Turismofobia: amor y odio al Turismo


Lunes, 23 Octubre de 2017 a las 15:24:49

Enviado por spainsun

La Turismofobia es una reacción de odio o rechazo hacia el turista y el turismo. Es un tipo de xenofobia (rechazo al de fuera) que culpabiliza al turista por acaparar recursos que si no estarían disponibles para el ciudadano local (vivienda, transporte, espacio público...) o que perturba el modo de vida tradicional.
La turismofobia se centra en la visualización de la actividad turística como un generador de males, (centrando su rechazo en especial en el turismo de masas) frente a los que lo consideran un motor de la economía y progreso cultural de la sociedad.

La Turismofobia es la expresión más extrema e intolerante de rechazo al turismo y al turista, que se visualizó en los medios de comunicación, en ciertas acciones acaecidas este año y protagonizadas por grupos radicales. Sin embargo, la turismofobia no es una reacción novedosa que han inventado cuatro extremistas haciendo una pintada en una pared de “Turista Terrorista”, sino que hunde su raíz en el origen del propio movimiento turístico.

La desconfianza hacia los de fuera, y en especial, hacia los que viene a ver cómo vivimos y hacen demasiadas preguntas sobre cosas que son obvias y, por tanto, incómodas, porque esto siempre han sido así (al menos eso es lo que piensan los locales). Esa desconfianza tiene su origen en los primeros desplazamientos humanos y no hay que olvidar que eso de saludarnos dando la mano, era en un inicio un modo de sujetar el brazo del contrario, por muy refinado que nos parezca hoy.

Es seguro que antes y después de Pausanias (https://es.wikipedia.org/wiki/Pausanias_%28ge%C3%B3grafo%29 ) hubo otros viajeros, que acabaron con una soga al cuello, por declarar lo bonito que es este lugar y a renglón seguido preguntar al nativo que es lo que estaban haciendo o que era eso. La desconfianza hacia el de fuera es una de nuestras costumbres más ancestrales y más profundamente arraigadas.

No hay que ir tan lejos en la historia, ni en el destino, en los pueblos pequeños es habitual la desconfianza hacia cualquier proyecto turístico encabezado por capital de fuera y se suele manifestar a través de dudas de autoridades y vecinos, tales como “¿Esto no será para traer drogadictos y delincuentes al pueblo?”


Dejando a un lado, la turismofobia atávica del mundo rural, surge un nuevo movimiento de rechazo hacia el turismo en el ambiente urbano (turismofobia urbana), que se consideraba un grupo social culturalmente más abierto y con aspectos incluso más sorprendentes y inquietantes: parte del grupo de personas turismofobas urbanas, son a su vez turistas o han participado en proyectos de intercambio cultural como el proyecto Erasmus. Es como si una persona negra fuese simpatizante del Ku Klux Klan

Hasta tiempos recientes el Turismo era un tótem que no se discutía demasiado: se consideraban sus efectos perniciosos (que también los tiene) como males menores, frente a la generación de riqueza, bienestar, creación de trabajo e inversión en infraestructuras y regeneración de barrios y edificios. A favor de su regulación, había opiniones que contraponían los argumentos de destrucción del medio, de salarios bajos, competencia por el espacio habitable. Había un caballeroso fair play entre unas posiciones y otras, sin entrar en radicalismos.

La discusión sobre los efectos del turismo se ha mantenido entre posiciones razonables, entre personas razonables, pero el problema puede surgir cuando los extremistas se apropien de argumentos razonables, lo distorsionen y envuelvan en su épica habitual y lo conviertan en bandera de fanatismos populistas.

Probablemente lo que mas ha asustado a las autoridades encargadas de la promoción turística, es la repercusión en los medios de comunicación que han tenido cuatro indocumentados y que pone en peligro el efecto al enorme coste económico y de planificación que tiene las campañas de promoción de los destinos. La noticia mala vuela, a la buena hay que empujarle.

La apropiación de la discusión por los sectores más extremistas, es un miedo lógico y razonable porque, mas allá de cuantiosas inversiones, lo que está en juego es un modo de vida y de interacción entre grupos humanos.

Abrimos en el foro un tema para compartir nuestras opiniones, con el respeto que siempre caracteriza nuestra comunidad viajera.

Turismofobia: origen, qué es y como combatirla

Content received from: LosViajeros, http://losviajeros.com