Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


CAMINO DE SANTIAGO. (CAMINO DEL NORTE) -Diarios de Viajes de España- Sorolla
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: CAMINO DE SANTIAGO. (CAMINO DEL NORTE)  -  Localización:  España  España
Descripción: Camino de Santiago en su trazado por la costa norte
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:


Etapas 1 a 3,  total 6
 1  2  siguiente siguiente



Etapa: HENDAYA/IRUN - BILBAO  -  Localización:  España España
Fecha creación: 03/11/2013 12:22  
Compartir: 
Compartir:
Páginas de interés:


www.gronze.com/
muy completa
caminodesantiago.consumer.es/
Pagina con guías descargables y foro
www.jacobeo.net/
www.mundicamino.com/
completa página sobre el camino
www.santiagoturismo.co... e-santiago
página oficial turismo de Santiago
www.bicigrino.com/es/
para el recorrido en bici
www.caminosantiago.org... inicio.asp
federación española de asociaciones de amigos del Camino de Santiago
www.caminodesantiago.me/community/
el foro más completo, aunque en inglés


29/7/13-10/8/13

Me decido a recorrer el Camino de Santiago en su trazado norte por varias razones. La primera es que siempre ha sido mi zona preferida de España, por sus paisajes, gastronomía y el carácter de la gente. Siempre he tenido en mente recorrer toda la costa norte y este año se presentaba la oportunidad de hacer al menos una parte. Además toca ahorrar, es una opción económica y los viajes largos quedan para tiempos mejores. En cuanto al Camino, mi motivación es, como para la mayoría creo, una mezcla de varias inquietudes, aparte de las ya comentadas como algo turístico también hay algo espiritual. No sé si describirlo como una búsqueda interior o simplemente algo que sirve para desconectar y olvidar preocupaciones cotidianas.
Bueno al turrón, que me disperso…

Listado mochila:
5 camisetas transpirables
Pantalón corto
Pantalón desmontable
Bañador, toalla microfibra
Pijama
Gorro, bastón
Gafas de sol
Impermeable
Capa impermeable
Forro polar
4 pares calcetines
3 calzoncillos
Calzado trekking
Sandalias
Cámara de fotos
Linterna tipo frontal cabeza
Navaja multiusos
Saco-sábana
Manta fibra ligera
Libro, libreta y boli ,fotocopias guía (solo etapas a realizar), credencial peregrino
Crema solar
Champú
Jabón lavar ropa
Cepillo y pasta dientes, peine, tapones oídos.
Botiquín:
Vaselina, crema pies, aguja e hilo, betadine, tiritas, gasas, esparadrapo, crema antiinflamatoria, paracetamol, ibuprofeno.


Hendaya-Pasajes de San Juan. 17km. 12- 17h

Esta primera etapa la realizo un sábado de Julio para probar qué tal, me desplazo el fin de semana y vuelvo a casa al finalizar el recorrido.

Comenzamos el camino en Hendaya, lado francés y atravesamos el puente de Santiago, que salva el rio Bidasoa para llegar a Irún.
En medio del puente encontramos la primera flecha amarilla, que será nuestra fiel compañera en las próximas semanas. Nos dará más de una alegría al descubrirla en una piedra o tronco cuando llevemos largo tiempo sin ver ninguna en alguna zona boscosa. Todo el recorrido está bastante bien señalizado y no tiene pérdida, cuando dudemos al no ver indicaciones simplemente seguir el sentido común y siempre de frente y por el camino más amplio si no hemos visto ninguna flecha que nos indique lo contrario en un cruce o bifurcación. Por supuesto una guía siempre viene bien.


Hay un grupo de gente practicando paddle surf en el río, deporte muy de moda por lo que parece.


Atravesamos Irún por su calle principal con un activo comercio y siguiendo las flechas amarillas vamos saliendo de la zona urbana y vemos en lo alto del monte Jaizkibel la ermita de la Virgen de Guadalupe, hacia donde nos dirigimos por una subida no demasiado exigente.
Se está celebrando una boda en la ermita y a la salida de la ceremonia se homenajea a los novios con danzas típicas vascas.


El recorrido por el monte Jaizkibel es cómodo ya que se sigue una pista a media ladera que no tiene grandes diferencias en el desnivel.
Llegamos a Pasajes de San Juan por la parte superior del pueblo, debajo vemos la estrecha entrada a la bahía desde el mar y las amplias instalaciones del puerto de Pasajes.




Una trainera femenina está entrenando y salen hacia mar abierto.
Las regatas de traineras mantienen la tradición de estas embarcaciones propias de la costa cantábrica, se utilizaban para la pesca, con remos y vela. Se dice que en la época de pesca de ballenas cerca de la costa más de un pueblo podía divisar un ejemplar a la vez y se establecía una competición de velocidad para llegar antes a la presa.


Pasajes de S. Juan – Orio 25km. 10,45 – 17,15h

Gastos del día (indicaré durante varias jornadas los gastos detallados del día)
Desayuno; pincho + café 3
Barca Pasajes S. Juan a Pasajes S. Pedro 0,70
San Sebastián. pincho + corto de cerveza 3,90
Cerveza con gas 1,85
Orio. pincho de tortilla + corto de cerveza 2,40
Cena 10
Alojamiento 10
Total: 31,85

Esta es la primera etapa de un recorrido que haré durante 13 días seguidos, tras haber hecho la primera etapa en un fin de semana de Julio.
Tras desayunar en una terraza de la pequeña placita junto a la ría, es hora de tomar la barca que por 0.70 cruza a Pasajes de S. Pedro, apenas unos metros más allá.


Lo primero que hago al llegar a la otra orilla es buscar la casa natal de Blas de Lezo. Preguntando llego hasta la casa, tiene una placa conmemorativa y el escudo de armas de la familia en el dintel de entrada.


Blas de Lezo: el viaje paralelo
Al preparar el viaje me di cuenta de que, curiosamente, visitaría los lugares natales de alguno de mis personajes históricos favoritos, por lo que no he podido evitar hablar brevemente de estos.
Como no tiene relación con la temática del foro incluiré en letras cursivas estos párrafos, para quienes prefieran pasarlo por encima.


Don Blas de Lezo y Olavarrieta, Pasajes 3 feb 1689 – Cartagena de Indias 7 Sep 1741 .
Se embarca a los 12 años como guardiamarina y a los 25 ya había perdido una pierna en Málaga (amputada sin anestesia), un ojo en Tolón y el antebrazo derecho en Barcelona, le llamaban “patapalo” o “mediohombre”.
Persiguió barcos ingleses en el Mediterráneo, autorizándole a llevar sus presas a Pasajes, su pueblo natal. Persiguió piratas en los mares del sur (Nueva Granada). Rindió la ciudad de Orán, refugio del pirata argelino Bay Hassan, al que incendió su nave capitana.
Nombrado teniente general de la Armada y comandante general de Cartagena de Indias defiende esta frente a una flota inglesa de 186 barcos y 23600 combatientes al mando de Vernon. 60 barcos más que la Armada Invencible de Felipe II. si caía Cartagena de Indias caía toda América. Blas de Lezo les derrota con 6 barcos y 3600 hombres.
Los británicos, tan expertos publicistas de sus victorias como manipuladores en sus derrotas han conseguido que todos sepamos de la Armada Invencible derrotada pero nadie recuerde la Armada de Vernon.

Lezo pronunció la frase:
«Para venir a Cartagena es necesario que el rey de Inglaterra construya otra escuadra mayor, porque ésta sólo ha quedado para conducir carbón de Irlanda a Londres, lo cual les hubiera sido mejor que emprender una conquista que no pueden conseguir.»

Blas de Lezo falleció en Cartagena de Indias al contraer la peste, enfermedad generada por los cuerpos insepultos (casi todos ingleses) ocasionados por los sucesivos combates
El día 5 de noviembre de 2009, en Cartagena de Indias, se dio cumplimiento a un deseo de Blas de Lezo, que en su testamento pedía que se colorara una placa en las murallas de Cartagena de Indias que dijera: “Aquí España derrotó a Inglaterra y sus colonias”. Cartagena de Indias, Marzo de 1741».

Actualmente hay una exposición dedicada al gran Don Blas en el museo de la Armada en Madrid






Junto a la ría hay un centro cultural marítimo, en el que se realizan tareas artesanales al modo tradicional en su astillero. Unos carteles en la fachada muestran imágenes relacionadas con la tradición marinera.


Unas escaleras conducen monte arriba hasta una espectacular senda costera. Pegada al mar y flanqueada por helechos y pinos. Si nos dijeran que es un paisaje de Nueva Zelanda nos sentiríamos afortunados de poder visitarlo, pues en comparación, está aquí al lado!, como tantas otras cosas a lo largo del camino…


Al terminar de bordear el monte llegamos a unas impresionantes vistas de San Sebastián, en primer plano la playa de la Zurriola y después la de la Concha, hace un día soleado y el calor ya empieza a pegar fuerte.


En San Sebastián la parada en su parte vieja es obligada para degustar un pincho en alguno de sus numerosos bares. La ciudad está abarrotada de turistas y las calles son un hervidero de gente en chanclas y pantalón corto. Toman pinchos y vinos, pasean comiendo helados, se hacen fotos y disfrutan de una bonita ciudad.



Toca continuar caminando por el paseo de la Concha y se hace realmente largo, mientras en la arena todos disfrutan y el mar promete un chapuzón refrescante, la mochila pesa cada vez más.


Tras la playa hay que subir el monte Igueldo, dejamos atrás San Sebastián y continuamos entre prados y bosques que se pierden de vista hasta llegar al mar.


Por fin llego a Orio, a la entrada del pueblo se encuentra el albergue de peregrinos San Martín. Rosa, la hospitalera, es pionera acogiendo peregrinos en el camino del norte.



El albergue es todo un premio después de la dura jornada. Duchas de hidromasaje, un amplio jardín en el que relajarse con las vistas de los montes que rodean la ría de Orio y una rica y variada cena en la casita de madera que hace de comedor. Todos nos presentamos, contamos de donde somos, comentamos como nos ha ido el día y los planes de cada uno.
Una chica italiana viaja con su perro y va a un ritmo más tranquilo que el resto, la hospitalera le recomienda albergues donde aceptarán a su perro sin problema. Un par de jubilados franceses hace el camino en bici, continúan aunque uno de ellos lleva un aparatoso vendaje en el brazo, resultado de una caída. Otra pareja joven también va a su ritmo en bicicleta, y es que el chico regaló a su novia dos semanas antes la bicicleta y una guía del camino sin que la pobre tuviera experiencia anterior.
Tras una agradable charla nos acostamos pronto, será lo habitual todos los días. Normalmente todo el mundo está durmiendo para las diez o diez y media, ya que hay que madrugar para evitar caminar las horas de más sol.

Un par de comentarios sobre el alojamiento y las comidas durante las etapas. Los albergues pueden ser públicos (administrados por ayuntamientos o asociaciones de amigos del camino), o privados. Los públicos suelen pedir tan solo la voluntad o unos 5 euros. Los privados aproximadamente unos 15 euros desayuno incluido. Básicamente tienen lo mismo, una litera al final del día, duchas y baños, lavadora y a veces secadora. Los privados lógicamente mejor acondicionados y suelen ofrecer también cena y desayuno. Los públicos no admiten reserva por anticipado, según van llegando los peregrinos se completan las plazas hasta llenar. Para algunos días, sobre todo al principio prefiero reservar en albergues privados para asegurarme plaza ya que no se la cantidad de gente que hará el camino en esas fechas, además viene bien cuidarse un poco mejor los primeros días.
Respecto a las comidas, normalmente no comeré al mediodía en un restaurante porque es difícil encontrar uno en nuestro recorrido a la hora que nos interese. Además volver a caminar tras una comida abundante se me hace muy pesado. Por eso durante el día voy comiendo sobre la marcha o en descansos cada par de horas frutos secos, galletas, fruta, chocolate etc y normalmente se deja para una cena temprana la comida copiosa del día.

Orio – Deba . 28km. 8,30 – 16,30h

Gastos del día
Desayuno 5
Zumaia. Pincho + cerveza 3,30
Supermercado: fruta, zumo, frutos secos 5,20
Cena 10,5
Alojamiento 5
Total 29
Tras un desayuno variado y contundente, que retrasa algo la salida, comienzo a andar por un agradable tramo siguiendo el curso de la ría de Orio.
En seguida llego a Zarautz, al principio se divisa desde el monte y tras el descenso se atraviesa esta localidad turística. Llena de alojamientos, restaurantes (entre ellos el del famoso Arguiñano) y tiendas de surf.


Un bonito paseo justo al lado del mar une Zarautz con Guetaria. El espléndido día ha animado a un río de gente a recorrerlo. Paseando, en bici, corriendo o sobre patines una multitud sonriente celebra el sol y la brisa del mar sobre la piel.

Llego a Guetaria, en su pequeña plaza central se alza el monumento a Juan Sebastián Elcano, hijo de la villa y primer marino en circunnavegar el globo.


Juan Sebastián Elcano, Guetaria, 1476 – Océano Pacífico, 4 de agosto de 1526. Desde muy joven, se enroló en barcos pesqueros y comerciales, por lo que adquirió gran experiencia marinera. Se unió a el marino portugués Fernando de Magallanes para descubrir una ruta a las Indias por Occidente, a través de un paso o estrecho por el sur de América, que llevara a las islas de las especias sin necesidad de bordear el continente africano ni atravesar dominios portugueses. Tras la muerte de Magallanes en Filipinas durante una escaramuza con los indígenas, Elcano toma el mando de la expedición de regreso.
Tras atravesar el océano Índico y dar la vuelta a África, completó la primera circunnavegación del globo, consiguiendo llegar a Sanlúcar de Barrameda junto con otros 17 supervivientes.
murió de escorbuto el 4 de agosto de 1526 a bordo de la nao Victoria cuando participaba en una expedición a las Islas Molucas.


Pese a la advertencia en contra de la guía del camino, dejo Guetaria por el arcén de la carretera que lleva directamente a Zumaia. La guía indica continuar por una subida hacia el monte, pero estoy algo cansado ya que en estos primeros días el cuerpo todavía no se ha acostumbrado a devorar kilómetros, hace bastante calor y todavía queda un largo camino hoy.
Desde Zumaia intento continuar hacia Deba pegado al mar, pregunto a los vecinos pero me advierten de que al subir la marea puedo quedarme aislado, por lo que toca seguir el camino por el monte. Voy comiendo barritas energéticas y frutos secos y paro a descansar en una zona de recreo con bancos y mesas en lo alto de una colina. Una pareja y su pequeña hija de unos 10 años pasa a mi lado, creo que son de Europa del este, nos saludamos. Primero pienso que la niña es muy pequeña para hacer el camino, pero cuando les veo en días sucesivos compruebo que es a la que menos parece afectar la caminata y eso que no para de hablar.

Por fin llego a Deba. El albergue es algo espartano, en un antiguo colegio, pero tiene lo suficiente; literas, duchas, baños, lavadora y centrifugadora. La hospitalera es muy atenta con todos. Primero hay que inscribirse en la oficina de turismo donde se pagan 5 euros. La oficina está en la parte baja del pueblo, a la que se llega gracias a dos ascensores públicos.
En la oficina de turismo facilitan un plano con información sobre Deba, incluyendo los restaurantes que ofrecen “menú de peregrino” que suele ser económico y nutritivo. También me dan una fotocopia en la que unas fotos describen la dirección a tomar en algunos cruces de caminos en el monte la etapa siguiente.
Tras la ducha y colada de rigor me dirijo al restaurante “Bordatxo”, uno de los que ofrecen menú de peregrino. Es todo un acierto, unos estupendos macarrones seguidos de una generosa rodaja de bonito con abundante cebolla caramelizada, de postre cuajada casera por 10,50.
Al volver al albergue coincido en el ascensor con dos chicas, profesoras de secundaria en Estados Unidos, hablamos un rato, aprovechan sus últimos días de vacaciones para recorrer parte del camino. Una de ellas tiene heridas en los talones que no pintan nada bien.
Desde el albergue, en la parte alta de Deba, hay una bonita vista del anochecer sobre la ría y el mar. Es hora de dormir ya que mañana será otro duro día por los montes vascos.


Deba – Markina 24,3 km . 7h – 14h
Desayuno y comida para el día (zumo, fruta, pastelitos) 5,60
Cena 9
Alojamiento 12
Total 26,6

Esta es una etapa dura, la de mayor desnivel acumulado del País Vasco. Continuas subidas y bajadas atravesando montes de pinos y prados de verde intenso. También es una de las etapas más bonitas.
Nada más salir de Deba el camino ha cambiado su trazado con respecto al tradicional. Esto ha hecho que algún disgustado vecino de pueblos por los que ya no pasa haya borrado las flechas amarillas en el monte. Ahora comprendo el por qué de la fotocopia que me dieron en Deba.


Motrico al amanecer.
Es una pena que el camino no pase por el lugar de nacimiento de otro de mis personajes favoritos, aunque puede verse abajo, junto al mar.


Cosme Damián Churruca y Elorza (Motrico, 27 de septiembre de 1761 - batalla de Trafalgar, 21 de octubre de 1805) . Con 15 años ingresa como guardiamarina en la academia de Cádiz. Además de ser uno de los mejores marinos de la época, a la altura de los mejores franceses o ingleses, fue un gran matemático y cartógrafo.

El 21 de octubre de 1805 Churruca está al mando del San Juan Nepomuceno, la escuadra franco-española se enfrenta a la inglesa en la batalla de Trafalgar. Escribe a su hermano el día antes “Si llegas a saber que mi navío ha sido hecho prisionero, di que he muerto”, parece que se temía lo peor ya que estaban a las órdenes del incompetente francés Villeneuve.
Churruca ordena clavar la bandera al mástil para que no sea arriada en señal de rendición hasta que él muera. El San Juan Nepomuceno se enfrenta a seis barcos ingleses a la vez. Una bala de cañón le vuela la pierna y ordena que le acerquen un barril de harina en el que meter el muñón y seguir en pie la batalla. Finalmente muere desangrado y el barco es apresado.
Durante años los ingleses conservarán el barco, en el camarote del capitán pusieron el nombre de Churruca en letras doradas.


El camino va recorriendo impresionantes bosques salpicados de vez en cuando por extensos prados.



Para hoy se anuncia ola de calor, y noto exactamente el momento en el que llega. A la una del mediodía la sensación es que alguien ha extendido una gigantesca e invisible manta sobre los bosques. La mochila empieza a pesar el doble y cada kilómetro se hace eterno.
Llego a Markina y a la entrada del pueblo llamo al albergue privado Aterpetxe, se ofrecen a recoger a los peregrinos junto al campo de futbol. Es un estupendo albergue privado, lo lleva una simpática pareja joven, las instalaciones son nuevas y tiene un jardín muy amplio con hamacas donde descansar contemplando el bonito paisaje.



En el pueblo casi todo está cerrado ya que es San Ignacio y el tremendo calor hace que no haya nadie a la vista.
Dedico la tarde a descansar hasta que cenamos en las mesas del jardín disfrutando de la agradable temperatura. Comparto mesa con un chico de Pasajes y una chica alemana que hacen el camino juntos. Hablamos de cómo nos va la vida, el trabajo, lo que nos gusta hacer en el tiempo libre… mientras los platos van llegando con comida sencilla pero suculenta.
Ella es diseñadora de dibujos animados y él hace el camino del norte después de haber hecho tres veces el camino francés.
Hay otra chica alemana que ha llegado a duras penas al albergue, la hospitalera piensa que deberá retirarse debido a las ampollas de sus pies. De momento se quedará otro día más en el albergue.

Toca dormir pronto para poder madrugar e intentar esquivar las peores horas de calor que se espera mañana.

Markina – Gernika. 25 km . 7,30h -16,00 h.

Desayuno 3
Munitibar; Cerveza + patatas. 2,60
Supermercado; Ensalada de pasta, fruta, zumo, frutos secos, chocolate 9,58
Cena 13,20
Alojamiento 18
Total 46,38


Otra complicada etapa montañosa que nos lleva a los bellos paisajes del parque natural de Urdaibai. Con la sensación de libertad que da el llevar solo unas pocas cosas a la espalda y el largo camino por delante. ¿Será la memoria genética de nómadas errantes que llevamos dentro?, la cuestión es que es agradable no tener horarios ni obligaciones en estos días.


En camino atraviesa el pueblo de Bolibar; solar de la casa familiar de Simon Bolivar. Hay un museo dedicado a su figura, aunque cerrado a esas horas.
Hablo con un hombre que recoge agua en la fuente de la plaza y le pregunto si son muchos los venezolanos que se acercan por aquí, me cuenta que sí suelen acudir, incluso la vicecónsul llegó a preguntar si había vuelos internacionales al aeropuerto de Bilbao y todos pensaban que era posible que Hugo Chávez les visitara.
Una placa en la pared del ayuntamiento llama mi atención


Francisco Tomás de Anchia “Longa” fue un guerrillero de la Guerra de Independencia española. Nació el 10 de abril de 1783 en el caserío Longa de Mallavia. En 1809 Longa reunió entre sus vecinos una partida de unos 100 hombres que se enfrentaría al invasor francés durante 5 años. Imagino la aventura que suponía para aquellos jóvenes, de otra manera posiblemente condenados a no abandonar nunca su lugar de nacimiento. Se movieron entre Álava y Burgos y solían atacar los convoyes del ejército imperial francés aprovechando los desfiladeros para sus emboscadas.
Llegó a perseguir al ejército francés en retirada penetrando en Francia por Labort. Falleció en 1831 siendo capitán general de Valencia.


Tras Bolibar una pronunciada subida por zona boscosa nos lleva al monasterio de Zenarruza, donde los monjes cistercienses continúan acogiendo al peregrino como hace siglos. Entro en la pequeña iglesia para escuchar un rato el canto gregoriano que los monjes entonan a esa hora.
Salgo al prado que se encuentra junto al monasterio, me descalzo y me siento a la sombra de un árbol. Siempre que oigo hablar de lugares con energía positiva no puedo evitar una sonrisa escéptica… hasta que me siento en aquel césped. Hay un silencio que solo rompe el canto de algún pájaro, la temperatura es perfecta, el sol es intenso pero lo suaviza la brisa que sube desde el valle. Siento una calma muy agradable, no sé si será la sugestión por los cánticos de los monjes o el cansancio, pero estar allí es una sensación revitalizante y relajante a la vez.
Junto al camino hay preciosos ejemplos de los típicos caseríos cuidados con primor por sus propietarios.



Cuando quedan unos 7km para llegar a Gernika y viendo que la flecha amarilla me dirige otra vez hacia el monte mientras una tentadora carretera desciende valle abajo, pregunto a un ciclista que ha parado a beber un trago. Me confirma que la carretera me lleva a Gernika sin pendiente ninguna en contra. Me acojo a la misma norma que cambió el recorrido del camino tras Deba y decido hacer una variación en el trazado de la etapa. Sintiéndolo por los puristas del camino, me dejo llevar feliz asfalto abajo hasta Gernika.

El albergue de Gernika pertenece a la red de albergues juveniles, no es una albergue de peregrinos y es el único en la localidad. El precio, 18 euros, hace que algunos busquen otras opciones como compartir habitación en pensiones u hoteles económicos. Misteriosamente parece que el Ayuntamiento no está interesado en tener un albergue de peregrinos, según algunos vecinos no le interesa un “turismo de pobres” como el que trae el camino, en fin…
Visito la casa de juntas y el árbol de Gernika, donde juraba su cargo el señor de Vizcaya y en la actualidad el Lehendakari.
La suerte me lleva a cenar en el restaurante “Hotbol”. El primer plato es pisto a la vizcaína, lo de toma pan y moja se inventó por este tipo de platos. De segundo pruebo la mejor carne de entrecot desde ni me acuerdo. Finaliza un flan casero muy bueno, 13,20e.






Con patatas fritas de verdad, nada de congeladas..

Esa noche la digestión fue pesada.

Gernika – Lezama. 21,8 km. 7,00h – 14h.

Desayuno incluído en el alojamiento
Fruta, zumo, frutos secos…comprado ayer + 3,06
Comida 10
Alojamiento 5
Total 18,06

Tramo del camino que nos acerca a Bilbao, alterna sendas de montaña y zonas de carretera.
Al pasar por un pequeño pueblo veo un antiguo caserío que están rehabilitando, está rodeado de material de construcción, palets de ladrillos, tejas… Un chico joven sube cuesta arriba con ropa de faena salpicada de yeso. Le digo que parece tener trabajo para largo y me contesta orgulloso con una sonrisa que lleva 2 años trabajando en el caserío y todavía le queda bastante, pero lo está disfrutando y más que lo hará al terminarlo. Le comento que me ha sorprendido lo grandes que son algunos caseríos, incluso con varias plantas. Me explica que los caseríos debían ser auténticas fábricas y almacenes para mantener a mucha gente de forma autosuficiente en épocas en que no eran fáciles las comunicaciones, más en invierno en el que era habitual quedar aislados.
Normalmente la planta baja era para el ganado, que así además aportaba calor al edificio, también para almacenar grano, paja, leña etc.. Incluso el primer piso era en parte almacén.
Me despido de él deseándole suerte y que termine pronto.




El albergue de Lezama se habilita en verano en un centro cívico, es moderno y tiene un amplio espacio con literas, enfrente están las puertas de los baños y en la entrada la mesa del hospitalero. Hablo un rato con él y le pregunto por qué se ha hecho hospitalero. Me contesta que le gusta ayudar a los peregrinos desde que hizo el camino de Santiago y sabe lo duro que a veces resulta. Me explica que en las asociaciones de amigos del camino se apuntan para ir de hospitaleros a los distintos albergues, en las fechas que cada uno dispone libres. Normalmente están en turnos de una semana.


Como en el restaurante “Dañobeitia”, típico lugar de comida casera en el que los parroquianos son trabajadores haciendo un alto en el tajo y un grupo de jubilados que parece estar celebrando algo.
El trato al cliente es lo que se conoce como familiar. Esto incluye que la camarera te deja el mantel de papel sobre la mesa para que tu lo vayas colocando y acto seguido vuelve con el vaso y los cubiertos dentro del plato y te los deja juntos para que también los coloques a tu gusto. Entre el ajetreo del servicio está muy atenta y va preguntando; ¿vas bien txiki?, ¿estaba bueno txiki?...definitivamente me gusta el sitio.
Respecto a la comida, las alubias rojas se deshacen en la boca y la textura del caldo es espectacular. Además me deja el puchero para que repita lo que quiera. De segundo merluza recién sacada del Cantábrico, postre flan casero. 10e





La tarde la dedico a echar una siesta y dar un paseo, intento acercarme a las instalaciones donde entrena el Athletic de Bilbao pero el cielo amenaza con tormenta en breve así que vuelvo al albergue, leo algo y para cenar picoteo algo de lo que llevo en la mochila.



Lezama – Bilbao . 11 km . 6.30h- 11h.

Desayuno café con leche y bollería 2,50
Patatas fritas y agua 2
Comida 11
Zumo y galletas 3,28
Alojamiento 19,50
Metro 1,50
Total 39,78

Etapa muy cómoda comparada con las anteriores que nos acerca a Bilbao. Por carretera hasta Zamudio y luego cruzar el monte para bajar a Bilbao.
En el camino coincido con una de las maestras de Estados Unidos, la otra ha tomado el bus ya que no se encontraba bien. Vamos hablando, sobre todo de la crisis en España, le doy mi punto de vista acerca de lo que para mí se parece más a una gran estafa que llaman crisis. Me confirma que otros españoles le han hablado de una sensación parecida.
Desde lo alto del monte dominamos el “Gran Bilbao” toda la conurbación que se extiende desde el mar tierra adentro aprovechando todo el espacio llano disponible por valles y laderas.
Descendemos cómodamente hacia la ciudad y entramos por su parte alta, en la que se encuentra la basílica de la Virgen de Begoña. Entramos para verla y es muy bonita por dentro.


Seguimos el descenso hasta la plaza de Unamuno, en el centro de la zona antigua. Vamos siguiendo las flechas y conchas amarillas. Nos encontramos con un grupo de peregrinos lituanos recién aterrizados y bastante despistados a los que damos un curso intensivo para seguir las señales del camino.
Aprovechamos el día visitando Bilbao, el gran mercado de la Ribera, con los mejores productos de la tierra. La parte antigua donde comemos en un sitio que se llama kukusoak, ricas ensaladas de pasta y tostas de bonito, anchoas y verduras en un ambiente muy agradable. Y por supuesto el museo Gughenhein, centro neurálgico del turismo que acude a Bilbao, con el que ha sabido reinventarse desde una fea ciudad industrial a interesante atractivo turístico.











Tras exprimir el día en Bilbao toca descansar para la jornada siguiente, es dura la vida del peregrino...
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: HENDAYA/IRUN - BILBAO



Etapa: BILBAO - SANTANDER  -  Localización:  España España
Fecha creación: 05/11/2013 19:28  
Compartir: 
Compartir:

Bilbao – Portugalete. 11km . 8,30 – 11h

El recorrido oficial del camino incluye varios desniveles y un rodeo que aumenta la etapa a 20 km para terminar en Portugalete. Hay quien evita esta etapa por zona urbana e industrial utilizando el transporte público para desplazarse directamente a Portugalete y comenzar la etapa desde allí. Yo opto por acortar siguiendo la ría en su recorrido hacia el mar. El paisaje no es precisamente bonito, pero a mí me parece muy interesante.
Desde el barrio de Deusto la ría nos va a ir mostrando los restos de lo que fue una época de esplendor industrial en Bilbao. Es una sensación extraña caminar entre enormes pabellones abandonados, maquinaria oxidada y descampados llenos de malas hierbas. Pensar en que esta zona era un corazón industrial que latía fuerte, con miles de trabajadores llenando las instalaciones hoy en ruinas, provoca algo de tristeza. La mal llamada reconversión industrial debió llamarse destrucción industrial.




Es muy temprano y algunos madrugadores pasean sus perros o caminan con calma en un día festivo. La marea está baja y ha dejado al descubierto el limo oscuro de la ría. Un hombre ha recogido una buena cantidad de lombrices que lleva en una lata metálica, parece jubilado, le pregunto si va a pescar hoy y me contesta que si, hablamos un rato y le pregunto por las fábricas abandonadas. Me habla de enormes empresas como Sefanitro, Altos Hornos o los astilleros y ahora es una lástima ver todo así.

A la altura de Sestao veo al otro lado de la ría dos barcos que a mi me parecen una especie de rompehielos. Por casualidad leeré en el periódico que los astilleros de La Naval están a punto de terminar sus últimos encargos, dos naves gemelas “EDT Jane” y “EDT Hércules” de apoyo a plataformas marinas. A partir de ahora y en espera de nuevos encargos se dedicarán a la reparación de buques. Lejos queda la época en la que la ría bullía de actividad en sus astilleros: Axpe, Ruiz de Velasco, Euskalduna, la Naval, Celaya, astilleros del Cadagua. Hasta los 80 el 80% de los buques españoles estaba matriculado en Bilbao.


Llego a Getxo y tomo el puente colgante que lo une con Portugalete, al otro lado de la ría. (Fue el primer puente de este tipo construido en el mundo y por ello sirvió de modelo para otros posteriores, El 13 de julio de 2006 fue declarado Patrimonio de la Humanidad de la Unesco).


También hay barquitas que hacen el mismo trayecto por igual precio En el albergue coincido de nuevo con la maestra de Estados Unidos. Decidimos cruzar el puente y recorrer el paseo marítimo de Getxo.

Cruzamos el puente por la pasarela superior en vez de en la barcaza colgante. Son 7 euros pero merece la pena. Las vistas de la ría abriéndose al mar en un día despejado son muy bonitas, y hacia el otro lado la ría asciende hacia Bilbao.
Hace una tarde espectacular, el paseo está lleno de gente y las casas elegantes van dando paso a verdaderos palacetes cuando nos acercamos al puerto deportivo. las dos pequeñas playas del paseo apenas pueden acoger a todos los bañistas.

Volvemos a cenar a Portugalete y después a toda prisa volvemos al albergue ya que cierra a las 22h. Seguimos la charla en las escaleras exteriores del edificio, disfrutando de una noche de verano espléndida hasta la media noche.


Portugalete – Pobeña. 11km. 7,30-10h

Desayuno 5
Comida supermercado 6,21
Alojamiento 5
Cena 10
Bus a Muskiz 1+1
Total 28,21

Etapa suave, desde Portugalete se sigue un carril bici que llega hasta la playa de la Arena y un poco más allá a Pobeña. La playa está a 5 minutos del albergue, aunque hace mal tiempo y no se puede aprovechar, hay grupos dando clases de surf, como a lo largo de toda la costa, está muy en boga.
El albergue se va llenando, pero sigue llegando más y más gente. Cuando las plazas se han ocupado el hospitalero va repartiendo esterillas a quienes llegan y les indica que pueden dormir en el pórtico de la iglesia de al lado. Al final dormiremos en el albergue 22 personas y en el pórtico nada menos que 65.

Al llegar al albergue el ritual se repite cada día más o menos como sigue: Si se ha llegado pronto hay que esperar a que llegue el hospitalero, que suele hacerlo hacia las 15h. Una vez instalados en nuestra litera tras inscribirnos en riguroso orden de llegada y pagado, normalmente la voluntad, toca hacer la colada. Suele haber lavadoras y unos aparatos que centrifugan la ropa para quitarla la mayor parte del agua. Yo normalmente lavo la poca ropa del día a mano. Tras colgar la ropa (no olvidar retirarla al interior al anochecer o volverá a humedecerse con el rocío de madrugada) toca una merecida ducha. Después suelo echar una pequeña siesta y más tarde visitar el pueblo, si es que hay algo que ver, hacer algo de compra y charlar con otros peregrinos antes de cenar.



Pobeña – Castro Urdiales 16,3km. 7-11h

La etapa comienza por una senda que sigue el recorrido del antiguo ferrocarril minero, que conducía el hierro hasta un cargadero situado en la Arena, con destino principalmente a Gran Bretaña.

A la altura de Ontón el camino continúa hacia el monte por una cuesta de bastante desnivel, prefiero seguir la carretera N-634 que lleva hacia Saltacaballo y Mioño.

La carretera está bién conservada y pasa por pequeños pueblos con bonitas playas. Sin embargo solo circulan unos pocos coches y autocaravanas con matrícula extranjera que parecen saber donde buscar la tranquilidad. Mientras tanto abajo, en el fondo del valle, la autopista está abarrotada de tráfico nacional que se mueve a toda velocidad hacia los grandes arenales de Laredo o Noja.




Por la tarde en el albergue de Castro se van formando grupos de gente que se sientan en el césped a hablar y compartir experiencias, coincido de nuevo con el chaval de Pasajes de etapas anteriores y se nos une una simpática pareja de Gerona, él habla sin parar y nos invita a compartir una botella de licor de hierbas. Nos explica que siempre lleva una, ya que es su táctica infalible para hacer trueque con ella a cambio de comida cuando llegan a algún albergue y no han podido comer en el camino. Siempre hay alguien preparando comida, seguramente pasta, en todos los albergues, y llevar los chupitos a cambio es una idea que perfeccionó con otro amigo en su recorrido del camino francés el año anterior.

El nivel de la botella va bajando mientras hablamos de todo un poco ,el camino, nuestra vida, nuestros planes. Es curioso como las conversaciones saltan de temas banales a importantes con gente a la que apenas has conocido unos minutos antes. Hablando de la búsqueda de libertad coinciden en recomendarme una película de culto que me apunto para ver, “hacia rutas salvajes” dirigida por Sean Pen.
Terminada la botella nos vamos a dormir….

Castro – Laredo. 24km. 8-14.30h

La primera parte de la jornada es un bonito recorrido junto al mar. Coincido con una chica alemana que me cuenta su experiencia. Ha dejado su trabajo de farmacéutica y le ha llevado un mes atravesar Francia de norte a sur siguiendo el camino, ahora estará otro mes recorriendo el camino por el norte de España. Me dice que su jefe le ha estado llamando para que vuelva a trabajar, eso es una gran suerte que a ningún español puede sucederle, le aseguro. Según ella “ha roto con el sistema “ y ni siquiera ha solicitado la prestación por desempleo, aunque reconoce que tendrá trabajo en cuanto vuelva, en su antiguo empleo o en otro. Creo que tiene una gran suerte, así cualquiera rompe con el sistema jeje…

Paramos a almorzar frente a un paisaje espectacular, junto a los acantilados hay una mesa y bancos de madera. Los arbustos están inclinados por la acción de los temporales que llegan del mar, recuerdan el poder de una naturaleza que ahora aparece en calma.



En Laredo me quedo en un albergue regentado por monjas, se llama “el buen pastor” y está junto al casco antiguo.
Los turistas llenan la enorme playa y las calles de Laredo en pleno Agosto.





Laredo – Noja .15km. 8-13h

No escucho el despertador y me quedo dormido hasta las 8. Casualidades del destino, eso hace que al bajar a la calle en busca de un bar para desayunar me encuentre con el chaval de Pasajes, que está acompañado de una chica de Valencia y tres madrileños. Parece que ya está formado el grupo para hoy .

Comenzamos a andar por el largo paseo junto a la playa, vamos hablando y uno de los madrileños me explica que él recorrió este trazado del camino hace muchos años, cuando no había guías sobre él y tenía que ir preguntando a los lugareños por donde continuar de pueblo en pueblo y ermita en ermita. Pienso que es un tipo muy intrépido, y con razón, más tarde me entero que forman parte del equipo del programa de televisión “al filo de lo imposible”.
Al final de la playa de Laredo tomamos el barquito que cruza la bahía para dejarnos en Santoña.


Los madrileños se quedan en Santoña, van a pasar el día y aprovechar a comprar las anchoas que tanto ha hecho por dar a conocer el ex-presidente cántabro Revilla.



Dejamos Santoña atrás y continuamos junto al enorme muro del penal del Dueso, que tiene al lado una de las playas más bonitas del recorrido, la de Berrio. Lástima que el tiempo no acompañe para aprovecharla.


Tras salvar un pequeño monte bajamos a otra gran playa que termina en otro turístico pueblo, Noja.
En Noja comemos un menú del día con un par de botellas de vino peleón que anima el espíritu y la conversación. El tiempo va mejorando y se empiezan a abrir claros en el cielo.


Graffiti en un frontón de Noja.


Atardecer en la playa de Trengandin.


Noja – Guemes. 14km. 8-14h

Desde Noja el camino se dirige hacia el interior, entre los valles cántabros que nos llevan al albergue de Guemes.



El albergue lo lleva una asociación en torno a un sacerdote con una vida que da para una película. De pastor en el Pirineo a cura obrero en los años 60, después recorrió mundo en un destartalado land rover.

Nos convocan a una reunión explicativa para las 8 de la tarde. Aunque me temo una charla proselitista finalmente es entretenido escuchar el relato de las actividades de la asociación que hace uno de sus miembros, funcionario del penal del Dueso. Nos explican sus proyectos tanto en España, por ejemplo con reclusos, como en otros países.

El albergue lo componen varios edificios con muchas habitaciones para los peregrinos que llegamos hasta allí. Estamos unos 80 pero algunos días puede haber más de 100.

En uno de los bancos del jardín una chica extranjera con los pies destrozados se somete a los cuidados de un grupo de voluntariosos españoles. Al pasar junto a ellos solo atisbo la planta de su pie llena de heridas y ampollas, una de ellas es como una moneda de 2 euros y ha perdido todas las capas de piel convirtiéndose en una fea herida. Todos tratan de ayudar aportando ideas cada cual más peregrina (nótese la ironía). Escucho a uno de ellos empeñado en aplicar un spray, según él mano de santo, e intento hacerle entender que no es buena idea aplicar eso en una herida abierta, no me hace mucho caso y sigue en su empeño. Me alejo encomendando a la pobre guiri a la protección del santo.

Merecido descanso en el albergue de Guemes.


Nos ofrecen comida, cena y desayuno más el alojamiento por la voluntad. La cena la tomamos en una gran mesa en el exterior con el verde valle de Meruelo a nuestros pies. Todos conversamos sobre nuestras experiencias en el camino, llega el sonido atenuado de la música de alguna verbena de Verano, abajo en el valle.

Guemes - Santander 20,5km.7-13,30h

Es la última etapa de mi recorrido por este año, a la espera de poder continuar el año que viene. El madrugón recompensa al ver despuntar el sol sobre el valle de Meruelo.


Desde Guemes descendemos hasta el mar y después continuamos por sendas costeras. El cantábrico muestra su cara más agradable en un día totalmente despejado.



Cerca de Santander, al fondo.


Coincido con una chica de Madrid, ha comenzado el camino en Laredo, calculando según los días de que dispone poder recorrer el tramo de Asturias, que es el que más le llama la atención.

Me cuenta cómo recorrió el camino francés el verano anterior y confirma mis temores de masificación. En la última semana no pudo dormir ningún día sobre un colchón ya que los albergues llenos hacían derivar a la gente a polideportivos o iglesias para dormir sobre esterillas. El agua caliente tampoco llegó nunca a disfrutarla en esa semana, ya que se terminaba normalmente antes de que todos llegaran, con el consiguiente resfriado.

La gente se levantaba a las 4 de la mañana para recorrer las etapas a toda velocidad e intentar conseguir plaza en los albergues. Había grupos que se desplazaban en autobús e instalaban sus mochilas a la puerta del albergue para asegurarse plaza cuando este abriera, o quienes hacían uso de servicios de furgonetas que por un módico precio trasladaban la mochila hasta el siguiente albergue y la colocaban también en la fila de mochilas a la espera de su dueño.

Espero que el camino del norte no llegue a ese nivel de saturación.
Llegamos a la enorme playa de Somo, nos descalzamos y la recorremos junto a la orilla, disfrutando de las olas en nuestros pies maltrechos.


Hoy sí que toca disfrutar de un baño ya que el día es perfecto. Hacemos un alto en el camino y dejamos las mochilas en la arena para darnos un buen chapuzón.


Al final de la playa de Somo se encuentra el embarcadero de los barcos que cruzan a Santander.



Aprovecho el día para acercarme en autobús a Muriedas donde se encuentra la casa natal de Pedro Velarde, héroe del 2 de Mayo, y hoy museo etnográfico de Cantabria.
La visita guiada es gratuita y soy el único esa mañana. El guía responde a mis preguntas sin extenderse demasiado, es comprensible que no le haga gracia estar allí un domingo de verano para atender a una sola persona.
Se conserva una habitación con algunos objetos originales de Pedro Velarde.


Pedro Velarde y Santillán (Muriedas, Cantabria, 19 de octubre de 1779 –Madrid, 2 de mayo de 1808. Con 14 años ingresa como cadete en el colegio de artillería de Segovia. Llegó a ser profesor en el mismo dadas sus capacidades .
Fue destinado al Estado Mayor en Madrid, donde se encontraba cuando el pueblo se levantó contra el invasor francés (supuesto “aliado”) el 2 de Mayo de 1808. Se dirige al parque de artillería de Monteleón (en el barrio de Malasaña, en cuya plaza del 2 de Mayo se conserva la puerta del cuartel junto a una estatua en memoria de los héroes Daoiz y Velarde). Allí organizarán la resistencia más fuerte frente a los franceses ese día, junto a un puñado de soldados y muchos paisanos a los que suministraron armas. Tras tres horas de combates, los franceses, con fuerzas muy superiores se hicieron con el cuartel. Velarde murió en el mismo cuartel y Daoiz poco después por las heridas recibidas.
Siempre me pregunto dónde se encontraba ese día la guarnición de Madrid, Comandantes, Coroneles, Generales, mientras se masacraba al pueblo que luchaba en las calles y solo Daoiz, Velarde y unos soldados dieron la cara vestidos de uniforme.


Lo que en Estados Unidos sería un “historic site” con largas colas de visitantes, aquí parece un lugar que pasa desapercibido, salvo quizás las excursiones programadas para los colegios cercanos.

Este será el final de mi recorrido por este año. Pese a que ha sido una experiencia corta ha sido intensa y en el autobús de vuelta a casa ya hago planes para seguir el recorrido el próximo año. Recuerdo a todas las personas con las que me he encontrado y envidio mucho a las que continúan caminando todas las etapas hasta llegar a Santiago, el cansancio de los kilómetros es un pequeño precio a pagar a cambio de estupendas experiencias cada día.



Unos Consejos:
Tapones para los oídos, nada tan barato os aliviará tanto. Para dormir plácidamente cuando arrecian los ronquidos en un albergue.

Vaselina para untar los pies al principio de la jornada, pese a la polémica entre pros y contras, a mí me fue bien, sumado a los calcetines antiampollas del decathlon, Dios bendiga a su inventor.

Por supuesto nunca estrenar calzado, aunque parece obvio, algunos pies propios de película gore se debían a estupendas botas recién estrenadas.

Estiramientos al principio y al final de la jornada, no lleva más de diez minutos y es fundamental para prevenir lesiones y disfrutar de una experiencia inolvidable sin percances.

De vez en cuando, darse un capricho y reservar noche en un albergue privado, casa rural u hotel, el cuerpo y la mente agradecerán un baño en exclusiva y una buena cama.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: BILBAO - SANTANDER



Etapa: SANTANDER - GIJON  -  Localización:  España España
Fecha creación: 29/07/2015 12:09  
Compartir: 
Compartir:
De nuevo en el camino. Por falta de tiempo suficiente debo hacerlo así, unas cuantas etapas cada año. Seguramente me pierdo la experiencia más intensa que significa hacer todo el recorrido seguido. Algún día lo haré, cuando disponga de los días necesarios. Mientras tanto esta es una buena opción, el cuerpo no llega a resentirse demasiado y además se espera con ilusión el nuevo recorrido mientras se preparan las futuras etapas.
Aunque sea una metáfora manida, una pequeña vida condensada en esos días o semanas en los que todos nuestros hábitos parecen cambiar sin hacerlo realmente. Encuentros con personas que duran unos pocos minutos o varios días de compartir experiencias. Después, la despedida para no volverse a ver, o quizás si… nada está escrito en el camino.
Como en la vida, se alternan trayectos duros con otros más amables, caminos empedrados, sendas de hierba, pistas ondulantes, carreteras secundarias. Caminar solo, en silencio, “ordenando” pensamientos . Disfrutar de la compañía de otros peregrinos, su conversación y sus risas, sin más complicaciones. Saborear una buena comida o una cerveza en una terraza, la vida, en fin.



Aunque las guías advierten del monótono recorrido para salir de Santander, estoy decidido a recorrer todo el camino, sin dejarme ningún tramo por anodino que este sea. Así que llego a la estación de autobuses a eso de las 12 del mediodía y me siento en un banco para embadurnarme los pies con vaselina preparándolos para el camino de hoy, que será corto debido a la hora a la que comienzo a andar.
Efectivamente las guías tienen toda la razón y salir de la ciudad de Santander, primero por sus calles y después por zonas industriales no es un recorrido muy interesante.
El cuerpo va acostumbrándose al camino en esta jornada corta y con buen tiempo, solo camino unos 13 kilómetros hasta llegar al recomendado albergue Piedad en Boo de Piélagos. Es una casa amplia, nueva y muy bien cuidada, atendida por gente agradable y detallista.
Coincido en la cena con una belga y un padre y su hijo franceses, comparto con ellos algo de queso de Roncal y chorizo que he traído en la mochila y quedan muy impresionados por la calidad de los productos, siempre está bien mostrar el nivel de nuestros manjares a quienes nos visitan.

Toca acostarse temprano y descanso en una cómoda litera y un ambiente tranquilo ya que el lugar acoje a un número reducido de peregrinos.
El día siguiente comienzo a caminar temprano, tras desayunar en el tranquilo comedor del albergue con vistas a la carretera por la que continúa el camino, que se va iluminando según va saliendo el sol.

Para evitar un gran rodeo hay que encaminarse al puente del ferrocarril. Nada más dejar el pueblo las indicaciones nos dirigen a mano izquierda y poco más adelante a mano izquierda otra vez, pero es mejor dirigirse de frente y pasar al otro lado de la vía del ferrocarril por debajo de esta, entonces si, a la izquierda y llegamos al puente que cruzamos sin problemas ya que hay espacio de sobra, pese a que alguna guía no lo recomienda.

Santillana del Mar es una pequeña villa muy turística ya que conserva el encanto medieval de sus construcciones en piedra. Parece un decorado recorrido incansablemente por visitantes que van parando en sus tiendas, bares y restaurantes. Tras recorrer el pueblo y cenar en el acogedor patio de un restaurante de ambiente rústico me dirijo al camping, en lo alto de una colina.


Han acondicionado cabañas de madera para los peregrinos y hay una estupenda piscina en la que relajarse tras la caminata del día.


El día siguiente toca encaminarse hacia Comillas, otro lugar muy turístico, este con playa. Ya que al anterior, Santillana, le llaman el pueblo de las tres mentiras, ni es Santa, ni llana ni tiene mar.
En Comillas paso la mañana disfrutando de la playa, ya que hace un día muy soleado, lo cual no siempre es posible en el norte. Como un par de raciones, gambas a la plancha y pulpo y me echo la siesta. Por la tarde doy otra vuelta por el pueblo, ceno algo y me acuesto temprano.


El camino nos lleva entre prados y montañas hasta Unquera, varios kilómetros antes de llegar ya se percibe el olor a sus afamadas corbatas, hojaldre hecho con mantequilla del que varias fábricas en la localidad se encargan de proveer a toda la región.
En la larga calle central se suceden las cafeterías y pastelerías, así que desayuno por duplicado, en el primer local pido mi café con leche con corbatas normales y en el segundo con chocolate, esos pequeños detalles que hacen más llevadera la sufrida vida del peregrino…



Camino a Llanes encontramos el museo de la emigración y archivo de indianos de Colombres, muy recomendable. En un impresionante palacete indiano se conservan objetos y documentos relacionados con la emigración.


Por todo el recorrido del camino vamos encontrando casas de indianos, los emigrantes retornados que después de hacer fortuna, principalmente en las américas, volvían a su terruño de origen.




Erigían estupendas viviendas en las que no podía faltar un hermoso jardín con una o varias palmeras, que les recordaban cada día el lejano lugar que les permitió triunfar en la vida. Muchos se convertían en grandes mecenas de su patria chica y financiaban proyectos como dispensarios, orfanatos, obras de saneamiento y públicas, para devolver algo a quienes no habían tenido tanta suerte como ellos.


En el museo vemos cómo era la emigración en el siglo XIX y XX y cómo se organizaban las casas de españoles en los diferentes países americanos, sus fiestas y actividades, símbolos, banderines, fotografías, etc.


Centro asturiano en Tampa, Florida a principios del siglo XX


Si nos encontramos día de mercado en algún pueblo de nuestro recorrido, nunca está de más adquirir buen queso, embutido y pan.





Una de las impresionantes playas de Llanes

El albergue de Piñeres está muy bién acondicionado, baño, cocina y terraza como en un bungalow de camping, aunque tiene pocas plazas, también está la casa rectoral algo más adelante con menos comodidades, los lleva la misma persona.



En Casquita nos encontramos la bifurcación que nos obliga a decidir si seguir hacia Oviedo, para enlazar con el “Camino Primitivo” (Por ser el primer camino, realizado por Alfonso II en el siglo IX para visitar la recién descubierta tumba del apostol) , montañoso, exigente y muy bonito a decir de los que lo han hecho. O seguir hacia Gijón, más pegados a la costa, para recorrer lo que queda de Asturias y ya en Ribadeo girar hacia el interior de Galicia.


Yo he decidido seguir hacia Gijón, aunque algún día espero poder hacer el Camino Primitivo, del que se escuchan buenas recomendaciones por sus paisajes y sosiego.



Típico alberque público en Isla, algo masificado en esta época del año. Para quien haya hecho la mili o pasado por un internado no habrá problema y si no ha sido así, la aprensión desaparece de forma natural con el paso de los días, cuando uno se acostumbra a compartir espacio con otros, lejos de nuestro aséptico e individual modo de vida cotidiano.





Fábrica de sidra el gaitero en Villaviciosa


Fabes y sidra, nada mejor después de un día de camino


curioso concepto de "chupito" el que tienen en Asturias Chocado , aquí todo a lo grande claro que sí!!!




El camping deba, unos kilómetros antes de Gijón, reserva unas cabañas para peregrinos, un oasis con piscinas y todos los servicios necesarios. Hay autobús a Gijón, aunque en fin de semana no hay mucho horario.


Gijón es una bonita ciudad que tiene, en mi opinión todo lo necesario; mar, buena gastronomía y un clima suave que invita a disfrutarla con tranquilidad.




Por la mañana la gran playa de San Lorenzo ofrece un estupendo paseo para después subir hasta el cerro de Santa Catalina y disfrutar de las vistas sobre el Oceano, después se baja por el casco viejo de Cimadevilla hacia el puerto deportivo, buscando un lugar donde comer los impresionantes platos asturianos. Hay que decir que es muy difícil comer mal en Asturias y si se consigue, seguramente nos hemos empeñado en hacerlo a conciencia.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: SANTANDER - GIJON

Etapas 1 a 3,  total 6
 1  2  siguiente siguiente



Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 20 4
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 295 Visitas mes actual: 158 Total visitas: 21581

  Últimos comentarios al diario  CAMINO DE SANTIAGO. (CAMINO DEL NORTE)
Total comentarios 4  Visualizar todos los comentarios

marimerpa  marimerpa  03/11/2013 20:12   
Muy bien contada esta primera etapa del recorrido, y las fotos preciosas. Los bosques, el mar, la comida,... Espero las siguientes etapas para seguirte en el camino. 5 estrellas.

sorolla  sorolla  03/11/2013 20:32   
Muchas gracias marimerpa, me alegra que te esté gustando

ssusana  ssusana  15/11/2013 21:16   
Precioso diario y fotos.
Me encanta cuando describes paisajes y sensaciones.
Me gustaría seguir leyendote pero por lo visto tendré que esperar a que reemprendas el camino.
5* para ti

sorolla  sorolla  16/11/2013 17:16   
Muchas gracias ssusana, por desgracia parece que si tendré que esperar jeje, pero también es motivador tener la ilusión de continuar un día..

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

Foros de Viajes
Excursiones-o-Senderismo Tema: El Camino de Santiago
Foro Galicia, Asturias y Cantabria Foro Galicia, Asturias y Cantabria: Foro de viajes para compartir experiencias, consejos y dudas de viajes por el Noroeste de España: Galicia, Asturias, Cantabria
Ultimos 5 Mensajes de 1273
361625 Lecturas
AutorMensaje
sandramartin852
sandramartin852
New Traveller
New Traveller
Sep 09, 2017
Mensajes: 1

Fecha: Sab Sep 09, 2017 09:57 am    Título: Re: El Camino de Santiago

Helo

Voy a ir a hacer el camino este Octubre y no se que ropa llevarme, alguien que lo haya hecho y que me pueda decir cómo de preparada hay que ir. No tengo nada de ropa de trekking sirve un chandal o me compro algo más especifico, he estado mirando precios y la verdad que alguna oferta hay, pero si no me tengo que rascar el bolsillo mejor, las ofertas las he visto aquí por si me podeís recomedar algo.

[Editado moderación]

Muchas gracias y feliz sábado.
Lecrín
Lecrín
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Feb 01, 2009
Mensajes: 15313

Fecha: Dom Sep 10, 2017 07:30 am    Título: Re: El Camino de Santiago

Hola. Edito el enlace comercial, innecesario para que, si alguien encuentra creíble tu petición, te aconseje sobre ropa.
Saludos.
AGT951
AGT951
Travel Adict
Travel Adict
Jun 10, 2007
Mensajes: 96

Fecha: Sab Sep 16, 2017 12:10 pm    Título: Re: El Camino de Santiago

Aunque en los últimos tiempos he comprado algo de ropa en tiendas deportivas, considero que lo original en el Camino era llevar de lo que tenías por casa, adaptado al lugar y época del año. Muchos caminantes parece que van más de playa que haciendo el Camino. Creo que deberían ser indumentarias diferentes.

¿El calor? ¿Creéis que la ropa corta os libra más que la completa? Pues decídselo a las gentes del Sáhara y aledaños.

Mi opinión:

Calzado: Botas y/o zapatillas. La verdad es que con la invasión del inglés, no se el nombre correcto en castellano, pero bueno, me refiero a...  Leer más ...
JoseSW
JoseSW
New Traveller
New Traveller
Oct 06, 2017
Mensajes: 1

Fecha: Vie Oct 06, 2017 10:24 am    Título: Re: El Camino de Santiago

Hola compis!!

A mediados de Marzo voy a realizar el Camino de Santiago por el Norte de España.

Tengo aproximadamente 2 semanas para hacerlo así que había pensado realizar el trayecto desde San Sebastian a Bilbao.

Estoy algo perdido, mi idea es hacerlo solo. Me estoy orientando a través de distintas webs como gronze,

¿Os parece que un par de semanas esta bien para realizar este tramo del Camino?

Gracias a todos de corazón.
AGT951
AGT951
Travel Adict
Travel Adict
Jun 10, 2007
Mensajes: 96

Fecha: Dom Oct 08, 2017 08:08 am    Título: Re: El Camino de Santiago

Si ya has visitado páginas sobre el Camino, habrás visto que en dos semanas tienes tiempo suficiente para hacer no San Sebastián-Bilbao (que no te llevará más de seis días en etapas entre 20 y 25 km/día) sino para acabar al menos en Santander (incluyendo un día al comienzo, para llegar desde tu lugar de origen a San Sebastián, y otro para el regreso desde Santander).

¡Buen Camino!
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ




All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Google + Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad