Mostrar/Ocultar Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Login


Usuario
Contraseña

¿Quién está conectado?
Total: 473 Usuarios
 Usuarios: 23
Isla74YALMAZeppelin
igsignesALKIMAcampanilla80
VICENTINOdesitacolovers
bretemaSpitz1954 
...y 8 Usuarios Más

 Anónimos: 450
Oculto: 4
Lista de miembros
Total: 313851 Registrados
Ultimo: Cande36
Nuevos Hoy: 4
Nuevos Ayer: 43
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Guía de los Palacios Nazaries. Granada (Guias - España) - Tips de Viajes
Tips
Tips
Últimos Tips
Últimos Tips
Tips más visitados
Tips más visitados
Tips más votados
Tips más votados
Lista de temas
Lista de temas
Usuario mas activos
Usuario mas activos
Ayuda
Ayuda

Tema: Guias Guias   Localización: España España
charucag  Autor:    Fecha publicación:    Idioma: spanish
Guía de los Palacios Nazaríes: historia, descripción, leyendas, arte de Palacio de Comares, Palacio de los Leones, Palacio de Carlos V, etc.



Cuando se visita la Alhambra se hace un recorrido por todas y cada una de sus dependencias y no es normal que alguien quiera visitar sólo los palacios nazaríes. Tampoco es la intención de este “tip” que el que esto lee visite solo esta zona, pero estos palacios tienen una importancia tal que he decidido dedicarles un “tip” para ellos solos y así poder explicarlos con detenimiento y que su lectura no sea pesada.

Para más información sobre el resto de las dependencias de la Alhambra, visitar el “tip” cuyo enlace os pongo, contiene información detallada sobre esta visita.

La Alhambra de Granada

Los Palacios Nazaríes tienen un aforo limitado para una mejor conservación de los mismos por lo que es imprescindible reservar las entradas con antelación pues no hay entradas a la venta para el día. Para una información más exacta sobre horarios, precios y demás, visitad la web del Patronato de la Alhambra pues puede haber cambios imprevistos.

www.alhambra-patronato.es

Nos encontramos ante un conjunto de palacios edificados en diferentes épocas por los diversos reyes nazaríes y que han sufrido grandes modificaciones en época cristiana.

Este conjunto palacial está formado por el Mexuar u Oratorio, el Cuarto Dorado, la impresionante fachada del Palacio de Comares, el Patio de los Arrayanes o Patio de Comares, la Sala de la Barca, el Salón de Embajadores, el Baño de Comares, la Sala de los Mocárabes, el Palacio de los Leones, la Sala de los Abencerrajes, la Sala de los Reyes, la Sala de los Ajimeces, la Sala de Dos Hermanas, el Mirador de Daraxa, las habitaciones de Carlos V, el Peinador de la Reina, el Patio de la Reja y el Patio de Lindaraja.


Para hacer justicia a todos hay que explicar que desde el primer momento de la conquista de Granada los Reyes Católicos iniciaron obras de mantenimiento y conservación del conjunto palacial y que, incluso, lo habitaron. De igual forma, su nieto Carlos, ya desde Flandes dio órdenes para que se conservaran los edificios y se tomasen las medidas necesarias para organizar un aposento apropiado para él y su corte, procurando que el mismo se hiciese “con suavidad y sin molestia”. Gracias al afán de estos reyes cristianos ha sido posible que estos palacios se conservaran y pudieran llegar hasta nosotros.

La arquitectura doméstica musulmana es heredera directa de las casas romanas, con exteriores sencillos y discretos, con el interior desarrollado alrededor de un patio que sirve de asueto a la vez que de distribuidos de las diferentes dependencias y todo el lujo se reserva para el interior, de forma que desde fuera es muy difícil conocer la riqueza de la familia que allí vive. Los palacios siguen esta misma norma, desde fuera vemos una construcción sencilla de ladrillo, tal vez con algún adorno en la puerta, sin ventanas al exterior salvo algún mirador y poco más, así que veremos esta situación en todos los diferentes palacios: todos con sus fachadas austeras, su patio y sus habitaciones cargadas de adornos de gran belleza y ostentación.

El Mexuar

Se accede al conjunto a través de la primitiva entrada al Mexuar, con una entrada ricamente ornamentada con yeserías y alero de madera. En el madero existe una inscripción que dice “entra y pide, no temas de pedir justicia que hallarla has”, lo que nos indica claramente cual era la función de esta sala: Sala de Justicia, en donde el rey escuchaba a sus súbditos e impartía su justicia.


Originalmente era muy diferente a la sala que hoy vemos. No había ventanas laterales y la luz entraba por una linterna que había en el techo. Además tenía una cámara elevada y cubierta con celosías en donde se acomodaba el rey para impartir justicia sin ser visto por los peticionarios. En época cristiana esta sala se convirtió en capilla para lo cual cegaron la linterna, abrieron las ventanas laterales, se colocó un altar en el muro de entrada, se construyó un coro aprovechando la sala elevada.


El friso de yeserías que decora la sala por encima del zócalo proviene del desaparecido patio de Machuca y fue colocado aquí por artesanos moriscos y en él puede leerse: “el Reino es de Dios, la Fuerza es de Dios, la Gloria es de Dios”. El resto de la decoración es la original.



Aunque los artesonados de madera que cubren la sala con de la época de Carlos V hay que reconocer que son de gran calidad y belleza.

El Oratorio del Mexuar

Habida cuenta de la obligación de todo buen musulmán de rezar 5 veces al día, existieron en todos los palacios diversos oratorios para que la familia real pudiera ejercer esta obligación y aquí, en el Mexuar existe uno de esos oratorios. En tiempos se accedía a través del Patio de Machuca pero hoy en día se accede directamente desde el Mexuar.


Esta sala fue destruida a finales del XVI por una explosión de un polvorín y lo que hoy vemos es una restauración del 1917.

El Cuarto Dorado

A través de una pequeña puerta se accede al patio en donde el Sultán recibía en audiencia a sus súbditos. La estrechez de la puerta no es ninguna casualidad sino que se dispuso así para que sólo pudiera pasar una persona y poder controlar completamente este acceso.


Al fondo del patio se encuentra una arcada con 3 vanos y tras de ella el Cuarto Dorado. Posiblemente se utilizaba como Secretaría del Sultán para anotar y ejecutar las sentencias que éste dictaba. Como todos los palacios de la Alhambra, originalmente estaba situado sobre la muralla pero esta situación se perdió con las continuas transformaciones realizadas.
Recibe el nombre de Cuarto Dorado por la techumbre de madera que lo cubre que fue repintada en tiempos de los Reyes Católicos en oro.


Por debajo de esta sala discurren los pasillos subterráneos que eran utilizados por la guardia real para la vigilancia del palacio. En el patio se conserva una poterna de acceso a estos pasadizos.



Fachada de Comares

Esta impresionante fachada, de las más hermosas de todo el conjunto, se levanta enfrentada a la galería del Cuarto Dorado. Se construyó en 1370 para conmemorar la conquista de Algeciras por orden de Mohamed V.


Nos encontramos ante una obra maestra del arte nazarí, toda ella sometida a las proporciones áureas (la proporción áurea era ya conocida por los arquitectos griegos y se perdió para occidente hasta la llegada de los árabes, que supieron conservarla. Está presente en la naturaleza, por ejemplo en la disposición de los pétalos de las flores o de las hojas de una rama, es la proporción perfecta y los objetos sometidos a ella dan sensación de paz y equilibrio).

A las bellas proporciones del conjunto se suma la belleza y perfección de sus yeserías y azulejos, sumados al impresionante artesonado que adorna el alero, obra cumbre de la carpintería nazarí.



Sobre la escalinata, que hacía las veces de tarima, el rey recibía a sus súbditos, oía sus quejas o peticiones e impartía justicia, teniendo detrás esta impresionante obra que acentuaba la grandeza y majestuosidad del monarca.

Esta fachada servía, también, como separación de los ámbitos administrativos y privados pues de las dos puertas que ostenta, la de la derecha comunica con las dependencias familiares mientras que la de la izquierda nos conduce al Patio de Comares.

Patio de los Arrayanes o de Comares.

Este famosísimo patio nos ofrece una de las imágenes más conocidas de la Alhambra: la alberca que lo atraviesa, toda ella rodeada de arrayanes o mirtos. La existencia de la alberca no es gratuita pues cumple, entre otras, la función de romper la monotonía y la horizontalidad de las líneas al reflejar sobre su superficie los edificios que alberga. Dada su función, el patio siempre estuvo enlosado de mármol aunque es posible que originalmente este enlosado sólo fuera un corredor.



Pabellón norte pabellón sur

Los dos pabellones presentan un frente común compuesto por 7 arcos y el arco central de mayor tamaño, composición que se repite en la parte alta del pabellón sur y los dos dan acceso a sendas salas con alcobas laterales profusamente decoradas con zócalo de azulejos y yeserías en las paredes y en los muros de acceso se encuentran situadas hornacinas o tacas, profusamente decoradas que servían para contener jarros con agua, flores o lámparas, según la necesidad.

El pabellón norte ofrece una bella estampa con la Torre de Comares detrás pero en el del sur se rompe la simetría del conjunto con el pegote del Palacio de Carlos V.

Desde este patio accedemos al Palacio de Comares y justo entre la arcada exterior y la Sala de los Embajadores se encuentra la

Sala de la Barca

Esta bella sala debe su nombre, según unos, a la forma de su techo que recuerda al casco de un barco invertido y, según otros, a la epigrafía que rodea la sala: “al baraka”, la bendición, en árabe. De todas formas, sea cual sea la etimología de su nombre nos encontramos ante una sala decorada con zócalo de azulejos de diferentes dibujos y un techo impresionante, con cubierta de pino y lazo ataujerado (estructura de madera que oculta la armazón de albañilería) que combina ruedas de 12 con estrellas de 8, de forma sucesiva.


La unión entre esta bóveda artesonada y los paramentos de la sala está ricamente decorada con mocárabes.

Aquí hay que comentar que lo que hoy vemos es una reconstrucción realizada en 1965, basándose en los restos y en dibujos y fotografías, pues el original fue devastado a consecuencia de un incendio producido en 1890.

Salón de Embajadores

Desde la sala de la Barca se accede a este majestuoso salón, el mayor de todo el complejo y al que también se le denomina Salón de Comares o Salón del Trono.


Esta sala alberga en sus muros 9 alcobas siendo la central la de decoración más rica pues estaba reservada al Sultán. Las otras 8 son iguales dos a dos y estaban reservadas para los visires o servidores de alto nivel. Estas alcobas contienen ventanas que, en su día, estuvieron cubiertas con vidrios de colores llamados en árabe “cumarias”, y que han dado su nombre al Palacio de Comares y que hoy en día están cerradas con celosías de yeso pero en la antigüedad dejaban pasar la luz hacia la sala.


Imaginémonos por un momento al embajador que llega para ser recibido por el rey y se encuentra en el centro de la sala recibiendo la luz por todos lados pero él no ve nada pues tanto el sultán como sus visires están a contraluz, ¿a que impone, eh?. No sabían nada los nazaríes ni nada sobre como apabullar.

Esta sala tiene también una interpretación esotérica que no puedo por menos que comentar. En primer lugar es un cubo perfecto que representa el mundo y arriba, a 18 metros de altura se encuentra el cielo, la morada de Dios: el mundo está a los pies de Dios. Pero, además, la bóveda del techo es una representación del firmamento, toda ella cuajada de estrellas. Pero no representa el cielo, el cielo normal, sino que representa el cielo musulmán formado por 7 cielos en realidad y en el séptimo cielo la morada de Dios, el destino último del hombre. Si nos fijamos bien son 6 los cielos que se pueden contar en esta bóveda y la cupulilla central representa el Séptimo Cielo (ahora ya sabemos de dónde viene la tan conocida expresión coloquial). En resumen, la bóveda representa también el camino espiritual del hombre que, partiendo del mundo (el suelo en este caso) debe recorrer los cielos (en número de 6) hasta llegar al último, el séptimo, en el que mora Dios y es el fin del viaje.

A nivel artístico este impresionante techo está realizado con la técnica del ataurije, técnica realizada en madera y en la cual los lazos ocultan el armazón que sustenta el techo. En este caso la madera utilizada es el cedro.

Pero la riqueza de esta sala no consiste sólo en su artesonado sino que los paramentos verticales están completamente decorados, con zócalos alicatados en su parte inferior y yeserías en la superior con adornos epigráficos y atauriques (trabajos en yeso o estuco con motivos geométricos entrelazados). Originalmente toda esta decoración estaba coloreada en color oro las partes sobresalientes y en tonos suaves las interiores produciendo un efecto de enorme riqueza y belleza. Todavía se pueden observar restos de este colorido en algunas de las zonas de la sala.

Por último el suelo conserva algunas de sus piezas originales, que se encuentran en el centro de la sala protegidas por unas cintas.

Esta sala fue el escenario de la rendición de Boabdill, pues en esta sala se firmaron las capitulaciones y aquí, admirado ante tanta belleza, el emperador Carlos exclamó “Desgraciado el que ha perdido tanta belleza”.

Baño de Comares

Antes de nada tengo que lamentar que estos baños no son visitables, el Patronato alega motivos de conservación, pero es una pena que los únicos baños medievales que se conservan en occidente no puedan ser visitados por el público. Digo yo que podrían organizarse visitas guiadas en determinadas fechas o algo así, pero en la web oficial no hay nada de esto.

Así que, lógicamente, yo no los he visto en esta última visita y, por tanto, sólo puedo contaros lo que dice la web del patronato y las fotos son bastante malas porque son de cuando visité la Alhambra hace más de 25 años.


El Hammam o baño era una habitación indispensable en una casa árabe pues ya hemos mentado que la disposición de la casa árabe es heredera de la romana y estos también eran adictos a los baños y en este conjunto existían tantos baños como palacios.

Como los bárbaros cristianos que conquistaron Al Andalus no se caracterizaban precisamente por su amor al agua, los baños fueron lo primero que se cargaron dada su falta total y absoluta de utilidad. Afortunadamente los Reyes Católicos eligieron estos baños para su uso particular (¿sería aquí donde Isabel se dio ese único baño?) por lo que, gracias a ello, se salvaron de la desaparición.

Tenían una entrada directa desde el Patrio de los Arrayanes y había una estancia donde desvestirse y una letrina con ventilación, una escalera descendente nos conduce a la sala de reposo, conocida como Sala de las Camas que se ilumina mediante una linterna central. La sala está decorada con azulejos y yeserías y cuenta también con columnas y una fuente.


Dicen que en la planta alta de esta sala se acomodaban los músicos para animar la estancia de los bañistas, músicos ciegos y castrados para evitar tentaciones con las mujeres del haren. ¿Será verdad?. Esta zona alta puede divisarse desde alguna de los pasadizos del conjunto.


La zona de vapor estaba cubierta por bóvedas con multitud de tragaluces con forma de estrella y cubiertos con cristales que se pueden abrir desde la parte exterior de forma que los servidores podían, así, controlar el ambiente de la sala. Aunque esta foto pertenece al Bañuelo, la pongo aquí para dar una idea de cómo sería esa bóveda.

Como todo hammam, el conjunto cuenta con baños de agua caliente y fría y bajo el suelo se encuentran las calderas para calentar el agua.

Sala de los Mocárabes

Se accede a esta sala a través de una galería con 3 grandes arcos adornados con mocárabes y que se utilizaba como sala de recepción pues se encontraba muy próxima a la entrada principal del Palacio de los Leones. Recibe su nombre por la bóveda de mocárabes que adornaba la sala pero que fue destruida por la explosión de un polvorín en 1590. El techo que hoy se puede contemplar es barroco, del siglo XVII y como no me gustó, pues no le hice fotos.

El Palacio de los Leones

Decir la Alhambra es decir Patio de los Leones, ambos nombres van intrínsecamente unidos de tal forma que no se entienden el uno sin el otro a pesar de que, como hemos visto, hay muchas otras maravillas en la Alhambra. Aún así y todo, el Palacio de los Leones es la obra cumbre del arte nazarí, su más bello palacio, una verdadera maravilla que se compone de diversas estancias, siendo el patio la más conocida de todas ellas.

Fue construido por Mohamed V durante su segundo mandato, entre los años 1362 y 1391 y supone la síntesis del arte nazarí. Se estructura igual que el Palacio de Comares, aunque ocupa una posición transversal al anterior: un patio central abierto al cielo que distribuye las diferentes estancias con habitaciones en la planta baja y una planta alta de menor extensión.

Al parecer se utilizó como haren, es decir aquí se encontraban las habitaciones privadas del sultán y sus esposas y esta función de haren viene refrendada por la misma disposición del palacio con alcobas alrededor del patio, piso alto abierto, ausencia de ventanas al exterior y jardín interior, todo ello obedece a la idea islámica del paraíso: “al haram”, el santuario.

El Patio de los Leones


Sin duda la estancia más conocida de toda la Alhambra. Este patio es el eje central de la vida en el Palacio del mismo nombre y se estructura alrededor de una fuente central del que parten 4 canalillos que dividen el patio en 4 partes, (lo que se conoce como estructura en crucero) y que representan los 4 manantiales del Paraíso. Estos canalillos nacen en las habitaciones que rodean el patio, que están un poco más altas que el propio patio, de forma que el agua fluye hasta la fuente central y así, el agua de las mismas está siempre limpia.


Todo el patio está recorrido por una galería abierta en arcos que le proporcionan una inusitada belleza. La perspectiva de unos arcos tras de otros todos bellamente decorados es impresionante. Y no nos podemos olvidar de los adornos de yeserías que se pueden admirar en todo el conjunto.



El patio en su conjunto fue ideado como un oasis y las columnas, asemejan un bosque de palmeras, sensación que se acentúa con el encaje de la parte alta que, cuando incide el sol, proyectan su sombra sobre el suelo como en un oasis de verdad. Los dos pabellones de los extremos nos recuerdan las jaimas, las tiendas de lona que conforman la vivienda de los nómadas.


En total son 124 las columnas que adornan este patio, todas ellas de mármol blanco de Macael, traídas desde Almería y todas ellas con planchas de plomo para absorber las vibraciones producidas por los continuos terremotos que se producen en la zona.

Y en el centro la fuente que da nombre a este patio y al palacio, la fuente de los leones, de la que tanto se ha escrito y también se conoce. Fuente, además, que es una excepción a la regla musulmana: no se permite la representación de animales, y aquí tenemos 12 leones. ¿Cuál es la procedencia de esta fuente? Son muchas las teorías sobre ello, desde que se trata de una fuente de origen judío regalada al sultán, hasta que es copia de otra que tuvo su visir y el rey quiso una igual pasando por la que a mí más me gusta y habla de que son las lágrimas de una princesa que se convirtieron en leones de piedra al caer sobre el patio.


Ha necesitado una profunda restauración que ha durado varios años y hoy se la puede contemplar en todo su esplendor.

Añadir que la fuente es una obra maestra de la ingeniería hidráulica pues el centro de la fuente es a la vez surtidor y desagüe, de forma que el agua mana constantemente pero nunca se desborda. La pila original se encuentra situada en la sala de los Abencerrajes y la que ahora adorna la fuente es posterior y está adornada con versos del poeta Ibn Zamraq.

Sala de los Abencerrajes.

Está situado en la zona sur del palacio y se le dio este nombre en el siglo XVI al dar crédito a la leyenda de que en esta sala se consumó la matanza de los 36 abencerrajes. Originalmente era la habitación del sultán y está dividida en dos espacios diferenciados, uno como alcoba y el otro como sala de estar, alrededor de una sala común de planta cuadrada con una fuente en medio.


Los azulejos que decoran esta sala son del siglo XVI y proceden de Sevilla.

Pero lo más impresionante de esta sala se encuentra en las alturas, concretamente en el techo: una maravillosa cúpula de mocárabes que conforman una estrella de 8 puntas forma que se obtiene al asentarse la cúpula sobre otras tantas trompas también adornadas con mocárabes.


Detrás de esta sala, al igual que de las otras del palacio, existe un estrecho pasillo que conduce a un retrete y a las habitaciones superiores.

Por último nombrar la puerta de entrada a esta sala de madera ataurejada y de exquisita belleza. Esta puerta conserva sus batientes originales y las bisagras que le unen al suelo.





Sala de los Reyes

Este espacio viene precedió por un gran vestíbulo que servía como escenario para todo tipo de representaciones y recepciones.


Este vestíbulo se divide en tres alcobas todas ellas rematadas con cúpulas de mocárabes y separadas entre sí por arquerías lobuladas de gran anchura, a su vez también rematadas por mocárabes.


Tras del vestíbulo se abre la sala de los Reyes cuya mayor riqueza se centra en sus bóvedas decoradas con pinturas sobre cuero que representan a Pedro I de Castilla y a Muhammad V de Granada, a los que les unía una mistad personal. Desgraciadamente la sala se encontraba en restauración y no fue posible acceder a ella.

Sala de los Ajimeces

El acceso a esta sala se realiza a través de un gran arco abierto en el muro y ricamente decorado que alberga sendas “tacas nazaríes” en su intradós


Aunque hoy en día no se conservan, el propio nombre de la sala nos indica que debió haber antiguamente “ajimeces” en las ventanas de los extremos de la sala. Los ajimeces eran balcones volados de madera con celosías y apenas se conservan posiblemente por los propios materiales de que estaban hechos.


La sala se completa con una bóveda de mocárabes, aunque no es la original sino que la actual data del siglo XVI.

Sala de las Dos Hermanas.

La entrada se realiza a través de una única puerta con decoraciones de ataurije componiendo figuras geométricas y es pareja de la Sala de los Abencerrajes, y se encuentra igualmente elevada con respecto al patio y también cuenta con dos corredores a ambos lados que conducen a las habitaciones de la planta de arriba y a un retrete. El nombre se debe a dos grandes losas de mármol que se encuentran en la sala alrededor de la fuentecilla cuyas aguas corren hacia el Patio de los Leones (la misma estructura que en la Sala de los Abencerrajes)


La sala está decorada con un zócalo de azulejos y la decoración de los muros sigue el modelo de todo el conjunto: grandes lienzos, a modo de tapiz, con decoraciones geométricas o florales, enmarcadas por una línea epigráfica, normalmente con versículos del Corán. Sin embargo, a pesar de toda esta riqueza, el verdadero tesoro de esta sala se encuentra en su cúpula, una obra maestra del arte nazarí, toda ella decorada con mocárabes con una estrella central y el resto de los adornos se desarrollan tomando como base el teorema de Pitágoras (al menos eso dice la web oficial, que digo yo que algo sabrán sobre el tema).


A los lados de la sala existen dos alcobas ambas con bóvedas de madera.


Mirador de Daraxa

Este pequeño espacio ofrece una de las decoraciones más exuberantes de todo el conjunto, hasta el punto de que algunos estudiosos lo consideran como “el barroco nazarí”.


El azulejo es de enorme belleza y las yeserías se suceden inmediatamente sobre este azulejado estando todo el espacio decorado: las ventanas presentan arcos lobulados, y se encuentran enmarcadas por grecas con epigrafía, sobre ellas se levantan otros arcos apuntados adornados con mocárabes, enmarcados con arcos de medio punto que, a su vez, se encuadran en otro marco rectangular y todos los espacios intermedios cubiertos de encajes y todo ello cubierto de color. En verdad una estupenda joya.

Habitaciones de Carlos V

Se accede a estas habitaciones desde el Palacio de los Leones, a través de un corredor desde el que se puede ver la parte alta de los Baños del Palacio de Comares.
Son habitaciones sencillas, sin nada que reseñar, con artesonados renacentistas ideados por Pedro Machuca. Tan solo comentar que en una de estas habitaciones estuvo alojado Washington Irving y aquí descubrió las maravillas de la Alhambra.


Desde la antecámara de estas habitaciones se puede acceder a una galería abierta y desde ella se divisa la Torre de Abu-I.Hayyay que tiene una galería exterior de estilo italianista y que se conoce con el nombre de Peinador de la Reina.

El Patio de la Reja

Recibe este nombre por el balcón corrido que se encuentra en la parte alta de su pared sur y que está cerrado con una rej. Este balcón data de mediados del siglo XVII y sirve de unión entre las habitaciones adyacente.


Existe una abertura desde la que se puede contemplar el sótano de la Sala de la Barca.

Patio de Lindaraja

Nos encontramos ante la última de las salas que conforman esos Palacios Nazaríes y , en realidad, es un añadido a los mismos pues hasta el siglo XVI este espacio estaba abierto y no existía tal patio sino un jardín abierto. Sin embargo, con la construcción de las habitaciones del emperador, el jardín queda encerrado por 4 paredes y se convierte en un patio de tipo claustral acentuado por la presencia de las columnas que lo decoran que provienen de otras zonas de la Alhambra así como por el propio diseño del jardín con su fuentecilla central de estilo barroco.


Y con esto hemos terminado nuestro recorrido por los palacios nazaríes y solo nos queda lamentarnos con las mismas palabras de su más encendido admirador, Washington Irving: “Mi feliz y apacible reinado en la Alhambra fue bruscamente interrumpido ……requiriéndome a salir de mi paraíso musulman para sumirme una vez más en el tráfago y bullicio del polvoriento mundo…….¿Cómo podría yo soportar su vulgaridad, luego de haber disfrutado la poesía del palacio nazarita?


Fecha publicación: 29/10/2013 - 23:16   Localización: España España   Tema: Guias   Idioma: spanish  
Compartir:


Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace
 Link para compartir este Tip:         

Estadísticas
Puntos Votos Media
Mes 0 0 Puntuación: 0.0
Anterior 0 0 Puntuación: 0.0
Total 55 11 Puntuación: 5.0
Para votar necesitas ser usuario registrado

Te puedes registrar gratis haciendo click aquí para acceder a esta parte de nuestro sitio.
Gracias por tu comprensión
  Visitas
Mes 128
Anterior 212
Total 9852


Foros de Viajes
Museos-Cultura Tema: Visita a los Palacios Nazaríes de la Alhambra. Elegir horario, turnos de entrada.
Foro Andalucia, Extremadura, Murcia, Ceuta y Melilla Foro Andalucia, Extremadura, Murcia, Ceuta y Melilla: Foro para compartir temas de Viajes por el Sur de España: Andalucia, Extremadura, Murcia, Ceuta y Melilla
Ultimos 5 Mensajes de 276
18378 Lecturas
AutorMensaje
Lecrín
Lecrín
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Feb 02, 2009
Mensajes: 15116

Fecha: Vie Sep 01, 2017 08:32 am    Título: Re: Visita a los Palacios Nazaríes de la Alhambra. Elegir

Hola Rivaldo. Efectivamente, la hora que eliges al comprar entradas es exclusivamente para los Palacios Nazaríes. En el primer mensaje de este tema puedes ver qué comprenden exactamente (Jardines aparte, lo que todos tenemos en mente al pensar en la Alhambra). Con tu entrada debes dirigirte al fondo de la Plaza de los Aljibes, dejando el Palacio de Carlos V (Inconfundible con su mole de piedra alhohadillada) a tu derecha y la Alcazaba a tu espalda. De todas formas, no tiene pérdida y en seguida verás donde se está formando la cola.

Los otros recintos donde te solicitaran entrada (aunque no hora exacta) son la Alcazaba y el Generalife.

Saludos. He llevado mensajes a
Comprar entradas para La Alhambra
charls1972
charls1972
Travel Adict
Travel Adict
Sep 12, 2011
Mensajes: 58

Fecha: Vie Sep 01, 2017 10:17 am    Título: Re: Visita a los Palacios Nazaríes de la Alhambra. Elegir

Perfecto!!!

Gracias a todos, ¿qué haríamos nosotros, pobres viajeros, sin la ayuda de este Foro?

Sonriente
Pabela
Pabela
Indiana Jones
Indiana Jones
Mar 03, 2011
Mensajes: 4018

Fecha: Vie Sep 01, 2017 12:35 pm    Título: Re: Visita a los Palacios Nazaríes de la Alhambra. Elegir

rivaldo
los palacios nazaríes , era los lugares donde vivían los reyes nazaries de granada , es un conjunto de patios jardines y salones , donde destaca el patio de los leones ,salón y torres de comarex - el patio de los arrayanes.....
zayre
zayre
Experto
Experto
Jul 13, 2009
Mensajes: 148

Fecha: Vie Sep 08, 2017 04:25 pm    Título: Re: Visita a los Palacios Nazaríes de la Alhambra. Elegir

Buenas tardes a tod@s. Para los días que quiero ir a la Alhambra sólo quedan entradas disponibles para los Palacios Nazaríes únicamente para las 19:00 horas (y el monumento cierra a las 20:00). No daría tiempo a visitarlos, ¿verdad?
Pabela
Pabela
Indiana Jones
Indiana Jones
Mar 03, 2011
Mensajes: 4018

Fecha: Vie Sep 08, 2017 05:26 pm    Título: Re: Visita a los Palacios Nazaríes de la Alhambra. Elegir

hola , te dará tiempo de sobra para ver toda la alhambra, lo único es dejar para lo ultimo del recorrido la visita a los palacios nazaries ,empezando por el generalife , la alcazaba - palacio de carlos V jardines del partal , y los palacios nazaries
en este enlace tienes el plano del recorrido www.alhambra-patronato... HAMBRA.pdf
un saludo
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ
Mostrar/Ocultar Enlaces relacionados
Mostrar/Ocultar Votaciones
Media: 5.0
Votos: 11

Puntuación: 5.0

Para votar necesitas ser usuario registrado
Mostrar/Ocultar Opciones



All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Google + Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad