Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


4 días completos en Bélgica -Diarios de Viajes de Belgica- Drako84z
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: 4 días completos en Bélgica  -  Localización:  Belgica  Belgica
Descripción: Viaje a última hora del sábado, pasando 4 días enteros en Bélgica, con noches en Bruselas, para irnos el jueves de mañana.
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:


Etapas 1 a 3,  total 6
 1  2  siguiente siguiente



Etapa: Preparativos, viaje y llegada  -  Localización:  Belgica Belgica
Fecha creación: 13/11/2015 17:35  
Compartir: 
Compartir:
Pues de buenas a primeras, 3 semanas antes de este viaje, me encontré de sopetón con que me tocaba la semana del 9 al 13 de noviembre de vacaciones. Tras hablar con mi mujer y cuadrar ella sus días, con apenas 10 días de margen nos lanzamos a planificar y atar un viaje.

La idea era ir y volver desde Zaragoza para aprovechar más el tiempo. Las opciones eran Londres y París (donde ella ya ha estado), Bruselas y Milán. La cosa quedaba entre ambas opciones, pero por fechas y horarios de los viajes la mejor opción fue la primera.

Tuvimos muy poco tiempo libre para planificar, así que más que nada me dediqué a buscar rutas hechas a las que añadir algún detalle más, y a seguir los consejos de una compañera y amiga que hacía poco más de un mes que había estado también allí (un día menos).

El alojamiento intenté buscarlo en los (famosos) apartamentos de La Masion de la Poupée, pero, tal y como imaginaba, con tan pocos días de antelación estaba ocupado, al menos el barato, así que tocó tirar de nuestro amigo Booking y caímos en el hotel Le Chantecler, un sencillo alojamiento (para dormir tampoco necesitábamos más) a buen precio (56 € noche) y muy cerca de todo lo importante, en la esquina de la rue de la Grande-Ile esquina con Riches Claires, lo que supone poco más de 5 minutos andando a la Grand Place o el Manneken Pis, y a cuatro pasos de la parada de metro de Bourse. Incluso nos vino bien para finalizar nuestras excursiones en tren en la estación Central y llegar andando al hotel en 10 minutos largos.
Aun así, la primera noche, del 7 al 8, la cogimos en el Ibis que está cerca del aeropuerto de Charleroi. Lo hicimos porque en todos lados el checkin lo marcaba como hora límite a las 22:00, y nuestro avión llegaba a las 21:30, con lo cual, fácil que pasáramos de las 23:00 a nuestra llegada al hotel de Bruselas. Seguramente, con haber escrito un mensaje al hotel, no hubiera pasado nada, pero por falta de tiempo al final no lo hice.

Y mi recomendación, visto lo visto, que seguro que merece más la pena ir directamente a Bruselas. Al salir del aeropuerto nos dimos cuenta de que la única opción para llegar al hotel era taxi si o si. 10 € para empezar el viaje. Lo bueno, que a la mañana siguiente, el hotel tiene pactadas tarifas de taxi de 8 €, y fuimos con otra pareja, con lo que el agujero fue más pequeño, solo 4 €.
Aparte de esto, compré los billetes del bus del aeropuerto a la estación de Bruselas, al sabido precio de 14 € viaje (56 en total pues).

En cuanto a la ruta, en principio me dejé aconsejar por mi compañera, que me dijo que dedicó día y medio a Bruselas, un día a Gante y Brujas, y un tercero a Luxemburgo. Preguntando por aquí por el foro ya me dijeron que era demasiado recorrido en muy poco tiempo, y un amigo igualmente me dijo que, por ejemplo en Brujas, merecía la pena gastar el día entero. A eso sumé que Luxemburgo nos suponía más de 60 € de viaje la primera vez que lo miré, y 100 € la última (mi compañera dice que en su caso fueron 10 €, cogido con mucha antelación).

En definitiva, que mi idea de ruta quedó planificada en dos días para Bruselas, uno para Brujas y otro para Gante. Y, por si acaso, me imprimí también plnanings de Amberes y Lovaina a última hora, por si acaso.
Y menos mal, porque fui día a día y la ruta quedó como se ve en las etapas.

Total, que el sábado 7 empezaba nuestro viaje, a las 19:30 saliendo del aeropuerto de Zaragoza.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Preparativos, viaje y llegada




Etapa: Día 1: Bruselas  -  Localización:  Belgica Belgica
Fecha creación: 13/11/2015 17:43  
Compartir: 
Compartir:
Como decía antes, nos levantamos en nuestro zulo del Ibis junto (bueno, “junto”) al aeropuerto de Carleroi poco antes de las 8 de la mañana.

El hotel, curioso, solo vimos la habitación, que se componía de una cama de matrimonio con una litera arriba, un colgador con 4 perchas, media mesa (porque era triangular, más que nada), una tv, un lavabo, 1 metro cuadrado con puerta donde estaba el WC y otro cubículo que era la ducha. Aprovechamiento del espacio 100%. Las paredes, papel de fumar, pero por suerte éramos los últimos y no había habitación a un lado, y al otro estaba vacía. Por poco más de 40€ la noche, nada que objetar.

Pues eso, nos levantamos poco antes de las 8, para coger, según habíamos quedado, taxi a las 8:30. Bajamos con 15 minutos de antelación y justo llegaba el taxi y la otra pareja estaba esperando, así que pronto nos fuimos de vuelta al aeropuerto a por el shuttle a Bruselas. Pensaba que llegaríamos al de las 8:30, pero un problema de atasco al pasar las barreras de entrada al aeropuerto (un taxista al que no le iba la tarjeta) hizo que se nos escapara en las narices, así que cogimos el siguiente, el de las 9.

Lo primero era ir al hotel a dejar las maletas. Después de dar una (demasiado larga) vuelta a la estación al fin encontramos la entrada al metro. Como preguntando se llega a todas partes, eso hicimos, y nos dijo un amable caballero que en una parada estábamos en la Grand Place (y por tanto, en nuestra parada). Error, mejor cerciorarse mirando el plano del metro, cosa que hicimos al bajarnos en Lemonnier y ver que la nuestra debía ser Bourse (la Bolsa). Después de unas vueltas por la zona, tuvimos que preguntar por el lugar exacto del cruce de calles donde debía estar nuestro hotel y, casualmente, topamos con una española que nos guió perfectamente.

Como eran las 10:30 más o menos, aun no podíamos entrar en la habitación, así que dejamos las maletas en recepción (mejor, menos pérdida de tiempo) donde nos dieron un plano de la ciudad (la mujer, una amable europea del este que además hablaba español) y ya nos lanzamos a patear la ciudad.

Primer objetivo: La Grand Place. Fuimos hasta el edificio de la Bolsa y nos entretuvimos por allí entre el propio edificio, la iglesia de San Nicolás y su curioso lateral con varias tiendas pegadas (esto me llamó bastante la atención, la verdad), y los primeros escaparates con el chocolate y cerveza llamándonos…


Y en esto llegamos a la Grand Place. Poco que comentar cuando es un lugar tan conocido sobre el que está todo dicho. A pesar de salirnos un día gris, completamente gris, no desmerecía para nada lo que teníamos delante. Una encantadora plaza a la que solo le faltaba el manto de flores que por las fechas a nosotros no nos tocaba ver. Lo mejor es dar la vuelta completa a la plaza, y más si, como nosotros tienes una guía donde te indica qué es cada edificio de los que te vas encontrando. Las primeras fachadas según entramos en la plaza a la izquierda, al lado de la Casa del Rey estaban tapiados por andamios (algo que nos encontramos por toda la ciudad… y todo el país, la verdad).

La siguiente parada iba a ser el Zinneke Pis. Mi compañera dijo que cuando estuvo ella lo habían robado y no pudo verlo pero, ¡suerte! nosotros allí encontramos al perro con la pata en alto. Bueno, una curiosidad, sin más historia… Allí nos llamó la atención un mosaico en la pared del videojuego Space Invader, algo que volvimos a volver a ver en otras esquinas de la ciudad, junto con todo tipo de grafitis curiosos (aparte de, evidentemente, todos los murales de cómic repartidos por la ciudad).

Y de aquí al siguiente punto, el Manneken Pis. Lógicamente me di cuenta de la vuelta tonta que estaba dando al pasar por la puerta del hotel de nuevo. Obviando eso, una interesante ruta por la rue du Lombard (tardé 3 días en darme cuenta de es la zona de ambiente) hasta el pequeño niño meón. En este caso estaba vestido (y me enteré de qué, pero no lo recuerdo) y aprovechamos para desayunar un gofre con chocolate en uno de los muchos sitios de la zona, entre la gran afluencia de gente. Uno de esos lugares por los que hay que pasar en una visita a la ciudad. Poco más.


Hacia el siguiente punto de nuestro recorrido íbamos a seguir por la rue de l’Etuve, pero estaba cortada, así que subimos por Chene y giramos a la izquierda y topamos imprevistamente con los restos de la antigua muralla de la ciudad (Tour de Villiers).

Y ese siguiente punto era la iglesia de Notre Dame de la Chapelle que, por desgracia, tenía muchas zonas tapadas en su interior por restauración (otra cosa demasiado común en este viaje).

Bajamos toda la rue Blaes, un paseo que está bastante bien para ver las tiendas de la zona, con antigüedades, menaje curioso… hasta llegar al Bulevar, donde vimos por fuera la Porte de Hal y descansamos un poco las piernas en el parque de al lado. A mitad de bajada por la rue Blaes encontramos una plaza llena de puestos de mercadillo, supongo que por ser domingo.

De allí vuelta hacia la zona más central, en este caso por la rue Haute hasta la plaza que hay delante del ascensor que sube al palacio de Justicia, que era nuestro siguiente punto en el recorrido. Desde arriba, lo mejor las vistas, y no precisamente del palacio, porque de nuevo estábamos ante un edificio cubierto por los andamos. Según he leído, lleva un par de décadas así, y sin previsión de restauración, así que los próximos viajeros no verán una imagen muy diferente. Lo dicho, lo mejor las vistas desde la barandilla de la plaza Poelaert, desde donde se ven algunos de los edificios más altos. Se distingue la Grand Place y al fondo fondo, por fin vemos por primera vez (para nosotros) el Atomium a lo lejos.


Seguimos por la ruta de la Regence hasta la plaza de Petit Sablon, un parquecillo muy bien cuidado con una fuente donde tampoco está nada mal parar a descansar las piernas, y desde donde se ve, en la esquina de enfrente, la inglesia de Notre Dame du Sablon que si por fuera merece la pena, por dentro no desmerece. Destacan los inmensos ventanales y en ella vemos (por fin, un edificio sin andamios por fuera ni restauración por dentro) algunos elementos que nos gustaron bastante, concretamente el púlpito nos pareció espectacular (en otros templos, posteriormente, también vimos que es algo generalizado, aunque no tan imponentes como este). Otra cosa que nos gustó (para poco entendidos en arte como nosotros) fueron las decoraciones de muchas capillas, primero en esta iglesia y luego en otras, con figuras de mármol blanco con el fondo negro.


Nuestro siguiente objetivo era el Palacio Real, pero nos quedamos en la plaza y el museo para bajar hacia los jardines del Monte de las Artes. En esta calle se ve también algún edificio curioso, como el Museo de Instrumentos Musicales, aunque el que me pareció espectacular es el que hace esquina en la curva de bajada, y una fuente con una figura que es una veleta…


Justo antes de bajar las escaleras, maravillosas vistas de los jardines y al fondo, siempre como la estrella polar en nuestro camino, la Grand Place.

Como era ya (bastante) tarde, hicimos un alto a comer en la rue de la Infanta Isabel (menos mal que nuestro desayuno, el gofre frente al Manneken Pis, fue tardío). Nuestro primer cono de patatas, junto con una hamburguesa y una Jupiler, también nuestra primera cerveza belga (afortunadamente, la primera, porque después llegó la cerveza de verdad…).

Tras comer en un visto y no visto, vía plaza de España, subida a la parte central del parque de Bruselas a reposar la comida frente al quiosco de música, donde nos entretuvo un rato una sesión de fotos que estaban haciendo a una modelo.

Una vez descansados, nos dirigimos a la catedral y, tras la visita de rigor, bajamos hasta las galerías Saint Hubert, para una primera vista rápida (frenando los vicios) y salir por la galería de la princesa hacia el último punto del día, la Jeanneke Pis (bueno, aquí lo importante era localizar el Delirium para centrarnos por la noche. No está mal el callejeo por esta zona con todos los toldos de los locales de comida y sus terrazas cerrando las calles y los camareros hablando a todo el mundo directamente en su idioma (menudo radar tienen para saber de dónde eres).

Este ya era buen momento para volver al hotel a descansar una horita antes de salir a cenar y probar la verdadera cerveza belga, previo paso por el Carrefour Express para una buena provisión de agua. Así que checkin en el hotel, a tirarse en la cama y listos para salir de nuevo.

Como habíamos desayunado tarde y comido tarde, no estábamos muy hambrientos, así que fuimos hasta la Grand Place, callejeando por Lombard y adyacentes, y pudimos apreciar una de las imágenes que más nos gustó de la ciudad: Esta plaza iluminada de noche. De nuevo fotos de rigor como buenos turistas (un par más entre los cientos que invadían la plaza) y a probar las delicias del Delirium.


Fuimos directos a la parte de abajo y nos echamos un par de cervezas: Delirium Tremens y Gauloise, y en cuanto quedaron un par de taburetes libres junto a un barril, otra ronda, Delirium Nocturnum y Delirium Red (sí, qué poco originales en la elección de marcas) y una ración de gouda con mostaza y pimienta (gran invento y descubrimiento). Una vez acabado, tocaba volver al hotel y como la antena de la tv no funcionaba (ni ganas) puse el disco duro (suerte de tv con USB) y a dormir con una película. No sé ni si eran las 11 de la noche cuando caímos derrotados…
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Día 1: Bruselas




Etapa: Día 2: Brujas, y el Atomium  -  Localización:  Belgica Belgica
Fecha creación: 13/11/2015 20:28  
Compartir: 
Compartir:
Segundo día completo, amaneciendo a las 8 de la mañana según el despertador, aunque realmente llevábamos un rato despiertos, ya eran demasiadas horas… Ducha rápida, a acicalarse y a salir por la puerta en menos que canta un gallo. Destino del día: Brujas.

Vamos hacia la entrada del metro en Bourse, pero antes mi mujer jamás perdona el desayuno, así que café + croissant en el Exki de delante de la bajada al metro por 2 € y en marcha a la estación de Midi. Toda la semana (excepto el último día) encontramos en esta estación las puertas abiertas.

Una vez llegados a la estación, a comprar Rail Pass para 10 viajes, con su correspondiente desembolso de 76 €. Creo que con un poco más de picardía hubiéramos sacado el Go Pass, porque el hombre de la ventanilla, que hablaba castellano mejor que muchos por aquí, nos dice: ¿pero no tenéis menos de 26? Pero bueno, qué se le va a hacer…

Y Rail Pass en mano, a rellenarlo y subir en el tren a Brujas y disfrutar del maravilloso transporte ferroviario de este país. Así da gusto. Y en una hora nos plantamos en Brujas, temprano aun, alrededor de las 10. De nuevo día gris, pero que poco a poco se va abriendo y en dos horas sale el sol e incluso se despeja casi por completo.

Había leído (y mi compañera me había dicho) que Brujas es un reguero de turistas, donde se hace hasta difícil ponerte a sacar una foto decente. Quizá por ser lunes tuvimos suerte, pero no había exceso de gente, quizá hacia mediodía se empezó a ver más, pero nada agobiante.

Lo primero que íbamos a ver era el Minnewater, para lo cual fuimos hasta la torre de la Anunciación y cruzamos el puente. Ya aquí nos dimos cuenta de que nos iba a gustar esta ciudad. Mucho verde, mucha agua, y los pocos edificios que veíamos a lo lejos, con encanto. Rodeamos todo el parque (que parece un bosque) y cruzamos el siguiente puente a la inversa, donde siguió encantándonos lo que veíamos.


En este punto cruzamos una puerta para llegar al beaterio. Este lugar me lo recomendó mucho mi compañera y la verdad es que es bonito, con la iglesia a un lado y el resto las casitas blancas rodeando el jardín central. Transmite todo mucha paz y tranquilidad.


A la salida se cruza el puente sobre el lago repleto de cisnes, en otra bonita imagen de esta ciudad. Ya vemos que nos acercamos a la zona más turística, porque hay varios carros con caballos y empezamos a ver tiendas de recuerdos y restaurantes. Aquí merece la pena callejear y disfrutar de cada lugar, no hay duda de que es una ciudad con un encanto especial.

Seguimos en dirección hacia el centro y damos con una plaza donde tenemos a un lado la iglesia de Nuestra Señora de Brujas y al otro, el hospital de San Juan. Empezamos por el segundo, merece la pena hasta pasear por su zona de patios o jardines interiores, y salimos por el otro extremo, y de ahí vuelta hacia la iglesia.

La iglesia impresiona por las dimensiones de su torre que, según leí, es la construcción de ladrillo más grande del mundo tras la torre Chrysler, son sus 123 metros. Entramos dentro, se supone de pago, pero no nos dicen nada… imaginamos que porque (otra vez) damos con una iglesia con mucha restauración en marcha y apenas se ve nada… Así que salimos y vamos a rodear la iglesia por la derecha hasta la siguiente zona.

Y esta siguiente zona es uno de los lugares más conocidos de la ciudad, pero no por eso deja de ser sorprendente. Cuando llegamos había mucha gente, pero en cuestión de dos minutos se fue todo el mundo y estuvimos un rato solo para disfrutar del lugar ya hacer todas las fotos que quisimos. Una imagen preciosa con el puente Bonifacio, el canal, el parquecillo, y los edificios adyacentes, entre ellos el palacio Gruuthuse, con las ventanas góticas más pequeñas del mundo… Solo se afea al mirar hacia atrás, donde el edificio del museo está repleto de andamios. En seguida aparece más gente, ya toca abandonar el lugar.


Y siguiendo adelante, cruzando el puente y el parque que hay al otro lado(ya con día radiante), otra de las zonas más conocidas de la ciudad, la calle Djiver y la zona del muelle. De toda esta zona se encuentran miles de fotos por todos lados y, como con el punto anterior, no desmerece nada cuando lo ves en persona. Aquí tocaba momento turista total y coger un viaje en barca por los canales.


8 € por cabeza es caro, pero bueno, ya sabes lo que toca en estos casos… Así que nada, a relajarse, a disfrutar del paseo (a sufrir por el airecillo cortante en mi caso, menos mal que había sol), a hacer un montón de fotos y a escuchar al guía que lo comenta todo en inglés y francés. Todo el paseo merece la pena, ver de nuevo la grandiosidad de la torre de la inglesia de Nuestra Señora, también la de la torre Belfort, volver a pasar por los lugares más destacados, entre ellos la zona de detrás de la iglesia bajo el puente Bonifacio y llegar hasta el Minnewater. Media hora en la que, además, descansas las piernas.

Nos habíamos fijado en que enfrente del muelle hay una terraza con buena pinta, así que fuimos al puente y entramos. Sitio conocido por lo visto, The Beer Wall, y la verdad es que está muy bien. Cogimos un par de cervezas (que ni recuerdo) y a sentarnos frente al agua con el sol en lo alto. Así da gusto…


A la salida recorrimos la calle arriba y abajo, y nos planteamos entrar al Museo de la Tortura, pero teníamos más hambre que otra cosa, así que seguimos nuestro camino hacia la plaza del mercado del Pescado donde comimos en un garito en una de las esquinas, sin nada destacable (ni siquiera elegimos buena cerveza, la verdad).

Para bajar un poco la comida, callejeamos junto al canal y cruzamos al otro lado para dirigirnos finalmente hacia la plaza de Burg, otra plaza con encanto, donde está el ayuntamiento… y una de las cosas que más curiosas me han resultado: La iglesia de la Santa Sangre, en una de las esquinas de la plaza. Tiene dos puertas, primero entramos en la de la izquierda, que es una capilla dentro de lo habitual. Pero después vas a la puerta de la derecha, subes unas escaleras y arriba hay otra capilla que nada tiene que ver con la anterior. Sorprendente, muy sorprendente, completamente decorada, con mucho colorido y mucha luz proveniente de las vidrieras, y en uno de los laterales… la reliquia, bien custodiada. De esta iglesia me ha llamado la atención todo, hasta la fachada exterior.

Y de la plaza Burg a la Grote Markt, un paso, donde domina la torre Belfort. Y aunque suene repetitivo, otra plaza con encanto. Aquí nos estuvimos pensando si subir a la torre para las vistas y al final decidimos que no.


De aquí ya salíamos en dirección a nuestro último destino, que iba a ser la catedral. La ruta estaba clara, Streenstraat hasta llegar a ella… Todo un acierto para mi mujer, ya que esta calle le encantó (no tanto los precios de alguna de las tiendas, por comparación con lo visto en España). Tras recorrerla en un tiempo mayor del previsto, llegamos a la catedral.

Desde allí salimos hasta Het Zang para ir hasta la estación y coger el tren de vuelta a Bruselas, pasando junto al Concertgebouw, un edificio ¿feo? dentro de la estética más clásica del centro de la ciudad… Cuanto menos, un llamativo gran faro naranja delante de una amplia explanada… Bueno, a todo esto, llegamos a la estación y en nada, tren rumbo a Bruselas.

Pero el día aun no había acabado, pensábamos que una hora de viaje sentados nos daría vida, así que nos montamos en ella línea 3 del metro nada más llegar a la estación de Midi, y rumbo a la última explanada para ver la noche sobre el Atomium (o al revés). Mucha gente haciéndose fotos, y nosotros no íbamos a ser menos, así que esperamos pacientemente, hicimos el autoreportaje de rigor, y cuando ya el frío se apoderaba de nosotros, nos fuimos a por la Línea 7 (que nos pillaba más cerca) para luego hacer transbordo a la 3.


Y sobre la marcha decidimos, ¿y si nos vamos a otro de los bares típicos a por una cerveza? Pues si, a la Muerte Súbita. Así que bajamos una parada antes de lo habitual, en De Beouckere y nos dirigimos allí. El sitio nos gustó menos de lo que pensábamos, la cerveza Mort Subite nos gustó menos de lo esperado, y además el bofetón en el precio fue interesante.


Ya era muy tarde y llevábamos mucho tute en el cuerpo, así que volvimos directamente al hotel, previo paso por el Carrefour Express a por un par de sándwiches, y a cenar ligero y dormir pronto.
Fin al segundo día completo, el más cansado de todos.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Día 2: Brujas, y el Atomium



Etapas 1 a 3,  total 6
 1  2  siguiente siguiente



Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 15 3
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 129 Visitas mes actual: 65 Total visitas: 5582

  Últimos comentarios al diario  4 días completos en Bélgica
Total comentarios 1  Visualizar todos los comentarios

Marimerpa  marimerpa  16/11/2015 20:28   
Bonito diario, y que me trae muy buenos recuerdos. Un viaje que me gustó mucho, aunque tuve bastante peor tiempo que tú. Y a mi me pasó al revés, guardo mejor recuerdo de Gante que de Brujas, pero es que en la percepción de una ciudad influyen muchas cosas. Saludos y 5 estrellas.

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

Foros de Viajes
Pais Tema: Viaje a Bélgica - Consejos
Foro Holanda, Bélgica y Luxemburgo Foro Holanda, Bélgica y Luxemburgo: Foro de Holanda, Bélgica y Luxemburgo. Amsterdam, Bruselas, Brujas, Gante, Flandes y Valonia.
Ultimos 5 Mensajes de 1851
844758 Lecturas
AutorMensaje
xansolo
Xansolo
Indiana Jones
Indiana Jones
Sep 25, 2014
Mensajes: 4915

Fecha: Sab Jul 06, 2019 04:37 pm    Título: Re: Viaje a Bélgica - Consejos

Opino como todos: llegada, dormir Bruselas Bruselas, Bruselas Bruselas-Brujas (dormiría en Brujas) Brujas-Gante (dormiría en Gante... Brujas y Gante son muy espectaculares de noche) Gante-Bruselas-Bruselas Bruselas-Amberes (Bruselas) Bruselas: Lovaina y Malinas (Bruselas) Bruselas, Bruselas Regreso Lo de dormir en Brujas o Gante es una sugerencia mía, mucha gente opina que es mejor volver a dormir siempre a Bruselas (porque está cerca y por no mover las maletas) De este itinerario, dices que tienes 2 días más? o un día más solo? Lo que te puse es lo que te sugieren los...  Leer más ...
espolonista
Espolonista
Super Expert
Super Expert
Abr 29, 2014
Mensajes: 832

Fecha: Sab Jul 06, 2019 08:28 pm    Título: Re: Viaje a Bélgica - Consejos

Coincido con los compis, yo te recomendaría en esa fecha visitar la costa y recorrer al menos desde Knokke hasta Oostende en el Kusttram

Otra opción es adentrarte también en Valonia o si te gusta la historia, entrar un poco a visitar sitios de las guerras mundiales
angel-ito
Angel-ito
Dr. Livingstone
Dr. Livingstone
Nov 06, 2007
Mensajes: 8117

Fecha: Mie Jul 10, 2019 06:07 pm    Título: Re: Viaje a Bélgica - Consejos

gasolines Escribio:
Yo tambien quitaria un dia a Bruselas y uniria Malinas con Lovaina. Esos dos dias que ganas podias invertirlos en ver cosas de Valoina (Dinant, Namur,...)


Saludos

Aplauso Aplauso

Esa gran desconocida.

Angel
Olgalm28
Olgalm28
New Traveller
New Traveller
Jun 06, 2019
Mensajes: 4

Fecha: Dom Jul 28, 2019 08:15 pm    Título: Re: Viaje a Bélgica - Consejos

Espolonista he estado buscando info de la costa belga y está complicada la cosa. Más o menos tengo cosas que ver de cada sitio, pero lo mismo me acerco a alguna ofi de turismo. Si no, pues a la aventura Muy feliz Viajo la semana que viene, así que comento un par de eventos por si a alguien le puede interesar. Viajo a Bélgica y Holanda así que os digo de ambos: - El primer fin de semana de agosto es el orgullo gay en Amsterdam, principalmente el día fuerte es el sábado 3. - En Haarlem, cerca de Amsterdam, hay un evento en el que en ponen varios puestos de comida en una de las plazas. Creo...  Leer más ...
malik
Malik
Dr. Livingstone
Dr. Livingstone
Sep 15, 2009
Mensajes: 7467

Fecha: Dom Ago 04, 2019 11:27 pm    Título: Re: Viaje a Bélgica - Consejos

gasolines Escribio:
Yo tambien quitaria un dia a Bruselas y uniria Malinas con Lovaina. Esos dos dias que ganas podias invertirlos en ver cosas de Valoina (Dinant, Namur,...)


Saludos

+1
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ







All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad