Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


JOHANNESBURG Y PRETORIA -Diarios de Viajes de Sudáfrica- Espitoni
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: 15 DIAS DE NOVIEMBRE DE 2012 POR SUDAFRICA  -  Localización:  Sudáfrica  Sudáfrica
Descripción: VIAJE DE 15 DIAS VISITANDO BLYDE RIVER CANYON, KRUGER, CAPE TOWN Y ALREDEDORES, Y LA GARDEN ROUTE
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:



Etapa:  JOHANNESBURG Y PRETORIA  -  Localización:  Sudáfrica Sudáfrica
Espitoni  Autor:    Fecha creación:   
Compartir: 
Compartir:
Nuestro último día en Sudáfrica.
El vuelo desde George hasta J’burg salió puntual. A las 11 estábamos en la capital. Habíamos reservado un coche para ese día de nuevo a través de Aboutaroundcars. Esta vez nos han enviaron a First. A la hora de recoge el coche se les estropeó el ordenador y nos tuvieron enredados en la oficina un buen rato. Tampoco nos importó mucho. Ese día no teníamos nada previsto. Nos dieron un Chevrolet Spark, muy pequeño, sin A/C y con todo manual. El precio fue de R311 con seguro a todo riesgo sin franquicia.
Este último día me llevó de cabeza durante la preparación del viaje. No sabía como enfocarlo. Si quedarnos hasta la tarde en George y coger un avión a última hora hacia J’burg. Eso nos hubiera dado un día más en la Garden Route, pero nos arriesgábamos a perder el vuelo de vuelta a casa si teníamos algún problema en el aeropuerto de George. O por el contrario coger el vuelo a primera hora y llegar por la mañana a J’burg, lo que nos daba un buen margen de tiempo en caso de tener problemas con el vuelo, pero nos obligaba a pasar un día en J’burg, ciudad que no nos hacía ilusión visitar. Optamos por esta segunda opción. El miedo a perder el vuelo de vuelta a casa decidió el asunto. Sudáfrica nos gustó mucho, pero no tanto como para quedarnos a vivir allí.
Una vez en J’burg elegimos nuestro destino por descarte. Sun City y Pilanesberg estaban demasiado lejos para ir volver en el mismo día. Los zoos tipo Lion Park no nos parecieron interesantes después de haber pasado cinco días en el Kruger. El centro de la ciudad, ¿pero hay algo allí que realmente merezca la pena verse?. Soweto, aunque haya gente que ya se atreve a entrar por su cuenta, nos pareció demasiado peligrosa para nosotros dos solos. Somos de los que prefieren minimizar riesgos. Nos quedaba el museo del Apartheid. Y hacia allí que nos fuimos. Esta a unos 30 kilómetros del aeropuerto. Con tráfico fluido no tardamos mucho en llegar. Enfrente está al parque de atracciones Gold City. De hecho comparten el parking. Al entrar al parking nos dieron una tarjeta azul, que teníamos que devolver a la salida. Es como un comprobante para demostrar que no has robado el coche. Aunque parezca obvio, insisten en que hay que llevar la tarjeta azul encima, y bajo ningún concepto dejarla en el coche.


La entrada al museo cuenta R60. También incluía la entrada a una exposición temporal sobre Nelson Mandela. La puerta de entrada está pensada para impresionar. A semejanza de lo que ocurría en tiempos del apartheid, hay dos puertas, una para blancos y otra para no blancos. El ticket te dice por cual tienes que entrar. Y tienes que entrar por esa obligatoriamente. Si intentas entrar por la otra no funciona. Para que impacte de verdad en la gente, siempre la separan a la hora de entrar. Nosotros tuvimos que entrar uno por cada puerta. Y una vez dentro, una verja impide que te reúnas enseguida. Tuvimos que recorrer por separado un pasillo con ampliaciones de documentos de identificación de aquella época. La idea es buena, al menos a mí no me dejó indiferente.


Al final de la sala me pude reunir con mi mujer. Antes de acceder al museo hay que subir por una rampa con espejos, con la imagen grabada de los descendientes de gente que fundó J’burg. Al final de la rampa, desde una terraza, se puede ver la ciudad al fondo. Y después ya se entra al museo. Primero se visita la exposición temporal de Mandela. Se repasa toda su vida, desde sus orígenes hasta la fecha actual, pasando por como se convirtió en líder del movimiento antiapartheid, sus años de encarcelamiento, y los años posteriores a su liberación y los avances sociales logrados durante su mandato. Con paneles explicativos, fotos y videos. Hay tanta información que resulta imposible asimilarla toda. Pero si que sirve para hacerse una idea más real de lo que Mandela significó para ese país.
A continuación se pasa al museo en si. Sigue el mismo esquema; paneles, fotos, documentos gráficos, y videos. Primero se habla de los orígenes de J’burg. Con referencias a personas que de alguna manera participaron en la fundación o en el desarrollo de la ciudad. Muchas de ellas, personas anónimas, personas normales que no tuvieron una especial trascendencia. Después se repasan los orígenes de los movimientos discriminatorios. Los motivos por los que aparecieron, y porque fueron tomando fuerza hasta desembocar en el terrible régimen del apartheid.


Como no, el fuerte del museo, es la explicación del régimen del apartheid. Se repasan las diferentes etapas por las que atravesó. La imposición del régimen en los años 50, y el apuntalamiento del sistema dictando normas discriminatorias. Los años 60, la época de mayor fuerza y apogeo del sistema. Los inicios del movimiento antiapartheid durante los años 70 y el desarrollo de un sentimiento antisistema entre la población negra. Y finalmente las revueltas y la lucha abierta con manifestaciones masivas para conseguir la libertad de los años 80. Se sigue con explicaciones sobre la caída del sistema, con la liberación de los presos políticos, y las difíciles negociaciones que condujeron a una Sudáfrica democrática y libre. Y se finaliza con el complicado proceso de la reconciliación y los duros años posteriores dedicados a la reconstrucción del país.
Es un museo impresionante, y sobre todo impactante. Ir leyendo los diferentes paneles toca la fibra de cualquiera. Es increíble ver lo que sucedió en ese país y como fueron capaces de solucionarlo de una manera tan ejemplar, casi sin derramamiento de sangre. Es una visita indispensable. A nosotros nos llevó dos horas y media recorrer todo el museo, incluyendo una parada de 20 minutos para ver un video en inglés (estaba subtitulado en el mismo idioma, por lo que leyendo se entendía casi todo) sobre el convulso periodo de los 80. Con los movimientos estudiantiles y obreros, el toque de queda, y finalmente las concesiones del gobierno que finalizaron con la abolición del sistema.
No somos muy aficionados a los museos, pero éste nos toco la fibra. Sin duda alguna es uno de los mejores museos que hemos visitado. No tanto por lo que hay expuesto, sino por lo que te hace sentir. En este sentido es único.
Comimos en la cafetería del museo. Unos macarrones vegetarianos, y una hamburguesa de avestruz, un agua y un sprite. R146. Barato para ser el restaurante de un museo. Pero caro para la calidad de la comida, que resultó muy flojita.
Si hubiera visto alguna oficina de información turística o alguna agencia de viajes, hubiera contratado la visita a Soweto. Hasta ese momento no me había ni planteado visitar un township. Pero tras la visita al Museo del Apartheid me picó la curiosidad. Por desgracia no había nadie por allí con quien contratar la visita. Y aunque está a tan solo 10 kilómetros del museo, decidimos no aventurarnos por esa zona. No teníamos muy claro que resultase seguro entrar por nuestra cuenta en Soweto, y ante la duda mejor no arriesgar. No era cuestión de meternos en un fregado el último día.
No sabíamos que hacer. Teníamos toda una tarde por delante. Muchas horas y ninguna idea para gastarlas. Le sugerí a mi mujer que le parecería ir a dar una vuelta por Pretoria. Sabía que no le apetecía pasear por J’burg, el tema de la inseguridad le preocupaba mucho. Pero Pretoria era otra cosa. No tenía tan mala fama como J’burg.
Un inciso para tratar el tema de la seguridad. Sudáfrica tiene fama de país peligroso. Mejor dicho, de muy peligroso. No seré yo quien contradiga a las estadísticas y diga que eso no es cierto. Pero tampoco es para tanto. Si se toman las debidas precauciones no tiene porque ocurrir nada extraño. Los lugares más peligrosos son las grandes ciudades. Nosotros sólo estuvimos en Cape Town. Durante el día, todo el centro, y las zonas turísticas resultan tan seguras como puede resultarlo cualquier ciudad europea. Hay mucha seguridad privada por las calles. Y gente por todas partes. En ningún momento nos sentimos en peligro. Ni tan siquiera incómodos. Por la noche la cosa cambia. La seguridad privada desaparece y el ambiente es un poco más turbio. Mejor no pasearse mucho a esas horas. Nosotros llegamos a alejarnos unos 500 metros del hotel buscando un restaurante por la noche. En tan poco espacio tuvimos que sortear a dos sujetos que nos pedían algo de dinero. No pasó nada, pero resultó algo incomodo. Fuera de las grandes ciudades, no se tiene sensación de inseguridad en ningún momento. Ni por la noche. Así que aparcad vuestro miedo. Cautela sí, pero sin psicosis. Dicho esto, podemos volver al interior de nuestro coche.
Íbamos en dirección a Pretoria. La autovía estaba casi vacía. Aún así recorrer los 60 kilómetros que separan ambas ciudades nos llevó cerca de una hora. Una vez que llegamos a Pretoria nos dirigimos hacia el centro. Había muy poca gente por la calle. Eso a mi mujer le dio mala espina, así que dimos una vuelta por la ciudad sin bajar del coche. Pasamos por Church St, Church square y las calles de los alrededores. Feo, feo, feo. Lo único que podría salvarse de la quema es Church square. Una plaza enorme con varios edificios históricos alrededor. El resto no tenía nada interesante. Nada que mereciese el esfuerzo de intentar convencer a mi mujer de que no había peligro. De que podíamos dar una vuelta caminando por la ciudad. Antes de abandonar la ciudad pasamos por delante de la casa de Paul Kruger. Paramos delante, pero no parecía gran cosa. Es una casa de madera. Pequeña. Y además según la guía tampoco tenía nada demasiado interesante en su interior.
Seguimos circulando un rato más, pero nos cansamos pronto. Dar vueltas sin sentido y sin ver nada interesante llega a ser aburrido. Así que al cabo de una hora volvimos a salir en dirección al aeropuerto. Unos 50 kilómetros. Como a la ida, el tráfico era fluido. Supongo que el hecho de que fuera domingo hizo que no encontráramos los temidos atascos de J’burg.
Pusimos gasolina en la gasolinera del aeropuerto para llenar el depósito. En tan poco tiempo no habíamos consumido mucho combustible. Solo entraron R80. Devolvimos el coche sin problemas. Nos dijeron que todo estaba correcto, por lo que nos fuimos tranquilos. Al cabo de unos días llegó la sorpresa, me cargaron R51 en concepto de repostaje. Como si el depósito no estuviera lleno. Primero me cabreé y pensé reclamar ese importe. Con el paso de los días se me pasó, y he pasado del tema. Total sólo eran 5 euros.
Como a la ida, volamos con Bitish Airways. Salimos puntuales a las 21:40. En el avión teníamos pantallas individuales, con películas en varios idiomas. Si, en castellano también. Vimos una película, una cena bastante malilla, y a dormir. Esta vez, por lo menos pude dormir algo, por lo que el viaje se me hizo más llevadero. Por la mañana nos sirvieron un desayuno, más malo que la cena. Parecía difícil, pero lo consiguieron.
En Londres tuvimos que pasar de nuevo el control de pasaportes y la aduana. Por lo menos en esta ocasión no se dedicaron a rebuscar en el bolso de mi mujer. El tránsito fue rápido y sin contratiempos
El vuelo de Londres a Madrid lo operaba Iberia. Y como no podía ser de otra manera, salió con retraso. Exactamente una hora. Durante el vuelo recuperó algo de tiempo y llegó con tan solo 45 minutos de retraso. Pero como nos sobraba el tiempo no tuvimos que preocuparnos.
Bajamos al metro. Compramos dos pases de un día (8 euros cada una), y fuimos a comer a Madrid. Eran más de las tres cuando salíamos por la boca del metro. Estábamos en la Gran Vía. Y nos metimos en el primer restaurante que vimos. Se llama 44 Tapas. Pedimos un menú (incluía una bebida, postre, y una tosta de jamón con tomate y otra de solomillo con brie), y dos tapas normales de huevos rotos con angulas y gambas, y unas patatas bravas. Todo por 25,50 euros. Todo bastante bueno. Aunque un poco justito para dos personas. Otra tapa no nos hubiera caído mal. Empezamos a pasear por la Gran Vía, pero al poco rato empezó a llover. No nos apetecía volver mojados al aeropuerto y hacer el último vuelo empapados. Así que entramos en el metro y nos dirigimos al aeropuerto. A las cinco estamos en la puerta de embarque. En esta ocasión Iberia se portó, y salió puntual, a las 19:10. A las 20:15 estábamos en Palma.
Y colorín colorado este viaje se ha acabado.
Volver arriba

Compartir:
Ver más diarios de Espitoni Ver más diarios de Sudáfrica Etapa anterior Etapa anterior



VOTACIONES A LA ETAPA
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 10 2
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar esta etapa debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 93 Visitas mes actual: 43 Total visitas: 8148

  Últimos comentarios al diario:  15 DIAS DE NOVIEMBRE DE 2012 POR SUDAFRICA
Total comentarios 19  Visualizar todos los comentarios

Angie_dj  Angie_dj  28/01/2015 22:57
Muy explicativo y divertido tu diario. Espero ir pronto a sudáfrica y te aseguro que tu relato me ha sido de mucha ayuda.

Un saludo.

Isla74  Isla74  18/08/2015 11:13   
Comentario sobre la etapa: KRUGER - ANIMALES
Muchas gracias por compartir este fantástico viaje y las preciosas fotos!! yyyy Gracias por las risas Sonriente
Te leí cuando comencé a preparar el viaje, te releo por encima ahora a dos semanas de la partida!!!.... cuantas ganas!!!
Te estrello merecidamente!!
Un saludo

Globaltrote  globaltrote  17/09/2015 09:08   
Gracias por recoger tanta información en tu diario.
Me ha servido de gran ayuda para planificar mi viaje por la zona.

Saludos.

Abdelkrim  Abdelkrim  12/10/2015 20:23   
Comentario sobre la etapa: KRUGER - ANIMALES
Ese gran lagarto que viste era un varano; existen variedades de ellos en muchas regiones tropicales y son unos bichos muy interesantes, el famoso dragón de Komodo es el más grande de toda la familia.
Felicidades por el reportaje, tus fotos son magníficas.

Amazona79  Amazona79  29/01/2019 19:41
Que bueno tu diario! Lo que me he reído! Gracias! Tomo nota!

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN LA ETAPA

Registrate AQUÍ
Volver arriba


Foros de Viajes
Pais Tema: Viajar a Sudáfrica
Foro África del Sur Foro África del Sur: Foro de Viajes del Sur de África: Sudáfrica, Namibia, Zimbabwe, Bostwana, Mozambique
Ultimos 5 Mensajes de 826
422963 Lecturas
AutorMensaje
rkirby
Rkirby
Travel Adict
Travel Adict
Oct 15, 2010
Mensajes: 79

Fecha: Lun Jul 15, 2019 08:33 pm    Título: Re: Viajar a Sudáfrica

Nosotros el año pasado utilizamos maps.me por Sudàfrica. Hay que decir que nunca nos perdimos y fue perfecto. Eso si, comparándolo con google maps yo diria que google maps es más prudente, te hará hacer un rodeo antes de utilitzar una pista de tierra o lo que sea. Y maps me lo contrario, te indicarà un mal camino por ahorrarte algo de tiempo. Para mí google maps exagera. Ya hace tiempo que lo he detectado, no en Sudádrica, si no antes. Es capaz de hacerte dar un rodeo larguísimo para evitar una carretera de montaña con muchas curvas y pendientes pronunciades (comprobado en el...  Leer más ...
marimerpa
Marimerpa
Moderador de Diarios
Moderador de Diarios
Mar 25, 2011
Mensajes: 17349

Fecha: Lun Jul 15, 2019 09:13 pm    Título: Re: Viajar a Sudáfrica

Pues será que allí funciona mejor que aquí, o que por los pueblos se pierde y por carretera va mejor. Porque ya te digo que por los pueblos de aquí muy mal, así que me fío poco. Si en una ciudad que no conozco, conduciendo al revés, me mete por direcciones prohibidas y calles prohibidas me da algo.
carcaro
Carcaro
Willy Fog
Willy Fog
Jun 21, 2009
Mensajes: 11758

Fecha: Mar Jul 16, 2019 09:07 pm    Título: Re: Viajar a Sudáfrica

A mí no me ha hecho eso... Es cierto que en ocasiones mete la ruta por la carreteta principal en vez de una secundaria.. Es decir, la más rápida. Para nosotros google maps nos ha querido llevar por caminos no oficiales (pero esto es dentro por ejemplo para entrar a parques nacionales y reservas) porque no tiene en cuenta las pueemrtas oficiales, pero con meterle cono destino la puerta x , sí te lleva bien luego ya pobes el siguiente destino. Pensad lo que ayuda ¿y cuándo no había nada de esto? Jajaja Cogrros ambas, en ambos teléfonos y se va comparando... Recordad que os he...  Leer más ...
redok
Redok
Super Expert
Super Expert
May 09, 2008
Mensajes: 900

Fecha: Jue Jul 18, 2019 01:26 pm    Título: Re: Viajar a Sudáfrica

¿Los coches que se alquilan no suelen llevar USB? Normalmente traen un par y ya te sirve para cargar el móvil.
carcaro
Carcaro
Willy Fog
Willy Fog
Jun 21, 2009
Mensajes: 11758

Fecha: Jue Jul 18, 2019 04:35 pm    Título: Re: Viajar a Sudáfrica

Sí lleva uno en el de la música... pero yo llevo uno de mechero con tres puertos y carganos dos móviles a la vez.. maps.me gasta mucho... etc.
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ






All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad