Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


Un mes por China -Diarios de Viajes de China- Josep7778
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: Un mes por China  -  Localización:  China  China
Descripción: Recorrido por diferentes zonas en todo el país
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:


Etapas 1 a 3,  total 14
 1  2  3  ..  5  siguiente siguiente



Etapa: Preparación y vuelos (Enero-31 de Julio de 2008)  -  Localización:  China China
Fecha creación: 26/06/2012 14:00  
Compartir: 
Compartir:
Preparación del viaje

Allá por enero de 2008, decidí hacer un gran viaje en agosto, puesto que la experiencia del año pasado en Indonesia me dejó encantado. La duda era entre USA, puesto que el dólar estaba por los suelos, o China. La dichosa crisis ya había empezado en USA, y hasta finales de primavera no ganó fuerza aquí, pero estB tranquilo, con buen trabajo y un sueldo cada mes... Una vez concedidas las vacaciones (pedí el mes de agosto entero), lo primero era localizar vuelos. Cómo no tenía la ruta aún decidida, pillé los más baratos que encontré en www.rumbo.com, vuelos de entrada y salida BCN- Shanghai, con escala en Helsinki por eso de volar con Finnair. A partir de aquí, empieza lo complicado: encontrar una ruta que en 30 días me permitiera ver lo máximo de ese monstruoso país. Para lograrlo, san Internet me echó un cable, entré en varias webs de agencias de viajes chinas que proponían circuitos y contacté con un par de ellas a ver qué era lo mejor que podían ofrecer. Después de largos mails, intercambios de propuestas de rutas, y porque no decirlo, de regatear el precio todo lo que pude, acordamos una ruta con una de ellas (www.chinaexploration.com). A finales de abril, ya lo tenía bastante claro, por mi parte no hacía falta mucho más, puesto que de traslados, vuelos internos, guias, chóferes, alojamientos y demás se encargaba la agencia china. Hice una transferencia por un porcentaje del total acordado, y el resto lo tenía que pagar unas semanas antes del viaje.
Pero la desgracia se cebó en el país, y el 12 de mayo de 2008, un terrible terremoto asoló la zona de Chengdu, provocando más de 120000 muertes. Esto, de rebote, provocó que tuviera que hacer varios cambios en la ruta, pues tenía varios días por la zona, porque me hacía mucha ilusión visitar el valle de Jiuzhaigou (más o menos), y ver pandas en libertad. Además, la agencia con la que había contratado el viaje, era de allí precisamente, pero no ocurrió nada grave en sus instalaciones. Varios mails e intercambios de propuestas más, me llevaron al itinerario definitivo a principio de junio. Evidentemente, muchas maravillas del país se quedaron en el tintero, pero es imposible verlo todo en tan poco tiempo.
Entonces pasó lo que tenía que pasar: la empresa en la que estaba trabajando decidió prescindir de mis servicios, pagándome eso sí, hasta el último céntimo. O sea, que a finales de junio, con todo el viaje pagado, y sin curro. Como a estas alturas no iba a cancelar el viaje (porque no había devolución de lo pagado), decidí tomarme el verano sabático, ya me pondría a buscar curro regresando de China.
Desde el momento en que decidí ir a China, había estado tomando clases de mandarín, por lo que cuando viajé, llevaba poco más de 6 meses estudiando, que es como decir nada, porque es complicadísimo... Así que en el fondo, el despido me vino bien, puesto que tuve tiempo para ir un par de veces a Barcelona para tramitar el visado (menudo caos el consulado chino...), y aumentar el ritmo de mis clases (que de poco sirvió).


Lo del visado tiene delito. Como sabréis, en 2008 se celebraron los JJOO en Beijing, con lo que si habitualmente las colas para tener visados son largas, en verano de 2008 eran casi infinitas. Además, solamente daban un número limitado de visados por día, y tuve que volver otro día, porque el primero me quedé fuera de fechas, ya que sólo los daban con validez de 30 días y por duración de 30 días.
Me salió el visado carísimo, aparte del precio del sello mismo (creo que 60€ por persona), dos viajes a Barcelona (gasolina, peajes...) y dos mañanas enteras perdidas (porque sólo trabajan hasta las 13:00).
Las horas de espera fueron tantas que tuve tiempo de charlar con un montón de gente en la cola, que iban a China de vacaciones o por estudios. Precisamente con una de las chicas que estaba en la cola para ir a estudiar a la Universidad de Beijing, nos encontramos en Shanghai, qué pequeño es el mundo...
En fin no me enrollo más, el itinerario quedó como sigue:

31/7: Barcelona-Helsinki-Shanghai
1/8: Llegada a Shanghai-Visita de Shanghai(Piao Ying Hotel)
2/8: Shanghai-Tren nocturno a Beijing
3/8: Beijing(Huguosi Hotel)
4/8: Beijing(Huguosi Hotel)
5/8: Beijing-Tren nocturno a Xi'An
6/8: Xi'An(Hanguang Joy Hotel)
7/8: Xi'An- Vuelo a Chengdu(Jiu Long Hotel)
8/8: Chengdu(Jiu Long Hotel)
9/8: Chengdu-Leshan-Vuelo a Lijiang(Lishuijinsha Hotel)
10/8: Lijiang(Lishuijinsha)
11/8: Lijiang-Dali(Jinhua Hotel)
12/8: Dali-Tren nocturno a Kunming
13/8: Kunming(Xiang Rui Hotel)
14/8: Kunming-Tren nocturno a Anshun
15/8: Anshun-Xingyi(Panjiang Hotel)
16/8: Xingyi-Anshun(Yan An Hotel)
17/8: Anshun-Zhijin-Guiyang(Jin Hai Hotel)
18/8: Guiyang-Qingyan-Tren nocturno a Guilin
19/8: Guilin(Xin Gui Hotel)
20/8: Guilin-Yangshuo(Magnolia Hotel)
21/8: Yangshuo-Guilin-Vuelo a Chongqing-Crucero Yangtse(A bordo)
22/8: Crucero Yangtse-Fengdu(A bordo)
23/8: Crucero Yangtse-Tres Gargantas(A bordo)
24/8: Crucero Yangtse-Yichang-Vuelo a Shanghai(Piao Ying Hotel)
25/8: Shanghai-Suzhou-Tren nocturno a Huangshan
26/8: Huangshan(Huangshan Xihai Hotel)
27/8: Huangshan(Huangshan Hotspring Holiday Hotel)
28/8: Huangshan-Hongcun-Xidi-Hangzhou(Braim International Hotel)
29/8: Hangzhou-Tren a Shanghai(Piao Ying Hotel)
30/8: Shanghai(Piao Ying Hotel)
31/8: Shanghai-Helsinki-Barcelona

*Consejos e ideas:

-Lo de los trenes nocturnos es básicamente para ahorrar tiempo y dinero, puesto que es más barato que los vuelos, y aprovechas las noches para hacer los traslados (como la navegación en los cruceros, con lo que ahorras en hoteles).
-En general, China es barato. Si no tienes todas las comidas incluidas en tu ruta, o si vas por libre, es muy fácil comer bien por menos de 2€ con bebida incluida, en chiringuitos callejeros (aunque mucha gente tiene reparos en eso, yo comí estupendamente por las calles).
-Lo que sí os recomiendo es no beber agua del grifo si sois un poco delicados de estómago, por muchas vacunas que tomes, nunca se sabe...
-El clima en agosto es muy cálido, las temperaturas son altas y hay bastante humedad. En las zonas de montaña, una chaqueta no está de más.
-El idioma es una auténtica barrera, no hay mucha gente que hable inglés, y ni siquiera los guías lo dominan mucho, pero con buena voluntad...
-La comida no tiene mucho que ver con los chinos de aquí, el arroz está siempre presente y un plato de verduras y sopa, casi seguro que cae también cuando te llevan a restaurantes. Puedes comer cosas deliciosas o realmente asquerosas (al menos a la vista).


-Siempre que puedas, regatea precios, ya sea con guías, taxis, compras... Les encanta, y siempre acaban con una sonrisa, aunque tú creas que has negociado como un campeón.
-Es un país enorme, no pretendáis verlo todo en unas vacaciones normales porque no lo lograréis, disfrutad de lo que veáis y vividlo en profundidad.
-Mezclaos con sus gentes, son súper amables y simpáticos, y les encanta hablar con forasteros, si encima sabéis alguna palabreja en chino, alucinarán. Callejead, veréis cosas muy curiosas.


-Es un país súper poblado, si os agobian las multitudes y el roce con humanos, no es vuestro destino.
-Informaos de las posibles alertas sanitarias en las zonas a las que viajéis, por el tema de las vacunaciones.
-Si tenéis previsto comprar ropa, ojo con las tallas, es MUY difícil encontrar tallas grandes, la gente allí no llega a la "L".

Creo que no se me olvida nada, para dudas, preguntad, no os cortéis. De todas maneras, el blog es una versión muy reducida de lo acontecido. Como al regresar tardé bastante en encontrar trabajo, tuve tiempo de conseguir algo que quería hacer tiempo atrás: escribir un libro. El libro se basa en el viaje, se llama "VIAJE AL PLANETA CHINA", y tiene casi 300 páginas, o sea que imaginaos lo que da de sí...

30 de julio

Tenía previsto el vuelo para el 31 a las 11:30 de la mañana, con lo que podía llegar a BCN en tren y estar en el aeropuerto antes de las 10 para facturar. Evidentemente era demasiado bueno, o sea que un par de semanas atrás me dijeron que adelantaban el vuelo a las 9:15, con lo que la combinación de trenes se iba al garete. Plan B: ir a Barcelona el día anterior y coger hotel. Descartado, demasiado caro (tren+ hotel+ taxi+cena...). Plan C: aprovecharme vilmente de la hospitalidad de mi hermano y señora, y hacer de okupa por una noche, con viaje a BCN a cargo de mi madre, coste total: 0 €. Perfecto.

31 de julio

A las 6:30 diana, ducha de agua fría (calentador de funcionamiento aleatorio) y viaje hasta el aeropuerto con todos los gastos pagados en el coche de mi hermano (con chófer y todo). Llegada, facturación sin problemas, con espera en cola de más de una hora, controles y a desayunar! Por cierto, como equipaje de mano, una mochila con las cámaras de fotos un par de mudas de ropa, por si acaso...
El vuelo de 4 horas hasta Helsinki, perfecto, si no fuera por la gente, la comida, las azafatas que no paran, el frío en la cabina y las turbulencias. A propósito del frío, el aeropuerto de Helsinki es como una nevera, ni me senté a esperar el cambio de avión por temor a hipotermia. El siguiente tramo ya es definitivo, quedan cerca de 10 horas hasta Shanghai. Cuando llegue, a eso de las 8 de la mañana, hora local, tengo el día lleno de visitas por la ciudad para aprovechar el tiempo, y un espectáculo acrobático por la noche o sea que tengo que dormir como sea en el avión. (jajjaja). Imposible.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Preparación y vuelos (Enero-31 de Julio de 2008)



Etapa: Shanghai (1-2 de agosto 2008)  -  Localización:  China China
Fecha creación: 27/06/2012 14:01  
Compartir: 
Compartir:
1 de agosto

Shanghai es juntamente con Hong Kong la ciudad más comercial de China. Tiene cerca de 20 millones de habitantes. Llego a su aeropuerto a las 7 de la mañana más o menos, y después del ritual de recogida de equipajes y control de inmigración, primera curiosidad: todo funcionario tiene una maquinita en la que se puede valorar su trabajo con estrellitas.
No me costó demasiado encontrar a la guía a la salida, una chica llamada Yenny de veintipocos, con el pelo liso y teñido de castaño, y con la manía de tocárselo constantemente. En seguida me conduce al coche y presenta al chófer, y durante el largo trayecto hasta el hotel PIAO YING, junto al río en la zona del BUND, veo las obras debidas a la Exposición Universal que se celebrará allí en 2010. Va comentando cosas del país y el viaje se hace ameno. Le comento con pocas esperanzas acerca de un posible cambio en el show acrobático que tenía programado para esta noche, y dice que no hay problema en pasarlo a la última noche del viaje. Al menos podré ir a dormir temprano... En el hotel me registro y subo a darme una ducha para despejarme y refrescarme un poco, puesto que tengo el día completo. Mientras, Yenny espera en recepción. La primera parada obligatoria es en algún banco para cambiar euros por yuanes. Más de media hora para tan poca cosa, qué poco nervio se les ve.
La primera visita será al BUND, zona situada junto al río Huangpu, y con vistas de los edificios coloniales de la ribera del río.


Son poco más de las 10 de la mañana y el calor es insoportable, camino un ratito por el paseo situado al lado del río, con vistas a la zona más moderna de todo China, al otro lado del río de aguas realmente asquerosas.


Durante todo el paseo, gran cantidad de vendedores ambulantes ofrecen todo tipo de objetos: bolsos, paraguas, gafas... Me voy dando cuenta de las modas y costumbres locales: el paraguas es casi imprescindible para cualquiera, ya sea para el sol o para la lluvia (los chinos tienen auténtica fobia a ambos por lo visto).


No voy a describir las modas, hay que verlas o hacer un simposium sobre el tema, pero son extravagantes (por decirlo de alguna manera).
En el paseo del Bund, está el monumento a la revolución y unos miradores para observar la parte más moderna, y algunos pequeños parques en los que la gente se dedica a hacer deporte.


También hay una "casa de té" a la que me llevan para ver la ceremonia y probarlo. Un coñazo (y si no te gusta el té, más). Evidentemente se trata de la primera de las muchas tiendas-trampa a las que te llevan los guías para ver si consiguen alguna comisión extra por ventas de souvenirs al pardillo de turno.
Después de probar el té ardiendo que tan bien entra cuando estás cerca de 40ºC, voy a NANJING ROAD, la calle comercial y turística por excelencia de Shanghai, atestada de gente y tiendas. Empieza en el mismo Bund y tiene varios cientos de metros de longitud de consumismo desenfrenado, se puede encontrar de todo en ella. La intención es comprar un móvil de prepago chino para poder comunicarme con España, mediante unas tarjetas compradas allí, en las que por 5€ tienes más de 100 minutos de llamadas a números chinos.

Poco antes de mediodía me llevan a comer, me va a costar acostumbrarme a los horarios chinos, pero qué se le va a hacer. La primera comida en China no es ni de lejos la mejor del mundo, pero hace ilusión. Obviamente como con palillos, aunque si queréis cubiertos te los dejan sin problemas. Las comidas las tengo incluidas en el tour, pero las bebidas se pagan aparte, así que gasto los primeros yuanes en unas cervecitas bien frescas.
Con el estómago lleno, voy a ver los YUYUAN GARDENS, diseñados y construidos por un paisajista del siglo XVIII. Una maravilla de plantas, bonsais, rocalla y estanques con enormes peces de colores.


Aunque Yenny se empeña en ilustrarme con historias antiguas de los propietarios, estoy más por la labor de hacer que la cámara eche humo. En medio del gentío (porque está a reventar), oígo una voz femenina en español:

-"Oye! Te acuerdas de mí?"

Joder, soy famoso, Yenny está flipando y yo más, es una de las chicas con las que estuve hablando largo y tendido en las largas horas de espera en la cola del consulado chino. Qué pequeño es el mundo...


Aunque hay mucha gente, se respira paz y tranquilidad, y muchos se sientan en los pabellones de los estanques a leer o meditar, aunque también están los que van a piñón y no reparan en repartir codazos para pasar, estropearte la foto por pasar en el momento más inoportuno o practicar el deporte nacional a todas horas sin cortarse: escupir. No paran. Hombres o mujeres, jóvenes o viejos. Llegas a acostumbrarte al sonido de nariz-cuello para sacar mucosidad y escupirla. No importa que estén rodeados de gente o a solas, en la calle o sentados a la mesa. Su país, sus costumbres. Otra característica: nunca piden perdón por empujar, pisar... a menos que les eches la bronca, entonces sí se disculpan. Eso sí, nunca pierden los nervios ni levantan la voz, no son violentos y son muy pacientes, aunque no me extraña, pues hay que hacer colas en todas partes.



De vuelta al hotel, paro a comprar un móvil con el que mañana ya podré llamar a casa.
A las 5 de la tarde suelen cerrar todos los emplazamientos turísticos, o sea que Yenny da por concluido su trabajo por hoy al dejarme en el hotel. Me doy otra ducha y una siesta antes de salir a pasear por el barrio en busca de la cena, pues solamente tengo los almuerzos incluídos, no las cenas.
Es complicado saber qué quieres comer si no entiendes los caracteres chinos y no hay fotos de los menús, por eso estuve dando unas cuantas vueltas antes de decidirme y entrar en un local a dedo, y con muy buena voluntad por ambas partes conseguí pedir unos platos de tallarines con ternera y un cerdo extremadamente picante, ricamente acompañado por unas cervecitas locales. Todo por menos de 5 euros al cambio.

2 de agosto

A las 6 de la mañana en pie y salgo a dar un paseo hasta el Bund, a 5 minutos del hotel. En su parque, como en los de toda China, incluso a una hora tan temprana, un montón de gente haciendo taiqi (Taichi), bailes u otros deportes. Yo acabo de despertarme y miro como un anciano da instrucciones para seguir el ritmo a un recién incorporado. Con este señor hablo acabada la "clase" durante un rato y pide para hacerse una foto conmigo para enviarla a sus hijos.
Aunque por la calle unos cuantos chiringuitos ambulantes ofrecen empanadas, bolas de arroz y demás para desayunar, hoy lo haré en el hotel. Al cabo de un rato, después de la ducha, Yenny ya espera para las visitas del día, pero en primer lugar hay que volver a la tienda de telefonía para que activen el servicio de llamadas internacionales, ya puedo contactar con el planeta tierra!
Después de esta breve parada, voy a ver la PERLA ORIENTAL, una alta torre compuesta por unas esferas conectadas por un tubo con restaurantes, museos y miradores en su interior.


Desde el mirador de la planta superior, se ven las direcciones y distancias de ciudades de todo el globo, y unas estupendas vistas de la ciudad cuando la niebla (o contaminación) no lo impiden.


Los ascensores son enormes (40 personas) y muy rápidos, y después del piso superior bajo al subsuelo, donde hay un pequeño museo de historia de la ciudad, a base de dioramas, decorados y demás de las distintas épocas vividas por la ciudad. Me gustó más de lo que esperaba cuando Yenny dijo que era un museo... Antes de ir a comer, un pequeño crucero por el río, muy decepcionante, puesto que las vistas son las mismas que desde el paseo, y en el barco, el viento y el olor desprendido por las aguas molestan bastante.
Yenny me lleva a comer a un restaurante del Bund, de mayor categoría que el de ayer, en el que aparte de comer bien, aprendo la primera lección de supervivencia en China: que jamás os falte un rollo de papel higiénico en el bolso o mochila con el que paséis el día, pues los lavabos en lugares públicos son tremendos. Si sóis escrupulosos lo pasaréis mal.
La siguiente visita es al TEMPLO DEL BUDA DE JADE, que no necesita mayor especificación de lo que se va a ver aparte de lo típico de cualquier templo budista (bonsais, incienso...).


En Shanghai no hay mucho más que ver, o sea que para rellenar el rato que falta para que me dejen en la estación de tren para ir hacia Beijing, me llevan a una tienda-trampa, esta vez una fábrica de perlas. No pico, aunque paseo un rato para aprovechar el aire acondicionado y admirar las joyas. Después, aún sobrado de tiempo, me dejan un rato libre en la CONCESIÓN FRANCESA. Es un barrio en el que antiguamente se había asentado la población colonial francesa, pues en Shanghai había 3: francesa, inglesa y estadounidense.


Un paseo por el barrio, un café en una terracita con llamada a casa, y poco después de las 6 de la tarde me recogen para llevarme a la estación. El tren sale a las 7:45, y Yenny, muy amablemente me acompaña hasta el vagón, pues todas las indicaciones y avisos por megafonía son en chino y no llegaría ni en 3 vidas. Recomienda comprar algo en la tienda de la estación para beber y comer durante el viaje, pues no llegaré a Beijing hasta mañana temprano, pero no le hago caso. El compartimento dispone de 4 camas dispuestas en 2 literas, pero voy a tener la suerte de no compartir con nadie, con lo que el equipaje puede dormir sobre la litera y no bajo ella. Al poco de empezar el traqueteo, me entra hambre y me voy al vagón restaurante a por algo de comida y bebida: bueno, bonito y barato. Después de la cena en el compartimento, me dispongo a dormir, pero el aire acondicionado está al máximo y tengo frío.

No logro dar con ningún interruptor, o sea que dormiré tapado con las mantas que proporciona el tren. Siguiente parada: BEIJING!
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Shanghai (1-2 de agosto 2008)



Etapa: Beijing (3-5 de agosto de 2008)  -  Localización:  China China
Fecha creación: 29/06/2012 19:27  
Compartir: 
Compartir:
3 de agosto

Beijing, con 17 millones de habitantes, es la capital definitiva de China desde 1421. A ella llega muy puntual el tren, a las 7 de la mañana, después de haber pasado una noche fresca en el vagón. Al salir al andén, la temperatura de Beijing me azota en la cara con toda su furia. En el andén de la estación esperan más personas que habitantes tienen muchos pueblos españoles: viajeros que llegan, viajeros que se van, vendedores, mirones... Tengo suerte y localizo a la guía enseguida, se llama Lidia (bueno, se hace llamar Lidia), y su inglés es bastante precario. Los coches y chóferes particulares en esta época van muy buscados debido a la inminente inauguración de los JJOO, y por eso debo hacer cola durante casi una hora para coger un taxi que me lleve al hotel, situado en los hutong, barrios de película (china), con callejones estrechos, gente durmiendo en los portales, con las casas de una sola planta en torno a un patio central... Muy típico.


El hotel se llama HUGUOSI, y está en una calle que bulle de actividad: barberías al aire libre, chiringuitos ambulantes, patos... Registro, ducha y visita a la CIUDAD PROHIBIDA, situada a menos de 20 minutos andando. A poco de llegar, Lidia comenta que está eufórica por poder ver el cielo azul (normalmente es gris "contaminación"), y ya en la puerta empieza a machacarme con datos, anécdotas, cifras...acerca de la residencia de los emperadores.

Está amurallada en toda su extensión de 1 Km2 por unas paredes de 10 metros de altura y foso de agua alrededor. En su interior, había más de 8000 habitaciones, salones, pabellones oficiales para diversas ceremonias del emperador...pero ni una sola sombra en la que refugiarse de la que está cayendo. Menos mal que en las salas de exposición hay aires acondicionados. A Lidia no le hago ni caso, o sea que aparte de fotos y leer los cartelitos con los nombres, nada de nada.


A medida que paseo, me doy cuenta que rostros pálidos, pocos, y la gente me mira como si fuera parte del show, incluso me piden sacarse fotos conmigo! Antes de la salida que a la PLAZA DE TIANANMEN, el ritual: frotar los enormes clavos de la puerta para tener buena suerte.
El paso hacia la plaza es subterráneo, ya que la calle tiene más de 8 carriles, y con el estilo de conducción asiático, el intento de cruzar equivale a atropello seguro. En el paso subterráneo, hay un control policial para evitar atentados. Evidentemente sin orden ni concierto, la ley del más fuerte impera, y aquí los occidentales grandotes tenemos cierta ventaja Sonriente


La plaza no tiene mucho que ofrecer aparte de ser la mayor del mundo: el Mausoleo de Mao Tse Tung, unos arreglos florales, policías haciendo la guardia como estatuas y el recuerdo de los tanques y los estudiantes en los disturbios de los 80.


Lo que sí vuelvo a comprobar aquí es que para la moda no hay que tener vergüenza ni manías (paraguas, guantes hasta el hombro, chancletas con calcetines, camisetas de tiras con la panza al aire...).

Ha llegado la hora de comer y me llevan en taxi a las afueras de la ciudad, cerca del PALACIO DE VERANO, para degustar un delicioso menú (arroz, verduras, pollo, cerdo...). Saliendo del restaurante, Lidia quiere pillar otro taxi, pero insisto en andar un poco (aunque con el sol que hace es de locos). El Palacio data de 1888 y ocupa una extensión de 30 Km2, incluyendo un lago en su interior. Está lleno de pabellones, rocallas, detalles de pintura, una colina con unas vistas fantasticas y un barco como los que surcaban el Mississipi, pero de mármol.



Por suerte, aquí se está mucho mejor, con los miradores techados, árboles, el frescor del lago... Se pueden pasar horas paseando y disfrutando del ambiente, pero tengo que marcharme ya.


A la salida, tengo muchos problemas para encontrar un taxi que me quiera llevar hasta Beijing, pero al final lo logro y como aún tengo un poco de tiempo, voy a ver la ANILLA OLÍMPICA, con el Cubo de Agua (deportes acuáticos) y el Nido (estadio olímpico).

Aún faltan 5 días para la inauguración (8-8-2008, el 8 es número de la suerte en China), pero la seguridad está al máximo en la zona.

De regreso al hotel, Lidia se despide hasta mañana, y después de ducharme, cojo un taxi para que me lleve al MERCADO DE WANGFUJING, lleno de chiringuitos con comidas..."exóticas", que según algunos haría vomitar a una cabra.

La verdad es que hay cosas extravagantes (estrellas y caballitos de mar, riñones, testículos, serpientes, escorpiones, intestinos, larvas...), pero le echo valor y pruebo serpiente asada y escorpiones (mini) a la parrilla, con acompañamiento, como no, de arroz.


No está mal, la verdad. Además el precio, de risa para lo que estoy acostumbrado aquí ( y casi sin regatear). Como he vuelto a caer en la trampa de pedir salsa picante para el arroz, me arde la boca, y ni con las cervezas me refresco, así que me obsequio con un helado antes de volver al hotel. Para ello, os aconsejo coger siempre tarjetas del hotel para mostrar al taxista ya que ellos ni idea de inglés y yo de chino, casi cero.
Antes de ponerme a dormir, aprovecho para lavar un poco de ropa en la habitación. Ya se secará, con el calor y una noche más...

4 de agosto

Antes de desayunar en el hotel, salgo a dar una vuelta. A poco de salir el sol, la actividad en las calles parece de hora punta. El parque móvil de la capital consta por este orden en número: bicicletas, taxis, motos (con mínimo de 3 pasajeros), autobuses, coches con chófer, tranvía y coches particulares. El estado de todos ellos es deplorable (menos los coches con chófer) y en Europa no valdrían ni para chatarra.


Una vez desayunado y duchado, a las 8:30 me recoge Lidia. Hoy nos moveremos en coche particular, pues los taxis no se arriesgan a salir demasiado lejos de los límites de la ciudad, y hoy voy a zonas de montaña. La primera parada será en una fábrica-trampa, en concreto de cerámica pintada de brillantes colores (cloissonerie es el término correcto, creo). La parte de la fabrica y la tienda para turistas son tan distintas como la noche y el día: la fábrica está sucia, descuidada, fría, mal iluminada... y la tienda parece el Corte Inglés (en la semana Oriental, claro) en sus mejores tiempos.
Compro una curiosidad: un dedal para la colección de mi abuela, que en mi anterior viaje a China no pude encontrar. La comisión por venta no va a hacer muy feliz a Lidia, pero es más que nada.
Al salir, pongo rumbo al CAMINO SAGRADO y las TUMBAS MING.


Es como una réplica del Valle de los Reyes de Egipto pero con la vegetación de China.


Por estas montañas están enterrados casi todos los emperadores de la famosa dinastía Ming. El camino de entrada está flanqueado por enormes estatuas aparejadas: elefantes, hombres, camellos...siempre una de pie y una de rodillas. Solamente se permite la entrada a 3 de las 13 tumbas encontradas, y yo voy a ver la Ding Ling, del emperador Zhu Yijun. Un paseo de poco más de 1 km lleva entre brumas a la entrada de la tumba para la que hay que descender una rampa hasta 40 metros bajo el suelo. En su interior no hay nada hasta la cámara de los sarcófagos, enormes, cerrados y rojos, con billetes y monedas por el suelo a modo de ofrenda.


Muy decepcionante, la verdad, aparte de que la temperatura (constante durante todo el año) es muchos grados inferior a la del exterior y cojo frío.
No lo he comentado, pero la zona está llena de visitantes chinos, con sus bolsas de plástico llenas de comida como si fueran a pasar aquí el resto de la semana. Suelen llevar, y al final también lo probé, una comida preparada del súper que consta de fideos deshidratados a los que solamente hay que añadir agua hirviendo para poderlos comer. Encontrar agua hirviendo no es problema, pues en la mayoría de sitios públicos hay surtidores gratuitos de agua caliente.
Ha llegado la hora de la comida, y veo que cada día la calidad va a menos. La próxima visita será a la GRAN MURALLA! Posiblemente la construcción humana más bestia de la historia, con más de 6500 kms de longitud, 8 metros de altura y 5 de anchura. Por cierto, he leído que es falso que se vea desde el espacio...


Desde Beijing se accede fácilmente a 3 tramos: Badaling, Mutianyu y Simatai. Me dirijo al más concurrido, Badaling, pero en el camino encontramos un obstáculo insalvable: la carretera está cerrada porque están haciendo pruebas de reconocimiento de las pruebas de ciclismo de los JJOO. Después de discutirme con Lidia y el chófer por el gasto extra de tiempo y gasolina que supondrá, llegamos al acuerdo de ir a Mutianyu. Una vez allí, empiezo a subir por el empinado camino que lleva hasta el teleférico que sube hasta la muralla. Le echo huevos (y por no pagar el ticket, que no está incluido...sí, soy catalán Riendo ), subo por las escaleras: no aptas para personas sin un mínimo de preparación física. Millones de escalones con una pendiente de más del 50%.


Al llegar arriba, mi camiseta pesa medio kilo más, y mis pulmones se abren para intentar respirar: estoy muerto! Aunque los hay peores que yo, Lidia llega como 10 minutos más tarde totalmente descompuesta.
Incluso con las montañas llenas de niebla el paisaje es impresionante, la muralla sigue kms y kms por la cresta de las colinas, con torretas de descanso cada pocos centenares de metros. Un breve paseo arriba y abajo, y en un rincón encuentro un abuelo de 1000 años con un chiringuito de Coca-Cola vendiendo refrescos, son la hostia.


He visto en alguna parte que puedes bajar de la muralla de 3 maneras, por las escaleras otra vez (no gracias), Lidia en teleférico (seguro que los guías no pagan), y yo por un tobogán con trineo para turistas frikis.


Llego el primero abajo y mientras espero me compro un refresco de cola y doy una vuelta por las inevitables tiendas de 3x3 metros con miles de productos en venta: souvenirs, camisetas, fruta, refrescos...Me compro una camiseta con el eslogan en chino "Yo escalé la Gran Muralla".

El regreso hasta el hotel dura 2 horas aburridas, y después de la ducha pertinente, vuelvo a encontrarme con Lidia, hoy tengo cena de PATO LAQUEADO incluída. Ni Lidia ni el chófer conocen el restaurante y damos unas cuantas vueltas antes de encontrarlo. La cena, por fin, deliciosa. Te descuartizan el pato (ya cocinado) en la mesa, y las sobras (cabeza, patas y demás )se las lleva una señora que no sé quien es ni de donde ha salido.


Me pongo las botas, pero no me lo puedo acabar todo. Lidia me pide si me lo quiero llevar en un tupper, y al decirle que no, decide llevárselo ella. Soy una ONG!
Al llegar al hotel, hoy sí, reventado, tengo que dejar las maletas preparadas para irme mañana y dejarlas en recepción hasta la hora de ir a coger el tren.

5 de agosto

No he quedado con Lidia hasta las 10, pero a las 7 salgo a callejear. Me dirijo a un parque que vi yendo en dirección a la CIUDAD PROHIBIDA, a pocos minutos del hotel. El parque tiene zonas de deporte, con aparatos de gimnasia al aire libre (muy comunes en todo China), y un gran estanque en el que se puede nadar o ir en patín.



También hay muchos bares (cerrados a esta hora), es un sitio de reunión nocturna para la juventud de Beijing. Vuelvo al hotel para la ducha y el desayuno antes de bajar el equipaje que dejaré en recepción hasta la hora de ir a buscar el tren.
Lidia me recoge puntualmente y vamos al TEMPLO DEL CIELO, que ocupa 300 hectáreas de templos, jardines y áreas de descanso.


Es un lugar precioso y lleno de gente, puesto que los habitantes de Beijing no deben pagar entrada. Mientras paseo y visito el templo en sí, veo montones de gente bailando, haciendo taiqi, jugando a la pelota, al ajedrez, mahjong, cantando...



La visita me encantó, y Lidia contaba que era el lugar en que el emperador hacia ofrendas a los dioses para las cosechas y otras curiosidades.
Estoy aquí hasta la hora de comer, pero hoy no toca restaurante, sino que me llevan a comer a un domicilio particular en los hutongs, de una familia que tiene un convenio con agencias de viajes para que los turistas puedan visitar un hogar chino y comer con ellos. La comida es lo de siempre: arroz, verduras, pollo, cerdo...y nadie diría que no estoy en un restaurante, sino fuera porque la habitación en la que como tiene una cama detrás mio y un pequeño televisor, además de postales de todo el mundo colgadas en la pared de antiguos visitantes.


Me pareció todo muy artificial. Después de la comida, me llevan a dar una vuelta en rickshaw, una calesa tirada por bicicleta. El recorrido se hace muy corto y conocido, pues me llevan al parque en el que estuve esta mañana (con lo grande que es Beijing).

No son más de la 1:30 y el tren no sale hasta las 21:30, o sea que le pido a Lidia que me lleve al MERCADO DE LA SEDA, para unas compras. Hace unos años era un mercado al aire libre, con las tiendas de 3x3 apretujadas unas con otras. Ahora están apretujadas en el interior de un gran edificio de 4 plantas, en el que te puedes pasar días enteros comprando y regateando. Se me va un poco la olla comprando y tengo que adquirir una mochila extra para llevar regalos... (ropa, relojes, gafas, souvenirs). Me he pulido casi todo el dinero en metálico cambiado el primer día!
Se va acercando la hora de coger el tren, pero tengo tiempo de ir a un super (Día), a comprar provisiones para el viaje en tren: algo de pan de molde, algo parecido a embutido, unas bebidas, fruta...Vamos al hotel a recoger el equipaje y dirección a la estación, en la que Lidia me deja tirado sin acompañarme hasta el andén como hizo Yenny. Me voy a tener que espabilar. Las estaciones son un microcosmos en China, están siempre a reventar de gente, es el transporte más habitual del país. Con buena suerte, llego a la sala de espera de la gente que embarca hacia Xi'An, y allí me tiro en el suelo a acabar de pasar el rato leyendo hasta la hora de llegada del tren.

Encuentro mi compartimento y de nuevo voy a viajar solo! En cuanto me pongo a cenar, oígo un griterío en el pasillo, son los vendedores ambulantes que están colonizando el tren. Es práctico si no has tenido tiempo de comprar alimentos, pero yo ya estoy servido.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Beijing (3-5 de agosto de 2008)

Etapas 1 a 3,  total 14
 1  2  3  ..  5  siguiente siguiente



Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 30 6
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 433 Visitas mes actual: 248 Total visitas: 34985

  Últimos comentarios al diario  Un mes por China
Total comentarios 9  Visualizar todos los comentarios

malena88  malena88  28/08/2012 17:41
Simplemente espectacular!!

josep7778  josep7778  28/08/2012 19:33   
Gracias Malena88, me alegra saber que os gusta.

malena88  malena88  03/09/2012 23:29
Simplemente espectacular!!

javi0220  javi0220  06/09/2012 08:10   
Maravilloso diario.

josep7778  josep7778  06/09/2012 13:05   
Gracias javo0220! Te estás convirtiendo en un auténtico fan, jeje.
Saludos

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

Foros de Viajes
Pais Tema: Viajar a China: Dudas, Consejos e Informacion Práctica
Foro China, Taiwan y Mongolia Foro China, Taiwan y Mongolia: Foro de viajes a China, Taiwan, Tibet y Mongolia. Beijing, Pekin, Shanghai, Hong Kong, Xian, Guilin, Chengdu...
Ultimos 5 Mensajes de 1115
528519 Lecturas
AutorMensaje
vadercup
vadercup
Indiana Jones
Indiana Jones
Ene 08, 2009
Mensajes: 3284

Fecha: Dom Sep 24, 2017 08:01 am    Título: Re: Viajar a China: Dudas, Consejos e Informacion Práctica

Hola riabutron, contesto a tus preguntas aquí, que seguro que también le sirve a algún otro forero (si te las mando al email, solo las leerías tu). Dinero cambias o en bancos o en el hotel (nosotros sólo pudimos cambiar en el hotel de Pekin y en el aeropuerto). Lo mejor es sacar dinero con la tarjeta. Tuvimos problemas en los bancos por tener pasaporte español (o eso decían). Para réplicas y demás, yo te diria que Shanghai, debajo de la estación de metro de Ciencia y Tecnología. Para souvenirs baratos, Pekin, mercado de la perla. Los restaurantes están baratos, en los que come...  Leer más ...
oliebollen
oliebollen
Experto
Experto
Mar 07, 2013
Mensajes: 146

Fecha: Lun Sep 25, 2017 02:21 pm    Título: Re: Viajar a China: Dudas, Consejos e Informacion Práctica

Hola, te comento según nuestra experiencia. Los taxis funcionan bien, pero hay mucho trafico por lo tanto si podéis ir en metro mejor aunque a veces esta super lleno, los precios de los taxis son muy bajos, todos llevan taxímetro y normalmente lo ponen, no hace falta regatear. El tema de la seguridad, a nosotros nos pareció de los lugares mas seguros en los que hemos estado a si que podéis ir tranquilos pero con precaución. Para cambiar dinero tampoco tuvimos ningún problema, en el aeropuerto cambiamos algo para llegar a la ciudad, muy mal cambio, los bancos cierran a las 17h y abren...  Leer más ...
nari85
nari85
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Ago 15, 2010
Mensajes: 26925

Fecha: Lun Sep 25, 2017 02:37 pm    Título: Re: Viajar a China: Dudas, Consejos e Informacion Práctica

Hola @riabutron la mayoria de tus dudas tienen sus hilos correspondientes.

Taxis en China
Seguridad en China
Dinero en China: cambio de moneda, tarjetas de crédito
China: comprar imitaciones, las mejores compras
CHINA: GASTRONOMÍA, RESTAURANTES RECOMENDADOS Por favor, utiliza los hilos correspondientes...  Leer más ...
Herminia19
Herminia19
New Traveller
New Traveller
Jul 25, 2016
Mensajes: 1

Fecha: Lun Oct 09, 2017 06:37 pm    Título: Re: Viajar a China: Dudas, Consejos e Informacion Práctica

Hola keira, muy bonito tu viaje, nos ha gustado mucho. Besos

- Mensaje escrito desde Keira en China -
Burriac
Burriac
Super Expert
Super Expert
Abr 26, 2007
Mensajes: 257

Fecha: Dom Oct 15, 2017 02:47 pm    Título: Re: Viajar a China: Dudas, Consejos e Informacion Práctica

¿Mejor época para viajar a China?
Por un lado está Abril y Mayo, que parece que hay más lluvias, y por otro Octubre.
¿Alguien con experiencia?
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ




All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Google + Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad