Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads
Navidad en Praga ✏️ Blogs de Checa Rep.

Blogs 

Navidad en Praga
Diario: Navidad en Praga  -  Localización:  Checa Rep.  Checa Rep.
Descripción: 3 días y medio en una navideña ciudad europea: Praga.
Autor: Macorís   Fecha creación: 
 
Compartir:


Etapas 1 a 3,  total 6
 1  2  siguiente siguiente



Etapa: Día 1: Llegada a Praga  -  Localización:  Checa Rep. Checa Rep.
Fecha creación: 13/02/2013 14:06  
Compartir: 
Compartir:
Jueves, 6 de Diciembre de 2012


Hoy tocaba día de trayectos, aeropuertos y transporte hasta Praga y tocaba madrugar para acabar llegando al hotel sobre las 7 de la tarde. Casi nada.

Nos levantamos a las 4:30 de la mañana y lo primero de todo era llegar hasta Bilbao, lugar desde donde salía el vuelo dirección Frankfurt. Para eso cogemos el coche y nos vamos directos a Bilbao, a la zona de Deusto, con intención de buscar un aparcamiento en zona blanca donde dejar el coche durante los 14 días que estaríamos fuera. Y así hicimos. Después de esto, cogemos el metro y un autobús y por fin llegamos al aeropuerto. Una vez allí facturamos y después de hacer todos los trámites nos fuimos a descansar un rato.

A la una más o menos salimos directos hacia Frankfurt y en el avión ya nos dieron una "merienda" (un perrito y bebida).



Llegamos a Frankfurt y tras una buena caminata para buscar la puerta de embarque del siguiente vuelo, por fin embarcamos dirección Praga. Ni un retraso y todo correcto. Volvimos a "merendar", esta vez un bollo dulce y una bebida y sin casi darnos cuenta llegamos al aeropuerto de Praga de noche cerrada.

Una vez recogidas las maletas nos dirigimos a un puesto de color rojo donde podemos comprar los tickets para el bus y el metro (tanto para nosotros como para las maletas) por 96 coronas checas (32 por nosotros, y 16 por maleta). Se pueden sacar tanto aquí como en cabinas y en el propio autobús (solo que en el autobús no se puede pagar con tarjeta y aquí si).



Saliendo por la puerta y a mano derecha se encuentra la parada del autobús. Allí esperamos hasta que llegó el nuestro, el número 100 que nos lleva hasta el final de linea, parada Zlicin, donde enlazamos con el metro (para lo que sigue sirviendo el billete comprado en el aeropuerto, el de 30 minutos) y a la salida del metro, en la parada Namesti Republiki, me para el de seguridad para pedirme el billete. Hay que decir que en Praga, tanto para entrar en el bus, como en el metro, como en los tranvías no hay control, vamos que entras sin más, pero te pueden pedir el billete en cualquier momento. Y eso es lo que me pasó a mi, que me pararon. Te enseñan la placa, les enseñas los billetes y listo. A la calle.

Ahora tocaba ubicarse, y tras unas vueltas por la plaza por fín conseguimos saber hacia donde estaba el hotel. Y llegamos al Magestic Plaza en el que solo dejamos las maletas y salimos dispuestos a dar una primera vuelta por la ciudad.



Enseguida empezamos a reconocer cosas. Muy cerca del hotel estaba La Torre de la Pólvora, una de las torres más bonitas de Praga y de la que hablaré más adelante.


En nuestro paseo nocturno enseguida llegamos a la plaza Wenceslao y fue donde nos dimos cuenta de que Praga no es tan grande como pensábamos y que íbamos a utilizar muy poco el trasporte público (y ciertamente no lo utilizamos nada).


Dimos un paseo por el mercadillo de la plaza, en el que además había un Belén hecho de madera.


Después de este paseo nos dirigimos hacia la plaza de la ciudad Vieja, donde se encuentra la famosa Torre del Reloj y donde me quedé un largo rato asombrada. La imagen era preciosa, y si unimos a que ya de por si la plaza debe ser muy bonita, con el mercadillo, las luces y el ambiente navideño, hacía que todavía fuera aún más especial.


De todos los mercadillos navideños que hemos visitado en Europa (Tallin, Riga, Vilnius, Budapest, Bratislava, Viena, Salzburgo) desde luego este es el más bonito de todos.

El haber madrugado tanto empezaba a hacer mella en el cuerpo y me dolía bastante la cabeza, así que decidimos cenar el algún sitio cercano al hotel e irnos a dormir, que el día siguiente sería largo e intenso.

Cenamos en Kotleta Restaurant, en la misma calle del hotel. La cena consistió en Sopa de ajo, sopa de verduras, pato con cebolla caramelizada y goulash (un plato típico pero originario de Hungría hecho con carne y muy especiado, con cebolla, pimiento y pimentón). Yo no probé el goulash ya que sabía de mano que no me iba a gustar y a Rubén tampoco le dio más. Así que la cena, excepto por la sopa que estaba muy bueno, lo demás pasable. Esto, más un cóctel y una cerveza fueron 663 coronas que con la propina ascendió todo a unos 29 euros.



A las 21:45 estábamos ya en el hotel, había que descansar que empezaban los madrugones. El despertador sonaría a las 7 de la mañana.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Día 1: Llegada a Praga



Etapa: Día 2: Un laaargo día en Praga  -  Localización:  Checa Rep. Checa Rep.
Fecha creación: 13/02/2013 22:58  
Compartir: 
Compartir:
Viernes, 7 de Diciembre de 2012

Volvemos a despertarnos a las 7 de la mañana, dispuestos a aprovechar al máximo las horas de sol de que disponíamos, que no son muchas y a las 4 de la tarde empieza a oscurecer. Es cierto que hemos notado que oscurece más tarde que en el viaje al Báltico del año pasado y esa hora de más se ha notado bastante a la hora de descubrir la ciudad.

El paseo hacia la plaza de la Ciudad Viaje la hacemos dirigiéndonos primero hacia la Torre de la Polvora, pasando por delante del Centro Comercial OC (que nos sacó de algún apuro) y delante del cual está el primero de los Mercadillos Navideños de Praga.

Por el camino empezamos a encontrar muestras de la magnífica arquitectura praguense.




La Torre de la Polvora, que ya la habíamos visitado la noche anterior, es una de las torres más características de la llamada "ciudad de las 100 torres". Es una de las 13 puertas de entrada de la antigua muralla que cercaba la ciudad de Praga y de la que solo se conserva esta. Su color ennegrecido la hace más peculiar sin duda y a partir de este punto se accede a la ciudad Vieja. Su nombre proviene de el S. XVII cuando se empezó a utilizar como almacén de pólvora. Actualmente alberga un museo sobre las Torres de Praga y se puede acceder a su mirador.




Pasamos por debajo del arco y accedemos a Stare Mesto, la ciudad Vieja. Y paseando por sus estrechas y agradables calles llegamos a la Plaza Vieja, la que es considerada como centro de la vida Pública de Praga y una de las más fotografiadas de Europa. Si la plaza es bonita en cualquier momento del año, en Navidad adquiere un toque especial ya que se llena de pequeños y coquetos puestos callejeros que ese toque tan especial y tan navideño. De todos los mercadillos que hemos visitado en Europa (Riga, Vilnius, Tallin, Helsinki, Budapest, Viena, Bratislava, Salzburgo) desde luego este es el más bonito de todos.




La plaza de la Ciudad Vieja está rodeada de edificios muy pintorescos y entre todos ellos encontramos la Iglesia de Nuestra Señora de Týn, la Iglesia de San Nicolás y el ayuntamiento de la Ciudad Vieja que destaca sobre todo por la famosísima torre del Reloj.




Antes de nada buscamos un buen sitio para cambiar dinero y lo hicimos Kaprova 14, en la plaza de Frank Kafka que llevando un ticket descuento bajado de Internet no te cobran la comisión. Puedes descargarlo aquí. Esto supuso que nos hicieran el cambio de 1 euro a 25 coronas.





Que bonita es esta Iglesia, no me he cansado de sacarle fotos.

Dimos una vuelta alrededor de la plaza admirándola por todos los costados y cuando nos acercamos a la torre del reloj empezamos a ver la aglomeración de gente que había. Iban a dar las 10:00 de la mañana, y la gente esperaba al acontecimiento que se produce cada hora desde las 9 de la mañana a las 9 de la noche cada hora en punto. La verdad que en torno a este espectáculo que se produce en el reloj hay muchos comentarios y muchos ensalzandolo y tal vez por este motivo a mi me decepcionó un poco. Claro que después pensando que hace 6 siglos que esto empezó a funcionar pues la cosa se ve de otra manera. Pues cada hora se produce un desfile de los doce apostoles en las ventanas superiores del reloj, además de otras cuatro figuras, la Vanidad, el Turco, la Avaricia y la Muerte y un esqueleto que tirando de una cuerda marca el inicio del desfile.






En torno al reloj existen muchas leyendas, entre ellas que para que su creador no volviera a crear algo semejante ni de igual belleza le sacaron los ojos.

Al finalizar el desfile del reloj un trompetista desde lo alto de la Torre entona una canción.

Si os fijáis en torno a la torre hay una serie de personas vestidos de rojo. Son la gente de Sandermans que a las 10 de la mañana realizan tours gratuitos por la ciudad.

Como podéis ver el día estaba muy despejado así que decidimos subir a la torre por 105 coronas checas, lo que supone 4.20 euros (casi nada).

Las vistas desde la torre son buenísimas, no hay más que ver unas fotos para darse cuenta de que pese a los 4.20 euros la subida merece la pena.






Pingus tambien se ha venido a Praga



Al bajar seguimos un rato contemplando el reloj, mira que es bonito, ¿cómo no se va a decir que es el más bonito del mundo? Sin ninguna duda.

Continuamos el paseo por la calle Karlova hasta darnos de bruces con el Puente de Carlos. Este si es el monumento más famoso de Praga. Comunica la Ciudad Vieja (Stare Mesto) con la Ciudad Pequeña (Mala Strana). Tiene algo más de 500 metros de largo y 10 de ancho y actualmente es peatonal y tan peatonal que está hasta arriba de turistas y eso que era Diciembre y hacía frío (claro que también hay que tener en cuenta que estábamos en el puente de la Constitución y eso se hacía notar en la cantidad de Españoles que nos encontramos por todos lados).






A lo largo del puente de Carlos, encontramos 30 estatuas que actualmente no son las originales, sino réplicas (los originales se encuentran en el museo Nacional de Praga.





La estatua más contemplada y más fotografiada es la de San Juan Nepomuceno (menudos nombres se gastan los praguenses) que además fue la primera que se añadió. Se cuenta que Juan Nepomuceno fue arrojado al agua desde este punto por orden de Wenceslao IV y en el S. XVIII fue santificado.



En este punto todo el mundo coloca sus manos en la posición adecuada (no puedes equivocarte, todo el mundo hace lo mismo) y se pide un deseo. Hay que hacerlo por si las moscas, no vaya a ser que al final se cumpla.

Y pasito a pasito llegamos al final del puente y desde aquí nos adentramos en Mala Strana con intención de ir hacia la isla de Kampa.





La Isla de Kampa está bañada por el río Moldava y por un brazo que sale de él, la traducción de su nombre podría ser "rio del Diablo" y cuenta la leyenda que su nombre proviene de una malhumorada lavandera que rondaba el río.

La Isla de Kampa constituye uno de los parques más animados de la ciudad y desde luego merece la pena dar un paseo por ella. Dentro de la isla además del Museo Kampa al lado del cual se encuentran las conocidas figuras de los bebes gigantes (que dicho sea de paso dan un poco de miedo), podemos ver el Molino del Gran Prior y el Muro de John Lennon muy cerca uno del otro.








El muro de John Lennon significó la protesta contra el régimen comunista en el que se escribían frases que eran borradas inmediatamente. Actualmente es un muro lleno de grafitis.


Al salir de la Isla de Kampa nos vamos hasta el Funicular de Petrin. Al llegar al Monte Petrin y con un pequeño paseo llegamos al Laberinto de los Espejos donde no teníamos intención de entrar pero tras unos momentos de duda decidimos que ya que estabamos y la verdad es que nos reímos un buen rato pero creo que no merece para nada la pena pagar las 75 coronas que vale (3 euros).




La fotógrafa... fotografiada.


Tras esto nos fuimos hasta la Torre de Petrin, que está justo al lado. El parecido con la Torre Eiffel no es casual y se construyó dos años después de esta como con objeto de la Exposición Universal que se celebró en Praga. Con sus 60 metros de altura, su mirador superior es el más alto de Praga y desde él encontraremos las mejores vistas panorámicas de la ciudad. Desde este mirador estamos a 200 metros sobre el río Moldava.



Para ver la panorámica más grande, pinchad aquí.

La subida, sin ascensor, cuesta 105 coronas (4.20 euros). Pero merece la pena.


Después de un largo rato arriba el frío ya se hacía notar y volvemos a bajar. A todo esto son ya las dos de la tarde y pensamos en que hacer para comer. Tras un momento de duda decidimos continuar y damos un paseo por el parque bordeando la muralla y bajando con cuidado porque había bastante hielo en el suelo.

Así llegamos hasta el Monasterio Strahov. La mayor parte del monasterio permanece cerrado al público y solo se puede visitar la Biblioteca y la pinacoteca. Lo más interesante del monasterio es visitar la Biblioteca a la que no se puede acceder libremente y solo se puede contemplar desde la entrada.




Llegamos a la altura de la calle Lorenstanka y la seguimos en dirección al río pasando por las cercanías de El Loreto. Decidimos no entrar y seguimos hacia la calle Nerudova. Esta calle atraviesa Mala Strana y es muy conocida en Praga y muy característica ya que en ella se conservan los símbolos identificativos de las casa que se utilizaban para distinguirlas antes de que se implantara el sistema de numeración. Aunque estos símbolos se pueden encontrar en muchos otros edificios de Praga es en esta calle donde mejor se conservan. Además de esto, la calle Nerudova suele estar muy animada, con muchos cafés, tiendas de souvenirs... todo decorado con las pintorescas casa.






Llegamos hasta la Catedral de San Nicolás, de la que hablaré más adelante (no lo voy a contar todo hoy) y desde ahí y sin entrar nos acercamos hasta la calle más estrecha de Praga (imaginaros como estaba, llena de japoneses sacando mil fotos).

Esta es la única medio decente que he conseguido sacar.




Estaba empezando a anochecer y cruzar el puente de Carlos de nuevo, supuso empezar a ver la puesta de sol.


Por fin llegamos de nuevo a la Plaza de la Ciudad Vieja y una vez allí llegó el punto culmen del viaje. Yo y mis antojos. Soy una persona que no suele comer carne de cerco o de vaca. No me suele sentar bien, pero hoy cosas que si como, como el jamón (un pecado será decir que no te gusta el buen jamón), el hígado (que raro, no?), y a veces como cosas en pequeñas cantidades. Pero lo que no suelo hacer jamás es comer carne de este tipo en los viajes (creo que es una herencia de mis viajes por Republica Dominicana y el aspecto de la carne de allí que hace que me cueste mucho comer carne fuera de casa, cosa que tampoco es comprensible si estamos en Europa, pero bueno, que soy rara y no hay más que decir.... bueno si, que como hamburguesas de pollo y a esas no les tengo ningún reparo, jiji). Bueno, pues según llegué a Praga empecé a decir que yo quería comer una salchicha. Rubén me miraba raro cada vez que lo decía, hasta que al final se dio cuenta que era verdad, quería una salchicha. Fue llegar al mercadillo, el olor, el hambre, el ambiente, todo hacía que yo no pensara en otra cosa que en las salchichas. Así que tuve que comer una salchicha y .... que buena estaba. Y me obsesioné con las salchichas. Esto traería cola.
Tuve que oír a Rubén relatar que me iban a sentar mal, que si mira que venir a Praga a comer salchichas, que si no se lo podía creer... bueno, pues yo tan agustito con mi salchicha de 90 coronas.




Después de este impulso salchichero nos fuimos a merendar. Había que empezar con los postres. Dos tartas Sacher, un café y un chocolate, 300 coronas (11.70 euros). Eso si, la sacher estaba buena.

Un callejeo por la Ciudad Vieja de Praga nos dejó estas rincones.








Pues como el día no podía acabar así seguimos con los paseos por la ciudad. El que anocheciera tan pronto no iba a hacer que dejaramos de conocer la ciudad. Eso si el frío se hacía notar cada vez más y no hubo más remedio que probar uno de los "vinos calientes" que nos ofrece la ciudad. Pero esta vez lo escogimos descafeinado, es decir, sin vino: zumo de piña con ron (para que no sea tan descafeinado) caliente por 59 coronas en tamaño grande.




El paseo por Praga nos llevó de nuevo hasta la plaza de Wenceslao, que durante el viaje no conseguimos verla de día. Pasamos otra vez por el mercadillo, por delante del hotel Europa (pero no era como para volver a tomar otro pastel así que pasamos),



Volvemos de nuevo hasta la plaza Vieja paseando por el entramos de calles, cada una más bonita que la siguiente y entrando de vez en cuando en alguna tienda de souvenirs, una forma muy barata de calmar el frío.





Para terminar el día decidimos cenar en Klub Architektu, un gran acierto sin duda y un lugar para repetir. Quizá fue uno de los mejores restaurantes del viaje. No solo por los platos que correspondian en calidad al precio pagado, sino por la decoración, la atención y el entorno en si.

Cenamos 2 sopas, un pollo a la barbacoa y un pollo con una salsa espesa que estaba buenísima, para beber una cerveza y un vino, y un te. No pudimos con el postre. Todo por unas 600 coronas incluidas las propinas.



Con todo esto nos dieron las once de la noche. El día había dado para mucho y tocaba irse a dormir que al día siguiente volvía a haber madrugón para irnos a Terezin. Pero eso será en la próxima entrada. No os la perdáis.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Día 2: Un laaargo día en Praga



Etapa: Día 3: Terezin  -  Localización:  Checa Rep. Checa Rep.
Fecha creación: 18/02/2013 13:25  
Compartir: 
Compartir:
Sábado, 08 de Diciembre de 2012

Escogimos este día para la visita a Terezín pese a que sabíamos que al ser Sábado el crematorio estaría cerrado. Y lo hicimos porque pese a esto era el mejor día para visitarlo. No queríamos ir el Viernes, según aterrizamos en Praga. Queríamos primero entrar en contacto con la ciudad, centrarnos y poder averiguar como funcionaban los trasportes públicos antes de tener que coger el tranvía para llegar a la parada del autobús. Por otro lado, si dejábamos Terezín para el Domingo, el sábado tendríamos que ver el barrio Judío donde si que tendríamos cerrado el cementerio y eso lo tenía que ver si o si, así que no nos quedó más que ir en Sábado a Terezín.

Nos levantamos muy temprano. A las 6 de la mañana suena del despertador, a las 6:30 estábamos desayunando y a las 7 salíamos del hotel dirección a la parada Dlouhátrida, del tranvía 24, que nos llevaría hasta Nadrazi Holesvoice (24 coronas checas).

Al bajarnos del tranvía debemos cruzar la calle e ir en dirección a donde marca la parada del autobús (con un símbolo de autobús). Al llegar al final del camino, a mano izquierda se baja por unas escaleras que conducen a un túnel, continuamos por él hasta el final y una vez fuera del túnel y a la derecha se encuentran las paradas del autobús numeradas. La nuestra es la número 7. La primera impresión es que nos encontrábamos en un descampado, todo helado, hacía un frío de muerte y como todavía era pronto nos dirigimos hacia la propia estación a esperar a que dieran las 8 (hora en que debía salir el autobús). Unos minutos antes salimos de la estación y vemos que hay dos personas más esperando. Nos acercamos, vemos que no hay señal del autobús y una de las chicas que esperaba se dirige a la caseta a preguntar. Le dicen que no hay autobús a las 8. Ella saca el horario descargado de internet, se lo enseña y él con cara de pocos amigos solo nos dice que "el autobús sale a las 9:30". Nos quedamos de una piedra.


Nosotros teníamos reservada la visita a Terezín en español para las 10:30 así que tuvimos que llamar y muy amablemente nos dijeron que no había problema, que se lo decían a la chica para que nos esperara a las 11:00. El madrugón no había servido para nada. Nos vamos de nuevo a la estación, pedimos un café y un chocolate (59 coronas) y nos vamos a sentar en un banco de la estación. La verdad que esta desierto, solo teníamos como compañía a unos cuantos "sin techo", así que pacientemente nos acomodamos y esperamos.

A las 9:30, ya sí por fin, sale nuestro autobús dirección Terezín. En lugar de parar donde debía, tampoco lo hace y nos toca pegarnos una pateada de casi 2km para llegar a la zona donde nos esperaba la guía. Este día se iba a hacer cuesta arriba. A la vez que nosotros llegaron varios españoles, sin reservar visita, pero no nos importó y se unieron al grupo.

Por fin estábamos dentro de "la pequeña fortaleza" de Terezín, la que nos enseñó la guía y sobre la que nos contó todas las historias de lo vivido y acontecido dentro del guetto.



Terezín (Theresienstadt en Alemán) no fue un campo de exterminio sino solo de concentración. Empezaron a llegar los primeros Judíos a finales de 1941 a la espera de ser deportados a campos de exterminio.


Al entrar en "la pequeña fortaleza" de Terezín, lo primero que nos encontramos es el clásico cartel que dice "ARBEIT MACHT FREI" (el trabajo os hará libres) que ya impresiona de mano. Esto significaba que cuanto más trabajaran dentro del campo más posibilidades tendrían de hacerse libres.




Unos dos meses después de la llegada de los primeros judíos a Terezin empezaron las deportaciones a los campos de exterminio y a partir de ese momento existía sobre el gueto una constante amenaza de deportación.



Menos de un año después de sus inicios, Terezín llegó al pico máximo de habitantes: 50.000 personas en menos de 115.000 metros cuadrados. A partir de este momento se produjeron numerosas deportaciones hacia Treblinka y Auschwitz y la población descendió hasta las 11.000 personas.



Las malas condiciones en las que se encontraban, excesivo hacinamiento, malas instalaciones sanitarias (llegó a no producirse la evacuación de heces que cubrían todo el piso de las habitaciones) junto con la pésima alimentación (en general un todo en uno donde se mezclaba hasta la ceniza de los cigarros) provocaron graves brotes de enfermedades y epidemias elevando el índice de mortalidad en el campo.




Dentro de la población de Terezín se encontraban numerosos artistas y esto fue utilizado por los nazis en su beneficio propio, utilizándolos para crear gráficos y dibujos técnicos. Esto fue aprovechado por los judíos para poder utilizar el material a escondidas y poder realizar dibujos sobre lo que se vivía en el campo. Muchos de estos dibujos se encuentran expuestos en el museo del gueto. Realmente esto es como para que se te pongan los pelos de punta, pero sin lugar a dudas lo que más llama la atención son los dibujos realizados por los niños del campo (una parte expuesta aquí y otra que lo veremos al día siguiente en el barrio judío de Praga).


Dos años después de la apertura de Terezín comenzaron los rumores acerca de la existencia de los campos de exterminio y los nazis decidieron abrir Terezín al comité de investigación de la Cruz Roja. Fue entonces cuando se produjo el mayor número de deportaciones hacia Auschwitz en un intento de reducir el hacinamiento. Cambiaron totalmente la imagen de Terezin, aparecieron flores por doquier, aparecieron tiendas y cafés, escuelas, jardines, parques y un banco.




Después de la inspección de la Cruz Roja, los nazis realizaron un vídeo sobre la forma de vida dentro del campo, una película muy bien realizada y que tuvimos la oportunidad de ver en el cine de la "pequeña fortaleza". Realmente espeluznante y más cuando sabes que toda la gente que participó en el vídeo, incluidos los niños, fueron enviados directamente a la cámara de gas de Auschwitz.


Sin embargo el amplio abanico de pinturas dejadas como testimonio de lo que ocurría dentro del campo contradicen la imagen de "modelo de campo" que querían dar los nazis.


Bajo Terezin existe una red de túneles. Nosotros solo anduvimos por el que está habilitado, de un kilómetro más o menos y con la falta de luz y el frío se hizo realmente largo. (Y eso que también dimos la vuelta e hicimos el trayecto de ida y de vuelta).

El hecho de que hiciera un frío espantoso, que el hielo y la nieve cubrían parte del suelo de Terezín hacían que la imagen de todo lo que estábamos viendo y oyendo se volviera mucho más cruda.

A la salida de la "Pequeña Fortaleza" encontramos el cementerio que impresiona de por si, pero no todo el mundo que murió en Terezín se encuentra enterrado. Cuando la gente empezó a morir debido a las condiciones infrahumanas que existían se creó el crematorio y así evitaban tener que enterrar.




Un pequeño paseo por el pueblo y los distintos museos dan por terminada nuestra visita, no sin antes pasar a comer algo en el único sitio habilitado para ello. La comida consistió en: una hamburguesa, un hot dog (ya sabéis para quien, para la de los antojos de salchicha), un nestea y un café por 144 coronas.


Después de la impresionantes visita a Terezín nos dirigimos de nuevo a Praga, un pequeño descanso en el autobús y de nuevo a pasear por la Praga nocturna. Esta vez decidimos cenar por el mercadillo. Yo solo probé uno de esos rollitos con sabor a canela que están de muerte y Rubén comió algo más pero a mi no me entraba la comida, ni siquiera las salchichas, así que con esto nos fuimos a dormir.




Y con esto nos despedimos hasta el siguiente día. Lo que no sabíamos era la noche que nos esperaba. Pero esto quedará para la próxima entrada.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Día 3: Terezin


Etapas 1 a 3,  total 6
 1  2  siguiente siguiente



Votaciones al diario Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0 Media
Anterior 0 0 Media
Total 20 4 Media
Votos
Votos 0 Votos
Votos 0 Votos
Votos 0 Votos
Votos 0 Votos
Votos 0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 72 Visitas mes actual: 10 Total visitas: 17318

  Últimos comentarios al diario  Navidad en Praga
Total comentarios 6  Visualizar todos los comentarios

Macorís  macorís  13/02/2013 21:57   
Gracias Iris, por seguirme en el blog! Y porque no comentas allí tambien? La verdad que lo de las fotos es una faena por que en el blog las subes como quieras y ya luego el propio programa las pone todas en el mismo tamaño, pero claro no puedo aprovechar el enlace mismo para el foro. Un rollo.

Gracias de nuevo!!

Yennefer  Yennefer  13/02/2013 22:05   
Macorís te está quedando muy bien tu diario. Anímate a terminarlo.

Macorís  macorís  13/02/2013 22:06   
No, si terminado ya lo tengo, pero tengo que solucionar mis problemas con las fotos! Es que...

Tere28  Tere28  17/12/2014 15:36   
Me ha encantado tu diario!!! Tengo muchisimas ganas de ir a Praga pero tiene que ser en invierno (lo quiero ver todo blanco jejeje) y por unas cosas o por otras ningun año podemos. Entiendo lo que molesta encontrarse mal en una escapada donde como bien dices el tiempo es oro. Este verano me pasó en Budapest.
Te dejo mis 5 estrellicas y tendre muy en cuenta tu diario para (eso espero) mi futuro viaje a Praga. Guiño

Raquelyjose2014  raquelyjose2014  03/10/2015 23:34   
Comentario sobre la etapa: Día 1: Llegada a Praga
Gracias por compartir. Sonriente yo iré en Navidad....
Praga nevada tiene que ser preciosa... Te dejo mis estrellas y gracias de nuevo, tus indicaciones me han sido muy útiles para planificar mi viaje. Sonriente

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

forum_icon Foros de Viajes
Ciudad-Localidad Tema: Viajar a Praga: Dudas, qué ver, visitas, información
Foro Europa del Este Foro Europa del Este: Foro de viajes de Europa del Este: Rep. Checa, Hungria, Polonia, Rumanía, Eslovaquia... Praga, Budapest, Varsovia, Cracovia, Bratislava, Bucarest.
Ultimos 5 Mensajes de 1258
1021930 Lecturas
AutorMensaje
Lara17
Lara17
Experto
Experto
Ago 19, 2015
Mensajes: 172

Fecha: Mar Dic 07, 2021 10:27 am    Título: Re: Viajar a Praga: Dudas, qué ver, visitas, información

Buenos dias

Nos vamos la semana que viene a praga. Queríamos hacer una excursion fuera, no sabemos cual hacer. Hemos visto en civitatis la opcion de hacer la de tezerin, karlovy vary, cesky krumlov...

Cual nos recomendáis? Y con quien hacerla?
Lara17
Lara17
Experto
Experto
Ago 19, 2015
Mensajes: 172

Fecha: Mar Dic 07, 2021 10:34 am    Título: Re: Viajar a Praga: Dudas, qué ver, visitas, información

Y otra duda, seria si estamos 3 dias completos en praga si dejamos uno para la excursión o estamos los 3en praga?
campanilla80
Campanilla80
Moderador America
Moderador America
Mar 20, 2012
Mensajes: 13056

Fecha: Mar Dic 07, 2021 10:40 am    Título: Re: Viajar a Praga: Dudas, qué ver, visitas, información

@Lara17 , echa un ojo a este hilo:
Excursiones desde Praga

Saludos
Deinonychus
Deinonychus
Super Expert
Super Expert
Feb 17, 2010
Mensajes: 929

Fecha: Mar Dic 07, 2021 11:08 am    Título: Re: Viajar a Praga: Dudas, qué ver, visitas, información

"Lara17" Escribió:
Y otra duda, seria si estamos 3 dias completos en praga si dejamos uno para la excursión o estamos los 3en praga?

Yo los dedicaria a Praga, Praga no es solo el centro hay muchos barrios muy recomendables como Vinohrady, Vrsovice, Holesovice y Letna, donde vive la gente local con buenos restaurantes y bonita arquitectura y parques.
Brigantina
Brigantina
Moderador de Zona
Moderador de Zona
May 09, 2009
Mensajes: 31694

Fecha: Mar Dic 07, 2021 11:22 am    Título: Re: Viajar a Praga: Dudas, qué ver, visitas, información

"Lara17" Escribió:
Y otra duda, seria si estamos 3 dias completos en praga si dejamos uno para la excursión o estamos los 3en praga?

A mi dos días en Praga y más en pleno invierno con las pocas horas de luz se me harían muy cortos, así que le dedicaría los tres.

En caso de que prefiráis salir un día, a Karlovy no iría, me pareció mucho menos interesante que Terezin y Cesky Krumlov.
A ambos sitios fuimos por nuestra cuenta, no tiene ninguna complicación y personalmente lo volvería a hacer asi en lugar de con una excursión organizada
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro

Registrate AQUÍ



All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. Aviso Legal - Privacidad - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter instagram