Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


AYUTTHAYA -Diarios de Viajes de Tailandia- Espitoni
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: 17 DIAS DE NOVIEMBRE DE 2013 POR TAILANDIA  -  Localización:  Tailandia  Tailandia
Descripción: Viaje de 17 dias por Tailandia, conduciendo un coche de alquiler 10 dias
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:



Etapa:  AYUTTHAYA  -  Localización:  Tailandia Tailandia
Espitoni  Autor:    Fecha creación:   
Compartir: 
Compartir:
Nos levantamos a las ocho y cuarto pero nos enredamos en el desayuno y no salimos del hotel hasta las diez menos cuarto. Nuestro destino Ayutthaya. De haber salido más temprano habríamos hecho una parada en Lopburi para ver los monos. Pero no pudo ser, se nos hacía tarde, así que directos a Ayutthaya.
Tardamos unas tres horas y media en llegar, incluida una parada técnica de diez minutos para repostar gasolina. 1.320 bth a 36,72 bth el litro. Y eso que todo el trayecto fue por autovía.
Al llegar a Ayutthaya nos fuimos directos al hotel. El Ampo Residence Ayutthaya. Un hotel era diferente a los hoteles en los que nos habíamos alojado en los últimos días. No eran bungaloes en medio de un bonito jardín, sino un mamotreto. Un edificio de no sé cuantas plantas. La recepción estaba en la cuarta planta. Una vez dentro, el hotel estaba mucho mejor de lo que pintaba por fuera. La habitación era muy grande y con unas buenas vistas sobre la ciudad. Le faltaba encanto, pero que más se puede pedir por 1.400 bth.
Soltamos los trastos en la habitación y salimos volando para iniciar la visita de los templos. Sólo nos separaban ocho kilómetros de nuestro destino. Ocho kilómetros agónicos al tener que atravesar a ciudad. Pero no hay mal que cien años dure, y cuando llegamos ante el primer templo del día se nos olvidó la paliza de coche que nos habíamos dado.
Empezamos la visita por el Wat Phra Ram ya que fue el primero que encontramos. Vimos un sitio para aparcar justo enfrente. Parecía una señal. Antes de entrar en el templo vimos pasar varios elefantes cargados de turistas japoneses. Así que si alguien se ha quedado sin poder disfrutar de la experiencia en otro lugar del país, puede aprovechar para hacerlo aquí. Aunque la verdad, no me pareció lo mismo. No es comparable un paseo por en medio de la ciudad rodeado de coches que un paseo por la jungla. Además no creo que el paseo sea muy largo. Y aunque no pregunté el precio, seguro que escuece. Y mucho.


Dejamos pasar a los elefantes, y nosotros a lo nuestro. A visitar el templo. Pero antes había que pasar por taquilla. Aquí no tuvimos tanta suerte como en Sukhottai, nos tocó pagar. La entrada individual para el templo costaba 50 bht. La entrada combinada para varios templos 220 bth. Optamos por esta última por comodidad. Pero nos hubiera salido más a cuenta pagar la entrada en cada uno de los templos, ya que la entrada combinada no cubre todos los templos y además algunos son gratuitos. Al acabar el día hicimos cuentas y si hubiéramos comprado las entradas por separado nos habríamos ahorrado 20 bth cada. Nada más y nada menos que la friolera de 0,50 euros.
Al comprar la entrada pedimos un plano para orientarnos mejor. Pero nos dijeron que no les quedaban y nos fuimos con un palmo de narices. Bueno, ya nos apañaremos.
Y sin más dilación a por el templo. Un templo tipo angkoriano, aunque no tan bien conservado como aquellos. Eso sí, muy bonito y bastante grande. El enorme chedi se conservaba íntegramente, escoltado por dos más pequeños del mismo estilo. Estaba recubierto de estuco casi en su totalidad, salvo algunos pequeños trozos en los que el estuco se había perdido y se veía el ladrillo. Por los alrededores había más chedis pequeños, de estilo tradicional. Vamos como los que hay en todos los templos tailandeses. Algunos estaban enteros y otros no tanto. El resto, paredes y plataformas medio en ruinas. Pero todo giraba en torno al chedi estilo angkoriano.


El templo en si mismo ras bastante bonito. Pero el entorno en el que estaba ubicado lo hacía espectacular. Para acceder al templo tuvimos que atravesar el lago que estaba delante. Y todo el recinto estaba lleno de árboles que en unión con las ruinas le daban un aire decadente muy romántico.
La sensación que me dio este templo fue muy buena. Me pareció mucho mejor conservado que los templos de Sukhottai. Y para mi gusto más bonito. La pega era que el entorno no es tan agradable. En Sukhottai estaban todos juntos, al menos en su mayoría, en una zona arbolada sin casas ni carreteras ni coches, ni nada parecido. En cambio en Ayutthaya estaban en medio de la ciudad. Por lo que aunque estuviesen cerca, parecían aislados uno del otro. Pero los templos, considerados aisladamente, me gustaron más los de Ayutthaya. Son conceptos diferentes, ni mejores ni peores. Es una cuestión de gustos, y para gustos los colores. Es más creo que no son excluyentes, sino más bien complementarios. Yo recomendaría visitar los dos yacimientos. ¿Y si sólo puedo visitar uno?. Yo aconsejaría Ayutthaya, no porque sea mejor o porque a mí me gustase más. Sino porque está bastante cerca de Bangkok y su visita resulta mucho más sencilla. En cambio encajar una visita a Sukhotai dentro de vuestro itinerario os puede dar más de un quebradero de cabeza. Al menos a mí me lo dio.


Hambre. Queríamos comer. Preguntamos en la taquilla, y nos enviaron al parque que había enfrente del templo. En esa dirección se veían varias casetas. Debía ser allí. De camino pasamos frente a una casa tradicional tailandesa. Al menos eso rezaba el letrero que había delante. Una casa de madera oscura, levantada sobre pilares, formada por tres bloques unidos. Se podía visitar el interior, pero el hambre pudo más que la curiosidad por lo que nos limitamos a verlas por fuera. Una tontería más.
Un poco más adelante pasamos junto a un chedi de los grandes. Estaba en medio de un lago, rodeado de árboles, de manera que solo se veía la parte superior. No es lo que uno busca cuando visita un lugar así, aunque siempre ayuda a hacer la visita más completa.
Y al llegar a las casetas, nos encontramos con dos restaurantes. Nos metimos en el que nos pareció más limpio, y pedimos la comida. Un arroz con gambas, unas verduras con gambas, un sprite y un zumo de limón. 140 bth. Muy barato, pero la comida no pasó de simplemente correcta.
No nos enredamos mucho comiendo ya que íbamos un poco justos de tiempo. Salimos disparados hacia el Wat Phra Mongkong Bopiht. Estaba a muy poca distancia apenas 200 ó 300 metros, por lo que fuimos andando. No valía la pena coger el coche.


Era un templo moderno, muy similar a los que habíamos visto en Chiang Mai. Pero mucho menos interesante. Simplemente el edificio principal, sin toda la parafernalia que rodeaba a los templos que habíamos visto con anterioridad. Y la fachada tampoco tenía nada destacable, blanco con la parte superior roja. Lo único interesante de este templo era el enorme Buda que albergaba en su interior. De más de diecisiete metros de altura. Eso no era lo que buscábamos. Así que lo vimos desde fuera, rapidito. Y a por el siguiente. Por cierto la entrada era gratuita.
Justo al lado, se encontraba el Wat Si Sanphet. Antes de entrar nos acercamos a la taquilla para pedir un mapa, pero tampoco tenían. Muy raro me parecía eso ya, pero que le íbamos a hacer. La entrada individual a este templo también costaba 50 bth, pero también estaba incluido en la entrada colectiva.


Se trataba de tres chedis enormes de color blanco, alineados el uno junto al otro. Ya de entrada ese color blanco me llamó mucho la atención. Tan diferente a lo que habíamos visto hasta ese momento. El color blanco se debía a que conservaban buena parte del estuco que los recubría. Bueno, blancos, blancos no eran, ya que domina el gris de los cascarrillos acumulados por el paso del tiempo. Los tres chedis estaban muy bien conservados. Y por eso este templo resultaba muy bonito.


Se podía subir a la base de los tres chedis por unas escaleras de piedra. A ese nivel los chedis presentan capillas por varios lados. Pero por desgracia estaban vacías. Nada de Budas. No había nada que ver ahí arriba, pero aún así subimos. Y es que la cabra tira al monte.
Alrededor había numerosos chedis más pequeños de ladrillo. Y a un lado también se conservaban las bases de algunos edificios y algunas columnas de lo que debían ser esos los templos. Pero esa parte estaba muy deteriorada y apenas queda nada. En ese mismo lado tenían expuesta una maqueta de cómo debía ser el templo en su momento. Según la maqueta debía ser impresionante. Los tres enormes chedis no eran más que una pequeña parte. Y si por si solos ya resultan interesantes, no hace falte tener mucha imaginación para imaginar lo espectacular que debía resultar en su momento.
Como el Wat Phra Ram, me pareció mucho más bonito que los templos de Sukhotai. Eso si, le faltaban los Budas que tanto abundaban en Sukhotai, y que aquí escaseaban. Y los poco que había, estaban en peor estado.


Dimos una vuelta por todo el recinto, rodeando los tres chedis. Los mirases por donde los mirases resultaban espectaculares. Lo único que les faltó para ser perfectos fueron algunos árboles junto al templo. Había pocos y todos bastante alejados de los chedis.
Me encantó este templo. Probablemente es el más bonito de todos los que vimos en Ayutthaya. Al menos para mí. Este templo debe ser uno de los fijos en una visita a Ayutthaya. No hay que perdérselo por nada del mundo.
Volvimos al coche, ya que el siguiente templo, el Wat Ratchaburana, estaba un poco lejos. Aparcamos en un lateral y rapidito hacia la entrada que nos quedaba poco tiempo. La entrada individual costaba 50 bth, pero también quedaba incluido en la entrada conjunta. Aquí si que tenían planos. Pero estaba en tailandés, por lo que no nos sirvieron de nada.


Desde fuera no parecía gran cosa. Un chedi angkoriano bastante grande y otro chedi tradicional no tan grande, pero si más grande de lo normal. Pero una vez dentro tenía mucho más encanto del que parecía desde afuera.
Las ruinas de ese templo giraban en torno al chedi angkoriano. De largo lo más llamativo del complejo. Pero había algunas otras cosas interesantes. Por ejemplo, justo delante del chedi se conservaban las cuatro paredes de un templo. Solo le faltaba el techo. Desde dentro por encima de la pared se asomaba el chedi, generando una bonita imagen de postal. Como en el resto de templos del yacimiento había numerosos chedis de menor tamaño esparcidos por todas partes de ladrillo visto. Y restos de algunos otros templos. Además los árboles repartidos entre las ruinas le daban un encanto especial
Por desgracia el chedi angkoriano se encontraba en obras, lo que deslucía un poco la visita. Para compensar, en este chedi se podía acceder al interior. Para ello tuve que subir por una escalera de piedra muy empinada en la que más que subir, tuve que trepar. Desde allí arriba las vistas del conjunto eran fantásticas. Merece la pena rodear el chedi a esa altura para poder disfrutar de las ruinas desde el aire. Una visión diferente y muy interesante.


Y todavía había más, se podía acceder al interior del chedi. Dentro había una escalera muy estrecha y empinada que descendía hasta la base del mismo. Para bajar había que agarrarse bien a la barandilla, ya que de otra manera las posibilidades de acabar bajando rodando eran muy elevadas. Una vez abajo, la sorpresa. Había una pequeña cripta con unos frescos muy bien conservados. Unas pinturas que cubrían las cuatro paredes. Increíble. Me sorprendieron mucho porque no había visto nada parecido antes, ni en Sukhothai ni en Ayutthaya. También se conservaban pinturas en un nivel intermedio así como en el superior, pero el estado de conservación era muy deficiente y apenas se distinguía nada. En cambio las del fondo si que eran impresionantes. Lastima que fuesen tan pequeñas, no creo que las paredes tuviesen más de un metro de ancho, pero aun así merecen la pena. Aunque solo sea por ver las pinturas no hay que dejar de visitar este templo.
El templo ha sido restaurado en parte. Se notaba por el cemento que había entre los ladrillos. A pesar de eso el templo conservaba muy bien su encanto.


Justo detrás estaban las ruinas de lo que fue el Palacio Real. En este caso el término ruinas es utilizado con mucha razón. No quedaba casi nada, unas cuantas piedras esparcidas sobre el césped y ya está. Creo que la visita es gratuita, pero no podría asegurarlo. Nosotros accedimos desde el Wat Ratchaburana, y como no nos pareció interesante regresamos inmediatamente al punto de origen.
Al otro lado de la calle estaba el Wat Phra Mahathat. Otro templo de pago. 50 bth, pero que también quedaba cubierto por la entrada conjunta. Aquí ya ni me molesté en intentar conseguir un plano. Para lo que nos quedaba.
La estructura central estaba bastante deteriorada, lo que le restaba espectacularidad y resaltaba su carácter de ruina. El resto no estaba mal. Bastantes chedis de estilo khmer no muy grandes. Unos bien conservados, y otros no tanto. También fue el templo donde vimos más Budas. Pero todos pequeños y la mayoría en mal estado.


Pero lo que todo el mundo busca en este templo es la cabeza atrapada entre las raíces de un árbol. La imagen resulta curiosa, hasta me atrevería a decir que bonita. Pero no es más que una buena foto y poco más. Por cierto, la cabeza estaba entrando a mano derecha. Nosotros nos fuimos hacia la izquierda, y no la encontramos hasta el final, cuando ya creíamos que nos la habíamos saltado.
Este templo es el que menos nos gustó de Ayuttaya. Si solo fuera por el templo mi recomendación sería la de pasar de él. Pero como alberga la imagen más conocida de Ayutthaya, la cabeza entre las raíces, tengo que recomendar lo contrario. Ya lo he dicho no es más que una curiosidad, pero ir a Ayutthaya y no ver su principal icono sería un sacrilegio.


Todavía teníamos tiempo para una visita más, y nos decantamos por el Wat Lokaya Sutharam. Tuvimos que buscarlo apoyándonos en un mapa en tailandés, en el que no se entendía nada. Pero eso no era los peor. Lo peor era que ni tan siquiera estaba hecho a escala, ni el diseño era exacto, sino aproximado. Lógicamente en el primer intento nos perdimos. No me sorprendió, lo raro hubiera sido lo contrario. Lo intentamos por otro camino y en esta ocasión nos metimos en un atasco tremendo junto a lo que parecía un mercado flotante. Por lo visto allí también celebraban la fiesta de la luna llena y a esas horas todo el mundo estaba buscando aparcamiento. Con un poco de paciencia salimos del atasco, pero volvimos a perdernos. Me cago en el mapa y en el que lo ha dibujado. Pero el que la sigue la consigue, y por fin parecía que estábamos en el buen camino. ¡Qué bíblico ha sonado esto! Pasamos por delante de varias ruinas. En esa zona había varios templos de los que quedaba poca cosa. Pero ver tantos juntos llamaba la atención. Recuerdo uno que parecía bastante grande por la extensión de las ruinas, pero del que solo se conservaba en pie un chedi de estilo khmer. Un poco más adelante encontramos otros dos templos, uno frente al otro. A la izquierda solo se conservaban las bases de varios chedis, creo recordar que eran tres. Por las dimensiones de las bases, debían ser bastante grandes. A la derecha, el templo estaba mejor conservado. Un chedi casi intacto, con una estatua de Buda en la parte delantera. Y a un lado, otro templo que conservaba las paredes levantadas con otra estatua de Buda dentro. Uno de estos dos templos era el Wat Rakhang, pero no sé cual. Todavía pasamos por delante de otro templo más. No quedaba casi nada, sólo un Buda tamaño real decorado con cintas doradas. Pero eso no era lo que buscábamos. Ya estaba oscureciendo por lo que nos quedaba poco tiempo. Por eso si bien paramos el coche delante de cada uno de ellos para echar un vistazo, no nos bajamos en ninguno, los vimos todos desde dentro del coche. Tampoco es que fueran gran cosa.


Un poco más adelante vimos un tuk tuk parado y nos arriesgamos a preguntarle. Muy amablemente nos dijo que íbamos bien, que lo que buscábamos estaba un poco más adelante. Y así fue, un par de curvas más y dimos con él.
No era más que un enorme Buda tumbado al aire libre. De color blanco. Lo tenían adornado con una cinta de color púrpura. Aunque era enorme no producía la misma sensación que el Buda del Wat Pho de Bangkok, ya que al estar al aire libre no daba la sensación de ser tan grande. Posteriormente comprobé el tamaño de ambas imágenes, y la de Bangkok es más grande. Pero la diferencia no es tanta como me pareció al verlas in situ.
Cuando llegamos ya estaba oscureciendo y no estaba iluminado. Por eso tuvimos que verlo casi a oscuras, con las últimas luces del día. No pudimos apreciar muy bien los detalles, pero a cambio adquirió un toque misterioso muy atractivo.
Me gustó mucho, y eso que no era más que una estatua. No había nada más. No sé si de haberlo visto en otro momento del día también me hubiera gustado, pero eso no lo sabremos nunca. Además estábamos solos, no había nadie.
Lo negativo es que me pareció que estaba un poco lejos del resto. Aunque tal vez no estuviera tan lejos, y esa sensación la tuvimos al perdernos varias veces y tener que dar varias vueltas para encontrarlo. En resumen, yo os aconsejaría que fuerais a verlo. Por ver algo diferente. Por cierto la entrada era gratuita.
Cuando nos fuimos del Wat Lokaya Sutharam ya era de noche. Era el momento de volver a empezar la ronda para poder ver los templos iluminados.
Empezamos por el Wat Phra Mahathat y por el Wat Ratchaburana. Aparcamos en la calle que los separaba, lo que nos permitió ver los dos templos de una tacada. La iluminación consistía en unos pocos focos con una luz muy tenue dirigida hacia la parte más elevada de cada templo. Me esperaba algo más espectacular. Tal vez el problema fuera el lugar que ocupábamos, ya que estábamos en un lateral. A lo mejor si los veíamos desde delante la cosa mejoraba.


Y con esa idea nos fuimos hacia la entrada del Wat Phra Mahathat. No se veía gran cosa. La iluminación estaba preparada para que se viera desde el lateral donde habíamos aparcado. ¡Pues vaya!. La taquilla estaba unos metros antes de la entrada. Al pasar por al lado para acercarme a la entrada un guarda me dijo que no se podía pasar, que estaba cerrado. Le dije que solo quería hacer una foto y sorprendentemente me dio permiso. Pero que desde la entrada, que no entrara en el templo. Sin embargo al llegar junto a la puerta me cruce con otro guarda que directamente me dijo que pasara y que diera una vuelta. Me limite a atravesar el umbral y dar una vuelta cerca de la entrada sin adentrarme mucho. La mayor parte del templo estaba a oscuras y no invitaba mucho al paseo. Visto desde dentro, la iluminación le daba un toque diferente pero la verdad es que no era para tirar cohetes.
Por cierto la cabeza enredada entre las raíces del árbol no estaba iluminada. Señal de que los templos los iluminan para verlos desde fuera, y no para ser visitados de noche.
Como la cosa nos había salido bien nos dirigimos hacia la entrada del Wat Ratchaburana. En este templo, la iluminación si que estaba preparada para ver el templo desde la entrada. Los dos chedis brillaban por el efecto de los focos que los alumbraban, Resultaba precioso. En este templo la entrada estaba cerrada, por lo que no tuve oportunidad de intentar colarme dentro.


Seguimos con el Wat Phra Mongkong Bophit. Era el que estaba mejor iluminado de todos los que vimos. Pero no dejaba de ser un templo de aspecto moderno. Y dentro de este estilo no era de los mejores, así que pasamos rápidamente por delante y a por el siguiente.
El elegido fue el Wat Si Sanphet, más que nada porque estaba enfrente y así aprovechábamos el viaje. En la entrada se repitió la escena del Wat Phra Mahathat. El guarda me dijo que no podía pasar, pero al decirle que solo quería hacer una foto, me dio permiso advirtiéndome de que no pasara de la entrada. La iluminación desde ese punto no era muy buena ya que estaba preparada para verse desde un lateral. En este caso le hice caso al guarda y no me adentré en el templo, me limité a verlo desde la entrada.


Una vez afuera, fuimos a verlo desde el lado desde en el que estaba iluminado. Y aquí si, el efecto de los focos se hacía notar. La luz artificial le daba mucho encanto, resaltando los enormes chedis blancos. De día el templo me había gustado mucho. De noche repetí sensaciones, también me pareció muy bonito. Estábamos en medio de un parque, apoyados en una pared, de pie sobre el césped y rodeados de árboles. Alejados del tráfico. Y con el templo iluminado delante de nosotros. Por eso nos quedamos un buen rato en ese lugar disfrutando del momento. Se estaba muy a gusto y las vistas acompañaban.
Y es que ver los templos de Ayutthaya por la noche tuvo un premio añadido. Apenas había gente. Nos plantamos delante y los teníamos para nosotros solos, como mucho los compartimos con dos o tres personas más. En este caso en concreto había otra pareja de farangs.
Por último fuimos a ver el Wat Phra Ram. Había sido el primero y ahora sería el último. Aparcamos enfrente y desde un principio nos dejó maravillados. El que más nos gustó de la visita nocturna. Sin ninguna duda es el que estaba mejor iluminado. Como no había ningún guarda junto a la taquilla me acerqué hasta la puerta. Desde allí se veía precioso. Pasé al interior, pero me quedé cerca de la puerta. Tenía unas ganas locas de meterme para adentro, pero la prudencia se impuso y me conformé con verlo desde la parte de delante. Ahora me arrepiento un poco de no haber entrado un más adentro. Pero no sé, tal vez sea mejor así.


De día nos había maravillado, pero de noche era todavía mejor. Me pareció espectacular a la luz de los focos. No era una iluminación del copón, sino una iluminación tenue, pero muy bien lograda. El chedi khmer resplandecía por el efecto de la luz artificial. Precioso.
Volví a salir fuera donde me esperaba mi mujer. Nos quedamos un rato recostados sobre el coche disfrutando de esa maravilla. Porque aquello si que era una visión para morirse. El templo iluminado por los focos y la luna llena justo encima del chedi. Una luna enorme como no la había visto nunca. Solo de recordarlo se me ponen los pelos de punta. Pero la cosa no acabó aquí. Al poco rato de estar allí, empezaron a aparecer farolillos por detrás del chedi. ¡Madre mía, que locura!. El templo, la luna llena, y los farolillos que flotaban por el cielo, elevándose hasta perderse en la lejanía. Formaban un caminito de lucecitas diminutas que se iban alejando poco a poco. Fue uno de los momentos más mágicos del viaje. De esos que no se pueden describir con palabras. Hay que vivirlos para saber lo que son. Por desgracia las fotos que hice no hacen justicia a la belleza del momento. No captan ni por asomo el encanto de esa noche.
Sobra decir que toda la ruta nocturna la hicimos en nuestro coche. Vimos algún que otro tuk tuk, que debía hacer algo parecido transportando farangs. Me sorprendió ver a tan pocos extranjeros haciendo ese recorrido nocturno.



A modo de conclusión diré que los templos de Ayutthaya me gustaron más que los de Sukhothai. Me dio la sensación de que estaban en mejor estado y de que resultaban más impresionantes. Pero el hecho de estar desperdigados por la ciudad les restaba encanto. Un encanto del que andaba sobrado Sukhottai. Además me pareció que en Ayutthaya había menos estructuras interesantes que en Sukhttai. Por eso me resulta difícil decantarme por uno de los dos yacimientos. ¡Qué narices!. Los dos son muy interesantes y los dos se merecen una visita. No creo que sea necesario elegir uno en detrimento del otro. Además, aunque puedan parecer lo mismo, la visita de unas ruinas; son diferentes. Por eso lo ideal es visitarlos los dos.
Con los deberes hechos, podíamos volver al hotel. Pero antes teníamos que cenar. No había mucha oferta así que nos paramos en cuanto vimos uno que nos pareció decente. Cenamos unas verduras salteadas y un salteado de frutos del mar, con dos platos de arroz de acompañamiento, un agua y una coca cola. Las verduras estuvieron bastante buenas. Los frutos del mar no tanto. Pagamos 250 bth.
Volver arriba

Compartir:
Ver más diarios de Espitoni Ver más diarios de Tailandia Etapa anterior Etapa anteriorEtapa siguiente Etapa siguiente



VOTACIONES A LA ETAPA
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 5 1
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar esta etapa debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 7 Visitas mes actual: 3 Total visitas: 1066

  Últimos comentarios al diario:  17 DIAS DE NOVIEMBRE DE 2013 POR TAILANDIA
Total comentarios 9  Visualizar todos los comentarios

Ricardillo  ricardillo  08/01/2015 01:44
Muy buen relato,lo unico que para gustos colores , a mi la comida si me gusto y mira que yo aqui soy tikis mikis con la comida y por suerte he probado muy buenos sitios ,pero lo dicho ,sobre gustos,,,,,, Felicidades por el relato

Marimerpa  marimerpa  21/01/2015 18:53   
¿Qué ha pasado con las fotos? Trist

Neska-viajera  neska-viajera  08/06/2015 14:13
Comentario sobre la etapa: CHIANG MAI - TREKKING, RAFTING Y ELEFANTES
Sé que es hace tiempo, pero me ha encantado la excursión de trekking y rafting que has contado que hiciste en Chiang MAi. He leído por ahí que la contrataste en el mercado nocturno, ¿te acordarías del nombre de la agencia o de dónde estaba? Muchas gracias!

Iskrenub  iskrenub  26/06/2015 13:29   
Buenísimo el diario, con mucha parrafada y muchos datos, como a mi me gusta porque puedes obtener mucha ayuda. Solo voy por la mitad pero ya me parece magnífico. Lástima que no se vean las fotos. A ver si puedes colgarlas.

Iskrenub  iskrenub  27/06/2015 12:15   
Comentario sobre la etapa: BANGKOK - CHATUCHAK MARKET Y MBK
!Ay...! Pero le falta algún epilogo final o alguna coletilla o resumen. Termina sin mas ni mas. Te quedas con las ganas, como si ya estuvieras harto de escribir. Lastima.

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN LA ETAPA

Registrate AQUÍ
Volver arriba


Foros de Viajes
Pais Tema: Ayuda viaje a Tailandia
Foro Tailandia Foro Tailandia: Foro de viajes a Tailandia: Bangkok, Chiang Mai, Koh Samui, Phuket, Phi Phi, Pattaya...
Ultimos 5 Mensajes de 840
1581811 Lecturas
AutorMensaje
chamiceru
Chamiceru
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Feb 05, 2009
Mensajes: 36502

Fecha: Dom Ago 18, 2019 11:09 am    Título: Re: Ayuda viaje a Tailandia

Viajeralowcost Escribio:
Acabo de llegar de Tailandia estoy haciendo un diario si necesitáis preguntas ,consejos o donde ir que hacer donde comer....enviarme privado

Hola
Puedes hacerlo en el foro en los hilos del Foro de Tailandia y así ayudas a más gente Guiño
Saludos
Viajeralowcost
Viajeralowcost
New Traveller
New Traveller
Jul 24, 2017
Mensajes: 8

Fecha: Dom Ago 18, 2019 12:07 pm    Título: Re: Ayuda viaje a Tailandia

Ok preguntad es que no sé bien cómo va esto me avisan de notificaciones si me nombráis?
Magpie
Magpie
Willy Fog
Willy Fog
Mar 29, 2010
Mensajes: 20147

Fecha: Dom Ago 18, 2019 02:36 pm    Título: Re: Ayuda viaje a Tailandia

Si, te llega un correo
Viajeralowcost
Viajeralowcost
New Traveller
New Traveller
Jul 24, 2017
Mensajes: 8

Fecha: Dom Ago 18, 2019 03:49 pm    Título: Re: Ayuda viaje a Tailandia

Dominavarro92 Escribio:
laredo-viajero Escribio:
Es muy sencillo de hacerlo nada más llegar al aeropuerto de Krabi o de Phuket, en la salida.
Saludos.

El precio aproximado que deberiamos pagar? Nosotros tenemos que llegar hasta el Phi Phi The Beach Resort, espero que nos recojan en el embarcadero.

Os sale a 450 Bath
Borjamel44
Borjamel44
New Traveller
New Traveller
Ago 20, 2019
Mensajes: 1

Fecha: Mar Ago 20, 2019 05:06 pm    Título: Re: Ayuda viaje a Tailandia

Buenas, llego a Bangkok el 26 de agosto hasta el 16 de septiembre, si alguien quiere compartir parte de viaje o alguna excursion que me hable por wassap 644205506
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ






All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad