Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Foros de Viajes
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads

OT - Oficina de Turismo 5 Rutas por el Algarve - Portugal ✈️ Foros de Viajes ✈️


Foro de Portugal  Foro de Portugal: Foro de viajes por Portugal: Lisboa, Oporto, Evora, Braganza, Faro, Estoril, Sintra, Coimbra, Algarbe, Alentejo, Madeira...
Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4
Página 4 de 4 - Tema con 63 Mensajes y 2864 Lecturas
Último Mensaje Publicado:
Autor MensajeQuitar Filtro Destacados Filtrar Mensajes Destacados
Enlaces Asunto: 5 Rutas por el Algarve - Portugal  Publicado: Mensaje destacado Responder citando

ANGEMI
Moderador de Zona

Moderador de Zona
Registrado:
09-08-2009

Mensajes: 24521

Votos: 0 👍
5 rutas culturales que demuestran que
el Algarve es mucho más que playa

Porque de los naranjos de las tierras algarvías nacen las auténticas ‘naranjas de la China’ y porque hace siglos que los peregrinos atraviesan sus senderos en su Camino a Santiago. Desde las rutas que sirvieron de entrada a los árabes a territorio portugués al patrimonio que Al Andalus dejó en herencia. Por esto y por la ‘Ruta 66’ que cruza Portugal y aquí detiene el tiempo, Al-Gharb es mucho más que un paraíso de playas blancas y aguas cristalinas.

Sabemos que cerrar los ojos y pensar en Algarve es pensar inevitablemente en luz, aguas turquesas y playas paradisíacas. Por algo ha sido elegido por octava vez ‘Mejor Destino de Playa de Europa’. Pero esta región del sur de Portugal puede ofrecerte mucho más si te atreves a alejarte de la orilla.

Los caminos que recorrieron los árabes en su conquista de la Península Ibérica, la herencia de Oriente Próximo que se presume en palabras, recetas y vestigios arquitectónicos o la peregrinación a Santiago en rutas medievales que cuentan los pasos desde tierras algarvías. Pero también la tradición ligada al cultivo de la naranja o recorrer la histórica EN2, la ‘Ruta 66’ de Portugal que une el país de norte a sur. Todos estos caminos que llevan conectando desde hace siglos las culturas de Oriente y Occidente pasan y dejan huella en el Algarve. ¿Te vas a quedar sin recorrerlos?


La Ruta de los Omeyas

Es la expresión máxima del pasado musulmán de Portugal. Por estos senderos, los árabes lograron entrar en Europa y aquí, en el Algarve, se quedaron del S. VIII al S. XIII, periodo en el que estas tierras estuvieron bajo el dominio del Califato Omeya. La dinastía Muawiya ibn Abi Sufyan puso fin en estas tierras a su ruta conquistadora que, con salida en Damasco (Siria), expandió su imperio por Jordania, Líbano, Egipto, Túnez, Sicilia y Andalucía, hasta llegar a tierras algarvías, donde dejó una huella que aún hoy permanece intacta en muchos aspectos de la cultura.

La Ruta de los Omeyas, a su paso por el Algarve, te invita a conocer todos sus secretos. El primero de ellos, que el nombre Algarve procede del término árabe al-Gharb, que significa Occidente. Sin embargo, el rastro de su paso por estas tierras se muestra no solo en vocablos que aún hoy se usan en la lengua portuguesa, sino también en el patrimonio artístico y arquitectónico que te sorprenderá por los antiguos caminos que no debes dejar de transitar si vienes de vacaciones al Algarve.

Alcoutim, Martim Longo, São Brás de Alportel, Estoi, Faro, Silves, Monchique, Aljezur, Vila do Bispo (Sagres), Alvor, Vilamoura, Tavira, Cacela Velha, Vila Real de Santo António son las catorce localidades que definen esta apasionante ruta llena de historia que te dejará olores y sabores del Mediterráneo en pleno Océano Atlántico. Aprovecha tu escapada a las espectaculares playas del Algarve para descubrir el legado omeya en murallas, palacios fortificados y restos arqueológicos. Podrás inundarte de una gastronomía sorprendente y unas tradiciones que disfrutarás recordando cuando llegues a casa.



Ruta de la naranja

Si has estado en el Algarve, sabrás que la naranja no es aquí una fruta cualquiera. Esta región concentra entre el 70 y el 80% de la producción de cítricos de Portugal, así que su fruta estrella bien se merece una ruta que recorra Silves, la Capital de la Naranja.

Este municipio algarvío despliega todo su esplendor rural para que conozcas de primera mano una tradición que se remonta al S. XVI, cuando el portugués Vasco de Gama introduce en Europa diversas variedades de las famosas ‘naranjas de la China’.

Desde entonces, la historia de Silves y sus alrededores avanza estrechamente ligada a la naranja que ha encontrado en estas tierras, bañadas por el río Arade, el abono perfecto para convertirse en una de las más deliciosas del mundo. Por este motivo, Silves ha diseñado un itinerario para su mejor embajadora. Desde primera hora y con previa reserva, son numerosas las huertas que se abren al caminante para permitirle vivir una experiencia para todos los sentidos: desde degustar las mejores naranjas del país directamente del árbol, a aprender a exprimir sus mejores propiedades. Una oportunidad para aquellos que buscan una gastronomía más natural y entablar un vínculo más estrecho con el suelo que pisan.

Recorrer la ‘Ruta de la naranja’ es conocer el patrimonio natural del Algarve y entender el patrimonio cultural que se levanta alrededor de los huertos de cítricos. En cada paso, podrás conocer cómo la industria de la zona (procesado, envasado...) ha sido capaz de convertir este fruto en un motor económico que enriquece la oferta gastronómica de la región, dando oportunidades así a la restauración y el comercio locales, donde podrás degustar las mejores recetas, mermeladas y dulces elaborados con este producto. Volverás a casa con la sensación de haber vivido una escapada rural 360º: tierra en las botas, abono en los bolsillos y la maleta llena de productos de primera calidad.


Ruta Al-Mutamid

Hubo un tiempo en el que el Algarve, el Alentejo y la Andalucía occidental eran un mismo territorio a los ojos del mundo. Hubo un tiempo, en que estas tierras respondían al nombre de Al- Andalus. La poesía y la música eran inspiración para el pueblo y las mentes florecían de conocimiento y arte. Eran tiempos del rey Al-Mutamid, el Rey Poeta.

Nacido en Beja (Baixo Alentejo), su afán de mecenazgo y promoción artística lo llevó a ser gobernador de Silves (Algarve) y señor de Sevilla, dejando a su paso una huella que hoy enriquece el patrimonio monumental e histórico de esta esquina del suroeste de Europa. El rastro de esta huella es el que debes seguir en la Ruta Al-Mutamid que, desde Lisboa a Sevilla, te invitará a evocar los momentos de mayor esplendor intelectual de este rincón ibérico.

En concreto, en tierras algarvías este erudito atraviesa espacios naturales de extraordinaria belleza como Aljezur (Faro), una villa situada en la reserva natural de la Costa Vicentina que no te dejará indiferente. Acantilados de vértigo, playas encantadoras y callejuelas blanquecinas que baña un océano de fuerza imparable y azul intenso. Su castillo morisco te recordará que sigues los pasos del Rey Poeta.

Lagos es otra de las paradas de este camino en la región de Algarve y, junto a Tavira (otro punto del itinerario), uno de los destinos preferidos de la zona. Aparte de sus acantilados resplandecientes y sus playas paradisíacas, sus aires arabescos se respiran por sus coloridos suelos y algunos de sus monumentos. El puente de piedra que atraviesa el Gilao (Tavira) lleva el sello Al -Andalus, que podrás también descubrir por fachadas, campanarios en forma de alminar e iglesias que recuerdan, por momentos, a mezquitas.

En Silves, sus puertas y murallas invitan a detenerse un poco más en esta parada de la ruta de Al-Mutamid, pues el sabor andalusí es más fuerte que en otros puntos de este camino por territorio portugués. Su catedral (antigua mezquita) y su castillo (el más grande de la región), encaramado en lo alto de una colina, son el mayor legado en estas tierras del Rey Poeta.



Ruta de la EN2

Una oportunidad que te invita a perderte para encontrarte. La histórica carretera nacional 2 que une el territorio luso de norte a sur es la Ruta 66 de Portugal, que atraviesa el Algarve por Faro, Loulé y Sao Bras de Alportel.

Un viaje sin reloj, sin prisas y, si quieres, sin mapas, en el que deberás dejarte llevar por la tranquilidad y la tradición. En coche, en moto, furgoneta o autocaravana, la Ruta de la EN2 no te defraudará. Descubrirás paisajes cautivadores que te obligarán a detenerte y te provocarán permanecer en silencio o gritar enloquecidamente. La sensación de libertad será el combustible de este camino lleno de llanuras y serranías, ciudades antiguas que te invitarán a hacer noche, aldeas escondidas en las que sentarse a conversar con sus gentes y comer de sus platos. Podrás dejarte impresionar por su patrimonio o saltar al vacío por los acantilados que frenan el océano con una mirada deslumbrante.

Esta ruta, única en Europa, cambiará tu forma de viajar, de pensar, de vivir. Un nuevo concepto, un nuevo Portugal, un nuevo Algarve. Pero siempre el mismo. Y si eres de los que siempre guarda fetiches de sus viajes, esta experiencia te regalará el mejor de todos: un pasaporte que identifica todos los municipios de la Ruta de la EN2, que podrás sellar en cualquier Oficina de Turismo, cafetería o alojamiento que encuentres a lo largo de tu camino. No pararás hasta tener todas tus páginas selladas.



Camino de Santiago

Hablar de emprender El Camino es hablar de iniciar un viaje interior, un camino hacia uno mismo y no hay mejor lugar para empezarlo que desde Faro (capital de Algarve), una de las paradas del Camino Central Portugués que une Lisboa con Santiago de Compostela.

Esta ruta, que se utiliza desde la Edad Media, presume de ser la segunda más importante en número de peregrinos (la primera es la francesa); caminantes que, ya sea por motivos de fe o de aventura, eligen pasar por el Algarve en su tránsito hacia la Catedral de Compostela, donde reposan las reliquias del apóstol Santiago.

Pero el Camino de Santiago, declarado patrimonio de la Humanidad por la Unesco, reserva también un espacio de intimidad y reflexión a su paso por Tavira (Camino Naciente Portugués) que, si bien no tiene tanta fama como el ramal central, es una alternativa encantadora y menos masificada a la que sin duda merece la pena darle una oportunidad.

A pie o en bicicleta, cualquier momento es bueno para empezar a vivir esta experiencia que te llevará por senderos que llevan siglos escuchando los pasos de peregrinos que, en su ruta incansable, cumplen sueños y promesas a fin de redimir sus pecados o limpiar su alma. Un Itinerario Cultural Europeo que tienes la oportunidad de vivir en Año Santo.




Información facilitada por Turismo de Algarve: www.visitalgarve.pt
Ir arriba 5 rutas culturales que demuestran que. el Algarve es mucho más que playa. Porque de los naranjos de las tierras algarvías nacen las auténticas... ANGEMI 404 Fotos Compartir:
Enlaces Asunto: Viajar en verano al Algarve: Experiencias Acuáticas  Publicado: Mensaje destacado Responder citando

ANGEMI
Moderador de Zona

Moderador de Zona
Registrado:
09-08-2009

Mensajes: 24521

Votos: 0 👍
Algarve, tu fuente de calma y adrenalina


Tanto si eres de mar como si eres de tierra firme, Algarve es tu destino. En la costa: playas infinitas, arena blanca, acantilados de vértigo, pueblos marineros llenos de tradición y rincones de historia en los que sentarse a apreciar la mejor gastronomía. En el océano: travesías nocturnas, jugar a descubrir tierras remotas sobre veleros históricos, sumergirse con caballitos de mar entre arrecifes de navíos naufragados o navegar hacia la puesta de Sol. Remar en kayak, esquiar aguas cristalinas o surfear lo alto de las olas. En Algarve puedes hacerlo todo o no hacer nada. ¡Tú eliges!

Vacaciones es descanso, desconexión y tiempo para hacer todo lo que no puedes durante el año. Garantía de sol para poder tumbarte en la toalla y que la brisa marina te vaya adormeciendo. Garantía de viento que te deje jugar con las olas sobre una embarcación a remo, una tabla o un barco de vela. Vacaciones es Algarve. 200 kilómetros de costa de acantilados vertiginosos, playas paradisíacas y grutas excavadas por el océano en una de las regiones más soleadas del Viejo Continente. No hay excusa. Algarve son los arenales más premiados de Portugal, las aguas más cristalinas y los pueblos más encantadores. Ocho veces se ha llevado el Premio Oscar del Turismo a ‘Mejor Destino de Playa de Europa’ en los World Travel Awards. Porque en tierras algarvías, encuentras tranquilidad, pero también adrenalina.

La arena es blanca y el agua de un azul intenso, a juego con las villas que musulmanes y cristianos han levantado a lo largo de su Historia a orillas del océano. Pasear por sus calles y recorrer sus rutas culturales es caminar a otro ritmo, detener el tiempo, llenarse de descanso. Sentarse a la mesa con sus gentes es descubrir nuevas experiencias; sabores de Oriente y Occidente en una misma gastronomía, la dieta mediterránea en pleno Atlántico, las huertas rebosantes de vida y una naturaleza salpicada de vestigios romanos que aún dejan ver la esencia arabesca que tanto carácter da a esta región del sur de Portugal.

En Algarve, si buscas calma, vendrá a buscarte. Pero si lo tuyo es la adrenalina, su amplia oferta de actividades marítimas te mantendrá en la cresta de la ola durante todas tus vacaciones. Viento en popa a toda vela, a remo o descubriendo los secretos de sus fondos marinos. El sol y el viento hacen de este destino un paraíso para la práctica de cualquier deporte náutico. Tanto si te gusta el riesgo, como si únicamente eres un lobo de mar, más que de arena: Algarve tiene todo lo que buscas.


Paseos en barco por Ría Formosa

Pocos lugares hay más bellos que el que queda atrapado entre las penínsulas de Ancao y Cacela y las islas de Barreta, Culatra, Armona, Tavira y Cabanas. Pocos lugares hay más bellos que el sotavento algarvío de Loulé, Faro, Olhao, Tavira y Vila Real de Santo Antonio.


La Ría Formosa es uno de los paraísos algarvíos que más se disfruta en travesía marítima, pues este lugar es agua y explota de vida. El paisaje lagunar aquí enmudece enmarcado por un cordón de playas y dunas de un blanco brillante que cuando la marea baja, muestran su máximo esplendor natural; la mezcla de agua dulce y salada hace que proliferen especies de flora y fauna que son un espectáculo para el visitante (camaleones, caballitos de mar…), que puede llegar hasta aquí en paseos contratados de una hora, dos, tres o incluso el día entero. Las ofertas son variadas y se ajustan a los intereses del grupo, que podrá zarpar desde cualquiera de los municipios para observar a las aves que migran del norte de Europa hacia África y encuentran en este hermoso paraje todo lo que necesitan para reponer fuerzas y emprender de nuevo su vuelo.


Kayak, windsurf y esquí acuático

Lejos de la bravura del océano y rodeados de esa naturaleza imponente, Algarve te da la oportunidad de practicar todo tipo de deportes náuticos. En los ríos Arade y Guadiana y en las rías de Alvor y Formosa, orientadas hacia la tranquilidad del sur, son numerosos los puntos en los que podrás alquilar todo tipo de embarcaciones para disfrutar del sol y el mar en arenales casi vírgenes y aguas cristalinas. El escenario es idílico.

Canoas, piraguas dobles o individuales, kayak, esquí acuático, windsurf, pedaletas… Mayores y pequeños podrán disfrutar del paraíso a todos los niveles. Desde la tranquilidad de la arena y el baño en las piscinas naturales que forma la bajamar, a las descargas de adrenalina del esquí acuático a toda velocidad o un golpe de viento que te haga volar con tu tabla de windsurf. Todo puede ocurrir en el Algarve.


Navegar a vela: tranquilidad, sol y viento

La serenidad de navegar al abrigo de las ensenadas algarvías es una sensación adictiva para todos aquellos que disfrutan de las actividades náuticas. El Cabo de San Vicente son brazos que protegen a todos aquellos que desde sus veleros, grandes o pequeños, juegan a desafiar al viento.

Las marinas de Albufeira, Lagos, Portimao y Vilamoura (las cuatro distinguidas con Bandera Azul) y los puertos de recreo de Tavira, Olhao y Guadiana (Vila Real de Santo Antonio), así como el muelle de recreo de Faro, están equipados con todo lo que los amantes de la vela necesitan para poder detener el tiempo en altamar. Empresas de alquiler de embarcaciones se multiplican por las zonas portuarias junto a escuelas y clubes de vela que buscan perfeccionar las técnicas de los navegantes titulados y enseñar a los más pequeños los trucos para convertirse en auténticos patrones de barco.


En las aguas transparentes del Algarve, el viento infla todas las velas, desde las de los sofisticados barcos de alta competición a las de las barcas artesanales que mece a su antojo cerca de la orilla. Levar el ancla de veleros históricos y soñar con descubrir tierras aún desconocidas o explorar rutas comerciales nunca antes transitadas dejará huella en tu recuerdo si admiras la gallardía de los antiguos descubridores. Surcarás el océano algarvío y sentirás la fuerza del mar como en ningún otro lugar.

Si eres de emociones más sosegadas, navega hasta playas solitarias, encalla en arenales paradisíacos y deja que el viento te lleve a ver la puesta de sol junto a acantilados infinitos. Algarve se ve hermoso desde el agua.


Buceo: corales y navíos hundidos

Pero la belleza algarvía también se esconde en las profundidades. En el fondo de ese océano de aguas cristalinas, Algarve atesora una belleza que parece imperturbable, otro mundo a observar en silencio y admirar maravillado. A lo largo de toda su costa encontrarás escuelas y centros de buceo en los que poder aprender a sumergirte o descubrir todo lo que el Océano Atlántico te ofrece en este rincón del mundo.

Caballitos de mar, pulpos, peces luna, corales, anémonas… un paraíso de vida y colores vibrantes que te dejará sin aliento. Una selva bajo el mar en la que adentrarse para descubrir el ‘Jardín de los nudibranquios’ de Playa do Vau (una extensa comunidad de babosas de mar de belleza inigualable: con alas ondeantes fucsias, verdes fluorescentes, amarillos, cuernos azul eléctrico, patas transparentes y luminosas…) o atravesar los pasadizos naturales que el mar ha excavado en las rocas de Ponta da Piedade. Será como explorar las raíces del Algarve, las que lo mantienen a flote.


Porque la historia del Algarve también sabe mucho de piratas y navíos, de naufragios y tesoros escondidos. En Vila do Bispo, frente a la Playa de Salema, por ejemplo, se esconde un auténtico museo subacuático con restos arqueológicos que no hará más que abrirte el apetito submarino, que podrás saciar en Portimao, a dos millas de la costa. Allí se extienden los arrecifes artificiales de Alvor, únicos en el mundo. Bajo el nombre de parque subacuático ‘Ocean Revival’, estos cuatro navíos de guerra de la Marina portuguesa yacen en el fondo del océano convertidos en hogar de millones de especies marinas que atraen la atención de buceadores de todo el mundo. Cardúmenes de meros, centollas, camarones, langostas… El Algarve submarino está en silencio, pero tiene mucho que decir.


De día y de noche: travesías y delfines

De la Punta de Sagres al Guadiana, Algarve es navegable. Ríos, ensenadas, grutas, lagunas de agua dulce y salada, pequeñas villas de pescadores, rías angostas, acantilados escarpados que encierran playas tan diminutas como paradisíacas, castillos que casi se precipitan al océano vigilantes… todo merece una travesía, porque desde el mar, el Algarve brilla con otra luz más brillante si cabe.

Desde la Marina de Vilamoura salen barcos para conocer todas estas maravillas, con paradas programadas para degustar las famosas sardinas portuguesas o darse un chapuzón junto a arenales de ensueño, alejados del bullicio y el estrés urbanos. Muchos pescadores de Olhao ofrecen breves travesías para descubrir las bellezas menos conocidas de la Ría Formosa y de las Islas da Armona, do Farol o da Culatra. Sin duda, una oportunidad única para conocer de primera mano los secretos del Algarve que sus gentes guardan celosamente para ellos.

Si no te importa madrugar, sal temprano de Tavira rumbo a Cacela Velha por la ruta de las Quatro Águas; la inmensidad de las salinas y la belleza de los flamencos sobrevolando la planicie con los primeros rayos de la mañana te regalarán fotografías inolvidables. Será una excursión para el recuerdo, al igual que si te atreves a pasear por las grutas de Ponta da Piedade, en Lagos. ¡Puede que los delfines se acerquen a bañarse contigo! Y es que Algarve, desde Portimao hasta la Mareta, es un no parar de sensaciones; ciudades blancas, playas doradas y acantilados vertiginosos que interrumpen de forma abrupta tierras, de un verde intenso, abarrotadas de pinares.


Si eres ave nocturna, la marina de Vilamoura te ofrece travesías en barco con música a bordo para que puedas disfrutar de la noche desde altamar. Las luces tintineantes de Quarteira, Faro y Olhao son el escenario perfecto para una velada romántica o con amigos. De día o de noche, Algarve siempre está despierto si lo necesitas.


Pesca deportiva

Sargos, doradas, pargos, lubinas… tomar un barco en Lagos, Portimao o Vilamoura y salir a practicar la pesca deportiva es otra manera de disfrutar del Algarve. Las capturas pueden ser de muy alto nivel si sabe tener paciencia. La belleza de la costa algarvía desde el agua le mantendrá entretenido, pero si se deja llevar mar adentro, donde la tierra se vuelve diminuta, las aguas algarvías pueden darle la alegría de las grandes capturas. Rayas, atunes o algún ejemplar de pez espada son los trofeos más apreciados por los amantes de este deporte en aguas del Algarve.


Surf y bodyboard

Apoyadas en una caseta, sobre una caravana, bajo el brazo de un adolescente emocionado o de un adulto experimentado; clavadas en la arena blanca o atravesando un túnel de agua. Mires adonde mires, vayas adonde vayas: en Algarve habrá tablas de surf.

El enclave algarvío es perfecto para este deporte porque, tanto en la costa occidental como en la sur, hay Océano Atlántico. El vecino Mediterráneo se presiente y, de alguna manera, ayuda a mantener el mayor reclamo del Algarve para los surfistas: la ola garantizada. En aguas algarvías, la probabilidad de encontrar buenas olas en cualquier época del año es muy alta y esto, para los amantes del surf y el bodyboard, es un regalo. La costa occidental, con sus paisajes vírgenes y sus playas de ensueño, son el paraíso de estos turistas que vienen buscando el swell de noroeste (mar de fondo). La Playa do Tonel, al oeste de Ponta de Sagres es conocida por sus olas y presume de estar protegida del viento más dominante, al contrario de Arrifana, que está más expuesta y garantiza olas durante todo el año.

Si lo que vas buscando es hacer comunidad, Playa da Bordeira es perfecta, pues es punto de encuentro para surfistas de todo el mundo. Muy cerca de allí, se extiende Praia do Amado, escenario de numerosos circuitos nacionales e internacionales. Coger unas olas en este lugar te dará categoría para presumir ante cualquiera.

Pero en Algarve hay surf para todos los niveles. Playa do Beliche, Ingrina, Burgau, Luz, Meia Praia, Praia da Rocha e isla de Tavira son algunos de los mejores puntos de la región en los que practicar este deporte o iniciarte en él. A lo largo de estos inmensos y espectaculares arenales se levantan numerosas escuelas de surf dispuestas a enseñarte lo necesario para ponerte en pie en la tabla y deslizarte entre las olas. No pararás hasta lograrlo y cuando lo hagas, nada volverá a ser igual. ¡El Algarve será testigo!



Información facilitada por Turismo de Algarve: www.visitalgarve.pt
Ir arriba Algarve, tu fuente de calma y adrenalina. Tanto si eres de mar como si eres de tierra firme, Algarve es tu destino. En la costa: playas infinitas... ANGEMI 404 Fotos Compartir:
Mostrar mensajes de anteriores:   
Quitar Filtro Destacados Filtrar Mensajes Destacados
Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4
Todas las horas son GMT + 1 Hora
RSS: Foro Portugal RSS - Ultimos Mensajes

All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. Aviso Legal - Privacidad - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter instagram