Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


Diario de un viaje a la India -Diarios de Viajes de India- B3l3n
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: Diario de un viaje a la India  -  Localización:  India  India
Descripción: Mis experiencias y aventuras durante 14 días por el Triángulo de Oro, Pushkar y Varanasi.
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:


Etapas 1 a 3,  total 16
 1  2  3  ..  6  siguiente siguiente



Etapa: La llamada  -  Localización:  India India
Fecha creación: 08/01/2018 20:59  
Compartir: 
Compartir:
Meses antes

Todo empezó con una llamada, no de teléfono, sino una llamada de la India. No se por qué me había entrado a mi la cosa de hacer ese viaje, con tantos destinos que hay, estaba empecinada en ese. Por aquel entonces ni siquiera hacía Yoga, eso vino después.
Así que empecé a buscar ofertas de viajes organizados. Ya se sabe que la India es peligroso, y más si eres mujer, o al menos eso te cuentan. Pero el hecho de ir en grupo, con unos horarios fijos de autobuses, madrugones, no hacer la ruta deseada... uff, daba mucha pereza. Se lo comenté a mi amiga Gemma que en un principio estaba un poco reticente aunque acabé convenciéndola. Iba a ser toda una experiencia!
Una compañera de trabajo me comentó que ella había ido hace años con su pareja y habían contratado un conductor que les hizo la ruta que ellos querían. Me gustó la idea... así que empecé a indagar en Tripadvisor y parecía que ese tipo de viajes se estilaban mucho por la India. Después conseguí hacerme con unos cuantos presupuestos y finalmente me decidí por la agencia de Haroon, nos salía unos 700€ todo (hoteles 4* con desayuno, conductor, 2 noches en tren y alguna actividad como subir en elefante al Fuerte de Agra y paseo en bote por el Ganges). Todas las recomendaciones eran excelentes, la ruta estaba bien, no iba a ser una paliza de viaje e íbamos a conocer muchos sitios.
En febrero nos cogimos los billetes de avión, 450€ y en cuanto supimos con certeza las vacaciones de Gemma, hicimos un adelanto del tour del 25% para reservar los hoteles, trenes y demás. Una vez allí pagaríamos lo restante...
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: La llamada



Etapa: Día 1. La llegada  -  Localización:  India India
Fecha creación: 08/01/2018 21:03  
Compartir: 
Compartir:
Día 1. La llegada
16 y 17 de Septiembre. Sábado y Domingo respectivamente

Y llegó el día, después de una escala en Madrid y un parón en Londres, nos estábamos montando en el avión que nos llevaría a Delhi. Una vez dentro empezamos a tener contacto con gente india, en especial yo, ya que mi compañero de fila era uno de ellos. Pareció un poco molesto de que me sentara a su lado, de hecho me preguntó que si de verdad tenía ese asiento. (Pues bien empezamos...)
Me fijé en una chica que nos miraba de vez en cuando, viajaba sola. Yo que no llevaba ni 10 minutos en ese avión ya me empezaba a sentir incómoda, qué estaría pensando ella?
Después de un rato y cuando empezaron a servir la cena, uno de los azafatos se pone a hablar con nosotras en castellano, al parecer había estudiado con su mujer en la Universidad de Deusto y nos contaba lo mucho que le gustaba Bilbao. Mas tarde nos presentaría a su colega argentino, también azafato, que vivía en San Sebastián. Ahí ya las cosas dejaron de cuadrarme. Un argentino, que vive en Donosti y trabaja desde Londres para British Airways? No podría ser más rebuscado, pero bueno, hay que reconocer que San Sebastián es precioso y uno puede hacer lo que sea para poder vivir allí. De mientras, el otro nos daba botellitas de vino para probar ya que no nos decidíamos si beber el Chardonay español o el sudafricano. Decisions, decisions...

Llegó el momento, ahora si que si, estábamos en Delhi!! No nos paramos a cambiar dinero ya que Haróon nos recomendó hacerlo con ellos para que nos saliera mejor. Sabíamos que nuestro conductor se llamaba Anil, y que no debíamos irnos con cualquiera que tuviese una tarjetita con nuestro nombre ya que podía ser un impostor que nos quisiera vender otro tour. Había que preguntarle su nombre y el nombre de su jefe, solo así sabríamos que era nuestro driver. Habíamos quedado fuera de la puerta 5, pero al salir, y después que recibiéramos un guantazo de calor en toda la cara, vimos que no había nadie allí. Nadie nos esperaba, y tampoco Anil. Pobres de nosotras. Por suerte me llegaba señal WIFI del aeropuerto y pude contactar con Haroon, le escribí diciéndole donde estábamos y al de nada le vimos aparecer. "Nombre y nombre de tu jefe por favor"
Al parecer estaba dentro del aeropuerto, aunque no habíamos quedado ahí, pero bueno...un despiste lo tiene cualquiera.
Fuimos hasta el parking donde nos esperaba su TATA, marca de coche no existente en nuestro país, pero muy común en India (junto con los Suzuki, Hunday y Honda).
De camino al hotel me fijé que las calles eran amplias, con mucho verde alrededor, y mucho ruido. El claxon suena desde todos los vehículos que circulan por la carretera, y son unos cuantos. Pero....y donde están las vacas?
Ni rastro de ellas desde el aeropuerto al hotel.
Llegamos al hotel, un edificio de 20 plantas, el The Royal Plaza Hotel, en el centro de Delhi. Anil nos acompañó a hacer el check-in y quedamos de nuevo con él a las 15 horas. Según mis cálculos de cambió de hora, no teníamos mucho tiempo, así que a cambiarse de ropa rápido y a estirarse un poco en la cama, que habían sido muchas horas sentadas.
A las 15h estábamos ya allí en el lobby, que más que la entrada de un hotel parecía la capilla Sixtina con los techos en bóveda y pintados con ángeles y demás motivos rococos... pero Anil no venía (ya van dos que no aparece...) Otra vez de casualidad llego a coger WIFI, que en ese hotel era de pago, y ya con su whatsap que habíamos prefijado previamente, le hago una llamada. Me dice que habíamos quedado a las 15h y le digo si...por eso, a las 15, son las 15:20!! Y entonces me dice que no, que eran las 13:20h. OMG...quien me manda a mi calcular la hora, estaba claro que mi móvil tampoco se había actualizado bien, y cuando me fijé en el reloj de la entrada del hotel, vi que ciertamente eran las 13:20h. Le pedí disculpas al hombre y nos fuimos a directas a la cama, ahora si que teníamos algo más de tiempo para dormir.

A las 15h en punto estaba el conductor esperándonos en el parking del hotel, nos iba a llevar primero al Fuerte Rojo. Estábamos algo preocupadas porque teníamos todo el dinero en euros, y lo llevábamos con nosotras en el bolsillo interno (tipo riñonera). Le comenté a Anil para ir a cambiarlo lo primero, pero me dijo que no podía ser porque era domingo y estaba todo cerrado. Pero claro, cómo pagaríamos las entradas, propinas y demás? Nos dio la opción de sacar dinero de un cajero, cosa que rechazamos nada más mencianarlo. Estábamos con todo el dinero encima, y para colmo íbamos a sacar más y a perder dinero con la comisión, ni hablar. Le dije que nos buscara cualquier sitio. Entonces nos llevó yo creo que a la parte opuesta de donde nos quería llevar, en el fondo sabía que había algo abierto pero no le venía bien retroceder... Poco tiempo pero ya íbamos calando a Anil.
Mientras tanto por la ventanilla veíamos, a parte del tráfico, mucha gente haciendo vida bajo los puentes o en mitad de las medianas. Digo haciendo vida, aunque muchos estaban allí tirados. Señoras en cuclillas con niños descalzos alrededor, cabras, perros, y ninguna vaca. Me habían engañado!
Cuando llegamos a la peluquería, digo, a la oficina de cambio...nos quedamos muertas. Estábamos entregándole a Anil unos 2000€ (había que pagar aun el tour) para que se metiese en una peluquería él solo a cambiar dinero. Welcome to India, pensé. Nos habíamos fijado que en el hotel 1€=71 rs y Anil nos ofrecía 74 rs. Así que le dimos el OK. Nos trajo una barbaridad de billetes que no disimulaban mucho dentro de nuestro bolsillo secreto, pero bueno, era lo que había. Al día siguiente íbamos a quitarnos parte de esa montaña.
Ahora si, llegamos al parking del Fuerte Rojo. Antes de bajarnos de coche Anil nos dio unos cuantos consejos, los cuales nos vinieron muy bien salvo cuando dijo que no nos fiáramos de nadie. No hay que fiarse, pero si llega el caso en el que te pones en la cola para sacar la entrada y te dicen varias personas, todas indias, que hay una cola para extranjeros, que no debes estar allí, que tienes que hacer cola en otra parte... hay que hacerles caso. Hay una taquilla especial para extranjeros, básicamente porque el precio de nuestras entradas se multiplica fácilmente por 10. Si a ellos les cuesta entrar 50 rs (que no llega al €) a ti te cobran 500 rs (más de 6 €).
Cuando entramos sentimos un poco de acoso y presión. Todo el mundo nos miraba, mujeres, hombres, niños...todos. Pero acaso no estamos en un sitio turístico? La gente debe estar acostumbrada, estamos en Delhi! Pues no... Grupos de chavales se nos acercaban y empezaban a sacarse selfies con nosotras de fondo, como si no nos enterásemos de que nos estaban sacando fotos. Era matemático, nos cruzábamos con un grupo y al momento usaban los móviles para hacer que se sacaban un selfie y que casualidad, con nosotras detrás. Alguno incluso se acercaba y nos pedía una foto. Cómo habíamos recibido instrucciones, a todos les decíamos que no, y salíamos corriendo (no te fíes de nadie, no te fíes de nadie). Llevábamos la lección aprendida.
Nos fijábamos en la gente, y la moda India. Ellas con sus saris y esos vestidos tan coloridos y vaporosos, y ellos...con unas pintas del horror. Parecía que llevaran ropa de los 70. Pantalones de corte antiguo, camisas de manga larga de rayas o motivos geométricos muy feos, casi todos en sandalias. Y de repente los vimos... dos turistas, dos nada más pasaron por delante nuestro! Una pareja, parecían españoles. A ellos no les miraban tanto, o esa impresión me dio. Debe ser por la compañía de un chico. En ese momento me empecé a arrepentir de no haber hecho este viaje organizado y en grupo. La sensación que teníamos Gemma y yo era muy fuerte, desagradable ante tanta mirada y ganas de acercarse a nosotras. Hacíamos como que no pasaba nada, pero las dos lo sentíamos así.
Después de contarle nuestras aventuras a Anil, atravesamos en coche el mercado de Chandi Chowk. Una marabunta de gente en bicis y tuk-tuks se arrimaban peligrosamente a nuestro coche mientras los niños que había por allí se pegaban a las ventanillas, aprovechando que estábamos parados, para vendernos cosas. Recuerdo un niño con los dientes casi podridos que se quedó allí dando golpes al cristal y enseñándonos su destartalada boca. No sabes qué hacer, te da una pena tremenda pero a la vez te recomiendan no darles nada. Es duro estar allí y fingir que ni les ves. Claro que les vemos, y les veremos en nuestra cabeza por el resto de nuestra vida.
Íbamos camino a la mezquita Jama Masjid, la más grande de toda India. Antes de entrar, Anil nos compró 2 botellas de 1L de agua por 20 rs cada, y cuando nos disponíamos a entrar, nos pararon diciendo que estaba ya cerrada. Pues nada, vuelta para el coche... ya empezaba a anochecer, eran las 18h. Anil nos propuso ir a cenar, y para cuando llegamos al restaurante, a las 19h, la noche era ya cerrada.
El sitio estaba vacío, todo el restaurante para nosotras y también una camarera muy pesada que no dejaba de hablarnos. De hecho se colocó detrás de nosotras esperando a tomar nota. Presión hasta en la cena! Pedimos unos Hakka Noodles, Pollo Tandori, y un postre, el Gulab Jamun, todo para compartir. Aunque el precio de la carta nos parecía más que razonable, pero bueno, había que ir poco a poco, si no ya pediríamos algo más mas tarde. Nos trajeron la comida, y la camarera seguía allí, intentando intervenir y contarnos algo de su vida. Me dijo que le gustaba interactuar con los turistas (ni que lo digas maja...)
Cuando nos trajeron la cuenta nos quedamos en shock. Al precio razonable de la comida, había que añadirle unas tasas. No sabemos por qué, pero allí estaban en el ticket. Todo sumaba 1830 rs. Para ser India (y sobre todo por lo que nos habían contado acerca de que la comida era muy barata) nos pareció tremendamente caro. Como para pedirse un plato cada una! Unos 25€ la cenita, vamos, que como en España cuando te vas a un sitio normal a comer.Deberíamos recortar gastos porque a ese ritmo no nos iba a llegar el dinero. Cuando llegamos al hotel hicimos recuento de lo que teníamos, cada vez que lo volvíamos a contar nos daba una cifra distinta. Haber, solo teníamos que separar las 80.401 rs que le debíamos a Haroon y poner dinero para el bote, pero aquella simple tarea de contar una y otra vez, sumado al cansancio de mal-dormir en el avión, empezar a recorrer esa caótica ciudad, y el hecho de que los billetes fueran de 2000 y 500... pues no nos ayudaba mucho la verdad. Nuestra cabeza no daba a basto y en vez de seguir con nuestros cálculos nos dio un ataque de risa por la situación tan surrealista que estábamos viviendo, cada una en su cama de hotel, rodeadas de montañas de dinero, contando y recontando una y otra vez.

Finalmente conseguimos separar los dineros, aunque no las teníamos todas con nosotras, ni la calculadora del móvil era capaz de ayudarnos en ese momento. Vaya 2!!
Sobre las 22:30h nos dormiríamos, pero por poco tiempo. A la 1h habíamos vuelto a despertar, las dos a la vez como búhos, y las dos con una pesadilla compartida, el maldito dinero.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Día 1. La llegada



Etapa: Día 2. El guía  -  Localización:  India India
Fecha creación: 08/01/2018 21:06  
Compartir: 
Compartir:
18 de Septiembre. Lunes

Hoy el trayecto por Nueva Delhi lo hacíamos con guía. No lo habíamos solicitado, ni aparecía en las hojas del itinerario, así que nos supusimos que entraba dentro del precio y no nos pareció mala idea. Entendimos que iba a ser sólo ese día. Cuando bajamos al parking del hotel, Anil estaba ya allí, hablando por teléfono, el guía había tenido un problema y estaba con una urgencia médica así que nos fuimos solas a visitar la Tumba de Humayun. Aquello era precioso, templos dentro de jardines perfectamente cuidados, no parecía que estuviesemos en Delhi. El único pero es que había un montón de libélulas y tengo pánico a todo insecto volador, cuanto más grande peor. La entrada 500 rs.

Cuando nos dirigíamos para el siguiente templo, Qutab Minar...o la torre de piedra más alta de toda la India, Anil nos comunicó que otro guía se iba a incorporar para la siguiente visita. Le pregunté mientras le esperábamos en el parking que si el guía entraba en el precio y nos dijo que si, aunque no sus propinas, y nos adelantó que íbamos a tener más guías, casi uno por cada día de excursiones. Con eso no contábamos, más que nada por el tema de las propinas. Entre las comidas y las tips, nos íbamos a quedar sin un duro.
Cuando apareció el guía nos sorprendimos muchísimo porque hablaba castellano. Bueno, lo intentaba al menos el hombre. A su manera y chorreando gotones de sudor, nos iba explicando los monumentos y la historia de los sitios.

De ahí nos fuimos a ver la puerta de la India, plagada de turistas indios que nos pedían fotos, y pasamos en coche también por delante de la casa el presidente recorriendo la calle real que unía un punto con el otro.

Más tarde después de la visita nos llevaron a comer a un restaurante muy bueno y de categoría según ellos, aunque no les habíamos pedido nada. Y no les faltaba razón, cuando entramos estaba lleno de alemanes y turistas extranjeros más bien de mediana edad y posiblemente más apoderados que nosotras dos. En vista de lo que vivimos el día anterior con los precios de aquel restaurante vacío nos temimos lo peor.
Al abrir la carta buscamos lo más barato, aunque según el guía lo que salía mejor de precio era coger un menú "fico" (nos queda la duda de si "fico" era el nombre del menú o se refería a "fijo") que costaba 700 rs cada una con tasas incluidas. 1400 rs no íbamos a pagar ni de coña. Nos habían dicho que en la India se comía barato y veníamos con un presupuesto para comer barato, no para comer como en España. Aí que nos decidimos por una pizza 4 estaciones de 599 rs para compartir y sin bebidas. Acabábamos de comprar en la calle 2 pepsis y si tendríamos sed podíamos escapar al baño. Suena cutre, pero solo llevábamos 2 días y veíamos peligrar nuestro presupuesto.
SIN TERMINAR DE COMER, un camarero nos dijo que teníamos que pagar 843 rs, y lo más curioso es que nos lo escribió en un papel y nos lo enseñó como a escondidas. Le pregunté si podríamos terminar de comer primero (vamos, lo que faltaba...) Estábamos flipando. Cuando terminé intenté llamarle unas cuantas veces pero el hombre me evitaba y pasaba de mi, al final, elevé un poco el tono y le dije que me trajera la nota. A parte de las tasas del plato, nos cobraban un 9% por cada una. Le pagamos y le dejamos 0,10 rs de propina, espero que se atragantara con ella por ser tan maleducado y desagradable.
Salimos de allí escopeteadas y muy disgustadas, con ganas de hablar con Anil y el guía, a este paso nos quedábamos peladas si continuábamos a ese ritmo. Le enseñamos a Anil el recibo y se lo guardó. Por qué se lo guardó? Ni idea...

De comer fuimos al templo Sikh (gratuito), donde pasamos un buen rato ayudando a hacer pan para los miles de personas que se alimentan allí gratuitamente, unas 10.000 personas acuden diariamente al templo. Las cocinas son impresionantes, y las cazuelas... en esas cazuelas se pueden meter 5 personas fácilmente. Para entrar en el templo, como en la gran mayoría, debes hacerlo descalza. Lo curioso de éste es que tienes que pasar primero por un charco de agua recalentada como el resto de los visitantes. Entramos en el templo cuando terminaron de orar y pasamos delante de tres sacerdotes, un libro sagrado y unos músicos que amenizaban la estancia. Nos sentamos un rato sobre la moqueta para disfrutar ese momento, mientras el guía nos contaba un poco acerca de esa religión. Al parecer la mujer tiene iguales derechos que el hombre y es un pilar muy importante en la familia. Son personas de complexión fuerte, suelen vestir de azul, los hombres se dejan el pelo largo y se lo recogen en un turbante, y llevan una especie de daga colgando de un lateral de sus pantalones siempre cortos.
Fuimos a tocar el agua del lago sagrado, y prohibido para los turistas, que supuestamente curaba enfermedades, y comimos al salir una especie de cosa dulce, pegajosa y toda manoseada que un voluntario te da en la mano cuando sales del recinto. Al recoger los zapatos, hicimos una pequeña donación por la labor que hacían allí todos los días. La verdad que fue una experiencia bonita poder ayudar en las cocinas a dar forma a los panes e interactuar con los sikhs que aunque son hombres corpulentos, con turbante e imponentes, de momento habían sido los únicos que nos habían mirado como personas normales.

Entonces vino otro momento de decepción, de esos momentos por los que tantas veces pasas en los viajes organizados. Momento en el que te llevan a unos almacenes para comprar cosas típicas de la India a precios desorbitados. Momento que tu no buscas pero que los guías aprovechan a sacarse su comisión.
El almacén en cuestión tenía 2 plantas y estaba separado en departamentos. Souvenirs, plata, pañuelos, ropa... Era pronto para souvenirs, aún nos quedaban muchos mercadillos que ver, pronto para compras, pero ya que estábamos allí preguntamos por el precio de algunas cosas. Vi una pulsera de plata combinada con cuerda preciosa, precio...140€ (ya me hacían ellos el cambio directamente) y ojo, si pagaba con tarjeta me salía 10€ más barato (morro fino el mío).
En la parte de pañuelos pregunté por los más baratos y me enseñaron unos de seda de 800 rp. Bueno, algo más razonable. Les dije que me hicieran precio pero al ser una tienda dijeron que ahí no se podía regatear, no era un mercado ni sus productos tenían la calidad del mercado, "son de seda pura!" Solo por salir de allí cogí un pañuelo de esos para mi madre, aproveché a pagar con tarjeta así al menos me daba la sensación que no se me iba el dinero tan rápido, aunque por irse se iba igual igual.

Siguiente parada, agencia de Haroon. Llegó la hora de pagar el tour y conocer al que había organizado todo esto en persona. Ya iba siendo hora después de tantos meses y mails compartidos.
La agencia daba un poco de miedito, bueno, la agencia, la calle, la oficina ... si se puede llamar así. Pero allí estaba nuestro hombre esperándonos. Él encantador, educado, amable, bien vestido y muy servicial. Nos ofreció de todo, té, coca-cola, agua... Desde que llegamos a India estábamos siempre resecas por el calor, por todo lo que sudábamos y por la contaminación que hay en Delhi, así que nos trajeron 2 botellines de agua fresca.
Le explicamos nuestra situación económica y nuestro miedos de quedarnos sin un duro si seguíamos a ese ritmo. No contábamos con los guías, que verdaderamente nos venían bien, pero que al final habría que darles propina y tampoco contábamos con comer en restaurantes pijos todos los días.
Haroon nos explicó que lo de los restaurante lo hacían porque así se aseguraban de llevarnos a sitios limpios con unas condiciones de higiene buenas pero nos prometió que nos darían más opciones. Y en cuanto a los guías lo habían decidido así porque Gemma no hablaba ingles y para que no se perdiese nada de lo que estábamos visitando. En principio nos iban a poner guía en Delhi, Jaipur y Agra, pero que era opcional, como también era opcional el dar propinas. En eso le dije que no nos sentíamos cómodas teniendo a una persona con nosotras todo el día para que luego no le pudiésemos dar la propina que se merecía, así que decidimos ir a nuestro aire sin guías. Con Anil sería suficiente. Aún así, cortésmente, agradecí el detalle (aunque seguía pensando que más que para nuestro beneficio iba a ser para el suyo)
Terminamos de pagar lo que le debíamos y salimos de allí para ir a visitar un templo hindú.

Tras la visita al Templo hindú Laxminarayan, aprendimos un poco más sobre tres de los 297.00 dioses que tienen, ahí es nada. En concreto sobre Ganesha, Shiva y Krishna. A la salida, y previa donación, nos pintan el tercer ojo en mitad de la frente.

Volvimos al hotel es eso de las 18h. Nos despedimos de Akash el guía y le damos su propina (la que nos trajo por la calle de la amargura ya que no sabíamos qué era lo justo) Y pensando que mejor excederse que quedarse cortas, le dimos 500 rs cada una. Estuvimos a gusto con él, y aunque no hablaba bien castellano, el chaval se hacía entender y sudó la gota gorda con nosotras.
Quedamos para el día siguiente con Anil y...ahora que hacemos? Y más importante aún...qué cenamos?
Si el menú del restaurante de ese mismo día era caro, el del hotel no iba a ser menos. Sandwich club de pollo 900 rs, toma ya! A compartir, como no. Menos mal que cuando nos subió el chico la cena y le quitamos la tapa a la bandeja, nos encontramos delante con un señor sandwich de 3 pisos con patatas fritas. Teníamos 6 patatas fritas para cada una! Nos supo a gloria.

3 AM. Me despierto..."que raro que no haya amanecido ya", pensé. Tenía mucha sed, pero al beber el agua me sentó mal por tener el estómago tan vacío y me empecé a marear. Me mareaba mucho, necesitaba ingerir algo para quitar esa mala gana.
A tientas me acerco a la maleta y saco una de las 6 barritas que me había traído de Bilbao. Intenté abrirla con cuidado de no despertar a Gemma pero no hubo suerte. Devoré aquella barrita "sustitutiva de comida" del Mercadona muy lentamente, saboreando con paciencia y disfrutando del momento mientras bebía agua poco a poco con el fin de que la barrita se inflase en mi estómago y mitigara esa sensación de vacío. Estaba muy pero que muy hambrienta, creo que jamas había tenido tanta hambre antes.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Día 2. El guía

Etapas 1 a 3,  total 16
 1  2  3  ..  6  siguiente siguiente



Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 17 4
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 217 Visitas mes actual: 109 Total visitas: 4312

  Últimos comentarios al diario  Diario de un viaje a la India
Total comentarios 2  Visualizar todos los comentarios

Sandra987  Sandra987  20/01/2018 09:42
Me ha encantado tu diario!!! Te dejo mis 5 estrellas, muy entretenido y divertido, hace dos años estuve en India y todo lo que os paso, nos paso parecido a nosotros, muchas veces nos sentimos así, gracias por contar la verdad y no sólo lo bonito, un saludo

B3l3n  b3l3n  20/01/2018 12:39   
Muchísimas gracias @Sandra987 !! me alegro muchísimo de que te haya entretenido. Mil gracias por leerlo, de verdad.
La intención era contar las experiencias tal cual las vivía y sentía en ese momento. A veces pensaba que podía estar exagerando ya que no teníamos a nadie más con quien compartir nuestras emociones, pero cuando nos encontramos en la estación con aquella chica colombiana y nos contó que ella sentía lo mismo, ya ahí si que me dije que no sólo era cosa mía. Por eso me animé a colgar el diario.
Mis primeras estrellitas!! Sonriente Un saludo Sandra!

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

Foros de Viajes
Pais Tema: Viajar a India: Dudas, Consultas generales
Foro Subcontinente indio: India y Nepal Foro Subcontinente indio: India y Nepal: Viajes por India, Nepal, Bhutan, Pakistán, Bangladesh, Sri Lanka, Islas Maldivas. Contactos con otros viajeros para viajes a India, etc..
Ultimos 5 Mensajes de 915
230327 Lecturas
AutorMensaje
aeroflot
Aeroflot
Super Expert
Super Expert
Mar 24, 2011
Mensajes: 355

Fecha: Vie Ago 10, 2018 02:26 pm    Título: Re: Viajar a India: Dudas, Consultas generales

pues yo me encontre con muchos Hindues que hablaban ingles, diria que la mayoria.
Y si, al final te acabas entendiendo, tambien estan los traductores off line, que te pueden sacar de algun apuro.
Rebus
Rebus
Silver Traveller
Silver Traveller
Ago 21, 2018
Mensajes: 10

Fecha: Mar Ago 21, 2018 04:19 pm    Título: Re: Viajar a India: Dudas, Consultas generales

Es seguro/agobiante por libre, una compañera acaba de estar y me aconseja coger paquete turístico ya programado.
Wiwi89
Wiwi89
New Traveller
New Traveller
Sep 07, 2018
Mensajes: 7

Fecha: Vie Sep 07, 2018 01:56 am    Título: Re: Viajar a India: Dudas, Consultas generales

Hola que tal? Mi idea es irme a Goa 2 semanas a principios de Noviembre. El 21 tengo que estar en Chennai para un curso. Y luego tengo pensado irme a Sri lanka unos días. Coger luego avión hasta Delhi y luego Madrid. Creen que es mucho tiempo en Goa? Que me recomiendan en Goa? Y está fatal ir a India y no pasar a ver el Taj Majhal? Tengo hasta el 17 de Diciembre en India. Viajo sola. Graciasss

- Mensaje escrito desde Goa, no solo fiesta -
aliciagp
Aliciagp
Travel Adict
Travel Adict
Feb 22, 2009
Mensajes: 72

Fecha: Dom Sep 16, 2018 03:37 pm    Título: Re: Viajar a India: Dudas, Consultas generales

Alguna web concreta para reservar hoteles en India a buenos precios?

Graciasss
arucastonight
Arucastonight
Travel Adict
Travel Adict
Jul 18, 2016
Mensajes: 33

Fecha: Lun Sep 17, 2018 12:19 pm    Título: Re: Viajar a India: Dudas, Consultas generales

Hola Wisi89, Goa es un paraíso dentro de India, a mi me gustó muchísimo, de hecho, pienso volver Guiño . Si es mucho o no 2 semanas Chocado , todo depende de tus preferencias, si te gusta la playa o no, si te gusta el tema de la meditación (que parece que si), el ambiente hippie y ya si sabes ruso pues lo bordarás Riendo . Personalmente yo no dejaría de ver el Taj Mahal, déjalo para el final del viaje si quieres, te vuelves a Delhi unos días antes y te pegas el salto a Agra. No necesitas más de dos días, los trenes Delhi-Agra son rápidos y hay a todas horas. Puedes ver mi experiencia en Goa...  Leer más ...
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ




All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Google + Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad