Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Foros de Viajes
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads
Grupos_Viajeros Viajeros a Grecia: Punto de encuentro
Foro de Grecia y Balcanes  Foro de Grecia y Balcanes: Foro de viajes a Grecia y Balcanes: Atenas, Peloponeso, islas Cicladas, Creta, Rodas y Chipre. Balcanes: Croacia, Eslovenia, Serbia, Macedonia, Montenegro, Bosnia, Bulgaria y Albania
Ir a página Anterior  1, 2, 3 ... 62, 63, 64 ... 142, 143, 144  Siguiente
Página 63 de 144 - Tema con 1432 Mensajes y 434359 Lecturas
Último Mensaje Publicado:
Punto de encuentro de Viajeros a Grecia, experiencias, consejos, opiniones
Autor Mensaje Filtrar Mensajes Destacados
Enlaces Asunto: Re: Viajeros a Grecia: Punto de encuentro  Publicado: Responder citando

Slumpillo
Super Expert

Super Expert
Registrado:
 Jul 27, 2009 

Mensajes: 705

Votos: 0 👍
Jueves, ocho de agosto. El casero nos lleva al puerto en la furgoneta. Para cobrar, de pronto soy Mister Daniel. Que el precio que me dio era sólo para efectivo. De la tasa turística no se habla. Hemos estado ilegalmente. Muy bien, a seguir así, Grecia.

El ferry, gigantesco, con cafeterías y tiendas, nos lleva a Paros. Bajamos, ya veo el barco para Antíparos a punto de salir, entramos. Timing perfecto. Y a las once de la mañana estamos en la nueva isla. Encontramos el hostal, en primera línea y media de costa (la primera-primera era más cara), y nos reciben con entusiasmo e inglés de cuatro clases apresuradas de instituto. Tomamos un desayuno mientras no está lista la habitación, vemos el pueblo (una calle junto al mar y otra perpendicular, ambas llenas de tiendas, restaurantes y visitantes) y por fin nos instalamos.

Vamos en sentido contrario al que nos recomiendan, buscando unos colores que nos deslumbraban desde cubierta antes de atracar. A unos minutos a pie, al norte, hay un camping, y detrás, ooooh, una playa. Que también es una no name o sencillamente Playa del Camping. En frente, el islote de Dipla añade sus propias tonalidades turquesas, añiles, esmeralda al agua. No cubre, es una piscina. Es un espectáculo. Nos pasamos unas horas allí. Hablo con una pareja y estudiamos el mapa.

Volvemos al centro a comer. Gente, gente, gente. Antíparos (capital) es preciosa, hasta las clínicas dentales son cuquis, las plantas, los sofás, soy Galicia en el País de las Buganvillas, y creo que la pintura azul que decora las casas y vallas es la más hermosa del mundo. Pero no está vacía, olvidada, abandonada, como yo -erróneamente- esperaba. Los paisanos en sus porches miran a los turistas. Y por la noche los locales de copas se amontonan unos sobre otros y comparten DJ en la plaza mientras acorralan con sus mesas a un pobre platanero.

Caminamos ahora hacia el sur, a las primeras playas próximas. Un pub pone música no atronadora aunque tampoco relajante. Más allá nos bañamos en una pequeña desierta y volvemos a la del camping. Que a la derecha es nudista. Hay ambiente gay, por cierto.

Asistimos a la puesta de sol, con otros espectadores. Se termina el día pero todavía no nos rendimos: en un entrante entre las rocas nos damos el último chapuzón, y el agua es tan clara y con tanta visibilidad que no parece que esté el crepúsculo engulléndonos hasta que salimos.

Una ducha y a cenar. Elegimos una taverna con buen aspecto y fallamos, los camareros son hoscos y serios hasta resultar desagradables, pero lo compenso comentándolo con risas con la mesa de al lado en mi italiano inventatto, que es más fluido aunque peor pronunciado que mi griego efevréthike.

En el puerto hay bancos para mirar y para conversar. Deambulamos un rato y con eso y un bizcocho pongo el despertador para las ocho para correr temprano.
_________________
Próximos viajes: ¿Malta?
2020: Estambul, Sevilla, Barcelona, Pontevedra, Ons y Portugal
2019: Edimburgo, Oporto, A Coruña, Flandes, Barcelona, Venecia, Roma, Setúbal, Cícladas, Copenhague, Valladolid, Chicago, Donostia, Ginebra, Madrid y Tenerife
Ir arriba Jueves, ocho de agosto. El casero nos lleva al puerto en la furgoneta. Para cobrar, de pronto soy Mister Daniel. Que el precio que me dio era sólo... Slumpillo Leer Mi Diario(1 Diarios de Viajes) Compartir:
Enlaces Asunto: Re: Viajeros a Grecia: Punto de encuentro  Publicado: Responder citando

Slumpillo
Super Expert

Super Expert
Registrado:
 Jul 27, 2009 

Mensajes: 705

Votos: 0 👍
Segundo día aquí. A las nueve de la mañana el puerto está tranquilo y sin veraneantes, se parece más a la imagen que me había formado. Salgo a correr doce kilómetros por la carretera: me derrotan el calor y la sed y las olas que me ponen ojitos al pasar.

- Y que eres un vago.
- Y que soy un vago, gracias, Voz en Off.

Una ducha apresurada y cogemos el autobús (seis euros, qué rápido se quedan desfasadas las guías) para las playas. Vamos de pie, se baja la gente en las distintas paradas, seguimos hasta el final, Agios Georgios. La bahía, junto con la isla de Despotiko, es la parte más bonita de Antíparos, o eso dice el conductor y no veo motivos para llevarle la contraria.

Hay una capilla en la orilla, pescadores, restaurantes con pulpos colgados, botes, algunos bañistas, aguas de increíbles colores. Desayuno un yogur con miel (¿otra vez?) casi encima del mar, con vistas al azul. Nos movemos a la derecha y nos instalamos en unas rocas con acceso directo y exclusivo al Egeo. Estamos solos. Esto no hay dinero que lo pague. Bueno, sí, pero no es elegante hablar de ello.

Pregunto para cruzar a Despotiko. Haciendo honor al adjetivo, me contestan soberbios, desganados, montados en su monopolio, mal. No voy. Comemos, nadamos, todavía intento que algún barquero local me acerque, pero a mí nunca se me abren esas puertas de que hablan los blogueros viajeros.

Regresamos en autobús y nos damos un remojón en la playa del camping. Yo me quedo con Agios Georgios, Montse con ésta. Ducha (¡mucho te duchas!) y a charlar con la casera y a cenar y a empezar el cuarto libro de las vacaciones.
_________________
Próximos viajes: ¿Malta?
2020: Estambul, Sevilla, Barcelona, Pontevedra, Ons y Portugal
2019: Edimburgo, Oporto, A Coruña, Flandes, Barcelona, Venecia, Roma, Setúbal, Cícladas, Copenhague, Valladolid, Chicago, Donostia, Ginebra, Madrid y Tenerife
Ir arriba Segundo día aquí. A las nueve de la mañana el puerto está tranquilo y sin veraneantes, se parece más a la imagen que me había formado. Salgo a... Slumpillo Leer Mi Diario(1 Diarios de Viajes) Compartir:
Enlaces Asunto: Re: Viajeros a Grecia: Punto de encuentro  Publicado: Responder citando

Aiakoharri
Indiana Jones

Indiana Jones
Registrado:
 Feb 10, 2011 

Mensajes: 1006

Votos: 0 👍
Slumpillo, eres un campeón!!

Que buenos momentos me estas dando, muchas gracias!

Agios Georgios a mí me encantó!, que paz se respira allí, y el entorno es una maravilla.

Bueno, a ver que nos cuentas mañana...
Ir arriba Slumpillo, eres un campeón!! Que buenos momentos me estas dando, muchas gracias! Agios Georgios a mí me encantó!, que paz se respira allí, y el... Aiakoharri Compartir:
Enlaces Asunto: Re: Viajeros a Grecia: Punto de encuentro  Publicado: Responder citando

Slumpillo
Super Expert

Super Expert
Registrado:
 Jul 27, 2009 

Mensajes: 705

Votos: 0 👍
Las oficinas de turismo griegas no existen, sólo agencias que intentan venderte sus excursiones. Y la información es escasa y los horarios creativos en su cumplimiento.

Queríamos ir a la cueva y después a las playas. Esperamos el autobús de la mañana y no, éste no para en la cueva, pues porque no, el siguiente en hora y cuarto. Cambiamos entonces el orden, Agios Georgios (de nuevo) primero y subimos luego. En el sur estamos solos, en una pequeña cala de arena y guijarros. El mundo es nuestro y de los peces.

A las doce vamos a la marquesina y vemos, aún falta, tomamos algo, el autobús no llega. A la una y media aparece. Pues no, éste no va a la cueva (que cae de camino) diga lo que diga el cartel clavado en el poste y el propio rótulo en la ventanilla. Que nos llevan de vuelta a Antíparos (¿qué, cómo?) y luego bajamos si tal a la cueva. ¡Anda ya! ¡Pero qué cachondeo es éste! ¡Vais a marear a un guardia que a mí no! Me agarro un cabreo de consideración, hago que abran la puerta y allí nos quedamos en tierra. Me cisco en todo lo que se menea y que les tomen el pelo a sus santas madres y tal, muy digno y ofendido, pero estamos tirados. ¿Y ahora? ¡Caminando! (Son doce kilómetros al sol). Hummm... ¡A dedo! ¡Pero en ese autobús no subo y no subo! ¡La mañana perdida (no era cierto, que habíamos estado en la gloria en la playa) por culpa de estos inútiles! Etcétera.

Por suerte, que no sabía ya qué hacer con la dignidad entre el polvo y el calor y el pulgar levantado, unos franceses nos rescataron y nos dejaron, desvío incluido, frente a la cueva de marras.

Que es impresionante. Contiene la estalactita más antigua de Europa, cuarenta y cinco millones de años, goteando jroña que jroña. Daban ganas de sacar el bastón y gritar: ¡Contemplad el gran reino y ciudad de la Mina del Enano!

- ¿Hay rebajas de signos de puntuación o qué?
- ¡Calla!

En esas humedades y cavidades, les caí en gracia a unas chicas que se reían mucho conmigo y mi griego, tanto que Montse me cogió por una oreja. Era como Kevin Kline con su italiano afrodisíaco en "Un pez llamado Wanda", salvando las distancias.

Distancias que había que salvar, por cierto. El autostop nos metió en el coche destartalado de unos atenienses hasta la carretera general. Y anduvimos en dirección a Apantima y su Beach House por comer y beber, que íbamos en ayunas prácticamente. ¡Huid! Un chiringuito con (buena) música y precios de El Bulli (exagerando un poco), sofás en la arena, yates amarrados, llena, agua revuelta. Hay gente que no sé para qué es rica. ¿Para meterse en ese ruido y jaleo sin espacio? ¿No les dio criterio el dinero? Con razón al final nos enteramos por las telenovelas, y ahora lo entendemos, que también lloran.

Desde el arcén vimos una playa prometedora, sin indicaciones. Dimos con un sendero apenas transitable y llegamos a ella. Qué bien. Una mansión privada y oculta y el capitán del velero aguardando me devolvieron la fe en el buen gusto de los millonarios, ya que no el acceso a su mundo. Nadie supo decirme el nombre del arenal, una joya escondida a doscientos o trescientos metros del horror.

Comenzaba a ser tarde. Salimos y pasó el autobús y me hice el loco. Por principios y por vergüenza de volver a enfrentarme al conductor. De nuevo a dedo, nos trajo a la capital un paisano que no hablaba inglés aunque charlamos igualmente cada uno de sus cosas y así no discutimos. Con lo que habíamos completado el viaje a nuestro aire y conociendo gente y lugares. Pero se nos quedaron muchos sitios (y aun más personas) sin conocer, y mañana nos vamos a Paros.

Antíparos no fue quizás lo que imaginaba. Pero no ha habido un momento en que no pensase eso de qué bien estoy y esto es vida, y si he enviado fotos y dado envidia no ha sido por maldad.

- ¡Mentiroso!
- Estás muy parlanchina últimamente, Voz en Off.
_________________
Próximos viajes: ¿Malta?
2020: Estambul, Sevilla, Barcelona, Pontevedra, Ons y Portugal
2019: Edimburgo, Oporto, A Coruña, Flandes, Barcelona, Venecia, Roma, Setúbal, Cícladas, Copenhague, Valladolid, Chicago, Donostia, Ginebra, Madrid y Tenerife
Ir arriba Las oficinas de turismo griegas no existen, sólo agencias que intentan venderte sus excursiones. Y la información es escasa y los horarios... Slumpillo Leer Mi Diario(1 Diarios de Viajes) Compartir:
Enlaces Asunto: Re: Viajeros a Grecia: Punto de encuentro  Publicado: Responder citando

Indialuna
Moderador de Zona

Moderador de Zona
Registrado:
 Ene 20, 2008 

Mensajes: 18227
Visitar sitio web del autor Perfil de Instagram
Votos: 0 👍
Madre mía que maravilla, como se disfruta de las islas así con esta prosa, esto es impagable

Gracias Slumpillo
_________________
España, Londres Paris Italia Grecia Flandes Valonia Portugal Praga Chequia Budapest Polonia Holanda Austria Alemania Croacia Escocia Alsacia Provenza Estambul Marruecos Tunez Nueva York Filadelfia Tailandia Singapur Riviera Maya, Helsinki, Laponia
Ir arriba Madre mía que maravilla, como se disfruta de las islas así con esta prosa, esto es impagable. Gracias Slumpillo Indialuna Leer Mi Diario(14 Diarios de Viajes) 2 Fotos Compartir:
Enlaces Asunto: Re: Viajeros a Grecia: Punto de encuentro  Publicado: Responder citando

Slumpillo
Super Expert

Super Expert
Registrado:
 Jul 27, 2009 

Mensajes: 705

Votos: 0 👍
Nos mudamos de isla, de la hermana pequeña a la mayor. Antes intento salir a correr dieciocho kilómetros y sólo puedo con cinco. La dieta de queso feta, yogur con miel, cerveza Mythos de medio litro y salitre, sorprendentemente, no está funcionando.

El barco a la capital lo han cancelado por viento. ¿Dónde está el viento, a ver, a ver, que yo lo vea? Nos despedimos de la casera y cogemos el ferry alternativo a Pounda y el autobús, y aun resulta más barato y nos da tiempo a hacer amistad con una pareja que nos recomienda Amorgos y nos explica cómo se ha puesto de moda Antíparos por agotamiento de Mikonos y lo de la mansión de Tom Hanks.

Llegamos a Parikia y no hay noticias de la nueva casera (Nikoletta). El puerto es una locura. Coincidimos con atraques de Atenas y otros lugares y la actividad es frenética e incomprensible como la de un hormiguero. Se me ocurre llamar por el coche de alquiler y aparecer ya en la habitación motorizados. Tras una larga espera al sol, viene un Peugeot 107 no apto para voluminosos, y eso que hemos tenido suerte que quedaba uno libre... ¿eh?... porque la reserva era para las cinco de la tarde... ¿eh? ¡Cierto, vaya despiste! Son muchas cosas a organizar y yo sólo tengo dos manos y no tengo Centella. La broma supone pagar la fracción de la jornada a mayores pero más se perdió en Cuba, que ya va tocando volver allá, por cierto. Y por fin nos instalamos; los alojamientos, siempre low cost con unos mínimos exigibles, van mejorando en cada traslado. Aquí tenemos parra y patio y chicharras y anfitriones con inglés de supervivencia y trato familiar, y podemos ir a pie al pueblo. Y a una playa casi vecinal para un primer baño y refrescarse, no más.

Y eso hicimos. Y después caminamos a Parikia y callejeamos por el interior, apartándonos de la marina, y su laberinto de paredes encaladas de blanco y puertas azules y escaleras abiertas y aristas redondeadas y buganvillas me pareció la construcción cicládica quintaesenciada (a falta de las cúpulas de Santorini). No había nadie apenas y los restaurantes escondidos tras una curva inesperada estaban cerrados hasta la noche. Que será otra historia, supongo. De día, una belleza. Y la tranquilidad que esperaba encontrar en Antíparos.

Comimos muy bien en un local estupendo a la sombra y el frescor, con panna cotta temblorosamente erótica (véase "Aterriza como puedas") y con compañeros belgas de mesa. Y es que no dudo en hablar con todo el que se muestre receptivo (o no consiga escapar de mí lo bastante rápidamente), que de vacaciones es la mayoría. Se viaja con otra mentalidad y es un placer socializar.

El café fue con gatos.

Una postal en un kiosco me dijo que había que ir a Kolymbithres. Formaciones rocosas que imitan a animales, caprichosas, orgánicas, como si le hubieran encargado la decoración a Gaudí. Demasiado concurrida, lástima. Buscamos unas piedras apartadas para tirarnos (en ellas y de ellas), no hay peñasco incómodo en el que no sea capaz de dormirme. Y luego por las fincas a un arenal solitario. Ya sin gente, en el crepúsculo, paseamos y nos asombramos por Kolumbrithes, y castigué con mi italiano de marca blanca de Mercadona a unos napolitanos también tardíos, unas risas. Vine a Grecia a hablar con transalpinos.

Terminamos el lunes en Naoussa. Era noche y un millón de personas (aproximadamente) cenaban o tomaban copas. Y sin embargo, qué bonito. Nos sentamos junto al mar en una de las últimas tavernas, con gatos entre las piernas, y el camarero albanés se picó conmigo, él solito, por quién sabía hablar mejor el griego. Espero por el bien de los clientes que fuese él con diferencia.

Parándome de gato en gato, y eran cientos, estuvimos andando por el pueblo. Naoussa es hermosa, es innegable, aunque habría que venir en horario de siesta para apreciarla todavía más sin turistas.
_________________
Próximos viajes: ¿Malta?
2020: Estambul, Sevilla, Barcelona, Pontevedra, Ons y Portugal
2019: Edimburgo, Oporto, A Coruña, Flandes, Barcelona, Venecia, Roma, Setúbal, Cícladas, Copenhague, Valladolid, Chicago, Donostia, Ginebra, Madrid y Tenerife
Ir arriba Nos mudamos de isla, de la hermana pequeña a la mayor. Antes intento salir a correr dieciocho kilómetros y sólo puedo con cinco. La dieta de queso... Slumpillo Leer Mi Diario(1 Diarios de Viajes) Compartir:
Enlaces Asunto: Re: Viajeros a Grecia: Punto de encuentro  Publicado: Responder citando

Slumpillo
Super Expert

Super Expert
Registrado:
 Jul 27, 2009 

Mensajes: 705

Votos: 0 👍
Contaba Charo López en su juventud (y la mía) que tanto le decían lo guapa que era que cuando alguien no lo comentaba se extrañaba. Cuando son secos aquí o no me (son)ríen por pedir la comida en griego también me sorprende. Nos levantamos tarde y desayunamos cerca sin simpatía. Cogimos el mapa y el coche y para hacer bien el amor bajamos al sur. Por la costa oeste.

La información sobre las playas hay que tratarla con precaución. No por ser material sensible ni producto inflamable sino por dudosa, pendiente de revisión. Son arenales continuos, sin señales indicadoras, sin socorristas, o son calas sin nombre, o con varios, y con grafías móviles, de vocales que se añaden en el cartel de una curva y se pierden en el de otra. De límites difusos, y saber dónde acaban unas y comienzan las otras depende de a quién se lo preguntes.

Más o menos, pues, la primera parada fue en Agios Irini, precedida de su inevitable camino de tierra. Nos bañamos entre las rocas junto a la capilla por no despreciar, que no nos enamoraba, y continuamos.

Pasamos Pounda, nos perdimos, prácticamente aparcamos en medio del aeropuerto. Tiene casi más letras la palabra que metros la pista, allí puesta sin una valla siquiera. Había que salir huyendo antes de que nos cayese un aparato encima. Ignorando a Google (que lleva dos semanas dando nubes sin cesar mientras la realidad responde con cielos despejados), atajamos al azar y encontramos otra playa con iglesia. Esta vez nos conquistó.

Nosotros dos, una sombrilla de paja aportando un toque caribeño, la arena blanca, el mar claro, las barcas flotando en una laguna al lado, nada más. Aquello tenía un parecido razonable con el paraíso. Agios Nikolas, nos informaron, aunque no es la única que se llama así.

Playas humildes, anónimas, fuera de las guías y las recomendaciones. Las mejores.

Voutakas fue la siguiente joya, con su parte de rocas exclusiva y su parte de arena compartida con seis o siete personas, en tranquilidad y calma. Que rompían ocasionalmente los aviones que nos sobrevolaban casi al alcance de la mano.

Comimos en Aliki, una pequeña población sin mucho encanto y ningún gato (pagamos con tarjeta; todavía no hemos escuchado la excusa de la avería en la máquina), y de pronto el estómago decidió volver a las andadas y ser protagonista. Hubo que regresar de urgencia al apartamento y aguardar.

La casera nos trajo melón y sandía. Su inglés prácticamente ha desaparecido, como si hubiese estudiado unas cuantas frases de bienvenida la víspera y después de usarlas ya no las recordase más. Los vecinos de hoy (van rotando) son de Milán y por supuesto no dejo pasar la ocasión.

Se van las horas. Recuperado, me atrevo a cenar en Parikia y pasear. De noche la capital está concurrida, pero menos que Chora (Naxos) o Antíparos, o más repartida. Vemos el paisanaje, los gatos, los comercios, todo impecable. No hay tiendas de souvenirs de plástico ni chinos ni manteros. Los griegos mayores, resistiéndose a ceder el espacio a los turistas, sacan las mesas a la calle y montan tertulias. Una señora nos grita No exodus, stop, stop! al tomar una curva hacia un callejón cerrado. Desde sus patios los locales nos miran en silencio hasta que un kalispera los acciona. Entramos en las pequeñas iglesias repartidas por la población, en cualquier esquina hay una, y en la más impresionante de Panagia Ekatontapyliani.

Son nueve días ya en camiseta y bañador y sin calcetines.
_________________
Próximos viajes: ¿Malta?
2020: Estambul, Sevilla, Barcelona, Pontevedra, Ons y Portugal
2019: Edimburgo, Oporto, A Coruña, Flandes, Barcelona, Venecia, Roma, Setúbal, Cícladas, Copenhague, Valladolid, Chicago, Donostia, Ginebra, Madrid y Tenerife
Ir arriba Contaba Charo López en su juventud (y la mía) que tanto le decían lo guapa que era que cuando alguien no lo comentaba se extrañaba. Cuando son... Slumpillo Leer Mi Diario(1 Diarios de Viajes) Compartir:
Enlaces Asunto: Re: Viajeros a Grecia: Punto de encuentro  Publicado: Responder citando

Aiakoharri
Indiana Jones

Indiana Jones
Registrado:
 Feb 10, 2011 

Mensajes: 1006

Votos: 0 👍
Gracias Slumpillo,tú como siempre dando la talla!!

Ya en Paros, que recuerdos! Naoussa es verdad, por la noche se pone a tope de gente, no sé cómo se puede cenar a gusto con las mesas tan juntas como están en la placita del puerto, pero bueno, algún encanto tendrá porque se ven muchos sitios más tranquilos disponibles y justo ese todas las noches estaba igual de petado. Por la tarde estaba mucho más tranquilo y sí, el pueblo es precioso!

De la costa oeste no vimos nada, nos fuimos al sur por la costa este, ahora viendo lo que pones tú....No sé, no sé, nos lo hemos perdido! Nos quedaron muchas cosas por ver, el día que nos ¨robó¨Iberia se notó, vaya que si se notó Malvado o muy loco Habrá que volver!

Bueno, a seguir disfrutando!
Saludos,
Ir arriba Gracias Slumpillo,tú como siempre dando la talla!! Ya en Paros, que recuerdos! Naoussa es verdad, por la noche se pone a tope de gente, no sé cómo... Aiakoharri Compartir:
Enlaces Asunto: Re: Viajeros a Grecia: Punto de encuentro  Publicado: Responder citando

Slumpillo
Super Expert

Super Expert
Registrado:
 Jul 27, 2009 

Mensajes: 705

Votos: 0 👍
Era el penúltimo día del viaje. Fuimos a ver las otras localidades de Paros, que no sólo de playa se alimenta el hombre. Las carreteras son mucho mejores que las de Naxos (no tener que atravesar una montaña ayuda) y las distancias más cortas, así que cruzamos la isla fácilmente.

La primera parada fue en Kostos, un típico pueblo de los que las guías suelen calificar de anclados en el tiempo. Dormido en una siesta, más bien. Desayunamos en una especie de bar/cafetería/colmado/casa particular de señora amable. Los locales miraban la vida pasar sentados ante un frappé, pero no parecía que pasase gran cosa. Para un turista que está sólo media hora entre sus encaladas paredes y se marcha es distinto.

Seguimos hasta Lefkes. Como en los demás pueblos, hay aparcamiento gratuito a la entrada. Descendimos y comenzamos a perdernos por su laberinto de rincones perfectos, de imágenes de postal. Esto no sale así solo por arte de magia. Hemos visto cómo pintaban de blanco las uniones de las piedras del suelo o retocaban un portal. Todo está cuidado con gusto y detalle y coherencia. Me imaginaba a los de allá poniendo un somier de verja, una bañera en el campo, cada casa de su padre y de su madre, la mitad de las construcciones sin terminar, los perros ladrando sin cesar, y me daban ganas de emigrar.

Entre foto y foto y gato y gato, en una galería tuve un momento realmente bonito de conexión con la artista, empezando por hablar del idioma y al final de maratones y sueños por cumplir y los dos casi llorando. Me llevo ese abrazo y ese recuerdo de Lefkes, que permanecerá cuando haya olvidado o confundido el resto.

Por ejemplo, confieso que ya no me acuerdo de Prodromos. Estoy seguro de que era coqueto, tranquilo, limpio, blanquiazul, buganvilleado, con escaleras, pequeño, vacío salvo por unos pocos franceses con sus coches de alquiler... ¡Ah, sí! ¡Era todo eso! Tomamos una cerveza a la sombra bajo un arco en unos cojines de jarapas que estudiamos, porque estos rincones griegos son una fuente continua de ideas decorativas.

(Evidentemente me estoy refiriendo siempre a las islas. Hace años que no piso Atenas y la Grecia continental).

Y entonces nos desviamos a Molos, ya en el este, una de las playas sin organizar y sin asfaltar que alguien nos había recomendado (¿la casera que definitivamente ha abandonado el inglés más básico, aquel motorista en Voutakas, el hombre del desayuno de la víspera en Parikia, uno de los incontables italianos, la chica de la tienda de ropa?). Fantástica. Con el agua esmeralda y con olas, divertida, caribeña, con bancos de peces, con poca gente, se nos fue lo que quedaba de mañana en ella.

Poco a poco íbamos descubriendo las playas de Paros de nuestro gusto.

Regresamos a la carretera. Preguntamos por Marpissa. Estáis en ella. Ah. Un autobús y dos camiones montaban un atasco descomunal. No encontramos dónde comer y nos arreglamos con un lugar más de batalla sin encanto al lado del tráfico, y nos fuimos sin investigar más. En resumen, los atractivos de Marpissa, que los tendría y apenas atisbamos, los dejamos sin comprobar e intactos para los que venían detrás, como cuando entras en el supermercado y sales sin comprar nada con las manos en alto y cierta sensación de culpa.

Bajamos por la costa y nos detuvimos en Tripiti, otro nombre apuntado. Un cartel la indicaba a la derecha, y Glyfa a la izquierda. Salomónicos, nos metimos en las rocas que las separaban y estuvimos rascándonos los pies, haciéndolo snorkel y trepando a peñascos que conquistábamos con valentía y torpeza a partes iguales. Nuestros enemigos eran los erizos, esas bolas de malicia y únicamente malicia, porque no hacen otra cosa que aguardar a pinchar a desconocidos y recocerse en su negritud.

Y en la arena de Tripiti nos colocamos junto al muro para protegernos un rato del sol, una familia griega remojaba una sandía gigante en la orilla, nos bañamos, acabé el cuarto libro, dormí.

Todavía pararíamos en Faragas (o Farangas), con sombrillas. Podíamos haber buscado una esquina salvaje, que en todas hay y encontramos sin esfuerzo, pero ya el salitrómetro avisaba de altos niveles y nos retiramos. Por el arcén, tres o cuatro corredores hacían lo que yo debía y no.

Era la última noche y buscamos en Parikia un restaurante bonito sin ser estirado. En el Apollon Garden el encargado me daba palmaditas para explicarme. ¡Éste, cenamos en éste! Yo he venido aquí por el calor atmosférico y humano. He venido a que me toqueteen los griegos (y a toquetear yo a los gatos).
_________________
Próximos viajes: ¿Malta?
2020: Estambul, Sevilla, Barcelona, Pontevedra, Ons y Portugal
2019: Edimburgo, Oporto, A Coruña, Flandes, Barcelona, Venecia, Roma, Setúbal, Cícladas, Copenhague, Valladolid, Chicago, Donostia, Ginebra, Madrid y Tenerife
Ir arriba Era el penúltimo día del viaje. Fuimos a ver las otras localidades de Paros, que no sólo de playa se alimenta el hombre. Las carreteras son mucho... Slumpillo Leer Mi Diario(1 Diarios de Viajes) Compartir:
Enlaces Asunto: Re: Viajeros a Grecia: Punto de encuentro  Publicado: Responder citando

Slumpillo
Super Expert

Super Expert
Registrado:
 Jul 27, 2009 

Mensajes: 705

Votos: 0 👍
Lo malo, aseguran, no dura cien años; lo bueno se acaba antes. Nos quedaban unas horas para coger el avión, y después de despedirnos de la casera bajamos al Valle de las Mariposas, porque estaba cerca y era económico y por si acaso se trataba de una experiencia inolvidable y nos enterábamos ya en España y había que volver a propósito. Aceptable. No nos cambió la vida pero tampoco nos disgustó. El módico precio incluía una caminata refrescante entre los árboles (hiedras, naranjos...) y fuentes, una breve charla con otros turistas (italianos, no hará falta ni decirlo a estas alturas), la contemplación de cientos de mariposas posadas en las hojas y de decenas volando a nuestro alrededor. Entre tanta aridez cicládica agradecimos un poco de verdor.

Había labores que teníamos que hacer (parar en un supermercado por urgencias femeninas), unas que necesitábamos (desayunar) y otras que queríamos (recorrer Naoussa de día). Así que hacia allá nos fuimos a remediarlo todo a la vez. Mucho más tranquila que en la visita nocturna, tomamos un café con tostadas en uno de esos locales tan cuidados, y ya sin prisas callejeamos por el pueblo. En un rato me puse de conversación con una holandesa, unos mallorquines y una georgiana. A la chica de Georgia, tan tímida, tan dulce, tan agradecida porque le saqué una foto (for the memories), tan sola, tan escasa de inglés, tan contenta de estar ahí, tan sonriente, tan pajarillo, la habría adoptado. Mientras, Montse se dejaba empapar por las olas que rompían contra el malecón. Desde él, las vistas de las casas y los restaurantes junto al mar se parecían, supongo, a la Pequeña Venecia de Mikonos. Los pescadores se afanaban en las barcas y ya se estaban preparando los menús en las tavernas. Preciosa Naoussa.

Salimos a buscar la última playa en Lageri, al noroeste. Se puede ir en barco o en coche por un sendero infernal, esto es, se llega a ella en bote o botando. Cuando venía otro vehículo de frente no había espacio para los dos, y uno sentía en ese camino de cabras el impulso de embestir al rival con los cuernos. Habríamos ido más rápido corriendo al trote. Por fin encontramos un desvío al agua, al extremo del largo arenal; a nuestra derecha las rocas nos separaban de Dionisos Beach. Nos bañamos en tranquila compañía (estas dos semanas escasas, cuando no hemos estado absolutamente solos ha sido junto a reducidos grupos silenciosos), pero según aparecía más gente y procurando la excelencia nos levantamos, cruzamos a pie la península y dimos con el otro lado, donde una bahía sin nombre se abría virgen. Una par de familias locales ocupaban una punta a lo lejos, el resto era una magnífica playa para nosotros.

Y al despertar (de una de esas microsiestas al sol, y del embrujo mediterráneo), nos asustamos porque había todavía que regresar por la misma pista bacheada, cruzar Parikia, comer algo, devolver el Peugeot, asearnos, poner cara de retornados en el aeropuerto.

Tuvimos el tiempo justo de tomar una crepe y un helado, de acariciar mi último gato griego, de meter la ropa mojada y sacar la de repuesto, de lavarnos la cara en los baños de la única puerta de embarque (pomposamente marcada como la número 1), de entristecernos.

De Paros a Atenas y de Atenas a Oporto (con retraso) en avión, de Oporto a Carregal de Arriba en coche, de madrugada. Hoy cuelgan del tendal los bañadores, las toallas, los pantalones cortos, las camisetas de tiras, limpios de sal y sudor y sol, y de aquella luz. Pronto vendrá el otoño y acabarán en el cajón, y así todos esos momentos, aunque queden aquí escritos, se perderán como lágrimas en la lluvia.

Ha sido mi cuarto viaje a Grecia. No veo razón para no repetir.
_________________
Próximos viajes: ¿Malta?
2020: Estambul, Sevilla, Barcelona, Pontevedra, Ons y Portugal
2019: Edimburgo, Oporto, A Coruña, Flandes, Barcelona, Venecia, Roma, Setúbal, Cícladas, Copenhague, Valladolid, Chicago, Donostia, Ginebra, Madrid y Tenerife
Ir arriba Lo malo, aseguran, no dura cien años; lo bueno se acaba antes. Nos quedaban unas horas para coger el avión, y después de despedirnos de la casera... Slumpillo Leer Mi Diario(1 Diarios de Viajes) Compartir:
Mostrar mensajes de anteriores:   
Filtrar Mensajes Destacados
Ir a página Anterior  1, 2, 3 ... 62, 63, 64 ... 142, 143, 144  Siguiente
Todas las horas son GMT + 1 Hora
RSS: Foro de Grecia y Balcanes RSS - Ultimos Mensajes

Tips de viajes Tips de viajes: Mini artículos para viajeros sobre Viajeros a Grecia: Punto de encuentro
  Título - Descripción
PALACIO DE KNOSSOS - CRETA Valoración: 4.9(13223 Lecturas)
Los restos de una antigua civilización mediterránea y la leyenda del Minotauro se dan cita en en el palacio de Knossos
FERRIES EN LAS ISLAS CICLADAS Valoración: 4.8(25331 Lecturas)
Una relación de las navieras que conectan las Cícladas ordenadas geográficamente por islas.
RODAS CIUDAD MEDIEVAL Valoración: 4.9(6618 Lecturas)
Guia básica de la ciudad medieval de Rodas y sus lugares imprescindibles
Otros Tips relacionados con Grecia
Grecia: Información general para viajar: Información general y folletos digitalizados de Grecia proporcionada por el Ministerio de Cultura y Turismo de Grecia en España
Cabo Sunión: El cabo Sunión es un promontorio ubicado a unos 65 kilómetros de Atenas en el que se encuentran las ruinas de dos templos, uno dedicado a Atenea, en muy mal estado, y otro dedicado a Poseidón, siendo uno de los lugares más famosos de toda Grecia.
Tienes algo que contar acerca de Viajeros a Grecia: Punto de encuentro. ¿Quieres escribir un nuevo Tip relacionado?