Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
SAN CRISTÓBAL DE LA LAGUNA (TENERIFE) y su trazado Patrimonio de la Humanidad. -Diarios de Viajes de España- Artemisa23
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: DE VIAJE POR ESPAÑA  -  Localización:  España  España
Descripción: Pueblos, ciudades y naturaleza. En coche y rutas de senderismo. Destinos y recorridos clásicos y lugares no tan conocidos. Lo iré ampliando e incorporando etapas según vaya visitando nuevos lugares o recupere algunos del pasado.
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:

Índice del Diario: DE VIAJE POR ESPAÑA































































































Etapa:  SAN CRISTÓBAL DE LA LAGUNA (TENERIFE) y su trazado Patrimonio de la Humanidad.  -  Localización:  España España
Artemisa23  Autor:    Fecha creación:   
Compartir: 
Compartir:
Nuestro periplo canario por El Hierro y La Gomera tenía que finalizar forzosamente en Tenerife, ya que no hay vuelos directos entre las dos islas menores y la península. El vuelo matinal desde La Gomera nos obligaba a una escala de seis horas en el aeropuerto de Tenerife-Norte-Los Rodeos, que pensamos aprovechar para dar un paseo por San Cristóbal de La Laguna, ciudad que no conocíamos pese a haber estado varias veces en la isla de Tenerife.

Al leer información sobre la antigua capital canaria, me quedé bastante sorprendida pues reconozco que ignoraba los pormenores de su arquitectura y, sobre todo, su trazado urbanístico, catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Las imágenes que vi en internet me gustaron tanto que decidí adelantar el vuelo hasta Tenerife a la tarde anterior, lo cual nos permitiría pernoctar en San Cristóbal y estar casi todo el día siguiente. El cambio no afectaba negativamente a nuestra visita a La Gomera, puesto que el vuelo salía a las seis de la tarde, ya terminadas todas las excursiones. Y, además, así no tendríamos que madrugar al día siguiente ni hacer un viaje de más de una hora en coche desde Hermigua hasta Playa Santiago, donde se encuentra el aeropuerto de la Gomera.

Vista de San Cristóbal de la Laguna desde el avión durante el vuelo de ida a El Hierro.

El vuelo apenas duró media hora y fue muy entretenido con las vistas de La Gomera y de Tenerife, adonde llegamos a punto de anochecer. Habíamos subido en el pequeño avión turbohélice de Binter con sol y calorcito para aterrizar en Tenerife en medio de una espesa niebla, con viento muy desagradable y un frío impropio de las Islas Afortunadas, hasta el punto de tener que ponernos los casi olvidados anoraks.

Mar de nubes sobre Tenerife desde el avión.

San Cristóbal está a unos cuatro kilómetros del aeropuerto. Hay autobuses que van al centro, pero tienen unos horarios un tanto especiales y con las maletas no nos apetecía esperar, así que tomamos un taxi (siete euros) que nos llevó hasta nuestro hotel, el Laguna Nivaria, ubicado en la Plaza del Adelantado nº 11, a unos minutos caminando de cualquier punto interesante del casco histórico de la ciudad. Es un hotel de cuatro estrellas, que ocupa una preciosa mansión rehabilitada del siglo XVI, si bien la mayor parte de las habitaciones están en un edificio anexo, más moderno. Lo reservé por booking y nos costó 90 euros con desayuno incluido. Nos hicieron un up-grade a habitación superior, que más bien parecía un estudio, pues contaba sala de estar, cocina y cuarto de baño con bañera de hidromasaje. No es que necesitásemos algo así ni mucho menos, pero fue el único alojamiento que encontré para una noche cerca del centro, desde donde poder movernos caminando, algo esencial para aprovechar mejor el poco tiempo disponible, y con mayor comodidad ya que estábamos algo cansados al ser el final de las vacaciones. De todas formas, aunque hubiese preferido gastar menos dinero, reconozco que el alojamiento y el desayuno estuvieron a la altura del precio.

La habitación del hotel y las vistas desde la ventana.
Fachada del Hotel.

RECORRIDO DE NOCHE POR SAN CRISTÓBAL DE LA LAGUNA.

Después de descansar un rato, salimos a cenar y, de paso, dar un primer vistazo a la ciudad, guiados por el plano que nos habían entregado en el mostrador de información turística del aeropuerto. También se puede descargar por internet, pero merece la pena contar con el cuadernillo adicional que dan en Turismo y que describe cada uno de los edificios más notables con dibujos en color. Este material me pareció muy interesante para entender mejor la ciudad y hacer la visita más entretenida si hay ganas y se dispone de algunas horas para recorrerla con calma.

Foto de plano y cuadernillo turístico.

Como teníamos toda la mañana siguiente para hacer las visitas, decidimos tomarnos la tarde-noche con tranquilidad y nos dedicamos simplemente a caminar por las calles del centro, algunas peatonales, disfrutando de su estupendo ambiente en sábado. Seguía haciendo fresquito, pero el viento había cesado y la temperatura era muy agradable.

Plaza del Adelantado de noche.

Desde la Plaza del Adelantado, subimos por la calle Obispo Rey Redondo (antigua calle de la Carrera) hasta la Catedral, y desde allí continuamos todo recto hasta la Plaza de la Concepción, donde pudimos ver la famosa Torre de la Iglesia del mismo nombre.



Rodeando la iglesia, giramos a la izquierda hacia la Plaza de Olivera, una de las más concurridas y bonitas del casco histórico.


Vimos mucha gente en las terrazas de bares y restaurantes, hasta el punto de que no nos fue fácil encontrar un sitio para cenar. Para nuestra sorpresa, en la zona donde casi todos los locales estaban a tope, vimos una taberna/mesón con bastante buena pinta casi vacío. Temíamos algún misterio poco halagüeño en aquel golpe de suerte ya que el camarero nos miró con cara rara cuando preguntamos por una mesa para dos. Al fin, nos indicó un sitio y nos dio la carta, que no era muy amplia, pero las especialidades de la casa, a base de tapas, prometían. Al cabo de diez minutos aparecieron varios grupos de jóvenes, que ocuparon los sitios que nosotros creíamos libres y que, en realidad, estaban ya reservados. No recuerdo el nombre del local, pero tampoco lo recomendaría especialmente porque aunque cenamos bien, me pareció algo caro. Además, por la zona hay un sin fin de lugares para todos los gustos y bolsillos.


Después de cenar, continuamos nuestro recorrido por la calle de San Agustín, la antigua calle Real, una de las más bonitas del casco histórico. Al primer vistazo, ya te das cuenta del perfecto trazado en cuadrícula de la parte antigua y de sus casas de colores llamativos, que hoy llamaríamos “de estilo colonial” por recordarnos a las de muchas ciudades de Venezuela, Colombia o Cuba.

Calle de San Agustín (antigua calle Real).

Sin embargo, pese a lo que luego nos diría la guía turística municipal, la iluminación nocturna no me llegó a convencer del todo. Creo, y es una opinión personal, que no realza lo suficientemente los edificios y su colorido, teniendo en cuenta que nos encontramos ante un trazado catalogado como Patrimonio de la Humanidad. Al contrario que en otras ciudades, aquí no llegué a encontrar la magia que le otorga la luz artificial a las antiguas construcciones y me pareció la ciudad gana mucho de día. Eso sí, el ambiente, estupendo, aunque según nos fuimos alejando del entorno de la Iglesia de la Concepción, cada vez había menos gente, .




Después de dar unas cuantas vueltas, regresamos al hotel para descansar. Había sido un día muy ajetreado, ya que además del vuelo esa tarde, por la mañana habíamos tenido una intensa jornada de senderos en La Gomera.

RECORRIDO DE DÍA POR SAN CRISTÓBAL DE LA LAGUNA

En contra de lo que viene siendo mi costumbre, este día no madrugué para conocer el casco histórico de la ciudad. Tenía tiempo para verlo todo después y, además, necesitaba ordenar las maletas pues debíamos dejar la habitación a las doce y llevarlas al cuarto de equipajes del hotel.

Desayunamos muy bien en el hotel (incluido en el precio). Había de todo (bollería recién hecha y riquísima, huevos y tortillas al momento, fiambre, quesos, jamón, zumos naturales, fruta…) y todo estaba muy rico. Después salimos a conocer la ciudad para lo cual mi marido y yo nos separamos puesto que queríamos ver cosas diferentes.

En primer lugar, me acerqué a la Oficina de Turismo, sita en la Calle Obispo Rey Redondo nº 7 (antigua de la Carrera), en el edificio de los Capitanes Generales, para reservar plaza en la visita guiada gratuita que organiza el Ayuntamiento. Suele haber tres visitas los días laborables (10:30, 12:00 y 16:00, y dos los domingos a las 10:30 y a las 12:00, la que yo reservé. Mejor consultar los horarios porque pueden variar (teléfono de información y reservas 922.63.11.94). La visita dura unos setenta minutos. Aunque yo prefiero ir a mi aire y no soy una apasionada de las visitas guiadas, ésta, quizás por su corta duración, no se me hizo pesada y me pareció interesante para conocer algunos detalles curiosos de la ciudad. También es cierto que no se accede a ningún sitio que no se pueda entrar por libre, incluidos los tres patios a los que nos llevaron; eso sí, hay que saber dónde encontrarlos

Bonita vista de varios edificios municipales en la antigua calle de la Carrera. Al fondo, la Oficina de Turismo.

Algunos datos sobre San Cristóbal de La Laguna.

Su término municipal está situado al noroeste de la isla de Tenerife, en el valle de Aguerre, entre el macizo de Anaga y el Monte de la Esperanza. La capital se encuentra a 545 metros sobre el nivel del mar, cuenta con algo más de 150.000 habitantes y dista unos 11 kilómetros de la capital de la isla, Santa Cruz de Tenerife, en cuya área metropolitana se integra ya que ambas poblaciones están prácticamente unidas.

La zona donde se asienta actualmente la ciudad estuvo poblada desde hace unos dos mil años por aborígenes llamados guanches, según han demostrado diversas excavaciones arqueológicas realizadas. Su nombre procede de la cercana laguna de Aguere, que era centro de peregrinación para sus primitivos habitantes. Durante los siglos XV y XVI se produjo la conquista y colonización de Tenerife por parte de la Corona de Castilla, y la ciudad fue fundada en 1497 junto a la laguna, que fue desecada tanto para facilitar su expansión como por razones de salubridad. Nombrada capital del Cabildo de Tenerife (administración local propia de las ciudades castellanas de la época), con el paso de los años fue ganando en importancia, y las familias canarias más nobles y adineradas construyeron sus mansiones en San Cristóbal, que durante tres siglos fue de hecho la capital de todo el archipiélago. Asimismo, albergó la primera universidad fundada en las Islas Canarias.

Fue a partir del siglo XIX, y en particular a partir de la Guerra de la Independencia, cuando la ciudad fue perdiendo población e importancia, fundamentalmente frente a Santa Cruz de Tenerife, que en 1833 fue nombrada capital única de todas las Islas Canarias hasta que un Decreto de 1927 obligó a que compartiese la capitalidad con Las Palmas de Gran Canaria. La decadencia de San Cristóbal limitó su crecimiento durante más de un siglo, lo que salvaguardó una buena parte de la antigua arquitectura de su casco histórico, que permanece casi tal como fue creado.

El máximo reconocimiento lo logró la ciudad en 1999, cuando fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y no por sus monumentos civiles y religiosos sino su peculiar diseño urbanístico, completamente original para la época en que fue concebido, a finales del siglo XV, en tiempos de los Reyes Católicos.

Su fundador, el Adelantado Alonso Fernández de Lugo, consideró su situación ideal para convertirse en la capital del Cabildo, ya que el hallarse a una distancia prudencial de la costa y protegida por grandes promontorios rocosos le hacía invulnerable al ataque de los piratas. Este hecho fue determinante para su concepción urbanística, mediante un trazado totalmente diferente de lo que era propio en las ciudades medievales. Como no era preciso proteger la ciudad de ataques enemigos, se suprimieron las murallas, con lo cual las calles no necesitaban ceñirse a las fortificaciones y pudieron trazarse de modo amplio y rectilíneo, con largas avenidas paralelas y transversales que se cruzaban formando una perfecta cuadrícula. Este modelo pronto se exportó a las ciudades que se fundaron en el Nuevo Mundo. De ahí que al ver San Cristóbal nos acordemos inevitablemente de muchas otras de la América Latina.

Para comprobar todo esto, resulta muy interesante situarse en cualquier esquina y mirar en las cuatro direcciones, mientras nuestra vista se pierde en línea recta muchos metros adelante. La amplitud y la longitud de las calles puede resultar familiar respecto a ciudades o barrios más modernos, pero no es propio de una ciudad fundada a finales del siglo XV, en las que predominaban recovecos y tortuosas callejuelas. La perfección del trazado queda igualmente de manifiesto observando el plano de la Oficina de Turismo.

Además del trazado, San Cristóbal de la Laguna tiene edificios civiles y religiosos muy bonitos para ir viendo mientras se camina tranquilamente por sus calles y plazas.


La Oficina de Turismo recomienda un recorrido básico que comprende fundamentalmente la Plaza del Adelantado, las calles del Obispo Rey Redondo (la antigua calle de la Carrera, que sale de la misma Plaza del Adelantado), la de Herradores y la de San Agustín (antigua calle Real). Estas tres calles van en paralelo hasta la Plaza del Dr. Oliveira o alrededores. También resulta imprescindible patearse la calle de Viana (transversal a las anteriores) hasta llegar a la Plaza de San Francisco y el Mercado. Este itinerario es muy fácil de seguir llevando el plano turístico y puede hacerse tranquilamente en una mañana. Hay muchos edificios bonitos para pararse a mirar mientras se pasea y resulta muy entretenido identificarlos, consultando el cuadernillo que dan en Turismo.


Itinerario básico en un plano casero que he dibujado. Espero que se entienda algo Riendo

Plaza del Adelantado.
Es una bonita plaza ajardinada, centro de la llamada Villa de Abajo, en torno a la cual, su fundador, el Adelantado Alonso Fernández de Lugo, estableció el gobierno de la ciudad, así como su residencia y la de sus allegados.


En esta plaza y sus alrededores nos encontramos con:

La Ermita de San Miguel.
Este edificio dedicado al Arcángel San Miguel, patrono de Tenerife, lo mandó construir el Adelantado como panteón familiar, para lo cual nunca se utilizó, pero sí acogió temporalmente reuniones del Cabildo. Aunque data de 1506, fue reedificado en el siglo XVIII. Actualmente se usa como sala de exposiciones.


El Palacio de Nava.
Jorge Grimón colaboró muy activamente con Fernández de Lugo en la conquista de Tenerife, y recibió como premio gran cantidad de tierras y un solar para la construcción de su residencia junto a la del Adelantado. Sus herederos construyeron este palacio, ampliado con el paso del tiempo hasta alcanzar su máximo esplendor en el siglo XVIII. La última reforma cubrió la fachada con piedra, combinando los estilos decorativos manierista, barroco y neoclásico.


Convento de Santa Catalina de Siena.
Este convento de monjas dominicas data de 1611 y se levantó sobre la primitiva casa de los Adelantados. El 15 de febrero de cada año abre sus puertas para mostrar el cuerpo incorrupto de Sor María de Jesús de León Delgado, conocida como “La Siervita”, En su fachada de color amarillo, que ocupa toda una manzana, destacan sus elaboradas balconadas de madera con gruesas contraventanas, desde las que las monjas de clausura podían contemplar el mundo exterior sin ser vistas.



Colegio de las Dominicas.
En la calle del Consistorio, que sale a la izquierda, podemos ver este edificio del siglo XVIII, aunque la fachada se reedificó en 1921 en estilo neogótico. Alberga dependencias municipales y presenta un aspecto un poco descuidado.


Ayuntamiento de San Cristóbal.
Se construyó en 1511 para albergar el Cabildo de Tenerife. Su actual fachada data de 1822, es de estilo neoclásico y está revestida de piedra dela cantera de Tegueste. En la parte superior se encuentra el escudo de la ciudad tallado en mármol. Los días laborables se puede visitar el interior de 09:00 a 13:30.


Calle Obispo Rey Redondo, antigua calle de la Carrera.
Sale de la Plaza del Adelantado, dejando la fachada principal del Ayuntamiento a nuestra izquierda. Es una de las calles imprescindibles en cualquier visita a San Cristóbal. Nada más enfilar por ella nos encontramos con una bonita perspectiva desde la que se pueden divisar varios edificios notables que están contiguos.


La Casa del Corregidor.
Fachada lateral del Ayuntamiento, data del año 1540 y es uno de los edificios más antiguos de la ciudad. Formó parte del Cabildo y también fue utilizado como cárcel. Conserva su portada original, de piedra volcánica, uno de los pocos ejemplos de estilo plateresco en Canarias. Fue residencia de los Corregidores de la isla. Actualmente alberga dependencias municipales. Se puede visitar los días laborables de 09:00 a 14:00.


Casa de la Alhóndiga.
Data de principios del siglo XVIII. Se utilizó sucesivamente como alhóndiga (casa pública donde se almacenaba, compraba, vendía y contrataba el grano), acuartelamiento y juzgado. Actualmente alberga dependencias municipales.


Casa Alvarado-Bracamonte o de los Capitanes Generales.
Se edificó a principios del siglo XVII por orden del capitán general Diego de Alvarado-Bracamonte y fue residencia de los capitanes generales durante el siglo XVIII. Ha sido restaurado recientemente y también cuenta con fachada lateral a la calle de Viana. Destacan su portada y los huecos de las ventanas labrados en toba roja. Alberga la Oficina de Turismo y es muy interesante entrar para ver su bonito patio de estilo canario, con fuente en el centro y balconadas de madera a su alrededor.




Continuamos de frente por la calle de la Carrera, dejando para más tarde la calle Viana, que cruzamos.

Casa Riquel.
Data del siglo XVIII. Da a las calles Carrera y Viana y se puede apreciar la diferencia de estilos y materiales de construcción, mucho más modestos en los de la calle lateral. La fachada principal cuenta con piedra roja que enmarca la puerta y la ventana central.


Iglesia Catedral de Nuestra Señora de los Remedios.
Ocupa el centro del trazado en cuadrícula del casco histórico. Comenzó a construirse en 1515, sobre una ermita de 1511, aunque no fue convertida en Catedral hasta 1819. Sufrió numerosas remodelaciones y en 1897 se declaró en ruina, debiendo derribarse todo el edificio, excepto la fachada principal, que se reconstruyó en 1820 en estilo neoclásico siguiendo los planos de la Catedral de Pamplona de Ventura Rodríguez. El templo actual se inauguró en 1913 y es de estilo neogótico.
Su interior conserva varios importantes Retablos, un coro neoclásico del siglo XIX, un púlpito de mármol de Carrara, una gran custodia de plata en estilo rococó y numerosos lienzos, tallas e imágenes que merecen una visita. Es gratis.




La Plaza donde se ubica es muy bonita, con varios dragos y una fuente. Las casas de colores añaden su encanto.




En los alrededores, podemos encontrar edificios destacados como la Casa Museo de los Sabandeños, la Casa de Ossuna del siglo XVII, de color rojo y con llamativa balconada de madera en el piso superior y una puerta muy descentrada, y la Casa Uque Botino o Consulado del Mar.




Seguimos de frente por la calle Carrera encontrándonos con:

Casa de los Marqueses de Torrehermosa (actual Hotel Aguere).
Bonito edificio del siglo XVIII, con elementos neoclásicos, propio de la sociedad canaria acomodada de la época. En 1776 se convirtió en residencia del obispo de Canarias y de su curia, luego fue internado del Instituto de Canarias y en 1880 se transformó en hotel. Conserva la fachada original, pero su interior está completamente renovado.


Teatro Leal.
Lo mandó construir Antonio Leal en 1915. Su fachada modernista cuenta con los típicos elementos florales, de animales y personajes. Tiene un aforo de más de 1.000 butacas. Fue el centro cultural de ocio más destacado de la ciudad durante el siglo XX. Aquí se realizó la primera proyección cinematográfica y la de la primera película canaria.


En muy pocos pasos llegamos a la Plaza de la Concepción, de trazado alargado y con un encanto muy especial, con sus bancos repletos de gente tomando el sol, su fuente y sus casas de colores alrededor. Sin embargo, lo que más destaca, al fondo, es la erguida estampa de la Torre de la Iglesia de la Concepción.




Iglesia y Torre de Nuestra Señora de la Concepción.
El edificio primitivo se construyó en 1515 y es la iglesia parroquial más antigua de Tenerife. A lo largo de los siglos ha sufrido numerosas transformaciones, la más importante en el siglo XVIII, y se reconstruyó en 1974. Fue declarada Monumento Nacional en 1948 por el rico patrimonio histórico-artístico que atesora, incluyendo la pila donde fueron bautizados los guanches tras la conquista. No hice fotos del interior porque la única oportunidad que tuve de entrar fue mientras se estaba celebrando misa.


Su fachada es rectangular y muy poco elaborada, sin detalles arquitectónicos destacados. Lo más significativo es su torre de piedra molinera, la tercera que ha tenido la iglesia y que se ha convertido en símbolo de la ciudad. Una pena no haber podido subir ya que no abre los domingos. Las vistas desde lo alto del casco histórico deben ser preciosas. Decididamente, el domingo no es el mejor día para visitar San Cristóbal, ya que muchos lugares emblemáticos están cerrados.


Dando la vuelta al edificio de la Iglesia de la Concepción, con la torre a nuestra izquierda, llegamos a la Plaza del Dr. Oliveira, uno de los lugares más concurridos de la ciudad, con numerosos bares, restaurantes y terrazas donde comer o tomar una tapa o una copa. Algo en esta plaza me recordó mucho a la Plaza Mayor de la ciudad cubana de Trinidad.




Seguimos nuestro camino por la calle Herradores, paralela a la de la Carrera, por la que habíamos venido, donde enseguida nos encontramos con más casas destacadas.

Casa Casabuena (Juzgado de Indias).
En el siglo XVI, las Islas Canarias obtuvieron permiso para comerciar directamente con América, para lo cual se creó el cargo de Juez Superintendente de las Indias. Esta casa, que hoy ocupa una entidad bancaria, se convirtió en Juzgado de Indias a partir de 1708, cuando su dueño, Bartolomé Casabuena compró el título de juez con carácter perpetuo y hereditario. Destaca la gran balconada de madera que se añadió a la fachada de la tercera planta, delante del granero, para incrementar su distinción, copiando, seguramente, a la de la casa Bigot, que nos encontraremos un par de manzanas después.


Antes se pasa junto a la Casa Franco de Castilla, construcción señorial típica del siglo XVIII con la puerta y el frontón decorados en estilo barroco canario.


Casa Bigot.
Se construyó en 1654. Su propietario, Claudio Bigot, inició la moda de añadir una balconada de madera a la tercera planta (donde se situaba el granero) como elemento decorativo y de distinción, que fue copiado por otras familias notables de la ciudad en sus casas.

Casa Mustelier.
Esta casa del siglo XVIII presenta una diferencia respecto a la típica construcción canaria y es que en las dos plantas de su fachada no se repite la secuencia de ventanas arriba y abajo, sino que en el piso superior se abren cuatro ventanas y en la planta baja dos puertas laterales y una central.

Al llegar al cruce con la calle San Juan, si se dispone de bastante tiempo libre, se puede girar a la derecha y cruzar dos manzanas hasta llegar a la Capilla de la Cruz de los Plateros, del siglo XVIII, promovida por el gremio de los plateros de la ciudad para albergar su Cruz, chapada en plata repujada. Solo abre el día 3 de mayo de cada año y, la verdad, su aspecto exterior no llama mucho la atención e incluso tiene alguna pintada en la fachada, por no hablar de dos semáforos y una señal de tráfico… Menos que tiene una fachada pequeña…

Arrriba, Casa Mustelier y Capilla de la Cruz de Plateros. Abajo, Casa Bigot.

Volvemos a la calle Herradores, por la que seguimos caminando hasta llegar al cruce con la Avenida de la Trinidad, donde nos desviamos unos metros a la derecha para ver la fachada de la Casa Peraza de Ayala y la Capilla de la Santísima Trinidad, construida en el siglo XVII en estilo canario tradicional, con tres plantas, y donde destaca el balcón de celosías. A la derecha hay una capilla que conecta con la casa para los servicios religiosos de la familia Peraza de Ayala, que ha vivido en esta casa desde que se construyó.
.


Al cruzar la siguiente manzana, nos encontramos con la Calle Viana, que sale a la izquierda. Es una calle tranquila y muy bonita, que cruza transversalmente las que suben hasta la Iglesia de la Concepción. Resulta muy agradable pasear tranquilamente por esta calle y mirar a un lado y otro en cada esquina para encontrarnos otras perspectivas de muchos de los edificios que ya conocemos.


El final de esta calle nos lleva a la Plaza de San Francisco (o del Cristo), donde nos encontramos con otros lugares interesantes como:

Convento de San Francisco y Santuario del Cristo.
La orden franciscana lo comenzó a edificar en 1506 con limosnas, por lo cual las obras se demoraron durante muchos años y en el siglo XVII ya disponía de una capilla mayor y cuatro laterales. Un incendio lo destruyó en 1810 y la reconstrucción no pudo recuperar el esplendor anterior. Actualmente alberga la imagen del Santísimo Cristo de La Laguna, una de las imágenes más veneradas de las Islas Canarias. De estilo gótico y origen flamenco, se encuentra en un altar de plata repujada traído de América. Merece la pena entrar y es gratis.




Mercado.
Siempre es interesante conocer los mercados de abastos donde compran los vecinos. Abre los domingos, pero a la hora que fui ya estaban recogiendo los puestos instalados a en la calle. Es un buen lugar para abastecerse de vinos, quesos y otras especialidades canarias. Lo malo es conseguir meterlo todo en la maleta… y más ahora, con el sobrepeso tan penalizado por las compañías aéreas. También es muy recomendable tomar aquí el célebre “barraquito”, un café sumamente especial, que nos sorprendió, ya que no lo conocíamos (leche natural, leche condensada, café, canela, corteza de limón y licor 43, se termina haciendo espuma con la leche, como un capuchino). ¡Hay que probarlo! Es típico pedirlo en el mercado, pero lo sirven en cualquier bar de la ciudad.


Desde aquí hay bastantes rutas posibles para seguir hacia la calle de San Agustín (antigua calle Real), la más bonita e importante del casco histórico. En mi opinión, lo mejor es recorrerla desde su inicio, así que si no se quiere volver por la calle Viana (por la que hemos llegado a la zona del Mercado) podemos tomar la Calle Nava y Grimón (antigua calle del Agua), paralela a la calle Viana, viendo de paso otros edificios interesantes.

Convento de San Juan Bautista o de las Clarisas.
Ocupa una manzana completa, data de 1577 y fue el primer convento de mujeres que se instaló en Canarias. Un incendió lo destruyó en 1697 y se tuvo que reconstruir totalmente, quedando con el aspecto actual, con puertas de piedra roja. Al ser un convento de clausura, tiene en la parte ata un mirador desde el cual las monjas podían ver sin ser vistas.


Llegamos ya a la Calle de San Agustín, pero antes de tomarla, avanzamos unos pocos metros hasta la esquina siguiente, donde se encuentra el Palacete Rodríguez de Azero, edificio de principios del siglo XX, que representa la corriente eclecticista, con mezcla de estilos, donde destaca la fachada modernista. Alberga al Casino de la Laguna y es complicado verlo desde el exterior porque lo tapan los árboles de gran porte del jardín. Lo vimos la noche anterior.


Retrocedemos hasta la calle de San Agustín (la antigua calle Real, como todavía se la conoce) y empezamos a caminar por ella. Enseguida nos encontramos con varios inmuebles destacados. A la izquierda, la Casa de Van den Heede, del siglo XVIII, de fachada sobria, que esconde un hermoso patio con columnas. Ignoro si se puede visitar.

Calle San Agustín o Calle Real. A la derecha, el edificio amarillo, Casa an den Heede.

Llegando a la calle Viana, a la derecha, vemos tres casas seguidas que ofrecen una bonita perspectiva y representan la arquitectura típica canaria del siglo XVIII, Haciendo esquina con la calle Viana, está la Casa Linares, con tres plantas, esquineros de piedra vista y los marcos de las ventanas con cojinetes de madera labrados. Competía en distinción con su vecina, la Casa Montañés, que como particularidad presentaba un zaguán amplio para el paso de carruajes.

Perspectiva de la Calle Real con la Casa Linares y la Casa Montañés en primer plano, a la derecha
.

A continuación se encuentra otra casa del mismo siglo que hoy alberga la Fundación Cristino de Vera, con exposición permanente de sus oleos y lienzos.


En la misma manzana, ya haciendo esquina con la calle Tabares de Cala está el Palacio Lercaro, que fue la residencia de una de las familias más notables de Tenerife durante los siglos XVI y XVII. Data de 1593 y se aprecia el origen italiano de los Lercaro en su arquitectura de estilo renacentista, en la que destaca la cornisa que sobresale en su portada. Desde 1993 alberga el Museo de Historia y Archivo Insular de Tenerife.




Es muy interesante entrar en el edificio para ver su suntuoso patio, rodeado por siete columnas, que alternan madera y piedra. Es preciosa la galería superior forrada con paneles de madera labrados. Este patio lo vi con la visita guiada, pero se puede acceder libremente. Es gratis.


Haciendo también esquina con Tabares de Cala, pero en la acera de enfrente, encontramos la Casa de los Jesuitas, de la primera mitad del siglo XVIII. Muestra el estilo señorial canario, con el esquinero de piedra y detalles barrocos. Al ser expulsados los jesuitas de España, este edificio pasó a ser referente cultural de la isla, siendo ocupado por la Universidad literaria de San Fernando, la Real Sociedad Económica de Amigos del País y actualmente alberga un archivo histórico.

En primer plano, a la izquierda, casa de los Jesuitas.

A continuación, a la derecha nos encontramos con el Palacio Salazar (Palacio Episcopal). En él vivió la familia Salazar desde su construcción en 1664 hasta que pasó a ser Palacio Episcopal a finales del siglo XIX. Los Salazar quisieron manifestar su poder económico e influencia social en su fachada de piedra, ejemplo de estilo barroco canario, y que está considerada la mejor fachada civil que se conserva actualmente en Canarias. La portada es bastante similar a la de la Casa de Nava.


Se puede acceder libremente a su bonito patio, de arquitectura típica canaria, con columnas de piedra, galerías de madera, fuente y naranjos. También conviene fijarse en las rejas de la puerta. El edificio está reconstruido ya que fue pasto de las llamas en el año 2006 y solamente se salvó la fachada.


Haciendo esquina con la calle Juan de Vera, nos encontramos la Iglesia y Hospital de Nuestra Señora de los Dolores, fundado como centro benéfico de la ciudad en 1515. El Hospital conserva parte de la fachada original que da a la calle Juan de Vera, con los marcos de las ventanas de piedra roja. Actualmente alberga la Biblioteca Municipal. De la Iglesia, destaca la portada de piedra del siglo XVII.


Iglesia y Ex–Convento de San Agustín.
Los agustinos llegaron a Tenerife con los conquistadores y fueron la primera orden que se instaló en la ciudad, en 1506. El antiguo convento conserva muchos elementos originales, si bien la torre y la iglesia datan del siglo XVIII. Desde sus inicios se convirtió en centro de estudio y aquí se ubicó también la primera Universidad canaria. La iglesia quedó destruida en 1964 por un incendio y hoy solo permanecen sus ruinas.


Sin embargo, el antiguo convento cuenta con uno de los mejores claustros renacentistas de Canarias, con dos plantas donde se combinan la madera y la piedra, roja para las columnas. Merece mucho la pena entrar a verlo. También es de libre acceso.


Ya de vuelta a la Plaza del Adelantado, podemos acercarnos a ver en sus alrededores la Capilla de la Cruz Verde y la Iglesia y Ex-Convento de Santo Domingo de Guzmán.

Capilla de la Cruz Verde.


[align=center]Iglesia y Ex-Convento de Santo Domingo de Guzmán.

Una calle lateral.

Hasta aquí llega el recorrido básico por el centro histórico de San Cristóbal de la Laguna, que se puede hacer perfectamente en una mañana.

Después de la caminata hay que reponer fuerzas en alguno de los numerosos restaurantes de especialidades canarias que hay repartidos por la ciudad. Hay mucha oferta y es cuestión de ver la carta en varios lugares antes de decidirse. La verdad es que nosotros no queríamos algo demasiado contundente ya que teníamos que salir hacia el aeropuerto a las cuatro y media como muy tarde, ya que nuestro vuelo a Madrid despegaba a las seis. Fuimos al Patio Canario, en la calle Manuel de Osuna, a espaldas de la casa Mustelier. Comimos realmente bien: garbanzas, champiñones gomeros (estaban exquisitos) y una carne que no recuerdo, además de la tarta de la abuela, una especie de tiramisú. Todo estaba muy bueno y además tuvieron la delicadeza de ponerlo para compartir, incluso las garbanzas en cuencos individuales y advertirnos que no siguiéramos pidiendo porque nos iba a sobrar. Para terminar, por supuesto, el típico barraquito. Muy buen precio también, no llegó a los 40 euros.


Y así terminamos nuestra corta estancia en San Cristóbal de la Laguna. Realmente nos gustó la ciudad, tiene rincones muy bonitos y resulta muy agradable el ambiente y pasear por la zona peatonal. Merece el reconocimiento como Patrimonio de la Humanidad, aunque, precisamente por eso, tampoco vendría mal un mejor mantenimiento de los edificios históricos, algunos un tanto descuidados. En fin, es de suponer que todo se andará...
Volver arriba

Compartir:
Ver más diarios de Artemisa23 Ver más diarios de España Etapa anterior Etapa anteriorEtapa siguiente Etapa siguiente


VOTACIONES A LA ETAPA
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 5 1
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar esta etapa debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 96 Visitas mes actual: 51 Total visitas: 2034

  Últimos comentarios al diario:  DE VIAJE POR ESPAÑA
Total comentarios 170  Visualizar todos los comentarios

meha  meha  14/03/2016 23:35   
Comentario sobre la etapa: SAN CRISTÓBAL DE LA LAGUNA (TENERIFE) y su trazado Patrimonio de la Humanidad.
La Laguna es siempre lugar de paseos y meriendas en cada visita a Tenerife, pero te aseguro que nunca me había fijado en tantos detalles como tan excelentemente describes.

LANENA69  LANENA69  22/03/2017 00:35   
Comentario sobre la etapa: SAN CRISTÓBAL DE LA LAGUNA (TENERIFE) y su trazado Patrimonio de la Humanidad.
Lo que yo te digo Artemisa23,que nos vamos siguiendo los pasos.Aquí estuve en agosto del año pasado al perder el vuelo que nos traía a Madrid,jajajajajaja.Muy bonito todo lo que describes y como dice meha,cuantos detallles hijo,pareces una enciclopedia,jajajajjaa

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN LA ETAPA

Registrate AQUÍ
Volver arriba


Foros de Viajes
Region_Isla Tema: Viajar a Tenerife: excursiones, qué visitar
Foro Islas Canarias Foro Islas Canarias: Foro de viajes de las islas Canarias: para compartir experiencias, consejos y dudas de viajes a Tenerife, Gran Canaria, Lanzarote, Fuerteventura, Palma, Hierro...
Ultimos 5 Mensajes de 1089
1000414 Lecturas
AutorMensaje
rosasilvestre
rosasilvestre
Super Expert
Super Expert
Sep 18, 2010
Mensajes: 280

Fecha: Dom Ago 27, 2017 11:18 pm    Título: Re: Viajar a Tenerife: excursiones, qué visitar

Vamos 4 días a Tenerife en noviembre, mis dudas: que hotel , norte o sur? Que tiempo encontraremos a finales de noviembre? podremos ir a la playa? Alquilamos coche ? Que excursiones son imprescindibles? Algún otro consejo? Muchas gracias.
caralbal
caralbal
Travel Adict
Travel Adict
Abr 17, 2013
Mensajes: 27

Fecha: Mar Ago 29, 2017 11:42 pm    Título: Re: Viajar a Tenerife: excursiones, qué visitar

Acabamos de volver de pasar 8 días en Tenerife. Viajamos mi mujer, mis hijos de 3 y 1 año, y yo. Nos ha parecido una isla preciosa, con unos contrastes muy marcados con la península. Nos alojamos en el Bahía Principe San Felipe, del Puerto de la Cruz. (Del hotel he escrito en la sección alojamientos). Puerto de la Cruz es muy bonito. Tiene una parte clásica de pueblo costero y una parte de zona turística típica, todo junto, y todo visitable andando. Muy bonito el paseo marítimo y los Lagos Martianez. Fuimos a Icod a ver el Drago milenario, impresionante la verdad, y de allí a Garachico...  Leer más ...
rosasilvestre
rosasilvestre
Super Expert
Super Expert
Sep 18, 2010
Mensajes: 280

Fecha: Mie Sep 06, 2017 03:56 pm    Título: Re: Viajar a Tenerife: excursiones, qué visitar

Muchas gracias Carabal, estupendo relato!!!!
azalea
azalea
New Traveller
New Traveller
Jun 18, 2013
Mensajes: 9

Fecha: Mie Sep 13, 2017 09:21 am    Título: Re: Viajar a Tenerife: excursiones, qué visitar

Hola a tod@s,

Estoy planificando mi viaje a Tenerife y quería visitar algun jardin botánico, pero no sé muy bien cual porque hay bastantes y en fotos todos parecen interesantes...

Los que más me llaman la atención son el Jardin Botánico de Puerto de la Cruz, Palmetum en Sta Cruz y uno que hay de orquideas en Puerto de la Cruz.

¿Alguna recomendación?

Gracias.
RichBeem
RichBeem
Travel Adict
Travel Adict
Abr 07, 2016
Mensajes: 53

Fecha: Vie Sep 15, 2017 11:25 am    Título: Re: Viajar a Tenerife: excursiones, qué visitar

Buenas, recién regresado de Tenerife (8 días con niña de 11 años) y con la información fresquita. Este post me ha ayudado bastante a planificar las jornadas: -Coche con Cicar en Tenerife Norte, todo perfecto, buen precio, coche pequeño pero ha aguantado todas las cuestas que le he metido, que no han sido pocas por la orografía de la isla. -Hotel en Realejos (Route Active). Sin ser la octava maravilla del mundo tiene una calidad-precio perfecta, es fácil aparcar en los alrededores, buen desayuno, está muy bien ubicado (menos de 5' al Loro Parque y al final de la autopista norte) y dispone...  Leer más ...
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ




All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Google + Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad