Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


DE FRONTERA A FRONTERA - COSTA RICA - PANAMA -Diarios de Viajes de Costa Rica- Apuertas
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: COSTA RICA SELVATICA  -  Localización:  Costa Rica  Costa Rica
Descripción: Recorriendo el pais
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:



Etapa:  DE FRONTERA A FRONTERA - COSTA RICA - PANAMA  -  Localización:  Costa Rica Costa Rica
Apuertas  Autor:    Fecha creación:   
Compartir: 
Compartir:
CAPITULO 2
De frontera a frontera-Panamá


El primer autobús que salía hacia Sixaola, último pueblo Costarricense antes de cruzar la frontera hacia Panamá, salía a las 6 am, así que me levanté a las 5 am para desayunar con tiempo y arreglar la maleta. Esta iba a ser una jornada tranquila en uno de los lugares más turísticos y paradisíacos de Panamá, llamado Bocas Del Toro.

Mi madrugón fue infructuoso, pues todas las sodas abrían a las 6 am, así que cogí la maleta y me fui paseando hasta la estación, pero antes tenía que pagar los 2 días que había estado alojada en Cahuita. Desde mi llegada, salvo el chico que me dijo que “cogiera la llave que quisiera”, no había visto a nadie en las cabinas, pese a estar entrando y saliendo todos los días.

No tenía intención de quedarme a esperar a que apareciera alguien, así que había decidido largarme sin más. Estuve un tiempo meditando si pagar o no la habitación, pues la verdad es que era un antro asqueroso, pero finalmente dejé 10 $ por noche en lugar de los 15 que pedían, y me pareció mucho.

Puse rumbo a la estación mientras mordisqueaba unas galletas, como el pueblo era minúsculo, en apenas 7 minutos había llegado a mi destino, y aún eran las 05:40.

La estación, como era de esperar estaba desierta, ni siquiera estaba abierta la oficina para comprar el billete, tendría que pagárselo al conductor.

Cuando faltaban tan solo 10 minutos para las 6 am, aparecieron los primeros pasajeros que iban a Puerto viejo a trabajar. A las 06:05 apareció el bus con destino Sixaola.

El trayecto del bus iría parando en varios pueblos principales como Hone Creek, Bri Bri, Puerto Viejo y Sixaola, lo cual me llevaría unas 2 horas llegar hasta la frontera. La ruta era bastante bonita pues a la izquierda iba bordeando la costa caribeña y a la derecha atravesábamos la cordillera de Talamanca, la zona montañosa más alta del país, conocida por ser el último resquicio donde habitan los indígenas autóctonos del país, como antaño.


Al llegar a Puerto Viejo uno descubre una ciudad más habitada y civilizada, con extensas playas y mucha actividad a esa hora de la mañana. Seguimos avanzando hacia Paraíso, un par de pueblos más y por fin estamos llegando a Sixaola, donde en este punto, la carretera ha sido literalmente engullida por el mar y el bus tiene que pasar por lo que queda de ella, que es bastante poco.

Por fin a las 8 am entramos en Sixaola, un pequeño pueblo que ha crecido en torno al paso fronterizo, lleno de comerciantes y vendedores ambulantes.

El pueblo no está asfaltado, así que como ha llovido toda la noche, todo es un barrizal enorme, no sé bien donde tengo que ir pero dejándome llevar por el instinto, subo unas escaleras hacia lo que parece la carretera principal y efectivamente a lo lejos, se divisa el famoso puente Fronterizo.

El puente de Sixaola fue construido en 1908 por la empresa estadounidense Baltimore Bridget Company, sirviendo como hito entre dos naciones hermanas. Más de 100 años después, los trabajos de conservación han sido tan escasos, que en la actualidad el puente es una trampa mortal para los transeúntes y los cientos de camiones que lo cruzan a diario, ya que la falta de mantenimiento y el abandono lo convierten en presa fácil de la corrosión, lo que permite que esta gigantesca obra de ingeniería, se esté cayendo literalmente a pedazos.

Si a todo esto, le unimos la emoción de saber que el río Sixaola cuyas aguas pasan por debajo, están infectadas de caimanes y dios sabe qué, pues hace que más de uno cierre los ojos mientras lo cruza.


Mochila a cuestas, me encaminé hacia el otro extremo del puente, rezando para que mientras lo cruzaba, no pasara un camión de 18 ruedas, que exportaba bananos hacia algún lugar de Sudamérica.

Había oído todo tipo de historias sobre Panamá y su famosa corrupción, así que iba sobre alerta de todo lo que me rodeaba. Nada más terminar el puente, a mano izquierda veo unas oficinas de inmigración donde, apenas si hay 5 personas por delante de mi, aún es temprano para el desembarco de turistas masivos.

En mitad de la calle hay unos señores con pinta de mafiosos, que en realidad son policías de inmigración sin ningún tipo de identificación, ni ningunas ganas de que se les moleste.

Cuando llega mi turno, me dice la señora de inmigración que me falta el sello de salida de Costa Rica, cosa que era cierto, en algún momento entre Costa Rica y Panamá y ese puente, había un puesto fronterizo costarricense que no había visto.

Me armé de nuevo de valor, para volver a cruzar el puente. Cuando llegué al final, metido en un costado casi oculto, se hallaba el puesto fronterizo de Costa Rica. Me pusieron el sello, después de rellanar varios formularios y emprendí el regreso de nuevo sobre el centenario puente, hasta Panamá.

Como ya eran las 08:30 am y no quería perder más tiempo, me fui directamente a comprar el billete de bus de vuelta de Panamá a San José, requisito imprescindible para que te sellaran la entrada, disponer de un pasaje de salida del país, aunque luego no lo usaras, como iba a ser mi caso.

Según había leído en los foros, te obligan a comprar el billete y punto y te sacaban por ello 22 $, lo cual allí es una burrada. Mi sorpresa fue, que al comprar el billete solo me pidieron 11$, que es el valor real del billete, la diferencia es lo que se reparten entre ellos, esto no parece mucho, pero en temporada alta, acababan pasando cientos de turistas a diario, lo cual suponía una importante fuente de ingresos extra e ilegal, teniendo en cuenta que el salario medio mensual de un funcionario en Panamá es de unos 300 $.

Billete y pasaporte en mano, me dirigí de nuevo hacia la oficina de inmigración donde esta vez si, me sellaron la entrada al país.

Ya estaba en suelo Panameño, concretamente en Changuinola, donde debería coger un taxi colectivo hacia Almirante, pueblo desde cuyo embarcadero salían botes cada 30 minutos hacia Bocas del Toro.

Antes de poder ubicar donde estarían los taxis, me abordó un militar que con un Zecmec cruzado en el pecho y con cara amenazante me preguntaba si ya había pagado “el billete de vuelta”. Lo que quería decirme con eso, es que si había abonado ya los 22 $ de los cuales el, se llevaría una parte.

Avance sin detenerme frente al individuo y dejándolo a un lado, seguí caminando, afirmando que ya tenia “todo en regla”.

En ese momento un taxista con pinta de gitano traficante se dirigió hacia mi ofreciéndome sus servicios, tras negociar con el, emprendimos camino hacia Almirante.

Básicamente existían 2 formas de llegar a Bocas del Toro, una era desde Changuinola, el pueblo donde me encontraba y otra desde Almirante que estaba más alejado. Desgraciadamente el muelle de Changuinola, que era un canal artificial construido para tal uso, estaba cubierto de arena, tras el terremoto que sufrió Costa Rica y Panamá en Enero de este año, así que mi única opción era bajar hasta Almirante.

Dejamos varios pasajeros que se subieron conmigo y emprendimos viaje de 40” hasta Almirante. Las carreteras en Panamá eran otro mundo, todas estaban asfaltadas y eran de muy buena calidad, lo cual permitía desplazamientos más rápidos.


El taxista era un hombre bastante educado y cultivado, pese a la pinta que tenia, que francamente hasta a mi me daba miedo, era como un primo de los Chunguitos, pero el más chunguito de todos. Me estuvo explicando muchas cosas interesantes relativas a los indígenas del país.

La población indígena en Panamá representa el 10%, muchos de ellos viven en condiciones infrahumanas, aunque el gobierno les proporciona agua de forma gratuita, la mayoría no tiene luz, ni otras necesidades básicas, pero es su forma de vida y ellos parecen encantados.

La frontera albergaba una amplia comarca 1 llena de indígenas que vivían en chabolas cerca de las carreteras.

El taxista cuyo nombre era Ampersan, me comenta que el salario medio de un panameño está entre 300 y 400 $, y que trabajan todos los días, aunque el alquiler de una casa esta en unos 50$ al mes. Así mismo me comenta, que a las poblaciones indígenas el gobierno no les cobra impuestos.


1 Comarca. Es el nombre que se le dan a las zonas, sobre todo las rurales, donde habitan los indígenas.
En Panamá hay una hora más que en Costa Rica, así que llegue al embarcadero de Almirante a las 10:30 hora local, justo para coger la siguiente lancha hacia Bocas del Toro.

El embarcadero era mucho más que modesto, pero sus botes, eran rápidos, seguros y relativamente cómodos para los 30 minutos que duraba el trayecto.


Bocas del Toro fue el primer parque nacional marino del país, y es un archipiélago formado por varias islas. La región de Bocas cuenta con mares tranquilos y limpios, grandes áreas de selvas y bosques lluviosos así como manglares.

La población, con sus casas construidas sobre pilotes a la orilla del mar, de techo de zinc rojo y negro, es un atractivo para todo visitante. Sus habitantes se dedican al cultivo del banano y a la pesca de tortugas, ostiones, almejas y demás mariscos que abundan en ella, aunque muchos de ellos se han unido al carro del turismo por la cantidad de dólares que les deja. Su población es predominantemente negra e indígena.

A las 11 am arribo a la ciudad de Bocas, situada en Isla Colon, denominada así por Cristóbal Colon cuya última visita fue en 1502.

Al igual que en otras partes, hay cientos de “busca vidas” que se pelean para que les contrates los tour, o por llevarte a sus hoteles, que siempre son los mejores y más baratos.

Conseguí zafarme de todos ellos, no sin dificultad, y emprendí mi huida por la calle principal de Bocas. Llevaba casi 6 horas en pie y sin nada en la panza, así que decidí antes que nada, alimentarme.

Bocas presentaba un gran bullicio a esa hora de la mañana, un ir y venir de gentes que hacían sus negocios o simplemente paseaban y es que en esos países el estrés no abunda, de hecho, en la ciudad que había estado la noche anterior, Cahuita, se había rodado el famoso anuncio de Malibu “Me están estresando”.

La comida Panameña, no distaba mucho de la Tica, el plato principal seguía siendo el casado aunque con nombre distinto, así que de nuevo engullí, arroz, frijoles, pescado, ensalada y vegetales, todo en el mismo plato.

Ya con la panza llena, todo se veía de otro color, en ese momento me abordó Raúl, un joven buscavidas panameño que intentaba formar un grupo para hacer un tour por las islas. Como no disponía de mucho tiempo, (pues el paso por Bocas era solo fugaz para llegar hasta el puesto fronterizo que me llevaría a mi destino final de nuevo en Costa Rica), accedí negociando un precio más bajo de lo habitual, pues tenia la intención de estar cogiendo un bus hacia el otro extremo de Panamá a las 15 horas.

Dejamos la mochila en unas cabinas cercanas de un familiar de Raúl y emprendimos camino al embarcadero. Una vez dentro iríamos a buscar a los otros 3 gringos 1 que vendrían conmigo.

1 Gringo. En forma general el término se aplica a extranjeros que hablan en un idioma que no se entiende por personas que hablan español.

Cogimos la lancha y tras 5 minutos de navegación fuimos a recoger a los
3 gringos que había buscado Raúl. Fisonómicamente hablando, hubiese jurado que eran alemanes, había conocido a tantos que podía olerlos en la distancia y no tendrían más de 18 años.

Me saludaron, subieron al bote y volvimos al punto de salida, pues querían comprar algo de agua, tabaco, fruta y sobre todo cerveza. Mientras tanto pasaba el tiempo y yo me desesperaba, pues tenía que coger el bus de las 15 horas, aunque según Raúl “hay tiempo muchacha no se me estrese, llega siempre o va siempre”1.

Una vez cargados con provisiones emprendimos el viaje hacia Bahía Delfines, una isla donde se avistaban delfines. Aunque los 3 gringos hablaban en español, lo hacían en un acento y forma que no conseguía distinguir.

Fueron ofreciéndome diversas bebidas que yo educadamente iba rechazando, lo curioso es que desde que había desembarcado en Costa
Rica, todo el mundo se dirigía a mí en ingles, debía tener cara de gringa.

A pesar de contestar siempre en español, los gringos seguían hablándome en ingles hasta que uno de ellos, el más parlanchín, me preguntó de donde era, y tras la oportuna contestación, estallaron en risas y júbilo.

Como si a cualquier católico que se precie, le dijeran que yo era el mismísimo Papa, saltaron las 2 hileras de asientos que nos separaban y se pusieron tan cerca de mí, que podía distinguir las pecas más pequeñas de sus blancas caras.

Resulta que eran 3 estudiantes de intercambio que estudiaban español en un pueblo de Panamá, Bugaba, sin duda el lugar menos atractivo para encontrar actividad cultural o nocturna para unos extranjeros.

Pero allí estaban ellos, Nicolai (Danés), Monty (Alemán) y Paúl (Austriaco) emocionados de encontrar “un español autentico”, como el que divisa un mono endémico del lugar y así, emprendimos una larga charla, donde me contaron que adobaran el español y toda su cultura.

1 llega siempre significa si estas llegando y te quedas y vas siempre si te estás marchando.
El dato curioso es que el padre de Nicolai que había vivido en España unos años, había sido invitado por un amigo español a pasar unos días de vacaciones en el 2008 en España, concretamente en Almería, así que cuando le dije a Nicolai de donde era, la sorprendida fui yo, cuando me dijo que lo conocía ¡que pequeño es el mundo!

Así que allí nos enzarzamos en una apoteósica conversación pro hispana, hablando de las diferentes palabras y acentos hispanos. Nicolai había aprendido castellano correcto, pero un año en Bugaba, le había calado profundo, y hablaba una mezcla de español Cubano- Colombiano-Panameño “ehi mi hermano usted me esta robando toda mi platica”.

Tanto nos habíamos emocionado con el encuentro, que el lanchero que había detenido la lancha, hacia ya varios minutos, nos observaba divertido, mientras los delfines, que era lo que supuestamente habíamos ido a ver, revoloteaban a nuestro alrededor intentando llamar nuestra atención, y por supuesto nosotros seguíamos a lo nuestro.

Nos lanzamos al agua a nadar con los Delfines, que pueden llegar a ser bastante “mimosos” con sus hocicos, pues te dan pequeños golpecitos en el cuerpo, a modo de llamar la atención.

Una vez de regreso a la lancha, emprendimos camino hacia Cayo Coral, una isla conocida por sus aguas cristalinas y sus increíbles corales duros, convirtiéndolo en el mejor lugar para practicar snorkel, por la transparencia de sus aguas, que se verían contaminadas por los 3 gringos que ya habían ingeridos unas 4 cervezas cada uno, y procedieron a vaciarlas.

Según se definían ellos mismos eran, “Panameños adoptivos” lo cual tanto a lugareños como a mi, resultaba desternillante, porque casi todos los habitantes de isla colon eran negros, negros como petróleo, así que ver a 3 gringos rubios de piel blanca y ojos azules, decir que son panameños, resultaba muy divertido, sobre todo cuando hablaban con ese peculiar acento, más propio de narcos que de turistas, tan divertido era oírles que la gente se daba la vuelta para observarlos, de hecho acabé por grabarles en video en varias ocasiones, y el video es buenísimo.


Después de hacer snorkel emprendimos la huida hacia Isla Rana Roja, en Isla Bastimentos, que como su nombre indica, esta habitada por cientos de estas ranitas venenosas por toda la isla.

En la antigüedad los indígenas usaban sus toxinas venenosas para impregnar las puntas de las flechas y hacerlas mortales. Llegamos al embarcadero y pagamos los 3 $ de entrada, donde un indígena con un taparrabos, nos pone una pulsera como si de un Resort todo incluido se tratara y empezamos a cruzar la isla.




En 5 minutos habíamos cruzado toda la isla, hacia una playa paradisíaca que apenas tenia 100 metros de longitud. Los chicos que recién habían puesto un pie en la playa, fueron disparados hacia un chico que vendía refrescos y como no, cervezas.

El lugareño que se presentó pero no recuerdo su nombre, era un joven vividor de raza negra de lo más peculiar y con muchas tablas, que vendía las cervezas a 2$ unidad, y esto a Nicolai le pareció de escándalo, así que intentó negociar hasta que se las dejó a 1.5 $. El lugareño al igual que yo se moría de la risa de ver a 3 tipos tan rubios hablando un panameño de lo más charro: “pero mi hermano, si compro estas balboas (cerveza panameña) en cualquier cantina, me cobran 50 centavos, no podría usted hacerme una rebajita, que no me queda mucha platica”…

Además habían aprendido una canción típica panameña de lo más peculiar, que venia a decir algo así: “loco, que crees que estas haciendo, con la pobre muchacha, ehi loco”… y así canturreando nos dimos un baño.

Volvimos a cruzar la isla y observamos los millones de ranas que habitaban en aquel lugar. Las había de muchos colores, rojas con puntitos negros, rojas con patas azules, rojas con puntitos blancos, esta última en concreto le faltaba la peineta y los zapatitos para ser La Martirio.

Habíamos quedado con el lanchero a las 14:50 y ya eran las 15:15 horas, definitivamente había perdido mi bus. Los chicos insistían una y otra vez en que me quedara un día más, pero tenia contratado un vuelo en avioneta que no podía perder.

A las 15:20 conseguí reunir a la tropa medio borracha y nos dirigimos hasta Cayo Zapatillas y después a un islote donde abandonamos a los 3 gringos a su suerte, mientras el lanchero me dejaba en Isla Colon para coger la lancha hacia Almirante y el volvería más tarde a buscarlos.

Sin duda ésta había sido la excursión más absurda, irreal y cómica de todas las que había hecho hasta el momento, pero me lo pasé pipa, con los 3 sujetos tan peculiares.

Llegamos al embarcadero y me dirigí al hotel a recuperar mi mochila y puse rumbo al embarcadero. Había perdido el bus de las 15 horas y el de las 16, pero con suerte cogería el último que pasaba a las 17 horas, sino me quedaría atrapada en Almirante.

Cogí la lancha en Bocas Marine a las 16 horas. Me metí en la lancha y empezó a llover bastante, el viaje fue un poco pesado por la lluvia y por los gritos de los 4 iraníes que viajaban en ella.

Como era de esperar, el muelle estaba atestado de taxistas ansiosos por llevar turistas, todos intentando cazar el grupo más numeroso, ya que estos resultan más rentables. Los taxistas permanecen inmóviles frente al dique, bloqueando cualquier salida, hasta que consiguen lo que quieren.

Como pude, me libre de los taxistas, y salí a la calle donde seguía lloviendo, por suerte estaba justo llegando un taxista que abordé, pidiéndole que me llevara hasta “El Cruce”, así era como se denominaba el lugar donde paraba el bus que iba hacia David.

Estaría en el cruce a las 16:45, con tiempo suficiente para comprar agua, vaciar mi cantimplora y coger el bus. Nada más salir del taxi, y casi en volandas, un señor con un polo azul de la compañía de buses, me agarró por el brazo y gritando como un poseso “David, David, David”, agarró mi mochila y la metió en el bus antes de pestañear.

En menos de 1 minuto el bus salió de Almirante hasta David. Panamá tenía 2 fronteras con Costa Rica, una Sixaola-Changuinola (que ya había cruzado) y la otra Paso Canoas (que tendría que cruzar). Para llegar a esta última tendría que cruzar todo Panamá a lo ancho para volver a entrar en Costa Rica, de esta forma me ahorraría un día completo para llegar a mi destino final, Parque Nacional Corcovado.

Me encontraba a 4 horas de camino de David, sin agua, sin comida, y con una necesidad imperiosa de vaciar mi cantimplora de agüita amarilla.

Los autobuses en Panamá al igual que en Costa Rica, iban parando por la carretera a cualquiera que hacia señales, aunque los buses en Panamá eran menos frecuentes y más pequeños, como microbuses. En Panamá la gente estaba acostumbrada a usar taxis colectivos que salían igual de baratos. Algo que me llamó la atención de los buses de Panamá, es que uno paga cuando se baja del bus y no antes.

El paisaje era increíble, a diferencia de CR en Panamá la vegetación era más variada y menos densa, intercambiando bosques, plataneros y valles lisos.

Teníamos que cruzar toda la cordillera de la provincia de Chirriquí, sembrada de numerosos y caudalosos ríos y montañas.

En Panamá solo existe una estación, por lo que es posible que haga un sol de justicia y 5 minutos más tarde una tormenta, y además esto puede ocurrir incluso dentro de la misma ciudad.

Tras el terremoto de enero, muchas carreteras permanecían aún semi cortadas y en la ruta encontramos tramos totalmente destrozados y que daba miedo cruzar. Las montañas habían sido engullidas y/o arrastradas por las corrientes de agua, desapareciendo por completo.

Cuando llevábamos 1,5 horas de viaje ¡por fin! hicimos una parada en una soda del camino. Tenía muy buen aspecto, compré agua y me dirigí como loca al baño.

Unos 20 minutos más tarde, reemprendimos la marcha encontrando más partes de la montaña desaparecida. A las 18:40 el camino ya comenzaba a ser muy pesado y aún quedaban casi 2 horas.

A las 20 horas se divisa a lo lejos algo de civilización, aun así aun me quedan 30 minutos minutos todavía, que se tornaban ya insoportables por el cansancio y todavía tenia que llegar a David y procurarme un alojamiento para pasar la noche, aún no había dejado de llover.

A las 20:30 entramos en David, por fin se divisa la estación de autobuses, que está bastante oscura y repleta de gente comprando ticket para salir en el primer bus hacia Panamá City al día siguiente.

Mientras entrábamos en nuestro andén, no daba crédito a lo que veía, ¡había un hotel justo encima de la estación!, por muy cutre que fuera no tenia intención de moverme de allí, me había levantado a las 5 am, y estaba agotada.

Pregunté en el hotel si tenía habitaciones y cuanto valíanprecios y sorprendentemente era más barato incluso, que el que yo tenía pensado coger, además estaba al lado de la estación, así que no tendría que madrugar tanto, así que cojocojo las llaves y desaparezco subo las escaleras arriba..

El pasillo que distribuía las habitaciones daba miedo. Parecía un motel del Bronx de cualquier película, donde mientras las “Chatis” hacen su trabajo, en la habitación de al lado se dispara a un narco.

Afortunadamente por dentro no estaba tan mal, salvo la falta de ventilación, la habitación era amplia y tenía además aire acondicionado.

Había venido todo el día en el bus con A/C así que tenia algo de frío y mal cuerpo, me meto en la ducha y ¡sorpresa! tampoco hay agua caliente en este país, así que no me resisto, me ducho y me voy a la cama.

Me meto en la cama y ¡alucina vecina! el colchón es una esponja viscosa que se va tragando tu cuerpo. Cuando ya no podía ser engullida más, miré a mi alrededor y apenas lograba ver el horizonte de la cama, como cuando te metes en la bañera llena y asomas sólo los ojitos, cual cocodrilo, pero estaba tan cansada, que no tenia intención de moverme de allí, si es que era posible salir de aquel colchón movedizo.

Agarré la almohada y la metí bajo mi descuartizada nuca y algo debajo ella empezó a crujir, parecía que estaba abriendo un caramelo dentro de una sala de cine. Me giré para averiguar que era lo que armaba tanto jaleo y me quedé estupefacta al descubrir, que la almohada era hinchable cual colchón de playa.

Cuando me recuperé del shock, decidí que estaba demasiado cansada para pequeñeces semejantes, así que agarré a mi muñeca hinchable y la metí bajo mi nuca, esperando que no hablara demasiado.

Eran las 5 am cuando sonó el reloj,5 am, suena el despertador y no soy capaz de averiguar donde demonios están las luces. Después de tropezar con las botas, la mochila y la silla, encuentro la luz. Mme arregloé y salgoí a la calle. No había dejado de llover en toda la noche y aun llovía un poco. Pregunté a un guarda la ubicación exacta del bus que me llevarían hasta la frontera.

La estación de buses de David era enorme y estaba bastante bien organizada. Me subí al bus a las 5:30 am dirección Paso Canoas, esto nos llevaría una hora y media.

Después de pasar por todos los pueblos entre David y Paso Canoas, llegamos a la frontera, y observé horrorizada que acababa de llegar un Ticobus con más de 50 pasajeros, así que el paso fronterizo seria lento, muy lento.

La espera es insoportable, la cola no se mueve absolutamente nada y ya son las 07:10 y sin desayunar, en ese momento aparece un señor con un bicicarro, lleno de cafés, chocolate y algunos arreglados 1.


1 Arreglado. Un sándwich


Nos lanzamos en picado hacia el señor, pero sólo le pido un chocolate porque la comida tiene pinta poco higiénica, en condiciones normales la hubiese comido, pero aún tenía horas de viaje hasta mi destino y no me podía permitir el lujo de ir con diarrea.

A los 15 minutos aparece un policía fronterizo vestido de paisano, cuya función principal era poner una pegatina en tu pasaporte para agilizar el trabajo por el módico precio de 1 $.

La pegatina en cuestión, bien podría ser sacada de un Happy Meal del Mcdonald, o de cualquier calcamonía sacada de una bolsa de patatas, daba risa.

Las 7:30 y estoy en el mismo lugar. Por fin a las 8 am después de 1 hora, llega mi turno, contesto a las preguntas de rigor y me sellan la salida, total tiempo del tramite 35 segundos, ¡por que cojones han tardado tanto los demás!, en fin agarro mi mochila y cruzo andando hasta Costa Rica.

Paso Canoas esta mejor organizado que la frontera de Changuinola, aunque al llegar a Costa Rica, está todo lleno de camiones bananeros que bloquean y hacen la vista caótica.



Me dirijo a la oficina de inmigración de Costa Rica y en apenas unos minutos obtengo mi sello de entrada.

Pregunto a algunos conductores por el bus hacia Palmar Norte, y me mandan a una especie de estación de autobuses, lúgubre y oscura, donde espero a que salga el próximo bus, por suerte sale a las 07:30 horas, y con la hora que tengo que restar al estar de nuevo en Costa Rica, solo tendré que esperar 10 minutos.

Al cado de un rato, llega un bus dirección Ciudad Nelly, como no sé bien donde tengo que ir le pregunto al conductor, y para mi sorpresa no hay un bus directo sino que tengo que hacer un transbordo en Ciudad Nelly hacia Palmar Norte.

Me subo en el bus que tardaría en llegar 1 hora hasta Ciudad Nelly con un cansancio mortal. Este bus pasaría por un millón de pueblos antes de llegar a destino, pero afortunadamente la carretera está asfaltada.

A las 8:30 llego a la estación de Ciudad Nelly y por fortuna en 3 minutos sale el bus para Palmar Norte, que tardara como 2 horas, si todo va bien llegaré a tiempo para coger la lancha que me llevará a mi destino final, Bahía Drake. Sólo hay una al día, si la pierdo, mal asunto.

Hemos tardado más de 2 horas en llegar a Palmar Norte, así que nada mas bajarme del bus, agarro un taxi que me llevaría hasta Sierpe. El trayecto seria unos 20 minutos.

Sierpe es el principal acceso para quienes desean ir al Parque Nacional del Corcovado. El pueblo de Sierpe se encuentra en el esplendoroso Valle Diquis y es un puerto ribereño clave, usualmente utilizado por los turistas que desean explorar la espectacular Península Osa. Sierpe contaba con numerosos servicios comerciales, tales como hoteles, sodas y varios tours.

En Sierpe se encontraba el Humedal Nacional Térraba-Sierpe, situado donde las bocas de los ríos Sierpe y Térraba se unen y contiene algunos de los manglares más grandes del mundo. Es un hábitat de una extensión impresionante de animales indígenas, pájaros y reptiles que incluyen tortugas, cocodrilos, micos, caimanes, sapos y muchos más.

Llegué a Sierpe a las 11 am y las lanchas no saldrían hasta las 11:30 horas, así que aproveché para desayunar unos huevos revueltos con tostadas, y adquirir agua y algunos víveres, pues en Bahía Drake no había supermercados, ni agua ni nada.

A la hora en punto, nos subimos a la lancha de Dago camino de Drake, navegando por los inmensos canales de humedales. El viaje en lancha se demoraría una hora.

El viaje para llegar hasta aquí me había llevado 9 horas, cogiendo Tras 3 autobuses, 1 taxi y 1 lancha, y 9 horas después, pero por fin estaba en mi destino: Bahía Drake, puerta del parque nacional más inaccesible y salvaje de Costa Rica: Corcovado.


1 Perezosos. Hay 2 tipos de perezosos, los de 2 y los de 3 dedos. Estos mamíferos, los mas lentos del mundo, siempre están en lo mas alto de los árboles, porque necesitan la luz del sol para sobrevivir. Son animales herbívoros con unas bacterias en el estomago que necesitan del sol para realizar la fotosíntesis y poder hacer así la digestión. Solo bajan una vez a la semana de los árboles para defecar, instante que aprovechan sus predadores para comérselos. Duermen una media de 18-20 horas al día.
Volver arriba

Compartir:
Ver más diarios de Apuertas Ver más diarios de Costa Rica Etapa anterior Etapa anteriorEtapa siguiente Etapa siguiente



VOTACIONES A LA ETAPA
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 0 0
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar esta etapa debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 236 Visitas mes actual: 52 Total visitas: 9862

  Últimos comentarios al diario:  COSTA RICA SELVATICA
Total comentarios 11  Visualizar todos los comentarios

Ajota  Ajota  24/01/2010 02:33
Alucinante este diario, me ha encantado y sobre todo la cantidad de detalles, tiempos, citas y lugares que dejas para los que sigamos tus pasos. Gracias, muchas gracias

Montaraz  Montaraz  25/01/2010 20:32   
Joder, apuertas, me ha encantado tu diario. Me lo llevo este viernes a CR conmigo ya que llevo la idea de liarme por los mismos sitios que tu has estado y que tan bien has explicado. Lo de cruzar Panamá después de visitar Bocas para pasar a CR por Paso Canoas e ir a Corcovado no lo había pensado y es lo que pienso hacer. Ya te digo, me lo llevo como guía. Felicidades. Pura Vida, Mae!!!.

Lawrens  lawrens  22/04/2010 12:56
Hola Apuertas, más que una casualidad, creo que ha sido una causalidad, lo de leer tu diario, yo soy el español, que conociste en cabinas Manolo, que iba con su pareja y, su hijo, muchas veces me pregunte, que habria sido de tí, ya que me llamo la atención que una mujer haga sola este tipo de viajes, aunque yo también he viajado bastante, y me he dado cuenta alo largo de todas mis experiencias, que las mujeres, en la actualidad, y no en la actuatlidad, soys mucho mas decididas que los hombres, cosa que me congratula mucho, pues me considero un gran defensor de la mujer, en todos los aspectos, y creo que ya es hora, de que ocupeis el puesto que se os ha sido negando a traves de la historia, seria un placer para mi, volver a charlar contigo, pues siempre es bueno intercambiar experiencias, y como buen viajero ya estoy preparando otro viaje.
Un saludo, mi email es jorge.morenolassantas @ yahoo.es

JESPLOS  JESPLOS  17/05/2010 20:06
ENHORABUENA POR EL DIARIO, me lo voy a llevar yo tambien para Costa Rica que voy a finales de julio
saludos viajeros

Xaca  Xaca  01/07/2013 15:53   
¡¡Que aventurera eres!! Yo me voya CR y Panamá en octubre. Gracias por tu diario.

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN LA ETAPA

Registrate AQUÍ
Volver arriba


Foros de Viajes
Pais Tema: Viajar a Costa Rica
Foro Centroamérica y México Foro Centroamérica y México: Foro de viajes a Centroamérica y México: Costa Rica, Guatemala, Nicaragua, Honduras, interior de México y Costa del Pacífico, Panamá...
Ultimos 5 Mensajes de 1583
795987 Lecturas
AutorMensaje
aeroflot
Aeroflot
Super Expert
Super Expert
Mar 24, 2011
Mensajes: 361

Fecha: Dom Sep 01, 2019 05:18 pm    Título: Re: Viajar a Costa Rica

//www.2rPF3Xgxe.com/es/currencyconverter
viatgelovers
Viatgelovers
Silver Traveller
Silver Traveller
Sep 15, 2019
Mensajes: 13

Fecha: Dom Sep 15, 2019 03:27 pm    Título: Re: Viajar a Costa Rica

[quote="aeroflot"]
Ariza Escribio:
Yo estuve tres semanas y viajé solo y todos los traslados los hice en bus.

Eso sí, 8-9 días es poquísimo..

si, eso mismo le he dicho yo a mi jefe ...[/quot

jajajajajaja ánimo!! Si te organizas y lo haces por libre en 4x4 seguro que te da tiempo a ver muchas cosas. Las conexiones por carretera son mucho mejores de lo que suelen decir. Nosotros fuimos en abril y quedamos sorprendidos en positivo. Te va a dar tiempo a ver muchas cosas. Mejor eso que nada!
viatgelovers
Viatgelovers
Silver Traveller
Silver Traveller
Sep 15, 2019
Mensajes: 13

Fecha: Dom Sep 15, 2019 03:38 pm    Título: Re: COSTA RICA - ITINERARIOS

Sin duda, alquilar coche es la mejor opción ya se vaya más o menos días. Las carreteras no son tan malas como se dice y una vez se sale de San José no hay demasiado tráfico.
SandraMunozCarvajal
SandraMunozCarvajal
New Traveller
New Traveller
Sep 22, 2019
Mensajes: 5

Fecha: Dom Sep 22, 2019 09:24 pm    Título: Re: COSTA RICA: PASAPORTE, VISADO Y TASAS

Buenas noches a todos!!! Es posible que viajemos el año que viene a CR, ya tenemos más o menos el itinerario para un viaje de 12 días, lo vamos a contratar organizado con una agencia y el itinerario sería: Tortuguero-Caribe Sur-Arenal-Guanacaste. Para visitar Monteverde tendríamos que meterle a eso 2 días más o quitar Caribe Sur... Y Guanacaste se puede cambiar por Manuel Antonio... Lo que pasa que tenemos 3 días en Guanacaste y nos gustaría visitar el Rincón de la Vieja. Y cuando estemos en Arenal queremos ir a Volcán Tenorio a Rio Celeste. Que haríais con respecto a...  Leer más ...
ANGEMI
ANGEMI
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Ago 09, 2009
Mensajes: 12611

Fecha: Dom Oct 27, 2019 06:35 pm    Título: Campaña "StopAnimalSelfies" - Costa Rica

La Oficina de Turismo de Costa Rica nos ha enviado esta noticia:

Costa Rica lanza la campaña #StopAnimalSelfies

· Con la campaña #stopanimalselfies, el país quiere proteger a los animales silvestres de fotos y selfies inadecuados y promover una fotografía responsable a una distancia segura, que respete el hábitat animal y sus comportamientos naturales.

· La campaña está en la línea del compromiso asumido por Costa Rica con el turismo sostenible.

· Casi el 40 % de los turistas internacionales indican que la observación de flora y fauna es una de las principales razones para viajar Costa Rica, según una encuesta realizada por el Instituto Costarricense de Turismo (ICT).


Más información en
Campaña "StopAnimalSelfies" - Costa Rica
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ




All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad