La riqueza de los Museos de Xátiva


Domingo, 22 Octubre de 2017 a las 22:58:24

Enviado por Oficinas-Turismo

La ciudad valenciana esconde en sus tres museos importantes obras de arte como los grabados ‘Caprichos’ y ‘Disparates’ de Goya o algunos restos del Paleolítico, el cuadro de Felipe V cabeza abajo y Cáliz de Calixto III. Los museos de la ‘ciudad de las mil fuentes’ esconden en su interior joyas de gran valor como una colección completa de grabados de Goya, una pila islámica del siglo XI, un altar realizado por Ventura Rodríguez, uno de los principales exponentes del neoclásico español, o restos paleolíticos hallados en la Cova Negra.

UN RECORRIDO POR LOS MUSEOS DE XÀTIVA: DE FELIPE V CABEZA ABAJO AL CÁLIZ DE CALIXTO III


Xàtiva cuenta con una importante riqueza artística. La ciudad que vio nacer a los dos únicos papas españoles de la Historia, cuenta entre sus calles con tres museos: La Colegiata, el Museo del Almodí y el Museo de Bellas Artes. La ruta museística es una de las que Xàtiva propone junto con las de la Cova Negra, la Xàtiva monumental o la de los Borja.

La Colegiata, popularmente conocida entre los habitantes de la ciudad como la Seu, es una edificación religiosa que comenzó su construcción a finales del siglo XVI sobre el solar de una antigua mezquita y se terminó 400 años más tarde. Esta iglesia cuenta con una planta de cruz latina, con crucero muy acentuado y deambulatorio, con el estilo y las dimensiones de las grandes catedrales góticas pero con influencias herrerianas, como el Monasterio de El Escorial.


En uno de los laterales de la Seu se encuentra la Puerta del Mercat, la puerta más antigua de la edificación –data de 1568- de estilo renacentista y que da salida a la calle de Sant Vicent. La Puerta Norte, también denominada de los Escalones, es de estilo barroco y en ella se puede apreciar un relieve del castillo de Xàtiva cuando todavía conservaba todas sus torres intactas. En la puerta principal, que se terminó en el primer tercio del siglo XX, se hallan, en bronce, las figuras de Calixto III y Alejandro VI, los Borja. El campanario, el más alto de la Comunitat Valenciana, mide 60 metros y está coronado con un templete dedicado a la Virgen de las Nieves –patrona de la ciudad- al que se accede después de subir 180 escalones.


Si el exterior es impactante, el interior son palabras mayores. El altar mayor está presidido por la obra Mare de Déu de la Seu realizada por el artista Mariano Benlliure, mientras que el altar es obra de Ventura Rodríguez, uno de los principales exponentes del neoclásico español.

Desde el deambulatorio de la Seu se accede a una muestra de arte sacro que alberga importantes obras góticas. En el interior de este museo se puede apreciar la custodia mayor, que según cuenta la leyenda está fabricada con la primera plata que llegó a España y que donó el Papa Alejandro VI a la Colegiata. También se puede ver el cáliz, de oro, de Calixto III.

La casa de L’Ensenyança, construida en el siglo XVIII por orden del Arzobispo Mayoral y que hasta finales del siglo pasado todavía mantenía su actividad educativa, alberga el Museo de Bellas Artes. En este museo podemos ver auténticas obras de José de Ribera, lo Spagnoletto, como San Matías Apostol o San Andrés y El Salvador, que muestran el tenebrismo y la pasión religiosa de ese autor nacido en Xàtiva. Pero la joya de esta muestra artística la encontramos en la colección de grabados de los Caprichos y los Disparates de Goya, en los que narra, a través de imágenes, la época convulsa que vivió España. Además de su colección permanente exhibe regularmente exposiciones temporales.

En este museo se puede encontrar el simbólico cuadro de Felipe V, realizado por Josep Amorós y que en el siglo XX decidieron colar cabeza abajo en señal de castigo por haber mandado quemar la ciudad y desterrar a sus habitantes tras ser derrotados en la guerra que le alzó como primer rey de la dinastía Borbón en España.

El Museo Municipal del Almodí se encuentra en la antigua lonja del trigo, construida a mediados del siglo XVI, en el que destaca la fachada gótica y el patio renacentista de su interior, lo que hace viajar al visitante por la Historia de Xàtiva ya que, además de la arquitectura, podrá admirar los restos paleolíticos y de tiempo de Al-Ándalus que alberga un museo que cuenta con reproducciones de restos encontrados en la Cova Negra, piezas íberas, romanas y visigodas.

La pieza más destacada de este museo –que ha sido prestada a exposiciones internacionales- es una pila islámica labrada en el siglo XI en mármol rosa de la cercana sierra de Buixcarró. Como anécdota que rodea a tan importante resto, cabe mencionar que hasta finales del siglo XVIII se utilizó como abrevadero de animales. Se cree que está realizada por dos escultores diferentes, uno más esquemático y otro más tosco que reprodujeron temas como la maternidad, el árbol de la vida o la guerra.

Sin duda el arte islámico es lo más representativo de este museo, ya que durante el periodo de dominación musulmana, Xàtiva se convirtió en una importante plaza, donde se creó una extensa red de acequias o una fuerte industria papelera, pero el Almodí también cuenta con un valioso resto visigodo, un altar consagrado por el obispo Atanasio, así como los restos de una villa romana, Villa Cornelius, dedicada al cultivo del lino de Saetabis, que alcanzó gran fama durante el Imperio Romano.

Los museos de Xàtiva presentan una importante muestra de arte gracias al cruce de civilizaciones, lo que enriquece mucho más su patrimonio con estilos cruzados, y busca ser una referencia en el arte valenciano.


Información facilitada por Turismo de Xátiva: www.xativaturismo.com

Content received from: LosViajeros, http://losviajeros.com