Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


Madagascar, inolvidable -Diarios de Viajes de Madagascar- Emeceme
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: Madagascar, inolvidable  -  Localización:  Madagascar  Madagascar
Descripción: Casi un mes recorriendo la isla
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:

Índice del Diario: Madagascar, inolvidable



Etapa: Casi un mes deambulando por Madagascar.  -  Localización:  Madagascar Madagascar
Fecha creación: 12/09/2016 18:47  
Compartir: 
Compartir:
DIARIO DE MADAGASCAR - Vacaciones verano 2016
- Del 21 de julio al 16 de agosto -


Jueves, 21 de Julio

Después de 24 horas de haber salido de casa aterrizamos en el Aeropuerto Internacional de Antananarivo. Tránsito de 6 horas en Estambul y escala, sin bajar del avión, en Mauricio (el avión hace el trayecto Estambul-Mauricio-Antananarivo).

Olivier esperaba cartel en mano con mi nombre. Antes de encontrarnos con él nos hacemos con un puñado de Ariary, la moneda local, logrando un cambio de 3.430 por euro, que no está nada mal.

Olivier, a quien hemos contratado el viaje después de lo leído en varios foros y tras la experiencia con él de unos familiares directos, nos acompaña al hotel Sakamanga dónde vamos a pasar esta primera noche malgache. En la habitación rubricamos el "contrato" de lo pactado por mail durante los días previos. Nos comunica que al día siguiente nos recogerán sobre las 8 de la mañana nuestros guia y conductor, que nos acompañaran durante todo el recorrido programado.


Este hotel es muy peculiar y cien por cien recomendable. Cenamos en el restaurante del mismo, con postre y bebidas incluidas, por menos de 20€ los dos. Agotados, nos retiramos temprano a dormir.

Viernes 22 de Julio

El despertador suena sobre las 6:45h, tras una buena ducha y dejar todo recogido vamos a desayunar, antes de encontrarnos con Nancy (la guia) y Mamy (el conductor) quienes puntualmente se presentan en la recepción del hotel. La primera impresión es muy buena, Nancy habla y entiende perfectamente el castellano y Mamy, aunque no lo habla, lo comprende bastante bien y además domina inglés y francés. Creo que vamos a congeniar muy bien!!

Hoy nos esperan unas 9-10 horas en el 4x4, Antananarivo-Miandrivazo. Aunque solo son 385 km, -el estado de la carretera en algunos tramos es lamentable, cruza localidades con mercados atestados de gentes, rebaños de cebúes, taxi-brousses recogiendo pasajeros, etc....- el trayecto se hace interminable.

Emprendemos ruta sobre las 8:30h y a la hora del almuerzo estamos en Antsirabe, capital de los pousse-pousse, dónde comemos en un restaurante malgache junto a Nancy y Mamy. Comemos por 10.500 Ariary los dos (unos 3€).



Continuamos, con un par de paradas para que el chofer pueda estirar las piernas. En el camino nos topamos con diferentes celebraciones, defunciones, exhumaciones, ..... Y a falta de unos 15 km el estado de la carretera empeora notablemente. Gracias a la habilidad y conocimiento del terreno por parte de Mamy vamos haciendo kilometros sin percance alguno y sorteando todos los agujeros del mundo mundial.





A las 17h, con puntualidad inglesa, alcanzamos nuestro destino: hotel Princess de Tsibirihina. Las habitaciones son como bungalows con su porche particular. Nos asignan uno de 2 habitaciones, una doble y otra triple. Cenamos en el restaurante del hotel, pruebo la carne de cebú, muy sabrosa. A la hora de pagar pretenden cobrarnos además de la cena el desayuno. Explicamos que tenemos habitación y desayuno pagados por la agencia contratada y, después de varias gestiones, todo se aclara. Nos retiramos, que mañana a las 9h volvemos a coger el 4x4 dirección a la Avenida de los Baobabs.

Sábado, 23 de julio

Amanece un día soleado y caluroso. Desayunamos en el mismo hotel y salimos puntuales hacia la Avenida de los Baobabs. Nos detenemos a almorzar en Mahabo, dónde se celebra un mercado de cebúes. Hay más de un centenar. El cebú es símbolo de riqueza en Madagascar, cuántos más cebúes se poseen más rico se es. Hemos visto grupos de jóvenes armados con escopetas por la cuneta de la carretera y Nancy nos cuenta que seguramente se ha producido el robo de algunos cebúes y los andan buscando. Es tradición en algunas de las 18 etnias del país que el novio para poder casarse debe robar un cebú.


Almorzamos en un restaurante malgache donde encuentro, en la pared, un póster del primer equipo del Barça.



Después de comer, de nuevo carretera para llegar antes de la puesta de sol. Llegamos muy temprano, somos los primeros turistas. Recorremos la avenida acompañados de 3 niñas que piden dinero, galletas, caramelos. En lugar de dinero pienso que estaría bien darles alguna galleta y les preguntamos donde puedo comprar. Al inicio de la avenida enfrente del parquing de vehículos hay unas paraditas, compro 4 paquetes y en segundos estamos rodeados de más de 20 niños y niñas. Intento organizarlos en fila para repartir las galletas, empezando por los más pequeños, pero es misión imposible. Después de repartir el primer paquete optamos por entregar el resto a una mujeres adultas para que se encarguen ellas. Nos quedamos para supervisar que lo hagan.

Se acerca la hora y cogemos posición para poder tomar las mejores instantáneas. En este momento los turistas presentes son numerosos y de diferentes nacionalidades. Llegada la hora la imagen es preciosa, la silueta inmensa de los baobabs recortada sobre el horizonte de colores anaranjados. Con el objetivo cumplido, imágenes varias en la cámara, nos dirigimos hacia Morondava.


Llegamos al hotel (hotel Maeva) y nos encontramos con la mala noticia, al mismo tiempo que sorpresiva, de que ni guia ni conductor disponen de habitación en nuestro hotel, ni posibilidad de conseguir en cualquier otro, está todo ocupado. Dado que nuestra habitación es para tres personas le decimos a Nancy que se quede con nosotros e intentamos solucionar lo del conductor. Sin solución a la vista nos vamos los cuatro a cenar disfrutando de una agradable velada.



Domingo, 24 de julio

Hoy nos dirigimos hacia el norte para acercarnos a los Tsingys de Behamara. El trayecto es duro, empleamos unas 8 horas en recorrer los 250 km que hay hasta Bekopaka. Se circula por una pista de tierra que parte desde Morondava pasando por la avenida de los baobabs. Como en todo el recorrido realizado, nos cruzamos con gente que se desplaza andando, gente en carretas tiradas por cebúes, camiones que van o vienen de Belo Sur, a orillas del río Tsiribirihina, pequeños poblados,..... Antes de salir de Morondava, Nancy y yo compramos agua en uno de las tiendas de la calle.

Llegamos a Belo tras cruzar el río en un transbordador muy peculiar y artesano. Comemos el menú en el restaurante del hotel Karibo, acondicionado y montado de cara al turista. Por primera vez nos topamos con viajeros españoles. En esta ocasión Mamy y Nancy no comen con nosotros.

Tras la comida emprendemos la ruta dirección Bekopaka donde nos alojaremos. La pista en este segundo tramo está mucho peor y el avance es lento. De nuevo cruzamos un río (el Manambolo) en transbordador malgache ya muy cerca del destino. En la otra orilla Nancy y Mamy se dirigen a las oficinas a gestionar la compra de entradas y vuelven acompañados de quien será nuestro guia al día siguiente en el parque. Es Toky, un muchacho que habla algo de español, que está aprendiendo con libros. Lo encuentro fascinante, porque además de español también está aprendiendo italiano y alemán de la misma forma. Parece simpático y es el único guia de este PN que habla español y tiene mucho interés en practicar su aprendizaje con los turistas que visitamos el país.





Nuestro hotel es L'Orchidée de Behamara, un pequeño resort al estilo dominicano, salvando las distancias (no hay playa, ni pulserita de todo incluido....). Cena en el hotel, encargamos la colada (por primera vez) y mañana visita a los Tsingys, visita muy esperada.

Lunes, 25 de julio

Llegó el día. El despertador suena a las 5:15h, hemos quedado a las 6:30h en la recepción del hotel. Hoy la pista es mucho peor que la del día anterior. Hay 17 km hasta el PN pero se necesitan entre 1h45' y 2h para recorrerlos. Realmente exasperante. Pero las vistas valen la pena. Un recorrido de unas 3 horas, vemos los primeros lémures, nos adentramos en alguna gruta, recorremos vías ferratas para alcanzar les Grands Tsingys, una maravilla de la naturaleza.



Atravesamos un puente colgante por encima de ellos. Por estos lares nos encontramos por primera vez con 2 turistas catalanas.


De vuelta a Bekopaka comemos en un restaurante malgache que los viernes tiene sesión de karaoke, pero hoy no es viernes, que lástima!! Regresamos al hotel cada uno con un recuerdo: corte en la mano y golpe en la rodilla.


Martes, 26 de julio

Recogemos todo y vamos a recorrer en piragua la garganta del río Manambolo, junto a Nancy y Toky. Experiencia muy relajante. Se visitan dos cuevas donde se aprecia la formación de estalagmitas y estalactitas y al final una tumba sagrada que se distingue por tres calaveras que se ven desde el centro del río.


Volvemos a la orilla para iniciar la visita al Petit Tsingy. En esta ocasión la excursión es mucho más sencilla pero no menos atractiva, deambulamos entre estas increíbles formaciones y vemos más lémures y un camaleón.


Al finalizar la visita cruzamos en piragua el río para encontrarnos con Mamy que ya lo ha cruzado con el coche mientras nosotros estábamos realizando las visitas, y comemos en una especie de "colmado" donde según dice nos preparan pescado fresco. Hay una mujer, de la cual es difícil saber la edad, que pregunta a Nancy si alguno de nosotros es médico. Tiene una gran quemadura en el brazo que se está tratando con plantas (medicina tradicional en este lugar, dónde la asistencia médica es difícilmente accesible por las terribles comunicaciones), pero que después de varios días le sigue doliendo persistentemente. Tras degustar un par de tilapias, recien pescadas, a desandar los 100 km que separan Bekopaka de Belo Sur Tsiribihina, dónde hacemos noche.



Miércoles, 27 de julio

Salimos del quizás peor hotel en el que hasta ahora nos hemos alojado, después de tomarnos un desayuno continental con tortilla incluida.

Visita a la Reserva Kirindy para ver al famoso Fosa -una especie de felino que se zampa a los lémures-, vemos un par de lémures de tipo marrón y un grupito de 4 del tipo bailarín echándose la siesta, y una de ellas con una cría en su regazo. Alrededor del restaurante el guía del parque consigue que el fosa se muestre y todos los turistas que en ese momento se encuentran por los alrededores aprovechan para realizar sus instantáneas.


Comemos en el restaurante de la reserva y continuamos viaje en dirección a Morondava parando a fotografiar el Baobab Sagrado y los Baobabs Enamorados.


Llegamos a Morondava y en esta ocasión nos alojamos en otro hotel, el Sun Beach, bastante mejor que el Maeva y regentado por un tipo que le da un poco al castellano, con pinta de tejano por su acento (idéntico al de los americanos cuando hablan español) y su constitución física (sólo le falta el sombrero de cowboy). El patrón nos informa de los habituales cortes de luz en la ciudad y de que cuando esto sucede él dispone de un grupo electrógeno, que activa sobre las 5 de la mañana en el momento que los turistas empiezan a levantarse para que no falte ni luz ni agua caliente. Todo un detalle. En esta segunda ocasión en Morondava, Nancy y Mamy han conseguido habitación. Menos mal!.

Hemos invitado a Nancy y Mamy a cenar con nosotros en el mismo lugar dónde estuvimos a la ida pero sólo se ha presentado Nancy y además no la hemos podido invitar, ha cenado con nosotros pero no ha dejado que le pagáramos la cena. A veces es complicado transmitir lo que realmente quieres, hemos de evitar estos malos entendidos. Volvemos a disfrutar de un copioso plato de gambas preparado de forma diferente pero igual de riquísimas.



Jueves, 28 de julio

Hoy nos esperan alrededor de 500 km para llegar a Antsirabe, dónde estaremos un par de noches. El camino se presume largo y lo iniciamos sobre las 7 de la mañana. Antes de abandonar Morondava, Mamy llena el depósito del 4x4.

Hemos dejado atrás los caminos de baches, piedras, y ahora circulamos por la RN4, se supone una carretera nacional, que en algunos tramos está muy descuidada. El paso por varios pueblos/ciudades, cercanos a Morondava, hace que no se pueda correr mucho en un inicio.


A las 3 horas de viaje nos topamos con un accidente en la carretera, hay un par de 4x4 que trasladan a turistas, una moto y un taxi-brousse, que es el vehículo más damnificado...... y con Olivier que se acerca a nuestro 4x4, habla con Mamy y nos saluda efusivamente. Continuamos nuestro trayecto, parando a comprar unos plátanos a una familia apostada al final de uno de los puentes que cruzamos, 500 ariary 8 plátanos. Nos detenemos a comer sobre las 14:15 h en un 'hotely' malgache dónde por primera vez pruebo costillas de cerdo, que están espectaculares, acompañadas como siempre por arroz. Estamos a solo dos horas de Antsirabe.

Llegamos a Antsirabe pasadas las cuatro y media de la tarde. Nos dirigimos directamente al hotel, Hotel H1, quizás hasta ahora el mejor hotel en cuanto a prestaciones ofertadas y el tipo de decoración. Supongo que el hecho de que se inaugurara hace sólo dos años, en el 2014, es el motivo.

Esta noche hay antojo de pizza y, tras descansar un buen rato en la habitación y deshacer el equipaje dado que vamos a pernoctar un par de noches, salimos en búsqueda de una pizzeria.

Previamente hemos seleccionado la ropa a lavar y en una bolsa la hemos entregado en la recepción del hotel.

Son las siete de la tarde y la oscuridad invade las calles. Estas siguen plagadas de gente, pousse-pousse, motocicletas, coches, taxi-brousses,..... Con poca iluminación un sentimiento de inseguridad te invade, los sonidos de bocinas, los haces de luz, te advierten de la aproximación de alguno de aquellos medios de transporte. Muchachas de no más de quince años haciendo la calle esperando captar algún cliente, gentes sentadas en la acera dónde parece que pasaran la noche,... el ambiente es bastante desolador.

Mamy nos recomienda una pizzeria que se encuentra a 10 minutos del hotel. Se trata de un local muy concurrido, sobre todo por turistas. Nos acompañan hasta la misma. Tenemos suerte, aunque está a tope, hay una única mesa libre. Una vez situados, Nancy y Mamy nos dejan. Pedimos una pizza cada uno, un carpaccio de pescado ahumado para compartir de entrante, la bebida, una cerveza y una botella de agua de litro y medio, y un yogurt de la casa, todo por 52.000 ariary, unos 15€. Recomendable por la relación calidad/precio.

Viernes, 29 de julio

Hoy no hemos madrugado. Antes de sonar el despertador nos hemos levantado y aseado. Y a las 8:15h estábamos en el restaurante del hotel dispuestos para desayunar. El servicio ha sido muy lento, hemos coincidido en la mesa con militares del ejercito de Madagascar que se están alojando en el hotel y con los que hemos cruzado alguna palabra en francés y español.

También han desayunado en el hotel Mamy y Nancy. Pasadas las 9h Mamy se ha ido a revisar el 4x4 y tenerlo listo para la ruta del sur, mientras que Nancy nos ha llevado de recorrido por la ciudad con visitas incluidas a un taller de juguetes en miniatura y bordado de tejidos, otro de trabajo del cuerno de cebúes y un tercero de labor sobre la infinidad de piedras que se pueden encontrar en el país. Evidentemente hemos adquirido un souvenir en cada taller.







Aprovechamos para sacar efectivo en un cajero automático y regresamos al hotel a descansar.

Sábado, 30 de julio

A las 8h nos encontramos con guía y conductor. Desayunamos fuera del hotel y, al igual que el día anterior, el servicio es bastante lento. Encima no nos sirven lo pedido pero en el momento del cobro pretenden cobrarlo. Advierto a Nancy de esta circunstancia para que esté en alerta.

En este tiempo Mamy ha aprovechado para repostar. Salimos sobre las 9 en dirección a Ranomafana. A unos 90 km de Antsirabe hacemos parada en Ambositra -capital de la artesanía- para apreciar el trabajo de la madera y hacernos con algún detalle.

Hoy es sábado y coincide con inicio del periodo de vacaciones por lo que hay gente por doquier. En el recorrido por las diferentes tiendas de artesanía nos encontramos con una pareja de turistas españoles, la chica es de Matadepera (ya es casualidad!!). Nos pateamos entre 5-7 tiendas y finalmente retrocedemos a la segunda, en la que estaban los precios marcados, para adquirir los diferentes souvenirs.

A continuación y antes de proseguir el viaje buscamos lugar para comer, el primer intento es fallido y el segundo, con un poco de suerte, encontramos mesa. Hay taxi-brousse por todas partes y es la hora del almuerzo malgache, consecuentemente todo está muy lleno. Tras la comida emprendemos la marcha, ya sólo quedan unos 150 km.


Llegamos a destino pasadas las 5 de la tarde, tras alguna parada para sacar instantáneas al paisaje que vamos atravesando. El hotel es Le Grenat, con habitaciones como pequeños bungalows. La zona no dispone de electricidad desde el día anterior por lo cual no hay agua caliente; la ducha deberá esperar.

Cenamos en el Hotel-Restaurante Manja (propiedad de parientes de Mamy) a la luz de las velas, en un ambiente muy acogedor y romántico acompañado por la música de la guitarra de Mamy, todo un artistazo!! Antes de la cena conocemos a quien será nuestro guía local en Ranomafana, Gui. Quedamos con él al día siguiente sobre las 7:30h.

Domingo, 31 de julio

Visita al Parque Nacional de Ranomafana. Se trata de un entorno húmedo y muy frondoso. Los lémures que pueden verse se encuentran a mucha distancia, en lo alto de los árboles y es difícil conseguir una buena foto. Nos hemos topado con una familia de españoles, pareja e hija, a quienes las sanguijuelas les han saludado efusivamente, llevan heridas en los tobillos. La excursión ha durado unas 3 horas y pocos lémures hemos visto.


La visita nocturna ha sido una experiencia curiosa. Muchos turistas apostados a lado y lado de la carretera a la espera de que oscureciera totalmente, y apareciera el lémur más pequeño que existe. Se ha hecho esperar pero finalmente, y por un período muy corto de tiempo, hemos alcanzado a verlo. Después de esto, todos los turistas nos íbamos agolpando, cámara o teléfono en mano, en el momento en que alguno de los numerosos guías locales avisaba del avistamiento de algún bicho nocturno, rana, camaleón, lagarto, ....


Cena en el Manja, en esta ocasión con luz eléctrica, comida ligerita y vuelta al hotel andando.

Lunes, 1 de agosto

Abandonamos Ranomafana sin prisa alguna puesto que nuestro destino se encuentra tan solo a unas 4 horas. En el trayecto nos detenemos en Fianarantsoa, la segunda ciudad más grande de la isla, visitamos un laboratorio fotográfico dónde descubrimos infinidad de visiones distintas de este encantador país plasmadas en preciosas reproducciones. Subimos a un mirador desde el cual contemplamos vistas magníficas de toda la ciudad.


Proseguimos nuestro camino y pasadas las 13h llegamos al hotel en Ambalavao. Es un lugar paradisíaco, podría muy bien tratarse de un resort del Caribe. Tomamos la habitación y nos acercamos al centro, el hotel se encuentra a la entrada, para disfrutar del almuerzo. Aunque la comida estaba muy buena, han tardado en servirla más de una hora!! Además ha habido un mal rollo entre la camarera y Mamy. Después del almuerzo hemos visitado un taller dónde trabajaban la seda y luego nos hemos acercado a la plantación de viñedos para seguir el proceso de elaboración del vino gris, pero estaba cerrado.


Cabe decir que hoy ha sido el día de las historias, anécdotas y chistes. Casi una competición entre Mamy y Víctor durante el trayecto en coche, que ha tenido su continuación durante la cena. Nos hemos reído un montón.

Regreso al hotel y cena en el mismo, los cuatro juntos. Antes de la cena hemos quedado para el planning del día siguiente y disfrutamos de la música malgache con Mamy, su guitarra y la voz de Nancy, verdaderamente son enamorados de la música.

Martes, 2 de agosto

Hoy toca visita a la reserva de Anja. Tengo muchas expectativas, por los comentarios y vivencias de otra gente.

Nada más entrar en la reserva está abandonando la misma la pareja de Matadepera. Que nos comentan que lo lémures están muy activos y divertidos. La cosa promete!.


La primera 'bestia' que vemos es un camaleón, de tamaño nada despreciable. Pero a los pocos minutos el ojeador que nos acompaña avisa de la presencia de lémures. Nos acercamos y van apareciendo 2, 3, 4..... Es una gozada, además a nivel del suelo, no como hasta ahora que los veíamos en lo alto de los arboles. Disfrutamos como enanos, sacando fotografías, filmando, etc.... Cada vez que se ve uno, al momento hay 3 o 4 alrededor, los de ésta especie (el de cola anillada) no son huidizos como los de los otros parques, éstos están acostumbrados a la gente. Escalamos a un pequeño montículo desde el que se tienen unas magníficas vistas.




La verdad es que para mí, hasta el momento, se trata de la mejor excursión. Al cabo de unas tres horas abandonamos la Reserva de Anja.

Visitamos un taller dónde fabrican papel y comemos en un restaurante malgache. Antes de regresar al hotel paseo por el enorme mercado de Ambalavao. Vuelta al hotel para descansar unas 3 horitas y disfrutar luego de un rato en un karaoke malgache.


En el karaoke pedimos una botella de vino blanco malgache y Mamy unas brochetas de cebú con salsa de cacahuetes, están para chuparse los dedos!! Nancy, mientras, ha pedido dos canciones para cantar; una de ellas La Bamba. Interpreta la primera canción, en francés. Tiene una bonita voz y entona a la perfección. Se acerca la hora de la cena y parece ser que no tienen la canción de La Bamba, por lo que nos levantamos y vamos a la barra a pagar. En éstas que se oyen los compases de La Bamba y un chavalín le entrega a Nancy el micrófono. A dúo nos lanzamos a cantar la canción en español a pesar de que la letra que sale en pantalla está en francés. Los lugareños no entienden nada, pero al acabar nos despiden con saludos entre italiano y español. Ha sido una grata experiencia.


Miércoles, 3 de agosto

Hoy nuestro destino es Isalo, más bien Ranohira, dónde nos alojaremos para acometer el asalto al Parque Nacional de Isalo al día siguiente.

Antes de abandonar Ambalavao visitamos el mercado de cebúes que tiene lugar cada miércoles en esta localidad. Es increíble la cantidad de reses que pueden verse deambulando alrededor, al igual que la cantidad de niños y niñas que se nos acercan con cualquier pregunta, para acabar pidiendo.


En el trayecto nos detenemos a almorzar en Ihosy, en el restaurante Nirina. Entramos y no hay ninguna mesa ocupada. En un momento, mientras nos sirven, el restaurante se llena. Entre las personas que entran, un grupo de 3-4 catalanas, que al saludarlas con un 'hola', han identificado mi arraigado acento catalán (me sorprende).

En el trayecto hasta Isalo, atravesamos una espectacular planicie. Pasadas las 14:30h estamos ya en el hotel Orchydée d'Isalo.


Ubicados en la habitación y tras breve descanso nos encontramos con Nancy y Mamy en un bareto, frente al hotel, tomando birras con unos colegas. Nos sentamos con ellos y los acompañamos con sendas birras. Conocemos a Gerónimo, guía local que habla español y que además es guía nacional con Olivier. En esta ocasión tiene un grupo de 4 catalanes de IndigoBe por lo que no será nuestro guía local, en su lugar nos acompañará Daniel. Pasamos un muy buen rato escuchando los chistes de Gerónimo en castellano. Por lo que nos cuenta Nancy, como Toki ha aprendido el español a través de libros. Llega la hora de cenar y lo hacemos en el restaurante del hotel, los dos solos. Como hay wifi aprovechamos para enviar algún mensaje, ver movimientos en mail y facebook, y descargar prensa.



Jueves, 4 de agosto

A las 8:30h, tal como habíamos quedado el día anterior, nos recogen en el hotel para el trecking por el Parque Nacional de Isalo. El parquing del parque está a unos 3 km de Ranohira.

La caminata empieza y a la hora nos encontramos en la zona en que nos esperará el picnic al final de la excursión. En este lugar nos detenemos ya que está lleno de lémures paseándose como si nada. Los hay de cola anillada, de color pardo o marrón y por primera vez vemos al lémur Sifaka, parecido a copito de nieve. Éste, a diferencia de los otros, está apostado en un árbol y no se mueve en absoluto, es perezoso por naturaleza.


Continuamos la marcha a través de un cañón disfrutando de un paisaje único. Tras otra hora de caminata alcanzamos las dos piscinas naturales conocidas con el nombre de Dark y Blue Pool, por el color de sus aguas. La Dark Pool, la que se encuentra más arriba, está completamente a la sombra y el agua está heladísima. Víctor, sin pensárselo dos veces, se zambulle de golpe. Yo me meto hasta las rodillas y desisto, está tan fría el agua que hace daño. No rehuso por eso zambullirme en la Blue Pool, a la que en el momento en que llegamos ya la invaden los rayos del sol. Un baño muy agradecido después de 2 horas de excursión. Cuando salgo del agua empiezan a llegar otros turistas. Hemos tenido suerte, toda la piscina para nosotros.


Antes de dirigirnos a devorar el picnic que nos tienen preparado pateamos unos 900 metros hacia arriba para ver la Cascada de las Ninfas.

Degustamos el picnic, consistente en una ensalada de vegetales, brocheta de cebú con el tradicional arroz y guayaba de postre. En el transcurso del almuerzo un simpático lémur nos 'pispa' una rebanada de pan huyendo hacia las ramas altas a disfrutar del manjar.

Regresamos al hotel a descansar antes de acercarnos a la ventana de Isalo para ver la puesta de sol. Se encuentra a unos 17km de Ranohira. Nos avisa Nancy del peligro de quedarse solos por la proximidad de un poblado no muy amigable que ataca a los turistas, y recomienda que en caso de que haya poca gente hagamos la foto y abandonemos el lugar enseguida. Por suerte hay más de 10 vehículos todo terreno por lo que pacientemente esperamos a que se ponga el sol para conseguir la instantánea. Mientras, van apareciendo más turistas. Llegado el momento, 3,4,.....,7,8 fotos y a cenar, que mañana hay que madrugar.




Viernes 5 y Sábado 6 de agosto

Estos dos días toca paliza de coche. El primer día Ranohira-Ambositra y el segundo Ambositra-Andasibe.

El viernes salimos de Ranohira bien temprano y nos detenemos en Fianarantsoa a comer, dónde es fiesta y están algunas calles cortadas. Llegamos a Ambositra cuando empieza a anochecer. El hotel es bastante peculiar, a mi me gusta. Las habitaciones son cabañas y el restaurante está cuidadosamente decorado.

Mañana hemos de volver a madrugar para llegar a Andasibe previo cambio de coche y chófer en Antananarivo. Es una lástima, pero Mamy no seguirá con nosotros.

Salimos a las 7h de Ambositra y sobre las 9:30h estamos cruzando Antsirabe. Es sábado y entre los mercados de los pueblos que vamos atravesando y el tráfico de vehículos y personas en la carretera no avanzamos lo que debiéramos para llegar a Antananarivo a las 12h.

Como nos prometieron, nos detenemos en el restaurante de Manolo, español casado con una mujer malgache que lleva once años viviendo en Madagascar, y al que conocimos a través del programa 'Españoles por el mundo'. Ha sido un instante, solamente para saludarle como compatriota, ya que no disponíamos de más tiempo. Nos hubiera gustado poder departir con él junto a una cervecita bien fría y degustar la especialidad de su restaurante, la paella, faltaría más!


Llegamos a Antananarivo pasadas las 12:30h. El cambio se realiza en la misma gasolinera en la que el primer día de ruta nos detuvimos a comprar agua. Allí nos espera Andry con un nuevo 4x4.


Nos despedimos de Mamy con gran pesar ya que juntos nos hemos divertido mucho. Un gran profesional y mejor persona.


Proseguimos el viaje con Nancy y Andry. Comemos sobre las 14:30h, tarde para lo que acostumbramos. Llegamos al hotel de Andasibe sobre las 16:30h.

Nancy no dispone de habitación y como en nuestro bungalow hay camas sobrantes, le ofrecemos una.

Domingo, 7 de agosto

Hoy tenemos doble sesión de reservas, por la mañana Analamazaotra y por la tarde Vakona. Ambas se encuentran en el Parque Nacional de Mantadia. En este parque se puede ver el lémur Indry, el de mayor tamaño de la isla.

Vamos andando desde el hotel hasta la reserva dónde, como siempre, Nancy gestiona el tema de entradas y guía local. Antes del inicio de la visita le prometo al guía 10.000 ariary, si consigo una buena foto de un lémur Indry, su respuesta es: 'No os lo puedo prometer pero haré todo lo posible para ello'. Realmente se esfuerza. Consigo más de una foto y al finalizar la visita le doy su billete, bien merecido!.



Paseando por la reserva en busca de otros lémures y apreciando la diversidad de flora endémica de esta isla nos topamos con un ritual curioso. Un hechizero-curandero y sus seguidores en un acto creyente de bendición pidiendo deseos para el futuro.


En la reserva Vakona el guía lleva plátanos para atraer a los lémures, pequeño truco que tiene su recompensa, y en todo momento te encuentras rodeado de esos animalitos simpaticones. Con esta estrategia logra que el lémur se pose en mi hombro y juguetee conmigo a la espera de poder "catar" un pedacito de plátano.


También, entre asombrados e incrédulos, podemos apreciar en lugar acotado más de cuarenta cocodrilos del Nilo. Son enormes e inspiran mucho miedo y respeto, y eso que están echándose una siesta!



Lunes 8 y Martes 9 de agosto

Emprendemos ruta hacia Tamatave para alcanzar nuestro último destino (Isla de Sainte Marie), antes de regresar a la capital, de vuelta a casa. Hacemos noche en esta localidad dónde localizamos un restaurante en el que cenamos embutidos diversos así como variedad de quesos. El dueño es hijo de españoles, su padre era de Barcelona.


Madrugamos. Son las 5 de la mañana y está lloviendo. Preparamos las maletas y antes de las 6 estamos listos para el desayuno. A las 6 y media nos vienen a recoger Andry y Nancy.

Abandonamos Tamatave bajo la lluvia en dirección a Mahambo, donde hemos de tomar el barco que nos lleve a la isla de Sainte Marie. Llegamos sobre las 9h y ahí nos encontramos en el momento crítico del viaje.

Bajo unos toldos se encuentra una persona que va registrando a todos los pasajeros con su reserva hecha para el pasaje en el barco, que tiene prevista su salida a las 10h. Nancy descubre que no estamos en la lista de pasajeros, a pesar de que Olivier hizo la reserva y Andry, el día anterior en Tamatave, verificó la misma con llamada telefónica a la oficina de la empresa que opera este barco, 'el Cóndor de Mahambo'.


Pasa el tiempo y el caos invade el lugar. En nuestra misma situación se encuentra una pareja de italianos, su guía también verificó la reserva el día anterior con la oficina del operador. Van llegando pasajeros con reserva confirmada, que son registrados en una nueva lista con los documentos identificativos y realizando los pagos correspondientes. Todo esto en unas condiciones nada adecuadas: un banco como mesa de escritorio, rodeado de personas que exigen que se les registre, otras ya registradas que se protegen de la lluvia bajo el toldo,.... Entre todos los pasajeros hay una pareja de Barcelona que ya tienen su billete desde las 8 de la mañana.

Pasa el tiempo y el nerviosismo se apodera de Nancy ya que, por esta mala organización de la empresa operadora, todo nuestro programa se puede ir al garete si no logramos embarcar. Antes de las 11 nos registran y nos expiden, a mano, el correspondiente billete. La capacidad del barco es para 100 pax y embarcaremos 130.


El embarque también es una aventura. Una lancha de capacidad para 30 personas nos trasladará desde la playa al barco, fondeado a 100 metros de la orilla aproximadamente. Primero cargan los equipajes y han de realizar más de 3 viajes, ya que en uno transportan 2 motocicletas.


Llega el traslado de las 130 personas, que se realiza bajo la lluvia y en 5 viajes. Nosotros vamos en el cuarto y caladitos hasta la médula. En definitiva, son las 13:50 horas y el barco, por fín emprende ruta hacia la isla.

El Océano Índico está algo agitado, por consiguiente mareo y vomitera asegurados. Efectivamente, después de varios pantocazos, lo poco que tenia en el estómago se desvive por abandonar mi cuerpo y utilizo en dos ocasiones las bolsas que gentilmente la tripulación ha repartido entre el pasaje.

Por fin desembarcamos en Sainte Marie, los equipajes se recuperan a mano alzada cuando la tripulación muestra tu maleta. Allí nos recoge un taxi enviado por el hotel Maningory que nos lleva hasta la zona de piraguas, al sur de la isla dónde nos espera una lancha que nos traslada al hotel en la isla Aux Nattes. Llegamos al hotel pasadas las 17:30h.


Nos alojamos en un bungalow pero al día siguiente nos cambiarán a otro en primera línea de mar.

Después de la odisea cenamos y nos acostamos temprano, ha sido un día largo y pasado por agua.

Miércoles, 10 de agosto

Dormimos a pierna suelta y nos levantamos sobre las 8. Vamos a desayunar y después del desayuno nos cambiamos de bungalow. El cambio es a mejor y pisando la arena, ¡¡una pasada!!. Ha estado lloviendo torrencialmente durante una hora y después ha salido el sol.



Jueves, 11 de agosto

Estoy como una sopa. Tomando Ibuprofeno para combatir el malestar. Hoy ha amanecido un día soleado y vamos a aprovechar para descansar y tomar el sol, a ver si supero este resfriado y mañana podemos dar la vuelta completa a la isla.

Durante el desayuno hemos tenido visita. Unos lémures se han colado dentro en busca de algo que meterse a la boca. Ha sido divertidísimo.


Viernes, 12 de agosto

Hace un día estupendo, por lo que decidimos dar la vuelta a la isla. Así que una vez desayunados empezamos a andar por la orilla, dirección sudoeste. Es una experiencia super relajante. Prácticamente en soledad. Al llegar al recodo dónde se supone debe estar el punto más al sur de la isla, nos topamos con una piragua y dos 'vazahas', son la pareja de catalanes (la chica de Matadepera), nos saludamos, intercambiamos pareceres y continuamos nuestra 'singladura'.




Vamos pasando algún que otro hotelito y llegamos al sur, dónde están ubicados los hoteles 'Les Lemuriens' y 'Le Paradise'. En éste el dueño nos saluda y nos explica que está cerrado por reformas y abrirá en unos dos meses. Charlamos chapurreando un poquito de francés y otro de inglés. Parece ser que la parte este de la isla no es transitable por la orilla y nos muestra el camino a seguir, que nos lleva al faro si giramos a la derecha, desde dónde dice se puede disfrutar de unas maravillosas vistas, y siguiendo se llega al pueblo, desde dónde se puede seguir camino hacia el este para retomar la orilla.

Así que nos adentramos por el camino al interior de la isla, parece la selva, mucha vegetación y frondosa. Vamos avanzando, llegamos a un asentamiento de chabolas y en un cruce hay una señal indicadora, el faro hacia la derecha. Tomamos el camino a la derecha y nos adelanta un señor en bicicleta, no sabemos de dónde ha salido. Pero metros más adelante, cuándo ya divisamos a lo alto el pequeño faro, se baja de la bici, se identifica como el 'guardián del faro' y nos viene a contar que no se puede acceder si no se paga. Yo me detengo y Víctor continúa, el señor se adelanta, apresuradamente, y coloca su bici atravesada en el camino impidiendo nuestro avance. Total que nos damos media vuelta después de decirle, en castellano y de forma reiterada, que lo denunciaremos, ....., jaja, a quién?

Retrocedemos hasta el cruce y continuamos por el camino dirección este. Alcanzamos la orilla y la recorremos hacia el norte, superando algún que otro escollo que nos obliga a seguir por camino interior. De esta manera llegamos al restaurante Chez Tity, que según las guías ofrece platos sobre los 12-15 mil ariary. Degustamos unos 'calamars a l'ail avec pommes de terre frites' y unas brochetas de pescado con arroz, acompañados de una cerveza Queens de 65 cl. Como es habitual por estos lares, la espera se hace eterna, realmente el 'Mora Mora' cuando vas a un restaurante es aplicable al 100%.

Seguimos el recorrido a la isla y nos zambullimos en la zona norte, en el canal que separa la pequeña isla de la de Sainte Marie. Tras este baño llegamos al hotel y descanso bien merecido tumbados frente a nuestro bungalow hasta la fantástica puesta del sol.







Sábado, 13 de agosto

Nuestro último día en la isla! Mañana el vuelo hacia Antananarivo tiene programada su salida a las 14:35h. Saldremos del hotel a las 12h para llegar con tiempo, realizar la facturación y conseguir las tarjetas de embarque. Espero con ansias ver las instalaciones del aeropuerto de la isla de Sainte Marie.

Dedicamos el día a zanganear, tomar el sol, chapuzón va chapuzón viene, leer y escribir. Auténtico relax.

A la hora de comer he entablado conversación con mi hermana (Sara) a través de Facetime, de esta manera nos hemos visto y le he enseñado el restaurante del hotel, nuestro bungalow y la playa.

Por la tarde-noche se ha montado una especie de 'meeting' de diferentes hoteles de la Isla de Sainte Marie, dónde hacen una valoración de las salidas de avistamiento de ballenas, durante la semana. Pasan fotos y explican la cantidad de ejemplares oteados, el tipo y alguna que otra anécdota de sus turistas. Todo ello acompañado de comida y bebida. Por la noche han continuado con música y una hoguera en la playa. No sabemos como acabó ya que, como ha sido costumbre estas vacaciones, a las 21:30h estábamos en cama.

Domingo, 14 de agosto

Amanece lloviendo. Nos tememos lo peor, otro día pasado por agua, como el día que llegábamos a la isla. Pero no. Ha dejado de llover y el trayecto desde la isla Aux Nattes a la de Sainte Marie lo llevamos a cabo bajo ténues rayos de sol.



Sorprendentemente el edificio del aeropuerto es moderno, inaugurado en octubre del 2015. Pero aún no está del todo automatizado.

El avión, bueno, avioncito, que nos ha de llevar hasta Antananarivo llega procedente de la isla de La Reunión. Aterriza en tiempo en Sainte Marie y despegamos 10 minutos antes de la hora programada, las 14:35h.


El vuelo apenas dura una hora pero la recogida del equipaje en el aeropuerto de Antananarivo se hace de rogar. Finalmente nos reencontramos con Nancy sobre las 16h. Viene acompañada de nuevo conductor.

Dada la hora nos acompañan al hotel Sakamanga, dónde pernoctaremos nuestras dos últimas noches en Madagascar.


Quedamos el día siguiente a las 10h para dar una vuelta por la ciudad.

Lunes, 15 de agosto

Puntualmente nos recogen en el Sakamanga y pasamos el día visitando la ciudad. Desde la zona alta se tienen unas bonitas vistas. Bajamos hasta el mercado en el centro y lo recorremos paseando. Es día festivo y en la plaza delante del ayuntamiento hay todo de actividades para los más pequeños.


Continuamos paseando hasta llegar a la estación de ferrocarril de Antananarivo. Lo de estación es un decir ya que no está en funcionamiento. No se dispensan billetes y el acceso a los andenes está cerrado. En el vestíbulo, de lo que antaño sería una estación tradicional, se han instalado negocios: agencia de viajes, tienda de souvenirs, operadora de telefonía,.... Y justo al lado un restaurante, 'Le Café de La Gare'.


En este restaurante comemos por última vez con Nancy y damos por finalizada la visita a la ciudad.

Martes, 16 de agosto

Llegó el día, 'the last day in Madagascar'.

Puntualmente a las 10h nos recogen en el hotel. Tal como quedamos vamos a comprar algún cd de música malgache y de camino al aeropuerto nos detenemos en el mercadillo del Digue para comprar los últimos recuerdos. Descubrimos un grupo de chavales que con materiales reciclados se han fabricado artilugios con los que tocan música, es sorprendente!.


Pasadas las 13h llegamos al aeropuerto y nos despedimos de Nancy.

Comemos y nos disponemos a facturar el equipaje. Hay tremendas colas y personal de aeropuerto, identificados con chalecos, que te llevan hasta los mostradores de facturació a cambio de 10€. Al llegar al mostrador facturamos pero la cinta transportadora no funciona. Llegarán las maletas a España? This is the question!!

Toca volver a casa, pero con nosotros nos llevamos una pizca de Madagascar.

Miércoles, 17 de agosto

Después de tiempo muerto de unas 6 horas en el aerpuerto turco de Atatürk, pisamos Barcelona sobre las 14:30h. Cruzamos los dedos para que el equipaje facturado aparezca en la cinta de recogida. La mochila de Víctor no tarda mucho en salir, la recogemos y esperamos mi maleta. Nos quedamos solos y no aparece. Procede gestionar la correspondiente denuncia de pérdida de equipaje en el mostrador de Iberia, responsable del servicio.

Una vez puesta la denuncia comemos en el Lizarran del aeropuerto y después tomamos el tren hacia Terrassa. Llegamos a casa con la esperanza de que la maleta aparezca.

El sábado 20 de agosto nos entregan a domicilio la maleta. Ahora sí, estas maravillosas vacaciones han finalizado. INOLVIDABLE VIAJE!!!
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Casi un mes deambulando por Madagascar.




Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 34 7
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 103 Visitas mes actual: 35 Total visitas: 4105

  Últimos comentarios al diario  Madagascar, inolvidable
Total comentarios 3  Visualizar todos los comentarios

Meha  meha  13/09/2016 17:32   
Buena aventura, aunque supongo que bastante cansado por los desplazamientos tan largos. Gracias por el relato. A mí me ha gustado

Spainsun  spainsun  14/09/2016 00:42   
Que buenos recuerdos: Sakamanga, Chez Tity, Isialo, Ranomafana... Yo lo habria dividido en etapas. Gracias por compartir tu diario y creo que ganaria con algunas fotos mas.

Indamatossi.marta  indamatossi.marta  27/10/2017 11:38
Queremos ir a Madagascar el proximo mes de mayo, y este diario me ha parecido precioso, ademas me ha ayudado a resolver muchas dudas¡¡¡ Te he dejado mis 5 estrellas. Muchas gracias.

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

Foros de Viajes
Pais Tema: Viajar a Madagascar
Foro África del Este Foro África del Este: Foro de África del Este y Central: Kenia, Etiopía, Tanzania, Uganda, RD Congo, Ruanda, Madagascar...
Ultimos 5 Mensajes de 555
312696 Lecturas
AutorMensaje
javierhernandezgarcia
Javierhernandezgarcia
Silver Traveller
Silver Traveller
Mar 19, 2018
Mensajes: 10

Fecha: Lun Jun 24, 2019 10:49 am    Título: Re: Viajar a Madagascar

UPUPA Escribio:
Si pásamelo por fa. He oído hablar de él. Si es lo que masme urge el coche con conductor porque reservar hoteles sin saber cuánto puedes tardar en llegar es un poco locura. Además la mayoría de alojamientos no tienen página web.

+261342176745, dile que llamas de parte de Uly (Javier Hernández), de Huelva. Es un tío muy competente y se adapta a lo que le propongas
UPUPA
UPUPA
New Traveller
New Traveller
Jun 21, 2019
Mensajes: 8

Fecha: Lun Jun 24, 2019 12:04 pm    Título: Re: Viajar a Madagascar

javierhernandezgarcia Escribio:
UPUPA Escribio:
Si pásamelo por fa. He oído hablar de él. Si es lo que masme urge el coche con conductor porque reservar hoteles sin saber cuánto puedes tardar en llegar es un poco locura. Además la mayoría de alojamientos no tienen página web.

+261342176745, dile que llamas de parte de Uly (Javier Hernández), de Huelva. Es un tío muy competente y se adapta a lo que le propongas
jorge-33
Jorge-33
Travel Adict
Travel Adict
Ene 20, 2014
Mensajes: 70

Fecha: Vie Ago 02, 2019 10:42 am    Título: Re: Viajar a Madagascar

Buenos días. Llevo unos días leyendo el foro de Madagascar, porque llevo un par de años queriendo conocerlo, y parece ser que este año va a poder ser posible, tengo 16 días de vacaciones juntos y aunque me gustaría tener alguno mas... Estoy empapandome de todo para tener una idea y organizar mi itinerario, antes de pedir presupuestos a guias/conductores.... Y así de primeras queria hacer 2 preguntas básicas. - ¿Ultima semana de octubre y primera de noviembre es mala epoca, o hace mal tiempo para visitarla? ¿Incluso quizas tuviera que ser las 2 primeras semanas de noviembre? O...  Leer más ...
GasyViajes
GasyViajes
Experto
Experto
Sep 17, 2017
Mensajes: 165

Fecha: Jue Ago 08, 2019 04:40 pm    Título: Re: Viajar a Madagascar

No hay mala epoca para venir aqui en Madagscar la temporada de lluvia solo empieza a mitad de Noviembre,pues en estos hay que descartar ya la zona de pista como ir en los Tsingys de Bemaraha o la ruta de la costa oeste de Morondava hasta Ifaty,sin embargo la zona del Tsingy del Norte en Ankarana esta abierto.
Vuelos internos siempre hay que hacer escala en Tana pues un dia para ir en Tana y otro dia para la otra destinacion y el vuelo es con tsaradia.com/ o con www.madagasikaraairways.com/ unicamente.
Saludos
Golorito
Golorito
Super Expert
Super Expert
Mar 29, 2008
Mensajes: 918

Fecha: Mar Ago 13, 2019 10:57 am    Título: Re: Viajar a Madagascar

Hola foreros viajeros! Tras años de seguir los hilos de Madagascar y no ver nunca el momento de viajar para conocer este maravilloso país y sus lémures en persona, por fin he convencido a mi marido para ir este Octubre. Normalmente solemos organizar la mayoría de los viajes por nuestra cuenta aunque por África vamos pocas veces y solemos ir bastante organizados para despreocuparnos de todo y disfrutar más del viaje. Al final este va a ser uno de estos viajes organizados con agencia así que voy a ver si encuentro hilos de experiencias de esta agencia. Soy consciente de que viajaré más...  Leer más ...
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ







All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad