pincel un maravilloso sello oficial del templo previo pago de 300¥. En el primero se puede comprar un cuaderno para ello y así el niño siempre encuentra un aliciente para las visitas y al terminar te queda una precioso recuerdo del viaje.
- Japón es el origen de Nintendo, Pokemon, Sega, Momotaro, Doraemon, Inazuma Eleven y tantos otros universos infantiles. Por todas partes hay tiendas de recuerdos y centros de diversión tematicos de estos mundos, tantos que hay que elegir la ruta con cuidado si quieres avanzar con cierto ritmo.
- El mundo ninja es muy atractivo para los niños. En muchos de los lugares a visitar se pueden imaginar los pasadizos secretos y las peleas que allí sucedieron. Se venden disfraces y accesorios para disfrazarse de ninja en las tiendas turísticas y en Tokio hay un restaurante ninja que según nuestro hijo es “el mejor restaurante del mundo”


- En Kyoto en Arashiyama pueden disfutar del tren panorámico Sagano y de la vuelta en barco por el río (Ver la etapa 7)
- En Osaka y en Miyajima hay acuarios y en el parque Ueno de Tokio hay un zoológico.
- En Tokio en Asakusa, la calle Nakamise esta llena de tiendas de recuerdos y juguetes. Desde allí se puede coger un barco hasta Odaiba
- En Tokio en Odaiba hay centros de juegos, un LEGOland, un museo de cera de Madame Tussaud, un museo de ciencias, etc
- Tanto en Nara como en Miyajima hay ciervos en libertad por las zonas turísticas. En Miyajima creo que hay monos en la cumbre del monte Misen.


- Por todo Japón hay norias gigantes: en Odaiba en Tokio, en Yokohama, etc
- En las grandes ciudades hay rascacielos con vistas de la ciudad en altura que los niños pueden encontrar atractivas. En Tokio el SkyTree y la torre del gobierno metropolitano de Shinjuku, en Osaka la Umeda Sky, en Yokohama la torre Landmark y en Kyoto la torre de comunicaciones.
- Disfrutar de un onsen en familia siempre es una experiencia fabulosa y a los niños les encanta
- En todos los templos se venden multitud de amuletos, tablillas para ofrendas, horóscopos, etc. Si hay sitio en las maletas se puede realizar una verdadera colección friki.



- La comida japonesa parece hostil al mundo infantil pero no todo es sushi. Hay muchos platos apropiados para niños: cerdo rebozado, brochetas de pollo, carnes a la plancha, noodles y si el niño es aventurero puede probar un sinfín de cosas nuevas. Además, aprender a usar los palillos puede ser un juego muy divertido. Y por supuesto en caso de emergencia por todas partes hay pizzerías y hamburgueserias aunque los helados y los dulces japoneses no son muy atractivos.
- Y por supuesto los parques temáticos: Disneyland en Tokio y los Estudios Universal en Osaka
- Por el contrario en las ciudades japonesas hay muy pocos parques infantiles y los que hay son muy cutres y antiguos. Tampoco se ven muchos niños por las calles salvo los fines de semana y como no hay plazas ni espacios abiertos para que corran, hay que encontrar formas alternativas para que descarguen adrenalina. Es muy curioso ver cómo muchos niños de corta edad vuelven sólos al colegio cogiendo trenes y metros cargando con sus típicas mochilas cuadradas. Dan un poco de pena...
Ver Etapa: INTRODUCCIÓN II


Localización: Japon Japon
COMO ORGANIZAR LA VISITA A KYOTO
Los atractivos turísticos de Kyoto son muchos y están muy dispersos. Además un gran número están fuera de la ciudad. Despues de conocer Kyoto, para verlo TODO necesitas un mínimo de 7 días aunque con 3 días se puede conocer lo más importante. A nosotros en 5 días nos dio tiempo a ver lo principal pero finalmente no visitamos todo lo previsto.

Por si os sirve, dividimos la visita en varias zonas, cada una en un día aunque nosotros hicimos las dos primeras en día y medio:

-Kyoto central (amarillo): incluye el castillo, palacio imperial y zona comercial de Kawaramachi-Nishiki
-Kyoto Nordeste (rojo): Kinkakuji y paseo de la filosofía.
-Kyoto este (naranja): Gion y Higashiyama hasta templo de Kiyomizu-dera.
-Kyoto norte-noroeste (azul): templo de Shimogamo + zona de Gingaku-ji, Ryoan-ji y Ninna-ji
-Kyoto sur (morado): alrededor de la Kyoto station y Sanjusangendo, pero además 3 templos alejados: To-ji, Tofuku-ji y Fushimi-Inari
-Kyoto oeste (verde): Arashiyama.


Desde mi punto de vista las 7 visitas imprescindibles de Kyoto son:
- Castillo Nijo-jo
- Kinkaku-ji
- Gingaku-ji
- Callejear por Gion e Higashiyama
- Kiyomizu-dera
- Sanjusangendo
- Fushimi-Inari

Y si hay tiempo, pasar al menos una mañana en Arashiyama es recomendable

Plano de metro de Kyoto



COMENZAMOS...
Nuestro vuelo salía a las 10:25 de Barajas así que tras madrugar un poco a las 9 estábamos en el aeropuerto, pasamos control de seguridad (no facturamos porque los tres llevábamos equipaje de cabina), aprovechamos para cambiar algo de dinero a los abusivos precios del aeropuerto y con el retraso habitual de 15 minutos de Barajas despegamos con KLM rumbo al aeropuerto de Schiphol, Amsterdam. Allí de nuevo pasamos control de seguridad y aduana y a las 14:40 iniciamos el vuelo a Osaka también con KLM. El vuelo duró 10 horas y media y se hizo eterno. Aterrizamos en el aeropuerto de Kansai a las 8:20 am del día siguiente hora local (la 1:20 de la mañana del día anterior para nosotros).

Tras pasar la aduana (sin colas, como todo en Japón) y siguiendo claras indicaciones en el vestíbulo del aeropuerto encontramos las estaciones de las dos líneas de tren de Kansai: Nankai y JR. Justo enfrente estaba la oficina de billetes de la JR (no tiene pérdida, JR en letras occidentales en verde y logotipo de un señor en una butaca). Primer contacto con la amabilidad y eficacia japonesa: 4 puestos de atención al cliente, sin colas y en menos de 10 minutos un extremadamente amable empleado nos activó los JR Passes y nos reservó un billete en el siguiente tren a Kyoto que salía en 15 minutos. Ahí también nos dimos cuenta que los japoneses de inglés poquito, poquito.

Con los pases activados cruzamos el vestíbulo a la estación de JR. Cuando tienes el JRPass no se pasa por los tornos sino que hay que enseñarlo al personal de una garita en el lateral. Este gesto lo repetiríamos hasta la saciedad en el viaje. Y una vez dentro y tras un poco de desconcierto inicial con las señales, bajamos al andén dirección Osaka y nos montamos en el Ltd. Express Haruka en la zona reservada (tenía 3 vagones para viajeros sin reserva e iba medio vacio asi que reservar no parece necesario).


En poco más de una hora llegamos a la Kyoto Station después de pasar por Osaka. La estación de Kyoto es descomunal y como todas en Japón muy intrincada y laberíntica pero encontrar la salida fue sencillo. Siguiendo las hordas de viajeros, intentamos salir por los tornos metiendo el ticket de la reserva pero no nos dejó. Esto puso histérica a la empleada de la garita porque estábamos formando cola pero amablemente nos indicó que con el JRPass también hay que salir por el lateral aunque tengas billete.

Estacion de Kyoto


El vestíbulo de la estación es un prodigio de arquitectura pero no estábamos para contemplaciones así que una vez fuera teníamos dos opciones para llegar al hotel: bus o taxi. Ya sabíamos que el bus en Kyoto es complicado y ver cerca de 20 darsenas en la entrada nos quitó las ganas de investigar asi que cogimos nuestro primer taxi japonés. Como ya os he comentado en la introducción, la puerta de atrás se abre sola y el interior forrado con encajes. Flipante. Nuestro conductor, super amable, pero ni idea de inglés. Le enseñamos el nombre del hotel en japonés, golpe de cabeza, “hai” y arranca. En 15 minutos llegamos al hotel que estaba a unos 2 km de la estación atravesando el típico atasco internacional que nos permitió ir valorando la fauna local y las tiendas de la avenida Kawaramachi. La carrera nos costó 1100¥ (unos 9 euros).

Una vez en el hotel nuestras peores sospechas se confirmaron. En Japón no se puede ocupar la habitación hasta las 3 de la tarde y eran las 12 (las 5 de la mañana para nosotros). Habíamos escrito al hotel pidiendo poder hacer el check-in antes para dormir y nos contestaron que harían lo posible pero cambiar esquemas establecidos en Japón es muuuuy difícil así que tras 20 golpes de cabeza y arigatos se quedaron con el equipaje y nos mandaron a hacer turismo.


SANJO, KAWARAMACHI Y NISHIKI
El hotel estaba en la Sanjo Dori (dori=calle) en el cruce con la Kawaramachi. O sea, el mismo centro de Kyoto. La continuación de la Sanjo hacia el oeste es una calle peatonal y comercial cubierta llamada Cupola Sanjo y por ahí nos metimos empezando a alucinar con los que veíamos: tiendas de alimentación con cosas rarísimas, empleados vociferando a la puerta de su establecimiento las bondades de su mercancía, japoneses con pinta extraña… Giramos a la izquierda por otra calle-galería comercial llamada Teramachi. Entre las tiendas había multitud de pequeños altares y templos, incluso con su propio cementerio en contraste con la actividad comercial de la zona. Entramos en uno de ellos pequeñito sintoista llamado Nishiki Temman-gu y allí perdimos media hora absorbiéndolo todo: la fuente para purificarse a la entrada, las estatuas de animales, el inciensario, la zona de ofrendas, la campana para la oración y el honden del templo en sí.

Templo en la calle Teramachi



Un poco más adelante llegamos al Mercado Nishiki que era nuestro objetivo. No es un mercado al uso sino más bien una larga calle peatonal de apenas 3 metros de anchura con puestos de alimentación (de frutas, pescados, encurtidos, dulces, etc) y algunos restaurantes. La mitad de las cosas no sabíamos lo que eran (y nos marchamos de Japón sin averiguarlo je,je). Les encantan los encurtidos y los hay de todo tipo excepto aceitunas y pepinillos que son los que nosotros conocemos. También llama la atención los diferentes tipos de pescados que tienen: venden al peso crias de pescado de apenas 1 centimetro de longitud que se comen a bocados, anguilas vivas y toda clase de mariscos, muchos desconocidos para mí. Tambien hay tiendas de algas, de arroces de todo tipo y de legumbres. Venden una especie de pasta marrón envasada al vacío que no conseguimos averiguar si era animal o vegetal aunque creemos que era miso. Por último también nos cautivó la fruta y verdura: toda de excelente calidad, colocada como para concurso, con su envoltura individual (pieza por pieza) y con precios acordes a esta delicadeza.

Mercado Nishiki


Al final del mercado decidimos comer y nos sentamos a la puerta de un pequeño restaurante de batalla. Tenían menu en inglés así que pedimos unos ramen y dejamos pasar el tiempo mientras observamos la fauna local que a su vez no nos quitaba ojo.
Justo enfrente del restaurante había un cajero asi que decidimos intentar sacar dinero pero no aceptó nuestras visas, como ya habíamos leído.


PONTOCHO, GION, PARQUE MARUYAMA
Volvimos al hotel a las 3, hicimos el check in, tomamos posesión de la habitación y nos echamos una siesta de 3 horas. Nos levantamos algo más descansados y nos lanzamos de nuevo a la calle. Lo primero sacar dinero en un Seven-Eleven en la Kawaramachi. Sin problemas. Luego fuimos hacia el este por la Sanjo y a 100 metros nos cruzamos con un pequeño arroyo paralelo al rio Kamo que discurre por la calle Kiyamachi llena de restaurantes. Entre esta calle y el río está el célebre callejón Pontocho jalonada por decenas de pequeños restaurantes a ambos lados. Muchos de los del lado este tienen además una terraza al río Kamo. La mayoría son caros pero si buscas bien se puede encontrar buen precio. Por supuesto, tratándose de la calle más turística de Kioto, casi ninguno con menú en inglés y algunos incluso tan discretos que parecían cerrados.

Pontocho y Restaurantes con vistas al Kamo

Pero no era hora de cenar así que bajamos hasta la Shijo Dori. Por allí pasamos por delante de un anuncio de un salon de belleza que ofrecía la promesa de un look kawaii para sus clientas. Kawaii es un término japonés difícil de traducir. Podríamos decir que significa “mono”, “tierno” o “adorable” pero más bien tirando a “ñoño”. El término se aplica en general a mascotas, dibujos, vestidos, juguetes, bebes, etc cuya contemplación evoca inocencia y provoca ternura y es una tendencia ubicua en todo Japón.

Muñequitos kawaii


Sin embargo en los últimos años kawaii ha pasado de ser sólo un adjetivo a definir toda una cultura eminentemente femenina que consiste en adoptar una apariencia y seguir una moda cuyo objetivo es simular infantilidad y candor. El look kawaii consiste en agrandar los ojos utilizando sombras brillantes y pestañas postizas, poco maquillaje, pintalabios rosas, coletas y lacitos en el pelo, ropa infantiloide de brillantes colores con muchos accesorios y si es posible acompañada de peluches o mascotas. Por todo Japón se ven niñas con este aspecto que además se debe aderezar con determinada personalidad alegre e inocente pero siempre trendy y a la última. Otra muestra más de las rarezas niponas.

Chiquilla kawaii


Anuncio de un club para hombres con chicas kawaii

Cruzamos el puente para llegar a Gion, el barrio antiguo de Kioto. Subimos por la calle Shijo que tiene unos soportales a cada lado engalanados con linternas rojas para el festival de Gion que se celebra en julio. Pasamos por delante del teatro Minamiza y llegamos hasta el parque Maruyama.

Teatro Minamiza


Allí llegamos ya atardeciendo. Atravesando una puerta ornamental de madera pintada en rojo, ya dentro del parque estaba el Santuario Yasaka, un precioso templo sintoista que cuando llegamos estaba cerrado y vacío. Tambien llamado el Templo de Gion, tiene más de 14 siglos de antiguedad. En el centro del recinto hay un templete adornado con cientos de farolillos blancos donados por los comerciantes locales. Alrededor se diponen el honden y otros edificios auxiliares. En este templo se celebra en julio el Gion Matsuri o Festival de Gion, uno de los más famosos de Japón.

Entrada al parque Maruyama y templo Yasaka


Santuario Yasaka




Dimos una vuelta por el parque y subimos hasta el templo Chion-in pero estaba cerrado y ya todo oscuro así que volvimos por nuestros pasos hasta la calle Shijo.

A media calle sale hacia el sur otra de las arterias más turísticas de la ciudad: la calle Hanami-Koji. Todos los edificios de la calle son de madera de dos alturas perfectamente conservados y sirven para hacerse una idea de cómo era el Kyoto clásico. Ahora la mayoría son restaurantes y casas de té donde las geishas entretienen a sus clientes. Todos son muy discretos y bastante caros. De hecho mientras pasamos por allí no dejamos de ver cochazos con chófer esperando salir a sus dueños.

Hanami-Koji


Al media calle está el Gion corner, un teatro donde dos veces al día hay un espectáculo tradicional de geishas demostrando sus habilidades de canto y baile (el tablao flamenco de los japoneses, vamos). Curioseamos un poco por el teatro (tenían un museíto abierto al público) y cuando nos íbamos incluso vimos salir a una geisha por una puerta lateral con pinta de querer llegar a casa lo antes posible.

Geisha on the run


Como era tarde volvimos a la Shijo Dori y ahora subimos hacia el norte hasta toparnos con otro pequeño arroyo que discurre por un lateral de la calle Shirakawa. Esta es la tercera zona de restaurantes del centro de Kyoto, todos discretos, con clase y precios también elevados. No obstante el paseo nocturno por la calle con cerezos dejando caer sus ramas hacia el arroyo es muy agradable y recomendable.

Shirakawa


Pasamos por un konbini y no me puede resistir a esta foto del expositor de revistas


A estas alturas el cansancio nos vencía por lo que cenamos algo rápido en un McDonalds y volvimos al hotel a dormir.

Transportes: Trenes 1; Metros 0; Autobuses 0; Taxis 1; Barcos 0

HOTEL: ROYAL PARK THE KYOTO ****.
Hotel moderno de diseño muy bien situado en plena Sanjo Dori, epicentro de vida nocturna de Kyoto y a tiro de piedra de Pontocho, cerca de autobús y metro. Habitaciones pequeñas como todas en Japón pero muy cuidadas. Vistas a la calle, nada espectacular. Camas comodísimas. Baño fantástico. Muchas ammenities. Secador. Retrete automático. TV en la habitación (ni la encendimos). Wifi gratuita. Desayuno espectacular tipo buffet de tipo occidental y japonés. Personal muy amable, hablan un inglés correcto, por encima de la media del país. Excelente relación calidad-precio. Absolutamente recomendable.

Ver Etapa: DIAS 1-2: MADRID-KYOTO. EL DIA DE LAS 38 HORAS



Etapas 1 a 3,  total 17
 1  2  3  ..  6  siguiente siguiente



Votaciones al diario
  Puntos Votos Media
Mes actual 0 0
Mes anterior 0 0
Total 433 87
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 1280 Visitas mes actual: 975 Total visitas: 73780

  Últimos comentarios al diario  JAPÓN EN FAMILIA 2013
Total comentarios 58  Visualizar todos los comentarios

donni  donni  25/09/2016 16:30   
El comentario ha sido movido al foro. Pulse aquí para ver el mensaje: http://www.losviajeros.com/foros.php?p=5355901#5355901

perliua  perliua  25/09/2016 16:50   
Comentario sobre la etapa: DIA 14: TOKIO DISNEY SEA
El comentario ha sido movido al foro. Pulse aquí para ver el mensaje: http://www.losviajeros.com/foros.php?p=5355902#5355902

SARABCN84  SARABCN84  28/09/2016 22:02   
Comentario sobre la etapa: DIAS 15-16: OSAKA Y VUELTA A CASA
Un diario perfecto!!!!! Muy bien explicado y bien detallado!!! Unas fotos preciosas!!!! Me encanta!!!

trapecio1975  trapecio1975  13/10/2016 17:47
Todavía no he acabado de leerlo todo, por que es muy extenso y voy tomando apuntes pero no dices nada de cómo llevó tu hijo las caminatas y el temas de las comidas. Eso es lo que más me asuste de ir con los míos. Lo llevó bien??,algún consejo que puedas darme?? Gracias por escribir el diario.

donni  donni  05/11/2016 20:17   
Gracias por los comentarios
Mi hijo come de todo y le encanta probar comidas exolitca asi que no tuvo problemas. La mayoria de la comida japonesa es complicada para los niños pero hay muchas cosas que pueden comer sin problemas aunque depende del niño
Y las caminatas que hicimos es Japón tampoco fueron muy exageradas. En mis viajes de 2013, 2014 y 2016 anduvimos muuuucho más. Mi hijo anda muy bien porque así le hemos acostumbrado de pequeño y no tuvimos problemas pero de nuevo dependera de tu hijo.

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ

Foros de Viajes
Pais Tema: Viaje a Japón: consultas generales
Foro Japon y Corea Foro Japon y Corea: Foro de viajes a Japon y Corea. Viajes a Japon: Tokio, Kyoto, Nikko, Nara, Osaka, Shirakawago, Monte Fuji, Hakone, Takayama, Hiroshima, Nagoya... Viajes a Corea: Seul, Busanz...
Ultimos 5 Mensajes de 1435
696348 Lecturas
AutorMensaje
davidesther
davidesther
New Traveller
New Traveller
Mar 23, 2017
Mensajes: 5

Fecha: Vie Abr 07, 2017 07:35 am    Título: Re: Viaje a Japón: consultas generales

Hola de nuevo!!! ya tenemos alojamiento en tokio, en casa de un chico muy majo, estamos buscando como locos couchsurfing y nos está costando más que en otros paises, este chico tiene su apartamento a unos 500 metros de la linea de metro yamamote y 3 noches 66 euros los dos... creo que hemos triunfado porque visto lo visto está dificil encontrar buenos alojamintos y bien de precio.

muchas gracias por todo, ya os contaremos!!!

BRASIL2010 ,MONGOLIA2011 ,MYANMAR2012 ,TAILANDIA2013 ,CAMBOYA2013 ,PERU2016 ,BOLIVIA2016 ,CHINA2015 ,MYANMAR2015 ,HOLANDA,FRACIA,POLONIA,INGLATERRA,PORTUGAL.
xansolo
xansolo
Indiana Jones
Indiana Jones
Sep 25, 2014
Mensajes: 1170

Fecha: Vie Abr 07, 2017 04:46 pm    Título: Re: Viaje a Japón: consultas generales

ojo, lleva un mapa y a ser posible una fotocopia de la localización en google maps. Tokio no es muy fácil de encontrar sitios, al no tener nombre las calles a veces algo que parece fácil se puede complicar algo. Yo llevo siempre un mapa de donde tengo el alojamiento, y si veo que es lioso, le hago una foto de vista de satélite por si me puede ayudar (a mi o a quien le pregunte cuando no me entere... XDDDD)
davidesther
davidesther
New Traveller
New Traveller
Mar 23, 2017
Mensajes: 5

Fecha: Mar Abr 11, 2017 08:50 am    Título: Re: Viaje a Japón: consultas generales

Hola viajeros!!! a ver si alguno puede ayudarme.. este proximo mes vamos mi novia y yo a japon y ya que me encanta la bici me gustaria saber si alguien conoce alguna ruta guay que valga la pena alquilar dos bicis y hacerla.... si alguien sabe o ha oido le agradeceria mucho que me dijera....

mil gracias amigos.


BRASIL,MONGOLIA,MYANMAR,TAILANDIA,CAMBOYA,PERU,BOLIVIA,CHINA,MYANMAR,HOLANDA,FRACIA,POLONIA,INGLATERRA,PORTUGAL.
nari85
nari85
Zone Moderator
Zone Moderator
Ago 15, 2010
Mensajes: 21708

Fecha: Jue Abr 20, 2017 08:36 am    Título: Re: Viaje a Japón: consultas generales

Mensajes movidos
Japón: Viajar con Niños/ Bebés
xansolo
xansolo
Indiana Jones
Indiana Jones
Sep 25, 2014
Mensajes: 1170

Fecha: Jue Abr 20, 2017 09:42 am    Título: Re: Viaje a Japón: consultas generales

davidesther Escribio:
Hola viajeros!!! a ver si alguno puede ayudarme.. este proximo mes vamos mi novia y yo a japon y ya que me encanta la bici me gustaria saber si alguien conoce alguna ruta guay que valga la pena alquilar dos bicis y hacerla.... si alguien sabe o ha oido le agradeceria mucho que me dijera....

mil gracias amigos.
.

si no dices cuanto tiempo vas ni a donde vas... Guiño Porque imagino que si falta un mes ya tendrás el itinerario claro, el alojamiento reservado y el jrpass comprado... espero. Guiño
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ




All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Google + Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad