Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


CINCO DÍAS EN HOLANDA -Diarios de Viajes de Holanda- MarcoPolo
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: CINCO DÍAS EN HOLANDA  -  Localización:  Holanda  Holanda
Descripción: Descubriendo Holanda desde Ámsterdam
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:

Índice del Diario: CINCO DÍAS EN HOLANDA

Etapas 1 a 3,  total 7
 1  2  3  siguiente siguiente



Etapa: A modo de prólogo  -  Localización:  Holanda Holanda
Fecha creación: 05/05/2012 10:30  
Compartir: 
Compartir:
Hacía meses que tenía los billetes del avión y la reserva del hotel. Meses de recopilar información. Meses esperando que los días fueran horas, las horas minutos y los minutos segundos. Y por fin llegó el 18 de abril de 2012.

Como es habitual el viaje empezaba con el tran tran del altaria Murcia-Madrid. Allí una exposición de Odilon Redon, (un aperitivo para el Museo Van Gogh), mis bravas y mi bocadillo de calamares y una noche con la familia. Holanda estaba a punto de caramelo.

El jueves 19, tempranito para aprovechar el día en Ámsterdam, nos fuimos a Barajas. Aviso para navegantes. La maleta de cabina de mi mujer fue requisada para llevarla a la bodega porque el avión iba a tope y no cabía todo el equipaje de mano en los lugares que hay encima de los asientos. Y eso que nos habíamos colocado en la cola entre los primeros y era una samsonite de tropecientos euros hecha con un material con apenas peso y dimensiones adecuadas, especialmente adquirida para estos viajes. Gástate los denarios en una maleta apropiada para no tener que facturar y esperar luego el equipaje, tírate tres cuartos de hora en la cola para entrar de los primeros, para que una señorita, porque le sale de sus entrañas, le ponga un papelito a la maleta como a los judíos le ponían una estrella, condenándola a viajar separada de su dueña. Ya sabéis, si habéis hecho el equipaje reduciéndolo al máximo, en una maleta con las dimensiones que te imponen, eso no te garantiza que la misma estará contigo en la cabina. A la vuelta ocurrió lo mismo, pero allí al menos eran más lógicos y solo empezaron a marcar maletas a partir de un determinado número de gente. A nosotros, que otra vez estábamos de los primeros esta vez no nos tocó.

Una vez pasado el cabreo correspondiente, a las 6:45, el avión de EasyJet empezaba a deslizarse y a las 9:30, con una no frecuente puntualidad tomábamos tierra en Schipol. Y ale a esperar en la cinta a que saliera la maletita. Hubo tiempo suficiente para el recuerdo de la señorita de Easyjet y lanzarle alguna maldición gitana, por ejemplo, permita Dios que te veas en las manos del verdugo y arrastrada como las culebras,. Ya tendríamos tiempo de arrepentirnos de tan malos sentimientos y pedir la absolución en St. Nicolaaskerk.

En Schipol nos dirigimos al Meeting Point, que es como un gran vestíbulo donde se cruzan todos los caminos a modo de una plaza de l’Etoile en pequeño y buscamos la taquilla para comprar los billetes. Y allí estaba. Lo de pagar 50 céntimos más por no pelearme con las máquinas automáticas me importaba un bledo. Un caballero muy educado nos dio los billetes y nos dijo el andén desde el que salía el tren para Ámsterdam Central. Todo sin el más mínimo problema, porque luego, en la estación que está justo debajo del meeting point, y perfectamente indicado por qué escalera se baja a cada andén, ya en el andén hay unos paneles que pone hacia donde va el tren y las estaciones intermedias.

No tuvimos, por tanto, ningún problema para coger el tren en Schipol. Indicar que, fuera de las zonas interiores de salidas y llegadas, el aeropuerto es como un gran pasillo en el que en un extremo está el meeting point y en el otro una cafetería de Starbucks. Y entre medias, entradas hacia las zonas de salida y llegada de los aviones y salidas hacia el exterior.
Una vez en Ámsterdam Central salimos al exterior y cruzamos el follón de vías de tranvías y calzadas que hay en la stationplein, hasta llegar a la calle Damrak, que es la que conduce hasta la plaza Dam. Para los que necesitan coger el tranvía porque el hotel está retirado informar que hay dos grupos de tranvías. Unos nada más salir a la derecha y otros al hacerlo hacia la izquierda. . Los de la derecha son el 1, 2, 5, 13 y 17 y los de la izquierda el 4, 9, 16, 24, 25 y 26. Ya depende de donde vaya cada uno. Como nosotros íbamos al hotel Rho, a 10 min de la estación, pues bajamos andando. Y casi lo primero que te encuentras en Damrak es el museo del sexo. ¡Ah ya!, que estamos en Ámsterdam. Un poco más adelante y en la acera de enfrente vimos el Beurs van Berlage, (antigua bolsa de Berlage), actual sede de la orquesta filarmónica de Ámsterdam. Empezábamos a meternos cosas en los ojos. Ese local debe dedicarse a celebraciones varias porque una vez que pasábamos por ahí había una boda. Unos metros más y estábamos en Dam. Después de tanto ver en fotos y en los mapas de Google la plaza, me parecía mentira estar rodeado del Palacio Real, la Nieuwe Kerk, el Madame Tussauds y el hotel Krasnapolski. Pero queríamos llegar cuanto antes al hotel y dejar las maletas porque nos esperaba a las 11:15 el Tour Gratis, pistoletazo de salida de nuestra estancia en Holanda.

Al llegar al hotel no estaban de turno en la recepción ninguno de los hispanohablantes, pero los que había fueron muy amables y con el chapurreado de inglés nuestro y el chapurreado de español de ellos, nos entendimos perfectamente. Como no era posible hacer todavía el check in, nos abrieron un amplio guardaequipajes, quedando las maletas bajo llave. Las dimensiones de la recepción nos produjo una buena impresión. Faltaba un ratito para que se hiciera la hora del tour así que iniciamos por nuestra cuenta la exploración de Ámsterdam. Pero eso ya entra dentro de otra etapa.

Por cierto, como es habitual no se darán datos de los lugares que se repiten en cualquier guía turística. Más bien insistiremos en cuestiones prácticas y apreciaciones personales a medida que vayan surgiendo temas.

Una advertencia. A partir de Edam se produjo un problema en mi cámara en la que se movió uno de los botones y a partir de entonces las fotos han salido muy blancas. Algunas las he podido medio salvar con el photoshop, pero otras ni por esas. Menos mal que mi mujer también llevaba su cámara y eso en algunos casos nos ha salvado para poder documentar gráficamente cuando ni el phothoshop salvó algunas instantáneas.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: A modo de prólogo



Etapa: Día 1.- Ámsterdam  -  Localización:  Holanda Holanda
Fecha creación: 05/05/2012 10:57  
Compartir: 
Compartir:
Bajamos a desayunar no muy tarde, pero a las 8:30 había mucha gente ya y eso que el lugar era amplio. Pero es que el hotel es muy grande. Eso sí reponían las cosas rápido, pero resultaba un poco molesto para coger las cosas con tanto mogollón. Así que nos dijimos que al día siguiente nos bajaríamos más temprano, antes de ducharnos y todo eso.

Lo primero que hicimos nada más salir del hotel fue atravesar Dam y buscar el supermercado Albert Heijn por si en algún momento necesitábamos algo. Fácil. Estaba justo detrás del Palacio Real, en una de esas calles de nombre fácil de recordar, Nieuwezijds Voorburgwal, que baja desde la zona de la estación central paralela a Damrak. Al lado el imponente edificio de la Magna Plaza, hoy centro comercial de lujo y antes oficina central de correos. Un edificio que se une a los existentes en la plaza Dam para componer, en tan poco espacio, un mosaico de lugares destacables.

A estas alturas, nada más llegar, ya habíamos entendido que una bicicleta puede aparecer, menos desde las alturas, por cualquier sitio, inclusive las aceras o las direcciones prohibidas. Y que son el principal enemigo del peatón. Y que allí, salvo para los coches tranvías y autobuses, los semáforos solo son meramente indicativos. Ni bicicletas ni peatones los respetan, ya que se cruza cuando no pasa ningún vehículo a motor, no cuando el semáforo está en verde. Eso aparte que cruzar una calle, aunque sea de las principales y con más circulación, se hace por cualquier lugar no solo necesariamente por un semáforo. Pero increíblemente hay una especie de ángel de la guarda que impide que se produzcan problemas graves. Por cierto, las bicis no eran en general último diseño. Incluso nos explicó luego el guía de Sandeman’s que, si se alquilaban, eran más baratas las que no llevaban freno. Vamos que se alquilan bicis sin freno, con las que se frena pedaleando en sentido inverso y con el pie. La verdad es que a los nativos hay que reconocerles una habilidad en el manejo del vehículo a dos ruedas fuera de lo común.

Tras una vuelta por los alrededores se acercaban las 11:15, hora en la que comenzaba el Tour gratuito de Sandeman’s. Así que nos acercamos al lugar señalado y vimos a un ciudadano con una pancarta de los tours y allí, como éramos un montón, nos fueron distribuyendo entre diversos guías. Hasta ahora todo muy fácil, aunque la verdad, el haber preparado concienzudamente el viaje, ayudaba. El tour muy bien y creo que una manera estupenda de comenzar a adentrarse en la ciudad. En unas 3 horas recorrimos el centro, el barrio rojo por encima, ya que ellos tienen otro tour específico de esa zona, parte del Jordaan, y acabamos donde el mercado de las flores. Lo mejor de estos tours es que surgen cuestiones que no están en las guías y te permiten hacerte una idea general de la ciudad. Creo que es de justicia recomendarlos. Por cierto yo entiendo que no es que los tours sean gratis, sino que se paga en función de lo satisfecho que quedes. Así que yo les entregué 10 € por cabeza sencillamente porque pensaba que se lo habían ganado. Entre las cosas que aprendimos en el tour un documento gráfico muestra la inclinación de los edificios por el problema de aguas.


Más adelante nos hicieron ver cómo se colocan refuerzos en las casas para evitar que la inclinación las derribara:


También nos hablaron de las casas de los okupas, un curioso sistema de aprovechar las casas vacías, que puede, incluso, hacer que el propietario pierda la propiedad. Una explicación detallada del tema la podéis leer en el artículo La Okupación legal. Un aspecto más de la peculiar forma holandesa de hacer las cosas. Desgraciadamente parece que todo ello está en vías de extinción progresiva, como el turismo del porro e incluso el barrio rojo. La Comunidad Europea no solo impone recortes en servicios sociales


En Jordaan llegamos hasta la Westerkerk o iglesia del Oeste. Como nos dijeron, mucho no se calentaban los cascos para denominar a las Iglesias: iglesia del Norte, iglesia Vieja, iglesia Nueva….No son las iglesias lo más llamativo en Ámsterdam. Entre tanto, un canal, otro canal, y otro. Canales por todas partes.

Más adelante, en una bocacalle saliendo de Kalvestraat nos enseñaron la Schuttergalerij, un espacio que el Museo Histórico de Ámsterdam deja expuesto libremente a todo el mundo. Entre otras cosas, ya es raro esto en un museo, pero estamos en Ámsterdam, se encontraba expuesta una foto con un jovencísimo Johan Cruyf (perdón por los reflejos que fueron imposible de evitar y que no estoy ducho con el photoshop para quitarlos).


No muy lejos, entramos en ese remanso de paz que es Beguinhof. El que quiera saber sobre el lugar puede buscar por internet, que hay montones de páginas. Allí lo más conocido es la casa de madera más antigua de Ámsterdam. No es la única puesto que ya veremos que hay otra cerca del barrio rojo. También destacables las vidrieras de la iglesia que hay en el patio.



Más adelante llegamos a uno de los puntos más usados en Ámsterdam como lugar de encuentro: la Spuiplein, en el centro de la cual está la estatua llamada Het Lieverdje que representa la juventud de Ámsterdam y que fue el sitio elegido en los años 60 por el grupo anarquista Provo. Por cierto no se pronuncia Spui sino Spau. Lo digo porque si se tiene que preguntar por la Av Spui, si se dice tal y como se escribe nadie va a saber qué es lo que estás preguntando.


Como el tour había acabado cerca del mercado de las flores decidimos ir a comer al local que La Place tiene en Kalverstraat 203. Sitio altamente recomendable. Como ya dije en el foro, es parecido al mercado de S. Miguel de Madrid, pero para comer en vez de para tapear. En diversos puestos puedes elegir ensaladas, pastas, pescado, postres…., ponerlos en una bandeja y sentarte a comer en un área específica. Calidad suficiente y cómodo. Muy recomendable.

Cuando terminamos, como tenía en los apuntes la terraza del centro comercial Kalverstoren, y estaba muy cerca de La Place, allí que nos dirigimos a tomar café. La cafetería del centro se llama Blue y era cierto. Había unas buenas vistas sobre Ámsterdam. No es mala idea programar allí un café en algún momento del viaje. No lleva mucho tiempo y merece la pena disfrutar de vistas como esta:


Del Blue nos dirigimos al hotel a hacer el check in. Seguía sin haber ninguno de los hispanohablantes, pero ningún problema a la hora de entendernos. Lo primero que hicieron fue cobrarnos por adelantado la estancia. No es lo habitual en España, pero sí ocurre a veces más allá de nuestras fronteras. Tampoco es algo que nos importase demasiado. El último día es algo que tienes hecho y con lo que no pierdes tiempo. Ellos mismos nos dijeron que nos aplicaban el descuento del 10% por haber hecho la reserva con mucha antelación. Y con las mismas nos subimos a la habitación. Cogimos el ascensor y recorrimos un pasillo hasta llegar a nuestra puerta. Metimos la tarjeta y entramos. Acostumbrados en nuestros viajes a las habitaciones reducidas nos asombró el tamaño de la que nos encontramos. Todo era espacioso, la habitación, el baño, la cama….Eso sí el armario tenía en su interior una caja fuerte que en parte del mismo hacía que la ropa, al colgarse, chocara con la caja fuerte. Como muy tiquis-miquis tampoco somos, tampoco lo vimos como un problema. La habitación daba a un patio interior muy grande que dejaba entrar mucha luz. Luego, cuando vimos el trasiego de gente en los alrededores del hotel casi agradecimos que no diese a la calle. Muy contentos con el hotel nos bajamos a continuar viendo cosas

Tocaba ahora irnos a Damrak a darnos un paseo en barco por los canales. Llegamos al embarcadero de Rederij Plas, el barato, el que solo cobra 8,50€ por viaje. Lo primero que hicimos es preguntar si el audio se hacía también en castellano. Y la respuesta fue que no. La misma que nos dieron en otros tres embarcaderos, los que están cerca de la estación central. Por lo visto para que te pongan el audio en castellano tienes que tener la suerte de que coincida alguna excursión de hispanohablantes, especialmente latinaomericanos, cosa que parece ser no es muy frecuente. En el foro hay quien sí ha tenido la suerte de pillar el audio en español. Nosotros no la tuvimos. Así que nos volvimos a Damrak, a la Rederij Plas, que al menos nos salía más económico. Y es verdad. En abril de 2012 4,50€ menos que las demás por cabeza. De todas formas es un paseo que merece la pena. Y el que tenga algunos conocimientos de inglés o francés algo va pillando. Por el camino lugares tan hermosos como esta concatenación de puentes difícil de vislumbrar desde arriba:


O este conjunto de casas inclinadas unas sobre otras:


Al bajar del barco y previo a empezar el Tour por el barrio rojo, nos dimos una vuelta por los alrededores de la estación. Pensamos entrar a ver la Iglesia de San Nicolás, pero estaban celebrando misa y no dejaban hacer visitas turísticas. Seguimos por la zona y llegamos hasta la Torre de las lágrimas o Schreierstoren, que formó parte de las murallas de la antigua ciudad y donde nos explicaron por la mañana desde lejos la historia de los llantos de las mujeres que veían en ese lugar alejarse los barcos con sus maridos y el futuro de prostitución que les esperaba en muchos casos.


Caminando nos encontramos con el num 1 de la calle Zeedijk 1 donde está la otra casa de madera de Ámsterdam junto con la de Beguinhof. Este es el documento gráfico:


Finalmente vimos una imagen de lo más típico en Ámsterdam: las bicicletas y los canales, los dos elementos que mejor pueden definir a la ciudad:


Ya era hora de acercarnos a la Pl. Dam para iniciar el tour del barrio rojo. Igual que por la mañana, no fue difícil dar con los guías. Esta vez había mucha menos gente. Mejor no saco conclusiones de por qué. A medida que avanzaba el tour me di cuenta de lo poco que uno sabe sobre el tema. Y es que el sexo es algo más que lo que tenemos con nuestra pareja. En la explicación inicial quedó claro que la fórmula empleada en el barrio rojo había dignificado el papel de la prostitución. No hay allí explotación por proxenetas, sino personas que ejercen libremente de forma autónoma, lo que se considera una profesión sometida a impuestos y al control sanitario. De todas formas, acostumbrados a la manera de ejercer el oficio más antiguo del mundo en nuestro país, llama la atención lo de los escaparates con las prostitutas en el interior. Y cómo hay clases entre ellas. Desde las de alto standing, hasta las más humildes ligado al lugar donde se encuentran las cabinas. A mi personalmente, a pesar de todo, las chicas en sus escaparates me recordaban los animales del zoo en sus jaulas. Ya de paso el guía tuvo a bien ilustrarnos, a medida que pasamos por locales especializados en según qué actividades, sobre las muchas formas de sexualidad, gran parte de las cuales ni se me habían pasado por la imaginación. Comprenderéis que no sea más explícito. El que quiera, ya sabe, que se apunte al tour y acabará con el master hecho. Como documento gráfico, a falta de imágenes de las prostitutas que tienen todo el derecho del mundo a su privacidad, a parte de que la cámara puede terminar en un canal, puedo exponer imágenes de una tienda de condones, la primera que veo en mi vida:


No es el único local que vende artefactos para el sexo. Las hay de otro tipo:


Claro que en el barrio rojo también se establecen reclamos más puros y castos, como estos patos que mantiene en un canal, para llamar la atención, una sala con espectáculos sexuales:


Otra curiosidad que nos hizo notar el guía fueron las barandillas de la calle Barndesteeg, que dicen todo acerca del barrio donde están. Hay que fijarse mucho, pero creo que lo que representan se integran perfectamente en la zona:


Por último el que parece ser el único monumento a las prostitutas en un lugar público. Y es que Holanda sí que is different, al menos en este tema.


Finalizado el tour declinamos la invitación del guía a acompañarle a un lugar de copas y nos fuimos a cenar. El lugar previsto, el Van Kerkwijk, estaba muy cerca del hotel, en la misma calle, en Nes 41. Estaba hasta arriba pero nos dijeron que enseguida se desocupaban mesas. Nos sentamos en la barra a esperar y efectivamente en apenas unos minutos ya teníamos mesa. Sitio recomendable con precios medios, no muy caro, y con un pescado bastante bueno. Para el que se aloje en el Rho o por la zona es un sitio a considerar.

Tras la cena, unos pocos metros y al hotel a descansar. Para ser el primer día, había dado de si bastante.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Día 1.- Ámsterdam



Etapa: Día 2.- Keukenhof-Ámsterdam  -  Localización:  Holanda Holanda
Fecha creación: 05/05/2012 11:22  
Compartir: 
Compartir:
El plan previsto para hoy empezaba con un desplazamiento al mundo floral de Keukenhof. Para ello cogimos el tren hacia Schiphol, ya casi como expertos. Al llegar al aeropuerto salimos por la puerta que daba a la plaza donde estaban los buses. Craso error. El bus de Keukenhof no paraba allí. Y nos costó interpretar lo que nos querían decir los autobuseros de la zona. Tuvimos que rodear el aeropuerto hasta llegar a la parada del 58, que tenía una cierta cola. Hasta el punto de que, en el primer bus que llegó no logramos entrar. Mientras llegaba el siguiente nos dimos cuenta que si hubiésemos salido del aeropuerto por el extremo donde está el Starbucks nos hubiéramos encontrado con la parada sin dar tanta vuelta. Así que ya lo saben los que tengan que coger el bus de Keukenhof. El bus que va para allá no está en la zona donde los demás buses sino saliendo por donde he dicho del aeropuerto.

Teníamos sacado por Internet el papelito que nos daba derecho a ir y volver en bus y a entrar en el recinto. Ningún problema. El conductor apenas si lo miró y pasamos hacia el interior. En media hora llegamos al lugar. Muchísima gente, y un poco de cola para entrar pero no demasiada. Escanearon el código de barras y la virgen del pompillo cuantas flores. Si colocara por aquí las tropecientas fotografías que sacamos, colapsaríamos el foro. Precioso todo el recinto, especialmente el lago interior y la gran cantidad de parterres por un lado y por otro. Especial mención para un pabellón que había con orquídeas. Merece la pena ir a Holanda en abril, cuando Keukenhof se encuentra en todo su esplendor. Alguna muestra de lo que allí pudimos admirar.

Desde fuentes



A Parterres



Orquídeas


Lagos


o rincones


Decidimos ir a comer a Ámsterdam porque los lugares para ello en Keukenhof estaban demasiado llenos. Al salir, de nuevo al bus 58 y luego al tren hasta Ámsterdam. Allí empezó a llover y era tarde así que nos metimos en un italiano que vimos en Nieuwezijds Kolk, una bocacalle de Nieuwezijds Voorburgwall. No estaba mal y sobre todo daban de comer a deshoras. Encima cuando terminamos había dejado de llover. Fue la única vez en todo el viaje en que la lluvia nos llegó a molestar un poco, aunque hubo muchos momentos en que amagaba pero sin pegar.

Cogimos el tranvía por primera vez para irnos hacia Leidseplein. Había un ciudadano en el interior dedicado a vender tickets. Pagamos y nos sentamos porque iba poca gente. A la vuelta ya veremos que fue al revés. En Leidseplein había mucho ambiente y eso que era temprano. Como muestra este cantante callejero


Nos fuimos paseando hacia la calle Roemer Vrsscherstraat entre Leidseplein y Vodelpark. Fue diseñada en 1894 por el arquitecto Tjeerd Kuipers, con la intención de centrarse en la historia de la arquitectura europea. De forma que entre los números 20 y 30A de la calle se ofrece una breve excursión a través de varias ciudades europeas. La casona número 20, con sus ventanales góticos, se basa en la arquitectura romántica alemana.


La número 22 es un castillo en miniatura del Loira francés


El número 24 es una reminiscencia morisca de la obra maestra de la Alhambra de Granada.


El número 26 es un palacio con su cúpula en forma de cebolla que recuerda de una catedral rusa.


El número 30 es una casa de estilo renacentista holandés


El número 30A es una casa de campo inglesa.


Una vez que contemplamos esta curiosidad nos dirigimos hacia la zona de los Museos para entrar en el Van Gogh. Pero una equivocación de dirección en las calles, nos fuimos hacia la derecha en vez de hacia la izquierda, nos permitió por pura casualidad encontrarnos con una escultura de unas artistas rusas Ilsa y Emilia Kabakov erigida junto a una clínica mental y que tiene como nombre en traducción libre, “Como satisfacer un ángel”. Uno que es profesional del campo de la salud mental, se quedó prendado de lo que veían mis ojos. Se trataba de una escalera que subía hacia el cielo y en la que ocupaba el último escalón una figura humana.


He indagado por Internet y resulta que hay diversas interpretaciones sobre esa escultura. Para algunos era como una invitación al suicidio. Pero las autoras lo que pretendían decir era una cosa muy distinta. La figura representaría el deseo de llegar a cosas más elevadas. Las Kabakov pensaban que una persona que necesita ayuda psiquiátrica debe participar activamente en el proceso de recuperación y para transmitir este concepto utilizan la metáfora de subir una escalera de mano peldaño a peldaño, siendo la mochila de la figura masculina el contenedor de las experiencias que ha ido adquiriendo. Las autoras trataron de diseñar una escultura psicológicamente informada que le da un sentido de humanidad a la enfermedad, algo muy necesario en el mundo medicalizado de la psiquiatría actual. La escultura es una invitación a mirar hacia el cielo, abrir el espíritu y acariciar la esperanza, simbolizando la recuperación gradual. La figura en la parte superior de la escalera dirige su mirada y las manos hacia arriba, irradiando esperanza para su mejora y recuperación. Desgraciadamente nuestros establecimientos psiquiátricos españoles están muy lejos de lo que representa esa escultura en el centro mental holandés. Para el viajero interesado puede ver la escultura en la calle Eerste Constantijn Huygensstraat 38 que es donde está la clínica que encargó la escultura.

Después del encuentro casual con esta impactante sorpresa y viendo que por esa calle no íbamos donde queríamos, es cuando nos dimos cuenta que marchábamos en sentido contrario. Dimos la vuelta y ahora sí, llegamos hacia Museumplein. Tras chocar con las muy turísticas letras de I Ámsterdam, de las que no pongo una imagen porque son superconocidas, nos dirigimos hacia el Museo Van Gogh. Había su cola, pero nuestro ticket sacado por Internet, cosa que recomiendo, nos introdujo en el museo sin esperas. Qué voy a contar de Van Gogh. Pues que choca mirar de cerca algunas de sus más famosas pinturas. Y que como era viernes, había un grupo musical tocando dentro del museo.

Al salir nos fuimos al tranvía para ir hacia la zona de Spui a cenar. Si a la ida el tranvía fue una delicia, a la vuelta iba hasta los topes. Me trasladó a los tiempos madrileños cuando entrabas en el vagón del metro a presión. Eso sí fue imposible llegar hasta donde vendían el ticket, con lo que sin ningún ánimo de colarnos no pudimos pagar. Incluso nos costó poder llegar a la puerta para bajarnos.

La idea era ir a cenar al Haesje Claes pero imposible. Solo dejaban entrar a los que tenían reserva hecha. Pero nos quedamos con la copla para volver otra noche. Así que nos fuimos hacia el sitio que cenamos la noche anterior al lado del hotel, pero que si quieres arroz catalina. Había demasiada gente esperando. Así que al lado, en la misma calle Ness nos metimos en un sitio que vimos así como con luz tenue en cada mesita y que tenía sitios libres. Bueno un poco pijillo nos pareció. Y muy barato no era. Se trataba de lo que podríamos denominar una vinatería, donde había montones de vino para elegir y cosas para acompañar el vino. Mi mujer como siempre se pidió una cerveza y yo me tomé un vinito blanco. Y un plato de quesos que estaban realmente buenos junto con otro plato con un mejunje de alcachofa para untar en el pan y olivas. Ya lo he dicho, carillo para lo que era, pero rico todo. El caso es que pasamos el rato de manera agradable y con las mismas a pocos metros el hotel. Por si alguien quiere saberlo el sitio se llama Bubles Wines y está en el num 37 de Ness
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Día 2.- Keukenhof-Ámsterdam

Etapas 1 a 3,  total 7
 1  2  3  siguiente siguiente



Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 193 40
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 651 Visitas mes actual: 505 Total visitas: 62666

  Últimos comentarios al diario  CINCO DÍAS EN HOLANDA
Total comentarios 24  Visualizar todos los comentarios

van_  van_  25/07/2012 23:24
Buenisimos los comentarios y muy buenas las fotos

Brigantina  Brigantina  08/09/2013 21:39   
Marcopolo, tu diario es fantástico, y realmente me ha sido de muchísima ayuda para organizar mi viaje. Muy completo, ameno y con mucha información, un trabajo estupendo. Te dejo 5 estrellas muy merecidas.

mzsoso  mzsoso  19/04/2014 10:13
Comentario sobre la etapa: Conclusiones
El comentario ha sido movido al foro. Pulse aquí para ver el mensaje: http://www.losviajeros.com/foros.php?p=4295658#4295658

MarcoPolo  MarcoPolo  19/04/2014 11:25   
El comentario ha sido movido al foro. Pulse aquí para ver el mensaje: http://www.losviajeros.com/foros.php?p=4295662#4295662

Kikuromera  Kikuromera  19/08/2015 13:49   
Muchisimas gracias por tu diario!! Muy bueno y detallado que eso es muy importante. Me ha servido de mucho en serio!!

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

Foros de Viajes
Pais Tema: Viaje a Holanda: Consejos, información, rutas, itinerarios
Foro Holanda, Bélgica y Luxemburgo Foro Holanda, Bélgica y Luxemburgo: Foro para viajar a los paises del Benelux: Holanda, Bélgica y Luxemburgo. Bruselas, Brujas, Gante, Amberes
Ultimos 5 Mensajes de 1380
484968 Lecturas
AutorMensaje
sinaj
sinaj
Super Expert
Super Expert
Nov 27, 2010
Mensajes: 486

Fecha: Vie Sep 01, 2017 07:48 pm    Título: Re: Viaje a Holanda: Consejos, información, rutas,

Brigantina, buenas tardes
Ya tengo reserva hecha en Tulip Inn Leiden, sin desayuno y con cancelación gratuita.
El precio del desayuno a priori me parece algo caro (sobre 19€ creo por persona y dia). Teniendo la estación de trenes tan cerca es de suponer que haya cafeterías medio decentes y de precios no tan sangrantes.
¿Me puedes arrojar algo de luz sobre ello o voy añadiendo el desayuno en el hotel?, me sigue pareciendo casi 40€ por día los dos una pasada

Agradecido de antemano

P.D. No he visto/encontrado hilo adecuado de comer en Leiden Ojos que se mueven Ojos que se mueven
gasolines
gasolines
Dr. Livingstone
Dr. Livingstone
Ago 15, 2007
Mensajes: 9232

Fecha: Vie Sep 01, 2017 08:23 pm    Título: Re: Viaje a Holanda: Consejos, información, rutas,

Coincido con los comentarios hechos por Brigantina. El dia 5 lo limitaria a Delft y Leiden ya que Delft, solo entrando a sus dos iglesias principales (valen la pena) y recorriendo el pueblo se te pueden ir 3-4 horas. El dia 6 iria a Rotterdam y Kinderdijk. La Haya la dejaria, a menos que quieras cambiar Rotterdam por la Haya, aunque a mi Rotterdam me gusto por ser totalmente distinta al resto de ciudades/pueblos holandeses. El dia 7 haria Utrecht y Amersfoort. El dia 10 lo dedicaria la mañana a Zaanse y la tarde a Amsterdam en lugar de Haarlem, ya que un dia y medio me parece poco...  Leer más ...
sinaj
sinaj
Super Expert
Super Expert
Nov 27, 2010
Mensajes: 486

Fecha: Vie Sep 01, 2017 08:54 pm    Título: Re: Viaje a Holanda: Consejos, información, rutas,

Gracias, gasolines. Tomo nota de tus comentarios
De aqui a cuando me vaya a ver lo que queda de mi idea inicial Mr. Green Mr. Green

Kinderdijk he visto que en octubre no hay línea directa de barco, pero si puedes tomar otra línea con trasbordo. No sé si me va a merecer la pena, teniendo en cuenta que veré molinos por la zona norte. No sé

Salu2.
gasolines
gasolines
Dr. Livingstone
Dr. Livingstone
Ago 15, 2007
Mensajes: 9232

Fecha: Vie Sep 01, 2017 09:24 pm    Título: Re: Viaje a Holanda: Consejos, información, rutas,

Yo no fui a Kinderdijk, asi que no sabria decirte.


Saludos
javiky13
javiky13
Indiana Jones
Indiana Jones
Feb 27, 2012
Mensajes: 1570

Fecha: Dom Sep 03, 2017 06:54 pm    Título: Re: Viaje a Holanda: Consejos, información, rutas,

Yo también escogería antes Rotterdam que La Haya. Personalmente no me llamo mucho la atención.
En Delft, mi ciudad favorita, me pasé todo el día, enterito. Además me comí un en la plaza mayor, en la terraza,costillar delicioso de tamaño gigante por 15 euros que redondeó el buen día que hacia Mr. Green
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ




All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Google + Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad