Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads
CHULILLA (VALENCIA). RUTAS DE LOS PANTANEROS (PUENTES COLGANTES) Y CHARCO AZUL. -Diarios de Viajes de España
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace


Diario: DE VIAJE POR ESPAÑA  -  Localización:  España  España
Descripción: Pueblos, ciudades y naturaleza. En coche y rutas de senderismo. Destinos y recorridos clásicos y lugares no tan conocidos. Lo iré ampliando e incorporando etapas según vaya visitando nuevos lugares o recupere algunos del pasado.
Autor: Artemisa23   Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:

Índice del Diario: DE VIAJE POR ESPAÑA


























































































































Etapa:  CHULILLA (VALENCIA). RUTAS DE LOS PANTANEROS (PUENTES COLGANTES) Y CHARCO AZUL.  -  Localización:  España España
Descripción: Chulilla se encuentra en la comarca de la Serranía o la Serrana, en el interior de la provincia de Valencia. El Turia abraza la población, formando una hoz espectacular, con barrancos verticales de decenas de metros. Es una zona muy frecuentada por los escaladores y nosotros hicimos dos estupendas rutas de senderismo, la de los pantaneros o de los puentes colgantes y la del Charco Azul, de las cuales hago el relato en esta etapa.
Artemisa23  Autor:    Fecha creación:   
Compartir: 
Compartir:
A principios de enero teníamos que ir a Alicante y decidimos aprovechar los tres días libres que nos quedaban para visitar algún otro sitio que nos pillase más o menos de paso, pero sin olvidar que en esas fechas anochece muy pronto, y más aún en la zona de Levante. Entonces recordé un reportaje que había visto unas semanas atrás en una revista de viajes, en el que hablaban de una ruta de senderismo en la provincia de Valencia con puentes colgantes suspendidos entre barrancos. Por las fotos, parecía de lo más atractivo y una buena opción para el tipo y la duración de la escapada invernal que buscábamos. Así que me puse a investigar.


Interesante, ¿verdad?

CHULILLA (VALENCIA).

La población de Chulilla se encuentra en el interior de la provincia de Valencia, a poco más de 60 kilómetros de la capital, en la cuenca alta del río Turia. Pertenece a la comarca denominada de la Serranía, cuya altitud va de los 250 a los 636 metros sobre el nivel del mar. El pequeño núcleo urbano está en torno a los 400, aunque eso tampoco es muy exacto, porque el caserío se encuentra totalmente escalonado en torno a un cerro, coronado por un castillo de origen islámico que todavía conserva parte de sus murallas.

Ubicación de Chulilla en la península según Google Maps.

Pero sobre todo es el paisaje que la rodea lo que hace que esta localidad sea un destino muy apreciado para hacer rutas de senderismo y frecuentado también por gran cantidad escaladores atraídos por las verticales laderas que encañonan el río, formando un sugerente meandro en torno a un enjambre de casas blancas prácticamente colgadas de la montaña.


Detalle de Chulilla y el río Turia en Google Maps.

Para hacer esta excursión, y otra que teníamos programada a Cofrentes, nos alojamos en Requena (quiero dedicar a ambos lugares una etapa de este diario próximamente), que dista poco más de treinta kilómetros de Chulilla. Sin embargo, ¡vaya 30 kilómetros! Curvas y más curvas en una carretera estrecha, en la que apenas caben dos coches, al borde de barrancos de bastante altura, en medio, eso sí, de unos parajes impresionantes que a veces parecen desmentir que se trate de la provincia de Valencia, más que nada por los eternos e inexactos tópicos sobre el supuesto "secarral" de los paisajes levantinos. Y es que generalizar sin conocer, nunca es bueno.




Durante esos días, nuestra principal preocupación en cuanto a la climatología no fue tanto el frío (pese a las heladas nocturnas que se dejan sentir en el interior de Valencia) sino la niebla, debido a las dificultades que podía suponer para la circulación en las carreteras. Y, de hecho, la mañana que fuimos a Chulilla amaneció con niebla cerrada en Requena, lo que nos hizo temer por la viabilidad de nuestra excursión. Por fortuna, a partir de las once se despejó completamente y gozamos de una jornada de sol, con una temperatura en torno a los quince grados (que no estaba mal para primeros de enero), lo que nos hizo disfrutar mucho de la caminata de la jornada. Pero eso lo contaré luego, ya que previamente tuvimos que completar un entretenido recorrido en coche por el Parque Natural Chera-Sot de Chera, que nos ofreció estupendos panoramas.

Carretera CV-395, de Requena a Chulilla.

Vista de Sot de Chera.

Entre unas cosas y otras, llegar a Chulilla nos llevó más tiempo del previsto, de modo que pasamos por el centro en el coche y, aunque nos gustó lo que vimos, solo nos detuvimos para pedir información en la Oficina de Turismo sobre la ruta que queríamos hacer. Intentaríamos ver el pueblo después, porque prometer, prometía. La Oficina de Turismo se encuentra en la Plaza de la Baronía, que debe su nombre a la antigua Baronía de Chulilla, instituida en 1274.



En la Oficina de Turismo nos entregaron folletos y un plano muy útil para visitar Chulilla.

RUTA DE SEDERISMO DE LOS CALDERONES, DE LOS PUENTES COLGANTES O DE LOS PANTANEROS.

Hay varios aparcamientos en las inmediaciones de Chulilla, dependiendo de la ruta o rutas que se desee llevar a cabo y también de la afluencia de vehículos de cada jornada. Era el sábado del puente de Reyes, pero por fortuna en modo alguno enero puede compararse a julio y agosto, meses en los cuales este lugar llega a masificarse. Así que pudimos aparcar junto a otros coches en un claro, justamente enfrente del inicio del sendero, con lo cual nos evitamos caminar un kilómetro por la carretera en caso de haber utilizado el aparcamiento anterior, llamado "de los puentes colgantes". Enseguida encontramos el estupendo mirador de la Carrucha. Si alguien no desea hacer la ruta a pie, es muy recomendable aparcar el coche y asomarse, simplemente. Desde la carretera, apenas son dos minutos andando.


La historia de esta ruta, que transcurre por la Reserva Natural de los Calderones, llamada de los “pantaneros” o ·los puentes colgantes", se remonta al camino que recorrían desde su alojamiento en Chulilla los obreros que trabajaron en la construcción del Embalse de Loriguilla, a principios de los años 50 del pasado siglo, lo que les obligó a instalar varios puentes para cruzar el río y llegar hasta la obra de la presa, distante unos 5 kilómetros. En 1957 una riada se llevó estos puentes y la ruta en sí misma desapareció, aunque el lugar siguió siendo muy frecuentado por los escaladores. En 2013, se decidió su recuperación y se volvieron a construir dos de los puentes, aunque colgantes en esta ocasión para evitar que se los volvieran a llevar las aguas enfurecidas de las lluvias torrenciales de las "gotas frías" levantinas. Así fue como la ruta se reabrió con el atractivo turístico añadido que ofrecía a los senderistas la nueva pareja de puentes colgantes.


La caminata es lineal, si bien existe la posibilidad de realizar una variante circular, pero con algunos tramos de menor interés, incluyendo carretera. La ruta oficial parte de la Plaza de la Baronía (la Plaza Mayor) y cuenta con 5 kilómetros de ida y otros 5 de vuelta por el mismo camino, lo que supone un total de 10 kilómetros y dos horas y mediacaminando, paradas aparte, hasta llegar al Embalse de Loriguilla. Claro que cada uno puede volverse cuando quiera componiendo un trayecto a medida pues se juega con la ventaja de que los puentes están en los dos primeros kilómetros de la ruta. Su grado de dificultad depende de la fuente a la que se consulte, ya que he leído considerarla desde fácil hasta media-alta.


Una vez realizada, con tiempo seco no me pareció que tuviera especial complicación, aunque hay una zona (la inicial) que va sobre precipicios y puede producir vértigo a algunas personas pues no existen protecciones. Por supuesto, es preciso tener cuidado si se va con niños pequeños y con mascotas, pero el sendero (artificial al principio) es ancho (más de un metro) y no me pareció peligroso guardando las precauciones lógicas (nada de arriesgar con los selfies, como está últimamente tan de moda Mr. Green ). Con lluvia o niebla sería otra cuestión, aunque como lo más atractivo de la ruta reside precisamente en las vistas, si hay poca visibilidad, además de afrontar un riesgo mayor, la caminata perdería bastante interés.



Como ya he mencionado, lo primero que nos encontramos fue el mirador de la Carrucha que ofrece vistas espectaculares de un cañón con paredes dramáticamente verticales, por el fondo del cual corre el río Turia formando sus hoces.


El sendero va paralelo a la pared del acantilado, mostrando el fondo del barranco de la Falfiguera, que alcanza los 80 metros de altura. Aunque no hay protecciones, el desnivel es suave y el ancho resulta suficiente para no correr peligro y si alguien tiene vértigo puede permanecer pegado a la derecha mientras camina. No le vimos demasiado problema, aunque eso depende de cada cual. Unas decenas de metros después llegamos al segundo de los miradores, el del Charco Azul, que ofrece una buena panorámica de una poza muy frecuentada en verano por los bañistas.


A partir de aquí, la ruta empieza a descender lenta pero progresivamente hasta llegar a un cambio de dirección que nos llevó a cruzar saltando sobre unas piedras un afluente del Turia. En este lugar hay colocado un aviso sobre el peligro existente por caídas en altura a lo largo del sendero.




Un nuevo cambio de dirección nos llevó a encaminarnos río arriba, si bien por la altura y la vegetación no siempre se atisbaba el agua. Un rato después llegamos a uno de los puntos fuertes de la caminata: el espectacular puente colgante sobre el río, de 15 metros de altura y 21 metros de longitud que une los dos lados del barranco y al que se accede bajando unas empinadas escaleras que cuentan con protecciones laterales. Este lugar sí que es posible que pueda producir vértigo a algunas personas sensibles, pero no me atrevo valorarlo.




Como curiosidad, mencionar que a principios de septiembre de 2019 unos desconocidos quisieron sabotear este puente y cortaron con una sierra alguno de los tirantes que lo sustentan. Por motivos de seguridad, el paso por el puente quedó cerrado y la ruta interrumpida. Sin embargo, buena parte de la economía de Chulilla se basa en el turismo y, en concreto, en esta zona tan especial; así que el ayuntamiento decidió correr con los gastos de reparación (varios miles de euros) para lograr que la ruta estuviese de nuevo operativa para el puente de diciembre. Y ése fue una cuestión que me preocupé de averiguar a la hora de preparar el viaje a Chulilla, ya que los puentes suponen uno de sus principales atractivos. Por fortuna, nos los encontramos en perfecto estado.



Aunque muy seguro, el puente se mueve al caminar sobre él, ofreciendo ese puntito picante y aventurero del que tanto solemos disfrutar. Por lo demás, las vistas a ambos lados eran estupendas. Ya en el lado opuesto del río, bajamos por unas escaleras hasta alcanzar el nivel del agua y unos centenares de metros después el sendero nos llevó hasta el segundo puente, de 28 metros de longitud, más largo por tanto aunque quizás no tan espectacular porque se eleva solo a unos cinco metros y medio sobre el río. Sin embargo, el lugar en que se encuentra es muy pintoresco, en el fondo del barranco, y desde aquí se distingue el otro puente, colgado entre los cortados.




Cruzamos de nuevo el río y nos encontramos con numerosos escaladores, algunos preparando sus cuerdas y ganchos y otros ya colgados de las imponentes paredes marrones, como motas diminutas trepando sobre nuestras cabezas. Impresionaba verlos, la verdad.


En esta parte, caminamos paralelos al río, inmersos en el típico bosque de ribera, alternando las ramas desnudas de los ejemplares de hoja caduca con las verdes y frondosas de las perennes, formando un entorno muy atractivo aunque diferente del que nos hubiésemos encontrado en otras estaciones, sobre todo en primavera. Lo que no varía, imagino, es la belleza de las paredes del cañón.





Seguimos avanzando hasta una pasarela de madera, sobre la que nos detuvimos para hacer unas fotos. Aquí el panorama era de lo más bucólico con el agua sirviendo de espejo.




En este punto no hay que cruzar al otro lado del río, ya que solo conduce a rutas de escalada. A lo largo de este tramo y del siguiente pudimos contemplar el fantástico panorama que ofrecen las alargadas y tortuosas paredes del cañón, que se prolongan hasta las inmediaciones del embalse, en cuyas proximidades nos detuvimos para tomar nuestro bocadillo. En adelante, la ruta se abre y el paisaje parecía hacerme menos agreste.




Allí dimos la vuelta y recorrimos el mismo camino a la inversa, ya que queríamos hacer otras cosas antes de que nos quedásemos sin luz, ya que en enero en la zona levantina anochece en torno a las seis. Naturalmente, volvimos a disfrutar del paso por los puentes. Antes de acabar, añadir sólo que la ruta está bien señalizada y tampoco tiene mucha posibilidad de pérdida. Si es posible, mejor evitar los días de mucho calor y sobre todo los fines de semana del verano por la afluencia de gente.


RUTA DEL CHARCO AZUL (SENDERISMO).

Habíamos visto el Charco Azul desde arriba, pero queríamos verlo in situ, recorriendo una pequeña ruta senderista circular, que parte del centro de Chulilla y que no llega a cuatro kilómetros en total de recorrido muy fácil. Desde la Plaza de la Baronía, nos dirigimos ala Calle de San Juan y seguimos las indicaciones, que nos llevaron primero hasta el Mirador del antiguo matadero, con el cañón del Turia, las paredes de la Peña Mosen y el río.


Después, continuamos hasta el Mirador de las Cuevas, con la Cueva del Gollisno y la Cueva del Tesoro. Aunque estaba oscureciendo, las panorámicas merecían la pena, si bien las fotos acusaban demasiado la falta de luz.





A continuación, retrocedimos unos metros y bajamos al fondo del barranco, desde donde pudimos contemplar desde abajo lo que antes habíamos visto desde arriba: incluso observamos a un equilibrista cruzando el cortado de lado a lado caminando sobre un cable. ¡Glup!




Llegamos al Charco Azul, lugar muy renombrado para el baño en verano. Aunque bonito, el lugar nos pareció un tanto descuidado, no sé si será porque estamos en invierno y en esta época no se mantiene. Incluso unas pasarelas de madera, pegadas a las rocas, estaban en muy mal estado y cerradas por seguridad, mejor dicho, por inseguridad.




Completamos la ruta siguiendo la hoz del río, entre antiguos huertos, vislumbrando sobre nuestras cabezas, en lo alto del cerro, el castillo que resguarda Chulilla desde el siglo XIII.




Naturalmente, como primero habíamos tenido que bajar, para volver nos tocaba subir, y tras las caminatas de la jornada, las cuestas del pueblo se hicieron de notar en nuestras piernas, pese a lo cual nos acercamos al mirador por el que habíamos pasado por la mañana y donde no paramos por las prisas, que ofrece unas vistas magníficas del pueblo. Ya no gozábamos del sol que lo iluminaba a medio día, pero aun así la panorámica estaba muy bien.




Nos hubiera gustado subir al castillo y dar una vuelta más completa por el pueblo, pero había anochecido y no queríamos retrasar demasiado la vuelta a Requena: el recuerdo de la tortuosa carretera nos obligó a no querer arriesgar por si aparecía la niebla. Sin duda, volveremos en otra ocasión a Chulilla. El pueblo y su entorno lo merecen.




Volver arriba

Compartir:
Ver más diarios de Artemisa23 Ver más diarios de España Etapa anterior Etapa anteriorEtapa siguiente Etapa siguiente


VOTACIONES A LA ETAPA
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 0 0
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar esta etapa debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 62 Visitas mes actual: 28 Total visitas: 434

  Últimos comentarios al diario:  DE VIAJE POR ESPAÑA
Total comentarios 219  Visualizar todos los comentarios

Marimerpa  marimerpa  20/01/2020 11:40   
Comentario sobre la etapa: CHULILLA (VALENCIA). RUTAS DE LOS PANTANEROS (PUENTES COLGANTES) Y CHARCO AZUL.
No conocía nada de esta zona y últimamente me ha llegado por varias fuentes esta ruta del puente colgante en Chulilla, y parece muy interesante.

Artemisa23  artemisa23  21/01/2020 21:15   
Comentario sobre la etapa: CHULILLA (VALENCIA). RUTAS DE LOS PANTANEROS (PUENTES COLGANTES) Y CHARCO AZUL.
Yo conocía sobre todo la zona interior de Alicante, pero de Valencia muy poco. Hace un par de meses vi unos reportajes en una revista y me llamaron la atención por los sitios en sí y porque nos pueden pillar de paso. En Cofrentes y alrededores, hay también lugares con paisajes muy interesantes. Hicimos una ruta fluvial muy chula, pero se nos quedaron pendientes otras cosas: subir a un antiguo volcán, la ruta senderista de las Hoces del Júcar cerca de Jalance y una zona de imponentes barrancos y poblados de la Edad del Bronce, siguiendo la carretera CV-580, de Millares a Bicorp. Ya contaré en su momento.

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN LA ETAPA

Registrate AQUÍ
Volver arriba


Foros de Viajes
Region_Isla Tema: Comunidad Valenciana: pueblos más bonitos y con encanto
Foro Aragón, Cataluña y Comunidad Valenciana Foro Aragón, Cataluña y Comunidad Valenciana: Foro de viajes a Aragón, Cataluña y Valencia. Ciudades: Barcelona, Valencia, Alicante, Zaragoza.
Ultimos 5 Mensajes de 98
225375 Lecturas
AutorMensaje
raiser1969
Raiser1969
Indiana Jones
Indiana Jones
Ene 25, 2015
Mensajes: 2970

Fecha: Jue Jul 04, 2019 08:24 am    Título: Re: Viajar a Valencia- Que ver y visitar

Je,je, está bien eso de mejor pedir perdón que permiso, a mi es que prácticamente me gusta casi toda la comunidad Valenciana , por cierto estuve viviendo 2 años en Oliva y esa zona siempre me ha gustado mucho.
Saludos
angiedel
Angiedel
Dr. Livingstone
Dr. Livingstone
Mar 04, 2013
Mensajes: 6959

Fecha: Jue Jul 04, 2019 10:04 pm    Título: Re: Viajar a Valencia- Que ver y visitar

A mi por ejemplo Morella no me dice nada...
Cuatreron
Cuatreron
Super Expert
Super Expert
Abr 21, 2013
Mensajes: 452

Fecha: Dom Jul 07, 2019 09:25 am    Título: Re: Comunidad Valenciana: pueblos más bonitos y con encanto

Añado sitios adonde se puede acceder en coche:
- Porta Coeli en Betera (Valencia)
- El Garbí en Serra (Valencia)
- Ermita del Remedio en Utiel (Valencia)
- Penyagolosa (Castellon)
angiedel
Angiedel
Dr. Livingstone
Dr. Livingstone
Mar 04, 2013
Mensajes: 6959

Fecha: Dom Jul 07, 2019 02:17 pm    Título: Re: Comunidad Valenciana: pueblos más bonitos y con encanto

Eso es como todo,para gustos los colores,pero creo que en cualquier sitio puedes encontrar rincones bonitos o por lo menos curioso
raiser1969
Raiser1969
Indiana Jones
Indiana Jones
Ene 25, 2015
Mensajes: 2970

Fecha: Dom Jul 07, 2019 02:49 pm    Título: Re: Comunidad Valenciana: pueblos más bonitos y con encanto

Solo una cosa, el pueblo de Alcalá de Xivert en si de bonito no tiene nada,solo el campanario más interesante que bonito, la serra de Irta si es muy bonita, lo digo porque vivo en Alcocebre , pedania de Alcalá.
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ