Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


Escapada a Béziers y Narbonne (sin coche) -Diarios de Viajes de Francia- Ctello
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: Escapada a Béziers y Narbonne (sin coche)  -  Localización:  Francia  Francia
Descripción: Un corto viaje de cuatro días por esas dos ciudades del sur de Francia
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:


Etapas 1 a 3,  total 4
 1  2  siguiente siguiente



Etapa: PRIMER DÍA. BARCELONA- BÉZIERS  -  Localización:  Francia Francia
Fecha creación: 08/07/2018 10:06  
Compartir: 
Compartir:
Salimos de Barcelona-estació del Nord a las 16.30 de la tarde con destino a Beziers. El autobús es un Flixbus muy nuevo, amplio (el autobús con la puerta trasera más grande que he visto nunca). El precio, 14,99 euros por persona.
Circulamos a buen ritmo y sin parar durante 2 horas y hacemos la primera y para nosotros única parada del trayecto en La Jonquera (parada técnica de 15 minutos).
El siguiente tramo lo cubrimos en menos de dos horas, ya por tierras francesas. Pasamos por Narbonne y nos vamos fijando en algunas cosas que a efectos prácticos nos vendrán muy bien cuando lleguemos a la ciudad. Y pocos minutos más tarde llegamos a Béziers.
Se fundó en el año 700 a.C. En la era neolítica una tribu se instaló en la ribera del río Orb.
En 2004 se encontraron vestigios de una colonia griega del siglo V a.C. en los alrededores de la calle de la República. En el siglo I a.C. los romanos expulsaron a los galos y fundaron una colonia, Civitas Urbs Baeterrensis. Aún ahora se encuentran algunos vestigios.
Sin embargo si la ciudad ha pasado a la historia y es tristemente recordada es por la masacre que tuvo lugar durante la cruzada albigense. Considerada ciudad hereje por la presencia de los cátaros, el legado papal Arnaud Amaury, la asedió en 1209. Tras un breve sitio los cruzados tomaron la ciudad y a la pregunta de cómo diferenciarían a los católicos de los cátaros, el legado respondió: Matadlos a todos, Dios reconocerá a los suyos. Toda la población fue asesinada.
Pero ¿quiénes eran los cátaros y por qué hubo esa reacción tan fuerte contra ellos?. Pues los cátaros o albigenses eran cristianos que vivían en la región francesa del Languedoc y el norte de Italia en los siglos XII y XIII. Y uno se pregunta ¿por qué les mataban si eran cristianos?. Pues por su modo de ver la religión. De entrada los cátaros se consideraban a sí mismos los únicos cristianos verdaderos. Su nombre proviene de la palabra “katharó” que significa puro. No aceptaban la autoridad del Papa ni la Iglesia católica, creían que la cruz era un signo maligno de tortura, negaban el comercio de reliquias y pensaban que el mundo físico era algo malo creado por el Diablo así como el mundo espiritual era creado por Dios. Para ellos la salvación se conseguía mediante el rechazo al mundo material, ése que había creado el demonio (junto con las guerras y la Iglesia católica), y conociendo el estado anterior del espíritu. Los hombres son una realidad transitoria, una vestidura de la verdadera esencia de ángeles. Para ellos el pecado se produjo en el cielo y se ha perpetuado en la carne. Creían en la reencarnación de las almas una y otra vez hasta que fueran capaces de un autoconocimiento que les llevaría a ver a la divinidad y poder escapar del mundo material.
Negaban el bautismo porque se usaba agua que, en tanto que material, era impura. Tampoco les gustaba porque lo instauró San Juan Bautista y no Cristo.
Se oponían al matrimonio con el fin de la consecución de la prole porque hacer que nazca un niño en ese mundo material impuro no bueno (pensando que eran almas puras que al nacer en este mundo se corrompían). No comían nada que viniera de un animal (carne, huevos o leche).
Tampoco creían que Jesús se encarnara en hombre porque como ser material estaría viciado de pecado.
Negaban el Antiguo testamento porque el mundo no lo creó Dios sino el Diablo.
Sólo tenían un sacramento que se llamaba consolamentum (bautismo, comunión y extremaunción a la vez) y que sólo se hacía con palabras. Se administraba a los creyentes más fieles y abnegados, que se convertían en Perfectos. La mayoría de la gente lo recibía cuando estaba moribunda.
Como es lógico ese pensamiento no gustaba a la Iglesia católica, que intentó resolver el problema por las buenas aunque sin éxito. Para colmo algunos nobles que no eran cátaros protegían a los que había en su territorio. Para colmo el monje cisterciense Pedro de Castelnau, que actuaba como legado papal y que había excomulgado por complicidad con la herejía a Raimundo VI, conde de Tolosa, fue asesinado por un escudero del noble. Eso fue el detonante de la cruzada. El Papa no podía tolerar que nadie se le opusiera y que negara su autoridad y el conde se consideraba el único que podía mandar en sus tierras (inmensas por otra parte).
Raimundo de Tolosa acepta finalmente, más para proteger sus dominios que por otra cosa, participar en la cruzada aunque el Papa no se fiaba un pelo de él. Le encargó al abad de Citeaux, Arnaud Amaury, que le controlara al tiempo que también vigilaban al sobrino del conde, el vizconde Raymond Roger de Trencavel, señor de Béziers, Carcassonne, Albi y Razés.
El abad, que quería ser conde de Narbonne, reunió un poderoso ejército y se dirigió a Béziers. Exigió a las autoridades que entregaran a los 220 herejes que vivían allí pero la respuesta fue “preferimos ser ahogados en el mar antes que entregar a nuestros conciudadanos y renunciar a defender nuestra ciudad y nuestras libertades”.
Amaury se enfadó como una mona y más cuando vio que los católicos se negaban a abandonar la ciudad para ponerse a salvo.
Por una de esas casualidades de la vida los cruzados consiguieron entrar en la ciudad. El pueblo, cátaros incluidos, se refugiaron en las iglesias. Y cuando las tropas llegaban y no sabían a quién matar y a quién no la leyenda dice que el abad sentenció que murieran todos. Se dice que murieron unas 20.000 personas en la ciudad, incluso los curas. Y luego fueron hacia Carcassonne…
Solo decir que en una carta al Papa, el legado decía sobre el 22 de julio de 1209:
“Los nuestros, sin perdonar rango, sexo ni edad, han pasado por las armas a 20.000 personas; tras una enorme matanza de enemigos toda la ciudad ha sido saqueada y quemada. ¡La venganza de Dios ha sido admirable!.”
Sabiendo un poco del pasado trágico de la ciudad llegamos dispuestos a conocerla.
El hotel que elegimos, Ibis Budget Palacio de Congresos, es un sencillo establecimiento de dos estrellas aunque con muy buena puntuación en Booking. Con tasas la habitación doble no nos costó ni 40 euros (aunque debería decir que era triple puesto que había una cama de matrimonio y encima una litera de una cama). Teníamos lavabo y ducha propios y vistas a la calle. Además hay wifi gratis en todo el establecimiento.
Comparte recepcionistas (que no recepción) con el hotel Mercure (de 4 estrellas) que está en la esquina.
Cenamos un poco y salimos a dar una vuelta a la ciudad. Para llegar al centro, es muy sencillo. Apenas tienes que dar la vuelta a la esquina, donde está la puerta del Mercure, y subir la Avenida Camille St. Saëns, pasando por delante del Palacio de congresos que da nombre a nuestro hotel.
La calle está algo empinada pero por fortuna no es muy larga. Pronto llegamos a las Allés de Paul Riquet (la alameda de Paul Riquet). Este paseo se construyó en 1827 sobre los fosos rellenados de la muralla. Ahora encontramos restaurantes, tiendas, etc. Destacan una estatua de Paul Riquet, constructor del canal du Midi, y un mercado de flores los viernes. Al final encontramos un teatro de 1844. Tiene un estilo ecléctico.
El canal du Midi (del Mediodía, por esa zona de Francia) es una obra de ingeniería espectacular. Se trata de una vía navegable que une el río Garona en Toulouse con el mar Mediterráneo. Conecta con otro canal lateral con una vía fluvial que lleva al Atlántico. Esta idea ya la habían tenido Nerón, César Augusto, Carlomagno, Francisco I o Enrique IV pero fue otro gran hombre, Luis XIV, quien se decidió a llevarla a la práctica para evitar que los barcos tuvieran que cruzar el estrecho de Gibraltar por el peligro que eso suponía. Le encargó la obra al ingeniero Pierre-Paul Riquet, que la llevó a cabo (ayudado por 12.000 obreros) entre 1666 y 1681. Fue un proyecto costoso y muy complicado. Hoy en día se ha quedado reservado al turismo, a ciertos deportes (remo, ciclismo en los márgenes) e incluso vivienda (hay gente que vive en los barcos. El Canal du Midi recorre 241 kilómetros y se considera la mayor obra del siglo XVII, 63 esclusas, 126 puentes, 7 puentes sobre un canal y 6 presas. Es Patrimonio de la Humanidad.
Al señor Riquet (su estatua, se entiende) apenas le pudimos ver la cara porque la plaza que se abre delante estaba en obras.
Esa noche había mucha gente en la alameda a pesar de ser día laborable. Por lo que me pareció ver celebraban las Fiestas de la música y había muchos músicos tocando y cantando (gratis) en muchos rincones de la ciudad.
Como dije al otro lado hay un teatro cuya fachada es de estilo neoclásico. No es que sea el teatro más bonito del mundo pero tengo que reconocer que tampoco es el más feo. No está mal.
Bajando por la calle 4 de septiembre, atestada de gente, encontramos a mano derecha la Capilla de los penitentes azules, de los siglos XIV y XV. Apenas si pudimos fijarnos en ella porque había un grupo cantando en lenguaje de signos en las escaleras. Hablaré con mayor profundidad más adelante.
Seguimos por la misma calle y en breve llegamos a la Plaza del Forum, donde había más cantantes. Allí encontramos el edificio del Ayuntamiento, de los siglos XVII y XVIII, con campanario en espadaña rara del siglo XVIII con un reloj. Desde el siglo XIII ha habido un ayuntamiento en este lugar y se alza en la plaza (como su nombre indica) donde estaba el antiguo foro romano.
Seguimos por la Rue Viennet y llegamos a la Plaza de la Revolución.
En esa plaza encontramos el Museo Fayet, dedicado a la mayor parte de las obras del escultor Injalbert, que nació en Béziers en 1845. Una de sus obras más relevantes fue el busto de Marianne con el que ganó el Grand Prix en la Exposición Universal de París de 1889. Marianne, una mujer con gorro frigio (con una barretina, para que nos entendamos) es el símbolo de la República francesa.
En el centro de la plaza hay una fuente de piedra y encontramos algunos restaurantes y cafés.
Al otro lado hay un Palacio de justicia (que no sé si sigue funcionando como tal) y pegada a él la Catedral.
La Catedral de saint Nazaire está en la parte alta de la ciudad (más tarde y al día siguiente veremos que es verdad que hay una parte más baja que otra). Es un ejemplo notable del gótico tradicional del siglo XIV. Es el monumento gótico más grande de la ciudad. Fue sede del obispado de Béziers (siglos XII-XIV). Se construyó en el emplazamiento de un antiguo templo romano dedicado a Augusto y a su esposa Livia. En el siglo VIII se construyó una iglesia. En 1209, durante el saqueo que tuvo lugar en la masacre, la posterior iglesia románica quedó destruida por un incendio. Más tarde se reconstruyó el estilo gótico. La catedral está dedicada a los santos Nazario y Celso.
Desde el exterior parece una fortaleza. Tiene una torre maciza de 48 metros de altura coronada por una torre campanario con una campana de hierro de finales del siglo XVIII. La parte superior (del siglo XV) está decorada con columnas. En cada base está representado un rostro humano. Hay muchas gárgolas..
La fachada oeste tiene vistas al río Orb. Está rematada por dos torres, una de ellas circular con almenas.
En la fachada destaca un rosetón de 10 metros de diámetro. Dos estatuas representan el triunfo de la iglesia católica sobre la sinagoga.
El interior de la catedral es de cruz griega. Se ven aún algunos vestigios románicos (en concreto cuatro columnas en el centro) aunque es gótica. El coro tiene destacados vitrales góticos. Tres de ellos representan la vida de Moisés y otros tres de Constantino y su madre, Helena. El órgano data del siglo XVII aunque fue restaurado en el siglo XX. Las rejas de hierro forjado son del siglo XIV.
En el siglo XIV para dar cabida a más fieles se agrandó el templo, extendiéndolo hacia el oeste.
No es una de las catedrales más bonitas que he visto pero he de decir que el exterior es imponente y la imagen desde la distancia es muy bonita.
La fachada principal queda por detrás de la Plaza de la revolución y ante ella se abre un mirador sobre los alrededores de Béziers.
Desde la catedral tomamos unas calles para bajar al Puente viejo, uno de los símbolos de la ciudad. Por suerte está muy bien indicado hacia dónde tienes que ir y cuánto tardas en llegar (unos 7 minutos a pie). Al bajar pasamos por delante del Hotel Fabregat
Bajamos una calle empinadísima y llegamos al lugar donde había estado la Puerta del puente. De noche se hace un poco complicado orientarse y más por una plaza que hay enfrente pero al final dimos con la entrada al puente.
Data del siglo XII. Tiene 15 arcos y 241 metros de largo. Su origen es romano. Durante mucho tiempo fue el único punto de paso del Orb a lo largo del camino de Provenza hasta Marsella. En cartas dirigidas a los cónsules de la ciudad Carlos VII y Luis XI lo describen como “de gran antigüedad, suntuoso y grande”. Es monumento histórico de Francia desde 1963.
Desde el puente se consigue una bonita imagen de la catedral y el palacio arzobispal iluminado. Al otro lado encontramos un parque, el Jardín de Emil Ain, desde el que se obtiene la imagen más famosa de la ciudad, el conjunto catedralicio y el Puente viejo.
En los márgenes del río Orb la gente pasea o va en bici.
Salimos del parque por el otro lado y atravesamos el llamado Puente nuevo, lleno de flores, desde el que también se tiene una bonita panorámica.
Volvemos a subir al casco antiguo por la misma calle (la subida cuesta bastante) y regresamos al hotel.
Imagenes relacionadas
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: PRIMER DÍA. BARCELONA- BÉZIERS



Etapa: SEGUNDO DÍA. BÉZIERS- NARBONNE- ABADÍA DE FONTFROIDE- NARBONNE  -  Localización:  Francia Francia
Fecha creación: 08/07/2018 10:06  
Compartir: 
Compartir:





Después de desayunar bajamos las maletas, las dejamos en consigna del hotel (para lo que pagamos un euro por maleta) y salimos a dar una vuelta por la ciudad.
El camino que emprendemos de momento es el mismo pero una vez que llegamos a las Allées no vamos hacia la derecha (hacia donde está el teatro) sino a la izquierda. Al poco rato nos encontramos con la puerta del Escenario de los poetas, parque del siglo XIX (época del Segundo imperio) de estilo inglés con paisajes hechos por los hermanos Bullher, los creadores del Bois de Boulogne de París. Tiene estatuas de poetas y el monumento de Titán. Precisamente este monumento, en realidad una fuente, es una de las primeras cosas que nos encontramos. En la parte más alta vemos a Atlas sujetando el mundo hecho en bronce sobre una concha bajo la que hay unos caballos en mármol blanco. Debajo encontramos una especie de gruta sobre la que está la fuente al estilo de un ninfeo antiguo con una representación del dios Pan (en el centro). El agua, que cae por todos lados, acaba en un estanque. Al lado hay otro llamado de los Cisnes (aunque no vemos ninguno).
El parque se inauguró en 1867 y está muy bien cuidado. Tiene muchos árboles y flores, algunos exóticos, y recibe su nombre porque en origen era como una pequeña colina con árboles que daba muy bien para que los poetas meditaran.
Desde 1902 este jardín, que cuenta con estanques y canales, está decorado con bustos de poetas que nacieron en Béziers, la mayoría obra de Injalbert (autor también de la fuente). Destaca también una estatua al grandísimo Víctor Hugo.
Desde 1990 es refugio para pájaros (y tienen unas casitas preciosas).
El parque se cierra con hermosas puertas de hierro forjado.
Une la estación de tren con la alameda Paul Riquet. Precisamente antes de llegar a la puerta que da a la estación encontramos el gran monumento a los muertos, también de Injelbert (una inscripción dice que está dedicado a los caídos en Indochina y África del Norte).
Para cruzar desde el parque a la estación hay un paso subterráneo. Nosotros no pasamos sino que seguimos por la calle a la izquierda. Antes de llegar a un centro comercial atravesamos por debajo de un puente por el que pasan los coches y no tardamos en llegar a la esclusa de Béziers, en el canal du Midi. Precisamente en ese momento pasaba un barco por lo que pudimos ver in situ el mecanismo de la esclusa (que ya vivimos en la Presa de Asuán, en Egipto, pero entonces dentro del barco).
Para el que no lo sepa una esclusa sirve para que los barcos puedan superar los distintos desniveles que pueden encontrarse al navegar. Simplemente lo que hace es subir o bajar las embarcaciones. Se trata de ir poniendo o quitando agua con las compuertas cerradas, dejando el barco al nivel del tramo siguiente. Unas tuberías gigantes son las encargadas de conectar una esclusa con la siguiente o con la anterior. Si lo que quieres es elevar el barco, se envía agua desde la esclusa siguiente para nivelarla con la parte donde estás. Si lo que quieres es bajarlo, haces el proceso inverso. Es chulo verlo pero mucho más vivirlo. Es posible contratar un barco (no anuncian precios pero creo que vale 10 euros).
Después de ver el procedimiento empezamos a caminar hacia la esclusa siguiente, a más de un kilómetro de distancia. Seguimos para ello el camino que circula a un lado del Puente Canal. Este puente se construyó en 1857 y permite al canal franquear el río Orb y poder navegar río arriba. Por los márgenes también se puede ir en bicicleta. Es una zona muy tranquila y bonita con vegetación y patos. El encanto sólo se rompió con la vista de algunos peces muertos (aunque lo achacamos a algún barco). Seguimos caminando hasta que llegamos a las 9 esclusas de Fonseranes. Se trata de la obra de ingeniería más espectacular del Canal du Midi ya que permite a los barcos salvar un desnivel de 14 metros (en origen eran 21 metros). La zona se ha acondicionado muy bien para ir de picnic o pasear. Incluso hay wc públicos.
Seguimos por el camino paralelo al agua (bien indicado) hasta llegar al Puente nuevo. Atravesamos nuevamente el jardín de Emile Aïn (nos quedamos un rato sentados) y hacemos algunas fotos. Volvemos a atravesar el Puente viejo y subimos por la misma calle empinada de la noche anterior. A mitad del camino nos desviamos a la derecha porque nos indica que allí está el Plan de Cantarelettes, un mirador desde el que se intuye la zona de las esclusas y se ven, entre otras cosas, el Puente Canal y más allá los Molinos Cordier, rescatados en el siglo XIX por el ingeniero hidráulico Jean-Marie Cordier. Se encargaron de acoger la máquina de vapor que hacía posible el traslado de agua para abastecer a la ciudad alta.
Seguimos subiendo y en poco rato nos encontramos en la catedral, que entramos a visitar. Como dije anteriormente por dentro no sorprende tanto como por fuera. No sé, es como si le faltara algo a pesar de tener unas bóvedas altísimas y vidrieras. La entrada es gratis.
El claustro está adyacente a la parte sur de la catedral. Lo encuentras yendo a la fachada principal y entrando por la puertecilla que se encuentra al fondo. Es del siglo XIV aunque está inacabado. Es muy sobrio. Las esculturas de las bóvedas son del siglo XIV. Detrás del claustro encontramos el Jardín del Obispo, del siglo XVII. Para llegar se tiene que bajar por una estrecha escalera. En la parte alta hay unos pequeños parterres y en la baja un mirador y algunos bancos. Se construyó en el siglo XVII aunque está inacabado.
Volvemos a subir la escalera y salimos por el claustro para regresar a la capilla de los Penitentes azules por la que pasamos el día anterior. Data de los siglos XIV y XV. Tiene un bonito coro aunque amputado en la Revolución francesa y algunos frescos del siglo XVII. Pero lo más llamativo lo encontramos junto a la puerta de entrada, un enorme exvoto (una ofrenda para pedir la protección de un santo o de la Virgen) de un barco (siglo XVIII). Se trata de la antigua iglesia del Convento de los Franciscanos.
Regresamos al ayuntamiento y entramos al patio donde nos llama la atención la figura de un camello. Según pude entender por la pequeña explicación al parecer Saint Aphrodise (san Afrodisio), patrón de la ciudad, llegó a Béziers procedente de Egipto a lomos de un camello en el siglo III. Cuando el santo fue martirizado el animal quedó en manos de un prohombre de la ciudad, que cuidó de él. Cuando murió los habitantes de la ciudad construyeron un camello de madera que debía circular por la ciudad cada 28 de abril, día del santo. En la Edad media se abandonó la tradición, al entenderla pagana, y en la Revolución francesa se quemó como símbolo de época feudal. No fue hasta 1895 que se hizo uno nuevo (aunque con una sola jiba, como si fuera un dromedario y no un camello).
Por detrás del ayuntamiento y casi por casualidad llegamos a una pequeña plaza. Allí, pasando casi desapercibido, encontramos la estatua de Pépézuc. No muy lejos de allí había una fuente monumental romana adornada con una estatua colosal de 2,75 metros. Este Pépézuc, de origen romano también, representa al emperador romano Tetricus hijo, de finales del siglo III, que fue el responsable de la reparación de la Via Domitia (camino que veremos en Narbonne). La cabeza que tiene no es la suya original sino de otra estatua (la propia parece que se perdió en el siglo XVI). Sin embargo los de Béziers (los biterrois) prefieren pensar que es Montpezuc, defensor de la ciudad contra los ingleses en 1355. En la edad media se le vestía con papel dorado, con un sombrero con tricornio y con unos bigotes dibujados con carbón. La estatua en origen medía más de dos metros pero la que vemos a la intemperie no es la original (la de verdad está en el Museo de Biterrois, aunque sin cabeza). Lo de Pépézuc es un nombre que se le ha dado después de llamarle Pierre Pézuc (o Pierre Péruc- nombre que se le daba en el siglo XIV) O Monpézuc.
Es tiempo de ir a comer y nos decantamos por uno de los restaurantes que están en la Rue Viennet, Le Petit Marais. Entre otras opciones el local dispone de un menú completo por 16,90 euros por persona que tiene muy buena pinta. De primer plato nos decantamos por una ensalada con higadillos de pollo y patatas y una tabla de embutidos. De segundo cogimos una brocheta de carne con patatas fritas, champiñones y ensalada y pollo al limón con verduritas, tomate al horno y patatas al gratén. Los postres elegidos, buenísimos. Una crèpe con chantilly (nata) y tarta de manzana con nata. Muy abundante y bueno.
Después de comer nos dirigimos a la iglesia de la Magdalena. Era la parroquia de los gobernantes de la ciudad desde el siglo XI. En la antigua iglesia románica fue donde tuvo lugar la masacre de 1209. Unas placas en el suelo se encargan de recordarlo (22 de julio de 1209). Aunque se suponía que estaba abierta hasta las 12.30 horas la encontramos cerrada. Quizás era porque estaba haciendo unas obras en la plaza.
En la plaza del mismo nombre encontramos el mercado (Les Halles). Se trata de un mercado cubierto de finales del siglo XIX inspirado en les Halles de París. Dentro, además de productos frescos, encontramos comida ya preparada y algunos locales para comer allí (aunque no más barato de lo que pueda ser comer en otra parte).
Seguimos el recorrido y pasamos por el Hotel Fayet, otra de las partes del museo de Bellas artes. Aquí es donde se reúnen las obras del famoso Injalbert. Seguimos hasta encontrar las ruinas de las Arenas, el Anfiteatro romano. Se construyó en el siglo I y se reconstruyó en 1992. Tenía capacidad para unos 13.000 espectadores. Y es que en aquel tiempo Baeterrae, atravesada como Narbonne por la Via Domitia, era un punto estratégico de paso entre Italia y España. Que nadie espere ver Un Coliseo. Ni muchísimo menos. Sólo la forma de las casas nos apunta que allí hubo en algún momento un anfiteatro. Se ven algunas columnas colocadas juntas de modo estratégico y algunos restos. Hay unas nuevas arenas al este de la ciudad que funcionan como Plaza de toros.
También visitamos el exterior de la Iglesia de Saint Jacques. Se llama así porque está en el camino de Santiago. El edificio original era de estilo románico-carolingio (siglo X) y aún se pueden ver vestigios (columnas y capiteles, básicamente). Fue reconstruida en el siglo XII. Llama la atención el portal. En su tiempo estaba situada fuera de las murallas medievales. A partir del año 1053 los textos informan de la existencia de un abad y en 1178 ya hay presencia de algunos monjes regulares (en 1194 eran de la regla de los agustinos). En su interior fue muy modificada en el siglo XVIII. En el exterior vemos una imagen de una virgen o santa que se ha limpiado recientemente y luce muy dorada. Hay muy buenas vistas, de los alrededores y de la catedral.
No fuimos a ver la Basílica de Saint Aphrodise, que es la iglesia más antigua de la ciudad y la primera de estilo románico. Se ha renovado varias veces. Tiene el nombre del primer obispo y patrón de la ciudad. Se encuentra cerca de la iglesia de la Magdalena. Sí encontramos una imagen del santo en la esquina entre la calle Canterelles y la calle Saint Jacques. Se le puede confundir fácilmente con saint Denis porque también aguanta con las manos su cabeza cortada.
Más arriba encontraríamos el Cementerio Viejo, el llamado “Père Lachais biterrois”, en recuerdo al magnífico camposanto de París. Tiene imponentes mausoleos del siglo XIX. Destaca la imagen de Notre Dame du Moucadou que concede deseos.
Finalmente cabe decir que en las calles del casco antiguo, entre la catedral y les Allées Paul Riquet, hay un entramado de bonitas calles antiguas con edificaciones que han sido reconstruidas varias veces desde la edad media. No llegamos a tiempo para ver el mercado de flores que se hace los viernes.
Después de esas visitas volvimos a recoger la maleta y nos fuimos hacia la estación de trenes. Compramos (11,80 euros los dos) los billetes para el TER a Narbonne pero seguramente con motivo de la huelga no iba a pasar ninguno hasta una hora más tarde. Entonces hicimos algo que no se debería, subirnos en el primer TGV que pasaba por allí. Por suerte no pasó el revisor (llevábamos billete pero sin duda el del TGV es más caro) y el trayecto apenas dura 13 minutos.
Nada más llegar a Narbonne bajamos por una de las avenidas que encontramos enfrente de la estación de tren y pocos minutos más tarde llegamos al hotel Zenitude, enfrente del Palacio de justicia.
Nos dan la llave de la habitación, subimos a dejar las maletas y salimos rápidamente para volver frente a la estación a coger un taxi. Nuestro destino es la Abadía de Fontfroide, a la que no se puede llegar de otro modo.
La abadía dista de Narbonne unos 12 km y el trayecto nos cuesta 28 euros. Bajamos del taxi, pactando con la conductora que dos horas más tarde nos recojan de nuevo, y vamos hacia la taquilla. El precio de la visita libre es de 11,50 euros (hay visitas guiadas pero en estas fechas no en castellano). Nos entregan, sin embargo, un folleto de la visita en español.
Después de pasar por una zona con maceteros con plantas aromáticas llegamos a la puerta de acceso, donde enseñamos los billetes.
La abadía de Fontfroide se fundó en el año 1093 y se unió a la regla cisterciense (creada en Borgoña en 1098 siguiendo la regla de san Benito) en 1145. La comunidad de monjes creció rápidamente y gracias a muchas donaciones de señores de la zona a principios del siglo XIII alcanza las 30.000 ha entre Béziers y Francia. Esa época de auge dura hasta el siglo XIV. No obstante la peste negra, que llegó a Narbonne en 1348, merma la comunidad del mismo modo como lo hace con la población de la actual Europa.
En 1476 se convierte en encomienda. Este sistema consiste en la gestión financiera pero sin funciones litúrgicas por parte de abades llamados comendatarios que primero son nombrados por el Papa y luego, a partir de 1516, por el rey de Francia. El titular se queda con los beneficios de las rentas de la abadía y sólo le entrega a la comunidad lo mínimo para subsistir. Eso hace que la abadía se empobrezca muchísimo y se reduzca drásticamente el número de sus miembros. Según el folleto que nos dan, en 1594 sólo quedaban 7 monjes que recibían la mitad de las rentas; la otra mitad iba a los abades comendatarios.
En la Revolución francesa quedó abandonada y no fue hasta 1843 que Violet le Duc, el famoso restaurador de la ciudadela de Carcassonne, Notre Dame de París o la Sainte Chapelle, también emprende allí obras de remodelación. Prosper Mérimée (el compositor de Carmen) la introdujo en la primera clasificación de monumentos históricos.
En 1858 se instalan en la abadía unos monjes cistercienses de la Inmaculada Concepción, que se acabaron exiliando a España en menos de 50 años. En 1908 el matrimonio formado por Gustave y Madeleine Fayet la compraron y sus descendientes son los propietarios actuales.
El primero de los recintos que visitas en la abadía es el patio de honor. Este amplio patio se construyó entre los siglos XVI y XVII. El porche y la arcada que vemos son del siglo XVIII. Quizás detrás del muro oeste se construyó un jardín a la italiana en el siglo XVI. Se han dispuesto algunos bancos para sentarse a descansar.
Entrando por la puerta del edificio que nos queda a la izquierda encontramos una gran sala que era el dormitorio de los legos. En las abadías cistercienses había monjes y legos. Según su regla los monjes no podían salir del recinto del monasterio y no podían ir a trabajar a las fincas agrícolas que tenían. Para dedicarse a los campos y al cuidado de los animales tenían a unos legos, de origen campesino y analfabeto, que sólo estaban obligados a ir a misa los domingos y las fiestas religiosas (los monjes dedicaban entre 7 y 8 horas al rezo).
En época de máximo esplendor en esta sala cabían entre 200 y 250 personas. En la edad media era mucho más oscuro de lo que vemos ahora porque las tres grandes aberturas datan del siglo XV. En su origen se entraba por la puerta al lado de la chimenea de estilo renacentista que vemos al fondo. No es original de la abadía sino que proviene del castillo de los duques de Montmorency en Pézenas, destruido en el siglo XVII. A principios del siglo XX Gustave Fayet la añadió a la sala para embellecerla. Debemos tener en cuenta que esta sala no se calentaba nunca. En la Edad media sólo se calentaban en un monasterio la forja, las cocinas, la tahona (donde se hacía el pan), el scriptorium (donde se hcbían los libros miniados) y la enfermería; en los dormitorios y el refectorium hacía un frío que pelaba.
También vale la pena destacar las preciosas rejas de hierro forjado con pámpanos (hojas de parra). Son igualmente de época del señor Fayet.
Salimos por la puerta que encontramos enfrente y salimos al patio de trabajo, hoy con árboles y lavanda. Este patio en su origen estaba lleno de talleres necesarios para la vida diaria de la abadía (forja, carpintería y tahona) alrededor de un pozo que aún se conserva. Precisamente del agua fría de ese pozo proviene del nombre de la abadía (Fontfroide quiere decir “fuente fría”). La piedra para construir el edificio es gres, que se obtiene de la montaña que queda enfrente. El patio, tal y como lo vemos ahora, data del siglo XVIII, cuando ya no había legos y sólo un puñado de monjes.
Vamos hacia el pasadizo de la derecha y entramos en el callejón de los legos. Por allí estaba también la cocina de los legos, transformada en salón en el siglo XVIII, al igual que el refectorio de los monjes. Las cocinas sirven de pasaplatos entre los dos refectorios (los comedores).
Este pasillo o callejón bordea la despensa y es la frontera que separa la parte conventual de la que los legos. Permitía a los legos acceder a la despensa y a la iglesia sin molestar a los monjes, que estaban en el lado opuesto. Al parecer es algo único que se haya conservado.
Seguidamente encontramos el claustro, el corazón del monasterio. A un lado queda la iglesia y al otro las cocinas, el refectorio de los monjes y el scriptorium. En la galería sur hay dos pilas de piedra que servían para el lavado de pies que los cistercienses hacían cada sábado.
En el siglo XI había un primer claustro románico, cubierto por una estructura de madera, que fue restaurado y alzado en el siglo XIII para darle ya una forma gótica. En el siglo XIV se embellece. Se debe destacar que Jacques Fournier, abad de Fontfroide entre 1311 y 1317, se convirtió en el tercer Papa de Avignon con el nombre de Benedicto XII. Fue él el que inició la construcción del magnífico Palacio de los Papas de aquella población.
Entramos en la iglesia, una de las más altas de las que se construyeron en la segunda mitad del siglo XII. Mide 20 de altura y 53 metros de longitud. Tiene bóveda de cañón apuntado, de estilo cisterciense y transición del románico al gótico. En el siglo XIV se le añadieron cinco capillas y una tribuna destinada a los religiosos ancianos o enfermos. Una escalera permitía a los monjes bajar desde su dormitorio.
Llaman la atención las vidrieras pero no son originales. Datan de comienzos del siglo XX.
Al fondo a la derecha encontramos la entrada a la Capilla de los muertos o de san Bernardo. Se construyó en el siglo XIII a petición de Oliver de Termes, uno de los benefactores de la abadía (tanto que le dejó la mayoría de sus bienes al morir). Allí vemos algunas piezas antiguas como un sepulcro yacente con la imagen de un caballero o una cruz. Pero lo que quizás más llame la atención sean las vidrieras. No hace falta ser un lince para darse cuenta de que no son del siglo XIII. Datan del siglo XX y las realizó Kim En Joong, un fraile dominico surcoreano que vive en Francia y que se dedica al arte abstracto. Su obra es bastante extensa e incluso trabajó para la catedral de san Patricio de Dublín. No diré si esas vidrieras son bonitas o feas, depende del gusto de cada uno. Son coloridas, eso sí.
Continuamos el recorrido por la Sala Capitular, el lugar donde se reunían los monjes para leer el martirologio (evocación de los santos que van a rememorar en los días venideros) y después un capítulo de la regla que han adoptado (por eso lo de “capitular”). Allí también se hacía el reparto de las tareas del día y se hablaba de todo lo referente a la vida en la abadía. Acababa con la confesión pública de faltas cometidas contra la regla.
La sala capitular es bonita, con nueve arcos románicos y de crucería que son sostenidos por cuatro columnas de mármol de capiteles ornamentados. Esa representación de los capiteles es del “citel”, un junco de agua de los estanques de Borgoña, que fue donde nació la regla del Císter y lo que le dio su nombre.
Nos dirigimos a la gran escalera del siglo XVIII que nos conduce a la planta superior y al dormitorio de los legos. La sala que vemos hoy no tiene nada qué ver con la que había en la edad media, tres veces más grande. Los legos dormían en camas de madera con un jergón (un colchón relleno de paja, hierba o esparto), dos mantas, completamente vestidos y separados los unos de los otros con tabiques de madera.
Al fondo de la sala en el siglo XVIII se acondicionó una especie de granero para dejar los sacos de grano que podían pudrirse con la humedad de la despensa. Las vidrieras que vemos ahora son también de época del señor Fayet aunque los cristales provienen de otras iglesias que fueron bombardeadas en la Primera Guerra Mundial.
Bajamos a la despensa (bajando por la escalera llegamos al callejón de los legos; por la parte de atrás queda una puerta cubierta con cortinajes). Esta sala abovedada y bastante grande servía para conservar la comida. Merece la pena destacar, en la pared de la derecha, una puerta románica que era la única puerta de entrada a la abadía en la Edad media.
Salimos del edificio y nos encontramos otro ante nosotros, generalmente cerrado. Se trata de la Capilla de los extranjeros, la única que queda de los edificios de antes de la llegada de los cistercienses. Los entendidos dicen que seguramente era la primera iglesia de la abadía y que a partir del siglo XII sirvió como capilla de visitantes y peregrinos. Ahora sólo se puede entrar con visitas especiales. En la primera planta alberga obras de Gustave Fayet. Y es que este señor, nacido de Béziers (todavía no he determinado si el palacio de Béziers que lleva su nombre y que es una de las sedes del Museo de Bellas artes tiene algo qué ver con él), era un pintor impresionista cercano a Gauguin. Además de pintor también era un gran coleccionista y reunió obras del propio Gauguin, Pissarro, Monet, Manet o Degas.
Seguimos avanzando y llegamos a la preciosa rosaleda, que en tiempo de floración debe ser espectacular. Ahora la mayoría de las rosas están algo mustias. Fue rehabilitada después de un incendio en 1990 y alberga 2500 rosales de 14 variedades distintas. Una de ellas, creada especialmente para la abadía, se llama Rosa de Fontfroide, pero hay muchas más muy bonitas.
Allí es donde terminan las visitas guiadas pero los más aventureros pueden continuar por los jardines en terraza que se adentran en el bosquecillo. Van subiendo por la colina y alternan vegetación salvaje con algunos huertos, ya sean de hierbas aromáticas o de algunas para prevenir hechizos o mal de ojo. En algunas zonas vemos estanques, como el de Neptuno, o algunas estatuas, todas ellas de tiempo de los Fayet. Desde lo más alto se obtiene una bonita vista de la abadía de los alrededores, incluidos los restos de una torre y la cruz de lo alto de la montaña.
Después de la visita miramos si podíamos entrar en un concierto coral que se suponía que se hacía en la iglesia (estaba anunciado) pero debía de ser un error porque no había nada. Para hacer un poco de tiempo y reposar decidimos sentarnos en uno de los bancos del patio de trabajo.
Poco antes de las 18 horas vamos hacia la salida, no sin antes pasar por los wc y la tienda. A la hora prevista estábamos esperando en la explanada que sirve de aparcamiento. Muy puntual llegó la taxista que nos llevó al centro de Narbonne (otros 28 euros).
De camino pasamos por una fábrica de galletas que vimos en un folleto en Béziers. De galletas y de chocolates. Se llama Les chocolatiers cathares y creo que se puede hacer una visita gratis. Lástima no poder entrar.
Le dijimos a la taxista que nos parara en la catedral, un buen punto para empezar el paseo vespertino.
Narbonne es la ciudad más poblada del departamento de Aude. La atraviesa el canal du Midi aunque en este punto se llama Canal de la Robine.
Sus orígenes datan de la época romana (siglo II a.C.) cuando era la colonia Narbo Martius, capital de la provincia Narbonense y una de las ciudades más importantes de la Galia. En la edad media fue una ciudad religiosa muy importante con un comercio destacado. Al final de la cruzada albigense fue un campo de batalla que enfrentó a la Corona de Francia y al reino de Aragón por la posesión del Rosellón.
La Catedral de St. Just y St. Pasteur es uno de los principales edificios de la ciudad. Se construyó entre 1272 y 1340 (se paró la obra para no afectar a las murallas romanas). Destacan el claustro, la sala del tesoro, el enorme órgano del siglo XVIII que se sigue usando para conciertos y la planta inacabada de la iglesia, con algunas capillas góticas. Destacan también las vidrieras, los candelabros, los tapices…Merece la pena destacar el retablo de la capilla de Notre Dame de Bethleem, tallado en piedra en el siglo XIV y con una gran riqueza decorativa. Es la tercera catedral gótica más alta de Francia después de las de Beauvois y Amiens. La sala del tesoro, en la capilla de la Anunciación, tiene un curioso fenómeno acústico. Como está cubierta por una cúpula elíptica de ladrillo permite escuchar desde una esquina lo que se habla en la otra.
Lo más curioso de la catedral cuando la ves desde fuera es precisamente el hecho de estar inacabada. Cuando está cerrada y entras en lo que deberían haber sido las capillas te da una sensación muy extraña.
Al lado está el Palacio arzobispal. Comprende el Palacio viejo, románico, y el Palacio nuevo, gótico del siglo XIV. En este último destaca la torre de Gilles-Aycelin, que se construyó para reafirmar la autoridad de los obispos frente a los vizcondes que habitaban enfrente. En el palacio viejo hay dos museos, el arqueológico y el de arte e historia (que conserva las estancias de los arzobispos de los siglos XVII y XVIII). Dentro se pueden ver, entre otras piezas, algunos frescos romanos.
Al salir del palacio arzobispal encontramos el Jardín de los obispos con un reloj solar y un claustro del siglo XIV. Con la catedral cerrada se puede intuir el claustro desde la reja (hoy en obras). Ese claustro gótico comunica el Palacio de los arzobispos con el coro fortificado de la catedral. Se construyó donde estaba la antigua catedral prerrománica de la que sólo queda la Torre de Théodard (hablaré de ella más adelante). Las obras de construcción empezaron en 1349, pararon un tiempo y se reemprendieron en 1417. Tiene cuatro galerías de arcos ojivales. Hoy, como digo, es difícil verlo bien por las obras. Comunica al este con la capilla de la Anunciación (donde está el tesoro). En esas galerías también hubo un cementerio.
Sí podemos dar una vuelta por el jardín, lleno de gente, y subir a la terraza donde han instalado un banco gigantesco que te hace sentir como recién llegada de Lilliput. Se trata de una obra de arte del artista Lilian Bourgeat. Es muy gracioso y me recuerda a los bancos del Jardín des plantes de Nantes (allí había bancos de todos los tamaños, incluso uno en miniatura).
Ese jardín data de principios del siglo XVII y se construyó en tiempos del arzobispo Louis de Vervins sobre los antiguos fosos de la muralla.
Bajando un poco la calle nos encontramos con la Plaza del ayuntamiento, donde se ven en el centro algunos restos de la Via Domitia, el antiguo Cardo Máximo de la ciudad. Era la primera calzada romana que se construyó en la Galia (la Francia de la época romana) y que enlazaba Italia e Hispania. Data del año 118 a.C y la mandó construir el procónsul Gneu Domicio Aenobarbo para facilitar el transporte de las legiones romanas. Aunque quizás debería decir que la mandó reconstruir porque antes de los romanos existía ya una vía llamada Heraclea. Por allí pasó Aníbal con sus soldados y sus elefantes; hoy lo que pasa por sus piedras son niños que juegan. Medía nada más y nada menos que 550 km (376 millas romanas) y en Perthus se unía con la Vía Augusta que llegaba hasta Cádiz. En la actualidad la autopista A9 recorre en muchos tramos la antigua Via Domitia. Sorprendentemente este tramo de tan importante calzada no se descubrió hasta 1997 en unas obras de peatonalización de la plaza.
Es el típico lugar para ir a pasear o a tomar algo y allí abundan las terracitas (repletas de gente debido al calor que hacía, más de 30 grados).
Al otro lado encontramos un Monoprix, un supermercado donde podemos comprar algo de beber, de comer o incluso ropa y juguetes.
Bajamos un poco para ver el Canal de la Robine y a la derecha el Pont des Marchands (el Puente de los mercaderes), que une el barrio de la Cité con el de Le Bourg. Está completamente flanqueado de edificios al estilo del Ponte Vecchio pero si en el florentino eres consciente de estar viendo un puente, aquí no. De hecho puedes cruzarlo por encima y sólo te parecerá una calle comercial. Está protegido por la UNESCO y por ahí pasaba la Via Domitia. Antes tenía 7 arcos (ahora sólo se ve uno).
El Canal de la Robine está lleno de barquitos, algunos eléctricos como podemos encontrar en otros sitios como Empuriabrava, otros de paseo, otros que hacen circuitos para los turistas y los últimos de vivienda.
Seguimos bajando por el canal y pasamos al otro lado por el siguiente puente, éste ya normal y adornado con flores. Se trata de la “Cours Mirabeau, un conocido paseo por la orilla derecha del canal.
Uno de los principales edificios que nos encontramos enseguida es el mercado cubierto de 1901, de estilo Baltard (por Víctor Baltard, arquitecto francés que se hizo muy célebre por construir el Mercado de París entre 1852 y 1872 del que hoy sólo se conserva un pabellón de los 12 que había). Por fuera es bastante bonito, adornado con florecillas de cerámica o farolas. Dentro podemos encontrar más de 70 paradas donde venden de todo (y también puedes comer).
Muy cerca está la Iglesia de Nuestra Señora de Lamourguier. La nave de esta iglesia gótica del siglo XIII, que está desacralizada, alberga el Museo lapidario, importante colección de bajorrelieves antiguos.
Después de ese paseo ha llegado el momento de volver al hotel. Volvimos a cruzar al otro lado, al Cours de la République y seguimos la calle que encontramos enfrente, el Boulevard Gambetta, que al cabo de un momento se convierte en Boulevard Géneral de Gaulle y que nos lleva al hotel donde tenemos hasta una pequeña cocina en la habitación.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: SEGUNDO DÍA. BÉZIERS- NARBONNE- ABADÍA DE FONTFROIDE- NARBONNE



Etapa: TERCER DÍA. NARBONNE  -  Localización:  Francia Francia
Fecha creación: 08/07/2018 10:07  
Compartir: 
Compartir:
Después de un desayuno ligero por lo que nos espera hoy hicimos el camino inverso de la tarde anterior (Boulevard Géneral de Gaulle y Boulevard Gambetta. Llegamos al canal de la Robine, hacemos unas fotos y entramos en el mercado (abre muy temprano, algunos días a las 6.30 de la mañana). Lo recorremos varias veces (salivando al ver la comida tan buena y yo sólo con un zumo).
Pasamos por delante de la iglesia de Lamourguier y nos adentramos en el barrio de Le Bourg. Muy cerca encontramos la Iglesia de Nuestra Señora de Gracia, perteneciente al Convento de los Agustinos, muy encajonada. Los agustinos llegaron a Narbonne en el siglo XIII y en el siglo siguiente se trasladaron a este barrio.
Continuamos adelante y no tardamos en llegar a la Casa de las tres nodrizas, de estilo renacentista. Es una de las obras más destacables de la arquitectura privada regional de esa época (1558) y recibe el nombre de las tres señoras que encontramos en la ventana enseñando los pechos (en realidad hay 5 figuras, 3 más pequeñas y dos más grandes).
Enfrente está el hospital de Narbonne y allí mismo la bonita Basílica de Saint Paul. Es una iglesia que conserva una cripta paleocristiana de principios del siglo IV donde está enterrado san Pablo de Narbona, primer obispo de la ciudad y mártir. No nos la encontramos abierta Es una de las iglesias góticas más antiguas del sur de Francia. Tiene un notable ábside característico del sur de Francia. Destaca la pila bautismal con una ranita, hecha en mármol en el centro mismo de la pila. Al parecer hay varias leyendas sobre ella pero una dice que una rana estaba todo el rato croando y molestaba en la misa así que san Pablo de Narbona la petrificó. No se estaba por historias el obispo… En el lado izquierdo de la iglesia hay un cementerio paleocristiano. La iglesia estaba cerrada (todos los monumentos de la ciudad abren a las 10 y cierran a las 18 horas- en esas fechas-) por lo que decidimos seguir camino y volver más tarde.
Continuamos hasta la Plaza de las cuatro fuentes llamada así no porque haya cuatro fuentes sino porque la única que hay tiene 4 caños o bocas. Uno al ver el nombre puede esperar otra cosa pero personalmente la fuente no me pareció muy bonita. Se sitúa en la salida del Puente de los mercaderes (que ya digo que es, visto desde ese punto, como una calle comercial más). Antiguamente ésa era la plaza principal del barrio del Bourg y se llamaba Plaza del Consulado.
Haciendo esquina con la rue Berlioz encontramos la fachada de la Maison des Inquants, antigua lonja textil de la que se conserva una fachada gótica (la ventana es preciosa). Por allí vemos también restos de la muralla romana de la ciudad y unas bolas de cañón que parece que se hicieron usando esa piedra. También vemos un antiguo pozo reubicado.
Continuamos hasta la Plaza del Forum para lo que recorrimos el Puente de los Mercaderes con todas sus tiendas. En la entrada vemos una loca capitolina, recuerdo del pasado romano de la ciudad y regalo de Roma (aunque creo que es una copia y más adelante veremos la original). Allí se instala los sábados un pequeño mercado de productos biológicos. Ocupa, como su nombre indica, el espacio donde estaba el Foro romano con un gran templo capitolino que no ha llegado hasta nuestros días. Sí que vemos una fuente con un obelisco encima. Es la réplica de la que había en el siglo XVII.
Muy cerca está la Iglesia de san Sebastián, iglesia gótico flamígera del siglo XV que sirvió hasta la Revolución francesa como capilla del Convento de los Carmelitas. El claustro y los edificios conventuales son del siglo XVII.
Vamos a ver por fuera la Capilla de los penitentes azules y el antiguo polvorín (de los siglos XVII y XVIII), ambos salas de exposiciones, y volvemos a la Plaza del Ayuntamiento. Tenemos dos opciones para entrar en los Museos que alberga, o por la misma plaza o por un arco que se abre al fondo y que nos lleva también, si seguimos recto, al claustro y a la catedral.
Entramos en la oficina y compramos la Tarjeta Pass Narbona Monumental, que incluye todas las visitas a los monumentos marcados y una visita guiada en período de programación (cuando nosotros fuimos no había ninguna en español). El precio es de 10 euros (o de 6 para estudiantes o niños de más de 10 años). La tarjeta pass para el Palacio-catedral (para los que sólo quieran hacer eso) vale 6 euros (o 4 en reducida) e da acceso al Palacio viejo y a las colecciones arqueológicas, al torreón, a la sala del tesoro de la catedral y al Palacio nuevo con sus colecciones de arte. Las entradas individuales para el horreum, el museo lapidario, la casa de Charles Trenet o L’Aspirateur (Espacio de arte contemporáneo) cuestan 4 euros. Creo que está muy bien comprar la entrada de 10 euros si vas a ver todo el conjunto del Palacio-catedral y como mínimo un monumento más.
Con el pass en la mano decidimos subir al Donjon, la magnífica Torre de Gilles-Aycelin. Tiene una altura de 42 metros. Es una imponente torre cuadrada que fue mandada construir entre 1295 y 1306 por el arzobispo Gilles Aycelin, del que ha tomado el nombre. Está enganchada en la esquina sureste del Palacio Nuevo. Después de subir 162 altos escalones (visita, pues, no apta para personas con movilidad reducida) se llega a lo alto desde donde se tiene una vista magnífica de toda la ciudad y alrededores. Se pueden hacer unas fotos excelentes de la catedral, de las dos orillas del canal…
A medidas que vas subiendo por la torre te vas encontrando pisos aunque sólo uno está accesible desde allí, la torre de defensa en la tercera planta. La sala de tesoro se puede ver desde el interior de la catedral y la habitación del rey desde el Palacio arzobispal.
Volvemos a bajar por la misma escalera y entramos en la catedral (gratis). Nada más entrar ya nos encontramos con la escalera de caracol que nos conduce hasta la Sala del Tesoro, en la planta de la capilla de la Anunciación. También recibe el nombre de sala del Cabildo y tiene forma cuadrada con una cúpula de ladrillos. Eso hace que tenga un curioso (aunque no raro porque ya lo hemos visto en otras partes) fenómeno acústico que hace que si te pones en una de las esquinas y otra persona en otra esquina puedes hablar incluso en susurros y te oyen perfectamente.
Esta sala, aunque pequeña, acoge importantes piezas. Una de las que más destaca es una tapa de evangeliario de marfil del siglo IX (época carolingia). También vemos un gran tapiz del 1500 (el Tapiz de la Creación, hecho en Flandes), una píxide (recipiente para llevar la hostia consagrada) hispano árabe del siglo XI o un libro pontifical ilustrado del arzobispo Pierre de la Jugie.
Después de la visita volvemos a bajar la escalera de caracol y nos vamos a ver la catedral. Destaca la capilla de Nuestra señora de Bethleem, del siglo XIV, dominada por una escultura de la virgen con el niño y donde aún se puede ver algo de policromía.
Luego vemos el coro, muy grande y casi lo único acabado del todo del templo. Destacan su sillería y el órgano del siglo XVIII. El exterior del coro tiene algunos sepulcros.
Después de la visita a la catedral, a la que volveremos, vamos a ver el Horreum. Se trata de un granero romano subterráneo de finales del siglo I a.C. encontramos una serie de galerías que parece ser que los romanos usaron como almacén. Se conservan restos de lápidas romanas y algunas de las “salas” se han acondicionado como museo para ver técnicas constructivas romanas o con lo que comerciaban. Aproveché para comprar tres botecitos (dos para regalar) de tapenade, la crema de olivas negras, y uno de hipocrás, una especie de jalea hecha con vino, azúcar y fruta típica de la Edad media que sirve para condimentar la comida.
Nos vamos a comer. Es normal ver en muchas de las explicaciones de la ciudad que la gente habla de un restaurante tipo buffet llamado Les Grands Buffets. Se encuentra en el Espace de la Liberté, en la entrada de la ciudad, muy accesible en coche (tiene aparcamiento en el exterior aunque está repleto) o a pie desde el centro (20 ó 25 minutos). Comparte ubicación con una bolera y unas piscinas. Permite reserva por Internet (desde 1 día antes hasta un año; nosotros la hicimos con dos meses de antelación). Abre sus puertas todos los días del año, mediodía y noche, de lunes a viernes de 12 a 14 horas y de 19 a 22 horas y los sábados, domingos y vacaciones de 11.30 a 14.30 y de 19 a 22 horas. El precio es de 35,90 euros (sin bebida aunque incluye, como en toda Francia, agua del grifo), gratis para niños de hasta 5 años y 17,90 euros para niños de 6 a 10 años. En cuanto al vino, hay una carta muy extensa que te traen nada más darte mesa y que está a precio del productor (tienen un convenio con los productores de la zona). Se puede escoger botella entera (vi los precios y son muy razonables) o una copa y si comprar una caja de seis botellas te regalan la que te has tomado mientras comes.
Nada más llegar nos asustamos por la cantidad de gente que vimos acumulada en la puerta. Habría como unas 200 personas o más. Con la reserva en la mano vimos que las puertas estaban cerradas. Al cabo de un rato salió una chica, gritó algo que no oí, y todo el mundo empezó a dirigirse a la puerta. Pensaba que iba a ser un colapso y no entraríamos ni mañana pero no…
A la entrada encuentras piezas de colección relacionadas con los restaurantes y una báscula (debe ser para pesarte cuando llegas y cuando te vas). Pasamos por una fila (dejando los postres a la izquierda… ñammmmm) y al cabo de un momento llegamos donde la chica nos miró la reserva y llamó a una camarera para que nos acompañara. Esta otra chica, que era española, nos mostró todas las zonas del restaurante y nos acompañó a la mesa. Nos dio la carta de vinos y bebidas y nos dijo que en breve vendría otra camarera para preguntarnos si queríamos beber algo. Nos trajo el pan y un poco de mantequilla salada y… podíamos empezar.
Lo primero que te encuentras son 7 jamones que, dispuestos sobre sus jamoneros, puedes cortarte tú mismo (eso si tienes gracia para ello). Al lado encontramos una zona con bandejas tapadas con comida ya preparada. Podemos encontrar desde andouille (una especie de butifarra típica con su salsa), pollo, botifarra, verduras, gambón salvaje, mejillones al vapor, mejillones gratinados… Tienes muchas cosas ya hechas que puedes servirte. Un poco más allá está el asador, con cochinillos y pollos cocinándose detrás y camareros que te hacen muchos platos que tienen indicados allí.
Yendo hacia el otro lado encontramos los embutidos y después de la puerta que da al jardín vemos la parte del marisco con ostras, bueyes de mar, langostinos, langosta, salmón ahumado…
La mesa central tiene por uno de sus lados una delicia para mi paladar, el foie gras. Se puede encontrar (para cortarte tú mismo) un micuit, a la pimienta, al pimiento picante, al muscat de Rivesaltes, al Armagnac, a la crema quemada (son como unas medias cáscaras de huevo de foie como si fuera crema catalana, incluso con su azúcar quemado). Una delicia. Por detrás tenemos las “pijadas”: tartaletas varias, vasitos con gazpacho, con tomate y aguacate, escalibada… Por el tercer lado de la mesa está lo necesario para hacerte una ensalada (tomate, lechuga, pepino, brotes variados, cebolla, sandía, melón…) y por el cuarto lado todas las salsas, incluida la tapenade.
Y al fin el mayor buffet de quesos del mundo. 45 tipos de maravillosos quesos desde el Parmesano, Manchego, Camembert, Gorgonzola, varios tipos de Roquefort… Yo con el foie y el queso ya hice (de hecho ésa era mi idea).
Para acabar tenemos el postre. En total creo que hay unos 100 tipos de postres distintos, enmarcados en una maravillosa fuente de chocolate. Tartas y mousses de chocolate, macarons de varios tipos, vasitos con varios sabores (hay un montón de ellos), tartaletas con fresas, con limón, dulces con café, con almendras, macedonia de fruta, fresas, piña, chocolate negro, con leche o blanco, nata, merengue, crema catalana, un montón de helados de todo tipo… Hay tantos que no sabes qué coger.
Con la barriguita llena y después de que nos invitaran a un licor pagamos y volvimos a la ciudad. No apetecía mucho caminar después de haber comido tanto así que nos sentamos un poco en un parque. Muy cerca hay un monumento a las víctimas de la Resistencia.
Luego, cuando ya estábamos descansados, nos dirigimos a la iglesia de san Pablo. Como es gratis entramos tranquilamente y no tardamos en encontrar la pila bautismal con su ranita. Monísima. El interior de la basílica es bastante bonito y conserva algunos restos romanos.
Desde allí nos vamos a la Oficina de turismo (atienden en castellano y catalán) para preguntar por el Museo Lapidario. Intentamos entrar y lo encontramos cerrado. Nos informan que sólo se abrirá en julio y agosto y que están a la espera de hacer un nuevo museo que aglutinará muchas más obras.
Nos decantamos, pues, por el crucero (horarios sólo por la tarde). El barco se coge en una de las orillas del canal de la Robine, cuesta 10 euros por persona y dura una hora. En el trayecto cruzamos por debajo del Puente de los Mercaderes, vivimos in situ el proceso de las esclusas…No se ven grandes monumentos pero es un modo relajado de ver el canal y no pasar tanto calor.
A las 16.30 y después de comprar un poco de agua nos vamos a ver el Palacio viejo de los arzobispos. Tiene unas salas medievales (algunas de las cuáles han conservado su decoración) como la Capilla de la Magdalena (de 1273, flanqueada por un pequeño oratorio cuya decoración representa una crucifixión, una anunciación y la iglesia venciendo a la sinagoga) o una sala con un impresionante artesonado pintado en el siglo XIII con escenas de guerra y algunos animales (algunos de ellos imaginarios). En la antigua bodega se ha instalado una colección sobre prehistoria y protohistoria del territorio. Se ha recreado incluso una cueva. Pero al parecer la pieza más importante de la sala es la espada de Jugnes de la Edad del Bronce.
También tiene una impresionante colección de mosaico y pintura romanos (no podemos olvidar la importancia de Narbonne durante el imperio). Desde la planta inferior podemos salir al Patio de la Magdalena, desde el que podemos ver el Campanario de Théodard, único de los elementos visibles de la catedral carolingia original. También se ve el ábside.
Es posible que al visitante le pase como a nosotros y no encuentre la salida. La verdad es que ni se marca con nada ni tiene la puerta abierta. Tienes que pedirle a una de las chicas que vigila que abra y vas a dar al callejón bajo el arco (el Pasaje del Ancla, que separa el Palacio viejo del Palacio Nuevo).
Son ya las 5 y algo de la tarde y los monumentos cierran a las 6. Nada mejor que dejar el resto de las visitas para la mañana siguiente y volver a la catedral. En verano, como en muchos otros sitios, se celebran conciertos de órgano gratis y no podíamos dejar pasar la oportunidad. Entramos, conseguimos sentarnos en una de las sillas del coro (un privilegio) y esperamos a que dieran las 18 horas para que empezara. Se trata de un concierto con el organista titular de la catedral (abogado de profesión) y un trompetista de cierta fama por la zona. En una hora nos tocaron piezas de Bach, Haendel o la famosa banda sonora de Eurovisión (el Te deum de Charpentier) y para terminar un bis con el Himno al amor de Edith Piaf. A las 19 horas en punto acabó y salimos para sentarnos un rato a tomar el fresco junto a la Via Domitia antes de volver al hotel.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: TERCER DÍA. NARBONNE

Etapas 1 a 3,  total 4
 1  2  siguiente siguiente



Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 5 1
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 285 Visitas mes actual: 88 Total visitas: 1117

  Últimos comentarios al diario  Escapada a Béziers y Narbonne (sin coche)
Total comentarios 3  Visualizar todos los comentarios

Luchino  luchino  08/07/2018 14:57   
No está mal la zona para una escapadad corta, si no se vive muy lejos. Conozco la abadía de Fontfroid, la ví volviendo de Alsacia.
Si me lo permites, te voy a dar un consejo, si alternas las fotos con el texto aligeras éste y la lectura se hace mas amena.
Tiene gracia el restaurante de buffets, aunque es algo caro.

Maria65  maria65  09/07/2018 07:35   
Me ha encantado tu diario, es extenso y ampliamente documentado. Tengo en mente varios recorridos por el sur de Francia y me será de gran ayuda .Gracias por compartirlo

Marimerpa  marimerpa  12/07/2018 07:44   
Una escapada preciosa, gracias por compartir.

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

Foros de Viajes
Ciudad Tema: Viajar a Narbona (Narbonne, Languedoc-Roussillon, Francia)
Foro Francia Foro Francia: Foro de viajes por Francia: París, Versalles, Bretaña, Provenza, Pirineos, Costa Azul, Valle del Loira y sus castillos, Normadía....
Ultimos 5 Mensajes de 30
18874 Lecturas
AutorMensaje
OscaryMireia
OscaryMireia
Silver Traveller
Silver Traveller
Sep 09, 2017
Mensajes: 19

Fecha: Vie Sep 29, 2017 07:52 am    Título: Re: Viajar a Narbona (Narbonne, Languedoc-Roussillon

nosequenombre Escribio:
OscaryMireia Escribio:
Hola viajeros,
Alguien sabe si en Narbona hay mercados navideños? De ser así, a partir de que fecha?

Muchas gracias! Amistad

Si, el mercado navideño se extiende a lo largo del canal. Nosotros comimos alli productos tipicos y vino calentito de los mejores que hemos probado ummm
En nuestro caso estuvimos para el puente de la purisima y ya estaba montado.

Gracias nosequenombre!
nosotros queríamos ir a finales de noviembre... Amistad
aliena1979
Aliena1979
Experto
Experto
Abr 08, 2013
Mensajes: 210

Fecha: Vie Feb 16, 2018 12:12 pm    Título: Re: Viajar a Narbona (Narbonne, Languedoc-Roussillon

De camino a Carcassonne haremos parada en Narbona. Conocéis algún pueblito cercano donde ver el lago o el mar y que merezca la pena?
spainsun
Spainsun
Site Admin
Site Admin
Sep 01, 2000
Mensajes: 72882

Fecha: Vie Feb 16, 2018 09:44 pm    Título: Próximos Eventos en Narbona 2018

La Oficina de Turismo de Narbona nos informa de los siguientes eventos de interés turístico:

Próximos Eventos en Narbona 2018
Abril:
07/04 al 15/04 : Festival “Vignes en Musique” : conciertos de música clásica entre viñedos y sitios culturales de la ciudad.

Mayo:
20/05: “Les Sentiers Gourmands”: En el corazón del macizo clasificado de la “Clape” y de sus viñedos, un paseo goloso con 6 etapas enogastronómicas preparadas por un famoso jefe narbonense y con vinos locales.
26/05 y 27/05: Natur’Ailes: Festival internacional de cometas gigantes en Narbonne
Plage. Demonstraciones, competiciones, iniciaciones.

Junio
07/07 al 18/07: “Les Estivales”: En las orillas del canal de la Robine, desde 18.30 hasta 23.30, cada viernes, una quincena de viñadores y productores proponen catas y degustaciones con animaciones musicales.
29/06 al 08/07: Festival Nacional de « Teatro Amateur »:10 días de representaciones teatrales de autores clásicos y contemporáneos que hacen de Narbona, desde hace 28 años, la Aviñón de los actores aficionados
30/06: Next: jornada sobre los deportes urbanos de deslizamiento (demostraciones e iniciaciones gratuitas) que se acaba por la tarde por un concierto gratuito en el casco antiguo.

Julio:
09/07 al 13/07: Festival Elysik : Festival dedicado a las culturas del mundo: exposiciones, conciertos, visitas guiadas…
15/07 al 19/07: Festival « Música e historia de la abadía de Fontfroide» como cada año, la bella abadía cisterciense recibe a Jordi Savall para suntuosos conciertos en sus más prestigiosas salas.
25/07 al 29/07: Festival Musiques au Présent : festival gratuito de nuevas tendencias musicales en la región : Jazz, contemporáneo, experimental…
25/07 al 29/07: Festival « Jazz in l’Hospitalet »: 5 días de conciertos de grupos internacionales de Jazz/Rock/Soul en el corazón de un viñedo que posee un hotel 3 estrellas, restaurante gastronómico…
Programa 2018 :
25 Juillet: Asaf Avidan
26 Juillet : Gregory Porter
27 juillet: Texas
28 Juillet: Seal
29 Juillet : Francis Cabrel

Agosto:
01 al 02/08: Festival la Primavera: en Narbonne Plage, tercera edición de este festival dedicado a la cultura española con bailes, animaciones y comida.
25 al 27/08: Festival “Barques en Scène”: Cada año, durante los últimos días del mes de agosto, la ciudad de Narbonne organiza el festival “Barques en Scène” dedicada a la canción francesa. Bodegas, festivales de arte callejero, animaciones, conciertos excepcionales, exposiciones, visitas teatralizadas…

Office de Tourisme[b]
31 rue Jean Jaurès
F-11100 Narbonne
Tél. + 33 (0)4 68 65 15 60
info @ narbonne-tourisme.com
www.narbonne-tourisme.com
rosadelcarmen
Rosadelcarmen
Super Expert
Super Expert
May 23, 2010
Mensajes: 349

Fecha: Lun Feb 19, 2018 10:02 pm    Título: Re: Viajar a Narbona (Narbonne, Languedoc-Roussillon

Hola aliena 1979! Hay un pueblecito cerca de Narbona que se llama Peyriac sur mer. Tiene un lago con unas pasarelas que es un paseo precioso
aliena1979
Aliena1979
Experto
Experto
Abr 08, 2013
Mensajes: 210

Fecha: Mar Feb 20, 2018 12:37 am    Título: Re: Viajar a Narbona (Narbonne, Languedoc-Roussillon

Que buena pinta. Me lo apunto. Muchas gracias!!
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ




All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Google + Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad