Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


ESTOCOLMO, HELSINKI, TALLIN, RIGA Y VILNIUS EN JULIO-AGOSTO 2017(en construcción -Diarios de Viajes de Europa Norte- Monlis
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: ESTOCOLMO, HELSINKI, TALLIN, RIGA Y VILNIUS EN JULIO-AGOSTO 2017(en construcción  -  Localización:  Europa Norte  Europa Norte
Descripción: 13 días intensos por 5 países que nos sorprendieron gratamente
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:


Etapas 1 a 3,  total 7
 1  2  3  siguiente siguiente



Etapa: CÓMO PREPARAMOS NUESTRO VIAJE?  -  Localización:  Europa Norte Europa Norte
Fecha creación: 09/08/2017 20:11  
Compartir: 
Compartir:
Hola viajeros! Pues nada, ya volvemos a estar por aquí después de uno de nuestros viajes!

En este caso ha tocado volver a subir hacia el norte, como el año pasado. Hemos pasado 13 días entre Estocolmo, Helsinki, Tallin, Riga y Vilnius. Y hemos vuelto encantadas, menuda sorpresa! Os cuento un poco cómo fue la organización del viaje por 5 países diferentes.

Corría el mes de enero de 2017 (siempre que digo esto, me imagino un 2017 corriendo…. Bueno, ya! Al grano! Chiste malo!). Tocaba pensar ya en las vacaciones de verano, no? No podíamos estar tantos meses sin tener un viaje que organizar!

Estábamos en casa de nuestra amiga (ya sabéis que siempre viajamos las tres juntas a todas partes) y empezamos a pensar en posibles destinos. Como habréis visto en otros diarios, no nos es muy fácil encontrar lugares en los que no haya estado nuestra amiga, así que muchas veces es tarea ardua! Oiga, pues nada! Nos conectamos al foro y buscamos posibles ideas!

No sé muy bien como fue la cosa, pero empezamos a barajar dos posibles destinos: o Repúblicas Bálticas o Balcanes (Gulpiyuri, usuaria de este foro había estado, y me había hablado muy bien). Lo más importante era que fuera posible hacer todos los desplazamientos con transporte público, porque no queremos alquilar coche. En ambos era posible hacerlo, pero leí un diario de las Bálticas que me convenció mucho, así que parecía que ya teníamos destino!

Tallin, Riga y Vilnius ya estaban en el plan, pero nos apetecía hacer algo más. Vimos que mucha gente también hacía una pequeña extensión a Helsinki, así que también la incluíamos.

Como trabajo con turistas de habla germana, me apetecía pasar por Alemania, para practicar un poco más la fluidez, así que en un primer momento pensé en terminar haciendo un vuelo Vilnius-Frankfurt y pasar allí unos 3 días. También pensé en Múnich, pero también acabó cayendo la idea. Alemania esperaría un poco más.

Tenemos varios amigos que han estado en Estocolmo, y que nos habían hablado muy bien de la ciudad. Oiga! Que ya lo teníamos! Podíamos empezar la ruta de norte a sur! Desde Estocolmo hasta Vilnius! Ole ole! Destinos decididos!

Siguiente paso: desplazamientos entre todas las ciudades y hoteles.

Hoteles: hace ya un tiempo que me he convertido en fan de Booking.com, así que empecé a buscar hoteles como una loca con cancelación gratuita. Os diré que en total, entre las cinco ciudades reservé 33 hoteles. Alguno de ellos los reservé directamente en la web del hotel, porque estaban a un mejor precio (también con cancelación gratuita). Lo que hago es, con mucho tiempo reservar varios hoteles, asegurarme un buen precio y habitación triple, y después con la calma seleccionar con qué hotel nos quedamos y anular el resto. En alguna ocasión me han cobrado una pequeña cantidad unos días después de hacer la reserva, pero al anular me lo han devuelto puntualmente. Os dejo la página web de Booking, aunque supongo que la mayoría ya la conoceréis:

www.booking.com/index.ca.html

Por todos los HOTELES pagamos 530'95 euros por persona.

Aviones: también con tiempo compré los vuelos principales:

- el vuelo Barcelona-Estocolmo de Norwegian (ya conocíamos la aerolínea, porque el año pasado volamos con ellos y quedamos muy contentas) salía a las 8:10 del sábado 22 de julio y llegaba a las 11:45. Nos costó 143’70 euros por persona, con la tarifa LowFare+ que incluye una maleta facturada de 20Kg. Lo compramos a finales de enero.

- el vuelo Estocolmo-Helsinki de Norwegian salía a las 20:45 del martes 25 de julio (así aprovecharíamos ese día casi entero) y llegaba a las 22:40 (hora de Helsinki: una hora más). Nos costó 39’90 euros por persona, con la tarifa LowFare+. Lo compramos a principios de marzo.

- el vuelo Kaunas-Barcelona (volvimos desde Kaunas, porque el aeropuerto de Vilnius estaría en obras en nuestra fecha) de Wizzair salía a las 18:55 del jueves 3 de agosto y llegaba a las 21:50 (hora de Barcelona: una hora menos). Nos costó 224’99 euros por persona, con la tarifa Wizz Go que incluye una maleta facturada de 23Kg. Lo compramos a finales de marzo.

Este vuelo con Wizzair me tiene un poco mosqueada…. La compañía no la conocíamos, pero me estuve informando y tenía buenas críticas en general. Investigué horarios y precios, y al principio el vuelo estaba sobre los 120 euros por persona. Pero no lo compré en ese momento, ya que no sabía si era buen precio o no. Seguí investigando, y al cabo de unos días había subido a unos 180 euros. Madre! Pero chic@s, qué queréis que os diga, me dormí en los laureles, y cuando me decidí ya estaban a 224’99 euros. Como vi que la cosa iba subiendo, me entraron todos los males y acabé comprando. Pues nada, ley de Murphy. Unos meses después la cosa había bajado bastante…. Qué le vamos a hacer? Me podría haber salido algo más económico!

Autobuses: los desplazamientos entre Tallin y Riga, y Riga y Vilnius los haríamos en autobús. Había visto varias compañías que cubrían estos trayectos (Ecolines, Lux Express, Toks). Leí que Lux Express hacía descuentos importantes de manera puntual. Se pueden conseguir billetes por 3 euros! Así que esperé por si salía alguna oferta suculenta. Pues nada! No hubo suerte! Y estuve pendiente durante todos esos meses! Así que los billetes de bus los compraríamos directamente allí. Finalmente los dos trayectos fueron:

- Tallin-Riga en Lux Express, que salía a las 9h del sábado 29 de julio y llegaba a las 13:35. Nos costaron: 20’70 euros los dos billetes para mayores de 60 años, y 23 euros mi billete. Lo compramos el día antes por internet.

- Riga-Vilnius en Ecolines, que salía a las 9h del martes 1 de agosto y llegaba a las 13h. Nos costaron: 15’20 euros los dos billetes para mayores de 60 años, y 17 euros mi billete. Lo compramos el día antes en la oficina de Ecolines en la estación de autobuses de Riga.

- Vilnius-Kaunas en Ollex, que salía a las 15:30 del jueves 3 de agosto y llegaba a las 17h. Nos costaron 10 euros por persona. Los compramos el mismo día en el autobús.

Ferri: para llegar desde Helsinki hasta Tallin cogeríamos un ferri. También hay varias compañías que cubren este trayecto: Viking Line, Tallink Silja Line, Ekerö Line. Finalmente compramos el ferri con Tallink Silja Line que salía a las 19:30 del jueves 27 de julio y llegaba a las 21:30. Nos costó 39 euros por persona. Lo compramos a principios de junio.

Estos fueron todos los desplazamientos que hicimos en los 13 días (sin contar taxis, metros, tranvías, barcos, autobuses o trenes, que cogimos para hacer pequeños trayectos. Esto va en los gastos varios). En DESPLAZAMIENTOS invertimos un total de 494'85 euros por persona.

Y finalmente los GASTOS VARIOS (comidas, entradas, desplazamientos cortos…) has sido 426'01 euros por persona (sin contar gastos personales, regalitos, etc.).

Así que ya veis, el PRECIO FINAL de nuestro viaje de 13 días es de 1451'82 euros por persona.

Pues este es el resumen de los gastos.

En esta ocasión cogí varias guías en la biblioteca de todos los sitios a los que iríamos. Me leí entera la Guía de Estocolmo de El País Aguilar, de la colección Guías Visuales. Siempre se saca información práctica.

Pero si os tengo que recomendar una guía, esta sería sin duda Tallin, Riga y Vilnius, de Anaya Touring; colección Intercity Guides. Es pequeñita, manejable, y propone unos recorridos interesantes por cada una de las tres ciudades y alrededores. Muy, muy, muy recomendable.

Escribí a las oficinas de turismo de cada ciudad, y las únicas que me mandaron folletos y mapas fueron Helsinki y Vilnius. El resto me dijeron que consultara los documentos de sus páginas web.

Y como no, intenté leer cuanta más información del foro mejor! Leí diarios, hilos, posts! De todo! Y aun así me dio la sensación que era el viaje que menos preparado llevaba. Me gusta tener un planning organizado para cada día, sin seguirlo a rajatabla, claro. Pero me gusta tenerlo para no ir dando tumbos y decidiendo a última hora las visitas del día. Pero pese a haber decidido el destino en enero y viajar a finales de julio, por el trabajo me fue imposible prepararlo como a mí me gusta. Pero finalmente todo fue rodado, y creo que aprovechamos bastante bien los días! La prueba está en que en 13 días hemos andado algo más de 200Km! Somos muy andadoras!

Pues nada, ya lo tenemos todo preparado, así que ya podemos partir, no? Maletas listas? Pues ahí vamoooooooooooooooooos!!!!!
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: CÓMO PREPARAMOS NUESTRO VIAJE?




Etapa: AMOR A PRIMERA VISTA EN ESTOCOLMO: GAMLA STAN  -  Localización:  Europa Norte Europa Norte
Fecha creación: 14/08/2017 17:02  
Compartir: 
Compartir:
Como siempre digo, la vida del viajero es bien dura, puesto que nuestro despertador sonó a las 4 de la madrugada. Bueno, va, todo sea por una buena causa y por 13 días de viaje!

Paré el despertador del todo. Off! Qué placer! El día antes había trabajado, así que no había mejor manera de empezar las vacaciones. Viajando!

Lo único malo de esa noche fue que desde las 3 estaba medio dormitando, porque justo debajo de casa se reunieron un grupito con sus motos, y estaban de charleta…. Qué desconsideración….!

Nos arreglamos, preparamos unos bocatas para el viaje, y acabamos de guardar las 4 últimas cosas en la maleta. Esta vez me aseguré setenta veces que mi madre llevaba las gafas puestas (todo llegará. Cuando haga el diario de Amsterdam ya sabréis porque lo digo).

A las 4:50 nos llamó por teléfono nuestra amiga, porque ya estaba a punto de llegar. Así que cerramos las luces, el agua, el gas, desconectamos la antena de la televisión, y…. En marcha! Adéu siau!

El coche del amigo que nos llevaba al aeropuerto ya estaba allí! Acomodamos nuestras maletas y al aeropuertoooooooooo!!!!

Afortunadamente la Ronda Litoral iba fluidísima! Nada de tráfico. Pero a la altura de Montjuïc encontramos retención. Madre mía! No podía ser! Otra vez tendríamos que ir con los nervios de ir justas? A ver, habíamos salido con mucho tiempo de casa, ya que nuestro vuelo no despegaba hasta las 8:10, pero….

Había un accidente! De hecho, fueron dos… Gracias a internet pude ver lo que pasaba a tiempo real.

Pero, afortunadamente, en unos 10 minutos reanudamos la marcha a muy buen ritmo. Total, que a las 5:45 llegamos a la Terminal 2 de El Prat. Nos quedaba aun mucho tiempo para el despegue. Buuuuuuf!

Nos despedimos de nuestro amigo y entramos en la terminal. Lo primero buscar los mostradores de Norwegian. No había demasiada cola, por suerte.

Yo me puse en las máquinas de auto check-in para imprimir las etiquetas de las maletas, porque el check-in ya lo había hecho 24 horas antes a través de la web. Imprimí también las tarjetas de embarque (un papelito de nada!). Todo este proceso es facilísimo, así que no tendréis ningún problema.

Enganchamos las etiquetas en nuestras maletas, y nos pusimos en la cola Drop Off. Había poquísima gente y enseguida nos tocó a nosotras. Facturamos las maletas, el chico nos miró el equipaje de mano que llevábamos (dos bolsas y una mochila) y ya estuvo todo listo!

A las 6h ya nos fuimos hacia el piso superior, donde están las salidas. De nuevo había poquísima cola para el control. Saqué mi tablet, los líquidos, el reloj…. Y ya está! Control pasado! Todas, eh? Todas! Esta vez no nos pararon a ninguna de nosotras! Ni a nuestra amiga, que es la reina de los controles! Oiga! Esto estaba saliendo de perlas!

Recogimos nuestras pertenencias de las bandejas y nos dirigimos al Duty Free, sin ninguna intención de comprar nada! Empezábamos el viaje y no era plan de ir cargadas…

El chico del mostrador de Norwegian nos había dicho que nuestra puerta de embarque seria la U39, así que fuimos a localizarla. Pues estaba abajo. Así que lo primero es lo primero. Comprar agua para el viaje. Como siempre el robo de rigor. Tres botellas de agua de 0’5l (dos a 1’60 euros y otra a 1’80 euros).

A esas horas el hambre ya empezaba a despertarse, cosa que no había hecho a las 4h. Así que como aun quedaba mucho tiempo, nos dispusimos a llenar las panzas. Nos sentamos en un Café Di Fiore y pedimos un flautín de jamón, un café con leche, un cacaolat, un croissant de chocolate y un zumo de naranja. Todo esto nos costó 12’05 euros…. Sin más comentarios. Solo hablaré delante de mi abogado…

Nos sentó de maravilla y nos llenó las pilas a tope. Así que después de desayunar ya bajamos a la zona de nuestra puerta de embarque. Nos pudimos sentar justo al lado de la puerta, así podríamos ser de las primeras en embarcar. Aunque teníamos los asientos asignados y no llevábamos equipaje grande que pudiera ir a bodega (sino que cabía debajo del asiento), siempre me gusta ser de las primeras y así ya estar sentada.

Aprovechamos para una parada técnica, ya que aun quedaba bastante para llegar a Estocolmo.

En la pantalla donde salía nuestro vuelo, ponía que el embarque era a las 7:15.


En cambio nuestra tarjeta de embarque especificaba las 7:40. No se aclaran… Pero la segunda me cuadraba más, teniendo en cuenta que el vuelo despegaba a las 8:10. Pero por lo que pudiera ser, estaríamos a punto a las 7:15. Pasaron las 7:15, las 7:20, las 7:25…. Estaba claro, no?

A las 7:40 empezó a formarse la cola, así que ya nos situamos. De las primeras, claro. Sobre las 7:45 empezó el embarque; sin prioridades. Todos igual.

Un autobús nos llevó hasta los pies del avión. Vaya! Volaríamos con Benito Pérez Galdós!


Norwegian decora sus aviones con gente importante a nivel europeo, por varios motivos: escritores, aventureros, actores, científicos…

A las 7:50 subimos. Uuuuuy! Olía a nuevecito! Y se veía nuevecitooooo! Localizamos nuestros asientos: 4A, 4B y 4C. Yo me senté en la ventana, porque me encanta tomar fotos durante el vuelo. Así que el asiento ya estaba adjudicado y más que adjudicado.

Pusimos nuestras bolsas debajo del asiento, ya que había espacio más que suficiente.

Poco a poco llegó otro autobús, y llegaron más pasajeros. Y ya estábamos todos, a punto para empezar nuestro viaje. Cada uno con sus historias, con sus ilusiones, con sus prisas o sus calmas. Unos viajando a sus casas, otros empezando vacaciones, y quizá otros solo de paso hacía otro destino. Pero todos, juntitos, en aquel avión que olía a nuevo. (Ay señor, lo que hace la nostalgia de la vuelta y la proximidad de la vuelta al trabajo! Va! Ya continuo!).

A las 8:15 empezó el avión a moverse poco a poco.


Nos pasaron un video en la pantallita, con las típicas instrucciones de seguridad. Y antes de despegar hablo el capi. Nos dio la bienvenida, nos explicó cuatro cosillas del trayecto, y nos dijo que en Estocolmo estaban a 14ºC! Chaaaaaaachi! Qué fresquitas estaríamos!

Tomamos pista, el avió aceleró y a las 8:30 ya despegamos. 20 minutos después de lo previsto, pero seguro que lo recuperaríamos durante el vuelo.

Adéu Barcelona!!!!!!!


Cuando ya estuvimos a velocidad de crucero las azafatas nos informaron que como el avión era nuevo, no estaba instalado el wifi aun. Ya decía yo. Lo estuve probando antes de que nos lo dijeran, y no había manera….

Al rato uno de los azafatos pasó repartiendo el menú. Y en las pantallas pasaban dibujos animados.

A las 9h empezó el servicio de catering (previo pago, claro).

El vuelo transcurrió con muchísima tranquilidad.


Tuvimos un poquito de turbulencias, pero muy mínimas. Nada importante. Durante el vuelo, aproveché para leer un poco mis apuntes e intentar confeccionar un poco los puntos de interés para visitar esa tarde.

A las 10:25 pasaron vendiendo perfumes, chocolate…

Hacia las 11:15 el avión ya empezó las maniobras para ir bajando poco a poco.



Se veía todo muy llano y verde.

En el cristal de la ventanilla había cristalitos de hielo.


Y a las 11:33 tomamos tierra en el Aeropuerto de Arlanda; antes de lo previsto! Claro, habíamos recuperado tiempo. Teníamos que aterrizar a las 11:45. Eso era puntualidad sueca!


Como estábamos delante en el avión, fuimos de las primeras en bajar! Ya estábamos en Suecia! En un plis pasamos por la zona de embarque, en dirección a la zona de recogida de equipajes. La verdad es que no hay que andar mucho hasta llegar allí.

En una pantalla ponía que la cinta 3 sería la del vuelo procedente de Barcelona. Llegamos a la cinta y en la pantalla ponía que en 10 minutos saldrían las maletas, así que nos sentamos para esperar. Y puntuales empezaron a salir las primeras maletas. Pero para las nuestras tuvimos que esperar un poquito… Madre mía, que momentos de nervios… Hasta que no ves salir las maletas, no respiras tranquila.

Así que a las 12:10 ya teníamos todas las maletas, y nos dirigimos hacia la salida.

Un apunte práctico. Para los que os decidáis a ir hasta la ciudad en bus o en tren, antes de salir de la zona de pasajeros, y después, hay unas máquinas donde podéis comprar los billetes (el tren Arlanda Express, bus de Flygbusarna…)


El día antes de viajar estuve mirando la opción de comprar el billete del tren Arlanda Express a través de su página web:

www.arlandaexpress.com/

Tarda 20 minutos en llegar a la ciudad, y había una promoción hasta finales de agosto, en la que tres pasajeros viajaban por 450SEK los tres (2 por 350SEK, y 4 por 550SEK). Pero en el hotel nos habían hablado de la opción de coger los taxis de la compañía Taxi Stockholm por 520SEK (cada compañía tiene un precio fijo, y todos son diferentes). Así que por esos 70SEK de diferencia preferimos que el taxi nos llevara de puerta a puerta.

También tenéis la opción de coger un bus de la compañía Flygbussarna, por 99SEK por persona, y tenéis la opción de poder comprarlos a través de su página web:

www.flygbussarna.se/es

Hay otras maneras de llegar al centro, pero haciendo otras combinaciones.

Nosotras nos decidimos por el taxi, así que salimos de la terminal, y enseguida nos encontramos con una gran cantidad de taxis. Cada compañía se agrupa en largas filas, unos detrás de otros. Algunos incluso tienen un cartel encima que identifica la fila a qué compañía pertenece.

Vimos los taxis de Taxi Stockholm que nos había dicho el hotel. En la puerta tienen marcado el precio fijo que cobran. Eran algo más de 520SEK. Otras compañías eran incluso bastante más caras.
Todos los taxistas nos iban diciendo “taxi?Taxi?”. Íbamos mirando y mirando, los diferentes precios mandados. Vimos una compañía, que efectivamente ofrecía el servicio por 520SEK. Compañía Green Cab.

Así que cogimos uno de estos taxis, no sin antes asegurarnos que eran 520SEK. Si, si! El conductor puso nuestras maletas en el maletero. Ellas se sentaron detrás y yo delante con el conductor. Y…… rumbo a Estocolmo!!!!

El conductor me pasó su móvil y me pidió que le escribiera la dirección del hotel. Pues suerte que tenía la hoja de la reserva a mano, que sino…..

No había demasiado tráfico a esas horas, y el conductor iba que se las pelaba! Pero es que no hay límite de velocidad en las carreteras suecas?

De momento hacía sol y buena temperatura. Los días antes habíamos estado mirando la previsión del tiempo en internet y la cosa pintaba un poco chunga… Pero de momento, la cosa se veía bien.

Hubo un momento con un poquito de retención, porque los carriles se reducían a uno. Pero naaaaada importante.

El taxista nos preguntó de dónde éramos, cuántos días estaríamos por allí…. Y cuando ya casi estábamos llegando, nos dio una tarjeta y nos dijo que para volver al aeropuerto, si llamábamos por teléfono a la misma compañía, en vez de 520SEK, nos costaría 390SEK. Oiga! Pues valía la pena! Le pregunté cómo teníamos que hacerlo, y me dijo que solo teníamos que llamar y reservar. Que desde el hotel nos lo podían hacer. Pues la oferta no era mala!

Cuando ya estábamos entrando, pagamos con la tarjeta el precio del trayecto.

Qué verde se veía todo! Y veíamos barquitas navegando por los canales! Ya estábamos! Ya empezaba todo!

De repente en la radio empezó a sonar el Aserejé! Si, si! Como leéis! El Aserejé! En Estocolmo! El taxista subió el volumen y nosotras bailando la coreografía! Madre mía, que manera más friki de entrar a la ciudad!

El taxi giró una calle y allí teníamos nuestro hotel! El Clarion Hotel Amaranten! Nuestra casa durante esos 4 días!


Eran las 12:48 y ya habíamos llegado! Rapidísimo! No habíamos estado ni media hora en el taxi! Bajamos del vehículo, nos despedimos del conductor y entramos a la recepción del hotel.

Uau! Qué recepción! Preciosa! Muy moderna!


Hacer el check-in fue muy rápido. La chica nos informó de los horarios de los desayunos y de todos los servicios del hotel. Nos dio la llave (bueno, mejor dicho, la tarjeta), y nos pidió la tarjeta (aun no nos cobraban nada, pero ya nos la pidieron). Le pedí si tenía algún mapa de la ciudad, para poder manosearlo durante aquellos 4 días.

Había 4 ascensores para subir a las habitaciones. Para poder subir, teníamos que pasar la tarjeta y marcar el piso. Como nuestra habitación era la 276 subimos hasta la segunda planta. Nada más salir del ascensor, nos encontramos una máquina de hielo (interesante…. Jejejejejeje). Seguimos los indicadores hasta nuestra habitación. Ley de Murphy! Estaba al final de todo. Dos pasillos bastante largos, tuvimos que andar. Pero finalmente, allí estaba. 276. Nuestra casa!

Pasamos la tarjeta, abrimos la puerta y…… Madre mía! Menuda habitación! Los primero que nos llamó la atención, fue la luminosidad! Era muy clara, muy blanquita! Entramos y nos quedamos de piedra! Sabíamos y habíamos leído que las habitaciones de los hoteles, por esos lares, no eran muy grandes que dijéramos. Pues esta habitación no estaba nada mal! Era suficientemente espaciosa para las tres!

Teníamos dos camas enormes para dos personas, y una especie de sofá cama, también enorme para dos personas más. Nuestra habitación era una Habitación Familiar, así que perfectamente cabían 4 personas.

Había dos televisiones de plasma. Un espacio que era como un saloncito (donde estaba el sofá cama). Había minibar, plancha, secador de pelo (como Dios manda, eh? No de los típicos de la senyorita Pepis!).

Y lo mejor de todo, y que ciertamente no había visto nunca en un hotel: un baño completo y un aseo!

El baño tenía ducha, set de amenities (de la marca Rituals), espejo de augmento. Lo único que echamos de menos fue una caja fuerte. Pero vamos, nada muy muy muy importante.








En definitiva, que estaba completísima la habitación! Nos encantó! Y las camas eran no cómodas, no! Comodísimas! Así que os recomiendo muchísimo el hotel. Y tampoco nos salió tan caro: las tres noches que pasamos, con el desayuno incluido, nos costaron 584’84 euros. No lo reservé por Booking, sino directamente con ellos. Os dejo su página web:

www.nordicchoicehotels... amaranten/

Mientras nos estábamos acomodando, llamaron a la puerta y era un chico del hotel. Solamente venía para ver si el sofá cama estaba preparado, y si el resto de la habitación nos parecía bien. Pues sí, oiga! Todo fantástico! Muchas gracias!

Después de refrescarnos un poquito y acabarnos de acomodar, nos comimos los bocatas que ya llevábamos hechos de casa. Así ya habríamos comido y ya podríamos empezar a patear la ciudad! Los bocadillos nos supieron a gloria! Qué bien venían a esas horas!

También nos conectamos al wifi del hotel (que aunque ya no hay roaming, no está de más ahorrar unos datos, oiga!) y contactamos con la familia!

Aproveché también para localizar en el mapa lo que podíamos ver esa tarde.

A las 14h ya estábamos más que listas para empezar a conocer Estocolmo!

Salimos del hotel, y lo primero que me encontré fue un autocar de turistas. Normal. Y me fijé en la parte delantera, y había la agencia. Kneissl Touristik! Maaaaaaaaaaaaaaadre! Vosotros os quedaréis igual, claro! Pero es una agencia austríaca que lleva a muchos grupos a la Sagrada Familia! Y la mayoría de las veces les hago yo la visita al templo! Total, que ni en vacaciones podía desconectar! Jejejejejejejejejeje!

Después de recuperarme del shock empezamos nuestras visitas.

El hotel está en la calle Kungsholmsgatan 31. Así que para ir en dirección al Ayuntamiento giramos por Scheelegatan, hasta llegar a Hantverkargatan.

Pasamos por delante del Radhuset o Tribunales (de hecho, justo al lado del hotel había una parada de metro con este nombre).

Nos impactó el edificio en estilo romántico nacional. Era muy grande. Nos adentramos un momento en el jardín para explorar.

Hacía muy buena temperatura, nada de calor. Ideal para estar paseando a esas horas.

Llegamos hasta uno de los edificios que más veces veríamos durante esos días! El ayuntamiento (Stadshuset). Inevitablemente, pasábamos muy a menudo ante la grandiosidad del edificio. Menudo ayuntamiento que tienen los holmienses!


Entramos al patio y de nuevo nos quedamos alucinadas con las dimensiones del espacio, y la cantidad de gente que había!



Hoy en día es un símbolo nacional. Está construido en estilo romántico nacional sueco, con alguna influencia del gótico nórdico y del norte de Italia.

Y claro, era sábado. Y vimos varias……… BODAS!!!!! Si habéis leído otros de mis diarios, sabréis que es una de las características de nuestros viajes. Bodas por aquí y bodas por allí (Vietnam, Rusia o París)! Y claro, pues no podía faltar la foto de rigor. Aunque esta vez tenía para escoger, porque había muchísimas! El día de la visita al ayuntamiento nos enteramos, que la ceremonia es muy cortita, y que pueden asistir muy poquitos invitados. Por eso había tantas parejas de novios por allí!




El día estaba precioso! El cielo, ya veis, de un azul intensísimo! Y las familias empezaban las celebraciones allí mismo! Descorchaban botellas de cava o algo parecido al cava. El ambiente estaba animadísimo!

Y nosotras alucinadas! Al asomarnos al lateral del edificio nos encontramos con unas bellísimas vistas de la ciudad! Empezaba nuestro enamoramiento con la ciudad. Una breve, pero intensa historia de amor de verano.


Aquí podéis ver Riddarholmen.

Y la escultura Engelbrekt, luchador por la libertad.


Justo en la parte trasera del edificio hay una escultura enorme de Birger Jarl, noble sueco, que se ocupó del gobierno regente, hasta que su hijo pudo reinar. Cuando se construyó el ayuntamiento, quisieron enterrar sus restos allí, pero finalmente quedó solamente como monumento.


En realidad no es una escultura sola, sino un cenotafio. Una tumba sin restos, del fundador de la ciudad. La "mirada" se dirige hacia la Riddarholmskyrkan. La escultura está hecha en granito, recubierta de plomo y después dorada con pan de oro.

Pero el ayuntamiento sería nuestro objetivo para unos días después. Teníamos intención de visitarlo, pero sería uno de los otros días a primera hora. Así que continuamos la marcha, para cruzar por Centralbron, justo al lado de las vías del tren.

Cómo no nos podíamos enamorar de esta ciudad, eh?


Mucha gente ya nos había advertido que nos encantaría, y no se equivocaban, no. Incluso superaba las expectativas!

Llegamos a la pequeña islita de Riddarholmen, y siguiendo la orilla del agua, llegamos hasta la escultura de El Trovador, en Evert Taubes Terrass. Se trata de un trovador y compositor sueco del siglo XX, y claro, tiene el eterno ayuntamiento justo detrás.


Había un montón de grupos de asiáticos, que os diré que ha sido otra de las tónicas de este viaje! Estaban por todas partes! Muuuuuchos! Y qué rápidos van, madre mía!

Subimos por Wrangelska Backen, dejando a nuestra izquierda el edificio de los juzgados municipales. La zona estaba en obras (otra de las tónicas del viaje, ya veréis). Y llegamos ante la impresionante Riddarholmskyrkan.

Es conocida como sepulcro real de los monarcas suecos (menos dos). En el interior hay sepulcros y lápidas, como las de los reyes medievales. De nuevo llamaba la atención la construcción en ladrillo.



Entramos, pero no nos decidimos a pagar la entrada (50 SEK). Nos conformamos con ver el interior desde allí.


Igualmente, por si os interesa, os dejo su página web, para poder ver horarios, precios, tickets combinados…:

www.kungahuset.se/roya... 01466.html

Cruzamos por Riddarholmsbron, pasando por delante de Riddarhuset (o Casa de la Nobleza), del siglo XVII, para las celebraciones de la nobleza. Hay quien dice que es el edificio más bello de Estocolmo. Hombre…. Bonito es, pero el que más….


La plaza donde está situado había sido el antiguo centro de la ciudad.

Ya estábamos al principio de Gamla Stan, la parte antigua de la ciudad. Entramos por una calle que nos pareció preciosa, con un colorido muy interesante: Storkyrkobrinken.


La torre que veis al fondo es la de la Storkyrkan, o Catedral de San Nicolás. Pero al llegar a la esquina de Västerlanggatan, la gente nos absorbió. Estábamos en una de las calles más comerciales de Gamla Stan. Así que nos dejamos llevar por la marea de turistas y visitantes.


La calle estaba animadísima. Era un hervidero. Gente entrando y saliendo de las tiendas de souvenirs, olor a comida, fotos por aquí y por allá. Pero no estábamos muy por la labor de comprar regalos, porque acabábamos de empezar. Así que nos llamó más la atención la cantidad de callecitas que salían de la calle comercial. Qué monada! En muchas de ellas no parecía que en la vía principal hubiera centenares de personas paseando y curioseando.



Paseamos entre pizzerías, heladerías, tiendas varias.... y llegamos a uno de los puntos más visitados de la zona. La que dicen que es la calle más estrecha: Marten Trotzigs Grand. Pero había tantísima gente tomando fotos, que no se veía bien la anchura de la callecita. Así que continuamos, pero yo ya medité una alternativa para apreciarlo mejor, sin tanta gente….. Jijijijijijijiji! Rápida que es una!

En la plaza Järntorget, subimos por Österlanggatan y giramos por la primera calle que encontramos (Prästgatan), que resultaba ser paralela a Västerlanggatan. Desde allí vimos el otro extremo de la calle estrecha, con poquísima gente! Jijijijijiji! Foto fácil!


Oiga, pues sí que era estrechita, eh? Me recordaba a la calle estrecha de Praga, porque también tiene unas escaleritas. Pero en Praga regulan el paso con un semáforo. Qué salaos ellos!

Mide unos 90 cm de ancho, y allí ya empezamos a apreciar de una manera muy clara que nos encontrábamos en una colina en la ciudad. Las escaleras de la calle, o algunas calles empinadas que nos rodeaban, daban prueba de ello.

Seguimos andando por Prästgatan, y no parecía la misma ciudad que habíamos visto unos minutos antes. Había muy poca gente por allí. Qué tranquilidad y qué agradable.


Llegamos a Tyska Brinken, y allí mismo estaba la Tyska Kyrkan (o Iglesia Alemana), del siglo XVII.


En el siglo XVIII la influencia de Alemania en la ciudad fue muy importante, gracias al control de la Liga Hanseática. Muchos comerciantes y artesanos se instalaron en Estocolmo.

La entrada es gratuita y dentro vimos una galería real que se había añadido para la familia real alemana, y unos fantásticos vitrales. La iglesia era bastante cargada, pero bella.


Nos sentamos un momento y descansamos un poco. Pero enseguida emprendimos de nuevo la marcha, porque muy cerca nos quedaba otro plato fuerte de Gamla Stan.

Cogimos la calle Svartmangatan y llegamos de lleno a una de las plazas más conocidas de esa parte de la ciudad: Stortorget.


De hecho, lo primero que vimos fue el Museo Nobel (la antigua Borsa). No era una de nuestras visitas prioritarias, así que no entramos.


Se trata de una de las plazas más importantes de Gamla Stan, con un antiguo pozo. Una de sus señas de identidad son las famosas casas de colores vivos, que le dan a la plaza un toque alegre y festivo.


Se notaba que era uno de los sitios más turísticos de Gamla Stan, ya que estaba repleta de gente. Sentados en los bancos, en las terrazas, paseando. Nosotras aprovechamos que uno de los bancos situados junto al pozo, quedó libre y nos sentamos un rato. Acompañando nuestro descanso, un músico interpretaba varias melodías. De vez en cuando es agradable hacer pequeñas paradas en el camino.

Después de ese ratito de recuperación, seguimos un poquito más, ya que muy cerca teníamos la catedral (Storkyrkan). Así que desde la plaza cogimos la calle Trangsund. Aunque la catedral cerraba a las 18h no entramos, sino que continuamos hasta la entrada trasera del Palacio Real (Kungliga Slotet).


Justo en ese momento hubo un mini cambio de guardia. Nos quedamos un momento a verlo, porque dudaba que estuviéramos por allí cuando se hace el cambio de guardia importante (a las 12:15).


Entramos al patio interior del palacio y nos sorprendieron sus dimensiones. Uau! Bastante impactante! Es la residencia oficial del rey, un monumento cultural e histórico y sigue siendo un edificio emblemático de la ciudad de Estocolmo.

Si os interesa, podéis visitar los apartamentos reales. Pero a nosotras no nos apetecía mucho, así que seguimos deambulando por allí. Aquí tenéis información de los precios y de los horarios (también hay un ticket combinado para visitar la Riddarhomlskyrkan):

www.kungahuset.se/roya... 00138.html

A la derecha del patio vimos una puerta y nos dirigimos hacia allí. Llegamos a una enorme escalinata. A la izquierda estaba la Capilla Real, de 1754.



Impresionante la decoración de la capilla, pero para mí, más que destacable el púlpito! Espectacular!


Volvimos a bajar las escaleras, para subir las del lado contrario, que llevaban al Salón de Estado. Pero al entrar, había una taquilla, una catenaria que nos impedía el paso, así que vimos de lejos el trono de plata y continuamos la ruta.

Salimos por la puerta que da directamente a Slottsbacken. De nuevo la entrada estaba flanqueada por miembros de la guardia, muy tiesos ellos!

La plaza estaba llena de autocares, gente, y en obras (sobretodo el obelisco), cosa que deslucía bastante el aspecto general y el lateral del palacio…

Así que bajamos de nuevo en dirección al agua, para poder ver la otra fachada del palacio. Nos acercamos hasta las escaleras, y cuidado!!!!!!! Uno de los miembros de la guardia nos soltó un “DON’T TOUCH THE FENCE!”

No hombre, no! Tranquilo! Si solo me apoyaba un momento para poder tomar la foto! Madreeeeeeeeeeee! Qué susto!


Algo llamó mi atención en el jardín. Y no, no era el guardia!


Un robot que cortaba el césped! Anda! Mira que moderno el rey!

Desde allí, la otra orilla se veía bonita, con sus edificios majestuosos. Y una parte de la islita de Skeppsholmen.




Cruzamos el puente Norrbro dejando atrás el Palacio Real, y a la izquierda el Parlamento (Rikdagshuset). Parecía que el rey estaba en casa, porque la bandera ondeaba (vamos, que the King was in da jaus!).

Delante nos quedaba el edificio de la ópera (Kungliga Operan), un edificio de 1898.


Entramos un momento al vestíbulo para curiosear, pero volvimos a salir. No había mucho que ver.

Por Jakobs torg llegamos a la St. Jakobs Kyrka. Entramos, pero dimos un vistazo rápido, porque justo en ese momento estaban cerrando. Así que fue un visto y no visto. Visita de médico.

Justo allí estaba el principio de Kungsträdgarden (el jardín del rey). Escuchamos música y nos fuimos hacia allí. Había una especie de festival, con actuaciones en directo. Estaba a rebosar de gente. No en vano, es unos de los lugares de ocio de la ciudad.

Kungsträdgarden había sido el jardín real de hierbas aromáticas en el siglo XV. He leído que es el parque más antiguo de la ciudad. Había unas fuentes donde los niños se lo estaban pasando en grande. Así que encontramos un banco a la sombrita (no hacía un calor excesivo, pero se agradecía) y nos sentamos un ratito.



Después de descansar un rato, y de refrescarnos viendo a los críos bañarse en las fuentes, seguimos, porque justo allí, en la calle Hamngatan estaban los Grandes Almacenes NK. Arriba hay un reloj que por la noche se ilumina de colores verde y rojo. A esas horas (eran casi las 17:30) aun no se veía nada de nada.


Entramos a dar una vueltecita por la planta baja, donde había la decoración del hogar. Los países escandinavos son muy conocidos por el diseño. Así que “paseamos” entre platos, jarrones, copas… Llegamos a la sección dulce, y para sorpresa nuestra nos encontramos con tabletas de chocolate Valor, y también Xocolata Amatller. Vaya, vaya! Ellos sí que saben lo que es bueno, eh?

Se estaba bien en los grandes almacenes, pero ya llevábamos un buen tute ese día. Así que decidimos que fijábamos ya el rumbo hacia el hotel.

Seguimos por toda Hamngatan, con tiendas de ropa (Desigual, H&M…) y demás comercios, rodeadas de mucha gente comprando. Pero la calle estaba en obras (creo que tenía que ver con el tranvía) y no era muy cómodo para andar por allí. Llegamos a Sergels Torg, pero me decepcionó mucho. Era uno de los puntos de interés que siempre sale en las guías, pero como también estaba en obras, la deslucía completamente. En el medio estaba el obelisco de cristal, pero con muy poca gracia, por culpa de las vallas que lo rodeaban.

Allí mismo, en la plaza tenéis una de las oficinas de turismo de la ciudad.

Eso sí, pese a las obras que había en la ciudad, es muy tranquila. No hay ruidos excesivos, ni edificios altos. Vamos, que nos estaba impresionando y gustando, y eso que acabábamos de empezar.

Seguimos por Klarabergsgatan (también en obras en algunos tramos) de nuevo, rodeadas de tiendas. Pero con una iglesia bastante bonita: Sta.Clara Kyrka. Un señor en la puerta nos permitió entrar rápido, porque estaban a punto de empezar un concierto de órgano.

Y así llegamos a la altura de la Estación Central de Estocolmo.


Ya estábamos bastante cerca del hotel. Llegamos a nuestra calle, la Kungsholmsgatan, y casi delante de nuestro hotel, en la esquina con Scheelegatan, había un supermercado Coop. Necesitábamos agua así que entramos. Además, curioseamos los productos que se venden allí. Cuando vamos a una ciudad en el extranjero nos gusta entrar a algún supermercado para ver qué se vende por ahí.

Compramos una botella de agua Evian de 1’5l, una botellita pequeña de agua y un paquete de galletas, por 51’40SEK.

Llegamos al hotel a las 18:40, subimos a la habitación, dejamos las cosas que ya no necesitaríamos, y a las 19h volvimos a bajar para cenar algo. Justo cuando salíamos, había un grupo enorme haciendo el check-in en recepción.

No teníamos más ganas de andar ese día, así que cenaríamos por allí. El hotel tiene un restaurante, pero nos dio la sensación que era demasiado fino.

Así que llegando de las visitas del día, habíamos visto un restaurante italiano. Y allí que fuimos.

El restaurante Dolce Vita. Entramos dentro, porque empezaba a refrescar un poquito. Ya había gente cenando! Nosotras enseguida nos adaptamos a los horarios de allí (y, es que además, ya teníamos hambre, la verdad). Nos sentamos y el camarero nos facilitó la carta en inglés.

Pedimos unas verduras a la parrilla y una ensalada Caprese para compartir. Y unos espaguetis boloñesa, y unos espaguetis carbonara (que compartimos mi madre y yo). Pedimos un par de cervezas y agua.

El camarero era un poco seco…. No nos entendió que mi madre y yo compartíamos la ensalada y las verduras, y que a nuestra amiga ya le podía traer los espaguetis boloñesa, así que ella tuvo que esperar. Pero al verla esperar, cogió uno de los platos que sobraba (que según él lo dejaba para tirar lo que sobraba) y le trajo un poco de ensalada. No sí, en el fondo fue majo y todo….! Jajajajajajajajajaja! Menudo cachondeo nos llevamos con nuestra amiga y “su amigo”!

La cena estuvo buena, así que cenamos bien. Eso sí, no fueron muy rápidos que digamos.

Para pagar también nos costó lo suyo. Así que al final nos levantamos y le dije al “amigo” que queríamos pagar. Con su gracia habitual nos dio la cuenta: 581SEK. Le pasé la tarjeta, la metió y esperó a que yo tecleara algo. Mirad, era la primera vez que pagábamos con tarjeta allí, así que no entendí que lo que estaba esperando es que añadiera yo misma la propina en el datafono. Así que yo misma volví a teclear los 581SEK. Cuando lo vio, puso una cara de pocos amigos, y nos devolvió la tarjeta. Qué era novata, hombre! Me di cuenta después! Habérmelo explicado, hombre! Bueno, la verdad, es que tampoco la merecía mucho….!

Os dejo su página web:

www.dolcevita.nu/

A las 20h ya nos fuimos al hotel. En la habitación hacía algo de fresquito, así que aflojamos el aire acondicionado.

Aproveché ese ratito de descanso para tomar mis apuntes para el diario. Madre mía que cómoda era la cama!!!! Qué bien dormiríamos esa noche!!!!!

Como resumen de ese primer día, me quedo con que la ciudad nos estaba gustando mucho. Sobre todo la limpieza que se veía por la calle. Además, no hay edificios excesivamente altos, así que la ciudad mantiene su encanto. Lo que habíamos visto hasta el momento nos daba la impresión de que era una ciudad muy señorial. Algo que nos gustó mucho, es que vimos y escuchamos música por todas partes, cosa que anima muchísimo!

Eso sí, el palacio no nos impactó demasiado. No sé, nos dio la sensación que estaba un poco dejado. O al menos, quizá esperábamos algo más esplendoroso…

A las 22:10 ya estábamos en la cama. Teníamos que descansar bien, porque nuestro viaje acababa de empezar y aun quedaban muchos días y muchos países por delante.

Si la aplicación de mi móvil no me engañaba, habíamos hecho 18.268 pasos y 9’9Km. No estaba nada mal para ser el primer día.

Bueno viajeros, os dejo. Descansad bien, porque mañana hay más!
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: AMOR A PRIMERA VISTA EN ESTOCOLMO: GAMLA STAN




Etapa: UN DOMINGO DE VERANO POR SÖDERMALM  -  Localización:  Europa Norte Europa Norte
Fecha creación: 19/08/2017 16:21  
Compartir: 
Compartir:
Aunque nos habíamos puesto el despertador a las 6:30 nos despertamos a las 6h! Ni los días de trabajo nos levantamos tan temprano, eh? Pero habíamos dormido nuestras horitas, y habíamos descansado muy bien en aquellas camas tan y tan cómodas.

Nos dimos una buena ducha. El agua se regulaba muy bien, y estaba calentita. La ducha era clavada a la de nuestra casa! También había un dispensador de jabón.

El baño del hotel se veía muy nuevo! Vamos, es que todo lo que había en el hotel estaba fantástico!

Nos preparamos, y poco antes de las 7h bajamos a desayunar, para poder ser de las primeras, ya que la chica de recepción nos había dicho que las horas de máxima afluencia eran un poquito más tarde.

Ellas bajaron un momento antes que yo, y pudieron coger mesa! Os digo esto, porque una parte del restaurante no son mesas y sillas al uso, sino taburetes altos y una especie de barra de bar. Muy moderno, eso es cierto. Pero preferíamos la comodidad de una mesa y una silla.

En el momento en que llegamos había poca gente, pero en un pis pas empezó a llenarse de gente. Muchos de los demás clientes hablaban alemán (por no decir que, casi la mayoría).

El bufet era estupendo y muy amplio! Había de todo: panes de muchos tipos diferentes, ensaladas, arenques, dulce, embutidos, salchichas, bacon, yogurts, fruta…. Y además hacían tortillas (con lo que quisieras) y huevos al momento! Para ponerte el zumo, había un Ipad, seleccionabas el zumo que querías y salía de un grifo. Vamos, lo dicho: menudo bufet!

Comimos bocadillos, napolitanas de chocolate, croissants…

Sobre las 7:45 después del súperdesayuno, subimos a la habitación. Mientras ellas acababan de arreglarse, yo buscaba y organizaba las visitas del día. Y también aproveché para escribir al museo Skansen, al Vasa y al palacio de Drottningholm, para saber si con mi carnet de guía oficial tenía algún tipo de descuento (o entrada gratuita).

Una vez estuvimos listas, sobre las 8:50 salimos del hotel. Hacía fresquito, oiga! Así que nos pusimos una chaquetita y un pañuelo para estar un poco más calentitas.

Seguimos el mismo camino que ayer para llegar al ayuntamiento. El día había salido un poco nublado y el cielo estaba gris.

Ya que estábamos allí, entré un momento al patio del ayuntamiento y pregunté al chico que informaba si con mi carnet tenía algún descuento. Me dijo que él no estaba seguro, pero que creía que no. Pero que lo mejor sería que entrara al edificio, y preguntara en la taquilla. Y así lo hice. Me atendió otro chico, le mostré mi acreditación, y me dijo que iba a consultarlo. Después de unos momentos de deliberación con otra compañera, me comentó que no era posible. Bueno, no pasa nada. No siempre tendré esos privilegios, no? Igualmente, nuestra última mañana haríamos la visita guiada, claro!

Al salir le dije al otro chico que no había tenido suerte. Me comentó que ellos, en realidad no son un museo. Pero no siempre tengo descuentos en museos, sino en sitios culturales de todo tipo. Pero bueno, tenía que intentarlo, no?


Continuamos, rumbo a nuestro destino matutino: Södermalm. Cuando pasamos por el embarcadero desde donde salen los barcos que hacen excursiones varias, se olía mucho el humo que desprendían…!

Como el día anterior, cruzamos el puente que sigue las vías del tren, y llegamos a la calle Myntgatan.

Vimos de nuevo la Riddarhomskyrkan por detrás.


Continuamos por Lilla Nygatan. A esas horas, había muy poca gente por la calle, así que se respiraba una calma! Muy diferente de cómo estaría solo unas horas después.


Llegamos a Kornhamnstorg y nos dispusimos a cruzar por el puente de Katarinavägen. Toda la zona estaba en obras, así que tuvimos que sortear algunas vallas para conseguir nuestro objetivo. Llegamos a Södermalmstorg, cogí mi guía y localicé los diferentes puntos de interés que había por la zona.

Vimos el neón más antiguo de la ciudad (o eso decía nuestra guía). O mejor dicho la primera señal de neón sueca, de 1909. Se trata de un dentífrico, que se llamaba Stomatol.


Y desde allí también vimos el ascensor de Katarinahissen. Más tarde ya pasaríamos por allí.


Södermalm (o Söder) queda elevada respecto al resto de la ciudad, en una especie de colina. Las vistas desde allí ya eran bonitas.


Pero nada, comparadas con las que tendríamos dentro de un rato! Ya veréis!

Nuestro paseo por la zona de Södermalm empezó por la calle Hornsgatan. Vimos una iglesia y nos dirigimos hacia allí. Se trata de Sta. Maria Magdalena Kyrka. En ese momento ya había salido el sol. Entramos un momento.



En el exterior había un pequeño cementerio, y vimos (creemos) la tumba de Evert Taube (el de la escultura del trovador que vimos el día anterior en Riddarholmen).


Mirad la decoración de esta papelera. Qué graciosos ellos!


El objetivo era otro: llegar a la calle Bastugatan, subiendo por la calle Bellmansgatan. Subiendo por esta calle se llega a una especie de ascensor (Mariahissen); pero me pareció que no funcionaba. Las calles hacían bastante pendiente por allí.


Volvimos a Bastugatan y a pocos metros estaba el acceso a uno de los miradores que vale la pena ver: Monteliusvägen, que sigue toda la roca que va paralela a Söder Mälarstrand.

Creo que una imagen vale más que mil palabras, del espectáculo que encontrareis allí. Qué me decís?





Bueno, qué? Hay que ir, no?

Las vistas eran estupendas! Y la suerte además, que el día había quedado tan despejado. El cielo azul estaba precioso!

En el mirador hay unos bancos para poder sentarse y contemplar las vistas. Pero estaban ocupados… Así que hicimos miles de fotos, selfies (ese paloselfie buenooooooooo!), panorámicas, vídeo. Vamos, que exprimimos el rato al máximo. Continuamos por el mirador, en dirección contraria a la que nos había llevado hasta allí.


Continuamos por Bastugatan, una callecita bonita, con algunas casas bastante antiguas y coloridas.


La zona por la que estábamos es Mariaberget, que había sufrido un incendio en el siglo XVIII y que posteriormente se reconstruyó. Llama la atención alguna de las casitas y, sobretodo, la inclinación de muchas de las calles. Si a todo esto, le añadimos que era domingo, el ambiente que había por allí era de lo más relajado. Gente preparando sus coches para salir de paseo, otros paseando tranquilamente, otros aprovechando aquellos benditos rayos de sol en el balcón de su casa… Estocolmo no es una ciudad nada agobiante, pero si os apetece visitar una de las zonas más tranquilas, este es vuestro destino.

Por Bastugatan llegamos a Torkel Knutssonsgatan. Cogimos esta calle en dirección al agua. Pasamos por el lado de una fábrica de cerveza (ya os la enseñaré en alguna foto tomada desde la otra orilla, porque es enooooooorme): Münchenbryggeriet. Y de allí llegamos al largo paseo que hay junto a la orilla en Söder Mälarstrand.

Empezamos a andar por todo el paseo, con la intención de llegar hasta la isla de Langholmen. La temperatura no era muy alta (aunque había salido el sol), así que el paseo era bastante factible y agradable.

La zona estaba repleta de barcos. Algunos eran restaurantes, otros hoteles flotantes, otros eran viviendas. Había también mucha gente corriendo o paseando. Madre mía, que guapos son estos suecos, no? (Vale! Ya! Me vuelvo a centrar!).

Las vistas de la otra orilla también eran bonitas.



Nos sentamos un ratito en un banco para reposar.

Continuamos el paseo hasta Langholmen. Un buen trocito, eh? Cuando ya llegamos a la altura de la isla vimos un puente que llevaba hasta allí. Pasamos por él.


Al cruzar el puente llegamos a un camping de auto caravanas, así que decidimos que no nos adentrábamos más en la isla, pese a que había visto que había zona de baños y todo. No sabíamos bien qué camino tomar, y no había indicadores, así que desistimos.

Así que llegamos a Langholmsgatan y giramos por Högalidsgatan. Llegamos al Högalidsparken. En medio se erigía la Högalids Kyrkan.

Ya hacía rato que no veíamos los edificios típicos con ladrillo, propios del estilo romántico nacional. En nuestra guía ponía que el crucifijo que hay en el interior de la iglesia es el más grande de Escandinavia, así que decidimos comprobarlo.


Pues grande lo era un rato, eh? Lo que pasa es que como eran las 12h, estaban haciendo oficio y no pudimos pasear mucho por la iglesia. Así que nos sentamos un momento, para poder curiosear ni que fuera un poco.

Pero decidimos que ya teníamos más que suficiente, así que nos fuimos. Pero como en la iglesia había un baño gratuito, lo aprovechamos. Descargamos los bártulos que llevábamos y fuimos haciendo turnos.

A todo esto, la misa acabó. El cura salió a la puerta y fue saludando uno a uno a los fieles. Y cuando acabamos y nos marchamos, también nos saludó a nosotras. Qué majo!

La iglesia por fuera también es impactante! Tiene dos torres muy altas que destacan muchísimo en el parque.



El parque que rodea la iglesia también merece un pequeño paseo.

Seguimos nuestra ruta bajando por Varvsgatan y llegando a Hornsgatan, para continuar por toda esa calle en dirección al punto desde el que habíamos empezado. Hornsgatan es una avenida muy ancha sin mucho más interés. Hay alguna tienda, pero al ser domingo estaban cerradas. Además, hacía algo de calorcito. Ya hacía mucho rato que las chaquetas que nos habíamos enfundado a primera hora de la mañana, estaban dentro de la mochila.

Decidimos que era un buen momento para ir pensando en comer algo. Así que andamos y andamos por toda la avenida hasta llegar al parque Mariatorget.

En el parque encontramos unos banquitos a la sombra. La mayoría de gente estaban tumbados en el césped tomando el sol. Nosotras éramos las únicas que huíamos de él. Hay que ver! Qué cosas!

Mientras ellas alucinaban un rato con un chico que estaba practicando yoga (que elasticidad, madre mía!), yo buscaba en mis apuntes y con la ayuda de Google Maps (de nuevo, gracias por la desaparición del roaming!), el restaurante recomendado por el foro que nos quedara más cerca.


Uno de los que tenían buena pinta era el Pelikan, pero al mirar el horario en su página web, vi que solo abren por las tardes, de 17h a 00h.

Mira, sabes qué? Que vamos a improvisar! A ver qué nos encontramos por ahí!

Se notaba que era domingo. La gente estaba más relajada si cabe. Las terrazas estaban llenas, aprovechando el solecito.

Decidimos entrar por Sankt Paulsgatan. No veíamos nada que nos convenciera. Llegamos a Götgatan y buscamos también por esta calle. Es una calle comercial. Varias tiendas estaban abiertas pese a ser domingo. Vimos algunas posibilidades de comida, pero…. Hasta que dimos con un restaurante en plena calle que ofertaban Fish and Chips, hamburguesas. Teníamos hambre (eran las 13:30 y habíamos desayunado temprano), así que nos pareció muy bien la posibilidad de comer un buen fish and chips (o eso esperábamos). La comida sueca ya tendríamos la oportunidad de probarla, seguro!

Entramos. Fuera había una terraza muy curiosa. La gente estaba tomando cerveza. Pero en vez de estar sentados en mesas y sillas al uso, eran banquitos de madera, todos puestos contra la pared del restaurante. Así que todos los clientes de la terraza estaban sentados de cara a la calle, como si estuvieran en exposición, y con las piernas colgando! Qué gracia!

Nos atendió una chica, y nos señaló una mesa al lado de la ventana abierta a la calle. Teníamos a los expuestos de espaldas.


Le dijimos que queríamos Fish and Chips, y nos recomendó que cogiéramos 2 de momento, porque eran raciones grandes. Si nos quedábamos con hambre, podíamos pedir algo más. Pues vale!

También pedimos agua para las tres. Nos trajo tap water (agua del grifo para los amigos). Estaba muy buena! Y gratis! Jejejejejejejeje!

Al rato llegaron los platos de Fish and Chips. Madre mía que pinta tenían! Me perdonaréis, pero no hay fotos de la prueba del crimen. Había tanta hambre y la pinta era tan apetitosa, que atacamos al momento! Así, sin pensar en vosotros! Atacamos como si no hubiera un mañana!

El pescado estaba tan bien hecho! Tan crujiente! Y las patatas que lo acompañaban también estaban tremendas! Vamos, que disfrutamos mucho de la comida!

Pero tampoco era tan, tan grande como nos había dicho la chica, así que decidimos pedir postre. Primero le dijimos que el plato estaba para chuparse los dedos. Y le pedimos que nos dijera qué había de postre. Podíamos escoger entre una copa de sorbetes (frambuesa, melocotón, limón), pastel de chocolate, o fruta y helado de vainilla. Mira, sabes qué? Mejor nos traes uno de cada, no?

Tampoco tengo foto de los postres, porque de nuevo atacamos como si estuviéramos absolutamente hambrientas!

Todo estaba bueno, pero la fruta (calentita y cortadita) con el helado estaba……! Mmmmmmmmmmmmmmmm!!!! Arggrgggrggggrggggrgggr (escuchad el ruidito que siempre hace Homer Simpson).

En todo el rato que estuvimos no entró mucha, mucha gente, pero hubo más clientes a parte de nosotras.

Pedimos la cuenta. Valía 453SEK, pero decidimos dejarle 40SEK de propina. Así que nos costó 493SEK la comida. A ver, teniendo en cuenta que el agua es gratis, que pedimos dos platos de Fish and Chips y los 3 postres, un poco carillo. Pero por allí ya se sabe, así que…

Si estáis por allí, es una buena opción para comer. El restaurante se llama Mest Bar & Kök y está en Götgatan 44. Os dejo su página web:

www.mestbar.se/

Antes de seguir con nuestras visitas del día, aprovechamos el baño del restaurante. Tuvimos que bajar unas escaleritas.

Y reanudamos la marcha. Eran las 14:53. Habíamos tenido un buen rato para descansar y reponer fuerzas. Nos quedaba explorar un poquito más de Söder.

Seguimos andando por Götgatan. Nos llamó la atención esta torre (la Södertorn), porque encajaba más bien poco con la arquitectura de edificios bajos de Estocolmo.


Giramos por Skanegatan y pasamos por un mini parque, con un poquito de césped. Estaba a petar de gente tomando el sol! Como se nota que los tienen que aprovechar al máximo!


Justo en la esquina con Renstiernas gata, había unas escaleras de madera que subían a una especie de montículo. Venga, arriba!

Llegamos a la zona de Vita Bergen (o montañas blancas). Una zona con casitas bastante antiguas, del s.XVIII, para los trabajadores del puerto, entre otros. Muchas de las casitas están rodeadas de huertos.


Y en la parte más alta está la Sofia Kyrka.


Para no faltar a nuestras costumbres, entramos. A este paso tenemos el cielo más que ganado, ya!

Se construyó a principios del siglo XX, pero lo que hay en el interior es fruto de restauraciones actuales. Hay un fresco en el altar. La forma de la iglesia es como redondeada. Nos sentamos un poquito para contemplarla (y descansar).



Las lámparas eran realmente curiosas, no sé si de principios del siglo XX, pero muy de la estética de la época.


Si estáis por la zona, Vita Bergen bien se merece una pequeña visita. He leído, que por allí hay un auditorio al aire libre, desde donde la televisión sueca a veces hace programas. Pero no lo buscamos, ya que nuestra siguiente parada era de nuevo, de aquellas que hay que hacer.

Volvimos a Skanegatan y subimos por Erstagatan. Digo “subimos”, porque fue así. La calle empezó a hacer una cuesta bastante pronunciada, que parecía que estuviéramos escalando el Tourmalet!

Pero la escalada valió la pena. Llegamos a otro de los miradores que hay en la zona de Söder. El mirador de Fjällgatan.


Valía la pena, sí o sí? Qué me decís? El amor a primera vista del primer día, se había convertido ya en un amor bastante profundo hacia la ciudad. Y aun no había acabado, eh?

Vimos de lejos el parque de atracciones Gröna Lund.


Y los barcos y ferris atracados en Stadsgarden.


La calle Fjällgatan también tiene su aquel. En mi guía del País Aguilar pone que un escritor muy conocido de Söder, Anders Fogelström, escribió de la calle que “debe ser la calle más bonita de la ciudad. Es una callejuela antigua que discurre por la cima de la colina con un empedrado bien conservado (de esto ya os hablaré durante todo el viaje!) y farolas que sobresalen de las casas. Cuando la calle se abre, ofrece una vista magnífica de la ciudad y del agua”.

Pues en realidad es una zona bonita. Pero el tema del empedrado es un caso aparte! Madre mía lo que nos llegamos a destrozar los pies durante todo el viaje! Los adoquines de las ciudades están por doquier! Raras eran las zonas donde no había. Uuuuuuuf! Tenedlo en cuenta! Nosotras íbamos bien calzadas, pero aun así….!

Bueno, a los que íbamos! La calle Fjällgatan es bonita, coqueta, pequeñita y con edificios antiguos. La mayoría de las casas que hay se construyeron después de un incendio en 1723.


Seguimos por una callecita con escaleras (Sista Styverns trappor) que nos decía la guía. Escaleras! Preparaos a subir unas cuantas más! Ya veréis!

Al llegar al final había un rinconcito encantador!


Andamos por Stigbergsgatan, con casitas de madera también antiguas.


Ya veis que Estocolmo es ciudad de contrastes. Edificios antiguos como los que teníamos delante, y torres más altas como la que acabábamos de ver no hacía mucho. Pero en general, su arquitectura no es descomunal.

Bajamos por unas escaleras que llevaban hasta Renstiernas gata (más escaleras!) y nos dirigimos hacia el agua, hasta Katarinavägen.

Los barcos llevaban la bonita bandera sueca.


Delante del hotel Scandic subimos la cuesta de Glasbruksgatan hasta llegar a Klevgränd. Buscábamos el acceso a la pasarela de Katarinahissen.

Pasamos por el Södra Teatern, que destaca cuando llegas a aquella parte de la ciudad. Es un edificio bastante grande en la cima de la montaña.

Para que veáis que no os engaño con el tema de las escaleras, eh?


Total, que tuvimos que subir unas escaleras (cómo no!) para llegar hasta la pasarela. Vamos, ánimo! Qué ya nos queda menos!

A nuestra amiga el médico le había dicho: “Sobretodo, evite subir escaleras”. Claro, claro! Ya lo estaba evitando, ya…. Jijijijijijiji! Y lo que le quedaba!

Y llegamos a la famosa pasarela. El restaurante Gondolen está cerrado. Las sillas estaban atadas las unas con las otras con cadenas. Andamos hasta el final de la pasarela, y las vistas también valían la pena. Estaba visto (eh! Bien traído, eh?) que sería el día de las vistas.




Después de disfrutar de las últimas vistas del día, volvimos hacia el punto de inicio de aquella visita por Södermalm. Bajamos por Urvädersgränd. Otra calle adoquinada!!!!! Pero esperad, esperad, que aún quedan más!


Llegamos de nuevo a Götgatan, de ahí a Södermalmstorg y volvimos a cruzar el puente que nos llevaba de nuevo a Gamla Stan.


Entramos a Gamla Stan, porque Pere (un amigo que hicimos en el crucero del Rhin) nos había planteado un reto. Teníamos que intentar encontrar el monumento público más pequeño de Estocolmo, al que llaman Järnpojke (chico de hierro), o Pojke som tittar pa manen (el chico mirando la luna).

Os diré que en el foro no había leído nada de esta escultura, así que no la tenía en mis apuntes. Recurso? Míster Google. Busqué si salía la calle exacta donde estaba situada, pero no llegué a encontrarlo del todo. Sí la zona, más o menos. Así que llegamos a Österlanggatan. Una de las primeras cosas que nos encontramos, y que el día anterior no habíamos visto, era esta enorme escultura de San Jorge!


No había manera de encontrar la figurita. Probé por varias calles siguiendo las indicaciones de San Google, pero nada de nada.

Así que entré en una galería de arte, con la captura de la foto del monumento en el móvil. La chica me dijo que no sabía dónde estaba, porque no era de Estocolmo. Pues vaya…. Pero yo no iba a desistir del reto! Entre en un anticuario. Me recibió un señor mayor, que estaba hablando con otro señor. Me preguntó directamente de dónde era. Le dije que de Barcelona, y me tocó al piano “Los clavelitos”. Ajá….

Le mostré la foto del monumento y me indicó donde lo podía encontrar! Bieeeeeeeeeeen! Seguimos sus indicaciones (después os diré una manera más fácil de llegar) y…. llegamos!!!!! Reto conseguido! Miradlo!



Es taaaaaaaaaaaaaan cuquiiiiiiiiiiiiii!!!!!

Justo en el momento en que entramos, llegó un grupo organizado. Así que nos sentamos en un banquito que hay, y esperamos a que se marcharan.


He leído que es una figura del escultor Liss Eriksson, de 1919, pero que se inauguró en 1967. La figurita en cuestión solo mide 15 centímetros.

Vimos que la guía del grupo le quitaba el gorrito y le frotaba la cabecita. Y como la gente del grupo hacía lo mismo. Deducimos que el gesto daba suerte. Así que ni cortas ni perezosas, cuando se fue todo el grupo, hicimos lo mismo. Allí donde fueres, haz lo que vieres!


Ya veis que la gente le deja monedas, caramelos, billetes, le ponen gorritos y bufandas… Es realmente curioso!


Mientras estábamos allí, entró otro grupo más. Así que ya veis que cada vez es más conocida la figurita. Si os animáis a buscarla, dónde está?

Desde la plaza Slottsbacken (donde está el Palacio Real), si miráis hacia la Finska Kyrkan, entrad por la calle que queda a la derecha de esa fachada. Queda justo detrás de la iglesia. Ósea aquí (la calle de la derecha):


Y empezamos el camino de regreso al hotel, por Riksgatan, cruzando el Riksbron. Al otro lado encontramos esta curiosa figura (hay varias esculturas curiosas por la ciudad, como podéis ver).


Seguimos por la calle Drottninggatan (muy comercial) y después por Klarabergsgatan. El recorrido ya lo teníamos claro, porque lo habíamos hecho el día anterior. Así que con ese último paseíto llegamos al hotel. Eran las 19h. Estábamos cansaditas del “paseíto” y decidimos que la cena la haríamos en la habitación con calma, ya que no nos apetecía volver a visitar a nuestro amigo “el camarero soso”, o ir hacia el centro de la ciudad.

Fuimos al Coop y compramos 2 ensaladas ya preparadas, dos zumos de frutas y un bocadillo de jamón y queso. Nos costó 199’70SEK. Lo pusimos todo en la bolsa que llevábamos, y para el hotel!

A las 19:30 ya estábamos en la habitación. Nos pusimos cómodas. Sobre las 21h cenamos en casa. Aproveché también para tomar mis apuntes para el diario y a las 22:15 ya estábamos en la cama (como las gallinas!). Por la ventana aun había algo de claridad.

El día había sido muy bueno. Con un sol precioso, pero sin demasiado calor. Habíamos hecho un muy buen paseo, conociendo una zona interesante y encantadora de la ciudad. Ya teníamos unas cuantas conclusiones en nuestra cabeza después de un día y medio en Estocolmo:

- Por la calle era muy difícil escuchar cláxons de coches, o gente gritando.
- Había varios coches muy ostentosos, que de repente pegaban acelerones. Un poco fantasmillas ellos…. Notas, los hay por todas partes.
- La ciudad estaba limpísima!
- La mayoría de edificios eran más bien bajitos.

Bueno chicos, os dejo los datos del día (teniendo en cuenta que el móvil no me engañara mucho). Habíamos andado 22’1Km (maaaaaaaaaadre!) y habíamos hecho 33.487 pasos!

Vamos, todos a la cama! Mañana más! Buenas noches!
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: UN DOMINGO DE VERANO POR SÖDERMALM



Etapas 1 a 3,  total 7
 1  2  3  siguiente siguiente



Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 0 0
Total 30 6
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 128 Visitas mes actual: 70 Total visitas: 5139

  Últimos comentarios al diario  ESTOCOLMO, HELSINKI, TALLIN, RIGA Y VILNIUS EN JULIO-AGOSTO 2017(en construcción
Total comentarios 6  Visualizar todos los comentarios

Gulpiyuri  Gulpiyuri  21/08/2017 22:14   
Me está encantando Guiño
Estuve a punto de ir, qué ganas de conocer la zona
Gracias por el trabajazo, te lo estrello porque me costa que será espectacular Sonriente

Monlis  monlis  23/08/2017 18:41   
Comentario sobre la etapa: PALACIO, BARCO, METRO: ESTO ES UN NO PARAR!
Marimerpa! Ya ves que la zona es más que recomendable! Yo he vuelto encantadísima!

Coge un buen bol de palomitas, eh? Que serán unas cuantas etapas!!!!!

Muchas gracias por leerlo!

Un saludín!

Monlis  monlis  23/08/2017 18:43   
Gulpiyuri!

Pues lo mismo que le he dicho a Marimerpa! No te lo pierdas! Es maravilloso! Todo el viaje en general! Estocolmo una pasada! Y Riga, ya verás!

Gracias por las estrellitas!

Maria65  maria65  24/08/2017 17:06   
Comentario sobre la etapa: PALACIO, BARCO, METRO: ESTO ES UN NO PARAR!
Estoy "enganchadísima" a tu diario cada día busco a ver si has añadido nueva etapa .Que conste que entiendo perfectamente que lleve su tiempo ya que es muy minucioso, ameno,aporta tantos datos útiles, las fotos muy bien seleccionadas y el redactado un super 10. Gracias por compartirlo y todas las estrellas que puedo darte. Saludos

Monlis  monlis  31/08/2017 20:09   
Comentario sobre la etapa: ÚLTIMAS HORAS EN ESTOCOLMO Y LLEGAMOS A HELSINKI
maria65! Pues aquí tienes nueva etapa! Muchas gracias por leer mi diario con tanto cariño e interés!

Cierto, cuesta un montón redactar, adjuntar fotos, etc. Por eso voy lenta. Pero con paciencia todo se consigue! Tú sigue atenta que habrá más etapas!

Muchas gracias por las estrellas! Espero que lo sigas disfrutando!

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

Foros de Viajes
Itinerarios-Rutas Tema: Ruta por Escandinavia: Consejos
Foro Europa Escandinava Foro Europa Escandinava: Foro de viajes por Escandinavia: Dinamarca, Suecia, Noruega y Finlandia.
Ultimos 5 Mensajes de 140
106019 Lecturas
AutorMensaje
Nanolaf
Nanolaf
Silver Traveller
Silver Traveller
Dic 31, 2018
Mensajes: 10

Fecha: Lun Dic 31, 2018 04:10 pm    Título: Re: Viaje a dinamarca, Suecia noruega e islandia

Muchas gracias!! Le comentaba a Ángeles que creo que nos limitaremos a algunos días a Copenhague (uno o dos) y luego dividiremos entre Suecia y Noruega, dejando Islandia para otra oportunidad. Mucha s gracias por la información!
Angegaca
Angegaca
Dr. Livingstone
Dr. Livingstone
Sep 11, 2008
Mensajes: 8923

Fecha: Lun Dic 31, 2018 05:52 pm    Título: Re: Viaje a dinamarca, Suecia noruega e islandia

Nanolaf Escribio:

Muchas gracias Ángeles por la respuesta!!!! Me imaginaba que era una locura pero como es un viaje largo desde Argentina quise ver si había la más mínima posibilidad, jaja. Creo que dejaremos Islandia para otra oportunidad y dividiremos los días principalmente entre Suecia y Noruega, conociendo uno o dos días a Copenhague. Muchas gracias por la información!

Mucho mejor Aplauso
Feliz Año Amistad Amistad Amistad
chamiceru
Chamiceru
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Feb 05, 2009
Mensajes: 35514

Fecha: Mar Ene 01, 2019 04:24 pm    Título: Re: Viaje a Dinamarca, Suecia, Noruega e islandia

Hola
Fusiono tu mensaje en el hilo de Rutas por Escandinavia Guiño
Saludos
Regina-62
Regina-62
New Traveller
New Traveller
Feb 08, 2019
Mensajes: 1

Fecha: Sab Feb 09, 2019 10:45 pm    Título: Re: Ruta por escandinavia - Consejos

Buenas tardesnnosotros vamos a Londr3s en junio y liego queremos hacer escandinavia.La idea ea tomar un tramo para hacer Bergen los fiordos has5a Gerainger .Flam .con tje fjort in the nutshell.Somos argentinos..No sabemos ingles.Que nos aconsejaron como organizar el viaje.Queremos visitar el púlpito.Estocolmo .Le agradeceré que alguien me aconseje como armarlo.Tambien llegar a San Petersburgo y Moscú.Nos estamos mareando mucho como hacerlo
Nanolaf
Nanolaf
Silver Traveller
Silver Traveller
Dic 31, 2018
Mensajes: 10

Fecha: Sab Mar 02, 2019 04:42 pm    Título: Re: Ruta por escandinavia - Consejos

Hola buenos días a todos! Estoy planificando hacer el viaje durante el mes de Julio, serían 21 días y tenía pensado ir a Copenhague 2 días, de allí moverme a malmo, luego pasar en auto o tren a Estocolmo(cuantos días me sugieren?) luego pensaba ir a gotemburgo o ir de rectamente a Oslo ( desde allí hacer bergen y los fiordos... Acá cuantos días creen que sería mejor?) el tema de la movilización que creen conveniente? Excursiones? Auto? Cruceros?. Por último cuanto creen que puede ser el gasto para una pareja por día? No tenemos drama en hacer hostel, o intercalar hostel y habitaciones...  Leer más ...
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ







All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad