Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


UNA SEMANA DE DICIEMBRE EN LA RIVIERA MAYA: ¡QUÉ PRONTO PASA! -Diarios de Viajes de Mexico- Artemisa23
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: UNA SEMANA DE DICIEMBRE EN LA RIVIERA MAYA: ¡QUÉ PRONTO PASA!  -  Localización:  Mexico  Mexico
Descripción: Viaje de siete días por la Riviera Maya con alojamiento en el complejo Palladium (Hotel Riviera).
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:


Etapas 1 a 3,  total 9
 1  2  3  siguiente siguiente



Etapa: PREPARATIVOS, VIAJE Y LLEGADA A MEJICO. (02-12-2012).  -  Localización:  Mexico Mexico
Fecha creación: 20/12/2012 18:53  
Compartir: 
Compartir:
La idea de viajar a Riviera Maya surgió de improviso a mediados de septiembre. Nos quedaban unos días de vacaciones y pensamos en disfrutarlos para Navidades o Fin de Año, en un lugar cálido y de presupuesto asequible. Tras descartar Canarias (hemos estado varias veces), Marruecos y Petra, nos decidimos por el Caribe. Punta Cana no nos atraía demasiado, así que la elección estaba entre Cuba y Méjico. Después de leer información sobre ambos destinos, nos decidimos por Riviera Maya por las posibilidades de sitios a visitar y su mejor relación calidad de servicios/precio. Sin embargo, cambiamos las fechas del viaje pues encontré una oferta muy buena para la semana del puente de diciembre, saliendo el domingo 2: paquete de Pullmantur, 9 días/7 noches por 965 euros/persona, con vuelo, traslados y habitación estándar Todo Incluido en el hotel Colonial del complejo Palladium, muy recomendado en todos los foros. Además en pullmantur.air, reservé asientos de primera fila en el avión (20A y 20B, a la ida; y 20J y 20K a la vuelta). A mi juicio, mereció la pena el gasto de 18 euros por asiento y vuelo, 72 euros en total: en un viaje tan largo se agradece mucho no tener asientos delante y poder estirar las piernas.

Ya solamente faltaba reunir la información práctica: lugares a visitar, sanidad, seguridad y demás; y para eso, como siempre, consulté la mejor herramienta para preparar cualquier viaje: el foro de los viajeros, donde descubrí que una de las mejores formas de conocer lo más significativo de la Riviera Maya en tan corto periodo de tiempo era contratar un taxi, a ser posible con otros foreros para que saliera mejor de precio. Pensado y hecho, en el hilo del mes de diciembre, enseguida contacté con otra forera con la que compartir excursiones, además, ella ya las tenía organizadas, así que estupendo.

Llegó el día “D”, la hora “H”, las 13:00 de salida del vuelo. Como teníamos los asientos reservados, pudimos llegar con menos antelación y facturamos cuando ya había pasado el gran atasco de gente (un pasaje de más de 400 personas tiene su miga) y esperamos a embarcar casi los últimos: cuanto menos tiempo dentro del avión mejor. El Jumbo 400 despegó sobre las 13:30 y nos informaron de que el vuelo duraría 9 horas 50 minutos, menos de lo previsto, ¡qué bien! Poco después nos dieron los impresos de inmigración para rellenar. Llevad bolígrafo a mano.

Al cabo de un rato, nos sirvieron la comida: macarrones con carne, tomate y queso, ensalada de col y un pastelito de chocolate; bebida y café o te. Una hora antes de llegar, sirvieron la merienda, una especie de fajita de jamón y queso, una galleta, bebida y café. En fin, de lo peor y más escaso que he tomado en un vuelo con servicio de catering. Si sois de buen comer, llevaos algo para picar, y también algún entretenimiento, ya que el viaje se hace muy largo y las películas que ponen son muy malas. Llevad vuestros auriculares, cobran 3 euros por ellos.

Sin incidencias, sobrevolamos Florida y las Bahamas (bonitas vistas contrastando los tonos verdes de las aguas menos profundas con el océano azul).


Llegamos al Golfo de Méjico, el avión se dirige al sur y gira en redondo para tomar la pista en dirección norte: el giro a poca altura nos permite observar la belleza del lugar al que nos dirigimos. Se distingue perfectamente Isla Mujeres, las edificaciones de Cancún y, sobre todo, la selva inmensa, una espesa maraña verde, apenas salpicada por alguna carretera que se ve minúscula desde arriba, y como contrapunto, la línea del mar azul con reflejos turquesas. Un precioso panorama que nos hace anhelar aún más el momento de pisar tierra. Lástima que ya no pueda hacer fotos. Son las 16:30, hora de Méjico, siete horas menos que en España.

Pasamos el control de pasaportes, nos sellan una parte del impreso de inmigración que habíamos cumplimentado en el avión y que tendremos que entregar a la salida si no queremos pagar una multa adicional de 45 euros, y seguimos hasta la aduana, donde está el famoso semáforo. Pulsa mi marido y ¡vaya, ROJO! Tampoco fue nada del otro mundo, te señalan un mostrador, te dicen que abras las maletas y un empleado muy amable -nos preguntó sobre el viaje, de dónde veníamos y cosas así supongo que para que no estuviésemos tensos- palpa un poco por aquí y por allá, sin revolver nada, y se acabó, apenas cuatro minutos de demora. Sólo nos revisó las dos maletas, el equipaje de mano, no.

Tras nuestra primera “aventura” en tierras mejicanas, salimos del aeropuerto y, haciendo caso omiso al enjambre de representantes de agencias variadas, maleteros y otros personajes que intentan atraer tu atención, vemos los carteles de Pullmantur. Tras superar un pequeño tumulto debido a que la señorita encargada de distribuir a la gente no encontraba a ningún viajero en sus listas (?) subimos a los autobuses que nos llevarán a los diferentes hoteles. Todos los de nuestro autobús nos alojamos en Palladium. Me ha picado un mosquito en un pie (¡si aún llevo puestos los calcetines!) igual que a otros muchos viajeros recién llegados. Parece que los insectos en cuestión estaban esperándonos ávidos para darnos la bienvenida. Inevitablemente, se oye en voz alta “la que nos espera”. Este temor, afortunadamente, después no se confirmó.

El sol desaparece rápidamente y a las 5:20 es de noche. En los más de 100 Km que separan Cancún del hotel pasamos por varios “filtros policiacos” como ellos los llaman, muy habituales en Méjico, pero que “no tienen nada que ver con los turistas” según nos dice la agente de Pullmantur, que aprovecha el largo trayecto para darnos diversas indicaciones, y, claro, nos cita para la famosa reunión informativa el día siguiente a las 8:50. Igualmente, nos aconseja acostarnos lo más tarde posible para minimizar el “jet lag” y dejar los objetos de valor y los pasaportes en la caja fuerte del hotel, ya que no hay ningún problema en moverse por la zona con la pulsera del hotel (chivata de donde residimos) y, si acaso, con una fotocopia de la documentación. También nos recuerda la tasa de 55 euros (sale mejor 55 euros que 1000 pesos) que hay que pagar en el aeropuerto al salir de Méjico, a fin de que no se nos olvide reservar ese dinero si queremos regresar a casa, jeje. Al final, nos pide una propina para conductor y maleteros, pero en ningún momento noté coacción. Había una cesta y el que quiso echó y el que no, pues no. El trabajo y la actitud de esta señorita me parecieron correctos.

Palladium nos recibe con iluminación navideña y el lobby del hotel Kantenah presenta esta bonita imagen:



Pero antes de bajarnos del autobús hay cambio de planes. Como ya me temía por lo que contaron otros viajeros, nos mudaron de hotel e, independientemente de la reserva de cada cual, todos iremos al hotel Riviera con un “upgrade” a habitación “junior suite”. En el lobby, nos dan un coctel de bienvenida (¡qué rico!) y hacemos el check-in.

Lobby del Riviera

Nos ponen la pulserita, nos dan un sobre con dos tarjetas-llave, dos tarjetas para toallas, un plano, etiquetas para poner en las maletas el día de la salida, y varias hojas informativas. Entre unas cosas y otras eran casi las ocho cuando abordamos nuestro primer trenecito hacia las villas del Riviera: nuestra habitación es la 6502, o sea, villa 65, apartamento 02, en la parte más recóndita del complejo, bueno, hay a quien le envían a la 68 Mr. Green .

Estamos en la planta baja: al principio me produjo un poco de aprensión, pero luego lo agradecimos mucho: con las mosquiteras no hay ningún problema de bichos y así te evitas subir escaleras, lo que menos apetece después de las caminatas que te das por el complejo. La habitación es enorme, la cama parece un campo de fútbol y hay jacuzzi en el baño, separado de una cómoda cabina de ducha. El minibar está incluido en el TI con reposición diaria y tiene tres botellas de agua, pepsi, mirinda de naranja y cervezas; además, plancha con tabla, armario con bastantes perchas, sofá, mesitas, sillas, cómoda con espejo, espejo de cuerpo entero, terraza con mesa y sillas (no sé si alguien la utilizará, jaja), etc. Una habitación muy confortable, aunque quien busque decoraciones lujosas, aquí no las va a encontrar. Los enchufes están adaptados para nuestros aparatos eléctricos, con lo cual no hay que llevar adaptadores y los cargadores de móviles y cámaras funcionan perfectamente; respecto al secador de pelo, el del hotel tiene una potencia muy aceptable, así que mejor dejar el nuestro en casa. La caja fuerte es gratuita, le introduces el código y ya la tienes lista para dejar a buen recaudo los pasaportes, los resguardos de inmigración que te harán falta a la salida, el dinero, las tarjetas y otros objetos de valor.

Para cenar, nos dirigimos al lobby del Riviera plano en mano. Siguiendo la carreterita por donde nos trajo el tren, tras algún despiste llegamos al buffet Kabah. Te reciben a la entrada, te asignan mesa y te preguntan qué quieres beber. La comida te la sirves tú, claro. Además de cocina internacional, también hay mejicana y cada día temática de un país: vemos sopa de ajo, paella, marmitako, fideua, lentejas... ¿qué país será? Se ve buena calidad y hay casi de todo y para todos los gustos: parece que hambre no vamos a pasar, jeje. Pronto descubrimos que son un poco lentos en servir la bebida, aunque al final llega… casi siempre, jeje.

Estamos agotados de tantas horas de viaje, pero en el lobby del Riviera toca un músico en directo y no podemos resistirnos a escucharle un rato mientras tomamos nuestros primeros cócteles (un manhatan y una piña colada, creo recordar), buenísimos. Sobre las 22:15, emprendemos el regreso a nuestra villa. No está el trenecito, así que “a pata” de nuevo. La temperatura es muy buena, unos 22 grados, con una brisa muy agradable. Aunque procuramos seguir la pista del tren, de noche y con tanta vegetación, nos perdemos convenientemente y empezamos a dar vueltas por sitios desconocidos sin que el plano nos ayude demasiado. Tras vagar, y no precisamente por el desierto, divisamos la villa 65 y nos vamos a dormir o a intentarlo por el “jet-lag”. Al final, seguimos el consejo de acostarnos lo más tarde posible: ya eran las 11:30 de la noche. (las 7:30 en España, así que hacía 24 horas que nos habíamos levantado).
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: PREPARATIVOS, VIAJE Y LLEGADA A MEJICO. (02-12-2012).



Etapa: FAMILIARIZÁNDONOS CON PALLADIUM Y VISITA A PLAYA DEL CARMEN (03-12-2012).  -  Localización:  Mexico Mexico
Fecha creación: 20/12/2012 20:55  
Compartir: 
Compartir:
A las 3 de la madrugada estaba con los ojos como platos, pero aguanté en la cama hasta las siete, pleno día ya allí, pues amanece sobre las seis. La mañana se presenta soleada y hace calor, pero ni mucho menos resulta sofocante, y tampoco se nota una humedad exagerada.

Dejamos una propina a la limpiadora con una nota para que no abra las mosquiteras. De momento, ni se ven ni se sienten los mosquitos, así que no enchufo el aparato eléctrico que había traído. Por si acaso, me pongo un poco de repelente y salimos hacia el lobby del Colonial, donde era la reunión informativa.Desde nuestra villa, o vas caminando o hay que coger dos trenes: uno hasta el lobby del Riviera, es más pequeño, de color blanco y une las villas de Riviera y White Sand con los lobbies de estos hoteles que están pegados él uno al otro. Allí, otro más grande, de colores, que une los lobbies de los cuatro hoteles entre sí (no menciono las Suites porque tiene un sistema especial). Este es el tren que une los lobbies.



Lobby del Colonial.

Desayunamos en el buffet La Hacienda, que tiene de todo. El café te lo sirven en la mesa en unos tazones enormes, jeje. El desayuno muy variado, lo mejor para mi las jarras de mezclas de zumos recién exprimidos y las tortillas hechas en el momento con los ingredientes que eliges.

En la famosa reunión, un representante de Pullmantur, de cuyo nombre prefiero no acordarme, nos dio el teléfono del médico, la hora de recogida el día de la salida y nos dijo que en el TI estaban incluidas las propinas. Después empezó el repertorio de intimidaciones y aseveraciones cuando menos grotescas sobre los enormes peligros que afrontaríamos si osábamos salir solos del hotel, sin la vital asistencia de Pullmantur. Señaló que sus seguros no cubrían incidentes con coches de alquiler, actividades de riesgo y las compras en Playa del Carmen. Elemental, hombre, el coche de alquiler lleva seguro, las actividades de riesgo nunca están cubiertas, y las compras en Playa del Carmen… si me dan alpaca por plata se supone que no voy a reclamar a Pullmantur. ¡Valientes chorradas! No voy a incidir más sobre esta cuestión porque me dio vergüenza ajena el límite al que se llegó, esgrimiendo incluso el nombre de una agencia muy conocida y bastante bien valorada en el foro, acusándola de extorsión a unos clientes la semana anterior (qué casualidad), pasando por chicas secuestradas por un taxista recomendado que no habían vuelto a aparecer, turistas que alquilaban coche y acababan detenidos por la policía e internados en cárceles inmundas de las que nunca salían, viajeros estafados en sus compras, carreteras mal construidas en las que se producían miles de accidentes diarios… Vamos, que en vez del paraíso parecía que habíamos aterrizado en el infierno… si desistíamos de la tutela de Pullmantur, sus excursiones, sus conductores, sus guías y sus autocares, que al parecer estaban exentos de cualquier riesgo. Cuando pasaron la lista de precios, casi soltamos una carcajada pues son absurdamente caros, y las rutas están tan mal diseñadas para el cliente (no para la operadora, claro) que no le quedaría ni un minuto del día libre para estar en el hotel, además de gastar varios cientos de euros por cabeza, en fin, no sigo. Comprendo que tienen que curarse en salud por si ocurre algo y que la competencia es dura, que los paquetes de viajes tienen precios ajustados y que, quizás para compensarlo, han optado por una táctica agresiva a fin de captar gente a toda costa para sus excursiones, pero aquello era demasiado, así que hartos de tantas exageraciones (argumentales y crematísticas), nos fuimos a disfrutar de nuestras vacaciones.

Buena parte de la mañana la pasamos recorriendo el complejo, que es enorme. Visitamos a los flamencos (estaban en una sola zona, la otra destinada a ellos estaba vacía, supongo que por mantenimiento):

Saludamos a los cocodrilos:




Y fuimos encontrando a estos simpáticos habitantes del complejo:






Con éste nos topamos en el mismo jardín de nuestra villa:


En algunos estanques, se puede dar de comer a los peces con un pienso especial que no engorda, menos mal porque están como bolas, no sé si alguno acabará en el buffet, jeje. Quien lo tiene crudo es la pobre tortuga, no es extraño que tenga esa cara de enfado:




Vimos las piscinas con sus tumbonas húmedas. Hay piscinas enormes para todos:


Y otras más pequeñas, escondidas e íntimas para adultos):


Descubrimos los senderos entre la frondosa vegetación, algunos con techados de paja que protegen del sol, muy útiles para acortar las caminatas en los lobbies y las villas:




Cruzamos puentes que nos dejaban estos bonitos panoramas:





Dimos un completo paseo por la playa, salimos de los límites del complejo y llegamos hasta el siguiente hotel, pasando por una zona con estructuras en desuso (¿un antiguo hotel o chiringuito?), que se vislumbran entre una espectacular vegetación, cuyo acceso está cortado por unas cuerdas.



Hay que reconocer que la playa en cuestión de baño no es de lo mejor. Salvo una zona, frente al bar “La Jarra”, tiene un escalón, hay algunas piedras y arrecife muerto que te fastidia un poco los pies al meterte en el agua si no llevas escarpines o chanclas. Al fin entendí por qué en la cámara web en vivo siempre aparecen las cabezas juntas en el mismo sitio, jeje. Pero tampoco hay que exagerar: no se trata de una playa de piedras sino que hay algunas sueltas y coral muerto, pero te puedes bañar, naturalmente; y para tomar el sol, pasear o hacer algo de snorkel está bastante bien.


Además, ¿quién se resiste a darse un baño en aguas de estos colores?

En la zona más cercana al Riviera hay arrecife y el paisaje se vuelve más salvaje y solitario y también más bonito para mi gusto.




Además, te encuentras con estos simpáticos pescadores:


Terminamos la mañana con un baño en la piscina de agua salada “Las Rocas”, para después saborear unos cócteles, contemplando el mar turquesa desde las tumbonas. ¡Esto es vida!


Después de comer en el buffet Kebah, nos dispusimos a afrontar nuestro primer y, según algunos, “peligroso” desafío fuera del hotel. Habíamos cambiado unos pocos euros en el lobby para tener algo suelto, pero 14,20 pesos por euro era un mal negocio, así que valía la pena desplazarse y, de paso, echar un vistazo por Playa del Carmen.

Una de las ventajas de Palladium es que está junto a la carretera general, tres minutos andando desde el lobby del Colonial, aunque ir desde nuestra villa al lobby del Colonial era otro cantar, así que lo tomamos con filosofía, alternando paseos y trenecitos, aunque en ciertos momentos se añora la reserva hecha en el Colonial. A esto me referiré al final.

Nada más salir del complejo (no hay que cruzar la carretera para ir hacia Playa del Carmen), ya había una van (transporte colectivo en el que se mueven turistas y lugareños) haciéndonos señas. Subimos y empezamos a conocer lo que es viajar en van. Esa primera experiencia fue realmente excitante, jajaja. A velocidad supersónica, rechinando los frenos y hasta dando marcha atrás en la carretera cuando era menester para dejar y recoger a los clientes, jejeje. Sin embargo, no daba sensación de inseguridad, no sé, más bien resultaba curioso y divertido, se notaba que están habituados a hacerlo y no tienes sensación de peligro, de que vaya a haber un accidente o algo así. El trayecto desde Palladium a Playa del Carmen y viceversa cuesta 35 pesos, precio cerrado -hay carteles con las tarifas-, y se tarda unos veinte minutos.

En Playa del Carmen paran a un par de manzanas (“cuadras”) de la famosa 5ª Avenida, plagada de tiendas, bares, restaurantes y demás, por la que pululan todo tipo de personajes lugareños y foráneos. Eran las 16:30, aún de día, y al enfilar la calle nos empiezan a llamar los comerciantes para ver sus tiendas. Pero no te agobian, por lo menos no sentí el agobio físico de Egipto o Túnez, por ejemplo. Los bancos estaban cerrados, así que miramos en las casas de cambio. En las de la 5ª Avenida casi todas ofrecían 15,80 pesos por euro. Llegamos hasta una iglesia blanca y poco después vimos a la izquierda una calle que baja al puerto de donde zarpan los barcos para Cozúmel. Allí daban 16,00 pesos por euro y no buscamos más. Volvimos a la 5ª Avenida y seguimos paseando otro rato. Ya de noche, el ambiente se vuelve más de café y coctel. Compré repelente de mosquitos en crema OFF y bloqueador solar ecológico en un supermercado (aún sin regatear, sale más barato que en España).




Sobre las 7 de la tarde, cogemos otra van y volvemos al hotel. Me tocó ir en adelante, en el asiento del centro junto al conductor y creí ver una velocidad de ciento y pico cuando el límite era de 80, igual me lo imaginé, Riendo

Queríamos cenar en algún restaurante temático, preferiblemente en El Dorado, especializado en carnes, pero el modo de acceso que han ideado es un tanto absurdo en mi opinión. Que no haya reservas anticipadas, en vez de una ventaja es un inconveniente pues con la reserva in situ (te van dando mesa según llegas, lo que puede tardar un minuto o dos horas), nunca sabes a qué hora vas a poder cenar si es que al final puedes cenar no ya en el restaurante que quieres si no en algún otro cercano; además, como los caballeros tienen que llevar pantalón largo, hay que estar ataviado de antemano, lo que obliga a pasar previamente por la habitación y al final igual te toca ir al buffet. Valga este ejemplo: regresamos de Playa del Carmen un poco pillados de tiempo, cogemos un tren hasta el lobby del Riviera, otro hasta nuestra villa, nos cambiamos de ropa y volvemos al lobby del Colonial tomando otros dos trenes; intentamos entrar en “El Dorado”, nos ofrecen para hora y media después (10:15 de la noche) y en el “Mare Nostrum” para las 10. Imposible pues al día siguiente teníamos que madrugar. Al final, terminamos en el Sumptuori donde nos citaron en 15 minutos. Otra noche fue peor, no pudimos acoplarnos en ninguno y tuvimos que ir al buffet. Un lío, este sistema. Por lo demás, nos dejamos aconsejar por nuestro camarero en el japonés y la cena no estuvo mal, aunque no era la comida que más nos apetecía.

De vuelta a la habitación, parada obligada en el teatro del Riviera para ver el espectáculo nocturno: nos gustó mucho el show de homenaje al rock: los bailarines, muy buenos realmente. Hay que reconocer que las mejores actuaciones se dan en el teatro del Riviera.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: FAMILIARIZÁNDONOS CON PALLADIUM Y VISITA A PLAYA DEL CARMEN (03-12-2012).



Etapa: CHICHEN ITZA-CENOTE IK-KIL-VALLADOLID-EK BALAM. (04-12-2012).  -  Localización:  Mexico Mexico
Fecha creación: 20/12/2012 21:43  
Compartir: 
Compartir:
Habíamos quedado en el lobby del Colonial a las 6:30 con el resto de foreros (en total 12 personas, 5 parejas y dos niños) y nuestro taxista. Para ganar tiempo, desayunamos en el lobby del Colonial, donde hay bollos, jarras de zumo y una máquina de café, ya que hasta las 7 no abren los buffets. Todo bien excepto el café con leche, pues el líquido resultante tenía un aspecto guarrillo, como de agua sucia; así que nos apañamos con el zumo y los bollos.

Nuestro taxista llegó media hora tarde por un problema que le surgió en la excursión del día anterior a Mérida y Uxmal con otros foreros (qué pena no tener tiempo para hacerla nosotros también). Este pequeño retraso no afectó al viaje: nos aseguró que lo veríamos todo sin agobios y así fue. Pusimos bebidas del minibar en la nevera del vehículo para refrescarnos durante el día.

Como vamos en la parte trasera de la van, apenas oímos los profusos y animados comentarios de nuestro taxista. Una lástima. El trayecto hasta Chichén Itza se hace largo, casi 200 Kilómetros por una carretera recta pero bastante anodina pues sólo se ve el tramo de asfalto y selva a ambos lados, excepto la travesía de algún pequeño pueblo, así como muchas palapas (chozas de madera y techos de paja) y tenderetes de mantas, cacharros y hamacas, eso sí, con mucho colorido:



Resulta curioso que en Chichén Itza se paga más de tasas (177 pesos) que por la entrada (57 pesos). Son las 9:15 de la mañana y aún hay muy poca gente en esta ciudad maya (aunque también hay construcciones toltecas) Patrimonio de la Humanidad. Nuestro guía (nos cobró 500 pesos a repartir entre los 12) nos lleva hasta la pirámide de Kukulcán (también llamado El Castillo), declarada una de las 7 maravillas del mundo moderno. Sinceramente, me impresionó, no imaginaba que sería así, aunque en realidad era como la había visto en mil reportajes y fotos. Resulta difícil de explicar, más aún cuando te cuentan sus secretos (como que en realidad es un calendario, ya que los 91 escalones de cada lado más el de la cúpula suman 365, el total de los días del año) y escuchas el eco de las palmadas. Cuesta entender que una civilización con semejantes conocimientos matemáticos y astronómicos y capaz de construir estas estructuras desapareciera sin dejar rastro: según el guía, al margen de las leyendas, pudo deberse a la gran hambruna que siguió a una persistente sequía. Son teorías y no daré más detalles porque seguramente escribiría alguna barbaridad. Para los interesados en el tema resulta indispensable consultar información especializada y, sobre todo, verlo in situ.

Os dejo varias perspectivas de la maravilla, que tuvimos casi para nosotros solos bastante rato.






Admiramos otras ruinas significativas: el templo de los guerreros, presidido por Chaac Mool (un altar con forma humana, destacada obra tolteca), y rodeado del grupo de las mil columnas:



El templo de los jaguares, así denominado por las representaciones de jaguares de su friso:


El altar de los cráneos, donde los mayas exponían las calaveras de los enemigos vencidos (se puede ver en los relieves a los soldados con las cabezas cortadas):




El gran juego de pelota:



El templo del osario o tumba del Sumo Sacerdote, una réplica en pequeño de la pirámide principal.

El observatorio:

Pregunté al guía por unas estructuras llamadas “Las Monjas”. Son anteriores a los mayas, de estilo “Puuc”, por lo que carecen de serpientes emplumadas, pero es espectacular la decoración con dobles cornisas y trabajados mosaicos de piedra tallada:




Vimos otras estructuras también impresionantes, pero no pongo fotos para no hacer esta etapa interminable. Se nota que disfruto con las piedras, ¿verdad?

Después, una hora de tiempo libre. Es el sitio más barato para surtirse souvenirs en la multitud de puestos de artesanía que hay por todo el recinto. Compramos un reloj maya, una máscara y una talla de madera de cedro. Es una pesadez porque odio el regateo pero, claro, hay que regatear. Sucumbo antes de tiempo, me agota ese tira y afloja por cantidades realmente pequeñas y al final me queda la sensación poco grata de que me han tomado el pelo completamente aunque me lleve cosas bonitas y baratas. Por esta razón compro muy poco en estos sitios. Y de verdad que lo siento.

Al salir, unas colas inmensas aguardan en las puertas. Son los turistas que vienen con las agencias. ¡Y pensar que tenemos fotos nosotros solos en las pirámides!

Vamos al cenote Ik-Kil. Es un cenote abierto, muy bonito, la vegetación y las lianas colgantes que caen sobre el agua lo hacen portada de muchas guías turísticas. Sus más de 40 m. de profundidad no deben asustar a los nadadores poco avezados pues se alquilan chalecos salvavidas por 30 pesos. ¿Y quién se resiste a llevarse el recuerdo de nadar en este bello cenote?





Nuestro taxista nos lleva a comer al centro de Valladolid, una ciudad de trazado colonial, alegre y bulliciosa. Enfrente de la iglesia (¿catedral?) de San Gervasio, tenemos reservada una mesa en un restaurante muy diferente del típico buffet para turistas. En la tele hay un partido de la Champhions del Real Madrid. ¿Un reportaje? ¿Diferido? No, no: ¡en directo! Claro, en España ya son las 9 de la noche.
Buena comida mejicana a buen precio (unos 20 euros por pareja), y el guacamole y el queso para untar, riquísimos.




Llegamos a Ek Balam (que significa Jaguar Negro) pasadas las cuatro. Estaban casi cerrando, pero tuvimos tiempo suficiente para la visita. Había muy poca gente. Me encantaron las ruinas, son realmente bonitas. Además, pudimos subir a dos de las estructuras. Al entrar, vemos este bonito arco maya:


Desde lo alto del llamado "Palacio Oval" se obtiene esta impresionante perspectiva del conjunto, con las pirámides gemelas y el juego de pelota a la izquierda y de frente el impresionante "Templo Mayor" o Acrópolis.




La Acrópolis es la tumba de un rey y con 32 metros de altura, 68 m. de ancho y 162 m. de largo es una de las estructuras más grandes de Mesoamérica. Su tamaño y aspecto impresionan y, naturalmente, es imposible enfocarla entera con la cámara. Así que ahí va una toma de la parte izquierda:


Y otra de la parte derecha:

Como en todas las pirámides, es al acercarte cuando aprecias realmente su inclinación.
Los escalones son altos y puede dar un poco de vértigo, pero son regulares y se sube bien; bajar, cada uno como pueda, jeje. Bueno, que tampoco es tan complicado.


Según se sube, a la izquierda, debajo de los techos de paja, no olvidéis echar un vistazo porque merece la pena.

Hay relieves y, sobre todo, una extraordinaria fachada de estuco con mascarones, fauces y colmillos de un monstruo, el rey con su trono y guardianes alados que formaba el portal de entrada al otro mundo. Está en restauración, pero se distinguen bien las figuras.


Desde lo alto, las vistas son espectaculares: las demás estructuras surgen entre la selva, que se extiende verde e inmensa alrededor. Una bandada de buitres revolotea a pocos metros de nuestras cabezas, dándole más emoción, jeje.






El regreso, de noche, se hizo muy largo y pesado, hay momentos en que parece que el coche no avanza. Nuestro taxista nos dejó en el lobby del Riviera y todo el grupo (excepto una pareja que se alojaba en otro hotel) fuimos a reservar para la cena-barbacoa del día siguiente en la playa. Paseo hasta nuestra villa, aseo, vuelta al lobby y cena en el buffet Kebah. Nos quedamos a ver el espectáculo en el teatro tomando los inevitables cócteles (¡qué ricos!). La agotadora jornada acabó con otro trenecito hasta nuestra villa. No sé cuántos kilómetros recorrimos por el complejo andando o en trenecitos, Riendo Riendo
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: CHICHEN ITZA-CENOTE IK-KIL-VALLADOLID-EK BALAM. (04-12-2012).

Etapas 1 a 3,  total 9
 1  2  3  siguiente siguiente



Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 234 48
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 615 Visitas mes actual: 470 Total visitas: 44708

  Últimos comentarios al diario  UNA SEMANA DE DICIEMBRE EN LA RIVIERA MAYA: ¡QUÉ PRONTO PASA!
Total comentarios 62  Visualizar todos los comentarios

Kaloa  kaloa  07/04/2016 08:44
Muy bien explicado todo, yo voy este octubre 10 noches y fijo lo llevo impreso, y al mismo hotel, a ver si nos respetan el Colonial...veremos
Te di 5 estrellitas☺

Artemisa23  artemisa23  07/04/2016 19:29   
Muchas gracias por tu comentario y tus puntos, kaloa. Seguro que lo pasarás muy bien aunque te hicieran un cambio de hotel, el destino es una maravilla y eso es lo más importante. Yo estoy deseando volver.

LANENA69  LANENA69  05/03/2017 13:18   
Aaaayyy,que recuerdos,estuve en el mismo hotel y vi varias cosas que tú,que pena que en esa época no hiciera tantas fotos como ahora,tengo pocas y la mayoría de poca calidad,ya pondré el diario,aunque superarte a ti es imposible,lo explicas muy al detalle,yo paso más por encima,jajajajaja.Sólo por el buen recuerdo,las fotos y lo bien que me caes aunque no te conozco te lo estrello,jajajajajaja.

Artemisa23  artemisa23  05/03/2017 17:19   
Gracias, LANENA69. Por cierto que tú también me caes muy bien y te voy a contar una curiosidad: el año pasado cuando pasó lo de Niza me tuviste preocupada porque sabía que tenías la intención de ir por la zona con tu hijo (lo habías comentado en el foro). Menos mal que no os coincidió allí. Saludos.

LANENA69  LANENA69  27/03/2017 14:30   
Gracias artemisa23,así es,pasamos por Niza y a los pocos días pasó lo del atentado,gracias a dios no nos pilló,sino para morirse.Saludos

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

Foros de Viajes
Pais Tema: VIAJAR A MÉXICO - Foro de México
Foro Centroamerica y Mexico Foro Centroamerica y Mexico: Interior de México y Costa del Pacífico, Panama, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, Guatemala...
Ultimos 5 Mensajes de 757
312877 Lecturas
AutorMensaje
VIVID
VIVID
Indiana Jones
Indiana Jones
Abr 07, 2008
Mensajes: 1202

Fecha: Jue Nov 16, 2017 06:19 pm    Título: Re: VIAJAR A MÉXICO - Foro de México

En dos semanas viajo a México para visitar dos zonas: Oaxaca y Campeche. Me hubiera gustado ir de una a otra atravesando Chiapas pero no dispongo de tanto tiempo. Mi motivación principal es visitar las ruinas mayas de Calakmul. Además, también las ciudades de Oaxaca y Campeche, y por supuesto el DF, una de mis ciudades favoritas del mundo, y que visitaré por cuarta vez...ya contaré qué tal.

Saludos.
Racor
Racor
Experto
Experto
Jul 19, 2017
Mensajes: 117

Fecha: Sab Dic 23, 2017 07:48 pm    Título: Re: VIAJAR A MÉXICO - Foro de México

¿Qué tal conducir con coche alquilado en Mexico por la zona de Querétaro, Guanajuato, San Miguel de Allende, Zacatecas...? ¿Alguna consideración en particular? ¿Mejor o peor que Marruecos, por ejemplo?
Gracias.
wanderlust
Wanderlust
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Ago 23, 2011
Mensajes: 25475

Fecha: Sab Dic 23, 2017 10:25 pm    Título: Re: VIAJAR A MÉXICO - Foro de México

Racor Escribio:
¿Qué tal conducir con coche alquilado en Mexico por la zona de Querétaro, Guanajuato, San Miguel de Allende, Zacatecas...? ¿Alguna consideración en particular? ¿Mejor o peor que Marruecos, por ejemplo?
Gracias.

tienes dos hilos más específicos sobre el tema

Carreteras en México: distancias- km/horas-, estado

Coche de Alquiler/ Conducir en MÉXICO
Racor
Racor
Experto
Experto
Jul 19, 2017
Mensajes: 117

Fecha: Dom Dic 24, 2017 11:52 am    Título: Re: VIAJAR A MÉXICO - Foro de México

Ya los leí antes de postear aquí.
wanderlust
Wanderlust
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Ago 23, 2011
Mensajes: 25475

Fecha: Dom Dic 24, 2017 11:57 am    Título: Re: VIAJAR A MÉXICO - Foro de México

Racor Escribio:
Ya los leí antes de postear aquí.

me alegro...luego moveré los mensajes -por aquello de mantener la info ordenada y accesible-
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ




All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Google + Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad