Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Marsa34 : Alemania
Gruta artificial de los jardines del palacio de Linderhof
Marsa34 : Alemania
El Palacio de Linderhof
Cpujades : Alemania
Torre Gehry (Hannover)
Cpujades : Alemania
Neues Rathaus (Nuevo Ayuntamiento Hannover)
Galería de Fotos
Mostrar/Ocultar Ads
R : de la orilla este a un piso 24, mas Kreuzberg y monstruos
Puntuación: 0 - 0 votos
Etapa:

R : de la orilla este a un piso 24, mas Kreuzberg y monstruos ✏️ Diarios de Viajes de Alemania Alemania

El tiempo ha cambiado en Berlín; el cielo es un dibujo al carboncillo y llovizna a primera hora de la mañana, y aunque no hemos traido ni una camiseta de manga larga ni un triste chubasquero, no nos preocupamos, porque la ligera precipitación...

Chungking Autor: Fecha creación:

Diario: BERLÍN: un carajillo de café turco con Brandy Gran Reserva y azúcar integral Puntuación: 5 - 3 votos

- Localización: Alemania Alemania
Berlín en 5 dias con barrios, museos, espectáculos, historia, rastros...
El tiempo ha cambiado en Berlín; el cielo es un dibujo al carboncillo y llovizna a primera hora de la mañana, y aunque no hemos traido ni una camiseta de manga larga ni un triste chubasquero, no nos preocupamos, porque la ligera precipitación resulta incluso agradable y las predicciones prometen que despejará en poco rato.

El desayuno buffet es el clásico hotelero: café de máquina de café, abanico de embutidos y lonchas de queso graso, panes de diferentes harinas, fruta, cereales, yogures, mantequilla y mermeladas, zumos antinaturales, bollería y trocitos de pasteles, algunos platos calientes como salchichas, huevos revueltos, bacon, champiñones, y algún solitario guiso. En resumen, como siempre, ideal para la comunión desayuno y baño.


Hoy acordamos empezar a amortizar el bono 9 Euro ticket, y nos montamos en el Tram M4 que circula delante del hotel, y que nos lleva a Alexander Platz para iniciar el camino del sábado. Igual que en el tren, entras por cualquier puerta y ningún uniformado te pide el billete. En 10 minutos estamos en la plaza, y en otros 20 a pie, en el Museo de Pérgamo de la Isla de los museos del río Spree, donde nos encontramos con una previsible y estricta cola. Allí mismo, tramitamos unas entradas online por 12 € para el día siguiente por la tarde, y tomamos un destino alternativo.


De camino a un bus hacia la East Side Gallery, recorremos el paseo Zeughaus a la orilla del canal del Spree, frente a la fachada del Altes Museum y de los Lustgarten, los jardines enfrentados al pórtico de la catedral, bajo las sombrillas rojas de los tenderetes del Berlín Art Market, un mercadillo de fin de semana de artistas y artesanos, del que salgo con 5 originales y artísticos imanes vidriados de nevera. Al llegar al final del paseo, en la Avenida Unter den Linden, una de las principales calles de la ciudad, subimos al bus 300, que nos lleva zigzagueando por el centro hasta el puente de Jannowitz, desde donde inicia descenso en paralelo a la orilla este del río Spree.


Nos bajamos en la parada de Rummelsburger Platz al lado del agua, junto a una larga sección de muro, y tras caminar 300 metros, en el punto donde los humanos son inundados por el deslumbrante resplandor del halo de la estrella tridimensional de tres puntas que reina en el cielo empequeñeciendo al sol, y bañando en un aura sobrenatural a su Mercedes Platz y a su Pabellón Mercedes Benz Arena, se descubre la East Side Gallery, la considerada galería al aire libre más larga del mundo mundial y universos paralelos, que también es bendecida por los destellos estelares de la opulenta y simbólica estrella de Mercedes Benz.


El ambiente en el lado este del Spree es encantador; bares barcaza, hostales barcaza, supermercados barcaza, peluquerías barcaza, bazares barcaza, paseantes, peregrinos, turistas, lobos, solariums, charlas, lagartos al sol, confidencias a la oreja, tras la exposición de pinturas en 1300 metros de muro y muro y muro, hasta llegar al puente ferroviario de las torres rojas, el Oberbaum, puente emblemático y vía de entrada al barrio de Kreuzberg.


El neogótico puente de 1896, que en el siglo XVIII era un peaje de madera para los barcos que navegaban por el Spree, tiene dos niveles, el superior por donde circula el metro, y el inferior por donde circulan los pies. Dañado estratégicamente durante la guerra, fue reparado y reabierto a finales del 94, y actualmente conecta dos áreas de mucha fiesta nocturna berlinesa, en los alrededores de Schlesisches Tor en el barrio de Kreuzberg, y de la calle Warschauer en el barrio de Friedrichshain.


Las vistas son estupendas desde el centro del Oberbaumbrücke, barcas y barcos navegando, la animadísima orilla este, la verde orilla oeste, y hacia el sur, la silueta de las colosales esculturas del Hombre Molécula, pegadas al Treptower Park, en la ribera del río.


El barrio de Kreuzberg es honesto, y desde el primer momento que lo pisas, te explica su personalidad a través de las fachadas de casas pintadas de colores; de ciclistas y patinadores sorteando patinadores y ciclistas, postes y farolas, coches y personas; de la estructura metálica de las vías elevadas de transporte que corren por sus venas; de la gente tomando café en las terrazas de los bares al lado de punkis taladrados; de la vitalidad que se palpa en el ambiente; de sus tiendas de segunda mano; de la gente de pie con las manos pringadas de comida callejera; de las decenas de grafitis; …. El considerado “barrio turco” o “la pequeña Estambul”, no es monumental ni tiene atracciones turísticas, pero sí una vitalidad que atrapa desde el principio.


Una vez pasado el puente, el Oberbaum, nos sentamos a tomar un café y unas aguas, y caminamos siguiendo las vías elevadas del metro, hasta que al pasar entre los jardines de la plaza Lausitzer y al otro lado el Görlitzer Park, giramos en diagonal por la calle principal del barrio que buscamos, la Oranienstrasse.


Durante el recorrido, se hace evidente que Kreuzberg hace honor a su nombramiento como barrio grafitero de Berlín, y que cerca de una tercera parte de los vecinos del barrio son turcos, por la mayoría aplastante de comercios, kebabs y cafeterías Burak, Tarik, Doruk, Özgür, Yilmaz, Ercam, Mehmet, Irfan o Kemal; por las antenas parabólicas en los balcones con la misma orientación hacia Constantinopla; y por el excitadísimo ciclista sesentón con gorra de lana y chaqueta ajada grises, que viniendo por la acera a toda leche, frenó delante de mí, y rayando en lo belicoso, me pidió una sigara apuntando con el dedo a mi cigarrillo. Con un poco de mímica y una risa, señalándole a él y convulsionándome como si estuviera sufriendo un ataque epiléptico, el buen hombre se distendió, le dí la sigara, me preguntó como pudo que de donde éramos, le dije que de Barcelona, puso cara de no tener ni idea de que ciudad de África era esa, me dio las gracias, y arrancó haciendo los 100 metros en 3’5 segundos, mientras echaba bocanadas de humo al aire del barrio.


A Kreuzberg, que significa “montaña de la cruz”, el nombre se lo da la pequeña colina de 60 metros del parque Victoria, que en 1821 fue nombrada así, por la inauguración de un monumento nacional por la victoria sobre Napoleón, con una base cruciforme. El caracter del barrio, que poco a poco se va difuminando, se empezó a establecer en los años 50, cuando atraídos por la necesidad de mano de obra para la reconstrucción del país tras la guerra, oleadas de inmigrantes griegos, españoles, italianos y turcos, llegaron a Alemania, y mientras la mayoría de los primeros regresaron años mas tarde a sus países, los turcos se quedaron, asentándose los de Berlín, en el barrio obrero de Kreuzberg, y trayendo más tarde a sus familias y familiares.


Ya a finales de los 70, la época de David Bowie e Iggy Pop en Berlín, tentados por los bajos alquileres y los edificios vacíos de ese entonces barrio marginal y fronterizo con la RDA, desembarcaron las oleadas de artistas, músicos, progres, bohemios, punks, revolucionarios, verdes, vegetarianos, rebeldes y fakires, que se mezclaron con la comunidad turca y obrera del barrio. Una década después, Kreuzberg era un distrito olvidado, con una tasa de desempleo desorbitada, asolado por las drogas, y marcado con una etiqueta de “sin futuro”. Tras el previsible estallido de violencia, manifestaciones y altercados, que sucedieron poco después, tan solo años después tras la caída del Muro de Berlín en los 90, Kreuzberg pasó a convertirse en un barrio de moda de la “nueva ciudad”, los precios de los alquileres subieron como la espuma, y la inexorable gentrificación apareció.


En Oranienstrasse, cogemos un bus en dirección al siguiente punto de nuestro itinerario, la Postdamer Platz. Cómodamente sentados, el conductor va deteniéndose en las paradas, hasta que en una de ellas, le escuchamos lanzar un mensaje por los altavoces en un fluido alemán, que hace que dos o tres pasajeros se bajen, otros conversen entre ellos, y algún otro pregunte algo al hombre. Decidimos seguir en el bus, hasta que al comprobar en el Maps que, a la altura de la estación de metro de Mehringdamm, comienza a alejarse de nuestro destino, me acerco a nombrarle Postdamer Platz al chófer, y este con un montón de sinceros sorrys, me dice que no, no, no.


Un vistazo a nuestra situación, nos informa que hemos pasado del norte al sur de Kreuzberg, y estamos pisando la calle Grossbeerenstrasse entre las juguetonas tuberías rosas exteriores que se suben, se retuercen, bajan y dan volteretas, y que forman parte de una red cuya función de drenar sótanos, túneles o solares de obras bajo el nivel del suelo, de las aguas sobre las que se asienta la ciudad, y que vuelven a ser bombeadas a los canales. Los divertidos virajes, curvas y rodeos de las tuberías, evitan que haya tramos largos de conducto, más susceptibles de sufrir roturas si en invierno las temperaturas caen en picado por debajo de los -15 grados.


Toca alimentarse, y como esta parte del barrio es muy tranquila y bastante agradable, no nos lo pensamos y nos sentamos en la mesa exterior de la pequeña, sencilla y esquinera pizzeria Pizza Slice, donde nos tomamos con gusto y solos, una pizza grande de salami y bebidas por 15 €. Continuamos por la misma calle hasta una heladería antes del puente que cruza el Spree, y chorreando gotas de helado de pistacho por el pavimento, llegamos hasta el final de la calle, cerca del pabellón de conciertos Tempódromo, donde la la gran avenida Stresemannstrasse, se dirige en línea recta hacia, ese día orgullosamente LGTBI, la atronadora Postdamer Platz.


A medida que nos vamos acercando a la plaza, donde retumba una ensordecedora música, los comercios, bares y supermercados de la avenida, cerrada al tráfico ese sábado, compiten solapándose con la música de la plaza, y rebosan de asistentes vestidos, disfrazados o semidesnudos con la bebida en la mano, bailando, charlando o cantando. Al llegar sin tímpanos a Postdamer Platz, punto de encuentro de una multitud de colores, y tramo del desfile de autobuses y camiones descubiertos que, por sus altavoces a punto de estallar, van bombardeando las orejas de la gente con exitosos proyectiles musicales, nos metemos a toda leche en el rascacielos Kollhoff, del número 1 de la plaza, para subir al Panoramapunkt. El rascacielos es un edificio que viene a ser como el Flatiron de Nueva York, pero en oscuro y con el extremo del triángulo con un tajo.


Coger el ascensor del rascacielos, nos hace gracia, pero menos nos la hacen los 7’5 € que cuesta montarse en el, eso sí, incluye un ascensorista con traje de Armani, que pica el botón del piso 24, y te explica en inglés con una sonrisa, que vamos a experimentar la subida en ascensor más rápida de Europa, con una plusmarca de 20 segundos los 24 pisos. Durante el plis plas se me taponan levemente los oídos, pero se pasa inmediatamente al poner los pies en la terraza en forma de U del penúltimo piso de la Kollhoff Tower, donde para cerrar la visión de 360 grados, hay que entrar en el Panoramacafé, el bar restaurante acristalado de un extremo de la terraza. El piso 25 que corona el rascacielos, son los servicios.

Desde la plataforma de observación al aire libre del Kollhoff, rascacielos construido en 1999, aparte de saludar a los mirones de la bola de golf pinchada en un palo de la torre de TV, a los voyeurs de la cúpula del Parlamento, y a todas las hormiguitas de colores que desfilan y se lo pasan bomba a ras de suelo, aunque con una apreciable pérdida auditiva, nos quedamos un buen rato disfrutando de las vistas, que abarcan edificios o construcciones como la Torre de TV, el Parlamento, la Catedral, la Columna de la Victoria, la Puerta de Brandenburgo.


Postdamer Platz en el espacio frente a la antigua puerta de la ciudad de Postdamer, es una plaza nacida en el siglo XIX en la que se construyó una estación de trenes de larga distancia de Berlín. Alrededor de ella, décadas después de trasiego de mercancías y de vehículos, de construcción de villas, edificios y hoteles, se había convertido en los años 20 del siglo pasado, en el sitio de moda de la burguesía, y en una maraña de tráfico y transportes tan densa, que provocó la instalación en ella en 1924, del que se dice que es el primer semáforo eléctrico y no manual de Europa, de la empresa Siemens.


Sin embargo, tras su casi total destrucción durante la guerra, y la construcción del muro en 1961 que la partió por la mitad, la plaza se convirtió en un espacio muerto en el centro de la ciudad, hasta que tras la caída del muro, fue vendida a Mercedes Benz, y la compañía empezó con ansia a edificar complejos como el Sony Center, y edificios y rascacielos como la torre Kollhof, o la sede de la Deutsche Bahn, la Renfe alemana. Tras venderle Mercedes Benz un total de 19 inmuebles en el 2007, la Postdamer Platz pasó a manos de un banco sueco, el SEB, siglas de Skandinaviska Enskilda Banken, hasta que por fin y hasta el día de hoy, a cambio de unos 1.400 millones de euros, la compañía canadiense de gestión de activos, Brookfield, se hizo en la Postdamer Platz con 127.000 metros cuadrados de oficinas, 45.800 de superficie comercial, 25.200 de viviendas, 41.400 de superficies de ocio, y un hotel de 12.800.


Elegimos algo diferente para lo que queda de tarde, y optamos por coger transporte para llegar hasta el callejón de los pollos muertos de la calle Rosenthaler 39, y entrar a ver el bizarro e industrial espectáculo de los Monster Kabinett. Al entrar por el pasaje otra vez, se repite la misma sensación de traspasar un espejo a otro mundo. Nos sentamos a tomar una cerveza, en las mesas del bar frente al sótano de entrada a la función, y mientras damos unos tragos, un miembro del colectivo de los “dead chickens” que está sentado en las escaleras del bar, comienza a gritar a los presentes que el espectáculo empezará en media hora, y que el tiene las entradas para quien quiera entrar. Le pregunto cuanto cuestan, me dice que 10 € cada una, le pido dos, y seguimos con la cerveza.


En la página de MonsterKabinett, el colectivo de los pollos muertos define más o menos el espectáculo como “Un estropeado parque de atracciones que cobra vida, con extravagantes criaturas mecánicas que bailan y cantan en su habitat natural, y cuentan historias de sus viajes internos”. La función es divertida; el pollo muerto que hace de guía en inglés es muy simpático, y los monstruos mecánicos que van apareciendo, con los movimientos secuenciados desde un ordenador, son chiflados, escandalosos, cachondos, estrambóticos, industriales, desastrados, y graciosos.


El tiempo pasa rápido observando a las criaturas y escuchando al guía, y el remate del show del último engendro policéfalo con cabezas intimidantes, que se extienden hacia los espectadores con la espalda pegada a la paredes de espejo de la sala, al ritmo áspero de un tema de metal industrial, es realmente peculiar. En su página, los horarios del espectáculo son los miercoles y jueves cada hora de 18’30 a 21’30, y los viernes y sábados cada hora de 16’30 a 21’30.


En Hackescher Mark, cogemos el Tram M5 que nos deja al lado del hotel, y subimos a la habitación a reposar un rato, antes de salir a tomar una cerveza en la terraza de una cercana cafetería autoservicio, con las mesas casi todas ocupadas por grupos y vecinos de todas las edades, y llenas de botellas vacías de cervezas de trigo, pilsen, ale, lager, bock, o stout. Dos manzanas más allá y al otro lado de la calle Otto Braun, terminamos el día picoteando un plato de jamón, queso y entremeses, acompañado de un económico pero buenísimo vino tinto, en la placentera terraza de la Vinería Carvalho, en la bonita calle Heinrich Roller de la frontera este del barrio de Prenzlauer Berg, que regentan una pareja de españoles encantadores.


Volver arriba

Compartir:


📊 VOTACIONES A LA ETAPA
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0 0
Anterior 0 0 0
Total 0 0 0
Votos
stars-5 0 Votos
stars-4 0 Votos
stars-3 0 Votos
stars-2 0 Votos
stars-1 0 Votos
Para votar esta etapa debe registrarse como usuario

👉 Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 28 Visitas mes actual: 1 Total visitas: 72

comment_icon  Últimos comentarios al diario:  BERLÍN: un carajillo de café turco con Brandy Gran Reserva y azúcar integral
Total comentarios 9  Visualizar todos los comentarios

Chungking  chungking  18/08/2022 14:15   📚 Diarios de chungking
Comentario sobre la etapa: L: domingo de rastro, Prezlauer Berg y Museo de Pérgamo
gracias luchino, yo estoy escribiendo el diario y me estoy enterando de muchísimas cosas que no sabía. saludos

Salodari  Salodari  18/08/2022 17:34   📚 Diarios de Salodari
Comentario sobre la etapa: L: domingo de rastro, Prezlauer Berg y Museo de Pérgamo
Qué chulo el ambiente que has mostrado en estas fotos. Y la info sobre la Isla de los Museos me ha parecido muy interesante. Sólo por verlos creo que me gustaría la ciudad. Te mando unas estrellas Amistad

Chungking  chungking  18/08/2022 19:49   📚 Diarios de chungking
gracias Salodari. Nosotros pasamos un buen rato en el museo, aunque no pudimos ver alguna sala, y la isla es sin duda un gran complejo museistico

Elulo  elulo  12/09/2022 21:57   📚 Diarios de elulo
Sehr gut, @chungking. Cuando vuelva a Berlín usaré tu información y seguro que encuentro cosas que ni sabía.

Chungking  chungking  14/09/2022 10:25   📚 Diarios de chungking
hola Elulo, pues ahí lo tienes para lo que quieras. Ha sido la primera que visitaba Berlín, y me han gustado los contrastes que he visto. Saludos, y gracias por pasarte y comentar. Un abrazo.

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN LA ETAPA


Registrate AQUÍ
Volver arriba


forum_icon Foros de Viajes
Ciudad-Localidad Tema: Berlín: Consejos, opiniones, visitas - Alemania
Foro Alemania, Austria, Suiza Foro Alemania, Austria, Suiza: Viajes por Europa Central: Alemania, Austria, Suiza... Consejos e información sobre Viena, Munich, Berlin, Alpes, Tirol.
Ultimos 5 Mensajes de 960
1420556 Lecturas
AutorMensaje
yonhey
Yonhey
Super Expert
Super Expert
Ago 18, 2016
Mensajes: 836

Fecha: Lun Ago 22, 2022 05:49 pm    Título: Re: Berlín: Consejos, opiniones, visitas - Alemania

"Salodari" Escribió:
@yonhey tenemos hilo de Potsdam: visitas, transporte, alojamiento, comer - Alemania

Saludos Amistad

Gracias Salodari. Entonces me referiré aquí al palacio de Charlottenburg, que no tengo muy claro si merece la pena entrar. Un saludo
Salodari
Salodari
Moderador de Diarios
Moderador de Diarios
Abr 03, 2009
Mensajes: 12049

Fecha: Lun Ago 22, 2022 08:23 pm    Título: Re: Berlín: Consejos, opiniones, visitas - Alemania

De nada Guiño ¿También tienes maratón por allí?

En este mismo hilo hay algún comentario sobre Charlottenburg:

Berlín: Consejos, opiniones, visitas - Alemania

Saludos Amistad
yonhey
Yonhey
Super Expert
Super Expert
Ago 18, 2016
Mensajes: 836

Fecha: Lun Ago 22, 2022 08:30 pm    Título: Re: Berlín: Consejos, opiniones, visitas - Alemania

"Salodari" Escribió:
De nada Guiño ¿También tienes maratón por allí?

En este mismo hilo hay algún comentario sobre Charlottenburg:

Berlín: Consejos, opiniones, visitas - Alemania

Saludos Amistad

No, este viaje no es para correr, es para ver los mercados navideños y que mi pareja conozca la ciudad. Miraré más detenidamente, gracias
alfrito.alfrito
Alfrito.alfrito
Dr. Livingstone
Dr. Livingstone
Jul 26, 2010
Mensajes: 9968

Fecha: Lun Ago 22, 2022 08:53 pm    Título: Re: Berlín: Consejos, opiniones, visitas - Alemania

Hola, @yonhey . No parece que haya causado una impresión inolvidable entre los que lo han visitado interiormente BERLÍN y POTSDAM - Diarios, Noticias y Tips (1 de 2) - Itinerarios de 1 a 4 días :

DIARIO - Novia_Cadaver BERLIN EN 3 DÍAS - NOVIEMBRE 2012 - Etapa Charlottenburg -[url=https://www.losviajeros.com/Blogs.php?e=30073]BERLIN UNTERWELTEN + PALACIO CHARLOTTENBURG...  Leer más ...
yonhey
Yonhey
Super Expert
Super Expert
Ago 18, 2016
Mensajes: 836

Fecha: Lun Ago 22, 2022 09:24 pm    Título: Re: Berlín: Consejos, opiniones, visitas - Alemania

Me ha quedado ya bastante claro, muchas gracias por el aporte.
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro

Registrate AQUÍ


Mostrar/Ocultar Galería de Fotos
Mery1103 : Alemania
Catedral de Frankfurt
Mery1103 : Alemania
Plaza Römemberg
Chungking : Alemania
market turco en el barrio de Neukölln de Berlín
Chungking : Alemania
publi en el parque de Tempelhofer Feld de Berlín
All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. Aviso Legal - Privacidad - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter instagram