Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


MADEIRA, Senderismo por sus Levadas y algo más -Diarios de Viajes de Portugal- Alejandria
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: MADEIRA, Senderismo por sus Levadas y algo más  -  Localización:  Portugal  Portugal
Descripción: Recorrido por la bonita isla de Madeira disfrutando de sus levadas y veredas con algo de turismo al inicio y final de las rutas. Visita a la capital, Funchal
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:


Etapas 1 a 3,  total 8
 1  2  3  siguiente siguiente



Etapa: INTRODUCCION  -  Localización:  Portugal Portugal
Fecha creación: 05/11/2013 20:47  
Compartir: 
Compartir:
Este ha sido un viaje básicamente de senderismo por algunas de las levadas y rutas de la isla de Madeira. Si bien a la ida o a la vuelta de estas rutas también hemos visto lo más importante de la isla, no todo, como es normal, pero si lo fundamental para hacernos una idea de toda la geografía y poblaciones de la isla.

Éramos un grupo de 17 personas. Lo ideal en Madeira es alquilar un coche y recorrerla como uno quiera, pero cuando el grupo de personas es más reducido. Alquilar coche, o varios coches, para todo el grupo yo lo veía complicado, sobre todo a la hora de trasladarnos, porque de seguro que algunos nos despistábamos del resto, y aparte esto nos condicionaba algunas rutas que comienzan y terminan en lugares distintos. Estuve contemplando la posibilidad de contratar los servicios de un microbús, pero no me era fácil encontrar este servicio. Así que en esas estaba cuando me topé con la empresa Madeira-Adventure-Kingdom, y en su página de internet pude ver que también se dedicaban a realizar rutas de senderismo. Pensando sobre todo en el transporte me puse en contacto con ellos allá por el mes de febrero o marzo, cuando ni siquiera teníamos fijada la fecha de nuestro viaje. Me contestó el propio dueño y gerente de la empresa en un casi perfecto español, lo que facilitó bastante nuestros intercambios de correos porque yo de portugués, nada de nada. Llegamos a un acuerdo en el precio y le indiqué las rutas que queríamos hacer. Al principio me puso muchas pegas sobre las rutas alegando que eran muy difíciles hasta que le pude convencer de que éramos una peña de senderismo que salimos a andar con alguna asiduidad. Quizá de principio se pensaría que estaba tratando con gente no acostumbrada a caminar. A partir de aquí, aceptó las rutas indicadas e incluso me ayudó a mejorarlas, como en la ruta de los picos más altos de Madeira que me sugirió ver el amanecer en el pico Areeiro. El precio por las cinco rutas, incluida la de los picos, de día completo y algunas visitas en los sitios que nos pillaban de paso, fue de 130€ por persona, transporte, seguro de accidentes y guía de habla española incluido.

Una vez resuelto este tema, había que pensar en el viaje a Funchal y el hotel.
Los traslados desde Málaga, aeropuerto que tenemos más cercano, se operan con la TAP, haciendo escala en Lisboa, pero se nos iban de presupuesto. Lo más barato que encontré era volando con Easyjet desde Madrid y con escala en Lisboa, alguna de ellas con bastantes horas en medio. Pero estos precios baratos eran del mes de marzo y abril, paulatinamente iban subiendo.

Con el tema del hotel me pasó lo que nunca me había ocurrido con otras reservas en España y fuera de ella. Una vez vistos varios hoteles de Funchal nos decidimos por la zona del Lido porque hay mayor número de ellos y mejor equipados con piscina, jardines y demás servicios. Mirando en varios buscadores del tipo de booking escogí unos cuantos y me dispuse a enviarles correo para que nos hicieran precio de grupo y tener todas las reservas de habitaciones conjunta y en las mismas fechas. Ninguno se dignó contestarme. A uno de ellos incluso llamé por teléfono para averiguar lo que ocurría y me contestaron que no había plazas, cuando en booking y otros buscadores quedaban bastantes habitaciones libres, pero me dijeron que eran para particulares no para grupos. Y es que los turoperadores tienen cogidas muchas plazas para todos los viajes que ofertan. Al paso de los días tan sólo me contestó el Pestana Village Garden dándome un buen precio pero supeditando el mismo a un mínimo de plazas que finalmente no pudimos cubrir.

Entre que los precios del avión subían y teníamos que optar a habitaciones a precio normal el viaje se encarecía bastante respecto al presupuesto inicial que teníamos.
Mirando y mirando encontré un paquete de viajes Abreu que tenía entre los hoteles a elegir a uno de los que en principio había enviado correo, el hotel Raga, vuelo directo desde Madrid a Funchal y traslado al hotel, todo por 530€. Este precio era similar al que ya nos estábamos enfrentando y además incluía el traslado desde el aeropuerto. Así que no lo pensamos más y nos decidimos por esta opción. Con el vuelo directo además ahorrábamos bastante tiempo evitando la escala en Lisboa. Con esta agencia, que opera también como mayorista, nos fue todo muy bien, sin ningún contratiempo.
El hotel Raga, un 4* situado al lado de otros muchos conocidos en la zona del Lido, es un hotel que no está mal, tiene una piscina grande, nos dieron una habitación con vistas al mar, pero tiene algunos fallos. Tiene Wifi solamente en las zonas comunes, no tiene accedo a internet para los clientes desde un ordenador, bueno sí lo tenía, pero en la semana que estuvimos todos los días esperaban que llegara el técnico para arreglarlo. Y el desayuno bastante pobre, con muy poca variedad y nada de bollería. Daba la impresión que estaban racaneando ante todos sus clientes, la mayoría de ellos de viajes de los distintos turoperadores, como el nuestro de viajes Abreu (que llevaba reservas de Halcón Viajes y otras agencias), Travelplan ….. Terminé de comprender el porqué de no contestarme de estos hoteles, tienen sus reservas completas con los cupos de las agencias y no se molestan en otros temas, pero no deja de ser de mala educación el dar la callada por respuesta, al menos podían contestar diciendo que no tienen plazas libres para grupos.

En el hotel teníamos el desayuno incluido. El tema de la comida, como estábamos en ruta todos los días, nos comprábamos pan y embutido en dos supermercados que había muy cerca del hotel, tan sólo el último día comimos en uno de los restaurantes del centro de Funchal.

El tema de las cenas. Como queríamos cenar todos juntos y no es asunto fácil encontrar un restaurante que entremos todos y en el que estemos también todos de acuerdo, concertamos para la primera noche una reserva en el restaurante Bella Ilha, muy cerquita del hotel, un menú fijo para todos, con dos primeros y dos segundos a escoger, bebida libre y postre. Platos típicos de la cocina de la isla. Todo al precio de 16€. Nos gustó la comida, el ambiente, la atención recibida, y decidimos repetir. De las siete noches que pasamos en la isla, seis cenamos en el mismo restaurante. Todas las noches nos ponían platos distintos y todos típicos de la cocina madeirense. No nos hemos quedado sin probar el “pez espada”, el atún, la espetada, las lapas grelhadas, el pulpo, las gambas, el bolo de caco … Y todo servido con abundante y variada guarnición, siempre sobraba comida, y los postres estaban también riquísimos, sin olvidarnos el tema de la bebida, un vino que estaba muy bien, tanto blanco como tinto, cerveza y refrescos, todo lo que te apetecía y el cafecito para el que lo quería, que por la noche el café no todo el mundo lo puede tomar.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: INTRODUCCION



Etapa: LEVADA DO RISCO, LEVADA 25 FONTES, PORTO MONIZ  -  Localización:  Portugal Portugal
Fecha creación: 05/11/2013 21:58  
Compartir: 
Compartir:
DÍa 1 de Julio.- LEVADA DO RISCO, LEVADA 25 FONTES, PORTO MONIZ


A las 8 de la mañana, muy puntuales como fue su tónica el resto de los días, llega Jonathan, el jefe de la empresa y con el que había mantenido todos los contactos, acompañado del que será nuestro guía en esta semana, dos furgonetas grandes y otro acompañante de una de las furgonetas. Teníamos prevista esta reunión para el día anterior pero en los últimos días retrasaron el vuelo y nuestra hora de llegada casi a las 11 de la noche no la hizo posible. Nos presentamos, Jonathan es un chico joven que tiene sus orígenes en Méjico, de ahí que hable el español tan bien, y Samuel, nuestro guía de senderismo y demás, un tipo menos joven, con cara de buena persona, y efectivamente, en los siguientes días pudimos comprobar la bellísima persona que es, además de super amable, atento a todo y gran conocedor de la isla. Habla también muy bien el español, si bien él es nativo de la isla. Repasamos las rutas y me informan que una de las que había elegido (Vereda do Fanal, Levada dos Cedros y Levada Ribeira da Janela) no se puede hacer porque hay un desprendimiento de tierra que impide el paso. Era una de mis favoritas pero, que se le va a hacer, la habían cambiado por otra que luego cuando la hicimos nos dejó encantados.

Nos ponemos en marcha en la que va a ser nuestra primera ruta y nuestro primer contacto con las levadas y la isla.

La Levada de las 25 fuentes es una de las más conocidas y, según dicen, uno de los senderos que todo visitante de Madeira no debe dejar de realizar. Nuestro primer encuentro con los bosques de Laurisilva (bueno, ya habíamos visto bosques de Laurisilva en la isla de la Palma) de Madeira, declarado Patrimonio Mundial Natural por la Unesco.
Nos trasladamos, repartidos en las dos furgonetas, en una vamos con Samuel y en la otra Carlos, hasta la meseta de Paul da Serra, en concreto hasta el aparcamiento del Puesto Forestal de Rabaçal, situado a 1290 m, de altura. Aquí nos bajamos y comenzamos la ruta bajando una pista asfaltada, pero cerrada al tránsito de coches particulares. Hay una lanzadera desde el parking hasta el mismo centro forestal para evitar esta pista asfaltada, pero nosotros no la vimos por ningún sitio, quizá es que tenga un horario más tardío. No obstante esta bajada no es para nada incómoda y a través de la misma ya vas viendo la hermosa vegetación de la que vamos a disfrutar todo el día. Nos vemos rodeados de brezos, de tipo arbusto en la altura y ya tipo árbol con troncos retorcidos conforme vamos bajando. Ya Samuel nos va mostrando algunas de las distintas flores que nos vamos encontrando, la orquídea de Madeira, el senecio morado, una planta de olor nauseabundo pero con unas flores moradas preciosas, el geranio de Madeira, las hojas no se parecen en nada al que conocemos pero las flores recuerdan a las flores de nuestro geranio de arrastre.




Esta pista dura unos 2 km. llegando al puesto forestal de Rabaçal. Un sitio de descanso con cierto encanto, mesas para pic-nic, una fuente, un enorme árbol frondoso que recuerda al sauce llorón, nos dijeron la especie pero no la recuerdo, y lo que parecía un gran helecho convertido en árbol, amén de otros árboles que convierten el lugar en un sitio relajante y fresquito.


A partir de aquí y siguiendo las indicaciones de PR 6 el sendero sigue descendiendo pero ahora por un camino empedrado y al poquito nos encontramos la desviación al PR 6.1, Levada do Risco, sendero que en apenas 15 minutos te lleva hasta un paraje maravilloso en el que vemos una caída de agua de más de 200 m. allí solita despeñándose entre paredes de musgo y helechos.


Hay que volver por el mismo camino e incorporarse de nuevo al sendero PR 6 que continua descendiendo por un camino escalonado hasta alcanzar, al poco rato, la levada, la cual transcurre a nuestra derecha ya casi en todo el camino. El sendero ahora es más o menos llano, cómodo, con mucha vegetación, sobre todo brezos convertidos en árboles con los troncos retorcidos y que en varios tramos forman como túneles de vegetación que proporcionan mucha sombra y frescor. Algún que otro ejemplar de laurisilva y muchos helechos mezclados con toda clase de plantas desconocidas y algunas aromáticas (citronella, otra parecida al olor del orégano…). Algunos tramos de la levada son bastante estrechos pero tienen como unas vallas de cordones metálicos a los que te puedes ir agarrando y que también te quitan el miedo.





Continuando siempre con la levada a nuestra derecha al poco rato (llevaremos unos 4,5 km. sin contar los de la Levada do Risco), llegamos a las 25 fuentes, que se deslizan goteantes y preciosas en una escarpada pared, algo cóncava, cubierta de musgo y helechos. Forman una pequeña balsa de aguas verdosas y para llegar a la misma hay que pasar bastantes peñascos de tamaño considerable.
No hemos encontrado demasiada gente por el sendero pero aquí ya si hay bastante gente, pero sin llegar a ser multitud, por lo que la vemos estupendamente y podemos hacernos fotos de distintos ángulos, incluso con los pies metidos en la balsa de agua. Decidimos tomarnos nuestro bocadillo sobre estas peñas y con el telón de fondo de la pared rocosa con las rumoreantes y brillantes aguas de las 25 fuentes, aunque lo mismo puede haber 20 que 30 fuentes, imposible contar los múltiples hilos de agua que se deslizan por la pared.



Volvemos por el mismo camino pero al alcanzar un cruce en el que ya empezaríamos a subir por el sendero escalonado de la bajada para llegar al puesto forestal, seguimos todo recto por otro sendero, PR211, que nos lleva a un lugar denominado Calheta que dista desde aquí 1,8 km. Cuando llevamos andado apenas 200 m. tenemos que atravesar un túnel muy húmedo que se nos hace largo, medirá como 800 m. según Samuel, en el que se hace necesario utilizar frontal o linterna. Nosotros las llevábamos pero con anterioridad la empresa también nos proporcionaba linternas así como palos de madera, a modo de bastón, para la caminata.
El tener la opción de que nos recojan en otro lugar nos ha permitido tomar este desvío hasta este lugar denominado Calheta, que se encuentra a 950 m. de altitud evitando la subida hasta el aparcamiento de Rabaçal que está a 1290 m., pero siempre existe la posibilidad de volver por el mismo camino si se ha dejado el coche en el aparcamiento. Para evitar la pista asfaltada existe, vuelvo a comentar, los servicios de la lanzadera





Ya en las furgonetas volvemos hasta la meseta de Paul da Serra con dirección Porto Moniz. –Estamos atravesando la única meseta que hay en Madeira, terreno llano con carreteras casi rectas, circunstancia esta bastante extraña en una isla tan montañosa. Al estar esta meseta en altura la vegetación es más escasa y menos frondosa, pero ello no impide que nos topemos con los primeros ejemplares de tajinaste, en el arcén de la carretera, con sus racimos de flores moradas.


Llegados por la zona de Fanal (Assobiadores) hacemos una parada en un ensanche del arcén y nos adentramos en un corto camino que transcurre entre brezos el cual se abre ante una gran caldera volcánica rodeada de hermosos ejemplares de centenarios tilos que conforman un paisaje extraordinario. El paraje destila tranquilidad, relajación, es una gozada poder estar allí aunque sea poco rato.
Hemos parado aquí para tener la oportunidad de ver estos tilos centenarios, muestra de lo que hubiera sido nuestra ruta de Vereda do Fanal, anulada por un derrumbe en otro tramo de la misma, como ya comenté. Esta caldera volcánica está declarada como “Reserva de Reposo y Silencio” por el Parque Natural de Madeira, y no puedo estar más de acuerdo con esta denominación. Algunos de los troncos de estos tilos centenarios son bastante gruesos, en uno de ellos nos reunimos siete personas cogidas de la mano para rodearlo.
Esta parada ha sido otro detalle de nuestro atento guía. Cuando me comunicó la imposibilidad de hacer esta ruta le mostré mi pena sobre todo porque no podíamos ver estos tilos centenarios y estos paisajes. Así que hemos parado para quitarnos, en parte, esta espinita, contemplando este paisaje tan maravilloso y ver de cerca estos centenarios tilos.



Proseguimos por la misma carretera y conforme vamos bajando de altitud reaparece la vegetación exuberante, con algún que otro bosque de eucalipto, y en los arcenes van apareciendo los bonitos y grandes setos de agapantos y hortensias de color blanco y azul. Esta carretera desemboca en otra carretera que va rodeando la costa, cerca de Ribera da Janela, justo frente a unas rocas puntiagudas y de raras formas que emergen del mar llamadas Ilheus da Ribera da Janela.


Continuamos hasta Porto Moniz. Hemos tenido un día de sol precioso, a ratos con algo de calorcito, y habíamos pensado bañarnos en las piscinas naturales de Porto Moniz. Pero bajando de Paul da Serra hemos atravesado una serie de nubes que son las que cubren ahora toda esta zona. Con estos cielos cubiertos casi que hace fresquito y se nos han quitado las ganas del baño.
Nos dedicamos a darnos un paseo y contemplar estas piscinas de agua de mar excavadas entre las rocas volcánicas, preciosas, tomándonos una cerveza en una plaza desde dónde se ven a la perfección. Otro grupito se dedica a explorar las otras “piscinas” que forma el mar entre las rocas y que no tienen el acceso de pago.



Comenzamos la vuelta por la carretera de la costa pasando por Seixal, teniendo la oportunidad de contemplar acantilados enormes. Las montañas caen sobre el mar y por tanto en su recorrido hay que atravesar muchos túneles. En Sao Vicente nos desviamos a la derecha y volvemos al hotel por la vía rápida, pasando por en gran túnel de Encumeada de 3,1 km.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: LEVADA DO RISCO, LEVADA 25 FONTES, PORTO MONIZ



Etapa: SANTANA. QUEIMADAS – CALDEIRAO VERDE-CALDEIRAO DO INFERNO  -  Localización:  Portugal Portugal
Fecha creación: 05/11/2013 22:08  
Compartir: 
Compartir:
SANTANA, QUEIMADAS – CALDEIRAO VERDE-CALDEIRAO DO INFERNO

Vamos dirección Santana y las furgonetas enfilan por la vía rápida, la que pasa por debajo de las nuevas pistas del aeropuerto, impresionante este bosque de enormes columnas de cemento sosteniendo estas pistas.
Llegados a Santana paramos para visitar las casas típicas de esta población y tomarnos un café en lo que hemos dado en denominar “la parada técnica” que todos los días hacemos antes de comenzar a andar.
Estas casas de Santana son conocidas por casi todo el mundo ya que aparecen en los reclamos turísticos de la isla y en muchas postales. Hay tres casas, creo recordar, de techos triangulares, a dos aguas, cubiertos de unas ramas que le llaman “colmo” y superpuestos sobre estructuras de madera. Las casas son coquetas, blancas con las ventanas y puertas de colores. Todas estas casas se encuentran rodeadas de cuidados jardines con las especies de flores más bonitas y representativas de Madeira. Aunque la gente diga que son un reclamo turístico, no deja de tener su encanto y es una visita recomendable.



Ahora tomamos una carretera secundaria que indica dirección Queimadas que es el sitio dónde vamos a iniciar nuestra ruta de hoy.
Este lugar, Queimadas, se encuentra a 950 m. de altitud y un cartel indica la dirección a tomar mostrando que faltan 6,5 km. para llegar a Caldeirao –Verde, PR 9. Este lugar también es como un área de descanso en el que hay dos casas típicas con el techo de paja. Una de ellas pequeña con WC y grifo para aprovisionarse de agua y otra de gran tamaño que es propiedad del ayuntamiento de Santana y que alquilan a familias para vacaciones.




Grandes árboles, cedros, plátanos de indias, árboles parecidos a las secuoyas con troncos centenarios y algunos retorcidos de formas extrañas, envueltos en niebla, la cual añade al entorno, ya de por sí hermoso, un halo de misterio y romanticismo. Pero mientras nos preparamos y aprovisionamos de agua, la niebla se va disipando lentamente permitiendo entrar los primeros rayos de sol que hacen brillar las verdes hojas.



Este recorrido puede considerarse como uno de los más espectaculares de la isla, dada su orientación y la gran cantidad de agua hacen que siempre luzca una vegetación exuberante de salvaje belleza.
El primer tramo del sendero es ancho pero lo cruzan muchas raíces de los grandes árboles mencionados que parecen buscar el agua de la levada que desde el inicio nos acompaña a nuestra izquierda. Al poco el sendero se va estrechando y así sigue hasta el final, en ocasiones únicamente tenemos el muro de la levada para seguir avanzando, y en otras el camino abandona la levada durante algunos metros para sortear pasos más estrechos. Pero desde que el camino se estrecha se encuentra asegurado con vallas de cordones metálicos.
En esta primera parte del camino podemos ver a lo lejos la costa norte y pueblos al fondo del valle cubiertos de nubes.
Durante todo el camino tenemos a nuestra izquierda la levada excavada en la roca, con grandes muros de vegetación propia de la humedad, en muchas ocasiones estas paredes rocosas se muestran chorreando de agua y a veces pequeñas cascadas que te salpican agua, aunque esto no resulta desagradable ya que el calorcito va apretando. El agua que cae por las paredes es transparente y con buen sabor (se puede beber) y la que discurre por la levada se observa clara y cristalina. Esta vegetación está formada por pequeños helechos, musgos y unas algas pegadas a la roca llamadas hepáticas que parecen querer tapizar de verde manto estas paredes rocosas.
A nuestra derecha vegetación exuberante de laurisilva mezclada con otros árboles y algunos brezos. Si en la ruta de las 25 Fontes el predominio lo ejercía el brezo hoy es la laurisilva la reina de la vegetación.
La levada va recorriendo las casi verticales montañas haciendo diferentes V o puntas de estrella, y en el camino de una pata de la V puedes ver el camino de la otra pata de la V y comprobar con asombro la verticalidad de estas montañas. En ocasiones la vegetación que llevamos a nuestra derecha forma algún claro y entonces podemos asomarnos a los grandes precipicios (algunos de más de 100 m.) que caen hasta el fondo del barranco. Da miedo mirar.






Y como no podía ser de otra manera nos vamos encontrando gran cantidad y variedad de flores, las ya conocidas orquídeas de Madeira, geránios, violetas, .. a las que hoy añadimos plantas de fresas salvajes con frutos muy pequeños pero de exquisito sabor.



Cruzamos el primer barranco por un puente de piedra con arcos todo cubierto de musgos y líquenes. En un segundo puente que cruza otro barranco (dónde se unen las dos patas de la V) aparece una pequeña cascada que llaman “Calderilla”.


Hoy atravesamos cuatro túneles por lo que se hace imprescindible llevar iluminación. Un primero lo encontramos muy oscuro pero es corto, al poco llegamos al segundo túnel que es mucho más largo. Este túnel aparece enseguida de un cruce con otra senda que lleva a la derecha a Ilha y otra que sube al pico Ruivo en 4,9 km. de constante subida.
El tercer túnel es el peor de todos, largo, con los techos bajos, charcos en el suelo, pero tiene como a mitad del mismo una ventana que da cierto respiro y con unas vistas al precipicio de miedo.



Al cuarto túnel ya ni le hacemos caso pero hay que tener algo de cuidado con una cascada que hay al final del mismo (según la época del año tendrá más o menos agua).
Después de este cuarto túnel y no tardando mucho, (15 o 20 minutos) aparece una desviación a la izquierda que en subida nos lleva por el sendero que desemboca en la gran cascada de Caldeirao Verde. Este nombre resulta de lo más adecuado ya que efectivamente se trata de una gran caldera de altas paredes rocosas en dónde predomina el color verde oscuro acrecentado por la falta de luz. En esta caldera en invierno no entra el sol, ahora el sol solo alumbra un lateral de la misma. El agua de la cascada al caer forma una balsa con aguas de color esmeralda fuerte.



Aquí termina esta levada y en el entorno de la cascada había bastante gente, sin ser agobiante, y la gran mayoría se quedaban allí o volvían sobre sus pasos. Nosotros continuamos ruta siguiendo la levada de Caldeirao do Inferno y ya no volvimos a cruzarnos con nadie más. Al inicio de la misma hay un anuncio indicando que el camino siguiente es peligroso.

El camino se vuelve más estrecho y montañoso, en cierto modo del mismo estilo al que conduce a Caldeirao Verde pero con un punto más salvaje y majestuoso. Y es que la levada va atravesando el lateral de la montaña cuyo fondo son unos barrancos más estrechos formando allá en lo hondo unos grandes cañones que apenas si vemos por la gran altura que nos separa de ellos y la mucha vegetación. Da vértigo mirar. Y pienso que ver y atravesar estos cañones y gargantas horadadas por la acción del agua, allá en lo hondo, tiene que ser espectacular. Pero allí no existen caminos.
La senda en esta levada ya no es tan llana, hay que salvar un desnivel de unos 110 m. en una gran pendiente marcada con gran número de escalones en zig-zag, (alguien que los contó dijo que eran 450), y en una sola tacada. Al finalizar la subida nos paramos a tomar nuestro bocadillo junto a la levada que, en este tramo, forma como una especie de canal con unos carteles advirtiendo que no se puede nadar.



Seguimos la levada por tramos estrechos y aéreos atravesando varios túneles, uno de ellos con el techo muy bajo y abundante agua en el suelo. Algunos orificios de ventilación hacen los túneles menos agobiantes y sirven como mirador de este paisaje de vértigo con los cañones profundos que se forman allá abajo.
Al finalizar los túneles nos encontramos dos cascadas de gran altitud, casi juntas, una primera más grande seguida de otra algo más pequeña. Estas cascadas no caen de golpe de forma vertical sino a través de una garganta horadada por el agua a lo largo de los años y como en dos tramos o saltos. Parece como si un primer tramo hubiera sido esculpido por el agua en primer lugar y con el agua sobrante se haya ido excavando una segunda garganta.



Caldeirao do Inferno, una gran caldera más abierta que Caldeirao Verde pero con paredes casi igual de altas y verticales que van rezumando menos agua que en su predecesora. Pero el agua que cae por las paredes cae como llovizna fina, en lugar de cascadas, una caída lenta. Es un verdadero deleite ver caer estas gotas de agua con el sol brillando en ellas.



Volvemos a Queimadas recorriendo el mismo camino de ida pero ahora con paso acelerado. Tardamos dos horas y media en recorrer el mismo camino que a la ida nos había ocupado toda la mañana. Pero aún así volvimos a empaparnos otra vez del mismo paisaje mágico que tienen ambas levadas.
Es difícil imaginarse cómo se han podido construir la mayoría de las levadas, pero mucho más difícil es entender cómo se pudo construir e instalar este ingenioso sistema de canales en un lugar montañoso de tan difícil acceso como es Caldeirao do Inferno.

Ya de vuelta al hotel paramos en el pueblo de Caniçal, en un bar frente a una pequeña playa con algunos pedruscos oscuros en la que unos pocos valientes se estaban bañando. Nos tomamos unas cervezas reconfortantes y nos pasamos un rato de lo más divertido.



Nota:

Visitar Santana.
Visitar la zona de Queimadas aunque no se tenga pensado hacer la levada.
La levada do Caldeirao Verde no entraña demasiada dificultad, pero hay que estar algo acostumbrado a andar. Si no se quiere andar demasiado con comenzar la ruta y seguirla hasta el primer puente de piedra y volver a Queimadas se puede hacer una leve idea de cómo es la ruta en general.
La levada do Caldeirao do Inferno, aunque fascinante, es de más alta dificultad (no excesiva).
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: SANTANA. QUEIMADAS – CALDEIRAO VERDE-CALDEIRAO DO INFERNO

Etapas 1 a 3,  total 8
 1  2  3  siguiente siguiente



Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 65 13
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 428 Visitas mes actual: 263 Total visitas: 30808

  Últimos comentarios al diario  MADEIRA, Senderismo por sus Levadas y algo más
Total comentarios 16  Visualizar todos los comentarios

Chungking  chungking  19/01/2014 08:56   
Comentario sobre la etapa: Funchal. Punta de Sao Lourenzo.
que buenos recuerdos me ha traido tu diario. gracias.
te estrello.

Artemisa23  artemisa23  18/02/2014 22:19   
Me ha encantado tu diario. Me será de gran ayuda para el viaje que estoy preparando para este verano, sobre todo en lo referente a las caminatas por las levadas, estupendamente descritas y con unas fotos estupendas, que invitan a ir allí. Muchas gracias por compartir tu experiencia. Te dejo mis estrellas.

Alejandria  alejandria  18/02/2014 22:47   
Muchas gracias, espero que disfrutes estos maravillosos paisajes

Liven  liven  11/06/2014 15:44   
Me ha gustado mucho el diario. Algunas de las fotos son muy buenas y he tomado muchas notas que seguro me serviran de referencia para mi viaje en Agosto.

Alejandria  alejandria  12/06/2014 21:16   
Me alegro de que te gusten y espero que te sirvan de ayuda. Gracias

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

Foros de Viajes
Region_Isla Tema: Viajar a Madeira: Consejos, qué ver - Portugal.
Foro Portugal Foro Portugal: Foro de viajes por Portugal: Lisboa, Oporto, Evora, Braganza, Faro, Estoril, Sintra, Coimbra, Algarbe, Alentejo, Madeira...
Ultimos 5 Mensajes de 501
610534 Lecturas
AutorMensaje
gilgarsu
Gilgarsu
New Traveller
New Traveller
Dic 22, 2009
Mensajes: 1

Fecha: Sab Ago 26, 2017 10:35 pm    Título: Re: Viajar a Madeira: Consejos, qué ver - Portugal.

Hola. Alguien conoce un guia de montaña que hable español en Madeira? podeis pasarme el contacto a gilgarsu @ gmail.com. Gracias
alejandria
Alejandria
Indiana Jones
Indiana Jones
Ene 01, 2009
Mensajes: 3363

Fecha: Lun Ago 28, 2017 01:12 pm    Título: Re: Viajar a Madeira: Consejos, qué ver - Portugal.

gilgarsu Escribio:
Hola. Alguien conoce un guia de montaña que hable español en Madeira? podeis pasarme el contacto a gilgarsu @ gmail.com. Gracias

Aquí tienes una indicación

INTRODUCCION
alpegomez
Alpegomez
Super Expert
Super Expert
Jun 02, 2007
Mensajes: 253

Fecha: Sab Sep 09, 2017 11:52 am    Título: Re: Viajar a Madeira: Consejos, qué ver - Portugal.

Estoy en Madeira y me apetece ver mercadillos. Alguien me puede indicar alguno algo interesante. Rápido, por favor
pitufina90
Pitufina90
Travel Adict
Travel Adict
Dic 01, 2010
Mensajes: 49

Fecha: Mie Nov 15, 2017 07:50 pm    Título: Re: Viajar a Madeira: Consejos, qué ver - Portugal.

hola,

en semana santa me gustaria viajar a Lisboa y pasar tres noches en la capital, y luego coger un avion desde lisboa a Madeira y pasar alli cuatro noches, se puede ver todo bien en ese tiempo?

Y además la meteorologia?

Gracias de antemano.
marimerpa
Marimerpa
Moderador de Diarios
Moderador de Diarios
Mar 25, 2011
Mensajes: 14345

Fecha: Mie Nov 15, 2017 08:08 pm    Título: Re: Viajar a Madeira: Consejos, qué ver - Portugal.

Lisboa en 3 días se ve bien, aunque vendrían bien un par de días más para ver Sintra y alrededores. Para Madeira 4 días me parecen pocos. Nosotros estuvimos una semana y no nos sobró tiempo, haciendo varias rutas de senderismo. Sobre la climatología, abril es aún mes de lluvias (fina de temporada), pero no suele ser exagerado. Luego ya depende de la suerte.
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ




All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Google + Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad