Mostrar/Ocultar Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Login


Usuario:
Clave:

¿Quién está conectado?
Total: 759 Usuarios
Usuarios: 17
NYNYLualpaQuebonitoesviajar
ViveAfricaLibreAngegacaChiripy
DawsiAbdelkrimJackiemar
Paqui2018Tinuco 
...y 5 Usuarios Más

Anónimos: 742
Oculto: 1
Lista de miembros
Total:351391 Registrados
Ultimo: martinz80
Nuevos Hoy: 4
Nuevos Ayer: 12
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads
El Museo del Romanticismo - Madrid (Museos-España)
Tips
Tips
Últimos Tips de Viajes
Últimos Tips de Viajes
Tips de Viajes más visitados
Tips de Viajes más visitados
Tips de Viajes más votados
Tips de Viajes más votados
Lista de temas
Lista de temas
Usuario mas activos
Usuario mas activos
Ayuda
Ayuda



Charucag  Autor:    Fecha publicación:    Idioma: spanish
Interesante museo que recrea una casa del siglo XIX y guarda interesantes obras pictóricas.


Este museo se encuentra situado en la calle San Mateo nº 13, línea 1 de metro, estación Tribunal, aunque también se puede acceder desde la estación de Alonso Martínez, bajando por la Plaza de Santa Bárbara.


Se trata de un palacio neoclásico y fue construido como vivienda del Marqués de Matallana. Posteriormente tuvo diversos usos, desde oficinas ministeriales hasta local de la editorial Espasa Calpe, por lo que sufrió muchas modificaciones en su estructura original. De hecho, este palacio ha perdido todas las dependencias de la planta baja en donde estarían ubicadas las cocinas, despensas, lavanderías y todas las construcciones auxiliares propias de una vivienda de la nobleza.

Desde la calle se accede por una amplia puerta de madera de doble hoja que se podían abrir del todo para que pudieran pasar los carruajes, o bien abrir sólo las puertas para el acceso de las personas.


No voy a hacer conjeturas sobre lo que habría una vez traspasada esa puerta, sino que me limitaré a contar lo que hoy en día puede verse.

Una vez traspasada la puerta de la calle tenemos al fondo la escalera de acceso a la planta noble y al lado un puerta-vidriera que da a un precioso patio con suelo empedrado al que no está permitido el acceso.


A la izquierda hay una puerta que da acceso a la tienda, la cafetería y el jardín, del que hablaremos al final de nuestro recorrido.

La escalera no es muy amplia ni majestuosa, pero tiene una aspecto curioso que es un enorme hueco desde el que el visitante podía ver y oír a la orquesta los días en que se celebraba algún baile.


Una vez que se accede a la planta noble nos encontramos primeramente con las dependencias de “recibir”. Estas dependencias tenían la función de filtrar las personas que accedían a la intimidad del hogar y, al mismo tiempo, hacer gala de la riqueza de la familia que en ella vivía.
En este caso nos encontramos primero con el vestíbulo, pequeña sala a la que accedían las visitas de menos compromiso, ricamente decorada con muebles de calidad y profusión de adornos.


A las visitas habituales de la casa o de mayor relevancia social se les hacía esperar en la antecámara hasta comprobar si la familia los recibiría o no. En esta habitación la decoración era todavía más rica pues a ella accedían las gentes de posición más alta o aquellos con los que el jefe de familia tenía negocios importantes.


Este afán de ostentación podía llegar incluso a decorar el techo con frescos.


En la recreación que se ha hecho de esta casa se ha situado el salón de baile justo después de la antecámara, deslindando así, totalmente la parte social de la intimidad del hogar. En este caso se ha previsto una sala previa al salón de baile desde la que se puede ver el efecto de los diferentes salones en perspectiva


Y aquí tenemos la pieza más impresionante de la casa: el salón de baile. Aquí el afán ostentatorio era total, suelos de gran calidad, muebles exquisitos, los mejores instrumentos de música, los mejores muebles, sedas y brocados para las tapicerías y las cortinas, alfombras exquisitas, porcelanas, relojes y los mejores cuadros, todo ello listo para ser admirado por la sociedad. Era el escaparate de familiar y en él se mostraba toda la riqueza y la elegancia de la familia.


Normalmente solía haber otro salón anejo al de baile en el que se disponían bebidas y bandejas con exquisiteces para tomar durante el baile, así como para tener un lugar más tranquilo donde las personas mayores pudieran refugiarse. En esta sala solía ubicarse un mobiliario más liviano, de forma que pudiera moverse según las necesidades.


El museo dispone de otras salas más pequeñas a las que se les ha dado diferentes nombres y que sirven para poder exponer cuadros y otros objetos. Está claro que estas salas existían pues ahí están, pero no se cual era su función.

Ahora accedemos al hogar de la familia. Entraremos en la Salita, la sala utilizada por la familia para sus reuniones, celebraciones o, simplemente, veladas familiares. Solían ser habitaciones donde lo que primaba era el “confort” pues eran habitaciones que se usaban con asiduidad y en ellas no podía faltar el piano. Las telas que decoran esta sala con originales de la época.


Una vez recorrido el ala de salones accedemos a la parte familiar de la casa a través de un pasillo que se ha aprovechado para mostrar algunos de los elementos de higiene de la época. Hay que tener en cuenta que entonces no existían los cuartos de baño y el aseo personal se hacía a base de palanganas y jofainas y cualquier sitio valía para ello, no había una habitación especial para ese menester. De igual forma otras necesidades se satisfacían en los orinales, artilugio imprescindible en cualquier casa, desde el rico hasta el más miserable. Naturalmente siempre hay clases y aquí podéis ver el retrete que perteneció a Fernando VII y que estaba ubicado en el Museo del Prado, para que todos pudieran gozar del perfume que exhalaba tan regia persona.


No os vayáis a pensar que tienen ningún misterio, el sillón dispone de una tapa y en su interior había un regio orinal.

Y ahora accedemos al verdadero corazón familiar, el comedor. En esa época el hombre era el rey de la familia tenía una vida propia que había que respetar por encima de todo, el caballero podía comer o no en la casa familiar, cosa que hacía con la esposa y los hijos adultos, pero la noche se dedicaba a enseñar a los niños el comportamiento adecuado en sociedad y su lugar en esa misma sociedad. Por eso el comedor es una sala lujosa en la que los niños pueden comprobar cuál es la posición social que ocupan y se utilizan a diario vajillas y cubertería de calidad.


No podía faltar en una casa que se preciase el consabido oratorio pues la religión estaba muy presente en la vida de esa época. Parece ser que esta habitación es la única que se conserva tal y como era en la época del Marqués de Matallana. En esta sala se expone un cuadro de Goya.


Siguiendo nuestro recorrido llegamos a la habitación infantil o sala de los niños, como queráis llamarla.
Como ya hemos dicho antes el señor de la casa no debía ser molestado bajo ningún concepto y así, los niños, quedaban postergados a sus habitaciones y al cuidado de sus madres, ayas o institutrices. En estas habitaciones hacían la vida, dormían, jugaban y estudiaban. El museo tiene una bellísima colección de juguetes de la época, muñecas, casas de muñecas, una diligencia, soldaditos, etc. Entre ellas me llamó la atención una colección de miniaturas para casitas de muñecas realizadas en marfil?



Lógicamente las siguientes habitaciones que encontramos son las habitaciones femeninas. En esta época marido y mujer dormían en habitaciones separadas y las damas de la alta sociedad solían tener una habitación para su uso exclusivo que se denominaba “boudoir”. Estas habitaciones solían tener una decoración recargada, llena de recuerdos y se utilizaban para realizar trabajos manuales, tocar el piano, escribir cartas o recibir a las amigas más íntimas. Hay que tener en cuenta que en esa época no estaba bien visto que la mujer tuviera inquietudes intelectuales pero si era de buen tono realizar trabajos femeninos como bordar, pintar o cualquier otro tipo de manualidades.


Y tras del boudoir accedemos al dormitorio femenino, repleto de pequeñas posesiones femeninos, el lugar para guardar sus pequeños secretos, su rincón más íntimo. Muebles hermosos, muy decorados con tocador, paje, y todo tipo de muebles para el aseo y el tocado femenino.


Y ahora os adentraremos en el mundo masculino, más austero que el femenino pero mucho más rico en cuanto a número de habitaciones y a la importancia de las mismas (no hay que olvidar que el hombre es el rey de la casa).

Primero nos encontramos con el gabinete que es algo así como el boudoir femenino, una sala para reunirse con los amigos más íntimos en un ambiente relajado. Este gabinete dispone de un precioso sofá que conserva la tapicería original y que perteneció a Mariano José de Larra así como muchos de los objetos de este salón. El museo dispone también de otro gabinete.


Después pasamos a la Sala de Teatro y Literatura, lugar donde se llevaban a cabo las tertulias a las que tanta afición había en la época. Normalmente sólo había caballeros en dichas reuniones aunque se admitía la presencia de damas, aunque no era normal su asistencia pues no estaba bien visto que las damas fueran “intelectuales”.


Otra de las habitaciones que no podía faltar en toda casa de postín era la Sala de Fumar, actividad reservada exclusivamente a los caballeros y que se alternaba con el rapé. Este tipo de habitaciones solía tener una decoración morisca.


En el reino de los caballeros no podía faltar la sala de billar, actividad que les permitía “hacer ejercicio”.


El dormitorio masculino tenía una decoración mucho más sobria que el femenino con muebles de calidad pero funcionales. No puede faltar un mueble tocador en cuyo interior se guarda la palangana y la jofaina, así como otros muebles para guardar el orinal que no podía faltar en esta habitación.




Y por último la habitación más importante de la zona masculina, el despacho, pues en ella el hombre llevaba a cabo su trabajo, se ocupaba de los negocios familiares, las fincas, la economía etc.. era el lugar donde imponía disciplina a los hijos y recibía a las visitas por motivo de trabajo.


Dentro del reino femenino tenemos dos elementos dedicados al mundo vegetal, la serré y el jardín. La serré era una especie de galería cerrada acristalada dónde se exponían las plantas tropicales traídas desde América. Era muy costoso traer estas plantas y que llegaran vivas y poseerlas daba empaque y prestigio a la familia, así como permitía a la mujer demostrar sus dotes para el cuidado de las mismas.
No podía faltar el jardín en cualquier casa de postín. El jardín romántico es un lugar lleno de plantas verdes, exuberante, con bancos para descansar y una fuente que arrullara el silencio


Por último comentar que la colección de muebles es impresionante, así como lámparas, abanicos, juguetes, carnets de baile, etc. Hay que verla con detenimiento, solo que no pongo fotos porque sería demasiado.



Pagina web: museoromanticismo.mcu.es/


Fecha publicación: 27/02/2013 - 12:44   Localización: España España   Tema: Museos   Idioma: spanish  
Compartir:


Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace
 Link para compartir este Tip:         


Estadísticas
Puntos Votos Media
Mes 0 0 Puntuación: 0.0
Anterior 0 0 Puntuación: 0.0
Total 5 1 Puntuación: 5.0
Para votar necesitas ser usuario registrado

Te puedes registrar gratis haciendo click aquí para acceder a esta parte de nuestro sitio.
Gracias por tu comprensión
  Visitas
Mes 62
Anterior 150
Total 5869


Foros de Viajes
Ciudad Tema: Viajar a Madrid: ¿qué ver?
Foro Madrid, Castilla y Leon, Castilla La Mancha Foro Madrid, Castilla y Leon, Castilla La Mancha: Foro del Centro de España: Madrid, Castilla y León y Castilla La Mancha. Foro de Viajes para compartir experiencias, consejos, recomendaciones y dudas.
Ultimos 5 Mensajes de 1550
634753 Lecturas
AutorMensaje
Angegaca
Angegaca
Willy Fog
Willy Fog
Sep 11, 2008
Mensajes: 12383

Fecha: Lun Feb 03, 2020 10:46 pm    Título: Re: Viajar a Madrid: ¿qué ver?

Comer en Madrid: Restaurantes, Tapas, bares, bocadillerias

Amistad
ANGEMI
ANGEMI
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Ago 09, 2009
Mensajes: 16819

Fecha: Vie May 29, 2020 11:05 am    Título: Templo de Debod - Madrid

El templo de Debod, del Nilo al centro de Madrid

Descubrir el templo de Debod. Un trozo del antiguo Egipto instalado en el madrileño parque del Oeste, a un paso de la icónica plaza de España.

¿Cómo llegó esta construcción del Egipto de los faraones hasta aquí?.

Más información en www.lavanguardia.com/o... gipto.html


Información y visita Web www.madrid.es/portales... 205a0aRCRD
angiedel
Angiedel
Dr. Livingstone
Dr. Livingstone
Mar 04, 2013
Mensajes: 7053

Fecha: Vie May 29, 2020 02:29 pm    Título: Re: Viajar a Madrid: ¿qué ver?

A nosotros es un sitio que nos encanta
MGJ23
MGJ23
Super Expert
Super Expert
Jul 05, 2010
Mensajes: 308

Fecha: Sab May 30, 2020 12:20 am    Título: Re: Viajar a Madrid: ¿qué ver?

La puesta de sol ahí es una maravilla.
milespaul
Milespaul
Experto
Experto
Jun 28, 2017
Mensajes: 199

Fecha: Lun Jun 01, 2020 08:50 am    Título: Re: Viajar a Madrid: ¿qué ver?

Se comentó, antes del tema de la pandemia, que en breve iba a ser techado; parece ser que, de los cinco templos que el gobierno egipcio regaló a los diversos países que ayudaron a construir la Presa de Asuán, éste es el único que ha permanecido a la intemperie.

Y es que no es lo mismo el clima desértico de su emplazamiento original, que el clima madrileño... algo que está deteriorando a marchas forzadas la piedra caliza.
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ
Mostrar/Ocultar Enlaces relacionados
Mostrar/Ocultar Votaciones
Media: 5.0
Votos: 1

Puntuación: 5.0

Para votar necesitas ser usuario registrado
Mostrar/Ocultar Opciones