Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


LISBOA: descubriendo nuestra capital vecina -Diarios de Viajes de Portugal- Lidiaqxp
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: LISBOA: descubriendo nuestra capital vecina  -  Localización:  Portugal  Portugal
Descripción: Viaje de una semana a la capital lusa, con paradas en Ávila Salamanca de camino.
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:


Etapas 1 a 3,  total 9
 1  2  3  siguiente siguiente



Etapa: Preparativos  -  Localización:  Portugal Portugal
Fecha creación: 19/05/2014 11:22  
Compartir: 
Compartir:
Este año las vacaciones queremos hacerlas distintas: dos viajes cortitos y “por aquí cerca”, así que la primera opción que nos vino a la cabeza fue hacer un tour por España… hasta que yo vi una foto del Palacio da Pena en Sintra y se me encendió la bombilla: Lisboa. Heart Está aquí cerquita, todo el mundo hablaba maravillas de esta ciudad –así como del resto de Portugal, todo sea dicho- , no parecía un destino caro y podíamos ir en coche aprovechando así, en cierta medida, la primera idea de visitar alguna ciudad de España por el camino.

Así que nos pusimos manos a la obra y pensamos, lo primero, en el itinerario: bajaríamos hasta Ávila donde haríamos la primera noche; luego, seguiríamos hasta la capital lusa, pasando allí la mayor parte de los días; y por último, a la vuelta, nos quedaríamos otra noche en Salamanca, ciudad que ambos conocemos, pero en la que habíamos estado de muy jovencitos, así que nos apetecía volver para “verla con otros ojos”.

La fecha elegida fue primeros de mayo: la primavera nos parece una época estupenda, ya haría calorcito pero no agobiante, los días son mas largos… En fin, que ahí tampoco tuvimos mucha duda.

Y, por último, los hoteles. En Ávila y Salamanca, como sólo era una noche en cada una, lo que más buscamos fue la situación (obviamente, también que estuviesen limpios y fueses económicos) porque no queríamos gastar tiempo en traslados. En Lisboa, no busqué demasiado, la verdad; seguí los consejos de mi amigo Berni que ya había estado en el que finalmente elegimos y fue un total acierto. Gracias guapo! Amistad
Algo imprescindible era que los hoteles tuviesen parking o, al menos, que el coche estuviese a buen recaudo. No queríamos arriesgarnos a dejarlo en cualquier lado y llevarnos un susto. Para eso somos bastante exigentes.
Total, que los hoteles elegidos fueron: el “Puerta de la Santa” en Ávila, el “Fénix Lisboa” en Portugal y el “Hostal Plaza Mayor” en Salamanca. De ellos os hablaré en cada etapa correspondiente.
Las reservas en España las hicimos con Booking (siempre con la posibilidad de cancelación por si encontrábamos algo mejor) y la de Lisboa directamente en la web del hotel, donde hacían un 12% de descuento, si mal no recuerdo.

Y con esto ya claro, lo único que quedaba era empezar a leer en foros, blogs y demás para saber a dónde queríamos ir, que queríamos hacer,… en fin, empezar a “conocer” un poco la ciudad e ir haciendo nuestra guía personal.
¡Y esperar con ilusión a que llegase el día de comenzar nuestra primera aventura lusa! Aplauso Aplauso Aplauso
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Preparativos



Etapa: En camino, con parada en Ávila  -  Localización:  Portugal Portugal
Fecha creación: 22/05/2014 16:26  
Compartir: 
Compartir:
Sábado, 03 de Mayo de 2014. Empezábamos las vacaciones y las empezábamos (al menos yo) con “mala pata”, y nunca mejor dicho; y es que el día anterior, tuve que acercarme hasta el médico porque me dio un ataque de ciática –o algo así, todavía no tengo muy claro lo que fue- que apenas me permitía caminar. ¿Y cómo íbamos a anular todo con las ganas que teníamos de irnos? Total, que me dieron un buen “chute” y alguna que otra pastillita y así me fui arreglando. Eso sí: tuvimos en cuenta durante toda la semana esta circunstancia, así que nos tomamos las cosas con calma para que no me pusiera peor.

Y con este tema más o menos solucionado, nos levantamos tempranín para llegar a Ávila, nuestra primera base del viaje hasta Lisboa, lo antes posible y aprovechar así el día. A las 8 de la mañana más o menos nos poníamos en ruta.
Por el camino paramos a estirar un poquito las piernas y tomar un café y sobre las 13:15 de la tarde habíamos llegado a la ciudad amurallada.


El hotel elegido fue el “Puerta de la Santa” (www.hotelpuertadelasanta.com). El año pasado se quedaron allí nuestros amigos Rubén y María, del blog www.callejeandoporelmundo.com y tenía muy buena pinta. Es un hotelito chiquitín, sin demasiadas pretensiones, pero perfectamente situado –a 20 metros de una de las puertas de la muralla: la Puerta de la Santa-, muy limpio, con un personal muy amable y con un precio razonable.
Nos costó un poquito encontrarlo porque las calles hasta llegar a la entrada son súper estrechas y nos liábamos un poco con el GPS, pero al final no hubo mayor problema. Al llegar, aparcamos momentáneamente a la entrada y mientras yo hacía el check-in, Sergio iba a buscar sitio para el coche; el hotel no tiene parking, pero el chico de recepción nos aseguró que no íbamos a tener problema ninguno si queríamos dejarlo en la calle. Lo cierto que nos pareció una zona completamente segura y lo dejamos justo enfrente de la entrada del hotel. Fue el único día que nuestro cochecito “durmió” fuera.

Como habíamos llevado alguna cosita de picar porque no sabíamos si íbamos a comer por el camino, decidimos, antes de empezar a deambular por la ciudad, comer algo de lo que llevábamos. Así que después de un refrigerio cogimos los bártulos y nos pusimos en marcha.
No llevábamos nada organizado, así que con la ayuda del mapa que nos dieron en recepción, fuimos controlando un poco el tema y pensando a dónde queríamos ir. Aunque a lo que nos dedicamos en un principio fue a caminar tranquilamente y disfrutar de lo bonita que es la ciudad…




Y con estas, acabamos llegando hasta el pórtico de la catedral. Esta era una visita que yo quería hacer y justo cuando estábamos a punto de entrar vimos que había un cartel a la entrada en la que informaba de una visita guiada, no solo de la catedral, sino también de otras zonas, que empezaba a las 4 de la tarde y costaba 8€ por persona. Nos lo pensamos un poco y como no teníamos muy organizada la visita, como os comentaba antes, decidimos “arriesgarnos” y hacerla. Era un poco temprano así que seguimos dando una vuelta, sin lugar fijo, para hacer tiempo.

A eso de las 4 menos algo nos fuimos acercando a la entrada de la catedral porque no sabíamos muy bien cómo funcionaba el tema. Al rato de estar allí esperando, vimos que empezaba a llegar gente y a hacer cola detrás de nosotros (estábamos justo al lado del cartel donde se anunciaba la visita) y flipamos un poco con la cantidad que iba llegando. Empezamos a pensar que quizás lo de hacer la visita guiada no había sido muy buena idea porque con tal cantidad de gente sería complicado… pero bueno, ya que estábamos allí, nos daba no sé qué irnos, así que nos quedamos. ¡Y menos mal porque al final resultó una visita maravillosa!

José, el guía, cuando llegó y vio la cola flipó en colores. Luego nos dijo que no espera que fuésemos tantos e incluso tuvo que dejar a algunos fuera.
La visita, como os decía arriba, fue fantástica y nos alegramos muchísimo de haberla hecho. Nos fue llevando por varios puntos de la ciudad: la Catedral, el convento de Santa Teresa, la Ruta de los Palacios, la Muralla… ¡3 horas en total! Tiempo que nos pasó rapidísimo, porque las explicaciones que nos daba José, llenas de anécdotas, eran de lo mejor que haya escuchado en una visita de este tipo. Aplauso Aplauso Aplauso
Cuando nos dimos cuenta eran las 7 y media de la tarde y ni nos habíamos dado cuenta.

Al terminar, nos despedimos de nuestro guía dándole las gracias y felicitándole por su trabajo y nos fuimos a tomar algo a un bar –un poco a las afueras de la ciudad- que nos habían recomendado en el hotel. El sitio era chulo, sí, pero quizás era un poco temprano y el ambiente no estaba muy animado. Yo estaba bastante cansada y me empezaba a doler un poco la pierna (entre el viaje en coche y la caminata…), así que acabamos nuestras cervezas y nos fuimos directamente al hotel. Además, como tampoco habíamos comido mucho, empezaba a apretar el hambre.
Decidimos cenar allí mismo e ir a descansar. Al fin y al cabo, al día siguiente habría que madrugar un poco para hacer un par de visitas más que nos había recomendado José, y teníamos que llegar a Lisboa así que… ¡a dormir! Las vacaciones habían empezado muy bien. Sonriente

Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: En camino, con parada en Ávila



Etapa: Cruzando la frontera… Llegamos a Lisboa  -  Localización:  Portugal Portugal
Fecha creación: 28/05/2014 11:40  
Compartir: 
Compartir:
Domingo, 04 de Mayo de 2014. Nos despertamos –sin despertador- a eso de las 8 de la mañana. Perfecto, porque aún queríamos aprovecha un poco más Ávila, sin llegar demasiado tarde a Lisboa. Nos duchamos, desayunamos en el mismo hotel y salimos un ratito para hacer un par de compras que se me habían quedado en el tintero. No era mucho y estaba cerquita, así que acabamos en seguida.
Volvimos a recoger las cosas y, mientras Sergio acercaba el coche, yo me encargué de hacer el check-out. Al final, el alojamiento junto con el desayuno nos quedó en 65€.

La primera visita que queríamos hacer, sin salir de Ávila, era al “Monasterio de Santo Tomás”. Por indicación del chico de recepción llevamos el coche, a pesar de que no quedaba muy lejos, porque de esta forma podríamos salir ya desde allí hacia nuestro siguiente destino. Además, por la zona no hay mayor problema para aparcar (siendo tempranito como era…). En 5 minutos llegamos allí y dejamos el coche al lado del monasterio.
La entrada, que incluye una audio-guía, son 8€ por persona y es tanto para el monasterio, como para la iglesia. La visita de la iglesia tuvimos que “encajarla” entre el horario de la misa –durante el cual no se puede entrar- y las de las comuniones –al ser domingo de mayo, aquello estaba lleno de niños que comulgaban ese día-. Pero no hubo mayor problema con ello, puesto que nos dio tiempo a verlo todo.

Empezamos por el Monasterio, con sus tres magníficos claustros, lo que le hace único. Dentro del propio monasterio se encuentras dos museos: el de Arte Oriental y el de Ciencias Naturales, ambos incluidos en el precio de la entrada. Yo solo entré al primero porque lo de ver animales disecados no es lo mío. La visita se hace rápido porque no son museos demasiado grandes, más bien son unas salas de exposición.

Cuando hubo acabado la misa y antes de que dieran comienzo las comuniones, aprovechamos para hacer la visita de la Iglesia.
En su interior, hay dos cosas que merece la pena ver: el sepulcro del Príncipe Don Juan, único hijo varón de los Reyes Católicos que murió prematuramente antes de llegar al trono, y el retablo del altar mayor, realizado por Berruguete y que representa escenas de la vida de Santo Tomás de Aquino.
Aparte de esto, se puede hacer la visita del coro, en la parte superior –se accede a través de uno de los claustros-, desde donde se obtienen vistas muy bonitas de la iglesia.

Una vez finalizada la visita al Monasterio, nos dirigimos a lo que sería la última en la capital castellana: “Los Cuatro Postes”. Desde allí se obtiene la mejor perspectiva de la ciudad amurallada y lo cierto es que las vistas son espectaculares. Nos habían recomendado ir al anochecer, pero como no pudo ser, al menos quisimos que esta imagen quedara en nuestra retina como despedida de esta bonita ciudad que nos había encantado… Heart


Y con estas, pusimos rumbo a Portugal. Destino final: Lisboa. Deciros que, con paradas y demás, nos llevó aproximadamente 5 horas.

Aquí quiero hablaros de un tema un poco “lioso” que nunca nos quedó claro antes del viaje, ni por los foros, ni por la gente con la que hablamos: los peajes. Confundido
Veréis, hay muchos peajes electrónicos a lo largo de las carreteras de Portugal (al menos, por la zona por la que nosotros fuimos, que entramos por Salamanca). Leyendo en el foro antes de irnos, vimos que había opiniones para todos los gustos: gente que pagaba, gente que no, otros que les había parado la GNR (guardia de Portugal), otros que ni siquiera se habían cruzado con ellos,… En fin, un lío.
El chico de recepción del hotel en Ávila nos dijo que él iba muchísimas veces a Aveiro (zona de playa que les quedaba más cerca) y que jamás había pagado. Pero claro, quizás lo de no pagar te sea rentable si vas muy a menudo, pero yendo como nuestro caso, una sola vez…
Después de mucho pensarlo, decidimos que lo mejor sería pagarlos. No queríamos arriesgarnos a que nos clavaran una multa de 300€ o más que podría fastidiarnos las vacaciones.

Ahora os explico cómo funciona el tema; antes deciros que un consejo que llevábamos bien aprendido era que cargásemos el depósito de gasolina estando aún en España, ya que en territorio portugués el precio subía considerablemente. ¡Y vaya que sí! Paramos en una de las últimas gasolineras que hay antes de Portugal: en Fuentes de Oñoro (65€ por llenar el depósito). Luego nos fijamos que la diferencia de precio llegaba a ser de 0,10€ por litro. ¡Casi ná! Chocado

Una vez en Portugal, pasando el primer pueblo nada más salir de España, Vilar Formoso, ya se empieza a ver las indicaciones para que todos aquellos vehículos extranjeros salgan del autopista y realicen los trámites para pasar los peajes electrónicos. Es muy fácil: hay una maquinitas tipo entrada de parking, donde tienes que insertar la tarjeta de crédito a la que quieras cargar los gastos de los peajes; una vez hecho esto, te dan un papel con los datos de matrícula, tipo de vehículo, carretera y demás, documento que tienes que guardar durante toda tu estancia por si te para la GNR, tenerlo como justificante.
El precio final que pagamos por todos los peajes no os lo puedo decir porque aún no me ha llegado el total del banco…

Y con todo en orden y ya tranquilos, seguimos hasta Lisboa, donde llegamos a las 6 de la tarde hora local, más o menos. ¡Por cierto! Que se me olvidaba: almorzamos por el camino, otra vez en plan pic-nic, ya que nos había sobrado alguna que otra cosita de los días anteriores y no era plan de tirarlo a la basura.
Según íbamos llegando, ya empezamos a darnos cuenta de la cantidad de tráfico que se mueve por la ciudad. La diferencia con el resto del viaje, en el que fuimos prácticamente solos por la carretera, era abismal. Pero bueno, Sergio el año pasado ya había sacado “un master de conducción”, al hacerlo por las carreteras de Los Ángeles… jeje… Así que no tuvo mayor problema. Además, para llegar a nuestro hotel no tuvimos que meternos por el centro, sino que salimos directamente del autopista hasta la Praça Marqués de Pombal, plaza en la que estaba situado. Eso sí: esta plaza, con dos rotondas, una exterior y otra interior, estaba a tope de tráfico; y eso que era domingo… ¡Al día siguiente sería cuando realmente nos diésemos cuenta de la densidad del tráfico en Lisboa!

Buscamos la entrada del parking –que ya llevábamos reservado junto con la habitación- y mientras Sergio esperaba a la entrada yo me acerqué a la recepción para preguntar cómo hacíamos. Me dijeron que entrásemos directamente al parking y después ya haríamos el check-in. Así lo hicimos, sufriendo un poco porque algunas zonas del aparcamiento eran realmente estrechas… uff… Pero bueno, como os digo, mi gran conductor evitó cualquier tipo de choque, rallonazo o similar.
Hicimos el check-in y fuimos directamente a la habitación, en el séptimo piso, y era enooooorme:




¡Nos encantó! Amplísima, limpísima y tranquilísima. Vamos, que la elección había sido perfecta. ¡Gracias de nuevo Berni! Bueno, que no os lo he dicho: es el “Hotel Fénix Lisboa” (www.hfhotels.com/es/hf-fenix-lisboa).
Y las vistas desde nuestra habitación…


Entonces no lo sabíamos, pero desde esa ventana veríamos una celebración por todo lo alto. Pero eso os lo contaré más adelante.

Organizamos un poco las cosas y decidimos ir a dar un paseo y tener así la primera toma de contacto con la ciudad. Nada más salir del hotel ya me di cuenta de que me iba a encantar.
Bajamos caminando por la Avenida da Liberdade, calle considerada “los Campos Elíseos” de Lisboa, preciosa, con boutiques de moda a ambos lados, con una gran arboleda y que va a desembocar a una de las plazas más importantes de la ciudad: la Praça dos Restauradores y de ahí, a otra plaza emblemática, la del Rossío (su nombre real es Praça de Dom Pedro IV, pero todo el mundo la conoce así).
¡Qué ambiente por esas zonas! ¡Maravilloso! ¡Cuánto lo íbamos a disfrutar!

Yo estaba yo un poco cansada. Entre el viaje, los nervios y la primera pateada, mi pierna empezaba a molestarme, así que decidimos cenar en plan rápido en un McDonald’s de la plaza del Rossío (11€) y dar media vuelta al hotel.
Tocaba descansar: ya estábamos en tierras lusas y la primera impresión no había podido ser mejor. Aplauso Aplauso Aplauso

Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Cruzando la frontera… Llegamos a Lisboa

Etapas 1 a 3,  total 9
 1  2  3  siguiente siguiente



Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 9 2
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 34 Visitas mes actual: 18 Total visitas: 5728

  Últimos comentarios al diario  LISBOA: descubriendo nuestra capital vecina
Total comentarios 2  Visualizar todos los comentarios

Marimerpa  marimerpa  19/06/2014 20:02   
Un viaje precioso y el diario es muy bueno. Te dejo 5 estrellas muy merecidas.

Como sugerencia, lo de poner ETAPA 1, 2,... creo que no aporta mucho, ya que las etapas se numeran solas en el índice, y dificulta que se encuentren en los buscadores Guiño

Lidiaqxp  lidiaqxp  20/06/2014 09:57   
Gracias marimerpa!! Muchas gracias por tus comentarios y tus estrellas. A ver si puedo ir poco a poco terminando el viaje...
En cuanto a tu sugerencia, ahora mismo te hago caso y elimino lo de ETAPA. Muchísimas gracias de nuevo por tu ayuda y espero que te siga gustando mi diario.
Un saludo!! Sonriente

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

Foros de Viajes
Ciudad Tema: Viajar a Lisboa: Qué ver, museos, visitas...
Foro Portugal Foro Portugal: Foro de viajes por Portugal: Lisboa, Oporto, Evora, Braganza, Faro, Estoril, Sintra, Coimbra, Algarbe, Alentejo, Madeira...
Ultimos 5 Mensajes de 1250
799109 Lecturas
AutorMensaje
pitufina90
Pitufina90
Travel Adict
Travel Adict
Dic 01, 2010
Mensajes: 49

Fecha: Mie Nov 15, 2017 07:49 pm    Título: Re: Viajar a Lisboa: Qué ver, museos, visitas...

hola,

en semana santa me gustaria viajar a Lisboa y pasar tres noches en la capital, y luego coger un avion desde lisboa a Madeira y pasar alli cuatro noches, se puede ver todo bien en ese tiempo?

Y además la meteorologia?

Gracias de antemano.
Aleerah
Aleerah
Experto
Experto
Mar 01, 2015
Mensajes: 177

Fecha: Mie Nov 15, 2017 08:33 pm    Título: Re: Viajar a Lisboa: Qué ver, museos, visitas...

nesuca Escribio:
cosanostra1957 Escribio:
La entrada a la catedral de lisboa es gratuita?

La catedral es gratis, lo que te cobran es la visita al claustro y al tesoro, que creo recordar que eran 2.5€ cada una...

El claustro son 10€ Ojos que se mueven
marimerpa
Marimerpa
Moderador de Diarios
Moderador de Diarios
Mar 25, 2011
Mensajes: 14338

Fecha: Mie Nov 15, 2017 08:38 pm    Título: Re: Viajar a Lisboa: Qué ver, museos, visitas...

Aleerah Escribio:
nesuca Escribio:
cosanostra1957 Escribio:
La entrada a la catedral de lisboa es gratuita?

La catedral es gratis, lo que te cobran es la visita al claustro y al tesoro, que creo recordar que eran 2.5€ cada una...

El claustro son 10€ Ojos que se mueven

Creo que te refieres al claustro del Monasterio de los Jerónimos, que cuesta 10 euros. El de la catedral es 2,5 euros, y otros tantos el tesoro.
Aleerah
Aleerah
Experto
Experto
Mar 01, 2015
Mensajes: 177

Fecha: Mie Nov 15, 2017 08:53 pm    Título: Re: Viajar a Lisboa: Qué ver, museos, visitas...

marimerpa Escribio:
Aleerah Escribio:
nesuca Escribio:
cosanostra1957 Escribio:
La entrada a la catedral de lisboa es gratuita?

La catedral es gratis, lo que te cobran es la visita al claustro y al tesoro, que creo recordar que eran 2.5€ cada una...

El claustro son 10€ Ojos que se mueven

Creo que te refieres al claustro del Monasterio de los Jerónimos, que cuesta 10 euros. El de la catedral es 2,5 euros, y otros tantos el tesoro.

Ahhhhhh ok okok, cierto. Mea culpa. Perdón. Amistad
gasolines
Gasolines
Dr. Livingstone
Dr. Livingstone
Ago 15, 2007
Mensajes: 9346

Fecha: Vie Nov 17, 2017 08:32 pm    Título: Re: Viajar a Lisboa: Qué ver, museos, visitas...

pitufina90 Escribio:
hola,

en semana santa me gustaria viajar a Lisboa y pasar tres noches en la capital, y luego coger un avion desde lisboa a Madeira y pasar alli cuatro noches, se puede ver todo bien en ese tiempo?

Y además la meteorologia?

Gracias de antemano.

Si, en 3 dias puedes ver perfectamente Lisboa.


Saludos
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ




All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Google + Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad