Mostrar/Ocultar Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Artículos
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads
Checa Rep. Nature News

República Checa en verano: Experiencias acuáticas ✈️ Noticias de Checa Rep.

Enviado por Oficinas-Turismo el Sabado, 04 Junio de 2022 a las 10:17:36

La chispa que enciende el verano, con sus días largos y azules, no sólo no se apaga con el agua sino que este elemento es capaz de avivar la llama y hacernos disfrutar aún más. Chequia encuentra en el agua uno de sus grandes aliados para ofrecer emocionantes experiencias a los viajeros durante el estío.

Chequia y el agua, un amor de verano


Refrescantes, románticas, excitantes, divertidas o relajantes, las experiencias que la República Checa brinda cada verano en torno al agua cuentan con todos los ingredientes necesarios para completar una escapada estival a este país centroeuropeo. Este elemento fundamental recorre todo el territorio transformado en ríos, canales, embalses y lagos e invita a los viajeros a interactuar de maneras divertidas y originales. A través de los cauces de los ríos se descubren regiones bendecidas con viñedos, se vislumbran jardines que enmarcan nobles castillos o se perciben estampas inusuales al reflejar la belleza arquitectónica de seductores pueblos. Pequeños cruceros, bucólicos paseos en balsa, descensos vertiginosos en canoa o privilegiados escenarios desde los que admirar el cielo iluminándose con fuegos artificiales… sólo es necesario decidir cuál es la experiencia que más nos motiva en función de nuestros gustos personales. ¿Una recomendación? Probar todas las opciones, pero eso lo dejamos a tu elección.


Navegar por grandes ríos

Es una experiencia tranquila, agradable y apta para todos los públicos, la amplia red de ríos y embalses de Chequia ofrece a los viajeros mil oportunidades de quedar extasiados ante grandes y pequeñas ciudades. La monumentalidad de Praga desde el río Moldava, con sus puentes, torres y palacios, es capaz de enamorarnos tanto si navegamos en barcos de época como en lanchas o góndolas. Una propuesta muy original durante el verano es realizar la travesía en barco de vapor, desde Praga hasta Slapy (fines de semana hasta el 25 de septiembre). El embalse de Orlík, el de mayor volumen de agua del país, también cuenta con barcos que llevan hasta Zvíkov a partir del 1 de julio, en este punto se puede bajar para admirar su castillo, que fue la sede de los primeros reyes checos. En el embalse, además, se puede pescar y bucear. Es habitual que los aficionados al submarinismo se sumerjan para ver la vieja iglesia de Těchnice, que quedó cubierta por las aguas.


Fuera de la capital también es posible vivir bonitas experiencias acuáticas, como navegar por el río Morava desde Olomouc (de mayo a octubre) mientras se disfruta de una cena romántica o se escuchan las historias de la ciudad. Incluso se podría realizar un itinerario náutico por el Moldava entre České Budějovice y la ciudad alemana de Hamburgo. No se trata de un crucero sino de pequeñas embarcaciones que pasan durante su travesía por la población de Hluboká nad Vltavou, con su romántico palacio, por las presas de Orlík y Slapy, Praga y Mělnik. A partir de esa ciudad, el Moldava desemboca en el Elba y continúa por el norte hasta Alemania.


Recorrer canales históricos

Admirar los atractivos naturales y culturales del país desde los canales, ya sea navegando en los mismos o siguiendo el itinerario por tierra, es una original manera de descubrir perspectivas insólitas de Chequia. Entre las propuestas más atractivas para el verano se encuentra el canal de Bat’a, en Moravia del Este. Este ingenio fue ideado por el prodigioso empresario del calzado Tomáš Baťa, quien, además de transformar la ciudad de Zlín y los procesos industriales, también proyectaba usar este canal para acercar materiales a sus fábricas (no lo llegó a ver terminado). Hoy día, su uso es totalmente turístico y las familias con niños, personas mayores o con movilidad reducida disfrutan enormemente de la navegación entre Kroměříž y Hodonín. El itinerario completo, con sus 13 compuertas y numerosos puentes, sobrepasa los 50 kilómetros. Las opciones para navegar también son variadas, en un barco turístico, pilotando una lancha, etc. Combinar la travesía con ratos de pedaleo por la senda ciclista que transcurre paralela, es otra tentadora propuesta.

La segunda propuesta, el canal náutico de los Schwarzenberg, nos lleva a la sierra de Šumava, en Bohemia del Sur. Este nombre se debe a su promotor, el conde Juan Nepomuceno I de los Schwarzenberg que ordenó su construcción a finales del siglo XVIII. Dicho canal, considerado Monumento Nacional de la República Checa, une los afluentes del río Moldava y el Danubio. De sus 90 kilómetros, 400 metros transcurren dentro de un túnel. Hoy día se ha reconstruido una parte y, aunque no es navegable, junto al canal discurre una senda cicloturista de unos 14 kilómetros que permite gozar del frescor del paisaje, de grandes bosques, puentes y compuertas, mientras se recuerda su misión original como medio de transporte de madera a Viena.


Descender aguas bravas

Pero no todo es sosiego en Chequia, además de las tranquilas experiencias en barcos turísticos o recorriendo canales históricos también es posible interactuar directamente con el agua. A los checos les encanta el piragüismo e incluso realizan recorridos de varios días por sus cauces más extremos. Eso sí, para practicar este deporte es imprescindible conocer el grado del descenso y saber un poco sobre el propio río. En Chequia se emplea el sistema alpino, que distingue dos categorías de ríos: los tranquilos (ZW) y los salvajes (VW), que se dividen en otros seis tipos.

El río más demandado para el piragüismo es el Moldava (Vltava), como parte del mismo atraviesa el Parque Nacional de Šumava hay que pedir permiso para descender el río. No es necesario llevar ningún material porque todo se puede alquilar (Ingetour y Rafting Krumlov) en empresas profesionales. Los más entregados a este deporte se pueden plantear una escapada temática de rafting como el descenso del Sázava, un afluente del Moldava que tiene emocionantes rápidos. A lo largo del río existe una gran cantidad de campings y de empresas de alquiler de material así que la aventura puede empezar y terminar donde el viajero decida.


Emocionarse en cauces tranquilos, embalses y entre desfiladeros

En casi cualquier rincón de la República Checa se encuentran actividades cerca del agua que son ideales para realizar en verano. Algunas invitan a retroceder varios siglos atrás, como el romántico paseo en balsa de madera por un meandro del Moldava a su paso por Český Krumlov. Al ritmo que va marcando el balsero, o incluso del grupo musical que acompañe en la embarcación, se descubre el perfil de esta ciudad de Bohemia del Sur que parece salida de un cuento de hadas. Al mismo tiempo, permite hacerse una idea de cómo se transportaba antaño la madera u otros productos como la sal, en zonas como esta.


Para probar la experiencia de capitanear un barco sólo hay que recorrer los 30 kilómetros que separan Český Krumlov del embalse de Lipno. En el mayor embalse de Chequia (44 kilómetros de largo y 10 de ancho) es posible convertirse en “lobo de mar” durante los meses de julio y octubre. También, practicar otras actividades en el agua, como paddle surf o pedalinas acuáticas, o fuera de la misma, ya que existen preciosas rutas ciclistas, pistas de patinajes, miradores de infarto y relajantes spas. En Lipno.info encontrarás todas las opciones.

Si se quiere añadir un grado más de emoción, hay que dirigirse al Parque Nacional de la Suiza de Bohemia donde la naturaleza se muestra desbordante en cada uno de sus rincones. Allí es posible navegar por el río Kamenice, entre desfiladeros tapizados con grandes helechos, rocas cubiertas de musgo y casitas asomadas a lugares inverosímiles. El paseo brinda tantas postales románticas que es imposible dejar de hacer fotografías.


Para dar por concluido el viaje estival a la República Checa no hay nada mejor que un buen espectáculo de fuegos artificiales, ya que también se celebra junto al agua, en el embalse de Brno. La 25 edición del Festival Ignis Brunensis iluminará la capital de Moravia del Sur entre el 11 de junio y el 23 de julio.


Información facilitada por Turismo República Checa: www.visitczechrepublic.com
Compartir:


Enviado por Oficinas-Turismo el Sabado, 04 Junio de 2022 a las 10:17:36 (416 Lecturas) Puntuación Promedio: 5 y 3 votos


Link para compartir esta Noticia:         


Temas Asociados

Nature News


forum_icon Foros de Viajes
Pais Tema: República Checa: Consejos, qué ver, excursiones, itinerarios
Foro Europa del Este Foro Europa del Este: Foro de viajes de Europa del Este: Rep. Checa, Hungria, Polonia, Rumanía, Eslovaquia... Praga, Budapest, Varsovia, Cracovia, Bratislava, Bucarest.
Ultimos 5 Mensajes de 715
311792 Lecturas
AutorMensaje
ANGEMI
ANGEMI
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Ago 09, 2009
Mensajes: 24538

Fecha: Mar Feb 01, 2022 05:44 pm    Título: Celebrar San Valentín en República Checa

Planes románticos en Chequia
para celebrar San Valentín

Mientras los corazones rojos se apoderan de los escaparates durante el mes de febrero, los amantes de los viajes se centran en investigar nuevos destinos y propuestas con las que sorprender a sus parejas en San Valentín o en cualquier aniversario especial. Como queremos que el regalo sea todo un éxito, ofreceremos algunas pistas para un viaje a la República Checa en el que todos encuentren un lugar a su medida.

Bombones, poemarios, cenas, estancias en hoteles... cada año es más complicado sorprender a nuestros enamorados por San Valentín. Sin embargo, en el caso de las parejas más viajeras hay un regalo que siempre es bien recibido: una escapada a un lugar que ninguno de los dos conozca. Tanto para aquellos que han viajado a Chequia como para los que lo tienen en el radar desde hace tiempo, tenemos una serie de propuestas para quedar de lujo. Románticos, sibaritas, deportistas, urbanitas, amantes de la exclusividad o el relax... contarán con lugares tan especiales en el país que quizás se conviertan en una meca anual donde sellar el amor cada 14 de febrero.


Para románticos empedernidos

Parece que el romanticismo no está de moda pero os aseguramos que son miles los viajeros que llegan a la República Checa cada año deseando conocer sus magníficos castillos y palacios. Lo ideal es realizar una ruta en la que ir hilvanando sus castillos en entornos urbanos, como el Castillo de Praga, con otros situados en entornos rurales, en la cima de una colina o sobre moles rocosas. Cada uno de ellos alberga historias sorprendentes llenas de belleza y misterio. Allí os esperan el de Český Krumlov, con un impresionante teatro barroco, el palacio neogótico de Hluboká nad Vltavou, el castillo de Karlštejn, construido por Carlos IV y que alberga los tesoros reales; y el palacio de Bečov nad Teplou, con el relicario de Santo Mauro. Pero existen cientos más...



Para amantes de la belleza

Aunque los jardines en febrero no se encuentran en su máximo esplendor, falta poco más de un mes para que los jardines checos se llenen de color y la primavera toque con su varita mágica cada espacio verde del país. Para disfrutar de esas imágenes sublimes llenas de belleza sólo hay que saber mirar alrededor y recorrer lugares como los Jardines de Vysehrad, que brindan unas preciosas vistas, o los de Vrtba con su diseño barroco. Ambos están en la capital checa pero también se puede salir para conocer el diseño de los jardines del palacio de Litomyšl, Kroměříž o Lednice-Valtice, estos dos últimos inscritos en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Incluso es una opción comprar una botella de vino e ir a brindar al mirador de Máj, donde el río Moldava se retuerce formando una perfecta herradura.



Para parejas estresadas

El día a día en pareja no es un camino de rosas, así que ¿por qué no organizar una escapada romántica al Triángulo balneario checo que, además, ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad en 2021? La región de Karlovy Vary reúne tres ciudades balneario donde se palpa su trayectoria histórica en torno al termalismo y que están rodeadas de una naturaleza abrumadora. Karlovy Vary, Mariánské Lázně y Františkovy Lázně brindan una completa oferta hotelera, de balnearios y de spas donde recuperar la salud y, de paso, el romanticismo.



Para los más “culturetas”

Aquellos que aman la vida cultural, caminar por galerías de arte, visitar exposiciones, asistir a obras de teatro o a espectáculos están de enhorabuena en la República Checa porque encontrarán planes a cada paso. La oferta cultural en Praga es casi infinita con lugares donde vivir noches mágicas, como el Teatro de los Estamentos y el Teatro Nacional, una de las construcciones neorrenacentistas más bellas del país. Si se prefiere la literatura al arte, en la capital se pueden realizar rutas literarias tan interesantes como la de Kafka que lleva por los lugares que el escritor frecuentaba o donde transcurre parte de su obra.



Para los más activos

¿Quién ha dicho que el romanticismo es únicamente caminar de la mano por la playa? Compartir un subidón de adrenalina mientras se practica escalada, se superan vías ferratas, se desafían rápidos a bordo de una canoa o se surcan los cielos en globo aerostático son experiencias inolvidables. Esa sensación de afrontar miedos y desafíos juntos puede unir más que cualquier cena a la luz de las velas. Os animamos a conocer la vía ferrata de Bechyně, que discurre paralela al río Lužnice, al sur de Bohemia; a recorrer la amplia red de senderos de sierra de Rychlebské hory; y a practicar rafting en el Moldava a la altura del Parque Nacional de Šumava.


Para los más originales

Para celebrar San Valentín, para una luna de miel o incluso para una escapada original os sugerimos conocer el corazón de acero del país. En la República Checa encontraréis numerosas propuestas con toque industrial que a algunos les parecerá la antítesis de un plan de enamorados pero que son ideales para quienes buscan lugares de vanguardia. ¿Qué opinaríais de recorrer las tripas de una fábrica o entrar en una mina de hierro o de carbón? La ciudad de Ostrava propone actividades tan originales como subir en ascensor hasta arriba del horno nº1 y a la terraza del Bolt Tower, asistir a conciertos en el antiguo depósito de combustible, pasear por unos jardines sobre un tejado, o entrar en un pozo dentro de una antigua jaula de mineros. Y si se pospone el viaje para el verano, también es posible disfrutar del famoso Festival Colours of Ostrava, al que este año acudirá el cantante asturiano Rodrigo Cuevas.



Para los más sibaritas

¿Sabríais decirnos algún plato tradicional checo? Tanto si se recordáis alguno (la cerveza no cuenta) como si no, una escapada gastronómica es ideal para compartir los placeres de la mesa en pareja. En Chequia se encuentran decenas de restaurantes donde sirven cocina basada en antiguas recetas pero también restaurantes con estrella Michelin que justifican un viaje. Eso sí, si elegís Field o La Degustación Bohême Bourgeoise , ambos en la capital checa y con una estrella Michelin, es recomendable reservar con antelación. En el primero se reinterpretan platos y sabores, y en el segundo, se parte de la tradición y la cocina de mercado para proponer una carta innovadora.


Para amantes del lujo

A veces basta rodearse de detalles bonitos para sentirse feliz, y no nos referimos al lujo ostentoso, que también lo podrías encontrar en Chequia, sino al acto de deleitarse con la historia que emana de hoteles centenarios, de cafés donde parece que el tiempo se ha detenido o tiendas en las que cada una de sus piezas narra un relato. Ese placer de pasar la mano por el terciopelo de la silla donde te sientas o el sonido de una copa de Bohemia cuando brindas es el verdadero lujo. En la República Checa no te faltarán momentos para gozar de esa exclusividad en hoteles como el Barceló Brno Palace o el Art Déco Imperial Hotel, o en cafés como Louvre, Imperial o Savoy. Los enamorados del shopping y el diseño conocerán nuevos talentos y podrán llevarse bonitas piezas en tiendas como Qubus Design Studio, Material Design Store, Papelote o Delive Design Store.


Para amantes del vino

Puede sorprender que recomendemos para una escapada romántica una ruta de bodegas si estás en el país de la cerveza, pero con esta propuesta seguro que conseguimos que los dos miembros de la pareja descubran al mismo tiempo estos vinos tan particulares. Entre las muchas rutas entre viñedos que se pueden realizar en Moravia del Sur, hay una que es sorprendente y extensa. Se trata de la Ruta de Znojmo, tiene 165 kilómetros y se puede hacer en bicicleta. ¿Paradas obligadas? La Bodega de Šatov y las ruinas del monasterio gótico de Dolní Kounice. Pero también existen muchas otras opciones entre las que elegir.


Estas propuestas son buenas excusas para celebrar el amor en Chequia.

Información facilitada por Turismo República Checa: www.visitczechrepublic.com
ANGEMI
ANGEMI
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Ago 09, 2009
Mensajes: 24538

Fecha: Jue Abr 21, 2022 08:32 pm    Título: República Checa: 3 rutas en coche

Publicado nuevo Tip desde Oficinas de Turismo

3 rutas en coche por República Checa



La República Checa es uno de los países europeos que más se presta a ser descubierto a través de una ruta coche por su pequeña dimensión, buena red viaria y variedad de propuestas turísticas en todas sus regiones. Los itinerarios por carretera pueden partir de la capital y adentrarse por lugares donde la vida transcurre tranquila, entre pueblos encantadores, castillos, balnearios, lagos, granjas y grandes bosques. Con estas tres rutas te enamorarás irremediablemente de Moravia, Bohemia del Sur, Karlovy Vary, Pilsen, Liberec...

ANGEMI
ANGEMI
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Ago 09, 2009
Mensajes: 24538

Fecha: Dom May 29, 2022 08:10 pm    Título: Sky Bridge 721 - Dolní Morava, República Checa

Sky Bridge 721, así es el nuevo puente colgante más largo del mundo

Esta estructura situada en la estación de alta montaña de Dolní Morava, República Checa, se eleva a 95 metros de altura y tiene 721 metros de longitud y 120 centímetros de ancho.

Seguir leyendo en: www.abc.es/ ...ticia.html


ANGEMI
ANGEMI
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Ago 09, 2009
Mensajes: 24538

Fecha: Dom May 29, 2022 08:15 pm    Título: Tranvías en República Checa

Ideas para los aficionados a los tranvías

Todo lo que desearías saber sobre el transporte ferroviario urbano en la República Checa

¿Buscas experiencias singulares? ¡Has encontrado la mejor opción! Te mostraremos las cosas interesantes que puedes probar y experimentar en la República Checa, en relación con el transporte ferroviario urbano. ¡Aquí encontrarás varios objetos únicos, tranvías nostálgicos y rutas con las mejores vistas, en tranvía se puede viajar incluso entre dos ciudades!

Información en la Web de Turismo de República Checa: www.visitczechrepublic.com/ ...-tram-fans

ANGEMI
ANGEMI
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Ago 09, 2009
Mensajes: 24538

Fecha: Vie Jun 03, 2022 02:25 pm    Título: República Checa: Consejos, qué ver, excursiones

Chequia y el agua, un amor de verano


La chispa que enciende el verano, con sus días largos y azules, no sólo no se apaga con el agua
sino que este elemento es capaz de avivar la llama y hacernos disfrutar aún más.
Chequia encuentra en el agua uno de sus grandes aliados para ofrecer
emocionantes experiencias a los viajeros durante el estío

Refrescantes, románticas, excitantes, divertidas o relajantes, las experiencias que la República Checa brinda cada verano en torno al agua cuentan con todos los ingredientes necesarios para completar una escapada estival a este país centroeuropeo. Este elemento fundamental recorre todo el territorio transformado en ríos, canales, embalses y lagos e invita a los viajeros a interactuar de maneras divertidas y originales. A través de los cauces de los ríos se descubren regiones bendecidas con viñedos, se vislumbran jardines que enmarcan nobles castillos o se perciben estampas inusuales al reflejar la belleza arquitectónica de seductores pueblos. Pequeños cruceros, bucólicos paseos en balsa, descensos vertiginosos en canoa o privilegiados escenarios desde los que admirar el cielo iluminándose con fuegos artificiales… sólo es necesario decidir cuál es la experiencia que más nos motiva en función de nuestros gustos personales. ¿Una recomendación? Probar todas las opciones, pero eso lo dejamos a tu elección.


Navegar por grandes ríos

Es una experiencia tranquila, agradable y apta para todos los públicos, la amplia red de ríos y embalses de Chequia ofrece a los viajeros mil oportunidades de quedar extasiados ante grandes y pequeñas ciudades. La monumentalidad de Praga desde el río Moldava, con sus puentes, torres y palacios, es capaz de enamorarnos tanto si navegamos en barcos de época como en lanchas o góndolas. Una propuesta muy original durante el verano es realizar la travesía en barco de vapor, desde Praga hasta Slapy (fines de semana hasta el 25 de septiembre). El embalse de Orlík, el de mayor volumen de agua del país, también cuenta con barcos que llevan hasta Zvíkov a partir del 1 de julio, en este punto se puede bajar para admirar su castillo, que fue la sede de los primeros reyes checos. En el embalse, además, se puede pescar y bucear. Es habitual que los aficionados al submarinismo se sumerjan para ver la vieja iglesia de Těchnice, que quedó cubierta por las aguas.


Fuera de la capital también es posible vivir bonitas experiencias acuáticas, como navegar por el río Morava desde Olomouc (de mayo a octubre) mientras se disfruta de una cena romántica o se escuchan las historias de la ciudad. Incluso se podría realizar un itinerario náutico por el Moldava entre České Budějovice y la ciudad alemana de Hamburgo. No se trata de un crucero sino de pequeñas embarcaciones que pasan durante su travesía por la población de Hluboká nad Vltavou, con su romántico palacio, por las presas de Orlík y Slapy, Praga y Mělnik. A partir de esa ciudad, el Moldava desemboca en el Elba y continúa por el norte hasta Alemania.


Recorrer canales históricos

Admirar los atractivos naturales y culturales del país desde los canales, ya sea navegando en los mismos o siguiendo el itinerario por tierra, es una original manera de descubrir perspectivas insólitas de Chequia. Entre las propuestas más atractivas para el verano se encuentra el canal de Bat’a, en Moravia del Este. Este ingenio fue ideado por el prodigioso empresario del calzado Tomáš Baťa, quien, además de transformar la ciudad de Zlín y los procesos industriales, también proyectaba usar este canal para acercar materiales a sus fábricas (no lo llegó a ver terminado). Hoy día, su uso es totalmente turístico y las familias con niños, personas mayores o con movilidad reducida disfrutan enormemente de la navegación entre Kroměříž y Hodonín. El itinerario completo, con sus 13 compuertas y numerosos puentes, sobrepasa los 50 kilómetros. Las opciones para navegar también son variadas, en un barco turístico, pilotando una lancha, etc. Combinar la travesía con ratos de pedaleo por la senda ciclista que transcurre paralela, es otra tentadora propuesta.

La segunda propuesta, el canal náutico de los Schwarzenberg, nos lleva a la sierra de Šumava, en Bohemia del Sur. Este nombre se debe a su promotor, el conde Juan Nepomuceno I de los Schwarzenberg que ordenó su construcción a finales del siglo XVIII. Dicho canal, considerado Monumento Nacional de la República Checa, une los afluentes del río Moldava y el Danubio. De sus 90 kilómetros, 400 metros transcurren dentro de un túnel. Hoy día se ha reconstruido una parte y, aunque no es navegable, junto al canal discurre una senda cicloturista de unos 14 kilómetros que permite gozar del frescor del paisaje, de grandes bosques, puentes y compuertas, mientras se recuerda su misión original como medio de transporte de madera a Viena.


Descender aguas bravas

Pero no todo es sosiego en Chequia, además de las tranquilas experiencias en barcos turísticos o recorriendo canales históricos también es posible interactuar directamente con el agua. A los checos les encanta el piragüismo e incluso realizan recorridos de varios días por sus cauces más extremos. Eso sí, para practicar este deporte es imprescindible conocer el grado del descenso y saber un poco sobre el propio río. En Chequia se emplea el sistema alpino, que distingue dos categorías de ríos: los tranquilos (ZW) y los salvajes (VW), que se dividen en otros seis tipos.

El río más demandado para el piragüismo es el Moldava (Vltava), como parte del mismo atraviesa el Parque Nacional de Šumava hay que pedir permiso para descender el río. No es necesario llevar ningún material porque todo se puede alquilar (Ingetour y Rafting Krumlov) en empresas profesionales. Los más entregados a este deporte se pueden plantear una escapada temática de rafting como el descenso del Sázava, un afluente del Moldava que tiene emocionantes rápidos. A lo largo del río existe una gran cantidad de campings y de empresas de alquiler de material así que la aventura puede empezar y terminar donde el viajero decida.


Emocionarse en cauces tranquilos, embalses y entre desfiladeros

En casi cualquier rincón de la República Checa se encuentran actividades cerca del agua que son ideales para realizar en verano. Algunas invitan a retroceder varios siglos atrás, como el romántico paseo en balsa de madera por un meandro del Moldava a su paso por Český Krumlov. Al ritmo que va marcando el balsero, o incluso del grupo musical que acompañe en la embarcación, se descubre el perfil de esta ciudad de Bohemia del Sur que parece salida de un cuento de hadas. Al mismo tiempo, permite hacerse una idea de cómo se transportaba antaño la madera u otros productos como la sal, en zonas como esta.


Para probar la experiencia de capitanear un barco sólo hay que recorrer los 30 kilómetros que separan Český Krumlov del embalse de Lipno. En el mayor embalse de Chequia (44 kilómetros de largo y 10 de ancho) es posible convertirse en “lobo de mar” durante los meses de julio y octubre. También, practicar otras actividades en el agua, como paddle surf o pedalinas acuáticas, o fuera de la misma, ya que existen preciosas rutas ciclistas, pistas de patinajes, miradores de infarto y relajantes spas. En Lipno.info encontrarás todas las opciones.

Si se quiere añadir un grado más de emoción, hay que dirigirse al Parque Nacional de la Suiza de Bohemia donde la naturaleza se muestra desbordante en cada uno de sus rincones. Allí es posible navegar por el río Kamenice, entre desfiladeros tapizados con grandes helechos, rocas cubiertas de musgo y casitas asomadas a lugares inverosímiles. El paseo brinda tantas postales románticas que es imposible dejar de hacer fotografías.

Para dar por concluido el viaje estival a la República Checa no hay nada mejor que un buen espectáculo de fuegos artificiales, ya que también se celebra junto al agua, en el embalse de Brno. La 25 edición del Festival Ignis Brunensis iluminará la capital de Moravia del Sur entre el 11 de junio y el 23 de julio.



Información facilitada por Turismo República Checa: www.visitczechrepublic.com
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro

Registrate AQUÍ
Mostrar/Ocultar Enlaces Relacionados
Mostrar/Ocultar Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 5
votos: 3


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo

Mostrar/Ocultar Opciones
All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. Aviso Legal - Privacidad - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter instagram