Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads
ISLANDIA EN 10 DIAS -Diarios de Viajes de Islandia- Tonilover
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace


Diario: ISLANDIA EN 10 DIAS  -  Localización:  Islandia  Islandia
Descripción: ISLANDIA, OTRO SUEÑO CUMPLIDO Desde la perspectiva del viajero que acaba de llegar de un viaje deseado, soñado y mil veces imaginado la objetividad queda desplazada y se imponen los sentimientos que han aflorado durante estos diez días haciendo que solo pueda calificar este viaje como el VIAJE DE NUESTRAS VIDAS. Posiblemente cuando estos sentimientos que aún están en mis pupilas, se pierdan en la carpeta de los viajes, se igualará a otros que hemos disfrutado de forma especial. Hemos vivido momentos duros, extremos, al límite, y es esto lo que hace que se marque a fuego en mis retinas, en mi memoria, cada una de las cosas que he presenciado. Muchas veces tengo la sensación de haber estado antes en los sitios que visito. Y es que mi viaje comienza muchos meses antes de coger el avión. Quizá sea una virtud el preparar tan a conciencia el lugar que vas a visitar, o tal vez la virtud sea el llegar y sorprenderte con lo que ves sin ninguna información previa. Bueno yo no puedo evitar ser de los primeros y es verdad que a veces envidio a Sara cuando descubre un lugar por primera vez y yo ya tengo una percepción del lugar echa gracias a foros, blogs y diarios de gente que cuenta sus experiencias y que tanto ayuda para poder realizar nuestros sueños. Islandia tiene todas las características que mi cuerpo pide a un viaje para disfrutar al máximo de una aventura al límite. En pocas palabras se podría definir como NATURALEZA SALVAJE. Y es que Islandia se disfruta sin más restricciones que la que tú coraje y sobre todo tu sentido común te marque. Es cierto que hay zonas más turísticas con senderos delimitados como en cualquier país pero esta no es la norma de esta isla. Tú estás dentro del fuego y del hielo, y es así como se te tatúa en la cabeza este país. Islandia es un contraste continuo. Es fuego en sus volcanes y sus tierras llenas de energía y es hielo en sus glaciares que inundan con su azul grandes extensiones del país. Es montaña pintada de colores por la mejor pintora, La Naturaleza, y es desierto en sus grandes llanuras rocosas y de lava. Es luz en sus noches llenas de color con sus Auroras y es oscuridad en sus días con niebla que te impiden seguir tu camino o disfrutar sus vistas. Y que mayor contraste que disfrutar de un baño caliente en una poza termal frente a un glaciar y a temperaturas bajo cero. Pero después de tanta poesía que inspira este país también hay otras características menos poéticas. Islandia agota. Te agota física y a veces mentalmente. Disfrutar la naturaleza es duro y hay que venir concienciado de eso. Islandia es solitaria. Si viajas más allá del turístico círculo dorado del sur te encontrarás conduciendo sin más compañía que la de ovejas y caballos. Te costará abastecerte para comer o tendrás que tener en cuenta donde está el siguiente surtidor en tu ruta antes de seguir. Sus carreteras no son las nuestras. Solo una conoce el asfalto y no en todo su recorrido. El resto son piedras, baches, agujeros, marcas de la oruga que arregla estas pistas en verano tras el duro invierno. Islandia es caro. Joder, es muy caro. Comer, alojarte, alquilar un coche, autobuses, excursiones. Sobrepasa lo que hasta ahora conocía. Por otro lado no pagaras parking, baños, agua fría, entradas (salvo excepciones). El tiempo cambia por momentos, por kilómetros. Debes entender que te perderás cosas de tu viaje por culpa del tiempo. Es inevitable, y aquí unos tendremos más suerte que otros. Muchas cosas a tener en cuenta antes de plantearte viajar aquí. Y muy poco tiempo para darte cuenta que nada de esto importa para reconocer que estás en medio de un sueño.
Autor: Tonilover   Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:


Etapas 1 a 3,  total 10
 1  2  3  4  siguiente siguiente



Etapa: DÍA 1. MADRID - KEFLAVIK - PLAYA REYNISFJARA - ACANTILADOS DYRHOLAEY - PISCINA N  -  Localización:  Islandia Islandia
Fecha creación: 21/12/2016 17:06  
Compartir: 
Compartir:
DÍA 1. MADRID - KEFLAVIK - PLAYA REYNISFJARA - ACANTILADOS DYRHOLAEY - PISCINA NATURAL SELJAVALLALAUG - HOLT GUESTHOUSE

El viaje.

Después de comparar vuelos y horarios decidimos reservar con Lufthansa un vuelo con escala en Frankfurt de ida y en Múnich de vuelta. Llegaríamos a las 11.10 am al aeropuerto internacional de Keflavik y el regreso sería a las 1.10 am de la madrugada del 25 al 26 por lo que ganaríamos dos días para disfrutar allí y una noche menos de alojamiento. El precio de los dos billetes con una maleta fue de 928 €.

El viaje comenzó con sobresalto. El día anterior haciendo el chek in nos saltó un aviso de overbooking en nuestro vuelo, y nos invitaban a tomar otro vuelo con una contraprestación de forma voluntaria. Creo que esta gente no sabe con quién se la están jugando. En ese avión montábamos aunque fuera de azafatas.

Llegamos al aeropuerto a las 4.15 am y dejamos el coche al chofer de parking10 que habíamos reservado por 54 € los diez días que estaríamos fuera. Te recogen el coche en la puerta de la terminal y te lo devuelven cuando aterrizas. Muy cómodo. Finalmente la tragedia no llegó a consumarse y entramos sin problemas en nuestro avión.

Tras la escala en Alemania aterrizamos en Islandia en hora. Nos recibió con cielo gris y un ligero calabobos, pero la temperatura no era nada extrema. Eso de que en Islandia hace frío es un mito.
Fuimos a recoger a nuestro compañero de viaje durante los próximos 10 días. Jimmy. Un pequeño 4x4 blanco Suzuki que se comportó como un campeón allá donde se le exigió. Teníamos incluido el seguro contra grava y rotura de cristales. Imprescindible ya que las carreteras asfaltadas brillan por su ausencia saliendo de la N1, y el riesgo de que salten piedras a la carrocería y cristales es muy alto.

Una vez con nuestro compañero Jimmy entre nosotros emprendimos viaje en busca de aventuras que sin duda nos asaltarían. Teníamos varias opciones de visita para esa tarde. Todo dependía del tiempo que empleáramos en cada visita, los trayectos, posibles imprevistos....a partir de ahora todo lo previsto quedaba en un segundo plano y la realidad entraba en juego.

Lo primero que hicimos fue parar a echar gasolina y comprar en un Bonus a la salida del aeropuerto. En ese momento me di cuenta que había que estar muy atento a la aguja de la gasolina y a las gasolineras del camino ya que Jimmy solo tenía depósito para 30 litros y consumía más de 10 litros a los 100 km.
Después de esto decidimos ir directamente al chek in del Guesthouse para después ir a visitar la playa de arena negra Reynisfjara y sus acantilados.

Playa arena negra Reynisfjara, cuevas de lava, bloques de basalto / Acantilado y faro Dyrholaey

Para llegar a la playa seguimos la carretera 1 hasta la salida de la 215. Tardamos unos 45 minutos desde el alojamiento en Holt.

En esta playa de arena negra no te derretirás al sol ni te darás un refrescante chapuzón, pero disfrutaras de un entorno único, ya que estarás rodeado de impresionantes columnas basálticas, grutas, cuevas y lavadas de roca.

Según la leyenda, los dos menhires que emergen del mar son en realidad dos troles que quedaron petrificados al no volver a esconderse antes de la salida del sol. Sin embargo, todas las formaciones rocosas que podemos ver en la playa son el resultado de un proceso de erupciones volcánicas que tuvieron lugar en la última glaciación.

Pero sin duda, entre tanta belleza, destaca una formación basáltica en forma de columnas hexagonales que llegan a alcanzar los 66 metros y que flanqueada a su izquierda por una cueva de lava (Hálsanefshellir) y a su derecha por esos troles petrificados cerca de la orilla hacen una estampa de cuento.

Estuvimos un buen rato paseando por la arena negra de lava disfrutando del embravecido Océano Atlántico antes de dirigirnos a los acantilados de Dyrholaey que se divisaban a la derecha de nosotros. Volvemos a la carretera N1 a coger el desvío de la 218. Son unos 15 minutos. Desde aquí arriba la vista de la playa y las formaciones de lava petrificadas en el mar es sorprendente y más aún con el romper del mar en ellas. Espectacular.

Piscina Seljavallalaug.

Una de las maravillas que ofrece este país está en su fuerza geotérmica que inunda cientos de rincones de pozas naturales y otras construidas aprovechando el agua que mana caliente del subsuelo. Teníamos claro que íbamos a visitar algunas a ser posibles de las gratuitas. Era el caso de esta piscina que nos quedaba muy cerca de nuestro alojamiento.

Esta piscina es la más antigua conservada en la actualidad. Está enclavada bajo el volcán innombrable, muy poco turística y gratuita. Hoy en día en desuso, sigue siendo visitada por nostálgicos y turistas como nosotros. Cuenta con los antiguos vestuarios de la instalación. Hay que tener en cuenta que está abandonada por lo que no podemos esperar ninguna comodidad.

Llegamos tras un paseo de unos diez minutos en dirección a la montaña y a la niebla que tapaba parte de ella y bajaba fantasmagórica por su ladera. Cruzamos por las piedras un pequeño arroyo, pero sin ninguna dificultad. No ves la piscina hasta que no te das con ella. Encontramos unas 3 parejas en el agua. Nos cambiamos en los vestuarios y dejamos allí las cosas y fuimos directos al agua. La temperatura sería de unos 10 grados en el exterior y amenazaba lluvia como todo el día. La primera impresión no fue: ¡¡que calentita!! Pensé que estaría más caliente la verdad. Sin embargo según te acercabas a los chorros por donde caía el agua la temperatura subía considerablemente. El agua aunque está limpia levanta el musgo de las rocas haciéndolo flotar por todas partes, y si eres un poco asquerosito tu baño será corto. Ese fue nuestro caso, además de que eran las 21 de la noche y había que pensar en volver después de un día largo e intenso. Pero aunque corto la sensación de bañarte a las faldas de un glaciar/volcán es única. Salimos con el bañador lleno de ese musgo que flotaba en el agua, nos cambiamos y volvimos a por Jimmy para que nos llevara a descansar.

Alojamiento en Holt Guesthouse.

Esta primera noche teníamos reservada una habitación doble en un núcleo de casas llamado Holt. Se encontraba a medio camino de dos zonas que íbamos a visitar al día siguiente: la cascada Seljalandsfoss y la cascada Skogafoss donde empezaríamos el treking y dejaríamos a Jimmy aparcado.

La casa tenía dos plantas. En la de arriba vivía la familia y abajo había 3 habitaciones, el baño compartido, el salón donde se servía el desayuno y una cocina que en un principio pensamos que era para nuestro uso, pero que finalmente era de uso privado. Un error se calculó ya que habíamos comprado para hacer cena y la comida del día siguiente. Tendríamos que improvisar otra cosa. Hay wifi y parking gratuito. La reserva la hicimos con Booking y el precio era 127 € a pagar allí, que después del cambio a isk y la comisión de la tarjeta fueron realmente 131.05 €. Acepta visa y MasterCard.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: DÍA 1. MADRID - KEFLAVIK - PLAYA REYNISFJARA - ACANTILADOS DYRHOLAEY - PISCINA N



Etapa: DÍA 2. CASCADAS SELJALANDFOSS Y GLJUFRAFOSS - TREKKING SKOGAFOSS / THORSMORK (pa  -  Localización:  Islandia Islandia
Fecha creación: 21/12/2016 17:10  
Compartir: 
Compartir:
DÍA 2. CASCADAS SELJALANDFOSS Y GLJUFRAFOSS - TREKKING SKOGAFOSS / THORSMORK (parte 1) - FIMMVORDUHALS HUT

Este día era el día X. Tenía muchas expectativas en este día. Había preparado a conciencia el viaje pero sin duda este me llevo muchas horas de búsquedas por foros, blogs y distintas páginas de internet. Me encanta la naturaleza, vivirla de la forma más salvaje posible. Y para eso necesitas caminar, alejarte de los circuitos turísticos que te llevan en bus para fotografiar la cascada de turno. Por eso tenía claro que quería ir a las tierras altas a encontrarme de frente con Islandia. Sin barreras.

Decidimos después de mucho mirar hacer la extensión de dos días del treking de Landamalaugar, de Thorsmork a Skogafoss pero al revés. Comenzando desde la cascada. Son 25 km que pueden hacerse en una o dos etapas, ya que a mitad de camino hay dos refugios donde hacer noche. Y esta fue nuestra elección. Hacer noche en el refugio Fimmvorduhals entre dos glaciares y vigilados por el conocido volcán innombrable Eyjafjallajokull.

Teníamos reserva para el refugio, ya que solo tiene capacidad para 20 personas y no queríamos sorpresas. Cargamos con los sacos en la maleta solo para esa noche. Tenía el track de la ruta en el GPS cargado. Baterías extra. Casi me sabía el recorrido de memoria de leer en la red. También reservamos el bus del siguiente día en Thorsmork para que nos devolviera a la civilización a recoger a Jimmy. Esto era prescindible, pero mejor llevarlo todo atado.

Nos levantamos sobre las 8 de la mañana con las mochilas preparadas, cargadas con todo lo necesario. Solo nos faltaba comprar comida para esos dos días de trek para acompañar al jamón ibérico que traíamos desde España. Desayunamos con fuerza como hicimos en todos los alojamientos que tuvimos. Nunca sabes que te deparará el viaje y cuando vas a comer decente de nuevo. Coincidimos con una pareja de Murcia que estaba terminando su viaje. Nos contaron sus experiencias y consejos. Uno de ellos fue el tema gasolineras. Importante no esperar a que el depósito se gaste para buscar una. Islandia es un país poco poblado y más cuando conduces más allá del turístico círculo dorado del sur.

Cascadas SELJALANDFOSS y GLJUFRAFOSS

Fuimos a comprar pan y comida para esos dos días que estaríamos fuera de la civilización. Decidimos visitar primero estas dos cascadas antes de hacer el treking aprovechando que pasábamos por delante y que era pronto. Luego nos daríamos cuenta que no fue la mejor decisión.

Seljalandsfoss es una cascada turística. Desde la N1 aparece a tu izquierda detrás de un parking donde llegan los autobuses desde diferentes rutas del sur del país y numerosos turistas desfilando para tomar la mejor foto. En el mismo parking hay baños, gratuitos, tienda de suvenires y un pequeño puesto de perritos, cafés, zumos y demás.

Nos costó un poco aparcar a Jimmy. Nos bajamos acercándonos a nuestra primera cascada del viaje. Serían muchas y seguro que superarían a esta, pero no por ello era menos impresionante. Son 60 metros de caída a una poza con la particularidad de que puedes pasar por detrás de ella, meterte dentro de la cascada, empaparte hasta las trancas. Y allá que fuimos, siguiendo el pequeño reguero de gente con sus cámaras en mano a dar la vuelta al ruedo, quedándonos detrás de ella un rato disfrutando de la cortina de agua que caía ante nosotros.

A la izquierda de la cascada hay un letrero que marca la dirección de la cascada Gljufrafoss. Seguimos el sendero unos diez minutos y nos encontramos con una pequeña grieta por la que entrar de piedra en piedra salvando el río, a una cueva donde caía de forma espectacular una cascada sobre una pequeña poza. Era impresionante estar allí dentro y mirar hacia arriba. Sin duda una de las caídas de agua que más nos impactó. Además de no tener mucho público, el sonido dentro de la cueva del agua al caer te dejaba hipnotizado.

Skogafoss - Fimmvorduhals hut. El treking parte 1.

En 20 minutos estábamos en Skogar. Dejamos a Jimmy en el parking del punto de información donde el bus nos dejaría al día siguiente. Dejamos constancia en el punto de información de la ruta que íbamos a realizar aunque nos dijo que no había que apuntarse en ningún registro algo que habíamos escuchado. Nos comentó que el tiempo era lo que se veía. Nubes, quizás un poco más de lluvia y cerca del refugio bastante nieve y hielo ya que había nevado hasta bien entrado Julio. Pero nos confirmó que era un día normal para hacer la ruta hasta el refugio.

Eran las 12.30 de la mañana cuando nos encontramos de frente con Skogafoss. Las mochilas cargadas de ropa, comida, agua y los sacos iban a penalizarnos, sobre todo a Sara, menos acostumbrada a cargar tanto peso. Nos esperaban algo más de 12 km y más de 1000 m de desnivel positivo en una ruta considerada el treking más bonito del mundo. Vamos a comprobarlo.

Todo empieza en una fotogénica cascada. Enorme cortina de agua de 30 metros de ancha que cae con fuerza desde más de 60 metros y que te hace sentir muy pequeño. En el margen derecho de la cascada, unos escalones te llevan a lo alto de la base de la caída de agua. Después de esta dura subida comienza el espectáculo.

La primera parte discurre paralelo al río Skogar encajado en un precioso cañón. Los primeros 2 o 3 kilómetros el marcado sendero de estacas azules es seguido por numerosos turistas buscando la mejor foto en la mejor caída de agua. Siempre en constante subida el río nos regala continuas cascadas a cuál más impresionante. Había leído que hay más de 30 en el recorrido, pero nunca pensé que fueran de ese tamaño y con tal fuerza. Nosotros perdimos la cuenta. Cada una que aparecía ante nosotros
era una parada para admirar y fotografiar. En alguna descubrí a Sara llorando. Lagrimas ante tanta belleza no son fáciles de sacar. Más tarde las lágrimas tendrían un sabor más amargo.

Era una pena que tanta belleza no pudiese ser admirada en todo su esplendor. La niebla no nos permitía ver más allá de 200 metros y según subíamos la distancia se reducía. La dimensión del paisaje con el cielo despejado hubiese sido abrumadora.

Aprovechamos a comer una ensalada de arroz con pollo que habíamos comprado por la mañana frente a una de estas cascadas viendo que amenazaba la lluvia. Y efectivamente en cuanto emprendimos de nuevo el camino una fina cortina de agua nos acompañó el resto del camino calándonos silenciosamente.
Poco a poco comenzamos a sentirnos únicos espectadores de este documental. De vez en cuando nos cruzábamos con algún grupo en sentido contrario, pero nunca en nuestra dirección. Quizá habíamos empezado demasiado tarde el treking. Poco a poco nuestras paradas a disfrutar del paisaje fueron desapareciendo. El GPS marcaba que habíamos cubierto apenas 3 km en las primeras 2 horas. La continua pendiente ascendente y el peso de las mochilas no ayudaban a llevar un ritmo ligero, algo con lo que ya contábamos. A este ritmo se nos iba a hacer tarde.

A medio camino llegamos a un puente sobre el río que nos estaba acompañando todo el camino. Era hora de abandonarlo y seguir camino hacia el paso entre los glaciares donde el refugio nos esperaba. Cruzamos el puente con cuidado ya que no daba mucha seguridad y nos encontramos con un
cartel informativo de la ruta. Hasta ese momento veníamos siguiendo el camino señalizado con estacas azules, pero desde ese punto el camino se bifurcaba en dos senderos, el mismo sendero azul y otro marcado con estacas rojas, que tenían el mismo destino: el refugio Fimmvorduhals.

Leyendo el cartel llegaron una pareja alemana que venían del refugio. No tenían reserva y al no haber sitio decidieron volver a Skogar. Nos alertaron de que el camino azul era bastante técnico y complicado debido a la gran cantidad de nieve y hielo que había. Para colmo el tiempo más adelante era "very bad". ¡¡Pues vaya noticias traen los guiris!!

Teníamos un problema. Él track cargado en el GPS era el camino azul. Debíamos decidir entre continuar con el sendero azul guiado por el GPS aunque este nos llevará al mismísimo infierno, o seguir el sendero de estacas rojas, menos complicado pero con el riesgo de depender de unos palos rojos que la niebla convertía en espectros. Gano el sendero rojo; pensamos que nos retrasaría mucho la nieve y el hielo y lo que menos nos sobraba en ese momento, además de la incertidumbre (¿miedo?), era tiempo.
Proseguimos el camino con el susto en el cuerpo. Los alemanes nos miraban con una mezcla de asombro y pena que incrementaron nuestra incertidumbre (miedo, era miedo). La verdad que aquí la lluvia había desaparecido, el viento era mínimo y el camino seguía por una llanura de lava y cenizas de la última erupción de Eyjafjallajokull que se hacía cómodo. Tan solo la niebla que seguía bajando (o nosotros subiendo), parecía ser un peligro.

Pero pronto esta bonanza desapareció. Empezaron a sucederse subidas y bajadas de colinas de lava, con extensiones de hielo y nieve, y la lluvia volvió acompañada de más viento. Estos Frankfurt tenían razón. Llevábamos tiempo sin ver a nadie, en ningún sentido. Eran las 18 horas y calculábamos que quedaban otras dos más (o yo qué sé). De pronto un grupo numeroso bajaba en dirección contraria. Estábamos a unos 40 minutos decían. Mucho sube y baja pero ¡40 minutos! Por fin guiris dando buenas noticias. A nuestro ritmo se podía convertir en el doble de tiempo pero aun así parece que estábamos cerca. Con
el ánimo un poco más arriba seguimos adelante. Aunque pronto se nos caería a los pies. Con la niebla ya muy encima de nosotros el seguir el sendero se estaba complicando. Casi no veíamos a diez metros. Tras coronar una colina donde esperaba una "red stick" entramos en modo pánico al no ver por donde seguía el sendero. No había forma de divisar la siguiente estaca. Estuvimos varios minutos moviéndonos alrededor de la última señal sin éxito. Con la adrenalina saliendo por la boca conseguimos encontrarnos gracias a un reguero de huellas que nos llevaron al siguiente palo....ufffff!!! Habíamos ganado la batalla, pero la guerra continuaba. La niebla era más espesa, aquel calabobos que nos acompañaba toda el camino se convirtió en lluvia con mayúsculas. El fuerte viento incrementaba la sensación de frío, que rondaba ya los 0 grados. El cansancio hacia mella especialmente en Sara, que arrastraba molestias en la pierna y le costaba andar cuando el terreno se ponía cuesta arriba.

Pero con este bonito y alentador panorama, el camino nos tenía reservada una última zancadilla. Eran las 19 h de la tarde cuando, como si de una broma se tratase, los palos nos llevaron directos a un cortado por donde fluía un río con gran fuerza. ¡No puede ser! En el lecho del río 3 palos rojos vagaban como abandonados. Bajamos al lecho del río, llegamos incluso a valorar el cruzarlo, pero no tenía sentido. Al otro lado una pared casi perpendicular imposibilitaba que el camino fuera por allí. ¿Qué coño hacían esos palos allí? ¿Hacia dónde seguía el camino? Con el miedo en el cuerpo además del frío comenzamos a vagar en diferentes direcciones sin perder de vista la última estaca roja. El GPS marcaba que estábamos a 880 metros del refugio dirección noreste. Alrededor todo era blanco. La niebla y la nieve se difuminaban en una imagen que hacía recordar las peores películas. Intentamos seguir la dirección que marcaba el GPS pero encontramos un precipicio. Media vuelta. Eran ya cerca de las 20 h. Llevábamos casi una hora perdidos, empapados y helados de frío. Inmersos en una nube blanca, tan espesa que casi se podía tocar. Y de pronto Sara lo dijo. "Llama a emergencias" "Llama al 112". Dude unos segundos. ¿Cómo nos estaba pasando aquello? No podía ser, estábamos al lado, lo decía el GPS. Pero en ese momento imágenes de películas, documentales, noticias de montañeros perdidos se te pasan por la cabeza. Pronto se haría de noche y la tormenta cada vez empeoraba. No tenía sentido esperar.

Es un problema ir a un país extranjero sin dominar el inglés de forma fluida. Aun así conseguí explicar la situación al 112 islandés primero y a la policía Islandesa después no sin problemas. Sin embargo no tenían referencias exactas de nuestra posición. No conseguía encontrar la posición exacta en el GPS y cuando la encontré me decían que no coincidía con la zona donde decía estar.

Paralelamente Sara llamó a mi hermana Lourdes al ver que no me entendía con los islandeses. Vaya marrón el nuestro, pero que gordo el de mi hermana. Se puso en contacto con el 112 en España que, a través del Ministerio de Asuntos Exteriores, la comunicaron con el cónsul Islandés que curiosamente está en Noruega. Rápidamente se coordinaron con las autoridades Islandesas para preparar el rescate. Vaya tela. Espero no salir en las noticias congelado.

En un momento de impas entre llamadas decidimos bajar al último palo del camino que teníamos controlado, cuando de repente, comenzamos a notar como la niebla se levantaba lo justo para conseguir otear la continuación del camino. No era mucho pero se podían ver dos estacas más dirección este. El corazón me dio un vuelco y con la adrenalina a tope volamos hacia allí. Justo llamo mi hermana a un teléfono y la policía vía SMS por el otro. Estaban preparados para dar la orden de mandar al equipo de rescate. ¡¡NOOOO!! Paramos todo el tinglado. Estábamos de nuevo en ruta. Eran casi las 21 h. Dos horas después de habernos perdido volvíamos a ver las estacas rojas, y no solo eso. Un cartel con una flecha decía "Fimmvorduhals hut 800 metros". Fueron 800 metros duros. Una última montaña de gran desnivel nos separaba de estar a salvo. La niebla seguía siendo muy espesa, pero el camino iba recto hacia la cumbre de esa loma. Aunque Sara no estaba segura del todo, estábamos en el buen camino. El GPS recortaba metros a nuestro destino. 500 m, 300 m. Quedaban 100 metros cuando una mancha negra intentaba hacerse paso entre la niebla. Ahí estaba. Estábamos llegando. Sara no lo podía creer. De hecho me decía que eran piedras. Pero no, era nuestra salvación. Eran las 21.30 horas cuando entramos en medio de la tormenta en Fimmvorduhals Hut. Habíamos ganado la guerra.

Fimmvorduhals hut. El refugio.

Entramos en la cabaña de madera dejando el pánico en la niebla. Un pequeño espacio previo nos invitaba a dejar las botas. A continuación, lo que para nosotros fue el mejor hotel del mundo. Una estancia única servía de cocina, dormitorio con literas y comedor con una gran mesa de madera en el centro rodeada de sillas ocupadas por nuestros compañeros de cabaña. Habíamos reservado y pagado desde Madrid en su página web a un precio de 88 € (12000 Isk).

La acogida no fue lo que esperábamos después de lo que habíamos pasado. Pensábamos que tendrían conocimiento de nuestro percance, pero después de 5 minutos en la entrada quitándonos capas de ropa empapadas sin que nadie se dignara ni a mirarnos nos dio la respuesta. Allí nadie sabía nada. De una puerta (el baño)

apareció una mujer. Era la guarda del refugio. Nos dio la bienvenida (por fin), y fue cuando le explicamos nuestra aventura con el 112 y el casi rescate. Se quedó a cuadros. No podía entender cómo nos había pasado la jodia. Pues pasando. Confirmamos a emergencias que estábamos en el refugio y ellos a su vez lo comprobaron llamaron allí. Tranquilizamos a mi hermana y recibimos la llamada del cónsul español para Islandia y Noruega para ver cómo estábamos. La verdad que el trato tanto de las autoridades islandesas como de las españolas que se encargaron de coordinar aquel día el NO rescate fue sencillamente excepcional.

Tardamos todavía un rato en cambiarnos y dejar las prendas que estaban empapadas colgadas para que se secaran. Este fue el momento de las lágrimas de Sara, muy distintas a las de esa mañana ante la belleza del paisaje. Lagrimas llenas de angustia, de miedo, de gracias. Lagrimas que la liberaban de un peso que hasta ese momento soportaba como una campeona. Mantuvo la calma sorprendentemente en aquella situación límite. Algo imprescindible en estos casos.

La guarda nos preparó un té caliente que supo a gloria y nos hizo recuperar el calor al cuerpo. Los sacos estaban empapados. Después de tanto agua habían calado, quizás tampoco estaban bien tapados con las fundas. Nos dejó unas mantas para poder dormir en las colchonetas de las literas.

Me obligue a cenar algo, aunque tenía el estómago cerrado. Nos hicimos una crema de espárragos de sobres que llevábamos y lo completamos con el lomo ibérico que llevábamos. Poco después los 15 del refugio estábamos en la cama aunque no todos dormíamos. Vi desfilar al baño a cada uno de los integrantes del refugio, descifre el ronquido de cada uno de ellos. La tormenta del exterior hacia estremecerse la cabaña. El aire y la lluvia que golpeaba el refugio me hacía imaginar en mi mente que sería de nosotros allá afuera en esos momentos de no haber encontrado el palo rojo. No pegue ojo.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: DÍA 2. CASCADAS SELJALANDFOSS Y GLJUFRAFOSS - TREKKING SKOGAFOSS / THORSMORK (pa



Etapa: DÍA 3. FIMMVORDUHALS HUT - THORSMORK - HOLT GUESTHOUSE  -  Localización:  Islandia Islandia
Fecha creación: 21/12/2016 17:12  
Compartir: 
Compartir:
DÍA 3. FIMMVORDUHALS HUT - THORSMORK - HOLT GUESTHOUSE

Camino a Thorsmork. El treking parte 2.

Antes de las 8 ya estábamos en acción todos en el refugio. La tormenta de la noche había desaparecido aunque desde la ventana la niebla se masticaba. La guarda llamó a Thorsmork y nos dijo que el tiempo era bastante bueno. Veremos a ver, yo no me creo nada de esta gente ya. ¿Bueno para quién?
Al ver que todos llevábamos la misma dirección aquel día organizó dos grupos para que nadie se fuera solo. "El equipo de emergencias había trabajado demasiado la noche anterior, mejor dejarles descansar", dijo la graciosa.

Fuimos los primeros en recoger, vestirnos y desayunar unos batidos de chocolate que calentamos con unas oreo. Seguía sin entrarme la comida. Queríamos salir en el primer grupo y aguantar su paso por lo menos para salir de las nieblas tenebrosas que nos aguardaban en el exterior. A las 9.30 h estábamos saliendo 3 franceses, una pareja de americanos y nosotros, los españoles. Vaya chiste.

Comenzamos bajando y pronto nos dimos cuenta que el día había cambiado respecto al día anterior. Según bajamos la loma donde estaba el refugio la niebla empezaba a disiparse dando paso a la visión de laderas de colada de lava y cenizas, humeante en muchas zonas y cubierta de nieve helada en otras. Dos montañas flanqueaban nuestro paso. Modi y Magni son dos cráteres que surgieron de la erupción en 2010 de Eyjafjallajokull. Se trata de las montañas más jóvenes del planeta con apenas 6 años lo que nos da la dimensión de este país siempre en constante construcción.

En ese momento nos dimos cuenta que volvíamos a disfrutar de aquella maravilla. El susto quedaba atrás y el recuerdo ya solo nos producía risas.

Tras aquellas continuas subidas y bajadas el terreno empezó a coger pendiente, pero esta vez por suerte negativa. Seguíamos pasando por vastas extensiones de lava que daban un aspecto de otro planeta, pero ya se conseguía ver el horizonte que nos esperaba. Por delante nuestra, montañas de un verde intenso que produce el musgo tan típico de Islandia. A izquierda y derecha esas montañas acababan en lenguas de hielo provenientes de los glaciares que aquella noche nos vigilaban. La visión era casi absoluta, solo unas pocas nubes resistían y el sol comenzaba a hacerse paso dando un brillo especial a todo aquel paisaje y haciendo aparecer un inmenso y completo arco iris. "Godaland", la Tierra de los Dioses se llama aquella zona. Sin duda, si yo fuera Tor, también habría elegido aquellas tierras para vivir.

El grupo seguía junto desde el principio. Decidimos parar quitarnos ropa, comer y beber algo. La pareja de americanos iban más por libre aunque siempre dentro del grupo, pero con los franceses pronto entablamos conversación. Y es que aunque estudiaban en Francia, solo uno era francés. Uno era portugués y otro brasileño, así es que hablaban bastante bien el castellano. Nos confesaron que el día anterior habían pasado bastante miedo. Que se les hizo muy duro el llegar al refugio. Parece que no fuimos los únicos con problemas. Llegaron apenas un rato antes que nosotros. Es más, pensaban acampar fuera. Lógicamente eso era imposible y la guarda les dejo quedarse en el refugio sin reserva siempre que no se llenara. Sino dormirían en el suelo, un mal menor. Un lujo viendo que su idea era acampar en la intemperie. Finalmente tuvieron cama ya que no vinieron todos los que reservaron. Gente con más sentido común. O con menos espíritu aventurero.

Seguimos camino de nuevo. Delante nuestro apareció Morinsheidl, una inmensa llanura yerma de rocas volcánicas de dos kilómetros. Para llegar a ella seguimos bajando, algunos tramos realmente empinados, ayudándonos de cuerdas y cadenas fijas situadas en zonas bastante expuestas del recorrido. Y una vez atravesada la llanura, más bajadas. Pero esta vez ya estábamos inmersos en aquellas montañas verde brillante que se divisaban a lo lejos kilómetros atrás. El camino discurría por el cañón Strakagil, que según íbamos descendiendo iba ganando vegetación hasta llegar al campo base de Basar, a orillas del río Krosa, y que sería el punto y final de nuestra aventura de dos días y desde donde tomaríamos el bus de vuelta a Skogar.

Llegamos bastante pronto. Nuestra idea inicial era coger el bus a las 20 horas pero visto que habíamos llegado antes de las 14 h y el siguiente bus salía a las 15 h pues adelantamos bastante.
Comimos un buen bocata de jamón ibérico esperando la salida del bus y nos despedimos de los "franceses" a los que todavía les quedaban cuatro días más de aventuras hasta Landamalaugar. La otra pareja nos acompañaría en el bus de vuelta a la civilización.

Bus Thorsmork - Seldjalandfoss/Skogafoss.

El bus de vuelta nos llevaría primero a la cascada Seldjalandfoss para después tomar otro bus hasta Skogar. El camino discurre por la carretera F249 a orillas del inmenso río Krosa, el cual tuvimos que vadear varias veces. Es toda una experiencia entrar como si de un barco se tratase en el caudal del río para atravesarlo. El camino se hace bastante entretenido navegando con un bus, Además el paisaje sigue siendo increíble por esta carretera.

Llegamos a nuestra primera parada sobre las 17 h así es que aprovechamos para volver a ver las cascadas que visitamos el día anterior antes del treking. De haberlo sabido el día anterior no hubiésemos parado a verlas, ganando un tiempo que ahora sabemos necesario para la ruta al refugio. Después de lo vivido y viéndonos a salvo, da tiempo a valorar que hicimos mal o si era inevitable el perdernos aquel día. Pero sin duda, algo que cambiaría sería el salir tan tarde. Cualquier ruta de montaña, pero sobre todo esta, donde el tiempo cambia bruscamente cuando te encuentras entre los glaciares, debe hacerse a primera hora de la mañana.

Nos comimos una muffin de chocolate en el puesto de comida que había en el parking con un café y un chocolate caliente. Poco después vino el bus para llevarnos a recoger a Jimmy en Skogar que nos llevaría de vuelta a Holt Guesthouse, el mismo alojamiento del primer día.

Alojamiento en Holt Guesthouse.

Teníamos de nuevo reserva en este mismo lugar. Antes de irnos la noche que pasamos aquí le advertimos que llegaríamos tarde ya que esperábamos coger el bus de las 20 h lo que nos retrasaría hasta más de las 23 h. Cuando llegamos eran las 20 h de la tarde y había un cartel diciendo que estaban fuera y un teléfono para llamar. Llamamos y en menos de cinco minutos apareció la simpática chica del alojamiento que no nos esperaba hasta la noche. La habitación de esa noche era una más pequeña con dos literas pero como no estaba completo nos dejó una habitación más grande con cama de matrimonio. Lo agradecimos. Eran 121 € que al cambio salió algo más. Tocaba descansar y coger fuerzas puesto que el viaje no había hecho más que empezar.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: DÍA 3. FIMMVORDUHALS HUT - THORSMORK - HOLT GUESTHOUSE


Etapas 1 a 3,  total 10
 1  2  3  4  siguiente siguiente



Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 34 7
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 454 Visitas mes actual: 203 Total visitas: 16285

  Últimos comentarios al diario  ISLANDIA EN 10 DIAS
Total comentarios 4  Visualizar todos los comentarios

Tonilover  tonilover  21/12/2016 17:32   
Despues de muchos años y muchos viajes a mis espaldas gracias a vosotros, me he decidido a escribir mi primer diario. Espero que os ayude tanto como vosotros me habeis ayudado a mi y seguro que me seguireis ayudando.
Cualquier duda que tengais no dudeis en preguntar.

Marimerpa  marimerpa  22/12/2016 08:17   
Me está gustando mucho el diario, qué gran viaje y qué bien contado. Vaya susto en el trekking, qué miedo. Y me alegro que pudieseis ver las auroras, que pasada. ¿Le pondrás fotos? Seguro que las tienes espectaculares. Te dejo 5 estrellas.

Univad  univad  23/12/2016 13:34
Madre mía, me has tenido en vilo con lo del trekking! O.O Un diario genial, muy bien relatado y además saliéndose un poco de las rutas convencionales. Lo único que he echado de menos alguna foto, pero por lo demás de 10. Te dejo mis estrellas y me apunto el Klausturkaffi!

LittleC  LittleC  31/01/2017 20:06
Muy buen diario con muchos detalles utiles y sin extenderse demasiado. A ver lo que podemos utilizar porque vamos en Abril y creo que hay muchas zonas que tendremos que dejar para otra ocasión. Vaya experiencia lo del trekking!!!

Muchas GRACIAS!

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

Foros de Viajes
Pais Tema: Viajar a Islandia: dudas
Foro Europa Escandinava Foro Europa Escandinava: Foro de viajes por Escandinavia: Dinamarca, Suecia, Noruega y Finlandia.
Ultimos 5 Mensajes de 1678
1153232 Lecturas
AutorMensaje
Masasil
Masasil
New Traveller
New Traveller
Ene 30, 2020
Mensajes: 3

Fecha: Sab Feb 01, 2020 11:46 am    Título: Re: Viajar a Islandia: dudas



De acuerdo. Gracias pro tu aportación.

Las "tierras altas" las descartamos por la época, pues nieve quedará "a manta", pero sabiendo que nos da para el Ring Road, y viendo lo que queda al alcance de esta ruta, ya creo estaremos más que satisfechos.

Respecto al tema de seguros, vamos lo tenemos claro, a full y sin sorpresas. Son carísimos pero es lo que hay.

Un saludo
DavidBP
DavidBP
New Traveller
New Traveller
Ene 03, 2020
Mensajes: 4

Fecha: Mie Feb 05, 2020 02:46 am    Título: Re: Viajar a Islandia: dudas

Eso es! Pues solo queda decir... Que disfrutéis mucho de la experiencia. Islandia no os defraudará!! Chubasquero, cortavientos y... Buena cámara de fotos y mucha alegría!!
varjak
Varjak
Silver Traveller
Silver Traveller
Feb 11, 2009
Mensajes: 12

Fecha: Mar Feb 11, 2020 10:09 am    Título: Re: Viajar a Islandia: dudas

Saludos a tod@s. Tenemos previsto viajar a Islandia en agosto. En principio íbamos con la idea de alquilar unos días una camper van, pero viendo los precios para esas fechas, quizás optemos por coche de alquiler (con recogida y devolución en aeropuerto) y alojamientos en puntos seleccionados, puesto que la diferencia en este caso no resulta especialmente significativa. Nuestro itinerario es un poco especial, puesto que por razones diversas, debemos finalizar con 3 noches en Reykjavik. Disponemos en total de 8 noches, así que queríamos centrarnos en el sur. De forma bastante...  Leer más ...
wanderlust
Wanderlust
Willy Fog
Willy Fog
Ago 23, 2011
Mensajes: 30511

Fecha: Mar Feb 11, 2020 10:27 am    Título: Re: Viajar a Islandia: dudas

hay un hilo de itinerarios

Rutas, itinerarios en Islandia
varjak
Varjak
Silver Traveller
Silver Traveller
Feb 11, 2009
Mensajes: 12

Fecha: Mar Feb 11, 2020 11:01 am    Título: Re: Viajar a Islandia: dudas

wanderlust Escribio:


hay un hilo de itinerarios

Rutas, itinerarios en Islandia

Sí, disculpa, lo traslado allí.
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ