Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads
JAÉN RENACENTISTA (3). ÚBEDA. 🧭 Diarios de Viajes de España
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace


Diario: DE VIAJE POR ESPAÑA  -  Localización:  España  España
Descripción: Pueblos, ciudades y naturaleza. En coche y rutas de senderismo. Destinos y recorridos clásicos y lugares no tan conocidos. Lo iré ampliando e incorporando etapas según vaya visitando nuevos lugares o recupere algunos del pasado.
Autor: Artemisa23   Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:

Índice del Diario: DE VIAJE POR ESPAÑA






























































































































Etapa:  JAÉN RENACENTISTA (3). ÚBEDA.  -  Localización:  España España
Artemisa23  Autor:    Fecha creación:   
Compartir: 
Compartir:
Desde Sabiote apenas hay 9 kilómetros hasta Úbeda, así que según el navegador me quedaba una media hora para ir al hotel, hacer el check-in y llegar a tiempo de iniciar a las cinco de la tarde la visita guiada del Bono Turístico combinado que había comprado por internet y que ya había utilizado en Baeza. En teoría tendría que darme tiempo porque nos alojábamos en el Parador Nacional de Turismo, que se encuentra a escasos metros de la oficina turística de la cual parten las visitas guiadas, en la Plaza Vázquez de Molina, junto a la Sacra Capilla del Salvador. Sin embargo, llegar hasta alí en coche no es tan sencillo, o no lo fue para el navegador, que se empeñó en meternos por dirección prohibida, con lo que tuvimos que tomar una calle minúscula del casco antiguo, donde era casi imposible girar y por poco terminamos como los del chiste, empotrados en la muralla onubense. En fin, estos aparatitos son muy útiles pero a veces te lían cada una... Mr. Green

Plaza de Santa Lucia, con un aparcamiento gratuito a unos cincuenta metros.

Finalmente, seguimos los carteles que indicaban hacia el Parador, en cuya puerta pudimos parar unos instantes para registrarnos y bajar la bolsa de viaje. Entre unas cosas y otras, faltaban un par de minutos para las cinco, así que mi marido fue a colocar el coche a una zona de aparcamiento gratuito habilitada junto a los Miradores de Santa Lucía (a cinco minutos caminando) mientras yo me apresuraba para unirme al grupo de la visita guiada, que acababa de comenzar. También hubiera podido hacerla al día siguiente, en el turno de las once, pero prefería tener la jornada libre porque teníamos que proseguir viaje y mejor no tener obligaciones pendientes. Pero voy a ir por partes.

Zona de los Miradores de Santa Lucía. La neblina no permitía ver bien el paisaje.

Teníamos una noche de alojamiento en el Parador Nacional de Turismo Condestable Dávalos, situado la antigua Casa del Deán Ortega, edificio renacentista del siglo XVI, del que daré más detalles cuando llegue su turno, en el curso de la visita guiada que relataré más adelante. Se trataba de una oferta del Black Friday. El precio de 85 euros resultaba interesante tratándose, además, de fechas navideñas y considerando los precios normales de este Parador, recientemente remodelado, pero lo cierto es que para ser la primera ocasión que contrataba directamente en la web de Paradores en lugar de por booking (como suelo hacer normalmente, incluso con las ofertas), ha sido la vez que peor habitación nos han dado, pequeña y en la planta baja. No es que esperase la suite presidencial por ese precio, pero lo cierto es que me gustó menos que las de otros Paradores en los que hemos estado; incluso, en el cuarto de baño, a la mampara le faltaba un dedo para conectar con el borde de la bañera, con lo cual se salía el agua a chorros al ducharse. Naturalmente, informé de esta anomalía en recepción, donde dijeron tomar nota de la incidencia.

Nuestra habitación en el Parador.

Patio renacentista.

Algunos datos y un poquito de historia.

Como de costumbre, antes de conocer la ciudad y sus monumentos, leí algunas cositas sobre ella. Está enclavada en una meseta, a 751 metros sobre el nivel del mar, en la comarca de la Loma, teniendo de frente el valle del Guadalquivir, con vistas a Sierra Mágina. Su economía está ligada a su enorme producción oivarera, que marca el paisaje alrededor desde cualquiera de sus miradores. Actualmente cuenta con unos 35.000 habitantes y, aunque la ciudad está relativamente extendida, su casco histórico imprescindible está agrupado en el recinto de la antigua muralla y se puede visitar fácilmente a pie.

Plano turístico de Úbeda con la situación del casco histórico.

Según los vestigios arqueológicos encontrados, el Cerro del Alcázar ya estaba poblado en la Edad del Cobre, y según afirman algunos estudios realizados últimamente, con seis mil años de antigüedad, Úbeda sería la ciudad más antigua de Europa Occidental. En su ubicación actual se han encontrado restos iberos, y por allí pasaron griegos y cartagineses, que fueron derrotados por los romanos. Siglos después, toda la zona fue arrasada por los vándalos y la ciudad volvió a renacer con los árabes, que en tiempo de Abderramán II la refundaron con el nombre de Ubbada. Vivió diversas vicisitudes en la época de los Reinos de Taifas hasta ser conquistada por los almorávides. Fue dotada de murallas para su defensa y llegó a convertirse en un importante centro de comercio, bastante poblado. A finales del siglo XI, cayó en manos del rey Alfonso VI, aunque no definitivamente pues continuaron las luchas con los almohades hasta la definitiva derrota de éstos en la batalla de las Navas de Tolosa en 1212. Se produjeron entonces saqueos, matanzas y levantamientos, hasta que Fernando III el Santo la ganó definitivamente para los cristianos en 1233 mediante capitulación, lo que evitó nuevas masacres.

Al igual que Baeza, recibió privilegios y fue dotada con el Fuero de Cuenca para favorecer su repoblación por cristianos del norte dada su ubicación en territorio fronterizo. Sin embargo, las luchas entre bandos rivales, las escaramuzas de los árabes del Reino de Granada y las inacabables rencillas entre los nobles desencadenaron la orden real de demoler las murallas y el alcázar en 1506. En fin, casi un calco de lo que ocurrió en la ciudad vecina.


El esplendor de Úbeda llegó en el siglo XVI, cuando la conquista de Granada había liquidado la amenaza musulmana y las familias nobles allí establecidas empezaron a incrementar sus riquezas, aprovechando el gran desarrollo económico que trajo la agricultura (cultivo de cereales), la ganadería caballar y la mesta propia. Como consecuencia, se produjo un importante crecimiento demográfico y llegó a contar con 18.000 habitantes. Además, se vio favorecida por las influencias en la Corte y el gran poder de sus paisanos Francisco de los Cobos, Consejero y Secretario de Estado de Carlos V, y del sucesor de éste, Juan Vázquez de Molina, que contrataron a los mejores arquitectos (como Andrés de Vandelvira) para sus obras, dotando a Úbeda de hermosos palacios, iglesias y casas renacentistas.


Como en el resto de España, los siglos XVII y XVIII fueron de total decadencia, agravada por dos epidemias de peste y las consecuencias catastróficas del terremoto que devastó Lisboa en 1755, que se hizo sentir muy especialmente en esta parte de Andalucía. Además, la Guerra de Sucesión, la de Independencia contra los franceses y las desamortizaciones del siglo XIX provocaron el deterioro, la ruina e incluso la pérdida de buena parte de su patrimonio monumental. Se recuperó un poco a finales del siglo XIX, pero el aislamiento de la región no favoreció su desarrollo, aunque en el primer tercio del siglo XX se produjeron algunas mejoras por un pequeño avance de la agricultura y la industria y el empeño de algunos pequeños burgueses y terratenientes, que llevaron a imaginar un nuevo renacimiento en la ciudad. Ejemplo de lo cual fue la inauguración del Parador de Turismo en 1930, uno de los más antiguos de España. La guerra civil quebró esta incipiente mejora, que no despuntó hasta finales del siglo XX. La declaración de los conjuntos renacentistas de Úbeda y Baeza como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2003 ha procurado una nueva vitalidad a la zona, con la recuperación del antiguo esplendor de muchos de sus edificios mediante restauraciones, lo que está consiguiendo atraer a un turismo cada vez más numeroso, que también se interesa por los extraordinarios espacios naturales de la zona.


Visita guiada a Úbeda.

Utilicé el Bono Turístico combinado Baeza-Úbeda, que cuesta 19,90 euros, con dos euros de ,descuento reservando online, con lo cual me salió por 17,90. Igual que en Baeza, la entrada a monumentos no se ajustó estrictamente a lo señalado en su publicidad, si bien es cierto que las visitas se cambiaron por otras, digamos que equivalentes, y existían descuentos para lo que no se visitó.

Como preámbulo obligado en cualquier visita a Úbeda, la guía nos habló de los tres personajes fundamentales en el devenir renacentista de la ciudad. Aunque ya lo puse en la etapa de Baeza, lo copio aquí nuevamente. Quien haya leído la etapa 84, puede saltárselo tranquilamente.

Francisco de los Cobos, nacido en Úbeda en 1477. Su padre era regente de la ciudad y su madre pertenecía a una familia noble, pero no de muy alta hidalguía. Sin embargo, supo labrarse en la corte una carrera asombrosa que le llevó al cargo de Consejero y Secretario de Estado de Carlos V en 1529, en el que permaneció hasta 1547, año de su muerte. Se le considera uno de los personajes más influyentes y poderosos de la época tanto a nivel político como económico, recibiendo grandes privilegios en la explotación de sus enormes territorios y señoríos especialmente en Jaén, y llegó incluso a recibir tributos por el comercio de multitud de productos, como la carne de Úbeda, el tabaco y otros bienes procedentes de Andalucía y Las Indias. También destacó por su interés por la arquitectura y las obras de arte, de las que llegó a reunir una colección de valor incalculable, si bien no tanto por gusto sino por el deseo de acumular honores y riquezas. De todo este entramado se beneficiaron tanto su ciudad natal, donde mantenía un palacio y en la que murió en 1547, como Sabiote y la cercana Baeza, aunque aquí tuvo mas importancia la jerarquía religiosa.

Juan Vázquez de Molina. Nació en Úbeda en 1500 y era sobrino de Francisco de los Cobos. Acompañó a Flandes a Carlos V en 1543 y, a su vuelta, ayudó y luego sucedió a su tío cuando éste murió en su cargo de Consejero y Secretario de Estado hasta 1562, siendo uno de los personajes más importantes e influyentes de su época.

Andrés de Vandelvira. Fue uno de los más famosos arquitectos y canteros renacentistas españoles del siglo XVI y desarrolló una buena parte de su obra en la provincia de Jaén, especialmente en Úbeda y Baeza, fundamentalmente por encargo de los dos personajes anteriores

Como no podía ser de otro modo, la visita comenzó en la imponente Plaza Vázquez de Molina, que es el corazón monumental de la ciudad y que por sí sola ya justificaría desplazarse hasta aquí. Tiene forma trapezoidal, constituye uno de los espacios renacentistas más importantes de España y supuso el inició un modelo urbanístico desconocido hasta entonces. Fue diseñada por Andrés de Vandelvira. En su centro hay una fuente renacentista del siglo XVI que fue donada por el senado veneciano a Francisco de los Cobos y que permaneció mucho tiempo en el patio de su palacio.


Antiguamente se la conocía como Llano de Santa María o Paseo de Santa María. Más que rodeada, está formada por edificios de una categoría arquitectónica excepcional, que merecieron la declaración de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2003.

La Sacra Capilla de El Salvador del Mundo constituye el centro visual de la plaza, desde donde se expande todo el conjunto. Está considerada el mayor mausoleo civil construido en España y, sin duda, la obra más ambiciosa de estas características emprendida en el país. Aunque a primera vista parece una iglesia, en realidad es un templo funerario, que fue consagrado en 1559.


El edificio lo mandó construir Francisco de los Cobos en 1536, con la idea de convertirlo en el panteón de su Palacio, que se encuentra muy cerca, en un lateral, pero que está en proceso de restauración y no se puede visitar. En la parte central debía instalarse su mausoleo y el de su esposa, María de Mendoza y Sarmiento. Como en casi todo lo relacionado con las artes y la arquitectura del Secretario y Consejero de Carlos V, su motivación principal no era su "amor al arte" sino la vanidad de encumbrar su nombre y su gloria personal; así lo prueban la cantidad de esculturas de emblemas y escudos nobiliarios familiares que aparecen en las fachadas de sus edificios.


Con tales antecedentes, no es de extrañar que fuese Diego de Siloe, el arquitecto más importante de la época, quien recibió el encargo de diseñarlo, pero tuvo que abandonar el proyecto en 1540 para ocuparse de las obras de la Catedral de Granada, a petición del emperador Carlos V. Le sucedió su discípulo Andrés de Vandelvira, un arquitecto no menos genial.


Desde exterior, vista de frente tiene una única torre rematada en forma de cebolla, al estilo centroeuropeo. La fachada principal es plateresca y cuenta con una representación de la subida de Jesús al Monte Tabor con San Pedro y San Pablo a los lados. En el arco de entrada hay relieves con mitología griega. Y flanqueando la portada figuran los escudos nobiliarios de Francisco de los Cobos y de su esposa sobre sendas losas de enterramiento, que denotan el carácter funerario del templo.




Después de recibir las pertinentes explicaciones, accedimos al interior por la portada lateral. La visita estaba incluida en el bono. Si se va por libre, la entrada general cuesta 5 euros. En cuanto a los horarios, hay variaciones dependiendo de la época del año, si bien se puede visitar todos los días, de lunes a domingo, tanto por la mañana como la tarde con cierre a la hora de la comida. Mejor consultar previamente antes de desplazarse.

Portada lateral derecha mirando de frente, por la que se accede al interior, y torre.

Portada latera izquierda mirando de frente.

Su planta sigue el patrón de la Catedral de Granada, con capillas laterales, una nave para el pueblo y una rotonda funeraria para los nobles, separadas la nave y la rotonda por una trabajadísima reja, obra de Francisco de Villalpando.




El Altar Mayor cuenta con un retablo de madera que representa la Transfiguración, atribuido a Berruguete, pero del original solo se conserva el Cristo, ya que el resto fue destruido durante la Guerra Civil y restaurado posteriormente. El lugar de enterramiento está marcado en el suelo por una estrella. También hay un gran conjunto de de retablos y figuras, muchas de estilo barroco, añadidos posteriormente, que recargan en exceso el lugar (o eso me pareció). Además, el atardecer y la luz artificial no colaboraban a favorecer la nitidez de las fotos
.




Mención especial merece la Sacristía , con diseño personal de Vandelvira. Lo primero que llama la atención es su original portada, realizada en esquina, que según se piensa representa el paraíso, colocando cariátides con cestos de flores en la cabeza en vez de columnas para sostener un dosel con la figura de la Virgen de la Paz


Ya en el interior, nos encontramos con una sala espléndida. Está considerada una de las obras cumbres del renacimiento español y cuenta con una rica decoración escultórica que representa vicios y virtudes tomando formas femeninas. Merece la pena entretenerse un rato contemplando las diferentes figuras y su significado; también hay que fijarse en el techo.






De nuevo en la plaza, continuamos con sus edificios. Nos detuvimos frente al antiguo Palacio del Deán, Hernando de Ortega, construcción del siglo XVI que junto con la propia Capilla compone una de las estampas más llamativas y fotografiadas de Úbeda. Ell edificio se restauró y amplió para instalar el Parador Nacional Condestable Dávalos, convirtiéndose en uno de los más antiguos Paradores de España. Lo más destacado es su patio de doble galería, cuyo techo se ha acristalado para instalar una terraza, y las ventanas de esquina de los laterales.

Conjunto con la Capilla

Fachada lateral y detalle de las ventanas de esquina.

Avanzamos unos metros, pasamos junto a la fuente renacentista de origen veneciano, y nos encontramos con un espacio ajardinado desde el que podemos ver el Palacio del Marqués de Mancera, edificio sobrio de los siglos XVI y XVII, con torre rectangular de esquina y mirador cerrado. Al lado está el antiguo Pósito , almacén del grano y cereales, reformado en el siglo XIX para utilizarlo como prisión y que actualmente es la Comisaría de Policía.

Palacio del Marqués de Mancera.

Antiguo Pósito.

A continuación, se encuentra la llamada "Cárcel del Obispo", también llamada del “emparedamiento”, beaterio donde las mujeres de mala vida que no podían aspirar a ingresar en un convento por su falta de linaje o dote cumplían las penas fijadas por el obispo. Actualmente aquí están instalados los Juzgados y durante la realización de unas obras de reforma han aparecido restos de unas necrópolis iberas de más de 3.000 años de antigüedad. Delante se alza una escultura dedicada a Andrés de Vandelvira. Y, por si esto fuera poco, entre la cárcel del Obispo y la Iglesia de Santa María de los Reales Alcázares se encuentra la Portada Plateresca de la Casa del Regidor.





Empezaba a anochecer y la luz se hacía escasa mientras escuchábamos las explicaciones junto a la escultura de Vandelvira. Al fondo, a la derecha, podíamos ver la fachada de la Iglesia de Santa María de los Reales Alcázares.La visita de la iglesia no la teníamos incluida, así que quedó para el día siguiente. La falta de luz le otorgaba un cierto aire misterioso.




Justo enfrente se encuentra el Palacio Vázquez de Molina o Palacio de las Cadenas, cuyo nombre se refiere a las cadenas que había entre las columnas que rodeaban la entrada principal. Fue mandado construir a mediados del siglo XVI por Vázquez de Molina, cuyo escudo figura en la puerta. En 1566 el edificio se habilitó para convento y algunas habitaciones de la planta baja se convirtieron en iglesia. A partir de 1850 pasó a ser el ayuntamiento de la ciudad. Tiene patio renacentista con una fuente en el centro y una bonita escalera donde cuelga un tapiz con el escudo de Úbeda, que tiene en su centro una corona real de oro. En el piso superior está el Archivo Histórico Municipal y en la planta baja el Museo de Alfarería. Es Monumento Nacional. Se puede visitar libremente y entramos a verlo con la guía.




Cruzando el patio, salimos por la puerta posterior que da a la Plaza del Ayuntamiento, desde donde pudimos ver la fachada posterior del Ayuntamiento y, en la esquina opuesta el Palacio de Francisco Vela de los Cobos, que fue regidor de Úbeda. Es un edificio del siglo XVI, también obra de Vandelvira y que cuenta con una fachada muy llamativa.



Caminando por un par de calles pequeñas, llegamos a la Plaza del 1º de Mayo (también llamada del Mercado) y que era la principal de la ciudad en tiempos medievales. Fue remodelada en el siglo XIX y en su centro hay un espacio ajardinado con una escultura dedicada a San Juan de la Cruz, que falleció en Úbeda en 1591.


De esta plaza desaparecieron espacios emblemáticos, como la antigua alhóndiga con sus soportales y la Iglesia de San Andrés, de la que solo se conserva la portada. En una esquina se encuentran las Antiguas Casas Consistoriales o Ayuntamiento Viejo, edificio de influencia italiana, consta de tres arcos de medio punto abajo y seis arriba, formando una doble logia.


Presidiendo la Plaza está la Iglesia de San Pablo, una de las más antiguas de Úbeda ya que, en origen, data de la época visigoda. Hasta el siglo XV se reunían en ella el Concejo de la ciudad y los nobles. Dada su antigüedad, reúne una variada mezcla de estilos arquitectónicos y presenta una estampa un tanto particular.


Sus fachadas muestran estilos diferentes. La que da a la plaza y la norte son góticas y la del oeste o de los Carpinteros es románica, del siglo XII, al igual que el ábside. La torre es plateresca. En el interior resulta curiosa la Capilla del Camarero Vago (tercera a la derecha, con arco renacentista) y también destaca la capilla de las Mercedes, gótica isabelina. En el exterior hay una fuente adosada a la cabecera, de finales del siglo XVI.




El interior consta de tres naves con bóveda de crucería y estilo isabelino. Consta de varias capillas funerarias con interesante rejería plateresca.





Aquí finalizó la visita guiada como tal (dos horas de duración). A continuación, quien quiso, pudo prolongarla con la visita de la Sinagoga del Agua, cuya entrada se pagaba aparte (4 euros, con 1 de descuento con el bono). En cualquier caso, la visita es guiada y dura unos treinta minutos. Así que, casi todos aprovechamos para ir con la misma guía.

La Sinagoga del Agua se encuentra en la Calle Roque Rojas 2, esquina con la calle de las Parras. Se descubrió casualmente en 2007 durante la realización de unas obras inmobiliarias y se abrió al público en 2010 después de su acondicionamiento. Según los estudios realizados se trata de una sinagoga judía anterior al siglo XIV. Su visita permite conocer cómo era la vida de los sefarditas de la época, ambientada con mobiliario y decoración de la época. Consta de seis salas, donde destaca el espacio dedicado a los baños de purificación con seis pozos comunicados entre sí. También hay objetos de la época cristiana ya que el lugar fue ocupado por la Inquisición después de la expulsión de los judíos. Resulta interesante conocer este lugar.


Al terminar ya era completamente de noche, así que todo lo que vimos a continuación lo incluiré en el recorrido nocturno. No teníamos ganas de cenar de mesa y mantel, sino que nos apetecía algo de tapeo, pero no demasiada cosa. Así que fuimos a la Cafetería Tapería El Mirador, que está cerca de la Plaza de Santa Lucía pues nos había gustado su pinta. Además de la tapa de cortesía (que no recuerdo), pedimos una suela de morcilla de caldera, que es una barra de pan caliente con morcilla untada y cubierta de queso gratinado. Con una tuvimos para los dos. Muy rica, aunque para mi gusto le sobraba el queso. La cena nos salió barata: ocho euros.


RECORRIDO NOCTURNO POR ÚBEDA.


Subimos por la Calle Real y llegamos hasta la Plaza de Andalucía, que es como la Puerta del Sol en Madrid, vamos, donde se reúne casi todo el mundo mundial. Había un montón de gente esperando al autobús navideño y mucho tráfico y algunas atracciones. Aquí también se encuentra la Torre del Reloj.

Soportales de la Plaza del 1º de Mayo, Calle Real y Torre del Palacio de los Condes de Guadiana.

El Palacio del Deán.

Plaza de Andalucía, Torre del Reloj , Hospital de Santiago e Iglesia de la Santísima Trinidad


Palacio de las Cadenas.

Fuente renacentista.

Basílica de Santa María de los Reales Alcázares.

Sacra Capilla y Palacio del Dean.

Diversos lugares.


El día siguiente amaneció bastante más nublado que el anterior, aunque hacía buena temperatura. Afortunadamente, aunque el cielo estaba muy oscuro no terminó por llover. Fuimos a desayunar al bar donde habíamos cenado la noche anterior y luego tocaba visitar la Basílica de Santa María de los Reales Alcázares, que teníamos pendiente del día anterior.


La entrada cuesta 4 euros (el precio es el mismo en casi todos sitios) y te descuentan uno si llevas el bono turístico o similar. La visita es libre y te dan una audioguía, así que te enteras de todo bastante bien.

La Basílica de Santa María de los Reales Alcázares es la iglesia mayor de Úbeda y su origen se remonta a la reconquista de Úbeda por Fernando III el Santo en 1233, que ordenó construir la iglesia sobre la Mezquita que existía en el alcázar y que, a su vez, había sido erigida sobre restos arqueológicos anteriores (íberos, romanos y godos), que se remontan incluso al paleolítico. Fue a partir de 1259 que eel templo comenzó a denominarse de Santa María y su construcción se llevó a cabo durante siete siglos, del XIII al XIX, lo que conllevó una amalgama de estilos muy variados: gótico, mudéjar, renacentista, barroco, neogótico, etc…


Aunque el templo fue severamente dañado durante la Guerra Civil, curiosamente cuando corrió un mayor peligro de ruina fue durante la restauración iniciada en 1893 para arreglar sus problemas de cimentación. La solución propuesta de desmontar las bóvedas barrocas provocó un daño mayor que la enfermedad que pretendía combatir y desestabilizó completamente el edificio, que estuvo a punto de ser declarado en runa inminente. Las obras de recuperación duraron casi 30 años y fueron muy polémicas, ya que el resultado final no respetó muy escrupulosamente la fisonomía original del templo.

En el edificio destacan las tres portadas, el claustro, las capillas y la rejería interior.

Bajo una serie de bóvedas de crucería, se conservan 16 capillas funerarias de obispos y familias nobles de la ciudad. Es un espacio irregular y bastante curioso, que reúne diversos elementos llamativos, como azulejos en los pilares, escudos de piedra con restos de policromía y alguna decoración pecaminosa en los capiteles.

Las Portadas son tres: dos renacentistas (Mayor y Consolada) del siglo XVI y una plateresca. En el exterior también se puede ver los restos de un antiguo torreón desmochado, que era el alminar de la mezquita y que se demolió en el siglo XIX por peligro de derrumbe.




El interior consta de cinco naves de igual altura, con gran número de capillas laterales y de estilo predominantemente gótico. Bajo una serie de bóvedas de crucería, se conservan 16 capillas funerarias de obispos y familias nobles de la ciudad. Es un espacio irregular y bastante curioso, que reúne diversos elementos llamativos, como azulejos en los pilares, escudos de piedra con restos de policromía y alguna decoración pecaminosa en los capiteles.







El claustro es gótico, del siglo XV, y aprovechó el patio de la antigua Mezquita, y todavía conserva un postigo de corte románico por donde, según la leyenda, pasó Fernando III el Santo para consagrarla al culto cristiano, ya que durante mucho tiempo era la única entrada al recinto.




El postigo de la izquierda es por el que, según la leyenda, entró en la mezquita Fernando IIi el Santo.

Cuando terminamos con la Basílica, fuimos a dar otra vueltecita por el casco histórico, viendo algunas cosas que no habíamos visitado el día anterior y dejamos otras pendientes ya que teníamos que seguir nuestro viaje y no nos quedaba demasiado tiempo, pero también porque en Úbeda hay bastante que ver (82 lugares de interés en el mapa turístico municipal) y si se pretende abarcarlo todo, se corre el riesgo de saturarse. Así que ahí va un resumen de nuestro recorrido final.

Plazuela de Juan de Valencia.

Puerta de Granada (S.XV) y antigua fuente.


Palacio del Marqués de la Rambla, del siglo XVI, hoy es un hotel; y plaza de su nombre.

Torre del Reloj (siglos XIII a XVI), Torre del Portillo del Santo Cristo (siglos IX a XV).

Plaza e Iglesia de San Pedro (siglos XIII-XVII).


Palacio de los Condes de Guadiana, convertido hoy en hotel. El edificio data del siglo XVI, mientras que su torre, considerada una de las más bellas de España, es del siglo XVII.

Palacio de los Manueles, del siglo XVII.

Ya de regreso para buscar el coche, a unos metros de la Sacra Capilla en dirección a la Plaza de Santa Lucía, pudimos ver el Hospital de los Honrados Viejos del Salvador, con fachada renacentista de Vandelvira y patio de doble arcada, que se puede contemplar cómodamente desde el exterior a través de una verja. Es también Monumento Nacional.




Finalmente, dedicamos nuestros últimos minutos en Úbeda a contemplar las vistas desde los Miradores de Santa Lucía, que no presentaban su mejor aspecto por el día oscuro y la neblina.




Para resumir todo el viaje, diré que fue realmente interesante y que merece la pena desplazarse hasta esta zona de Jaén para ver un gran legado renacentista que ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad. Además, si se realiza desde Madrid (315 Km. a Úbeda), el tayecto resulta muy cómodo, al ser casi todo por autovía y la duración está en torno a las tres horas y cuarto. Si tuviera que elegir, encontré más encanto en Baeza, quizás porque es más pequeña y recogida, con unas vistas más bonitas sobre el paisaje de las sierras cercanas. Úbeda tiene un patrimonio monumental mucho mayor, un poquito más desperdigado e incluso peca de exceso de lugares para ver. Sin embargo, hay espacios excepcionales, como la Plaza Vázquez de Molina, que por sí sola con sus edificios ya compensa el desplazamiento. Sabiote fue una agradable sorpresa, que recomiendo sobre todo si el día está claro para ver el espectacular paisaje que muestran las torres de su castillo.

En cuanto a las visitas guiadas, pues depende de cada cual. Hay quien me dijo que resultaban imprescindibles para comprender lo que se iba a ver... Yo no diría tanto, la verdad. Es cierto que fueron interesantes y que los guías dieron muchos detalles, pero yo soy más de ir a mi aire y las explicaciones que más me interesaron no fueron demasiado diferentes a las que conseguí leyendo previamente un poquito en folletos e internet, como suelo hacer. En fin, es cuestión de gustos y de como viaje cada uno. Económicamente, no salen mal, porque incluyen algunas visitas y ofrecen descuentos para otros lugares, algunos que se visitarán y otros, no.

Las bellezas naturales de la zona, que tantas ganas tengo de conocer, quedan para más adelante.
Volver arriba

Compartir:
Ver más diarios de Artemisa23 Ver más diarios de España Etapa anterior Etapa anteriorEtapa siguiente Etapa siguiente


VOTACIONES A LA ETAPA
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 5 1
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar esta etapa debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 88 Visitas mes actual: 25 Total visitas: 4682

  Últimos comentarios al diario:  DE VIAJE POR ESPAÑA
Total comentarios 225  Visualizar todos los comentarios

LANENA69  LANENA69  20/01/2017 22:43   
Comentario sobre la etapa: JAÉN RENACENTISTA (3). ÚBEDA.
Bonito reportaje fotográfico de Baeza,cierto que es un pueblo con mucha historia y belleza arquitectónica,lo conozco y me encantó.Menuda información al detalle que das,muchas gracias.

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN LA ETAPA

Registrate AQUÍ
Volver arriba


Foros de Viajes
Information Tema: Jaén, Cazorla, Úbeda y Baeza
Foro Andalucia, Extremadura y Murcia Foro Andalucia, Extremadura y Murcia: Viajes por el Sur de España: Andalucia, Extremadura, Murcia, Ceuta y Melilla
Ultimos 5 Mensajes de 290
310793 Lecturas
AutorMensaje
chio1985
Chio1985
New Traveller
New Traveller
Jul 06, 2015
Mensajes: 4

Fecha: Lun Jun 17, 2019 12:56 pm    Título: Re: Jaén, Cazorla, Úbeda y Baeza

Hola, a finales de junio vamos a Linares a un concierto, tenemos poco tiempo, sábado y domingo para vistas y me gustaría que me recomendaríais lo mejor... aún no tengo alojamiento por lo que me daría igual cogerlo en Úbeda o en Baeza si merece la pena, si pudierais recomendarme un buen hotel también os lo agradecería.
Un saludo y muchísimas gracias
macarica99
Macarica99
Experto
Experto
Sep 29, 2017
Mensajes: 231

Fecha: Mar Jun 18, 2019 04:55 pm    Título: Re: Jaén, Cazorla, Úbeda y Baeza

chio1985 Escribió:
Hola, a finales de junio vamos a Linares a un concierto, tenemos poco tiempo, sábado y domingo para vistas y me gustaría que me recomendaríais lo mejor... aún no tengo alojamiento por lo que me daría igual cogerlo en Úbeda o en Baeza si merece la pena, si pudierais recomendarme un buen hotel también os lo agradecería.
Un saludo y muchísimas gracias

Yo estuve en el María de Molina, en la plaza del Ayuntamiento. Muy bien, vistas a la plaza y un edificio que es histórico. El coche se puede dejar fuera de la zona monumental, las distancias no son grandes
Llanetes85
Llanetes85
New Traveller
New Traveller
Sep 29, 2019
Mensajes: 1

Fecha: Dom Oct 06, 2019 09:09 pm    Título: Re: Jaén, Cazorla, Úbeda y Baeza

Buenas noches, el próximo sábado 12 iremos a Baeza a pasar el fin de semana. Vamos a estar hospedados en el hotel Trh Ciudad de Baeza. Me podéis recomendar sitios para comer?? Y recomendaciones de que ver. Estamos los dos trabajando y no tenemos tiempo para mirar todos los comentarios que hay en este hilo.
Al día siguiente iremos a Úbeda se aceptan también recomendaciones de que ver y dónde comer.

Muchas gracias de antemano
macarica99
Macarica99
Experto
Experto
Sep 29, 2017
Mensajes: 231

Fecha: Lun Oct 07, 2019 05:10 pm    Título: Re: Jaén, Cazorla, Úbeda y Baeza

Llanetes85 Escribió:
Buenas noches, el próximo sábado 12 iremos a Baeza a pasar el fin de semana. Vamos a estar hospedados en el hotel Trh Ciudad de Baeza. Me podéis recomendar sitios para comer?? Y recomendaciones de que ver. Estamos los dos trabajando y no tenemos tiempo para mirar todos los comentarios que hay en este hilo.
Al día siguiente iremos a Úbeda se aceptan también recomendaciones de que ver y dónde comer.

Muchas gracias de antemano

Yo en Úbeda comí en Antique y me gustó. En Baeza comí en La barbería, mucha carne en la carta pero está bien
wanderlust
Wanderlust
Willy Fog
Willy Fog
Ago 23, 2011
Mensajes: 32128

Fecha: Lun Oct 07, 2019 08:19 pm    Título: Re: Jaén, Cazorla, Úbeda y Baeza

hay un hilo más específico

Úbeda y Baeza: Que ver, Comer y Alojamiento -Jaen
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ