Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads
Alaska por tierra, mar y aire ✏️ Blogs de America Norte (Página 2 de 9)
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace
Blogs 

Alaska por tierra, mar y aire
Diario: Alaska por tierra, mar y aire  -  Localización:  America Norte  America Norte
Descripción: Algo más de tres semanas recorriendo Alaska por libre en caravana y crucero de vuelta a Vancouver en junio de 2018.
Autor: Chufina   Fecha creación: 
 
Compartir:


Etapas 4 a 6,  total 26
anterior anterior  1  2  3  4  ..  9  siguiente siguiente



Etapa: 5 de junio. Camino de Valdez  -  Localización:  USA USA
Fecha creación: 02/08/2018 11:40  
Compartir: 
Compartir:
La primera noche en nuestra nueva cama no estuvo mal, pero la luz y el ruido de la carretera nos despertaron muy pronto. A las 8:45 ya estábamos saliendo del apartadero y siguiendo camino por la Glenn Hwy. Esta primera parte de la carretera transcurre paralela al río Matanuska, alimentado por los glaciares de las montañas Chugach (entre ellos el Matanuska Glacier), una cadena montañosa que va desde Anchorage hasta la frontera con Canadá y que (dicen) tiene la mayor precipitación de nieve anual del mundo, y la mayor cantidad de hielo glaciar de Alaska. Uno de los picos de las Chugach que se ven muy bien desde la carretera es King Mountain, con un peculiar forma piramidal:


King Mountain, parte de las Chugach Mountains

Un poco más adelante, en la milla A106 (160 millas desde Anchorage), estaba nuestra primera parada del día: Lion´s Head, un pico junto a la carretera al que se puede subir para disfrutar de unas vistas increíbles del glaciar Matanuska, que ya empezábamos a avistar desde la caravana. Este glaciar está en terreno privado y para acercarse hay que pagar entrada. Es un glaciar muy típico para hacer un tour guiado con crampones, pero nosotros nos conformábamos con las vistas. Lion´s Head es un pequeño secreto, no viene en las guías, ni siquiera en la Milepost, y parte del motivo es que está en terrenos de AT&T: lo reconoceréis por la antena enorme que hay junto a la carretera. El desvío está en la milla 106, y a los pocos metros hay una valla con un cartel que avisa de que es terreno privado y está vigilado. No os asustéis: en ese cartel hay un teléfono de Anchorage al que llamas para pedir permiso para entrar, te apuntan en un registro, y listo. Lo único que tienes que hacer es llamar al terminar para que sepan que has salido. Yo lo leí de casualidad en la web de Alaska.org, una página con toneladas de información que nos vino muy bien durante toda la preparación del viaje. Os recomiendo encarecidamente que dediquéis un tiempo a explorarla si estáis preparando una visita a Alaska. A las 10:15 llegamos a la valla, llamamos al número de Anchorage (ya estábamos amortizando la sim!) y nos dijeron que adelante, sin problemas, y que podíamos aparcar la caravana junto a la valla. La subida no es muy larga, nosotros empezamos a subir a las 10:25 y llegamos arriba a las 11:15. ¿Se nota que teníamos ya ganas de empezar la aventura? Era nuestra primera caminata y estábamos un poco paranoicos con los osos, así que íbamos cantando y haciendo el moñas, porque encima estábamos más solos que la una. Hacía bastante buen día pero se notaba que había llovido los días anteriores porque había montones de barro, y había trozos muy resbaladizos. El camino a ratos se pierde y tienes que improvisar un poco… se atraviesan zonas de árboles espesos, subidas por rocas peladas, hay partes que te tienes que ayudar de las plantas para ir escalando más que subiendo… nos alegramos mucho de llevar los bastones! No es una subida fácil pero tampoco es muy complicada, y ya os digo que no es larga. Merece la pena: las vistas del glaciar desde arriba son impresionantes.


Matanuska Glacier desde Lion´s Head

Era nuestro primer glaciar del viaje así que estábamos encantados. Toda la parte negra que se ve en las fotos, que parece suciedad y tierra, en realidad son rocas trituradas que ha ido arrastrando el hielo, y si escarbases un poco verías hielo debajo. Estuvimos un ratillo arriba disfrutando de las vistas pero empezó a chispear y no queríamos que nos pillara la lluvia bajando, así que empezamos el camino de vuelta. No vimos ningún animal pero sí muchas cacas que todavía no podíamos reconocer pero que luego nos enteraríamos que eran de alce. La bajada fue un poco más dura que la subida porque en algunas partes había que bajar casi a cuatro patas, y las partes embarradas resbalaban una barbaridad (alguna culada cayó…). Tardamos unos 40 minutos en bajar y a las 12:30 ya estábamos llamando de nuevo a AT&T para avisar de que nos íbamos. Ya de nuevo en la carretera, nos dimos cuenta demasiado tarde de que las mejores vistas del glaciar y Lion´s Head están en la milla A107.7 pero en sentido contrario al nuestro, es decir, hacia Anchorage, y nos lo habíamos saltado. El gran problema de la caravana es que es demasiado grande como para parar y dar la vuelta, dar marcha atrás es toda una aventura que suele requerir que el copiloto se baje para indicar, y si tienes que hacerlo en un arcén con poco sitio puede ser toda una odisea. Así que nos resignamos y perdimos la oportunidad de hacer la foto típica donde se ve (¿?) la forma de cabeza de león de la montaña. Con mucha imaginación, claro.

Aquí empezó la lluvia, que nos acompañaría a ratos el resto del día. Atravesamos el Eureka Summit, con esos palos que marcan el camino a las quitanieves en invierno, vimos ovejas Dall muy a lo lejos en Sheep Mountain y llegamos al desvío hacia Louise Lake, en la milla A159.8. Esta carretera de escasas 19 millas (asfaltada pero muy bacheada) lleva hasta el lago Louise (¿no era obvio?), muy popular para los aficionados a la pesca. Por el camino se ven multitud de lagos y se tienen muy buenas vistas del lago y glaciar Tazlina (en la milla 2.5). Las vistas son casi mejore a la vuelta que a la ida. Como estaba tan bacheada teníamos que ir despacio y tardamos más de lo que pensábamos: unos 40 minutos en recorrer 19 millas, no está mal. Llegamos al lago y sí, era bonito, pero no había mucho que hacer. Comimos allí e hicimos alguna foto con la lluvia de fondo.


Lake Louise Road

Lake Louise

Lago y glaciar Tazlina desde la Lake Louise Road

Tardamos casi una hora en recorrer las 19 millas de vuelta a la Glenn Hwy, y eran casi las 17:00 cuando nos incorporamos de nuevo en la milla A159.8. Desde aquí se supone que hay muy buenas vistas de Mount Drum y las montañas Wrangell, pero el cielo estaba muy cubierto y no veíamos nada. A las 17:25 llegábamos a la Glennallen Junction, donde la Glenn Hwy termina para unirse a la Richardson Hwy. En esta zona la gasolina andaba por los $3.80 por galón. Giramos hacia el sur, camino de Valdez, y a las pocas millas (V106.6) nos desviamos para entrar en el centro de visitantes del Wrangell-St.Elias NP. Estaban a punto de cerrar pero nos dio tiempo a echar un vistazo rápido y preguntar cómo estaba la McCarthy Road. A estas alturas aún no teníamos completamente decidido qué hacer, y la principal variable era el estado de la carretera. La ranger del centro de información nos confirmó que la carretera estaba bastante bien, que la acababan de “pisar” (just graded), pero que tuviéramos cuidado con los pinchazos, porque son más frecuentes cuando la carretera está recién pisada porque a veces se levantan posibles clavos de la vía de tren sobre la que está construida, o pueden quedar piedras rotas muy afiladas capaces de rajar ruedas. Vaya, que tampoco nos sacó de dudas.

Camino de Valdez

Un poco más adelante hay un punto de acceso a la Alyeska Pipeline, la gran tubería que transporta crudo desde Prudhoe Bay, en el Ártico, hasta Valdez. Este icono de la ingeniería se construyó entre 1975 y 1977, y los 8 billones de dólares que costó en su día lo convirtieron en el proyecto de construcción privado más caro de la historia. Con un diámetro de más de un metro y 800 millas de recorrido, la tubería atraviesa tres cadenas montañosas, ríos y fallas activas. Un 75% de su recorrido es a través del permafrost (terreno que ha permanecido congelado durante al menos dos años), con lo cual gran parte de la tubería se construyó al aire en lugar de enterrada. En la milla V88.5 puedes bajar y acercarte (y tocar) la tubería, y leer los paneles informativos:

Alyeska Pipeline

La tubería nos acompañaría todo el camino hasta Valdez, más o menos visible desde la carretera. En la milla V87.7 paramos en un mirador (Willow Lake Viewpoint), donde había telescopios para poder las montañas Wrangell hacia el este: Mt Drum, Mt Sanford, Mt Wrangell y Mt Blackburn. Se supone que en un día claro el lago refleja las montañas, pero nosotros, a pesar de lo que veis en la foto, no vimos nada porque hacia el este solo había nubarrones.

Willow Lake Viewpoint

Richardson Hwy

En la milla V65 la carretera empeoró bastante, con muchísimos baches, y estuvo así hasta la V35. Esta también fue la primera zona donde perdimos la cobertura del móvil. Según nos íbamos acercando a las montañas y al Thompson Pass las nubes se iban viendo más y más de cerca, y de hecho nos tuvimos que saltar el Worthington Glacier (V29) porque había tal niebla (o nube baja, más bien) que no se veía absolutamente nada más allá de 2 metros de distancia. El Thompson Pass estaba totalmente lleno de nieve, la visibilidad era horrible, y no fue nada agradable atravesarlo con la caravana. Desventajas de ir en junio, supongo… Cuando empezamos a bajar por el otro lado la cosa mejoró un poco, y cuando llegamos a las cascadas (Bridal Veil Falls y Horsetail Falls) ya pudimos hasta hacer fotos. En esta zona también se atraviesa Keystone Canyon, otro de los reclamos de este trozo de carretera.


Keystone Canyon, Bridalveil Falls y Horsetail Falls

Llegamos a Valdez a unas horas indecentes, casi a las 9 de la noche. Habíamos echado el día a base de bien!!! Se supone que teníamos que pasar por la oficina de Lulu Belle a recoger nuestros billetes para el día siguiente, pero como era tarde llamamos y nos dijeron que podíamos ir al día siguiente. No sabíamos muy bien dónde dormir, y preguntamos precio en un par de campings pero me parecían muy caros. No estaba segura de si al día siguiente íbamos a encontrar sitio para aparcar la caravana en el puerto todo el día mientras estábamos en el crucero, así que tomamos la decisión de reservar plaza para la noche siguiente en Bayside RV Park porque nos permitían dejar ya la caravana aparcada desde primera hora, cuando nos fuéramos al barco. Cogimos una plaza con luz y agua por $40 (era lo más barato…). La señora de recepción, muy simpática, me preguntó que dónde íbamos a dormir esa noche, y yo le dije que todavía no lo sabíamos pero que estábamos intentando recortar gastos y queríamos hacer acampada libre, lo que ellos llaman boondocking. Me dijo que el mejor sitio para eso era Dayville Road, la carretera que va hacia la terminal de la Alyeska Pipeline, que era justo lo que yo llevaba apuntado. El desvío a Dayville Road está a 4.5 millas del centro de Valdez, así que teníamos que retroceder un poco. En Dayville Road hay campings públicos muy básicos, sin conexiones de nada, por $15 o $20, pero también puedes aparcar en un arcén y no pagar nada, que es lo que hicimos nosotros. Lo malo de esta carretera es que tiene muchísimo tráfico de camiones toda la noche (supongo que irían a la terminal de la pipeline…), y pasaban muy cerca de la caravana porque la carretera era estrecha. Fue posiblemente la noche más ruidosa de todo el viaje. Si lo llego a saber, quizás hubiera pagado un camping en el centro…
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: 5 de junio. Camino de Valdez



Etapa: 6 de junio. Crucero por el Prince William Sound  -  Localización:  USA USA
Fecha creación: 03/08/2018 11:35  
Compartir: 
Compartir:
Amaneció un día espectacular, de esos que ni planeándolo adrede. El crucero no salía hasta las 11 pero antes teníamos que pasar a por los billetes y estar listos para el embarque a las 10:30. Como teníamos tiempo, antes de volver hacia el centro de Valdez recorrimos la Dayville Road hasta el final para ver la Solomon Gulch Hatchery, un criadero de salmón famoso por ser uno de los mejores sitios para ver osos dándose un buen atracón de pescado. El salmón empieza a llegar en julio así que era demasiado pronto para ver osos, pero en internet se ven fotos de osos literalmente junto a la carretera poniéndose ciegos de salmón. Si vais a partir de julio, es uno de los mejores sitios para verlos (y encima gratis).

Solomon Gulch Hatchery

Fuimos a Valdez, directos al Bayside RV Park para ya dejar la caravana allí aparcada todo el día, con idea de ir luego a la oficina de Anadyr Adventures a reservar el kayak del día siguiente, y de allí directos al embarque en el Lulu Belle. Este camping tiene la particularidad de que todos los días a las 5 de la tarde alimentan a las águilas calvas que hay por la zona. Son los únicos con permiso para hacerlo y debe ser todo un espectáculo (aunque debatible), pero nosotros no lo veríamos porque el crucero llegaría bastante más tarde. Nos asignaron una plaza para pasar la noche, y aparcamos y nos conectamos a la toma de corriente, pero cuando fuimos a abrir el compartimento exterior donde estaba guardada la manguera para conectarnos a la toma de agua, la llave se partió y se quedó dentro de la cerradura. Horror! La misma llave abría todos los compartimentos exteriores, así que teníamos dos compartimentos abiertos que no podíamos cerrar sin la llave, y los demás cerrados sin poder abrirlos. Fui a preguntar al dueño del camping si conocía a algún cerrajero en el pueblo que pudiera echarnos una mano, pero me dijo que no había ninguno y que lo mejor era llamar a GAH a ver qué me decían. Pues sí que empezábamos bien el viaje… Llamé al teléfono de asistencia de GAH y expliqué la situación, y me dijeron que me enviarían una llave nueva en un vuelo desde Anchorage esa misma tarde, y que podría recogerla al volver del crucero. No podían haberse portado mejor. Entre tanto, nos sugirieron que buscásemos otra caravana como la nuestra en el camping y les pidiéramos prestada la llave si queríamos abrir/cerrar algún compartimento. Lo bueno de alquilar con GAH es que se ven muchas de sus caravanas durante el viaje, y por supuesto en el camping había un par como la nuestra, así que pedimos una llave prestada que nos hizo el apaño. Ahora ya sabéis el gran secreto… vuestras llaves abrirán todas las demás caravanas! Mr. Green

Con el rollo de la llave se había hecho muy tarde para ir a la oficina de Anadyr así que fuimos directamente a por nuestros billetes del Lulu Belle, que estaba muy cerquita del camping (tampoco es que Valdez sea grande…). Desde allí llamamos a la oficina de Anadyr para preguntar si tenían algún hueco para el tour al glaciar Valdez al día siguiente y nos dijeron que sí, que nos pasáramos al volver del crucero. Solucionado!

La actividad más típica de Valdez, al margen de la pesca, es hacer un crucero de un día por el Prince William Sound que te lleve a ver alguno de los glaciares de marea (normalmente el Columbia, pero también hay barcos al Meares) y que te permite disfrutar de toda la fauna marina de la zona. Hay varias empresas y opciones distintas, en barcos más o menos grandes, pero las principales son el Lulu Belle, un barquito pequeño con una excursión al glaciar Columbia por $140 de duración indeterminada (mínimo 7 horas, pero pueden ser 9 si la cosa está interesante), y el Stan Stephens, una empresa con varios barcos y una excursión al Meares de 8.5h ($165) y otra al Columbia de 6h ($132). La ventaja del Lulu Belle es que al ser un barco más pequeño se puede acercar más a los glaciares, y es un grupo más pequeño. La desventaja, por lo que habíamos leído en algunas reviews, es que el capitán es un señor muy peculiar que no se calla en todo el viaje, y se encarga de compartir sus puntos de vista algo, digamos, conservadores. Aparte, el no tener hora fija de vuelta a Valdez puede ser un problema para quien tenga planes para después. A nosotros nos parecía que las ventajas eran más que los posibles inconvenientes así que reservamos con ellos un par de días antes de empezar el viaje.

Puerto de Valdez

A las 10:30 estábamos embarcando puntuales y después de una breve charla de bienvenida nos pusimos en marcha. Antes incluso de salir del puerto de Valdez ya vimos varios grupos grandes de nutrias marinas, que son de lo más adorable. Me declaro muy fan!!


Sea otters

Como nos decía el capitán Fred, la presencia de tantas nutrias en el puerto después de la masacre que hubo con el vertido del Exxon Valdez en 1989 es una buena señal de la recuperación de la zona. Las nutrias no tienen capa de grasa como las ballenas o las focas, y dependen de su muy peluda piel para aguantar el frío. Con un millón de pelos por pulgada cuadrada, es el animal con más densidad de pelo y por ello fueron cazadas hasta casi la extinción. El vertido del Exxon Valdez acabó con unas 3000 nutrias (además de focas, orcas, ballenas, águilas, pájaros y salmones) y actualmente están consideradas en peligro de extinción.

Prince William Sound

Al poco de salir del puerto vimos nuestras primeras (y únicas) cabras salvajes del viaje. Yo no sé cómo hizo el capitán para verlas desde el barco, pero el caso es que entre él y su tripulación (una de ellas era su hija) iban constantemente pendientes con los prismáticos, buscando bichos. No tardaron mucho en encontrar también ballenas jorobadas, y nos tiramos un buen rato observándolas. Empezábamos a entender por qué no había hora fija de vuelta a Valdez…

Mountain goats


Humpback whales

Las ballenas estaban muy tranquilas y solo pudimos ver las colitas en el aire, pero no las vimos saltar. Al rato aparecieron los Dall´s porpoises, unas marsopas con colores de orca que nadaban muy rápido frente al barco. Era un grupo enorme y se tiraron un buen rato jugando con la proa, pero son tan rápidos que era muy difícil pillarlos con la cámara.


Dall´s porpoises

El capitán iba buscando puffins, pero no encontró ninguno. Lo que sí encontró fue un grupo enorme de leones marinos tomando el sol en una playa, y nos acercó mucho con el barco:


Steller sea lions

Ya solo con lo que habíamos visto hasta ese momento dábamos por amortizado el crucero, pero aún quedaba lo mejor: el imponente Columbia Glacier. Según nos íbamos acercando se empezaron a ver los icebergs flotando alrededor del barco, y se empezaba a notar el frío.


Nos acercamos al glaciar Columbia…

Es bastante frecuente ver focas y nutrias tumbadas en los icebergs tomando el sol, como si aquello fuera lo más cómodo del mundo:

Nutrias al sol

El capitán redujo mucho la marcha para atravesar la sopa de cubitos de hielo que teníamos delante, y según te vas acercando al frente del glaciar cada vista parece mejor que la anterior. No podíamos haber tenido más suerte con el tiempo, hacía un día de libro!! Vimos algún helicóptero de esos que te lo enseñan todo desde arriba, tiene que estar bien pero no quiero ni saber lo que cuesta.


Columbia Glacier

Estuvimos bastante tiempo allí, incluso paró el motor y se calló un rato para que pudiéramos disfrutar del silencio y el crujir del hielo. Vimos algún desprendimiento (calving) pero pequeñito, aunque no me hubiera gustado estar muy cerca con un kayak en ese momento. Por cierto, el Columbia se puede visitar en kayak, y debe ser una experiencia memorable, pero es una actividad un poco exigente y a nosotros se nos escapaba un poco, así que nos conformamos con verlo desde el barco. Las chicas de la tripulación hicieron fotos a todos (con nuestras cámaras propias) con un flotador salvavidas con “Lulu Belle” escrito y el glaciar de fondo; la verdad es que las chicas se lo curraban. Después de más de dos horas allí, finalmente dimos la vuelta y pusimos rumbo de vuelta a Valdez. Por cierto, la excursión no incluye comida pero el barco tiene una pequeña cocina donde preparan varias cosas a precios muy muy asequibles: café a $1.25, perrito caliente a $4, y chowder de almejas en un bol de pan a $9 (creo que fue el mejor chowder que he comido nunca, nada que envidiar a los famosos chowder de San Francisco!!).

Prince William Sound

Llegamos al puerto de Valdez a eso de las 19:30 después de un intenso día de mar. Estábamos cansados pero muy satisfechos con la experiencia. El capitán Fred es peculiar, es cierto, pero si uno no está de acuerdo con lo que dice, con no hacerle caso basta. El tamaño del barco, la poca gente que había, la buena comida, el empeño que ponen para ver todos los animales posibles y la amabilidad de las chicas hacen que este barco sea, para mí, la mejor opción de crucero en Valdez.

Cuando volvimos a tierra fuimos directos a la oficina de Anadyr para confirmar lo del día siguiente, aunque el pronóstico del tiempo era de lluvia y nubes, pero cuando llegamos nos dijeron que no les quedaba hueco para el tour al glaciar Valdez de por la mañana, solo nos podían meter en el que salía a primera hora de la tarde. Nuestro plan era hacer precisamente este tour y no otro porque era relativamente corto (5-6h) y nos daba tiempo a conducir hasta Chitina al terminar, pero sólo si salíamos en la excursión de por la mañana. Me dio mucha rabia porque por teléfono me habían dicho que no había problema, pero por lo visto alguien reservó (y pagó) las últimas plazas cuando nosotros estábamos en el barco. Qué le íbamos a hacer, nos quedaríamos sin hacer kayak… Después vimos que en realidad nos hicieron un favor, pero en ese momento me dio rabia no haber reservado con más tiempo (o no haber roto la dichosa llave esa mañana!).

Volvimos al camping y cogimos la caravana para acercarnos al aeropuerto de Valdez a recoger la llave, que ya me habían confirmado los de GAH mediante un mensaje de texto que había llegado en el último vuelo de Ravn Alaska del día. Llegamos al aeropuerto y resulta que las oficinas de Ravn Alaska habían cerrado hacía ya un buen rato, poco después de que llegara el último vuelo, así que nos dijeron que tendríamos que volver al día siguiente. Nos tocó volver al camping y volver a pedir prestada una llave a los vecinos…

El billete del Lulu Belle te da derecho a un 10% de descuento en varios restaurantes de Valdez, pero como nosotros estábamos en plan ahorrador (para gastarlo en actividades, claro!) cenamos en la caravana. Ya le íbamos cogiendo el punto a la cocina! También aprovechamos para lavar algo de ropa en el camping ($3 lavar, $3 secar). Como habíamos renunciado al kayak, al día siguiente no había que madrugar mucho y podríamos dormir un poco más…
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: 6 de junio. Crucero por el Prince William Sound



Etapa: 7 de junio. Rumbo a McCarthy  -  Localización:  USA USA
Fecha creación: 07/08/2018 12:20  
Compartir: 
Compartir:
Tocaba despedirse de Valdez, pero como no íbamos a hacer el tour de kayaks podíamos ir con más calma. Lo primero era acercarse de nuevo al aeropuerto a recoger la llave que nos habían enviado el día anterior, pero para mover la caravana necesitábamos una llave para poder cerrar el compartimento del cable eléctrico y en ese momento no había ninguna caravana en el camping a quien pedir prestada la llave, así que uno de los trabajadores del camping se ofreció a llevarme en su coche. La verdad es que durante todo el viaje nos encontramos con gente súper maja, siempre dispuestos a ayudar, muy muy amables. Me fui con él al aeropuerto mientras mi marido aprovechaba para comprar un par de cosillas en el Safeway que había junto al camping. En el aeropuerto me dieron por fin la dichosa llave y cuando volví decidimos dar un último paseo por Valdez. Nos recomendaron el Dock Point Trail (que en algunos sitios viene como Duck Flats), un paseo agradable de unos 30 minutos bordeando una marisma que en verano se llena de aves acuáticas. No vimos gran cosa aparte de una graciosa ardilla, pero el paseo está bien.

Puerto de Valdez

Dock Point Trail

Después nos acercamos a ver el Valdez Glacier, que está pasado el aeropuerto siguiendo la carretera sin asfaltar hasta el final. Nos decepcionó bastante; sabíamos que la comparación con el Columbia que habíamos visto el día anterior era injusta, pero sinceramente no nos pareció que mereciera la pena ni siquiera desviarse para verlo. No sé cómo será si lo ves desde el kayak, porque la gente habla maravillas del tour que queríamos haber hecho (Valdez Glacier Hiking and Kayaking), pero en ese momento no nos importó habérnoslo perdido. También nos acercamos a ver el lugar donde se encontraba la ciudad de Valdez hasta el devastador terremoto del viernes santo de 1964. Este terremoto de magnitud 9.2, y el tsunami que hubo a continuación, arrasó la ciudad, provocó unas 140 muertes (incluso en sitios tan lejanos como California y Oregón) y destrozó gran parte de Anchorage y otras ciudades como Portage, que se terminó abandonando. A lo largo del Turnagain Arm todavía se observan sus efectos: los árboles secos que se ven junto a la carretera murieron cuando la zona se inundó como consecuencia del tsunami, pero la sal los deja como petrificados y por eso se les llama “bosque fantasma”. La ciudad de Valdez tuvo que ser reconstruida y se decidió reubicarla un poco más mar adentro para que aquello no volviera a suceder, y hoy se puede visitar Old Valdez, que no es más que un par de placas conmemorativas y cuatro restos de cimientos. No merece mucho la pena, a no ser que tengas una imaginación prodigiosa y seas capaz de visualizar la antigua ciudad.

Valdez Glacier

Dimos por terminada nuestra visita a Valdez y nos pusimos en marcha para deshacer el tramo de Richardson Hwy que habíamos recorrido un par de días antes. Antes de salir de Valdez aprovechamos para echar gasolina (muy cara, a $3.849/galón) y sacar dinero en el cajero de la gasolinera (con $3 de comisión). Viendo la gasolina que habíamos consumido, nuestros primeros cálculos de consumo eran de unas 10 millas por galón (23.5 L/100km), que coincidía con lo que yo había usado para mis cálculos antes de ir. Tengo que decir que lo clavamos, porque al final del viaje habíamos consumido 195 galones para hacer 1969 millas, así que fueron exactamente 10.1 millas por galón Sonriente

A las 12:50 estábamos saliendo de Valdez con el depósito lleno. Estaba medio lloviendo y muy nublado, nada que ver con el maravilloso cielo azul que habíamos tenido el día anterior. En unos 50 minutos llegamos al Worthington Glacier, y aunque el día estaba muy feo, estaba infinitamente mejor que cuando habíamos pasado por allí dos días antes así que nos bajamos a dar una vuelta. Lo bueno de todos estos sitios es que no hay que pagar, así que no pierdes nada por asomarte. Sabíamos que es posible acercarse al pie del glaciar pero estaba todo nevado/helado, hacía muy malo y estaba lloviendo, así que dimos una vuelta rápida y volvimos a la caravana, y aprovechamos para comer en el parking antes de seguir camino.

Worthington Glacier

A estas alturas todavía no habíamos decidido si meter la caravana por la McCarthy Road o no. La alternativa era coger un vuelo-taxi con Wrangell Mountain Air desde Chitina hasta McCarthy, y volver en shuttle para poder disfrutar también de las vistas por tierra. Además, Wrangell Air ofrece 2x1 en este trayecto con el toursaver, ya sea solo para ida o para ida y vuelta, con lo cual no nos salía mal de precio la jugada, incluso pagando una noche de hotel en el Lancaster´s Hotel de McCarthy. El “pero” era que yo estaba empeñada en hacer el vuelo escénico de 70 minutos, que es un pastizal, y si hacíamos el trayecto desde Chitina en avión, más el hotel, tendríamos que renunciar al vuelo para no pasarnos de presupuesto, y conformarnos con las vistas del glaciar Root que se tienen al llegar a McCarthy. El día anterior, en el crucero, habíamos coincidido con una pareja belga que nos oyó hablando en español y aprovecharon para practicar el suyo. Estuvimos hablando con ellos y nos contaron que habían recorrido la McCarthy en coche y que no les había parecido que estuviera mal, y que la zona les había encantado. Después de mucho meditarlo decidimos arriesgarnos y hacerla con la caravana, y como no íbamos mal de tiempo pensamos que lo mejor era hacerla esa misma tarde, aunque en el planning inicial la idea era hacerlo a la mañana siguiente. Cuando recuperamos la cobertura en el móvil llamamos a McCarthy River Tours & Outfitters para reservar el glacier hike con el toursaver, que se supone que tenía que ser el tour de las 13:00 para poder aprovechar el descuento, pero para el día siguiente no les quedaban plazas a esa hora y me lo ofrecían para dos días después. Eso hubiera supuesto salir de McCarthy muy tarde, y les lloré un poco para ver si podían hacer una excepción y dejarnos hacer el tour a primera hora… y me dijeron que sí! Reservamos plaza para las 9 de la mañana del día 9 de junio. Lo siguiente era el vuelo, así que llamamos a Wrangell Mountain Air para ver si nos podían colocar en algún vuelo de 70 minutos al día siguiente. Aquí hubo menos problema y reservamos para las 12 del día siguiente. Solo quedaba esperar que el tiempo mejorara un poco…

A las 16:15 estábamos cogiendo el desvío de la Richardson hacia Chitina, y una hora más tarde llegábamos a Chitina, un pequeño pueblo que hace de entrada al parque nacional Wrangell-St. Elias, el más grande de Estados Unidos y una verdadera joya salvaje. Seguía lloviendo pero como era pronto seguimos adelante (un poco acojonados, todo sea dicho).

Camino de Chitina

Chitina

Aquí empieza la temida McCarthy Road…

La McCarthy Road es una carretera sin asfaltar que transcurre sobre la antigua vía de tren que se construyó para dar soporte a las minas de cobre de Kennicott. Es famosa por ser dura, no apta para todos los públicos, causante de pinchazos y averías… aunque esa fama le viene un poco grande porque las cosas han cambiado mucho en los últimos años. El estado de Alaska ha invertido muchos millones en mejorar la carretera, y hoy en día es una sombra de lo que era. Aun así, es relativamente frecuente pinchar una rueda y hay que ir preparado (y mentalizado) para cambiarla, y no se puede correr: el límite de velocidad es de 35 mph, pero es raro encontrar una zona donde poder ir a más de 20 mph, por lo menos con caravana (en coche se puede ir un poco más rápido). Nosotros tardamos una hora en recorrer las primeras 15 millas, otra hora en llegar al Gilahina Bridge (milla 29), otra hora en llegar a la milla 45, y otros 45 minutos en llegar a la milla 59, fin de la carretera. En total, tres horas y tres cuartos para hacer apenas 100 km. A mí personalmente se me hizo pesadísimo entre la lluvia, los baches, el traqueteo, la tensión por no romper nada y parando cada 15 o 20 millas para comprobar que las ruedas van bien… hasta el punto de arrepentirme de no haber ido en avión.


McCarthy Road

El paisaje, o lo poco que pudimos disfrutar de él, era muy bonito, eso sí. Incluso vimos un oso negro paseando tranquilamente por la carretera! Nos cruzamos con varios coches y alguna caravana; a una incluso la paramos al poco de empezar para preguntarles qué tal estaba el resto de carretera, y nos dijeron que muy bien. A mí no me pareció que estuviera “muy bien” sino simplemente aceptable, aunque días más tarde nos daríamos cuenta de que sí que estaba “muy bien” cuando la comparamos con la Denali Hwy… Hasta la milla 17 estaba más o menos bien, con zonas medio asfaltadas (chip seal que lo llaman ellos) y otras un poco más lentas de grava, entre la milla 17 y la 35 estaba muy corrugado y había que ir más despacio, entre la 35 y la 53 pudimos ir un poco más rápido, y a partir de la 53 y hasta el final había muchos boquetes y socavones por el barro y las lluvias. Obviamente, esto cambia de semana a semana o incluso de un día para otro si llueve mucho, así que cuando vayáis tendréis que informaros bien de en qué condiciones está.

A las 21:15 llegamos al final de la carretera con el culo cuadrado. Habíamos sobrevivido a la temida McCarthy sin ningún percance, y al día siguiente no teníamos que conducir y podríamos descansar. Fuimos directos al camping que hay al final de la carretera, junto al puente (peatonal) que cruza el río hacia McCarthy, y allí conocimos a Jim, todo un personaje. Es el que lleva el parking y estuvo un buen rato hablando con nosotros, contándonos sus andanzas por la España franquista cuando era mozo (“menuda juerga… bailando encima de las mesas… hasta que entraron esos policías con gorros graciosos que tenéis allí, a decir que no podíamos seguir con la fiesta… pero les dimos dinero, y ellos se fueron tan contentos, y nosotros seguimos bailando…”). Un tipo muy muy majete, de verdad. Decía que habíamos ido a McCarthy justo a tiempo, antes de que se convierta en Talkeetna. Lleva 20 años gestionando el parking y tiene historias para aburrir. Está sorprendido de la cantidad de caravanas que ha ido viendo en los últimos años (cuando nosotros llegamos ya había 4 Cruise America aparcadas), porque dice que antes solo los más locos llegaban en su propio coche, y nadie en caravana. Podíamos habernos quedado hablando con él un buen rato más, pero era tarde y queríamos ducharnos y cenar, así que nos despedimos. Abrimos el slide out, y oh sorpresa!! Empezamos a oir un ruido como de agua corriente que definitivamente no debería haber estado allí, y mi marido que estaba fuera mientras yo apretaba el botoncito de “abrir” me dice que estamos perdiendo agua por los bajos… Yo en ese momento entro en modo pánico total, no sabemos de dónde viene el agua, ni si es grave, ni si lo hemos roto nosotros con los baches… Vimos que apagando la bomba de agua la fuga se cortaba, así que dedujimos que era agua del depósito y no del motor ni nada más grave, aunque yo todavía estaba hiperventilando un poco. Estábamos perdidos en la Alaska profunda, sin cobertura en el móvil, sin mecánicos a la vista, y sin permiso para haber llevado la caravana hasta allí. ¿Podríamos volver a la civilización? ¿Se nos caería el pelo? ¿Cómo íbamos a sobrevivir sin agua corriente los dos siguientes días? Me fui corriendo a buscar al bueno de Jim, que vive en un bus destartalado en el propio camping, para ver si conocía a alguien en el pueblo que pudiera echarle un ojo a la avería al día siguiente, porque todavía no sabíamos qué había pasado. Me vio muy nerviosa y me dijo, literalmente, “ya estás aquí, y si se ha roto se ha roto, disfruta, y ya te preocuparás cuando salgas de aquí”. No me terminaba de convencer, pero no me quedaba otra, y en el fondo tenía razón. Me dijo que no creía que hubiera nadie que pudiera echarnos una mano, pero que preguntaría al día siguiente. Volví a la caravana, y mi marido manitas había conseguido localizar el problema: resulta que el slide out, al salir, había partido un codo de plástico de la tubería de agua que salía del tanque, por eso al encender la bomba de agua se salía toda. Era una tontería, solo había que cambiar el codo, pero lo difícil era encontrar la pieza. Esto nos aclaró dos cosas: primero, que no tendríamos agua en ninguno de los grifos (ni en el wc) hasta que no lo arregláramos; y segundo, que no era culpa nuestra sino del slide out y el diseño tan malo de las tuberías. Nos podía haber pasado en cualquier sitio, fue mala suerte que ocurriera justo en el único sitio desde donde no podíamos llamar para pedir ayuda. Teníamos el depósito de agua lleno pero no podíamos usarlo, así que íbamos a tener que apañarnos con una garrafa vacía que podíamos rellenar en el depósito de agua del camping, y calentar un poco en un cazo para lavarnos como los indios. Nos esperaban unos días duros… pero estábamos dispuestos a disfrutarlos, aunque oliéramos un poco mal Sonriente
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: 7 de junio. Rumbo a McCarthy


Etapas 4 a 6,  total 26
anterior anterior  1  2  3  4  ..  9  siguiente siguiente



Votaciones al diario Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0 Media
Anterior 0 0 Media
Total 145 29 Media
Votos
Votos 0 Votos
Votos 0 Votos
Votos 0 Votos
Votos 0 Votos
Votos 0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 269 Visitas mes actual: 76 Total visitas: 17453

  Últimos comentarios al diario  Alaska por tierra, mar y aire
Total comentarios 53  Visualizar todos los comentarios

Chufina  Chufina  15/11/2018 21:51   
Di que sí, magrat. Esa es la actitud Guiño

Mariolgui68  mariolgui68  20/05/2019 12:29
Comentario sobre la etapa: 26 de junio. Navegando por el Inside Passage
Muchas gracias por este diario que estoy segura me va a ser muy útil para mi viaje!
Chulísimo!

Buendisan  buendisan  03/08/2019 13:21
Comentario sobre la etapa: Preparativos
Muy bien elaborado. Inspirador para mi próximo viaje. Muchas gracias.

Venecia1  venecia1  06/09/2020 17:39
Enhorabuena por el diario, espectacular, no lo había leído hasta ahora. Te dejo mis estrellitas y decirte que mañana compro la hucha porque me has creado una necesidad jajajajaja

Chufina  Chufina  06/09/2020 20:58   
Gracias venecia! Alaska es una necesidad, no me eches la culpa a mí Riendo Gracias por pasarte y leer. Ánimo con esa hucha!

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

Foros de Viajes
Rutas-Itinerarios Tema: Viajar a Alaska en Verano
Foro USA y Canada Foro USA y Canada: Foro de Estados Unidos y Canadá. Información y consejos sobre Nueva York, Los Angeles, San Francisco, Chicago, Montreal, Otawa...
Ultimos 5 Mensajes de 1067
746931 Lecturas
AutorMensaje
Laia_veterinaria
Laia_veterinaria
Super Expert
Super Expert
Nov 10, 2011
Mensajes: 260

Fecha: Mar May 04, 2021 09:44 pm    Título: Re: Alaska vacunará a los turistas gratis desde el 1 de

Entonces dejarán entrar a los europeos este verano???
flotas
Flotas
Indiana Jones
Indiana Jones
Sep 15, 2010
Mensajes: 3924

Fecha: Jue May 06, 2021 12:11 am    Título: Re: Alaska vacunará a los turistas gratis desde el 1 de

No se sabe aún lo que pasará en verano, pero de momento no se puede.
Laia_veterinaria
Laia_veterinaria
Super Expert
Super Expert
Nov 10, 2011
Mensajes: 260

Fecha: Dom May 09, 2021 08:57 pm    Título: Re: Alaska vacunará a los turistas gratis desde el 1 de

No tiene mucho sentido anunciar que ofreceran la vacuna a los turistas que vengan y luego no dejen entrar turistas... Para el 1 de junio quedan ya pocos días y en Alaska van muy avanzados con el tema de la vacunación. Quizás tienen previsto hacer diferentes reglas según el estado? no es lo mismo Alaska que Nueva York...
NYNY
NYNY
Super Expert
Super Expert
Sep 15, 2020
Mensajes: 530

Fecha: Dom May 09, 2021 09:22 pm    Título: Re: Alaska vacunará a los turistas gratis desde el 1 de

Hay Países que si que pueden ir a EEUU por turismo como México.
flotas
Flotas
Indiana Jones
Indiana Jones
Sep 15, 2010
Mensajes: 3924

Fecha: Lun May 10, 2021 05:55 am    Título: Re: Alaska vacunará a los turistas gratis desde el 1 de

Hay 36 países desde los que no se puede volar a USA por turismo. El resto, unos 170, sí pueden.

www.cdc.gov/ ...tries.html

Las reglas para ingresar a USA son federales, no dependen del estado.

A seguir esperando.
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ



All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. Aviso Legal - Privacidad - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter instagram