Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


11 DIAS DE MOCHILERO POR BURKINA FASO MARZO 2017 -Diarios de Viajes de Burkina Faso- Ganasdemundo
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: 11 DIAS DE MOCHILERO POR BURKINA FASO MARZO 2017  -  Localización:  Burkina Faso  Burkina Faso
Descripción: Aventuras recorriendo por libre el sur de Burkina Faso
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:


Etapas 1 a 3,  total 9
 1  2  3  siguiente siguiente



Etapa: Guía Práctica  -  Localización:  Burkina Faso Burkina Faso
Descripción: Datos básicos para visitar de forma independiente este exótico país de África Occidental totalmente alejado de los circuitos turísticos.
Fecha creación: 06/06/2018 21:20  
Compartir: 
Compartir:
Varios fueron los motivos por los que decidí viajar a Burkina Faso. Primero, el tratarse de un país desconocido, que prometía dosis importantes de aventura y emociones fuertes. Segundo, que iba a estar muy cerca de allí, visitando Ghana, y no era una mala opción repartir mi tiempo entre dos países que ofrecen atracciones turísticas bastante diferentes. Y tercero, la incipiente inestabilidad del país, con algún secuestro de occidentales o atentado terrorista que han hecho caer en picado el turismo internacional, y podrían provocar que Burkina Faso acabe pronto sumido en el caos, tal y como sucedió con la vecina Mali. Mejor visitarlo antes de que fuera demasiado tarde.

Reconozco que de entrada Burkina Faso puede parecer un destino poco apetecible. Es difícil encontrar información actualizada. Y si uno echa un vistazo a la página web del Ministerio de Asuntos Exteriores, dan ganas de tachar el país del mapa para siempre ("Se desaconseja el viaje, salvo por razones de necesidad"; "Existen riesgos para la seguridad en todo el país"; etc...).

Pero mi opinión es que, a fecha de hoy, todavía se puede visitar buena parte de Burkina con un grado bastante elevado de seguridad. La única zona a evitar por completo es el norte, donde se producen incidentes con cierta regularidad. En cuanto al resto del país, no tuve ningún problema. Los burkinabes son gentes de una amabilidad extrema, siempre dispuestos a ayudar; casi todo el mundo habla francés, lo cual facilita mucho la comunicación; y, como buen país de herencia francófona, abundan los lugares para comer de forma bastante decente. A partir de aquí, ya será decisión de cada uno viajar a Burkina o no.

En total estuve 11 días recorriendo Burkina Faso. Entré por el sur, cruzando la frontera desde Ghana. Subí hasta la capital Ouagadougou. Y desde allí realicé una ruta circular por el suroeste del país, pasando por Bobo-Dioulasso, Banfora (con excursión a Sindou) y Gaoua.

CUANDO IR

La mejor época para viajar a Burkina Faso, y en general a la mayor parte de África Occidental, es durante la temporada seca, que va de Octubre a Marzo. Así que esta situación convierte a Burkina en un destino poco recomendable para la gente que tiene vacaciones tradicionales, concentradas en los meses de verano (allí es la época de lluvias).

Incluso viajando durante la temporada seca, otro factor que puede influir es el Harmattan: un viento seco y polvoriento procedente del Sáhara que bloquea el sol y crea unas condiciones de luz pésimas para los amantes de la fotografía, como una niebla de color anaranjado. Yo viajé en marzo, y por suerte no encontré lluvia (excepto un par de noches, en Banfora y Gaoua) ni Harmattan. Aunque a cambio hay que estar dispuesto a soportar un calor terrible.




VISADO

Para visitar Burkina Faso es necesario obtener un visado. Hay dos formas de gestionarlo, y ambas tienen sus ventajas e inconvenientes:

1. Una opción es conseguir el visado con antelación. La pega es que en España no hay embajada de Burkina Faso, y los trámites hay que hacerlos a través de la embajada que este país tiene en Francia (París). A ella habrá que enviar por correo una solicitud debidamente cumplimentada (se puede descargar en la página web de la embajada); una foto carnet; y el pasaporte original.

Yo en estos casos no me la juego, y utilizo los servicios de una empresa de mensajería. Que entrega personalmente el pasaporte en la embajada, y lo recoge una vez está tramitado el visado. Las dos veces que lo he necesitado, he realizado el envío a través de MRW. Pero imagino que el resto de empresas conocidas sirve igual. Eso sí, en este caso, al tratarse de un envío internacional, el coste será bastante más elevado que el del típico envío a una embajada ubicada en Madrid.

El precio del visado es de 70 euros, para una estancia máxima de 3 meses.

2. La segunda opción es obtener el visado al llegar a Burkina (visa on arrival). Se puede gestionar tanto en el aeropuerto de Ouagadougou, como en cualquiera de las fronteras terrestres con sus países vecinos. Esta fue la opción que elegí yo, cruzando la frontera sur desde Ghana.

La ventaja es que me ahorré los trámites previos desde casa. El inconveniente, la incertidumbre. Ya tenía comprado mi vuelo de regreso a Barcelona con salida desde el aeropuerto de Ouagadougou. Y cualquier problema burocrático con el visado que me impidiera entrar en Burkina Faso, hubiera tenido consecuencias catastróficas. Si obtienes el visado con antelación, te ahorras este mal trago. En este caso, también es necesario rellenar una solicitud (en mi caso, lo hizo el amable encargado de la oficina); y entregar una foto carnet.

Otra gran pega de esta opción es el precio: nada menos que 150 euros (98.000f), para una estancia máxima de 3 meses. Me parece una auténtica vergüenza que el gobierno cobre a los turistas esta desorbitada suma, cuando uno lo que quiere es visitar el país y gastar dinero. Así privan a los Burkinabes de una fuente adicional de ingresos, porque el dinero del visado no revierte en ellos. Mientras, en los últimos años, otros países de la zona (como Senegal) ya no requieren visado a los ciudadanos de la Unión Europea, y el turismo marcha viento en popa.

Importante tener en cuenta que el visado hay que pagarlo en CFA Francs. Y en la frontera no hay entidades bancarias ni casas de cambio para obtener moneda local. La única alternativa será contactar con alguno de los espabilados que deambulan por la zona, y cambiarle euros por francos.

GUÍAS DE VIAJE

-"Burkina Faso" de Bradt Guides. Escrita por Katrina Manson y James Knight, con más de 300 páginas llenas de información detallada para visitar cualquier rincón del país. Un ejemplo más de por qué las guías Bradt son mis favoritas (y en algún caso las únicas) para conocer en profundidad el continente africano.

-"West África" de Lonely Planet, con tan solo 17 páginas dedicadas a Burkina Faso. Sirve como complemento, para tener una idea muy general de la zona.




VUELO

En mi caso, volé con Royal Air Maroc, haciendo escala en Casablanca. Se pueden encontrar buenas ofertas, y se evitan escalas en otras partes del mundo que obligan a desviarse de la ruta más directa. Además, pagando un poco más, permite volar a un país y regresar desde otro. Lo que ahorra la compra de vuelos internos adicionales. O tener que desandar el camino recorrido para volver al punto de partida.

TRANSPORTE

Para moverse por el país, las principales opciones son:

1. Autobús: sin duda, la mejor alternativa para desplazarse entre los principales núcleos urbanos de Burkina. Los vehículos están en buen estado, con asientos cómodos y espaciosos. Son puntuales. Y una vez en marcha, las paradas son mínimas. El único aspecto a mejorar son los televisores, que funcionan a cualquier hora (incluso durante trayectos nocturnos), emitiendo películas y series con el volumen a toda pastilla.

Existen diferentes compañías, que cuentan con sus propias estaciones. Yo utilicé principalmente los servicios de Rakieta, y no tengo queja. Pero hay otras como STAF o TSR, cuyos autobuses tampoco tenían mala pinta. Los billetes son muy económicos, y se compran en la correspondiente taquilla, antes de subir al vehículo. Para según que trayectos es recomendable realizar la compra con antelación, y así evitar sorpresas.

2. Taxi Brousse: normalmente furgonetas o minibuses, aunque existen otros formatos de vehículo. Cubren rutas más remotas, que los autobuses no se atreven a recorrer, principalmente por el mal estado de las carreteras. O trayectos cortos entre poblaciones rurales. El estado de conservación de los vehículos puede variar mucho.

Lo cierto es que mi experiencia con este medio de transporte se limitó a un único viaje, de Banfora a Gaoua. Y fue una auténtica pesadilla. Quizás no sea un buen ejemplo para extrapolar al resto, pero yo para trayectos cortos recomiendo alquilar una moto. Los Taxi Brousse parten de la Gare Routière de cada población. Y el billete se paga con antelación a un encargado.

3. Moto: sin duda, el gran hallazgo de este viaje. Nunca me hubiera imaginado que era posible recorrer África con total libertad, conduciendo una moto de alquiler (igual que en muchos países del Sudeste Asiático). Pero en Burkina Faso es una realidad.

Para evitar problemas, será necesario que tomes una serie de precauciones. Alquila la moto en un lugar recomendado: una tienda que aparezca en las guías de viaje; algún conocido del personal del hotel donde te alojes... Comprueba el estado del vehículo antes de despedirte del dueño. No olvides pedir los papeles de la moto y el contrato de alquiler, para mostrar en los numerosos controles policiales que encontrarás en la carretera. Y niégate en redondo a dejar el pasaporte original en depósito (ofrece a cambio dinero, algún otro documento menos importante...).

Una vez en ruta, conduce siempre a la defensiva, esperándote lo peor del resto de vehículos. Porque no llevarás casco. Y dudo mucho que tu moto tenga un seguro de accidentes que cubra los posibles daños ocasionados por un accidente.

4. Taxi: compartido o privado. Si es compartido (partagé), se paga al final del trayecto el precio que indica el conductor, que suele ser el correcto. Si es privado (déplacement), o se negocia el precio antes de subir al vehículo (los taxistas suelen pedir a los "Tubab" una tarifa muy superior a la normal, y son regateadores tenaces); o se espera al final del recorrido y, sin preguntar, se da al conductor un billete de importe superior al precio estimado del viaje (yo utilizo mucho esta técnica y, salvo excepciones, deja a los taxistas descolocados, y me devuelven el cambio correcto).




ALOJAMIENTO

La oferta de hoteles es muy amplia. En núcleos importantes, como Bobo-Dioulasso o Banfora, hay gran variedad de opciones. Y en las poblaciones más pequeñas, siempre hay campements o auberges entre los que elegir. Así que como los alojamientos abundan, y la fama actual del país no atrae muchos turistas que digamos, es raro tener problemas para encontrar sobre la marcha una habitación decente para pasar la noche.

Los precios son bastante asequibles, teniendo en cuenta que siempre me alojo en hoteles de clase media/baja. Y no incluyen el desayuno. Un sistema para ahorrar es elegir habitaciones con ventilador (ventilée) en lugar de aire acondicionado (climatisée). El precio es notablemente inferior, y un ventilador es más que suficiente para contrarrestar el calor por la noche.

COMIDA

La oferta gastronómica Burkinabe es bastante limitada. A parte de dos o tres platos que se encuentran en cualquier lugar del país, en los menús de las poblaciones importantes suele aparecer alguna especialidad de países vecinos, o de la cocina francesa. Eso sí, mientras se recorre la Burkina rural se comerá mucho arroz (que por lo menos es un valor seguro para evitar problemas estomacales).

Para beber, agua mineral marca Lafi; o cervezas en botellas de 0,625l, marca Brakina. Los precios, muy económicos.

IDIOMA

La lengua oficial en Burkina Faso es el francés. Y lo habla casi todo el mundo. Con mayor o menor corrección en función de la zona del país y la persona con la que te encuentres. Aunque después cada etnia tiene su propia lengua, y en lugares muy remotos (como el País Lobi) será imprescindible la ayuda de un guía para poder comunicarse con la gente.

Las lenguas autóctonas más populares son el Moore (la lengua de los Mossi, hablada en el centro del país); y el Dioula (utilizada en el Oeste de Burkina). Pero hay muchas más, como el Lobiri o el Gourounsi. Aunque reconozco que no hice el más mínimo esfuerzo por aprender alguna palabra de estos idiomas indescifrables. Bastante tenía con acordarme de mi francés oxidado...

MONEDA

El West African CFA Franc. Se trata de la moneda que utilizan los 8 países que forman la Union Économique et Monétaire Ouest Africaine. Una especie de Unión Europea a la africana que nació en 1945, impulsada por Francia, para cohesionar las economías de sus colonias en África Occidental. Actualmente está formada por Benin, Burkina Faso, Costa de Marfil, Mali, Níger, Senegal, Togo y Guinea Bissau (esta última, antigua colonia portuguesa, que en 1997 se unió al resto de países, para beneficiarse de sus ventajas económicas).

CFA son las siglas de Communauté Financière Africaine, pero en la calle la gente se refiere a esta moneda sencillamente como Franc. Su gran peculiaridad es que tiene un tipo de cambio fijo. Que desde la creación del euro es de 1 eur = 656 francs.

Para obtener moneda local, utilicé mi tarjeta en los cajeros automáticos de las principales poblaciones.

SALUD

Para viajar a Burkina Faso es obligatoria la vacuna contra la Fiebre Amarilla. Además, son recomendables las de la Hepatitis A y B, Fiebre Tifoidea, Tétanos, Polio y Meningitis. Y seguir un tratamiento profiláctico contra la Malaria. Vamos, que tendrás que visitar un Centro de Medicina Tropical y asegurarte de que tu cartilla de vacunación se encuentra perfectamente al día, para evitar experiencias desagradables.

Puedes encontrar más información sobre otros viajes en mi blog ganasdemundo.com
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Guía Práctica



Etapa: País Kassena  -  Localización:  Burkina Faso Burkina Faso
Descripción: Explorando el remoto sur de Burkina, entre áridas llanuras y poblados de adobe decorados con enigmáticos símbolos.
Fecha creación: 06/06/2018 21:28  
Compartir: 
Compartir:
El sureste de Burkina Faso es territorio Kassena. Una etnia que destaca por la forma en que construyen y decoran sus casas tradicionales. Creando un auténtico museo al aire libre, por el que se puede pasear con la ayuda de un guía local. Es posible realizar una ruta circular de un par de días visitando varios pueblos, para admirar su peculiar estilo arquitectónico. Pero yo decidí centrarme en los dos asentamientos Kassena más importantes: Tiebelé y Tangassoko.

VIAJE PAGA - TIEBELE

Tras conseguir cruzar a pie sin problemas la frontera entre Ghana y Burkina Faso, estaba realmente eufórico. Se trataba del momento más delicado de todo el viaje. Y haberme encontrado con una negativa hubiera tenido consecuencias terribles, ya que mi avión de regreso a Barcelona salía necesariamente desde Ouagadougou.

En mis primeros pasos en Burkina, fue de gran ayuda el abuelete que me guió por el pueblo de Paga, en Ghana: me acompañó en todo momento; me consiguió moneda local a un tipo de cambio decente; y encontró transporte hasta mi destino final del día, negociando un buen precio. Si hubiera estado solo, me hubiera buscado la vida igualmente. Pero en estos lugares fronterizos, donde abundan los personajes de oscuras intenciones, nunca está de más que te echen una mano y te faciliten las cosas.

Para empezar, subí a un taxi compartido, que por 1.000f me llevó hasta Po, la primera población de cierta importancia, a 20km de la frontera. De camino, un control policial donde examinaron mi pasaporte (¡con qué orgullo enseñé mi flamante visado!); y un paisaje desértico, con pequeños asentamientos, y un calor imposible.

La segunda parte del trayecto entrañaba más complejidad, ya que no hay transporte público que conecte de forma regular Po con Tiebelé. Pero el guía del Achala Village ya se había anticipado a esta situación, y lo había dejado todo atado. Al llegar a Po, el conductor del taxi aparcó el vehículo, y se fue a buscar su moto para llevarme a Tiebelé, a cambio de 7.000f.

UN ACCIDENTADO VIAJE EN MOTO

Una vez subido en la moto, todo apuntaba a un viaje plácido. Solo teníamos que recorrer 31km, por una pista bastante decente. Pero como ya me ha pasado en más de una ocasión, en África las cosas no son lo que parecen... Tras un comienzo a muy buen ritmo, el conductor se detuvo, comprobó la rueda trasera, y concluyó que había pinchado, y tenía que ir a un taller a arreglar la moto. Por suerte aún estábamos en las afueras de Po, así que me dejó sentado a la sombra, junto a una familia de lugareños, y desapareció.

La espera duró algo más de media hora, y me entretuve bromeando con los chavales de la familia. A uno le pregunté donde podía comprar agua, y él mismo se encargó de traerme una botella grande bien fría, que aquí llaman por su marca (Lafi). En agradecimiento le dí todas las monedas de Cedi que me habían sobrado de mi periplo por Ghana, y ya no iba a necesitar más. No era ni mucho menos una fortuna, pero compensaba el precio del agua y la amabilidad. A una graciosa niña le di un trozo de pan azucarado de mi improvisado desayuno en Paga.

Como era de esperar, me convertí en el centro de todas las miradas. Y la gente se portó genial conmigo, ofreciéndome sonrisas e interesándose por mi situación. Al final, regresó el conductor con su moto arreglada, y pudimos continuar el viaje.

Pero a la que abandonamos Po las cosas se complicaron. Tuvimos que atravesar un terreno casi desértico, y el aire que venía de cara era realmente abrasador. Lo más parecido a estar frente a un lanzallamas. Casi podía notar como mi piel se iba chamuscando. Además, cuando pasaba un vehículo en dirección contraria, nos lanzaba nubes de polvo naranja que cegaban la vista. Y por si fuera poco, yo con mi mochila grande a la espalda. Y el conductor que no paraba de gritarme cosas que no entendía, entre su francés rudimentario y el ruido de la moto. Menudo viajecito...

Al final llegamos a mi alojamiento elegido, y nos despedimos con una pequeña discusión típica de África. El chaval me quería cobrar 2.000f más por los gastos de arreglar el pinchazo, y por considerar que mi alojamiento estaba bastante alejado del centro del pueblo. Y yo me negaba en redondo. Aunque tras unos minutos, decidí no complicarme la vida, y lo dejamos en 1.000f extras.



ALOJAMIENTO: VILLAGE D'ACCUEIL JEAN VIARS - 7.500f/Noche

*Puntos a favor: casa tradicional, redonda y con techo de paja, muy espaciosa; cama doble; ventilador; ducha con un potentísimo chorro de agua; ubicación en una zona tranquila, apartada del centro;personal amable.

*Puntos en contra: lavabo compartido, bastante sucio (aunque para afeitarme, el encargado me permitió utilizar gratis el de una de las casas más caras que había disponibles); cama incómoda; precio (mucho más caro que los alojamientos de características parecidas en Ghana); falta de señalización (costó encontrar el lugar, porque no tenía cartel exterior).

En Tiebelé, si se llega en la época del año adecuada, también existe la opción de dormir al raso, en el tejado de una de las casas tradicionales. La temperatura es más agradable. Se puede disfrutar de un cielo lleno de estrellas. Y es mucho más económico. Eso sí, no respondo de la fauna que uno pueda encontrarse allí arriba...

Ya instalado, caminé hasta un bar cercano, me senté en una mesa de su terraza exterior, y me tomé una Coke de medio litro bien fría (500f), respirando aliviado tras superar todos los obstáculos del día. A mi alrededor, grupos de niños recién salidos del colegio; animales de granja (sobretodo cerdos campando a sus anchas); y árboles enormes (había muchos mangos, y por todas partes me encontraba lugareños comiendo su frutos).

EN TERRITORIO GOUROUNSI

En el pasado, los habitantes del sur de Burkina eran conocidos como los Gourounsi. Un término que engloba a toda una serie de etnias diferentes, entre las que se encuentran los Kassena. Los Gourounsi fueron los primeros pobladores del país. Y poco a poco fueron arrinconados por otros grupos más organizados, como los Mossi (que se hicieron con la meseta central); o los Djerma (que lanzaban ataques desde la vecina Níger en busca de esclavos, y arrasaban todo a su paso). Aunque sin ser totalmente conquistados.

Pero a finales del siglo XIX los Djerma intensificaron sus ataques, sembrando el caos a su paso. Así que los Gourounsi se vieron obligados a aliarse con los franceses, que acababan de llegar a la zona. Y que no tuvieron problema en derrotar a los Djerma en 1897, culminando su conquista de Burkina. De esta forma, los franceses restablecieron las rutas comerciales, utilizando a Burkina como nexo de unión entre sus colonias de Costa de Marfil y Mali. Y los Gourounsi continuaron su existencia con una relativa calma.

Actualmente, las tierras Kassena están divididas entre el sur de Burkina y el norte de Ghana. Gracias a esa falta de sensibilidad que caracterizó el trazado de las fronteras en África durante la época colonial.

LA COUR ROYALE DE TIEBELE

Tiebelé es el asentamiento Kassena más importante de Burkina. Aquí vive su rey, en un conjunto de casas conocido como la Cour Royale. Sin duda el mejor lugar para contemplar la arquitectura tradicional Kassena. Y como mi alojamiento se encontraba justo enfrente, decidí aprovechar las últimas horas de sol para visitarlo. Así que, tras disfrutar de mi Coke, caminé hasta la puerta del hotel; y me hice con los servicios de un guía oficial (Nassara, que ya había contactado conmigo nada más bajar de la moto). Eso sí, antes de dirigirnos a la Cour Royale me tocó cambiarme de camiseta: vestía una roja, y ese es el color reservado para el monarca, prohibido para el resto de mortales dentro del recinto. En fin...

El precio de la visita fue de 2.000f por la entrada, más 5.000f para el guía. El exterior era similar al del Pia's Palace de Paga, con un altar de sacrificios (que estaba prohibido fotografiar), y un enorme montículo de tierra (llamado pourrou) desde el que comunicar a la población noticias importantes... ¡y enterrar las placentas de los recién nacidos! Nassara me permitió subir, y pude sacar buenas fotos panorámicas de la Cour Royale. El recinto tenía forma circular, con casas de adobe de diferentes formas; pasadizos estrechos; y gente dedicada a sus tareas diarias.




En cambio el interior era totalmente distinto al del palacio de Paga. Allí me quejé de la falta de decoración de las casas. Mientras que en la Cour Royale de Tiebelé era sencillamente espectacular. Pude pasear entre muros ondulantes repletos de coloridos símbolos, mezclando negros, blancos y naranjas. El guía hizo gala de sus conocimientos, y me explicó de forma detallada el significado de cada símbolo: allí había calabazas, huellas de gallina, lagartos, puntas de flecha, tortugas, alas de halcón... Incluso algún relieve con serpientes o cocodrilos...

La decoración de las casas Kassena es responsabilidad de la mujer. Y tuve mucha suerte, porque mi visita a Tiebelé coincidió con la época en que se suelen repasar las pinturas (febrero/marzo, tras la cosecha). Así que en alguna casa todavía había mujeres trabajando frente a paredes de vivos colores, realmente fotogénicas. Y por supuesto, ni rastro de otros turistas. Pude visitar el interior de una casa tradicional (similar a las de Sirigu); subir al tejado de otra, para sacar más fotos panorámicas... En fin, una visita muy completa. Aunque apuré demasiado las horas de sol, y hacia el final las sombras invadían el conjunto y perjudicaban mis fotos.

La gran pega de la visita fue la atmósfera de mendicidad que reinaba en el lugar. Burkina Faso es uno de los países más pobres del mundo, y eso se nota. Así que tuve que lidiar con suplicantes vendedores de artesanía; escuálidos lugareños pidiendo limosna; dar una propina de 500f, casi forzada, a una abuela que en teoría se encargaba de "ayudar al mantenimiento del recinto"... Una situación bastante incómoda. Aunque por suerte la belleza de las casas Kassena compensó con creces.

Tras salir de la Cour Royale empezó a caer la noche, y Nassara me llevó a un bar del centro de Tiebelé, donde probé la primera cerveza local. Marca Brakina, de 0,675l. Estaba helada, y sentó genial. Allí charlamos sobre la situación del país, los problemas causados por el terrorismo islámico en el norte, etc... Precio: 600f. Y de regreso en mi alojamiento, cené un modesto plato de spaguetti con tomate que había encargado previamente. Sentado en una mesa exterior. Acompañado de un gracioso gato. Y con una empleada entrada en carnes pidiéndome que me la llevara conmigo a casa, tras intercambiar apenas un par de frases. En fin...




MÁS CASAS KASSENA EN TANGASSOKO

Al día siguiente, a las 7.30h, Nassara ya me estaba esperando en la puerta del hotel, para continuar explorando el País Kassena. Teníamos que ir hasta Tangassoko, un pueblecito situado a unos 15km de Tiebelé. Y como imagino que el guía no confiaba mucho en su moto, apareció con un amigo que conducía una mucho mejor, para que fuera con él. Desconozco por qué no se limitó a pedirle la moto prestada. Pero tenía claro que iba a pagar el mismo precio que había previsto, por mucho que me acompañaran dos personas.

Durante el trayecto recorrimos pistas de tierra, atravesando un paisaje semi desértico, de colinas y arbustos. Antes de llegar a Tangassoko, el guía hizo un alto para enseñarme un lugar. Se trataba de un campamento formado por precarias cabañas de paja, donde vivían con sus familias los trabajadores de unas minas de oro cercanas. Según me contaron, aquello era un lugar sin ley, donde la Policía se negaba a intervenir en caso de conflicto; sin ningún tipo de infraestructura; y donde era fácil encontrar niños que habían abandonado el colegio para buscarse la vida en las minas. Pude pasear por el poblado y sacar fotos, pero no vi a Nassara y su amigo con muchas ganas de pasar allí más tiempo del necesario... Así que no alargué mucho nuestra presencia.

Tras la visita sorpresa, llegamos a Tangassoko, y nos dirigimos a visitar la Cour Royale del jefe local. Precio de la entrada: 2.000f (igual que en Tiebelé). Y discusión con Nassara. Resulta que me quería hacer pagar 5.000f más para el guía oficial del pueblo, que ni siquiera hizo acto de presencia. Si esto era así, y mi guía lo sabía: ¿para qué narices había venido con él desde Tiebelé? No tenía sentido. Así que me mantuve firme, y al final acepté pagar 1.000f adicionales en concepto de propina, para los ancianos del lugar.

La Cour Royale de Tangassoko era más pequeña que la de Tiebelé. Y su decoración menos espectacular, con muros de adobe pintados utilizando solo color negro. Pero el ambiente es muy auténtico, con lugareños y gallinas campando a su anchas. Y más relajado, sintiéndome mucho menos acosado por los lugareños. En su interior, buenos ejemplos de casas tradicionales Kassena. De nuevo entré en una de ellas, arrastrándome para poder cruzar su minúscula entrada. Y en su interior pude ver todo tipo de objetos y amuletos de propiedades misteriosas.

También pude subir al tejado de una casa y sacar fotos desde las alturas. Contemplando callejuelas laberínticas; alimentos secándose al sol; y, rodeando el recinto, árboles frondosos (principalmente mangos). Antes de volver a la moto, me quedé unos minutos curioseando por el exterior de la Cour Royale. Por allí correteaban grupos de Pintades (Guinea Fowl en inglés); y niños entretenidos con sus juegos. El regreso a Tiebelé fue realmente plácido, y llegamos a las 9.30h, según lo pactado. Precio del guía + transporte: 15.000f. No habíamos negociado el importe con antelación, pero consideré que era un precio justo, y el chaval no puso pegas.




EXPLORANDO TIEBELÉ

Ya sin mi guía, decidí dar un paseo por el pueblo. Según me habían dicho, hoy era día de mercado, así que fue el primer lugar al que me dirigí. Pero al llegar, me sorprendió encontrarme con una zona bastante desierta. Nada que ver con el bullicio y colorido que me esperaba. Aún así, caminé un rato entre los puestos de productos (principalmente frutas y verduras). Y me entretuve sacando fotos de lugareños Kassena: jóvenes madres con sus bebés a la espalda; un anciano sentado en una esquina con su máquina de coser (en África esta tarea es cosa de hombres); chavales recién salidos del colegio... Al final me enteré que el mercado semanal había sido el día anterior. Imagino que una confusión fruto de mi francés oxidado, que al principio dificultó la comunicación con los Burkinabes. Pero bueno, no estuvo mal el paseo.

Más tarde, me senté en un puesto de comidas, pues no ingería nada sólido desde el plato de spaguetti de la noche anterior. Decidí probar una especialidad de Burkina: el Porc au Four. Se trata de trocitos de carne de cerdo cocinados en un horno de barro. Los pude elegir yo mismo. El chaval encargado era todo amabilidad. Y un plato generoso me salió por tan solo 500f. Para acompañar, me compré en el bar de al lado una cerveza Brakina. Es gracioso comprobar como, cuando aprieta el hambre, un plato de lo más sencillo sabe a auténtico manjar...

Después, regresé caminando hasta el hotel, intercambiando alguna frase con los habitantes de Tiebelé. La gente se mostraba muy cordial, y al verme pasar me saludaban y ofrecían sonrisas de oreja a oreja. Aunque si les dedicaba más tiempo del necesario, todo acababa en peticiones: un teléfono de contacto, dinero para alguna asociación local... Pero bueno, hay que ponerse en su situación...

Antes de abandonar Tiebelé, intenté alquilar a través de Nassara un 4x4 para visitar el Nazinga Game Ranch, la otra atracción turística destacada del sureste de Burkina Faso, ubicada 55km al oeste de Po. El chaval estuvo haciendo gestiones desde la noche anterior. Y al final, tras esperar resultados hasta pasadas las 13h, decidí tachar de mi itinerario la visita por dos motivos:

1. El principal punto fuerte de Nazinga son los encuentros con elefantes. Y tras mi reciente visita al Mole National Park ya estaba más que satisfecho.

2. Un par de safaris (esa tarde y al día siguiente por la mañana) me salían carísimos: 150.000f (unos 300€). Y eso sin contar alojamiento, comida... Menuda clavada.

Así que me puse en marcha en busca de nuevas aventuras.

Puedes encontrar más información sobre otros viajes en mi blog ganasdemundo.com
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: País Kassena



Etapa: Ouagadougou  -  Localización:  Burkina Faso Burkina Faso
Descripción: Visita fugaz a la capital de Burkina Faso, donde abundan los lugares para sentarse a disfrutar de un rato de relax y buena comida.
Fecha creación: 06/06/2018 21:35  
Compartir: 
Compartir:
VIAJE TIEBELÉ - OUAGADOUGOU

A pesar de su aire de población ubicada en el fin del mundo, Tiebelé se encuentra a menos de 4 horas de la capital. Así que no me supuso un desplazamiento excesivamente complicado.

Para empezar, tenía que volver a Po. Y opté por la opción más sencilla: decirle a mi guía de Tiebelé (Nassara) que me llevara en su moto. Por el mismo precio que negocié con el chaval que me llevó a la ida: 7.000f. Y, por desgracia, en las mismas condiciones infernales. Soportando un viento de cara abrasador. Y envuelto en las nubes de polvo que el resto de vehículos levantaban al pasar. Menuda tortura.

En Po, Nassara me llevó a la estación de Rakieta, una compañía de autobús que viajaba a Ouagadougou. Pero me encontré que el siguiente vehículo no salía hasta dentro de 3 horas. Así que compré el billete (2.500f), me fui con el guía, y nos sentamos en la terraza exterior de un bar, a la sombra de un enorme mango, donde cayeron un par de cervezas Brakina, y estuvimos charlando. Más tarde pensé que podía haber intentado buscar en la estación de Po otro medio de transporte que saliera antes. Pero ni se me pasó por la cabeza. Y Nassara, tan contento de estar un rato más conmigo.

De regreso en la estación, me despedí del guía; compré algo para picar (3 plátanos y una botella de agua grande, todo por 900f); metí mi mochila grande en el maletero inferior del bus (donde también metieron una caja de cartón de la que asomaba el hocico de un cerdito vivo); ocupé mi asiento; y a las 17.30h nos pusimos en marcha. Para ser África, he de reconocer que el autobús estaba en perfecto estado de conservación. Ventanas cerradas, aire acondicionado, buena limpieza... Y viajé realmente cómodo, ocupando dos asientos.

Al principio, atravesamos un paisaje de bosque seco, con algún asentamiento esporádico. Después me entretuve mirando la TV. Pusieron una serie de humor con personajes y situaciones hilarantes, y me partí de risa (al igual que el resto de pasajeros). Al final, tardamos 3 horas en recorrer 150km, a lo largo de los cuales no hay ningún lugar de interés turístico donde merezca la pena detenerse. Y llegamos a Ouaga.




PASEANDO POR OUAGADOUGOU

He de reconocer que no dediqué casi nada de tiempo a Ouagadougou. Tan solo dos ratos en días diferentes, ya anocheciendo, mientras hacía tiempo hasta mi siguiente transporte. Lo ideal sería pasar al menos una mañana, para visitar un par de lugares de interés:

1. El Palacio del Moro Naba. Aquí todavía reside el rey de los Mossi (actualmente Naba Baongo II). Aunque legalmente no interviene en el gobierno del país, de forma extraoficial aún ejerce una enorme influencia, como guardián de las tradiciones y persona cercana al presidente. Los viernes por la mañana (a las 7h) tiene lugar una colorida ceremonia, en la que aparece el Moro Naba rodeado de sus súbditos, entre gritos y cañonazos. Así que lo ideal sería cuadrar la visita con esta cita semanal.

2. El Museo Nacional de Burkina Faso. Uno de los más importantes del país, donde se puede aprender sobre su historia. Y admirar obras de arte de los principales grupos étnicos: máscaras Bobo, estatuas de madera Lobi, etc...

Mientras recorría las calles de la capital, no puede evitar recordar que hacía poco más de un año que Ouagadougou había sido azotada por la violencia del terrorismo islámico. En enero del 2016 un grupo de 6 miembros de Al-Qaeda en el Islamic Magreb (AQIM) irrumpió a tiros en dos lugares del centro de la capital muy frecuentados por empresarios y extranjeros: el Splendid Hotel, y el Cappuccino Restaurant. Resultado: 30 muertos y 56 heridos; y una caída en picado del turismo en la zona, que todavía no se había recuperado.

CENANDO COMO UN LUGAREÑO MÁS

Mi primera cena en Ouaga tuvo lugar tras llegar de Po, en la propia estación de autobuses. Tenía que llenar el estómago antes de mi viaje hacia Bobo-Dioulasso, y no es que hubiera muchas opciones. Así que tras deambular entre sombras, acabé en un chiringuito con taburetes y una barra, donde había bastantes Burkinabes comiendo. Por supuesto, allí no había ni carta, ni una pizarra con los platos disponibles. Pero miré hacia mi izquierda, y al no disgustarme lo que vi, pedí lo mismo que estaba comiendo mi vecino de taburete. No estuvo mal: una baguette rellena de una especie de carne picada; y un bol de café con leche (pensaba que era sopa) tremendamente azucarado. Precio: 500f.

La segunda cena en la capital, recién llegado de mi periplo por el oeste de Burkina, tuvo un poco más de glamour. Como tenía tiempo hasta coger mi vuelo de regreso a Barcelona, salí de la estación de autobuses, y caminé por una avenida principal en busca de un Maquis.

Los Maquis son lugares que gozan de gran popularidad entre los Burkinabes. Donde se puede comer a buen precio, y rodeado de una atmósfera relajada. Suelen consistir en una terraza exterior; y una barbacoa donde se cocina todo tipo de carne a la brasa: brochetas, pollo, pescado... En mi caso, el pollo a l'ast es una de mis debilidades. Así que cuando pasé frente a un Maquis que anunciaba Poulet à l'ail, no me pude resistir, y me senté a disfrutar de una buena cena.

Mi intención inicial era pedir medio pollo, pero solo lo vendían por unidades, así que acabé pidiendo uno entero. Y cuando me disponía a disfrutar de un gran banquete... apareció la camarera con el plato. ¡El pollo era minúsculo! Me hubiera podido comer dos enteros sin problema. Además, me hizo gracia ver que lo servían junto a las patas y la cabeza (y no creo que a modo de adorno). Otro elemento curioso era que había una chica con una tetera llena de agua y un bote de jabón, que acudía a las mesas para que te lavaras las manos antes y después de la cena. Realmente práctico...

En fin, la cena estuvo muy bien. El pollo estaba rico. Y lo acompañé con dos Brakina heladas que sentaron genial. Mientras, en una pantalla de TV, la selección de Francia jugaba un partido de fútbol amistoso. Y a mi alrededor, lugareños pasando un rato agradable. Precio: 7.000f. Digno colofón a mi viaje por tierras de Burkina Faso.

Puedes encontrar más información sobre otros viajes en mi blog ganasdemundo.com
Imagenes relacionadas
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Ouagadougou

Etapas 1 a 3,  total 9
 1  2  3  siguiente siguiente



Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 50 10
Anterior 0 0
Total 50 10
Votos
10 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 0 Visitas mes actual: 630 Total visitas: 630

  Últimos comentarios al diario  11 DIAS DE MOCHILERO POR BURKINA FASO MARZO 2017
Total comentarios 9  Visualizar todos los comentarios

Salodari  Salodari  12/06/2018 17:11   
5***** porque no pueden ser más. Un viaje curioso y un gran diario. Gracias por compartir Amistad

LANENA69  LANENA69  12/06/2018 22:13   
Super chulo y todo muy bien explicado,las fotos de escándalo,que maravilla de viaje,los que a mí me gustan son de este tipo,donde se sale de lo normal y no este masificado,pero a veces el presupuesto manda,ENHORABUENA,ahora también te sigo en Facebook,jajajajjajaja.Estrellado

Ganasdemundo  Ganasdemundo  13/06/2018 18:37   
Artemisa, Salodari y LANENA, gracias por vuestros comentarios! La verdad es que el viaje fue un cúmulo de anécdotas y lugares sorprendentes. Una pena que no pudiera visitar el norte, porque tenía muchas ganas, pero otra vez será. Guiño

Brigantina  Brigantina  13/06/2018 22:59   
Estupendo diario de un destino poco habitual, y que sin duda será de gran ayuda para futuros viajeros por toda la información práctica que aportas.
Cinco estrellas muy merecidas!!

Marimerpa  marimerpa  15/06/2018 07:28   
Impresionante viaje e impresionante diario. Te dejo más que merecidas 5 estrellas.

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

Foros de Viajes
Pais Tema: Viajar a Burkina Faso
Foro Africa de Oeste Foro Africa de Oeste: Viajes por Senegal, Mali, Costa de Marfil, Ghana, Togo, Nigeria, Camerún, Burkina Faso, Niger...
Ultimos 5 Mensajes de 99
52685 Lecturas
AutorMensaje
europa31
Europa31
Travel Adict
Travel Adict
Oct 09, 2013
Mensajes: 82

Fecha: Dom Feb 18, 2018 06:11 pm    Título: Re: Viajar a Burkina Faso

Saliendo para BURKINA dentro de una semana.......momentaneamente puedo decir que el visado es muy fácil de conseguir en el consulado de Madrid. Se lleva 85 €, una foto de pasaporte y allí se rellena el documento. Te lo hacen al momento.
Cape
Cape
Experto
Experto
May 15, 2007
Mensajes: 121

Fecha: Lun Feb 19, 2018 05:03 pm    Título: Re: Viajar a Burkina Faso

Tengo contactos aun alli... Si necesitáis
cucotoo
Cucotoo
Travel Adict
Travel Adict
Sep 27, 2010
Mensajes: 37

Fecha: Jue Feb 22, 2018 08:13 pm    Título: Re: Viajar a Burkina Faso

Hola Europa31, necesito tu mail para unas consultillas antes de que marches de viaje.
Mi mail:
cucotoo @ yahoo.es
anborges
Anborges
Silver Traveller
Silver Traveller
Sep 02, 2013
Mensajes: 14

Fecha: Mie Feb 28, 2018 12:26 pm    Título: Re: Viajar a Burkina Faso

Buenos días, estoy pensando en realizar este año un viaje combinado a la zona de burkina faso, togo o Benin y busco información, sobre todo contactos en dichos países, como guias, hoteles, etc. Les agradecería cualquier información al respecto. Un saludo. Antonio Muy feliz
europa31
Europa31
Travel Adict
Travel Adict
Oct 09, 2013
Mensajes: 82

Fecha: Mie Mar 07, 2018 01:29 pm    Título: Re: Viajar a Burkina Faso

De vuelta de Burkina. Algunos detalles. Nada mas salir del control de pasaportes ( aconsejo vivamente de llevar desde España el visado!!), a mano derecha y detrás de una pared, casi invisible, se halla un cajero automático. Muy practico para poder pagar al taxista. Se alguien necesita un buen taxista en Ouaga, YAYA: 6114 2913. En frente del aeropuerto ( aprox a 10 mt) se halla ORANGE para hacerse la tarjeta SIM. Necesitareis el pasaporte. Son encantadores y abiertos hasta la llegada del ultimo vuelo ( 1h35 am ). Taxista recomendado en BOBO para hacer un tour de la ciudad: SOULEIMAN...  Leer más ...
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ




All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Google + Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad