Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads
FLORACIÓN EN CIEZA (Murcia). Una alfombra de paisajes teñidos de rosa. 🧭 Diarios de Viajes de España
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace


Diario: DE VIAJE POR ESPAÑA  -  Localización:  España  España
Descripción: Pueblos, ciudades y naturaleza. En coche y rutas de senderismo. Destinos y recorridos clásicos y lugares no tan conocidos. Lo iré ampliando e incorporando etapas según vaya visitando nuevos lugares o recupere algunos del pasado.
Autor: Artemisa23   Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:

Índice del Diario: DE VIAJE POR ESPAÑA






























































































































Etapa:  FLORACIÓN EN CIEZA (Murcia). Una alfombra de paisajes teñidos de rosa.  -  Localización:  España España
Descripción: Relato de nuestra visita a la floración de Cieza, en Murcia, que tiene lugar cada año desde finales de febrero hasta mediados o finales de marzo (depende del año). El campo se tiñe de tonos rosas por las flores de los frutales, presentando un aspecto realmente digno de ver.
Artemisa23  Autor:    Fecha creación:   
Compartir: 
Compartir:
Seguramente son muchas más las personas que en nuestro país han oído hablar de las maravillas de los paisajes floridos de la Provenza francesa, por ejemplo, mientras que ignoran completamente la existencia de otros que nada les tienen que envidiar y que se encuentran mucho más cerca. Es el caso de la floración de los árboles frutales en torno a Cieza (Murcia). Se puede ver esta floración en otras zonas de la Comunidad murciana, pero es en Cieza donde resulta más llamativa. Además, disponen de un programa turístico especial durante todo el mes de marzo para celebrar este acontecimiento que anuncia la primavera.


Me enteré de la existencia de la floración mientras consultaba una revista de viajes y me impactaron las fotografías de unos paisajes saturados de fucsia, rosa, blanco y verde. Todo un espectáculo para la vista. El único inconveniente radica en que no es posible ir cuando venga bien sino en el momento apropiado, es decir, cuando los frutales exhiben sus flores en todo su esplendor, hecho que sucede cada año a partir de la segunda quincena de febrero y hasta finales de marzo. En cualquier caso, se trata de un periodo amplio y no completamente definido, que depende de la climatología y de cada tipo de árbol, con lo cual no se puede asegurar cuál es el momento concreto más propicio para disfrutarlo en todo su esplendor. Lo mejor es enterarse llamando a la Oficina de Turismo de Cieza y, eso sí, evitar los fines de semana, ya que acude mucha gente.


Como teníamos la posibilidad de tomarnos dos o tres días libres en marzo, se me ocurrió aprovecharlos para ver la floración y contacté con la Oficina de Turismo, donde me informaron muy amablemente de que las fechas que habíamos escogido, entre el 6 y el 9 de marzo, el paisaje luciría esplendido y, además, las previsiones meteorológicas eran francamente buenas, sin lluvias y con temperaturas primaverales. Con lo cual, decidido: ¡a Cieza y alrededores!

Situación de Cieza en el mapa peninsular.

El viaje desde Madrid resulta muy cómodo, ya que se circula prácticamente todo el recorrido por Autovía (primero por la A-3 hasta Honrrubia, luego por la A-31 hasta Albacete, donde se enlaza con la A-30 que lleva a las afueras de Cieza). También se puede tomar en La Roda la autopista de peaje AP-36, pero salvo que sea un día en que amenacen atascos importantes de tráfico no merece la pena pagar el suplemento. En total son unos 360 kilómetros, que se hacen en tres horas y media. La distancia desde la ciudad de Murcia hasta Cieza es solamente de 44 kilómetros, poco más de media hora de viaje y todo por la Autovía A-30.

Itinerario desde Madrid según Googlemaps.

En la escapada que planifiqué, además de Cieza y su floración, incluí otros destinos muy interesantes y cercanos como el Valle de Ricote, Caravaca de la Cruz, Moratalla y Calasparra, qmuy recomendables de visitar al mismo tiempo si se dispone de dos o tres días para la visita; si solamente se cuenta con un día o día y medio, mejor dedicarlos en exclusiva a recorrer los itinerarios para ver los paisajes y conocer algunos rincones de la ciudad.


Aproximándonos a Cieza empezamos a vislumbrar plantaciones de árboles frutales en todo su esplendor y colorido, incluso al borde la autovía. Sin embargo, enseguida nos dimos cuenta que lo que íbamos a ver, en general, no respondía a la mayor parte de fotografías que aparecen en internet, cuyos colores se saturan más de la cuenta para ofrecer contrastes que buscan más un efecto estético que responder a una realidad que, sin embargo, resulta muy atractiva.


CIEZA.

La que está considerada como capital de la Vega Alta del Segura cuenta actualmente con unos 35.000 habitantes. Sus orígenes se remontan a tiempos prehistóricos, prueba de lo cual son los numerosos yacimientos arqueológicos encontrados en su entorno, algunos integrados en el Arte Rupestre Mediterráneo declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Se conservan restos iberos y romanos, aunque destacan los restos de la época de dominación musulmana, entre los siglos XI al XIII, en especial, las ruinas de Medina Siyása. Incluso después de la conquista cristiana, ya en 1477, sufrió una incursión de los árabes, que asolaron Cieza y se llevaron cautivos a la mayor parte de sus habitantes. Sufrió después disputas entre familias rivales en los siglos XVI y XVIII, quedando asolada por las tropas francesas durante la Guerra de la Independencia. Entre mediados del siglo XIX y principios del XX su economía prosperó bastante por la llegada del ferrocarril y el auge de la industria del esparto y los productos agrícolas, en particular los de huerta y las frutas como el melocotón, los albaricoques, las nectarinas, etc.



Antes de llegar a nuestro alojamiento, a las afueras de Cieza pasamos junto a la Ermita del Cristo, que representa también un amplio mirador sobre la ciudad y los campos adyacentes, aunque algunos edificios moderno le quitan buena parte del encanto con que cuenta todavía el casco antiguo.


En Cieza nos alojamos una noche en el Hotel San Sebastián Hospedería, que se encuentra magníficamente situado en el mismo casco antiguo. El precio, 65 euros con desayuno incluido. El único inconveniente fue que tuvimos que dejar el coche un poco alejado (no demasiado) porque en esa zona no resulta fácil encontrar aparcamiento.


Casco antiguo de Cieza.

Nos acomodaron en una habitación estupenda, en el segundo piso, con una terraza desde la que teníamos unas vistas muy amplias y sugerentes sobre el campo adyacente, el antiguo castillo y la Atalaya, obsequiándonos con nuestra primera estampa panorámica de floración. Por cierto, que este hotel se encuentra justo al lado de uno de los museos más interesantes de la ciudad, el Museo Siyása, que cuenta, entre otras muestras destacadas con la reproducción a escala real de un par de casas del despoblado árabe del mismo nombre, con decoración de arcos y pórticos almohades, yeserías y estucos.

Habitación y vistas.


Tras instalarnos, fuimos a buscar un sitio para comer. Durante los fines de semana de marzo, para celebrar la floración, existen unos menús especiales en varios restaurantes con productos típicos locales, algunos de los cuales los preparan todos los días de la semana. En el Paseo nº 20, uno de los bulevares más transitados de Cieza, nos encontramos con el restaurante Arte-Sano, que ofrecía uno de estos menús por 25 euros. Como ya era tarde, no lo pensamos más y entramos. La comida estuvo bien: aceitunas en tres texturas, ensalada con melocotones y cecina, arroz al horno y yogur griego con melocotón.


Si se pretende ver la floración, resulta muy aconsejable llevar preparados algunos datos sobre Cieza y lo que se quiere recorrer o, mejor todavía, acercarse hasta la Oficina de Turismo, situada en la Plaza de España, para recoger un mapa de la ciudad y, sobre todo, el plano con las rutas de la floración y sus principales miradores. Son imprescindibles y lo comentaré luego.

Mapa de la ciudad que facilitan en la Oficina de Turismo.

Después del almuerzo nos apetecía dar un paseo, pero sin coche. Aunque la temperatura era agradable y no se esperaba lluvia, la tarde estaba algo revuelta, con abundantes nubes y bastante viento. Nos quedaban un par de horas de luz solar y nos encaminamos hacia el Puente de Hierro para iniciar una pequeña ruta a pie, llamada “paseo ribereño”, que en un recorrido de una hora y media bordea el río Segura en un itinerario más que circular de ida y vuelta pues se va por un margen del río y se vuelve por el otro, aunque nosotros lo hicimos de otra manera.




De paso desde nuestro alojamiento en la calle San Sebastián recorrimos una parte del casco viejo, la zona más interesante en el interior de la ciudad, hasta llegar a la orilla del río Segura, cuyo cauce seguimos por el Paseo de Ronda, contemplando ya un buen número árboles frutales con sus flores blancas y rosas presentando su mejor versión.




La zona antigua de la ciudad, entre los frutales florecidos y con el fondo de las viejas murallas y las antiguas casas, presentaba un curioso aspecto retro y las tomas parecían acuarelas en vez de fotografías. Un recorrido agradable, frecuentado por muchos vecinos que aprovechaban la bonanza del tiempo para caminar, hacer deporte o pasear a sus mascotas. En definitiva, un parque urbano y fluvial donde relajarse.




En esta zona, muy cerca del Molino de Teodoro, se inician algunas rutas senderistas, como la llamada “La Brujilla” o las subidas a pie al santuario, al castillo, a la Atalaya y a las ruinas de Medina Siyása.




Ya cayendo la tarde, en vez de regresar por la otra orilla del río retornamos a la ciudad por el Puente de Argaz y fuimos caminando por el típico entorno urbano no demasiado atractivo para el viajero hasta llegar a la Plaza de España, donde se encuentra el Mercado de Abastos, modernista de 1927, que ha sido remozado recientemente, de hecho todavía se están realizando obras en el exterior aunque afectan sobre todo a la plaza.


En El Paseo, decorado con mosaicos y pinturas abstractas del artista local José Lucas, se encuentra la Iglesia y Convento de San Joaquín, con una fachada sobria, exenta de todo adorno. El convento se utiliza actualmente como biblioteca y la Iglesia es del siglo XVIII y consta de una sola nave.


La calle Mesones marca el comienzo del barrio antiguo, el más interesante para el visitante, con calles estrechas, arcos escondidos y empinadas escaleras que se encaminan hacia el río. Puntos destacados son la Plaza Mayor con el Ayuntamiento, remozado a principios del siglo XX, y la Basílica de Nuestra Señora de la Asunción, con tres portadas y de estilo barroco rococó murciano. La calle Cadenas conduce hasta la Placeta del Santo, donde se encuentra la Ermita de San Bartolomé, la construcción cristiana más antigua de Cieza, si bien ha sido modificada varias veces.


Un arco da paso al llamado Balcón del Muro, desde donde se contempla una de las vistas más imponentes de las afueras y el campo que rodea la ciudad, especialmente sugerentes a la caída de la tarde, cuando ofrecen una estupenda puesta de sol.




Después de descansar un rato en el hotel, salimos a cenar de tapas. Luego dimos una vuelta durante la cual hice algunas fotos ya con ambiente completamente nocturno. Por cierto, que en Cieza, durante el mes de la floración, todo es de color rosa, incluida la iluminación de sus principales monumentos.




RUTAS DE LA FLORACIÓN.

Aunque en la propia Cieza ya se puede contemplar el colorista fenómeno de la floración, la mejor manera de apreciarlo es realizando las rutas cuyo recorrido facilita la Oficina de Turismo, tanto en coche como a pie, que recorren las fincas plantadas de árboles mediante estrechas pistas y carreteras.


Se trata de unas rutas que en total suman algo más de veinte kilómetros, por las que se circula con el coche muy lentamente y en las que es posible, mejor dicho, en las que es imposible no detenerse a menudo y bajarse del coche para tomar fotos y admirar el florido paisaje rosa, blanco y verde. Al ir entre semana, como fue nuestro caso, había poca gente y se podía transitar y parar sin ningún problema. Para quien no disponga de coche o prefiera hacer el recorrido en grupo, hay diferentes visitas guiadas a pie o en bus, incluso con almuerzo, a las que es posible apuntarse en la Oficina de Turismo.


Si bien la misma circulación por las pistas asfaltadas ya constituye todo un espectáculo para la vista, el recorrido recomendado incluye cuatro miradores imprescindibles, desde donde contemplar en altura (poca, pero suficiente) el entorno, con sus retazos coloridos.


Estos miradores tienen nombre y son: el Olmico, la Macetua, Soto de la Zarzuela y la Torre. En la Oficina de Turismo facilitan un plano y se encuentran indicados con carteles de color rosa con su respectivo nombre, pero aun así pueden resultar complicados de encontrar. Yo recomiendo poner en el navegador del teléfono las coordenadas de dichos miradores, que figuran en la página web de la Oficina de Turismo, lo cual es francamente útil para no dar vueltas innecesarias por las pistas, que son más largas e intrincadas de lo que pudiéramos imaginar.


El orden en que hicimos el recorrido fue el siguiente. Salimos de Cieza y tomamos la carretera B-19 hacia Calasparra hasta un cruce a la derecha, donde un indicador señala el camino hacia los miradores del Olmico y la Macetua. Se hace largo, aunque no pesado por la belleza del entono, hasta llegar al mirador, antes del cual ya nos habíamos detenido en un par de sitios para hacer fotos.

Mirador del Olmico.

Se deja el coche en la pista y se camina entre los árboles hasta el mirador sin olvidar echar un vistazo por los alrededores. El panorama era precioso y el panel informativo nos facilitó unos datos que nos ayudaron a entender el significado económico de lo que estábamos viendo: 13.000 hectáreas de frutales, que suponen más de 200 millones de kilos de fruta dulce al año, lo cual representa más del 20 por 100 de la fruta que se recoge en España. Es el sector clave de la actividad económica de la zona y las explotaciones familiares representan más del 80 por 100 del total.


El cartel también nos enseñó a distinguir el tipo de árbol por el color de sus flores, si bien pueden cambiar de tonalidad dependiendo de la época de floración. Los melocotoneros y nectarinos tienen una flor de un rosa muy intenso que puede llegar incluso al rojo, mientras que los albaricoqueros presentan una flor de color rosa claro tirando a blanca. Por su parte, la flor de ciruelos y cerezos es blanca y brillante. Los diferentes grupos de árboles, algunos con flores y otros ya con hojas verdes, al mezclarse en el horizonte presentan unas estampas realmente encantadoras.


Mirador de la Macetua.

Éste es, probablemente, el mirador más conocido y el más destacado de todos, por la amplitud de las vistas y su belleza. Se encuentra al borde de una pista asfaltada que va paralela a una vía de ferrocarril, junto al apeadero de la Macetua. Si se tuviera que elegir un único mirador para visitar, seguramente sería éste. No hay problema y resulta muy agradable caminar entre los árboles floridos en algunas de las plantaciones que se encuentran abiertas, sin alambradas, respetando, lógicamente, el entorno y sin olvidar que se trata de propiedades privadas.




También resulta habitual ver a trabajadores efectuando labores de clareo o aclarado, con lo cual se busca que las frutas sean más grandes y bonitas de presencia, aunque posiblemente pierden dulzura y sabor.





Estos dos miradores se encuentran relativamente cerca entre sí. El tercero queda un poquito alejado y hay que retroceder hasta la carretera B-19 y seguir las indicaciones hasta tomar la carretera B-25. De nuevo, mejor poner las coordenadas y utilizar el navegador del teléfono hasta dar con los carteles de color rosa.


Mirador del Soto de la Zarzuela.

Aunque el mirador se encuentra al lado de una casa, a un lado de la carretera, en mi opinión, las vistas más bonitas se obtienen al otro lado de la pista, un poco más arriba de la casa con la palmera más alta, caminando un poco hasta llegar al borde de un altillo, desde donde se vislumbra un canal. No era el mejor momento para verlo porque había muchos árboles sin flores y el sol daba de cara, pero el panorama era muy amplio y resultaba muy sugerente. Si se pilla en plena floración, debe ser espectacular.






Mirador de la Torre.

Aunque en el plano este mirador está muy cerca del anterior, como no existe carretera que los una, hay que volver hasta Cieza y tomar allí la carretera RM-532 en dirección a Mula hasta un cruce hacia el Embalse del Quipar, donde ya se encuentra el indicador de color rosa del Mirador de la Torre. Un paisaje muy sugerente también.




Teníamos reserva para ir a visitar la Cueva de la Serreta, pero se nos pasó la hora. Parecía que íbamos con tiempo de sobra y, sin embargo, los minutos pasaron sin darnos cuenta pues las distancias son mayores de lo que parece. Entre unas flores y otras, ya era hora de comer y para aprovechar las horas de luz (a primeros de marzo, en Murcia, a las siete ya es prácticamente de noche) fuimos al restaurante Maripinar, que nos encontramos de regreso del Mirador de la Torre y poco después del desvío hacia el castillo y la Atalaya, adonde queríamos ir después de comer. Ese día no tenían menú especial de floración, así que tomamos el diario, que no estuvo mal por 10 euros (incluía ensalada más dos platos y postre, la bebida y el pan. A continuación, fuimos en coche hasta la Ermita del Cristo del Consuelo, en torno a la cual existe una zona de merendero. Construida en el siglo XIX, se sitúa en un alto, desde donde se contemplan unas vistas espléndidas por lo amplias de Cieza, el campo circundante, el castillo, al que se puede subir siguiendo primero un sendero muy poco definido y trepando después por las rocas.




Mirando hacia el otro lado, se tienen buenas vistas del comienzo del Valle de Ricote y, en concreto, del cercano y bonito pueblo de Abarán, cuya visita es muy interesante por su ruta de las norias, cuyo relato dejo para la etapa del Valle de Ricote.


En resumen, un par de jornadas muy agradables en Cieza, contemplando unos paisajes preciosos por las flores de sus frutales. Y mucho mejor si se complementan con la visita de zonas cercanas, como el Valle de Ricote, Calasparra, Caravaca de la Cruz o Moratalla, a las que dedicaré otra etapa en este diario.


Sin embargo, como he escrito antes quienes busquen encontrar los tonos tan saturados de las fotografías (muy bellas algunas, ciertamente) que circulan por internet podrían quedar un poco decepcionados. La naturaleza no tiene esos exagerados tonos "fosforito", pero ni falta que le hace.

Volver arriba

Compartir:
Ver más diarios de Artemisa23 Ver más diarios de España Etapa anterior Etapa anteriorEtapa siguiente Etapa siguiente


VOTACIONES A LA ETAPA
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 0 0
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar esta etapa debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 102 Visitas mes actual: 21 Total visitas: 1414

  Últimos comentarios al diario:  DE VIAJE POR ESPAÑA
Total comentarios 225  Visualizar todos los comentarios

LANENA69  LANENA69  25/03/2019 23:56   
Comentario sobre la etapa: FLORACIÓN EN CIEZA (Murcia). Una alfombra de paisajes teñidos de rosa.
Qué bonita es mí tierra,mira que lo tengo al lado de mí pueblo y siempre digo que voy a pasar a verlo y nunca lo hago,la floración la ví hace poco desde la carretera y estuve tentada en parar pero como iba con el coche super cargado pues seguí,pero lo visitaré seguro.

Artemisa23  artemisa23  26/03/2019 20:44   
Comentario sobre la etapa: FLORACIÓN EN CIEZA (Murcia). Una alfombra de paisajes teñidos de rosa.
Hola, LANENA 69. Anda que en casa del herrero, jajaja. Eso suele pasar, vamos que lo que más cerca se tiene es lo último que se visita porque se deja para más adelante. Ya tienes tarea. Gracias por comentar.

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN LA ETAPA

Registrate AQUÍ
Volver arriba


Foros de Viajes
Region_Isla Tema: Viajar a la Región de Murcia
Foro Andalucia, Extremadura y Murcia Foro Andalucia, Extremadura y Murcia: Viajes por el Sur de España: Andalucia, Extremadura, Murcia, Ceuta y Melilla
Ultimos 5 Mensajes de 266
139370 Lecturas
AutorMensaje
artemisa23
Artemisa23
Indiana Jones
Indiana Jones
Jul 04, 2012
Mensajes: 1568

Fecha: Dom Jul 05, 2020 05:50 pm    Título: Re: Viajar a la Región de Murcia

Hola.

No sé si es aquí donde debo poner este comentario; si no está bien, me lo reconducís, por favor.

La semana pasada estuvimos dando una vuelta por Murcia. Visitamos Aledo, con su torre medieval y unas vistas espectaculares del entorno. También fuimos hasta el Santuario de Santa Eulalia (Totana) con intención de ver las pinturas de su interior. Lamentablemente no nos coincidió el horario de apertura y hacía demasiado calor para esperar dos horas. Así que volveremos. Aconsejo también subir hasta el Alto del Cristo, desde donde las vistas son alucinantes. Yo diría que se ve casi media provincia Murcia. Quizás no tanto, no sé, jajaja.

También hicimos una pequeña ruta de senderismo muy interesante; el Estrecho de la Arboleja, muy cerquita de Aledo, ya en el Parque Natural de Sierra Espuña. Lo recomiendo mucho. Se tarda apenas una hora en hacer el recorrido circular de unos tres o cuatro kilómetros en total. Se trata de un cañón estrechísimo, cuyas paredes en algunos puntos se separan poco más de un metro. El interior tiene unas formaciones de lo más impactantes por los colores. Al interior apenas penetra el sol, con lo cual se está fresco en verano. Sin embargo, hay que tener cuidado en invierno y en épocas de lluvias porque corre un arroyo; puede haber bastante agua y resultar peligroso. Nosotros tuvimos que descalzarnos y eso que estábamos a finales de junio. Un sitio de lo más pintoresco. Hay que cuidarlo.





murcianaviajera
Murcianaviajera
Super Expert
Super Expert
May 17, 2009
Mensajes: 612

Fecha: Mar Jul 07, 2020 10:36 am    Título: Re: Viajar a la Región de Murcia

Pues si volvéis por la zona La Bastida en Totana merece la pena verla, está a unos kilómetros de la población pero se llega bien hay buenas indicaciones y hacen visitas guiadas. Y en Alhama los baños árabes son bonitos también.
artemisa23
Artemisa23
Indiana Jones
Indiana Jones
Jul 04, 2012
Mensajes: 1568

Fecha: Mar Jul 07, 2020 05:06 pm    Título: Re: Viajar a la Región de Murcia

Muchas gracias por el apunte Murcianaviajera. Lo tendremos en cuenta para la próxima vez porque volver, volveremos seguro. Eso sí, cuando pase un poco el calor.
detodaspartes
Detodaspartes
New Traveller
New Traveller
Jul 27, 2020
Mensajes: 1

Fecha: Lun Jul 27, 2020 03:37 pm    Título: Re: Viajar a la Región de Murcia

Murcia es una gran desconocida, tiene grandes playas y menos masificadas que otras zonas. Lo que me sorprende es que no se destaquen las procesiones de lorca, que no son las procesiones habituales sino un espectaculo que hay que ver. Tambien está muy bien el carnaval de aguilas. y la temperatura del agua es estpenda, hasta noviembre te puedes bañar.
Lecrín
Lecrín
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Feb 02, 2009
Mensajes: 21135

Fecha: Lun Jul 27, 2020 06:41 pm    Título: Re: Viajar a la Región de Murcia

Hola.
Doy fe de todo lo que dices. Aquí hay información sobre los Desfiles Bíblico-Pasionales y más actos de la Semana Santa en Lorca:
Visitar Lorca, Murcia

Saludos.
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ