Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


en SOLITARIO por Rumanía, Hungría, Eslovaquia & Chequia -Diarios de Viajes de Europa Este- Kotis
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: en SOLITARIO por Rumanía, Hungría, Eslovaquia & Chequia  -  Localización:  Europa Este  Europa Este
Descripción: Viaje de verano 2014 por algunos países del Este europeo que aún no he visitado
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:


Etapas 1 a 3,  total 42
 1  2  3  ..  14  siguiente siguiente



Etapa: RUMANÍA: MAPA DEL PLAN DE VIAJE  -  Localización:  Rumania Rumania
Fecha creación: 02/07/2014 13:19  
Compartir: 
Compartir:
Bueno, pues esta noche comienzo mi viaje de verano. Espero estar fuera unas cinco semanas. Igual que hace dos veranos, voy a continuar con mi ruta de países de lo que se llamaba antiguamente órbita soviética. En este caso visitaré Rumanía, Hungría, Eslovaquia y Chequia. Es posible que altere la ruta planificada en función de las emociones que me invadan a lo largo del viaje. Como siempre, intentaré ir relatándolo en directo.

El mapa de la ruta de Rumanía es el siguiente:

Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: RUMANÍA: MAPA DEL PLAN DE VIAJE



Etapa: Bucarest  -  Localización:  Rumania Rumania
Fecha creación: 03/07/2014 07:30  
Compartir: 
Compartir:
Pues ya he llegado a Bucarest. El avión de vueling lleno hasta la bandera. Como ya les conozco había reservado un asiento en la salida de emergencia (14€), pues el tiempo de vuelo era superior a las tres horas y no soy liliputiense (sitio donde los de vueling seleccionan a la muestra para probar la comodidad de los asientos).

El vuelo no se me ha hecho muy largo, si bien al principio ha sido un poco esperpéntico. Estaba lleno de rumanos (lógico). Pero en el asiento de atrás había una chica euskalduna (de la euskadi profunda) que no callaba. Estaba dándole la chapa a una pobre rumana a voz en grito. Jodé, que al de un rato le empieza a enseñar algunas expresiones en euskera (durante diez minutos por lo menos). Menos mal que después se puede encender ya el reproductor de música y me he puesto a Cindy Louper (hacía casi 20 años que no escuchaba nada de esta cantante). Ha conseguido que me olvide de la petarda de atrás.

Tanto la salida como la llegada ha sido puntual (quién va a volar de madrugada!). Una vez en Otopeni, han transcurrido 30 minutos hasta que he llegado a la zona de salidas: esperando en el avión a que vengan un par de autobuses, recorrido en autobús, control de pasaporte, caminata larguísima hasta el final…

A mí tampoco es que me haya importado mucho, pues iba a coger el autobús 780 para ir a Gare du Nord, y empezaba a las 5:30. El tren (mediante lanzadera previa) sale desde las 6:00. Hay otro bus 783 que sí circula por la noche, pero deja en el centro de la ciudad y yo tengo el hostel al lado de la estación de trenes. El precio del trayecto ha sido de 7’00 lei (supuestamente vale para dos viajes o dos personas, no lo entiendo muy bien). A eso hay que sumarle 1'40 por la tarjeta sin contacto. No sirve para el metro, una pena

Respecto al cambio lei-Euro, en el aeropuerto (junto al control de pasaporte) hay una casa de cambio: 4’10 lei por euro. Sólo he cambiado 20 euros, pues esperaré a cambiar en la ciudad con mejor ratio, para los diez días que estaré en Rumanía.

Me toca esperar una hora y media en el aeropuerto. He buscado en varias salas los típicos asientos corridos para tumbarme, pero aquí todos están separados con reposabrazos, así que nada de tumbarse. Como no hay wifi, he recurrido a unos podcast, bajados la tarde de ayer, de la cadena ser relacionados con bandas sonoras y películas en general (precavido que es uno).

En Bucarest sólo voy a estar el día de hoy. De hecho podía haber prescindido del albergue, dejando en las taquillas de la estación de tren la mochila. Sin embargo, aunque no hago noche en Bucarest, he reservado una noche en un hostel cercano a la estación de trenes principal de la capital.

Quienes me habéis leído otros diarios ya sabéis que soy muy cuidadoso con el presupuesto (vamos que soy un rata). Sin embargo, me estoy dando cuenta que los albergues en Rumanía son extremadamente baratos. En este caso, por 11 euros tengo el albergue, incluido el desayuno. Jodé, me merece la pena teniendo en cuenta que me incluye el desayuno (que me van a dar aunque no duerma), wifi, posibilidad de ducharme, descansar en la habitación, dejar la mochila,… y además me dejan entrar a partir de las 7:00 a.m.

Bueno, pues ya lo he encontrado. Está enfrente de una de las entradas a Gara de Nord. Genial. No serán más de 2 minutos andando. He aprovechado en la estación para comprar un pase de metro de uso diario sin límite por 6 lei (menos de 1’5€)

Se llama Villa 11. Es cochambroso. Si la palabra no existe, me la invento. Tiene tres plantas, unas 30 camas distribuidas en 8 habitaciones y un solo inquilino… yo. ¿Que cómo sé la distribución del hostel? Porque me han abierto y como allí no había nadie he empezado a mirar si encontraba algo parecido a una recepción. He recorrido todo el edificio y ni un alma. Jodé, ¿quién me ha abierto? Cuando bajo otra vez para tocar el timbre exterior me encuentro un viejo con coleta hecha a partir de no más de 5 pelos, una barba que le llega al estómago… no creo que pese ni cincuenta kilos mojado. Hostia. Vaya susto me ha dado.

Total, que le pago en efectivo (de momento no he encontrado nada que acepten tarjeta) y me alojo en la habitación más próxima a la puerta. Como el desayuno es a las 9:00 me quedo descansando un poco, señalizando en un mapa de Bucarest aquello que tengo intención de visitar.

El día se ha levantado bochornoso y tocará sudar. Por si acaso, me he duchado antes de desayunar. Ah, se me había olvidado poner alguna foto:



El desayuno ha sido realmente mejor de lo que me esperaba. Me han ofrecido a elegir entre tortilla y tortitas. He optado por lo segundo y me han puesto unas quince tortitas cojonudas con mermelada de frambuesa o algo así. La leche, me he puesto las botas (por lo menos habré comido seis o siete). También había queso (no como) y fruta. Además de café del típico de los balcanes. Como ya me conozco la trampas (dejar los posos abajo, sin revolver y, evidentemente, no terminarlo), pues ni tan mal.

ya habiendo desayunado toca empezar a patearse la ciudad. Es realmente extensa, si bien el servicio de metro es bastante eficiente. El primer destino ha sido en el norte de ciudad, el "museo del aldeano rumano"- Para llegar hay que bajarse en la plaza Victoria, una explanada enorme (los rumanos tienen una concepción de lo que es enorme mucho mayor que la nuestra), por la que sólo atraviesan coches en todos los sentidos. Además está rodeada por horrendos edificios de cemento. El estereotipo hecho realidad.

El edificio que alberga al museo es relativamente bonito (histórico) por fuera, pero la exposición se hace incomprensible para los que no hablamos rumano. La entrada cuesta sólo 8 leis, pero no creo que merezca la pena, salvo que quieras ir al baño o refrescarte (o domines rumano).


En muchas partes de Bucarest te encuentras con avenidas enormes (en el sentido rumano del término). En este caso, a la salida del museo me he encaminado (andando, claro: en-caminando Riendo ) hacia el arco de triunfo. Está a unos quince minutos a través de una senda frondosa.


Una vez he llegado he descubierto que estaba en obras. Desde lejos no se distinguía entre el panel publicitario y el verdadero.

En la zona hay edificios bonitos:



Por la zona norte se encuentra también la casita que los Ceaucescu tenían en la ciudad. A fecha de hoy está entre la embajada de Siria y un terreno de Kuwait

Después del fracaso hasta la fecha, me decido ir hacia el sur de la ciudad. A ver el símbolo de la misma: el mastodóntico parlamento. Justo al lado hay un parque (cismigiu) donde he parado a comer algo de dulce (hay tiendas de pasteles por todas partes). En el parque no hay muchos bancos; eso sí, todos estratégicamente situados lejos de los árboles que podrían darles sombra.

Desde el parque tengo una buena perspectiva del parlamento.


Así, no sé, me lo había imaginado más grande. Coño, como que lo es. Casi el doble. No lo estaba viendo de enfrente, sino de lado.


El problema, por si no fuera poco, es que no desentona tanto el edificio. Lo digo en serio. Porque al rededor hay otros de menor tamaño pero construidos íntegramente por hormigón. Un ejmplo es la Academia rumana.

Con otro metro me subo hacia el centro donde visito el conjunto arquitectónico en recuerdo a los judíos y gitanos rumanos asesinados por los nazis.



Con este tipo de monumentos me pasa que no siempre me emocionan. Recuerdo el de Berlín que no me dice nada. Sin embargo el de Cracovia (las sillas vacías) o el de Budapest (los zapatos en la orilla del danubio). El de Bucarest por desgracia está en el primer grupo.

Según la lonely Ceaucescu intentó en los 80' construir una megaciudad soviética en el Sur. Para ello trazó grandes avenidas, cargándose lo que hubiera por allí antes. En esta zona sólo se ha salvado la catedral.


No sólo por fuera, sino también por dentro, me ha parecido el edificio más bonito de Bucarest. Ha sido el único en el que me he encontrado con turistas organizados.

A medida que avanzaba el tiempo me he ido moviendo con el metro (no quería perderlo a lo tonto). Así he llegado hasta la plaza de la revolución

En ella, más concretamente en el edificio del partido, Ceaucescu pronunció su último discurso, que enardeció más aún los ánimos y acabó con la vida de cientos de rumanos y la suya propia. En medio de la plaza se erige ahora un monumento para recordar la tragedia.


Por último, he aprovechado que áun tenía tiempo para visitar, en frente de la misma plaza, el museo nacional de arte. Concretamente he visitado sólo la exposición de artistas europeos, no rumanos. Franceses, austriacos, españoles,...

La entrada ha sido 15 leis y me he estado algo más de una hora (sólo he visitado una sección). A diferencia del primer museo del día, éste ha estado muy bien. En la última sala he vuelto a tener la suerte (me acuerdo del último viaje a Suiza) de poder contemplar el beso, la edad de bronce y la primavera de Rodin. Yo solito en la sala. Aplauso

Se me ha hecho un poco tarde y al final no he visitado el museo de historia de Rumanía


Aunque sí he podido hacerle la foto en la escalinata a Trajano, desnudo y con la loba de la tradición romaa en brazos.


Bueno pues eso ha sido mi día en Bucarest. Ahora a coger el tren nocturno que me llevará hasta Suceava, donde está la parte más interesante del viaje por Rumanía: los monasterios pintados de Bucovina.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Bucarest



Etapa: Suceava - Monasterios de Bucovina  -  Localización:  Rumania Rumania
Fecha creación: 07/07/2014 17:44  
Compartir: 
Compartir:
Ha habido algún problema el fin de semana y se me ha perdido la primera parte de lo que escribí de esta etapa. Espero acordarme más o menos.


Salgo de Bucarest dirección a Suceava en un tren nocturno (119 lei, con descuento por compra anticipada y por internet; precio regular 142 lei). Su horario es de 23:30 hasta 6:02 creo recordar. Tanto la salida como la llegada ha sido de una puntualidad suiza. El trayecto lo he hecho en un vagón cama, en mi caso en una cabina de tres literas únicamente. Eran realmente cómodas, lo que añadido a mi cansancio ha hecho que no me haya enterado del viaje en absoluto. Veinte minutos antes de llegar a destino me han despertado para avisarme.

En Suceava tengo reservado el hostel Lary (de larissa). Está ubicado cerca del tren, aunque lejos del centro.

Primer gran problema. En Suceava hay dos paradas de tren: Suceava y Suceava Nord. A mí me han dejado en la primera. Evidentemente, el hostel está próxima a la segunda.

Cuando me doy cuenta, pues me toca cojerme un bus (nº2, 2lei) para que me lleve al centro de la ciudad. Otro problema, no tengo ni idea de dónde está el centro, porque la ciudad tiene una extensión inmensa. Es la tercera ciudad más poblada de Rumanía, pero con baja densidad poblacional.

Total, que me bajo cuando veo unos cuantos edificios y comercios. Allí me doy una vuelta para localizar las oficinas de viajes que hacen el recorrido de los monasterios. Tenía en el GPS sus direcciones. Quedan un poco apartadas unas de otras, pero las localizo al menos. Ya han pasado de las 7:00.

Bueno, pues ahora consiste en saber cómo llegar a la otra estación de trenes. El bus nº5 me resuelve la papeleta (2lei). Me bajo en la última parada y me dispongo a buscar el hostel en nokiamaps. Bueno, pues me quedan otro veinte minutitos de andar. Por cierto, por un camino de piedras, todo lleno de baches... y es que están canalizando la zona con ayuda de algún fondo europeo.

Cuando ya me desespero porque no termino de llegar (tenía mal puesto el número del camino), por fin unos 300 metros más allá de donde previsiblemente estaba ubicado el albergue, lo encuentro. Por fin. Han pasado más de dos horas desde que me he bajado del tren.

Una señora muy simpática (me recuerda un montón en su afabilidad a mi ama), Yeta, me recibe en su casa. El segundo piso lo tiene habilitado como hostel.

Justo cuando llego sale una familia rumana del dormitorio que voy a ocupar. Así que me da algo para desayunar y hacer tiempo. Casualmente, el marido de los huéspedes habla castellano ya que ha estado durante 8 años trabajando como conductor en España. Con su ayuda nos entendemos Yeta y yo (ella sólo habla rumano). Así charlando me comenta que es originario de Alba Iulia. Jodé, qué casualidad, le comento, es mi próximo destino.

Bueno, una vez que está libre la habitación me la enseña. En principio tenía una habitación individual, pero me ofrece un dormitorio de 4 camas, con cuarto de baño incorporado. Me asegura que voy a dormir solo. Pues cojonudo (13 €/noche)

Antes de ducharme, escucho que me llama a voz en grito a mí y a una tal Yuri o algo así. En realidad es una chica surcoreana. Bien, pienso, será que querrá presentarme a otro alberguista. Sí, pero no. Lo que ocurre es que Yuri está en un programa de intercambio universitario y nos va a hacer de intérprete: sí, has leído bien. Sí, acabas de entender lo surrealista de la situación: una surcoreana nos hace de intérprete pasando del ingles al rumano!! Flipante

La chica habla mejor rumano que inglés, pero se le entiende perfectamente. Así, con su ayuda, me entero que Yeta se marcha ahora a recoger a una pareja de alemanes a la estación del tren, porque llegaban hacia las 9:00 Chocado Chocado No me jodas!! Y todo mi periplo??

Se ve que ofrecía el servicio de forma gratuita, pero uno es tan despistado que no se enteró. También, lo bueno de viajar por tu cuenta, es que dependes de tu (nula) pericia e intuición, por lo que te ocurren cosas como las que me pasan a mí.

Si los alemanes quieren hacer el viaje guiado a los monasterios, ya seríamos tres y por 100€ (los tres) podríamos visitar 4 monasterios en el día. Pero cuando llegan, les parece demasiado caro, por lo que optan a hacerlo por su cuenta.

En este caso, yo esperaré a mañana para hacerlo por mi cuenta u organizado, ya se verá. El día de hoy lo aprovecho para visitar la ciudad.

Yeta me lleva a la parada del bus nº5 y le comenta al conductor dónde me tiene que dejar. Desde ahora he de advertir que Yeta se ha preocupado por todo tipo de detalles para que la estancia sea perfecta.

El plan es visitar la zona centro y algunas iglesias, ya que no tiene gran cosa la ciudad en sí misma.

A ver si me acuerdo de los nombres, pues dejé el mapa de la ciudad en el albergue para unas chicas francesas que se quedarían dos días más.

La zona más céntrica de Suceava se encuentra en la Plaza del 22 de Diciembre y la calle Stephan del mare. La plaza no es pequeña, la verdad. Es agradable, además, por la cantidad de terrazas y cafeterías que tiene.


Muy cerquita se encuentra la oficina de turismo. Un edificio muy grande, para la cantidad de turistas (mínimo) que tiene la población. Allí me hago con el mapa para orientarme. La mayor parte de las iglesias y monumentos visitados están en la parte oriental del mapa. Me dispongo a separar aún así los sitios que tengo marcados entre los que se encuentran “dentro” de la ciudad y “fuera” de la misma, tomando como referencia una gran avenida que hace como de frontera de mi concepción de Suceava.

Así en la parte interior, además de la oficina de turismo y la plaza 22 de Diciembre, también se encuentra el museo de Historia (que he sido incapaz de encontrar) y el museo etnográfico de Bucovina. Después de la experiencia en Bucarest, me he limitado a verlo desde fuera.


En la zona hay varias iglesias señalizadas en el mapa, algunas en obras, otras un tanto raras


Sin embargo, a todas luces, la más bonita, en esta zona de la ciudad, es una que no figuraba destacada en el mapa de la oficina de turismo (sí en la Lonley): la de San Demetrio.


Antes de dirigirme a la otra parte de la ciudad en mi visión del mapa, he buscado el restaurante con comida rumana que me ha recomendado la chica de la oficina de turismo: Taco Loco. Sí a mí se me ha quedado la misma cara de tonto… pero ¿no les has preguntado por comida rumana?

Pues no pasa nada, porque en el punto que me ha señalizado en el mapa no había ningún restaurante con ese nombre, pero cerca sí había uno que anunciaba comida tradicional: Gloria, muy cerca del museo etnográfico.

Allí, en una terraza, he comido una sopa de pollo y unos rollos de arroz y carne, envueltos en una hoja de berza. Todo ello regado por medio litro de Ursus (marca de cerveza muy extendida en Rumanía) muy fresquita. El precio total han sido 15 lei (menos de 4 euros).

No se trata de ningún error. Comer en Rumanía es casi tan barato como ir al súper.

Como no he comido si no tomo un cafecito “a modo”, miro la lonely y estoy muy cerca de una cafetería recomendada por su amplia carta de cafés: Salzsburgo. En menos de tres minutos me acerco y me tomo un capuchino vienés cojonudo.

Ya recuperadas las fuerzas, me dirijo a la otra parte del mapa. La idea es ir hasta la ciudadela, que se encuentra a unos tres kilómetros (es el punto más alejado). Pero antes me acerco a varias iglesias (todas cerradas). Como la Iglesia Domnitetor


El conjunto más hermoso de Suceava es el monasterio de San Juan, declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Es una pena que tenga los frescos exteriores tan desgastados.



Ya era hora de acercarse hacia la ciudadela que se ve a lo lejos


Me aventuro a seguir el mapa, que me conduce por la Iglesia de San Jorge, la más antigua de la ciudad (ss.XIII-XIV)


Después de andar una media hora por senderos, entro en razón, reconozco que soy GPS-dependiente y recurro a Nokia. Evidentemente, me lleva por otro camino muy diferente. Por si alguien quiere ir: el camino comienza en el McDonalds enorme de la carretera. Allí comienza un camino empedrado que has de seguir (no hay pérdida) durante unos 20 minutos. Eso sí, ten en cuenta que implica 249 escalones hasta llegar a una estatua enorme (1963) de noséquién, donde se reúnen los jóvenes enamorados (ya son ganas, subir tantas escaleras para tener intimidad.


Ya estás a uno cinco minutos, no tiene pérdida. Por cierto, pasas por el museo de la aldea de Bucovina (5 lei, más 10 lei para fotos). No he entrado, pero después me he arrepentido, porque es el museo en el que trabaja Yuri.

Bueno pues en un altozano se encuentra la entrada a la ciudadela. Sin embargo, todo mi gozo en un pozo. Está de obras y no se permite la entrada.


Como allá arriba hay un restaurante, me acerco a recobrarme del esfuerzo del día y me tomo una copa (bueno 4 bolas) de helado (12lei) mientras leo un ratito.


De allí me preparo para la vuelta. Cojo el bus nº5 de regreso y a caminar un poco más. Cuando llego Yeta me echa la bronca porque tenía que haberla llamado y que me hubiera ido a recoger. Fue la última vez que utilicé un bus. A todos los sitios me ha llevado ella.

Está preparando la cena para un par de chicas francesas nuevas que van a quedarse en el hostel: Melissa y Judith. Dos estudiantes de último curso de ingeniería muy agradables. Todos congeniamos y tras la cena, Yuri nos hace una selfi.



La cara sonriente de las francesas era porque aún no sabían que Alemania estaba ganando a Francia en el mundial. De hecho, los alemanes faltan en la selfi porque estaban viendo el partido.

Durante la cena hablo con las francesas por el viaje a los monasterios, pero ellas también prefieren hacerlo por su cuenta, si bien es imposible hacer el recorrido completo en transporte público. Al final los alemanes sólo vieron el monasterio de Humor.

Como en las agencias de viaje que he preguntado me han dicho que no ha salido grupo, al final también lo haré por mi cuenta.

Bueno, pues esto más o menos es lo que recuerdo que escribí antes de la caída del servidor. A partir de ahora igual hago una copia en Word antes de subirla al diario.


Sábado 5 de julio

Como ya comenté ayer, las francesas prefieren hacer el viaje por su cuenta, así que me apunto con ellas a la visita de los dos monasterios más accesibles: Voronet y Humor.


Ambos son declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y no me extraña.

Como Yuri va a visitar a un amigo en nosédónde y no vuelve hasta la noche, le pido que nos hagamos una foto para el diario.


Yeta, que está en todo, se ha preocupado de saber el horario de los maxitaxis para la población de Gura Humorului. Así, para hoy sábado tenemos uno a las 9:30. La anfitriona se presta voluntaria a llevarnos hasta la “gara” (estación) de autobuses, dando instrucciones al conductor de que nos tiene que dejar bajar en la localidad anterior (el trayecto abarca muchas más aldeas).

El maxitaxi bastante cómodo, con aire acondicionado a tope nos ha dejado en Gura Humorului en algo menos de una hora (7lei). Pero una vez hemos bajado, allí no hemos visto un horario para la vuelta. Da igual, ya nos las apañaremos. Además tenemos la alternativa del tren de la abuela, que es lentísimo, pero lleva a Suceava.

El camino que lleva a los monasterios (están en dirección contraria) está señalizado una vez, siendo suficiente. Porque consiste en seguir una carretera, sin desviarse hasta llegar allí al de una hora pasadita (6 km).

El primer monasterio al que nos hemos dirigido ha sido el de Voronet. La entrada cuesta 5 lei (+10 si quieres sacar fotos, sólo en el exterior). Tanto a las chicas como a los chicos nos ponen una especie de falda si vamos con pantalón corto.

Ya que he pagado los 2’5€ para poder hacer las fotos, he aprovechado para que nos saquen una a Melisa, Judith (las francesas, claro) y a mí


Es simplemente espectacular. Uno no entiende cómo, en esta tierra de tantas invasiones y guerras, se han mantenido los frescos exteriores de estos monasterios. Por supuesto, algunos están en peor condición por efectos metereológicos fundamentalmente.



[img]Los frescos del interior parecen restaurados de lo bien que se encuentran, pero a mí los que más me han impresionado han sido los exteriores. En el norte está El Génesis, muy deteriorado y en el Sur el árbol de Jesé, prácticamente íntegro.[/img]



Sin embargo, si el anterior impresiona, el de El juicio final te deja con la boca abierta literalmente.


Algunas fotos más en detalle:

Aquí la figura de la eternidad: según los dogmas de la iglesia ortodoxa el principio de la eternidad no se rige por la consubstancialidad, sino por la descendencia, es decir, del Padre al Hijo y del Hijo al Espíritu Santo. En la misma línea la cruz ortodoxa y la mano que pesa las almas (esta última se me ha quedado recortada), representación de la justicia divina.


De la Eternidad brota, asimismo, el río de fuego que llega hasta el infierno.


En esta parte (izquierda) están los dichosos que irán al paraíso celestial


En la parte derecha estarían los infieles, conducidos por Moisés al infierno eterno


La vuelta la hemos hecho andando también. Cuando hemos llegado a Gura humorului no hemos encontrado abierta la oficina de turismo, así que seguimos sin tener noticias del horario de los buses. Como ya era una buena hora, hemos aprovechado para comer un tentenpié: dos sopas y una ensalada enorme (más una cerveza de medio litro). Todo por 40 lei (9 euros). Sigo flipando con los precios.

Tocaba ya dirigirnos hacia el otro monasterio, el de humor. También dista de 6 kilómetros de la ciudad, pero Melisa tiene una ampolla en el pie y decidimos ir en taxi, ya volveríamos andando. El trayecto lo hablamos con un joven taxista por 20 lei (4’5€) en total.

Este monasterio tiene pinturas de colores diferentes, a simple vista se ve que no tiene los azules del anterior. Los frescos están más descoloridos que en Voronet. Al contrario que en éste monasterio, aquí me han gustado más los frescos interiores que los exteriores. Esta vez no he pagado por hacer fotos, si bien nadie controlaba.

En humor había además muchos menos turistas que en Voronet. Bueno, teniendo en cuenta que estamos en Rumanía. Estaríamos además de nosotras tres, unos diez más.

Foto sacada de internet


Desde allí tocaba hacer el camino de vuelta, con la pobre Melisa cojeando y bajo un calor enorme.

El paisaje de esta zona me recuerda al verde del Cantábrico, con sus aldeas desperdigadas, sus casas muy bien cuidadas,… pero con un retraso de más de 50 años. Se ve a los aldeanos trabajar la huerta, cortar la hierba con guadañas, recogerla con sardas,… aquí no ha llegado la mecanización del campo.

Por fin, después de otra caminata de más de una hora, que se hace entretenida porque las francesas son realmente agradables en el trato, llegamos al pueblo por tercera vez. La oficina de turismo está igual que 5 horas antes, es decir, cerrada.

Les comento que en algún sitio tengo apuntados los horarios de los trenes y casualmente en unos 25 minutos sale uno. Ahora el problema es encontrar la estación. Mientras las francesas se ponen nerviosas preguntando a los rumanos que ven, Iñaki salva el problema con su super Nokia maps. En resumen, la estación está a unos 15 minutillos, así que podemos llegar sin problemas.

El tren (7lei) para en todas las estaciones posibles (algunas se la inventa) y en 80 minutos llegamos a Suceava. Como Melisa le ha mandado un mensaje a Yeta, allí nos recoge para llevarnos al hostel. Un encanto, no me canso de repetirlo.

Ya en el hostel, una duchita larga, necesario y a cenar (Yeta está en todo: hasta le hace una comida especial a Judith que es vegetariana).

Además, me dice que no me preocupe, que ella me acerca al tren que me llevará a Alba Iulia (21:34).

No tengo palabras. Mulṱumesc.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Suceava - Monasterios de Bucovina

Etapas 1 a 3,  total 42
 1  2  3  ..  14  siguiente siguiente



Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 5 1
Total 197 40
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 3503 Visitas mes actual: 1564 Total visitas: 62275

  Últimos comentarios al diario  en SOLITARIO por Rumanía, Hungría, Eslovaquia & Chequia
Total comentarios 52  Visualizar todos los comentarios

Gadiemp  gadiemp  01/09/2014 21:18   
Comentario sobre la etapa: Moravia: Olomouc
Gracias, kotis. En un mes voy a pasar 4 dias en Olomouc y alrededores y las etapas de Moravia de tu magnífico y extenso diario me van a venir muy bien. 5*

Kotis  kotis  04/09/2014 10:06   
Seguro que te lo pasas genial GADIEMP. A mí moravia me pareció que cuenta con un montón de pequeñas ciudades muy atractivas. Es una pena que sea tan desconocida dentro de la República Checa.

Espolonista  espolonista  22/02/2015 01:42   
Me parece completísimo el viaje, tanto el recorrido como la explicación. Me encanta el este de Europa, y durante años iba a menudo a Transilvania y tuve suerte de poder recorrer aldeas interiores en las que jamás habían visto un extranjero, y me ofrecían todo tipo de comidas y como no, țuică.

Allí siempre me sentí como en casa y espero poder volver.

Abdelkrim  Abdelkrim  07/03/2015 21:41   
Excelente diario, muy ameno y completísimo. Te dejo mis estrellas.

Marimerpa  marimerpa  05/04/2016 13:31   
Comentario sobre la etapa: Cesky raj: el paraíso checo
Kotis, en tu diario he encontrado las únicas referencias a parques nacionales checos. Quiero visitar alguno este verano, pero voy a tener que buscar fuera del foro, parece que todo el mundo va a Praga y poco más.

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba




All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Google + Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad