Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


Erfurt -Diarios de Viajes de Alemania- Antoni54
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: Viaje por Sajonia y Turingia  -  Localización:  Alemania  Alemania
Descripción: Un viaje realizado en julio de 2007 por Magdemburgo, Dessau, Leipzig, Erfurt, Weima, Chemnitz y Dresde
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:

Índice del Diario: Viaje por Sajonia y Turingia



Etapa:  Erfurt  -  Localización:  Alemania Alemania
Antoni54  Autor:    Fecha creación:   
Compartir: 
Compartir:
Si hasta ahora los viajes los he realizado en trayectos directos, este, entre Leipzig y Erfurt, tenía un trasbordo. Debido a mis dificultades idiomáticas (nada de inglés y algo menos de alemán) era un pequeño reto. Pero en una organización como la DB (ferrocarriles alemanes) nada hay que temer, o al menos esa ha sido mi impresión en todo el viaje.

Como en otras estaciones me acerco a la oficina de venta de billetes (reisemburo) con el nombre de mi destino, Erfurt y el tipo de tren RB/RE apuntados en un papel. El empleado me indica algo que no entiendo. A partir de entonces hay una especie de dialogo sin sentido en el que el empleado de la DB intenta decirle algo muy importante al pasajero, es decir, a mí, en alemán y en inglés. Pues bien, con esa especie de suerte me ha acompañado en todo el viaje; con bastante mímica, más propia de una emisión de “Barrio Sésamo” y la ayuda de unos mapas, entiendo el mensaje. Debo hacer trasbordo ya que para ir a Erfurt en tren directo hay que tomar los ICE o los IC. La estación de trasbordo y el cambio de andenes me los señala con un rotulador. Cuando termina, yo le suelto un “Ja” y los dos, a la vez, suspiramos.

Con mi billete en el bolsillo (18,70€) dejo la maleta en las consignas automáticas, con indicaciones en español, y me dirijo a visitar la llamada “Esquina curva” que describí en el anterior capítulo. A mi vuelta, media hora antes de la partida del tren hacia Erfurt, me esperaba una sorpresa. El sistema automático de la consigna estaba estropeado. Un aviso en la pantalla me indicaba información en el anden 12.

Con la lógica alemana de compañera, me dirijo a ese lugar que era el punto de información de esta estación y comienzo, de nuevo, a intentar decir un mensaje a través de la mímica mostrando el ticket de la consigna. Creo que era muy expresivo ya que la empleada dijo algo a su compañera, tomo algo de un cajón y con un gesto me indica que le siga. A un ritmo que me costaba seguirla llegamos a las consignas, ella acciona el sistema informático y con una pinzas extrae de la ranura de las tarjetas una tarjeta de cartón. Aquella era la causante del error! Me lo muestra, parece un billete del transporte público, pero en caracteres cirílicos. Introduzco mi ticket y “voilá” mi maleta está allí.

Le doy las gracias y me pide el billete de tren. De nuevo un ademán para que la siga. Me lleva al andén correcto y al lugar exacto del tren. El regional para Weissenfels (el que tengo que tomar) sale del andén 8, tramo C fuera ya de la cubierta de la estación. Los andenes en esta estación inmensa tienen a su vez, tramos a diferentes alturas para acomodarse a los diferentes trenes. Un “tanke” sonoro y una sonrisa terminó nuestra relación. Esto es eficacia y ayuda al pasajero!

El trayecto entre Leipzig y Erfurt dura dos horas y 40 minutos y en el mismo me llama la atención el cambio de paisaje. Se abandona las extensas llanuras de me han acompañado desde Berlín y comienza el paisaje de colinas. Los pequeños pueblos, a diferencia de la zona anterior, tienen sus casas agrupadas en torno a una iglesia que, en muchas ocasiones está sobre una colina. El terreno sigue siendo ganadero (mucho pasto y ganado bovino) pero hay una sorpresa, en las laderas de las colinas orientadas hacia el sur, las más soleadas, hace su aparición la vid.

La ruta del ferrocarril pasa por algunos núcleos importantes. Destaco dos. El primero es Naumburgo. Según he podido informarme después, el gran edificio con cuatro grandes torres que se divisa desde la estación de ferrocarril es su catedral, de estilo románico y con numerosas obras de arte en su interior. Creo que, en el futuro, merece una visita.

Otra ciudad es Weimar que dentro de dos días será una etapa en mi viaje, aunque mi destino no era tanto conocer la ciudad, sino sus alrededores. Desde la estación me llama la atención hacia el oeste una gran torre sobre una colina. Sin darme cuenta esa torre sería ese lugar de los alrededores a visitar: el campo de concentración de Buchenwad.

A la llegada a Erfurt encuentro el hotel en la misma estación. Pertenece a la cadena InterCity y como en Magdeburgo, con la estancia, está el Tagle-karte para usar el trasporte urbano de la ciudad.

A veces cuando planificas un viaje hay destinos que te sorprenden. A pesar de recopilar y contrastar informaciones, buscar esto y aquello, sólo esperas que la realidad se asemeje a las informaciones que ya tienes. Cuando esto no ocurre, esa parada en el viaje es una sorpresa, buena o mala, pero una sorpresa. Y eso ha sido lo que encontré en Erfurt.

No abundan las informaciones sobre la capital del Estado de Turingia. Las que existen, al menos las que he leído, o son antiguas, desfasadas o inexactas, o es parcial la visión de la ciudad. No es un destino turístico de primera o segunda categoría, al menos durante los meses estivales. Pero Erfurt merece una visita, por lo menos, durante dos días, y a la vez puede ser el punto de partida para destinos más turísticos cercanos como es el caso de Weimar, Gotha o Eisenach.

La ciudad es pequeña, al menos si abarcamos el centro histórico. En gran parte es peatonal debido, no a una prohibición de circular, sino por los escasos automóviles que la atraviesan. En el centro histórico varias líneas de tranvías lo atraviesan y todas ellas pasan por la que podríamos considerar centro cívico de la ciudad, Anger. Estas líneas de tranvía, en unas calles estrechas sin división en la calzada dan, a veces, más de una sorpresa al peatón, sobre todo junto al Ayuntamiento, en la Fichmarkt. Es, en definitiva una ciudad para pasear y admirar la magnifica colección de casas señoriales de los siglos XVI y XVII, cuando el comercio y, como luego señalaré, un colorante, dieron auge a esta zona.

Las casas bien restauradas y con una limpieza de manual están formadas, en su mayor parte, por el típico entramado de madera y encaladas con diversos colores. Para darle más prestancia se acompañan de un escudo o un motivo decorativo relacionado con oficio, actividad o la propia Historia. Para completar este panorama la mayor parte de las casas tienen “nombre y apellido” que, una vez traducido, te hacen preguntar o averiguar su origen. Y si no, ahí van algunas: “casa de la rueda dorada”, “Casa del siervo orgulloso”, “Casa de la Trenza dorada”, “Casa del Salto del Ciervo”, Casa del Lirio Alto”, Casa del Lirio Azul”, “Casa de la Cabeza de Moro”, y así un largo etcétera.

Por ello para conocer la ciudad lo mejor es perderse por su calles y callejas partiendo de dos puntos, la zona de Anger o la Plza de la Catedral (Dom Platz). Yo me hice, sobre un pequeño mapa, dos trayectos que los hice en un día, dejando un espacio, en medio para comer.

El primer trayecto desde la Plaza de la Estación hasta la plaza de la Catedral. Junto al hotel tome un tranvía (valen los números 3 y 4) hasta Anger En el trayecto me llamaron la atención algunas casas modernistas o historicistas de comienzos del siglo XX. La amplia plaza de Anger es el centro de la ciudad. Posee abundantes terrazas, restaurantes, muchas tiendas, un gran centro comercial, Correos, entre otras cosas y, en un lateral, la estatua de Martin Lutero que pasó en esta ciudad varios años. Ya a pié, desde Anger me dirijo a la Wenigemarkt, una pequeña plaza rodeada de casas de entramado donde, según me informa una de las guías que consulté, se cruzaban las rutas comerciales que iban hacia Rusia, el mar Báltico, el norte de Italia y el reino de Francia.. En uno de sus lados se encuentra una curiosa iglesia (Agidekirche) ya que está construida sobre el acceso a un no menos curioso puente.

Tomando el acceso, bajo la iglesia, se abre ante mi vista uno de los iconos de la ciudad de Erfurt, el Krämerbrücke o “Puente de los Mercaderes”. Es un puente ya que bajo el mismo está el río Gera. Pero es también una calle en la que las casas forman dos hileras, a ambos lados de la calzada dando el aspecto de una calle más. Las casas son del mismo estilo que el resto de la parte histórica de Erfurt y tienen en su interior talleres artesanos, alguna cafetería, un museo, etc.. Es un espacio para andar despacio viendo la amplia oferta de trabajos artesanales. Son pocos los ejemplos que me vienen a la memoria de esta especie de puente-calle original. Así sólo encuentro dos: el Ponte Veccio de Florencia, y el puente en la ciudad búlgara de Lovech.

Al otro lado de esta calle-puente se localiza la Benediktplatz, con inmuebles similares a los anteriores más la oficina de turismo. Han elaborado una pequeña publicación sobre Erfurt en varios idiomas, entre ellos el español, que lo venden por 1€. Está bastante bien para hacerse una idea de la historia de todos estos inmuebles con esos nombres tan sugerentes.

Desde aquí me dirijo a la cercana Fischmarkt donde se localizan los edificios más señoriales, donde el entramado de madera da paso a la piedra y a las fachadas con esculturas. Tiene también varias terrazas, lo que da una buena idea para sentarse y apreciar detenidamente algunos de estos edificios y también, como no, para ver el cruce de tranvías en una zona peatonal. Todas las fachadas llaman la atención, aunque a la hora de calificarlas me quedo con tres: la que tienen en sus fachadas las representación de los días de la semana, la que representa los cinco sentidos, y la que posee una representación de las virtudes cristianas. Realmente sugerentes todas ellas. Uno de los lados está ocupado por el ayuntamiento realizado en estilo neogótico.

Desde esta plaza siguiendo el trazado del tranvía se llega a la Domplatz o Plaza de la Catedral, otra de las imágenes impactantes de la ciudad de Erfurt. Dos de sus lados están ocupados por casas de entramado a cual más vistosa y original. En otro lado se sitúa el Palacio de Justicia y una ciudadela militar en la ladera de una colina. El cuarto lado, enfrente, está ocupado por una amplia escalinata que termina en dos edificios impresionantes cubiertos por torres. Son los correspondientes a la catedral y a la iglesia de San Severino. Ambos templos tienen en su interior numerosas obras de arte que merecen una visita reposada. La escalinata es aprovechada en verano para realizar representaciones de teatro y ópera (a finales de julio de 2007 se representaba una antología de fragmentos de ópera). Por la noche el marco era impresionante debido a la iluminación de los dos edificios religiosos y la escalinata.

A un lado de la colina donde se sitúan ambos edificios, están los restos de una fortaleza (Zitadelle Petersberg) y las ruinas de un edificio religioso. A pesar de la cuesta de acceso, merece la pena subir ya que las vistas que se obtienen son magníficas con la colina de la Catedral y la Iglesia de San Severino y la Domplatz como fondo. Desde esta misma plaza tomo un tranvía hasta Anger para comenzar, tras comer, en uno de los restaurantes de la plaza, el siguiente trayecto.


El segundo trayecto lo inicio en la misma plaza Anger tomando el tranvía 5 (dirección Zoopark) hacia la Johannestrasse. En esta calle, conforme nos alejamos de la zona Anger no abundan los edificios típicos de las otras áreas, pero a unos centenares de metros, a la derecha destaca uno. Aunque su nombre en alemán, “Zum Stockfisch” no nos puede decir mucho, la traducción es más que evocadora “casa del bacalao Seco”. Es inconfundible por los colores oscuros que resaltan las cenefas blanca y por su portada con los escudos y la cabeza en la clave del arco.

En su interior hay un interesante Museo de la Ciudad en la que se hace un recorrido por el desarrollo y las crisis por las que ha atravesado esta zona alemana. Me llama la atención el valor económico de un producto, el glasto. Se trata de una planta que, una vez seca y fermentada en orín, tras su reducción daba origen al colorante azul. Aquí estaba la clave del auge económico de siglos pasados en la ciudad de Erfurt. Posteriormente la introducción del índigo como colorante azul, hizo caer a esta zona en una profunda crisis. Buena parte de las grandes casas de entramado que en su interior contaban con grandes espacios servían para el secado y almacenamiento de este producto. Hoy son restaurantes, salas de fiestas o salas de cultura. Puede decirse que durante bastante tiempo gran parte de Europa se vistió del azul de Erfurt.

De nuevo en la calle Joannestrasse la continúo hasta una de las escasas torres de la muralla que se han conservado. Hacia la derecha se extiende la ciudad nueva, más allá de la avenida Yuri Gagarín (una de las permanencia del periodo comunista), hacia la izquierda por la Agustinestrasse se llega a un sencillo edificio gótico que contiene el convento de los agustinos (protestante) donde vivió y profesó Martín Lutero. La iglesia, es muy sencilla.

Continúo la calle hasta el río y desde aquí me dirijo, por su orilla hacia el Sur, llegando al “Krämerbrücke” o puente de los Mercaderes, pero ahora visto desde su exterior. Desde aquí la visión del mismo es magnífica ya que se observa la obra de ingeniería que supuso su construcción aprovechando un vado del río (parece ser que el nombre de Erfurt deriva de eso, de “vado”). Es la misma orilla se encuentra el restaurante “Haus zum altem Schwan” o “casa del Cisne Viejo”, un bello edificio con un hotel arriba y con un restaurante muy recomendable abajo.

Vuelvo sobre lo andado dejando a un lado una torre de iglesia, pero sin iglesia, cruzo el río por donde este se bifurca. Se trata de la zona de Veneding o Venecia, lugar donde abundaban los molinos que trabajaban los textiles en otros siglos. En la otra orilla se sitúa el barrio de Andreasviertel formado por innumerables casitas de 2 y tres plantas, diferentes entre sí, a cual mas bonita. Está en proceso de remodelación. Una de sus calles, Michaelistrasse tiene algunos restaurantes y cafeterías y bastante ambiente. Hay minúsculas terrazas que te invitan a sentarte a saborear una cerveza o simplemente a descansar por el escaso tráfico. Desde aquí es fácil llegar, de nuevo, a la Domplatz. En algunos de los accesos a esta última, junto al aparcamiento los semáforos mantienen uno de los famosos iconos de la antigua Alemania Oriental, el ampelman, esa figurita masculina de los semáforos. Pero en algún semáforo también está, la que podíamos llamar ampelwoman. Incluso, uno de ellos tiene la figura de la mujer con paraguas. Curiosamente cuando se encendió este último, comenzó a llover. En la misma Domplatz hay varias cafeterias que te invitan a permanecer un rato. Una recomendable, “Vamos” está la cubierta de azulejos en un interior.

Desde la misma plaza tomo la Markstrasse hasta la enorme iglesia (Allerheiligenkirche) que se encuentra enfrente. Una de las calles que confluyen aquí viene de la plaza donde se sitúa el ayuntamiento y que recorrí anteriormente. La calle de la derecha, la Grosse Arache tiene bellas casas de entramado como la que encontramos en una segunda bifurcación la “Haus zum Sonneborn” o Casa de la Fuente del Sol con un bello portal, y a su lado un alegre patio con una fuente alusiva a los cuentos infantiles.

Volviendo a la iglesia tomamos la otra calle, a la izquierda que tiene su mismo nombre, y nos encontramos con una excelente colección de casas de entramado, de grandes dimensiones (muchas eran almacenes de glasto) que se extienden también por las callejas que confluyen en la misma calle. Al final de la calle se encuentran los restos de la que en otros siglos fue la Universidad de Erfurt donde estudió Lutero. Desde aquí hacia la derecha se vuelve a la Beneditplatz.

En lo que queda de tarde aprovecho la tegelkarte para conocer lo que hay más allá del casco histórico. El tranvía 3 (dirección Europlatz) tras abandonar la zona histórica se adentra en barriadas y en la zona universitaria.. El tranvía 4 (dirección Windersleben) lleva a la zona más moderna ya que aquí está instalado un centro de congresos. Después, antes de volver al hotel ceno, con vistas al Puente de los Mercaderes, y tras tomar una copa (son famosos en esta zona los aguardientes) en la Domplatz me encamino a la estación a planificar el viaje del día siguiente.

Tengo para el día siguiente reservado en Dresde hotel, pero viendo el recorrido intentaré, con la eficiente ayuda de los ferrocarriles alemanes hacer dos paradas en dos lugares muy especiales. Pero eso, en el próximo capítulo.

Volver arriba

Compartir:
Ver más diarios de Antoni54 Ver más diarios de Alemania Etapa anterior Etapa anteriorEtapa siguiente Etapa siguiente



VOTACIONES A LA ETAPA
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 15 3
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar esta etapa debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 55 Visitas mes actual: 36 Total visitas: 7281

  Últimos comentarios al diario:  Viaje por Sajonia y Turingia
Total comentarios 11  Visualizar todos los comentarios

Gulpiyuri  Gulpiyuri  12/02/2012 20:07   
Más que un diario es un curso intensivo de arte, historia, comunicaciones, etc.Muchas gracias, lo guardo en favoritos.
Has tenido suerte con la alemana en la estación y que no te pidieran los billetes, cachisss con los idiomas, te defiendes divinamente.

Becajo  becajo  18/05/2012 14:51   
Estupendo diario, antoni, para leerlo del tirón y degustando cada palabra.
Un problema le veo, que dan ganas de verlo todo, y creo que no me "cabe" Muy feliz
Gracias

Ilota  ilota  27/09/2012 10:24   
Fantástico antoni, lo he encontrado mirando cosillas de Turingia para un futuro y me ha parecido genial. Documentado, con muchísima info útil. Enhorabuena y mis estrellas. Saludos.

Marimerpa  marimerpa  03/04/2013 16:59   
Antoni, muchas gracias por tu diario, que me está siendo muy, pero que muy útil. Ya es la segunda vez que lo leo, y seguro que habrá al menos una tercera. Contiene mucha información útil sobre una zona sobre la que no hay mucho en el foro, y de la que te considero un experto. Estrellas y muchas gracias, ya no solo por el diario sino por tu ayuda en el foro. Saludos

Eleo38  eleo38  18/01/2016 18:56
Comentario sobre la etapa: 5ª etapa: DRESDE
Antoni, muy bueno tu diario. Estoy empezando a planificar mi viaje a Alemania y tu diario me ha dado buenos datos. Saludos

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN LA ETAPA

Registrate AQUÍ
Volver arriba


Foros de Viajes
Pais Tema: Viaje por Alemania: Consejos
Foro Alemania, Austria, Suiza Foro Alemania, Austria, Suiza: Viajes por Europa Central: Alemania, Austria, Suiza... Consejos e información sobre Viena, Munich, Berlin, Alpes, Tirol.
Ultimos 5 Mensajes de 1472
679001 Lecturas
AutorMensaje
luchino
Luchino
Indiana Jones
Indiana Jones
May 21, 2006
Mensajes: 3206

Fecha: Sab Nov 16, 2019 11:34 am    Título: Re: Viaje por Alemania: Consejos

5 dias para Berlin está bien, tiene mucho que ver. Puedes ir a Postdam, con un bonito palacio y jardines, en tren una media hora o menos.

6 dias para Munich son demasiados, pero hay buenas excursiones, algo más alejadas: castillo de Neuschwanstein y Linderhoff, o bien ir hacia el Norte: Nuremberg o ya mas lejos Bamberg.
javiky13
Javiky13
Indiana Jones
Indiana Jones
Feb 27, 2012
Mensajes: 4050

Fecha: Dom Nov 17, 2019 09:45 pm    Título: Re: Viaje por Alemania: Consejos

Iria a Múnich por las excursiones, e incluso repartiría días entre Múnich y Nuremberg(en tren pueden ser desde 1:20 con los trenes rápidos, y caros, a 2:30 en los lentos y baratos), para hacer las excursiones. Berlin está bien, pero pueden ser demasiados días. Viajar a Potsdam como te dice luchino, es una opción, pero lo interesante de los palacios (para mi) son los jardines, que ahora en invierno están desangelados. En si, la ciudad es interesante: torres, barrio holandés, barrio ruso, ciudad del cine.... También depende del plan, si pensáis moveros en transporte público o como. El...  Leer más ...
Vanessa2014
Vanessa2014
New Traveller
New Traveller
Dic 06, 2019
Mensajes: 3

Fecha: Vie Dic 06, 2019 12:22 pm    Título: Re: Viaje por Alemania: Consejos

Hola todos
Estoy pensando en realizar un viaje del 29 de diciembre al 3 de enero a colonia ,Fránkfurt ,Heidelberg!!!
Alguien de vosotros me puede ayudar dándome información sobre el transporte público o alquiler de coche que es mejor en realidad?? En Frankfurt y todo zona azul a la hora de aparcar el coche??? No sé si es mejor moverme en transporte público o alquilar un coche y dejarlo a las afueras !!me podéis ayudar �� ����
javiky13
Javiky13
Indiana Jones
Indiana Jones
Feb 27, 2012
Mensajes: 4050

Fecha: Mar Dic 10, 2019 08:13 pm    Título: Re: Viaje por Alemania: Consejos

Normalmente te diría que el transporte público interesa, pero es que el corredor ferroviario (larga distancia) Dusseldorf-Frankfurt es el más caro con diferencia. De todas formas la opción de flixbus la tienes.
Aparcar por el centro de las ciudades suele ser de pago, y alquilar un coche para dejarlo a las afueras y luego pagar transporte público, pues mejor usar los transportes locales/regionales que esos no son caros
Vanessa2014
Vanessa2014
New Traveller
New Traveller
Dic 06, 2019
Mensajes: 3

Fecha: Mar Dic 10, 2019 08:44 pm    Título: Re: Viaje por Alemania: Consejos

Gracias
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ