Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads
RECORRIENDO TENERIFE (ISLAS CANARIAS). VACACIONES EN LA ISLA DE LOS CONTRASTES. - Blogs de España
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace


Diario: RECORRIENDO TENERIFE (ISLAS CANARIAS). VACACIONES EN LA ISLA DE LOS CONTRASTES.  -  Localización:  España  España
Descripción: Relato de nuestras últimas vacaciones en Tenerife: ocho días en diciembre recorriendo la isla en coche de alquiler. Incluyo también lugares que visitamos en viajes anteriores.
Autor: Artemisa23   Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:


Etapas 1 a 3,  total 12
 1  2  3  4  siguiente siguiente



Etapa: PREPARATIVOS E ITINERARIO.  -  Localización:  España España
Descripción: En esta etapa cuento los preparativos y el itinerario definitivo por la isla, que se vio muy condicionado por las adversas condiciones meteorológicas que nos encontramos. También incluyo datos de viajes anteriores, con lugares que no visitamos en esta ocasión, pero que me parecen imprescindibles al recorrer Tenerife.
Fecha creación: 01/06/2020 12:43  
Compartir: 
Compartir:
Nuestro cuarto viaje a Tenerife estaba previsto para primeros de febrero, pero, por problemas laborales de mi marido surgidos en el último momento, tuve que cancelar todo lo que tenía reservado, sin gastos excepto los billetes de avión que fueron una oferta no reintegrable, con lo cual perdí su importe; menos mal que solo fueron 60 euros. Como nos habíamos quedamos con las ganas, decidimos aprovechar el puente de diciembre para realizar lo que no pudimos en febrero. El precio de los vuelos fue bastante superior, aunque por lo demás prácticamente repetí las reservas en los mismos lugares de pernocta que había elegido para la ocasión anterior. La idea era recorrer gran parte de la isla, si bien haciendo hincapié en lugares que no habíamos visitado o lo habíamos hecho de pasada en los tres viajes anteriores, teniendo en cuenta que esta vez nos interesaba mucho el senderismo y nada la playa.

Situación de la isla de Tenerfie en dos capturas de Google Maps.


Como no nos importa cambiar de alojamiento según nos lo pida el itinerario, fui eligiendo el orden de los hoteles en función de las visitas, puesto que lo malo de diciembre es que las horas de luz son limitadas y no se pueden aprovechar las jornadas igual que en otras épocas del año. En teoría, lo tenía todo muy bien planificado para perder el menor tiempo posible, pero luego las cosas no resultaron como estaba previsto por culpa de una inoportuna DANA (la gota fría de toda la vida) que afectó mucho a las Islas Canarias y, por tanto, a Tenerife durante nuestra estancia allí, con lo cual tuvimos que ir modificando los destinos sobre la marcha. Aunque el clima cambia mucho del norte al sur en todas las estaciones, hemos estado en las siete islas mayores, tanto en invierno como en verano, y lo cierto es que ésta ha sido de largo la vez que peor tiempo hemos encontrado en Canarias. Claro que a toro pasado tampoco nos podemos quejar teniendo en cuenta lo que ocurrió días después con las famosas nubes de polvo que cerraron el espacio aéreo y dejaron a los turistas recluidos en sus hoteles.


Los vuelos los reservé dos meses antes con Iberia Express, aunque a precios mucho menos interesantes que los de febrero, ya que íbamos a viajar en pleno macro-puente de la Constitución. Desde Madrid, los vuelos de ida y vuelta para dos personas (con una sola maleta facturada y sin reserva de asiento) me salieron por 160 euros. Aunque en otras compañías salían algo más baratos, los horarios eran peores para aprovechar mejor el tiempo que los de Iberia, que nos permitieron disfrutar prácticamente de 8 días completos en la isla con solo siete noches de hotel. Y esto en invierno, con pocas horas de luz, se agradece mucho.

Tenerife y El Teide desde el avión en un viaje anterior.

El alquiler del coche lo hice con Cicar, vía on-line, como siempre cuando vamos a Canarias. Con ellos no hemos tenido nunca ni el más mínimo problema, los coches son casi nuevos y la atención estupenda, al igual que el precio. Escogimos la modalidad recogida y entrega en el aeropuerto, coincidiendo con la llegada y la partida de los vuelos. El precio por las ocho jornadas fue de 116 euros con seguro a todo riesgo incluido y sin franquicias ni depósitos. En la modalidad económica, habíamos escogido un Ford Fiesta, pero al llegar nos ofrecieron por el mismo precio un Seat Arona, automático, con 1000 kilómetros, a estrenar casi. Y, una vez más, la experiencia fue muy buena.


En cuanto a los alojamientos, los iré mencionando en cada etapa. La oferta en la isla es abundante y variada en cuanto a formas y precio, si bien encontrarán más facilidades los viajeros que busquen turismo de playa, pues hay multitud de hoteles y resorts para estos gustos, con enormes piscinas y fabulosos jardines. No era nuestro caso porque nos gustan los hoteles que añadan algo especial a la estancia, lo que no siempre resulta fácil. En Tenerife, me costó localizar hoteles pequeños y con encanto a un precio razonable, pero haberlos, los hay. Se llaman “hoteles emblemáticos” y suelen estar situados en edificios históricos o singulares de las respectivas poblaciones. Curiosamente, los tres que utilizamos, tenían el mismo precio, 81 euros la noche con desayuno incluido. En cualquier caso, mejor hacer las reservas con bastante tiempo y con tarifa cancelable sin gastos. En algunas situaciones, puede compensar coger una oferta con vuelo y alojamiento incluido, y luego alquilar coche e ir cada uno a su aire. En fin, no sé, seguro que hay quien prefiere un hotel gigantesco con todos los servicios y Todo Incluido para no salir del recinto salvo a la playa. Bueno, cada cual decidirá, aunque sería una pena no visitar la isla a lo largo y a lo ancho para gozar de sus villas históricas, sus encantos naturales, sus contrastes y su gastronomía.




En cuanto a gastronomía, los platos típicos más destacados que hay que probar al menos una vez estando en Tenerife son:

- Patatas arrugadas con mojos. Nadie se irá sin probarlas porque las ponen de guarnición con todo. Si no se quieren, hay que advertirlo primero porque no siempre preguntan. Son patatas cocidas con sal y presentadas con su piel, acompañadas de dos mojos, uno verde (cilantro y pimienta blanca) y otro rojo (pimiento rojo, picante).
- Gofio, de ascendencia guanche. Harina de cereales tostados que integran varios platos. Nosotros probamos el Escaldón de Pescado. Muy contundente. Particularmente, no me apasiona, pero es una opinión totalmente personal.
- Ropa vieja. Guiso tradicional de pollo, patatas, garbanzos, vino blanco y especias. Está muy rico. Los garbanzos también aparecen en otros platos típicos como el potaje. También se llaman "garbanzas" y se presentan de varias formas, con costillas, chorizo, etc. Siguiendo con las legumbres, hacen unas lentejas guisadas muy ricas.
- Conejo al salmorejo, acompañado de una crema fría con pimiento choricero, pimentón, ajo y otras especias. También es típica la carne de cabra guisada.
- Y, por supuesto, los pescados frescos, cuyos nombres a menudo me resultan difíciles de identificar, pero que suelen estar buenísimos. También tienen lapas muy ricas.
- Todo lo cual se complementa con quesos exquisitos y buenos vinos.


Otro asunto que hay que tener en cuenta son las reservas por anticipado para determinadas actividades, el senderismo en el Parque de Anaga, por ejemplo. Se necesita pedir un permiso (y no siempre es sencillo por el reducido número de personas admitidas) para el Sendero de El Pijaral o Bosque Encantado (un máximo de 45 personas al día), y para la Zona de Exclusión del Monte Aguirre (un máximo de 20 personas al día), ambos gratuitos. Asimismo, conviene reservar a través de la web la entrada para el teleférico del Teide, y si se quiere llegar al mismo pico, igualmente es preciso pedir un permiso con bastante antelación para recorrer el Sendero Telesforo Bravo, que lleva a la cumbre. No hace falta para las otras rutas que se pueden hacer desde la estación superior del teleférico, al Mirador del Pico Viejo y al Mirador de la Fortaleza. También es precisa la reserva para el sendero del Barranco del Infierno, pero aquí hay menos problemas al haber más plazas (300 al día) y, además, ser de pago, lo cual permite decidir en función del tiempo atmosférico, sumamente importante en las excursiones por la naturaleza. Para ello resultan muy útiles las páginas web de predicción meteorológica en cada municipio. Puede variar muchísimo el panorama del norte al sur, pasando incluso de un cielo totalmente encapotado a un inclemente sol en cuestión de pocos kilómetros.


Como no tiene sentido mencionar lo que no hicimos, el recorrido que voy a poner es el que resultó definitivamente y que nos obligó a dar más vueltas de la cuenta, pues lo fuimos improvisando casi de hora en hora cuando era posible, ya que en algunos lugares había que respetar las reservas con la consiguiente obligación añadida. Pero eso lo iré contando en cada etapa. De momento decir que nuestro recorrido por la isla de Tenerife fue el siguiente:

- Día 1. Llegada al aeropuerto de Tenerife-Norte a las 13:00. Recogida del coche de alquiler. El Sauzal. Mirador de la Garoñona. Garachico. Alojamiento en Icod de los Vinos.


- Día 2. Icod de los Vinos. Miradores de Garachico y la Atalaya sobre Garachico. Puertito de los Silos. Punta del Bufadero. Los Gigantes. Alojamiento en la Escalona, Vilaflor.


- Día 3. Cañadas del Teide. Masca. Buenavista del Norte. Punta de Teno. Alojamiento en Tacoronte.



- Día 4. Mirador de Jardina. Parque de Anaga: Sendero de los Sentidos. El Bailadero. Taganana. Playa de Benijo. Candelaria. Puertito de Guimar. Sendero del Malpais de Guimar. Alojamiento en La Orotava.


- Día 5. La Orotava. Puerto de la Cruz. Parque Nacional de las Cañadas del Teide. Alojamiento en el Parador.


- Día 6. Sendero del Barranco del Infierno. Parque Nacional de las Cañadas del Teide. Sendero de los Roques de García. Alojamiento en el Parador de las Cañadas del Teide.


- Día 7. Parque Nacional de las Cañadas del Teide. Sendero de Samara. Masca. Alojamiento en La Laguna.


- Día 8. Parque de Anaga: Sendero de El Pijaral o Bosque Encantado. Punta del Hidalgo. Aeropuerto Tenerife-Norte. Devolución del coche de alquiler.


Igualmente, para completar este diario a fin de que pueda resultar más útil a viajeros que lo lean de cara a un primer viaje a Tenerife, voy a hacer algunas referencias a nuestros tres viajes anteriores, durante los cuales visitamos sitios que pasamos por alto en éste último, incluyendo las dos etapas finales de este diario, dedicadas a Santa Cruz de Tenerife y a La Laguna, destinos correspondientes al tercer viaje, aprovechando escalas aéreas en las nuestras rutas hacia El Hierro y La Gomera. Para ilustrar un poco los dos primeros viajes pondré fotos escaneadas, por lo que su calidad no será muy buena, ya que en aquellos tiempos no existían las cámaras digitales. Y, como entonces las fotos utilizaban carretes y revelados bastante caros, se hacían muchísimas menos que ahora, aunque con mucha presencia "personal". De modo que se me verá en ellas más de lo que tengo por costumbre Avergonzado .




El primer viaje lo hicimos a finales de un mes de julio de los años ochenta. Después de pasar una semana en la isla de Gran Canaria, estuvimos otra en Tenerife y nos alojamos todo el tiempo en el Puerto de la Cruz. Recorrimos casi toda la isla en coche de alquiler, pero sin profundizar demasiado. No pudimos subir al Teide porque el teleférico estaba cerrado por culpa del viento.


El segundo viaje fue a principios de los años noventa, en el mes de septiembre, y combinamos una semana en Lanzarote con otra en Tenerife, donde nos alojamos en un hotel de la Costa Adeje. También alquilamos coche e hicimos varias actividades como una excursión de un día a La Gomera, otra en submarino y otra en barco para ver cetáceos. Además, pudimos subir al Teide en el teleférico y llegar a la cumbre por un sendero (el que ahora se llama Telesforo Bravo, supongo, no recuerdo si entonces ya tenía ese nombre), que por aquella época se podía recorrer libremente, sin permiso previo.

Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: PREPARATIVOS E ITINERARIO.



Etapa: LLEGADA A TENERIFE. EL SAUZAL. GARACHICO.  -  Localización:  España España
Descripción: Primer día en Tenerife. Llegada, almuerzo en El Sauzal y visita del precioso pueblo de Garachico, sin duda uno de los más bonitos de la isla.
Fecha creación: 01/06/2020 12:47  
Compartir: 
Compartir:
Llegada a Tenerife.

Salimos de Madrid en torno a las 11:30 de la mañana y, sin mayores cuestiones dignas de contar, llegamos a Tenerife sobre las 13:15, hora local. Siempre es una gozada ganar una hora de horario diurno al viajar, pero en el mes de diciembre todavía lo es más. Mientras mi marido esperaba que saliera la maleta que habíamos facturado, yo me dirigí al mostrador de la Oficina de Turismo, donde un amable empleado me facilitó todo tipo de información, incluyendo folletos, planos y demás. Es bastante interesante perder unos minutos allí, sobre todo si se utiliza coche de alquiler, porque facilitan un mapa de carreteras sumamente útil, al margen de que luego se emplee el navegador del coche o del teléfono. También me dieron un mapa de senderos muy interesante.

Plano de carreteras que me facilitaron en la Oficina de Turismo del Aeropuerto.

Acto seguido fuimos a la caseta de Cicar, donde nos entregaron las llaves de nuestro coche, que no era el Ford Fiesta que habíamos reservado en principio (lo he contado en la etapa anterior) sino un flamante Seat Arona, que se portó estupendamente bien a lo largo de todo el viaje. El tema de la climatología era toda una incógnita. Se anunciaba una DANA (la típica gota fría rebautizada últimamente) que afectaría a toda la península y también a las Islas Canarias con bastante intensidad. ¡Vaya por Dios! Por los pronósticos de las últimas horas, parecía que el itinerario que tenía preparado se tambaleaba peligrosamente. En fin, tendríamos que ir paso a paso, emulando a Simeone. De momento, cuando bajamos del avión, vimos que estaba muy nublado, pero afortunadamente no llovía. Lo curioso era que las nubes negras parecían estar de sombrero sobre la isla, mientras que en el océano, al fondo, se veía un cielo de un precioso color azul y aparentemente despejado. En cualquier caso, hay que meterse en la cabeza que no siempre es verano en Canarias y menos en el norte de las islas, algo que ya sabíamos de ocasiones anteriores, pero que cuesta trabajo asumir.

Itinerario de la jornada sacado de Google Maps.

EL SAUZAL.

Ya cerca de las dos de la tarde, lo que más nos apetecía era, lógicamente, comer, así que, después de poner gasolina, fuimos hacia la localidad de El Sauzal, que está a unos trece kilómetros del aeropuerto, tomando la salida 21 de la Autovía TF-5, en dirección al Puerto de la Cruz. Ya en el pueblo, vimos que no había demasiado ambiente, pero localizamos un restaurante abierto con buena pinta y allá que nos dirigimos. Tomamos vino de la tierra (una frasca de un blanco buenísimo), las obligadas patatas con mojos, lapas, ensalada local de tomate y queso de cabra, dos pescados rarísimos, un postre y dos cafés, 55 euros. Más caro de lo que pretendíamos, ya que buscábamos un simple menú, pero es lo que tiene entrar y pedir en restaurantes sin carta, donde el camarero te va haciendo sugerencias de viva voz. Pero, bueno, tampoco podíamos quejarnos. Al final, comimos bien y en poco tiempo, justo lo que necesitábamos para aprovechar la jornada. Por cierto, una cuestión a tener en cuenta al pedir la comida es que los canarios suelen poner mucha guarnición con los platos y las patatas ("papas arrugás") con mojos (verde y rojo), aparte de estar estupendas, añaden calorías y sacian el apetito.


Después del almuerzo, dimos una pequeña vuelta por el pueblo, donde se encuentra el Museo Casa del Vino de Tenerife en una finca donde se ofrecen catas y tiene restaurante, que puede resultar muy atractivo para los aficionados. También nos asomamos a uno de sus balcones más famosos, el Mirador de la Garañona, con bonitas vistas en ambas direcciones, el mar bastante bravo y unos nubarrones negros muy poco prometedores, que incluso dejaron escapar tres o cuatro gotas de lluvia.





DE CAMINO A GARACHICO.

De nuevo en el coche, nos dirigimos por la susodicha TF-5 hacia el Puerto de la Cruz, cuyos edificios contemplamos desde la carretera, copando una gran extensión de terreno hacia la playa. ¡Cuánto ha crecido desde la última vez que lo vimos! A poco de sobrepasar esta turística población, se acaba lo bueno en cuanto a carretera se refiere. Para cerrar la autovía que circunda(rá) la isla falta el tramo que va desde el Puerto de la Cruz hasta Santiago del Teide, unos 48 kilómetros que, en el mejor de los casos, se tarda una hora y diez minutos en hacer. Baste decir que si se va hasta Santiago del Teide en sentido contrario, todo por autovía, se recorrerían 135 kilómetros en una hora y media. Ilustrativo, ¿verdad? Sin embargo, como solo se puede utilizar lo que existe, los 48 kilómetros que hay desde El Sauzal hasta Garachico nos llevó una horita. ¡Y qué cantidad de tráfico hay en Tenerife! Esto sí que lo encontramos cambiado respecto a nuestro último viaje largo a la isla, en los años noventa.




GARACHICO.

Esta localidad es una de más importantes de Tenerife en el plano histórico, puesto que después de la llegada de los castellanos se convirtió en el principal puerto pesquero de la isla, lo que le trajo una gran prosperidad económica y comercial que se vio reflejada tanto a nivel social, con la llegada de familias adineradas e influyentes, como en su arquitectura, con la construcción de edificios notables durante los siglos XVI y XVII.


Lamentablemente, la floreciente historia de Garachico cambió de modo brusco el 5 de mayo de 1706, cuando una erupción del volcán de Trevejo (Montaña Negra) destruyó gran parte del pueblo con sus lavas, que descendieron por las laderas sepultando casas y cubriendo el puerto. Curiosamente, entre los vecinos no se produjeron víctimas mortales, pero la actividad portuaria y, por lo tanto, comercial se trasladó al Puerto de la Cruz, dejando a Garachico como un modesto refugio de pescadores.



Una consecuencia positiva de la erupción fue que la colada de lavas hizo que el municipio ganase terreno al mar, que se aprovechó con la llegada de los turistas para hacer unas piscinas naturales que se llaman “El Caletón”. No obstante, durante nuestra visita pudimos ver que este bello lugar fue prácticamente barrido por unas riadas a finales de 2018 y todavía se están realizando obras para su reconstrucción. Asimismo, es un lugar donde se contempla un bonito atardecer.




En la actualidad, en Garachico residen cerca de cinco mil personas, que se dedican fundamentalmente a la agricultura, el pequeño comercio y el turismo. Debido a su importancia en el pasado, cuenta con un rico patrimonio histórico-artístico muy bien conservado, reconocido como Bien de Interés Cultural en 1994. Además, Alfonso XIII le concedió el título de Villa y Puerto en 1916.


Entre unas cosas y otras, la villa de Garachico es uno de los pueblos más bonitos de la isla de Tenerife y merece mucho la pena darse una vuelta tranquila por su casco antiguo, descubriendo sus bellas casas de estilo canario, que nos trajeron el recuerdo de las que habíamos visto en La Laguna, al igual que sus plazas, sus iglesias, sus conventos y sus ermitas, enmarcadas por un paisaje volcánico donde reina el pino canario.


Durante nuestro paseo por sus coquetas calles de casas de colores y vistosas macetas en las aceras, fuimos viendo los lugares destacados de que hablan las guías, por ejemplo, la Ermita de San Roque, a la entrada de la villa, construida por los vecinos de Garachico en el siglo XVII.




En el entorno de la Plaza de la Libertad se ubican varios de los edificios más atractivos de la población, como la Iglesia Matriz de Santa Ana, cuyo origen se remonta a 1520, pero que tuvo que ser reconstruida en 1706 al resultar muy afectada por la erupción del volcán; el que fuera Convento Dominico de San Francisco, hoy convertido en residencia de ancianos, con su bella fachada original de siete balcones, si bien la torre estaba oculta por unas lonas de obra; y el Ayuntamiento, instalado en una antigua casa palaciega.




Además, otras casas señoriales dignas de mención son la Casa de los Ponte, la Casa del Marqués de la Quintana Roja (del siglo XVI, hoy hotel rural), la Casa Palacio de los Condes de la Gomera, etc. También muy cerca de la Plaza de la Libertad, vimos el Parque de la Puerta de Tierra, en el que aún se conserva la puerta que daba paso al viejo puerto de Garachico, en el siglo XVI. Asimismo, se puede ver un antiguo lagar y un espacio dedicado a Rafael Alberti que estuvo allí en 1991.


De nuevo de cara al mar, nos encontramos con acantilados de roca negra, y un bonito paseo que va desde el puerto pesquero, junto al que se ha construido recientemente otro deportivo, hasta el Castillo de San Miguel, una torre defensiva de mediados del siglo XVI, que se erigió durante el reinado de Felipe II para proteger a la población del ataque de los piratas desde el mar.


Frente a la costa, divisamos la mole del Roque de Garachico, un espacio natural protegido con categoría de Monumento Natural y que se ha convertido en uno de los símbolos de la localidad.


Siguiendo hacia el norte, por la carretera, pasamos por una cala con una pequeña playa de arena negra y llegamos hasta el Mirador del Emigrante, que nos ofreció una bonita perspectiva de Garachico y de su Roque. Su nombre se debe a la escultura dedicada al emigrante canario, obra del escultor Fernando García Ramos y que se colocó en el mirador en 1990. Vimos unas escaleras que conducen a las rocas sobre las que se precipitan las olas, pero estaban cerradas por desprendimientos. Debe ser peligroso bañarse allí. Por eso estaban acotadas las piscinas naturales que ahora están en reparación.




Sin embargo, los mejores miradores sobre Garachico están en la montaña adyacente, a los que iríamos al día siguiente, ya que estaba a punto de anochecer. Anticipo una foto.


Después de contemplar una bonita puesta de sol, aunque casi sin sol, emprendimos viaje hacia nuestro lugar de alojamiento, en Icod de los Vinos, a 7 kilómetros de distancia. Pero ese relato lo dejo para la etapa siguiente para no dispersar la información sobre cada sitio.

Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: LLEGADA A TENERIFE. EL SAUZAL. GARACHICO.



Etapa: ICOD DE LOS VINOS. MIRADORES GARACHICO. PUERTITO DE LOS SILOS. LOS GIGANTES.  -  Localización:  España España
Descripción: Nuestro segundo día en la isla nos llevó a Icod de los Vinos, los miradores sobre Garachico, el Puertito de los Silos (impresionantes olas en El Bufadero) y los acantilados de Los Gigantes.
Fecha creación: 01/06/2020 12:55  
Compartir: 
Compartir:
DIA 2. ITINERARIO:

ICOD DE LOS VINOS. MIRADORES SOBRE GARACHICO. PUERTITO DE LOS SILOS. LOS GIGANTES. ALOJAMIENTO CERCA DE VILAFLOR.


Perfil del itinerario del día 2 en Google Maps.

ICOD DE LOS VINOS.

Después de visitar Garachico, fuimos hasta Icod de los Vinos, donde teníamos nuestro alojamiento de la jornada. Nos costó un poco encontrar el sitio, más que nada por mi torpeza al consultar el navegador del teléfono y enviar a mi marido a la izquierda cuando era a la derecha en un giro. La tontería nos costó casi veinte minutos de circular dando vueltas inútiles por el centro de Icod, hasta que conseguimos encontrar la ruta correcta de nuevo. Ya era de noche y había bajado bastante la temperatura.


Tenía una habitación reservada en el Hotel Emblemático San Marcos, en el mismo centro, junto a la Iglesia de San Marcos y al parque donde se encuentra el famoso Drago. La calle donde se ubica es estrecha y con una cuesta de cuidado, pero pudimos aparcar en la misma puerta. El hotel es solo para adultos y ocupa una preciosa casa señorial de estilo canario del siglo XVIII que ha sido rehabilitada conservando su esencia original. Tiene seis habitaciones, decoradas en estilo tradicional canario aunque con todas las comodidades modernas. Sé que a mucha gente esto le parecerá anticuado y pasado de moda, pero a nosotros nos gustó mucho: era como alojarse en una casona de siglos pasados, cuyos salones contaban con muebles de época, mientras el patio con jardín de tipo canario era realmente bonito. Como ya he comentado, este tipo de hoteles suelen tener un precio bastante similar en la isla, y que en nuestro caso fue de 81 euros.

La casa y la habitación.


Recorrido nocturno en Icod de los Vinos.

Después de acomodarnos, salimos a dar una vuelta y, de paso, tomar alguna tapa para cenar, ya que no teníamos demasiada hambre después de lo que cundió el almuerzo. Ya de noche, apenas vimos a nadie por la calle, menos aún forasteros y solo nos encontramos un restaurante, pero no era lo que queríamos. Cerca del ayuntamiento, un bar estaba cerrando ante la falta de clientes. El camarero nos comentó que se esperaban lluvias torrenciales a partir de las 10 de la noche y que la gente había ido a refugiarse en su casa. De momento no caía ni una gota, pero en vista del panorama compramos un par de sándwiches, dos cocas y algo de fruta en un supermercado y nos lo tomamos en el hotel. Ya en la cama, me despertaron los truenos y el estruendo de una lluvia estrepitosa cayendo en la calle. La verdad es que daba cierta cosa oírlo, hasta tuve miedo por si al coche se lo llevaba el agua. El caso es que apenas paró de diluviar en toda la noche.

El solitario panorama de Icod esa noche.

Icod de los Vinos y el Drago Milenario.

Por la mañana, comprobé con alivio que nuestro Arona seguía sano y salvo en su sitio. Seguía lloviendo pero ya de modo más civilizado. Tras desayunar en el hotel, salimos a dar una vuelta. Hacía más de treinta años que no veíamos el Drago y queríamos comprobar qué tal seguía. Nada más poner los pies en la calle, dejó de llover, aunque el cielo continuaba negro como el carbón.

Los dos fantásticos patios del hotel. Lástima que no los pudiésemos utilizar por la lluvia.

Paisaje de Icod esa mañana.

El Drago Milenario de Icod de los Vinos se encuentra en un parque al que se accede pagando una entrada, aunque si lo único que se quiere es ver el drago y hacerse la típica foto de recuerdo, el mejor mirador para ello es gratuito y se encuentra en un templete, en la Plaza de Andrés de Lorenzo Cáceres, la de la Iglesia de San Marcos.

Vistas desde el mirador exterior.


Para hacer un poco de tiempo, decidimos entrar al parque, donde está la llamada Casa del Drago, cuyo acceso nos costó 5 euros. Es una especie de jardín botánico muy bonito, que cuenta con senderos, numerosas especies vegetales y otros atractivos, como una gruta, miradores, fuentes y algún estanque; pero ya digo que no es imprescindible para ver bien el drago y sacarse una preciosa foto. Dentro, eso sí, puedes acercarte y se obtienen diferentes perspectivas.





El Drago es Monumento Nacional desde 1917. Se le atribuye una antigüedad de más de mil años, aunque lo más probable es que su edad esté entre los 500 y 600, lo cual tampoco está nada mal. Es el símbolo de Icod y su mayor atractivo turístico. Pesa más de 140 toneladas, su tronco está completamente hueco y recibe aire a través de dos ventiladores para preservarlo en las mejores condiciones ambientales. Nos pareció que estaba más protegido que cuando lo vimos hace más de tres décadas. Ah, y nos gustó ver que la palmera de al lado también se mantiene allí, tan derecha como entonces.


El Drago hace más de 30 años y ahora. Me ha sorprendido también la diferencia del verde del paisaje, al fondo, entre las fotos de ahora, en diciembre, y las de entonces, a finales de julio. Lo mío, mejor no explicarlo Mr. Green .


Luego fuimos a dar una vuelta por el casco histórico. Es pequeño y se recorre enseguida, pero merece echar al menos un vistazo. Icod de los Vinos está situado a 233 metros de altitud sobre el nivel del mar y cuenta con una población cercana a los 24.000 habitantes, que se dedican a la pesca y, sobre todo, al cultivo de la vid, al que se refiere la segunda parte de su nombre, que se remonta al siglo XVI. Por el contrario, Icod parece ser la denominación guanche de este territorio antes de la llegada de los colonizadores europeos y la conquista castellana.

Lugares destacados en Icod, aparte del Drago, son:

- La Iglesia de San Marcos, cuyo origen se remonta al siglo XVI y que presenta un estilo colonial canario.


- La Plaza de la Constitución, también conocida como la Plaza de la Pila desde 1716, cuando se instaló allí una fuente para el abastecimiento de agua a la población. Es un núcleo principal de reunión social y en su entorno se sitúan varias casas señoriales y el antiguo Convento franciscano del Espíritu Santo (fundado en 1641), donde actualmente se encuentra la Biblioteca Municipal.



- La Plaza de León Huerta, a la que se llega desde la calle de San Agustín, tras subir una escalinata, rodeada por una balaustrada y cuatro estatuas de estilo genovés. Allí se encuentran el Ayuntamiento, de fachada neocanaria y que ocupa el solar del antiguo Convento de San Agustín, del siglo XVI, del que se conserva la Iglesia de San Agustín, anexa a la casa consistorial. Bonita plaza. Merece la pena ir a verla. Está a unos siete u ocho minutos caminando desde el mirador del Drago.



Dentro del término municipal de Icod de los Vinos se encuentra también la Cueva del Viento, la cavidad volcánica más larga del mundo y la segunda más grande de Europa. Está acondicionada para las visitas, pero hay que reservar con bastante antelación. De hecho, nosotros no conseguimos encontrar un hueco que nos conviniera porque los pocos horarios disponibles nos estropeaban el itinerario de toda esa jornada. Así que otra vez será.


Cuando terminamos en Icod, ya no llovía, pero el pronóstico del tiempo no era demasiado optimista y el cielo seguía casi negro. Aunque para ese día teníamos planeada la excursión a Masca, no tardamos en darnos cuenta que no merecía la pena con unas condiciones meteorológicas tan adversas, así que sería preciso cambiar la ruta sobre la marcha dentro de las limitaciones que nos imponía nuestro alojamiento para esa noche, en las proximidades de Vilaflor. Pero a eso me referiré luego.

Ya en la carretera, este era nuestro poco prometedor panorama. Trist

Miradores sobre Garachico en la zona de El Tanque.

Todavía sin saber muy bien lo que íbamos a hacer ese día, tomamos la TF-5 hacia El Tanque y luego nos desviamos por la TF-421, que desciende hacia Garachico pero a través de la montaña, por una ruta diferente a la costera que habíamos tomado la tarde anterior. La carretera serpenteaba vertiginosamente por la ladera mostrándonos un paisaje tenebroso por la oscuridad pero espectacular en cualquier caso. Una de las razones de tomar esta carretera es asomarse a dos estupendos miradores sobre Garachico. El primero ofrece una perspectiva lateral de la villa, en la que se divisa más que nada el puerto.


El segundo (según se baja, sería el primero si se viene en dirección contraria) es el mejor, pues la panorámica aparece completa y magnífica, ya que se ve todo Garachico con pelos y señales. Además, se contempla un sugerente perfil de la costa norte tanto al este como al oeste.

Vistas a la izquierda, es decir, hacia el oeste.

Vistas de Garachico y hacia la derecha, hacia el este.

Este mirador merece mucho la pena, lo aconsejo salvo que no desee circular por este tipo de carreteras. Lo malo fue que estando allí empezó a caer la del pulpo y tuvimos que irnos a toda prisa. En las fotos, a lo lejos, se distingue la inmensa cortina de agua que caía.

La villa, el Roque, el Puerto, el Caletón... Todo Garachico a vista de pájaro.


EL PUERTITO DE LOS SILOS.

Un tanto desconcertados en cuanto a lo que hacer a continuación, seguimos la carretera hasta llegar al Puertito de los Silos, donde hay un viejo ingenio azucarero y unos antiguos hornos de cal que dan una idea de la forma de vida de este lugar en otros tiempos. Se pueden visitar.

El Puertito de los Silos. Al fondo, las montañas que llevan a El Tanque y los miradores anteriores.


En ese instante dejó de llover y, huyendo de las urbanizaciones con edificios altos, continuamos hacia la zona de la playa, que está despejada de construcciones y es de grava oscura, con un paisaje de acantilado negro en los alrededores que nos llamó mucho la atención. De frente, las olas golpeaban con furia las rocas y a nuestra espalda se llegaban a entrever los perfiles de Masca, sus cumbres emborronadas por una maraña de amenazadoras nubes. En la playa hay un parque con un enorme esqueleto de ballena.



Seguimos la línea del acantilado por un sendero contemplando el batir del mar hasta que llegamos a un lugar llamado “Punta del Bufadero”, ya podéis imaginar el motivo. Y no pudimos llegar en mejor momento porque el espectáculo tanto visual como auditivo resultaba espectacular: qué rugido y qué olas. ¡Madre mía! Seguimos caminando un rato más, pero la cosa aparte de impresionante empezó a ponerse fea, ya que las olas cada vez eran más altas y ya en vez de salpicarnos, nos mojaban. Casi tuvimos que salir por piernas.






En el Charco de los Chochos las olas eran todo un espectáculo. Hay escaleras para bajar, pero había que tener mucho cuidado tal como estaba el panorama. Yo no me acerqué demasiado. En cualquier caso, si tenéis tiempo, merece la pena darse una vuelta por aquí, y cuanto más furioso esté el mar, mejor. Con las debidas precauciones, claro está.





De nuevo empezó a llover, así que aprovechamos para buscar un sitio donde almorzar en el núcleo urbano tradicional del Puertito, por donde pasa la carretera. Tomamos un menú normalito, del que no hay nada destacable que comentar.


Santiago del Teide. Acantilados de Los Gigantes.

Además de que estaba en la dirección que debíamos tomar para nuestro alojamiento de la jornada, vimos en el pronóstico del tiempo que al sur la situación aparecía mucho más tranquila. Así que nos dirigimos hacia Santiago del Teide y Los Gigantes TF-82, dejando Masca para otro día. La carretera es virada pero muy entretenida, con estupendos paisajes verdes pese a la falta de sol, al fondo de los cuales se pueden divisar Chinyero y las Montañas Negras, con las últimas lavas de Tenerife. Hay senderos muy interesantes por aquí. Se quedarán para un futuro.




Ya en la carretera TF-54, que lleva a los Gigantes, empezamos a ver el sol. Paramos en el Mirador de Archipenque, que ofrecería un estupendo panorama de los acantilados sino fuese porque muestra también el enjambre de edificios turísticos y urbanizaciones que se apiñan en torno al Barranco de Santiago. Pero, en fin, obviando eso y la cantidad de gente concentrada allí, es uno de los puntos panorámicos que se aconseja visitar en la isla, está acondicionado y forma parte de la red insular de miradores.


No muy satisfechos con lo visto y ya que no teníamos nada mejor que hacer antes de que se pusiera el sol, decidimos bajar a ver los acantilados más de cerca. Así que nos metimos por un lío de calles flanqueadas por hoteles y edificios de apartamentos. Un caos, la verdad. No nos gustan estos sitios tan abarrotados de gente, casi una ratonera de tráfico y personas, en la que, además, resulta difícil desplazarse por lo intrincando del terreno, siempre hacia arriba o hacia abajo. Al final, no tuvimos más remedio que dejar el coche en un aparcamiento de pago en el puerto deportivo para poder, al menos, dar un paseo. Allí, nos ofrecieron excursiones en barco para jornadas sucesivas, pero ni sabíamos cómo iba a evolucionar el tiempo ni teníamos ganas de volver por allí otro día. Así que rehusamos y seguimos caminando hasta llegar a la Playa de los Guíos, de arena oscura, desde donde se divisa muy bien la pared de verticales acantilados de los Gigantes, que caen sobre el mar en alturas de entre 300 y 600 metros. Volveré a referirme a ellos en la etapa que relata nuestra visita a la Punta de Teno, desde donde las vistas, aunque quizás no tan cercanas, me parecieron aún más agrestes y espectaculares.


Ya con el sol cayendo, continuamos hacia el sur por la carretera que va paralela a la costa, hasta que en punto dado que no recuerdo tomamos un desvío a la izquierda que nos llevó a la Autovía TF-1, que nace en los alrededores de Santiago del Teide y que circunvala la isla hasta Santa Cruz de Tenerife, donde se une con la TF-5, que llega hasta el Puerto de la Cruz, como ya comenté en la etapa anterior. Es de suponer que próximamente se vaya llevando a cabo (vimos los carteles) el cierre completo de dicha autovía.

En Google Maps se ve perfectamente a lo que me refiero. En amarillo, la autovía.

Desde la autovía distinguimos los complejos turísticos de la Costa Adeje, donde se encuentra Siam Park, que está considerado uno de los mejores parques acuáticos del mundo. En esa zona estuvimos alojados durante nuestro segundo viaje a Tenerife, en un hotel sencillo pero muy chulo, llamado los Hibiscos, que todavía subsiste. Después de superar el desvío a la Playa de las Américas, ya frente a Los Cristianos, tomamos una carretera que en continuo ascenso pasa por Arona y conduce al Parque Nacional de las Cañadas del Teide a través de Vilaflor.

En el sur de la isla, el cielo estaba más despejado y lucía el sol.

Nos desviamos en un punto intermedio, puesto que teníamos una noche de alojamiento en el pintoresco Hotel Rural El Nogal Boutique and Spa, de cuatro estrellas. En la ladera de la montaña, entre plantaciones, está conformado como una finca de estilo canario tanto en el interior, con un precioso patio, como en el exterior, con fuentes y todo. Está un poco a trasmano si se desea, por ejemplo, ir en plan de playa, pero resulta muy apropiado para relajarse por el entorno, el spa cubierto y la piscina de verano. Sin embargo, en nuestro caso, lo que me atrajo fue el precio, 81 euros la habitación estándar con desayuno y, sobre todo, que estaba muy bien situado para hacer la ruta de senderismo del Barranco del Infierno, prevista para la mañana siguiente. Luego, claro, resultó que el hombre propone, Dios dispone y la meteorología todo lo descompone.

El Hotel por la noche.

Cenamos en el comedor del hotel, donde nos pusieron una pasta realmente buena. Salí al exterior a hacer unas fotos y casi me muero de frío, menuda caída brusca de la temperatura en apenas una hora. Ya en la habitación comprobamos las pésimas previsiones del tiempo para el día siguiente, en especial en la zona del Teide, donde se anunciaban fuertes nevadas. La carretera hacia las Cañadas ya estaba cerrada al tráfico por placas de hielo. Con la incertidumbre de no saber qué haríamos al día siguiente, nos fuimos a dormir.

Cena y habitación.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: ICOD DE LOS VINOS. MIRADORES GARACHICO. PUERTITO DE LOS SILOS. LOS GIGANTES.


Etapas 1 a 3,  total 12
 1  2  3  4  siguiente siguiente



Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 30 6
Total 30 6
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 629 Visitas mes actual: 37 Total visitas: 666

  Últimos comentarios al diario  RECORRIENDO TENERIFE (ISLAS CANARIAS). VACACIONES EN LA ISLA DE LOS CONTRASTES.
Total comentarios 9  Visualizar todos los comentarios

Artemisa23  artemisa23  04/06/2020 17:00   
Hola, marimerpa. Sí, yo también recordé con tu diario. Y es que viene bien recordar, pues poco más podemos hacer de momento. Además, Tenerife da para mucho, nosotros cuatro viajes ya. Muchas gracias por leerlo.

Alejandria  alejandria  05/06/2020 20:31   
Precioso Tenerife y diario al unísono. Buenos detalles a tener en cuenta. Aunque conocido, siempre quedan rincones por visitar.

Gracias por compartirlo. Eres una mina de información ......

Artemisa23  artemisa23  05/06/2020 23:04   
alejandria, para mi es un placer que hayas visto el diario. Muchas gracias por tu comentario. Intento informar de lo que puedo con lo que mejor se me da, que creo que son los diarios. Soy muy mala aconsejando itinerarios, por ejemplo. Tenerife es un destino sorprendente porque tiene de todo y como bien dices siempre quedan cosas por descubrir. Así que habrá que volver.

Arts3000  arts3000  06/06/2020 10:50   
Fantástico diario de Tenerife, parece que nos hemos puesto de acuerdo varios a redactar diarios de esta preciosa isla, en estos tiempos del coronavirus siempre es agradable recordar el benévolo clima y los preciosos paisajes de nuestras islas afortunadas, tomo nota de algunos lugares, aquí te dejo mis 5*

Artemisa23  artemisa23  06/06/2020 10:59   
Hola, arts3000. Gracias por tu comentario y tus puntos. No había visto tu diario, luego le echaré un ojo, siempre es bonito recordar con otras perspectivas. Tenerife es una isla muy bonita y ciertamente prefiero rememorar sus bellos paisajes más que en su benévolo clima teniendo en cuenta lo que nos encontramos allí esta vez, jajaja. Bueno, una experiencia distinta tampoco viene mal. Saludos.

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

Foros de Viajes
Region_Isla Tema: Viajar a Tenerife: Qué ver, consejos
Foro Islas Canarias Foro Islas Canarias: Foro de viajes a Canarias: para compartir experiencias, consejos y dudas de viajes a Tenerife, Gran Canaria, Lanzarote, Fuerteventura, Palma, Hierro.
Ultimos 5 Mensajes de 385
1143148 Lecturas
AutorMensaje
Lecrín
Lecrín
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Feb 02, 2009
Mensajes: 20699

Fecha: Jue Mar 05, 2020 12:30 am    Título: Opinión Cueva del Viento - Tenerife

Van abriendo el calendario de reservas cada mes, por lo que tampoco lo puedes reservar con mayor antelación. Los grupos son limitados y pequeños ¿Fiarlo a presentarse allí sin más? Dependerá de la fecha. En dos clics he visto que hay plazas para mañana jueves y, en cambio, el sábado está completo. Yo no iría sin reserva; tampoco es algo que quede al paso, precísamente. Es una visita muy interesante. Sé que los mayores tubos de lava conocidos están en Hawaii pero allí te dan una somera explicación a la puerta, una linterna y ¡Hala, para adentro, sin guía, ni casco ni nada :shock...  Leer más ...
Arco84
Arco84
New Traveller
New Traveller
Jun 03, 2020
Mensajes: 3

Fecha: Mie Jun 03, 2020 05:49 pm    Título: Re: Viajar a Tenerife: Qué ver, consejos

Que maravilla de viaje y que buenos recuerdos. El mirador de punta de Teno que se comenta es espectacular. Se puede ver la silueta de la isla de la Gomera de fondo. Al atardecer el sol se pone justo detrás de la isla.

- Mensaje escrito desde RECORRIENDO TENERIFE (ISLAS CANARIAS). VACACIONES EN LA ISLA DE LOS CONTRASTES. -
txus2006
Txus2006
Indiana Jones
Indiana Jones
Ago 05, 2007
Mensajes: 1225

Fecha: Vie Jul 03, 2020 05:24 pm    Título: Re: Viajar a Tenerife: Qué ver, consejos

Buenas tardes.
¿Cómo está la situación en la Isla?
Estoy mirando el ir a mediados de éste mes y no sé si están abiertos la Jardines Botánicos, el teleférico del Teide y lugares más representativos de la zona. Para hospedarse ¿qué lugar me recomendais para visitar la Isla? Otra cosa, y si me animo ¿para ir a La Palma? ¿Cuántos días se necesitan para Tenerife y si me animo a la Palma? Gracias anticipadas. salud
Jennizen
Jennizen
Travel Addict
Travel Addict
Feb 06, 2010
Mensajes: 46

Fecha: Vie Jul 03, 2020 08:25 pm    Título: Re: Viajar a Tenerife: Qué ver, consejos

Buenas tardes,

Mi hermana y yo nos vamos de escapadita a Tenerife en septiembre.

NO conocemos nada y no sabemos nada de la isla.

Solo vamos a estar cuatro días, sol, relax y paseos .... ¿Donde nos aconsejáis quedarnos? Nos gustaría quedarnos en algún sitio donde a la tarde se pueda pasear, comprar sin tener que coger coche.

Estamos pensando en alquilar un día coche y ver lo imprescindible.

Gracias.
chamiceru
Chamiceru
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Feb 05, 2009
Mensajes: 38704

Fecha: Sab Jul 04, 2020 11:06 am    Título: Re: Viajar a Tenerife: Qué ver, consejos

Hola
Yo me voy el lunes Guiño Por lo he mirado el teleférico del Teide no abre hasta finales de julio. El lago Martiánez abrió hace una semana.
Tenerife no lo conozco pero por lo que sé, admite tantos días como les quieras dedicar
Nosotros estaremos 1 semana en Puerto de la Cruz, luego 4 días en El Hierro, y al final 4 días en Tenerife Sur, en Costa Adeje
Para La Palma, que si estuvimos, tienes este subforo: Foro de La Palma , pero ya te adelanto que lo mínimo son 3 días completos Guiño
Saludos
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ