Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads
Croacia en 8 días (con visita a Mostar y Montenegro) ✏️ Blogs de Croacia

Blogs 

Croacia en 8 días (con visita a Mostar y Montenegro)
Diario: Croacia en 8 días (con visita a Mostar y Montenegro)  -  Localización:  Croacia  Croacia
Descripción: Dubrovnik - Montenegro (Kotor) - Dubrovnik - Ston - - Mostar - Split - Trogir - Sibenik - Zadar - PN Lagos Plitvice - Sinj - Makarska - Isla HVAR - Dubrovnik
Autor: Merifl   Fecha creación: 
 
Compartir:


Etapas 1 a 3,  total 8
 1  2  3  siguiente siguiente



Etapa: Día 1: sábado, 13 octubre 2012. Dubrovnik - Montenegro (Kotor).  -  Localización:  Croacia Croacia
Fecha creación: 04/03/2013 20:08  
Compartir: 
Compartir:
Dubrovnik Cilipi (aeropuerto) – Montenegro (Kotor) – Dubrovnik (Cavtat). 140 kms
Vistas desde el avión cuando bajaba para aterrizar en Cilipi

Llegamos al aeropuerto de Dubrovnik, Cilipi. Está a unos 22 kms al sur de la ciudad de Dubrovnik), el sábado 13 de octubre a las 12:30 de la mañana. El aeropuerto es muy pequeño, está todo cerca. Fuimos directos donde están todas las compañías de rent a car (nada más salir del aeropuerto, se cruza la carretera y enfrente, vamos 1 minuto). El viernes anterior al vuelo, habíamos alquilado un coche por internet con “rentalcars” (web de alquiler de vehículos que trabaja con varias compañías de alquiler. ¡OJO! No todas las compañías de alquiler proporcionan la carta verde para pasar la frontera a los países que no están en el listado (p.e. Montenegro que era donde queríamos ir). Estos trabajan con avis, europcar, sixt. Era un Ford fiesta con la compañía SIXT. Nos dirigimos directamente al mostrador de SIXT y ya teníamos el coche allí preparado. Nosotros firmamos un seguro a todo riesgo por si acaso (eran 60 € más) y también tuvimos que pagar 19 € por la carta verde para poder pasar a Montenegro. Finalmente, con todo pagamos por el alquiler del coche de sábado a sábado 200 €. Bueno, todo bien.
A las 13 horas, aprovechando la proximidad de la frontera con Montenegro (a 15 kms del aeropuerto de Dubrovnik) nos ponemos rumbo a este pequeño país, independiente desde 2006 y el cual a pesar de no estar en la Unión Europea su moneda oficial es el Euro.
Desde el aeropuerto de Dubrovnik hasta Kotor son unos 75 kms. Carretera D8 / E65. Y vamos cruzando la región de Konavle, famosa por sus viñas y vinos. Dejamos atrás la población de Grude y pocos kilómetros después encontramos la aduana croata de la frontera con Montenegro que pasamos casi sin detenernos. En la aduana montenegrina, separada 2 km de la anterior, nos piden el pasaporte y la documentación del coche. Nos estampan un sello en el pasaporte y... ya estamos en Montenegro! (en total hemos estado 30 minutos entre las dos aduanas porque en la aduana de Montenegro, el policía simpático cuando vió en el pasaporte de Santi que era de Barcelona se puso a hablar con él de Barcelona, del Barsa y de Messi (así no me extraña que haya colas en la frontera, jajaja. Había solo una cabina y no había muchos coches, unos 10-12, en verano hay colas de horas). Por cierto, están todos flipados con Messi.
Mapa Bahia Montenegro
Frontera salida Croacia y frontera entrada Montenegro

Cuando llevamos recorridos pocos kilómetros de este país nos damos cuenta que en cuanto al tráfico es curioso constatar que es un país de contrastes: igual nos adelanta un suicida al volante, el línea continua, en isletas, en curvas, en lugares imposibles que nos hacen frenar en seco como encontrarnos con otro conductor que no pasa de 40 km/h en una recta (turistas viendo paisajes o abueletes, jeje). Eso sí, el paisaje es fantástico.
Tardamos en llegar 3 horas , claro, siempre parando por la bahía de Kotor cada poco para contemplar y plasmar en fotos las maravillosas vistas y teniendo en cuenta que los límites de velocidad están a 70 km/h e incluso menos en algunos tramos. Y teniendo en cuenta que tuvimos que pasar 2 fronteras, la de Croacia y la de Montenegro en lo que ya se pierde tiempo, sobre todo si se ponen a charlar con los turistas.
Siguiendo por la E65 y nada más pasar la frontera nos encontramos con el pueblo de Herceg Novi situada a la entrada de la preciosa bahía de Kotor, famoso por sus construcciones y fortalezas y a los pies del monte Orjen de 1.892 metros de altura.
Herceg Novi
La verdad que paramos de pasada, vimos el castillo y poco más, pero merece la pena emplear más tiempo en visitar su casco antiguo, el puerto, fortaleza, … Pensamos en parar a cenar a la vuelta y visitarlo de noche.
A partir de este punto y continuando por la carretera E60, vemos que va bordeando la bahía o Bocas de Kotor, en pleno Mar Adriático. Está formada por cuatro pequeñas bahías conectadas entre sí por otros tantos estrechos, el más angosto de los cuales mide sólo 300 metros; en su interior hay 7 islas de pequeño tamaño.
Entre los múltiples lugares donde parar para disfrutar de las vistas y hacer unas cuantas fotos destacamos un mirador que hay pasado Bijela, pues desde él tendremos una fantástica vista de las poblaciones de Risan y Perast al otro lado de la bahía y de las dos pequeñas islas que hay enfrente de esta última. Im-pre-sio-nan-te!!.
Siguiendo la misma carretera pasamos por Risan primero y la muy interesante Perast (350 habitantes) poco después. Desde Perast se contempla una de la más bonitas vistas del fiordo, con las dos islas que hay a poca distancia de su costa: la isla de San Jorge (Sveti Ðorde, destacable su monasterio de igual nombre) y la artificial Nuestra Señora de la Roca (Gospa od Škrpijela, sólo hay una iglesia del S.XVII).

La bahía de Kotor (Boka Kotorska) es mencionada con frecuencia como el fiordo más meridional de Europa, pero en realidad se trata de un cañón fluvial sumergido. El conjunto de la bahía y las paredes calizas de Orjen y Lovcen colgando sobre ella forma uno de los paisajes mediterráneos más extraordinarios que podemos encontrar.

Bahía de Kotor desde Perast y Bahia de Kotor desde monte por encima de la muralla

Continuamos bordeando la bahía y 13 km después de Perast llegamos a la ciudad histórica de Kotor.

A las 16:30 llegamos a Kotor (desde la frontera con Croacia hasta aquí son 60 kms). La ciudad antigua de Kotor está declarada patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Nada más llegar aparcamos en el puerto, frente a la entrada principal de la ciudad vieja; desde aquí hay una bonita vista de las Murallas y del Bastión de San Juan, perfectamente mimetizados en el paisaje. Se encuentra a 280 metros de altitud y, para llegar hasta él, además de pagar 3,00 € hay que subir 1.426 escalones.




Kotor es uno de los conjuntos medievales mejor conservador del Adriático. La vieja muralla que rodea la ciudad tiene una longuitud total de 4,5 kms ya que se encarama por la empinada ladera que hay detrás de la ciudad.
Junto a la entrada principal a la ciudad vieja (puerta oeste) hay una oficina de información turística donde se puede conseguir un útil mapa. Una vez dentro de la ciudad hay multitud de edificios de interés.
Todo el Casco Antiguo (Stari Grad), medieval, es de piedra y sus calles son peatonales. Aunque es pequeño, es frecuente pasar varias veces por el mismo sitio. Lo primero que vemos al entrar es la Plaza Trg od Oružja, con numerosos bares y terrazas; aquí se encuentra la Torre del Reloj, del siglo XVII. Perdiéndonos por sus bonitas calles, llegamos a la Plaza Trg Sv. Luke, donde se encuentran la Iglesia de San Nicolás (Sv. Nikola crkva), de 1909, y la de San Lucas (Sv. Luka crkva), del siglo XIII. La ciudad está repleta de palacios que fueron construidos en distintas fechas entre los siglos XIV y XVIII. La Iglesia de Santa María (Sv. Marija crkva), del siglo XIII, tiene un impresionante ventanal románico en su ábside. Es una gozada vagar sin rumbo por la ciudad, uno de cuyos símbolos es la Catedral de San Trifón (Sv. Tripun Katedral), del siglo XII. La ciudad, completamente amurallada, posee tres puertas de acceso.
Kotor es una ciudad-fortaleza fundada por los Cátaros y cuyo mayor esplendor lo recibió cuando formó parte de la Gran República de Venecia.

Después de dar una vuelta por el casco viejo, subimos, no sin antes pagar 3 €/persona, por un camino siguiendo la muralla que se encarama a la montaña hasta la cima donde se encuentra el bastión de San Juan (bueno, lo que queda de ella y de sus murallas). Son 45 minutos caminando con cuesta y con casi 1.500 escaleras. El premio de subir hasta la cima de la fortaleza son las vistas. Las panorámicas sobre la ciudad vieja, la bahía y las montañas circundantes son realmente extraordinarias y compensa sobradamente el gran esfuerzo que supone. Por el camino de subida hasta arriba, donde está el castillo de San Juan, nos encontramos la iglesia de Nuestra Señora de los Remedios, más o menos a medio camino (había gente que se quedó aquí y no siguió subiendo, jeje).

Vista nocturna de Kotor desde el alto de la muralla

Después de bajar, dimos un paseo por el puerto.
No sabíamos muy bien que rumo seguir después, si regresar a Dubrovnik o seguir en Montenegro. Finalmente decidimos ponernos rumbo a Dubrovnik porque sino no nos daría tiempo a visitar Croacia. Una pena porque Montenegro es bonito. Pero en tan pocos días teníamos que elegir.
Hablando con varias personas y después de ver fotografías y leído mucha información, yo recomendaría, si se tiene tiempo, ir a visitar La ciudad de Budva, que está considerada uno de los asentamientos más antiguos de los Balcanes. Está situada en un promontorio sobre el mar, posee varias iglesias de distintas épocas y una fortificación medieval del s. XV. E ir a Stevi Stefan, al sur de Budva. Es una pequeña isla unida al continente y a Cetinje que aunque no es la capital oficial es la capital honorífica de Montenegro (la capital oficial es Podgorica) y residencia oficial del presidente montenegrino. Está situada en un pequeño valle cárstico rodeada de montañas de piedra caliza, entre las que se encuentran el monte Lovcen y la montaña Negra de la cual toma el nombre el país. Cetinje fue fundada en el s. XV a lo largo de los siglos siguientes sufrió varios altibajos, hasta que en el año 1878 fue reconocida la independencia de Montenegro y Cetinje llegó a ser la capital del nuevo estado europeo.
Ticket Ferry

Esta vez, en vez de regresar por carretera bordeando todo el fiordo, decidimos coger carretera de Tivat y en Lepetand (a 13 kms y 10 min en coche de Kotor) coger el ferry que nos llevaría hasta Karmeni. El trayecto en ferry dura 5 minutos y nos ahorramos 45 kms de carretera estrecha y con curvas que tardaríamos 1 hora en atravesar. El precio del ferry para el coche y 2 personas fueron 4,5 €. Desde allí seguir por carretera hasta Herceg Novi (desde Karmeni hasta Herceg Novi son 15 minutos) donde paramos a tomar una cervecita y mirar por internet algún alojamiento para dormir esa noche.

Íbamos a recorrer el caso viejo, pero cuando salimos del bar, vimos que en el coche había una multa y claro, se fastidiaron los planes, cogimos el coche y fuimos a comisaría. Le enseñamos la multa, era de la zona azul, un sábado a las 20:45 horas, y en nuestro inglés hablamos con el policía de la oficina y luego con un grupo de 5 policías que estaban fuera. Todos los policías nos dijeron que no la pagáramos y a rompiéramos (no la rompimos, pero tampoco la pagamos, jejeje).
Multa que nos pusieron en Herceg Novi por no poner el ticket de zona azul

Cuando acabamos, como ya era tarde decidimos seguir para Cavtat a dormir. Llegamos a las 21:30 horas, lloviendo mogollón y de noche cerra, no se veía nada. Estuvimos unos 10 minutos picando en todas las puertas de alrededor del apartamento hasta que salió la señora y nos mostró el apartamento, estaba muy bien y muy limpio.

Alojamiento: Finalmente cogimos apartamentos DUB (los mismos que apartamentos Bacan) por Booking en Cavtat (Dubrovnik) por 27 € la noche + 2 € de las tasas que hay que pagar en Croacia por alojarse.


Muy feliz Muy feliz
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Día 1: sábado, 13 octubre 2012. Dubrovnik - Montenegro (Kotor).



Etapa: Día 2: domingo 14 de octubre de 2012. Dubrovnik  -  Localización:  Croacia Croacia
Fecha creación: 04/03/2013 20:19  
Compartir: 
Compartir:
Ciudad de Dubrovnik
Nos levantamos más o menos pronto (9:00), bajamos a pagar a la señora del apartamento y a las 9:30 nos pusimos rumbo al centro de Dubrovnik.
Dubrovnik, también llamada “La Perla del Adriático” es una de las ciudades más bonitas del mundo.
Situada en el sur de Croacia y en la costa del Adriático, un mar de unas tonalidades azuladas que te invitan a nadar…, la ciudad de Dubrovnik da hogar una población de unas 43.000 personas.

Tanto es así que su ciudad y sus murallas, forman parte del patrimonio de la Humanidad desde 1979. La mejor manera de disfrutar de ella es haciendo el camino de ronda, el camino que recorre toda su muralla de 2 kilómetros de longitud, sintiéndose como uno de los soldados que la han protegido durante siglos desde esas garitas. La muralla de Dubrovnik que se conserva en la actualidad se construyó en el siglo XII, aunque hay datos que hablan de ellas ya en el siglo VIII, de madera. No había un enemigo definido y se erigieron tanto para defenderse de los enemigos de Oriente como de Occidente.
Se trata de una doble muralla, la parte interior, o hacia tierra, y la exterior, marítima. La interior tiene entre cuatro y seis metros de grosor y, en algunos puntos, nos permiten disfrutar de las vistas de la ciudad desde una altura de 25 metros, mientras que la exterior tiene un grosor de entre uno y cinco metros. Puertas y fuertes se encuentran a lo largo de las dos mostrando los puntos que más protección necesitaban en el momento de su construcción.

El camino de la muralla te permite ver la ciudad vieja en toda su magnitud. Quedan pocos estragos de los bombardeos, aunque los tejados restaurados eran perfectamente reconocibles entre los más antiguos con un color más apagado.
Dubrovnik puede verse de nuevo desde una perspectiva diferente, desde arriba. Después de diecinueve años se ha reconstruido el teleférico, que cuenta con una cabina para 30 personas y permite en algo menos de cuatro minutos llegar a 405 metros de altitud sobre el nivel del mar, a la montaña de Srđ, desde la que se presenta una vista inolvidable de la ciudad de Dubrovnik. En lo alto de la colina donde te deja el funicular hay una tienda de recuerdos, un restaurante con privilegiadas vistas a la ciudad amurallada de Dubrovnik, un anfiteatro, un par de terrazas de observación y el museo de la guerra (Este museo tiene su sede en un antiguo Fuerte Imperial que se construyó en el siglo XIX y que fue también un lugar estratégico durante la Guerra del Golfo para la defensa de la ciudad de Dubrovnik, que luchaba por su independencia. Podrás hacerte una idea de lo que la Guerra de los Balcanes significó para esta ciudad). El funicular de Dubrovnik fue construido en 1969.

De la que íbamos para el centro desde Cavtat, paramos un montón de veces para ver desde lo alto (la carretera no está a 405 metros de altura, pero si a 300m) las impresionantes vistas de la ciudad amurallada de Dubrovnik, super chulas. Como ya teníamos un montón de fotos y vistas desde lo alto, nos evitamos cuando llegamos a Dubrovnik subir al funicular, pero sino, es imprescindible subir en funicular a lo alto de la colina porque las vistas son inmejorables.

En el foro de “los viajeros” recomendaban los apartamentos Villa San, así que para allí fuimos. Llegamos a las 10:00. La señora y el señor súper majos y amables. Los apartamentos geniales. Escogimos el que tenía balcón porque te asomabas y veías toda la muralla y la puerta del Pile (puerta de entrada a la muralla y casco viejo de duborvnik). Los apartamentos estaban justo enfrente de la puerta, situación inmejorable. Al lado estaba el hotel Hilton, jeje. Los apartamentos tenían wifi y aparcamiento gratuito, eso sí, el coche lo tuvo que meter el señor porque había que cerrar los espejos y aún así casi que ni entrada en coche de ancho, vaya habilidad que tenía el señor, ya debía estar acostumbrado. Menos mal que era un Ford fiesta, si llega a ser un coche 5 cm más ancho no entra.

Bueno, lo dicho que a las 10 dejamos las maletas y salimos a visitar la ciudad medieval de Dubrovnik, también conocida como “la Perla del Adriático”. Fue fundada en el siglo XIII. Destacan sus dobles murallas de 20 torres y bastiones renacentistas. Pasear entre sus palacios y calles peatonales supone un salto a la edad media. En Dubrovnik, durante la época estival, se celebran numerosos eventos culturales como festivales internacionales de música, drama y baile.

Entramos por la puerta del Pile, puerta principal de entrada a la ciudad vieja. Nada más entrar nos encontramos con la plaza donde, a la derecha se encuentra la fuente de Onofrío y de la cual parte la calle principal de la ciudad amurallada de Dubrovnik, “La Placa” o “Stradun” (denominada de las dos formas) y a la izquierda se encuentra la Iglesia de san Salvador (Sveti Spas) y al lado de la cual se encuentra el acceso principal a la parte alta de la muralla de Dubrovnik (hay otros 2 accesos más).
A la derecha de las escaleras para subir a la muralla y en la pared de la iglesia de Salvador junto a la entrada del monasterio, y a unos 50 centímetros del piso, hay un relieve de una cabeza, que sobresale de la pared algunos centímetros. Se dice que sólo aquel que pueda pararse sobre ella mirando hacia la pared, y mantenerse en equilibrio (sin apoyarse en la pared, obviamente) es un verdadero hombre. Además, quien lo logre tendrá suerte en el amor.

La entrada para visitar la muralla son 70 kunas por personas (unos 9 €). Se puede visitar alguna parte sin pagar, pero entera no. La muralla bordea toda la ciudad vieja y tiene una longitud de 2 kilómetros. La visita panorámica a pie de esta ciudad es imprescindible.
IM-PRESIONANTE, es una ciudad que o deja indiferente a nadie. Nos encantó. Una maravilla. No extraña que esté declarada patrimonio de la Humanidad. Está súper bien cuidada y tiene unas vistas y panorámicas sobre la ciudad y sobre el mar Adriático impresionantes. Estuvimos 3 horas caminando y sacando fotos por la muralla hasta recorrerla entera, parando en cada rincón.
El punto más alto de la ciudad amurallada es La Torre Minčeta, desde donde se dominan todos los lugares de acceso a la ciudad, el puerto, la puertas de Pile y la de Ploče.

Después de bajar de la muralla, por el mismo lugar que habíamos subido, es decir nada más pasar la puerta de Pile, donde la gran fuente de Onofrio, nos pusimos a caminar para descubrir tan atractiva ciudad por dentro, y visitando las piezas más importantes del arte medieval: la fuente de Onofrío, El Palacio de Spoza (con los Archivos Estatales en la plaza del mismo nombre, con documentos del siglo XII de la que fue República de Dubrovnik), El Palacio del Rector, El Monasterio de los Franciscanos y Dominicos, con la colección de la Escuela de Arte de Dubrovnik, La Catedral y su Tesoro con las reliquias, etc.
Nada más bajar por las escaleras de la muralla, nos encontramos de frente con una plaza, donde a mano derecha está la famosa GRAN fuente de Onofrio (está la gran fuente de Onofrío y al final de la calle la pequeña fuente de Onofrío), en forma circular y que fue construida en el siglo XV por el arquitecto napolitano Onofrio della Cava. Esta fuente fue en el pasado el principal punto de abastecimiento de agua de la ciudad. En esta plaza comienza la calle principal, Stradun.

Al otro lado de la calle se encuentra el convento franciscano y la entrada a una de las farmacias más antiguas de Europa, que ahora se puede visitar como museo.
Empezamos en la calle principal “Stradun o Placa”, es la primera imagen que se tiene al entrar al Stari Grad (ciudad vieja) de Dubrovnik, una enorme calle con baldosas de mármol relucientes al paso de los años, rodeada de palacios y casas de piedra, flanqueada a cada lado por un par de torres, la del convento franciscano y la de la torre del reloj al fondo. Esta vía que discurre por el centro de la ciudad amurallada de Dubrovnik es uno de los elementos más fotografiados de la ciudad. Empieza nada más traspasar la famosa Puerta del Pile donde encontramos la plaza de la fuente grande de Onofrío y fluye durante unos 300 metros hasta el otro extremo de la ciudad, cerca de la muralla de Dubrovnik, en la puerta de entrada de Ploče.

Esta calle, bordeada por palacetes de la aristocracia de Dalmacia y atestada de tiendas, restaurantes y turistas es especialmente bella al atardecer. Sus adoquines, gastados al paso de los años y el caminar de las genes, brillan y reflejan la luz que se cuela a última hora de la tarde o cuando las farolas toman el relevo al sol para iluminar las calles de Dubrovnik.
Continuado por la calle principal, entre las Puertas de Pile (entrada) y de Ploce (final de la calle), justo al final de Stradun, casi como presidiendo la calle se puede ver la gran torre del campanario, con un elaborado reloj (La Torre del Reloj, de 1444 y reconstruida en 1929) que cierra la perspectiva de la plaza.

Al final de la calle Placa-Stradun se abre paso la plaza de Luža (La Loggia, Luza, está situada junto al palacio Sponza que da nombre a la antigua plaza del mercado), en cuyo centro se alza la estatua de Orlando, una estatua en honor al caballero Roland derrotado por los vascones en la batalla de Roncesvalles y la lado la iglesia de San Blas, dedicada al patrón de la ciudad.
A los alrededores de esta plaza (calle Luža), a la derecha, se encuentran otros edificios históricos como el Palacio del rector (abierto como museo), que era la residencia del rector de la República de Dubrovnik, el Palacio de Sponza, con el archivo histórico, la iglesia de Sveti Vlaho y el Ayuntamiento.
En la misma Plaza Luža encontramos la Iglesia de San Blas o Sveti Vlaho (construida entre 1706 y 1715, diseñada por el arquitecto Gropelli quien tomo como modelo la iglesia de San Mauricio de Venezia), y la Columna de Roland, a los pies de la escalinata de la iglesia de S.Blas

Como ya eran casi las 2 de la tarde y llevábamos tiempo caminando y aguantando la oleada de calor que hacía, decidimos en vez de continuar visitando la ciudad vieja, descansar un rato y tomarnos algo.
Por la parte izquierda de la plaza de Luza, pasamos por pasamos por debajo de la Torre del reloj y seguimos por una pequeña calle que hay por la parte izquierda que nos lleva a la Puerta de la Lonja del pescado, desde donde se accede al pequeño puerto de Dubrovnik. Desde este punto salen excursiones en barco a la isla de Lokrum (es la isla que se ve enfrente del puerto donde se puede ver un jardín botánico, un antiguo fuerte y un monasterio) y otras por el mar Adriático.
Aquí nos sentarnos en una de sus terrazas a tomarnos una cervecita (vaya clavo, 3 € una cerveza) y contemplar las vistas las puerto antiguo y la playa de la ciudad

Seguimos caminando hacia la puerta de Ploce y la playa grande de Dubrovnik (Playa Gradska Plaza “playa de la ciudad”, que se encuentra junto al Lazareto, detrás de la Puerta Ploce). Un calor exagerado, día de playa. Mejor que muchos días de verano en Asturias (aprox. 26ºC)

Después de tomarnos la cañita, y ver la playa más o menos de cerca, regresamos por las callejuelas de la ciudad vieja a coger una pizza para llevar y vamos hasta el apartamento a comérnosla, cargar la batería de la cámara, pegarnos una ducha y cambiarnos de ropa, puesto que por la mañana hacía muchísimo calor.
Regresamos del apartamento sobre las 16 horas, recorremos nuevamente la calle Stradun hasta el final, hasta la plaza de Luža y continuamos por la calle del mismo nombre donde vemos el Palacio Sponza, la pequeña fuente de Onofrío y el Palacio Rector hasta llegar al final de la calle donde se encuentra la Catedral de Dubrovnik (Catedral Católica de la Asunción de la Virgen María), una imponente edificación de estilo barroco localizada junto al Palacio Rector, en la que todavía podemos apreciar los restos del bombardeo que sufrió la ciudad y que afectaron a este edificio.

Una vez vista la catedral, continuamos callejeando hasta llegar a la plaza de Ivan Gundulic.
Plaza y estatua dedicada al poeta ragusino Ivan Gundulić (Giovanni Gondola en italiano) que recorrió estas calles durante los siglos XVI y XVII. Su obra gira en torno al choque de religiones que se produce en esta zona de Europa entre el Cristianismo y el Islam.
En uno de sus obras, Dubravka, habla de la ciudad de Dubrovnik que dice:
Oh bella, oh amada, oh dulce libertad,
Dios nos ha dado todos los tesoros contigo,
eres la verdadera fuente de nuestra gloria,
eres la única decoración de Dubrava.
!Toda la plata, todo el oro, y todas las vidas de hombres
no pueden equiparar tu pura belleza!

Atravesamos la plaza y continuamos por la calle “Uz Jezuite” que nos lleva, subiendo por unas empinadas escaleras hasta la plaza “Poljana R. Boskovica” donde se encuentra la iglesia de San Ignacio y desde ahí continuar por una callejuela hasta una calle paralela a la muralla (ver fotos porterías en la calle), donde vemos un cartel que pone “Tome un café con las mejores vistas” y una flecha a la izquierda a una puerta enclavada en la muralla con acceso al mar. Cruzamos la puerta y … ¡sorpresa! El Buza Bar.
Los niños juegan al fútbol con porterías pintadas en los muros de la catedral o de la misma muralla.
Los más crecidos tienen otras formas de disfrutar de la muralla y de sus vistas: el Buza Bar, un bar acoplado al exterior de la muralla y desde el cual es posible disfrutar desde sus mesas, cubiertas por blancas sombrillas, de impresionantes puestas de Sol (eso sí, preparaos para pagar una pasta por tomar algo allí. Por una cerveza, servida en vasos de plásticos porque no tienen de cristal pagamos 5 €, pero bueno mereció la pena por sus vistas. Un día es un día).
Desde el Buza Bar bajan escaleras hasta la altura del mar Adriático, donde es posible pegarse un baño.

Regresamos nuevamente hasta la calle Luza y desde ahí a seguir callejeando entre sus muros, esta vez, en vez de coger la calle Stradun, vamos por la calle paralela, Prijeko, esta calle es el referente gastronómico de Dubrovnik, puesto que está lleno de sitios para comer (calle estrecha).
Es la parte más reciente del casco antiguo. Aquí estuvo el antiguo arrabal croata, rediseñado tras el terremoto de 1667.
Durante el recorrido por esta calle, se encuentran estrechas y empinadas callejuelas que suben hacia las murallas.

Después de visitar la ciudad amurallada por dentro, a las 6 de la tarde (es octubre y anoche pronto) nos vamos hacia la fortaleza de Dubrovnik para ver la puesta de sol. El castillo está separado de la muralla y puerta Pile por una pequeña playita. Cuando llegamos a las 6:30 ya estaba cerrado, pero bueno mereció la pena ir porque las vistas y los alrededores son muy chulos.

Luego nos dirigimos nuevamente hacia la ciudad vieja y fuimos al Buza Bar a tomar una cervecita antes de ir a cenar. El Buza Bar es un bar pegado a la muralla con vistas al Adriático, impresionante la puesta de sol desde aquí y las vistas. Lástima que ahora ya era de noche y no se veía nada (suerte que habíamos pasado por aquí por la tarde y habíamos sacado unas fotos).
Acabamos las cervecitas (5 € por una cerveza) y ya eran las 9:30 de la noche, así que decidimos ir a cenar al restaurante Kamenice en la plaza de Ivan Gundulić. Restaurante que la gente recomendaba en el foro de los viajeros y que la señora de nuestro apartamento también nos había recomendado. Todo muy bien y muy rico y bien de precio y el señor muy majo y agradable. Cenamos y luego estuvimos de tertulia tomando un café hasta las 11:30 de la noche que decidimos dar una vuelta nocturna por el caso antiguo y a las 12:30 irnos a dormir.

Donde dormir:
• Apartamentos Villa San (enfrente puerta Pile de la ciudad amurallada y pegando con el hotel Hilton)
Tiha 2, Pile. 20000 Dubrovnik
www.villa-san.com (info@villa-san.com)
Tiene 3 apartamentos de 30m2, 45m2 y 80m2. El más pequeño la ventana da para el callejón de entrada, pero los otros 2 dan para la calle principal y puerta Pile. Nosotros cogimos el del medio porque tenía terraza y desde ella se veía la ciudad amurallada. Situación y vistas inmejorables. Parking y wifi gratuito. Precio era de 50 €/noche.
• Apartamentos detrás del Villa San (no me acuerdo como se llama, la última noche antes de regresar a España dormimos allí pero nos llevó la señora del Villa San porque ella no tenía libres). Apartamento con cocina y baño. Está en un patio muy grande, junto por donde se mete el coche para el parking del Villa San. El precio era de 40 € la noche

Información:
• Oficina de Turismo regional de Dubrovnik-Neretva
www.visitdubrovnik.hr
• Oficina de Turismo de la ciudad de Dubrovnik
www.tzdubrovnik.hr
• Web oficial del teleférico de Dubrovnik
www.dubrovnikcablecar.com/

Que ver en Dubrovnik:
• La ciudad vieja medieval de Dubrvonik, con su muralla de 2 km de longuitud y su puerto.
• Castillo de Dubrovnik.
• Subir en funicular (hasta montaña de Srđ) para ver las vistas de la ciudad vieja de Dubrovnik. El billete de ida y vuelta eran 90 junas por persona (12 € aprox)
• Museo de la Guerra (en la montaña de Srđ). El museo está situado en un enclave histórico. Se trata de un fuerte imperial que se erigió en el siglo XIX pero que durante la guerra del golfo fue el símbolo de la defensa de Dubrovnik. El precio es de 20 kunas.
• El paseo marítimo de Lapad (un paseo como cualquiera de otra ciudad, lleno de hoteles, restaurantes y barquitos).

Donde comer:
Restaurante Kamenice, en la plaza Ivan Gundulić
Es en plan de tapeo (calamares buenísimos, boquerones, mejillones, ensalada de pulpo, arroz con camarones y salsa de ajo) más bebida 4 cervezas y 2 botellitas de 0,2 cl de vin0 y pagamos 77 kunas por persona (unos 10 €)
Pizzería Oliva, en una calle peatonal
Comimos 2 pizzas (hay 2 tamaños, normal y pequeña. Nosotros escogimos el más grande que era el tamaño normal) y 2 cervezas y pagamos 172 kunas (23 €) en total. Las pizzas eran 65 y 67 € cada unas, y lo más caro fueron las cervezas, 20 kunas cada una (2,7 €)
Restaurante Konoba , en la calle Gorica Sv. Vlaha, 77 (www.mea-culpa.hr). En pleno puerto y la relación calidad precio muy buena.
• Tienda de pasteles y dulces de Sugar & Spice: Ulica Sv.Josipa 5, Dubrovnik
Tomar helados en cualquiera de las muchas heladerías de la ciudad. Están muy buenos y son muy baratos (6 -7 kunas, que son 0,8 – 1 €)
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Día 2: domingo 14 de octubre de 2012. Dubrovnik



Etapa: Día 3: lunes, 15 de octubre de 2012. Dubrovnik – Ston – Mostar – Split  -  Localización:  Croacia Croacia
Fecha creación: 04/03/2013 20:28  
Compartir: 
Compartir:
Dubrovnik – Ston – Mostar – Split. 320 kms

Nos levantamos a las 9:00 horas, mientras yo acabo de recoger, Santi va a pagar a la señora el apartamento. A las 9:45 horas nos ponemos en carretera rumbo a Ston.
Hacemos una parada de 45 minutos en Lapad (Dubrovnik) para visitar el puerto nuevo y el paseo marítimo. Cogemos nuevamente carretera D8/E65 y nada más pasar el puente de salida de Dubrovnik que pasa por encima de la bahía de Lapad realizamos una nueva parada de 10 minutos para realizar unas fotos de toda la bahía y el puente. Continuamos carretera hacia Ston parando nuevamente 5 minutos para realizar unas fotos a la altura de Brsecine y una última parada de 5 minutos antes de destino en la entrada de la bahía hacia Mali Ston.
Llegamos a Ston sobre las 11 horas, después de recorrer 56 kms. Damos una vuelta por el pueblo y por la muralla.

Ston es una de las primeras ciudades europeas que se construyó en base a una planificación urbanística. Pequeña ciudad y puerto situado en el fondo del canal de Ston sobre la parte sur se de la península de Peljesac, a unos 60 kilometros desde Dubrovnik, se une a la tierra firme. La ciudad medieval esta cuidada por los restos de las murallas de defensa, torres y fortalezas, que no están en muy buen estado por el terremoto pero también por la guerra.

Las Murallas de Ston: Sin más las murallas de la ciudad son todavía las más largas en Europa. Su función primordial era de defender los saladeros de Ston que en la época de la Republica de Dubrovnik tenían una importancia muy grande.
La ciudad de Ston: dentro de las murallas de la ciudad, hay cuatro bloques de viviendas y palacios, edificios públicos (Palacio del Rector, edificio de la Cancillería de la República de Dubrovnik, el edificio principal de la guardia, y la fuente del acueducto de Ston de 1581), la Iglesia de San Blas (Vlaho), el Palacio Episcopal y el monasterio franciscano.
Fortaleza Stovis: Domina encima del Ston en el punto más alto de las murallas de la ciudad. Esta fortaleza fue construida entre 1475 y 1478. La fortaleza ofrece una vista ideal de Ston y las salinas. Junto a esta fortaleza hay cuatro fortalezas y otras dos puertas de la ciudad, que también forman parte de las murallas de la ciudad.
Mali Ston : Construido en la parte norte de las murallas de la ciudad, a lo largo de la costa de Malo more, se basa también en los planes de 1335 y 1358, conservados en el archivo histórico de Dubrovnik. Estos son los más antiguos conservados planes urbanos en Europa. Las principales construcciones en Mali Ston son: el puerto con un muelle, el almacén de sal, arsenal, la iglesia parroquial, el Tribunal del Condado, logia del campanario, y la monumental fortaleza Koruna.
En Mali Ston se compone de un centenar de casas, muchas de las cuales se remontan al siglo XV en la bahía Bistrina, se encuentran los bancos de ostras, mejillones y otras conchas.
La Capilla de San Miguel (Mihovil) : En la parte superior de la colina que domina todo el valle de Ston está la pre-románica Capilla de San Miguel. Los frescos, parcialmente conservados, ubicados en esta capilla, se cuentan entre los más antiguos de nuestra región.

A las 12:30 nos ponemos nuevamente en carretera en dirección a Mostar por la carretera de la costa E65/D8 y posteriormente a través de la zona montañosa de Herzegovina por la llanura del río Neretva, en dirección a la ciudad de Mostar, centro comercial del Imperio Otomano.
Llegamos a la frontera con Bosnia en 8 minutos (12:38h), pasamos primero la frontera de salida de Croacia y luego la de entrada en Bosnia. A los 13 kilómetros volvemos a pasar la frontera de salida de Bosnia y la de entrada en Croacia. Esto es porque dentro del país de Croacia, dentro de la carretera E65/D8 hay un trocito de 13 kms que es territorio Bosnio y no Croata. En estas 4 fronteras casi ni nos miraron el pasaporte, vieron ESPAÑA, y pasamos. Seguimos por la misma carretera hasta Osuzen donde hay un cruce que pone Split (ctra. E65/D8) o Mostar/Sarajevo (ctra. E73/D9). Cogemos la E73/D9 hasta Metkovic y continuamos por la carretera 62 hasta Mlinska donde está nuevamente la frontera con Bosnia. Pasamos primero la frontera de salida de Croacia y luego la de entrada en Bosnia (en esta última yo creo que escaneaban el pasaporte a todo el mundo. Eran bastantes desagradables. Estaba lleno de carteles de prohibido realizar fotografías. Mala suerte, yo ya las había sacado, jeje).

Continuamos por la carretera Route 6 durante 42 kilómetros hasta llegar a Mostar. Ya eran las 13:40 horas. Tuvimos suerte y aparcamos en la zona vieja a escasos 5 minutos del puente.
Por su situación geográfica, la capital de Herzegovina ha sido un punto de encuentro de diversas culturas y religiones. Croatas, serbios, turcos, musulmanes o cristianos que durante siglos destruyeron y reconstruyeron la ciudad en su pugna por la soberanía.
Mostar debe su nombre a la unión de most (puente) y stari (antiguo), en honor al emblemático puente que comunica las dos partes de la ciudad que divide el río Neretva. El "Viejo Puente" fue construido en 1556 por el maestro turco Mimar Hajrudin. La característica más importante del viejo monumento era su diseño, muy adelantado a su tiempo y la causa de su increíble resistencia frente a los misiles. Situado en la zona musulmana de la ciudad, el simbólico puente que pone nombre a la ciudad, fue bombardeado y destruido durante la guerra el 9 de noviembre de 1993. Tras casi 100 disparos de mortero desde una de las montañas que rodea la ciudad por tropas croatas. Hoy el puente vuelve a lucir orgulloso y brillante sobre las azules aguas del río Neretva.
Obra Se cuenta que durante la guerra, el puente resistió dos días y dos noches a un bombardeo permanente hasta que un ingeniero reveló al enemigo el secreto del puente, su interior hueco. Los disparos certeros a esta cámara hueca terminaron con su caída a las aguas del Neretva.
El puente no tenía ninguna importancia estratégica, pero si simbólica. Durante siglos no solo ha conectado 2 distritos de la ciudad sino también unión entre musulmanes y cristianos. Simbolismo que buscaba la UNESCO al reconstruirlo 11 años después (julio 2004), pero el odio de la guerra tristemente sigue vivo y hay jóvenes bosnio-croatas que viviendo en Mostar, no han visto nunca el puente por no pasar al “otro lado”.

Dicen que desde la montaña de Mostar dispararon contra el puente. A fecha de hoy la montaña sigue minada y una cruz visible desde cualquier punto de la ciudad ha sido construida en lo alto.
Desde el viejo puente, Patrimonio Cultural de la Unesco desde 2004, puede contemplarse una panorámica de toda la Stari Grad (ciudad antigua) y pueden todavía apreciarse los estragos de la guerra. Una guerra a la que los más espabilados; intentan sacar provecho en puestos ambulantes donde las granadas, fusiles, banderas, insignias y cascos militares adornan las entradas.
La verdad que Mostar nos decepcionó un poco. La zona del puente son 2 calles empedradas llenas de tiendas y chiringuitos a los 2 lados y el puente no tiene nada especial (solamente por el tema de la guerra). La ciudad es sí, es un poco deprimente, hay una zona de suburbio, luego otra zona semiconstruida y luego otra zona de edificios altos. Pero la verdad, que la gente un poco “rara”. La ciudad está sucia y es un caos.

Dimos una vuelta por la ciudad vieja, vimos el viejo puente y nos tomamos un helado, eso sí que es barato, 0,5 €. Luego nos tomamos unas cervecitas mientras enviábamos un correo a los apartamentos Sandra de Split para ver si tenían sitio para esa noche (los recomendaban en el foro de los viajeros). El señor nos contestó que sí.
En las tiendas había un montón de figuras realizadas con balas. Nos compramos unos imanes, una taza y una pashmina (en todas las tiendas las vendían y muy baratas comparadas con España). La verdad, que la diferencia de nivel y precios entre Croacia y Bosnia se nota.
A 10 minutos andando del Stari Most, se llega a la Plaza de España (Spanski trg) en Mostar: Monumento a los Soldados Españoles muertos durante la pacificación de la zona, dando apoyo a la Fuerza de Protección de las Naciones Unidad (UNPROFOR), desde el 2002 fecha en que llegamos hasta nuestra partida en el 2010 con la satisfacción del deber cumplido. Un pequeño homenaje a ellos y a sus compañeros que tanto han hecho por la PAZ y reconstrucción en estas tierras.
Fue el Regimiento «Príncipe», con base en La Belga (Siero), el que la construyó durante sus misiones en los Balcanes, entre 1995 y 1999. Fueron también soldados asturianos los que tendieron el puente atirantado sobre el Neretva, en sustitución del Stari Most, destruido en 1993, que permitió a Mostar recuperar una precaria normalidad.

Luego nos dimos unas vuelta en coche por la ciudad de Mostar y vimos como en algunas de las fachadas bosnias se observan aún algunas heridas. Sin embargo, más abundantes son las casas recientemente construidas y, muchas de ellas, inconclusas. El paisaje es montañoso, con pequeños pero abundantes poblados.
No es difícil apreciar los impactos de bala en los edificios aledaños. Inmuebles deshabitados que desde hace 15 años no esconden las cicatrices de la guerra. La plaza está rodeada de edificios destruidos, aunque cerca hay una zona de terrazas. Lo que se nota en la ciudad, es que la huella de la guerra todavía está muy patente.
Mostar trata de superar el peso muerto de aquellos años, pero las heridas son aún visibles. Basta un paseo por la parte este de Mostar, la bosnio-musulmana, para encontrarse en pleno centro de la ciudad con varios cementerios, como el situado junto a la mezquita Karadjoz-bey, en lo que fue un parque público, lleno a rebosar de tumbas de jóvenes muertos entre 1992 y 1993.

La convivencia entre diferentes culturas va progresando, y la ciudad sigue luchando por salir adelante. Hablan con tristeza del pasado pero esperanzados con un futuro que pasa por el fin de cualquier conflicto. No extraña a nadie encontrar seguidas en la misma calle una mezquita, una iglesia y una sinagoga. Ni encontrar gitanos, musulmanes o croatas.
Ya eran las 15:30 horas cuando decimos seguir rumbo, porque no merecía la pena emplear más tiempo en Mostar. Claro, que para salir de Mostar en dirección a Split no está nada bien indicado, pone Dubrovnik y Sarajevo por todos los sitios, pero Split nada de nada. Bueno en pequeñín en un cartel que no encontrábamos y estuvimos 40 minutos para salir de Mostar (hicimos 20 kms dando vueltas como subnormales. Dimos la vuelta a Mostar 2 veces) y preguntando a 3 policías que ni ellos lo sabían, jajaja. Y para entenderse con ellos... Eso sí, eran todos majos. Pero solo sabían italiano, inglés casi na. Vamos que cuando cogimos la carretera para Split eran las 16:00 horas.

Por el camino, como no pillábamos ninguna wifi, paramos en Cista Provo para tomar un café (buenísmo. En el café bar Nº UNO. Allí estuvimos 35 minutos) y ver si el señor del alojamiento nos había contestado. Efectivamente, nos había contestado y dicho que tenía una libre, le respondimos que nos la reservase.

Llegamos a Split a las 19:40 horas, después de haber salido de Dubrovnik a las 9:45 y haber pasado por Ston y por Mostar (Bosnia).
Split es la principal ciudad de Dalmacia y la más importante del Adriático, además de la segunda en población del país, tras Zagreb. La mayoría de los puntos de interés históricos y culturales de Split se encuentran entre las murallas del palacio de Diocleciano.
Entramos perfectamente en Split, sin perdernos, pero la calle del apartamento era peatonal y nadie sabía dónde estaba, jajaja. Estábamos 2 calles más abajo pero no sabíamos cómo llegar a la calle, claro que no sabíamos que era peatonal. Bueno, el caso es que conseguimos aparcar en la avenida principal que estaba a 3 minutos del apartamento y nos fuimos directos para allí. Al llegar nos abrió una señora mayor que solamente sabía croata, ni inglés, ni italiano ni nada, pero como íbamos preguntando por Apartamentos Sandra nos dijo que sí y nos mandó pasar a su casa, cogió el teléfono, marcó el número de su hijo (es el que lleva los apartamentos) y nos lo pasó. Cuál fue nuestra sorpresa cuando nos dijo que nos había enviado otro email y como no contestábamos (estábamos de camino) ya había alquilado la habitación hacia media hora, pero que no nos preocupáramos que hablaba con otros apartamentos y nos enviaba a la chica a buscarnos hasta donde estábamos.
Nos quedamos un poco pillados, porque estos apartamentos los recomendaban varias personas, pero en fin, tendríamos que ir a mirar si nos gustaban los otros.
Llego una chica a buscarnos que se llamaba Nevenka, de los alojamientos NIRVANA rooms (VER ANEXO DE SPLIT, ALOJAMIENTOS) y nos llevó hasta ellos (mejor situados que los anteriores. En la misma calle, pero casi abajo del todo, cerquita del palacio Dioclesiano). La verdad que las habitaciones súper chulas, tenía 3: la habitación naranja, la habitación azul y la habitación roja. Cogimos la habitación roja porque tenía cama grande, las otras dos tenían 2 camas. La habitación roja para atrás a un patio muy grande, las otras dos dan al portal a un parque que hay delante (había una pandilla allí sentados en los bancos bebiendo cervezas y preferíamos que diera para atrás para que hubiera menos ruido.

En Croacia es habitual ver a la gente comprando las cervezas en los supermercados y juntándose en la calle o en parques de tertulia para beber porque el nivel de vida para ellos es muy caro con los sueldos que tienen). Bueno, que al final salió todo bien.
Dejamos las maletas y a las 20:30 ya estábamos en la ciudad vieja de Split, la zona del Diocleciano. Muy bonita de noche.
Complejo histórico de Split con el Palacio de Diocleciano (Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979). La ciudad de Split creció alrededor del palacio que construyó a finales del s. III el emperador romano Diocleciano como lugar de descanso y retiro (este emperador había nacido cerca de allí en el año 245 dC). A principios del siglo VII, después de que la cercana ciudad romana de Salona (hoy Solin) fuera saqueada por nómadas de Asia central, los refugiados convirtieron el palacio en una ciudad fortificada y el mausoleo de Diocleciano en la catedral de la ciudad. En el s. XV la ciudad se extendió más allá de las murallas.

Estuvimos en el café Luvxor (plaza Peristil), muy famoso, te pueden sentar fuera en la plaza en unos cojines y tomarte un café contemplando la catedral y el campanile. Luego dimos una vuelta por dentro del complejo diocleciano y a las 22:00 horas nos fuimos a cenar al restaurante Bajamont, en la plaza Bajamontijeva (esquina de la plaza con Dominisova) dentro de las murallas del Dioclesiano. Un sitio muy chulo, con un pianista tocando. Para cenar tiene solamente 6-7 mesas, el resto es para tomarse algo. Después de cenar nos dimos un paseo por el puerto y a las 24:00 horas nos fuimos a dormir.

Alojamiento en Ston:
Nosotros finalmente a última hora cambiamos la ruta y no dormimos en Ston, pero habíamos mirado porque nos los habían recomendado los Apartamentos INNA, que están nada más entrar en Ston a la derecha, justo debajo de la muralla.

Qué ver en Split:
Complejo histórico Diocleciano, empezando el circuito en la estatua de Gregorio de Nin y visitando la capilla de Arnir, patio interior del Diocleciano, plaza Peristil, Catedral y Campanile, las salas subterráneas (no merece la pena pagar la entrada, con caminar por sus pasillos es suficiente, están llenos de puestos de souvenirs), …
Monte Marjan, con unas maravillosas vistas sobre toda la ciudad de Split, tanto vieja como nueva. Además se puede caminar porque es enorme. En él se encuentra el acuario y el zoo.
Puerto
• Y a quien le guste el fútbol el campo del hajduk split

Alojamiento en Split:
. Apartamentos Sandra
. NIRVANA rooms

Donde comer:
. restaurante Bajamont, en la plaza Bajamontijeva (esquina plaza con Dominisova) dentro de las murallas del Dioclesiano
Para comer solamente tiene 5 – 6 mesas, el resto es para tomarte una copa y escuchar un señor tocando el piano. Está muy bien ambientado por dentro, además cenar con el piano de fondo resulta romántico. Disfrutamos de lo lindo. El WOK de pollo está buenísimo, pero viene además de con pollo, pimientos, cebolla, calabacín y arroz, con una salsa que llena un montón (pero que está buenísima). Precio, nosotros pedimos 1 ensalada delante y luego un plato cada uno y 2 cervezas y pagamos 190 Kn (aprox. 25 €)
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Día 3: lunes, 15 de octubre de 2012. Dubrovnik – Ston – Mostar – Split


Etapas 1 a 3,  total 8
 1  2  3  siguiente siguiente



Votaciones al diario Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0 Media
Anterior 0 0 Media
Total 30 6 Media
Votos
Votos 0 Votos
Votos 0 Votos
Votos 0 Votos
Votos 0 Votos
Votos 0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 48 Visitas mes actual: 36 Total visitas: 50954

  Últimos comentarios al diario  Croacia en 8 días (con visita a Mostar y Montenegro)
Total comentarios 7  Visualizar todos los comentarios

Merifl  merifl  15/05/2013 13:23   
Bueno, poco a poco voy a ir subiendo fotos.

Berblama  berblama  20/05/2015 20:36
Especatuclar 5 *****

Berblama  berblama  20/05/2015 20:36
Espectacular 5*****

Batalla  batalla  09/05/2016 12:13
Comentario sobre la etapa: Día 1: sábado, 13 octubre 2012. Dubrovnik - Montenegro (Kotor).
El comentario ha sido movido al foro. Pulse aquí para ver el mensaje: https://www.losviajeros.com/foros.php?p=5203868#5203868

Batalla  batalla  13/05/2016 11:20
Día 1: LLegada a Dubrovnik. Alquiler coche. Vamos a Kotor y dormimos allí.
Día 2: De Kotor a Mostar. Dormimos en Mostar.
Día 3: De Mostar a SPlit. Breve visita de Split. Ver Trogir. Dormir en Sibenik.
Día 4: Ver Sibenik . Ver Zadar. Dormir en Plitivice.
Día 5: Ver Plitvice. Ir a dormir a Split.
Día 6: Barco a isla Brac (depende de si vimos SPlit bien saldríamos antes o después). Dormimos en Brac.
Día 7: A la hora de comer volver al continente (Madarska). Recorrer costa hasta cerca de Dubrovnik. No tengo claro donde dormir.
Día 8: Devolver coche en Dubrovnik a las 14 (seguríamos bajando por la costa hasta allí)

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

forum_icon Foros de Viajes
Pais Tema: Viajar a Croacia (Hrvatska) - Consejos
Foro Grecia y Balcanes Foro Grecia y Balcanes: Foro de viajes a Grecia y Balcanes: Atenas, Peloponeso, islas Cicladas, Creta, Rodas y Chipre. Balcanes: Croacia, Eslovenia, Serbia, Macedonia, Montenegro, Bosnia, Bulgaria y Albania
Ultimos 5 Mensajes de 1592
679684 Lecturas
AutorMensaje
indamatossi.marta
Indamatossi.marta
Indiana Jones
Indiana Jones
Jun 05, 2014
Mensajes: 2643

Fecha: Lun Ene 17, 2022 02:14 pm    Título: Re: Viajar a Croacia (Hrvatska) - Consejos

Ostras¡¡¡ es verdad que vives en UK, disculpa.... me habia situado en España.
Una manera de evitar entrar en Bosnia es pasar en ferry de Hvar a Korcula, y de ahi ya no pasas por Neum. Estuve mirando todo el tema islas cuando prepare el viaje...y creo que ese ferry existe. Te lo digo de memoria. Habria que darle una repasada.
carcaro
Carcaro
Willy Fog
Willy Fog
Jun 21, 2009
Mensajes: 14187

Fecha: Lun Ene 17, 2022 02:16 pm    Título: Re: Viajar a Croacia (Hrvatska) - Consejos

Nari, me encantan tus jeroglíficos cuando te leo Mr. Green Amistad
nari85
Nari85
Willy Fog
Willy Fog
Ago 15, 2010
Mensajes: 42975

Fecha: Lun Ene 17, 2022 03:09 pm    Título: Re: Viajar a Croacia (Hrvatska) - Consejos

Ojala Boris se fuese todo el dia de parties y me dejase tranquila y dejaria de hacer jeroglificos!
nari85
Nari85
Willy Fog
Willy Fog
Ago 15, 2010
Mensajes: 42975

Fecha: Lun Ene 17, 2022 03:12 pm    Título: Re: Viajar a Croacia (Hrvatska) - Consejos

Es otra opcion si.. tendre que ver como va las cosas en el futuro , y tambien decidirme entre las 2 islas que me gustan las 2 pero no me dan los dias Sonriente
Zipper
Zipper
Experto
Experto
Ago 10, 2007
Mensajes: 201

Fecha: Sab Ene 29, 2022 05:09 am    Título: Re: Viajar a Croacia (Hrvatska) - Consejos

Buenas, tengo 17 días enteros y el medio día de salida para dedicar a Croacia y Bosnia pillando parte de mayo y principios de junio, que entiendo que es buena época en cuanto a clima y no debería estar masificado. Entro y salgo por Zagreb y la idea es hacer una especie de ruta "circular" empezando por Istria, de ahí a Plivitce e ir bajando hasta Dubrovnik y ya cruzar a Bosnia, donde en principio me gustaría visitar Mostar (y Blagaj), Sarajevo y seguramente Banja Luka, antes de volver a Zagreb en bus. La idea es unos 4 días enteros para Bosnia y 13 días y medio para Croacia...  Leer más ...
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro

Registrate AQUÍ



All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. Aviso Legal - Privacidad - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter instagram