Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Foros de Viajes
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


Region_Isla Islas Esporadas: Skiathos, Skopelos, Alonisos Playas -Grecia  Compartir


Atenas, Grecia y Balcanes  Atenas, Grecia y Balcanes:  Foro de Viajes a Grecia: Atenas, Atica, Peloponeso, islas Cicladas, Egeo, Creta, Rodas y Chipre. Balcanes: Bulgaria, Albania, Antigua Yugoslavia: Croacia, Serbia, Macedonia, Montenegro, Bosnia y Eslovenia.
Foros de Viajes Atenas, Grecia y BalcanesIslas EsporadasForo de Alonisos
SubForos: Grecia - Islas Griegas - Islas - Playas De Grecia - Playas - Islas Esporadas - Skopelos - Skiathos - Alonisos
Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace
Página 1 de 1 - Tema con 6 Mensajes y 70164 Lecturas
Último Mensaje Publicado:
Autor Mensaje Quitar Filtro Destacados
rigoletto
rigoletto
Travel Adict
Travel Adict

Registrado: May 18, 2007
Mensajes: 81

Envio Publicado: Mar, 21-07-2009 11:44  Asunto: Islas Esporadas: Skiathos, Skopelos, Alonisos Playas -Grecia Compartir Responder citando

Vuelo en breve a Salónica y quiero conocer alguna de estas maravillosas islas, alguien ha estado?
gracias.
Volver arriba
Ver perfil de usuario
Compartir:
slumpillo
slumpillo
Super Expert
Super Expert

Registrado: Jul 27, 2009
Mensajes: 350

Envio Publicado: Mar, 15-08-2017 0:50  Asunto: Re: Islas Esporadas: Skiathos, Skopelos, Alonisos Playas... Compartir Responder citando

Por increíbles peligros e innumerables fatigas, me he abierto camino hasta el castillo más allá de la ciudad de los goblins y llegado por fin a Skópelos.

Volando de Lisboa a Düsseldorf el domingo cuando las puertas de embarque en Alemania estaban cerradas por la noche, no pude dormir en el aeropuerto. Por la mañana el avión a Skiathos salió con retraso de una hora. El aterrizaje en la pista más pequeña de Europa fue fácil, o esa impresión dio, pero no negaré que pasé miedo por culpa de YouTube. Allí aparecían conductores que nos cargaban en los autos como si fuésemos maletas, adentro todos. El taxímetro marcaba una cosa, el taxista dijo otra y nosotros (el grupo que no nos conocíamos) le pagamos una tercera distinta. Definitivamente estábamos en Grecia.

Skiathos parece un caos. Italianos a miles, tráfico improvisado, gente en las terrazas y en la carretera. Compré el billete allí mismo y cogí el primer ferry, con Anes. Algo más de ocho euros. Llevó casi hora y media de sacudidas y vaivenes. Sin dormir, sin cenar ni desayunar, estuve a esto de echar lo que no tenía. A estudiar la opción de uno más rápido.

Según nos acercábamos, la isla se veía muy verde y poco poblada. Y en el puerto me esperaba el casero de Yianna Sunny Studios, Manolis. Fuimos hasta el apartamento, me obsequió con vino y miel, me explicó dónde ir en el mapa..., y luego me acompañó hasta The Local Route a por el coche de alquiler. De nuevo el Greek Way of Life. Que lo hablado ya no es así, que si la Ley, que si en otros países. Ahora tengo una franquicia sorpresa de 500 euros (escrita a bolígrafo), yo que siempre contrato el seguro sin ella. Aun así me fío porque me fío, porque son griegos, por las puntuaciones en Google, porque nos miramos a la cara y lo discutimos, y porque no me queda más remedio. En Skópelos Town hay por lo menos una decena de agencias, si preferís negociar sobre la marcha.

Y ya con vehículo recibido y aparcado, pude ver algo de la villa. No es un reducto del pasado, inmaculado y virgen, no es un paraíso sin descubrir, no es una aldea recóndita con paisanos mirando asombrados a los viajeros. Es un pueblo volcado al turismo en pleno agosto. Dicho lo cual, es mucho más tranquilo y manejable que Skiathos. La oferta de restaurantes, tavernas, cafés, es enorme aunque nunca agobiante o acosadora. Puedes tener una velada romántica en penumbra en las mesas con lámparas junto al mar. O con música en directo. Así como tiendas de souvenirs, artesanía, ropa. Almorcé en Klimataria por recomendación y cené en Alexander por encontrarlo en un recodo.

La siesta merecida que eché entre ambas comidas sólo me dejó tiempo para unos baños en las cercanas (cinco minutos al volante) playas de Stafilos y Velanio, separadas por un sendero. De guijarros soportables, mejor con escarpines, agua casi caliente para un gallego, y acondicionadas con hamacas y sombrillas. A esa hora apenas alcanzaba el sol y se iban los veraneantes, locales e italianos. Son calas mediterráneas, con pinos hasta el mar y chicharras cantando.

De las construcciones. Pues no son las típicas de las Cícladas, lo sabemos, pero sigue siendo una población preciosa, con escalinatas y callejuelas donde perderse. Mañana investigaré otras zonas.

Dos cosas. La gente. Todos los que me atendieron, aunque no fuera para vender, han sido muy amables, y, como siempre, agradecen las tres palabras que aprendiste de su idioma. Y lo más importante: hay gatos.

Voy a estar bien aquí.

_________________
Próximos viajes: Copenhague / Berlín...
2015: París / Cantabria
2014: Algarve / Suiza Oeste / Croacia / Cabo de Gata / Venecia / Dubái y Filipinas
2013: Italia Norte / Costa Brava / Ámsterdam y Bélgica / Bilbao / Cuba
2012: Uruguay y Buenos Aires / Múnich y Praga / Azores / L'Escala e Ibiza / Italia Norte / Riviera Maya
Antes: Tailandia, Grecia, Punta Cana, Sudáfrica, Irlanda,
Volver arriba
Ver perfil de usuario Leer Mi Diario(1 Diarios de Viajes)
Compartir:
slumpillo
slumpillo
Super Expert
Super Expert

Registrado: Jul 27, 2009
Mensajes: 350

Envio Publicado: Mie, 16-08-2017 0:15  Asunto: Re: Islas Esporadas: Skiathos, Skopelos, Alonisos Playas... Compartir Responder citando

Aforismo: si consigues aparcar gratis y sin dificultad en todas las playas, es que ese destino no está masificado. Y también si no tienes que esperar por un sitio libre para cenar.

No madrugué y me entraron las prisas. Desayuné en el puerto, me peleé con el ordenador en un cibercafé (los menús de los restaurantes están en inglés pero los de Windows están en griego) y cogí el coche.

La carretera que baja al sur y luego bordea la isla hacia el oeste no tiene pérdida. Que yo sí me haya confundido es normal, tengo el Curso Avanzado en Desorientación, eso no se aplica al resto del mundo. Hay vehículos en ambos arcenes, apenas cabemos: nos frenamos y cedemos el paso, los nativos temerosos de Dios y de los barrancos sin protección, los turistas temerosos de las franquicias de los seguros. Conducción tranquila.

Primer punto, Agnontas o Agnondas, pequeña zona de baño con barcos, y con mesas y gatos en los guijarros/arena. En la isla no son imprescindibles los escarpines como en Croacia, pero sí recomendables. No se te ocurra caminar sobre esas piedras si sufres de fascitis plantar o pies delicados. Echo un vistazo y decido seguir ruta.

Llego a Limnonari, bastante llena, tampoco me llama y continúo casi sin detenerme. Cada pocos minutos hay nuevas paradas y no me preocupa.

Y entonces viene Panormos, una playa organizada, como dicen aquí, con servicios, una de las conocidas. Me aparto unos metros del parking y ya sin gente, de pronto, me encuentro con el Egeo. Con el Egeo que recordaba. Ese agua imposible, tan cristalina, color turquesa, color de piscina con azulejos de color... color azul Egeo. Esa visibilidad. Me lanzo de cabeza aprovechando el escalón natural, y todo es ¡oh! y ¡ah!, maravilla y emoción. No salgo, no quiero salir. Persigo a los peces, hago el pino, me dejo flotar. Alucinantes horas de la toalla al mar y del mar a la toalla, leyendo "Rayuela". Mirando a mi alrededor, los bosques de pinos circundándonos. ¡Ohs y ahs!

Comí en la Taverna Vasiliki, junto a la carretera. La camarera me sonríe, todas me sonríen, y no es por mi apostura o porque tenga pinta de millonario ruso con propinas excelsas. Pregunta de dónde soy tras unos yasas y efjaristós y parakalós. Bullicio agradable. Los griegos no gritan, hablan muy fuerte (la diferencia está en el cariño del oyente). Después vendrán las avispas. Especialmente a mi mesa y la de al lado. Las avispas cumplen en Skópelos el papel de los perros. No hacen nada, sólo están jugando, y yo que no quedo convencido.

Me han hablado de Andrines. Buscándola aparezco en Milia, otra de las populares. Aparco y dejo atrás el chiringuito con música, mucha de la cual es en castellano (neutro y latino). Es como un programa de Callejeros Viajeros donde siempre están de fiesta y consiguen mostrar lo peor de cualquier sitio. Pero a dos minutos por la arena vuelve el silencio y el espacio, son calas grandes. El agua en ésta me recuerda al Caribe, por el color y las olas. Se está muy bien. Hay un par de islotes en frente decorando el paisaje con gusto, ¿quién los habrá puesto?

Tomo una cerveza Mythos, cuatro euros, comer y beber no es barato. Retrocedo a por Andrines: estaba pegada, sin indicaciones. Parad en el cartel del restaurante y urbanización Regina Small Villages, parad donde veáis porque los aparcamientos son libres y creativos en Skópelos, y bajad por el sendero. Más ¡oh! y ¡ah!, muchos más. Son unas franjas de guijarros y el mar, sólo eso y todo eso. Varios accesos, varios puntos. A la derecha son rocas para saltar, creo. Mañana vuelvo. Andrines o Antrines y para Google es Paralia Antrines.

Doy el día de sol por finalizado y muy cumplido. Regreso a casa, con fantásticas vistas de las bahías, ducha y al pueblo. Pregunto por los barcos del sábado y atienden con escasa alegría. Como estoy sensible al trato de la gente me fijo. Los paisanos van a lo suyo pero si los saludas responden. Callejeo y llego a un rincón sin salida con gatos, gatitos, gatitos. La señora asoma, me ve jugando y da conversación, de dónde soy, si me gusta aquello, qué calor, si estoy con la familia.

Cené en The Muses. Me hicieron un hueco en seguida. El camarero te toca la espalda, eso creo que sólo pasa en Grecia.

_________________
Próximos viajes: Copenhague / Berlín...
2015: París / Cantabria
2014: Algarve / Suiza Oeste / Croacia / Cabo de Gata / Venecia / Dubái y Filipinas
2013: Italia Norte / Costa Brava / Ámsterdam y Bélgica / Bilbao / Cuba
2012: Uruguay y Buenos Aires / Múnich y Praga / Azores / L'Escala e Ibiza / Italia Norte / Riviera Maya
Antes: Tailandia, Grecia, Punta Cana, Sudáfrica, Irlanda,
Volver arriba
Ver perfil de usuario Leer Mi Diario(1 Diarios de Viajes)
Compartir:
slumpillo
slumpillo
Super Expert
Super Expert

Registrado: Jul 27, 2009
Mensajes: 350

Envio Publicado: Jue, 17-08-2017 0:27  Asunto: Re: Islas Esporadas: Skiathos, Skopelos, Alonisos Playas... Compartir Responder citando

Qué bonito es Skópelos Town (debería ir Skopelos sin tilde por no hacer spanglish), cuanto más callejeo más me gusta, pero el cicladismo es difícil de combatir. Se extiende el pueblo por la colina, ha trepado como una enredadera y no hay manera de desenredarlo. Cada escalón lleva a otro y éste a otro nuevo, y se llena de rincones fotogénicos.

Siguiendo los carteles subí hasta dos de los locales recomendados: el bar Vraxos y el restaurante Anatoli, en la cima del Castro, con las mejores vistas. De camino pasé por una terraza y el regentador del café vino a decirme que no tocase al gato, cuando lo tenía ya en el bote desparramado, y luego se fue a espantar a unos posibles clientes que le molestaban en su ruta a la cocina. Hay de todo.

Las playas de la ciudad no valen la pena, habiendo las que hay en los alrededores. No son cristalinas y arrastran restos de las mareas y los barcos, aunque muchos lugares se darían con un canto en los dientes por una así. Puedes estar completamente a solas en ellas. Y desde el alto descubrí una semiescondida a la izquierda que ha de servir para despedida el sábado. El puerto sí que está sucio y con medusas.

Ya era tarde cuando salí. La víspera había pasado por delante de uno de los iconos cinematográficos sin saberlo, que si bien no los busco tampoco los evito: la roca con los tres árboles (no recuerdo ni la escena, la verdad).

Por la carretera que asciende tenía en el rabillo del ojo la bahía de Stafilos y Velanio, si pudiera parar, cosa preciosa, etc., y despierto a la realidad al oír el claxon desesperado del coche de atrás. ¡Iba yo en mi éxtasis ya con rueda y media por el aire! Menos mal que Stendahl no conducía por Florencia en su arrebato. Desfilaron frente a mí la franquicia, la grúa, la policía, la tarjeta sanitaria, Carlos Sainz, las vacaciones arruinadas. Por un milagro, centrífugo o centrípedo, regresé al asfalto sin mayores daños que un amago de infarto.

A partir de ahí, con el susto en el cuerpo, despacito, pasito a pasito, me fui acercando poquito a poquito. La forma más sencilla de encontrar Amarantos quizás es la que hice sin querer: llegar a Agnontas, retroceder cien metros y girar a la derecha por un tramo de tierra, polvo y baches. Tirad hasta que veáis vehículos o hasta que os parezca. Estaréis en las Baleares o en la Costa Brava y podréis ir de cala en cala, de entrada en entrada, de peñasco en peñasco. Todas las gamas de azul y verde del mar al que accedes entre los pinos, te metes en el agua vigilando los erizos y te apoyas en las rocas o tumbas en algún trozo de arena casual que dirías puesto para ti.

Se me fueron las horas allí en soledad. Es de esos sitios que siempre olvidan mencionar cuando preguntas por las playas, y a mí me encantan. Más al sol que mojado, que también me da un respeto nadar donde cubre sin nadie cerca. Estaba haciendo snorkel, con la posidonia, el fondo tan al fondo, los peces, y me vino la paranoia subacuática habitual. Mucho antes de que la noche fuese oscura y albergase horrores ya Lovecraft había imaginado abominables criaturas habitando los océanos. Y fue ver una medusa y ver a Cthulhu y dar la vuelta espantado. En Galicia no tenemos de eso. Y de meterme en las grutas ni hablamos.

Marchaba y me acordé de los tres pinos famosos, otra vez despistados. Te guías por los senderos y ahí está la estampa. No es para tanto. Sacas una foto igualita a la de la película pero no tiene más encanto (tiene menos) que los lugares desconocidos en los que había pasado la tarde y perdido el almuerzo. Unas cinco o seis personas estaban en la roca, y por estadística tocaba alguno idiota. Cuando uno saltó al agua con el pitillo en la boca, me fui.

Hasta Andrines, a repetir la zona del martes. Efectivamente, entrando por la urbanización y el hotel das a nuevas rocas, plataformas y parcelas de guijarros. Aquí el agua te recibe suavemente, haces pie y no sueñas con monstruos. Son casi playas unipersonales, no intentéis venir con cónyuge, tres niños, suegra y sillas para todos que no cabéis. Me quedé dormido boca abajo y en el sobresalto posterior dije que ya era suficiente.

Junto al coche había un gato. Imposible llevar la cuenta. Pero éste se asusta y escapa y casi lo atropellan. Pasa una mujer haciendo footing por el arcén, el no-arcén. Qué peligro. Animal o persona, uno de los dos no acaba el día. Me voy por no saber.

Y paro en Panormos en una agencia de viajes, que me tienten con alguna excursión, que en Skópelos no hay manera. Me atiende la señora que está regando, no habla inglés, llama al marido. Se oyen ruidos, sale del aseo, interrumpido... un hombre enorme, gordo, ciego y sin un brazo. ¡John Silver y Perro Negro en uno! Éste trae el verbo to be y poco más. Me ofrecen un día en Alónnissos, lo de siempre. Efjaristó, yasas.

Es como si les hubieran dicho que hay que vender a los turistas pero no tuviesen ni la voluntad ni el talento ni los medios para ello. En Skópelos no hay un puesto de información, son las oficinas particulares las que se ocupan, y no es el mismo interés desinteresado.

En casa, es temprano, sin excusas, me visto y a correr. (Soy corredor, sí). Por el puerto ida y vuelta, ida y vuelta, ida y vuelta... Aburridísimo. Saludo a los compañeros de hobby con los que me cruzo y hablo con uno que va en mi sentido, saludo a las camareras que esperan por los clientes, me saluda el dueño del restaurante de ayer. El resto de la gente que pasea me mira raro. A treinta y un grados. Termino empapado, me ducho, como un pastel de chocolate y tomo una cerveza con patatillas en el Platanos Jazz Bar. (No corro para adelgazar).

Cené en la Taverna Mouries. La ensalada de queso fue atropellada, ésa sí. En mi ignorancia esperaba porciones de queso en un plato con aceite o similar y trajeron un puré avinagrado con el que que no pude. Ni estando en ayunas. Por supuesto no se me ocurrió protestar, será así el plato, ¿o no?, pero el dueño casi se ofendió.

Mañana más.

P.S.: La mujer que hacía deporte, como mínimo, llegó sana y salva a Panormos.

_________________
Próximos viajes: Copenhague / Berlín...
2015: París / Cantabria
2014: Algarve / Suiza Oeste / Croacia / Cabo de Gata / Venecia / Dubái y Filipinas
2013: Italia Norte / Costa Brava / Ámsterdam y Bélgica / Bilbao / Cuba
2012: Uruguay y Buenos Aires / Múnich y Praga / Azores / L'Escala e Ibiza / Italia Norte / Riviera Maya
Antes: Tailandia, Grecia, Punta Cana, Sudáfrica, Irlanda,


Ultima edición por slumpillo el Jue, 17-08-2017 9:28, editado 1 vez
Volver arriba
Ver perfil de usuario Leer Mi Diario(1 Diarios de Viajes)
Compartir:
slumpillo
slumpillo
Super Expert
Super Expert

Registrado: Jul 27, 2009
Mensajes: 350

Envio Publicado: Vie, 18-08-2017 1:22  Asunto: Re: Islas Esporadas: Skiathos, Skopelos, Alonisos Playas... Compartir Responder citando

Como el chiste del hombre que tenía que pintar la línea continua en la calzada y cada día rendía menos porque le quedaba más lejos el bote, así me van cayendo más apartadas las playas.

Mi agencia de viajes es el casero Manolis. Mientras desayunaba revisamos el planning. Se acaba, pero aún no, la estancia, y hay que seleccionar. Descarto la excursión en barco por Alónissos o Skiathos: yo he venido aquí a hablar de mi libro, que es Skópelos. Y charlamos sobre los locales (¿cuál será el gentilicio?) y los forasteros. Manolis es joven y se pelea con algunos colegas mayores por el trato rudo al visitante, por su impaciencia con la gente de fuera.

Mi impresión es que aquí no hay saturación, no se ha llegado ya a la turismofobia por exceso sino, al contrario, todavía no se han acostumbrado a ello y les es novedoso. El paisano que tuvo un bar desde siempre se encuentra a su edad con que debe aprender inglés y francés para servir bebidas extrañas a gente con exigencias, y a ver cómo procesiones de desconocidos sacan fotos a su café. No lo entiende ni lo valora. Pienso que las nuevas generaciones serán, son, distintas. O no.

Lo que sí puedo decir oficialmente después de recorrer parte de la isla es que en Skópelos no hay masificación. En pleno agosto.

Salí hacia Kastani por una carretera interior para evitar tentaciones panorámicas, y tan centrado iba que me olvidé de ella y continué hasta Hovolo o Chovolo. Con el método habitual: pasarme de largo y retroceder. Entrando por las indicaciones llegué a un pueblucho con puerto, ¿era ésta la famosa Hovolo? No, era Neo Klima. Con ofertas de barcos sin título que no hallé en la capital. Al principio, vuelva al principio y a la izquierda y luego métase por el mar, me dijeron. Sorteando rocas mientras las olas me mojaban la camiseta, di a una sucesión de huecos asilvestrados bajo la amenaza de derrumbamiento de las paredes. Los guays, los que sabíamos, estábamos allí, libres y desorganizados, pero en realidad no era necesario: justo antes de empezar los malabarismos en escarpines ya no había nadie y el agua era igual de clara. En cualquier caso fue divertido, y el fondo de grandes losas planas parecía el empedrado de una ciudad medieval. Buceando en la Atlántida.

Próxima parada, Glossa, la segunda localidad en importancia. Paraíso gatuno. Nada más aparcar se me sienta un felino encima y babea de placer. Yo me contengo por dignidad. Nos despedimos y callejeo. Aquí los tópicos convenientes hablarían de una población congelada en el tiempo, de que "la vida parece seguir un curso secular imperturbable" y demás, pero no cruzan señoras en burro y pañoleta. Hay tavernas y tiendas de artesanía y fotografía, aunque a otro ritmo, otra afluencia. Laberíntica en escaleras y casas blancas también, está más descuidada, menos uniforme, menos de postal, más rural, más tranquila, con vistas menos impresionantes. ¿Más aburrida? Eso ya irá en gustos. (Sí).

Por una avería no hay agua en la zona alta y tengo que comer gyros en una especie de hamburguesería sin gracia. Había una terraza en la plaza con mejor pinta, supe luego. Entre ronroneos encuentro un café pub al exterior que se llama P' Tharakia, preparadísimo, monísimo y vaciísimo. La camarera me sonríe. Un cappuccino, tres euros. He pagado el café, el pastel, el agua, el paisaje, la decoración, la sonrisa y el gato que no falta.

Bajo al puerto, Loutraki, que está a unos kilómetros de Glossa, con sus hoteles pequeños y viviendas en alquiler y comercios, y su playa desierta. Tiene algas secas por partes y otras más bonitas, y el Glistra Beach Bar. Bancos de madera en el paseo para contemplar las olas y Skiathos y meditar. ¿Podría quedarme aquí? Qué calma. Qué paz. Demasiada. Aprovecho para comprar el billete del ferry del sábado.

Tiro hacia Agios Ioannis. Por una carretera estrecha, sinuosa, en regular estado, y con unas vistas de quitar el hipo. El promontorio con la capilla se divisa a la izquierda intermitentemente entre farallones. Llegamos por fin a la cara norte, y ahí está. Aparco sin problemas (en el arcén, por supuesto, es lo que se estila), hago fotos de la ascensión y de los alrededores, es muy bonito. Subo en perjuicio de mis rodillas. Vale la pena la excursión. Precioso escenario. El interior no es el de "Mamma mia!", os supongo avisados. Desciendo sudando. En la explanada hay un chiringuito, no hay escapatoria, y sin embargo vende el agua a cincuenta céntimos, qué sorpresa. Me baño en la playa de arena para refrescarme, ya en sombras, cuando más interesantes prometían ser las rocas al pie del peñón.

De la capilla a Skópelos Town son tres cuartos de hora, volviendo por Glossa. Pero me acuerdo y paro en Kastani, quinientos metros por un camino de tierra. Y es un parque recreativo o club o algo, con hamacas y camas y césped artificial. Hum. Ya no hay sol y la arena es gris y el mar es metálico, y no está el pantalán de la película. Tomo una cerveza por tomar. Quizás mañana le dé otra oportunidad con luz. Y a Limnonari.

Qué tarde es. Una ducha y al Anatoli, arriba, arriba, hoy termino cojo. Me sonríe el camarero. Si espero me hará sitio cuando pueda, está lleno. Me siento con una Mythos y a mi lado dos gatos dormitando, qué más quiero. Pasa el tiempo. Mucho. Pero cada vez que voy a levantarme me aseguran que no, que sí, que ya. Al final ceno, son las doce y media y siguen saliendo platos, otros beben vino, mi camarero ahora es músico, tocan las guitarras y el buzuki, la gente corea las letras en griego (por tanto no son turistas). El local completo, la terraza. Estoy bien. Nadie apresura a nadie. Las canciones son tristes. Habrá que irse, ¿no? Me cobran de menos, se lo digo y me lo agradece el joven con gestos teatrales y golpes en el pecho. ¿Por qué me fui? Podía haberme quedado un poco más.

Cierta melancolía...

_________________
Próximos viajes: Copenhague / Berlín...
2015: París / Cantabria
2014: Algarve / Suiza Oeste / Croacia / Cabo de Gata / Venecia / Dubái y Filipinas
2013: Italia Norte / Costa Brava / Ámsterdam y Bélgica / Bilbao / Cuba
2012: Uruguay y Buenos Aires / Múnich y Praga / Azores / L'Escala e Ibiza / Italia Norte / Riviera Maya
Antes: Tailandia, Grecia, Punta Cana, Sudáfrica, Irlanda,
Volver arriba
Ver perfil de usuario Leer Mi Diario(1 Diarios de Viajes)
Compartir:
slumpillo
slumpillo
Super Expert
Super Expert

Registrado: Jul 27, 2009
Mensajes: 350

Envio Publicado: Vie, 18-08-2017 23:12  Asunto: Re: Islas Esporadas: Skiathos, Skopelos, Alonisos Playas Compartir Responder citando

Esas cosas que lees en otros diarios. Estábamos tomando un vino local en un tugurio de Bangkok y nos hicimos amigos de un viejo pescador, al día siguiente nos llevó en su barca a una isla secreta de la que ni Leonardo Dicaprio sabe y vivimos con los monos una semana y... Esas cosas nunca me pasan, tengo que ir con todo estudiado y aun así.

Skópelos es caro, ya lo he comentado. Un macchiato y un croissant, seis euros en las trampas para turistas del puerto. El gobierno, Europa, los alemanes..., echan balones fuera cuando pregunto.

Después me dirigí a la ruta de los monasterios, por el monte Palouki. Al comienzo están indicados pero pronto deciden que es más inspirador encontrar la fe y el camino por uno mismo. Sigo a unos en moto, se cansan y me aconsejan: Better go swimming. Me meto por caminos que las cabras evitan y por fin veo coches aparcados (junto al abismo), ¡ahí es!

Pues no. Un grupo de veteranos está de picnic en la iglesia. Yasas, yasas. El monje hace un brunch dentro de la capilla, mi bañador por contraste resulta adecuadamente formal. Me parece interpretar que estoy en Agios Georgios, que hay que continuar la escalada. Me siento, compongo cara respetuosa, y mientras busco en Google viene una señora con pasteles y pastas hablando en fluido griego. Sonrío, muevo la cabeza, claro, claro. Con la rosquilla no puedo, la guardo en la bolsa muy serio como si fuese un tesoro a dosificar. ¿Me voy o qué? Pedir la cuenta no procede, que es la frase que sé de carrerilla, insinúo algo sobre pagar o colaborar y nooo, me explica (más bien yo invento la traducción) que es costumbre por San Jorge esto del piscolabis. Y entonces finge que está borracha y me señala y ríen. Oiga, que no estoy beodo, soy así, me defiendo, hasta que comprendo el chiste: ha sacado una botella de aguardiente (¿tsipouro?) y ofrece. Y me lío con el sí y el no y le repito que ne, ne, ne, que suena mucho más a negación que a afirmación, y llena el vaso. Una bomba a las diez de la mañana y conduciendo, católico y apostólico será pero lo que no me parece es muy ortodoxo.

Kaliméra, kaliméra, marcho, nos vemos, felicidades, no cambiéis nunca. Voy en primera hasta una reja, es por fin el convento de Evangelistria. Hay una pareja de visitantes dentro, no hablan inglés. Y regando las plantas, pequeña, coja, muy anciana, de negro ropaje y negro bigote, está la monja María, que tampoco, aunque da unas explicaciones chapurreadas como si sí. Les dejo que se entiendan los tres por no entorpecer y curioseo por libre. El suelo de la capilla muestra el yeso caído del techo y las paredes. El lugar es pequeño con grandes vistas. Una sala está dedicada a remover conciencias para salvar el patrimonio, a lamentar la decadencia de la civilización y a ayudar a distinguir sin margen de error un conservador de un restaurador. Lo que me traía amargado, ¿y a quién no? Eché unas monedas agradecido. Salgo y asomo un instante para despedirme, yasas, y esta palabra es hola y adiós como ciao, de modo que María cree que soy un recién llegado y mientras entro en el coche ella aún sigue soltando su repertorio memorizado. Ya es tarde. Me remuerde la conciencia al leer en estos momentos los comentarios en Internet, su amabilidad, su soledad, su historia. Quedaos un rato por mí si vais.

Viendo la hora, el calor, los pedregales, cancelé el resto de las visitas monacales y enfilé, con mucho cuidado, las playas. Y fui castigado. Maniobrando en Stafilos rayé la defensa, ay de la franquicia. Enfadado, reanudé el camino sin bajar, hasta Limnonari. No parecía haber sitio pero un empleado de uno de los restaurantes nos ordenaba y distribuía al descampado oculto. Siempre gratis. (No hay gorrillas en Skópelos). Limnonari estaba pendiente por desgana y populosa, y qué error. Como casi todas en una bahía frondosa, ésta es de arena (con hamacas supuestamente para los clientes de la taverna) salvo en la entrada de piedras al agua, de colores esmeralda y turquesa y una claridad asombrosa. Comprendí por qué el snorkel se hacía aquí, en las cuevas y rocas más alejadas de la orilla. Había una familia de españoles, los segundos que veía en la semana.

Comí allí. Las opiniones gastronómicas no las doy ni tengo, lo siento. Lo único que pido es que saluden al verme, que las camareras sonrían, que me indiquen una mesa, que esté en el exterior a la sombra, que me atiendan pronto, que los platos sencillos (ensaladas, pastas, albóndigas...) lo sean, que cobren lo que marca la carta, que el mobiliario lo pinten de blanco y azul, que haya gatos. Que huela a Grecia. Todo eso estoy recibiendo en abundancia.

Y de ahí a Andrines, a vigilar mi calita. Esta zona es fascinante, tan simple y tan perfecta. Emocionante ya desde que vas por la tierra y ves los reflejos del mar entre los pinos y parece artificial. Luego allí, nadando y caminando en paralelo a la costa, encuentras gente dispersa en sus islotes, en las rocas, y más allá de pronto surge Panormos, contigua. Probablemente se pueda hacer el recorrido al revés.

La tarde terminó devolviendo el coche y citándonos para ir al chapista. Quiero dejarlo resuelto aquí. Espero fiesta de despedida. Eso sí, cordialmente y de amigos y hablando de esto y aquello, que me olvidaba de por qué estábamos discutiendo, era difícil mantener el tono disputador. Esto es un relax incluso para lo malo.

No quedan más que unas horas inhábiles. Sin vehículo, abandonando la casa, con el compromiso del taller, el equipaje, atento al ferry, poco podré hacer. Pregunté en Skopelos Cycling: un chico encantador me propuso, averiguó, descartó, se preocupó. La isla no es sencilla para correr o para pedalear en llano, pero sí para senderismo o bicicleta de montaña. Y ahora que me voy me doy cuenta de cuánto no he hecho.

Cené en Finikas, me aseguré de que el queso feta no viniese en puré pero, inocente, no de que no lo calentasen. Por lo demás cumplió con los requisitos. Qué poco practican el vicio del postre.

_________________
Próximos viajes: Copenhague / Berlín...
2015: París / Cantabria
2014: Algarve / Suiza Oeste / Croacia / Cabo de Gata / Venecia / Dubái y Filipinas
2013: Italia Norte / Costa Brava / Ámsterdam y Bélgica / Bilbao / Cuba
2012: Uruguay y Buenos Aires / Múnich y Praga / Azores / L'Escala e Ibiza / Italia Norte / Riviera Maya
Antes: Tailandia, Grecia, Punta Cana, Sudáfrica, Irlanda,


Ultima edición por slumpillo el Dom, 20-08-2017 12:17, editado 1 vez
Volver arriba
Ver perfil de usuario Leer Mi Diario(1 Diarios de Viajes)
Compartir:
slumpillo
slumpillo
Super Expert
Super Expert

Registrado: Jul 27, 2009
Mensajes: 350

Envio Publicado: Dom, 20-08-2017 0:34  Asunto: Re: Islas Esporadas: Skiathos, Skopelos, Alonisos Playas Compartir Responder citando

Si hubiera madrugado, si hubiera aprovechado las noches, si no hubiera repetido playas, si hubiera contratado excursiones, siempre si. La parte norte no la has pisado, por ejemplo, Glysteri por lejano, Perivoliou porque leíste de medusas. Horarios de autobuses, datos prácticos, pagos con tarjeta..., nada. Valiente reportero, como Tintín, todo el rato por ahí y no se sabe de ningún trabajo periodístico realizado por él. Creo que algo hice, y sin embargo dejé otro tanto por hacer. No me gusta conducir, bastante me moví, lo suyo era un quad, debería sacarme el carnet de moto, pero ¿dónde vas a tu edad a la autoescuela a montar en vespino? En fin.

El día vino más sofocante que nunca, como burlándose de que me fuera. Recogí la habitación, desayuné en el Kanela, rico y a precio razonable, y regresé a esperar a Manolis para despedirme. Ahí llamaron de The Local Route para ir en el coche a acompañarles al taller. Llegamos a un chapista de confianza (suya), cuchichearon, hablad alto que igualmente no os entiendo, y me dijeron que cincuenta euros. Venga, apretón de manos y listo, no me molesto en mercadear. En los mejores términos nos marchamos, palmadas en la espalda, my friend, you happy we happy, más apretones, we are good people, llavero de recuerdo, everybody loves something. Me han quitado dinero muchas veces pero pocas tan amistosas.

Skópelos tiene una carencia grande de información. De promoción de la isla. De actividades. Lo que estaría muy bien de ser intencionado; las conversaciones que tengo (parciales, sesgadas por ser con gente que vive directamente del turismo) no lo sugieren. Agradecen las opiniones, toman nota de las propuestas, cuánta razón, son las autoridades las que no. La verdad, también suena un poco a deberías meterte en el gimnasio, ser más ordenado, estudiar chino, y sí, es cierto, aprecio tu interés, claro que te estoy escuchando. A su ritmo, no es mi debate. Pero. Vete al Museo del Folklore, sugirieron. Voy, soy muy mandado: resultó que lleva cerrado tiempo y sin trazas de abrir. Es una muestra.

No me amilano y decido visitar la Casa Museo de la familia Vakratsa. ¡Bravo! Mientras la busco entre la maraña de callejones, el sol se aplica especialmente en quemarme. Jadeo y sudo en pos de la cultura. Paso por puestos de helados, de limonadas. Paso por rincones que no visita nadie, a dos escalones del puerto ya no suben los veraneantes. La plaza junto al Kastro está vacía, la fuente seca. Producto sin duda de un golpe de calor, no de mi ignorancia ni mi inconstancia, suena una voz en mi cabeza: Deja de dar vueltas, tú lo que quieres es ir a una playa.

Pregunto cómo bajar a esas aguas tentadoras y me proponen un arenal más apartado, a la izquierda de Chora (el nombre local de la capital) mirando al mar. Por Agios Konstantinos. Acepto pues no llevo escarpines. La playita es más fotogénica desde el alto que buena de cerca, pero sirve para unos baños con sabor a retirada. De camino de regreso paro en Stella, una taverna (las cursivas aclaran la v) familiar con manteles azules y cubremanteles blancos, correcto, con parras y perro, huy, y vistas y tranquilidad. Con lágrimas y aceite aliño el queso feta, respetado en su presentación de queso. La señora me da la mano y me desea buen viaje.

¿No hay gatos hoy? Cruzo por el Anatoli, ahí están, durmiendo el sueño de los justos. Los acaricio y les tiro de las patas, se dejan.

Recojo la mochila en la casa y aguardo por el ferry en sombra. Por sesiones me visto de clima atlántico. Los calcetines, la camiseta, los pantalones. Ahora sí que se acaba.

El barco no marea y cabeceo, la noche de aeropuertos va a ser larga. En Skiathos se acerca otro gato de bienvenida, por supuesto me entretengo con él, los dos ronroneando, y protesta cuando me voy. ¡Si yo tampoco quiero! Y para los taxis me he quedado solo, cuánto cuesta, ocho euros, vale. Ya sabéis, tenéis que pagar menos que eso, soy la referencia negativa del regateo.

Escribo desde Atenas. Con suerte mañana estaré en Vigo.

Han sido unas vacaciones fantásticas (enganchadas a las de Setúbal antes). Grecia tiene algo realmente especial. Estoy muy contento de haberme empeñado en venir. Pero cómo valorar Skópelos, cómo recomendarlo o no a terceros... ¿Volvería? Pues seguramente no. El mundo es muy grande y ya sólo las islas griegas inabarcables. Quizás para un balear acostumbrado a este paisaje no aporte un diferencial que compense. Fuera de las playas no ofrece mucho. La falta de masificación es un punto a favor, y es muy hermosa, verde, verde, quizás monótona. Yo no regreso decepcionado en absoluto. Y sin embargo... me han enseñado unas fotos de Creta ahora mismo y hubo tal abundancia de oooohs y a aaaahs que no sé qué pensar.

Aquí quedan mis impresiones sobre este destino. Un viaje que se me metió entre ceja y ceja, que era un interrogante hasta que vine a comprobarlo por mí mismo. Sí, lo sé, ha sido un trabajo duro pero alguien tenía que hacerlo.

_________________
Próximos viajes: Copenhague / Berlín...
2015: París / Cantabria
2014: Algarve / Suiza Oeste / Croacia / Cabo de Gata / Venecia / Dubái y Filipinas
2013: Italia Norte / Costa Brava / Ámsterdam y Bélgica / Bilbao / Cuba
2012: Uruguay y Buenos Aires / Múnich y Praga / Azores / L'Escala e Ibiza / Italia Norte / Riviera Maya
Antes: Tailandia, Grecia, Punta Cana, Sudáfrica, Irlanda,
Volver arriba
Ver perfil de usuario Leer Mi Diario(1 Diarios de Viajes)
Compartir:
kalima777
kalima777
Silver Traveller
Silver Traveller

Registrado: Jun 14, 2017
Mensajes: 13

Envio Publicado: Vie, 29-09-2017 9:42  Asunto: Re: Islas Esporadas: Skiathos, Skopelos, Alonisos Playas Compartir Responder citando

gracias slumpillo,tiempos mejores vendrán...y skopelos me reenamoró d una manera q no te puedes ni imaginar,y sí, la realidad es maravillosa...
Volver arriba
Ver perfil de usuario Leer Mi Diario(1 Diarios de Viajes) 9 Fotos
Compartir:
Mostrar mensajes de anteriores:    Quitar Filtro Destacados
Foros de Viajes > Atenas, Grecia y Balcanes > Islas Esporadas> Foro de Alonisos
 Responder al tema   Versión Imprimible
Todas las horas son GMT + 1 Hora
Página 1 de 1 - Tema con 6 Mensajes y 70164 Lecturas - Última modificación: 29/09/2017




RSS: Foro de Atenas, Grecia y Balcanes RSS
Cambiar a:  


Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro
No Puedes adjuntar archivos en este foro
Tu puedes descargar archivos en este foro


SubForos: Grecia - Islas Griegas - Islas - Playas De Grecia - Playas - Islas Esporadas - Skopelos - Skiathos - Alonisos
Tips de viajes Tips de viajes: Mini artículos para viajeros sobre Islas Esporadas: Skiathos, Skopelos, Alonisos Playas -Grecia
Valoración Título - Descripción Tema Localización Autor
Islas
Valoración: 4.8
16586 Lecturas
FERRIES EN LAS ISLAS CICLADAS
Una relación de las navieras que conectan las Cícladas ordenadas geográficamente por islas.
Islas Grecia
Grecia
ssusana
ssusana
Monumento
Valoración: 5.0
8152 Lecturas
PALACIO DE KNOSSOS - CRETA
Los restos de una antigua civilización mediterránea y la leyenda del Minotauro se dan cita en en el palacio de Knossos
Monumento Grecia
Grecia
ssusana
ssusana
Información General
Valoración: 4.0
5464 Lecturas
Grecia: Información general para viajar
Información general y folletos digitalizados de Grecia proporcionada por el Ministerio de Cultura y Turismo de Grecia en España
Información General Grecia
Grecia
topetedeespelsa
topetedeespelsa
Otros Tips relacionados con Grecia
RODAS CIUDAD MEDIEVAL: Guia básica de la ciudad medieval de Rodas y sus lugares imprescindibles
Cabo Sunión: El cabo Sunión es un promontorio ubicado a unos 65 kilómetros de Atenas en el que se encuentran las ruinas de dos templos, uno dedicado a Atenea, en muy mal estado, y otro dedicado a Poseidón, siendo uno de los lugares más famosos de toda Grecia.
Thessaloniki: el sol de Μακεδονία: Información para viajar a Salónica. Salónica o Tesalónica en griego Θεσσαλονίκη, Thessaloníki o Σαλονίκη, Saloníki es la segunda ciudad de Grecia, capital de la región de Macedonia Central y un puerto importante del norte del Egeo. Tiene una...
Tienes algo que contar acerca de Islas Esporadas: Skiathos, Skopelos, Alonisos Playas -Grecia. ¿Quieres escribir un nuevo Tip relacionado?




All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Google + Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad