Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads
Saudade en Lisboa - Blogs de Portugal (Página 2 de 3)
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace


Diario: Saudade en Lisboa  -  Localización:  Portugal  Portugal
Descripción: Ocho días en Lisboa, Sintra y Cascais.
Autor: Fran17   Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:


Etapas 4 a 6,  total 9
anterior anterior  1  2  3  siguiente siguiente



Etapa: Sintra; el glorioso edén  -  Localización:  Portugal Portugal
Fecha creación: 02/07/2008 01:59  
Compartir: 
Compartir:
"Si yo pudiera morder la tierra toda"
Pessoa


Si yo pudiera morder la tierra toda
y sentirle el sabor sería más feliz por un momento...
Pero no siempre quiero ser feliz
es necesario ser de vez en cuando infeliz para poder ser natural...

No todo son días de sol
y la lluvia cuando falta mucho, se pide.
Por eso tomo la infelicidad con la felicidad.
Naturalmente como quien no se extraña,
con que existan montañas y planicies, y que haya rocas y hierbas...
Lo que es necesario es ser natural y calmado en la felicidad o en la infelicidad.

Sentir como quien mira, pensar como quien anda,
y cuando se ha de morir,
recordar que el día muere y que el poniente es bello
y es bella la noche que queda.
Así es y así sea.




Era nuestro tercer día en la ciudad y hoy decidimos abandonarla para visitar el edén. Cogimos el coche en el parking del Hotel y salimos a las 08:15 con dirección a Sintra. Después de pasar la IC-19 (uno de los tramos de autovía con más tráfico de Europa; y en obras), llegamos a Sintra a las 09:15. Esta pequeña ciudad fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1995. Los antiguos pobladores de esta región la llamaban " Monte de la luna".


Castelo dos Mouros desde el pueblo de Sintra


Nos dirigimos directamente al Palacio da Pena, subiendo unos montes preciosos y con mucha vegetación. A las 09:35 ya estábamos en la entrada al Castillo (conviene visitarlo a primera hora de la mañana, más tarde se llena de turistas y es difícil aparcar el coche, además la cola para coger entrada se hace pesada). En el aparcamiento del Palacio ya había dos coches aparcados (todos españoles), allí charlamos un rato con una pareja de Toledo mientras no abría la taquilla del Castillo.


Palacio da Pena entre la niebla



Palacio da Pena


A las 10:00 cogimos los tickets (5 € entrada al castillo), - si vas a visitar también el Castelo dos Mouros te venden una entrada conjunta que te cuesta 8 €. Nosotros solo compramos para el Palacio da Pena (también puedes coger entrada para ver sus jardines, aunque para mi gusto es mejor ver los de la Quinta da Regaleira - mucho más vistosos y espectaculares).


El autobús disfrazado de tranvía que te sube al castillo da pena


Para subir montamos en un "autobús" que te lleva a las mismas puertas del Palacio (1´50 € el viaje de ida y vuelta). El viaje en este autobús es corto pero vale la pena subirse en el. El Palacio impresionante (con vistas panorámicas excelentes de la región de Sintra). Las obras de este Palacio, concebido como residencia veraniega de la familia real, comenzaron en 1840 y no concluyeron hasta 47 años después. En la construcción se mezclaron gran cantidad de estilos: egipcio, renacentista, gótico, manuelino (se recrea la famosísima ventana del Castillo de Tomar), múdejar y oriental. La visita al Palacio os llevará aproximadamente una hora y media, siempre que no visiteis sus jardines.


Palacio da Pena



Detalle del Palacio da Pena


A las 12:15 ya estábamos bajando a pie hacia el aparcamiento que hay en la entrada al Palacio. Comenzaban a caer unas gotas (Sintra tiene una especie de microclima en el que se pueden dar las cuatro estaciones en el mismo día - además la humedad en esta zona suele ser alta). Por la mañana puede lucir un sol espléndido, y en pocas horas puede haber una niebla que no te permita ver a 5 metros o caerte un gran chaparrón.


Bosques frondosos de camino al Palacio



Cogimos el coche para dirigirnos a la Quinta da Regaleira (entrada 5 €), te dan un pequeño plano del parque para que no te pierdas. Visitamos el Palacio - a mí personalmente no me entusiasmó; lo que merece la pena ver en la Regaleira son sus magníficos jardines; de ambiente esotérico, alquímico y masón, estos jardines están llenos de pasadizos, oscuras y sinuosas galerías y grutas, fuentes, cascadas y una encantadora capilla.


Plano de los jardines de Regaleira


Los orígenes de esta Quinta se remontan a inicios del siglo XVII, pero es a comienzos del siglo XX cuando adquiere el esplendor que tiene actualmente gracias a la mano maestra del arquitecto polifacético Luigi Manini - autor también del Palacio de Buçaco, en el norte de Portugal.


Quinta da Regaleira



Jardines en Regaleira


Comenzó a llover cuando estábamos paseando por los jardines y nos tuvimos que refugiar en uno de los pasadizos - allí estuvimos 1 hora, caía con ganas y no llevábamos paragüas - llevad uno para ir a Sintra porque nunca se sabe cuando va a llover. La recepcionista del hotel ya nos había advertido del peculiar clima de esta zona junto al océano atlántico.





Detalles jardines en Regaleira

Aprovechamos este momento de cobijo para disfrutar de la lluvia en este inusitado paraje lleno de silencio y exuberante naturaleza de los cinco continentes. La verdad es que tuvo su encanto ver llover en estos jardines cubiertos de niebla. Tened cuidado; cuando menos te lo esperes puede aparecer un duendecillo masónico entre los matorrales.

Os recomiendo llevar una pequeña linterna para ver las grutas, nosotros la llevamos pero se nos quedó olvidada en el coche y en algunos tramos de las grutas que no estaban iluminados teníamos que ir a tientas con la llama de un mechero y el móvil encendido.


. . . . . . . . . . . . . . . .
Senderos entre los jardines en Regaleira



Jardines en Regaleira


Como no tenía trazas de parar de llover continuamos la visita medio corriendo para visitar el resto de los jardines (el pozo iniciático – espectacular -, el pozo imperfecto, las grutas que comunican ambos pozos y otros estanques…). La visita a los jardines da Regaleira bien merece un par de horas para disfrutarlos bien. La visita al Palacio se puede hacer perfectamente en poco más de media hora.


Pozo iniciático



A las 15:30 cogimos el coche para ir al casco histórico de Sintra - está muy cerca de la Regaleira. Comimos en un restaurante cercano al Palacio Real cuyo nombre no recuerdo y que está situado a la izquierda de otro restaurante, el "París"; hay que bajar un pequeño tramo de escaleras para entrar. La comida muy buena, riquísima y a buen precio: tomamos aparte de sopa, dos de los platos típicos de la gastronomía portuguesa; bacalao a las natas y carne de cerdo a la alentejana.

También nos pusieron unos entrantes que pagamos bien - casi 7 € - que consistían en unos patés de sardina y atún, unos miniquesos de la región y unos panes (caros, aunque muy ricos también). En todos los restaurantes portugueses siempre os pondrán estos entrantes aunque no los pidáis. Si no los queréis basta con decirle que los lleven de vuelta.


Palacio Nacional de Sintra



Después de comer visitamos el Palacio Nacional, (cierra a las 17:00), casi no llegamos, entramos a las 16:50 y éramos los últimos que lo visitaban ese día. A medida que íbamos visitando el Palacio iban cerrando las puertas de las salas detrás nuestra dos señoras muy simpáticas. La entrada nos costó 5 €. Me encantó la sala de los Cisnes y la cocina con esas dos torres blancas cónicas inmensas. La visita al Palacio no os debería llevar más de una hora. Me decepcionó el estado en el que se encuentra el Palacio; está algo descuidado y necesita una buena mano de pintura en el exterior así como mejorar el estado de sus pequeños patios y jardines.


Detalle techo del salón de los cisnes en el Palacio Nacional


Al salir del Palacio ya había escampado y lucía el sol. Fuimos a la famosa pastelería Piriquita; probamos los traveseiros y las queijadas - dulces típicos de Sintra. Me gustaron más las queijadas porque me encanta el queso - si fuera un animal seguramente sería un ratón. Los traveseiros - que en portugués significa almohada - son unos pasteles dulces con forma de almohada, con relleno por dentro y son servidos calientes. Las queijadas son pequeñas minitartas hechas con queso fresco, huevos, azúcar y harina.

Se saben los ingredientes pero no las cantidades de cada uno de ellos, que es un secreto bien guardado, transmitido durante muchas generaciones de las familias pasteleras que lo fabrican. Los origenes de la queijada datan del siglo XIII, aunque fué en el siglo XIX del romanticismo, cuando este dulce se hizo famoso.

Me compré un paquete de queijadas (4 € / 6 unidades). Estos pastelitos tienen una fecha de caducidad tardía por lo que puedes comprarlos para regalar o traer para casa tranquilamente, además se mantienen frescos y no pierden cualidades en su sabor con el paso de los días. Si no los comprais en Piriquita no os preocupéis, los venden también en otras pastelerías de la ciudad.





Callejuelas en el casco de Sintra



Seguimos recorriendo el pueblo y callejeando por sus empinadas calles que en ocasiones estaban demasiado llenas de turistas: japoneses, españoles… Hacía calor y quisimos entrar al Museo do Brinquedo (juguetes) pero como era lunes estaba cerrado. Continuamos paseando por Sintra y nos fuimos a ver la fuente morisca.


Fuente mourisca


El pueblo es precioso y el ayuntamiento de los más bonitos que he visto en mi vida. Sintra en general vale mucho la pena. Que le pregunten a William Beckford que exhausto por su belleza decía " Necesito ir a Sintra; si no muero " (1787). Lord Byron denominó a la ciudad como " Glorioso Edén ".


Torre del ayuntamiento en Sintra



Sobre las 20:00 dimos un paseo en coche por Sintra, visitamos por fuera el Palacio de Seteais - reconvertido a Hotel de lujo - y de nuevo fuimos al ayuntamiento. Quería ir hasta Cabo da Roca - el punto más occidental de Europa - pero no daba tiempo y ya era de noche. Después de parar en la estación de tren para ir al servicio - que tuvimos que pagar si no recuerdo mal con una moneda de 20 céntimos -, salimos dirección a Lisboa entrando de nuevo en la IC – 19, esta vez por suerte, con mucho menos tráfico.


Palacio Nacional



Paramos en el Centro Comercial Colombo - el centro comercial más grande de la Península Ibérica. El Colombo está situado en Benfica (junto al Estadio da Luz) y parece una mini ciudad, con sus calles, sus plazas y plazoletas. Está decorado con fuentes, esculturas y hay cientos de tiendas donde poder quemar la tarjeta de crédito. Tiene también un pequeño parque de atracciones, el Fun Center, con montaña rusa incluída. Después de pasear el Centro Comercial (nos gustó una tienda de decoración de diseño “Área &”- tiene otra tienda en el Centro Comercial Norte Shopping de Porto; mucho mejor que el Ikea para mi gusto y con precios similares a éste). Cena buffet en un brasileño de la planta alta del centro comercial (con una gran variedad de restaurantes: desde comida india hasta el típico McDonald’s), comida abundante a buen precio y muy rica - me encantan los restaurantes brasileños.


Centro Comercial Colombo



Centro Comercial Colombo


A las 24:00 - hora que cerraba el Colombo; en Portugal la mayoría de los centros comerciales cierran a las 24:00 - cogimos el coche para dirigirnos al hotel después de buscarlo en el inmenso aparcamiento del centro comercial. Nos perdimos y dimos muchas vueltas por las avenidas de la zona nueva de Lisboa. A esas horas había poco tráfico y era agradable conducir de noche por la ciudad a pesar de que no sabíamos que dirección tomar. Finalmente, después de casi una hora de paseos con el coche, llegamos al hotel a la 01:15 de la madrugada. Nos fuimos directamente a dormir.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Sintra; el glorioso edén



Etapa: Tranvías y callejuelas  -  Localización:  Portugal Portugal
Fecha creación: 02/07/2008 02:37  
Compartir: 
Compartir:
"Hay dolencias peores que la dolencia"
Pessoa



Hay dolencias peores que las dolencias,
hay dolores que no duelen, ni en el alma,
pero que son dolorosos más que los otros.

Hay angustias soñadas más reales
que las que la vida nos trae, hay sensaciones
sentidas sólo con imaginarlas
que son más nuestras que la misma vida.

Hay tantas cosas que, sin existir,
existen, existen demoradamente,
y demoradamente son nuestras y nosotros…

Por sobre el verde turbio del ancho río
los circunflejos blancos de las gaviotas…
Por sobre el alma el aleteo inútil
de lo que no fue, ni puede ser, y es todo.

Dame más vino, porque la vida es nada.




Nuestro cuarto día en Lisboa y a las siete de la mañana ya estábamos en pie. Después del aseo y del desayuno cogimos el metro para ir a estación metro Martin Moniz. Una de las salidas del metro es la entrada al Centro Comercial Mouraría. No es el típico centro comercial, aquí no hay Mc Donald’s ni tiendas de lujo..., abundan los puestos donde se puede comprar desde un vestido de la india hasta especies y condimentos que solo ves en los documentales de viajes. Como todavía no eran las diez de la mañana la mayor parte de las tiendas estaban cerradas. Decidimos ir al Largo Martin Moniz, que es una especie de plaza larga.




En la misma plaza montamos en nuestro primer tranvía en Lisboa, el 12. El viaje en el 12 fue tranquilo y muy agradable; el tranvía iba vacío. Es un trayecto corto y circular - bastante más corto que el recorrido que hace el mítico tranvía 28. Recorrimos parte del barrio de la Mouraría, Graça y la Baixa hasta llegar a la Plaza da Figueira.


*** Imagen borrada de Tinypic ***


*** Imagen borrada de Tinypic ***


Después de hacer el recorrido completo y de haber tenido una discusión acalorada el conductor del tranvía con otro de una furgoneta que se le había atravesado en la vía, decidimos bajarnos en una parada que hay cerca del mirador de Portas do Sol. Por esta zona, como en la mayor parte de Lisboa, las casas tienen gran parte de sus fachadas decoradas con azulejos. Hicimos paseando la siguiente ruta.




Desde la parada del 12 llegamos en cinco minutos al mirador Portas do Sol. Vimos unas preciosas vistas de Alfama y el Tajo. Se puede ver en la siguiente foto la distribución desordenada y laberíntica del barrio. Destaca el color blanco de las paredes encaladas de sus casas que le dan un toque especial a esta zona de la ciudad.


*** Imagen borrada de Tinypic ***


Bajamos al otro mirador que hay en esa zona, el Mirador de Santa Lucía. En este mirador se ven también unas buenas vistas de Alfama. Este lugar tiene mucho encanto pero se ve sucio y deteriorado. Compramos una cajita de porcelana a una de las vendedoras que pululan por el mirador.



Mirador de Santa Lucía



Continuamos andando hacia el Castillo de Sao Jorge. En el camino vimos una pintada en alusión a los ruidosos españoles y un curioso urinario público en la misma calle y a la vista de cualquiera que pasara por la calle; auténticamente medieval la escena.


El silencio portugués



Urinario callejero



Visitamos el castillo - 5 € cuesta la entrada. Magníficas vistas de Lisboa desde los miradores del Castillo. Sacamos muchas fotografías y visitamos las murallas y el interior del Castillo, subiéndonos a las torres para ver Lisboa desde distintas perspectivas. Lo mejor del Castillo son las vistas inmejorables de toda Lisboa. En las siguientes fotos podéis ver distintas panorámicas de las muchas que se ven desde el castillo.



Zona norte de Lisboa, una de las zonas nuevas de la ciudad



Praza da Figueira



Elevador de Santa Justa y Convento do Carmo



Praza do Comercio y el río Tajo



Lisboa y el puente 25 de Abril al fondo



La visita al castillo es agotadora si recorres todas sus almenas y distintos miradores. Hay una gran cantidad de escaleras que cuando las bajas no tienes problema, pero cuando se trata de subirlas..... Como ejemplo tenéis este pedazo de escalera que menudo esfuerzo nos costó subirla.






Entrada al Castillo


Al salir del castillo, en el recinto amurallado, nos encontramos con un cantautor y su guitarra, y con un chico que hacía auténticas virguerías con las monedas, las pulía con gran precisión hasta crear figuras; nos quedamos un buen rato viendo como hacía su trabajo. Salimos del recinto del castillo y un poco cansados de subir y bajar escaleras hicimos el siguiente recorrido.




Nos compramos en una tienda de recuerdos el típico tranvía amarillo de Lisboa y bajamos a tomar un refresco con croqueta de bacalao incluída al Chapitó. El Chapitó es un curioso local en el que hay una asociación cultural y una escuela de artes circenses, está situado en las laderas del castillo de San Jorge; ocasionalmente realizan espectáculos abiertos al público. Desde su terraza hay unas buenas vistas de la ciudad y el servicio es muy cordial. En general la gente en Lisboa es muy amable y trata de ayudarte para hacer más cómoda tu estancia en la ciudad.


Escalinatas de camino a la Sé Catedral



Después del pequeño descanso en el Chapitó bajamos hacia la Sé Catedral - te preguntarás que es eso de Sé; no son más que las siglas de Sede Episcopal. Vimos el interior, la fachada románica y el magnífico rosetón exterior. Previo pago de 2´50 € entramos en el claustro para ver los restos arqueológicos. Al museo de arte sacro de la catedral decidimos no ir porque el arte religioso no nos atrae en absoluto.


Sé Catedral



Detalle del claustro de la Catedral



Delante de la catedral subimos por primera vez al mítico Tranvía 28 para ir de nuevo al Largo das Portas do Sol - este tranvía va mucho más lleno que el 12, cuidado con los carteristas. Desde el Largo das Portas do Sol iniciamos la visita al barrio de la Alfama, paseando por entre las estrechas callejuelas y empinadas escaleras. Esta zona de Lisboa es algo decadente. Gran parte de sus casas se encuentran muy deterioradas y se ve bastante suciedad desperdigada por sus calles. Lástima que el ayuntamiento de Lisboa no se esfuerce en cuidar este barrio porque encanto si que tiene. Os invito a subir en el 28 en el siguiente video.


[flash width=425 height=344]www.youtube.com/v/http... 5jZYY4.swf[/flash]


El tranvía 28 hace la clásica ruta de Lisboa. Suelen pasar cada siete minutos y es otro de los símbolos de la ciudad. Tiene un recorrido de algo más de nueve kilómetros que recorre las zonas más interesantes de Lisboa.


El tranvía 28


En Alfama se respira un ambiente obrero, humilde y tranquilo. Es como una pequeña aldea dentro de la ciudad. Esta parte de la ciudad fue habitada a lo largo de su historia por musulmanes, judíos, burgueses y pescadores.



Adentrándonos en la Alfama





Alfama y sus habitantes






Escaleras, escalinatas y escalones en Alfama


Vimos alguna plaza pequeña muy limpia y encantadora, pero es la excepción en Alfama. Su etapa árabe que comprende cinco siglos históricos de la ciudad, del VIII al XII - conserva la estructura de la época musulmana, con patios de flores y ropa tendida, cuestas y escaleras. Es también el más antiguo y popular; toma su nombre de un derivado de Alhama que significa “fuente termal” o de Aljama, que en árabe significa población.


. . . . .

Rincones por la Alfama



Local de Fado en Alfama



Marionetas y payasos en Alfama



*** Imagen borrada de Tinypic ***
Un rincón de Alfama en la zona baja


Después de llegar a la casa do Fado, en la parte baja de Alfama, subimos de nuevo al Largo das Portas do Sol y allí comimos en el restaurante “Sol Nascente”. No lo recomiendo en absoluto, fue donde peor comimos en los días en que estuvimos en Lisboa; pedimos bacalao y nos trajeron sardinas, el servicio poco agradable y antipático – aunque rectificaron el "error" después de comentárselo al camarero. Después de mal comer y de disfrutar del ajetreo constante de tranvías que pasan por esta zona, hicimos este recorrido.




El 12 y el turístico (rojo) en Portas do Sol



Volvimos a coger el tranvía 28 delante del restaurante, en el largo das Portas do Sol, y bajamos en la parada que hay al lado de la Iglesia de Sao Vicente de Fóra,cuyo interior visitamos. La entrada a esta iglesia es gratuíta. Paseamos la Feira da Ladra (ladroa - ladrona); llamada así por los objetos robados que se vendían y se siguen vendiendo ocasionalmente en sus puestos. Todavía quedaban bastantes puestos de venta a pesar de que eran las cuatro de la tarde.


Puestos en la Feira da Ladra



La Feira da Ladra es una especie de rastro en el que puedes encontrar desde ropa y calzado de segunda mano hasta objetos muy usados que no sirven para nada - merece la pena darse un paseo por el mercado como curiosidad.


Feira de Ladra y Panteón Nacional



Justo al lado de los puestos de la feria está el Panteón Nacional de Santa Engracia - entrada 2 €. De color blanco impoluto, se puede distinguir el contraste entre la suntuosidad del Panteón y la mediocridad de la Feria; Portugal es un país de contrastes. Aquí se encuentran los sepulcros de personajes ilustres de Portugal - entre ellos destaca el de la popular y querida fadista Amalia Rodrigues: fadista muy querida en Portugal y para muestra un botón; era la única tumba que tenía flores frescas.


El panteón, de dimensiones considerables, merece una visita aunque solo sea para admirar la enorme cúpula interior o para subir por sus interminables escaleras a su magnífica terraza para disfrutar de las preciosas vistas de una parte de Lisboa y del rio Tajo. En el panteón me ocurrió una pequeña anécdota cuando quise ir al servicio; pensaba que a unos metros ya tendría el cuarto de baño... ¡¡error!!, tuve que recorrer pasillos estrechos, pasillos más anchos con curvas, sin curvas, subir escaleras, bajar escaleras, agacharme para no dar con la cabeza en el techo y volver a subir otras escaleras por unos pasadizos estrechos que ni te cuento - en mi vida me costó tanto trabajo llegar a unos servicios.


El Tajo desde el mirador del Panteón Nacional



Al salir del Panteón Nacional pasamos de nuevo por el mercado y esperamos en la parada al Tranvía 28 para hacer el recorrido completo - desde el Largo da Graça hasta el Cementerio de los Prazeres en Campo de Ourique. El tranvía a medida que va parando se va llenando de gente hasta los topes. Recorrimos la zona antigua de Lisboa - desde el barrio da Graça, pasando por la Sé, Baixa, Chiado, Barrio Alto, Estrela…, hasta Ourique. Imprescindible hacer este viaje aunque se puede hacer un poco agobiante debido a la cantidad de gente que va en el tranvía. Durante el recorrido vimos que un señor de unos 45 años nos estaba controlando, posiblemente fuera uno de los muchos carteristas que hay en Lisboa. Aquí podéis ver el recorrido que hace el 28 así como los barrios que atraviesa.




Una vez llegamos a Ourique volvimos a subir al 28 de vuelta para bajar en la parada que hay delante de la Basílica da Estrela. Vimos el interior de la Basílica y continuamos a pie bajando las calles del Barrio da Estrela.

Pasamos por delante del restaurante XL (frecuentado por políticos y personajes famosos de Portugal – el futbolista Figo es un asiduo del restaurante cuando se encuentra en la ciudad). Justo un poco más abajo del XL y a mano izquierda se puede ver el Parlamento - Palacio de la Asamblea de la República Portuguesa - con un gran frontón que recuerda al Partenón griego.


El Parlamento de Portugal



Dejando atrás el Barrio da Estrela nos adentramos en el Barrio Alto. Seguimos callejeando a pié y cuesta abajo hasta llegar al Mirador de Santa Catarina - zona habitual elegida por la gente joven para hacer el botellón. Desde este mirador se ven unas estupendas vistas del Puente 25 de abril y del Cristo Rei, además de las Docas de Alcántara - una de las zonas de marcha por excelencia de Lisboa, junto con la zona de Barrio Alto. El mirador de Santa Catarina es un buen sitio para tomarse una Sagres en plan botellón o en una de las terrazas que hay un poco más abajo. Las cervezas Sagres y Super Bock son las más consumidas en todo el país portugués y las encontrarás en cualquier bar o cafetería.

Muy cerca del mirador de Santa Catarina, después de esperar un buen rato por el conductor, nos montamos en el Ascensor da Bica para bajar a la zona oeste de la Praza do Comercio. Impresionante la bajada del elevador; con una doble pendiente muy pronunciada. Disfruté mucho más esta bajada que la subida con el Elevador da Gloria que hicimos el primer día que llegamos. Mirad como sube el elevador da Bica.


[flash width=425 height=344]www.youtube.com/v/http... DXYkvM.swf[/flash]


Elevador da Bica



Bajamos del ascensor da Bica y subimos a un tranvía que nos llevó a la Praza do Comercio. Continuamos por Rúa Augusta donde nos volvieron a ofrecer costo y cocaína. Hicimos una cola de algo más de media hora para subir en el Elevador de Santa Justa. Valió la pena; ya era de noche y la vista del elevador iluminado era preciosa.


Santa Justa



El Ascensor de Santa Justa es impresionante. Este elevador fue diseñado por Raul Mesnier de Ponsard - discípulo de Eiffel - un ingeniero nacido en Oporto y de padres franceses. Su construcción comenzó en 1900 y finalizó en 1902. Tiene una altura de 45 metros y su estructura es de hierro. La decoración es de estilo neogótico, los dos ascensores de su interior están revestidos de madera y tienen capacidad para 24 personas cada uno. Al último nivel se accede a través de una escalera helicoidal que termina en una terraza en donde hay un pequeño bar-restaurante y donde se pueden ver unas estupendas vistas de Baixa, Rossio y Castelo. Cuando subimos nosotros estaba tocando un dúo musical que amenizaba las vistas desde este curioso mirador.


[flash width=425 height=344]www.youtube.com/v/http... tkyEfU.swf[/flash]


Continuamos por la pasarela que conduce a los restos del Convento do Carmo y bajamos a la Rúa Garret para tomar un café y un pastel de Belém en el Café Brasileira. Al salir del Brasileira, justo al lado de la boca de metro Baixa - Chiado nos encontramos con una actuación callejera de un dúo musical (una chica de color cantaba y bailaba al ritmo de un xilófono tocado con maestría por otro chico), disfrutamos de lo lindo viéndolos. Media hora después bajamos al metro en estación Baixa-Chiado; impresionante el desnivel que hay que salvar a través de las escaleras mecánicas para llegar a coger el metro; esta estación es la más profunda de toda la red de metro lisboeta y está toda decorada con azulejo blanco.


Estación metro Baixa-Chiado


Hicimos transbordo en estación Alameda y como siempre salimos en estación Olaias - línea roja que conduce a Oriente. Cenamos un par de hamburguesas con pan de sandwich en la cafetería Charlot - al lado del nuestro hotel. Pasadas las diez de la noche nos fuimos a descansar a la habitación del Hotel. Hoy habíamos recorrido Lisboa de punta a punta y de cabo a rabo. El día más intenso con diferencia desde que llegamos a la ciudad.


*** Imagen borrada de Tinypic ***
Arco da Vitoria desde la Plaza del Comercio
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Tranvías y callejuelas



Etapa: Fadeando bajo la lluvia  -  Localización:  Portugal Portugal
Fecha creación: 02/07/2008 13:23  
Compartir: 
Compartir:
"Me da lástima de las estrellas"
Pessoa



Me da lástima de las estrellas
luciendo hace tanto tiempo,
hace tanto tiempo…
Me da lástima de ellas.

¿No habrá un cansancio
de las cosas,
de todas las cosas,
como de las piernas o de un brazo?

Un cansancio de existir,
de ser,
sólo de ser,
el ser triste brillar o sonreír…

¿No habrá, en fin,
para las cosas que son,
no la muerte, mas sí
otra suerte de fin,
o una gran razón?
¿cualquier cosa así
como un perdón?



El cielo visto desde la ventana de la habitación del hotel se presentaba nublado y amenazaba lluvia. A las 08:30 cogimos el metro en Olaias, haciendo transbordo en Alameda (línea verde) nos dirigimos a la estación Baixa-Chiado. Nuestro quinto día en Lisboa lo dedicaríamos a ver el museo Gulbenkian y la nueva ciudad. El día era propicio para ello porque estaba lloviendo a cántaros. Antes de irnos al Museo Calouste Gulbenkian dimos un paseo por las calles del Chiado y de Barrio Alto, nos encontramos con un coche antigüo que hace de tienda de cd´s de fados.


Rúa do Carmo en Chiado



Hicimos unas fotos al lado de la estatua de bronce del poeta Fernando Pessoa que está situada enfrente al Café Brasileira y después volvimos a subir en el Elevador de Santa Justa (esta vez sin colas) para ver las ruinas del Convento do Carmo y visitar la Iglesia de Sao Roque - destaca la capilla de Sao Sebastián; esta capilla la estaban restaurando cuando entramos. Vimos la fachada del Teatro da Trinidade y la famosa cervecería Trinidade en la que no pudimos entrar porque estaba cerrada.


Café A Brasileira



Pessoa y basílica dos mártires al fondo



Elevador Santa Justa (entrada superior)



Bajamos a pie las enormes y empinadas escalinatas que separan el Barrio Alto de la Baixa. Visitamos de nuevo por dentro la estación de tren de Rossio (desde aquí salen los trenes para Sintra) y fuimos a Plaza de Restauradores, donde cogimos el metro (línea azul) para dirigirnos a estación metro Plaza de España - esta zona ya se encuentra en la nueva Lisboa; la de grandes avenidas y grandes edificios de empresas y grandes hoteles.


Escalinatas en Barrio Alto de camino a la Baixa



Una vez en Plaza España nos dirigimos a nuestra primera visita museística en Lisboa, el Museo Calouste Gulbenkian, (personalmente pienso que es el mejor museo que hay en la ciudad para visitar). Está situado en una de las esquinas de la plaza, muy cerca de la boca de metro. Nosotros tuvimos que ir corriendo porque llovía mucho y todavía no habíamos comprado chubasqueros, así que esta mañana tocó mojarse un poco.


Gulbenkian, entrada principal



Entramos en el museo sobre las 11:00 de la mañana después de hacer cola para coger la entrada (4 €). Hay distintos tipos de entrada (hay exposiciones temporales y otro pequeño museo más). Nosotros vimos el principal; tenéis arte egipcio, greco-romano, mesopotámico, europeo… y distintas salas de pintura. Merece la pena una visita a este museo, se lo recomiendo a cualquiera que le guste algo el arte y las antigüedades. Decir que el museo tiene unos magníficos jardines exteriores que no vimos porque estaba lloviendo.


Pintura francesa del siglo XIX



A la salida del museo (ya no llovía) volvimos a coger el metro en la estación Plaza de España para dirigirnos esta vez a la estación Parque. Paramos allí para ver el Parque Eduardo VII y La Estufa Fría (jardín botánico con invernaderos de plantas, arbustos y árboles de los cinco continentes; están situados en el mismo parque). Desde la parte alta del parque se divisa una bonita vista de Lisboa y la Avenida da Liberdade, así como de la colosal Rotonda de Marqués de Pombal.


Parque Eduardo VII



Estufa fría



Estufa fría



Una vez vistas las Estufas seguimos bajando a pie por el parque Eduardo VII hasta llegar a la Rotonda Marqués de Pombal en la que se erige un monumento en honor al Marqués de Pombal (este personaje fue el impulsor y creador de La Baixa después del terremoto que sufrió la ciudad en 1.755).


Rotonda Marqués de Pombal



En la estación metro Marqués de Pombal cogimos la línea amarilla para dirigirnos a estación metro Campo Pequeno. En estas líneas de metro, la azul y amarilla, nos llamó la atención el continuo paso por los vagones de personas invidentes que cantorreaban a modo de rap y acompañados de sonidos que hacían con su bastón una frase que repetían hasta la saciedad para que los pasajeros les dieran una limosna. Me dió mucha lástima ver a estas personas pedir limosna en los vagones; pienso que en Portugal no hay ninguna organización similar a la once española que les ayude a vivir un poco mejor.


Marqués de Pombal desde la boca de metro



De camino, paramos en estación metro Picoas para ver la peculiar boca de metro (un trocito de París en Lisboa). Esta boca de metro art decó fue un regalo que le hizo el metro de la ciudad de París al metro de Lisboa - tuvimos que dar un par de vueltas a la manzana y perdimos unos veinte minutos para encontrarla pero al final dimos con ella y como no, le saqué una foto.


Boca metro Picoas



Continuamos en metro y salimos en Campo Pequeno para ver la Plaza de Toros. Dentro de la Plaza hay un centro comercial (obsesión es lo tienen los portugueses por los centros comerciales). Por fuera la Plaza tiene un corte árabe y es bastante bonita.


Plaza de toros



Comenzamos a comer en la zona de restaurantes del centro comercial de la Plaza de Toros a las 15:00 en punto. Un par de pizzas, también probamos por primera vez sushi y no nos gustó. Nos dirigimos de nuevo en metro hasta Marqués de Pombal, desde donde bajamos a pie y cuesta abajo toda la Avenida da Liberdade (esta avenida es el nexo de unión entre la Lisboa antigua y la Nueva Lisboa). Destacar los dibujos de los mosaicos en sus aceras y las tiendas de ropa de primeras marcas que pululan a lo largo de la Avenida.


Avenida da Liberdade



Nos cruzamos con una gran manifestación y al llegar al final de la avenida nos fuimos a tomar algo al Hard Rock Café en donde me compré una camiseta en su tienda. El local es muy bonito y con un ambiente muy alegre y distendido, aunque las consumiciones son bastante caras. Me gustó mucho una chaqueta que tenían expuesta en una vitrina y que fue diseñada por Armani y utilizada por Elton John; también unos pantalones de cuero negro de Santana me llamaron la atención.


Repuestas las fuerzas seguimos por Rúa das Portas de Santo Antao (calle paralela a la Avenida da Liberdade en la que se encuentran numerosos restaurantes y marisquerías para comer). En esta calle también se puede ver el edificio Museu da Sociedade Geográfica y el Teatro Politeama. Al final de esta calle hacia el norte se encuentra el tercer elevador de Lisboa – el de Lavra, que conduce al Mirador do Torel - no llegamos a subir porque ya habíamos subido en los otros dos; el de Gloria y el de Bica. Aquí os dejo un buen video filmado por un turista japonés.


[flash width=425 height=344]www.youtube.com/v/http... PxbFcs.swf[/flash]


El funicular da Lavra fue el primer funicular del mundo que funcionaba en la calle. Se inauguró el 19 de abril de 1884 y comenzó funcionando con agua - sistema de pesos - su funcionamiento se electrificó en el 1915. Tiene una pendiente del 25 % y un recorrido de 180 metros. El recorrido de este funicular estuvo cerrado del 21 de junio al 5 de julio del 2006 debido a un accidente.


Rúa de Santo Antao


Paseamos por esta calle llena de gente y restaurantes y al final de la misma tomamos una ginjinha en el local “Ginjinha sem rival” en donde compramos un par de botellas de este delicioso licor. El dueño del local, muy simpático, nos animaba a comer el fruto del licor; según él era lo mejor de la ginjinha porque estaba todo empapado de alcohol.

En la Plaza do Rossio tomamos un café en el famoso “Nicola” (fantástica fachada art-decó; el interior de la cafetería bastante normalillo). Después del café continuamos andando por la Rúa do Ouro en la misma Baixa para ver la Plaza del Municipio (oeste de la del Comercio), donde se puede ver el edificio de la Cámara Municipal y en el centro de la plaza el famoso Pelourinho donde ajusticiaban a los ladrones y asesinos.


Cámara municipal y pelourinho



Estaba anocheciendo y volvimos a la Praza do Comercio para ver el Café “Martinho da Arcada” que tenía como cliente habitual a Pessoa y en cuyas mesas escribió muchos de sus poemas (en el interior del local tienen abundantes fotografías del poeta y una decoración sencilla en colores blancos y negros que me gustó mucho).


Interior del Martinho da Arcada



Continuamos paseando por la zona este de la Plaza do Comercio para ir a ver la Casa dos Bicos (totalmente prescindible, me esperaba más). Ya que estábamos aquí continuamos por esta zona hasta llegar a la parte baja de Alfama.

De vuelta a la Plaza do Comercio paramos en una tienda china en donde compramos un par de recuerdos de Sintra. “Sintala, Sintala, muy bonito…” nos decía la china del comercio mientras empaquetaba los recuerdos.

Ya en la Baixa y pasando por Plaza de Camoes se nos rompió una de las botellas de Ginjinha que habíamos comprado al tropezar contra un pivote que cerraba el paso a los coches en una calle que subía hacia Barrio Alto. Paseamos las calles de Barrio Alto (rúa diario de noticias, rúa da rosa, rúa da atalaia…), buscando un local económico donde cenar y escuchar fado.

En Barrio Alto hay numerosas tiendas de ropa, decoración, objetos de diseño y la mayor parte de los pubs y bares donde la gente de Lisboa (heteros y gays), se desvelan las noches bebiendo unas copas en la calle o se va a cenar y escuchar un buen fado. En el fado se expresan los malos momentos de la vida a través del canto. Generalmente es cantado por una sola persona, acompañado por la viola, nombre con el que se conoce a la guitarra española, y guitarra portuguesa. Los temas más cantados en el fado son la melancolía, la nostalgia o pequeñas historias del diario vivir de los barrios humildes; pero especialmente la frustración y fatalismo. Suele decirse que la palabra fado viene del latín fatum (destino). De origen un poco desconocido, surgió probablemente en la primera mitad del siglo XIX. Hay dos tipos de fado, el de Lisboa y el de Coimbra (cantado por hombres y con letras que hacen referencia a las amores de los estudiantes o a la propia ciudad).

Me gustó mucho el ambiente de estas calles de Barrio Alto; calles empinadas, con cuestas y sin ellas, con graffitis, con mucho ambiente, con muchos anuncios pegados en las paredes…., tiene un encanto especial pasear estas calles de noche. Ya eran casi las 21:00 y decidimos entrar en el Adega Mesquita para cenar y escuchar Fado (cena y espectáculo de fado para dos personas 52 € en total). El interior del local tenía una decoración un tanto española, con una gran cabeza disecada de toro encima del escenario y alguna que otra fotografía colgada en la pared que nos recordaba a Carmen Sevilla. Cenamos bastante bien; el servicio bueno, y el espectáculo de las dos fadistas y el grupo folklórico portugués nos gustó (recomendamos este local).


Fado en directo en Adega Mesquita



A las 23:25 salimos del local para coger el metro en Baixa-Chiado y dirigirnos al Hotel para descansar. A las 24:05 ya estábamos en la habitación con los pies muy cansados de tanto andar por las cuestas de la ciudad. Mañana nos vamos a Belem a comer unos pastelitos, dar un paseo por las calles de Cascais y si nos sobra dinero tentaremos a la suerte en el casino de Estoril.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Fadeando bajo la lluvia


Etapas 4 a 6,  total 9
anterior anterior  1  2  3  siguiente siguiente



Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 805 166
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 238 Visitas mes actual: 102 Total visitas: 153763

  Últimos comentarios al diario  Saudade en Lisboa
Total comentarios 150  Visualizar todos los comentarios

Default https Avatar  .Paula.  26/03/2013 13:22
Fantástico diario, felicidades y gracias infinitas de verdad, nos has ayudado mucho para nuestras rutas de esta Semana Santa.
¡Gracias Fran17!

Valderaduey  valderaduey  15/05/2013 18:16
Muchisimas gracias me servira de muchisima ayuda.

VITOGUAY  VITOGUAY  05/08/2013 19:19   
Enhorabuena por tu diario. Me lo he empapado enterito. vamos cuatro días la semana que viene y me va a ser de muy buena ayuda. Saludos!

Bea4433  bea4433  25/01/2014 01:47   
Impresionante trabajo. Me sera muy util para mis vacaciones este verano en Lisboa y Cascais.

Xoncrucero  xoncrucero  22/07/2014 22:03
Enhorabuena una buena guía de Lisboa y alrededores. Gracias por compartirla con todos nosotros

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

Foros de Viajes
Pais Tema: Viaje a Portugal : Consejos
Foro Portugal Foro Portugal: Foro de viajes por Portugal: Lisboa, Oporto, Evora, Braganza, Faro, Estoril, Sintra, Coimbra, Algarbe, Alentejo, Madeira...
Ultimos 5 Mensajes de 1248
734693 Lecturas
AutorMensaje
noja
Noja
Indiana Jones
Indiana Jones
Jun 26, 2009
Mensajes: 1064

Fecha: Mie Feb 05, 2020 02:14 pm    Título: Re: Viaje a Portugal : Consejos

Ya esta! Me ha entrado la insipiracion y la motivacion y he decidido lo siguiente. Iremos en avión desde Madrid a Lisboa ( justo hoy estaban muy bien de precio). En Lisboa nos moveremos sin coche, porque creo que no hará falta y justo lo alquilaremos para irnos a la costa, Cascais he visto que podria ser un buen destino familiar y he visto hotelitos muy chulos. De esta manera ahorramos muchos kilómetros y tambien tenemos nuestros dias de ocio y relax. Desde Cascais podria visitar Sintar y algun que otro palacio que no podia ver de la otra manera que vale mucho la pena. También podria...  Leer más ...
chamiceru
Chamiceru
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Feb 05, 2009
Mensajes: 38522

Fecha: Mie Feb 05, 2020 03:17 pm    Título: Re: Viaje a Portugal : Consejos

Hola
Ahora que te has decidido echa un vistazo a este hilo Guiño :
Itinerario para una semana, 7 días en Lisboa
Saludos
noja
Noja
Indiana Jones
Indiana Jones
Jun 26, 2009
Mensajes: 1064

Fecha: Jue Feb 06, 2020 02:46 pm    Título: Re: Viaje a Portugal : Consejos

Gracias! Ahora mismo voy para alli!!

Por cierto...estamos barajando el tema de alquilar coche. Creeis que es necesario? He visto que los transportes publicos funcionan bastante bien.
jaspy77
Jaspy77
Super Expert
Super Expert
Oct 28, 2008
Mensajes: 996

Fecha: Jue Feb 06, 2020 05:18 pm    Título: Re: Viaje a Portugal : Consejos

Al menos cuando fui yo, los transportes públicos iban muy bien.

Viajamos en coche, lo aparqué en la zona donde teníamos el hotel y no lo moví hasta el día de irnos.

Incluso a Sintra fuimos en tren.
chamiceru
Chamiceru
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Feb 05, 2009
Mensajes: 38522

Fecha: Vie Feb 07, 2020 02:23 pm    Título: Re: Viaje a Portugal : Consejos

Hola
Si te vas a limitar a Lisboa y alrededores no lo veo necesario Guiño
Saludos
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ