Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads
DE CUANDO ALEMANIA ME ABRIÓ SU CORAZÓN EN EL HARZ -Diarios de Viajes de Alemania- Gadiemp
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace


Diario: DE CUANDO ALEMANIA ME ABRIÓ SU CORAZÓN EN EL HARZ  -  Localización:  Alemania  Alemania
Descripción: Región del Harz: Wernigerode - Goslar - Mina de Rammelsberg - Brocken - Quedlinburg - Michaelstein - Blankenburg - Göttingen
Autor: Gadiemp   Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:


Etapas 1 a 3,  total 8
 1  2  3  siguiente siguiente



Etapa: Introducción, datos de viaje y situación geográfica del Harz  -  Localización:  Alemania Alemania
Fecha creación: 01/08/2015 01:04  
Compartir: 
Compartir:

___________oOo__________
DE CUANDO ALEMANIA ME ABRIÓ
SU CORAZÓN EN EL HARZ



La región de las montañas del Harz se encuentra justo en el centro de Alemania

Introducción, datos de viaje y situación geográfica del Harz Alemán

A mí me entusiasman los mapas. Especialmente los mapas de papel. Esos mapas de carreteras que traen mucha, muchísima información, más de la que nos podríamos imaginar, pues nos dan gran cantidad de datos como dónde hay un punto desde el cual se puede admirar una vista asombrosa o el nivel de interés de un pueblillo o monasterio, dependiendo de si su nombre está simplemente subrayado, sombreado en amarillo o envuelto en un recuadro.

Mirando un mapa de carreteras de Alemania me llamó la atención un grupo de pequeñas localidades que estaban envueltas en recuadros: Goslar, Wernigerode y Quedlinburg. Busqué la razón por la cual lo estaban y descubrí que el casco urbano de dos de estas localidades eran patrimonio de la UNESCO y que todas ellas se encontraban cerca de un parque Nacional: El del Harz.


Mapa de la región del Harz

A partir de aquí comencé a buscar más y más información, consultando en varias páginas web y preguntando en el foro losviajeros.com, pero la respuesta que recibí fue escasa ya que no es una zona muy conocida de Alemania. Comprobé además que la mayoría de la información que encontré estaba en alemán, algo en inglés y prácticamente nada o muy poco en español. Todos estos factores atraían mi curiosidad. Así que me puse manos a la obra, reservé vuelo y busqué alojamiento para visitar, explorar y disfrutar del Harz durante 5 días en Junio, 2015. Así que allá vamos.

Datos de viaje

Fecha: Del 17 al 22 de Junio de 2015

Vuelo: De British Airways, ida y vuelta, entre Londres Heathrow y Hannover. Precio: £119 (167 €)

Alojamiento: [Hotel Garni Pension Harmonie], situado a 5 minutos andando del centro, en la localidad de Wernigerode. Habitación sencilla con baño y desayuno: Precio: 37.50 € / noche (con el impuesto de turista incluído). Total 5 noches: 187.50 €

¿Dónde se encuentra el Harz?: Es muy fácil localizarlo: Si miras el mapa de Alemania busca el centro del país y ahí justo encontrarás el macizo montañoso del Harz. Tres estados se reparten este territorio: Baja Sajonia, Sajonia Anhalt y, en menor medida, Turingia. Y un dato importante que conviene saber es que la antigua frontera entre las dos Alemania -el Telón de Acero- atravesaba el Harz de Norte a Sur, así pues la ciudad de Goslar perteneció a Alemania Occidental mientras que Wernigerode, Quedlinburg y el Bröcken -la montaña más alta del Harz- se encontraban en la Alemania del Este (DDR).

Llegada a Wernigerode

Mi avión despegó del Aeropuerto de Heathrow a las 7.55 de la mañana y aterrizamos en el de Hannover a las 10.30 puntuales. Llevaba equipaje de mano solamente así que me fui directamente a la estación del aeropuerto para coger un tren que me llevase a la estación central de Hannover (Hannover Hauptbahnhof).

En el andén de la estación del aeropuerto está la máquina expendedora de billetes. Delante de mí había un chico que ví que en el máquina eligió el idioma turco. Tras él compré mi billete. Me habían dicho que podría comprar un billete hasta Wernigerode, pero no es así pues éste es un tren suburbano de Hannover, así que tuve que comprar uno a la estación de Hannover, que me costó 3.30 €. En el andén, además del chico turco había un individuo que llevaba una gran mochila a sus espaldas y que caminaba con dos muletas.

Llegó el tren procedente de Hamelin (Hameln). Desde el principio iba a notar que todo era como "de cuento". Los Hermanos Grimm eran de un pueblo no muy lejano de aquí y ejercieron como profesores en la Universidad de Göttingen... Subimos al vagón. Nada más comenzar a andar el tren, apareció el revisor pidiendo los billetes. Un tipo pequeño (apenas mediría 1.50 o así) y con cara de tener malas pulgas. El turco, sentado frente a mí, y yo le enseñamos los billetes y nos soltó entonces una señora parrafada germánica llena de sílabas y consonantes en tono bastante firme. Viendo que no nos enterábamos nos dijo en inglés que los billetes teníamos que validarlos en otra maquinita de color azul que hay junto a la máquina expendedora de billetes... y que por esta vez vale pero que no se vuelva a repetir...

Acto seguido le pide el billete al de las muletas y aquí sí que hubo parrafadas, sílabas y consonantes por ambas partes y subiditas de tono ¡Qué expresivo es el idioma alemán! En un momento dado el revisor, aprovechando que habíamos parado en la primera estación, abrió la puerta del tren y le hizo un gesto al lisiado como diciendo "¡¡ A la p... calle...!!"¡¡ Con muletas y todo...!!! El lisiado se levantó, cogió su mochila y muletas y salió, no sin antes -al pasar ante él- dedicarle al revisor un tremendo "palabro" de nada menos que 9 sílabas, a lo cual el revisor le respondió soltándole el mismo palabro, pero con una sílaba adicional -la décima-, que obviamente significaba "¡Y tú más!"... Welcome to Germany... La puerta del vagón se cerró y entonces, no sé si son cosas mías pero me pareció que el revisor había crecido y ahora medía 1.90 o o 2 metros Guiño

Llegamos a la estación central de Hannover (Hannover Hauptbahnhof). Me dirigí a la primera máquina expendedora de billetes y, en lengua española, conseguí comprar un billete -sólo de ida- a Wernigerode, con escala en Goslar. Pregunté en información y me dijeron que el primer tren a Goslar era el que iba en dirección a Bad Harzburg y que salía en una hora, así que tenía tiempo de comprar algo para comer.


Mapa de las líneas de ferrocarriles de la región del Harz. No incluye los ferrocarriles turísticos de trenes de vapor.


Vi un sitio en la estación donde servían arroz chino con no sé qué especias y me pedí uno para llevar, con un botellín de agua y una manzana. Precio: 6.30 €. Me lo comí en la sala de espera del andén. Llegó el tren a Bad Harzburg, lo cogí y al cabo de una hora ya me encontraba en Goslar, lugar desde el cual, tras 5 minutos de espera, salió mi tren a Wernigerode, a donde llegué tras 40 minutos de viaje a eso de las 3 de la tarde.

La reserva del hotel Garni Harmonie la realicé a través de la Oficina de Turismo de Wernigerode. Yo les escribía en inglés y ellos me contestaban en alemán. Tuve que echar mano de traductor y de un colega del curro que es alemán. Contacté con la oficina de turismo preguntando por otro alojamiento (Pension Monika) y me respondieron que no estaba disponible para los días que yo quería pero me ofrecieron la alternativa del Hotel Pension Garni Harmonie, que era de precio parecido. Ví en el mapa de Google que estaba bien situado a solo 5 min del centro y les dije que me interesaba. Me respondieron enviándome un email en alemán con un archivo .pdf adjunto con la pre-reserva. Una linea en rojo en inglés decía que tenía que confirmar mi reserva en el plazo de hasta 3 días, si no fuese así la cancelarían. Les respondo confirmando al cabo de 2 días y al día siguiente me responden (otra vez en alemán) diciéndome que han cancelado mi reserva Trist Les mandé un nuevo email en inglés diciéndoles "¿Comorrrrr?" reenviándoles el anterior email de confirmación, diciéndoles "Leed más abajo, chavales" y me respondieron con un nuevo .pdf con dos líneas en rojo en inglés disculpàndose y confirmando mi reserva. Pero todos los detalles del hotel y las direcciones para llegar a él estaban en alemán. Al traductor online lo he machacado.

La estación de buses está justo al lado de la de trenes. Tenía traducido del alemán las indicaciones para llegar al hotel: Se encuentra en Forckerstraße, 20. Había que coger un bus de la linea 2. Una chica que también estaba esperando me dijo que se le pagaba al conductor. Así fue. Y le enseñé a la conductora las indicaciones que tenía en alemán. Me pareció entenderle que ella me diría dónde bajarse. Pues bien, a la ida, en un momento ví una calle con un cartel "Forckestraße" pero el bus no paró y la conductora no dijo ni mu. El bus hizo un recorrido largo y extravagante y tras 40 minutos yendo de aquí ya para allá y en la vuelta hacia el centro a Wernigerode, en un momento dado, vi que la pantallita del bus decía "Forckestraße". La conductora no dijo ni mu, ni hizo ningún gesto. Me bajé ahí y ví que el hotel se encontraba justo frente a la parada.


Mapa de las líneas de bus de la parte oriental del Harz (no incluye Goslar). Estos buses son gratis si se tiene el librito "Hatix".

Posteriormente aprendí que debería haber bajado en la parada llamada Salzbergstraße. Me hubiese ahorrado media hora de bus. A la ida el bus para en Salzbergstraße pero a la vuelta lo hace en Forckestraße. Pero ambas paradas están muy cerca la una de la otra. El bus costó 1.30 €

Hotel Garni Pension Harmonie - El hotel, que era un Bed & Breakfast realmente, por fuera parecía una mansión del siglo XIX pintadita y muy bien cuidada, eso sí. Llamé a la puerta -¡Ding-dong!- y me abrió una señora de unos 70 años, que al verme me dijo en alta voz:

-"¡¡ Ooohhh... !! ¡¡ Hallooo...!!"

Me hizo un gesto como para que entrase mientras daba voces en alemán. En el Hall de la mansión, de una puerta, salió el marido de ella, quien me saludó también muy efusivo. Me saludaron como quien saludan a un invitado a una fiestuqui de piso de estudiantes, con mucha alegría y algarabía. Me dijeron que pasase al comedor y nos sentamos en una mesa.

-" Sprachen Deutsch?"
-" Eeerr... Esteeee... ´Esprajen´ lo que se dice ´Esprajen´ no (nein)... pero sin embargo les puedo cantar de principio a fin, en un perfecto alemán, el coro final de "La Pasión según San Mateo" de Bach, por ejemplo Riendo

Hice el check-in rellenando el formulario pertinente. Los de la Oficina de Turismo de Wernigerode me dijeron que había que pagar por adelantado y en metálico, así que yo iba preparado para pagar, pero los viejillos no me dejaron, haciéndome un gesto indicándome que mejor que lo hiciese al final de mi estancia. Apareció entonces el que yo creo que era nieto de mis anfitriones. Un chaval de unos 18 años que hablaba un poco de inglés y que hizo de traductor. Me dijo que el desayuno se servía de 8 a 9 de la mañana y me enseñó mi habitación, que estaba realmente bien. Tenía bastante espacio. No era una mera caja de cerillas como he visto en otros hoteles baratos. Decorada con sobriedad pero con gusto. Limpia. Con persianas "a la española"


Una vez instalado, arreglado, peinado (!) y acicalado me dispuse a salir para darme una vuelta por el pueblo, pero la anfitriona me paró antes de abrir la puerta para darme un librillo que contiene varios vales de descuento en distintos restaurantes y atracciones turísticas y que además te da acceso gratis a todos los autobuses del Harz del Estado de Sajonia Anhalt. Dándole las gracias, abrí la puerta y salí para dirigirme hacia la Oficina de Turismo de Wernigerode que se encuentra junto al edificio del Ayuntamiento. Para ir allí pasé por la Puerta Oeste (Westerntor) y la Westernstraße hasta llegar al Rathaus o Ayuntamiento, considerado uno de los mejores edificios de entramado de madera de Alemania. Es del siglo XVI, tiene doble escalinata en la fachada y a un lado en las ménsulas hay figuras de madera que representan a los notables del pueblo.

Wernigerode: Westerntor o Puerta del Oeste
Wernigerode: Westernstraße
Wernigerode: Rathaus o Ayuntamiento

La Oficina de Turismo está en el edificio de su lado izquierdo. Entré. No había nadie más. Pedí un mapa y los bombardeé a preguntas. En primer lugar les pregunté por la tarjeta del Harz o Harz Card. Consiste en una tarjeta por la cual, pagando por adelantado, te permite entrar a distintas atracciones turísticas "gratis" durante 2, 3 o 4 días, dependiendo de la cantidad que pagues. La de dos días cuesta 29 € pero no incluye el tren a vapor a la cima del Bröcken. Hay otra que cuesta 59 € y que sí lo incluye. Además vale para 4 días. Compré ésta última


Entre las distintas atracciones turísticas que tienes pre-pagadas están el tren HSB al Brocken (cuyo precio es de 37€ ida y vuelta), las minas de Rammelsberg (13 €), el Castillo de Wernigerode (6 €), el Palacio Imperial de Goslar (7.5 €), la cueva de Baumann en Rübeland (8 €), el Museo del Castillo de Quedlinburg (4.5 €), el Museo de la Casa de entramado de madera de Quedlinburg (3 €) y el Monasterio de Michaelstein de Blankenburg (5 €), entre otros.

También les pregunté por la posibilidad de alquilar bicicletas. Me dijeron que la Harz Card me habilitaba para utilizar las E-Bikes (bicicletas eléctricas) durante 2 horas solamente y sólo un uso. Si quería una bici de 9 de la mañana a 6 de la tarde tendría que pagar 25 € / día. Estas bicis la gestiona el hotel Am Anger, situado en el número 92-94 de la Breite Straße (Calle Mayor) de Wernigerode. No me hacía gracia tener que devolver la bici tan pronto al hotel.

Intenté en el segundo sitio que me indicaron: Bad Bikes, una tienda de bicis que también las alquila. Pregunté y un chico de ademán chulesco e ínfulas de "Aquí estoy yo. ¿´Passha, tío´?" pero con un inglés muy flojo tuvo que preguntar por ayuda a alguien por teléfono quien dijo que costaba 25 € / día pagando en metálico y devolver la bici a las 6. Uhmm....

Así que me fuí al tercer sitio que me aconsejaron, situado en la calle Mauergasse, una tienda de bicis llamada Fahrrad Baron. La chica que estaba en el mostrador llamó a un compañero que hablaba algo de inglés para atenderme y me dijo que el alquiler costaba 10 € / día, pero que -debido a que ya eran las 6 y estaban a punto de cerrar, era mejor que alquilase la bici en el Hotel Restaurante "Zur Tanne", situado en el número 57-59 de Breite Straße, ya que son los mismos dueños y también tienen bicis en el hotel. El mismo les llamó por teléfono y me dijo que fuese allí y preguntase por un tal Jorg. Eso hice: Entré al restaurante y una viejilla que estaba detrás del mostrador me dijo que hablaba inglés y que sabía que venía a alquilar una bici. Llamó al encargado y los tres nos fuimos al patio trasero del restaurante donde estaban las bicis. Me dijo que el precio era 10 € / día y que para 4 días el total era entonces 30 €. Sí: Habéis leído bien: Treinta. El chico no hablaba inglés pero la viejilla sí. Se lo pregunté de nuevo a la vieja (pues imaginé que aplicaría "la cuenta-la-vieja", que nunca falla...) y me dijo que sí: Que 10 € al día por 4 días eran 30 €...

Pensé: "Los designios de las matemáticas del Harz son inescrutables" Riendo Riendo Les pregunté por el depósito y me miraron como si yo estuviese hablándoles en chino... o en vascuence bermeano... Procedí a rellenar el papeleo mientras Jorg me trajo la bici... Estupendo: Una "Giant" taiwanesa iba a ser mi compañera de fatigas durante los próximos 4 días. Además me prestó un libro (en alemán) con rutas y mapas para hacer en bici por el Harz. Pagué y salí para dar mi primera vuelta en bici por Wernigerode, que dicho sea de paso, no es muy grande.

Busqué un sitio para cenar: El restaurante "Capitol", situado en la calle Burgstraße. Tanto el menú como los empleados hablaban solo en alemán, pero la camarera me vino un poco después con un pequeño diccionario de bolsillo. Me dijo un par de cosas del menú. No me compliqué la vida. Fui a por lo primero que me dijo: Filete de pavo con brocoli, salsa holandesa y croquetas. Y cerveza. Estuvo bien. Las croquetas un poco insípidas. Tome un café también. Total 13.90 €

Y acto seguido me fui al hotel, que llevaba en pie desde las 4.30 de la madrugada...

La "casa inclinada" de Wernigerode: La Schiefes Haus era un antiguo molino




Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Introducción, datos de viaje y situación geográfica del Harz



Etapa: Goslar y las Minas de Rammelsberg  -  Localización:  Alemania Alemania
Fecha creación: 01/08/2015 01:06  
Compartir: 
Compartir:

___________oOo__________
GOSLAR Y LAS MINAS DE RAMMELSBERG


Jueves, 18 de Junio, 2015

Me desperté pronto y a eso de las 8 ya estaba en el comedor del Bed & Breakfast. Mis anfitriones me recibieron con un amistoso "Guten Morgen" y ella, por señas, me preguntó si había dormido bien

-"Gut, gut" les dije haciendo un gesto con el pulgar hacia arriba. Me indicaron donde estaba todo y una cesta tapada con huevos. La verdad es que el desayuno era abundante y muy bien presentado en ese amplio comedor. Todo tiene un cierto aire clásico en el que se cuida hasta el último detalle. Los viejillos además son muy sociables y entablaban conversación con los otros clientes -en alemán- me imagino que sobre cosas que ver en la zona y sobre cómo ir aquí o allá. Son unos auténticos relaciones públicas y saben cómo tratar al cliente. Muy bien.

Una vez desayunado me despedí de ellos y me respondieron con un inglés patatero diciéndome "Have a wonderful day". Y ya preparado me fui al parking del hotel y cogí la bicicleta para ir a la estación de tren. Al cabo de unos 5 minutos ya estaba allá. Ví en el andén número 1 una máquina para comprar los billetes (se pueden comprar en español). Comencé a seguir las instrucciones pero no ví la forma de pagar por la bici. Y yo había leído en algún sitio que había que pagar por ella. Viendo que no encontraba la opción, no me quedó más remedio que ir a la oficina de servicio al cliente con la esperanza de que no me llevase mucho tiempo hacer la gestión pues en las pantallas ponía que el próximo tren venía en 10 minutos

Entré. La empleada estaba sirviendo a una pareja de viejillos. No había nadie más. Bueno, pues los viejillos deberían estar preguntandole a la chica cómo ir a Marte o a Plutón en tren porque se tiraron 20 minutos de reloj. Perdí el tren a Goslar. Cuando se marcharon se dirigieron a mí en alemán disculpándose -supongo-. Yo puse una hipócrita sonrisa en mi cara como diciendo "No ha sido nada".... ¡¡¡¡ Grrrrr ! !!!... Tuve que esperar 40 minutos al siguiente tren.

El billete a Goslar, ida y vuelta, me costó 25 €. Y me enteré de que no hay que pagar por la bici. Llegué a eso de las 11.30 de la mañana. Llovía. Cerca de la estación se encuentra una de las antiguas puertas de la muralla de la ciudad: La Puerta de la Rosa (Rosentor), junto a la cual hay una pareja esculpida por Botero:

Fernando Botero: "Hombre con bastón y mujer con paraguas" junto a la Puerta de la Rosa

Continué por la Rosentorstraße hasta llegar a la Iglesia de Santiago, que visité -aunque no me pareció nada del otro mundo- Proseguí en dirección al centro hasta llegar a una plaza encantadora rodeada de edificios de entramado de madera: La Schuhhof, antigua plaza del mercado. Uno de esos edificios fue sede del gremio de los zapateros

Schonhhof

Muy cerca de ahí se encuentra la Plaza del Mercado. En la parte de arriba de la fuente del centro (siglo XII) está el símbolo de Goslar: Un águila. Y en el número 6 hay un reloj carillón con campanas y figuras que suena a las 9 a las 12, 3 y 6 en punto. Fue un regalo de la empresa de extracción minera Preussag a la ciudad de Goslar en 1968 para celebrar los mil años de explotación minera de Rammelsberg. Las figuras del carillón son una sucesión de mineros desde la Edad Media hasta nuestros días. Yo no coincidí a ninguna de esas horas para verlo.

Goslar: Plaza del Mercado con la Fuente del siglo XII y el Ayuntamiento

En esta plaza se encuentra la oficina de turismo de Goslar. Compré un mapa (1.5 €). Le pregunté a la empleada que me atendió por los lugares más interesantes. Y me respondió sin ganas:

- "Lo tienes todo explicado en la parte de atrás del mapa". Y ya está. No explicó nada ¡¡ Chica, Vaya entusiasmo que muestras... !! Bueno: Este es el mapa:


LAS MINAS DE RAMMELSBERG

Lo primero que hice, ya que entre pitos y flautas eran casi la una, fue buscar la forma de ir a las Minas de Rammelsberg, que se encuentran a las afueras de la ciudad. Para eso tenía que callejear un poco para encontrar la forma de llegar hasta allí en bici. Y temblequeando, temblequeando sobre dos ruedas y el adoquinado de las muy bonitas calles de Goslar... me perdí (¡ cómo no !). Me llevó media hora reencontrarme de nuevo y localizar el camino a las minas, que consiste en una subida -no muy pronunciada- de unos dos kilómetros, de los cuales los últimos 500 metros son de fuerte adoquinado lo cual era un poco fastidioso, pero bueno... C´est la vie...

Llegué, aparqué, entré y me dirigí al mostrador de recepción, donde una amable chica que hablaba inglés me dijo que se hacían varios tours por las minas al día, de distinta duración, pero que a estas horas (eran las 2) solo podría ver el tour a la Galería Roeder, que comenzaba a las 3. Así que lo primero que hice fue ir a la cafetería y comer algo. Como estaba todo en alemán y la que atendía no hablaba otro idioma decidí ir a lo más fácil: pasta carbonara y una manzana (a la que señalé con el dedo...) y un café.

La recepcionista me dijo que este tour va a través de distintas galerías, que es de la época moderna (siglos XVIII y XIX) y que había tramos de estrechas escaleras metálicas de caracol en su mayoría bajando, excepto uno en el que hay que subir 101 escalones. Asimismo hay que señalar que no es aconsejable ir ni con sandalias, ni con chanclas, ni con tacones. Y el casco es obligatorio (¡¡ e imprescindible !! Los techos son bajos. Varias veces noté cómo tanto yo, como otros que me acompañaban en el tour tocaron techo con el casco, protegiéndonos de coscorrones y chichones). Finalmente decir que dentro, al margen de la temperatura que haya en la calle, siempre hace fresco (entre 10ºC y 14ªC) y que muy posiblemente os manchéis los pantalones y calzado de barro.

Montaña y mina de Rammelsberg. La torre cónica de en medio es la Malters Master Tower

Primeramente indicar que la entrada cuesta 13 €, pero que yo ya la tenía pre-pagada en la Harz Card que mostré a la empleada de la entrada. Este lugar es Patrimonio de la UNESCO, pues es considerado un auténtico museo in situ de la historia de la minería. Rammelsberg ha sido explotada durante más de mil años. La primera constancia que se tiene de ello es del siglo X aunque hay evidencia arqueológica que hace pensar que ya se extraía mineral de aquí antes de Cristo.

Sólo hacen tours en alemán. Si lo quieres en inglés tienes que reservarlo de antemano (cosa que no hice). Aún así es muy visual pero hubo muchas cosas de las que no me pude enterar. He buscado información en internet que complete lo que he visto y todo lo que hay está en alemán o inglés. Así que he recurrido a los servicios de "Gadi Scruffy Translation Services" quienes muy educada y profesionalmente me advirtieron que ellos son "de letras", que para milagros hay que ir a Lourdes y que para lo que pago "esto es lo que hay". Avisados estáis Guiño

Tienes que dejar bolsas y mochilas en las taquillas, dejando 1 € en depósito y llevándote la llave. Coges el casco y comienza el tour guiado. Eramos un grupo de unas 15 personas. En primer lugar el guía nos mostró una maqueta de una rueda de molino que tienen en una vitrina, explicando su funcionamiento: Recoge el agua procedente de uno de los estanques artificiales del Alto Harz a través de un canal. Este molino de agua genera energía hidráulica que -por medio del sistema de "flatrod", inventado y aplicado en estas minas- la transmite por una distancia de hasta 4 kms mediante bielas que mueven los molinos. Las bielas transforman el movimiento rotatorio de los molinos en movimiento recíproco. Este sistema se utilizaba fundamentalmente para el traslado de mercancía y minerales por las galerías y pozos. Pero en la cercana antigua mina de plata de St Andreasberg tienen una, llamada Fahrkunst, muy ingeniosa y sencilla que -tal como se muestra en el gráfico animado de abajo, prestado de una imagen del Wikipedia- servía para el traslado de los mineros.


La Galería Roeder tiene en su interior varios de estos molinos de agua constituyendo todo un sistema para posibilitar el drenaje de la fosa y el transporte del mineral.


En el exterior, destaca la Torre de Malters Master, que es el elemento más antiguo que pervive en Rammelsberg. Construída sobre una escombrera hacia el año 1500, inicialmente fue utilizada para supervisar los pozos, posteriormente como campanario y desde el siglo XVIII el maestro Malter vivió en ella y su cometido era conseguir y controlar la madera necesaria para la mina.

Hay vestigios de actividad minera desde antes de Cristo y noticias escritas sobre este yacimiento datadas en el año 968. Inicialmente se extraía plata, cobre y, más tarde, plomo, zinc e incluso oro en algún momento. En esas noticias sajonas se dice que el emperador contaba con grandes depósitos de plata. Más tarde el Rey Enrique II construiría su Palacio Imperial en Goslar, al pie de la mina.

Estas minas eran el verdadero corazón que ha bombeado "su sangre" y su riqueza por todo el país. A partir de entonces comenzó un proceso histórico consistente en que los distintos emperadores, príncipes y duques alemanes -e incluso la propia ciudad de Goslar- intentan "ganarse el corazón" de Alemania pues eran conscientes de la importancia que suponía tenerlo bajo su control.

En año 1175 el emperador Federico Barbaroja pidió ayuda para hacer frente a sus campañas contra las ciudades italianas de la Liga Lombarda, el duque Enrique el León pidió a cambio las minas de Goslar que Federico negó. Enrique sitió la ciudad entonces y demolió numerosas instalaciones mineras. Fueron restauradas tras la deposición de Enrique pero fueron otra vez objeto de conflicto entre los distintos principes alemanes.

Pero la influencia imperial decayó y en 1359 la ciudad de Goslar, a través de un juramento hecho por su consejo, adquirió la titularidad de los derechos y regalías de su explotación.

En el año 1552, aprovechando cierto debilitamiento de poder de la ciudad de Goslar, el duque Enrique V, que ´reinaba´ en el Sur del Harz se hizo con la propiedad de las minas que estaban en manos de los ciudadanos. Su hijo y sucesor, Julius of Brunswick-Wolfenbüttel, las revitalizó a partir de 1568. Tras la Guerra de los 30 Años, los ciudadanos de Goslar, que apoyaron a las fuerzas imperiales contra los protestantes, recobraron las minas. En 1642 el Duque Augusto el Joven, se reconcilió con el emperador Fernando. Bajo el dominio de la dinastia de los duques Welf, en el siglo XVIII se extrajo oro.

Las minas pasaron al Reino de Hannover en 1814 y a manos del Reino de Prusia en 1866. En 1936/37 la mina fue ampliada a instancias de las autoridades nazis como parte del plan de 4 años pues consideraron que Rammelsberg era fundamental para sus propósitos bélicos, desarrollando y solucionando el problema del procesamiento mineral, separando los minerales de sus menas. Los nazis construyeron las actuales instalaciones en superficie sobre la ladera de la montaña.


En 1988 la empresa de minería Preussag decidió cerrar Rammelsberg a causa del agotamiento de sus grandes depósitos, convirtiéndose cuatro años después en un museo de la historia de la minería. La UNESCO, en 1992, lo declaró Patrimonio junto con el casco urbano de la ciudad de Goslar.

Después de terminar esta muy recomendable visita decidí volver a la ciudad de Goslar y visitar el Palacio Imperial que se sitúa justo al comienzo del casco urbano, nada más bajar la colina de las minas.

Palacio Imperial de Goslar. El edificio adosado de la izquierda es la Capilla de St Ulrich

El Palacio Imperial de Goslar consta de el Kaiserhaus (considerado el edificio civil del siglo XI mejor conservado de Alemania), la Colegiata de San Simon y San Judas, la Capilla Palatina de St Ulrich, la Iglesia de Nuestra Señora, los edificios eclesiásticos y la Iglesia parroquial de Santo Tomás.

Bueno, pues todas estas maravillas me las perdí porque llegué a las 4.55 y me dijeron que a las 5 cerraban Trist Así que me he quedado con las ganas de visitarlo. La entrada cuesta 7.50 €. Admiten Harz Card. Y además tuve que esperar en la entrada a que amainara un poco porque llovía a cántaros tras lo cual procedí a recorrer la ciudad en bicicleta siguiendo un par de rutas indicadas en la parte trasera del mapa que me vendieron en la Oficina de Turismo. Son rutas para hacer andando pero yo las hice en bici. La primera de ellas comienza en el mismo Palacio Imperial y continúa hacia la muralla de la ciudad, muy cerca, donde ésta tiene una abertura por la cual trascurre el arroyo Gose, procedente de Rammelsberg. Toda esta zona está llena de preciosas casas de entramado de madera: Las antiguas residencias de los trabajadores de las minas. Este barrio minero tiene calles realmente pintorescas.

Goslar: Liebfrauenberg
Goslar: Peterstraße

Continué hasta llegar a una plaza llamada Frankenberger Plan, que da acceso a la Iglesia Frankenberger de San Pedro y San Pablo, románica y de planta basilical. Desde los jardines de la Iglesia hay bonitas vistas de Goslar.

Vista desde los jardines de Frankenberger Chuch
Goslar: Interior de la Iglesia Frankenberger
Los monumentos a la minería están presentes en diversos rincones de Goslar
Goslar: Jakobistraße

Seguí hasta llegar a Newerk Church o Iglesia Nueva, del siglo XII. Fue fantástico entrar y escuchar al organista tocando una de mis piezas musicales favoritas: una versión para órgano del Coro de la Cantata BWV140 de Bach: "Sión, escucha el canto de los vigías". La iglesia es románica con planta basilical de tres naves y con pinturas al fresco.


Regresé de nuevo a la Plaza del Mercado, donde había mucha menos gente que a la mañana, evidentemente porque ya eran las 6.30 y los comercios ya habían cerrado. Me dirigí hacia la parte de la ciudad que transcurre junto al arroyo Gose. Ahí encontré el molino de los curtidores de cuero


Y seguí el curso del arroyo, encontrando rincones realmente pintorescos.


Pero ya se me iba haciendo tarde y aprovechando que me encontraba en una parte relativamente cercana a la estación me dirigí hacia ahí para tomar el tren de regreso a Wernigerode, donde intenté buscar un sitio donde cenar, pero ya era un poco tarde y cierran las cocinas a eso de las 8.45 entre semana, así que no me quedó más remedio que irme a un kebab que hay delante de la Plaza de San Nicolas. Un kebab y una cerveza me costaron 7 €. En el establecimiento ví que tenían unos folletos con el programa de la Rathausfest o fiestas municipales. De hecho, al regresar al hotel, ví que en las calles del centro estaban construyendo chiringuitos

El Castillo de Wernigerode está sobre una colina



Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Goslar y las Minas de Rammelsberg



Etapa: El Castillo de Wernigerode y el temible Brocken  -  Localización:  Alemania Alemania
Fecha creación: 01/08/2015 01:07  
Compartir: 
Compartir:

___________oOo__________
EL CASTILLO DE WERNIGERODE Y EL TEMIBLE BROCKEN




Viernes, 19 de Junio, 2015

A eso de las 8 ya estaba otra vez en el comedor del Garni Harmonie Pension Hotel. Mis anfitriones (a los que he rebautizado con el nombre de "Los Harmonie") ahí estaban saludándome a mí y a sus otros clientes. Está claro que la hora del desayuno es el momento de las relaciones públicas. Mucha tertulia, mucha conversación distendida. Además, como son las fiestas, hay más clientes y gente joven.

Tras el desayuno me fui al aparcamiento para coger de nuevo la bici e ir a la Oficina de Turismo, situada junto al bonito ayuntamiento, para hacer un par de preguntillas y coger un nuevo mapa porque el otro que cogí el primer día lo tenía bastante apuchurrado.

Pregunté dónde tenía que coger el trenecito que sube al Castillo de Wernigerode y me dijeron que justo detrás de la oficina. También pregunté por los horarios del tren de vapor al Brocken ya que con la Harz Card no puedo coger cualquier tren. Tenía que coger uno a partir de la 1 de la tarde, así que tenía tiempo de ir al Castillo por la mañana.

Fui a la parte de atrás del edificio y tras esperar 10 minutos llego el trenecito... pero no admitían Harz Card. Había otra compañía de trenecitos que lo hacía y había que cogerlo en Beite Straße. Me fui para allá y me costó un rato encontrarlo. En realidad esto del trenecito fue una tontería por mi parte porque sabía que se podía ir andando al Castillo pero no me apetecía por un lado y tampoco quería perderme por otro pues aun no estaba muy familiarizado con la zona.

Bueno, pues el trenecito de marras tardó un siglo en subir, porque en la estación de trenes hizo una parada como de 15 minutos. Y luego llegar hasta arriba no llevó mucho tiempo. Yo estuve observando el camino para al volver saber por dónde bajar. Llegamos al castillo. Las vistas desde ahí sobre Wernigerode son espléndidas.

Vista de Wernigerode desde el castillo
Fachada del Castillo de Wernigerode

El Castillo de Wernigerode es bastante impresionante. El edificio actual fue construído en el siglo XIX siguiendo en estilo al de Neuschwanstein pero sus orígenes son más antiguos. La primera mención que se tiene de él es del año 1121 en un documento en el que se dice que un siglo antes se había construído en relación con la deforestación de la zona. Era propiedad de Adalberto de Haimar, Conde de Wernigerode. Los condes construyeron el castillo sobre la ladera de la colina. Se le menciona como castrum hacia 1213. Cuando la linea sucesoria se extinguió en el 1429 pasó al condado vecino de Stolberg y fue asiento del consejo.

En 1645 los condes de Stolberg tuvieron que dejarlo a causa de la Guerra de los Treinta Años para irse a una mansión en Ilsenburg. En 1710 el conde Christian Ernest recuperó el asiento de gobierno para Wernigerode y reconstruyó el castillo con estilo barroco pero tuvo que admitir la hegemonía de Prusia en 1714, aun así Christian Ernest controló la zona durante 60 años. Su hijo, el conde Otto, fue presidente de la provincia prusa de Hannover, presidente de la cámara prusa de los lores y vice-canciller alemán desde 1878. Reconstruyó el castillo en estilo "historicista" o neo-romántico hacia 1893. En 1945 fue tomado por la Administración Militar del Soviet Alemán.

La Capilla del Castillo de Wernigerode
Juntas pero no revueltas: Maria Julia, Maria Laura y Maria Emilia, las trillizas que hacían los coros en los conciertos de Julio Iglesias, homenajeadas en el Castillo de Wernigerode Guiño
Castillo de Wernigerode: La doble escalera de caracol

Una vez terminada la visita al Castillo, decidí volver al pueblo a pie. El trenecito tarda un siglo en llegar y otro siglo en hacer el trayecto. Fue fácil: En veinte minutos caminando entre bosques llegué al pueblo, recogí la bici para dirigirme a la estación del [HSB - Harzer Schmalspur Bahnen] o tren de vapor del Harz. La estación es la de Westerntor. Llegué a las 13.45 pero me dijeron que el siguiente tren al Brocken no salía hasta las 3 de la tarde Trist Así que aproveché para comer un bocata y algo de fruta en un banco que hay junto a la entrada de la estación. Al cabo de un rato comenzó a llover.

___________oOo__________
ASCENSO EN TREN DE VAPOR A LA CIMA DEL MONTE BROCKEN MIENTRAS CONTAMOS SUS HISTORIAS Y LEYENDAS

Estación de Westerntor

A las 3 en punto llegó el tren sin retrasos y soltando humo. En el andén se encuentran unas 20 personas esperándolo con entusiasmo. Subimos. Cada vagón tiene en cada uno de sus extremos un "balcón", así que observo que lo mejor es ir en el último vagón para tener acceso al balcón trasero. El tren silba y comienza el viaje, que durará una hora y cuarto hasta llegar a la cima. En su trayecto parará en cinco estaciones: Hasserode, Steinerne Renne, Drei Anne Hohne, Schierke y finalmente Brocken. Para que el viaje no se nos haga largo vamos a contar algunas historias sobre el Monte Brocken, pues tiene su miga...

Digamos en primer lugar que el Brocken es el pico más alto del sistema montañoso del Harz, con 1.140 metros (lo cual no es gran cosa...) y del norte y centro de Alemania. Esto significa que, al no haber otro pico montañoso entre él y el mar, está expuesto a todas las corrientes procedentes del Mar del Norte, del Báltico y del polo Norte y por lo tanto en él hay un microclima que hace que se encuentre envuelto entre nubes y niebla nada menos que 300 días de los 365 que tiene el año y con temperaturas realmente bajas de Enero a Diciembre. De hecho, su cima suele estar cubierta de nieve desde Septiembre hasta Mayo.

- La noche de Walpurgis -

El Brocken siempre ha estado asociado a leyendas de brujas y diablos, especialmente con la tradición folklórica germana de la Noche de Walpurgis (la del 30 de Abril al 1 de Mayo), cuando las brujas se reúnen en el Brocken y celebran ceremonias con sus dioses. Tan fuerte es esta tradición que Göethe en la primera parte de "Fausto" incluye un episodio llamado "La Noche de Walpurgis". También ha sido incluída o mencionada en otras obras de literatura como "La Montaña Mágica" de Thomas Mann o "¿Quién teme a Virginia Woolf?"

En alemán se llama "Walpurgisnacht" (la noche de Santa Walpurgis") o "Hexennacht" (la noche de las brujas). El folklore les ha dado forma a estas brujas volando sobre sus escobas por encima de los bosques de las montañas del Harz.
______


Llegamos a Steinerne Renne. Paralelo a las vias hay un sendero que transcurre entre pinos. Llovía con insistencia. Imaginaos las brujas volando sobre sus escobas por encima de estos árboles.


- El espectro de Brocken -

Es un fenómeno consistente en la proyección de la sombra del observador (u otros objetos) en las capas superiores de las nubes o en la niebla, al encontrarse el sol situado tras él. Se puede ver cuando hay niebla en las laderas de las montañas o incluso desde un avión. Debido a que se da con frecuencia en el Brocken, se ha creado cierta leyenda al respecto añadiéndose a las ya existentes de la Noche de Walpurgis. Para que se produzca, el sol tiene que brillar desde la parte de atrás del montañero que mira hacia abajo de la ladera apreciando de este modo cómo se proyecta su propia somba ampliada, deformada con una extraña forma triangular y a menudo con un halo a su alrededor. Incluyo la imagen de abajo -prestada de internet- para ilustrarlo.
______



Espectro de Brocken - Imagen prestada de secrets-world.com/phot... izrak.html

Llegamos a Drei Annen Hohne, donde el tren estará parado durante unos 10 minutos para enlazar con otro tren que llega desde el ramal de Quedlinburg. Es aquí, en Drei Anne donde comienza el Parque Nacional de Harz y a donde llega, procedente de Ilsenburg, el Sendero del Telón de Acero (en inglés: ICT -Iron Curtain Trail), que transcurre a lo largo de la antigua frontera entre las dos Alemanias.

- Historia del Monte Brocken -

Fue escalado por primera vez en 1572 por el físico y botánico Johannes Thal. En 1736 se construyó el primer refugio en la cima y el primer hotel hacia 1800. Bajo el mandato de Prusia se hicieron triangulaciones con Gottingen y Hannover y estudios geodésicos en la zona. El refugio se destruyó pero se construyó un nuevo hotel hacia 1862. En 1890 se inauguró el jardín botánico del Brocken y en 1899 subió a la cima el primer tren a vapor. En 1935 la Deutsche Reichspost realizó la primera emisión televisiva utilizando un transmisor móvil y al año siguiente se construyó en la cima la primera torre de televisión del mundo. Desde ella se retransmitieron los primeros Juegos Olimpicos por TV: Los de Berlin, 1936. La torre siguió funcionando hasta 1939, interrumpiéndose a causa de la II Guerra Mundial.

Los aliados bombardearon el Brocken en 1945, destruyendo el hotel que ahí había y la estación meteorológica, pero no la torre de televisión. Los americanos la utlizaron, pero al abandonar el Brocken en 1947 deshabilitaron tanto la restaurada estación meteorológica como la torre de televisión. Entre 1973 y 1976 la torre de TV fue rehabilitada para emitir programas de televisión para el recién creado segundo canal de televisión de la RDA. Y hoy es utilizado por el segundo canal de TV de la ZDF.
______


En el balcón trasero del último vagón viene a hacerme compañía un alemán de unos 55 años. Se le ve muy emocionado con el viaje en tren y no para de hacer fotos. Continuamos atravesando bosques de pinos. Me gusta ver desde la parte trasera del tren la estela de humo que va dejando la locomotora y que se va confundiendo y disipando por entre los muchísimos árboles.


Llegamos a Schierke, donde el tren parará de nuevo unos 10 minutos a "eliminar vapores" y esperar a que pase un tren procedente de la cima. De esta pequeña localidad salen distintos senderos para llegar al Brocken. A partir de aquí van desapareciendo los frondosos bosques y la vegetación se hace más escasa. Seguía lloviendo. Una trabajadora del tren HSB apareció con una bandeja ofreciendo un chupito de licor a cada uno de los pasajeros ¡Qué maja! No, gracias.



- Una de espías: El Monte Brocken a partir de 1949 -

A partir de 1949 se hizo efectiva la división del país en dos bloques: Era la Guerra Fría. La frontera -el llamado "Telón de Acero"- cruzaba el Harz de Norte a Sur. El Harz, corazón de Alemania, era así un "corazón partido" y con él también el de la región, el del país, el del continente y hasta el del mundo entero.

El Brocken quedó incluído en territorio de Alemania del Este (la RDA) y desde 1957 se constituyó sobre él una zona de seguridad. Tras la construcción en 1961 del Muro de Berlín, las autoridades de la República Democrática Alemana determinaron que la cima del Brocken era un área de alta seguridad y la convirtieron en una fortificación. Debido a que se encontraba a gran altitud, la estación se utilizó como instrumento de espionaje para controlar las señales de comunicación del área circundante, y especialmente las procedentes de Alemania Occidental. Las tropas fronterizas se instalaron en la estación de tren y el Ejército Rojo Soviético se instaló también en la zona ocupando una importante porción de territorio. La Stasi (la Policía Secreta de la RDA) utilizó la estación hasta 1985, cuando se trasladaron a un edificio próximo que hoy es un museo. Para aislar toda la meseta que es la cima del Brocken se construyó un muro de cemento, hecho con 2.318 bloques o secciones de 2.4 toneladas de peso y 3.60 metros de altura cada uno. Ni siquiera a las brujas que sobrevolaban sobre sus escobas por los cielos del Harz se les hubiese ocurrido acercarse. Ambos muro e instalaciones soviéticas fueron desmantelados posteriormente.

Tras la caída del Muro de Berlín, el 3 de Diciembre de 1989 el Brocken fue abierto nuevamente al público y al día siguiente, se organizó una marcha hacia la cima donde se celebró una gran manifestación a la que asistieron nada menos que 100.000 alemanes que hasta el día anterior habían estado separados por una frontera. El sueño se había hecho realidad.

______




Por fin llegamos a la cima. Bajamos y... no podía dar crédito a lo que veía. Bueno, más bien debería decir "a lo que no veía". Me quité las gafas "de ver" (las de Rompetechos), limpiándolas con meticulosidad para volver a ponérmelas: Efectivamente: No era cosa mía: No se notaba la diferencia porque no la había. ¡Qué cosas me pasan! De entre los 300 días al año en que el Brocken está con nubes tuve que elegir el día en que la niebla era más espesa con diferencia. ¡Qué pasada! ¡No se veía ni castaña!

Salí con el alemán que me acompañó en el balcón trasero del tren con el que había entablado una pequeña conversación. Me dijo que este lugar es un auténtico símbolo para los alemanes. El iba con su mujer y unos amigos. Vi que se dirigían a un punto determinado con decisión, así que los seguí en la niebla. Llegamos a un alto edificio de 8 plantas. Era un hotel. Ellos fueron a recepción, yo pulsé en el ascensor el botón donde ponía "cafetería"... Pues bien: La cafetería estaba cerrada. Subí entonces al piso más alto, donde hay un mirador para "admirar las vistas" Jajaja... Riendo Riendo Riendo No se veía absolutamente nada, aunque en cada ángulo del mirador te explicaba lo que se debería ver.

Bajé y salí del edificio pues sabía que había otro que tenía un museo... Estaba también cerrado. También hay un jardín botánico en algún lugar pero no estaba la cosa como para ponerse a buscarlo. Ví que llegó entonces un grupo de unos 7 u 8 ciclistas. Anda que tiene tela subir al Brocken con semejante visibilidad. Decidí entonces que ahí no había nada que hacer, pues no se veía nada.

Comencé a andar en lo que yo creí que era la dirección de la estación pero entonces me quedé como perdido, desorientado en medio de esa tupida niebla y me puse un poco nervioso. Oí el ruido del motor de un coche y una especie de sombra y me dirigí ahí:

-"Por favor, ¿ me podría decir dónde está la estación?" -pregunté a una señora que se estaba montando. Me dijo
- "Súbete. Ya te llevamos hasta allá"

Y entonces el coche recorrió ¿qué distancia? ¿diez metros? ¿cinco? ¿dos? ¿50 cms? No sé. Poquísimo. Y me dijo la conductora, señalándome una gran sombra con el dedo:

-"Ahí está"

¡¡ Qué situación más ridícula !! Avergonzado Avergonzado ¡¡ Que vergüenza !! Avergonzado Avergonzado ¡¡ Qué bochorno !!... ¡¡ Pero si la estación estaba ahí al lado... !! La espesa niebla me impidió verla... Era increíble... Pero yo creo que también me cegué yo solo. La verdad es que la cima del Brocken es un sitio muy raro. Muy inquietante. Dicen que esta montaña inspiró a Disney cuando hizo la animación para la música de "Una Noche en el Monte Pelado" de Mussorgsky en su película "Fantasía". No me extaña.

Bueno, llegué al andén y el tren aún no estaba ahí. No había nadie. Decidí rodear el edificio de la estación para ver si había una sala de espera. Vi en la pared un termómetro: ¡¡ Un grado bajo cero !! (-1ºC) ¡¡ Y estábamos a 19 de Junio !! Menos mal que sabía a donde iba porque me había informado de antemano y fui bien abrigado con guantes y gorro de lana. Seguí con el rodeo y encontré una puerta abierta. Entré: Era una cafetería en la que no había nadie, excepto una mujer trabajando detrás del mostrador.

Le pregunté a qué hora era el próximo tren a Wernigerode y me dijo que en 40 minutos. Le pedí un café y me sirvió un agua-txirri de máquina, servido en vaso de plástico. Daba igual. La cuestión era no estar a la intemperie. Me senté en una mesa y miré alrededor ¡¡ Qué sitio !! Era como una vieja cantina de pueblo perdido de los años 70 u 80. Las paredes eran una oda a la taxidermia: Un águila con las alas extendidas, la cabeza de un ciervo, etc, etc...

Llegaba el momento de ir al andén. El tren ya estaba ahí. Ví que dos empleadas del tren estaban dando de comer a una pareja de zorros ¡Qué raro! Los zorros en Londres son muy huidizos y siempre andan de noche. Pues estos dos estaban ahí comiendo del platito en el suelo, como dos perritos. Luego uno se dio una vuelta por el andén pasando delante de mí. Le saqué una foto. La única foto que saqué en la cima del Brocken.

El zorro del Brocken

De repente, como una ráfaga, atravesó mi mente la imagen del pobre zorro que tenía delante decorando las paredes de la cantina en la que acababa de estar ¡¡ Qué idea más peregrina !! Este lugar está embrujado... Lo mejor era volver al pueblo cuanto antes.

Cogí de nuevo el tren de regreso: Una hora y cuarto para recorrer los 19 kms que separan la cima del Brocken con Wernigerode. Pasó la revisora. Volvió la lluvia de nuevo, esta vez incesante hasta que llegamos al destino final. Lo que a la ida me pareció un viaje excitante, a la vuelta me estaba resultando un poco pesado. Al cabo de un rato me percaté de que, a parte de la revisora, no había visto pasar a ningún pasajero. Recorrí el tren, pasando de un vagón a otro ¡¡ No había nadie !! Sólo los empleados. ¡¡ Qué situación más fantasmagórica !! Lo que antes era un encantador tren de vapor ahora me estaba pareciendo... ¡¡ el Tren de la Bruja del Harz!! :x :x


Llegamos a Westerntor, donde me bajé y cogí la bici de nuevo para ir al pueblo. Eran las 7.20. Pedaleé hacia el centro del pueblo bajo la llovizna y ví que estaban los accesos cerrados a causa de las fiestas municipales. Viernes por la tarde: La gente comenzaba a llegar. Rodeé la zona aprovechando que el tiempo se había calmado un poco. La presencia de las brujas es constante:


Tres Wernigerodos muy contentos

Aparqué la bici y me fui a la Nikolaiplatz donde hay varios pubs y restaurantes. Hay uno con terracita en la que vi una mesa libre a pesar de que había bastante gente. Me pedí una cerveza. El lugar se llama Brauhaus y está bastante bien. En frente se estaba celebrando una especie de concurso en plan X-Factor sobre un escenario que se había instalado. Los primeros en actuar era un grupo de cinco cantantes que hacían versiones vocales armonizadas simulando los distintos instrumentos musicales que los acompañan. Hicieron varias versiones de canciones de los 80, comenzando con el "Sweet Dreams" de los Eurythmics. Era la hora de cenar y me pedí en el mismo sitio algo típico: Codillo de cerdo, acompañado de ensalada, mostaza y pan... y otra cerveza. No recuerdo cuanto me cobraron la comida y las cervezas, pero rondaría los 18 €. Una vez terminado, cogí la bici y me fui al hotel.



Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: El Castillo de Wernigerode y el temible Brocken


Etapas 1 a 3,  total 8
 1  2  3  siguiente siguiente



Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 192 39
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 527 Visitas mes actual: 225 Total visitas: 30864

  Últimos comentarios al diario  DE CUANDO ALEMANIA ME ABRIÓ SU CORAZÓN EN EL HARZ
Total comentarios 36  Visualizar todos los comentarios

Zapzap  zapzap  19/02/2018 20:25
Comentario sobre la etapa: Bibliografía, recursos y conclusiones
Maravilloso diario...

Gadiemp  gadiemp  22/02/2018 20:57   
@zapzap Muchas gracias. Realmente es una zona que recomiendo. Es muy poco conocida, pero es preciosa. Un saludo Amistad

Lecrín  Lecrín  13/03/2018 09:17   
El Harz ¡Qué descubrimiento! Gracias por abrirnos las puertas a los miembros de esta comunidad y, en general, a los hispanohablantes (Tu diario aparece a las primeras de cambio en cualquier búsqueda sobre la región en castellano y no me extraña)
¡Y qué bien cuentas las cosas! Me encanta como entreveras lo más práctico, la historia, las historias con tus vivencias. Y el buen humor aderezándolo todo.
¡Ah! y las fotos. Espero saludar a las trillizas un día de tu parte.

Gadiemp  gadiemp  19/03/2018 09:42   
@Lecrín
Muchas gracias por leerlo y comentarlo.
Es una zona preciosa y llena de atractivos. Y he leído que en invierno tiene estas localidades tienen buena tradición de mercadillos de Adviento.
La historia se palpa en el Harz.
No sabía que el diario aparecía tan arriba en los buscadores, aunque sí percibí recientemente un aumento en el número de visitas.
Las brujas se sienten como en casa en el Harz. Realmente te lo recomiendo.

Gracias y un saludo Amistad

Suga  suga  21/12/2019 14:03   
hola!!gracias por tu comentario en mi diario, el tuyo fue el único que encontré por aquí sobre el Harz, y por cierto, me encantó. Me hiciste pasar un rato muy entretenido!!te dejo mis estrellas y me lo guardo para cuando visite la zona con menos frío y menos lluvia que la que encontré en diciembre.

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

Foros de Viajes
Pais Tema: Viaje por Alemania: Consejos
Foro Alemania, Austria, Suiza Foro Alemania, Austria, Suiza: Viajes por Europa Central: Alemania, Austria, Suiza... Consejos e información sobre Viena, Munich, Berlin, Alpes, Tirol.
Ultimos 5 Mensajes de 1472
682881 Lecturas
AutorMensaje
luchino
Luchino
Indiana Jones
Indiana Jones
May 21, 2006
Mensajes: 3218

Fecha: Sab Nov 16, 2019 11:34 am    Título: Re: Viaje por Alemania: Consejos

5 dias para Berlin está bien, tiene mucho que ver. Puedes ir a Postdam, con un bonito palacio y jardines, en tren una media hora o menos.

6 dias para Munich son demasiados, pero hay buenas excursiones, algo más alejadas: castillo de Neuschwanstein y Linderhoff, o bien ir hacia el Norte: Nuremberg o ya mas lejos Bamberg.
javiky13
Javiky13
Indiana Jones
Indiana Jones
Feb 27, 2012
Mensajes: 4117

Fecha: Dom Nov 17, 2019 09:45 pm    Título: Re: Viaje por Alemania: Consejos

Iria a Múnich por las excursiones, e incluso repartiría días entre Múnich y Nuremberg(en tren pueden ser desde 1:20 con los trenes rápidos, y caros, a 2:30 en los lentos y baratos), para hacer las excursiones. Berlin está bien, pero pueden ser demasiados días. Viajar a Potsdam como te dice luchino, es una opción, pero lo interesante de los palacios (para mi) son los jardines, que ahora en invierno están desangelados. En si, la ciudad es interesante: torres, barrio holandés, barrio ruso, ciudad del cine.... También depende del plan, si pensáis moveros en transporte público o como. El...  Leer más ...
Vanessa2014
Vanessa2014
New Traveller
New Traveller
Dic 06, 2019
Mensajes: 3

Fecha: Vie Dic 06, 2019 12:22 pm    Título: Re: Viaje por Alemania: Consejos

Hola todos
Estoy pensando en realizar un viaje del 29 de diciembre al 3 de enero a colonia ,Fránkfurt ,Heidelberg!!!
Alguien de vosotros me puede ayudar dándome información sobre el transporte público o alquiler de coche que es mejor en realidad?? En Frankfurt y todo zona azul a la hora de aparcar el coche??? No sé si es mejor moverme en transporte público o alquilar un coche y dejarlo a las afueras !!me podéis ayudar �� ����
javiky13
Javiky13
Indiana Jones
Indiana Jones
Feb 27, 2012
Mensajes: 4117

Fecha: Mar Dic 10, 2019 08:13 pm    Título: Re: Viaje por Alemania: Consejos

Normalmente te diría que el transporte público interesa, pero es que el corredor ferroviario (larga distancia) Dusseldorf-Frankfurt es el más caro con diferencia. De todas formas la opción de flixbus la tienes.
Aparcar por el centro de las ciudades suele ser de pago, y alquilar un coche para dejarlo a las afueras y luego pagar transporte público, pues mejor usar los transportes locales/regionales que esos no son caros
Vanessa2014
Vanessa2014
New Traveller
New Traveller
Dic 06, 2019
Mensajes: 3

Fecha: Mar Dic 10, 2019 08:44 pm    Título: Re: Viaje por Alemania: Consejos

Gracias
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ