Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


Berlín: Ich bin eine Berliner katze (Soy un gato Berlinés) -Diarios de Viajes de Alemania- Gattotrips
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: Berlín: Ich bin eine Berliner katze (Soy un gato Berlinés)  -  Localización:  Alemania  Alemania
Descripción: Un viaje histórico turístico no solo para ver Berlín, sino para entenderlo
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:


Etapas 1 a 3,  total 6
 1  2  siguiente siguiente



Etapa: Die Zeitmaschine (La máquina del tiempo)  -  Localización:  Alemania Alemania
Descripción: Toda una declaración de intenciones
Fecha creación: 09/10/2018 16:49  
Compartir: 
Compartir:
Después del reto... y esfuerzo, y tiempo... que me ha supuesto escribir toda la experiencia del que fue mi último viaje por la Costa Este de Estados Unidos, posiblemente el mejor de mi vida, voy a asumir el reto que supone hablar de una forma coherente y ordenada sobre Berlín, el cual ha sido el destino de mi último viaje de placer durante 4 días de la primera quincena de Setiembre.


Hablar de Berlín es complejo porque no supone solo describir una capital en la que ver diversos lugares de interés de una historia europea común más o menos reciente, si no que lo emocionante de Berlín es entender sobre todos estos lugares el contexto de cada época, para así entender el por qué de lo que se está viendo y vivirlo. Esto es algo que hace a Berlín un lugar muy diferente de la mayoría de ciudades europeas, ya que aquí aún se respira historia y se ven las cicatrices de dolorosos eventos no tan lejanos en el tiempo.

Es por ello que si no fuera por esta historia, para mi el componente más importante para vivir y entender Berlín, se podría llegar a pensar que la capital de Alemania es un lugar más bien feo, lleno de parches que no parecen tener mucha relación los unos con los otros, llena de cicatrices visibles testimonio de una turbulenta historia de la que aún no se ha acabado de recuperar esta ciudad que siempre parece en construcción y nunca se acaba de terminar del todo, aún con huecos vacíos en las calles donde debería haber edificios, y marcas de metralla y balas en lo que queda de los edificios más antiguos.

Posiblemente un alemán, o un berlinés específicamente en el caso que nos ocupa, que naciera en el año 1900, ha tenido todos los números para disfrutar el dudoso placer de vivir dos guerras mundiales, una república fallida, una dictadura fascista, y según en que lado del muro viviera, otra dictadura comunista hasta el final de los años 80.

Todo lo interesante que se puede hacer y ver en Berlín guarda una estrecha relación con cada una de esas épocas: la monarquía de los Hohenzollern, durante la que el Kaiser Wilhelm II era el rey de uno de los gigantes, las llamadas potencias centrales, la fallida República de Weimar del periodo de entreguerras, el ascenso y caída del Tercer Reich y la Alemania de posguerra dividida en dos bloques irreconciliables enfrentados ideológica y socialmente al Este y al Oeste.

Por ello, más que seguir un orden cronológico de qué hice en esos días o de mis visitas, plasmaré mi viaje en 5 grandes entradas temáticas en las que seguiré cronológicamente los eventos más destacables de cada una, relacionados a su vez con los lugares que he visitado y que a tal efecto describiré. El inicio y fin de cada una de las épocas y entradas relacionadas, se identifica claramente por eventos que tuvieron en su día trascendencia mundial en la más reciente historia del siglo XX tal y como veremos. Estas entradas serán:

Der Kaiser (1870-1918): El Berlín imperial hasta el final de la Primera Guerra Mundial.
Der Führer (1919-1945): La fallida República de Weimar y el auge y caída del Tercer Reich.
Der Jude: (1919-1945): Persecución y holocausto de los judíos de Europa.
Der Kamerad (1946-1989): División de las dos Alemanias, construcción y caída del muro.
Der Berliner (1990-2018): El Berlín de la actualidad.

Solo puedo decir que como apasionado que soy de la historia, sobretodo de la reciente y especialmente de la de las guerras mundiales, es profundamente emocionante visitar un lugar cargado aún de tanta historia, especialmente si se hace además de mano de expertos que profundizan en aspectos temáticos como el Nazismo o la Guerra Fría.

Después de una primera visita que había hecho ya hacía unos diez años con amigos, era mi intención precisamente prepararme para esta especie de viaje temporal temático en el que quería profundizar en lugares y aspectos en los que no me había centrado en mi primer viaje. Es por esta razón que muy a menudo pienso que las segundas veces que se visita un sitio se va ya con las ideas más claras de lo que uno se encontrará y se disfruta más, porque uno es capaz entonces de planificar exactamente lo que quiere ver y hacer.

En mi caso, busqué alguna agencia de guías locales que ofrecieran recorridos temáticos en Berlín sobre las èpocas del Nazismo y Guerra Fría, y los encontré con Vive Berlín de la mano de Víctor, un madrileño que lleva 12 años en Berlín y que gracias a su sensibilidad y dotes de comunicación es posible entender de una forma sublime el espíritu de cada época y lo que supuso para los que la vivieron, por tanto desde aquí no puedo hacer más que recomendar sus servicios. Gracias a él, aprendí cosas tan fascinantes como que Spielberg en alemán significa "montaña de juegos", casi nada.


Moverse por Berlín

Todos los sitios de los que hablaré tienen cerca una estación de tren, metro o autobús. Moverse por Berlín usando el transporte público es muy conveniente y barato, ya que en una misma tarjeta integra la posibilidad de usar todos los transportes públicos diferentes de la ciudad de Berlín e incluso sus alrededores.

Particularmente útil resulta la tarjeta de uso diario de transporte público, que por 7€ permite usar sin restricción de viajes metro, tren o autobús, lo cual la convierte en la fórmula más conveniente para moverse sin tener que estar comprando billetes a cada viaje, y con un coste que con tres recorridos en cualquier transporte al día ya queda amortizado. Las áreas de transporte se dividen en tres regiones, A, B y C, estando casi todos los puntos de interés en las áreas A y B incluidas en el billete de uso diario, siendo la C por ejemplo la del aeropuerto de Schönenberg.

Hay dos tipos de trenes urbanos que se convertirán en tus mejores amigos: el U-Bahn y el S-Bahn. Estos respectivamente se corresponden a los trenes subterráneos o metro de la ciudad, y a los trenes de superficie que circulan por el interior de Berlín y van hasta otras localidades, como Potsdam, Oranienburg o el aeropuerto.


Para prepararse

Para un mayor disfrute y entendimiento de todo lo que se puede ver en Berlín, e interiorizar mejor todo de lo que voy a hablar y describir en las próximas entradas, me gustaría recomendar una lista de películas, series o libros las cuales pienso son imprescindibles para comparar lo que es hoy cada uno de esos sitios y lo que allí se vivió.

A continuación, ordenadas según la época en la que están ambientadas y a la que hacen referencia, e aquí algunas de las obras que considero imprescindibles para prepararse para visitar la capital de Alemania y disfrutarla con un más profundo entendimiento de cada una de sus épocas. Citar todas las innumerables obras que serían de interés sería una tarea inabarcable, pero por lo menos ahí van unas cuantas:

Primera Guerra Mundial

Cañones de Agosto: Libro ganador del premio Pullitzer en donde su autora relata como empezó la Primera Guerra Mundial debido al enrevesado entramado de alianzas entre las potencias centrales.
Feliz Navidad: Narra los acontecimientos reales del frente occidental en el que soldados alemanes e ingleses confraternizaron durante la Navidad de 1914.
Largo domingo de noviazgo: La búsqueda de una mujer por su novio supuestamente muerto durante la Primera Guerra Mundial.
El último beso del Kaiser: La figura y exilio en Holanda del Kaiser Guillermo II poco antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial.

República de Weimar

Babyolon Berlín: La crisis durante los locos años 20 antes de la irrupción de los nazis.
Cabaret: El espectáculo clásico más emblemático del Berlín de principios del siglo XX.

Tercer Reich

El triunfo de la voluntad: Junto a Olimpiada, la más famosa película de Leni Riefenstahl, la directora de cine de cabecera del nazismo. Se centra en el congreso de 1934 del partido nazi (NSDAP) en Nuremberg. La película está considerada una obra maestra del cine pese a ser un documental propagandístico y su ideología.
Olimpiada: La otra famosa película documental de Leni Riefenstahl, sobre la realización de los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936. Aparecen lugares como el Estadio Olímpico centrándose en su mayor parte en las pruebas de atletismo.
El hundimiento: La caída del Tercer Reich con el Ejército Rojo a las puertas de Berlín. Muestra los últimos días del nazismo con Hitler y su corte atrapados en el búnker en el que acabaría suicidándose con Eva Braun.
Los hijos del Führer: Novela de Javier Aspas sobre la fascinación de un niño alemán por el lobo y las valquirias... y sus consecuencias.
The man in the high castle: ¿Qué hubiera pasado si los nazis hubieran ganado la Segunda Guerra Mundial? Phillip K. Dick nos lo explica en su distopía, en serie (sublime) y libro (algo lisérgico).
Hijos del Tercer Reich: Miniserie alemana de tres episodios en la que se narra a través de la visión de un grupo de cinco amigos muy diferentes (un soldado, un pacifista, una cantante, una enfermera y un judío) los años y consecuencias de la guerra y el nazismo.
Stalingrado: La ciudad soviética a orillas del Volga se convirtió en la verdadera tumba del nazismo y marcó el punto de inflexión de la guerra. Esta película alemana de principios de los noventa es la que más realista y crudamente describe la batalla de Stalingrado.
Valkyria: Existen diferentes versiones de esta película siendo la más conocida la de Tom Cruise. En ella se narra el intento fallido de atentado contra Hitler organizado por altos mandos de la Wehrmacht, y ejecutado por el coronel Klaus von Stauffenberg.
Berlín, año 0: Película rodada en un Berlín aún derruido a finales de los años 40, en donde pueden apreciarse aún las consecuencias de la guerra.

Holocausto

La solución final: Película en la que se documenta la conferencia de Wannsee, celebrada en una casa a orillas del lago de esa localidad, en donde se perfilaron los protocolos para el exterminio sistemático de los judíos de Europa en lo que se dio a llamar "la solución final a la cuestión judía".
La lista de Schindler: Basado en el libro "El Arca de Schindler" de Tomas Keneally, narra la persecución y exterminio de los judíos en Polonia y como un grupo de ellos fue protegido y salvado por un empresario checo, Oskar Schindler.
El último tren a Auswitchz: De la estación de Grunewald en Berlín salían convoyes de deportados a diferentes campos de concentración y exterminio. En la película se muestra el viaje de uno de estos grupos de deportados al campo de exterminio de Auswitchz.
Los falsificadores: Basada en hechos reales, muestra como los prisioneros de campos de concentración eran explotados por los nazis en trabajos forzados. En este caso un grupo de falsificadores en Mauthausen son obligados a falsificar divisas para desestabilizar las economías de Estados Unidos y Reino Unido.
Si esto es un hombre: Primera parte de la trilogía de Primo Levi, un prisionero judío italiano en el campo de exterminio de Auswitchz. En este libro y en los siguientes, narra el día a día en el campo y su vida hasta la liberación de este.
Shoah: Posiblemente el más completo testimonio documental sobre el Holocausto perpetrado por los nazis contra los judíos y otras minorías, en el que a través de testigos directos se recogen los testimonios de supervivientes de diferentes campos en un metraje de más de 10 horas.

El este y el oeste

Goodbye Lenin: Ambientada en el Berlín del este de los meses posteriores a la caída del Muro de Berlín y desintegración de la Alemania del Este, narra el empeño de un hijo en continuar hacer creyendo a su madre, ferviente socialista, que nada a cambiado después de que esta vuelva a la consciencia tras meses en coma.
La vida de los otros: Un reflejo de la vida en la Alemania del Este y de las escuchas y espionaje sistemático a la que el gobierno sometía a su población.
El puente de los espías: Una historia de espías durante la guerra fría.
Deutschland 83: Serie alemana ambientada en los últimos años de la Guerra Fría en la que un joven del este es obligado a enrolarse como espía y enviado al oeste. La trama gira entorno a sucesos como el despliegue de misiles nucleares Pershing II en la Alemania Occidental y los ejercicios de la OTAN Able Archer que por error al malinterpretarse por los soviéticos como los preparativos para una invasión estuvieron a punto de desencadenar una guerra nuclear.
Atomic Blonde: Aunque nula en cuanto a rigurosidad históricamente hablando, la película protagonizada por Charlize Theron sobresale en reproducir el ambiente del Berlín Oriental y Occidental justo antes de la caída del muro, con una excelente banda sonora en la que suenan algunas canciones como la mítica "99 Red Balloons" de Nina... una canción con una letra muy lúgubre pese a su animado ritmo, sea por lo cual quizás la versión de Kaleida, también parte de la banda sonora, sea más acorde a la letra: "It's all over and I'm standing pretty | In this dust that was a city | If could find a souvenir | Just the prove the world was here...".





Con material suficiente para empaparse mientras, nos vemos en la próxima entrega de las aventuras de Gatto en Berlín, en donde hablaremos de la historia más antigua de la ciudad y los lugares con reminiscencias a la época de los Kaisers. ¡Ah! Y vaya dedicado a mi "antic company" Xavi, con el que coincidí en el mismo tiempo y lugar durante este viaje.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Die Zeitmaschine (La máquina del tiempo)



Etapa: Der Kaiser (El Káiser, 1870-1918)  -  Localización:  Alemania Alemania
Descripción: El Berlin del segundo Imperio Alemán
Fecha creación: 09/10/2018 16:57  
Compartir: 
Compartir:
Pues tal y como planteada Gatto (que por eso sabe...) en el esquema propuesto en la anterior entrada para visitar cronológicamente lo que sería la historia de Berlín desde mediados del siglo XIX hasta nuestro días, el primer periodo de importancia es el que abarcó el final del siglo XIX hasta el armisticio con el que acabó la Primera Guerra Mundial en 1918, que marca el final de este período marcado por el mando de la monarquía, con la abdicación y exilio del Kaiser Wilhelm II a Holanda.

De la mano de figuras como el canciller Otto von Bismarck, en enero de 1871, y tras la victoria de los prusianos en la Guerra Franco-Prusiana, se produjo la unificación de Alemania dando lugar a un solo estado que iba a ser conocido como Imperio Alemán, a partir de la unión de estados que hasta la fecha habían sido independientes: Baviera, Prusia, Sajonia... esta fecha fue el inicio de un periodo de desarrollo sin precedentes en todos los campos, como en lo económico, político y militar.

El entretejido de alianzas estratégicas entre las potencias centrales europeas causó que el asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria en 1914 en Sarajevo por Gavrilo Princip arrastrara a la guerra al Imperio Alemán como aliado de Austria, a su vez que arrastraba a Rusia a la guerra en defensa de Serbia, y a Francia e Inglaterra a su vez en ayuda de Rusia y Bélgica, que había sido invadida por Alemania.


En la época, prácticamente todas las monarquías involucradas tanto de las potencias centrales como
de las democracias aliadas, mantenían lazos familiares entre ellas, heredados en gran parte de la Reina Victoria de Inglaterra, abuela del Kaiser Guillermo II y emparentada con la casa imperial de zares de Rusia. Alemania y Francia tenían cada una su plan de batalla para una posible guerra preparado desde hacía décadas, y el agosto de 1914 iba a ser el momento de ponerlo en práctica.





Así es que mientras un inexorable entresijo de alianzas militares llevaba al mundo a la guerra y los hombres de cada uno de los países involucrados celebraban la gran aventura que suponía alistarse para una guerra para la que pronto se arrepentirían de haber nacido, se jugaba el futuro de las potencias centrales y los grandes imperios, que con su derrota en 1918 y extinción, cambiarían completamente el mapa de Europa y el equilibro de poderes dominante.


Orígenes de Berlín

Como capital hasta entonces del Reino de Prusia, Berlín se convierte con la unificación en la capital del Imperio Alemán, pero sus orígenes se remontan a varios siglos atrás antes de ese suceso, siendo su fundación en el año 1237 en el mismo lugar que otro pueblo con el nombre de Cölln. La unión de ambos pueblos en el 1307, dio lugar a un único municipio de unos 7.000 habitantes el cual mantuvo el nombre de uno de los dos pueblos fusionados: Berlín.

Empezó a tomar relevancia cuando en 1415 se convirtió en la pequeña capital del estado de Brandeburgo, uno de los muchos pequeños estados que componían lo que antiguamente había sido el Sacro Imperio Romano Germánico. Prácticamente hasta su designación de capital imperial a partir de la unificación de 1871, no era más que una pequeña ciudad de unos 870.000 habitantes que de pronto al convertirse en capital del país unificado experimentó una gran explosión demográfica, alcanzando los más de 4 millones de habitantes durante los años 20 del siglo XX... en realidad una población mayor de la actual.

Veamos a continuación los vestigios que quedan en la ciudad de este periodo de la monarquía de los Kaisers, que coincide con el periodo de mayor expansión demográfica, política y cultural, años en los que Berlín se convirtió en una ciudad de relevancia cultural, arquitectónica y financiera a nivel global.


Unter den Linden

Con un curioso nombre que en alemán significa "bajo los tilos", Unter den Linden ha sido desde los orígenes de la ciudad su eje principal y centro de la vida cultural y social berlinesa. La gran avenida era el camino que llevaba a la puerta de Brandeburgo y la salida de la ciudad hacia el Tiergarten, que era el coto de caza de los reyes de Prusia.

El camino del palacio hasta el coto de caza estaba adornado por tilos, la mayoría de los cuales desaparecieron poco antes de la Segunda Guerra Mundial cuando se realizaron las obras del metro que pasa por debajo de la avenida. Los tilos supervivientes perecieron y ardieron durante la Batalla de Berlín, a finales de la Segunda Guerra Mundial.


A lo largo de la larga calle, que tomó su aspecto más parecido al actual a partir del siglo XIX, se encuentras diversas embajadas de países como Hungría, Polonia o Rusia, en general países del este ya que el Unter den Linden quedó en el lado del Berlín oriental. En dirección a la Alexanderplatz, se encuentran otros de los puntos de interés alrededor de Unter den Linden, como la Bebelplatz, la Universidad Humboldt, la isla de los museos, la catedral o el Palacio Real.


En la Pariser Platz junto a la Puerta de Brandeburgo se encuentra el antiguo Hotel Adlon, un hotel clásico de principios del siglo XX en sus orígenes que inspiró la película "Gran Hotel", aunque el original ardió justo al final de la Segunda Guerra Mundial y fue demolido en 1984 para ser reconstruido después de la reunificación como el edificio que puede verse hoy en la plaza.


Catedral de Berlín

Construida tras la unificación del país en el que se llamo Imperio Alemán entre los años 1895 y 1905, se alza en el lugar en donde había una catedral anterior de estilo barroco mandada demoler por el Kaiser Guillermo II para la construcción de este nuevo templo de estilo neobarroco.


La catedral quedaba a un lado de lo que era el jardín del Palacio Real. En el interior de la catedral se encuentra la cripta en donde se hallan varios de los sarcófagos de los miembros de la familia Hohenzollern, familia real de la monarquía de los Kaisers.


Palacio Real


Una de las más obvias reminiscencias de los tiempos imperiales de la monarquía del Kaiser es el Palacio Real al borde de Unter den Linden, residencia del Kaiser del Imperio Alemán unificado a partir de 1871. Lo cierto es que el Palacio original, residencia real desde 1701 con la coronación de Federico I de Prusia, fue muy dañado durante la Batalla de Berlín a finales de la Segunda Guerra Mundial y demolido durante el periodo comunista, al quedar este en el lado oriental.


En 1976 Erich Honecker inaugura en el lugar en donde se alzaba el Palacio Real el que sería llamado Palacio de la República, un edificio moderno con ventanas de reflejos dorados que sería la sede del parlamento de la RDA, además de alojar otras instalaciones para congresos, teatro y restaurantes. Este a su vez fue demolido alegando que el edificio estaba contaminado por asbestos durante la década anterior, pese a las protestas ciudadanas que pedían la conservación del edificio por su valor histórico.

Como parte de la recuperación de la identidad de la ciudad de Berlín anterior a la guerra, el proyecto actual que se está llevando a cabo llamado Foro Humboldt está ejecutando la reconstrucción del antiguo Palacio Real según sus planos originales, por lo que contará con unas fachadas idénticas que contendrán en el interior del nuevo edificio una biblioteca, salas para exposiciones y una nueva estación de metro.


Universidad Humboldt

En el número 6 de Unter den Linden se encuentra la Universidad Humboldt, la más antigua de Berlín y modelo sobre el que se fundamentó el establecimiento de otras universidades europeas y occidentales (como Harvard o Duke). Fundada en 1810 por Wilhelm von Humboldt, recibió finalmente su nombre en honor de su fundador después de tener otros a lo largo del tiempo como Universidad de Unter den Linden.


Durante sus dos siglos de historia, han pasado gran parte de los premios Nobel e intelectuales alemanes de la época, como Max Planck, Albert Einstein, Karl Marx, Friedrich Hegel, Arthur Schopenhauer... hasta un total de 29 ganadores del premio Nobel.

En la misma plaza, frente al edificio de la Universidad Humboldt, se encuentra también el edificio rosa de la Ópera de Unter den Linden, y a un lado de la plaza la iglesia de planta redonda con cúpula de Saint Hedwigs, similar al panteón de Roma.


Gendarmenmarkt

Considerada como la plaza más bella de la ciudad, aunque eso en todo caso sería discutible, consiste en un espacio rectangular en cuyo lado norte se alza la casa de conciertos (Konzerthaus), flanqueada a cada lado por dos iglesias gemelas, la catedral francesa, y la catedral alemana. La existencia de dos iglesias gemelas una frente a otra es la primera de muchas simetrías que se pueden encontrar en la ciudad de Berlín, sobretodo cuando a partir de su división el lado Este y Oeste replicaban en su lado aquello que sus vecinos tenían y ellos no.


La razón de que existan dos iglesias iguales se debe a la población que se asentó en la zona a finales del siglo XVII, refugiados hugonotes franceses a los que se les garantizó la libertad de culto religioso, por lo que se erigió una iglesia par los hugonotes (franceses) y otra para los luteranos (alemanes). Las torres que pueden verse hoy en las iglesias fueron añadidas posteriormente dándoles su aspecto actual.

El edificio de la casa de conciertos, construido por Friedrich Schinkel al igual que muchos otros de los edificios clásicos de la ciudad, fue terminado en 1821 y preside hasta el día de hoy el centro de la plaza entre las iglesias.


Sufrió graves daños durante la Segunda Guerra Mundial y con la división de la ciudad quedó en el lado oriental, en el cual lentamente se llevó a cabo la reconstrucción de la plaza con su aspecto original. De hecho fue en esta plaza donde el 2 de octubre de 1990 tuvo lugar el último acto oficial de la RDA antes de la reunificación de Alemania.


Puerta de Brandeburgo

Como su propio nombre indica, la Puerta de Brandeburgo era una antigua puerta de entrada a la ciudad que formaba parte de la muralla original de la ciudad y que es actualmente un vestigio de esta, aparte de uno de los símbolos más reconocibles de la ciudad y del país. Nunca fue un Arco de Triunfo, aunque durante el Tercer Reich se le diera ese uso con desfiles militares y se coronara su techo con una esvástica.


La puerta marca el final de la gran avenida de Unter den Linden y da comienzo a la gran extensión del Tiergarten, aunque en la actualidad su ubicación se encuentra en el centro de la ciudad, estando el Tiergarten también integrado en esta. La puerta es un símbolo de importancia en si misma ya que a lo largo de la historia de la ciudad, importantes sucesos ligados con esta han tenido lugar en ella.

Así, en 1933 con el nombramiento de Adolf Hitler como Canciller de Alemania por Paul von Hindenburg, segundo presidente de la República de Weimar, 15.000 hombres de las SS y SA desfilaron con antorchas bajo las columnas de la puerta. Esta fue muy dañada durante la Segunda Guerra Mundial pero tras la guerra ambas partes de la ciudad ya dividida alcanzaron el compromiso de reconstruirla, completándose en 1957.


Con la construcción del muro en 1961, la Puerta de Brandeburgo en el límite oriental y occidental, quedaba en territorio de nadie rodeada por el muro, hasta 1989 en que el muro fue derribado, la ciudad de nuevo unificada y la puerta restaurada tras más de 30 años sin mantenimiento.


Tiergarten

Al oeste de la Unter den Linden, se abre el Tiergarten, siendo este el principal parque de Berlín en el centro de la ciudad, si bien en su principio fue un coto de caza de la nobleza par posteriormente pasar a ser un espacio público verde para disfrute de los berlineses.


En su alrededor e interior se encuentran otros tantos lugares emblemáticos de la capital alemana que describiré en esta u otras entradas según el protagonismo en su periodo histórico, como la Columna de la Victoria, el Reichstag hoy llamado Bundestag, el zoológico y la nueva estación central de ferrocarriles de Berlín.

También pueden encontrarse jardines en su interior como el Jardín Inglés, un pequeño jardín japonés, el jardín de las rosas, pequeños estanques con estatuas y otros elementos ornamentales en un por otra parte parque bastante silvestre.


Columna de la victoria

La Siegessäule o Columna de la Victoria, es lo que podría llamarse un controvertido monumento que pone de relieve el carácter militarista de la Alemania de finales del siglo XIX y primera mitad del siglo XX, las consecuencias del cual ya sabemos cuales fueron: dos guerras mundiales y la acusación internacional de instigación de ambos conflictos, si bien el caldo de cultivo para la generación del segundo tiene seguramente más que ver con las condiciones de la paz impuesta en el Tratado de Versalles con el que se cerraba la Primera Guerra Mundial y la crisis económica mundial de los años 20-30.


El monumento es una gran columna en medio del Tiergarten que debía conmemorar originalmente la victoria de Prusia en alianza con el Imperio Austriaco contra Dinamarca en la Guerra de los Ducados de Schleswig-Holstein en 1864. Como durante su construcción, hubo otras guerras en las que Prusia obtuvo nuevas victorias, especialmente la de la Guerra Franco-Prusiana de 1870, están victorias se sumaron a la conmemoración celebrada por la columna, inaugurada finalmente en 1874.

En su ubicación original estaba frente al Reichstag, pero fue movida a su emplazamiento actual por la Alemania Nazi como parte del proyecto de Hitler de remodelación urbanística de Berlín como la capital del Reich de los mil años de grandes avenidas que estaba diseñando junto a Albert Speer, su arquitecto de cabecera. En el mismo emplazamiento original se encontraban las estatuas de Moltke y Roon que fueron movidas también alrededor de la columna en el Tiergarten.


La columna sobrevivió en pie tras el final de la Batalla de Berlín durante la Segunda Guerra Mundial, y si no hubiera sido por el veto angloamericano los franceses la hubieran dinamitado. Aún así, los franceses retiraron y se llevaron los frisos que recordaban su derrota en la Guerra Franco-Prusiana.

La estatua es visitable y hay un mirador en su cima tras el que después de subir 285 escalones se pueden divisar las vistas de la Gran Rotonda en la que está ubicada la columna, que une cinco grandes avenidas de la ciudad, además de verse a lo lejos la Puerta de Brandeburgo.


Monumento a Bismarck

La prominente estatua de Otto von Bismarck fue movida al igual que las de sus colegas Moltke y Roon desde el jardín del Reichstag a su ubicación actual, lo que hizo que pese a los daños recibidos durante la Batalla de Berlín no fuera destruida completamente, como si lo fue el jardín de la Cancillería.


La estatua conmemora la figura de Bismarck como primer ministro del reino de Prusia y primer Canciller del Imperio Alemán tras la unificación del país. Se compone de un único bloque de granito rojo y bronce de 20 metros de ancho, 15 de alto y 12 de profundidad.


Iglesia memorial Kaiser Wilhelm

Más allá del Tiergarten junto a la avenida de Kurfürstendamm, se encuentra la Iglesia memorial del Kaiser Wilhelm, o coloquialmente llamada iglesia del recuerdo. Su torre principal quedó en pie tras los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, y se ha conservado en este estado de ruina como recordatorio de las consecuencias de la guerra.

La iglesia original fue construida entre 1891 y 1895 con una donación del Kaiser Guillermo II para la construcción de una iglesia en recuerdo de su abuelo, el Kaiser Guillermo I. El edificio era tan espléndido que con sus cinco torres causaba una gran impresión, alcanzando su torre principal una altura de 113 metros.


Junto a las ruinas de la iglesia se construyó como parte del complejo un conjunto de edificios modernos llamados por su forma la polvera y el pintalabios. A mi el resultado del conjunto particularmente me resulta bastante chirriante y desafortunado, pero ya se sabe, para gustos los colores.

En los alrededores de la antigua iglesia suele haber bastante animación y diferentes puestos de pretzels, frutos secos y biergartens, ya que la Kurfürstendamm es una de las avenidas preferidas de los berlineses para pasear. Además, cerca se encuentra el Parque Zoológico y el límite sudoeste del Tiergarten.


Palacio de Charlottenburg

Al oeste de Berlín, apartado del centro, se encuentra el antiguo palacio prusiano de estilo barroco que da nombre a este barrio. Debe su nombre a que fue levantado por encargo de Sofía Carlota de Hannover, esposa del que seria Federico I de Prusia, aunque originalmente fue conocido como Palacio de Lietzenburg.


El Palacio es en la actualidad un museo en donde se visitan las estancias de Sofia Carlota y Federico el Grande, destacando salas como las del ámbar, la capilla, la sala verde, o la de la colección de recipientes de porcelana. No obstante, se debe comprar una entrada especial más cara para fotografiar sus interiores. Sus jardines son de libre acceso y permiten ver desde cierta perspectiva el perfil del palacio.


El sitio fue muy dañado por los bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial, reconstruyéndose tras el final de la guerra, pero muchas de las habitaciones habían ardido o habían sido destruidas junto a todo su contenido original. Por ello, parte del mobiliario que puede verse en las estancias de hoy en día fue traído de otros palacios prusianos, restaurando así en la medida de lo posible el aspecto original de cada sala.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Der Kaiser (El Káiser, 1870-1918)



Etapa: Der Führer (El Führer, 1919-1945)  -  Localización:  Alemania Alemania
Descripción: Ascenso, auge y caída del Tercer Reich y sus vestigios
Fecha creación: 09/10/2018 17:06  
Compartir: 
Compartir:
La firma del armisticio que puso fin a la Primera Guerra Mundial el 11 de Noviembre de 1918 y la posterior ratificación del Tratado de Versalles, creo junto a la crisis económica mundial que se avecinaba el caldo de cultivo perfecto para la aparición de fenómenos como el nazismo. Una paz deshonrosa, injusta, a una nación que no se había rendido, sino que había llegado a un acuerdo de cese de las hostilidades, junto a la acusación internacional de señalar a Alemania como instigadores de la guerra, causó que la orden de dejar de luchar fuera vista como una traición por gran parte de la población, tanto por los soldados que aguantaban las duras condiciones en el frente, como por la población civil que soportaba el desabastecimiento con resignación.


Pocos días después del final de la guerra el Kaiser abdicaba y se exiliaba a Holanda donde pasaría el resto de sus días pese a la promesa de los nazis y del propio Hitler de que un día sería restituido. El país se sumía en el caos, se disparaba la inflación, y las draconianas imposiciones de reparaciones de guerra pactadas en el Tratado de Versalles no ayudaban a mejorar la situación social. Llegó un momento en el que simplemente, el país no era capaz de pagar las reparaciones de guerra a Francia, por lo que estos simplemente cruzaron el Rhin y ocuparon Renania para cobrarse la deuda a base de la extracción de carbón y otras materias primas que eran enviadas a Francia.


Los años veinte

El débil gobierno democrático establecido, la República de Weimar, que debe su nombre a la ciudad alemana en donde se reunió la asamblea constituyente, tenía que lidiar a diario con el descontento social, los disturbios y manifestaciones, y los intentos del partido comunista y sus simpatizantes de convertir el país en un soviet satélite de la URSS, en donde la revolución bolchevique había triunfado en octubre de 1917 deponiendo el gobierno de los zares.

Durante la república, cierto partido minoritario marginal liderado por un pintor de brocha gorda que había servido como cabo durante la Primera Guerra Mundial, intentó en 1923 en Munich un golpe de estado fallido (uno de tantos golpes militares, derechistas e intentos de golpe de estado revolucionarios de esos años) que acabó con los huesos de sus líderes en la cárcel de Landsberg, en donde se empezaría a fraguar "Mi Lucha", la obra que plasmaría el ideario del hombre que trajo la araña tambaleante.

Al pobre gobierno de Weimar, cuando empezaban a salirle bien algunas cosas y enderezar la situación de hiperinflación y pagos de reparaciones de guerra, se encontró con el estallido de la gran crisis mundial de 1929 que se daría en llamar la Gran Depresión. Mientras, el líder de aquel partido marginal había salido de la cárcel en 1924 y su partido prácticamente prohibido se encontraba en sus horas más bajas (por lo menos hasta 1945).

No obstante, el creciente descontento y los cantos de sirena populistas de un partido que rechazaba abiertamente las condiciones del Tratado de Versalles, empezó a calar en la población, harta de privaciones, humillaciones y ansiosa por recuperar su orgullo nacional. Aquellos acusaban como traidores a los firmantes del armisticio, acusaban a los judíos, enemigos de Alemania y conspiradores para arruinar el país y rendirlo a sus enemigos.


El ascenso del Tercer Reich

La creciente popularidad, alentada por actos tan obscenos como la quema del Reichstag y la acusación a los comunistas de los hechos y de que querían perpetrar un golpe de estado, supuso los primeros pasos de la perversión de la legalidad vigente para el ascenso al poder mediante retorcidas maniobras. Se habla mucho de que el Partido Nazi (NSDAP) accedió democráticamente al poder en Alemania, y esto no es del todo cierto. Por una parte con la acusación del incendio del Reichstag, el partido comunista fue prohibido, eliminando así a uno de sus mayores competidores, y por otra parte, se anularon derechos como los de reunión y asociación que intensificaron la persecución nazi.

Aunque en las elecciones de 1932 el Partido Nazi consiguió ser la primera fuerza política, no obtuvo el apoyo necesario para gobernar. Eliminando opositores y convenciendo a la población de que Hitler era el salvador de la economía (cuando en realidad a mediados de los 30 la recuperación ya era un hecho global), el judaísmo, comunismo... y negando los compromisos del Tratado de Versalles, el Partido Nazi creció exponencialmente en popularidad y Hitler se convertía en el "Guía" (que es literalmente lo que significa "Führer") de Alemania a base de inauguraciones de autobahn y rearme de los ejércitos, reocupación de Renania desafiando a Francia, etc...

En 1934, con la muerte de Paul von Hindenburg que había sido hasta entonces el Canciller de Alemania, ocupó en su misma persona los cargos de presidente y canciller y empezó con el proceso de eliminación de opositores, judíos, discapacitados y otras minorías políticas, sociales (enfermos mentales, homosexuales...) y religiosas.

Uno de los hitos de preguerra más recordados, cuyo principal objetivo era demostrar la supremacía de la raza aria, fue épicamente saboteado por un corredor afroamericano de nombre Jesse Owens, que ganó cuatro medallas de oro estableciendo nuevos récords en los Juegos Olímpicos de Berlín celebrados en 1936... y ridiculizando de paso a toda la parafernalia nazi. Leni Riefenstahl como cineasta predilecta del régimen, inmortalizaría en su película "Olimpiada" la celebración de los Juegos Olímpicos, que no volverían a celebrarse hasta 1948 finalizada la Segunda Guerra Mundial.

Es notable como las políticas de apaciguación de las democracias occidentales, particularmente encabezadas por el primer ministro inglés Neville Chamberlain, permitieron a Hitler a partir de 1938 anexionarse Austria (el "Anschluss"), la región de los Sudetes en Checoslovaquía para meses más tarde acabar tomando todo el país, e intentándolo por último con Danzig, Polonia en el verano de 1939, dando lugar al comienzo de la Segunda Guerra Mundial con una invasión en toda regla a Polonia tras un chusco intento hacer creer que tropas de frontera polacas habían atacado los puestos alemanes.


La caída


Intentar resumir aquí la Segunda Guerra Mundial se me antoja agotador y todos más o menos sabemos la historia. Hemos visto películas, hemos leído libros, y sabemos que tras un arrollador inicio con la toma de prácticamente toda Europa Occidental, Inglaterra resistió y la gran equivocación de Hitler, nulo estratega por otra parte, fue volverse contra la Unión Soviética para luchar en una guerra de dos frentes. El general invierno, la entrada de los Estados Unidos en la guerra y el Ejército Rojo hizo el resto.

Tras casi seis años de guerra, el 8 de Mayo de 1945 finalizaba la Segunda Guerra Mundial. Hitler se había suicidado días antes en su búnker de Berlín junto a Eva Braun y toda la familia Goebbels. Ya hacía meses que el Ejército Soviético había entrado a sangre y fuego en el Reich arrasando todo a su paso en tres grandes frentes, mientras los Aliados avanzaban por Francia y a través de las Ardenas entrando en Alemania por un puente olvidado cerca de Remagen para encontrarse con sus hermanos de armas soviéticos a orillas del río Elba.





El legado del Führer consistió, aparte de la escena de la historia del cine posiblemente más parodiada (en "El Hundimiento"), en un país arrasado por los bombardeos continuos desde 1943 y una guerra con más de 55 millones de muertos, veinte de ellos de la URSS, y unos 7-8 millones de muertos alemanes. El Reich de los mil años no duró apenas doce. Berlín en concreto era un paisaje de escombros en el que más del 70% de sus edificios fue totalmente destruido. Como consecuencia de la guerra, los americanos pronto encontrarían en el comunismo a un nuevo enemigo al que contener, dando lugar a una guerra extraña, una Guerra Fría, en la que el conflicto abierto hubiera propiciado la destrucción mutua asegurada con las nuevas terribles armas engendradas en la última guerra, que las potencias vencedoras se afanaban en poseer.

Así fue como la nación patria de intelectuales como Kant y Goethe se dejó embaucar por una cuadrilla de desaprensivos morfinómanos encabezados por un pintor de bodegones frustrado. De aquella época aún se pueden encontrar vestigios del nazismo en las calles del Berlín actual. Las losetas de los deportados son lo más obvio, pero hay muestras en la arquitectura de la ciudad, y en ocasiones en sus ruinas, que atestiguan lo que allí sucedió: "Donde se queman libros se acaba quemando personas". Veamos algunos de los sitios de aquella época que sobrevivieron a la guerra.


Potsdamer Platz


Centro neurálgico de la ciudad de ahora y entonces, la plaza Potsdamer (Plaza de Potsdam) es un importante cruce en el centro de la ciudad que siempre fue uno de los lugares más destacados de la activudad comercial y cultural. Además de encontrarse actualmente una de las estaciones más importantes de metro y ferrocarril y el Sony Center, un impresionante centro comercial lleno de restaurantes bajo una luminosa cúpula, fue esta la plaza en donde se instaló el primer semáforo de Europa en 1924.


Siendo uno de los cruces de tráfico más activos del mundo de la época, la compañía alemana Siemens revolucionó la gestión del tráfico con la instalación de un nuevo dispositivo electrónico: el semáforo. Por desgracia, este, siendo el semáforo más viejo de Europa, fue destruido en los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial debido al ininterrumpido bombardeo aliado.

En la plaza también se puede ver una sección del muro original que dividió Berlín a partir de 1961, ya que este partía la ciudad por la mitad de la plaza. La plaza, convertida en un almacén de escombros después de la guerra, quedo en gran parte en tierra de nadie con la división del muro, y no fue hasta una década después de la caída del muro que se rehabilitó totalmente la plaza, aunque la arquitectura actual no tiene nada que ver con la original.


En el lugar original del semáforo instalado en los años 20, se instaló una reproducción reconstruida que puede verse en medio de la plaza y que aún continua funcionando, aunque el denso tráfico que continua atravesando los modernos alrededores de la plaza ya no le presta ninguna atención.


Bergmannkiez

Hacia el final de la guerra, se calcula que entre un 70-80% del total de edificaciones de la ciudad de Berlín fueron destruidas por los incesantes bombardeos aliados que se sucedían desde 1943. Sin embargo, algunos lugares como el aeropuerto, quedaron mágicamente intactos. Esto se explica probablemente porque los Aliados tras la guerra querían aprovechar las infraestructuras existentes, con lo que se intentó dañar lo mínimo posible sitios como el aeropuerto.


Las calles que quedan cerca, en el llamado barrio de Bermannkiez, son algunas de las que conservaron sus edificaciones más o menos indemnes por su proximidad al aeropuerto, por lo que paseando por sus calles se puede uno imaginar como era la arquitectura original del Berlín anterior a la guerra, lo que allí se conoce como los pisos viejos.

De alquiler cada vez más codiciado, pues hasta no hace demasiados años había en realidad más oferta en Berlín de pisos para ocupar que demanda, los pisos viejos son el ejemplo de arquitectura antigua espaciosa de techos altos y ventanas de doble hoja. Tanto en calles de Bermannkiez como en la "Suiza judía" pueden verse este tipo de edificios, particularmente coloridos y adornados en las calles de este barrio.


Reichstag

Si hay un edificio emblemático íntimamente ligado a la historia reciente de Berlín, ese es el Reichstag. Acabado de construirse en 1894 según el diseño neorrenacentista del arquitecto Paul Wallot, empezó su historia como la sede de gobierno del Imperio Alemán hasta el fin de la monarquía del Kaiser Guillermo II en 1918.


Con el establecimiento de la República de Weimar en 1919, pasó a ser el Parlamento democrático. Sin embargo, a partir de esa época, importantes sucesos ligados a la historia del Reichstag propiciaron tanto el auge como la caída definitiva del Tercer Reich. Así, en 1933, un incendio cuya autoría nunca fue aclarada del todo, sirvió a los nazis para acusar a los comunistas de alborotadores y saboteadores, y proclamar los llamados decretos del incendio del Reichstag, según los cuales se derogaban los derechos civiles fundamentales de reunión y asociación, abonando el terreno de lo que serían las futuras persecuciones nazis.

Durante la guerra las ventanas del parlamento fueron tapiadas y el edificio convertido en una fortaleza que resistiría hasta los últimos días de la guerra, ya que fue este uno de los últimos lugares de resistencia fanática durante la Batalla de Berlín. En la noche del 30 de abril, desde el tejado de este edificio, fue tomada la famosa foto del soldado soviético ondeando la bandera roja en celebración del 1 de Mayo de 1945 y de la caída del Reichstag.


Como escenario de violentos combates al finalizar la guerra, el edifico del Reichstag quedó gravemente dañado. Cientos de soldados soviéticos dejaron mensajes y firmas grabadas en sus paredes, y aún en unas obras recientes de los noventa, se encontraron secciones grabadas de la piedra original que pueden verse en la cafetería del actual parlamento.

Abandonado prácticamente hasta finales de los años 50, fue entonces cuando el estado de la Alemania Federal (RFA) decidió dedicar las primeras inversiones a la rehabilitación del edificio, sin una idea aún muy clara de qué utilidad se le iba a dar. La cúpula del edificio original además había sido retirada antes por cuestiones de seguridad, pues su estado ruinoso amenazaba con un derrumbe. No obstante, aguantó hasta cuatro voladuras antes de ser derribada.


Durante la división en dos tanto del país como de la ciudad, con la capital federal de la Alemania Occidental establecida en Bonn y el muro discurriendo pegado al margen oriental del Reichstag, el parlamento no desarrollaba su función original hasta la reunificación en 1990, cuando se decidió la reunificación del país y trasladar de nuevo la capital y el gobierno a Berlín. Se devolvía así al Reichstag sus antiguas funciones de poder legislativo después de casi medio siglo.

Tras una nueva serie de reformas durante los noventa, el Reichstag adquirió su apariencia actual, en la que destaca la nueva cúpula de cristal diseñada por el arquitecto Norman Foster. La cúpula admite visitas incluso durante plenos del parlamento, y desde ella aparte de las espléndidas vistas de la ciudad desde la altura, se pueden ver las cámaras de representación incluso durante las sesiones de gobierno, una metáfora de la transparencia y de que el pueblo alemán, está por encima del gobierno, que está a su servicio.


Bebelplatz

La misma plaza en donde se encuentra la Ópera y la Universidad Humboldt, de la que ya hablé en la anterior entrada, es la misma que presenció la quemas de libros del 10 de mayo de 1933 en donde miembros de las Juventudes Hitlerianas y los Camisas Pardas (SA), quemaron más de 20.000 libros de Marx, Freud y otros autores considerados degenerados o contrarios a su ideología.


En conmemoración de tan negro suceso, una obra curiosa consistente en un sótano lleno de estantes vacíos que puede verse a través de un cristal en el suelo, significa el lugar de los libros perdidos y el lugar que deberían ocupar. Cerca es donde se puede leer la cita de 1817 de Heinrich Heine: "Eso sólo fue un preludio, ahí en donde se queman libros, se terminan quemando también personas". Y así fue.


Antiguo Ministerio del Aire


E aquí uno de los pocos ejemplos completamente intactos de la arquitectura nazi. Se dice, que el edificio salió mágicamente indemne gracias a un pacto de caballeros según el cual ni la Luftwaffe bombardeaba la sede de la Royal Air Force, ni los Aliados a cambio la sede de la Luftwaffe, ubicada precisamente en el edificio del Ministerio del Aire.

Hitler, como megalómano a tiempo completo y arquitecto aficionado admirador de la antigua Roma Imperial, concebía el futuro Berlín como un proyecto de remodelación urbanística que lo convirtiera en la gran capital imperial que se llamaría Germania. Esta contemplaba grandes avenidas más allá de Unter den Linden que culminarían en una gran cúpula mayor que la de San Pedro en el Vaticano, y sus edificios se caracterizarían por su ciclópeo tamaño inspirado en el neoclasicismo y art decó.


Conocido como art decó "sobrio", su arquitectura engendró enormes edificios oficiales de oficinas cuadrados con grandes ventanas que han sobrevivido y son funcionales como edificos públicos hasta el día de hoy. En concreto, la antigua sede del Ministerio del Aire y la Luftwaffe, es hoy en día el Ministerio Federal de Finanzas, es decir, Hacienda. Como edificio de época, ha aparecido en muchas películas sobre la Segunda Guerra Mundial, como en Valkyria, en las escenas de los soldados formados en su patio.


Antigua Sede de la Gestapo

El número 8 de la Prinz-Albrecht-Straße era una de las direcciones más terroríficas de Berlín, ya que en ese número y calle se encontraba la sede de la Geheime Staatspolizei, o Gestapo para abreviar, la policía secreta al servicio del régimen y considerada posteriormente como la organización criminal subordinada a las SS.


El edificio, junto a la cercana sede de las SS, fue gradualmente derruido hasta 1956, quedando en el límite fronterizo del Berlín occidental. Redescubiertos durante los años 70 los cimientos de lo que había sido el cuartel general de la Gestapo en la ahora llamada calle Niederkirchnerstraße (antigua Prinz-Albrecht-Straße), fueron acondicionados como exposición al aire libre en lo que habían sido los sitios de represión sistemática del régimen nazi.


En 1987, con el motivo de el 750 aniversario de la ciudad, se abrió el acceso al público a esta zona con los restos de los edificios descubiertas y una exposición permanente con el nombre de "Topografía del Terror", ubicada en el pabellón de exposiciones, siento esta posiblemente la mejor y más completa exposición existente sobre el nazismo.


Bunker del Führer

Lejos de ser una reliquia maldita, el Führerbunker o búnker del Führer en el que Adolf Hitler pasó sus últimos días bajo tierra durante la Batalla de Berlín, no es hoy en día más que un aparcamiento en el que cualquier parecido con un búnker que conectaba con la Nueva Cancillería es pura casualidad. Tan solo un cartel colocado a tal efecto permite reconocer el sitio en el que el Führer, junto a su recién casada esposa Eva Braun, se suicidó, y no es por casualidad que en la novela de Timur Vermes "Ha vuelto" (de la cual también hay una película de negrísimo humor), un desconcertado Hitler reaparece en medio de un aparcamiento en el Berlín actual.


El lugar en el que Hitler se disparaba un tiro en la cabeza después de morder una cápsula de cianuro fue sellado y sepultado tras su demolición en 1947. Del complejo de varios pisos subterráneos se cree que pueda conservarse estancias del piso más profundo, aún así de todas formas inaccesibles.


Estadio olímpico y torre de la campana

Como reliquia del gran evento frente al mundo que los nazis querían aprovechar para mostrar su supremacía, queda a las afueras de Berlín, y aún se usa para conciertos y eventos deportivos, el que fue el estadio de atletismo de los Juegos Olímpicos celebrados en Berlín en 1936. De hecho es el estadio de uno de los equipos de fútbol de la ciudad, el Hertha de Berlín, y en él se jugaron partidos de la copa del mundo de los mundiales de 1974 y 2006.


Muchas de las escenas de la película "Olimpiada" de Leni Riefenstahl fueron filmadas en este estadio, con el protagonismo de las pruebas de atletismo. Como parte de la veneración del nazismo al mundo clásico, la Antigua Grecia y los juegos olímpicos eran una parte destacable de su ideario, así como el culto al cuerpo y el ejercicio físico... ya se sabe, para ser un buen nazi se tenía que ser delgado como Goering, alto como Goebbels y rubio como Hitler.

Cerca del estadio, hay otro antiguo edificio de los días de los juegos, llamado la Torre de la Campana, con una réplica de la campana olímpica usada en los juegos, ya que la primera, aunque fue recuperada en los trabajos de desescombro posteriores a la guerra, estaba agujereada e inservible a causa de los disparos de los soldados soviéticos.


De hecho todo el edificio de la Torre de la Campana es una reconstrucción pues el original fue muy dañado por un incendio justo tras la guerra que debilitó mucho la estructura y debió ser derruido. El edificio que puede verse hoy en día data de la reconstrucción efectuada entre 1960-1962 y es posible visitarlo cuando no hay otros eventos, subiendo por un ascensor hasta su altura de 78 metros, desde donde puede divisarse una panorámica de la ciudad.


Tribunal Popular del Tercer Reich

En el distrito de Schöneberg al sur del Tiergarten, se ubica el parque Heinrich-von-Kleist en cuyo interior se encuentra el Tribunal Superior de Justicia de Berlín, que fue en tiempos del Tercer Reich la sede de la justicia del régimen, en forma del llamado Tribunal Popular del Tercer Reich. En él, desde 1934 se sentenció y condenó a muerte a numerosos opositores y a los llamados "enemigos del estado", incluidos los involucrados en el fallido intento de atentado contra Hitler del 20 de Julio de 1944.


El atentado, más conocido como Operación Valkiria, fue la culminación de un complot de altos mandos de la Wehrmacht mayormente, con el objetivo de derrocar a Hitler para negociar la paz con los Aliados una vez que estaba claro que la guerra estaba perdida. El ejecutor del atentado fue el coronel Klaus von Stauffenberg en la llamara "Guarida del Lobo" en Prusia Oriental, el retiro de Hitler usado como cuartel general de operaciones para el Frente Oriental durante la guerra, al que Hitler acudía a reuniones de planificación y seguimiento del frente.

El intento fallido de matar a Hitler desencadenó una brutal oleada de represalias contra los implicados en el complot que relegó a la Wehrmacht a su subordinación frente a las SS, concebidas originariamente como la guardia y ejército personal del Führer. La mayoría de los implicados fueron localizados, y detenidos o abatidos, y en el peor de los casos grabadas sus ejecuciones para el disfrute privado del Führer.


De entre los represaliados, la venganza alcanzó a reputados generales como Friedrich Fromm e incluso a figuras tan legendarias y respetadas por sus propios enemigos como la del propio Erwin Rommel, el Zorro del Desierto, del cual si bien nunca se pudo probar su implicación, estuvo bajo sospecha y fue invitado a suicidarse a cambio de la protección de su familia y un funeral de estado.

Más allá del mérito de organizar un atentado contra Adolf Hitler, no se considera precisamente héroes a gran parte de los generales de la Wehrmacht y otros altos mandos que estuvieron implicados, ya que no tuvieron reparos en seguir a Hitler hasta que estuvo claro que la guerra estaba perdida, e incluso algunos de ellos mismos habían participado en diversos hechos que durante los juicios de Nuremberg serían condenados como crímenes contra la Humanidad.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Der Führer (El Führer, 1919-1945)

Etapas 1 a 3,  total 6
 1  2  siguiente siguiente



Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 38 8
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 340 Visitas mes actual: 89 Total visitas: 1289

  Últimos comentarios al diario  Berlín: Ich bin eine Berliner katze (Soy un gato Berlinés)
Total comentarios 10  Visualizar todos los comentarios

Javierherrera86  javierherrera86  24/10/2018 16:01   
Enhorabuena por el diario! Cuando le llegue el día a Berlín lo llevaré conmingo, que no te quepa duda Sonriente Saludos!

Gattotrips  Gattotrips  24/10/2018 19:41   
Gracias, la verdad este lo hice con muchas ganas, saludos

LAPOLO  LAPOLO  29/10/2018 00:43
Impresionante. No se puede conocer Berlin sin conocer su historia y la de Alemania, muchas gracias.

Gattotrips  Gattotrips  03/11/2018 11:03   
Comentario sobre la etapa: Die Zeitmaschine (La máquina del tiempo)
Gracias a ti por leerme!

Gattotrips  Gattotrips  03/11/2018 11:09   
Gracias a ti por leerme

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

Foros de Viajes
Ciudad Tema: Berlín: Consejos, opiniones, visitas - Alemania
Foro Alemania, Austria, Suiza Foro Alemania, Austria, Suiza: Viajeros y viajes por Europa Central: Alemania, Austria, Suiza y Liechtenstein... Consejos e información sobre Viena, Munich, Berlin, Alpes, Tirol.
Ultimos 5 Mensajes de 792
1291968 Lecturas
AutorMensaje
Penny6
Penny6
New Traveller
New Traveller
Dic 01, 2018
Mensajes: 4

Fecha: Lun Dic 03, 2018 09:54 am    Título: Re: Berlín: Consejos, opiniones, visitas - Alemania

Muchas gracias. Amistad Amistad
sakura_vegan
Sakura_vegan
Travel Adict
Travel Adict
Ene 25, 2013
Mensajes: 96

Fecha: Mie Dic 05, 2018 07:48 pm    Título: Re: Berlín: Consejos, opiniones, visitas - Alemania

Hola viajeros!
El espectáculo en Mauerpark, ¿a qué hora suele comenzar? Pensaba que sería desde por la mañana, y acabo de leer que lo hacen a partir de medio día.

Y si hace mucho frío, nevar y demás, ¿también lo suelen hacer?

Mil gracias por vuestras respuestas ^^
pucelle
Pucelle
Super Expert
Super Expert
Abr 13, 2010
Mensajes: 345

Fecha: Jue Dic 06, 2018 06:00 pm    Título: Re: Berlín: Consejos, opiniones, visitas - Alemania

Si, me referia a tiendas, los bares y restaurantes depende de cada uno o de la zona.
Riuik_kira
Riuik_kira
New Traveller
New Traveller
Dic 09, 2018
Mensajes: 1

Fecha: Dom Dic 09, 2018 10:12 pm    Título: Secretos de Berlin

Buenas soy nuevo por aqui, voy a ir del 17 al 22 de enero con mi novio a Berlín. Él ya ha ido 3 veces entonces cualquier cosa que yo vaya a enseñarle ya la conoce y él es muy fab. Entonces quizas alguien sepa decirme algún secretillo, monumentos, esculturas, arte oculto, algun sitio donde tomar un té o una copa desconocido pero especial. Muchas gracias!
Indialuna
Indialuna
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Ene 20, 2008
Mensajes: 15753

Fecha: Lun Dic 10, 2018 02:19 pm    Título: Re: Secretos de Berlin

Riuik_kira Escribio:
Buenas soy nuevo por aqui, voy a ir del 17 al 22 de enero con mi novio a Berlín. Él ya ha ido 3 veces entonces cualquier cosa que yo vaya a enseñarle ya la conoce y él es muy fab. Entonces quizas alguien sepa decirme algún secretillo, monumentos, esculturas, arte oculto, algun sitio donde tomar un té o una copa desconocido pero especial. Muchas gracias!

Bienvenido Amistad

Fusiono tu mensaje en el hilo general y te dejo enlace al subforo

Foro de Berlin
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ




All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Google + Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad